Вы находитесь на странице: 1из 117
FACULTAD DE HUMANIDADES ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA “Efectos de un Programa Educativo en Actitudes Maternas

FACULTAD DE HUMANIDADES

ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA

“Efectos de un Programa Educativo en Actitudes Maternas en Madres”

TESIS PARA OPTENER EL TÍTULO PROFESIONAL DE:

LICENCIADO EN PSICOLOGÍA

AUTORES:

Br. ACEVEDO AZNARÁN, ELMER AURELIO Br. BAZÁN CÉPEDA, EVELYN KATHERINE

ASESOR:

Mg. REYES BACA, GINO JOB

LÍNEA DE INVESTIGACIÓN:

TRUJILLO PERÚ

2013

Página del Jurado

…………………………………………… Mg. GINO REYES BACA Presidente del Jurado

………………………………………… … Mg. SUSANA CORONADO MATTA Secretaria de mesa del jurado

……………………………………………. Mg. VELIA VERA CALMET Tercer Miembro del Jurado

Dedicatoria

A mi padre Elmer Orlando,

que es una fuente de energía celestial,

y que me acompaña en la vida desde el cielo.

A mi madre Olimpia Cecilia,

quien con su apoyo moral y su esfuerzo de madre

me brindo la posibilidad de ser profesional.

Elmer Aurelio Acevedo Aznarán

Dedicatoria

A mis padres Manuel y María

quien con su ejemplo me educaron con amor,

guiando cada uno de mis pasos

y por depositar su confianza en mí.

A mis hermanos Fabiola, Mauri y Auri

por ser mi motivación de superación

constante y por su apoyo condicional.

A ti Cecilia un agradecimiento especial

porque me enseñaste que en la vida

todo se logra si uno se lo propone,

y por permitirme ser parte de tu familia.

Evelyn Katherine Bazán Cépeda

Agradecimiento

Nuestra gratitud, principalmente está dirigida a Dios

por darnos la existencia y permitirnos

llegar al final de nuestra carrera.

A nuestro docente Mg. Gino Reyes Baca,

por su visión crítica, por su rectitud en su

profesión como docente, que ayudo

a ser constante en esta investigación.

A las madres de familia, que participaron

de esta investigación, que sin ellas

no hubiera sido posible la culminación

de este trabajo de investigación.

DECLARACIÓN DE AUTENTICIDAD

Yo Elmer Aurelio Acevedo Aznarán, con DNI N° 41691942 y Evelyn Katherine Bazán Cépeda, con DNI N° 43808256, a efecto de cumplir con las disposición vigentes consideradas en el Reglamento de Grados y Títulos de la Universidad César Vallejo Facultad de Humanidades, Escuela Profesional de Psicología, declaro bajo juramento que toda la documentación que acompaño es veraz y auténtica.

Así mismo, declaro también bajo juramento que todos los datos e información que se presenta en la presente tesis son auténticos y veraces.

En tal sentido asumo con responsabilidad que corresponda ante cualquier falsedad, ocultamiento u omisión tanto de los documentos como de información aportada por la cual me someto a lo dispuesto en las normas académicas de la Universidad César Vallejo.

Br. Elmer Aurelio Acevedo Aznarán

Trujillo, Setiembre de 2013

Br. Evelyn Katherine Bazán Cépeda

PRESENTACIÓN

Señores miembros del jurado calificador:

Cumpliendo con las disposiciones vigentes emanadas por el Reglamento de Grados y Títulos de la Universidad César Vallejo, Facultad de Humanidades, Escuela Profesional de Psicología, someto a vuestro criterio profesional la evaluación del presente trabajo de investigación titulado Efectos de un Programa Educativo en Actitudes Maternas en Madres, elaborado con el propósito de obtener el título profesional de Licenciado en Psicología.

El presente estudio tuvo como objetivo demostrar los efectos del Programa Educativo para mejorar las Actitudes Maternas en las madres con hijos menores de 7 años pertenecientes a la Institución Educativa Particular del Distrito de Moche de la ciudad de Trujillo.

Con la convicción de que se le otorgará el valor justo y mostrando apertura a sus observaciones, les agradezco por anticipado por las sugerencias y apreciaciones que brinden a la investigación.

Trujillo, Setiembre de 2013

Br. Elmer Aurelio Acevedo Aznarán Br. Evelyn Katherine Bazán Cépeda

ÍNDICE

Página del Jurado

iii

Dedicatoria

iv

Agradecimiento

vi

Declaratoria de autenticidad

vii

Presentación

viii

Índice

9

Índice de Tablas

11

RESUMEN

12

ABSTRACT

13

I. INTRODUCCIÓN

14

II. MARCO METODOLÓGICO

26

2.1. Variables

26

2.2. Operacionalización de variables

26

2.3. Metodología

28

2.4. Tipos de estudio

28

2.5. Diseño

29

2.6. Población, muestra

30

2.7. Técnicas e instrumentos de recolección de datos

31

2.8. Métodos de análisis de datos

36

2.9. Consideraciones éticas

36

III. RESULTADOS

38

IV. DISCUSIÓN

42

V. CONCLUSIONES

45

VI. SUGERENCIAS

46

VII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

47

ANEXOS

49

ANEXO N° 1: Consentimiento Informado

49

ANEXO N° 2: Consentimiento del Participante

50

ANEXO N° 3: Escala de Actitudes de la Relación Madre Hijo

51

ANEXO N° 4: Modelo de Asistencia

54

ANEXO N° 5: Escala de Medición

55

ANEXO

6:

Programa

Educa Para Madres

56

ANEXO N° 7: Material de Sesión

100

ANEXO N° 8: Fotos

 

109

ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 1.

Prueba de Normalidad de las Escalas de Actitudes Maternas en los grupos Experimental y Control en el Pre Test

38

Tabla 2.

Prueba de Levene de Igualdad de Varianzas en los grupos Experimental y Control en el Pre Test

38

Tabla 3.

Estadísticos Descriptivos de las Escalas de Actitudes Maternas en los Grupos Experimental y Control en el Pre - Test

39

Tabla 4.

Prueba t-studend para diferencias en las Escalas de Actitudes Maternas en el Pre Test de los Grupos Experimental y Control

39

Tabla 5.

Estadísticos Descriptivos de las Escalas de Actitudes Maternas en el Grupo Experimental entre el Pre Test y el Post Test

40

Tabla 6.

Prueba t-studend para diferencias en las Escalas de Actitudes Maternas en el Pre Test y Post Test del Grupo Experimental

40

Tabla 7.

Estadísticos Descriptivos de las Escalas de Actitudes Maternas en los Grupos Experimental y Control en el Post Test

41

Tabla 8.

Prueba t-studend para diferencias en las Escalas de Actitudes Maternas en el Post Test de los Grupos Experimental y Control

41

RESUMEN

La presente investigación tuvo como objetivo demostrar la eficacia de un Programa Educativo para mejorar las Actitudes Maternas en las Madres con hijos menores a 7 años de edad de la I. E. P. del Distrito de Moche de la ciudad de Trujillo, se usó un diseño Experimental de dos grupos Aleatorizados Pre y Post Test, la muestra de 28 madres (grupo control: 14 y grupo experimental: 14). Se utilizó como variable independiente un Programa Educativo bajo el enfoque Cognitivo Conductual y como variable dependiente las Actitudes Maternas, se midió con la Escala de Actitudes Maternas - ERM (adaptada por Edmundo Arévalo, 2005). Se concluyó que: El Programa Educativo es eficaz para mejorar las Actitudes Maternas en las madres con hijos menores de 7 años de edad de la I. E. P. del Distrito de Moche de la ciudad de Trujillo. Así mismo, se constató en el grupo experimental el mejoramiento de las Escalas obteniendo diferencias significativas entre el Pre Test y el Post Test a favor del Post Test en todas las Escalas de Actitudes Maternas (Aceptación, Sobreprotección, Sobreindulgencia y Rechazo). Mientras que en el grupo Control en las Escalas de Actitudes Maternas disminuyeron.

Palabras Claves: Programa Educativo, Actitudes Maternas.

ABSTRACT

The objective of this research was to demonstrate the effectiveness of an Educational Program to improve the Maternal attitudes among mothers with children under 7 years of age of the I. E. P. Moche district of the city of Trujillo, one using an experimental design of two randomized groups Pre and Post - Test, the sample of 28 mothers (control group: 14 and experimental group: 14). Was used as the independent variable an Educational Program under the cognitive behavioral approach and as dependent variable Maternal attitudes, was measured with the scale of Maternal attitudes - ERM (adapted by Edmundo Arevalo, 2005). It was concluded that: The educational program is effective for improving maternal attitudes in mothers with children under 7 years of age of the I. E. P. Moche district of the city of Trujillo. At the same time, it was found in the experimental group improved the scales by obtaining significant differences between the pre-test and the Post - Test in favor of the Post - Test in all scales of Maternal Attitudes (Acceptance, overprotection, Sobreindulgencia and rejection). While in the control group in the Maternal Attitudes Scales fell.

Keywords: Educational Program, Maternal Attitudes.

I.

INTRODUCCIÓN

En la etapa infantil los niños necesitan un apoyo o un modelo a seguir para adquirir sus conocimientos. Este modelo suele estar compuesto prioritariamente por los padres y en el mismo nivel los iguales (otros niños con los que interactúan). En un segundo término se encuentran los abuelos y otros adultos cercanos, (estos últimos comienzan a tener mayor relevancia, ya que cada vez más, son ellos los que cuidan a los niños). Por ello, es muy importante en el desarrollo infantil, el ambiente familiar en el que crece el niño y los mensajes que va captando de la interacción con sus padres. Se debe tener en cuenta que para muchos niños sus padres son sus héroes y además, su entorno se lo hace ver así; por lo tanto, tendrán sobreestimadas sus cualidades. Cuando el padre defrauda estos ideales con un comportamiento inadecuado o no existe el comportamiento que el niño espera, sus esquemas se van a romper y van a generar mecanismos de defensa para enfrentarse a ese padre que no es del todo como él pensaba (Arbaje, 2010).

A su vez Arbaje 2010, menciona que la solución no es dejar al niño hacer lo que él quiera para tener una buena imagen del padre ante el niño, sino que habrá que castigar cuando sea necesario y premiar el buen comportamiento; pero, siempre inculcando valores y autoestima personal al niño, para que valore los límites que sus padres le ponen y los acepte con naturalidad (aquí entra en juego la comunicación y el tiempo que se dedica al niño, a explicarle las cosas y los porqués). Las respuestas que tengan los padres ante determinadas situaciones van a dejar huella en un niño que está absorbiendo todo lo que le brinda su entorno, y, que está formando su propia personalidad a través de esa información.

Existen diversas definiciones en relación a las actitudes maternas; así encontramos que Roth (1965) considera que: “la madre se relaciona con el hijo en la medida que se presenta una psicodinámica en la que interviene la actitud de la madre y crea un resultado en el comportamiento del hijo”. De igual manera, Secord y Backman (1984) afirman que, las actitudes son ciertas regularidades en los sentimientos, pensamientos y predisposición del individuo para actuar en relación con algún aspecto de su ambiente”. Brown (1972) refiere a su vez que; la actitud es la disposición a actuar cuando aparecen las circunstancias.

Asimismo, Whittaker (1991) citado por Neyra (2003) indica que: la actitud materna es la predisposición de la madre para comportarse de una manera determinada con respecto a sus hijos, se manifiesta por un estado de ánimo de indiferencia, aceptación,

admiración y rechazo. Para valorar la actitud materna se toma en cuenta tres aspectos: cognoscitivos (creencias), afectivo (sentimientos), instrumental (comportamiento manifiesto).

También Neyra (2003) cita a Klaiis (1999), quién explica que de acuerdo a las actividades maternas que se le brinde, el niño responderá de forma positiva o negativa a la socialización, desarrollando sentimientos consistentes de amistad, enemistad, entusiasmo por el mundo o desánimo, originando un alto o bajo nivel de autoestima. Así mismo, define la actitud como el estado mental y neutral de disposición organizada mediante la experiencia que ejerce una influencia dinámica o directa sobre la respuesta del individuo, la cual puede ser positiva (aceptación) o negativa (rechazo) ante todos los objetos o situaciones con los que se relaciona.

Así, se menciona que las actitudes maternas influyen profundamente sobre el desarrollo posterior de la personalidad del niño. Parece ser que las actitudes positivas y negativas tienen más valor para predecir la naturaleza del posterior ajuste infantil, que la índole de las prácticas específicas seguidas por la madre en la socialización del infante. De este modo, la socialización es un contexto particular del aprendizaje, el niño aprende a través de los refuerzos que recibe especialmente de la madre (Bowlby,

2004).

