Вы находитесь на странице: 1из 53

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

LAS LEYES Y EL DEPORTE (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Autor: Lic. Martin A. ANICETO 1

1. EL DERECHO Y EL DEPORTE

Doy inicio a este capítulo, proponiendo un resumido examen de los significados asignables a los términos “derecho” y “deporte”, y la expresión que resulta de su conjunción, es decir, el derecho deportivo. Desde ya me adelanto a señalar que, contra lo que podría pensarse en forma apresurada, esta pretensión de rigurosidad en el uso de las palabras, no constituye un mero ejercicio teórico (que incluso alguien podría juzgar interesante en sí mismo) sino que conlleva a importantes consecuencias de índole práctica. En tal sentido, sirvan como ejemplos los siguientes:

Supongamos que alguien nos dice que en nuestro “derecho” no está permitido que los directivos de las asociaciones civiles como son las entidades deportivas- perciban retribuciones por el ejercicio de sus cargos 2 La palabra “derecho” podría estar haciendo referencia a un cierto conjunto de normas que regulan la conducta humana (“derecho objetivo”). Desde tal perspectiva, si entendiésemos al “derecho” como un conjunto de las normas jurídicas vigentes, tal afirmación no sería correcta entre nosotros pues ninguna disposición normativa prohíbe tal remuneración en forma general. Otra podría ser la respuesta, si considerásemos por “derecho” no las disposiciones jurídicas vigentes, sino las reglas que efectivamente son aplicadas en la sociedad. Finalmente podríamos arribar a una conclusión, si entenderíamos que el “derecho” no se identifica ni con las normas jurídicas vigentes, ni con las reglas que efectivamente se observan en la sociedad, sino que responde a ciertas pautas de moral y justicia. Pero, además, la palabra “derecho” podría estar haciendo referencia no a un sistema de normas, sino a la disciplina científica que realizan los juristas sobre aquel (“ciencia jurídica”).

1 Licenciado en Seguridad, Universidad Nacional de Villa María. Diplomado en Políticas Publicas para el Bien Común, ACEP.

2 Entre otros lo sostuvo PAEZ, Juan L.: Tratado teórico-partico de las asociaciones, Ediar, Buenos Aires 1964, p. 190

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Y, desde esta perspectiva, la afirmación podría ser correcta -o falsade acuerdo a que encontremos en la doctrina de nuestros autores, posturas que avalen o rechacen tal conclusión 3 . Algo similar sucede con la palabra “deporte”. En efecto, supongamos ahora que alguien nos dice que el turf, o las carreras cuadreras -carreras de caballos en proyección lineal (disciplina ampliamente desarrollada en el Interior Provincial de nuestra provincia)-, no son un deporte y que por tanto una entidad dedicada a su práctica no puede acogerse a un determinado régimen jurídico en especial de exclusiva aplicación para las instituciones deportivas 4 . Claramente, aquí tampoco podríamos aceptar ni rechazar tal afirmación, sin determinar previamente que significado corresponde asignar al término “deporte”. Dado que no se trata de un término jurídico, quizás instintivamente intentemos solucionar tal problema recurriendo a un diccionario, en cuyo caso encontraríamos las siguientes definiciones:

1. “Actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas”; 2. “Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre” 5 . Ahora bien, ¿hasta qué punto la práctica del turf en el marco de competiciones oficiales constituye, en grado relevante, una actividad de recreación, pasatiempo, placer, etc.?, ¿Y hasta qué punto su práctica implica un ejercicio o actividad física? Si montar un animal denominado “caballo” en una pista de turf lo fuera ¿también lo seria mover una pieza llamada “caballo” en un tablero de ajedrez?, ¿Ambos son deportes? ¿O es que hay alguna diferencia relevante entre dirigir al “animal-caballo” y dirigir la “pieza-caballo”?

3 Por nuestra parte, nuestro análisis no prevé especificidad en cuestiones de remuneración de los directivos de las asociaciones, sino que estará enfocado, básicamente al derecho desde el punto de vista Objetivo, entendida esta como el conjunto de normas positivas que regulan de manera integral al deporte.

Así lo resolvió, en el primero de los ejemplos, un juzgado de primera instancia de la ciudad de Concepción del Uruguay, decidiendo denegar la aplicación del régimen de la ley 25.284 al Jockey Club de dicha localidad. Apelada tal sentencia, eL fallo fue revocado poa la Cámara de Apelaciones que entendió que el turf sí constituía un deporte (Capel. Concepción del Uruguay, Sala Civil y Comercial, “Jockey club Uruguay s/concurso preventivo”, del 07/02/2002, Revista LL Litoral 2001, 1334).

4

5

Cfr. voz “deporte” en Diccionario de la lengua española, 22° ed. http:// www.rae.es

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Estos ejemplos, entre muchos otros que podrían darse, nos permiten advertir que cuando se prescinde de un examen previo acerca de los significados asignables a la expresiones “derecho” y “deporte” y se comienza sin más al estudio de las cuestiones que hace al denominado “derecho deportivo”, no solo incurren en la imprudencia de utilizar conceptos cuyo puntual sentido no se conoce claramente, sino que se ven perjudicados los horizontes cognoscitivos de la tarea emprendida, corriendo el riesgo -para peor- de dar pie a polémicas claramente prescindibles que responden a la falta de claridad acerca de cómo deben tomarse los enunciados lingüísticos 6 . Queda asi planteada y demostrada, entonces, la importancia antes bien verdadera necesidad- de comenzar este capítulo por la dilucidación de significados asignables a los dos conceptos que, innegablemente, resultan los fundamentales en la materia “derecho” y “deporte”. El Derecho Pocas preguntas referentes a la sociedad humana han sido formuladas con tanta persistencia y respondidas de maneras tan diversas como la pregunta “¿Qué es el derecho?” 7 . Según NINO 8 tales dificultades y desacuerdos que se suscitan a la hora de ensayar una definición acerca del “derecho” se vinculan con la dosis de ambigüedad, vaguedad y carga emotiva que tiene dicho termino y perjudicando su significado cognitivo. La ambigüedad de la palabra “derecho” es “la peor especie de ambigüedad” ya que tiene varios significados relacionaos estrechamente entre si. 9 En apretada síntesis, digamos que la ambigüedad de la palabra “derecho” se vincula al hecho que tiene varios significados, su vaguedad se refiere a la imposibilidad de enunciar sus propiedades que deben estar presentes en todos los casos en que la palabra se usa; en tanto que su carga emotiva alude al

6 Así se ha advertido que parte no desdeñable de las disputas entre los juristas se deben a tal falta de claridad (CARRIO, Genaro R.: Notas sobre derecho y lenguaje, Abeledo Perrot, Buenos Aires, 2006, p. 25/26, 90 y ss.)

7

HART, Hebert L. A.: El concepto de derecho, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1968, p. 1.

8 NINO, Carlos S.: Introducción al análisis del derecho, Astrea Buenos Aires 2001, ob cit., p. 11/16. En este capítulo seguimos, fundamentalmente, al citado autor.

9

NINO, Carlos S.: Introducción al análisis del derecho, Astrea Buenos Aires 2001, ob cit., p. 14

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

hecho de que no solo tiene un significado descriptivo, sino un contenido emotivo favorable que genera actitudes de adhesión en su rededor 10 . En efecto, la palabra “derecho” es ambigua, y para colmo tiene la peor especie de ambigüedad que es, no la mera homónima accidental, sino la constituida por el hecho de tener varios significados estrechamente relacionados entre sí 11 . Como enseña CARRIO 12 , tal problema de la ambigüedad y las dificultades prácticas que ella plantea, puede ser superado, a veces, con cierta facilidad, en función del contexto lingüístico en que aparece o de la situación en que se es usado, o bien tomando la precaución de aclarar en cada caso, al menos mínimamente, el sentido con que empleamos tal expresión. Por el contrario, más compleja resulta la solución del problema de la vaguedad, resultante del hecho de que no es posible acordar, en cada uno de los sentidos previamente distinguidos, cuales son las propiedades o características que deben estar presentes en todos los casos en que se usa la palabra. Es decir que, aun cuando hayamos ya determinado en qué sentido se usa la palabra, se nos presentan dudas en cada caso acerca del cual es el campo de aplicación de la misma, o sea, cuales son los fenómenos a los que habremos de aplicar o no- dicha expresión. Por supuesto, no es este el lugar para desarrollar e intentar dilucidar todas estas trascendentales cuestiones, bastándonos aquí con efectuar una necesariamente breve referencia a temas y problemas que han ocupado y seguirán ocupando- las largas paginas en la historia del derecho. De los que se trata, solamente, es de advertir acerca de los diversos significados con que puede entenderse la palabra “derecho” y, a partir de allí, dejar en evidencia que en algunos supuestos la determinación del sentido concreto de tal concepto surgirá del contexto lingüístico, pero, en otras casos,

10 Aquí desarrollaremos solamente las dos primeras características por ser ellas las que reconocen, mayor interés a los fines del presente capitulo.

Un ejemplo de homonimia accidental seria la palabra “banco” que puede referirse –entre otras cosas- a un asiento, una entidad financiera, un grupo de peces, etc., las cuales carecen de toda vinculación entre sí, de forma tal que será el contexto de su uso la pauta que fácilmente permitirá distinguir el sentido que cabe otorgar a tal expresión.

12 CARRIO, Genaro R.: Como estudiar y como argumentar un caso, Abeledo-Prerrot, Buenos Aires, 1995, ob. Cit. p.28/35.

11

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

ello dependerá de la formulación de una opción epistemológica que conviene tener bien presente de entrada. El Deporte No resulta sencilla la tarea de dar una respuesta a la pregunta: ¿Qué es el deporte? En efecto, bien se ha hecho notar, que “(no) existe una clara identificación de lo que por deporte deba entenderse, al menos desde la perspectiva jurídica. Si bien resulta aprehensible una concepción vulgar del mismo, no carece de dificultades la delimitación conceptual jurídicamente relevante, por lo que con toda frecuencia se generan conflictos para los que el Derecho no parece proporcionar instrumentos o parámetros de solución13 Es así que, no siendo el “deporte” un concepto que haya recibido algún desarrollo especial en el ámbito de derecho en torno a su significado, corresponde que dirijamos la mirada al propio campos especifico de lo deportivo, pese a que se haya observado que allí, en general, no han gozado de buena prensa las preocupaciones terminológicas relativas a los problemas de la investigación 14 a) Etimología:

Es común que se crea, y efectivamente asi se afirmaba, que la palabra “deporte” surge como una traducción de la palabra inglesa sport o como un giro de antiguo francés desporter 15 .

Tal versión ha sido desacreditada por las investigaciones realizadas por autores como CAGIGAL 16 y PIERNAVIEJA 17 quienes demostraron que la palabra deporte es de indudable origen latino.

Ya en textos de la lengua neolatina llamada provenzal aparece y florece, por primera vez, la pablara “deport” con el significado de regocijo, diversión,

13 REAL FERRER, Gabriel: Derecho público del deporte, Citivas, Madrid, 1991, p. 95/96, con cita a BERMEJO VERA

14 PARLEBAS, Pierre: Juegos, deporte y sociedad. Léxico de praxilogia motriz, Paidotribo, Barcelona, 2011, p.25

Así, por ejemplo, se ha dicho que la palabra deporte “es la forma hispana de la expresión inglesa sport y a la vez ésta apócope de disport que significa, como en nuestro idioma, juego, diversión; lo que a su vez ha sido tomado del viejo francés desporter”

16 CAGIGAL, José M.: “Aporías iniciales para un concepto del deporte”, en Citius, altius, fortius, COE, Madrid, Tomo I, N° 1, 1959,p. 7/36

17 PIERNAVIEJA, Miguel: “Depuerto, Deporte. Protohistoria de una palabra” en Citius, altius, fortius, COE, Madrid, Tomo VIII, N° 1-2, 1966, p. 5/189.

15

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

recreo, alegría. Junto a ella, aparase la palabra “solatz” referida a ejercicios corporales como la caza, las justas, etc. 18

Es España, la forma verbal “deportar” aparece por primera vez en los versos del famoso “Poema del Mío Cid” 19 :

“Los que ivan mesurando e llegándolo van delant, luego toman armas e tómanse a deportar, por cerca de Salón tan grandes gozos van.”

Así, resulta que la palabra “deporte” es de raíz latina y no un galicismo, ni mucho menos un préstamo de la lengua anglosajona, sino la voz propia que evoluciono según las reglas del castellano.

En tal Sentido, siguiendo a PAREDES ORTIZ 20 , cabe señalar que las antiguas voces latinas “deportare” y “deportu” originaron las palabras “depuorto” hacia el siglo X-XI; a su vez, ésta genero la voz del castellano antiguo “depuerto” hacia el siglo XI-XII; y de ésta derivo la actual palabra deporte” que apareció por primera vez hacia el siglo XIII y se mantuvo hasta el siglo XVII a partir del cual cayó en desuso y desapareció siendo más tarde sustituido por el vocablo ingles sport hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX, para ser luego finalmente recuperado en forma definitiva a partir de ese momento.

