You are on page 1of 51

PRECOR

PRECOR 1. Fundamentos del aserrado de madera con sierras cinta....................................- 2 - 1.1. El aserrado con
  • 1. Fundamentos del aserrado de madera con sierras

cinta....................................-

2 -

  • 1.1. El aserrado con sierras cinta – Una vieja

invención.....................................-

  • 1.2. aserrado..................................................................................-

La función de

2 -

2 -

  • 1.3. máquina...................................................................................................-

La

3 -

  • 1.4. hoja..........................................................................................................-

La

5 -

  • 2. Fabricación y mantenimiento de hojas de sierra cinta

anchas........................-

15 -

  • 2.1. Desenrollado...............................................................................................-

16 -

  • 2.2. Corte............................................................................................................-

17 -

  • 2.3. Unión..........................................................................................................-

17 -

Trabajos de

  • 2.4. banco.......................................................................................-

  • 2.5. recalcado...................................................................................-

Triscado y

  • 2.6. Afilado........................................................................................................-

23 -

29 -

39 -

  • 2.7. Mantenimiento............................................................................................-

43 -

  • 3. Mantenimiento de máquinas de sierra

cinta...................................................-

  • 4. Hojas de sierra cinta estrechas para

madera...................................................-

46 -

47 -

1. Fundamentos del aserrado de madera con sierras cinta

El secreto del éxito en el aserrado de madera con sierras cinta está en la interacción entre el hombre, la máquina, la herramienta y el dinero. Para lograr un buen resultado económico, la máquina y la herramienta deben estar bien adaptadas la una a la otra y a las maderas actuales. La condición y funcionamiento de la máquina y la hoja, así como la operación de aserrado, deben estar comprobadas y revisadas. Los resultados nunca serán mejores que los que el hombre, la máquina o la herramienta pueden prestar. El costo promedio de las herramientas y el de su mantenimiento en aserraderos de maderas blandas es del orden del 1% del total de los costos. La adquisición de herramientas representa sólo el 0,1% del total de los costos. El dinero empleado en herramientas de alta calidad tiene una gran influencia sobre el costo de la materia prima maderera – rendimiento, tolerancias y costos de producción – velocidades de alimentación y tiempo inactivo.

1. Fundamentos del aserrado de madera con sierras cinta El secreto del éxito en el aserrado

1.1.El aserrado con sierras cinta – Una vieja invención

El aserrado con sierras cinta se estableció como método después del desarrollo del acero templado y revenido para resortes y la posterior introducción de la técnica de laminación en frío. UDDEHOLM ha estado produciendo este tipo de acero desde 1886. Al principio, el aserrado con sierras cinta fue apreciado por su alta productividad, especialmente en el caso de troncos de gran diámetro. Hoy en día el aserrado con sierras cinta se usa debido a sus ventajas de tipo económico. Alta producción y una estrecha ranura de aserrado con buenas tolerancias, conducen a un mayor rendimiento, el cual a su vez hace competitivo al aserrado con sierras cinta. Esto es especialmente importante, ya que actualmente el costo de la materia prima es elevado.

1.2.La función de aserrado

El aserrado de madera ocasiona la transformación de parte del material en aserrín. En el proceso de aserrado, la hoja cumple con tres propósitos:

Formación de aserrín

Transporte del aserrín fuera de la ranura de corte

Mantenimiento de la línea dentada recta y estable

Además, es de suma importancia que la ranura de corte sea lo suficientemente amplia para que el cuerpo de la hoja no roce contra la madera, ya que de lo contrario, ésta se recalentaría perdiendo su estabilidad.

1. Fundamentos del aserrado de madera con sierras cinta El secreto del éxito en el aserrado

Fig. 1: 2 Generación y transporte de aserrín

La holgura necesaria se puede conseguir ajustando la punta de los dientes por medio del recalcado, triscado o aportado (estelitado).

La holgura necesaria se puede conseguir ajustando la punta de los dientes por medio del recalcado,

Fig. 1: 3 Formación de juego para el cuerpo de la hoja.

1.3.La máquina

Hay muchos tipos diferentes de máquinas. Se pueden emplear para el aserrado de troncos o para el reaserrado, tanto en aserraderos como en carpinterías. Pueden ser verticales (las más comunes) u horizontales. Pueden estar dispuestas en diferentes agrupaciones – sencillas, dobles o cuádruples (con cuatro máquinas conjuntas), pero en cualquier caso, todas están basadas en los mismos principios. La cinta se flexiona sobre los dos volantes de la máquina. Una fuerza de tensión Po es ejercida en los mismos. Como resultado, surge una fuerza estabilizadora Po / 2 sobre la cinta, la cual asegura un corte preciso. A mayor fuerza, mayor precisión dimensional en tablas y tablones.

La holgura necesaria se puede conseguir ajustando la punta de los dientes por medio del recalcado,

Fig. 1: 4 Aplicación de la tensión

Volantes de la sierra cinta

Normalmente, las máquinas para sierras estrechas están provistas de volantes planos.

Fig. 1: 6 Bombeado de un volante de sierra cinta. En sierras para hojas anchas (p.

Fig. 1: 6 Bombeado de un volante de sierra cinta.

En sierras para hojas anchas (p. ej. >100 mm.), normalmente se utilizan volantes bombeados. Esto significa que la superficie es más alta a una distancia de alrededor de una tercera parte de la cara frontal del volante y más baja en los bordes del mismo. La razón por la cual se usan volantes bombeados es que éstos estabilizan la posición de la hoja en el volante durante el aserrado. La hoja está estrechamente colocada cuando las gargantas de los dientes sobresalen de 3 a 5 mm. del borde del volante.

Guías

El propósito de las guías es el de soportar a la cinta durante el aserrado. Las fuerzas laterales originadas durante el proceso de corte tienden a empujar a la cinta fuera de su posición. A fin de estabilizar a la cinta, las guías deben colocarse tan próximas al tronco como sea posible.

Fig. 1: 6 Bombeado de un volante de sierra cinta. En sierras para hojas anchas (p.

Fig. 1: 7 Guías normales y guías de presión.

Normalmente, se fija la guía inferior. La guía superior puede ajustarse de acuerdo al diámetro del tronco a aserrar. Un método común, es tratar de mantener a la cinta en posición recta entre los volantes. Un método más reciente consiste en la utilización de sólo dos guías de presión, las cuales desplazan a la cinta unos 10 mm. fuera de su posición recta. Las guías de presión implican el uso de material de baja fricción, p. ej. plástico fenólico armado con tejido de algodón tipo BSS 2272 S2 y la lubrificación continua de la superficie de contacto. De lo contrario el sobrecalentamiento debido a la fricción puede causar grietas en la superficie de las hojas.

Fig. 1: 6 Bombeado de un volante de sierra cinta. En sierras para hojas anchas (p.

Fig. 1: 8 Grietas causadas por guías sobrecalentadas

El calor proveniente de las guías puede reducirse pulverizando o aplicando lubrificante de otro modo en la cinta y volante. El gas-oil se usa frecuentemente como lubrificante y removedor de la resina. Sin embargo, debido a su inflamabilidad y fuerte olor, se han desarrollado otros productos, ahora generalmente al alcance, que carecen de esos inconvenientes.

Fuerzas de tensión

La fuerza de tensión entre los volantes de la sierra cinta puede ser aplicada de diferentes modos. En el caso de máquina de sierras cinta estrechas, la tensión es ejercida por un tornillo mecánico. Si la cinta se calienta la fuerza de tensión decrece. Un método para la aplicación de tensión en máquinas de sierra cinta anchas consiste en la colocación de pesas en un sistema de pivote, a fin de elevar el volante superior. Este método permite el alargamiento de la cinta cuando ésta se calienta durante la operación y ejerce una fuerza de tensión constante sobre la misma. Otra disposición común, es la de cilindros hidráulicos, los cuales por medio de un manómetro ejercen una fuerza de tensión constante sobre la cinta. Para la reacción rápida a perturbaciones, se utiliza frecuentemente un resorte neumático, (almohada de aire), a fin de mantener al volante superior en posición.

1.4.La hoja

Los parámetros importantes para la hoja de sierra cinta son el acero, las dimensiones y la forma del diente. Para un aserrado óptimo, éstos deben ser escogidos cuidadosamente y han de estar en armonía mutua.

El acero

A fin de obtener un buen resultado económico en la fabricación y el mantenimiento de las hojas, y en el aserrado, es absolutamente imprescindible el uso de un acero para sierras cinta de la más alta calidad.

El calor proveniente de las guías puede reducirse pulverizando o aplicando lubrificante de otro modo en

Fig. 1: 9 Distribución de costos en un eficiente aserradero de maderas blandas.

Merece la pena tener en cuenta que el acero representa tan sólo el 0,03% de los costos totales del aserradero, aunque es una parte sustancial del costo de fabricación de una hoja. Una vez más, un acero de la más alta calidad posible, da una hoja que se amortiza rápidamente. Ranuras de corte estrechas, buenas tolerancias, altas velocidades de alimentación y pocas interrupciones de aserrado son algunos de los beneficios. La producción de acero 000 UDDEHOLM 000 laminado en frío, templado y revenido, para sierras cinta para madera, está basada en una enorme experiencia y en continuos esfuerzos de investigación y desarrollo, avalados por un estricto control de calidad y procesos. El producto es ensayado en la práctica en cooperación con aserraderos e industrias procesadoras de la madera.

Características

El acero debe ser lo suficientemente tenaz para permitir el triscado y recalcado de los dientes sin que éstos se agrieten o se quiebren. El recalcado en particular, impone grandes exigencias de tenacidad. La tenacidad, o mejor dicho la ductilidad, prima sobre la dureza. Alta tenacidad significa menor sensibilidad a las melladuras, lo cual se traduce en un menor riesgo de avería como resultado de pequeños defectos.

A fin de aumentar la vida de los dientes de la sierra, el acero debe poseer una buena resistencia al desgaste. Dado que ésta depende de la dureza y aumenta con la misma, el acero debe ser lo más duro posible, aunque no tanto como para tornarse quebradizo e incapaz de resistir el triscado o el recalcado. El acero debe ser muy puro, es decir con un contenido muy bajo de inclusiones indeseables. En sierras cinta, las inclusiones no metálicas filiformes pueden causar rupturas durante la operación de recalcado de los dientes. Partículas gruesas de escoria e inclusiones filiformes desfavorablemente localizadas pueden también causar la ruptura prematura de la hoja. Debido a que la hoja de sierra cinta y muy en especial los dientes, están sometidos a serios impactos de esfuerzo durante el uso, el acero debe ofrecer una buena resistencia a este efecto. La hoja debe ser capaz de resistir choques tales como el del aserrado de un clavo, de una bala de rifle o de una piedra sin sufrir serios daños.

A fin de aumentar la vida de los dientes de la sierra, el acero debe poseer

Fig. 1: 10 Rollo de fleje.

El acero debe ser altamente resistente a la fatiga. Esta propiedad es necesaria, ya que la sierra debe ser capaz de flexionarse repetidamente sobre los volantes sin averiarse. La alta resistencia a la fatiga disminuye enormemente el riesgo de que se desarrollen grietas en las gargantas de los dientes. El fleje de acero para sierras cinta debe ser bien recto. El dentado debe poder efectuarse sin tropiezos. La engorrosa y cara operación de enderezado no debería ser necesaria antes del dentado. El fleje de acero para sierras cinta debe ser muy plano. Este requerimiento es tan importante como el de rectitud. Un fleje para sierras que no sea plano causa dificultades en la mayoría de las operaciones de fabricación y requiere trabajo adicional de banco. La hoja de sierra cinta debe mantenerse recta a pesar de temperaturas relativamente elevadas y variaciones de las mismas. Para contrarrestarlas, el acero debe caracterizarse por su buena elasticidad y capacidad de recuperación. El fleje para sierras cinta debe poseer un acabado superficial adecuado y estar libre de defectos superficiales que pudieran formar puntos de comienzo de ruptura por fatiga. La importancia de este requisito aumenta en el caso de hojas más delgadas y estrechas. La combinación óptima de dureza y tenacidad se consigue en una acero para sierras cinta que ha sido templado a martensita pura y posteriormente revenido a la dureza adecuada. Para el acero ideal para sierras cinta recalcadas o triscadas debe escogerse la mejor relación dureza/tenacidad. En el caso de dientes aportados, esta relación es diferente. Es importante que el acero para sierras cinta presente poca variación de propiedades en cada rollo, al igual que entre diferentes suministros. Con un acero que exhiba todas las características mencionadas, los fabricantes de sierras pueden producir hojas de una vida útil larga e ininterrumpida. La producción de acero para sierras cinta para madera, no es solamente una cuestión de composición química, estructura y dureza de material. El fleje de acero debe laminarse, cizallarse y tratarse con gran cuidado, debiendo entregarse recto, plano y libre de tensiones indeseables. Una materia prima de tan alto grado de calidad, posibilita al experto del ramo la fabricación de hojas perfectas. Ésta podrá ser troquelada sin enderezado previo, siendo posible realizar los procedimientos posteriores de enderezado y aplanado, y tratándose de sierras cinta anchas, el importante proceso de tensionado, sin complicaciones ni pérdidas de tiempo. Un acero Uddeholm para sierras cinta para madera, es una materia prima de la más alta calidad que permite al experto en sierras la producción de hojas perfectas. La consistencia de propiedades es máxima tanto dentro de un mismo rollo como entre diferentes envíos.

Inspección final y marcado.

Un acero Uddeholm para sierras cinta para madera, es sometido a una inspección final antes de la entrega, para garantizar todas las características antes mencionadas. Esta verificación es llevada a cabo por inspectores altamente calificadas y de suma experiencia. Durante dicha inspección, nuestra marca registrada 000 UDDEHOLM 000 es grabada a intervalos regulares a todo lo largo del fleje.

Inspección final y marcado. Un acero Uddeholm para sierras cinta para madera, es sometido a una

Fig. 1: 11 Esta marca es un símbolo genuino de acero Uddeholm para sierras cinta para cortar madera y garantiza un producto de la más alta calidad.

Inspección final y marcado. Un acero Uddeholm para sierras cinta para madera, es sometido a una

Fig. 1: 12 Banco de inspección

Las dimensiones

Cuanto mayores sean los troncos y más alta sea la velocidad de alimentación, tanto más gruesas y anchas deben ser las hojas de sierra cinta a fin de lograr un aserrado perfecto. La cuestión importante es el equilibrio entre el tamaño del tronco (altura de corte), la velocidad de alimentación, la estabilidad de la hoja, y la exactitud de aserrado. En algunos lugares del mundo se prefieren grandes máquinas y una gran producción, mientras que en otros se usan máquinas más pequeñas y hojas delgadas para el mismo tamaño de troncos. Sin embargo, las máquinas en sí mismas están diseñadas para ciertas dimensiones de hoja de sierra cinta (longitud, ancho y espesor). Para una determinada máquina, la elección de las dimensiones de la hoja es por lo tanto limitada.