De acuerdo a Robert Roht (1965), la actitud de aceptación es una adecuada relación madre-hijo, en términos de sinceridad y expresión de afecto y en los gustos del niño, en sus actividades, desarrollo y en la percepción del niño, proveyéndoles de apropiados contactos sociales fuera de casa y haciendo demandas razonables de acuerdo a sus posibilidades. Así mismo, manifiesta firmeza y control no destructivos, orden en la rutina de actividades diarias y consistencia en la disciplina. Del mismo modo, la aceptación permitiría una percepción e interpretación apropiada de las señales y comunicaciones del niño, cooperadora y con mucha empatía.

Por otra parte, Licona (2011) cita a Gordon (1997), quien explica que según la totalidad individual del hijo y/o hija, cada padre y madre tendrá un determinado sentimiento y; por lo tanto, una conducta y una respuesta ante su hijo e/o hija, respuestas que pueden ser diferentes entre el padre y la madre hacia el mismo hijo e/o hija, razón por la que ambos padres deben comprenderse y aceptar que cada uno sentirá inevitablemente diferentes grados de aceptación hacia cada uno de sus hijos. En otras palabras, Gordon explica que los padres NO son dioses, solo son personas auténticamente humanas y que los niveles de aceptación o no aceptación hacia sus

hijas e/o hijas es influida por los factores de personalidad, carácter, temperamento, etc. que están “dentro de cada padre y madre” y de hecho la aceptación del hijo e hija hacia el padre y/o la madre estará determinada por el “nivel de compatibilidad del hijo e hija hacia uno de ellos.” Aceptarme como padre para aceptar a mi hijo e/o hija y enseñar a mis hijos a aceptarse a ellos mismos.

Fomentar la relación entre padres con hijos e hijas que crecen y se desarrollan requiere en primera instancia que tanto el padre como la madre sientan y practiquen el lenguaje de la aceptación. En otras palabras y en primer lugar, aceptarnos genuinamente y en primera como padres y madres, siendo este el primer ingrediente para ayudar a los hijos e hijas a crecer en una relación afectiva, de amor y sobre todo de aceptación con ellos mismos. Este lenguaje de aceptación se demuestra a través de: mensajes no verbales, gestuales, posturas, expresiones faciales como por ejemplo: “la no intervención en sus actividades lúdicas, en especial con sus compañeros de juego”; no decir nada ante una conversación; es decir, el silencio al escucharle, permitirá que se sienta aceptada; examinar muy atentamente la “forma” en

que responden “verbalmente sus hijos e/o hijas”; utilizar la técnica “Abre Puertas”, es decir, invitar al hijo/a compartir sus propias ideas, problemas, sentimientos, etc., empleando para, ello, preguntas y exclamaciones como: Ah! Ya veo… ¿Y qué más?

me digas… ¿En serio?, platícame sobre

¡Ah! que interesante!

, eso…Sigue cariño, te escucho… Gordon (1997) citado en Licona (2011).

¿De verdad?!

No

En este mismo sentido Mancillas (2001), manifiesta que: teniendo en cuenta el estilo de crianza y de educación, queda claro que muchas veces los padres no responden a cuestiones lógicas cuando educan a los niños, sino que, solo siguen parámetros preestablecidos, aprendidos quizá cuando ellos mismos estuvieron bajo las condiciones de un estilo de crianza específico.

De esta manera, es esencial que el primer paso en el camino de la búsqueda de soluciones en la educación infantil sea el darse cuenta de lo que se está haciendo y preguntarse continuamente para qué se hace; de esta manera, el adulto se convertirá poco a poco en un padre más orientado a observar la realidad de sus niños y a otorgar consecuencias adecuadas a las conductas manifestadas; dejando atrás la costumbre de revivir constantemente los eventos y situaciones que lo acompañaron en su niñez. Esta forma de actuar encaja perfectamente, según el autor Mancillas (2011), dentro de un estilo de crianza democrático, en donde el niño es tomado en cuenta para el establecimiento de reglas e incluso para la imposición de castigos, infiriéndose de ello

una actitud de aceptación del niño como miembro y parte activo de la familia. Este estilo ocasiona también que en el niño se dé sentimientos de adecuación y confianza muy beneficiosos para su desarrollo integral.

Por otro lado, Roth (1965) agrupa actitudes negativas en tres. Así tenemos, a la primera denominada la sobreprotección, considerada por él, como expresión de ansiedad prenatal en términos de cuidados infantiles, lo que es un impedimento del desarrollo de un comportamiento independiente por su excesivo control. Esta actitud se expresa en la excesiva preocupación de la madre por la salud del niño, por las relaciones con sus compañeros y por el rendimiento académico; tratando de ayudarlo en las tareas de la casa y observando detalladamente si el niño logra lo que supone que debe obtener. Frente a la sobreprotección, se afirma que el niño muestra fracaso en aprender y hacer cosas por sí mismo, con sentimientos limitados de responsabilidad.

Respecto a esta actitud Flores (2009) cita a Barocio (2005), quien menciona que un niño que ha crecido en un ambiente de excesiva atención, preocupación asfixiante o con los deseos de los padres convertidos en obligaciones o expectativas demasiado altas para la capacidad del hijo, puede encontrarse en su edad adulta con graves problemas, pues al sobreprotegerlo, promueven una incapacidad en el niño para desarrollar habilidades y actividades que le conduzcan al alcance gradual de la autonomía y posterior independencia, por lo que, esta actitud los vuelve chicos inseguros, berrinchudos, dependientes y temerosos para enfrentar vicisitudes, las cuales se presentan de diferente manera a lo largo de la vida.

La segunda actitud negativa es: la sobreindulgencia, que es expresada en gratificación excesiva junto a la falta de control parental, esto es, un exagerado cuidado y contacto excesivo. Lo cual se manifiesta en pasar demasiado tiempo con el niño, haciendo más actividades de las que debiera, leyéndole, jugando o constantemente con él; igualmente se manifestaría la sobreindulgencia cediendo constantemente a las demandas y requerimientos del niño o defendiéndolo de ataques de otros niños, autoridades y otros. Por su parte, Bakwin (1984) citado por Hurlock (1997), plantea que la Actitud de Sobreindulgencia, es considerada al igual que la de sobreprotección como una actitud de no aceptación y que impide el desarrollo emocional del niño manteniéndolo en un estado de dependencia y en el que con el llanto puede lograr que la madre satisfaga sus peticiones. Acostumbrado a obtener rápida respuesta a sus demandas y si estas no les son satisfactorias recurre con frecuencia a las rabietas.

“Sus demandas a menudo son irrazonables porque todas las solicitudes razonables ya han sido satisfechas.

Frente a una actitud de sobreindulgencia el niño espera ser el primero en todo, y se lleva generalmente mal con otros niños que no ceden ante él. La madre constantemente “tapa” las faltas de su hijo, amenazando castigarlo pero no lo hace. También, ante esta actitud, la conducta del niño es sumamente exigente, con una baja tolerancia a la frustración y con dificultades para adaptarse a la rutina.

Como ultima actitud negativa el autor señala al Rechazo, la cual es expresada a través de la negación del amor y expresión de odio hacia el niño en términos de negligencia, tosquedad y severidad. Entendiendo por negligencia a la manifestación de desaprobación o repudio aun de situaciones muy sutiles, olvidándose de dar de comer al niño o dejarlo a sus propios recursos; o ante pequeñas faltas mostrar severidad negándole placeres, ventajas o privilegios. Igualmente manifestaría tosquedad mediante desaprobación con maltrato físico o regaños ante la menor provocación, humillando al niño con sobrenombres o comparándolo desfavorablemente con otros. El rechazo parental es definido, según Rhoner (1986) citado en Lila y Gracia (2005), como la ausencia o retirada significativa del calor, afecto o amor de los padres hacia sus hijos, pudiendo adoptar tres formas: a) hostilidad y agresión; b) indiferencia y negligencia; y c) rechazo indiferenciado.

Bakwin (1974) dice que el rechazo es cualquier circunstancia en el que el niño no es deseado. Puede originarse debido a las características de personalidad de la madre o de los padres en general, en el tipo de relaciones entre ellos, a los celos por el hijo o en la conducta de este. Por su parte Welberg (1985) asume que la mayoría de las madres que muestran rechazo hacia el hijo son “inmaduras”, inestables, neuróticas y en ocasiones realmente psicóticas. Son incapaces de hacer una adaptación madura de la vida y sus relaciones personales; se caracterizan por ser hostiles y con expectativas irreales. Las causas que generan esta actitud, para este autor se hallan:

cuando los padres son incompatibles, el hijo es frecuentemente rechazado porque se le considera un impedimento para una posible separación conyugal; el rechazo no es poco frecuente cuando el niño tiene un grave defecto, como parálisis cerebral, retraso mental o un padecimiento incapacitante; matrimonios precipitados; hijos que no son del sexo deseado; algunas madres rechazan a sus hijos o hijo porque les impiden trabajar fuera de casa.

La actitud de rechazo puede manifestarse de diversas maneras; Adrados (1973), sistematiza las siguientes: Castigo severo, desprecio, indiferencia, irritación, amenaza de alejar al niño, trato ambivalente y desfavorables comparaciones con hermanos y amigos. También, se dedica poco tiempo o se muestra muy poco interés en sus asuntos de alimentación, vestido, actividades académicas; al respecto, Kanner (1986), citado por Hemsing (1988), añade que a su vez, existe la evitación del contacto físico.

En efecto, el rechazo también equivale al no reconocimiento de sus logros, la madre o los padres minimizan sus éxitos; hay una tendencia a resaltar sus defectos. Hurlock (1980) acota que la madre o los padres se muestran impacientes, censuran e imponen a sus hijos una disciplina rígida.

En la actualidad, muchas madres no conocen métodos adecuados para corregir a sus hijos, teniendo dificultades al momento de ponerles límites y designarles deberes, lo cual es propio para el desarrollo del niño tanto a nivel individual como dentro del contexto social; también muchas de ellas, en su afán de ser mejores madres optan por mostrarse permisivas y en su oposición autoritarias, distorsionando la actitud correcta en la crianza del menor, generando así dificultades en su desarrollo personal y social debido a que utilizan jalones de cabello o palmadas en las piernas, alzan la voz y utilizan palabras soeces causando malestar en la relación madre hijo (Bettelheim,

2010).

De los estudios que sirven de referencia, se toma el realizado por Ghersi (1999) quien concluye que, es importante la relación madre hijo, el comportamiento afectivo y las actitudes de las madres hacia sus hijos, repercutiendo estas últimas en las conductas de los niños y en su futuro carácter. Así mismo el autor afirma que para intervenir en una problemática es de gran ayuda la creación de un programa, especialmente diseñado en abordar una determinada situación.

Rubio (2002) citado por Ricoy y Feliz (2002), refiere que independientemente de los enfoques y de sus desarrollos prácticos, se viene utilizando una determinada intervención sobre la familia que se ha denominado Escuela para Padres. Para mayor entendimiento se da a conocer el término formación de padres o programa para padres; el cual indica un intento de acción formal, con el objeto de incrementar la conciencia de los padres, la utilización de sus actitudes y competencias parentales. Aldort (2009) establece que la formación de los padres a través de la creación de un programa tiene como finalidad varias opciones que pueden ser; el incremento de la

información, del conocimiento y las habilidades de los padres para atender las necesidades de los niños a lo largo de su desarrollo.

Así mismo, Boutin (1997) citado en Ricoy y Feliz (2002), refiere que la escuela parental constituye una acción educativa de sensibilización, de aprendizaje, de adiestramiento o de clarificación de los valores, las actitudes y las prácticas de los padres en la educación, que comprende un proceso de desarrollo individual tendiente a perfeccionar las capacidades de sentir, de imaginar, de comprender, de aprender y de utilizar unos conocimientos. Ricoy y Feliz (2002) cita a Durning (1995), el cual a su vez señala a la educación parental como un conjunto de actividades voluntarias de aprendizaje por parte de los padres, que tiene como objetivo proveer modelos adecuados de prácticas educativas en el contexto familiar y/o modificar y mejorar prácticas existentes, con el objeto de promover comportamientos en los hijos y las hijas que son juzgados positivamente y erradicar los que se consideran negativos, según las actitudes de los padres. Vila (1997) señala que el término formación de padres alude al desarrollo o modificación de actitudes de los padres y madres para educar a sus hijos.

En referencia a esto Ricoy y Feliz (2012), refieren que la Escuela de Padres, la cual contiene un programa se utiliza como estrategia de formación, ofrecida desde el campo de la educación, para personas adultas y que se ubica dentro del campo de la Educación No Formal Socio-Participativa, el cual se trata de un proceso formativo organizado que suele ir dirigido a un colectivo determinado y preferente de padres y madres fundamentalmente, o personas que tengan proyectado serlo, y que podría abrirse a agentes sociales que aborden temáticas relacionadas con este campo. Su desarrollo se proyecta de forma continuada o con intervalos durante un periodo de tiempo, procurando incidir sobre la formación en conocimientos, valores, creencias, actitudes, habilidades, conductas del grupo, etc.

