Вы находитесь на странице: 1из 12
Junio / 09
Junio / 09
Junio / 09
Junio / 09
Junio / 09

Junio / 09

Publicación mensual de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina en Mar del Plata y Balcarce. Año XIV - Nº 177.

Argentina en Mar del Plata y Balcarce. Año XIV - Nº 177. Mario Benedetti. Él hizo

Mario Benedetti.

Él hizo que ya nadie nos pregunte por qué cantamos.

cantamos "

y no es bastante el llanto ni la bronca cantamos porque creemos en la gente

y porque venceremos la derrota"

porque el grito no es bastante

Pobreza y derechos humanos

Día de la Educación Metodista en Argentina

La gracia multiforme

El increíble testimonio de una mujer, víctima y símbolo de la guerra de Vietnam.

Por Susana Méndez

Se celebra por primera vez

Un año y medio

Es el tiempo que le llevó a Jorge Rivas el poder asumir su banca. Finalmente y después de una prolongada terapia que aún sigue, juró como dipu- tado, en una ceremonia inusualmente concurrida y emotiva.

tado, en una ceremonia inusualmente concurrida y emotiva. l 13 de noviembre de 2007, quien en

l 13 de noviembre de 2007, quien en ese momento era vicejefe de Gabinete, Jorge Rivas, quedó en estado de coma al sufrir un fuerte golpe en la cara, que le provo- có un derrame cerebral, al ser atacado por ladrones que robaron su automóvil y su celular, frente a una far- macia de localidad de bonaerense de Lomas de Zamora. Según el parte médico, Rivas sufrió "una pequeña fractura en el maxilar derecho" que le provocó un sangrado cerebral, por lo que quedo internado en terapia intensiva, "en coma y con un deterioro sensorio importante". Rivas llegó al Congreso en la silla de ruedas en la que se mue- ve habitualmente. Y juró a través del programa de computación que usa para comunicarse y que opera con la mirada. Interrumpiendo el receso de hecho que se dio en Diputados por la campaña electoral, el recinto estuvo bastante poblado de le- gisladores. Y, sobre todo, de invitados, entre los que se dejó ver el ex presidente Nestor Kirchner. Después de la jura, la mujer de Rivas lagrimeaba emocionada mientras sus hijos lo vivaban saltando de alegría.

Recogemos del matutino Clarín párrafos de una carta escrita por el mismo Rivas.

“Pienso en el relato homérico acerca de Sísifo, un hombre tan enamorado de la vida que desafió al dios de la muerte. Los dio- ses olímpicos lo condenaron a empujar una pesada roca cues- ta arriba por la ladera de una montaña. Antes de alcanzar la ci- ma, la roca volvía a caer. Sin darse por vencido, Sísifo reco- menzaba una y otra vez su trabajo.

Personalmente creo que aunque no haya Olimpo ni dioses, sí hay circunstancias que no hemos decidido nosotros, a las que hay que hacerles frente. Como el personaje del mito, quiero lle- var la roca hasta arriba. En la política también hay una utopía, que no es otra que construir sociedades justas. Sabemos que es difícil, pero la esperanza es la que nos permite avanzar ha- cia la meta. Como en la rehabilitación, tenemos que valorar los pequeños avances que, concatenados, son artífices de los grandes cambios.

Provengo de una generación que militaba con orgullo, ya que era nuestra manera de demostrar que la realidad nos dolía y que queríamos cambiarla. No me resigno a creer que las nue-

que queríamos cambiarla. No me resigno a creer que las nue- vas generaciones hayan sido ganadas

vas generaciones hayan sido ganadas por la frivolidad. En este tiempo, la acción política no está asociada en la consi- deración pública con el altruismo, el compromiso y la solidari- dad, sino con el egoísmo, el negocio y la trampa. No sorprende que los más jóvenes teman contaminarse. Es que no hay du- das de que se trata de una actividad plagada de contradiccio- nes fuertes. Como la vida misma.

Por mi parte, hace unos días recibí de mi hija de seis años, Pili,

la mejor crítica a mi trabajo y a mi vocación, y una fuerte espe-

ranza para el futuro: me dijo que cuando sea grande va a ser di- putada nacional. "Además de remisera", agregó, dando una pin- celada de época.

Más allá de la posición que se sostenga respecto del actual go-

bierno y del anterior, resulta difícil no reconocer que esta etapa pasará a la historia, entre otras muchas cosas, por haber vuelto

a instalar a la política en el centro de la escena. Tengo confian- za en que este sea un tiempo propicio para que los jóvenes acerquen a la política su rebeldía. Ellos pueden entender mejor que nadie que participar no implica sólo reunirse con aquellos con los que se comparten ideas, sino incluirse en una empresa colectiva en la que los lazos humanos son tan importantes que su ausencia la condena al fracaso.

El trabajo de rehabilitación también es una empresa colectiva. Desde el incidente que me tocó vivir en noviembre de 2007, es- tuve cinco días en coma y más de un año con una traqueoto- mía. Aún no puedo hablar. Apenas me muevo. Voy avanzando en todos los aspectos, aunque muy lentamente.

He aprendido que cada mañana, como Sísifo, tengo que empu- jar mi roca. Igual que en política, lo único que no vale es la re-

signación. Y en cuanto a vos, Pili, si aflojás con los brillos, de- jás de pintarte como una mascarita, y coincidís en que si empu- jamos la roca todos juntos con convicción vamos a lograr po- nerla en la cima y convertirla en el cimiento de una sociedad justa, ya podés contar con mi voto. Lo del remise, si te parece,

lo vemos más adelante”.