El espesor

Como regla empírica, el espesor no debe exceder 1/1000 del diámetro del volante. Esta regla ha probado dar buenos resultados en la práctica. También desde el punto de vista teórico, las tensiones de flexión están en este caso limitadas a unos 200 N/mm² (29000 Ibs/pulg².). Con hojas más gruesas aparecerán grietas en el fondo de la garganta luego de un corto período de tiempo. Esto es debido a las altas tensiones de flexión a las que una gruesa hoja de sierra cinta está sujeta. El aserrado con sierras cinta altamente tensadas ha sido introducido gracias al uso de hojas más delgadas, las cuales reducen las tensiones de flexión.

Inspección final y marcado. Un acero Uddeholm para sierras cinta para madera, es sometido a una

Fig. 1: 13 Relación máximo espesor/diámetro.

A fin de mantener la estabilidad, una fuerza de tensión más alta de lo normal es ejercida en la máquina. Sin embargo, una cinta delgada en demasía provocará un aserrado defectuoso

El ancho

El ancho de la cinta está regido por la máquina aserradora. El ancho máximo del fleje es igual al ancho del volante + la altura de los dientes + 3 a 5 mm. A veces, el uso del ancho máximo puede resultar imposible debido a limitaciones del equipo de mantenimiento. Según las condiciones de trabajo de la hoja, alrededor de 1/3 del ancho original de la misma puede usarse para el reafilado. Al final, la hoja se desecha debido a la gran cantidad de grietas. Esto ocurre cuando ésta es demasiado estrecha para poder soportar el esfuerzo necesario para el aserrado de precisión.

La forma de los dientes

La forma y tamaño de los dientes, tienen una influencia decisiva en el resultado del aserrado. La selección de la forma del diente es determinada en primera instancia por los siguientes factores:

El tipo de madera

Madera dura, seca y congelada, requiere una forma de dientes robusta. Maderas blandas y maderas verdes permiten una forma menos robusta, posibilitando una garganta mayor con más capacidad de acumulación de aserrín.

La dirección del corte en relación a las fibras

Los dientes de sierra para corte transversal (en relación a las fibras), están sometidos a mayores esfuerzos que aquellos en sierras para corte longitudinal.

La velocidad de la hoja

Altas velocidades de hoja, son normalmente asociadas con el corte de maderas blandas y el empleo de altas velocidades de alimentación, por lo que requiere gargantas más amplias.

Velocidad de alimentación

Las altas velocidades de alimentación exponen al diente a un esfuerzo mayor, lo cual requiere que su forma sea robusta. A su vez, dichas velocidades exigen gargantas más amplias.

El espesor de la hoja

Una hoja delgada requiere dientes más robustos que una hoja gruesa.

La profundidad de corte

Siendo las otras condiciones invariables, un incremento en la profundidad de corte requiere mayor espacio en la garganta. Sin embargo, la hoja es sometida a un mayor esfuerzo, lo cual debe compensarse reduciendo la velocidad de alimentación.

Hay cinco tipos básicos de dientes, los cuales cubren las condiciones generales del aserrado de madera, incluyendo tanto las maderas verdes como las estacionadas. La principal diferencia entre ellos está en el área de la garganta. Los dientes deben ser modificados en mayor o menor grado para estar de acuerdo con las condiciones de trabajo existentes.

A fin de mantener la estabilidad, una fuerza de tensión más alta de lo normal es

XFig. 1: 14 La forma "N" se emplea generalmente en hojas de sierra cinta estrechas, p. ej.,

anchos de hasta 50 mm. (2 pulg.), las cuales son normalmente triscadas. Es un diente fuerte que puede ser recomendado para maderas extremadamente duras. El radio de la garganta es relativamente pequeño, lo cual aumenta la susceptibilidad de agrietamiento en las gargantas.

A fin de mantener la estabilidad, una fuerza de tensión más alta de lo normal es

Fig. 1: 15 La forma "O" tiene la base de la garganta plana y el área de la misma es grande. Se recomienda para maderas de grano grueso y fibroso, y en general es

adecuada para maderas tanto duras como blandas. En opinión de muchos especialistas en sierras, la garganta plana del diente reduce el riesgo de agrietamiento y es la forma de diente ideal para las hojas de hasta 130 mm. (5 pulg.) que han de ser triscadas.

adecuada para maderas tanto duras como blandas. En opinión de muchos especialistas en sierras, la garganta

Fig. 1: 16 La forma "S" es la usual para hojas de sierras cinta anchas, p. ej. 250 mm. (10 pulg.) y más, especialmente aquellas con dientes recalcados. Debido a su lomo convexo, el ángulo libre es reducido al mínimo.

adecuada para maderas tanto duras como blandas. En opinión de muchos especialistas en sierras, la garganta

Fig. 1: 17 La forma "NS" es una combinación de "N" y "S" que lleva incorporadas las ventajas de una punta de diente de alta capacidad de recalcado y una gran área de garganta, reduciendo así el riesgo de grietas en ella e incrementando la capacidad de contención de aserrín. La forma "NS" es recomendable para hojas de un ancho de 150 mm. (6 pulg.) a 20 mm. (8 pulg.) y es ideal tanto para el aserrado de maderas blandas como una mezcla de maderas duras.

adecuada para maderas tanto duras como blandas. En opinión de muchos especialistas en sierras, la garganta

Fig. 1: 18 La forma "SB" ha probado ser muy ventajosa en el aserrado de madera congelada. Posee también un radio de fondo de garganta más bien grande, lo cual previene la formación de grietas. La estabilidad lateral del diente es alta debido a la relativamente escasa profundidad de garganta. El punto de transición en el fondo de la garganta quiebra las astillas congeladas, para una utilización óptima del área de la misma, con un mínimo de fuga y adhesión de aserrín a las tablas.

Definición de términos relativos a la forma de los dientes.

adecuada para maderas tanto duras como blandas. En opinión de muchos especialistas en sierras, la garganta

Fig. 1: 19 La línea de puntas de diente señala una línea tangencial a la punta de los dientes. En proyección lateral, esta línea debe ser recta. La línea de bases de diente señala una línea que pasa a través del fondo de las gargantas. Ésta también debe ser recta. La línea dentada muestra el perfil de los dientes (línea gruesa en la figura).

Paso (distancia entre los dientes)

El paso de diente debe escogerse en función de la clase de madera, la velocidad de la hoja, la velocidad de alimentación y la profundidad de corte. Un paso demasiado largo incrementa la carga sobre cada diente, dando como resultado que la sierra se desafile rápidamente, lo cual es señalado por la consistencia arenosa del aserrín. Un paso demasiado corto da una superficie aserrada suave, pero aumenta la fuerza necesaria para el aserrado. Un paso corto deja poco espacio para el aserrín, (gargantas pequeñas) restringiendo la velocidad de alimentación, lo cual puede ser un inconveniente en un aserradero de alta producción. Si el ángulo del diente y el ángulo de corte son grandes, es posible hacer un lomo de diente muy convexo y de ese modo evitar pasos demasiado largos. El área de la garganta y

el radio de la base deben ser tan grandes como el diseño del diente permita, a fin de distribuir la concentración de tensiones y reducir el riesgo de grietas en la garganta. Los dientes recalcados permiten y requieren un paso de dientes más amplio que los triscados. La diferencia puede ascender a un máximo del 35%. Las hojas delgadas, que generalmente se triscan, deben tener dientes más bien pequeños y próximos a fin de ser suficientemente robustos. Hay muchas clases de maderas que exigen especiales formas de dientes y pasos. Los requerimientos varían considerablemente, especialmente en lo que respecta a ciertas maderas tropicales.

Ejemplos de pasos de dientes adecuados (dientes recalcados):

Sierra cinta:

152 x 1,25 mm. (6 pulg. X 18 BWG

Forma de diente:

NS; diente recalcado, h = d/3

Para madera blanda:

paso aprox. 45 mm. (1 ¾ pulg.)

Para madera dura:

paso aprox. 40 mm. (1 ½ pulg.)

Cuando se asierran troncos de madera blanda y verde, los cuales producen mucho aserrín, generalmente se requiere un paso de 40 a 45 mm. (1 ½ a 1 ¾ pulg.). En el caso de altas velocidades de alimentación un paso de diente aún más ancho puede ser adecuado. Tratándose de madera dura y seca, 35 a 40 mm. ( 1 ¼ a 1 ½ pulg.) pueden ser suficientes. Los datos complementarios en las tablas siguientes, deben ser considerados como meros ejemplos.

Profundidad de la garganta (altura del diente) y área de la garganta.

Gargantas profundas dan como resultado áreas de garganta amplias. En cualquier caso, el diente no debe ser demasiado alto, ya que de lo contrario provocaría vibraciones y la sierra cinta no cortaría recto. La estabilidad del diente depende de la relación entre la altura (profundidad) y el paso. La experiencia ha demostrado que la mejor profundidad de garganta (h) es de alrededor de 1/3 del paso (para dientes recalcados) y de ¼ del paso (para dientes triscados). Si el paso de diente es mayor de 50 mm. (2 pulg.), la relación deberá ser de ¼ a 1/5 respectivamente y h no deberá ser mayor de 8 a 10 veces el espesor de la hoja. La garganta depende de la forma, el paso y la altura de diente, debiendo ser lo suficientemente amplia para transportar el aserrín producido. El volumen de aserrín es mucho mayor que el de la madera sólida. La proporción en volumen libre para madera dura y seca es del orden de 3:1, mientras que para madera blanda y verde puede ser tan alta como de 6:1; por lo tanto, la madera verde, blanda requiere gargantas bastante amplias. Sin embargo, se asume que durante el aserrado, el aserrín puede ser comprimido hasta cerca de la mitad de su volumen sin ningún menoscabo de la operación de aserrado. Si el espacio de la garganta es insuficiente, el exceso de aserrín es expulsado hacia la ranura a los lados de la hoja. Esto incrementa fricción entre la hoja y la madera, resultando en un aumento del consumo de energía y un sobrecalentamiento, en detrimento del tensionado y la dureza de la hoja, y de la calidad de la madera cortada.

Fig. 1: 20 Paso de diente y dimensiones para hojas de sierra cinta estrechas para madera

Fig. 1: 20 Paso de diente y dimensiones para hojas de sierra cinta estrechas para madera con dientes triscados.

Fig. 1: 20 Paso de diente y dimensiones para hojas de sierra cinta estrechas para madera

Fig. 1: 21 Paso de diente y dimensiones para hojas de sierra cinta anchas para madera con dientes recalcados o triscados.

Fig. 1: 22 La forma de la línea dentada viene determinada por las características definidas arriba.

Fig. 1: 22 La forma de la línea dentada viene determinada por las características definidas arriba. Para el control de los contornos de los dientes se debe contar con plantillas (patrones) claramente marcadas con todos los datos de referencia.

Ángulo libre

El destalonado debe comenzar justamente en la punta del diente, y el ángulo libre (A) no debe ser menor de 8° para que la hoja de sierra corra libremente. Este ángulo mínimo debe ser tenido en cuenta al diseñar el ángulo de diente (B) y el ángulo de corte (C). Con maderas muy blandas el ángulo libre puede ser incrementado hasta los 15°. Si el destalonado no es suficiente, el lomo del diente en la zona de la punta presionará contra la madera causando excesiva fricción y sobrecalentamiento de la hoja. Cuando se afile una hoja, asegúrese de afilar la totalidad del lomo del diente a fin de que se mantenga el ángulo correcto. De lo contrario se calentará rápidamente, perderá dureza y se desafilará prematuramente.

Fig. 1: 22 La forma de la línea dentada viene determinada por las características definidas arriba.

Fig. 1: 23 Se han estudiado tanto hojas de ensayo fabricadas con precisión, como hojas producidas normalmente.

Ángulo de diente

El ángulo de diente (B) determina la resistencia del mismo y debe ser suficientemente amplio. Generalmente no debe ser menor de 40°. Con maderas duras puede aproximarse a los 50° y con maderas blandas puede descender a los 35°.

Ángulo de corte

El ángulo de corte (C) es de primordial importancia para la capacidad de corte y puede tener un efecto decisivo en la capacidad de producción. El ángulo de corte debe ser escogido de acuerdo al tipo de madera a ser cortada, la velocidad de la hoja, la velocidad de alimentación, el tipo de diente y la forma del mismo en general. Un ángulo de corte pequeño da como resultado una superficie aserrada más uniforme que un ángulo grande. Una hoja con ángulo de corte insuficiente no cortará las astillas y tendrá una tendencia a retroceder sobre los volantes. Si el ángulo de corte es demasiado grande en relación a la velocidad de alimentación, los dientes "morderán" demasiado fuerte y la hoja tendrá una tendencia a moverse sobre los volantes hacia la madera.

Si la velocidad de alimentación es demasiado baja, los dientes no podrán cumplir su función adecuadamente sino que frotarán en lugar de cortar, desarrollando un calor excesivo y desafilándose prematuramente. Esta situación se hace muy patente en el aserrado de maderas duras y abrasivas. El ángulo de corte debe ser mantenido dentro de ciertos límites, los cuales son determinados por la experiencia. Como regla general para dientes triscados, no debe ser menor de 12° ni mayor de 35°.

Ángulos de corte para dientes triscados

En hojas delgadas, el ángulo de corte debe mantenerse próximo a la tolerancia mínima y en gruesas, próximo a la tolerancia máxima, según la tabla siguiente.

Maderas duras, roble, haya, caoba, teca Maderas blandas, pino, abeto, cedro Maderas de estructura abierta, álamo chopo

Ángulos de corte para dientes recalcados

Ángulo de corte 15° a 25° 20° a 25° 25° a 30°

En dientes recalcados, el ángulo de corte debe ser ligeramente mayor que en dientes triscados. Las maderas blandas son ligeramente aserradas a altas velocidades de cinta y de alimentación respectivamente, lo cual debe tenerse en cuenta durante la elección del ángulo de corte.

Ejemplo:

Alimentación, m/min.

Ángulo de corte

hasta 8

15°

8 a 30

20°

  • 30 25°

a 50

  • 50 30°

a 60

Economía del aserrado

Si la velocidad de alimentación es demasiado baja, los dientes no podrán cumplir su función adecuadamente

Fig. 1: 24 Pérdidas en el aserrado.

Fig. 1: 25 Consumo de materia prima. Tan pronto como una hoja de sierra penetra en

Fig. 1: 25 Consumo de materia prima.