De esta manera, el enfoque preventivo de intervención, implica acciones efectivas que eviten, disminuyan o eliminen la aparición de actitudes que generen problemas, entre la madre y el hijo, o que supongan un agravamiento de las mismas o constituyan el desencadenamiento de otras nuevas, Caplan (1964) citado en Bisquera (1992). Por ello, se utilizó la prevención secundaria, debido que concuerda con los objetivos propuestos en la investigación; por sus características, este tipo de intervención es la más adecuada en detectar e intervenir los problemas, buscando remediarlos y restituir un estado satisfactorio del mismo (Ricoy y Feliz 2012).

Por ello, se reconoce a la intervención en las madres, como las acciones formativas de esta investigación; la cual se caracteriza por proponer espacios de formación estructurados, que permitan dialogar y reflexionar sobre las actitudes negativas que muestran las madres hacia sus hijos, con la finalidad de promover actitudes positivas.

Luego de presentar las bondades de algunos autores, se dan a conocer algunas investigaciones en donde se hace uso de la misma para lograr mejorías o cambios en los padres o madres; así se menciona la investigación de Barrera (2005), en Colombia titulada “Medio Familiar y Entorno Escolar: detonante y antídotos de las conductas agresivas en niños de edad escolar”, donde utilizaron instrumentos de observación y cuestionarios en una población de 32 niños en edad escolar. Como resultado, se encontró que unos de los determinantes que influyen en las manifestaciones agresivas en los niños; son las personas responsables de la educación y las que están al cuidado de los niños, en donde existe imitación de conductas agresivas por parte de los menores.

Así también, Agudelo (2005) realiza en Colombia una investigación comparativa, en donde se utilizaron instrumentos como protocolos de observación, tanto para los padres como para los niños. Además, se utilizaron entrevistas semiestructuradas y algunas observaciones directas en visitas domiciliarias. La población fue de 33 niños y niñas en total, en edades de 4 y 5 años de un jardín infantil, igualmente participaron el padre y la madre de los niños seleccionados. Los resultados de la investigación describen que un primer grupo de padres con el estilo de dialogar, brindar afecto, permitirles tomar decisiones, se cree que llegan a tener mayor control sobre ellos y reciprocidad. Sin embargo; los padres pertenecientes al segundo estilo, que manifiestan castigar, gritar, y no darles gusto a sus hijos, tienen como resultados la no existencia de reciprocidad, ni implicación afectiva; pero, si un fuerte control.

Otra investigación realizada en Cádiz, España los autores Díaz, Trujillo, Peris y Pérez (2009), de diseño experimental estuvo compuesta por 25 familias (25 madres y 21 padres) que fueron derivadas a la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil de Algeciras por problemas de comportamiento perturbador de sus hijos. Se diseñó y probó la eficacia de un programa protocolizado de Escuela de Padres en el trastorno negativista desafiante y el trastorno disocial en la infancia y la adolescencia. Los resultados obtenidos mostraron que el programa protocolizado de escuela de padres fue eficaz al producir una reducción estadísticamente significativa en las variables:

agresividad (P< 0, 01) medida por los padres, e hiperactividad (P< 0,05) medida por las madres.

En España Maiquez y Byrne (2008), realizaron una investigación de diseño experimental, la cual se inició desde el año 2002 hasta el 2008, y cuyo objetivo fue probar la eficacia del Programa “Educar en Familia”. Dirigido a promover el desarrollo de las competencias parentales, utilizaron 992 madres y padres, de los cuales 496 recibieron el programa de apoyo personal y familiar formando parte del grupo de intervención, y los 496 restantes formaron parte del grupo control. Utilizaron un cuestionario situacional sobre pautas educativas de riesgo. Al finalizar, obtuvieron como resultado cambios en el sentido esperado: el patrón de prácticas educativas es francamente mejor en el grupo de intervención con un menor uso del permisivismo/negligencia y de la coerción y un mayor uso de las prácticas inductivas. Ello, hace que su repertorio sea ahora más acorde con lo que se espera de los padres y las madres a la hora de educar a sus hijos e hijas.

Así mismo, se mencionan investigaciones nacionales como la de Colomba (1980) que se realizó en la ciudad de Lima, la cual fue estudiar las Actitudes Maternas y su efecto en el desarrollo social del niño, el estudio de tipo descriptivo correlacionar utilizó como instrumento la Batería de Socialización BAS 2 y el Cuestionario de Actitudes Maternas de R. Roth en 80 madres y sus hijos que asistían al centro de educación inicial, llegando a las siguientes conclusiones: el grupo de madres evaluadas presentaron un claro predominio de actitudes de sobreprotección y rechazo y las madres con menor grado de instrucción se mostraron aparentemente con mayor posibilidad de establecer relaciones positivas con sus hijos. Además, se halló diferencias significativas en las actitudes maternas de las madres que trabajan fuera de casa y aquellas que no trabajan fuera de ella, en la actitud de sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo a favor de las madres que permanecían en el hogar. La edad cronológica no presenta una diferencia en las actitudes de sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo.

Rueda (2004), realizó una investigación de diseño cuasi experimental en la ciudad de Lima, utilizando un programa que tenía como finalidad formar actitudes maternas positivas; para ello, brindó conocimientos, estrategias y habilidades que estimula actitudes positivas en relación al bienestar de sus hijos con parálisis cerebral. Trabajaron con 24 madres en su totalidad, 12 del grupo experimental y 12 para el grupo control. Para el pre y post test se utilizó la Escala de Actitudes Maternas de

Roth. El programa logró modificaciones especialmente en las actitudes de Aceptación, sobreprotección y rechazo.

En la investigación de Lozada (2002), se describe un estudio aplicativo sobre los efectos del Programa de Desarrollo Social a alumnos de una I.E. en la ciudad de Chiclayo, utilizaron un programa elaborado por el Instituto Nacional de Educación para Niños - Chile, utilizando: el juego dirigido, apoyado por los padres o maestros, actividades multisensoriales, aprendizajes en grupo y experiencia con materiales de trabajo, con una muestra de 170 niños, de 2 a 5 años. Se llegó a la siguiente conclusión: es importante el programa de desarrollo de la conducta social, porque estimula el desarrollo mediante el juego y satisfaciendo las necesidades de los niños en cuanto a su desarrollo de habilidades físicas, emocionales, sociales y cognitivas. El efecto del programa antes mencionado ha sido positivo, porque ha logrado estimular los aspectos sociales en los niños del centro.

En el ámbito local se encontraron dos investigaciones experimentales puras que a continuación se presentan. En la primera investigación de Muñoz y Quipuscoa (2012), consistió en investigar los efectos de la aplicación de la terapia centrada en soluciones en el afrontamiento de familiares de pacientes crónicos en salud mental de la Asociación Trujillana de Apoyo a la Salud Mental (ATASAME). La muestra estuvo conformada por 20 participantes, divididos en dos grupos: grupo experimental y grupo control con 10 participantes cada uno. Al grupo experimental se le aplicó el programa conformado por 7 sesiones, aplicadas en un tiempo de 100 minutos por sesión. El instrumento utilizado fue el Cuestionario de Estrategias de Afrontamiento COPE. En esta investigación los autores concluyen en lo siguiente: que la aplicación de la Terapia Centrada en Soluciones mejora el uso de estrategias de afrontamiento en familiares de pacientes crónicos en salud mental.

El segundo y último antecedente de Alarcón y Gutiérrez (2011), tuvo como principal objetivo conocer si la aplicación del programa de modificación de conducta “Creciendo con Ellos” produce efectos positivos en las actitudes maternas en madres de la I.E.P. Travesuras Kids. Para esta investigación se seleccionó utilizando el muestro aleatorio probabilístico, teniendo 20 madres en el grupo experimental y 20 madres en grupo control, a ambos grupos se les aplico el pre test y post test de la escala de actitudes maternas de Roth, posteriormente se aplicó al grupo experimental el programa de modificación de conducta. Los resultados pusieron en evidencia los efectos positivos que el programa tiene en el fortalecimiento de las actitudes maternas.

Por ello, es necesario estudiar e intervenir en la problemática de las actitudes de las madres, con respecto a la crianza y educación de sus hijos. De este modo, se creyó conveniente realizar esta investigación, la cual, contiene el Programa Educa para Madres, que busca modificar las actitudes de las madres para tener una mejor relación con el hijo y, por ende, mejorar la crianza de los menores con problemas típicos de las edades, de acuerdo a su desarrollo cronológico. También será un medio con el cual se logre brindar información actualizada y validada en el trabajo con madres para investigaciones posteriores. Por otro lado, el programa se introducirá al plan del departamento psicológico con la finalidad de realizar trabajos posteriores.

En una Institución Educativa Particular del Distrito de Moche existen diversos problemas, uno de ellos, es la presencia de actitudes maternas negativas, las cuales son de interés de esta investigación, es por ello, que se resalta y se da a conocer dicha problemática. Las actitudes maternas negativas son la sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo, así como la poca aceptación de las posibilidades que muestran sus hijos. Esta falta de aceptación conjugada con actitudes negativas repercuten en la relación madre hijo; dando lugar a actitudes de derrota en las madres, manifestadas en las siguientes frases: “Ya no puedo más con este niño”, “hemos intentado de todo”, entre otras frases; y, en los niños se resalta en sus acciones de indisciplina como berrinches, desobediencias, falta de respeto hacia la autoridad, entre otros; y, con respecto a sus inacciones se presentan con la falta de independencia para resolver problemas o adaptarse a situaciones nuevas.

Ante este problema, la presente investigación pretende responder a las siguientes interrogantes: ¿Existen diferencias en las actitudes maternas entre las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y las que no participaron del mismo (grupo control)?, ¿Existen diferencias en la actitud de aceptación entre las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y los que no participaron del mismo (grupo control)?, ¿Existen diferencias en la actitud de sobreprotección entre las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y los que no participaron del mismo (grupo control)?, ¿Existen diferencias en la actitud de sobreindulgencia entre las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y los que no participaron del mismo (grupo control)? y ¿Existen diferencias en la actitud de rechazo entre las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y los que no participaron del mismo (grupo control)?.

El programa que se utilizó de los autores Díaz-Sibaja, Comeche y Díaz García (2009)

titulado “Educación positiva para Enseñar a tus Hijos”, originalmente creado y aplicado

a la realidad española, fue adaptado a la realidad peruana modificando la redacción, debido a que contiene frases propias del país.

De acuerdo a lo planteado, la investigación tiene como objetivo general determinar los efectos de un programa educativo en las actitudes maternas, en madres con hijos menores de 7 años de edad de una I.E.P. del Distrito de Moche de la ciudad de Trujillo; y, como objetivos específicos presenta los siguientes: establecer si existen diferencias en la actitud de aceptación en las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y las que no participaron del mismo (grupo control), establecer si existen diferencias en la actitud de sobreprotección en las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y las que no participaron

del mismo (grupo control), establecer si existen diferencias si existen diferencias en la actitud de sobreindulgencia en las madres que participaron en el programa educativo (grupo experimental) y las que no participaron del mismo (grupo control) y establecer

si existen diferencias si existen diferencias en la actitud de rechazo en las madres que

participaron en el programa educativo (grupo experimental) y las que no participaron del mismo (grupo control).

II. MARCO METODOLÓGICO

2.1. Variables

- INDEPENDIENTE:

- DEPENDIENTE:

Programa Educativo

Actitudes Maternas

2.2. Operacionalización de variables

 

DEFINICION

DEFINICION

   

ESCALA DE

VARIABLE

CONCEPTUAL

OPRECACIONAL

INDICADORES

MEDICION

   

El programa

 

Sesión I

 

refleja

sus

Presentación

de

objetivos

a

Escuela

para

partir

de

la

Madres.

estructuración de 9 sesiones que trabaja los

Sesión II Educación positiva

siguientes

para

ser

padres.

aspectos:

Educación positiva.

programa

EDUCA para

madres, está

a

dirigido

El

- y/o

Mantener

incrementar

los

Sesión III

¿Qué

saber

tengo

antes

que

de

fomentar una

comportamient

os

adecuados

actuar?

actitud

positiva

con

del niño.

 

Sesión IV

respecto a la

educación de

- Enseñar a los hijos buenos hábitos.

Los

Imprescindibles.

Instrumentos

INDEPENDIENTE:

sus hijos así

 

Sesión V

PROGRAMA

EDUCATIVO

el

desarrollo de

habilidades

eficaces

como

de

- Corregir

aquellos

comportamient

Cuando el niño no

sabe,

¿Quién le

enseña?

comunicació

os

que

 

Sesión VI

n

intercambio

de

materno-filial,

Miguel

(2009).

e

afecto

Díaz

resultan

inadecuados.