Hagamos un trato Por Mario Benedetti La boda de Mario Benedetti con su esposa Luz
Hagamos un trato
Por Mario Benedetti
La boda de Mario Benedetti
con su esposa Luz en la
Iglesia Metodista Central de
Montevideo.

Compañera,

usted sabe que puede contar conmigo, no hasta dos ni hasta diez sino contar conmigo.

Si algunas veces advierte que la miro a los ojos,

y una veta de amor reconoce en los míos, no alerte sus fusiles, ni piense que deliro;

a

pesar de la veta,

o

tal vez porque existe,

usted puede contar conmigo.

Si otras veces me encuentra huraño sin motivo, no piense que es flojera, igual puede contar conmigo.

Pero hagamos un trato:

yo quisiera contar con usted,

es tan lindo saber que usted existe, uno se siente vivo;

y cuando digo esto

quiero decir contar aunque sea hasta dos, aunque sea hasta cinco.

No ya para que acuda

presurosa en mi auxilio, sino para saber

a ciencia cierta

que usted sabe que puede contar conmigo.

Plegaria a Dios por verdad, justicia y memoria.

En recuerdo del compañero y hermano Mario Benedetti

Dios y Señor de todos los tiempos, que has estado con tu pue- blo caminando durante toda la historia. Siempre sosteniendo en tu palma a los más débiles, desafía a tus hijos e hijas a com- prometerse en la búsqueda de la JUSTICIA y la PAZ día a día, sabiendo que no hay una sin la otra. Dios de la MEMORIA y la LIBERACIÓN, ayúdanos a no olvidar la esclavitud y opresión de los Egipcios y con esto de todos los opresores, para que NUNCA MÁS volvamos atrás y en el pre- sente vivamos en pos de la Tierra Nueva, sin temor, injusticia y opresión. Dios de la VERDAD, tú quieres que conozcamos la verdad y an- demos en ella, capacítanos para el conocimiento de tu amor y voluntad de VIDA plena para todos y todas, el cumplimiento de

tu voluntad y conocimiento de la verdad que nos hace libres. Dios de JUSTICIA, como a los profetas del antiguo testamento hoy también nos muestras que practicar la justicia, amar la mi- sericordia y caminar de forma humilde delante de ti es lo que tú quieres, levanta más profetas y profetisas que hagan escuchar la voz de los sin voz. Dios especialmente en este día, te agradecemos por tus hijos e hijas que no han sido indiferentes al clamor del pueblo, que han mostrado gestos de amor, poesías, cantos y denuncias, re- cordamos a aquellos que han entregado su vida, han vivido per- secución, discriminación, exilio y cualquier tipo de sufrimiento por amor a ti y al pueblo.

Te lo pedimos a ti nuestro Dios. Amén

Oración elaborada por el Lic. Nicolás Iglesias Schneider para la Mar- cha del Silencio en Uruguay, que se celebra todos los 20 de Mayo desde hace 13 años, por Verdad, Justicia y Memoria para los desapa- recidos durante la última dictadura militar. Inspirada en Miqueas 6:8 “Me ha mostrado el Señor lo que es bueno y pide de mí, hacer justi- cia”; Deuteronomio 4: “Ten mucho cuidado de no olvidarte de estas co- sas”; Juan 8:32 “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”; Mateo 6:33 “Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia”.

partir de una elección voca- cional he trabajado para el for- talecimiento de las condicio-
partir de una elección voca- cional he trabajado para el for- talecimiento de las condicio-

partir de una elección voca- cional he trabajado para el for- talecimiento de las condicio- nes de vida en barrios caren- ciados, encontrándonos en ellos con las necesidades y preocupa- ciones cotidianas de personas que pug-naban por llevar adelante una vida digna a pesar de las mismas. En esa tarea,

naban por llevar adelante una vida digna

a pesar de las mismas.

En esa tarea, realizada en equipos inter- disciplinarios, nos cruzábamos a diario con poblaciones en estado de vulnerabi- lidad en cuanto a sus derechos por la si- tuación en que se encontraban. Desde estas experiencias, la pobreza, para los que participábamos en las mismas, tenía rostros, tenía nombres, tenía género, te- nía edad. Así, fuimos ampliando el concepto de po-

breza a partir de las vivencias que perci- bíamos, a partir de las cuales comenza- mos a trabajar para instalar en las per- sonas la toma de conciencia acerca de los derechos que se les habían negado, como una vía para el logro de una ciuda- danía que otorgara a esta población la igualdad de oportunidades que permitie- ra alcanzar igualdad de resultados para todos y todas, en pos de un mejoramien-

to de la calidad de vida.