Tan pronto como una hoja de sierra penetra en la madera, se produce una pérdida de aserrado cuya entidad depende del espesor y del desplazamiento de la hoja, y del triscado o recalcado de los dientes. Las dimensiones actuales de aserrado deben ser mayores que las dimensiones aserradas nominales.

Economía de materia prima

Se pueden lograr ahorros a través del empleo de hojas más delgadas, de un recalcado exacto y de una mejora en la estabilidad de la hoja. En un caso típico la pérdida de aserrado puede ser de 0,20 pulg. (5,1 mm.). Mediante el uso de hojas más delgadas, un triscado más exacto o una mejora en la estabilidad de la hoja es fácil reducir la pérdida en el aserrado a 0,19 pulg. (4,8 mm.), lo cual equivale a un incremento en el rendimiento del 1%

Cálculo

Situación actual: 0,20 pulg. (5,1 mm.) de pérdida de aserrado

Fig. 1: 25 Consumo de materia prima. Tan pronto como una hoja de sierra penetra en

Fig. 1: 26 Cálculo de rendimiento de madera seca sin cepillar y beneficio relativo de los productos en un aserradero de troncos pequeños.

Beneficio relativo total

55% x 100 /100+ 25% x 28 /100+ 15% x 9/100 = 63,35

Situación mejorada: 0,19 pulg. (4,8 mm.) de pérdida de aserrado

Aserrín 15% x 0,20 - 0,01/ 0,20= 14,25%

Supongamos que la diminución de las pérdidas de aserrado en 0,01 pulg. (0,25 mm.) se distribuye en 75% de madera y 25% de astillas.

Esto da:

Madera

55,56%

Astillas

25,19%

Aserrín

14,25%

Contracción + pérdidas 5%

Beneficio relativo

55,56% x 100/100 + 25,19% x 28/100 + 14,25% x 9/100 = 63,90

Incremento en el beneficio

63,90 - 63,35/63,35 = 0,9%

El incremento del 0,9% en el beneficio puede lograrse con la disminución de las pérdidas de aserrado en 0,01 pulg. (0,25 mm.) gracias a:

una hoja más delgada

un recalcado más exacto

una mejora en la estabilidad

Debe subrayarse que el incremento del 1,0% en el rendimiento equivale al total de los costos de adquisición y mantenimiento de herramientas del aserradero.

2. Fabricación y mantenimiento de hojas de sierra cinta anchas

Para que el proceso de aserrado sea económico es absolutamente esencial que las hojas de sierra cinta estén perfectamente fabricadas y mantenidas. Como ya hemos visto, la hoja decide el beneficio, el cual asciende a un valor mucho mayor que el costo de ella misma. Sin embargo, es indispensable comenzar con un perfecto acero para sierras cinta para madera, si se han de lograr una fabricación y mantenimiento perfectos. De este modo, la fabricación de hojas de sierra cinta puede realizarse económicamente y las hojas fabricadas garantizarán ganancia y buena economía en el proceso de aserrado. Un fleje de acero de inferior calidad no puede dar nunca una buena hoja de sierra cinta. Sin embargo, un buen fleje de acero puede ser manipulado de tal manera que da lugar a hojas con propiedades inferiores. Por esa razón hemos reunido información al respecto, de expertos y afiladores de sierras de todo el mundo, con la esperanza de que proporcione ideas útiles, destinadas a mejorar aún más la tarea de fabricación de hojas y la de aserrado. Finalmente, algunos consejos generales para los aserraderos. Es una buena idea emplazar el área de mantenimiento de sierras cerca de las máquinas aserradoras. El afilador de sierras

puede así observar y controlar mejor el proceso de aserrado. También se reduce el riesgo de daño a los filos de los dientes durante el transporte. El uso de protectores de dientes (cintas plásticas) durante el transporte y de pisos de madera en el taller de afilado son otras dos medidas destinadas a proteger el filo de las hojas del aserradero.

2.1.Desenrollado

Debido al inherente poder elástico, un rollo de fleje de acero laminado en frío, templado y revenido, puede desenrollarse muy rápidamente y causar daños si no se le mantiene bajo control. Por lo tanto deben tomarse medidas de precaución, y tratándose de flejes más anchos se deberá usar algún dispositivo especial para el desenrollado.

puede así observar y controlar mejor el proceso de aserrado. También se reduce el riesgo de

Fig. 2: 2 Desenrollado de fleje de acero ancho por medio de tres abrazaderas de tornillo

El rollo se coloca sobre el carro de transporte y se asegura con tres abrazaderas. La abrazadera del extremo del fleje se afloja un poco y se mueve hacia atrás a fin de liberar un trozo corto del mismo. Entonces el rollo se gira aproximadamente 120°, la siguiente abrazadera se desplaza hacia atrás y así sucesivamente. Las abrazaderas deben tener una superficie de contacto relativamente grande, recubierta con madera o fieltro a fin de no dañar la superficie del fleje.

puede así observar y controlar mejor el proceso de aserrado. También se reduce el riesgo de

Fig. 2: 3 Dispositivo para el desenrollado de fleje de acero ancho.

El rollo se coloca en el dispositivo y las mariposas se aprietan. Después de quitar las correas de sujeción, la punta libre del fleje puede ser extraída.

puede así observar y controlar mejor el proceso de aserrado. También se reduce el riesgo de

Fig. 2: 4 Desenrollado de fleje de acero ancho en una fábrica de hojas de sierra.

2.2.Corte

El fleje de acero para sierras se entrega en rollos y debe ser cortado en largos, habitualmente después del troquelado. El corte se hace en la mitad del lomo de un diente. Esto reduce a un mínimo los trastornos debidos a grietas de garganta o problemas en el recalcado. El fleje se corta a la longitud máxima que la máquina de sierra cinta acepte. Después, en caso necesario, es posible ajustar el largo cortando uno o dos pasos de diente. El fleje se ajustará de todos modos a la máquina. En el caso de sierras cinta que se han de triscar, se deja un número par de dientes. Asegúrese de que los cortes sean hechos a un ángulo de exactamente 90° con respecto al lomo de la hoja. De lo contrario la hoja se moverá hacia delante y atrás durante el aserrado. La corrección de un corte defectuoso por medio de las operaciones posteriores de unión o tensionado es prácticamente imposible

Fig. 2: 4 Desenrollado de fleje de acero ancho en una fábrica de hojas de sierra.

Fig. 2: 17 Corte del fleje troquelado antes del empalme de los extremos.

2.3.Unión

Hay muchos métodos para la unión de sierras cinta, tales como las soldaduras MIG, MAG y TIG, la soldadura a tope, la soldadura oxiacetilénica y la soldadura fuerte. Los dos últimos métodos no son muy utilizados hoy en día. Las soldaduras MIG, MAG y TIG son también conocidas por otros nombres como p. ej. Heli-arc.

SOLDADURA

Es absolutamente necesario controlar la martensita sin revenir creada durante la soldadura. Esto puede efectuarse precalentando los extremos y reviniendo la soldadura.

Soldadura MIG/MAG

En la soldadura MIG (inglés: Metal-Gas Inerte) y MAG (inglés: Metal-Gas Activo), el metal de aportación hace las veces de electrodo. Éste es protegido por una atmósfera de argón puro en la soldadura MIG y por una mezcla de 80% de argón y 20% de dióxido de carbono en la soldadura MAG. Para la unión de acero para sierras se recomienda el uso de la soldadura MAG. El argón protege contra la oxidación durante la soldadura, mientras que el dióxido de carbono permite que el metal de aportación penetre en la junta. El área a soldar se precalienta automáticamente a 450°C (850°F) y el proceso de soldadura se lleva a cabo sin interrupción desde el canto dentado hasta el lomo de la hoja. El material de aportación (alambre de soldar) debe tener una composición adecuada para la hoja de sierra. Es importante mantener a los extremos tan juntos como sea posible y reducir la cantidad de metal de aportación usado al mínimo indispensable.

Fig. 2: 18 La técnica de soldadura MIG/MAG. Después de la soldadura, el revenido se efectúa

Fig. 2: 18 La técnica de soldadura MIG/MAG.

Después de la soldadura, el revenido se efectúa automáticamente a través de un proceso escalonado de temperatura incorporado en el panel del aparato.

Fig. 2: 18 La técnica de soldadura MIG/MAG. Después de la soldadura, el revenido se efectúa

Fig. 2: 19 Un ejemplo de equipo moderno de soldadura MIG/MAG.

Soldadura TIG

En la soldadura TIG (inglés: Tungsteno-Gas Inerte), la fusión es conseguida mediante un arco eléctrico establecido entre un electrodo de tungsteno y la pieza de trabajo. Una atmósfera de protección del gas inerte argón, alrededor del arco, evita que el aire alcance el metal fundido. El gas confiere además estabilidad al arco. El área a soldar es precalentada hasta por lo menos 200°C (390°F) y si es posible hasta 450°C (850°F). El proceso de soldadura es llevado a cabo sin interrupción desde el canto dentado hasta el lomo de la hoja. El material de aportación no es siempre necesario. En la soldadura TIG es importante mantener el fleje en posición hasta después del revenido. Después de soldar, la unión debe ser revenida correctamente a aproximadamente450°C (850°F), correspondiente a un color rojo oscuro tenue. En el mercado se pueden adquirir equipos de soldadura TIG adecuados.

Fig. 2: 18 La técnica de soldadura MIG/MAG. Después de la soldadura, el revenido se efectúa

Fig. 2: 20 La técnica es soldadura TIG.

El alambre de soldar y la atmósfera de protección para las soldaduras MAG y TIG.

Composición del alambre de soldar

 

Carbono

Silicio

Manganeso

TIG

0,1%

1,0%

1,7%

MAG

0,1%

0,8%

1,4%

Atmósfera de protección

Soldadura TIG

Solamente argón

Soldadura

MAG Argón + dióxido de carbono, 80%-20%

Soldadura MIG

Solamente argón

El grado de penetración es controlado por los diferentes gases. El dióxido de carbono da la penetración más profunda (pero también el mayor grado de porosidad). Por lo tanto, el gas ideal para la soldadura MAG se compone de una mezcla de 80% de argón para la protección contra la oxidación y 20% de dióxido de carbono para la penetración.

Composición del alambre de soldar Carbono Silicio Manganeso TIG 0,1% 1,0% 1,7% MAG 0,1% 0,8% 1,4%

Fig. 2: 21 La forma de la zona fundida en función del gas de protección.

Soldadura oxiacetilénica

La llama oxiacetilénica debe ser ligeramente reductora y las presiones de acetileno y oxígeno deben mantenerse bajas. Como material de aportación pueden usarse trozos de fleje de acero para sierras o alambre de soldar de composición similar. Los extremos de la hoja de sierra cinta colocados paralelamente se afianzan mediante un dispositivo de sujeción sobre un yunque. La distancia entre los extremos de la hoja debe ser de 0,5 a 1,0 mm. (0,02 a 0,04 pulg.), de acuerdo al espesor, el cual puede variar entre 1,65 a 3,05 mm. (16 a 10 BWG). El yunque debe medir aproximadamente 75 x 100 x 450 mm. (3 x 4 x 18 pulg.) y pesar unos 25 a 30 kg. (55 a 65 Ibs). La altura del yunque debe ser ajustable. Antes de colocar la hoja, el yunque y el dispositivo de sujeción deben precalentarse a aproximadamente 200°C (400°F) para que la hoja no se enfríe excesivamente y se temple mientras la unión se forja. A ambos extremos de la ranura se colocan pequeños trozos de fleje a fin de que los cantos de la hoja no se fundan y de asegurar que el cordón de soldadura llegue hasta los bordes. Para evitar deformación, la unión se forma con una serie de puntadas de soldadura de alrededor de 20 mm. de longitud (3/4 pulg.). Se comienza con una puntada en cada uno de los lados y una en el medio, y después se rellena el espacio intermedio, permitiendo que cada nueva soldadura solape la anterior unos 6 mm. (1/4 pulg.). También se puede empezar por el medio y emplazar después las puntadas de soldadura alternativamente en un lado y en el otro hasta los cantos. En cualquier caso, cada puntada debe martillarse inmediatamente con golpes ligeros mientras aún esté al rojo vivo, recalentando dos o tres veces con la llama durante el proceso. No se deberá martillar cuando la temperatura haya descendido debajo del color rojo. Una generosa cantidad de material de aportación debe aplicarse en los extremos y martillarse hacia los bordes. El cordón de soldadura debe ser de unos 0,8 mm. (0,03 pulg.) de altura. El exceso de material entre los dientes o sobre la hoja debe eliminarse con cincel o esmeril y toda la unión debe ser esmerilada en ambos lados. Entonces, la sierra debe removerse del dispositivo de sujeción y dejarse enfriar lentamente. A continuación, la unión debe limpiarse y revenirse a un color azul grisáceo oscuro, preferentemente antes de haberse enfriado completamente, a fin de no correr el riesgo de agrietamiento por temple en la misma. El revenido puede llevarse a cabo ventajosamente calentando dos planchas de soldar al rojo oscuro, aplicándolas con una ligera presión y dejándolas en esa posición hasta que se enfríen. El revenido por medio de la llama de soldadura es un método practicable pero inseguro. Normalmente la temperatura de revenido es de aproximadamente 450°C (840°F)

Soldadura a tope

Otro método seguro para soldar hojas de sierra cinta es mediante el uso de aparatos eléctricos de soldadura a tope. En comparación con otros métodos de unión, las soldaduras a tope de presión y de arco ofrecen una superior flexibilidad y consistencia de calidad. Ningún material de aportación es necesario. Cortos ciclos de tratamiento térmico proporcionan un método efectivo y económico de unir hojas de sierra cinta. Las técnicas convencionales de soldadura a tope de presión pueden ser usadas para anchos de hoja de 3 a 60 mm. (1/8 a 2 3/8 pulg.) en tanto que la soldadura a tope de arco se puede aplicar en anchos de 3 a 210 mm. (1/8 a 8 ¼ pulg.). En casos especiales, el ancho puede ser extendido a 260 mm. (10 ¼ pulg.).

Soldadura a tope Otro método seguro para soldar hojas de sierra cinta es mediante el uso

Fig. 2: 22 Uniendo los dos extremos con una máquina automática de soldadura a tope por arco.