- Motivar

aquellas

conductas que

el

comportamiento del

niño es inadecuado

Cuando

¿Quién

corregirá? I.

lo

no

hace,

Sesión VII

 

aunque

sabe

Cuando

el

hacerlas.

comportamiento del

niño es inadecuado

¿Quién

lo

corregirá? II

Sesión VIII Cuando el niño no

     

sabe y no

lo hace

 

¿Quién motivará?

 

le

 

Sesión IX

El

final

del

Principio. Aplicación conjunta de Técnicas.

     

Actitud

 

de

 

aceptación:

 

Evalúa la expresión

de

una

adecuada

relación madre-hijo,

en

términos

de

sinceridad

 

y

expresión de afecto,

interés

en

los

gustos del niño, en

sus

actividades,

Es

el puntaje

desarrollo

y en la

que se obtiene

percepción del niño:

en

cada

una

proveyéndole

de

de

las

áreas

apropiados

 

del

contactos sociales

Roth (1965) considera que la actitud materna es

instrumento

fuera

de

casa

y

“Escala

de

haciendo demandas

Actitudes

razonables

 

de

Maternas”, en

acuerdo

a

sus

DEPENDIENTE:

ACTITUDES

un

proceso en el

como

este

dichas

sentido

áreas

posibilidades.

DE

INTERVALO

cual

las

son

las

Actitud

 

de

MATERNAS

madres revelan tendencias positivas en la relación con su hijo.

siguientes:

sobreprotección:

 

Evalúa la excesiva

- Aceptación

preocupación de la

(A)

madre por la salud

- Sobreprotecc

de su hijo, por las relaciones con sus

ión (SP)

 
 

- Sobre

compañeros y por el rendimiento

indulgencia

(SI)

 

escolar, tratando de

- Rechazo (R)

ayudarlo en las tareas de la casa, y observando detalladamente si el niño logra lo que supone debe obtener.

Actitud

 

de

Sobreindulgencia:

Indica la expresión de gratificación excesiva junto con

la

falta

de

control

parental,

esto

es

una carencia en el

uso

de

recursos

disciplinarios, que

permitan establecer

límites

en

la

conducta

del

niño

de

acuerdo

a

normas

 

de

convivencia.

Igualmente

se,

manifestará

la

sobreindulgencia

cediendo

 

constantemente

a

las

demandas

“caprichos” del niño

o defendiéndole de ataques de otros.

Actitud de

 

rechazo:

 

Indica

la

negación

de

amor

y

expresión

de

odio

hacia

el

niño,

en

término

de

negligencia,

tosquedad

y

severidad.

Escalas de medición: Es de tipo Cualitativo.

2.3. Metodología

Se utilizó el método experimental, el cual consiste en organizar deliberadamente

condiciones, de acuerdo con un plan previo, con el fin de investigar las posibles

relaciones causa efecto exponiendo a uno o más grupos experimentales a la

acción de una variable experimental y contrastando sus resultados con grupos

de control o de comparación (Sánchez y Reyes 2009).

2.4. Tipos de Estudio

El tipo de estudio es Aplicado, la cual es llamada también constructiva o utilitaria,

se caracteriza por su interés en la aplicación de los conocimientos teóricos a

determinada situación concreta y las consecuencias prácticas que de ellas se

deriven. La investigación aplicada busca conocer para hacer, para actuar, para

construir, para modificar, le preocupa la aplicación inmediata sobre una realidad antes que el desarrollo de un conocimiento de valor universal. La investigación aplicada, por ser una puesta en práctica del saber científico constituye el primer esfuerzo para transformar los conocimientos científicos en tecnología, de allí que pueda confundirse en algún momento con la investigación tecnológica (Sánchez y Reyes, 2009).

2.5. Diseño de Investigación

El diseño de investigación es Experimental de dos grupos Aleatorizados Pre y Post Test, requiere que los sujetos incluidos en los grupos de estudio hayan sido previamente asignados de manera aleatoria a cada uno de ellos. Luego de este paso, el investigador realiza una mediación previa o Pre Test de la variable dependiente; posteriormente la variable independiente (X), es aplicada al grupo designado como experimental, y finalmente se hace una nueva evaluación o Post Test de la variable dependiente en ambos grupos (Se tiene en cuenta que el instrumento de evaluación tanto en el Pre Test como en el Post Test será de preferencia el mismo) (Sánchez y Reyes, 2009).

Su representación esquemática es la siguiente:

GE

A

O1

X

O2

GC

A

O3

---

O4

GE = Grupo experimental

GC = Grupo control

A = Aleatorización

O1 = Pre test grupo experimental

O2 = Post test grupo experimental

O3 = Pre test grupo control

O4 = Post test Grupo control

X = Aplicación del programa Educa para Madres.

2.6.

Población y Muestra

Para la investigación se trabajó con una población de 124 madres de familia que tienen hijos en los niveles de inicial (4 y 5 años) y pre primaria (1ro y 2do) de una Institución Educativa del Distrito de Moche. La muestra se determinó teniendo en cuenta a las madres que presentaron puntaciones altas en dos o tres actitudes negativas y en la actitud de aceptación una puntuación baja. De este modo también se consideró lo propuesto por los autores del programa; quienes indican que el trabajo no se deberá realizar con más de 16 sujetos. Se consideró el criterio de inclusión antes propuesto, dando lugar a que 28 sujetos se consideren como muestra de la investigación. Para realizar la división se utilizó el muestreo aleatorio o al Azar dando como resultado 14 madres en cada grupo, el primero llamado grupo experimental con 14 madres y el otro denominado grupo control con igual número de madres, además se usaron los criterios de inclusión; buscando que sea homogénea.

Así mismo los criterios de inclusión que se consideraron fueron los siguientes:

- Madres de familia con hijos menores de 7 años de edad.

- Madres de familia convivientes o casadas.

- El grado de instrucción de la madre de familia fue de nivel secundario y técnico superior.

- Madres que hayan obtenido en la Escala de Actitudes Maternas puntuaciones altas en las actitudes negativas de sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo y una puntuación baja en la actitud positiva de aceptación.

Los criterios de exclusión fueron:

- Las madres que no posean un nivel cultural que les permita comprender y desarrollar el cuestionario de Actitudes Maternas y el programa Educa.

- Madres que no tienen a su hijo matriculado en la I. E.

- Madres de familia del nivel primaria (3ro, 4to, 5to y 6to) y secundaria que presentan ausencia en las reuniones y/o actividades programadas por la I. E.

Finalmente las variables de control fueron:

- Se informó a las madres de familia que durante su participación en el programa no debían asistir a un psicólogo, escuela para padres y jornadas espirituales.

- El consentimiento informado cumplió la función de establecer un real compromiso entre los facilitadores y las madres de familia.

- Se utilizó el mismo ambiente para el desarrollo de las nueve sesiones considerando las variables de iluminación, ventilación y comodidad.

- Se les indico de manera verbal de no hacer comentarios del trabajo de cada sesión con otras madres de familia de la Institución Educativa.

- Se estableció dos llamadas telefónicas a la semana entre cada sesión con la finalidad de hacer seguimiento a la tarea encomendada y hacer recordar la siguiente cita.

2.7. Técnicas e Instrumentos de recolección de Datos

El trabajo de investigación se realizó en la Institución Educativa Particular del Distrito de Moche de la ciudad de Trujillo, con madres de familia del nivel inicial y pre primario. Se presentó una solicitud a la directora de la Institución Educativa para pedir el permiso correspondiente y dar a conocer la forma de trabajo. Previo acuerdo se realizará una reunión con las madres de familia. Se desarrolló las 9 sesiones, teniendo como guía el modelo planteado del autor Miguel Díaz (2010). El primer paso fue aplicar la encuesta, el cual ayudo a elegir la muestra, por otro lado se realizó el muestreo aleatorio o al azar para dividir los participantes en dos grupos 14 en el grupo control y 14 al grupo experimental. En la fase experimental se presentó el consentimiento informado; de la realización del Programa Educativo para mejorar las actitudes maternas. Finalmente se aplicará el post test con el Cuestionario de la Evaluación de la Relación Madre- Niño (ERM). Para la realización de la investigación se utilizaron las siguientes técnicas e instrumentos:

- Técnicas Evaluación Psicométrica

Programa Educativo para Madres: según los autores Pacheco y Rivera (2011) refieren en su investigación que un programa es una técnica psicoeducativa perteneciente a una gran variedad de recursos desarrollados por la Teoría Cognitiva Conductual y se caracteriza por ser:

Activa: terapeuta y el cliente cumplen ambos roles activos en la terapia. Directiva: el terapeuta es el que dirige mediante sus intervenciones dicho tratamiento. Estructurado: existen ciertos pasos a seguir para la realización del mismo, con tiempos limitados. Con tiempo limitado se planifica el trabajo acotando el mismo a cierto periodo de tiempo. Las técnicas que se trabajaron en el programa son basadas en la teoría cognitivo conductual y son las siguientes:

Sesión N°01: Presentación de la Escuela para Madres. Sesión N°02: Educación Positiva para ser Padres. Sesión N°03: ¿Qué tengo que saber antes de actuar? Sesión N°04: Las órdenes, los reforzadores y catalizadores educativos. Sesión N°05: Papá y mamá modelos, divide y vencerás. Sesión N°06: La retirada de atención (extinción), el reforzamiento diferencial de otras conductas y la Sobrecorreción. Sesión N°07: Las reprimendas, el coste de respuesta y el tiempo fuera. Sesión N°08: Economía de Fichas y Contrato Conductual. Sesión N°09: El plan de Acción. (Anexo 04)

-

Instrumento Para la recolección de datos se realizó la evaluación psicométrica utilizando la Escala de Actitudes Maternas de Roth, fue publicado en la Universidad de Illinois EE.UU. en el año 1965. La escala fue estandarizada por Arévalo Trujillo en el 2005. La significación es conocer el tipo de relación que tiene la madre con su hijo. La escala consta de 48 ítems correspondientes a 12 ítems a la escala de Aceptación (1, 5, 9,13, 17, 21 25, 29, 33, 37, 41, 45); 12 ítems en la escala de Sobreprotección (2, 6, 10, 14, 18, 22, 26, 30, 34, 38, 42, 46); 12 ítems a la escala de Rechazo (4, 8, 12, 16, 20, 24, 28, 32, 36, 40, 44, 48); 12 ítems a la escala de sobreindulgencia (3, 7, 11, 15, 19, 23, 27, 31, 35, 39, 43, 47). La aplicación está dirigida a las madres de familia de niños menores

de 7 años y puede ser de manera individual y colectiva, no presenta un tiempo límite pero se estima un promedio de 25 minutos aproximadamente. Presenta normas percentilares, así mismo su tipificación es a través de Baremos para cada una de las escalas elaboradas con muestras de Trujillo y Piura; a la vez Validez en la Escala de ERMN, nos proporciona información sobre las actitudes que tienen las madres respecto a la relación con su niño; el test será válido si la información que nos brinda, permite conocer la actitud de la madre frente al hijo, a través de 4 escalas que evalúa. En el año 2003 se estableció a través del método de contenido, utilizando la fórmula de persona y comprimido con la de MC Nemar, hallándose indicios que fluctúa entre 0.54 para sobreindulgencia, 0.58 para rechazo, 0.62 para sobreprotección y 0.68 para la escala de aceptación. Para precisar la validez de contenido, de la ERMN, recurrimos a la técnica del criterio de Jueces. Esta técnica consistió en proporcionar el cuestionario a la opinión de jueces: 04 Psicólogos experimentados con más de 15 años en trabajo con familias; 02 maestras de niveles de inicial y primaria y 02 madres de familia; adjuntándoles las definiciones de cada una de las áreas de la escala, según lo cual aprobaron unánimemente los 48 elementos; los mismos que fueron sometidos al procesamiento estadístico para determinar la validez. Para determinar la validez de criterio se aplicó la prueba piloto a 120 sujetos de la muestra, para posteriormente analizar los datos a través del paquete estadístico SPSS versión 10.0, utilizando el método ítem test, a través de la fórmula Producto Momento de Pearson, cumpliéndose con el criterio r> 0.21, para que sean aceptados o válidos cada uno de los ítems; corregida de acuerdo a Mc Nemar, precisando de esta manera la correlación real entre el ítem y el total del test (r Mc N) r > 0.35. La Confiabilidad, se define como la consistencia o estabilidad de una medida; es decir, es el grado en que una serie de medidas está libre de varianza de error al azar. Operacionalmente establecemos la fiabilidad obteniendo la correlación entre dos series equivalente de medidas de una serie de sujetos. La buena fiabilidad de una prueba exige controlar lo mejor posible las condiciones externas que influyen en las puntuaciones y las condiciones internas. No existe una fiabilidad perfecta, por ser imposible controlar todas las fuentes de error. Entre los métodos aceptados para establecer la confiabilidad de un instrumento como el presente, está el de las dos mitades o Splift-half, que consiste en hallar el coeficiente de correlación de Pearson entre las dos