A la vez entendimos que al definir la po-

breza debíamos incluir, en las definicio- nes dadas por el mundo económico, el concepto de privación, dado que solo ha

económico, el concepto de privación, dado que solo ha blar de lo económico no alcanzaba para

blar de lo económico no alcanzaba para dar una idea acabada de la situación si no se involucraban, además, las caren- cias sufridas por una parte importante de la sociedad en cuanto a sus necesida- des fundamentales para el desarrollo de sus capacidades: alimentación, salud, educación, vivienda y otros medios no materiales de satisfacción, como el afec- to, el tiempo, el ocio, la recreación y la participación, que implican, por otro lado, posibilidad de utilizar medios para el lo- gro del bienestar necesario y, de esa ma- nera, que la pobreza no se propague. Definida así, la pobreza es un fenómeno masivo, estructural y permanente en el cual las personas y las familias están so- metidas a condiciones sobre las cuales no pueden incidir ni accionar, originán- dose, de ese modo, una flagrante viola- ción a los Derechos Humanos. Organismos internacionales especiali- zados en el tema no solo hablan de po- breza, hoy en día han introducido el tér- mino de extrema pobreza o indigencia para señalar aquellos grupos poblacioy,

nales a los cuales se les han negado, desde los estamentos de poder, los dere- chos fundamentales de la persona huma- na, provocando hambre, con las conse- cuencias propias de la situación: malnu- trición, aumento de la morbilidad y mor- talidad por enfermedades previsibles y, li- mitando el acceso a la educación y a otros servicios que garantizan el dere- cho a la vida digna. Algunos autores formulan cinco capaci- dades básicas y necesarias para que la situación de pobreza no se manifieste en las personas y puedan vivir dignamente:

1. la capacidad de permanecer vivo y de

disfrutar de una vida larga;

2. la capacidad de asegurar la reproduc-

ción intergeneracional biológica y cultu- ral;

3. la capacidad de disfrutar de una vida

saludable;

4. la capacidad de interactuar social-

mente;

5. la capacidad de tener conocimiento y

libertad de expresión y pensamiento.

partir de una elección vocacional he tra- bajado para el fortalecimiento de las con- diciones de vida en barrios carenciados, encontrándonos en ellos con las necesi- dades y preocupaciones cotidianas de personas que pugnaban por llevar ade- lante una vida digna a pesar de las mis- mas. En esa tarea, realizada en equipos inter- disciplinarios, nos cruzábamos a diario con poblaciones en estado de vulnerabi- lidad en cuanto a sus derechos por la si- tuación en que se encontraban. Desde estas experiencias, la pobreza, para los que participábamos en las mismas, tenía rostros, tenía nombres, tenía género, te- nía edad. Así, fuimos ampliando el concepto de po-

breza a partir de las vivencias que perci- bíamos, a partir de las cuales comenza- mos a trabajar para instalar en las per- sonas la toma de conciencia acerca de los derechos que se les habían negado, como una vía para el logro de una ciuda- danía que otorgara a esta población la igualdad de oportunidades que permitie- ra alcanzar igualdad de resultados para todos y todas, en pos de un mejoramien-

to de la calidad de vida.

A la vez entendimos que al definir la po-

breza debíamos incluir, en las definicio- nes dadas por el mundo económico, el concepto de privación, dado que solo ha- blar de lo económico no alcanzaba para dar una idea acabada de la situación si no se involucraban, además, las caren-

cias sufridas por una parte importante de

la sociedad en cuanto a sus necesida-

des fundamentales para el desarrollo de sus capacidades: alimentación, salud, educación, vivienda y otros medios no materiales de satisfacción, como el afec- to, el tiempo, el ocio, la recreación y la participación, que implican, por otro lado, posibilidad de utilizar medios para el lo- gro del bienestar necesario y, de esa ma- nera, que la pobreza no se propague. Definida así, la pobreza es un fenómeno masivo, estructural y permanente en el cual las personas y las familias están so- metidas a condiciones sobre las cuales no pueden incidir ni accionar, originán- dose, de ese modo, una flagrante viola- ción a los Derechos Humanos. Organismos internacionales especiali- zados en el tema no solo hablan de po- breza, hoy en día han introducido el tér- mino de extrema pobreza o indigencia para señalar aquellos grupos poblacio-

nales a los cuales se les han negado, desde los estamentos de poder, los dere- chos fundamentales de la persona huma- na, provocando hambre, con las conse- cuencias propias de la situación: malnu- trición, aumento de la morbilidad y mor- talidad por enfermedades previsibles y, li- mitando el acceso a la educación y a otros servicios que garantizan el dere- cho a la vida digna. Algunos autores formulan cinco capaci- dades básicas y necesarias para que la situación de pobreza no se manifieste en las personas y puedan vivir dignamente:

1. la capacidad de permanecer vivo y de

disfrutar de una vida larga;

2. la capacidad de asegurar la reproduc-

ción intergeneracional biológica y cultu- ral;

3. la capacidad de disfrutar de una vida

saludable;

4. la capacidad de interactuar social-

mente;

5. la capacidad de tener conocimiento y

libertad de expresión y pensamiento. Las razones por las cuales tantas perso- nas no pueden desarrollar estas capaci- dades son complejas. Al ser esencial- mente de naturaleza política, económica, estructural y social, se refuerzan por la ausencia de voluntad política y por las medidas inadecuadas que toman los po- deres públicos. La pobreza está relacionada con un ac- ceso desigual y limitado a los recursos productivos y con una escasa participa- ción en las instituciones sociales y políti- cas. Deriva de bajos ingresos que provo- can bajo consumo, de un acceso restric- tivo a la propiedad, de limitadas oportu- nidades sociales, políticas y laborales, de insuficientes logros en educación, en salud, en nutrición y, en otras áreas del desarrollo. Las causas principales son desigualda- des en el reparto de los recursos, de los servicios y del poder, marcadas institu- cionalmente por políticas determinadas por una economía de mercado que con- tribuye al incremento de las mismas, a partir de la baja calidad de los servicios que se le brindan a esta población. En América Latina, a pesar de algunos