El cuanto al origen de la palabra, básicamente se han propuesto dos versiones: según PAUL ADAM, la expresión “deporte” nace de la expresión de- portare, referente a la salida de las puertas (porta) de la ciudad para dedicarse a juegos competitivos; mientras que otros, como JOSE ORTEGA Y GASSET, afirman que la palabra procede del lenguaje gremial de los marineros mediterráneos, para quienes en los viejos tiempos estar de portu implicaba

18 Ambas palabras subsisten, en cierta forma, en nuestros días como “deporte “ y “solaz”. 19 Anónimo: Poema del Mío Cid , circa 1140, versos 1513-1515. 20 PAREDES ORTIZ, Jesús: El deporte como juego: un análisis cultural, Universidad de Alicante, 2002, Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (http://www.cervantesvirtual.com), p.152. Ampliar, fundamentalmente los capítulos 2 y 3 de dicha obra.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

entretenerse en juegos y pasatiempos en el puerto luego de travesías navales o náuticas en los que afrontaban los riesgos marítimos 21

b) Definición:

Definir que es deporte y cuáles son sus rasgos que hacen posible su caracterización estructural, es una tarea que ha sido emprendida por diversos autores partiendo de diversas perspectivas y áreas de conocimiento; sin embargo, no parece existir aun un acuerdo a la hora de delimitar cuales son estos rasgos caracterizadores 22 .

Es claro que la etimología de la palabra, que nos informa acerca del origen del término y no acerca de su uso, poco ayuda en la faena esbozar un concepto del término “deporte”; de igual manera, es realmente poco lo que se avanza recurriendo a las definiciones “lexicográficas” propias de un diccionario; y ciertamente tampoco sirve de mucho echar mano a una “definición estipulativa” como si se tratare de un término nuevo recientemente introducido que carece de significado anterior.

Así,

pues, lo

que

se

precisa es la determinación de una “definición

aclaratoria” basada en el análisis de las propiedades relevantes del término 23 .

21 La mayoría de los autores nacionales han recogido la explicación de ORTEGA Y GASSET, sin que podamos precisar si ello ha sido por convencimiento o por desconocimiento de la versión dada por ADAM a la que ninguno alude. Ver BREBBIA, Roberto H.; La responsabilidad en los accidentes deportivos, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1962, p. 7; JIMENEZ DE ASUA, Luis: Tratado de derecho penal, Losada, Buenos Aires 1961, T. IV, p. 778; MILANTA, Jose A.:

Tratado de derecho deportivo, Aretua, Buenos Aires, 1984, p. 237; BOSSO, Carlos M.: La responsabilidad civil en el deporte y en el espectáculo deportivo, ED. Némesis, Buenos Aires, 1984, p. 5, etc. 22 HERNANDEZ MORENO, Jose: Fundamentos del deporte. Análisis de las estructuras del juego deportivo, Inde públicaciones, Barcelona, 1998, p.13.

Y es que “ni las definiciones estipulativas ni lexicográficas pueden servir para eliminar la vaguedad de un término”. En efecto si bien las “definiciones lexicográficas” nos informan acerca del significado que ya tiene una palabra en su uso ordinario, y por tanto puede predicarse su verdad o falsedad, tales definiciones resultan insuficientes para decidir en todos los casos (en efecto si la información que nos brindaran fuera suficiente, no habría vaguedad). De su lado, las “definiciones estipulativas” reconocen completa libertar para signar cualquier significado al término en cuestión y por tanto permitirían dar solución a todos los casos que se planteen, pero dado que dependen de una decisión, no pueden resultar verdaderas ni falsas (en efecto, se trataría de propuestas que podrían ser aceptadas o no). De allí que lo que se necesita, es una “definición aclaratoria” que permanezca fiel a uso establecido, pero intente ir mas allá de éste, hasta donde llegue (COPI, Irving M.: Introducción a la lógica, Eudeba, Buenos Aires, 1999, p. 134/139).

23

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En tal sentido uno de los intentos más interesantes es la propuesta formulada por PARLEBAS 24 .

Dicho autor comienza por distinguir entre dos categorías de situaciones motrices que denomina “juegos deportivos” y “casi juegos deportivos”

Así, mientras los “casi juegos deportivos” constituyen situaciones motrices informales y libres, carentes de reglas y de competición 25 , los “juegos deportivos” importan situaciones motrices de competencia y codificadas, de forma tal que cada juego deportivo se define por un sistema de reglas que determina su lógica interna.

De su lado, dentro de la categoría “juegos deportivos”, distingue tres subcategorias, a saber: “juegos deportivos tradicionales”, “casi deportes” y “deportes”.

Los “juegos deportes tradicionales” son juegos deportivos enraizados frecuentemente en una larga tradición cultural, sin que haya sido sancionados por instancias oficiales.

Como en cualquier otro juego deportivo, el sistema de reglas constituye la matriz fundamental de los juegos tradicionales; pero que mientras que en los juegos institucionales (“casi deportes” y “deportes”) existe una instancia central reconocida que ejerce su dirección y fija las reglas, en los juegos tradicionales es la tradición local la que determina sus códigos y rituales, de donde resulta que el sistema de reglas es influido por los grupos que lo ponen en práctica y las regiones en las que se desarrolla.

Es por ello que un mismo juego deportivo puede dar origen a muchas variantes, que pueden convertirse a su vez en nuevos juegos deportivos 26 ; y que incluso, algunos de esos juegos deportivos no estar reconocidos

24 PARBELAS, Pierre: Juegos, deporte y sociedad…, ob. Cit., p.52. En este apartado seguimos, fundamentalmente, al citado autor, quien se esfuerza, precisamente, en “descubrir las características diferenciales que distinguen las prácticas deportivas de otras practicas sociales” (p. 50/53, 105, 112/113, 131/133, 147, 276, 281, 286, y 398). Ello así, sin perjuicio que introduzcamos, en todo momento, las adaptaciones que consideramos pertinentes.

25

V.gr el jogging, los rollers, etc

26 V.gr. los juegos como bochas, tejos, bolos, etc. Son juzgadas por cada comunidad a su manera y con cierta improvisación, siguiendo apenas algunas reglas validas tan solo localmente

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

socialmente en algunas regiones y en otras se ha convertido en verdaderos deportes 27 .

Los “casi deportes” constituyen juegos deportivos que gozan de reconocimiento institucional a nivel local, y que tienden a revestirse de características del “deporte” pero que no han logrado todavía de forma indiscutible el ststus internacional de éste. 28

De tal suerte, el “caso deporte” se sitúa entre el “deporte” entronizado por las instituciones internacionales y el “juego tradicional” que se desarrolla al margen de éstas. Podría decirse, pues, que se trata de juegos deportivos semi-institucionalizados 29

Finalmente los “deportes” son aquellos juegos deportivos, codificados en forma de competición e institucionalizados que han conseguido el status internacional de manera incontestable, principalmente a traes de su presencia en los Juegos Olímpicos o en Mundiales 30

Así pues, el concepto “deporte” obedece a un conjunto de tres rasgos distintivos, todos ellos imprescindibles, de modo tal que la ausencia de uno solo de ellos excluirían la aplicación del término o daría lugar a un uso impropio del mismo.

Situación motriz

Los deportes implican una situación motriz, rasgo éste que se opone a situaciones verbales y/o cognitivas.

27 V.GR. UN JUEGO COMO LA TECA NO ESTA SOCIALMENTE RECONOCIDO EN Francia, pero se ha convertido en deporte nacional en los Estados Unidos con el nombre de béisbol

V.GR. El sumo en Japón o el pato en nuestro pasi, etc. Respecto del pato es interesante señalar que ha sido declarado juego nacional mediante el decreto nacional 17468/1953 (BO 25/09/1953), ADLA, 1953-A, 654), sin embargo tal reconocimiento legal no lo transforma en un autentico deporte ya que, como veremos tal consagración dependiente de su institucionalización a través de un reconocimiento de tipo sociológico en instancias internacionales

28

29 En algunos casos las mismas actividades pueden pertenecer a familias diferentes. Es lo que ocurre con el esquí, la bicicleta de montaña, la natación o el piragüismo, que se practican tanto como casi juegos deportivos improvisados como en forma de deportes consagrados. Aunque la palabra que las designa es idéntica, las practicas son muy distintas

30

V.gr. el fútbol, el tenos, etc.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Por lo tanto, ni el ajedrez, ni el bridge, ni los juegos de dados o cartas, etc., son “deportes” porque les falta la dimensión motriz. 31

Pretender lo contrario, con el argumento de que en ellos se manejan objetos, sería tan ingenio como calificar de situación motriz un intercambio verbal argumentando la indispensable movilización de los órganos de la palabra.

Competición reglada

Los deportes implican, necesariamente, una situación de competición.

Una práctica física, por intensa que fuera, no sería considerada como un deporte sino tuviera inserta en un contexto competitivo.

Si así no fuera, podría entenderse como “deporte” cualquier actividad física, y es claro que un desplazamiento al trote por el campo o un baño junto a la playa no pueden llamarse “deporte”

Institucionalización

Es la propiedad que constituye el elemento crucial para distinguir al deporte de otras prácticas. Al respecto cabe notar la particularidad de que éste rasgo diferencial no remite a una característica de naturaleza motriz, sino que responde a una opción social que se proyecta sobra la realización motriz. Efectivamente, tal institucionalización resulta del reconocimiento de tipo sociológico al deporte resultante de instancias internacionales. La necesidad de que se encuentren presentes los tres rasgos en forma conjunta, se advierte con claridad, si observamos que existen diversas situaciones de naturaleza claramente distinta al deporte que solamente cumplen con dos de tales propiedades:

Así, una situación motriz y de competición reglada, pero sin institucionalización, se daría en los “juegos deportivos tradicionales” 32 De su lado, una situación de competición reglada e institucionalizada, pero sin dimensión motriz, se daría en los “juegos de sociedad” 33

31 SCHOMOISMAN, Mario DOLABJIAN, Diego. Estudios sobre DERECHO Y DEPORTE (con especial referencia al futbol asociación) Tomo 1. Año 2009. Editorial Lerner. Ob. Cit. Pag.: 50.

32

V. gr. Los juegos infantiles, etc.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Finalmente, una situación motriz e institucionalizada, pero sin competición reglada, se daría en los “ritos” 34 Como queda dicho, desde la perspectiva planteada, el término “deporte” alude a los juegos deportivos que implican situaciones motrices, codificados en forma de competición e institucionalizados internacionalmente de manera incontestable. Para finalizar, debemos aludir a la circunstancia de que el reconocimiento de un juego deportivo como un verdadero deporte no es una cuestión inmodificable, sino esencialmente mutable, lo cual explica por el hecho de que como ya vimos- la caracterización de una actividad como deporte dependen de la variable “institucionalización” que remite a un rasgo de tipo sociológico. Así, pueden darse fenómenos de “deportificación”, “desdeportificación” y “redeportificación”:

La “deportificación” es el proceso social de naturaleza selectivo, y especialmente institucional, por el que un “casi juego”, “juego deportivo tradicional” o “casi deporte” alcanza la condición de deporte 35 . Inversamente, “la desdeportificación”, es el proceso por el cual el “deporte” pierde su status institucional, debido a que ya no se ´practica o a que se hace siguiendo reglas no reconocidas por las instancias oficiales 36 . Finalmente, “la redeportificación” es el proceso por el cual un juego deportivo recupera la condición de “deporte” que había perdido, gracias a que las instancias deportivas institucionales vuelven a acoger sus reglas, modificándolas en ocasiones 37 .

3.1.a. EL MARCO NORMATIVO DEL Co.Se.De.Pro. 38 El marco normativo relacionado directamente al Co.Se.De.Pro, y único instrumento que existe en la fecha es el Decreto Provincial 1741/08 del Poder

V. gr. Ajedrez, damas, bridge, scrabel, etc.

35

V.

V.

V.

gr. el Balonmano de once jugadores.

33

34 V. gr. Una peregrinación religiosa, etc.

gr. El fútbol playa.
36

37 gr. los Patines de ruedas, renacieron con los patines en línea.

38 Consejo de Seguridad Deportiva de la Provincia de Córdoba

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Ejecutivo Provincial, el cual dio constitución al mismo 39 . El presente se decretó en el Gobierno del Cr. Juan Schiaretti, con motivo del expte. administrativo 40 N° 0423-032373/2008 - número de stickers: 499581020608. El Organismo de Seguridad (en la actualidad) depende orgánicamente de la Secretaria de Coordinación Operativa dependiente ésta del Ministerio de Seguridad, y está a cargo de un funcionario designado por el Poder Ejecutivo con el rango de Subsecretario de Estado 41 , designado en la actualidad al Abog. Rody Wilson Guerreiro, (entrevistado en el presente trabajo en los capítulos I y II.)

El presente organismo posee distintas instituciones integrantes e invitados 42 , los cuales ya los desarrollamos en el capitulo segundo del presente trabajo. Los miembros serán designados por las instituciones a las que representan, y deberán sesionar por lo menos tres veces al mes, siendo sus decisiones vinculantes 43 Dentro de sus atribuciones se resalta la de elaborar y desarrollar las estrategias a fin de mantener un permanente control sobre el estado, condiciones de uso y funcionamiento de instalaciones deportivas y/o lugares donde se practiquen deportes, disponiendo las medidas que considere aconsejables a la Agencia Córdoba Deportes y/o a las autoridades competentes para la organización de espectáculos deportivos. 44 Dentro de sus atribuciones resaltamos el de disponer, planificar, coordinar, controlar, evaluar y promover en materia de seguridad deportiva. 45 Por último es menester conocer, que a la fecha y de acuerdo a lo dispuesto mediante el artículo N° 5 del citado Decreto, no se ha generado reglamentación alguna, respecto a su funcionamiento.

39 Decreto Pcial 1741 del año 2008, del 25/11/2011 - Públicado Boletín Oficial N° 232 del 09/12/2018 Se anexa al presente como Anexo 6.