Al preparar la hoja de sierra cinta es importante cortar sus extremos a ángulos rectos. Para este efecto hay cizallas especiales que aseguran cortes netos y perpendiculares. Toda eventual rebaba debe removerse con una lima. La unión debe localizarse entre medio de dos dientes. A fin de mantener el pso de diente, es necesario compensar el acortamiento de la hoja causado por la soldadura. Es imprescindible que ambos extremos de la hoja estén limpios y libres de aceite, óxido, resina, etc. en una longitud de por lo menos 80 mm. (3pulg.), para obtener un buen contacto eléctrico. Los fabricantes de máquinas proveen los detalles técnicos completos para la preparación de las hojas. A continuación los extremos de las hojas se sujetan para la soldadura a tope de presión. El calentamiento del material a la temperatura de soldado provoca su fusión. Entonces, la corriente se desconecta después de un tiempo predeterminado, durante la carrera de recalcado. La junta en la soldadura a tope de acero se produce mediante el avance controlado de los dos extremos de la hoja sujetos en las mordazas de la máquina. En las superficie de contacto de la hoja se aplica una corriente elevada, lo cual resulta en un violento chisporroteo y el progresivo calentamiento de los extremos. La carrera de recalcado es de gran presión y tiene lugar al desconectarse la corriente. Tanto las soldaduras a tope de resistencia como las de arco deben ser termotratadas a fin de refinar (normalizar) la basta estructura de solidificación y retemplarla. Las máquinas de respectivo tipo están equipadas con unidades de tratamiento térmico, ya sea manuales o controladas electrónicamente. El tiempo y la temperatura se calculan de acuerdo con la dimensión de la sección recta de la hoja y su material. Generalmente las hojas de sierra cinta para madera se tratan térmicamente a 800°C (1470°F) por un tiempo de 0,1 a 1 minuto. Para el proceso de revenido, las mordazas se separan a fin de que la zona tratada térmicamente, entre la junta y el material original de la hoja, sea mayor. Los fabricantes de máquinas de soldar también ofrecen aparatos para limar y esmerilar la junta soldada. Este equipo puede suministrarse separadamente o integrarse a la máquina de soldar. Finalmente , la junta debe enderezarse y tensionarse al mismo grado que el resto de la hoja.

Soldaura Fuerte

Las sierras cinta estrechas generalmente se unen por medio de un aparato eléctrico para soldadura fuerte mientras que para las hojas anchas se usan planchas de soldar. Se recomienda una soldadura con alto contenido de plata, ya que posee una temperatura de fusión y cohesión comparativamente baja. La norma ASTM Bag-7 (OK9820) describe una soldadura libre de cadmio adecuada. La soldadura de plata se suministra en forma de cinta de

20 x 0,8 ó 0,10 mm. (0,79 x 0,003 ó 0,004 pulg.). El ancho debe ser siempre unos milímetros mayor que el solapado de la unión. Varios tipos de pastas de soldar comunes son de uso conveniente. Los fundentes se suelen vender junto a las soldaduras. Preparativos para la soldadura fuerte Los extremos a ser unidos deben ser cuidadosamente cortados perpendicularmente a los cantos, de tal manera que la unión vaya a parar en la mitad de un diente. El paso de diente debe mantenerse con exactitud, ya que de otra manera el afilado no podrá llevarse a cabo en una máquina automática. Los extremos deben ser biselados con una caída de 1:10, p. ej., si la hoja es de 1,47 mm. (17 BWG) de espesor, el bisel debe tener un ancho de 15 mm. (5/8 pulg.). Un aumento de bisel no reforzará la unión. El borde de bisel no debe ser afilado; se recomienda un espesor mínimo de alrededor de 0,1 mm. (0,004 pulg.) Un borde afilado se quemaría fácilmente en el proceso de soldadura. El bisel debe ser perfectamente recto y plano, y debe esmerilarse preferiblemente con una máquina especial. La muela debe ser de corte libre y no demasiado dura a fin de no sobrecalentar al material ocasionando su revenido, lo cual se manifiesta por la coloración de la superficie. A veces es aconsejable hacer ásperas las superficies del bisel con una tela de esmeril gruesa para mejorar la adherencia de la soldadura. Una forma alternativa de preparar los extremos es mediante el uso de una lima, siempre y cuando el bisel se haga perfectamente plano. Una mordaza de sujeción es necesaria. Las superficies deben protegerse de la grasa y la suciedad y no tocarse con las manos. Los extremos de la hoja se sujetan a ambos lados sobre una mesa o aparato de soldar; el lomo de la hoja deberá apoyarse en una regla y los extremos biselados uno encima del otro sobre el espacio abierto en el centro de la mesa. Los extremos de la hoja se separan con un destornillador, el fundente se aplica uniformemente a todas las superficies y entonces, la soldadura perfectamente limpia con tela de esmeril o líquido desengrasante y recubierta con fundente se inserta cuidadosamente. Terminado esto no se tocará con la mano. Antes del prensado final, el paso de diente debe controlarse con un compás o un calibre.

20 x 0,8 ó 0,10 mm. (0,79 x 0,003 ó 0,004 pulg.). El ancho debe ser

Fig. 2: 23 Soldadura de una sierra cinta. d=paso de diente, t=espesor de la hoja.

Los extremos de la hoja deben cortarse perpendicularmente a los cantos de la misma a una distancia d + 5t de la punta de diente más cercana. 2 La delgada cinta de soldadura de plata debe ser aproximadamente 3mm. (1/8 pulg.) más larga y ancha que el bisel. Soldadura fuerte con planchas de soldar Las planchas de soldar se calientan en un horno de forja o eléctrico a unos 850°C (1560°F) (color rojo claro) equivalentes a unos 100°C (180°F) sobre la temperatura de fusión de la soldadura de plata, para compensar la pérdida de calor durante la operación. El aparato de soldar se manipula entonces de la manera siguiente:

Apretar los tornillos exteriores de la prensa

Extraer la cuña hasta la mitad. Colocar la primera plancha de soldar sobre la cuña, debajo de la sierra cinta, después de haber eliminado eventuales costras de óxido sueltas.

Empujar la cuña hasta que la plancha de soldar toque ligeramente la unión.

Colocar rápidamente la plancha de soldar superior en posición.

Prensar rápidamente antes de que se pierda demasiado calor.

Aflojar los tornillos de sujeción para permitir que la hoja se dilate libremente con el calor, pues de lo contrario se curvará.

Quitar las planchas de soldar cuando hayan virado del rojo al negro.

 Prensar rápidamente antes de que se pierda demasiado calor.  Aflojar los tornillos de sujeción

Fig. 2:24 Aparato de soldadura fuerte con planchas de soldar. En este aparato la unión se prensa neumáticamente. Nótense las láminas blancas de fibra mineral cerca de la unión. Éstas sirven como aisladoras térmicas y distribuyen el calor más uniformemente en la zona de transición.

Las planchas de soldar deben ser alrededor de 50 mm. (2 pulg.) más largas que el ancho de la sierra cinta y de un acero resistente al calor, p. ej. UHB Stainless 25 (tipo AISI 310, 25% Cr, 20% Ni), el cual no forma costras de óxido que pudieran descascararse y adherirse a la unión, causando un calentamiento desparejo de la misma. Las superficies de contacto de las planchas deben ser siempre planas.

TRABAJOS POSTERIORES A LA UNIÓN

Revenido después de la unión

El revenido, después de la unión de una hoja, debe ser efectuado con sumo cuidado a fin de darle al acero una estructura lo más semejante posible a la original. El acero se reviene normalmente a 450°C (840°F).

 Prensar rápidamente antes de que se pierda demasiado calor.  Aflojar los tornillos de sujeción

Fig. 2:25 Estructura metalográfica del corte de una hoja de sierra cinta soldada con TIG

Ajuste final de la unión

En primer lugar la hoja de sierra cinta debe ser sujetada en un soporte de limar curvo. Para limpiar la unión de escoria y de exceso de metal de aportación se usa una lima gruesa o una afiladora de mano. (Fig. 2:26).

Ajuste final de la unión En primer lugar la hoja de sierra cinta debe ser sujetada

Fig. 2:26 Preparación de la unión luego de la soldadura.

Después del limado o amolado, la sierra cinta debe ser enderezada, tensionada y aplanada. Esto se puede hacer martillando pero también laminando tal como se muestra en la Fig. 2:27. Es importante que el fleje se haya enfriado antes de comenzar el martillado.

Ajuste final de la unión En primer lugar la hoja de sierra cinta debe ser sujetada

Fig. 2:27 Pasadas de laminación con un rodillo de tensionar.

La unión está ahora lista para el acabado final. Ésta se frota con ella de esmeril para remover restos de escoria y de metal excedente de la unión, del diente y del lomo de la hoja, a fin de que la junta se haga casi invisible. Es importante que no haya rayas transversales. Después de un tiempo éstas pueden formar grietas en la garganta y en el lomo de la hoja. Es aconsejable hacer la junta un poco más delgada, máx. 0,05 mm. (0,002 pulg.), que la hoja, simplemente para evitarle fricción y golpeteo contra las guías durante el aserrado.

2.4.Trabajos de banco

GENERALIDADES

Los trabajos de banco incluyen las operaciones de enderezado, tensionado y aplanado que se efectúan en un banco especial de tensionado o aplanado.

Banco de tensionado y su equipo

El banco de tensionado puede hacerse de madera dura o revestirse con placas de acero. En cualquier caso debe ser perfectamente plano. Los bancos de madera deben aplanarse al mostrar señales de desgaste. La longitud de banco debe ser de unos 2,5 m (8 pies) y el ancho unos 100 mm (4 pulg.) mayor que la más ancha de las hojas de sierra cinta que se trabajen en el mismo. Se deberá tener disponible una regla (calibre de lomo) de una longitud de 1,5 a 2 m (5 a 7 pies).

La máquina tensionadora de rodillos y un yunque deben ser colocados en línea con el banco. Hay yunques convexos y planos. Si el yunque es convexo, lo usual es que tenga unos 200 mm (8 pulg.) de ancho –para hojas de sierras cinta muy anchas hasta 450 mm (18 pulg.) de ancho -, unos 300mm (12 pulg.) de longitud y unos 350 mm. (14 pulg.) de altura. El yunque debe ser montado en una base firme y la superficie de trabajo convexa puede tener un radio de curvatura de hasta 6 m (20 pies). Esto significa que será unos 2 mm (0,08 pulg.) más alto en el centro que en los bordes, los cuales deben estar a nivel con el banco. También se usan yunques planos, los cuales son preferidos para el ajuste de juntas. Debe haber vías de rodillos tanto por encima como por debajo del banco, en el suelo, y preferentemente un rodillo en cada extremo del mismo. Los centros de los rodillos superiores, del yunque y de los rodillos inferiores deben estar alineados verticalmente. La plancha de aplanado, el yunque y la parte superior del rodillo de tensionado inferior deben estar perfectamente alineados horizontalmente.

La máquina tensionadora de rodillos y un yunque deben ser colocados en línea con el banco.

Fig. 2:28 Banco de tensionado para hojas de sierra cinta anchas.

Los rodillos de transporte pueden ser de madera dura o de acero recubierto con goma y deben estar provistos de pestañas. La hoja de sierra cinta no debe tener contacto con ningún objeto que pudiera raspar el acero. Una buena iluminación es esencial para un enderezado y aplanado de precisión.

Máquinas automáticas de aplanar y tensionar

Hoy en día, en el mercado hay también disponibles máquinas automáticas para el aplanado de hojas de sierra cinta para madera. Estas máquinas realizan un trabajo perfecto tanto en hojas nuevas como usadas, eliminando completamente la ardua tarea de aplanado manual. También hay máquinas automáticas de tensionado, aunque éstas se prestan más bien para la producción de hojas nuevas.

Control de las hojas de sierra cinta

Después del dentado, las sierras cinta estrechas suelen curvarse ligeramente. Si como s veces sucede, ya el fleje suministrado tiene una ligera combadura longitudinal, los dientes deberán ser troquelados en el canto corto (cóncavo). De esta manera la combadura será eliminada en la mayoría de los casos y ningún enderezado de importancia será posteriormente necesario. El canto dentado de las hojas de sierra cinta debe ser más corto que el lomo, a fin de compensar la dilatación del primero durante el aserrado. Esto se refiere especialmente a las hojas de sierra cinta estrechas. Sin embargo, es importante que la curvatura sea completamente uniforme a todo lo largo de la hoja. La desviación a la rectitud debe ser controlada por medio de una regla preferentemente provista de un indicador de dial. El grado de combadura requerida depende del ancho de la hoja, la forma de diente, la velocidad de alimentación, el tipo de madera y otros factores. Una forma de describir la combadura es imaginando una sierra cinta ancha descansando en un plano sobre su lomo y formando un círculo. La proyección lateral mostrará entonces a la hoja como la base de un cono. El uso de hojas con lomo combado está en decadencia. Las hojas con lomo recto se están usando cada vez más en numerosos países.

La máquina tensionadora de rodillos y un yunque deben ser colocados en línea con el banco.

Fig. 2:29 Calibre de lomo normal

La cifra promedio de combadura debe ser de 0,4 mm. (0,016 pulg.) sobre una longitud de medida de 1,5 m (5 pies) o lo que es igual, 0,7 mm (0,028 pulg.) sobre 2 m (6 ½ pies) ó 1,6 mm (0,064 pulg.) sobre 3 m (10 pies). Si el canto dentado es demasiado corto existirá el riesgo de fisuras de fondo de garganta. La curvatura suave deseada se consigue laminando ligeramente a todo lo largo de la hoja, entre el centro de la misma y el lomo. En hojas estrechas esto se hace inmediatamente después del dentado mientras que en hojas anchas posteriormente al tensionado.

TENSIONADO

Las hojas con un ancho mayor de 60 mm (2 3/8 pulg.) son sometidas a un procedimiento especial llamado tensionado. Si hay suficiente espacio, el tensionado debe ser realizado con preferencia antes de la unión. Los resultados son más fáciles de apreciar cuando la hoja está recta que cuando sus extremos han sido empalmados. No obstante, la unión debe ser tensionada separadamente. El tensionado implica que el material es sometido a esfuerzos locales a fin de preparar a la hoja para ciertas condiciones a las cuales estará sujeta durante su funcionamiento. Al pasar la parte central de la hoja repetidamente entre los rodillos de tensionado, ésta se vuelve mas larga que los cantos, los cuales al volverse relativamente cortos adquieren firmeza y rigidez. En otras palabras, el laminado crea esfuerzos de compresión en el centro y de tensión en los cantos. Naturalmente, estos esfuerzos etsrán siempre en equilibrio mutuo.

Resultados de un tensionado correcto

Normalmente, cuando la hoja tensionada está colocada en la máquina de sierra cinta, la parte en contacto con los volantes se bombeará, siendo principalmente los cantos de la hoja los que afianzarán el perímetro del volante. Esto significa que:

El canto dentado estará rígido y correrá con estabilidad durante el funcionamiento.

La estabilidad y rigidez del canto dentado se mantendrá constante incluso cuando la

hoja se sierra se caliente durante la operación. La hoja se ajustará correctamente al perímetro de los volantes y resistirá la presión creada, incluso a altas velocidades de alimentación.