progresos en la década del 90, los índi- ces de pobreza en vez de disminuir con- tinúan creciendo, extendiéndose y pro- fundizándose. A esto se agrega un au- mento del deterioro social y económico

debido a las crisis socio-políticas que se han producido, las que afectan los recur- sos que debieran proveer los Estados en servicios dedicados al desarrollo social de la población. La situación, así planteada, restringe el concepto de ciudadanía definido por Marshall en Inglaterra (1949 – 1950), co- mo un conjunto de derechos que consi- dera a “ciudadanos y ciudadanas como miembros plenos en una sociedad de iguales, que otorga un status y una per- tenencia”, reproduciendo, de esa mane- ra, el círculo de la pobreza y sumergien- do a una parte de la población en la mar- ginalidad y la exclusión, a partir de la ine- quidad. Para este autor, una noción de ciudadanía que no tenga el sustento de los derechos económicos, sociales y cul- turales, perpetúa la desigualdad y no per- mite el desarrollo de capacidades nece- sarias para ejercer la ciudadanía. Desde esta perspectiva, el análisis ex- haustivo de la dimensión de la pobreza y de la pobreza extrema, a la luz de los de- rechos humanos, conduce a la toma de conocimiento por parte de los Estados de las condiciones de exclusión, facili- tando la superación de estas, a partir de la formulación de políticas públicas más adecuadas a la realidad para posibilitar el ejercicio de una ciudadanía plena a hombres y mujeres por igual. La Comisión Interamericana de Dere-

y mujeres por igual. La Comisión Interamericana de Dere- La licenciada Susana Méndez es miembro de

La licenciada Susana Méndez es miembro de la congregación Metodista de Mar del Pla- ta. Es licenciada en Psicología, realizó un posgrado en “Evaluación de políticas socia- les en educación, infancia y género” en la Universidad Nacional de San Martín. Actual- mente es titular del Seminario Permanente de Derechos Humanos de la Universidad Na- cional de Mar del Plata e integrante de la Co- misión Provincial por la Memoria.

La gracia multiforme

La guerra de Vietnam dio lugar a muchas trage- dias, unas más conocidas que otras. La foto de una niña corriendo desnuda por la ruta con su piel ardiendo a causa del napalm, cambió la for- ma en la que el mundo contemplaba la guerra de Vietnam y, de hecho, todas las guerras.

sa fotografía se vio en todo el mundo y, con posterioridad, ga- nó el premio Pulitzer. La niña que aparece en la fotografía se llamaba Phan Thi Kim Psuc y nació en 1963 en la aldea de Trang Bang, situada a 30 minutos al nor- te de Saigón. Durante la guerra de Viet- nam, la estratégica Carretera 1 que atra- viesa la aldea se convirtió en la principal ruta de aprovisionamiento entre Saigón y Phnom Penh.

ruta de aprovisionamiento entre Saigón y Phnom Penh. El 8 de junio de 1972, un consejero

El 8 de junio de 1972, un consejero mili- tar estadounidense coordinó el bombar- deo con napalm de la aldea de Kim, lle- vado a cabo por sudvietnamitas. Kim, de nueve años de edad, escapó de la pagoda en la que se había ocultado junto con su familia. Dos de sus primos pequeños no sobrevivieron al ataque y Kim sufrió quemaduras muy graves. Kim fue fotografiada mientras corría por la carretera gritando a causa de las que- maduras en su piel. Nick Ut, el fotógrafo de la agencia Associated Press, que es- taba allí cubriendo el ataque, tomó la fo- tografía de la joven Kim. Conmovido por su dolor, la llevó a toda prisa a un hospi- tal sudvietnamita. Luego pasó 14 meses recuperándose en el Hospital Barsky, el hospital estadounidense de Saigón, don- de su atención fue pagada por una fun- dación privada. La fotografía de Kim to- mada por Ut sigue siendo una de las imá- genes más inolvidables de la guerra de Vietnam.

Nadie esperaba que Kim Phuc sobrevi- viese. Quemaduras de tercer grado cu- brían la mitad de su cuerpo y necesitaría muchas operaciones y años de terapia.

cuerpo y necesitaría muchas operaciones y años de terapia. para viajar para estudiar en Cuba, pero

para viajar para estudiar en Cuba, pero allí también hubo de interrumpir sus estu- dios. Tuvo varios problemas de salud, in- cluyendo diabetes, la cual empañó su vi- sión. Durante su estancia en Cuba cono- ció a Bui Huy Toan, otro estudiante viet- namita. Se casaron en 1992 y pasaron la luna de miel en Moscú. En su vuelo de vuelta a Cuba, la pareja desertó cuan- do su avión aterrizó en Gander (Terrano- va) para repostar combustible. Con la ayuda de algunos cuáqueros se estable- cieron en Canadá, donde su marido, es- pecialista en computadoras, obtuvo un empleo como ayudante de enfermería en el tratamiento de discapacitados.

En 1996, el Fondo para el Vietnam Vete- rans Memorial (el monumento conme- morativo a los veteranos de Vietnam) in- vitó a Kim a las ceremonias del día de los Veteranos que tuvieron lugar en este monumento en Washington D.C. Allí Kim se dirigió a un grupo de varios miles de veteranos de la guerra de Vietnam. Les habló de sus experiencias tras el ataque con napalm a su aldea y de cómo había, por fin, encontrado la felicidad y la liber- tad tras años de dolor y sufrimiento. Ha- bló de la paz y del perdón.