Copia de consulta consultada al S.U.A.C., Sistema Único de Atención al Ciudadano

40

http://consultasuac.cba.gov.ar/DisplayTramite.aspx?tipo=tramite&nro=0423-

032373/2008&modo=1 www.cba.gov.ar

Decreto Pcial 1741/08, art. 1 al 2. - BO 09/12/2008 - Provincia de Córdoba

42 Decreto Pcial 1741/08, art. 3. - BO 09/12/2008 - Provincia de Córdoba

43 Decreto Pcial 1741/08, art. 4, 5 y 6. - BO 09/12/2008 - Provincia de Córdoba
44

45 Decreto Pcial 1741/08, art. 9. - BO 09/12/2008 - Provincia de Córdoba

41

Decreto Pcial 1741/08, art. 7. - BO 09/12/2008 - Provincia de Córdoba

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

3.1.b. BREVE RECORRIDO POR LAS NORMAS RELACIONADAS A LOS ESPECTÁCULOS FUTBOLÍSTICOS

El presente apartado proyecta describir y sistematizar el contexto jurídico Nacional y Provincial, en referencia a las normas que protegen el orden de las justas deportivas. De ningún modo pretende analizar jurídicamente las normas, sino brindar un completo pero escueta síntesis de todas las normas relacionadas a la temática planteada.

El Orden de aparición de las citas normativas obedece primariamente al orden jerárquico de subordinación de las mismas 46 , comenzando por las Nacionales, Provinciales, Municipales y luego las Administrativas.

Partiremos de la afirmación de que desde los albores de la Organización nacional existieron diversas normas que, incluso desde la más alta jerarquía constitucional, garantizaron al deporte como actividad lícita y que luego, con el desarrollo normativo posterior, esa actividad lícita paso a ser una actividad promovida, hasta llegar a consagrase en la actualidad como un auténtico derecho fundamental.

La Ley Nacional 18247/69 “Fomento y Desarrollo del Deporte” 47 , fue un verdadero hito su sanción en 1969, ya que constituyó la primera ley nacional destinada al apoyo y promoción integral de las actividades deportivas en general. Previo a ello, el deporte era solo legitimado respecto a la licitud o no de las disciplinas deportivas 48 , en el marco de los delitos que se producían, propios de la disciplina a desarrollar. Como por ejemplo el deporte “boxeo” las lesiones (leves grave, gravísimas o hasta llegar a la muerte del adversario) y que surgen de dicha actividad, eran reconocidas como actividades licitas propias de esa disciplina, por supuesto, mientras ellas se desarrollasen en el contexto de sus reglamentos así preestablecidos por las federaciones constituidas a tal efecto.

46 SCHOMOISMAN, Mario DOLABJIAN, Diego. Estudios sobre DERECHO Y DEPORTE (con

especial referencia al futbol asociación) Interrelación de los diversos sistemas jurídicos, Tomo

1. Año 2009. Editorial Lerner. Ob. Cit. Pag.: 80.

47 Ley 18.247, BO 08/07/1969

48 SCHOMOISMAN, Mario DOLABJIAN, Diego. Estudios sobre DERECHO Y DEPORTE (con

especial referencia al futbol asociación) Interrelación de los diversos sistemas jurídicos, Tomo

1. Año 2009. Editorial Lerner. Ob. Cit. Pag.: 80.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Ésta ley, que luego sería sustituida por la Ley 20.655 del año 1974, implico la manifestación expresa de la consagración del deporte como una actividad, no solamente licita, sino antes bien, claramente apoyada y promovido por el Estado.

En 1972, ser sanciono la Ley 19.628 49 , que estableció un seguro de vida colectivo obligatorio para cubrir los daños que en su integridad física sufran los espectadores de justas deportivas que se realicen en cualquier parte del país.

Ese mismo año, con motivo de la XI Campeonato de futbol por la Copa del Mundial de FIFA que se disputaría en el año 1978, se sanciono la Ley 19.468 por la que el Estado Nacional declaro de Interés Nacional su organización y realización en nuestro país, creando una Comisión nacional de apoyo 50

En 1973, se dictó la Ley 20160 sobre el “estatuto del Jugador de Futbol profesional” 51

En 1974, se dictó la Ley 20596 que instituyo la “Licencia Especial Deportiva” 52 , en virtud de la cual se reconoció a todos los deportistas aficionados que fueran designados para integrar las delegaciones intervinientes en campeonatos regionales selectivos, el derecho de disponer de una licencia especial deportiva en sus obligaciones laborales, tanto en el sector público como el privado, para su reparación yo participación en las mismas, lo cual se hizo extensivo a favor de quienes se desempeñen como dirigentes, directores técnicos y árbitros.

Ese mismo año, se sanciono la Ley 20655 de “Fomento y desarrollo del deporte” 53 , que sustituyó a la anterior Ley 18.247.

Esta norma, que aún se encuentra vigente y constituye el núcleo de la normativa estatal en materia deportiva, reafirmo la consideración del deporte como una actividad claramente apoyada y promovida por el Estado.

49 Ley 19628, BO 17/05/1972
50

Ley 19468, BO 09/02/1972
51

Ley 20160, BO 23/02/1973
52

Ley 20569, BO 05/03/1974
53

Ley 20655, BO 08/04/1974

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En efecto, los principios generales en rededor de los cuales se estructuro el sistema dispusieron que el Estado debía atender al deporte en sus diversas manifestaciones considerado como objeto natural:

- La utilización del deporte como factor educativo coadyuvante a la formación integral del hombre y como recurso para la recreación y esparcimiento de la población;

- La utilización del deporte como factor de la salud física y moral de la población

- El fomento de la práctica de competencia deportiva en procura de alcanzar altos niveles de las mismas, asegurando la jerarquía de las representaciones del deporte argentino a nivel internacional;

- El establecimiento de relaciones armoniosas entre las actividades deportivas aficionadas y profesionales;

- La promoción de una conciencia nacional de los valores de educación física y del deporte y la implementación de las condiciones que permitan al acceso a la práctica de los deportes de todos los habitantes del país y en especial de los niños y los jóvenes, considerando a la recreación como autentico medio de equilibrio y estabilidad social;

- La creación de estructuras estatales de administración, coordinación y apoyo al deporte; y asesoramiento y apoyo al sector privado;

- La coordinación con los organismos públicos y privados, en los programas de capacitación a todos los niveles, en las competencias y el ordenamiento y fiscalización de los recursos referidos al deporte.

En tal sentido, el Estado debía desarrollar su acción orientando, promoviendo, asistiendo, ordenando y fiscalizando las actividades deportivas desarrolladas en el país, debiendo llevar adelante ente otras- las siguientes medidas por intermedio de sus organismos competentes:

- Asegurar la adecuada formación y preparación física y el aprendizaje de los deportes en toda la población, con atención prioritaria en los padres, educadores, niños y jóvenes, fomentando el desarrollo de practicas y competencias deportivas;

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

- Promover la formación de docentes especializados en educación física y de técnicos en deporte;

- Promover la formación de médicos especializados en medicina deportiva y asegurar que la salud de todos aquellos que practiquen deporte sea debidamente tutelada;

- Asegurar que los establecimientos educacionales posean y/o utilicen instalaciones deportivas adecuadas;

- Asegurar el desarrollo de las actividades que peritan la práctica del deporte:

- Promover la formación y mantenimiento de una infraestructura deportiva adecuada y tender hacia una utilización plena de la misma;

- Fomentar la intervención de deportistas en competiciones nacionales e internacionales;

- Promover las competiciones en las distintas especialidades deportivas;

- Estimular la creación de entidades dedicadas a la actividad deportiva para aficionados;

- Exigir que en los planes de desarrollo urbano, se prevea la reserva de espacios adecuados destinados a la práctica del deporte;

- Velar por la seguridad y corrección de los espectáculos deportivos.

Así mismo, en 1974 mediante Ley 20854, se declaró de interés nacional el “VII Campeonato abierto de tenis de la República Argentina” 54

En 1978, en razón de la designación de nuestro país como sede del Mundial de Futbol, se dictó la Ley 21349 55 -modificadas luego mediante Ley 21474 56 - por la que se declaró de interés nacional el “XI Campeonato de Futbol por la Copa Mundial de la FIFA” creándose un organismo especifico denominado “Ente Autárquico Mundial 1978” 57

54 Ley 20854, BO 31/12/1974
55

56 Ley 21474, BO 10/12/1976

Así mismo se dictaron otras normas vinculadas a dicho campeonato: v.grl la ley 21377 por la que se declaró de interés nacional su trasmisión en colores para el exterior (BO 12/08/1976), la Ley 21709 por la que se modificaron los topes vigentes para el valor de entradas a los partidos de futbol (BO 28/12/1977), etc.

57

Ley 21349, BO 12/07/1976

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En 1982, se dictó la Ley 23184 58 que estableció el “Régimen penal y contravencional para reprimir hechos de violencia que se cometan con motivo o en ocasión de espectáculos deportivos” y previó reglas específicas en materia de “Responsabilidad Civil de entidades o asociaciones participantes en los eventos”

En 1990, mediante Ley 23891 59 se dispuso que quienes hubieran obtenido u obtuvieran logrados títulos olímpicos en primer, segundo o tercer puesto (medalla oro, plata o bronce) serían considerados “maestros del deporte”, pudiendo ser convocados por organismos del Estado, clubes y colegios para desarrollar tareas de asesoramiento y promoción del deporte amateurs y resultando beneficiarios de una pensión mensual y vitalicia por sus méritos.

En 1991, se sanciono la Ley 24052 60 por la que se creó la “Comisión Nacional de Automovilismo y Motociclismo Deportivo” encomendándosele la reglamentación de todo lo que haga a este tipo de eventos, poniendo especial atención en lo que se refiere a la seguridad de público, pilotos y participantes, en los escenarios que se utilicen.

En 1993, la Ley 24192 61 modifico la anterior Ley 23184 sobre el régimen penal y contravencional para la prevención y represión de la violencia en espectáculos deportivos y la responsabilidad civil de entidades o asociaciones participantes en los eventos.

En 1996, la Ley 24664 62 reconoció la titularidad del COI (Comité Olímpico Internacional) y del COA (Comité Olímpico Argentino), respetivamente, de los emblemas y de las palabras que en forma inequívoca expresen su actividad en los términos de la Ley 22.362 (de “Marcas y designaciones”).

58 Ley 23184, BO 25/06/1985
59

Ley 23891, BO 31/10/1990
60

Ley 24052, BO 20/01/1992
61

Ley 24192, BO 26/03/1993
62

Ley 24664, BO 26/07/1996

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En 1997, se sanciono la Ley 24819 63 de “Preservación de la lealtad y el juego limpio en el deporte” vinculada al “doping deportivo”; que resultaría luego modificada por la Ley 25387 64 y Ley 25942 65 .

En esa misma materia, posteriormente, se sanciono la ley 26161 66 , por la que se aprobó la “Convención internacional contra el dopaje en el deporte, adoptada en la 33° Reunión de la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)”, del

19/10/2005.

En el año 2000, se dictaron las leyes 25284 67 , la cual instituyo un “Régimen especial de administración de las entidades deportivas con dificultades económicas”, la cual consagra expresamente en el Art. 2, entre sus objetivos “…. Proteger al deporte como derecho social…”; y la ley 25342 68 , disponiendo la obligatoriedad de garantizar la trasmisión televisiva en directo a todo el territorio nacional los encuentros de futbol donde participe la Selección Nacional Argentina, organizado por la FIFA (Federación Internationale de Footbal Association)

En el 2003, se sanciono la Ley 25753 69 , que modifico la Ley 20655 ratificando el deber del Estado en el fomento de la intervención de los deportistas en competiciones nacionales e internacionales y agregando que tales deportistas deberán llevar en la indumentaria deportiva de su equipo la divisa patria.

En el 2005, se sanciono la ley 26061 70 de “Protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes”.

Dicha ley tiene por objeto la protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes que se encuentren el territorio de la República Argentina, para garantizar el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de

63 Ley 24819, BO 26/05/1997

64 Ley 25387, BO 10/01/2001

65 Ley 25942, BO 28/10/2004

66 Ley 26161, BO 28/11/2006
67

Ley 25284, BO 02/08/2000
68

Ley 25342, BO 06/11/2000

69 Ley 25753, BO 11/08/2003

70 Ley 26061, BO 26/10/2005

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

aquellos reconocidos en el ordenamiento jurídico nacional y en los tratados internacionales en los que la Nación sea parte.

Entre sus diversas normas, nos interesa aquí directamente su art. 20, en cuanto dispone específicamente:

“Derecho al deporte y al juego recreativo. Los organismos del Estado con la activa participación de la sociedad deben establecer programas que garanticen el derecho de todas las niñas, niños y adolescentes a la recreación, esparcimiento, juegos recreativos y deportes, debiendo asegurar programas específicos para aquellos con capacidades especiales”.

Y, asimismo, su art. 23, prevé:

“Derecho de libre asociación. Las niñas, niños y adolescentes tiene derecho de asociarse libremente con otras personas, con fines (…) deportivos (…) o de cualquier otra índole, siempre que sean de carácter licito y de conformidad a la legislación vigente…”.

Así, aquí aparece concretamente la consagración legal del deporte como derecho de los niños, ya que venía impuesto específicamente con jerarquía constitucional por la CDN (Convención sobre los Derechos del Niño), a tenor del Art. 75 inc. 22.

En el año 2006, la Ley 26069 71 instituyo un “Programa Deportivo Barrial” con el objeto de fomentar y facilitar las prácticas deportivas a través del apoyo y fortalecimiento de entidades denominadas “Club de Barrio”.

De acuerdo a sus previsiones ciertas entidades deportivas pueden solicitar su registro como “Club e Barrio” para la implementación en su sede de las prácticas deportivas integrantes del programa, con la asignación de los respectivos preparadores físicos, profesores de educación física y entrenadores por parte de autoridad de aplicación, es decir, la Secretaria de Deporte de la Nación.

