Вы находитесь на странице: 1из 2
De cada 10 arequipeños, 7 viven dentro de La provincia de Arequipa, y sólo 3
De cada 10 arequipeños,
7 viven dentro de La
provincia de Arequipa,
y sólo 3 en el resto
de la región.
¿Sigue siendo el de hace 50 años?
E n los años 60 una ota de migrantes irrumpió en La ciudad
de Arequipa, comenzando entonces una extraña sensa-
ción de aceptación y rechazo por parte deL ciudadano
arequipefío. Un golpe a La identidad autosuficiente deL
que negros o indios, a diferencia de Cusco, donde habían muchos
indios y pocos españoles, o Lima que habían pocos españoles y
muchísimos indios y negros.
¿Existen categorías dentro de esa identidad?
arequipeño, fue eL reconocer que esos visitantes, cuya presencia
trato de negar, han creado un movimiento económico que ya es
indispensable en eL desarrollo de la ciudad; es acerca de esa fa-
mosa identidad Arequipeña que conversamos con el sociólogo,
Jorge BedregaL La Vera.
J.B.: Asilo s arequipeños
hubieran vivido en una casa muy humil-
¿Aún es la identidad arequipeña una de las más marcadas
de la región?
J.B.: El arequipeño tiene una identidad bastante más trabajada, en
eL sentido de contrastación con el otro, que tiene bases históricas
mu y sólidas. De dónde se saca la ¡dea de Arequipa Ciudad Blan-
ca, pues se debe a que en Arequipa habían much o más blancos
de o una gran casona, se sentían integrantes de una sociedad casi
patricia, -que eran los que habían nacido en el lugar-, los de fuera
eran los forasteros, no pertenecían y no tenían los mismos dere-
chos. Víctor Andrés Belaunde, decía que en Arequipa todos éra-
mo s hidalgos com o el rey, dineros más dineros menos.
¿Las migraciones han irrumpido en la idealización del are-
quipeño?
J.B.: Las migraciones aparecen a partir de los años 60, con la leva
y la migración tras la reconstrucción de Arequipa por el terremo-
to de l 60. Antes de esto la ¡dea era que el indio en el camp o era
campesino y el indio en la ciudad era sirviente; no había otra posi-
72
AGO • 14
bilidad. U n indio que no era campesino ni sirviente es algo extraño De cada
bilidad. U n indio que no era campesino ni sirviente es
algo extraño
De cada 10 arequipeños, 7 viven en Arequipa ciudad. El descubri-
y raro que violentó La interpretación del arequipeño de su propia
ciudad y empieza a sentirse invadido.
A más 50 años de esa migración, ¿cómo ha variado ese dis-
curso?
J.B.: El problema es que el discurso es sólido y bien construido y
ha sido prontamente asimilado por los hijos y nietos de migran-
tes, no en vano se nace al pie de un volcán, el hecho de nacer en
Arequipa, te acerca a la "dignidad y al honor" de ser arequipeño. El
Arequipaso del 2002, sirvió para eso, los que querían ser arequi-
peños y Arequipa no los dejaba, decidieron defender lo que
consideraban suyo, lo defiendo y ya soy ciudadano.
¿Cuánto peso tiene la población migrante en el de-
sarrollo de la ciudad?
J.B.: La realidad nos da golpes en la cara, porque al final
lo que tenemos en Arequipa es una ciudad absoluta-
mente dinámica pero no por una iniciativa de are-
quipeños, sino por mujeres sobre todo puneñas,
que han logrado hacerse un lugar en la econo-
mía y a codazos.
¿Conoce el arequipeño el potencial de su
tierra, la aprovecha?
J.B.: Pasa una cosa curiosa y agobiante, al hablar
de Arequipa surge la duda de que Arequipa es una
ciudad que empieza en el 48 y termina en Chigua-
ta, portándos e com o Lima co n lo s departamentos .
miento del Coica fue gracias a las carreteras del Proyecto Majes,
dejando los símbolos de Arequipa de ser sólo los Portales, Santa
Catalina, etc, y empezó a hablarse del loncco arequipeño, de la
Momia Juanita y del Coica, elementos andinos desconocidos.
¿Está tendiendo Arequipa alianzas con regiones vecinas?
J.B.: El arequipeño vive viendo permanentemente hacia fuera, no
entiende que sus aliados son Cusco, Moquegua y Puno. Aunque
Arequipa fue la única que voto por la macroregion, no ha enten-
dido verdaderamente esa dimensión. Por ejemplo, los pro-
ductos banderas de Arequipa son los chocolates de
La Ibérica, el Anís Nájar; pero no sabemos de dónde
viene el cacao, las almendras, las castañas, el anís es
síntoma de no conocer nuestro territorio, el norte de
Arequipa no es Lima, el norte geográfico de Arequi-
pa es Cusco, pero lo invisibilizamos.
¿Cuál es el impacto de la globalización en
la identidad arequipeña?
J.B.: N o
es negativo, no nos vamos a aculturar,
todo lo contrario, hemos hallado la situación
para tratar de encontrar nuestros valores y po -
der saltar a la globalización, queremos llegar
con algo, ahora está de moda los bordados del
coica, la comida arequipeña es la bandera, aun-
que esa modernidad te obliga a sintetizar mucho.
|l I i 11 líu M11 U i I Vj .(J-l 1 H
I-ÍI3I
I i.'fcll^áíií'l 1111141 l;i 11.u n í I i 111 IH.LH-h l i i i _i i
IIIIIIMIIIIIIIIIIIIÜillllllllllllllllll

Похожие интересы