Durante su visita a Washington D.C. co- noció a Ron Gibbs, un veterano de la guerra de Vietnam y miembro de la junta directiva del Fondo para el monumento conmemorativo. Compartieron sus expe- riencias de la guerra y sus esperanzas

A los dos años, con-

tra todo pronóstico y con la ayuda de los médicos que se dedi-

caron a su cuidado, fue capaz de volver a su aldea, así ella y su familia pudieron empezar a recons- truir sus vidas.

En 1982, a los 10 años de tomarse la fa- mosa fotografía, un fotógrafo alemán en-

contró a Kim. Mientras tanto, el gobierno

la había sometido a interminables entre-

vistas, funcionarios comunistas la ha- bían llevado a la ciudad de Ho Chi Minh para que apareciese en películas propa-

gandísticas y había sido obligada a dejar

la escuela y volver a su provincia en la

que, como "símbolo nacional de la gue- rra", estaba sometida a una supervisión cotidiana.

“Diez años más tarde, en 1982, tuve que sufrir otra prueba muy dura en mi vida. Yo había ingresado ya en la facultad de medicina de Saigón, pero por desgracia los agentes del gobierno se enteraron un día de que yo era la niñita de la foto y vi- nieron a buscarme para hacerme traba- jar con ellos y utilizarme como símbolo. Yo no quería y les supliqué: “¡Déjenme estudiar! Es lo único que deseo”. Enton- ces, me prohibieron inmediatamente que siguiera estudiando. Fue atroz. No acer- taba a entender por qué el destino se en- carnizaba conmigo y no podía seguir es- tudiando como mis amigos. Tenía la im- presión de haber sido siempre una vícti- ma. A mis 19 años había perdido toda es- peranza y sólo deseaba morir.

En 1986 Kim aprovechó una oportunidad

para el futuro. De este encuentro nació la idea de la Fundación Kim. canza en

para el futuro. De este encuentro nació la idea de la Fundación Kim.

canza en un día”.

mal”, es decir con odio y deseo de ven- ganza, opté por la comprensión, que por cierto no se al-

“Como mis mayores me habían educado en la fe del caodaísmo, que se puede de- finir como una mezcla de confucianismo, taoísmo, budismo, me puse a rezar sin parar y a pasarme el tiempo con lecturas religiosas. Sin embargo, nadie podía ali- viar mis sufrimientos ni lograr que volvie- ra a la facultad. La duda me atenazaba:

Si Dios existe, ¿podrá ayudarme? En cierta ocasión, un amigo me llevó a una iglesia cristiana de Saigón. Aunque mi al- ma estaba sedienta de paz interior, me costaba mucho abrazar una nueva reli- gión. Mi mayor deseo era encontrar una amistad, alguien a quien hablar y con- fiarme. Había dibujado incluso su ima- gen en un papel. Un día que entré en la iglesia vi a una muchacha sonriente sen- tada en medio de la nave vacía. Se hizo amiga mía. Me sentí mejor enseguida, aunque todavía sintiera un vacío en mi fuero interno. Solamente cuando encon- tré la fe en mí misma, se atenuó el dolor de las llagas de mi corazón. Poco des- pués el gobierno hizo demoler esta igle- sia de Saigón y el pastor se fue. Desde entonces, sola y sin ayuda de nadie, fui dejando que el sentimiento de perdón creciera en mi corazón hasta que empe- zó a embargarme una inmensa paz inte- rior. Esto no ocurrió de la noche a la ma- ñana, porque no hay nada más difícil que llegar a amar a sus enemigos. En vez de reaccionar de una manera “nor-

Durante una presentación en una iglesia en los Estados Unidos realizada en di- ciembre de 2003 Kim dijo: “El dolor nun- ca desaparece. Apenas aprendes cómo lidiar con él.”

Ella refirió una porción de la Biblia sita en Salmos 56, que encontró de gran ayu- da en los tiempos duros: “Porque has li- brado mi alma de la muerte, y mis pies de caída, para que ande delante de Dios en la luz de los que viven.” Ella también demostró el poder del per- dón. Públicamente manifestó su perdón al piloto que erróneamente había vacia- do las bombas sobre su aldea. El hom- bre dijo: “Es como un mundo entero que es quitado de mis hombros”. Phuc y el pi- loto se abrazaron emocionados.

Aunque ella no concluyó con sus estu- dios médicos, dijo que ha encontrado su propósito en vida, “de compartir la im- portancia del tener una relación con Cris- to así como saber la importancia de la li- bertad”.

“Era el fuego de las bombas las que que- maron mi cuerpo. Era la habilidad de los doctores que repararon mi piel. Pero to- mé de la energía del amor de Dios para curar mi corazón.El tiempo es muy corto, debemos hablar a la gente sobre Jesu- cristo. Debemos compartir el Evangelio con otros”.

+ info

Quiénes

SURCO y LA HOJITA son una publicación mensual de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina en Mar del Plata y Balcarce.

Director:

Daniel De Mattey Redacción:

Viviana Bacaro Diseño:

Pablo Alaguibe Traducciones:

Marina De Mattey Derosa Ilustración en portada de La Hojita:

Maximino Cerezo Barredo

Junio de 2009. Año XIV - Nº 177.

Dónde y Cuándo

HORARIOS DE CULTO DE LA IGLESIA EVANGÉLICA METODISTA

En Mar del Plata:

- Sábados 19 hs.

- Domingos 10:30 hs.

Belgrano 3333. Tel: 410 3260.

En Balcarce:

- Domingos 10 hs.