71 Ley 26069, BO 17/01/2006

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Así también, dichas entidades podrán recibir subsidios para la refacción, ampliación o mantenimiento de la infraestructura deportiva o de las instalaciones complementarias e insumos deportivos.

Por su parte, tales clubes de barrio deberán efectuar inscripciones individuales y de grupos familiares a precios promocionales para favorecer la incorporación de participantes en los planes de deportes.

Y, asimismo, deberán conceder gratuitamente el uso de sus instalaciones para afectarlas a los planes de deportes que la autoridad de aplicación declare de interés a desarrollar en la zona de influencia del club y, de igual modo, si dicha entidad es designada como sede o subsede de olimpiadas, competencias o torneos inter-barriales.

En ese mismo año se sanciono La ley 26206 72 de “Educación Nacional” que concretamente estableció que, entre los fines de los objetivos de la Política educativa nacional, se encuentra:

“Brindar una formación corporal, motriz y deportiva

que favorezca el

desarrollo armónico de todo/as los/as educados/as y su inserción activa en la

sociedad” (Art. 11 inc. r) 73

A principios del 2008, la Ley 26358 74 modifico diversos puntos del “Régimen Penal y Contravencional para la Prevención y Represión de la Violencia en Espectáculos Deportivos” establecidos por la Ley 23184.

Por último, es importante incorporar el decreto Nacional 1466 del año 1997, el cual crea en el ámbito de la Secretaría de Seguridad Interior el Consejo Nacional para la Prevención de la Violencia y la Seguridad en el Fútbol, poseyendo entre algunos de sus objetivos “…Art. 9 inc. b) Recopilar y publicar anualmente los datos sobre la violencia en los espectáculos futbolísticos, así como realizar encuestas y estadísticas sobre la materia., d) Promover e impulsar acciones de prevención y previsión, f) Recomendar a las entidades

72 Ley 26206, BO 28/12/2006

73 Tal pauta fue desarrollada a lo largo de su articulado en previsiones especificas: v.gr Art. 32 inc. e), art. 51 inc. e), art. 56 inc. e), art. 85 inc. f), art. 112 inc. b) y e), art. 123 inc. ñ).

74

Ley 26358, BO 25/03/2008

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

deportivas las incorporación a sus estatutos de normativas sobre seguridad en el Fútbol…”

3.1.c. LA LEY PROVINCIAL 9235 Ley de Seguridad Pública de la Provincia de Córdoba- Y LOS ESPECTACULOS FUTBOLISTICOS. En un sentido general, una política de seguridad pública engloba al conjunto de acciones gubernamentales y sociales que, de alguna manera, inciden o gravitan sobre el conjunto de factores y condiciones sociales, económicas, políticas y culturales que favorecen, apuntalan, consolidan o determinan los conflictos, hechos de violencia y delitos producidos en un determinado contexto social. En este marco, toda política social, cultural, económica, educacional, laboral o deportiva podría considerarse como parte de una política seguridad pública 75 . De hecho, lo es. Y lo es dado que de alguna manera estas proyecciones y acciones generan algún tipo de impacto directo o indirecto sobre la situación de la seguridad pública, en particular, sobre el conjunto de hechos y eventos (conflictos, hechos de violencia y delitos) que vulneran, alteran o generan un notable cercenamiento de dicha situación

A nuestro entender una política de seguridad pública es el conjunto de intervenciones públicas llevadas a cabo por diferentes actores estatales y sociales públicos o privadosa los efectos específicos de abordar y resolver aquellos riesgos y conflictos (concretos o previsibles) de carácter violento y/o delictivo que lesionen los derechos y libertades de las personas en un determinado ámbito espacio-temporal. Se trata, pues, de una política de control de la violencia y el delito, mediante la prevención, conjuración e investigación administrativa de los mismos y/o la persecución penal los responsables de éstos últimos, es decir, de los delitos.

La ley de Seguridad Pública de la Provincia de Córdoba, se sancionó el 04/05/2005, derogando entre otras, la Ley Provincial N° 6701/82 Ley Orgánica Policial de la Policía de la Provincia de Córdoba. Esta última (la Ley N° 6701)

75 Organización de los Estados Americanos - Centro Regional de Conocimientos y Servicios para el Desarrollo en América Latina y el Caribe - Octubre 2005

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

fue la que durante veintitrés años proyecto las políticas de seguridad en la Provincia de Córdoba, donde el único responsable de la planificación, análisis y gestión de la seguridad fue la Policía de la Provincia de Córdoba. A partir de la promulgación de la Ley 9235, la visión política de la Seguridad Pública en la Provincia de Córdoba, planteo un rotundo cambio respecto a al diagnostico, tratamiento y gestión de la seguridad. La citada ley plantea como objetivo primario regular el Sistema de Seguridad pública y las relaciones que surjan de los integrantes de dicho sistema, sumando a las demás autoridades provinciales y la comunidad. 76 Asimismo, establece que la Seguridad Pública estará exclusivamente a cargo del estado Provincial, teniendo por objeto salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como preservar la libertad, el orden y la paz pública, implementando políticas públicas tendientes a asegurar la convivencia y fortalecer la cohesión social, dentro del estado de derecho, posibilitando el goce y pleno ejercicio, por parte de las personas, de las libertades, derechos y garantías constitucionalmente consagrados. 77

El sistema de seguridad pública plantea una serie de divisiones respecto a quienes las integran 78 .

- Están los integrantes:

o

La Policía de la Provincia de Córdoba

o

Servicio Penitenciario de Córdoba

- Y los auxiliares:

o

La Dirección de Defensa Civil;

o

Los Cuerpos de Bomberos y Rescate;

o

Las Juntas de Participación Ciudadana para la Prevención Integral;

o

La Dirección de Prevención de Accidentes de Tránsito;

o

La dependencia encargada de Seguridad Náutica, y

o

La dependencia encargada del control de los prestadores privados de seguridad.

76 Art. 1 de la Ley Provincial N° 9235/05 de la Provincia de Córdoba.

Art. 2 de la Ley Provincial N° 9235/05 de la Provincia de Córdoba. 78 Art. 4 y 5 de la Ley Provincial N° 9235/05 de la Provincia de Córdoba.

77

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Estas dependencias dependerán orgánicamente del Ministerio de Seguridad, debiendo establecer este ultimo los mecanismos de coordinación de funciones entre los citados organismos 79 .

El titulo segundo, plantea la creación de un Plan Estratégico Provincial para la Prevención Integral, el cual será elaborado por el Ministerio Seguridad, el cual tiene como finalidad “…Art. 8 (…) desarrollar una política de estado en prevención, que atienda de manera integral la problemática de la seguridad pública, articulando los esfuerzos de los distintos organismos gubernamentales en el desarrollo de estrategias que tengan como eje la participación ciudadana en la reconstitución de redes comunitarias y que promuevan el desarrollo humano para el logro de una mejor calidad de vida.” Para ello el Ministerio de Seguridad será asistido por un Consejo Interdisciplinario y un consejo asesor integrado por áreas preventivas del la Policía de la Provincia de Córdoba.

Asimismo, plantea que el Poder Ejecutivo deberá establecer la coordinación de los distintos Ministerios, en apoyo al citado Plan Estratégico Integral de Seguridad.

Respecto a los Espectáculos Deportivos, la Ley de Seguridad Pública no plantea algún tratamiento con especificidad para construcción de seguridad dirigida a los espectáculos deportivos, sino que se presume su inclusión, de manera general dentro de las medidas adoptadas en el Plan Estratégico Provincial para la Prevención Integral.

Es menester mencionar, que dentro de los deberes establecidos para la Policía de la Provincia de Córdoba 80 , establece que se deberán adoptar las medidas necesarias para asegurar la normal realización de reuniones públicas, como así también proveer servicio de policía adicional, en los casos y formas que determine la legislación. 81 , deberes que están ligados directamente a la cobertura de seguridad en los espectáculos deportivos.

79 Art. 6 de la Ley Provincial N° 9235/05 de la Provincia de Córdoba.

Art. 23 de la Ley Provincial N° 9235. 81 La legislación que determina la contratación de servicios de policía adicional esta prevista en la Ley Provincial 4982 y sus decretos Reglamentarios 5303/73, 408/07, 141/2012

80

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

3.1.d. CÓDIGO DE FALTAS DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA Ley Provincial N° 8431 (Texto Ordenado mediante Ley Provincial N° 9444)

Evolución histórica:

Daremos inicio al presente punto realizando una breve evolución histórica de la norma en cuestión. Desde la colonización 1492 hasta 1522 aprox., fuerte impronta del Derecho Indiano (impuesto por los colonizadores españoles), establecía que ante la comisión del primer hurto se castigaba con la aplicación de penas de vergüenza pública y pago de las setenas, es decir siete veces el valor del bien hurtado; y en caso de reincidencia, el segundo hurto era penado con pena de vergüenza y años de servicio en las galeras, en tanto la pena capital se reservaba al tercer hurto cometido por la misma persona. En 06 de Julio del año 1573 la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucia, fue fundada Por Jerónimo Luis de Cabrera. A partir de allí se crearon las figuras de autoridades como la de Alguacil Mayor y que cumplía funciones tales como: era el encargado de hacer cumplir las ordenes emanadas de la autoridad política, perseguir los juegos prohibidos y a los delincuentes. Bajo su responsabilidad estaba también la cárcel de la ciudad. También era competencia suya velar por la moral y buenas costumbres 82 .

De acuerdo a la Legislación Hispánica, los Alcaldes Ordinarios ejercían la “función policial”, que consistía en realizar rondas nocturnas. Luego, ésta pasará a ser desempeñada por los Regidores.

Durante el Año 1782, por la real ordenanza de intendentes, se creo los cargos de Alcaldes de Barrio, quienes cumplían funciones policiales y empadronaban a la población.

En el Año 1785, El Virrey Marcos José de Sobremonte dicta una “disposición administrativa” en donde divide la Ciudad en seis cuarteles o

82 ZORRAQUIN BECU, Ricardo; “La organización política argentina en el período hispánico”, Buenos Aires Perrot, Año 1981

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

barrios, cada uno de ellos a cargo de un Alcalde o Comisario y a través de esta disposición se dicta el Primer Instrumento Orgánico de Policía 83 .

Breve reseña del primer instrumento Orgánico de Policía

Cada Comisario debía “celar”: que no se usaren armas prohibidas. Que no se realizaren juegos de azar. Que no se digan blasfemias, ni se usen de los juramentos prohibidos. Que en su barrio no pidan limosna, sino los verdaderos pobres que tengan licencia del gobierno.

Previa aprehensión del delincuente se lo enviaba a la cárcel y se lo ponía a disposición de jueces ordinarios, acompañados por sujetos que presenciaron el delito.

Se aplicaban penas y multas.

Los vecinos debían informar a los Comisarios sobre heridos, muertos y riñas.

No se podía transitar caminando, ni galopar a caballo después de las once de la noche en invierno y de las doce en verano.

Se arrestaban a los vagos.

Se realizaban sumarios en casos de denuncias verbales, entre amos y criados. El Comisario concluía el sumario.

Los Comisarios no tenían facultad para ingerir en la conducta privada de los vecinos, salvo situaciones de escándalo exterior, actuaban de oficio.

Debían prevenir quimeras, robos y escándalos, y en esos casos, aprehenderlos.

Durante el Año 1800, se crea el Juzgado de Policía con el cargo de Juez de Policía, dictándose a posterior el Reglamento Policial que sustituye al de Sobremonte. Este imponía severas penas: Ej: a los que roben por primera vez, cien azotes. Reincidente por tercera vez, pena de muerte.

En el interior de la Provincia, a los patrones de estancia se les da el poder de policía (podían sancionar, azotar y aprehender a los peones y delincuentes)

83 RETAMOZA, Víctor Breve historia de la Policía de Córdoba, Victor R Editor, segunda edición 1983.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En el Año 1821, se sanciona la primera Constitución de La Provincia de Córdoba, en ella aparece el cargo de Gobernador y se crea la Cámara de Representantes. En ese mismo año, el Gobernador ordena llevar un “Registro de Disposiciones a cargo de la policía”, aparecen los términos prevención y represión 84

En el Año 1824, Los Cabildos fueron disueltos, desaparece así esta institución colonial, tan celosa y conservadora de sus funciones. En la Ley de disolución de cabildos establecía “… Art. 7 “En la campaña se administrará la Justicia por Jueces Pedaneos de 1° Instancia, subordinados a los Jueces de Alzada. 85

A partir del Año 1830, durante el Gobierno del General José María Paz, se dicta un nuevo Reglamento Policial, un Reglamento de Campaña y un Reglamento de cárcel, surge la figura del Secretario de Despacho (secretario del Jefe de Policía) y se eleva el número de comisarios a nueve, secundados por un oficial escribiente, encargado de realizar los sumarios 86 .

En el Año 1835, durante el Gobierno de Juan Manuel de Rosas, nuevamente se modifico el Reglamento de Policía, en donde se estableció el control de la correspondencia. Opositores al gobierno, recibían penas de tortura, prisión y exilio. Sumo a la función policial, el control del tránsito, y alumbrado; el control de la licencia de “conchabo” (trabajo), sino era considerado vago y enviado a trabajos forzados, o a la frontera. Toda reunión pública debía contar con autorización policial bajo pena de multa y clausura.