mitades de cada factor (pares impares) de los elementos; y, luego corregir los resultados según la fórmula de Spearman-Brown, ya que la verdadera longitud de la prueba es doble y la fiabilidad aumenta en proporción con la longitud de la prueba. Para establecer los coeficientes de confiabilidad; se utilizó la correlación de producto-momento de Pearson; siendo aplicada el método de las mitades y corregido con la fórmula de Spearman Brown. Así mismo, debido a que la posibilidad de volver a aplicar este instrumento a los mismos sujetos, resultaba imposible; este método es el más adecuado. En la escala la forma de calificación es de la siguiente manera: las afirmaciones tienen cinco alternativas de respuesta, a cada alternativa se le ha asignado un valor o puntaje que varía de 1 a 5, siendo éstas las siguientes: Completamente De Acuerdo (CA) 5, De Acuerdo (A) 4, Indecisa (I) 3, En Desacuerdo (D) 2, Completamente en Desacuerdo (CD) 1. En el caso de la escala que evalúa ACEPTACIÓN existen dos plantillas de corrección, una es directa (similar a las otras áreas) otra plantilla es de corrección inversa, (ítems: 17, 21, 25, 29, 33, 41, 45) donde se asigna el puntaje de acuerdo a los siguientes criterios: De Acuerdo (CA) 1, De Acuerdo (A) 2, Indecisa (I) 3, En Desacuerdo (D) 4, Completamente en Desacuerdo (CD) 5. Se puntúa cada ítem y luego se suman los puntajes totales de cada escala, lográndose un total en A, SP, SI, R. Luego, se convierten estos PD en puntuaciones percentilares, evidenciándose el predominio de una o más escalas. El predominio de la escala de aceptación indicara actitud materna positiva, el predominio de alguna de las escalas de no aceptación indicaría actitud materna negativa, dependiendo de la escala dominante o predominante; las características de la relación madre-niño. Igualmente, el número de escalas predominantes señalarían el grado de confusión de la relación madre-niño. El puntaje directo máximo de cada escala es de 60 y un mínimo de 12. Así mismo la forma de interpretación para cada escala es la siguiente:

Actitud de Rechazo: Sería la negación de amor y expresión de odio hacia el niño, en término de negligencia, tosquedad y severidad. Entendiendo por negligencia a la manifestación de desaprobación o repudio aún en situaciones muy sutiles, como olvidándose de dar de comer al niño o dejarlo a sus propios recursos, o ante pequeñas faltas mostrar severidad, negándole placeres, ventajas o privilegios. Igualmente manifestaría tosquedad mediante

desaprobación con maltratos físicos o regaños ante la menor provocación, humillándolo al niño con sobrenombres, o comparándolo desfavorablemente con otros. Frente a estas actitudes de rechazo, el niño trataría de ganar afecto, ya sea con intentos directos o indirectos; por ejemplo, por medio de robos, vigilando a sus padres, llorando, pataleando o quejándose continuamente; como también manifestando comportamientos sumamente inquietos en búsqueda de elogios o castigos. Ya sea mostrando una completa desatención a las reglas y normas, con ausencia de los sentimientos de culpa, lo que sería tipificado como reacciones psicopáticas o negando sentimientos hostiles hacia la madre, expresando en temores, fuga, introversión, represión, entre otros. Actitud de Sobreindulgencia: Sería expresada en gratificación excesiva junto con la falta de control parental, esto es una carencia en el uso de recursos disciplinarios, que permitan establecer límites en la conducta del niño de acuerdo a normas de convivencia. Igualmente se, manifestará la sobreindulgencia cediendo constantemente a las demandas “caprichos” del niño o defendiéndole de ataques de otros. Frente a la sobreindulgencia, el niño respondería según Roth, con comportamientos rudos y agresivos, con baja tolerancia en la frustración, demostrando dificultades para adecuarse a la rutina. Actitud de Sobreprotección: Es considerada por Roth, como una expresión de ansiedad pre-natal, en términos de cuidados infantiles, lo que es un impedimento para el desarrollo de un comportamiento independiente, por el excesivo control. Esta actitud se expresa en la excesiva preocupación de la madre por la salud de su hijo, por las relaciones con sus compañeros y por el rendimiento escolar, tratando de ayudarlo en las tareas de la casa, y observando detalladamente si el niño logra lo que supone debe obtener. Actitud de Aceptación: Es la expresión de una adecuada relación madre- hijo, en términos de sinceridad en la expresión de afecto, interés en los gustos del niño, en sus actividades, desarrollo y en la percepción del niño; proveyéndole de apropiados contactos sociales fuera de casa y haciendo demandas razonables de acuerdo a su posibilidades. Así mismo manifiesta firmeza y control no destructivos, orden en la rutina de actividades diarias y consistencia en la disciplina. Del mismo modo, la aceptación permitiría una percepción e interpretación apropiada de las señales y comunicaciones del niño, pero cooperadora y con mucha empatía.

Frente a estas actitudes maternas, el niño respondería de acuerdo a lo señalado por Roth, en forma positiva a la socialización, desarrollando sentimientos consistentes de amistad, interés, entusiasmo en el mundo y una clara y real auto percepción. Finalmente el Baremos es la calificación con puntuación percentilares.

2.8. Métodos de Análisis de Datos

El análisis de los datos se realizó mediante la estadística descriptiva e inferencial. De la estadística descriptiva se utilizaron medidas de tendencia central (media, moda, mediana), medidas de dispersión (desviación estándar) y estadísticos de consistencia interna (coeficiente Alfa de Cronbach). De la estadística inferencial se utilizó el coeficiente de Correlación Producto Momento de Pearson en la obtención de los índices de validez de constructo, la prueba de Normalidad de Shapiro-Wilk y la prueba t-Student para analizar las diferencias entre el pre-test y post-test en los grupos experimental y control.

2.9. Consideraciones Éticas

Se presentó el consentimiento informado al grupo experimental con el propósito de darles a conocer la finalidad de la investigación y así mismo su desarrollo de la misma. Su contenido fue el siguiente:

El propósito de este consentimiento es proporcionar a las participantes de esta investigación una clara explicación de la naturaleza de la aplicación del Programa Educativo para Madres, así como de su rol en ella como participantes. La presente investigación es conducida por los Bachilleres de la Universidad Privada César Vallejo. La meta de este estudio es validar el Programa Educativo para mejorar las actitudes maternas en madres, así mismo beneficiar a las madres de familia con los resultados obtenidos. Si usted accede a participar en este estudio, se le pedirá asistir a todas las sesiones del Programa Educativo (nueve sesiones), o completar una encuesta o lo que se solicite en cada sesión además de asistir y cumplir con las actividades y/o tareas. Las sesiones se desarrollan una vez por semana y tendrá una duración de dos meses, más una semana. Cada sesión tendrá una duración aproximada de 120 minutos, considerando tiempo extra para un test al finalizar el programa. Lo que se realice durante las sesiones se grabará o fotografiará, de modo que quede registrado el progreso de cada sesión. La participación en este

estudio es estrictamente voluntaria. La información que se recoja será confidencial y no se usará para ningún otro propósito fuera de los de esta investigación. Si tiene alguna duda sobre este proyecto, puede hacer preguntas en cualquier momento durante su participación en él, a los facilitadores Evelyn Bazán Cépeda al teléfono 949142536 y a Elmer Acevedo Aznarán al teléfono 949148364. Si alguna de las preguntas durante las sesiones le parecen incomodas, tiene usted el derecho de hacérselo saber a la investigadora o de no responderlas. Desde ya le agradezco su participación.

III. RESULTADOS

3.1. Resultados sobre la homogeneidad de las muestras

Tabla 1.

Prueba de Normalidad de las escalas de Actitudes Maternas en los grupos

experimental y control en el pre-test.

Grupo

Escala

Experimental

Control

 

Z

gl

Sig.

Z

gl

Sig.

Aceptación

,954

14

,628

,886

14

,063

Sobreprotección

,889

14

,079

,890

14

,080

Sobreindulgencia

,908

14

,145

,952

14

,594

Rechazo

,885

14

,062

,879

14

,057

Los resultados de la tabla 1 muestran un ajuste a la distribución normal en las

escalas aceptación, sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo de las

actitudes maternas en los grupos experimental y control en el pre-test.

Tabla 2.

Prueba de Levene de Igualdad de Varianzas en los grupos experimental y

control en el pre-test.

Escala

F

Sig.

Aceptación

,677

,418

Sobreprotección

,374

,546

Sobreindulgencia

,175

,680

Rechazo

1,479

,235

En la tabla 2 se aprecia una igualdad estadística en las varianzas de las

escalas aceptación, sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo de las

actitudes maternas del grupo experimental y control en el pre-test.

3.2.

Resultados de la Escala de Actitudes Maternas en el Grupo Experimental y Control

Tabla 3.

Estadísticos Descriptivos de las Escalas de Actitudes Maternas en los Grupos Experimental y Control en el pre-test.

   

PRE TEST

 

Escalas

G. Experimental

 

G. Control

Media

D.E.

N

Media

D.E.

N.

Aceptación

28,64

7,06

14

28,79

7,94

14

Sobreprotección

56,71

1,68

14

57,71

2,05

14

Sobreindulgencia

50,07

5,18

14

52,14

4,62

14

Rechazo

41,14

6,70

14

36,79

5,28

14

Los resultados de la tabla 3 muestran una media aritmética de las escalas aceptación, sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo de las Actitudes Maternas presentan una media aritmética similar en los grupos experimental y control antes de la aplicación del Programa Educativo.

Tabla 4.

Prueba t-studend para diferencias en las Escalas de Actitudes Maternas en el Pre Test de los Grupos Experimental y Control.

Escalas

Diferencia

 

Prueba t

Media

t

gl

Sig. (p)

Aceptación

-,14

-,05

26

,960

Sobreprotección

-1,00

-1,41

26

,171

Sobreindulgencia

-2,07

-1,12

26

,274

Rechazo

4,36

1,91

26

,067

Los resultados de la tabla 4, muestran evidencia estadística de una diferencia no significativa en la media de las escalas aceptación, sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo de las Actitudes Maternas entre los grupos experimental y control antes de la aplicación del Programa Educativo.

Tabla 5.

Estadísticos Descriptivos de las Escalas de Actitudes Maternas en el Grupo Experimental entre el Pre Test y el Post Test.

   

Grupo Experimental

 

Escalas

Pre Test

 

Post Test

 

Media

D.E.

N

Media

D.E.

N.

Aceptación

28,64

7,06

14

35,43

6,54

14

Sobreprotección

56,71

1,68

14

50,00

1,62

14

Sobreindulgencia

50,07

5,18

14

43,36

5,46

14

Rechazo

41,14

6,70

14

31,79

4,46

14

Los resultados de la tabla 5 muestran un incremento en la media de la escala de aceptación y una disminución en la media de las escalas de sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo después de la aplicación del Programa Educativo.

Tabla 6.

Prueba t-studend para diferencias en las Escalas de Actitudes Maternas en el Pre Test y Post Test del Grupo Experimental.

Escalas

 

Diferencia

 

Prueba t

Media

D.E.

t

gl

Sig. (p)

Aceptación

6,79

1,12

22,63

13

,000**

Sobreprotección

-6,71

,99

-25,26

13

,000**

Sobreindulgencia

-6,71

1,14

-22,06

13

,000**

Rechazo

-9,36

2,79

-12,55

13

,000**

**p<,01

Los resultados de la tabla 6, muestran una diferencia altamente significativa (p<,01) en la media de las escalas aceptación, sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo de las Actitudes Maternas del grupo experimental entre el pre test y el post test.

Tabla 7.

Estadísticos Descriptivos de las Escalas de Actitudes Maternas en los Grupos Experimental y Control en el Post Test.

   

POST TEST

 

Escalas

G. Experimental

G. Control

 

Media

D.E.

N

Media

D.E.

N.

Aceptación

35,4

6,5

14

29,0

7,4

14

Sobreprotección

50,0

1,6

14

57,4

2,1

14

Sobreindulgencia

43,4

5,5

14

52,6

4,7

14

Rechazo

31,8

4,5

14

37,4

6,6

14

Los resultados de la tabla 7, muestran una media superior en la escala de aceptación a favor del grupo experimental y una media inferior en las escalas de sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo en el grupo experimental respecto del grupo control en el post test.

Tabla 8.

Prueba t-studend para diferencias en las Escalas de Actitudes Maternas en el Post Test de los Grupos Experimental y Control.