La cifra promedio de combadura debe ser de 0,4 mm. (0,016 pulg.) sobre una longitud de

Fig. 2: 30 Correcto tensionado y posición sobre los volantes. a) Hojas de sierra cinta anchas. b) Hojas de sierra cinta de hasta 150 mm (6 pulg.) de ancho

Resultado de un tensionado incorrecto

La cifra promedio de combadura debe ser de 0,4 mm. (0,016 pulg.) sobre una longitud de

Fig. 2: 31 Incorrecto tensionado y posición sobre los volantes.

  • a) La hoja se apoya en el volante solamente con el canto dentado, el cual está sobretensionado. Riesgo de grietas de

fondo de garganta.

  • b) La hoja se apoya en el volante solamente con el lomo. El canto dentado vibrará y tenderá a vagar ("serpentear") en

la madera. La hoja no cortará satisfactoriamente.

  • c) La hoja se apoya en el volante solamente con la parte central. Vibración. La hoja no resistirá las cargas de corte al

trabajar a altas velocidades de alimentación.

Procedimiento de tensionado

El procedimiento de tensionado debe seguir un programa preconcebido.

Empezar en el centro de la hoja, es decir en el áreaque debe recibir el mayor tensionado. De ahí en adelante, el tensionado debe realizarse sobre el lado derecho e izquierdo de la línea central alternativamente, reduciendo gradualmente la presión de los rodillos y asegurándose de que la hoja se mantenga recta. La distancia entre las pasadas de rodillo depende del ancho de la sierra cinta y debe ser del orden de 10 a 20 mm (3/8 a ¾ pulg.). es aconsejable marcar la secuencia de las pasadas de tensionado con tiza en la hoja. Cuando una cara ha sido tensionada, puede ser necesario dar la vuelta a la hoja y repetir el procedimiento. Esta vez, las pasadas deben disponerse entre las realizadas previamente, marcando y numerando con tiza como antes. Algunos especialistas en sierras se limitan a tensionar la hoja en un solo lado. Esto puede ser satisfactorio, pero es aconsejable tensionar la hoja en ambos lados. De esta manera, la hoja puede usarse en cualquier tipo de máquina.

Empezar en el centro de la hoja, es decir en el áreaque debe recibir el mayor

Fig. 2:32 Secuencia completa de pasadas de tensionado. 1 a 5 en una superficie, 6 a 9 en la otra. El número de pasadas depende de la necesidad de tensionado y del ancho de la sierra cinta.

Si la hoja va a ser tensionada en ambos lados, esto se debe tener en cuenta desde el principio. El grado de tensionado de la hoja puede ser evaluado a intervalos, levantándola y controlando la curvatura transversal, tal como se ilustra en la Fig. 2:34. Esto se hace con una regla plana y recta o con patrones convexos (calibres de tensionado) con el radio de curvatura apropiado. Si el tensionado ha sido llevado a cabo cuidadosamente, la hoja exhibirá poca o ninguna curvatura en la primera etapa. La práctica normal es la de repetir las pasadas varias veces antes de alcanzar el resultado final.

Empezar en el centro de la hoja, es decir en el áreaque debe recibir el mayor

Fig. 2:33 Controlando la planitud.

El tensionado se continúa entonces con precaución laminando con la presión adecuada hasta alcanzar la curvatura correcta y sin que se presenten irregularidades, abolladuras, etc.

Durante el proceso de tensionado, la liuz bajo la regla debe ser controlada a fin de que sea constante a todo lo largo de la hoja. Con volantes bombeados y altas velocidades de alimentación, el lomo de la hoja debería ser un poco más largo, tal como es el caso con las hojas de sierra cinta estrechas. No obstante, este ajuste se hace después del procedimiento de tensionado final. El tensionado no debe efectuarse jamás demasiado próximamente a las gargantas de los dientes o al lomo de la hoja, ya que esto la dañaría. Las pasadas deben estar apartadas por lo menos 20 a 30 mm (3/4 a 1 ¼ pulg.) de los cantos. Si el tensionado se realiza exageradamente o con una presión de rodillos muy elevada surgirán franjas irregulares y sobretensionadas en la hoja. Éstas serán muy difíciles de eliminar y causarán sobretensión y deformación de la hoja durante su operación, lo cual posiblemente

resultará en la rotura de la misma. También pueden aparecer "bultos" (torceduras, abolladuras) y abolladuras longitudinales (lomos) que causarán problemas.

Retensionado

Debe tenerse presente que el ancho de la hoja se reducirá cada vez que ésta sea reafilada o redentada. Consecuentemente, la línea central original se acercará a la línea dentada. Esto implica que la hoja debe ser retensionada, lo cual puede ocurrir varias veces. Evidentemente, por esa razón es importante que el material no sea innecesariamente sometido a fuertes tensionados prematuros que agoten su plasticidad y capacidad de deformación.

Control de tensionado

Cuando se controla el tensionado con una regla, la sierra cinta se levanta con la mano izquierda aproximadamente 30 cm (12 pulg.) por encima del banco para que se forme una curva. La regla se toma con la mano derecha y se presiona ligeramente contra la hoja justo encima del banco. Entre la regla y la hoja habrá una delgada luz de pocas décimas de milímetro. La luz correcta se conoce por experiencia y se juzga visualmente.

resultará en la rotura de la misma. También pueden aparecer "bultos" (torceduras, abolladuras) y abolladuras longitudinales

Fig. 2:34 Controlando el tensionado con una regla recta.

La regla, que debe ser de una longitud mayor o igual al ancho de la hoja, debe sostenerse de tal manera que su cara quede perpendicular a la misma. Es importante que la luz sea uniforme y simétrica en ambos lados. Si se usa una plantilla convexa, ésta debe ser presionada firmemente sobre la hoja de manera que apenas sobrepase la superficie del banco. Cuando el tensionado es correcto, la plantilla debe ajustar exactamente a la hoja, no habiendo ninguna luz entre las mismas. Sin embargo, muchos especialistas prefieren una fina luz bajo la plantilla, ya que así las variaciones pueden ser percibidas más fácilmente.

Grado de tensionado

Existe una tendencia al sobretensionado de nuevas hojas de sierra cinta. Esto se hace a veces para otorgarle a los usuarios finales del aserradero las propiedades de corte recto de una hoja adaptada desde el mismo principio. Esto no es aconsejable, ya que el sobretensionado de acero nuevo introduce tensiones internas excesivas en la hoja antes de que ésta haya sido flexionada sobre los volantes. Esto incrementa el riesgo de agrietamiento de gargantas en la nueva hoja. Una nueva hoja no conservará el tensionado, ya que el acero se estira y se adapta a lo largo y ancho. Esto se puede apreciar siempre en la soldadura de una hoja nueva, después de su primer período de operación en el aserradero. Las tensiones de trabajo afectan su planitud y tensionado (la luz entre la regla y la hoja) A fin de obtener una buena hoja que trabaje rígidamente, es aconsejable tensionarla (darle una luz), gradualmente durante las dos primeras semanas mientras se vaya adaptando. El sobretensionado de la nueva cinta se evita comenzando con el 75% del nivel de tensionado total. La evaluación del nivel correcto de tensionado requiere experiencia. Depende de varios factores tales como el ancho y espesor de la hoja, el diámetro y bombeado de los volantes, la magnitud de tensado (estirado) aplicada a la hoja en la sierra, la velocidad de alimentación y por supuesto el tipo de madera que se va a aserrar. Las hojas de sierra cinta delgada necesitan más tensionado que las gruesas. Las hojas de sierra para maderas duras requieren a su vez más tensionado que las usadas para maderas blandas. Los volantes bombeados requieren naturalmente el uso de hojas de sierra más tensionadas que los volantes planos. Los datos de la tabla siguiente son aplicables siempre y cuando las demás condiciones sean prácticamente fijas y normalizadas. Esto se refiere especialmente al bombeado de los volantes:

La tabla muestra el radio de curvatura para calibradores normales usados para sierras cinta anchas. Estos calibradores deben tener un número guía que indique el radio de curvatura.

La tabla muestra el radio de curvatura para calibradores normales usados para sierras cinta anchas. Estos

Fig. 2:35 Medida del tensionado en hojas de sierra cinta.

ENDEREZADO Y APLANADO

Aún cuando la hoja de sierra cinta esté perfectamente plana y recta antes del proceso de tensionado, se deberá enderezar y aplanar posteriormente. La rectitud se verifica moviendo la hoja gradualmente con el lomo apoyado contra la regla de lomo del banco. Tanto en el caso de que el lomo sea cóncavo como convexo, deberá ajustarse cuidadosamente hasta que cada una de sus partes coincida perfectamente con la regla. Las líneas de tensionado no deben aplicarse demasiado próximas a los cantos (no menos de 20 a 30 mm, ¾ a 1 ¼ pulg.). Si el enderezado ocasiona pérdida de tensionado, la hoja deberá tensionarse nuevamente y el resultado se verificará de nuevo en esa sección. Después de comprobar que toda la hoja está recta y correctamente tensionada, puede ser conveniente darle una combadura ligera y uniforme al lomo. Esto se hace laminando ligeramente a todo lo largo de la hoja, entre el centro y el lomo, y de la misma forma que fue mencionada anteriormente en relación a las sierras cinta estrechas. La verificación final puede ser efectuada por medio de un calibrador normal de 4 ½ ó 6 pies (1,37 ó 1,83 m) de longitud, de canto recto o cóncavo. Este último puede tener una concavidad de 0,4 mm ó 0,8 mm (1/64 ó 1/32 pulg.) por 1,5 m, según el grado de combadura deseada.

La tabla muestra el radio de curvatura para calibradores normales usados para sierras cinta anchas. Estos

Fig. 2:36 Verificando la rectitud de hojas de sierra cinta anchas.

La hoja de sierra cinta debe estar absolutamente plana al yacer libremente sobre el banco de tensionado. El calibrador debe sostenerse en varias direcciones y debe moverse hacia todos los lados a fin de hallar las posibles protuberancias y depresiones. Éstas se marcarán con tiza y se golpearán con martillos especiales (martillos ligeros para hojas delgadas y más pesados para hojas más gruesas y anchas). Antes del martillado, la hoja debe aceitarse.

Fig. 2:37 Aplanado con martillo Las protuberancias y abolladuras se martillan cuidadosamente con golpes ligeros mediante

Fig. 2:37 Aplanado con martillo

Las protuberancias y abolladuras se martillan cuidadosamente con golpes ligeros mediante el uso de un martillo de cara cruzada, comenzando por el medio de la zona afectada. Las franjas de protuberancia se eliminan martillando a todo lo largo de la hoja, principalmente entre las marcas de tensionado, usando también una martillo de cara cruzada. Durante todo este procedimiento, la rectitud debe ser verificada con una regla de canto recto, la planitud con una plantilla recta y el tensionado con una plantilla recta o convexa. Se deberá tener la precaución de martillar las protuberancias y abolladuras de manera tal que no se inviertan y pasen para el otro lado, y se hará una inspección final al efecto. Todas las irregularidades deben ser eliminadas en lo posible, ya que su presencia después de cierto tiempo probablemente causará grietas en el cuerpo de la hoja. Los procesos de tensionado, enderezado y aplanado han sido descriptos como operaciones individuales y separadas; sin embargo en la práctica tienden a tratarse en conjunto.

2.5.Triscado y recalcado

GENERALIDADES

La finalidad del triscado y del recalcado es la de reducir la fricción aserrando una ranura de corte más ancha que el espesor de la hoja de sierra cinta. Ambos métodos implican deformación del material más allá de su límite elástico, es decir una deformación plástica y por esa razón deben ser realizados con la debida atención. El grado de triscado y recalcado depende de la naturaleza de la madera a ser aserrada. Las maderas blandas y fibrosas requieren un triscado o recalcado amplio. Las maderas duras o las maderas blandas congeladas pueden ser aserradas con un triscado o recalcado relativamente pequeño. El recalcado es predominante para sierras cinta anchas. Los dientes recalcados son más robustos que los triscados y dan madera aserrada de dimensiones más exactas. Por eso, las hojas con dientes recalcados pueden trabajar con mayores velocidades de alimentación que aquéllas con dientes triscados. El aportado es otro método de efecto similar al triscado y recalcado. El material de aportación (p. ej. estelita) se funde sobre los dientes previamente recalcados. Nuevas máquinas automáticas permiten soldar o fundir el material directamente sobre los dientes sin recalcar. Después del aportado es necesario afilar lateralmente a los dientes. El afilado lateral proporciona una línea de puntas de diente muy suave y por esa razón una superficie extremadamente lisa en la madera aserrada. La dureza y resistencia al desgaste de un diente recalcado se eleva considerablemente gracias a la deformación en frío inherente al proceso, (la dureza aumenta de unos 44 HRC a 52 HRC), Al aserrar, el diente recalcado tiene holgura no sólo en el lomo sino también en los flancos y es por lo tanto de corte totalmente libre. Las fuerzas de corte actúan simétricamente a lo largo de la hoja, ya que cada diente corta uniformemente en ambos lados. En dientes recalcados el ángulo de diente (o ángulo de filo, B en la Fig. 1:22) puede hacerse más pequeño y el ángulo de corte (o ángulo de ataque, C) un poco mayor. El ángulo de diente promedio es de alrededor de 48° (40° a 55°). El diente recalcado corta a todo lo ancho de la ranura por lo que se produce un máximo de astillas y aserrín. Por consecuencia la garganta debe ser más amplia y el paso de diente más

largo que en caso de dientes triscados, a pesar de que los dientes recalcados producen astillas más grandes y un aserrín más compacto.

largo que en caso de dientes triscados, a pesar de que los dientes recalcados producen astillas

Fig. 2:38 Medidor de dial para la verificación y medida del triscado y recalcado

RECALADO

El recalcado de dientes se realiza en tres etapas:

El borde frontal del diente se recalca a un ancho mayor que le espesor de la hoja.

Los flancos del diente se prensan o moldean al ancho uniforme y forma requeridas, es decir, se igualan lateralmente.

La punta y el frente del diente se afilan en una máquina automática a fin de obtener el filo cortante requerido. Después se afilan los flancos. Esta última operación debe realizarse después del afilado de la punta y el frente del diente.

largo que en caso de dientes triscados, a pesar de que los dientes recalcados producen astillas

Fig. 2:39 Perfiles de dientes de sierras

Fig. 2:40 Distribución de dureza en un diente recalcado. La dureza de una hoja de sierra

Fig. 2:40 Distribución de dureza en un diente recalcado. La dureza de una hoja de sierra cinta de acero templado es de unos 44 HRC. La deformación en frío endurece al material a 52 HRC. El acero formado en frío es más resistente al desgaste, pero también más frágil, estando su capacidad de deformación (tenacidad, ductilidad) casi totalmente agotada. La dureza fue medida con un microdurómetro Vickers. Los valores en la figura están dados en unidades Rockwell C.