En el Año 1849 Se sanciona el primer reglamento de faltas y durante el año 1856, se crea la Municipalidad de Córdoba, dejando la Policía de cumplir éstas funciones. Así mismo ese año se le otorga a la Policía la función específica de seguridad. Por otra parte durante el Año 1860, mediante Ordenanza del 16 de

84 ESCANES, Ricardo; “Apuntes sobre la Historia de la Policía para Nivel Cadetes, Suboficiales y Agentes”

85

Los Jueces Pedáneos Cumplían simultáneamente funciones judiciales y policiales

86 BISCHOFF, Efraín - Historia de la Provincia de Córdoba, Año 1977

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Noviembre se crea “la Ley Orgánica”, disponiendo el organigrama policial de la siguiente manera 87 :

Subinspector o Subintendente de Policía (Jefe).

Teniente Alcalde (Subjefe).

Comisarios.

Subcomisarios.

Oficiales Escribientes (encargados de elaborar sumarios, informes y otros escritos).

Capitanes.

Tenientes.

Suboficiales: Sargentos, Cabos, Soldados de Policía y Vigilantes.

En el Año 1871 El Gobierno de la Provincia de Córdoba, mediante decreto, declara a la Policía como Institución.

Durante los Años 1888 al 1890, se sanciona la Ley Nº 1208, siendo esta la primera sistematización orgánica de las disposiciones contravencionales en nuestra Provincia. Se declara leyes de la provincia a los “Edictos de Policía”.

A partir del año 1893, se aprueba un nuevo reglamento interno para la Policía, se dicta la “primer orden del día” (se publicaban leyes, decretos, reglamentos, órdenes y disposiciones que atañen a la fuerza).

Con fecha 14 de marzo de 1914 se dicta un nuevo Reglamento General de Policía, mediante el cual, se establece que “La Policía no debía tener otra misión que la de regular el buen orden en las relaciones públicas con los habitantes y se la designa como una fuerza civil armada”.

En el año 1944, mediante Orden del Día 4414, se estableció, el compendio de Edictos Policiales y Reglas de Procedimiento en Materia de Contravenciones Policiales. El 20 de Noviembre de 1949, se unifica la función policial en capital e interior

87 RETAMOZA, Víctor Breve historia de la Policía de Córdoba, Víctor R Editor, segunda edición - Año 1983

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En el año 1952, por Orden del Día Nº 725 del 10 de marzo de 1952 se llevaba a conocimiento del personal policial que: “… a partir de la cero (0) hora del dia 24 de marzo de 1952 entra en vigencia EL CODIGO DE FALTAS…” Este Código, con algunas variantes, estuvo vigente hasta que el Decreto Ley 3590 “A”/56, del 24 de abril de 1956, que se sancionó el CODIGO DE FALTAS DE LA REVOLUCION LIBERTADORA, que luego fue modificado por las leyes 4742 y 4785

A partir del año 1975, mediante Ley Nº 5882 se puso en vigencia un Código de Faltas que perduró hasta que, la Ley Nº 6392 publicada el 23 de abril de 1980, instituye el Código que, con 17 reformas, continúa en vigencia hasta el 16 de enero de 1995. En esta fecha comenzó a regir el nuevo Código de Faltas, instituido por la Ley Nº 8431, sancionada el 17 de noviembre de 1994; promulgada el 12 de diciembre y publicada en el Boletín Oficial el 19 de diciembre de 1994.

En el año 2005, se sanciona la Ley Nº 9264, reformando al Código de Faltas de La Provincia De Córdoba, modificándose el artículo 37: “Acciones de instancia privada” y se incorporan los artículos 88 bis y 88 ter: “Actos y expresiones discriminatorias”.

Finalmente en el año 2007, se produjo el ordenamiento actual del Código de Faltas, quedando instituido como “Ley 8431, Código de Faltas Vigentes, Texto Ordenado 2007, mediante Ley 9.444”

En la actualidad, el presente cuerpo normativo regula el régimen de faltas, contravenciones y/o infracciones dentro del ámbito de la Provincia de Córdoba 88 . Establece como autoridad competente para entender en la instrucción y juzgamiento administrativo de las faltas, a las autoridades de la Policía de la Provincia a cargo de Divisiones, Comisarías o Sub-comisarías, Seccionales o de Distrito, con grado no inferior al de Comisario en Capital y al de Subcomisario en el Interior, correspondiente al lugar donde se cometiera la infracción, como asimismo las autoridades de la Dirección de Caza, Pesca y

88 Art. 1 (Ley 8431, Córdoba) “se aplicaran la faltas que este se tipifiquen en la provincia de Córdoba…”

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Actividades Acuáticas u organismos que pudieran remplazarla, y la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Recursos Renovables 89 .

Con respecto a la asistencia letrada, expresa la legislación vigente que no es necesaria, pero sin embargo se podrá solicitar 90 .

Así mismo establece que dentro del plazo de tres días de iniciada la actuación sumarial a causa de presuntas contravenciones, las autoridades administrativas dictarán resolución y notificarán al imputado, haciéndole saber que le asiste el derecho de ocurrir ante el Juez competente. Sin embargo, se tendrán por aceptadas las condenas si los interesados no las rechazaren dentro de las cuarenta y ocho horas de su notificación.

Asimismo, establece la norma actual cordobesa que en caso de que el contraventor permaneciere detenido, cualquier persona podrá solicitar por escrito la apertura de la instancia judicial. Sólo cuando la sanción impuesta por la autoridad administrativa exceda los veinte días de arresto no será ejecutada hasta tanto se eleve en consulta al Juez competente, quien deberá expedirse dentro de los diez días de recibidas las actuaciones 91 . Es decir, que una persona puede estar detenida hasta 19 días sin que la justicia intervenga.

Entrando en la conceptualización del Código de Faltas vigente y sin entrar en disputas jurídicas respeto a la naturaleza del derecho contravencional y a su relación con el delito 92 , definiremos el concepto planteado por Rafael Bielsa 93 que denomina a la contravenciones como delitos administrativos o derecho

89 Art. 94 (Ley 8431, Córdoba) “Para conocer y juzgar las faltas cometidas en el territorio de la Provincia, serán competentes: 1) Para la instrucción y juzgamiento administrativo de las faltas previstas en los Títulos I, II y IV del Libro II de este Código, las autoridades de la Policía de la provincia a cargo de Divisiones, Comisarías o Subcomisarías, Seccionales o de Distrito, con grado no inferior al de Comisario en Capital y al de Subcomisario en el interior, correspondiente al lugar donde se cometiera la infracción.

90 Art. 15 (Ley 8431, Córdoba) “La asistencia letrada del presunto contraventor no será necesaria en ninguna etapa del proceso. Sin embargo podrá proponer defensor de confianza o pedir que se le asigne uno de oficio…”

Art. 99 (Ley 8431, Córdoba) “La sanción impuesta por autoridad administrativa y aceptada por el infractor que exceda de los veinte (20) días de arresto, inhabilitación, clausura o el importe equivalente a sesenta unidades de multa, no será ejecutada hasta tanto no se eleve en consulta al Juez competente, quien deberá expedirse dentro de los diez días de recibidas las respectivas actuaciones, pudiendo revocarla si aquella no se ajusta a derecho”.

92 NUÑEZ Ricardo, GOLDSCHMIDT James, Schmidt EBERHARD, Código de Faltas Comentado Dr. JULIANO Mario y Dr. ETCHICHURY Javier, Pag. 33 y ss. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

93 BIELSA, Rafael, Estudios de Derecho Público, Pag 325. Buenos Aires, Año 1950

91

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

penal de policía, se decía que la diferencia entre delitos y contravenciones es

ontológica, y que tanto faltas y delitos no pueden ser asimilados como cosas iguales en sustancia. Del mismo modo el penalista Ricardo NÚÑEZ sostiene lo que él denomina la “Teoría Toscana”, estableciendo una naturaleza diferente entre delitos y contravenciones. Al castigar delitos se protegen derechos de las personas, afirma NUÑEZ; en cambio en el casod e las contravenciones se tutela el cumplimento de las leyes reguladoras de la actividad del gobierno, como poder administrador del Estado 94 . Esta cita confirma que delitos y contravenciones comparten una naturaleza penal, solo que se refieren a materias no incluidas en el código dictado en el Congreso de la Nación. Entre ellas, Núñez, enumera: Organización de sus Poderes y del Régimen Municipal, lo Tributario, el Poder de Policía en Seguridad, Salubridad y Moralidad, o bien en cuestiones de Urbanismo y Planeamiento. A partir de estos conceptos, avanzaremos sobre la normativa contravencional que posee la Provincia de Córdoba.

El código de Faltas de la Provincia de Córdoba, fue sancionado por la Legislatura provincial en el mes noviembre de 1994, mediante la Ley Nº 8.431, y entró en vigencia un mes después de su publicación en el Boletín Oficial de la provincia, el día 19 de febrero de 1995. En el año 2005, se sanciona la Ley Nº 9264, reformando al Código de Faltas de La Provincia De Córdoba, modificándose el artículo 37: “Acciones de instancia privada” y se incorporan los artículos 88 bis y 88 ter: “Actos y expresiones discriminatorias”. Finalmente en el año 2007, se produjo el ordenamiento actual del Código de Faltas, quedando instituido como “Ley 8431, Código de Faltas Vigentes, Texto Ordenado 2007, mediante Ley 9.444”

Análisis al Articulado del Código de Faltas Vigentes Ley 8431 T.O. 9444 relacionado a la Justas Deportivas.

Ámbito de aplicación

94 Ricardo NUÑEZ, La cuestión de los delitos y contravenciones. Su base constitucional, Colección Opusculo de Derecho Penal y Criminología, vol. 6, Pag 34. Edit. Marcos Lerner, Córdoba, Año 1985

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

ARTICULO 1º.- ESTE Código se aplicará a las faltas que en él se tipifican y que sean cometidas en el territorio de la Provincia de Córdoba. Análisis:

Se aplica el “principio territorial” básico expresado en el primer supuesto del inicio 1º del Código Penal. En consecuencia, queda excluida la aplicación del Código de Faltas a toda contravención cometida fuera del territorio de la provincia de Córdoba, aunque haya sido constatada dentro de ésta 95 . Así mismo es menester establecer que los efectos de las sanciones también corren

la misma suerte, respeto al ámbito espacial.

Esta salvedad se plantea en virtud que el presente código posee dentro de sus sanciones 96 una que se aplica exclusivamente en el Titulo II, Capítulo II,

Alteraciones al Orden de las Justas Deportivas, y que se encuentra definida en

el art. 35 (que ya desarrollaremos más adelante) y que la misma está ligada

directamente al calendario deportivo, y que en una gran medida los torneos (en su gran mayoría futbol) son interprovinciales y/o nacionales, presentándose el

supuesto de equipos y/o delegaciones deportivas que desarrollan sus actividades deportivas fuera de la provincia de Córdoba, y simpatizantes con

intenciones de viajar a estadios de otras provincias, y aquí es donde el Juez interviniente en al ámbito contravencional 97 , tiene límites respecto a los efectos

y cumplimiento de la sanción de prohibición de concurrencia, no pudiendo

establecer la interdicción en estadios que no estén en el ámbito del aplicación del presente código (provincia de Córdoba). Exhorto, debe primar el principio de territorialidad, el cual implica que la ley solo tendrá sus efectos en el ámbito

territorial de la jurisdicción en que la misma ha sido sancionada. Causas de Inimputabilidad y de justificación ARTICULO 6º.- Las faltas no serán punibles en los siguientes casos:

1) En los previstos por el artículo 34 del Código Penal; 2) En los casos de tentativa, salvo disposición en contrario, y 3) Cuando sean cometidos por menores que no tuvieren dieciséis años cumplidos a la fecha de comisión del hecho.

95 VERA BARROS, Tomas, Código de Faltas Comentado - Pag. 25, Editorial Lerner - Año

2006

96 Artículo 17, Ley 8.431, Código de Faltas Vigente texto ordenado por Ley 9.444 97 Artículo 114, Ley 8.431, Código de Faltas Vigente texto ordenado por Ley 9.444

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En este caso la autoridad policial deberá remitir los antecedentes al tribunal de menores que corresponda. Análisis:

Esta disposición señala en sus tres incisos, los casos que pueden presentarse respecto a faltas cometidas o excepcionalmente intentadas pero no punibles. La indicación de situaciones no punibles por causa de inimputabilidad o de justificación remite a la pate general del Código Penal, específicamente al artículo 34, y a cualquier caso de tentativa acabada (artículo 42 del Código penal), quedando abarcado el concepto de delito imposible. El inciso 1° remite al artículo 34 del CP que regula en general la faz negativa de la punibilidad, o sea, los casos en que habiéndose realizado el tipo, no corresponde aplicar la pena. La apreciación es diferente según se trate de faltas realizadas por inimputables o realizadas por quien actuó justificadamente 98 . Coincido con la definición de la presente ley: al derecho contravencional deben aplicarse las mismas causales de inimputabilidad, justificación y eximentes de responsabilidad que se aplican al derecho penal propiamente dicho. Este abordaje es análogo sobre su par de la provincia de Buenos Aires, donde tampoco son punibles las faltas cometidas bajo cualquiera de los supuestos contemplados por el artículo 34 del CP, salvo que hubiesen sido cometidas en estado de ebriedad o de intoxicación por alcaloides o narcóticos 99 , lo cual supone un regreso a la perimidas (obsoleta) teoría de la versari in re illicita (quien quiere la causa, quiere los efectos) y de la actio libera in causa (el agente debe responder por la conducción de su propia vida) 100 El inciso 2° del Código de faltas dispone que no será punible el sujeto que quiso cometer la falta pero quedo en tentativa. En palabras del artículo 42 del CP, es el que, con el fin de cometer una falta determinada, comienza su ejecución pero no la consuma pro circunstancias ajenas a su voluntad. Se trata de una contravención frustrada. La única exención que se contempla la

98 VERA BARROS, Tomas, Código de Faltas Comentado - Pag. 29, Editorial Lerner - Año

2006

99 Articulo 19.- No son punibles a.- Los comprendidos en el art. 34 del Código Penal salvo los que cometan contravenciones en estado de ebriedad o de intoxicación por alcaloides o narcóticos…” 100 Mario Juliano y Javier Etchichurry, 2009:82

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

punibilidad de actos tentados lo es en el de la operaciones de cambio (Articulo 92 - Títulos, Letras, Bonos. Operaciones de cambio) Finalmente en el último de los incisos, la ley establece en 16 años la edad límite de imputabilidad, por los que las personas que tengan menos de esa edad serán lisa y llanamente inimputables y no podrán ser alcanzados por las consecuencias del código contravencional, independientemente de que se haya verificado la conducta típica. Respecto al capítulo II de libro II, en las alternaciones al Orden de las Justas deportivas, verificaremos más adelante que en el análisis del articulo 56 (elementos Peligrosos) en el último de sus supuestos “…o elementos peligrosos que pudieren causar daño a terceros en el ámbito determinado en el artículo 54….”, un número importante de procedimiento policiales, al momento de tipificar la conducta incurren, en grado tentativa. De igual modo ampliaremos y analizaremos esta situación más adelante.