Calle 15 Nº 677. Tel 43 2668.

Para comunicarse con la dirección de este periódico:

boletiniema@hotmail.com

Por primera vez

Se celebró el Día de la Educación Metodista en Argentina

celebr ó el Día de la Educación Metodista en Argentina l 28 de mayo de este

l 28 de mayo de este año, por primera vez, se conmemoró el Día de la Educación Metodista en Argentina. Se ha elegido esta fecha por co- rresponderse con la fundación de la primera escuela metodista en el país: el Centro Educativo Lati- noamericano (CEL) de Ro- sario, creado hace 134 años. Originalmente llamado Colegio Norteamerica- no, el CEL nació del es- píritu misionero de la Iglesia Metodista, que brinda especial impor- tancia a la educación allí donde preste testimonio y servicio. Convocadas por el Pastor Thomas Word, las maestras Luisa Denning y Jennie Chapin vi- nieron de Estados Unidos con el obje- tivo de fundar una escuela moderna pa- ra niñas. El CEL fue la primera institución en la ciu- dad de Rosario dedicada a la mujer. En ese entonces, la educación estaba en manos del Estado y de la Iglesia Católi-

ca, y la mujer no figuraba entre las priori- dades del sistema. Denning y Chapin introdu- jeron métodos educati- vos innova-

125 estudiantes, que tenían clases bilin- gües de diseño y costura, dibujo, pintura y cocina, cuidado de plantas y huer- tos, además de otras prácticas ecolares que estaban fuera de los cánones tradicionales, co- mo la de disponer un banco para cada niña. No fueron pocos los prejui- cios a los que debieron en- frentarse, pero la fe incon- mensurable de estas muje- res sigue inspirando la la- bor educativa en el CEL de Rosario, en las escue- las metodistas del resto de Argentina, y en tantas otras maestras que aprendieron de ellas. Hoy, la Educación Metodista en Argentina está presente en dis- tintas ciudades del país, a través de una decena de instituciones. Todas ellas están integradas en la CIEM (Comisión de Instituciones Educativas Metodistas). Al mismo tiempo, forman parte de una red a nivel latinoamericano (ALAIME) e internacional (IAMSCU) que fomentan el intercambio y la cooperación.

do-
do-

res para la época, tales como la participación activa de los alumnos en clase, la enseñanza mutua entre alumnos, el trabajo colaborativo, la búsqueda de material bibliográfico en la biblioteca escolar y el cuidado de plan- tas y árboles. Ya en 1878 el establecimiento albergaba

la biblioteca escolar y el cuidado de plan- tas y árboles. Ya en 1878 el establecimiento

Poesía

Al pastorado lo legitima la gente

Entrevista a la Obispo Nelly Ritchie

Espíritu Santo acude

Espíritu Santo acude

“Una cosa son las herramientas que te da lo académico y otra es el reconoci- miento que te puede dar una comunidad por la tarea propia. Es en la práctica que uno va siendo reconocido por otros, na- die es Pastor o Pastora porque estudió. Se es Pastor cuando la gente siente que más que un trabajo o una profesión, es un estilo de vida”.

Esa afirmación corresponde a la Obispa Nelly Ritchie, de la Iglesia Evangélica Metodista de Argentina (IEMA), quien en 1977 inició su pastorado en Salta, lo con- tinuó en Patagones, Rosario, Córdoba y actualmente es Obispa en su segunda reelección que finalizará en la Asamblea General de la Iglesia Metodista a realiza- se en agosto de este año.

más o menos dificultades que un varón en esta función, creo que planteamos el trabajo de un modo distinto. El ejercicio de la autoridad es concebido de un mo- do diferente, no solo en el episcopado si- no también en la tarea pastoral. Perso- nalmente, trabajando en consensos y tra- tando de buscar los modos de superar las dificultades, mi experiencia ha sido de mucha aceptación, no quiero decir con esto que no he tenido dificultades o incomodidades”.

Sobre la observación de que e Episco-

Espíritu Santo acude, espero Sabiduría para vivir la existencia con Jesús, en el hermano.

Espíritu Santo acude, deseo el Entendimiento para ser sencillamente

pado no tiene un carácter jerárquico, dijo- que “En mi caso y en el de muchos cole- gas, hemos trabajado bastante este con- cepto de lo no jerárquico, que no es fácil, porque muchas veces una de las críticas que he tenido fue tenés que presionar en esto o tenés que hacer eso y yo de- cía, no es mi modo de hacerlo, creo que hay otro estilo de autoridad. Para mí la autoridad es el reconocimiento de la gen- te. Es muy difícil cuando uno entiende la autoridad o cierto ejercicio del poder co- mo la imposición de la voluntad o el pen- samiento de uno sobre los demás. El mo- delo que la iglesia debe seguir es el de Jesús quien dijo “no vine a ser servido si- no a servir”. Admiro a algunas personas que no solo lo hicieron discurso sino que lo han hecho en la práctica. Esto no es

cristiano y perseverante.

Por Aldo M. Etchegoyen

Espíritu Santo acude, hoy apuesto a tu Consejo, para luego remediar los peligros perentorios.

Espíritu Santo acude, imploro el Temor de Dios para impedir tantas veces el orgullo que me asedia.

Espíritu Santo acude, ansío tu Fortaleza para admitir cotidiano los pesares que me agobian.