Preparativos para el recalcado

Si los dientes se han doblado ligeramente en el proceso de troquelado (o estaban previamente triscados), deben enderezarse antes del recalcado. Esto puede hacerse con alicates de triscar o con una máquina triscadora. Si el perfil de la línea de dientes no está de acuerdo con la curva de la afiladora, los dientes deben preafilarse a la forma correcta. En cualquier caso es aconsejable afilar la hoja de sierra cinta en la afiladora automática a fin de ajustar la línea de bases de diente y hacerla perfectamente recta antes del recalcado.

Aparatos de recalcar

Hay herramientas de recalcar manuales, tanto como máquinas automáticas y semiautomáticas, a menudo combinadas con igualadores (formadores de recalcado). Comunes a todos los tipos son:

El yunque, el cual debe apoyarse mismo.

en el lomo del diente a lo largo de la punta del

La excéntrica, formada con un huso excéntrico, de corte transversal oval o de otra forma especial.

La forma y el tamaño del recalcado depende de las posiciones relativas del yunque, los soportes de la excéntrica y la forma de la misma.

Como recalcar

El recalcado inicial no debe llevarse a cabo en una sola operación con golpes rápidos, sino de una manera suave y lenta, preferentemente en dos ó tres pasos, aflojando el tornillo de sujeción del aparato y volviéndolo a apretar, entre cada paso. Cuando se usa una máquina de recalcado automática, es conveniente pasar la hoja dos veces sin cambiar el ajuste.

Como recalcar El recalcado inicial no debe llevarse a cabo en una sola operación con golpes

Fig. 2:41 Esquema de un aparato manual de recalcado.

El borde del yunque debe apoyarse justamente a lo largo de la punta del diente o posiblemente a una fracción de milímetro fuera de él. El borde del diente, el yunque y la excéntrica deben lubrificarse con pasta de Molycote (disulfuro de molibdeno) o con una mezcla de aceite con tiza o blanco de zinc. Esto protege las herramientas contra el desgaste y disminuye el riesgo de agrietamiento y astillado. El recalcado manual requiere de gran habilidad y resulta muy laborioso, por lo que es preferible el uso de máquinas de recalcar automáticas, sean eléctricas o neumáticas.

Como recalcar El recalcado inicial no debe llevarse a cabo en una sola operación con golpes

Fig. 2:42 Recalcado e igualado con una máquina automática. Cualquier tipo de recalcado puede ser producido.

Los dientes se pueden recalcar de dos maneras: profundamente o en la punta. El recalcado profundo se extiende hasta alrededor de la mitad del diente, mientras que el recalcado de punta afecta solamente aproximadamente un cuarto de la altura del mismo. El recalcado de punta es más sencillo de realizar y es conveniente cuando un pequeño recalcado es suficiente, p. ej. en el caso de madera dura. El material no es sometido a grandes esfuerzos y el riesgo de astilladuras del filo es menor. Las hojas de sierra cinta con dientes profundamente recalcados pueden ser afiladas varias veces sin necesidad de volverse a recalcar. Normalmente están lo suficientemente recalcadas como para permitir dos ó tres reafilados antes de recalcarse nuevamente. El ancho del recalcado depende del tipo de madera a ser aserrada pero es también función del espesor y ancho de la hoja.

Como recalcar El recalcado inicial no debe llevarse a cabo en una sola operación con golpes

Fig. 2:43 Dientes recalcados e igualados.

X
X

Fig. 2:44 Grado de recalcado para diferentes tipos de madera.

Fig. 2:45 Untado de la punta de los dientes con pasta de Molycote antes del recalcado.

Fig. 2:45 Untado de la punta de los dientes con pasta de Molycote antes del recalcado.

Fig. 2:45 Untado de la punta de los dientes con pasta de Molycote antes del recalcado.

Fig. 2:46 Diente recalcado con grietas y astilladuras causadas por falta de lubrificación.

Fig. 2:45 Untado de la punta de los dientes con pasta de Molycote antes del recalcado.

Fig. 2:47 La acción de recalcado. El borde del yunque se coloca de manera de que la excéntrica no pase por el mismo al girar. El punto superior de la curva de recalcado debe estar a cierta distancia del yunque.

Fig. 2:45 Untado de la punta de los dientes con pasta de Molycote antes del recalcado.

Fig. 2:48 Resultado del recalcado a) Diente correctamente recalcado b) Diente incorrectamente recalcado. El borde del yunque ha sido colocado debajo de la punta del diente. La excéntrica ha estrangulado la punta, dando como resultado un filo débil y un acortamiento del diente. En este caso, tanto el frente del diente en su totalidad como el fondo de la garganta deben ser afilados nuevamente para restaurar el espacio de la misma. Ésta es una operación costosa y de magnitud que además implica desperdicio de material.

Igualado

El ajuste del diente recalcado al ancho y forma requeridas, es decir el igualado, se realiza con una herramienta manual o un accesorio en la máquina automática de recalcar o afilar. El igualado se hace prensando o afilando. Las herramientas manuales de tipo convencional para igualado por medio del prensado constan de un par de punzones de acero templado. También hay herramientas manuales basadas en el proceso de laminación en frío. El material recalcado se comprime por los flancos. Esta conformación en frío endurece aún más los dientes, haciéndolos más resistentes al desgaste y aumentando su eficiencia.

Fig. 2:49 Igualado en una máquina de recalcar automática. Los dos punzones moldean la punta del

Fig. 2:49 Igualado en una máquina de recalcar automática. Los dos punzones moldean la punta del diente recalcado al ancho y forma requeridos.

TRISCADO

En el triscado, los dientes se doblan alternativamente a la derecha y a la izquierda con un triscador, alicates especiales de triscar o preferentemente con una máquina triscadora. El triscado es una técnica más bien apta para hojas de sierra cinta estrechas de hasta 50 mm (2 pulg.), o donde no se cuenta con la instrucción o equipo necesario para el recalcado o aportado. El triscado debe concentrarse en la punta del diente un tercio de su altura para madera dura y la mitad para madera blanda. Si los dientes se triscan completamente abajo, la línea de bases de diente se ondulará con el consiguiente riesgo de que se quiebren.

Fig. 2:49 Igualado en una máquina de recalcar automática. Los dos punzones moldean la punta del

Fig. 2:50 Triscado en una máquina automática.

Todos los dientes deben ser doblados uniformemente y justamente lo suficiente. Para maderas blandas el triscado puede ser de hasta la mitad del espesor de la hoja, p. ej.: 0,4 a 0,6 mm (0,016 a 0,025 pulg.) por cada lado, para un espesor de hoja de 1,2 mm (0,05 pulg. ó 18 BWG). Para maderas duras, el triscado debe ser sólo de más o menos un cuarto del espesor, o sea aproximadamente 0,3 mm (0,012 pulg.) para una hoja de 1,2 mm. Un triscado exagerado resultará en una sobrecarga de los dientes, un mayor consumo de energía y una superficie aserrada de inferior calidad. Por otro lado, un triscado insuficiente producirá alta fricción y sobrecalentamiento de la hoja.

Fig. 2:49 Igualado en una máquina de recalcar automática. Los dos punzones moldean la punta del

Fig. 2:51 Triscado correcto e incorrecto

Si la hoja de sierra cinta se afilará en una limadora que trabaja en una única dirección, es aconsejable triscar más los dientes doblados en la dirección opuesta a la de trabajo de la lima, ya que éstos retrocederán un poco debido a la presión de limado. De lo contrario el posterior ajuste del triscado será necesario. En algunos casos se deja recto cada tercer o cuarto diente, el cual cumple una función de limpieza de la ranura y a su vez guía la hoja. Sin embargo, esto se justifica sólo en casos poco usuales en los cuales se corta madera muy blanda o verde con una hoja ancha y con gran profundidad de corte. En tales casos, el corte debe hacerse lo más ancho posible, hasta de dos veces y media el espesor de la hoja. En el caso de que se deje recta cada tercer o cuarto diente, los restantes pueden triscarse más sin que se pierda rectitud en el corte. El triscado a máquina de hojas de sierra cinta estrechas es más dificultoso que el de hojas anchas debido a la reducida altura y paso de los dientes. En el caso de hojas extremadamente estrechas, p. ej. las de contornear, la triscadora debe estar provista de guías especiales. Los punzones de triscado están sujetos a un gran desgaste. Generalmente están hechos de acero para herramientas aleado p. ej. el UHB SVERKER 21 y deben ser templados y revenidos. La punta debería estar recubierta con carburo de tungsteno, el cual es mucho más resistente al desgaste. Es sumamente importante que los punzones de triscado estén formados

a fin de que no dañen los dientes, ya que de otra manera éstos se podrán quebrar con el tiempo.

a fin de que no dañen los dientes, ya que de otra manera éstos se podrán

Fig. 2:52 Los punzones de triscado deben estar correctamente rectificados, sin cantos filosos que pudieran dañar los dientes.

¡CONTROLE SIEMPRE EL TRISCADO!

APORTADO DE MATERIALES RESIDENTES AL DESGASTE (ESTELITADO)

La vida útil de una hoja de sierra cinta para madera puede incrementarse considerablemente aportando una aleación de alta resistencia al desgaste en la punta de los dientes. Las ventajas se apreciarán al aserrar maderas duras y abrasivas como la caoba, la teca y otras, a menudo impregnadas con compuestos de silicio que tienden a desafilar rápidamente los dientes de acero. Una hoja de sierra con dientes aportados permite un paso de diente mayor, dando gargantas de más capacidad, lo cual permite incrementar la velocidad de alimentación. Maderas conteniendo cuerpos extraños (p. ej. clavos, piedras, balas) no deben ser cortadas con hojas de sierra cinta con dientes aportados. Los aceros para sierras con dientes aportados deben ser de la mejor calidad a fin de evitar grietas de garganta, especialmente cuando se usan para el aserrado de maderas blandas. Las sierras cinta que se han de aportar requieren una atención especial en los trabajos de banco, ya que de lo contrario no se aprovecharía el incremento de vida de los dientes.

Materiales para aportación

El material más común para la aportación de la punta de los dientes es la estelita. Ésta es una de las numerosas combinaciones de aleaciones resistentes al desgaste y consiste principalmente de cobalto, tungsteno, cromo y carbono. A pesar de ser más dura que el acero para sierras cinta para madera, no es su mayor dureza sino más bien sus componentes de aleación los que le otorgan resistencia al desgaste a la punta del diente. En comparación con otras aleaciones, la estelita mantiene su dureza a temperaturas superiores a los 600° (1100°F). También es resistente a la corrosión y oxidación, aún a altas temperaturas, y disminuye la fricción.

Estelita N° 1

Esta calidad posee una tendencia a astillarse en la punta del diente y por lo tanto debe usarse

solamente para el aserrado de maderas duras con contenidos extremadamente altos de silicio como algunas provenientes de África y del sudeste de Asia.

Estelita N° 2

Es una calidad muy popular para uso general. Cuando el diente se desafila tiende a

redondearse en lugar de astillarse. Es adecuado para largas secuencias de aserrado de maderas blandas y semiduras.

a fin de que no dañen los dientes, ya que de otra manera éstos se podrán

Fig. 2:53 Composición de estelitas.

Preparación de los dientes

Los dientes deben troquelarse de manera usual y preafilarse. No es necesario que su filo sea muy agudo, pero sí es imperativo evitar cualquier sobrecalentamiento durante el afilado y

darles un perfecto acabado especialmente en la garganta, a fin de evitar grietas prematuras en el fondo de la misma. Para el aportado manual, los dientes generalmente se recalcan para lograr la forma deseada.

darles un perfecto acabado especialmente en la garganta, a fin de evitar grietas prematuras en el

Fig. 2:54 Dientes preafilados y recalcados.

Aportado manual

El aportado manual es un procedimiento más bien largo y apenas aplicable excepto en hojas de sierra cinta anchas de un espesor de 1,0 mm (0,039 pulg.) o más, pudiendo generalmente usarse sólo en dientes recalcados. La hoja de sierra cinta debe ser colocada sobre rodillos a fin de que el frente de los dientes esté en posición horizontal y a una altura conveniente al operador confortablemente sentado. Se usa un soplete de soldar de 100 litros con una boquilla de unos 0,74 mm (0,029 pulg.) de orificio y p. ej. una varilla de estelita de diámetro 2,4 mm (3/32 pulg.)

darles un perfecto acabado especialmente en la garganta, a fin de evitar grietas prematuras en el

Fig. 2:55 Posición de la hoja de sierra cinta al aplicar la estelita

La presión de oxígeno debe ser muy baja. El acetileno se ajusta de modo de obtener una llama con un cono interno luminoso de 6 mm (1/4 pulg.) de largo y uno externo 2 a 3 veces más largo. La punta de la varilla de estelita se introduce en la llama hasta que se vuelva al rojo vivo. Después se aplica la llama al frente del diente hasta alcanzar el rojo vivo. El exceso de acetileno en el cono luminoso carburizará superficialmente el acero formando una capa muy delgada de material fundido. La superficie adquiere entonces una apariencia de agua clara y se dice que "suda", condición necesaria para una buena adhesión, obtenible sólo de este modo. La posición del soplete debe ser casi horizontal; la varilla se debe colocar entre el soplete y el diente a fin de proteger la punta del mismo de la llama. Una pequeña gota de estelita se funde después sobre el diente. El cono luminoso debe alcanzar apenas la parte inferior del hoyuelo, es decir tan lejos de la punta del diente como sea posible, pero aún concentrando la llama sobre el área a estelitar. El acero base no se debe fundir. La operación debe efectuarse rápidamente para prevenir la oxidación del acero, lo cual impediría que la estelita se extienda. La estelita debe extenderse bien hasta la misma punta del diente, tras lo cual el soplete debe ser retirado inmediatamente. Durante la soldadura, el acero bajo la estelita se calienta a su temperatura de temple, 800°C (1470°F) para 000 UDDEHOLM 000 en un área de unos 5 mm (3/16 pulg.) a lo largo del diente. Cuando el soplete se retira, el acero se templa y se vuelve frágil. Por esa razón, inmediatamente después de haber estelitado todos los dientes de la hoja, cada uno de éstos debe ser revenido calentando con el soplete a 450°C (840°F) por un instante. Esta temperatura puede ser controlada usando un crayón térmico (tempilstik) de 450°C el cual vira del blanco al negro. Con éste se hace una raya lo más cerca posible del estelitado y se aplica el soplete por el lado opuesto. El tiempo de revenido debe ser de unos 2 segundos por diente.

Fig. 2:56 Cada diente se reviene a 450°C (840°F) por unos dos segundos. A fin de

Fig. 2:56 Cada diente se reviene a 450°C (840°F) por unos dos segundos.