Penas principales, accesorias y sustitutivas. ARTICULO 17º.- LAS penas principales que se establecen en el presente Código son las siguientes: MULTA Y ARRESTO. Se prevén como accesorias las penas de: INHABILITACIÓN, CLAUSURA Y DECOMISO. La PROHIBICIÓN DE CONCURRENCIA, será considerada como pena accesoria, para ser aplicada en el Capítulo Segundo Alteraciones al orden en justa deportiva- del Título II. Se establecen como penas sustitutivas: LAS INSTRUCCIONES ESPECIALES Análisis:

Primariamente reconozcamos que la norma antecesora a la presente Ley 6392/80, solo preveía las penas de multa y arresto y el decomiso de bienes, cuando así correspondiere. Retornando a al análisis del presente artículo, se establece en el primer párrafo dos especies de penas principales, la multa y el arresto. Según el orden en que se indican la multa es más grave que el arresto, conforme la definición que surge del segundo párrafo del artículo 12 “Concurso de Faltas”.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

Igual criterio se sigue con las penas accesorias, en que la más grave es la inhabilitación, le sigue la clausura, y luego el decomiso como de menor gravedad 101 . La prohibición de concurrencia es una pena accesoria (conjunta o alternativa) dispuesta para cierta clase de faltas: las relacionadas con las alteraciones al orden en justas deportivas, partidos o espectáculos deportivos. Las instrucciones especiales, están establecidas y desarrolladas en los artículos 36 y 37, siendo estas las penas sustitutivas, es decir que el juez puede aplicarlas reemplazando total o parcialmente las penas de arresto o multa, y únicamente estas. Importante es poder significar, que la Prohibición de concurrencia, como pena accesoria a aplicarse en las faltas tipificadas que la prevén, dentro del Título II, Capitulo II (alteración es al Orden de las Justas deportivas), es accesoria conllevando a que la misma debe ir acompañada de una principal (multa o arresto), no pudiendo ser reemplazada ni sustituida por ningún otra figura condenatoria. A esta pena accesoria Esto se contrapone con una de las penas sustitutivas, definida en el artículo 36 en donde encontramos las siguientes instrucciones especiales:

a) Asistencia a un curso educativo

b) Cumplimiento del tratamiento terapéutico que se disponga previo informe medico

c) Trabajo comunitario

d) Prohibición de concurrencia a determinados lugares

De aquí se desprende que en nuestro código penal existen dos tipos de condenas al referirse a la prohibición de concurrencia:

1)

La Prohibición de concurrencia que se aplicara a los espectáculos deportivos y que nace del articulo 17 como pena accesoria.

2)

La Prohibición de concurrencia a determinados lugares, como instrucción especial, donde el juzgador podrá interponer la interdicción a sitios, sin clasificación expresa, pudiéndose interponer en: boliches bailables, shoppings, bares, pubs, etc. Medida de esta

101 VERA BARROS, Tomas, Código de Faltas Comentado - Pag. 44, Editorial Lerner - Año

2006

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

naturaleza, limitadas en tiempo (expresando la cantidad de días), (aporta las teorías criticas del citado cuerpo normativo) puede contribuir al mantenimiento de la paz social bajo determinadas circunstancias, lo que en definitiva debería ser el fin último del derecho 102

Prohibición de concurrencia ARTÍCULO 35º.- LA prohibición de concurrencia consistirá en la interdicción impuesta al contraventor para asistir a tantas fechas del torneo al que corresponda el partido, durante el cual se cometió la infracción. Si el torneo finalizara sin que se hubiera agotado la pena impuesta, el resto deberá cumplirse inmediatamente a partir de la primera fecha que se dispute de un torneo en que participe el club que contendía en aquel evento. Si el partido, durante el cual se cometió la contravención, no formara parte de un torneo la pena se aplicará prohibiendo la concurrencia a los partidos que se determinen. La interdicción deberá cumplirse en la dependencia policial que fije la sentencia, los días y durante el horario en que se desarrolle las fechas del evento deportivo. Análisis:

Esta pena accesoria consiste en la prohibición al contraventor para asistir, o sea para presenciar el espectáculos deportivos. La cantidad se fija en fechas del calendario deportivo, es decir, no podrá asistir al espectáculo en los días del partido y durante el mismo. Pero la medida se ha de tomar solamente para aquellos partidos del torneo dentro del cual cometió la infracción. Aquí se excluye los casos que el equipo deportivo este desarrollando dos torneos paralelos, solo le cabria al cual donde cometió la infracción. Es importante la determinación precisa del club (fútbol, rugby, básquet, etc.) que participó en el partido en que se cometió la infracción, pues en caso de que la pena no haya sido totalmente cumplida durante el torneo, deberá continuarse su cumplimiento, hasta agotar dicha pena, a partir de la primera fecha en que se disputase el siguiente torneo en el cual participe aquel club. No siendo posible esta solución, la autoridad de aplicación deberá determinar a cuales partidos se

102 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 82. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

prohibirá la concurrencia. Este párrafo del artículo pretende dar soluciones prácticas al momento de confeccionar la resolución condenatoria, respecto al paralelismo entre la condena y el calendario deportivo, ya que estas proyecciones, dependen exclusivamente de la autoridad deportiva, pudiendo estas variar las localías y/o estadios, previendo posibles indefiniciones al momento de establecer la presente resolución condenatoria.

A los efectos de asegurar el cumplimiento de esta interdicción, el

infractor condenado (ya con sentencia firme) deberá hacerse presente y permanecer en la dependencia policial que señala la sentencia, por todo el tiempo en que dure cada partido objeto de la prohibición. En dicha dependencia se registrará la presencia del infractor como forma de acreditar el cumplimiento

y se informará al juez que impuso la pena. Es importante resaltar que el

presente artículo, pretende que la interdicción se cumpla en dependencia policial, pero por ello no se presume que lo haga alojando en recintos carcelarios ni contravencionales, ya que de acuerdo a nuestra interpretación el

condenado, ya cumplió con alguna de las penas principales (multa y/o arresto)

a la cual acompaño la prohibición de concurrencia. Es por ello que se deberá

hacer efectiva en algún sector público de la dependencia policial que se habilite a tal fin.

Es pertinente dar fundamento a esta interpretación, la Dra. Mónica Pinto

de profesora de la UBA afirma que el principio pro homine contiene un criterio

hermenéutico que informa todo el derecho de los derechos humanos, en virtud del cual se debe acudir a la norma más amplia, o a la interpretación más

extensiva, cuando se trata de reconocer derechos protegidos e, inversamente,

a la norma o a la interpretación más restringida cuando se trata de establecer

restricciones permanentes al ejercicio de los derechos o su suspensión extraordinaria. Este principio coincide con el rasgo fundamental del derecho de los derechos humanos, esto es, estar siempre a favor del hombre. La autora agrega que “Esta pauta se encuentra consagrada positivamente. Así, en general, los instrumentos internacionales de derechos humanos establecen que ninguna de sus disposiciones autoriza a limitar los derechos protegidos en mayor medida de la prevista, a limitar el goce y ejercicio de cualquier otro derecho o libertad que pueda estar reconocido en otra norma internacional o interna en vigor, ni a excluir o limitar el efecto que

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

puedan producir la normas consuetudinarias en materia de derechos humanos

(vg. art. 5 PIDCP; art. 29 CADH) art. 5 (PIDESC) art. 1.1 Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes: art. 41 Convención sobre los Derechos del Niño). 103

A continuación es importante analizar el supuesto de incumplimiento de la

presente sanción:

El primer supuesto se plantea si la persona condenada, no concurre a la dependencia policial a hacer efectivo cumplimiento con la prohibición de concurrencia y el segundo supuesto es que no solo que no se presenta en la dependencia policial, sino que concurre al evento deportivo a la cual posee la interdicción. En ambos casos, podríamos adelantarnos que la conducta delictual tipificaría una desobediencia a la autoridad. Para ello analizaremos brevemente esta figura típica 104 . La resistencia contra la autoridad o desobediencia a la autoridad es un

delito que consiste en resistir o desobeder la orden de un funcionario público en ejercicio de sus funciones. El bien jurídico protegido es la administración pública. Es decir, la sanción del delito tiene como fin garantizar la obediencia de los ciudadanos al poder coactivo del Estado. La acción penalmente sancionada consiste en desobedecer o resistir. En

el primer caso, la desobediencia, se trata de una omisión, que se concreta

tanto es

simplemente

indispensable que exista esa orden. En el segundo caso, la resistencia, requiere una acción, mediante la cual una persona intenta evitar que otra realice determinada acción, en este caso, la acción que ordena un funcionario público, en ejercicio de sus funciones. Pero además, para que el delito penal se configure, es necesario que exista una orden (un pedido no alcanza), que sea un funcionario público el que

con

la falta de acatamiento a

una orden; por

lo

103 PINTO Mónica, El principio pro homine. Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos en "La aplicación de los Tratados sobre Derechos Humanos por los tribunales locales", Cels. Editores del Puerto, 2004, pág. 163.

104 Articulo 239 y ss. del Código Penal Argentino

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

imparta la orden, y que esa orden haya sido impartida en ejercicio de sus funciones. En algunas legislaciones, cuando existe un delito cometido in fraganti, el derecho penal asimila a un funcionario público a la persona que intenta detener al delincuente. Por lo tanto, la resistencia o desobediencia de este, tipifica también el delito de resistencia contra la autoridad. Se trata de un delito intencional, sin que exista la modalidad culposa o por negligencia del mismo. Se trata de un delito excarcelable, pues tiene una pena mínima asignada de 15 días de prisión. Su pena máxima es de un año de prisión. El delito se distingue y suele ser agrupado en el mismo género del de atentado contra la autoridad, que suele castigarse con una pena levemente más grave, y que se produce cuando una persona utiliza la intimidación o la fuerza contra un funcionario público, para obligarlo a realizar un acto propio de sus funciones 105 . Se consideran formas atenuadas de la resistencia a la autoridad, la perturbación del orden en las sesiones de los cuerpos legislativos y judiciales, o en los lugares donde un funcionario público este ejerciendo sus funciones 106 . También suele ser sancionado como forma atenuada, la obstrucción de las tareas de un funcionario público, cuando no llegare a encuadrar en una desobediencia abierta. Otra forma atenuada de resistencia a la autoridad, es la falta de comparecencia de un testigo o un perito, cuando hubieran sido debidamente citados por un juez 107 . Ahora analizaremos nuevamente los supuestos de la Prohibición de concurrencia. El primer supuesto no configuraría una plena desobediencia a la autoridad, en virtud que la especie de la condena establece la no prohibición al espectáculo deportivo, y en la medida que el condenado se limite a no concurrir al evento, no estaríamos ante un delito de desobediencia a la autoridad. Estaríamos omitiendo una simple forma de hacer efectiva la misma, pero en definitiva cumplido con el objetivo final de la norma, siendo la no asistencia al evento.

105 Artículo 237 del Código Penal Argentino

Artículo 241 del Código Penal Argentino 107 Artículo 243 del Código Penal Argentino

106

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

En el segundo supuesto, donde el condenado se lo individualiza dentro del estadio u ingresado al mismo, donde particularmente gravaba la condena accesoria, incurriría en una desobediencia a la autoridad, en virtud de encuadrar en el objetivo final de la condena de prohibición de concurrencia. Está de más decir, que la condena tiene que estar en condición de firme, para que la misma sea efectiva. La corriente crítica del presente cuerpo normativo, coincide con el sentido de esta clase de sanción, mínimamente restrictivas de los derechos individuales, pero altamente contributiva para disminuir los niveles de violencia en los estadios, comportamientos fuertemente lesivos de bienes y derechos de terceros 108 .