Entrevistada por un programa radial de Bahía Blanca, Ritchie explicó que en la tarea específica del obispado lo “prime- ro es el pastoreo de los pastores y pas- toras y luego la dirección de toda la igle- sia, no en el sentido de mandar sino de acompañar como hace un pastor con sus ovejas”.

La primera obispa argentina explicó que en la IEMA se práctica “un sistema muy democrático y participativo porque los nombres de las personas son sugeridos en una asamblea general por las regio- nes y hay una elección y tenemos que te- ner una mayoría absoluta. Así que se realizan todas las elecciones necesarias hasta conseguir esa mayoría. Cuando uno es electo, es por un periodo de cua- tro años con posibilidad de una reelec- ción. El Episcopado no es jerárquico si- no de servicio, porque la autoridad máxi- ma de la iglesia no es el Obispo sino la asamblea del pueblo reunido”.

lo

común en nuestra sociedad, sino que

Espíritu Santo acude, anhelo siempre tu Ciencia para lograr entender los misterios que me abruman.

la persona que llegó a cierto nivel crea que es por propio mérito; con esto no di- go que no haya esfuerzos que realizar,

pero la vocación, sea religiosa, política,

o

pública, si es una verdadera vocación

Espíritu Santo acude, concédeme tu Piedad para seguir a María en la situación precisa.

PENTECOSTÉS 2009

es en función de los demás no en fun- ción de uno mismo; y el bienestar de uno depende del de los demás”

Acerca de su visión de la autoridad en el continente, expresó: “En América Latina estamos marcados por un autoritarismo muy fuerte. Somos herederos de un con- cepto de conquista que sigue siendo

Jorge Villella

Sobre si en el ejercicio del obispado tuvo problemas por ser mujer, Ritchie respon- dió que “Una no puede decir si tiene

Mensaje de la obispo sobre Pentecostés Aconteció durante una festividad reli- giosa… ¡pero fue mucho

Mensaje de la obispo sobre Pentecostés

Aconteció durante una festividad reli- giosa… ¡pero fue mucho más que un hecho religioso! Había sido anticipa- do al pequeño grupo de seguidores del Nazareno ¡pero fue mucho más que la confirmación a ese pequeño grupo!

En Pentecostés Dios irrumpe en el ámbito de lo público, en medio de la multitud. Su presencia maravilla y provoca preguntas. ¿Qué quiere de- cir esto? Cada uno entendía al otro como si le hablara en su lengua ma- terna, ¿cómo es posible?

Por ser inexplicable no fue menos real. Las dudas y las preguntas abrieron el camino para salir del ám- bito religioso privado, con códigos co- munes y una misma lengua y expo- nerse al ámbito público.

¿Será para nosotros y nosotras este Pentecostés tan sólo una nostálgica añoranza de tiempos idos? ¿O será permanente desafío a reconocer el obrar de Dios en nuestra vida, en nues- tro medio, en este mundo que es su- yo? ¿Continuaremos encerrando el obrar del Espíritu en el pasado, siendo incapaces de descubrir su acción hoy?

Dios impulsa a sus testigos a salir de los espacios conocidos con añoran- zas del pasado, para aventurarse en el multifacético presente, que deman- da respuesta, que interroga en diver- sas lenguas y que busca respuestas.

¡Que en este Pentecostés Dios nos regale un mismo sentir y una lengua compresible para seguir anunciado y siendo parte de Su acción transfor- madora!

Pastora Nelly Ritchie. Obispo. Pentecostés 2009

muy violento; la conquista cultural y la im- posición del pensamiento único las co- sas se hacen así, este es el único modo”.

Nelly Ritchie diferenció autoridad de po- der. “Creo que el poder no es malo, de- pende cómo se ejercite, pero si uno no tiene poder, no hay nada que pueda cam- biar o hacer. El tema es en función de

que ante la primera dificultad queremos orden y mano dura y eso nos lleva al mismo callejón sin salida”.

Sobre si la forma de presentar a Jesús responde o no a esas afirmaciones, la respuesta de la Obispa fue “La figura de Jesús hay que verla en su totalidad y no la parte que nos gusta a nosotros. Jesús fue muy duro y muy termi- nante y enjuiciante de los que abusaban de la gente. Se levantó contra los religio- sos que ponían mas carga de los que la gente podía lle- var, le dijo a los religiosos que usaban la religión como un medio de vida propio us- tedes han hecho de la casa de Dios una cueva de ladro- nes, y los sacó a los latiga- zos, pero se puso junto a las personas que sufrían y les dijo que eran tan dignos como cualquier otro. Al que hacía de la religión una cuestión puramente formal les dijo que eran sepulcros blanqueados. El discurso de Jesús hay que tomarlo en su totalidad, al él no le llega la cruz en un momento de- terminado, Jesús muere co- mo un criminal, enjuiciado política y religiosamente. Cuando uno di- ce que Dios asume ese camino para que no haya otras cruces. Nosotros no so- mos los seguidores del crucificado, so- mos seguidores del que venció la cruz, por lo tanto a Jesús hay que tomarlo en toda su dimensión. En la dimensión del Jesús tierno que abraza a los niños y que perdona a quien es juzgado por los demás, que restituye al que está fuera de la sociedad, pero es muy duro con quien pretende ser lo que no es, sea au- toridad política o religiosa. En esto sigue la línea de los profetas. A veces no nos gusta este Jesús porque es como mirar- nos al espejo. Lo profundamente divino de Jesús es que nos ayuda a recuperar nuestra propia humanidad. Creo que no es ni una imagen, ni un fracasado. Solo puede ser fracasado para el concepto exitista de nuestro mundo”.