A fin de lograr pericia, es recomendable que los principiantes practiquen con trozos de hojas de sierra cinta descartadas. El revenido puede controlarse intentando quebrar los dientes tratados térmicamente con un par de alicates. La estelita debe ser afilada con muelas adecuadas tanto para la estelita como para el acero, tales como la NORTON 38A46 o CARBORUNDUM AA46J5V8. La velocidad tangencial debe ser de aproximadamente 25 m/s (80 pies/s).

Fig. 2:56 Cada diente se reviene a 450°C (840°F) por unos dos segundos. A fin de

Fig. 2:57 Dientes estelitados y revenidos.

Aportado a máquina

Hoy en día hay dos técnicas principales para el aportado de materiales resistentes al desgaste en puntas de dientes de hojas de sierra cinta para maderas: el aportado por soldadura de resistencia y por arco de plasma. Común a los dos métodos es que el acero siempre debe revenirse luego del aportado mismo. Esto se logra de diversas formas (inductor de alta frecuencia, segundo pasaje por el arco de plasma, soplete de acetileno, etc.) dependientes del tipo y precio de la máquina.

Aportado por soldadura de resistencia

En el aportado por soldadura de resistencia, una plaquita de material resistente al desgaste se presiona contra la punta del diente mientras una corriente de gran intensidad fluye a través de la interfase. La elevada temperatura resultante y la presión aplicada hacen que el acero y la plaquita se suelden. La temperatura provoca el ablandamiento de los materiales pero no su fusión, por lo cual la punta del diente no se contamina con el acero. Algunos métodos hacen uso de plaquitas preformadas o varillas perfiladas a fin de reducir el tiempo de afilado. Las hojas de sierras con plaquitas preformadas, soldadas por resistencia requieren un afilado de apenas unos 0,5 mm (0,02 pulg.) de cada lado, mientras que las aportadas con varilla incluyendo el aportado manual requieren un afilado de hasta 1,2 mm (0,05 pulg.) de cada lado.

Fig. 2:56 Cada diente se reviene a 450°C (840°F) por unos dos segundos. A fin de

Fig. 2:58 Una máquina automática de aportado por resistencia.

Aportado por soldadura de arco de plasma

En este tipo de aportado, se forma un plasma de argón entre un electrodo de tungsteno y el diente. Primero se funde el acero y a continuación el material de aporte, el cual rellena un molde refrigerado, adquiriendo una forma que requiere un afilado mínimo.

Aportado por soldadura de arco de plasma En este tipo de aportado, se forma un plasma

Fig.2: 59 Máquina automática para el aportado por soldadura de arco de plasma.

El material de aporte puede consistir de varillas o alambres de bajo costo, siendo su forma indiferente, ya que ha de ser fundido. La renovación del aportado no requiere la preparación anterior de la hoja. El aportado por arco de plasma da una unión más fuerte que la soldadura por resistencia, debido a la formación de una interfase relativamente gruesa entre el acero y el material de aporte. La robustez de la junta tampoco se afecta por la presencia de aceite y suciedad antes de la soldadura.

Holgura lateral de dientes aportados

La holgura lateral, para cada tipo de punta de diente aportada, debe ser la misma que para la de un diente recalcado.

Ángulo libre lateral

Aportado por soldadura de arco de plasma En este tipo de aportado, se forma un plasma

Fig.2: 60 Ángulos libres laterales para el aserrado de diversas maderas a) El aserrado de madera tropical dura requiere un ángulo libre lateral mayor, 10 a 12°, a fin de compensar la fuerte fricción. Desafortunadamente, la cantidad de reafilados se reduce drásticamente. b) El aserrado de madera blanda requiere un ángulo libre lateral menor, 5 a 7°, lo cual permite un área de material aportado mayor y la ventaja de poder reafilar la punta del diente más veces. c) El ángulo libre lateral ideal para el aserrado de una mezcla de maderas duras y blandas debe ser 7-10°. Este ángulo posee también la ventaja de que el diente puede reafilarse más veces.

Afilado final

Finalmente, el diente debe ser igualado en una máquina de afilado lateral y el frente y la punta del mismo deben ser afilados en una afiladora convencional. El afilado de dientes estelitados se realizará preferentemente.

Aportado por soldadura de arco de plasma En este tipo de aportado, se forma un plasma

Fig.2: 61 Resultado final – diente correctamente aportado manualmente, revenido, igualado y afilado.

2.6. Afilado

GENERALIDADES

Los dientes de sierra se afilan a lima o con muela. Estas operaciones deben realizarse después del triscado o recalcado de los mismos. Un requisito para un perfecto afilado es que el dentado haya sido efectuado cuidadosamente con un paso de diente exacto y un mínimo de rebaba. La vida de una hoja de sierra cinta es sumamente dependiente del correcto afilado de sus dientes. En la mayoría de los casos las grietas de fondo de garganta pueden atribuirse a un afilado hecho con descuido o con herramientas inadecuadas.

2.6. Afilado GENERALIDADES Los dientes de sierra se afilan a lima o con muela. Estas operaciones

Fig.2: 62 Dientes de sierra perfectamente afilados.

AFILADO DE LA LÍNEA DENTADA

Máquinas y piedras de afilar

En el mercado hay máquinas de afilar modernas con p. ej. dos velocidades de rotación de la muela y tres velocidades de avance. Estas máquinas son ajustables a diferentes formas y variaciones de dientes. Mediante el uso de una afiladora moderna y un programa de afilado correcto es posible obtener varios afilados por recalcado. La selección de las muelas más aptas para cada caso en especial, debe basarse en la experiencia propia y en la cooperación con el fabricante de las mismas. Varias máquinas de afilar con líquidos para la refrigeración y lubrificación de la zona que se afila están disponibles en el mercado. No cabe lugar a duda que este tipo de máquinas reduce el riesgo de ocurrencia de grietas. Las muelas deben ser de óxido de aluminio (corundo), de un grano de 46, 60 (medio) u 80 (fino) en función de la finura del diente, semiduras (dureza entre L y O) y con una estructura de 5 a 8. En el caso de dentados más gruesos, se emplean muelas con aglomerante cerámico (vitrificadas) y una velocidad periférica de unos 28 a 33 m/s (alrededor de 100 pies/s). Para hojas de sierra cinta delgadas con dentado fino se recomienda el uso de muelas aglomeradas con laca o resinas fenólicas y una velocidad periférica de aproximadamente 35 m/s (115 pies/s). Para el afilado de dientes aportados con estelita normalmente se usan muelas de nitruro de boro y velocidades periféricas de 45 m/s (150 pies/s). El espesor de la muela debe ser de alrededor de una tercera parte del paso del diente: Para asegurarse de que el perfil de las muelas es correcto se debe contar con una plantilla con la forma del diente. La muela debe ser repasada (limpiada) regularmente y verificada con la plantilla.

2.6. Afilado GENERALIDADES Los dientes de sierra se afilan a lima o con muela. Estas operaciones

Fig.2: 63 La relación entre el espesor de la muela y el paso de diente debe ser aproximadamente 1 a 3.

En una afiladora horizontal, el centro de la muela, las mordazas y la guía acanalada deben estar en posición exactamente vertical, centradas una encima de la otra (Fig.2: 64). El eje de la muela debe estar en el mismo plano que el de la sierra cinta. La inclinación del eje es función del ángulo de corte C (Fig.1:22)

Fig.2: 64 Posición correcta de la muela en relación a la hoja de sierra cinta. Afilado

Fig.2: 64 Posición correcta de la muela en relación a la hoja de sierra cinta.

Afilado

El fondo de la garganta no debe estar a más de 2 a 3 mm (1/16 a 1/8 pulg.) por encima del borde superior de las mordazas, ya que de lo contrario los dientes vibrarán durante el afilado. Cualquier juego en el mecanismo causará irregularidades y por lo tanto debe ser eliminado. La formación de rebaba al afilar es inevitable pero debe mantenerse bajo control. La rebaba produce una elevación local de tensiones y funciona como una entalla, siendo una causa común de grietas. Además puede causar desgaste en la superficie de los volantes. La eliminación de la rebaba con limas rotativas de metal duro constituye un método fácil y efectivo practicado en ciertos aserraderos. Naturalmente, también se pueden usar limas comunes de mano.

Fig.2: 64 Posición correcta de la muela en relación a la hoja de sierra cinta. Afilado

Fig.2: 65 Afilado automático de una hoja sierra cinta ancha para madera hecha de fleje de acero 000 UDDEHOLM 000.

Fig.2: 64 Posición correcta de la muela en relación a la hoja de sierra cinta. Afilado

Fig.2: 66 Removiendo la rebaba

Reafilado

La hoja de sierra cinta debe ser reafilada en el momento preciso. Dientes desafilados someten a la hoja a un esfuerzo mayor que el necesario e incrementan el consumo de energía. Por eso, observe el amperómetro de la máquina. Afíle la hoja a menudo y con cuidado. Asegúrese de afilar la totalidad de la línea dentada, incluyendo el fondo de la garganta, y no sólo las puntas de los dientes. Si esto se hace, se expone acero "fresco". Si no, el material del fondo de la garganta se fatigará y pueden aparecer grietas. Esto se debe a que los esfuerzos en este punto de la hoja son muy elevados. Aún una hoja en movimiento, que no esté

aserrando, se fatigará al flexionarse por un período demasiado largo de tiempo sobre los volantes.

Defectos comunes en el afilado

Diferentes defectos de afilado pueden causar grietas cuando la hoja se flexiona repetidamente sobre los volantes o es sujeta a altos esfuerzos. Siempre hay concentradores de tensión, actuantes como puntos de inicio de grietas, más o menos presentes. Al principio, las grietas son microscópicamente pequeñas y difíciles de detectar. Sin embargo, éstas crecen rápidamente y dan lugar a roturas llamadas grietas de fatiga. Las rayas de afilado son concentradores de tensión e inevitables, a menos que se eliminen puliendo a espejo. Las rayas de afilado gruesas funcionan muy efectivamente como concentradores de tensión, causando grietas de fatiga. Cualquier discontinuidad en la línea dentada tendrá el mismo efecto. Por esa razón, el cuidadoso ajuste de la máquina de afilar es imperativo.

aserrando, se fatigará al flexionarse por un período demasiado largo de tiempo sobre los volantes. Defectos

Fig. 2: 67 Tanto las melladuras y rayas así como las marcas gruesas de afilado deben ser evitadas. Un afilado hecho con descuido es la causa frecuente de grietas de fondo de garganta.

El defecto más común en el afilado es el sobrecalentamiento; el acero "se quema". La probabilidad de ocurrencia de grietas en una hoja de sierra cinta sobrecalentada es muy elevada. El primer indicio de sobrecalentamiento es la aparición de colores de revenido. Estos colores indican que el filo se ha calentado demasiado. El punto más crítico al sobrecalentamiento es el fondo de la garganta.

aserrando, se fatigará al flexionarse por un período demasiado largo de tiempo sobre los volantes. Defectos

Fig. 2: 68 Hoja sobrecalentada debido a un afilado demasiado enérgico

Cuando el acero se sobrecalienta, la superficie alcanza la temperatura de temple. El frío acero adyacente, disipa rápidamente el calor, y el veloz enfriamiento da lugar a la formación de una estructura martensítica extremadamente dura y frágil que presenta elevadas tensiones térmicas, La presencia de estas tensiones y de las profundas rayaduras que frecuentemente acompañan al afilado duro y al "quemado", favorecen la aparición de grietas. El afilado cuidadoso, la adecuada elección de las muelas y su correcto mantenimiento, reducen el riesgo de "quemado". El afilado de precisión al agua es el modo más efectivo para la prevención del sobrecalentamiento y la aparición de grietas.

Fig. 2: 69 Filo con abundante rebaba y formación de martensita en la zona superficial. Fig.

Fig. 2: 69 Filo con abundante rebaba y formación de martensita en la zona superficial.

Fig. 2: 69 Filo con abundante rebaba y formación de martensita en la zona superficial. Fig.

Fig. 2: 70 Microfotografía mostrando la estructura martensítica de una zona superficial sobrecalentada.

AFILADO LATERAL

El afilado lateral iguala la línea de puntas de diente. Durante el aserrado, cada uno de los dientes de la sierra seguirá al otro y dará un resultado muy uniforme debido a la excelente estabilidad de la hoja. La superficie de la madera aserrada será también de muy buena calidad.

Fig. 2: 69 Filo con abundante rebaba y formación de martensita en la zona superficial. Fig.

Fig. 2: 71 Holgura lateral desigual

Con el igualado por medio del afilado lateral se puede conseguir una precisión de 0,05 mm (0,002 pulg.) comparada con 0,10 mm (0,004 pulg.) con la alineación con recalcadora. Las sierras aportadas deben afilarse lateralmente. Esta operación siempre debe ser realizada, aunque tal como se ha visto, la magnitud de afilado requerida puede variar. Es recomendable instalar la afiladora lateral y la de la línea dentada conjuntamente a fin de que ocupen un mínimo de superficie en el cuarto de afilado.

Fig. 2: 69 Filo con abundante rebaba y formación de martensita en la zona superficial. Fig.

Fig. 2: 72 Afiladora de igualado

2.7.Mantenimiento

OPERACIÓNES NORMALES

A fin de mantener los costos de la hoja de sierra cinta al nivel más bajo posible y obtener un rendimiento más elevado, es esencial que las hojas se revisen y se reafilen a intervalos adecuados, y que se reacondicionen totalmente después de un cierto tiempo en servicio. Las operaciones son en parte las mismas que las de fabricación de hojas nuevas. Es necesario seguir un procedimiento y programa de mantenimiento dependiente de las condiciones de trabajo individuales del aserradero en cuestión. Las operaciones normales de mantenimiento abarcan:

Limpieza y examen visual

Marcado de grietas y dientes dañados

Reparación de grietas y dientes dañados.

Unión de hojas de sierra cinta quebradas

Aplanado

Tensionado

Enderezado

Detección de torceduras

Triscado, recalcado o aportado.

Afilado

La inspección periódica hace posible la detección de defectos en una temprana etapa, permitiendo su subsanado. El uso de un triscado, recalcado o aportado para un número de reafilados está en función del material de la punta del diente, del tipo de madera a ser aserrada y de otros factores. El límite se alcanza cuando el ancho del triscado, recalcado o aportado después del reafilado es demasiado pequeño para un aserrado estable (el cuerpo de la hoja de sierra cinta roza contra la madera, ya que la ranura de aserrado es demasiado estrecha).

Limpieza y examen visual

Es preferible que estas operaciones se lleven a cabo en el banco de tensionado. La superficie de la hoja de sierra cinta se limpia de polvo y resina, tratando de evitar que se rasque. Las gargantas y los dientes pueden limpiarse con un cepillo apropiado. La búsqueda de grietas debe hacerse con la ayuda de un lente de aumento a fin de diferenciarlas de los rayones.