Escalas

Diferencia

Prueba t

 

Media

t

gl

Sig. (p)

Aceptación

6,43

2,44

26

,022

*

Sobreprotección

-7,36

-10,39

26

,000

**

Sobreindulgencia

-9,29

-4,82

26

,000

**

Rechazo

-5,64

-2,66

26

,013

*

**p<,01 *p<,05

Los resultados de la tabla 8, muestran una diferencia altamente significativa (p<,01) en la media de las escalas de Sobreprotección, Sobreindulgencia entre el grupo control y experimental en el post test, asimismo se observa una diferencia estadísticamente significativa (p<,05) en la media de las escalas de aceptación y rechazo entre el grupo experimental y control en el post test.

IV.DISCUSIÓN

Las actitudes son ciertas regularidades en los sentimientos, pensamientos y predisposición del individuo para actuar en relación con algún aspecto de su ambiente (Secord y Backman 1984), además para el autor Roth (1965) refiere que la madre se relaciona con el hijo en la medida que se presenta una psicodinámica en la que interviene la actitud de la madre y crea un resultado en el comportamiento del hijo; dichas afirmaciones también se comprueban en la presente investigación teniendo un efecto positivo en el grupo experimental, identificando cambios en las actitudes maternas, dichas cambios se lograron luego de haber aplicado el Programa Educa para Madres él cual sirvió como guía e instructivo para facilitar el proceso educativo de sus hijos a través de obtener una actitud positiva y disminuir las actitudes negativas en las madres asistentes (tabla 5); la actitud positiva se da a través de un estilo de crianza democrático, en donde el cual el niño es tomado en cuenta para el establecimiento de reglas e incluso para la imposición de castigos, se deduce de ello, que existe la actitud de aceptación del padre hacia su hijo, como miembro y parte activo de la familia, además genera en el niño sentimientos de adecuación y confianza muy beneficiosos para su desarrollo integral, Mancilla (2011); y las actitudes negativas se manifiestan a través de la sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo las cuales generan malestar en la relación madre e hijo. En este sentido en el transcurso del programa las madres aprendieron una serie de estrategias que poniéndolas en práctica las ayudaron a: mantener y/o incrementar los comportamientos adecuados del niño; enseñarle aquellas conductas que no saben hacer; corregir aquellos comportamientos que resultan inadecuados, y motivar aquellas conductas que no hacen, aunque saben hacerlas. Esto nos remite a lo que Ghersi (1999) plantea, que para intervenir una problemática específica es necesaria la utilización de un programa, especialmente diseñado en abordar una determinada situación.

- En la primera hipótesis específica se observa que luego de la aplicación del Programa Educa para Madres, se obtuvo diferencias entre el grupo experimental y el grupo control (tabla 7); siendo el grupo experimental el que presentó cambios en la actitud de aceptación obteniendo diferencias, lo cual es determinante para afirmar que las madres asistentes al programa; modificando sus estilos de crianza, dando lugar a nuevas maneras adecuadas de como relacionarse con sus hijos, a través del uso de las técnicas o estrategias que se les brindaron en las 9 sesiones que consta el programa, permitiéndoles de esta manera mejorar su relación afectiva entre madre hijo, esto corrobora Roth (1965), quien indica que

la aceptación se expresa en términos de sinceridad y expresión de afecto, interés en los gustos del niño, en sus actividades, desarrollo y en la percepción de su pequeño; en este mismo sentido Gordon (1997) citado en Licona (2011) pone de manifiesta que, fomentar la relación entre padres con hijos e hijas que crecen y se desarrollan requiere en primera instancia que tanto el padre como la madre sientan y practiquen el lenguaje de la aceptación. En otras palabras y en primer

lugar aceptarnos genuinamente y en primera como padres y madres, siendo este el primer ingrediente para ayudar a los hijos e hijas a crecer en una relación afectiva, de amor y sobre todo de aceptación con ellos mismos. Este lenguaje de aceptación se demuestra a través de: Mensajes no verbales, gestuales, posturas, expresiones faciales como por ejemplo: “la no intervención en sus actividades lúdicas, en especial con sus compañeros de juego”; no decir nada ante una conversación, es decir el silencio al escucharle, permitirá que se sienta aceptada; examinar muy atentamente la “forma” en que responden “verbalmente sus hijos e/o hijas”; utilizar la técnica “Abre Puertas”, es decir, invitar al hijo/a compartir sus propias ideas, problemas, sentimientos, etc., empleando para ello preguntas y

exclamaciones como: Ah! Ya veo… ¿Y qué más?

verdad?!

, me digas… ¿En serio?, platícame sobre eso…Sigue cariño, te

De

Ah!

que interesante!

No

escucho…

- En la segunda hipótesis específica se observa que luego de la aplicación del Programa Educa para Madres, se obtuvo diferencias entre el grupo experimental y el grupo control (tabla 7); siendo el grupo experimental el que presentó diferencias significativas, denotando un descenso en la actitud de sobreprotección; las madres asistentes al programa obtuvieron mejorías expresando sentirse más seguras al darse cuenta que sus menores hijos podían realizar actividades y tener responsabilidades de acuerdo a su edad, esto es representativo para afirmar un avance positivo en ellas logrando disminuir hábitos como el de servir al niño constantemente aun después de haber terminado la etapa de dependencia absoluta del niño; de este modo podemos observar que existen similitudes con la investigación de Flores (2009) que menciona que un niño de seis años ya no requiere de todos esos cuidados pero sí necesita apoyo para la realización de sus tareas escolares, pero a la par de los cuidados que deben de proporcionarse a los hijos es importante considerar su complemento, propiciando libertad para desarrollar su autonomía. Por otro lado si el niño crece en un ambiente de

excesiva atención, preocupación asfixiante; puede encontrarse en su edad adulta con graves problemas.

- En la tercera hipótesis específica se observa que luego de la aplicación del Programa Educa para Madres, se obtuvo diferencias entre el grupo experimental y el grupo control (tabla 7); siendo el grupo experimental el que presentó diferencias significativas, la cual se refleja en el descenso de la actitud de sobreindulgencia; en las madres asistentes se logró modificar las conductas de ceder ante las demandas y requerimientos del hijo o defendiéndoles de ataques de otros niños, autoridades y otros. Hurlock (1990), pone de manifiesto que las madres que no son sobreindulgentes, no otorgan a su menor hijo e/o hija todo lo que no les fue brindado en su niñez. Así mismo en la investigación de Alarcón y Gutiérrez muestran que si la madre está capacitada puede brindar una adecuada disciplina y diferenciar que es lo permitido de lo no permitido y cuando se debe de dar, es entonces donde la madre logrará brindarle al menor la opción de respetar las normas y limites dentro del hogar.

- Finalmente en la cuarta hipótesis específica se observa que luego de la aplicación del Programa Educa para Madres, se obtuvo diferencias entre el grupo experimental y el grupo control (tabla 7); siendo el grupo experimental el que presentó diferencias significativas, la cual se refleja en el descenso de la actitud de rechazo; las madres que participaron en el programa aprendieron métodos que favorecen la crianza adecuada en la educación de sus hijos, mas no la manera en que suponen que es la forma correcta; dejando de lado los castigos severos, desprecios, indiferencias, irritación, amenaza de alejar al niño, trato ambivalente y desfavorables comparaciones con hermanos y amigos. Esto se corrobora con Agudelo (2005), quien en su investigación halló que el estilo autoritario parental manifestado por castigos, gritos y no darles el gusto a sus hijos, tiene como resultados la no existencia de reciprocidad, ni implicancia afectiva.

V. CONCLUSIONES

Los resultados de la investigación indican que:

Se acepta la hipótesis general la cual demuestra que la aplicación del Programa Educativo dirigido a las madres de la I. E. P. del distrito de Moche de la Ciudad de Trujillo, tuvo efectos positivos en las actitudes maternas; logrando aumentar en la actitud de aceptación y disminuir en las actitudes de: sobreprotección, sobreindulgencia y rechazo.

1. De la primera hipótesis se puede afirmar que existen diferencias significativas en la actitud materna de aceptación entre el grupo experimental y el grupo control después de la aplicación del programa.

2. En la segunda hipótesis observamos que existen diferencias significativas en la actitud materna de sobreprotección entre el grupo experimental y el grupo control después de la aplicación del programa.

3. En la tercera hipótesis presentó diferencias significativas en la actitud materna de sobreindulgencia entre el grupo experimental y el grupo control después de la aplicación del programa.

4. En cuarta y última hipótesis se demostró diferencias significativas en la actitud materna de rechazo entre el grupo experimental y el grupo control después de la aplicación del programa.

VI.SUGERENCIAS

Para que el programa logre un mayor éxito, se recomienda tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Que la aplicación del programa este a cargo de profesionales que conozcan las bases teóricas de la teoría cognitiva conductual con la finalidad de fortalecer el trabajo realizado.

2. Que se generalice y replique el programa educativo en otros contextos u ámbitos con la intención de seguir corroborando su eficacia y beneficiar a los usuarios.

3. Es importante que en cada sesión se empleen veinticinco minutos para revisar la tarea, con la finalidad de comprobar la correcta aplicación de las técnicas o estrategias dadas en la anterior sesión.

4. Es aconsejable que se aplique el programa una vez por semana, con la finalidad de que en el trascurso de la misma las madres tengan el tiempo de poner en práctica lo aprendido en la sesión.

5. Es necesario evaluar las actitudes maternas en las participantes antes y después del programa, de esta forma se logrará comprobar su efectividad.

6. A través de la experiencia de esta investigación se pone en valor la utilización de una escala de medición para medir en cada sesión la tarea y los cambios de actitud.

VII.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Adrados, I. (1973). La orientación del Niño. Edit. Kapelusz, Argentina.

Bettelheim, B. (2010), “No Hay Padres Perfectos”. Editorial Crítica. Barcelona, España.

Bowlby, J. (1998). El apego y la perdida I. Edición Paidós. Buenos Aires, Argentina.

Brown (1972). Psicología aplicada y Sociología Aplicada. Editorial Paidós, Barcelona.

Diaz, Comeche y Diaz, G. (2009). “Programa Educa, Escuela de Padres, Educación Positiva para enseñar a tus Hijos”. Editorial Pirámide.

Gordon, T. (2002). Padres Eficaces y Técnicamente Preparados. México.

Hemsing, W. (1988). El miedo en los niños. Ediciones Dolmen. Buenos Aires, Argentina.

Ricoy, M. y Feliz, T. (2002). Metodología de las Escuelas de Padres/Madres. Innovación Educativa. Madrid, España.

Roth, R. (1965). Cuestionario de Actitudes Maternas de la Relación Madre Hijo (ERMN).

Sánchez y Reyes (2009). Metodología y Diseños en la investigación Científica. Editorial Visión Universitaria. Lima, Perú.

Secord, P.F. y Backman, C.W. (1984). Psicología Social. México: Fondo de Cultura Económica.

Vila, I. (1998). Intervención Psicopedagógica en el contexto Familiar. Editorial Alianza. Madrid, España.

Whitaker (1991). Psicología General. Edit. Paidós. S.A. México.

TESIS

Agudelo. (2005). “Estilos Educativos Paternos: Aproximación a sus Conocimientos”. Santafé de Bogotá. Colombia.

Alarcón y Gutiérrez (2011). “Efectos de un Programa de Modificación de Conducta Creciendo con Ellos sobre las actitudes maternas positivas en Madres de la I.E.P. Travesuras Kids”. Trujillo, Perú.

Barrera ET. AL (2005). “Medio Familiar y entorno escolar: detonantes y antídotos de las conductas agresivas en niños en edad escolar”. Chia, Colombia.

Castañeda (2005). “La adopción del Niño Obeso y la Relación con la Actitud Materna”. Lima, Perú.

Coloma (1980). “Estudios de las Actividades Maternas y su Efecto en su Desarrollo Social del Niño”. Lima, Perú.

Flores (2009). “Sobre Protección Infantil y sus consecuencias”. Jalisco, México.

Ghersi, E. (1999). “Importancia de la Realización Madre e Hijo; En el Desarrollo del Niño De 0 a 5 años del Centro Educativo Solaris”. Lima, Perú.

Lozada, M. (2002). “Los Efectos del Programa de Desarrollo Social a los Alumnos del C.E.I. El Bosque”. Chiclayo, Perú. Instituto Nacional de Educación para Niños.

Maiquez y Byrne (2010). “Evaluación del Programa Educar en Familia para usuarios de los Servicios Sociales de las Corporaciones Locales de la Comunidad de Castilla y León, España”.

Neyra (2003). Actitudes Hacia la Relación Madre Niño Entre Madres Multipares y Primipares del Centro de Salud Materno Infantil De Castilla. Ciudad de Piura.

Linkografías:

Arbaje, M. (2010). La Escucha Activa. Educando a nuestros Hijos. Extraído el 17, de Junio, 2013 de http://www.listindiario.com/la-vida/2010/11/16/166750/Como- influyen-los-padres-en-el-comportamiento-de-los-hijos

Licona, Ana. (2011). Educación. La Aceptación de nuestros Hijos. Extraído el 30, de Abril, 2013 de http://www.emagister.com/curso-escucha-activa-educando- nuestros-hijos/educacion-aceptacion-nuestros-hijos

Vásquez, V. (2007). Educando a los Hijos, algunas pautas de crianza y manejo de

de

la

norma.