Escándalos y molestias a terceros ARTICULO 53º.- SERAN sancionados con multa de hasta diez Unidades de Multa (10 UM) o arresto hasta veinte (20) días, los que profirieren gritos, hicieren ruidos o utilizaren otros medios capaces, conforme a las circunstancias, de causar escándalo o molestias a terceros. Si dichos hechos tuvieren lugar en ocasión de reuniones, justas deportivas o espectáculos públicos de cualquier naturaleza, la pena será únicamente de arresto hasta treinta (30) días. Análisis:

En primera instancia, se enuncia que de acuerdo al artículo 38 inc. 2, la promoción del presente artículo es de instancia privada, lo cual supone la denuncia previa del damnificado para poder proceder. El Bien jurídicamente protegido está encaminado a la tranquilidad pública que puede verse afectada por desórdenes que afectan a los que están próximos de una situación escandalosa. Especialmente se tutela la decencia, el decoro y la moderación como un derecho de cualquier en la sociedad, y el sosiego o calma de cualquier tercero puede ser violentado por quienes causan escándalo. El tipo objetivo se realiza mediante conductas injustificadas o sin un motivo serio, capaces conforme a la circunstancias concretas de escandalizar o

108 Mario Juliano y Javier Etchichurry, 2009:143

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

molestar a terceros. Los medios escandalosos o molestos para terceros están enunciados en los dos primeros casos, de manera expresa:

a) Proliferar gritos: articular voces de alto nivel sonoro, tengan o no significado, de tal manera que por su volumen puedan causar molestias a terceros

b) Hacer ruidos: producir sonidos de cualquier índole que al igual que el punto anterior, logre causar molestias a terceros

c) Utilizar otros medios capaces de causar escándalo o molestias a

terceros En todos los casos, debe ser conforme a circunstancias, es decir teniendo en cuenta día, hora y lugar en que ello ocurra. El segundo párrafo de la figura contiene un tipo especial, en donde si los gritos y/o ruidos molestos o escandalosos se han de realizar en ocasión de reuniones, justas deportivas, o espectáculos públicos, la pena se atenúa a 30 días de arresto. Cuando planteo que se atenúa, es en virtud que este último

párrafo desplaza a la pena más gravosa como lo es la multa (artículo 12- Concurso de faltas) dejando únicamente al arresto.

Ámbito de aplicación. ARTÍCULO 54º.- EL presente capítulo se aplicará a las contravenciones que se cometieren con motivo u ocasión de un espectáculo deportivo, en estadios de concurrencia pública, ya sea durante, inmediatamente antes o después del mismo. Análisis:

La presente disposición abre el capítulo destinado a reprimir las alteraciones al orden en justas deportivas, lo cual consideramos un fin político criminal apropiado, como una herramienta más para responder a la diversidad manifestaciones de la violencia en el deporte. Este tipo contravencional que en realidad es meramente enunciativo- define los ámbitos de aplicación de la ley: Oportunidad (con motivo u ocasión de un espectáculo deportivo), espacial (en estadios de concurrencia pública) y temporal (durante inmediatamente antes o después del espectáculo). La definición del ámbito temporal de aplicación resulta un tanto imprecisa. En efecto: inmediatamente antes y después plantea problemas para

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

su determinación. Puede tratarse de 10 minutos media hora o una hora antes o después. Hubiera sido mas conveniente la modalidad adoptada en el Articulo 58, que fija límites precisos en lo temporal 109 . Espectáculos Deportivos ARTÍCULO 55º.- SERÁN sancionados con arresto de hasta veinte (20) días y prohibición de concurrencia a espectáculos deportivos hasta diez (10) fechas, los que:

1) Turbaren el normal desenvolvimiento de un partido o justa deportiva; 2) Perturbaren el orden de las filas para la adquisición de entradas, ingreso o egreso del lugar donde se desarrollare el partido o justa deportiva o no respetaren el vallado perimetral para el control; 3) Ingresaren sin estar autorizados al campo de juego, vestuario, o cualquier otro lugar reservado a los participantes del espectáculo deportivo; 4) Arrojaren líquidos, papeles encendidos, sustancias u objetos que pudieren causar molestias a terceros, o entorpecieren el normal desarrollo del espectáculo deportivo; 5) Realizaren cualquier otra actividad que pudiera generar daño o peligro para la integridad de terceros, o que por cualquier medio creare el peligro de una aglomeración o avalancha; 6) Pretendieren por cualquier medio acceder a un sector diferente al que les corresponda, conforme a la índole de la entrada adquirida, o ingresaren a un lugar distinto al que le fuera determinado por la organización del evento o autoridad pública competente, salvo autorización; 7) Con el propósito de provocar a los simpatizantes del equipo contrario, llevasen consigo o exhibieren banderas o trofeos de clubes que correspondan a otra divisa, o quienes con igual fin resguardaren estos elementos en un estadio o permitieren hacerlo; 8) Mediante carteles, megáfonos, altavoces, emisoras o cualquier otro medio de difusión masiva, incitaren a la violencia, y

109 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 180. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

9) Siendo deportista, dirigente, periodista, protagonista u organizador de un evento deportivo, que con sus expresiones, ademanes o procederes, ocasionaren alteraciones en el orden público o incitaren a ello. Análisis:

Como primera cuestión debe señalarse la mejor técnica legislativa adoptada por el codificador en este caso, al describir una serie de conductas reprimibles, de modo de reducir la vaguedad que habitualmente afecta al derecho contravencional en general. No obstante ello cabe señalar que algunos incisos se superponen con otros. Así, por ejemplo, el inicio 1) puede abarcar a los supuestos contenidos en los incisos 3), 4), 5), 8) o 9). También resulta cuestionable la posible superposición del Art. 53 último párrafo-, respeto a las molestias a terceros en espectáculos deportivos. A pesar de su mayor detalle, la redacción de esta norma continúa siendo excesivamente amplia. Ello permite una aplicación excesiva capaz de incluir conductas cuya lesividad exigida por el Art, 19 de la CN 110 - resulta difícil de sostener. En otras palabras no se alcanza a percibir cual es la lesión o puesta en peligro, concreta y efectiva, prevista por alguna de los supuestos. Relacionado con el primero de ellos el inciso 1)- es preciso definir el verbo típico a los fines de evitar extralimitaciones punitivas, toda vez que las justas deportivas en general y particularmente algunos deportes- se caracterizan por exteriorizaciones del público que forman parte del folclore mismo de la actividad. En ese sentido, turbar supone alterar o conmover el estado o curso natural de una cosa y tal como venimos diciendo, dicha turbación debe tener una determinada entidad, que exceda la mera efusividad de la parcialidades, ya que, como es obvio, ninguna ley puede aspirar a estadios silenciosos y acartonados. El segundo de los incisos se refiere al supuesto de perturban el orden de las filas. En la misma tarea hermenéutica, tenemos que perturbar debe suponer el orden y concierto de las cosas o su quietud o sosiego, insistiendo siempre en que estas conductas deben tener una idoneidad suficiente para lesionar o poner en peligro, cierto y concreto, el bien jurídico tenido en consideración, esto es, el orden en las justas deportivas.

110 Principio de Reserva Penal y de mínima lesividad

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

SI bien los supuestos contemplados 3) y 4) no parecen ofrecer dificultades, advertimos que el inciso 5) sanciona cualquier actividad “pudiera generar […] peligro”. No se requiere entonces la existencia de un riesgo, sino que la Policía puede detener si el peligro puede generarse. No se requiere tampoco que el riesgo sea probable: basta con que sea posible. En cambio, el mismo inciso sí exige riesgo al castigar a quien “creare el peligro de una aglomeración o avalancha”. Aquí el peligro ya debe existir. Los incisos 7), 8) y 9) están orientados a la represión de la incitación a la violencia. Algunos tramos adoptan límites demasiados amplios a la libertad de expresión. El inicio 9), por ejemplo, castiga ademanes. Se trata de gestos, cuyo significado puede ser discutible. Además, no se requiere que el ademan cause violencia, sino que baste con que se trate de una incitación. El principio de legalidad (Articulo 19 de la CN) exige formular precisamente la conducta reprimida. La libertad de expresión, además, debe protegerse, sin regulaciones excesivas. En lugar de restringir expresiones, debería utilizarse reglas de la participación para castigar a quienes intervienen en la generación de la violencia. Esto exigiría, además, distinguir entre “incitar” a la violencia y causarla, dirigirla, ordenarla, ponerla en marcha. Este segundo grupo de conductas posee lesividad y por lo tanto, su sanción puede justificarse. El carácter lesivo de la incitación, en cambio especialmente cuando no se produce violencia, resulta más difícil de establecer. El inciso 7) reprime a quienes permitieren guardar en un estadio banderas o trofeos de otros clubes con el fin de provocar a otros equipos. Esto puede terminan castigando a cualquiera que no impida tal almacenamiento, aunque no tenga el deber de impedirlo. Por ello, debe subrayarse el componente del dolo en esta figura: el fin de provocar a otro grupo de simpatizantes. Si ni existe esta finalidad, el permiso no queda abarcado por esta figura. En cuanto a la pena, si el objetivo es prevenir la violencia en espectáculos deportivos, el medio elegido arresto y prohibición de concurrencia- debe ser proporcional a esa finalidad, y debe haber conexión entre el medios usado y el resultado buscado. Así, por ejemplo, prohibir a alguien a asistir a un evento impide (causalmente) que esa persona ejerza una

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

conducta violenta en el lugar. Pero puede resultar desproporcionada, por ejemplo la prohibición de por vida 111 . Elementos peligrosos. ARTÍCULO 56º.- SERÁN sancionados con multa de hasta diez Unidades de Multa (10 UM) o arresto de hasta diez (10) días y prohibición de concurrencia a espectáculos deportivos hasta cinco (5) fechas los que expendieren, entregaren a cualquier título, utilizaren o tuvieran en su poder, artificios pirotécnicos, sustancias tóxicas o elementos peligrosos que pudieren causar daño a terceros en el ámbito determinado en el artículo 54. Análisis:

La redacción incluye una formula de excesiva vaguedad, como lo son elementos peligrosos 112 . De acuerdo al uso que se le asigne, peligroso puede ser casi cualquier objeto, por lo que hubiese sido preferible una mayor precisión en este tópico. El tipo contravencional no requiere que se haya producido una lesión, ni que el peligro sea inminente o real, por lo que numerosos objetos podrían quedar abarcados en la figura y dar pie a la detención y posterior condena por el órgano de juzgamiento. Vale la pena destacar que se castiga la mera tenencia del elemento, no su utilización. Esta vaguedad afecta el principio constitucional de legalidad (Art. 19 CN). En efecto: resulta difícil saber que objetos serán considerados peligrosos, y por lo tanto, no puede preverse que conducta hay que evitar para no recibir ninguna sanción. La indeterminación favorece la arbitrariedad en la detención y condena por esta falta. La pena de prohibición de asistencia a espectáculos merece el mismo comentario efectuado en el artículo anterior 113 . Así mismo respeto al ámbito espacial y temporal, se remite al Artículo 54 -Ámbito de Aplicación- donde como ya mencionamos, posee preceptos vagos respeto a la escasa especificidad. Tenencia o utilización de bebidas alcohólicas.

111 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 183. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

112 Se trata de una “fórmula muy amplia que incluye cualquier cosa capaz de producir un daño”, según JAIME, Roque Rafael, Código de Faltas comentado, Pag. 81, Año 1995.

113 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 184. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

ARTÍCULO 57.- SERÁN sancionados con arresto de hasta quince (15) días, y prohibición de concurrencia a espectáculos deportivos hasta diez (10) fechas, los que utilizaren o tuvieren en su poder bebidas alcohólicas en el ámbito determinado en el artículo 54. Análisis:

Este tipo contravencional se encuentra orientado a combatir un factor que en opinión del legislador- contribuye a la violencia en el ámbito deportivo. Por ello, sin necesidad que sin se produzca ningún desorden el código sancionó incluso la mera tenencia sin consumo- de una bebida alcohólica. Tampoco se requiere que la persona este en estado de ebriedad escandalosa reprimida por el Articulo 62-. Parece existir una superposición entre la utilización de bebidas alcohólicas -aquí prevista- y su consumo en la vía pública Articulo 61-. La diferencia entre ambos artículos parece ser el ámbito: estadios de concurrencia pública según establece el artículo 54- para este artículo 57, y vía pública, para el artículo 61. Si bien la pena en ambos casos es la misma -hasta quince días de arresto-, el articulo 61 contiene agravantes, mientras que en el artículo 57, el infractor recibirá, como veremos, preferentemente una pena sustitutiva. De modo que para el legislador cordobés es menos grave -para la seguridad y la tranquilidad públicas- consumir en un estadio que en la vía pública 114 . Pueden plantearse dudas, al principio de lesividad (Art. 19 CN), ya el que el daño no se ha ´producido ni existe un riesgo inminente. No ha existido afectación de la seguridad y la tranquilidad públicas los bienes jurídicos tomados en consideración en este Título II-. No se ha dañado la salud de las personas porque no hay embriaguez-. Puede objetarse dada la conducta sancionada en el monto y la especie de la pena prevista. En efecto, la finalidad preventiva podría alcanzarse mediante el decomiso pena accesoria según el Articulo 34- y destrucción de la bebida. Por el contrario la posibilidad de arresto de hasta quince días parece exceder el objetivo de la norma. Tampoco se prevé una pena de multa para el caso. La redacción afecta el principio de razonabilidad (Art. 28 de la CN), ya que no parece haber proporción entre la sanción aplicada y el riego (presunto) que la