Reparación de grietas

La reparación de grietas de garganta siempre es posible, pero si éstas son muchas, esto no es económico. Las dificultades encontradas en el aplanado y reparación de la hoja aumentan con la dimensión y número de grietas. Una hoja con grietas reparadas nunca dará el mismo resultado que una libre de daños, en lo que se refiere a su estabilidad y a la variación de aserrado. Sin embargo, las grietas pueden ser detenidas y la hoja puede ser usada nuevamente. Las reparaciones pueden hacerse de diferentes maneras.

El crecimiento de una grieta de un largo máximo de unos 10 mm (3/8 pulg.) se puede prevenir golpeando relativamente fuerte con un punzón de punta aguda, un poco más abajo del fondo de la misma y en ambas caras de la hoja (Fig. 2: 73). La deformación en frío endurecerá al material en ese punto y las tensiones de compresión creadas detendrán el ulterior agrietamiento por fatiga, ya que estas grietas sólo aparecen cuando el material está expuesto a tensiones de tracción. Otro método consiste en el taladrado de un agujero de 3 mm (1/8 pulg.) de diámetro exactamente en el fondo de la grieta. Una grieta más profunda puede ser soldada con un soplete de oxiacetileno y alambre o con una soldadura MAG: Estas reparaciones con soldadura requieren mucha destreza. Las grietas en el lomo, causadas por fricción contra las guías, sólo pueden eliminarse afilando con máquinas especiales. Hay que tener presente que jamás debe permitirse que el lomo quede irregular.

Grietas causadas por defectos en la hoja

Posibles causas de grietas de garganta:

Forma de diente inadecuada

Pequeño volumen de garganta Dientes demasiado altos Pequeño radio de garganta

Rayaduras de afilado gruesas

Garganta muy duramente afilada (quemada)

Tensionado excesivo

Irregular lomo de la hoja

Hoja demasiado gruesa en relación al diámetro del volante

Línea dentada no afilada en toda su extensión

El crecimiento de una grieta de un largo máximo de unos 10 mm (3/8 pulg.) se

Fig. 2: 73 Un método fácil y seguro para la detención de grietas de garganta.

Reparación de dientes dañados

Los dientes dañados deben ser limados o afilados de manera de restaurar su forma original en lo posible. Si un diente se quiebra, la sección fracturada debe ser emparejada a lima o afilada. Si uno o más dientes se han quebrado, es posible soldar un fragmento de sierra cinta de forma apropiada, después de haber preparado el borde fracturado limando o afilando. Una vez soldado, se formarán nuevos dientes a lima o afilando. La reparación por medio de soldadura requiere considerable destreza.

Torceduras

Una hoja de sierra cinta torcida se moverá de atrás hacia adelante sobre los volantes y cortará desigualmente, por lo que deberá corregirse inmediatamente.

La corrección de una hoja de sierra torcida es una operación difícil. Sin embargo, hay métodos sencillos que pueden aplicarse si la sierra es cortada. Uno de ellos consiste en laminar la hoja por medio de una máquina de tensionar que permita ajustar los rodillos oblicuamente. La fuerza de torsión se regula variando la distancia entre los rodillos. Otra manera de eliminar torceduras es torciendo en dirección contraria mediante el empleo de horquillas o pinzas de madera. Las torceduras deben hacerse próximas las unas a las otras a fin de que no se forme una serie de dobleces diagonales en la hoja. La torcedura también puede corregirse martillando diagonalmente. La torcedura se puede localizar colgando la sierra de modo que forme un lazo simétrico doble. La hoja presenta una "torcedura izquierda", si al observarse de un lado, el lazo más próximo se desvía hacia la izquierda y una "torcedura derecha" si se desvía en esa dirección. Después de aceitar la hoja coloque la parte que se ha de corregir sobre un yunque pulido y aceitado. Use un martillo de cara cruzada y aplique los martillazos diagonalmente en dirección a la torcedura. La distancia entre los martillazos debe ser de unos 10 mm (3/8 pulg.). El resultado debe comprobarse a intervalos frecuentes. Toda la hoja puede ser martillada de esta manera, pero si la torcedura está localizada en una sección determinada, sólo ésta debe ser tratada. El otro lado de la hoja debe ser tratado del mismo modo, martillando diagonalmente en la dirección de la torcedura De esta manera las series de martillazos formarán un ángulo de 90° entre sí. El procedimiento se simplifica marcando la dirección de los martillazos con tiza cada vez que la sierra se cuelga para controlar.

La corrección de una hoja de sierra torcida es una operación difícil. Sin embargo, hay métodos

Fig. 2: 74 Hoja de sierra cinta torcida (figura muy exagerada). a) La sierra se cuelga de modo que forme un lazo doble. b) "Torcedura izquierda". c) "Torcedura derecha".

Otras operaciones

El aplanado, el control del tensionado, etc. pueden llevarse a cabo en la misma forma en que se ha descrito anteriormente.

La corrección de una hoja de sierra torcida es una operación difícil. Sin embargo, hay métodos

Fig. 2: 75 Una buena iluminación es esencial para el mantenimiento de hojas de sierra cinta. Esta fotografía de un aserradero en Suecia muestra un taller de mantenimiento de sierras bien ventilado y equipado.

3. Mantenimiento de máquinas de sierra cinta

El perfecto mantenimiento de la hoja de sierra cinta en sí mismo no es suficiente para asegurar un aserrado sin problemas. La máquina de sierra cinta también debe ser mantenida en buenas condiciones. El diseño de la máquina y su instalación ejercen también un profundo efecto en el resultado de aserrado y en la duración de las hojas de sierra cinta.

OPERACION NORMAL

En la inspección diaria y semanal de la máquina, ciertos puntos deben ser cubiertos:

Limpieza

Las superficies de los volantes deben mantenerse limpias, p. ej. con rasquetas o con cajas llenas de fieltro. Para la disolución y remoción de resina se puede utilizar petróleo, kerosene o terpentina. Hoy en día hay también disponibles productos inodoros.

Es importante que los dispositivos de limpieza no causen vibraciones en la máquina o en la hoja. Hoy en día es posible pulverizar lubricantes en los volantes y en la hoja.

Debe prevenirse la entrada de aserrín y astillas entre la hoja y los volantes.

Guías

Las guías también deben mantenerse limpias. En el caso de guías de presión, la lubrificación debe funcionar correctamente. Si las guías están desgastadas, deben reemplazarse. Hay sistemas en los cuales éstas se cambian al mismo tiempo que las hojas.

Vibración

La vibración es difícil de eliminar pero debe combatirse si aparece, ya que incrementa las tensiones de fatiga. Algunas de las posibles causas de vibración son: excentricidad, juego en los cojinetes, bulones flojos, incorrecto nivelado de la base, etc.

Volantes con la superficie desgastada

La tensión ejercida en la hoja es para un determinado bombeado de los volantes de la sierra cinta. Si el bombeado está desgastado, la hoja no se adaptará a los mismos y tenderá a vibrar o quedará muy sobretensada.

Velocidad de corte

Las hojas de sierra cinta anchas no deberían cortar a más velocidad que 50 m/s (164 pies/s), de lo contrario el tiempo de trabajo antes de la formación de grietas disminuirá.

Posición de los volantes

En sierras cinta verticales, el volante motriz, inferior debe estar vertical (al estar bajo tensión) y perpendicular a la dirección de alimentación. El volante superior debe estar verticalmente por encima y en el mismo plano que el volante inferior. La posición se puede controlar con plomadas. El volante superior se inclina para llevar a la hoja a la posición correcta sobre los volantes.

Fig. 3: 1 Método simple para el control de la alineación de los volantes. Las líneas

Fig. 3: 1 Método simple para el control de la alineación de los volantes. Las líneas de plomada deben tocar los volantes en todos los puntos 1-2-3-4 y 5-6-7-8. Los volantes deben ser ajustados hasta que esto se logre.

Aflojado de la hoja

Al final de la jornada de trabajo, la tensión de la hoja en la máquina debe aflojarse. Esto debería efectuarse aún en el transcurso de cortas pausas y especialmente en tiempo frío. La razón para esto, es que los esfuerzos de contracción de la hoja durante el enfriamiento pueden causar su agrietamiento y la pérdida de tensionado. Grietas causadas por fallas en la máquina

Posibles causas de grietas:

Vibración en la máquina de sierra cinta

Volantes excéntricos

Superficie de volantes desgastada

Tensado muy alto o muy bajo

Tensiones asimétricas en la hoja

Aserrín/astillas entre la hoja y volantes

Cojinetes desgastados

Muy alta velocidad de corte

Hoja en mala posición, línea de bases de diente más afuera de 5 mm del borde de los volantes

4. Hojas de sierra cinta estrechas para madera

La principal diferencia entre las hojas estrechas y las anchas estriba en la relación entre su espesor y ancho. En las hojas estrechas, el espesor comparado con el ancho actual, es aproximadamente el doble que en las anchas. Esto se debe a que las hojas estrechas se triscan, lo cual requiere un mayor espesor a fin de que el triscado se mantenga durante un período más largo. No hay ninguna definición exacta de dimensiones de hojas estrechas y anchas. En la tabla de la Fig. 4: 1 hay algunos ejemplos de dimensiones de hojas normales.

Fig. 4: 1 Dimensiones de hojas estrechas de sierra cinta para madera. Las hojas estrechas como

Fig. 4: 1 Dimensiones de hojas estrechas de sierra cinta para madera.

Las hojas estrechas como las de la tabla se utilizan en carpinterías y en otras industrias para el aserrado de madera seca. Por ser muy estrechas y finas, estas hojas son muy sensibles a las perturbaciones. Para estabilizarlas se usan diferentes tipos de guías. La velocidad de alimentación debe ser ajustada en concordancia con cada máquina, tipo de madera, dimensión de hoja y profundidad de corte.

Fig. 4: 1 Dimensiones de hojas estrechas de sierra cinta para madera. Las hojas estrechas como

Fig. 4: 2 Máquina de sierra cinta para hojas estrechas. Fabricación

Fabricación

La hoja estrecha debe poder resistir un tratamiento rudo. Normalmente, la hoja se usa hasta que se desafila y se deshecha. Por eso, a fin de garantizar un aserrado económico, el uso de acero de alta calidad es también absolutamente imprescindible en hojas estrechas para madera.

Dentado

El troquelado es el método más común de dentado. Normalmente se usa un troquel abierto. El dentado también se puede hacer con limas o con piedra de esmeril. Estos dos últimos métodos poseen la ventaja de no deformar tanto el cuerpo de la hoja.

Unión

Para la unión de hojas de sierra cinta estrechas, normalmente se usa la soldadura a tope. Es necesario que los dos extremos estén al mismo nivel a fin de que la hoja asierre con precisión y produzca madera con superficies lisas. Las hojas más delgadas son especialmente sensibles a cualquier desviación.

X
X

Fig. 4: 3 Los extremos de la hoja deben ser nivelados.

Trabajos de banco

Las hojas estrechas normalmente no se tensionan pero a veces la rectitud debe ajustarse. Sin embargo, con el uso de troqueles afilados y fleje de acero para sierras de alta calidad, generalmente esto no es necesario.

Triscado

Las hojas de sierra cinta estrechas son siempre triscadas, ya que los dientes son demasiado finos para resistir el recalcado convencional. Las puntas de los dientes se doblan alternativamente a la derecha y a la izquierda. Cuando es posible, el uso de dientes recalcados en hojas finas y estrechas es naturalmente deseable, ya que brinda los mejores resultados de aserrado. La gama de productos 000 UDDEHOLM 000 incluye un fleje pre-recalcado por medio de la laminación en frío, Fig. 4: 4. Esto posibilita una alta productividad y extremada precisión en el campo de las sierras cinta estrechas.

Unión Para la unión de hojas de sierra cinta estrechas, normalmente se usa la soldadura a

Fig. 4: 4 Fleje pre-recalcado de precisión.

Unión Para la unión de hojas de sierra cinta estrechas, normalmente se usa la soldadura a

Fig. 4: 5 Fleje pre-recalcado, dentado de precisión.

Máquinas de sierra cinta

Hay grandes diferencias entre las máquinas usadas para hojas de sierra cinta anchas y estrechas para cortar madera. Las máquinas para hojas estrechas son más pequeñas y simples. Además, las superficies de los volantes son generalmente planas y muy frecuentemente están recubiertas de goma. La fuerza de tensión en la hoja normalmente se genera separando los volantes por medio de un tornillo. Durante el aserrado, la hoja se calienta y el tornillo debe ser apretado nuevamente a fin de retener la fuerza de tensión en la misma.

Los diámetros de los volantes de las máquinas para hojas estrechas son relativamente más grandes que los correspondientes para hojas anchas. El diámetro es entonces mayor que 1000 veces el espesor de la hoja usada. El factor de seguridad contra las grietas de garganta es por esa razón mayor.

Los diámetros de los volantes de las máquinas para hojas estrechas son relativamente más grandes que

Fig. 4: 6 Dispositivo de guías laterales y posterior con rodillos de acero en una máquina de sierra cinta para hojas estrechas.

Los diámetros de los volantes de las máquinas para hojas estrechas son relativamente más grandes que

Fig. 4: 7 Aditamiento de afilado lateral para el igualado del ancho de los dientes.

Los diámetros de los volantes de las máquinas para hojas estrechas son relativamente más grandes que

Fig. 4: 8 Soporte posterior con un rodillo de acero en un eje horizontal. La posición del rodillo se ajusta de modo que la hoja corra justo dentro de la recesión. Los rodillos de los flancos deben colocarse lo más próximo posible a la línea de fondos de garganta a fin de obtener una máxima estabilidad lateral.

Uso de las hojas

Debido a que la hoja estrecha es del tipo desechable, debe ser tratada con el debido cuidado a fin de obtener un económico largo de vida de servicio. Es importante aflojar el tornillo antes de que la hoja se enfríe después del aserrado. De lo contrario, la vida de la hoja se limitará por razón de la fuerza de tensión. Las guías deben ser correctamente ajustadas contra el lomo de la hoja y el material a aserrar debe ser propiamente alimentado. De esta manera se previene el sobrecalentamiento del lomo. De lo contrario, la zona sobrecalentada se agrietará y la hoja se quebrará rápidamente. Fig. 4: 9 En máquinas de sierra cinta estrechas, la abertura por la que la hoja pasa por la mesa, consiste de un bloque de madera. Este bloque está sometido a un fuerte desgaste, especialmente cuando se asierran contornos, y debe reemplazarse frecuentemente. De lo contrario grandes astillas de madera pueden pasar a través de la abertura y dañar las guías inferiores.

Precor 51 Manual de hojas de sierra cinta para madera