Extraído

el

26,

de

Mayo,

2013

Vidal, A. (2008). El Papel de la Familia en el Proceso Educativo. Extraído el 21, de Abril, 2013 de http://doces.es/uploads/articulos/el-papel-de-la-familia-en-el-proceso- educativo.pdf

ANEXOS

Anexo 1.

CONSENTIMIENTO INFORMADO

El propósito de este consentimiento es proporcionar a las participantes de esta investigación una clara explicación de la naturaleza de la aplicación del Programa Educativo para Madres, así como de su rol en ella como participantes. La presente investigación es conducida por los Bachilleres de la Universidad Privada César Vallejo. La meta de este estudio es validar el Programa Educativo para mejorar las actitudes maternas en madres, así mismo beneficiar a las madres de familia con los resultados obtenidos.

Si usted accede a participar en este estudio, se le pedirá asistir a todas las sesiones del Programa Educativo (nueve sesiones), o completar una encuesta o lo que se solicite en cada sesión además de asistir y cumplir con las actividades y/o tareas. Las sesiones se desarrollan una vez por semana y tendrá una duración de dos meses, más una semana. Cada sesión tendrá una duración aproximada de 120 minutos, considerando tiempo extra para un test al finalizar el programa. Lo que se realice durante las sesiones se grabará o fotografiará, de modo que quede registrado el progreso de cada sesión. La participación en este estudio es estrictamente voluntaria. La información que se recoja será confidencial y no se usará para ningún otro propósito fuera de los de esta investigación.

Si tiene alguna duda sobre este proyecto, puede hacer preguntas en cualquier momento durante su participación en él, a los facilitadores Evelyn Bazán Cépeda al teléfono 949142536 y a Elmer Acevedo Aznarán al teléfono 949148364. Si alguna de las preguntas durante las sesiones le parecen incomodas, tiene usted el derecho de hacérselo saber a los investigadores o de no responderlas.

Desde ya le agradezco su participación.

Anexo 2.

CONSENTIMIENTO DEL PARTICIPANTE

Por

medio

de

la

firma

del

presente compromiso, yo

hijo de

madre de familia, de mi menor años perteneciente a una Institución Educativa Particular de Moche.

Acepto participar activa y voluntariamente en todas las sesiones del Programa, que tiene como objetivo validar el Programa Educativo para Mejorar las Actitudes Maternas en Madres.

Me han indicado que tendré que participar en las actividades programadas en las

nueve sesiones, dichas sesiones se realizarán durante 2 Meses, más una semana, los

días

a las

y tomará aproximadamente 120 minutos por sesión.

Los investigadores responsables se han comprometido a brindar información oportuna sobre cualquier procedimiento alternativo adecuado que pudiera ser ventajoso para nosotros, así como a responder cualquier pregunta y aclarar cualquier duda que le planeemos acerca de los procedimientos que se llevarán a cabo, los riesgos, beneficios o cualquier otro asunto relacionado con la investigación.

Así mismo nos han dado la seguridad que la información que se vierta en las evaluaciones y/o sesiones, no serán utilizadas en mi contra y que se contará con la confidencialidad debida y esperada según el ejercicio del Código de Ética del Colegio de Psicólogos del Perú. Así como proporcionarnos la información actualizada que se obtenga durante el estudio.

Números telefónicos de contacto:

Teléfono:

Celular:

FIRMA DEL PARTCIPANTE

Anexo 3.

ESCALA DE ACTITUDES DE LA RELACION MADRE NIÑO

(R. Roth) (Adaptación y estandarización: Edmundo Arévalo- 2005)

INSTRUCCIONES:

Lea cuidadosamente, luego marque con un aspa (X) en el recuadro que considere correcta en su opinión o sentimiento, en la hoja de respuestas, utilizando los siguientes criterios (alternativas):

Marque debajo de CA, cuando usted esté completamente de acuerdo con la afirmación

Marque debajo de A, cuando usted esté de acuerdo con la afirmación

Marque debajo de I, cuando usted este indecisa con la afirmación.

Marque debajo de D, cuando usted esté en desacuerdo con la afirmación

Marque debajo de CD, cuando usted esté completamente en desacuerdo con la afirmación. Conteste a todas las afirmaciones, pero marcando solo una de las alternativas, que considere adecuada. Debe cuidar que su respuesta coincida con la afirmación, para ello se encuentran enumerados de forma horizontal, siga el orden de la numeración.

NO ESCRIBA NI REALICE MARCA ALGUNA EN ESTE CUESTIONARIO, SUS RESPUESTAS LO HARÁ EN LA HOJA DE RESPUESTAS

1. Una madre debería aceptar las posibilidades que su niño tiene.

2. Una madre debería proporcionarle a su hijo (a) todas las cosas que ella no tuvo cuando niña.

3. Considero que un niño no está en falta cuando hace algo malo.

4. La disciplina estricta es muy importante en la crianza de los niños

5. Cuando la madre tiene problemas con su hijo, al cual no sabe cómo tratar, ella debe buscar la ayuda apropiada.

6. Una madre debe estar permanentemente al cuidado de los alimentos que ingiere su niño

7. La obligación de una madre es preocuparse porque su niño(a), tenga todo lo que desea.

8. Es bueno para el niño (a) ser separado de sus padres por breves temporadas (1 ó 2 meses)

9. Los niños(as) tienen sus propios derechos.

10. Un niño(a), hasta los 7 años no debe jugar solito por tanto la madre debe acompañarlo.

11. Pienso que no es necesario que una madre discipline a su niño (a).

12. Cuando una madre desaprueba una conducta de su niño, ella debe señalarle repetidas veces las consecuencias de esa conducta.

13. Es posible que un niño (a) a veces se moleste con su madre

14. Una madre debe defender a su hijo de las críticas de los demás

15.

No tiene nada de malo que los padres dejen que el niño(a) jueguen en el nintendo

o vea TV el tiempo que desee.

16.

Mi niño no tiene la gracia ni es tan sociable como la mayoría de los otros niños de su edad.

17.

Los niños(as) pequeños(as) son como los juguetes que sirven para entretener a sus padres.

18.

Una madre debería averiguar sobre el desenvolvimiento de su niño (a) en la escuela (relaciones con profesores y compañeros, sobre sus tareas) como mínimo

tres veces por semana.

19.

Yo muchas veces amenazo castigar a mi niño, pero nunca lo hago

20.

Para criar a un niño (a), no importa el método que utilice la madre, lo importante es criarlo como ella piensa.

21.

Traer un bebé al mundo no implica para los padres modificar su forma de vida.

22.

Una madre debe ayudar a su hijo (a) y hacerle la tarea cuando él no puede.

23.

Si al niño no le gusta los alimentos que le sirven, no está mal que proteste hasta que se los cambien por algo que le agrade.

24.

Con un entrenamiento estricto un niño puede llegar a hacer prácticamente todo.

25.

Disciplinar a un niño significa ponerle límites.

26.

Una madre nunca debería dejar a su hijo solo, expuesto a sus propios medios (capacidades, habilidades).

27.

Los padres responsables deben preocuparse porque su niño tenga una propina fija.

28.

Una madre debe dejar que la profesora utilice los métodos disciplinarios que considere cuando su hijo o hija no cumple las normas.

29.

Los niños(as) deben ser vistos pero no oídos.

30.

Es responsabilidad de la madre cuidar que su niño (a) no este triste.

31.

La madre debe recostarse todas las noches con su niño (a) hasta que éste(a) logre dormirse, como parte de su rutina diaria.

32.

Muchas cosas que mi niño hace me fastidia.

33.

No me gusta cuando mi niño(a) manifiesta abiertamente sus emociones (tristeza, cólera, alegría, miedo, amor)

34.

Un niño(a) necesita más de cuatro controles médicos al año.

35.

A

un niño no se le debe resondrar, por arrancharle cosas a un adulto

36.

El niño es como un adulto en miniatura.

37.

Como chuparse el dedo no es hábito higiénico, considero que es necesario que

una madre tome medidas para que no lo siga haciendo.

38.

Una madre no debe confiar en su niño (a) para que haga cosas él solo

39.

Cuando el niño llora debe tener inmediatamente la atención de la madre.

40.

La madre debe dejar la alimentación de pecho lo antes posible.

41.

A una madre no le ayuda mucho hablar con su niño (a) de sus proyectos

personales.

42.

Prefiero mantener a mi niño (a) cerca de mí por los peligros a los que se expone cuando juega lejos

43.

Por alguna razón, yo nunca puedo negarme a cualquier pedido que mi niño(a) me hace.

44.

A

menudo le juego bromas a mi hijo sabiendo que a él le disgustan

45.

Un niño(a) debe complacer en todo a sus padres

46.

Creo que, aun cuando mi niño (a) tuviera más de 6 años, es mejor que yo lo (a) bañe porque no pueden hacerlo solo.

47. Una madre debe ver siempre que las demandas de su niño sean atendidas.

48. A menudo los niños actúan como si estuvieran enfermos cuando en realidad no lo están.

REVISE TODAS SUS RESPUESTAS

Anexo 4.

Modelo de Asistencia

ASISTENCIA DE MADRES

Fecha:

Hora:

Título:

Nombres y Apellidos

Firma

01

   

02

   

03

   

04

   

05

   

06

   

07

   

08

   

09

   

10

   

11

   

12

   

13

   

14

   

Anexo 5.

Modelo de Escala de Medición

ESCALA DE MEDICIÓN DE LAS SESIONES DEL PROGRAMA EDUCA

NOMBRE:

N° Sesión:

FECHA:

/

/

En una Escala de 0 a 10, donde 0 sería que esta sesión N°

sería que te ayudo totalmente. ¿CON QUE CIFRA CALIFICARIAS LA SESIÓN?

no te ayudo, y 10

(Rodee con un círculo el número que elija):

0

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

Anexo 6.

Programa Educativo Para Madres

 

Programa Educa para Madres

 

Programa:

Educa para Madres Madres de Familia Presencial

Duración: 2h

Dirigido:

Tipo de Curso:

Objetivo General: Fomentar el conocimiento mutuo de los integrantes del grupo mediante “dinámicas rompe hielo y de conocimiento”. Por otro lado, explicar detenidamente en qué consiste el programa, cuales son los objetivos que persigue, el proceso del contenido de cada una de las sesiones y el procedimiento a seguir en cada una de ellas.

Concepto Clave

 

- Presentación del Programa Educa Madres. - Actitud positiva para ser padres. Educación Positiva. - ¿Qué tengo que saber antes de actuar? - Los instrumentos imprescindibles.

- ¿Cuándo el niño no sabe? ¿Quién le enseña?

- Cuando el comportamiento del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? I

Objetivo Específico: Que las madres tengan conocimiento sobre el programa en su totalidad.

- Cuando el comportamiento del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? II

 

- Cuando el niño no sabe y

   

no

lo

hace

¿Quién

le

motivará?

 

- El

final

del

Principio.

Aplicación

conjunta

de

Técnicas

 
 

Sesión I Presentación de Escuela para Madres

 

Min.

Contenido Tema

Técnica o

Descripción

 

Recursos

 

Actividad

 

15’

Presentación

Dinámica

“Conociéndonos”: el facilitador indicará que formen 3 grupos, luego cada grupo tendrá que elegir 3 personas, las cuales realizarán lo siguiente: la 1° persona tendrá que aprenderse los nombres de sus integrantes, la 2° persona tendrá que aprender la edad y la 3° persona aprenderá el N° de hijos que tiene.

Salón amplio e iluminado Sillas

 
   

Explicativa

El facilitador entregará

el

 

15’

Consentimiento

Participativa

consentimiento informado y del participante a las madres de familia, seguidamente con ayuda del facilitador

Lapiceros Hoja del Consentimiento Informado

 

Informado

(interacción

entre madres

   

y facilitador)

se leerá para seguidamente se pase a firmar el compromiso.

 
     

El facilitador hablará de la puntualidad, respeto, confidencialidad y la tolerancia en la tardanza como máx. 5 min.

Papelote

10’

Presentación de Normas

Explicativa

plumones

10’

Escala de Medición

Explicativa Participativa (interacción entre padres y facilitador)

El facilitador entregará una hoja donde las madres tendrán que marcar según como se percibe de la siguiente: 0 es que su actitud materna hacia su hijo(a) no genera ningún problema entre usted y su hijo(a), y 10 es que su actitud materna hacia su hijo(a) genera muchos problemas entre usted y su hijo(a).

Hojas de Escala de Medición Lapiceros

     

El

facilitador

dará

a

conocer

lo

 

siguiente:

 

Programa Educa para Madres

- En que consiste el programa.