Del programa “Pensando juntos la vida”, de la Iglesia Metodista Central de Bahía Blanca.

vida”, de la Iglesia Metodista Central de Bahía Blanca. qué voy a ejercer esa autoridad y

qué voy a ejercer esa autoridad y cómo voy a hacer uso de ese poder. Lamenta- blemente los ejemplos del uso de autori- dad y poder, son los centrados en mis prioridades. Esto no es lo que uno ve en- tre la gente común, tienen muy claro que el bienestar es el de todos”.

Del país piensa que “Nosotros en Argen- tina tenemos referentes de autoridad mo- ral, ética, hemos perdido muchos, pero seguimos teniendo y a veces nos queda- mos muy enredados en la corrupción del poder, la falta de un ejercicio genuino de la autoridad, que a veces hasta se lleva al otro extremo, la permisividad total. Hay un ejercicio de autoridad donde uno se plantea los límites que nos hemos puesto, constitución, normas, reglamen- tos. El decir que hay límites es sano, el definir espacios no es represivo, sino que ayuda al crecimiento. En esto esta- mos haciendo ensayos, aciertos y erro- res, porque venimos de una sociedad

Hoy soñé Por Virginia B. Mínico Hoy soñé… era tan real el sueño que dudé

Hoy soñé

Por Virginia B. Mínico

Hoy soñé… era tan real el sueño que dudé si tenía los ojos cerrados o abiertos. Estaba entre tanta gente que hablaba anima- da, saludándose, abrazándose! Al principio no entendí nada. Miré para todos lados y la escena se repetía. Cada rostro bri- llaba como reflejado por una luz ¿o por el ros- tro del otro de al lado? Cada movimiento de cuerpo, de ropa, dibuja-

ba correntadas de viento, que se mezclaba y nos hacía cosquillas en todo el cuerpo y nos calentaba el alma. Y me encontré hablando con hombres y mujeres de diferentes lugares,

no sólo de mi país, ¡sino de todas partes del planeta!

mos algo que estaba sucediendo… ¿Qué era? Hoy soñé… era tan real el sueño, que creo en verdad, que mis ojos estaban abiertos.

Y caminé entre muchos pequeños, que jugaban divertidos y señalaban el cielo.

Y sabes que no había peligro, que las calles eran anchas, los senderos abiertos, se ha-

blaba de confianza, de “te doy mi palabra”, de “estás en lo cierto”… Realmente el Espíritu estaba allí y ¡yo lo soñaba con los ojos abiertos!

Hoy lo viví… ¡Mis ojos estaban abiertos! Te vi de la mano de muchos otros como vos, te

Y nos entendíamos, y comentába-

Nues tros cu Junio mples # 2009
Nues
tros cu
Junio
mples #
2009

1.

Silvia Barrault

1.

Alejandra Althaus

4.

Gimena Villarreal (Balcarce)

5.

Braian Heusser

8.

Alicia Comanducci

8.

Juan Diego Gómez

10.

Raúl Passalacqua

14.

Raquel M. de Dinella

19.

Natalia Bietti Murúa

21.

Liz E. Rodríguez Stauffer

21.

Diana Martínez de Idiart (Balcarce)

ANIVERSARIOS:

vi

construyendo puentes, derribando muros, hablando el idioma del amor, calentándote

6

Ruth Zambrano y Martín Roubicek

bajo el sol de nuevos cielos.

19

Silvia Barrault y Juan Stauffer

Y

tu voz sonaba como mares y tus brazos quemaban como fuego…

“Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos unánimes juntos…” (Hechos 2:1)

Crucigrama 1 2 3 4 5 1 2 6 7 8 3 9 4 10
Crucigrama
1
2
3
4
5
1
2
6
7
8
3
9
4
10
5
6
7
11
8
9
VERTICALES
1. El Señor prometió fijar los límites desde el desierto hasta
(Ex 23:31)
2. Morirá el que ofrezca sacrificios a otros
(Ex 22:20)

HORIZONTALES

1. Ciudad construída por los israelitas (Ex 1:11)

2. ¿Qué trabajo hicieron para Faraón? (Ex 1:11)

3. ¿Qué edad tenía Moisés cuando habló con el Faraón? (Ex 7:7)

4. ¿Qué fabricaban los israelitas para Faraón? (Ex 1:14)

5. Las columnas debían ser según las doce

6. Hijo de Aarón y Elizabeth (Ex 6.23)

7. ¿Dónde estará el pan? (Ex 29:32)

8. ¿Qué provocaba la gran cantidad de ranas muertas? (Ex 8:14)

9. ¿Qué había que hacer de azul, púrpura y carmesí? (Ex 28:33)

(Ex 24:4)

3. Uno de los hijos de Israel que entraron en Egipto con Jacob (Ex 1:3)

4. Hijo de Moisés (Ex 2:22)

5. Esposa de Moisés (Ex 2:21)

6. ¿Con quiénes se paseaba la hija de Faraón? (Ex 2:5)

7. ¿Qué no se puede hacer con la casa, la mujer, etc, de tu prójimo? (Ex

20:17)

8. ¿De dónde era sacerdote el suegro de Moisés? (Ex 3:1)

9. ¿Hasta dónde llegó Moisés? (Ex 3:1)

10. ¿Cómo eran las mujeres hebreas según las parteras? (Ex 1:19)

11. Hermano de Moisés (Ex 4:14)