114 Resulta paradójico pensar que es más grave, incluso si en esa vía pública no hay nadie, y en el estadio se reúnen miles de personas.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

conducta implica. Tampoco parece claro que arresto contribuya a la no reiteración de al falta, de modio que falta el nexo causal entre el medio usado y el fin perseguido. El consumo de alcohol puede obedecer a razones diversas, y la pena prevista no ayuda a superar aquellas razones que se halla fuera del control del infractor -por ejemplo si se trata de un caso de alcoholismo. Según el Articulo 59, esta contravención recibirá preferentemente una pena sustitutiva trabajo comunitario-. Sin embargo, la existencia de la pena de arresto pone en riesgo la libertad de la persona, sin que resulte obvia la justificación plena de la sanción. La pena sustitutiva elegida, además, no parece útil en los casos de personas afectadas por alcoholismo, como se explica en el análisis del artículo 59 115 . Expendio, entrega o suministro de bebidas alcohólicas. ARTÍCULO 58.- SERÁN sancionados con arresto de hasta veinte (20) días y prohibición de concurrencia a espectáculos deportivos hasta quince (15) fechas, los que suministraren, expendieren o entregaren bebidas alcohólicas en forma estable, ambulante o circunstancial a cualquier título, dentro de un radio de quinientos (500) metros para Córdoba Capital y de doscientos (200) metros para el interior de la Provincia, alrededor del estadio deportivo donde se desarrollare el evento, entre cuatro (4) horas previas a la iniciación y dos (2) horas después de su finalización. Análisis:

Esta contravención al igual que la del artículo 57, intenta prevenir un factor que el legislador consideró importante en la violencia en ámbitos deportivos. Mientras que el Artículo 57 castiga la tenencia de bebidas alcohólicas, este Artículo 58 reprime el paso anterior: la entrega de esa bebida, a título oneroso o gratuito. El legislador ha fijado con límites precisos un ámbito temporal y espacial para la prohibición. Podría objetarse, sin embargo, la razonabilidad de esos límites, aunque ello requeriría aportar pruebas o estudios que demuestren la irrazonabilidad de la clausula. La prohibición resulta quizás demasiado amplia. No se requiere que la bebida sea consumida, ni que el suministro se haga a asistentes al estadio. En otras palabras, no hay una clara visión del daño o riesgo que la conducta

115 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 186. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

prohibida genera. Con esto se afecta al principio de lesividad (Art. 19 CN). En el debate legislativo una legisladora de la oposición destacó que le parecía demasiado abusivo imponer penas de arresto a la entrega de cualquier bebida alcohólica en el ámbito geográfico delimitado. Según la legisladora, esto podía afectar transacciones usuales entre un comerciante y un vecino que viva cerca de algún estadio pero que no concurra al evento 116 . Por ello puede resultar excesiva o desproporcionada- la pena prevista. Tal como se señala en el análisis al artículo 57, aquí bastarían el decomiso y destrucción de la bebida si el fin de la contravención es prevenir la violencia. Esta contravención, al igual que la del Artículo 57 recibe preferentemente una pena sustitutiva. Pero el arresto y la prohibición de concurrencia siguen en el texto, con plena aplicabilidad. También en este caso se puede fundar una objeción en el principio de razonabilidad (Art. 28 de la CN). No parece haber proporción entre la pena fijada y el supuesto daño o riego generado por la conducta reprimida. Existe una superposición parcial con la contravención del Artículo 63. La coincidencia se da en el caso de un encargado, dueño o gerente de un negocio abierto al público que expenda bebidas alcohólicas y a quien ya está en estado de ebriedad. Según el Articulo 58, corresponde un arresto de hasta veinte días siempre que el negocio se halle en el radio fijado por el articulo-. En tanto, según el Articulo 63, la pena puede elevarse hasta cuarenta días de arresto a demás de la clausura pena accesoria del artículo 17. 117 Pena Sustitutiva. ARTÍCULO 59.- EN los casos previstos en los dos artículos precedentes, la Autoridad de Aplicación deberá aplicar preferentemente el trabajo comunitario, previsto como pena sustitutiva en el artículo 36 del presente Código. Análisis:

La redacción de este Artículo, reduce la discrecionalidad de la autoridad de aplicación. En efecto, debe darle preferencia al trabajo comunitario sobre el arresto y la prohibición de concurrencia, penas fijadas en los artículos 57 y 58. En tanto, el artículo 36 deja librada las penas sustitutivas a la opinión del

116 Intervención de la legisladora Beatriz Leyva de Martí; Diario de Sesiones 2003 de la legislatura de Córdoba, Tomo 2, pag. 963.

117 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 187. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

juzgador sobre su conveniencia a la luz de las características del hecho y las condiciones personales del contraventor. Sin embargo, puede criticarse la adopción de un solo tipo de pena sustitutiva, sin alternativas de otras especies menos lesivas que el trabajo comunitario. Un tratamiento terapéutico puede ofrecer mayores beneficios si el infractor padece de alcoholismo y desea recuperarse. En el caso de un adicto, el trabajo comunitario no parece adoptar una solución adecuada. Puede verse, por detrás de la redacción del articulo, un supuesto del legislador: la tenencia de alcohol deriva de la ociosidad. Resulta al menos discutible partir de la idea de que el alcoholismo se reduce a un problema de excesivo tiempo libre. Paradójicamente, la miembro informante por la mayoría durante el debate de la ley 9109 hizo hincapié en la necesidad de la prevención del consumo de alcohol 118 , aunque no mencionó ninguna medida en ese sentido. La adopción del trabajo comunitario como pena sustitutiva no parece ser el mejor medio de prevenir la adicción del alcohol.

Concurso y conexidad entre contravención y falta municipal. ARTÍCULO 60.- CUANDO un hecho cayere bajo la sanción de este Capítulo y de ordenanzas municipales, será juzgado únicamente por la Autoridad de Aplicación de este Código. Análisis:

A través del presente artículo se sujeta plenamente la seguridad deportiva a la autoridad de la provincia. Se incorpora aquí una norma expresa que marca una excepción al principio general del Artículo 14 preeminencia del régimen municipal de faltas- Reventa prohibida de entradas. ARTÍCULO 91.- SERÁ sancionado con multa de hasta diez Unidades de Multa (10 UM) o arresto de hasta cinco (5) días, el encargado de ventas de entradas, que no ofreciere manifiestamente la totalidad de las localidades disponibles, o las vendiere en condiciones diferentes a las dadas a conocer por el organizador del espectáculo, o los que revendieren con lucro indebido entradas de

118 Intervención de la legisladora Graciela Ruiz, Diario de Sesiones 2003 de la Legislatura de Córdoba, tomo 2, pag. 959.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

espectáculos públicos, o los dirigentes de las instituciones que facilitaren la contravención de lo previsto en el presente artículo. Análisis:

El tipo de contravención en cuestión está dirigido básicamente- a reprimir la reventa de entradas de espectáculos públicos, procurando evitar de ese modo los perjuicios pecuniarios que sufre el público en general. No encontramos obstáculos a la contravencionalización de la conducta

delictiva, ya que en definitiva la misma no trata de otra cosa que de una estafa o defraudación en pequeña escala, donde, mediante empleo de un ardid la retención indebida de las entradas que previamente fueron sacadas de circulación- y que aprovechándose de la necesidad de un tercero el público espectador- que no puede acceder a la entrada por otros medios, o los medios normales, obtiene un desplazamiento patrimonial superior al establecido en el precio corriente en su favor o beneficio. No es relevante si el autor de la contravención consiguió las localidades por medios ilícitos o lícitos, siempre que sean auténticas 119 . Tal como claramente lo describe la norma, la conducta punible abarca supuestos de omisión (no ofrecer manifiestamente entradas) y de comisión (venderlas en condiciones diferentes o con lucro indebido:

- No ofrecer al público la totalidad de las entradas disponibles, reservándolas con el propósito de obtener un lucro indebido,

- Vender las entradas en condiciones diferentes a las dadas a conocer 120 por el organizador del espectáculo, y principalmente en lo que el precio se refiere.

- Revender las entradas con un sobreprecio al establecido lucro

indebido-

Las dos primeras conductas solo pueden ser hechas por el encargado de vender las localidades; en cambio, cualquier sujeto puede llevar a cabo la reventa.

119 LAJE ANAYA, Justo, Comentarios del Código de Faltas de la Provincia de Córdoba, Ley 8431, Pág. 214, Edición Alveroni, Córdoba, Año 2008 120 LAJE ANAYA, Justo, sostiene que el sujete debe haber tenido conocimiento de esas condiciones; VERA BARROS afirma que basta hayan sido dadas a conocer al publico en general por cualquier medio, en Código de Faltas Pág. 225 - Edición Lerner, Año 2006.

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

La contravencionalización también alcanza a los dirigentes de las entidades organizadoras del espectáculo, o en cuyo ámbito se vaya a desarrollar el mismo, en tanto y en cuanto faciliten la realización de cualquiera de las conductas descriptas. La noción de dirigente podría abarcar, según VERA BARROS, a los que integran cuadros directivos del ente público. Insistimos en que para que se configure la falta debe existir ánimo de lucro y perjuicio patrimonial a terceros, ya que el bien jurídico tenido en consideración es la seguridad de la propiedad 121 .

3.2. LAS ESTRUCTURAS DEPORTIVAS, EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA

Cuando a estructuras nos referimos, partiremos desde el concepto del deporte Amateurs y/o Federado, y que encuadra bajo la clasificación establecida anteriormente:

o

Situación Motriz

o

Competencia reglada

o

Institucionalización.

A estos parámetros, y a los efectos de individualizar las estructuras

deportivas en la provincia de Córdoba, le asignaremos un cuarto parámetro:

o El reconocimiento por parte de la Agencia Córdoba Deportes

Bajo estos parámetros, la Agencia Córdoba Deportes, reconoce una totalidad de cuarenta y tres (43) asociaciones y federaciones 122 , las cuales son establecidas en el Anexo 6 del presente trabajo, informando las razones

sociales y los domicilios de las mismas. Finalizando, y de acuerdo a la entrevista con el Abog. Pablo Mazzieri de la Agencia Córdoba Deportes -a cargo de la Dirección Legales de la citada Agencia- nos informa que en la ciudad de Córdoba, no solamente se practican deportes a través de las federaciones y/o asociaciones, sino que también podemos encontrar asociaciones con o sin fines de lucro, personas físicas y/o jurídicas, empresas, entre otros que generan espectáculos deportivos. En estos casos, si el ejercicio propio de la actividad no genera ningún tipo de delito, se

121 JULIANO Mario y ETCHICHURY Horacio. Código de Faltas Comentado Javier, Pag. 244. - Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

122 Información obtenida de la página web oficial del Gobierno de la provincia de Córdoba www.cba.gov.ar, y el Director de Legales de la Agencia Córdoba Deportes, Abog. Pablo MASSIERI

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

puede ejercer normalmente (luego de haber reunido los requisitos que exige el

Co.Se.De.Pro.), y en los casos que la actividad restrinja alguna norma, deberá

ser fiscalizado por una federación, con reglamentos específicamente

constituidos para tal fin. Ej:

Deporte

Actividad ilícita que produce la actividad

Requerimientos

Deportes de

Lesiones, (leves, graves gravísimas, homicidio,

 

-

Requisitos

contacto

(Box, Artes

Para su

desarrollo

Se exigen

Co.Se.De.Pro.

-

Fiscalización

marciales)

deportiva

 

Lesiones, (leves, graves gravísimas, homicidio, exceso de velocidad, etc.

 

-

Requisitos

Carreras de Autos y/o Motos

Para su

desarrollo

Co.Se.De.Pro.

-

Fiscalización

Se exigen

deportiva

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

BIBLIOGRAFÍA:

- ANICETO Martin. Manual de Seguridad en el Deporte. Curso de

Promoción Jerárquico (Oficial Subinspector y Oficial Ayudante) de la Policía de la provincia de Córdoba. Escuela Superior de Policía- Año

2010.

- BIELSA, Rafael, Estudios de Derecho Público, Buenos Aires, Año 1950

- CARRIO, Genaro R.: Como estudiar y como argumentar un caso, Abeledo-Prerrot, Buenos Aires, 1995.

- HART, Hebert L. A.: El concepto de derecho, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1968.

- LEGISLACIÓN VIGENTE: Leyes Nacionales: 20.655/74, 23.184/85, 24.192/93, 26.358/08; Decretos Nacionales: 1015/97, 1466/97; Leyes Provinciales 9.235/06, 8.431 T.O. 2007, 9.380/07, Decreto Provincial

1741/08.

- JAIME, Roque Rafael, Código de Faltas comentado. Año 1995.

- JULIANO Mario y ETCHICHURY Javier, Código de Faltas Comentado, Editorial Lerner, Córdoba, Año 2009.

- NINO Carlos, (1998) Introducción al Análisis del derecho, Segunda Edición, Editorial Astrea, Buenos Aires.

- NUÑEZ Ricardo. La cuestión de los delitos y contravenciones. Su base constitucional, Colección Opúsculo de Derecho Penal y Criminología. Edición Lerner, Año 1985

- ORTEGA OLIVARES, Mario. Actualidad en el deporte, investigación y aplicación. Futbol, Barras y Violencia. Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco.

- PARBELAS, Pierre: Juegos, deporte y sociedad Editorial Paidotribo, 18/01/2008 - 502 páginas

- PAREDES ORTIZ, Jesús: El deporte como juego: un análisis cultural, Universidad de Alicante, 2002, Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (http://www.cervantesvirtual.com)

- RETAMOZA, Víctor Breve historia de la Policía de Córdoba, Víctor R Editor, segunda edición - Año 1983

Las Normas y el Deporte (en la Provincia de Córdoba, Argentina) Año 2013

- SCHOMOISMAN, Mario DOLABJIAN, Diego. Estudios sobre DERECHO Y DEPORTE (con especial referencia al futbol asociación) Tomo 1. Año 2009. Editorial Lerner

- VERA BARROS, Tomas. Código de Faltas Comentado - Edición Lerner, Año 2006.

- ZORRAQUIN BECU, Ricardo; “La organización política argentina en el período hispánico”, Buenos Aires Perrot, Año 1981