 

Proyector multimedia Laptop

35’

Expositiva

- Los objetivos del programa.

 

- El contenido de cada sesión.

 

- El procedimiento del aprendizaje.

25’

Analizar los

Explicativa

El facilitador realizará una explicación

Proyector multimedia

 

comportamientos de un niño normal

Reflexión

breve cómo se comporta un niño “normal”, luego explicará el ejercicio de reflexión que tiene por título ¿Qué hace un niño normal desde que se levanta hasta que se acuesta? Se les entregará la hoja de trabajo donde anotarán.

Laptop Hoja de Actividad Lapiceros

     

El facilitador les entregara la hoja de Trabajo titulada: “Y mi hijo, ¿Qué hace?” y los lapiceros para realizar la tarea. Y seguidamente se les dará las indicaciones:

 

10’

Registro de Conductas Cierre

Explicativa

- Observar la conducta de su hijo durante semana y escribirlas en la hoja de trabajo, señalando las conductas desde que se levanta hasta que se acuesta. - Luego se encerrara con lapicero rojo la conducta que hace mal y con lapicero verde la conducta se realiza de manera adecuada. Se les entregara un guía donde

Hoja de Trabajo Lapiceros (rojo, verde) Guía de comportamientos

     

encontrarán

una

serie

de

 

comportamientos según su edad que

se titula: ¿Qué le puedo pedir hijo?

a

mi

Finalmente se dará las gracias y se invita a participar a en el segunda sesión.

 

Sesión II Educación positiva para ser padres. Educación positiva

 

Objetivo General: Las madres conocerán el por qué se comporta su hijo como lo hace y la forma de describir su comportamiento operacionalmente.

 

Conceptos Clave

Objetivos Específicos:

     

- Definir el concepto de educación, para que las mamás sepan qué es exactamente educar.

- Desmantelar las falsas creencias y las actitudes negativas relacionadas con la educación.

- Presentación del Programa Educa Madres.

- Actitud positiva para ser padres. Educación positiva.

- ¿Cuándo el niño no sabe? ¿Quién le enseña?

- Cuando el comportamiento del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? I

- Promover un cambio de actitud hacia un tipo de educación más positivo.

- Proporcionar información acerca de los pilares básicos en los que se sustenta la educación positiva.

- ¿Qué tengo que saber antes de actuar?

- Los instrumentos imprescindibles.

- Cuando el comportamiento

del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? II

- Cuando el niño no sabe y no lo hace ¿Quién le

   

motivará?

 

- El

final

del

Principio.

Aplicación

conjunta

de

Técnicas

 

Min.

Contenido Tema

Técnica o

Descripción

 

Recursos

 

Actividad

 
     

El facilitador le entregará a cada madre un plumón delgado y un pedazo de cartulina. Se le pedirá que escriban sus expectativas acerca del programa y a espaldas colocarán su nombre completo, seguidamente lo pegaran en un lado de la pared cada una de estas.

 

Plumones

 

5’

Expectativas de la Madre

Participativa

Cartulina

Cinta adhesiva

5’

Revisar Tarea

Participativa

Se pedirá de manera voluntaria a las madres para compartir su tarea que realizó durante la semana.

 

Hojas de tarea

 

15’

El semáforo de conductas

Trabajo individual

El facilitador entregará la hoja de trabajo del semáforo de conductas donde las madres con la ayuda de su tarea realizada en casa escribirán las conductas separándolas según como

Hoja de tarea Lapiceros de colores (rojo, amarillo y verde) Hoja de trabajo

     

las clasificaron. (Anexo 6.1)

 

Las indicaciones son las siguientes:

- Color Verde: escribirán la conducta que desean mantener fomentar.

- Color Amarillo escribirán la conducta que desean instalar motivar.

- Color Rojo escribirán la conducta que desean disminuir eliminar.

     

El facilitador dará a conocer aspectos generales de la palabra educar y luego les leerá una carta de un niño que es dirigida a sus padres, seguido se resaltará los siguientes puntos:

 

(Anexo 6.2)

- Proporcionar lo necesario.

Proyector multimedia Laptop

20’

¿Qué es Educar?

Explicativa

- Potencializar la socialización.

- Atender a las necesidades básicas y materiales.

 

- Proporcionar…

- Preparar a las personas para una actuación libre y autónoma pero responsable.

     

- La

familia

puede

compartir

sus

 

funciones.

 

10’

Promoviendo un Cambio de Actitud

Observación Escucha Activa (interacción entre madre y facilitador)

El facilitador irá desmantelando las falsas creencias y las actitudes negativas relacionadas con la educación, que dificultan el establecimiento de unas pautas educativas adecuadas por parte de los padres. (Anexo 6.3)

Proyector multimedia Laptop

 

Cambiando mis falsas

 

El facilitador entregará una hoja de actividad donde se les indicará que deben anotar en la columna derecha aquellas creencias y actitudes positivas que son contrarias o incompatibles a las que se reflejan en la columna de la izquierda. (Anexo

6.4)

 

Participativa

Hoja de Actividad Lapiceros

20’

Individual

creencias y mis Actitudes negativas

 

10’

Actitudes y Creencias positivas

Explicativa

El facilitador explicará las actitudes y creencias consideradas positivas en el proceso educativo de los menores.

Proyector multimedia Laptop

 

¿Qué es una Educación Positiva?

Observación

El facilitador mostrará algunas comparaciones entre lo que NO es

Proyector multimedia Laptop

10’

Escucha Activa

   

(interacción entre madre y facilitador)

educación positiva y lo que SÍ es educación positiva. (Anexo 6.5)

 
     

El facilitador

les

entregará

una

 

ejercicio

titulada

el

“El

Joven

15’

El joven Labrador

Participativa

Labrador”,

al

finalizar

la

lectura

Hola de Ejercicio Lapiceros

Individual

 
 

responderán

a

las

preguntas

 

correspondiente. (Anexo 6.6)

 

5’

Escala de Medición

Participativa

Luego de reforzar lo tratado en la sesión el facilitador entregará a las madres la escala de medición.

Hoja de Escala Lapiceros

5’

Registro de la educación positiva en su hijo Cierre

Explicativa

El facilitador entregará e indicará a las madres que piensen, debatan, lean y repasen los contenidos de la sesión, para luego aplicar los postulados de la educación positiva en el día a día con su hijo, y anotara las situaciones de las cuales es consciente que las utilizó. (Anexo

Hoja de Registro

6.7)

Finalmente se dará las gracias y se invita a participar a en el tercera sesión.

 

Sesión III

 
 

¿Qué tengo que saber antes de actuar?

 

Objetivo General: Proporcionar un marco teórico de actuación, es decir enseñar los conocimientos básicos del modelo de modificación de conducta.

Conceptos Clave

 
   

- ¿Cuándo el niño no sabe? ¿Quién le enseña? - Cuando el comportamiento

Objetivos Específicos:

 

del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? I - Cuando el comportamiento del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? II

- Proporcionar los conocimientos básicos del modelo de aprendizaje, lo que permitirá utilizar de manera eficaz las distintas estrategias que irán aprendiendo en el trascurso del programa. - Conocer cómo se describe operativamente una conducta. - Analizar la relación existente entre las conductas y las consecuencias.

- Presentación del Programa Educa Madres.

- Actitud positiva para ser padres. Educación positiva.

- Cuando

el niño

no sabe

y

- ¿Qué tengo que saber antes de actuar?

- Los instrumentos imprescindibles.

no lo hace ¿Quién le motivará?

 

- El

final

del

Principio.

Aplicación conjunta de

Técnicas

Min.

Contenido Tema

Técnica o Actividad

Descripción

Recursos

 

15’

Revisar Tarea

Participativa

El facilitador pedirá a las madres que lean lo aprendido de la sesión anterior con la finalidad de que automaticen en

Hojas de tarea

 
     

ellas

las

ideas

y

actitudes

en

él

 

descritas,

así

mismo

de

manera

voluntaria leerán lo que anotaron en casa.

     

El facilitador dará a conocer los siguientes puntos:

 

20’

¿Por qué se comporta así?

Explicativa

- Desmitificar la heredabilidad del comportamiento. - El comportamiento infantil se aprende al interactuar con el medio ambiente. - Contexto: situación, momento, lugar, personas presentes, etc. - Modelos: familia, amigos, compañeros, profesores, etc. - Depende básicamente de las consecuencias que tenga la conducta sobre uno mismo, sobre los demás o sobre el entorno. - Si consecuencias + : repetición en el futuro - Si consecuencias - : menor probabilidad repetición

Proyector multimedia Laptop

     

- Los

comportamientos son

 

susceptibles de ser cambiados al modificar sus consecuencias.

20’

El poder de las consecuencias

Explicativa

El facilitador dará una breve explicación del tema con dos ejemplos para su total entendimiento.

Proyector multimedia Laptop

20’

Yo y mis Consecuencias

Participativa

El facilitador explicara el ejercicio en donde las madres tendrán que pensar, debatir y anotar algunos ejemplos reales acerca del poder que las consecuencias tienen sobre los comportamientos de su hijo. Luego se pedirá que responda a las siguientes preguntas de manera individual.

Hoja de Actividad Lapiceros

15’

¿Qué comportamiento tiene exactamente el niño?

Explicativa

El facilitador explicara a través de un ejemplo como una madre debe describir la conducta de su hijo.

Proyector multimedia Laptop

20’

¿Me queda claro?

Participativa

El facilitador entregará la hoja de actividad donde se les indicará a las madres que lean y debatan acerca de los comportamientos que se describen en la columna de la izquierda si están

 
     

o no descritos de forma operativa y adecuada. Se le dirá que si piensa que la conducta del ejemplo no está bien descrita, anotará en la columna de la derecha un comportamiento que cumpla con los criterios que hemos comentado anteriormente.

 

5’

Escala de Medición

Participativa

Luego de reforzar lo tratado en la sesión el facilitador entregará a las madres la escala de medición.

Hoja de Escala Lapiceros

5’

Cierre

Explicativa

El facilitador indicará que deberán describir operativamente los comportamientos que señalaron en el ejercicio titulado “Y mi hijo. ¿Qué hace?” Finalmente se dará las gracias y se invita a participar a en el cuarta sesión.

 
 

Sesión IV Los Instrumentos Imprescindibles

 

Objetivo General: aprender a realizar órdenes u peticiones haciendo uso de reforzadores estratégicos para obtener la conducta deseada.

 

Conceptos Clave

Objetivos Específicos:

   

- ¿Cuándo el niño no sabe? ¿Quién le enseña? - Cuando el comportamiento del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? I - Cuando el comportamiento del niño es inadecuado ¿Quién lo corregirá? II

- Enseñar la manera de favorecer la realización de una conducta a través de peticiones u órdenes. - Explicar el uso de los reforzadores y describir los diferentes tipos que existen. - Dotar a los padres de una serie de estrategias que favorezcan el buen comportamiento de su hijo, lo que se denomina “catalizadores educativas”.

- Presentación del Programa Educa Madres.

- Actitud positiva para ser padres. Educación positiva.

- ¿Qué tengo que saber antes de actuar?

- Cuando

el niño

no sabe

y

- Los Instrumentos Imprescindibles.

 

no lo hace ¿Quién le motivará?

   

- El

final

del

Principio.

Aplicación conjunta de Técnicas

Min.

Contenido Tema

Técnica o Actividad

 

Descripción

 

Recursos

 

10’

Revisar Tarea

Participativa Escucha Activa (interacción entre madre y facilitador)

Se pedirá de manera voluntaria a las madres compartir su tarea que realizo durante la semana, sobre describir las conductas operativamente señaladas en el ejercicio de “Y mi hijo ¿Qué hace?”, siguiendo las sugerencias del ejercicio “¿Me quedo claro?”.

Hojas de tarea

 

20’

Las Órdenes

Explicativa

El

facilitador

explicará

las

Proyector multimedia

 

recomendaciones para dar las órdenes:

- Peticiones cortas, claras y específicas

- Darlas de una en una

- No gritar. Si hablamos tranquilamente favorecemos el cumplimiento.

- Estar cerca del niño y mirándole a los ojos.

- Contacto físico suave. Si fuera necesario agarrarle de los hombros o

Laptop

la cara para que nos mire.

- Siempre que sea posible dar opciones

y relacionarlas con una consecuencia:

“Si…., entonces….”

20’

Los Reforzadores

Explicativa

Participativa

El facilitador dará a conocer la definición y seguidamente dará el ejercicio titulado “¿Qué es un reforzador?” indicando las siguientes instrucciones: leer la historia de un niño llamado Pedro, después de leer detenidamente lo que le ocurrió a Pedro cuando quiso enseñar a sus padres lo bien que había ordenado su cuarto, tendrán que pensar, debatir y contestar a cada una de las preguntas.

Proyector multimedia Laptop Hoja de Actividad Lapiceros

     

El facilitador explicara los Tipos de reforzadores: