Вы находитесь на странице: 1из 4

La vida como problema fundamental

En la vida nos topamos con diversos problemas que obstruyen nuestro paso, en ese entendido, consideremos a estos como obstáculos a superar en la carrera de la vida. Sin embargo, vamos más para arriba; la vida, siendo esta la inicial, se podría colocar como el problema fundamental, es decir, de allí surgen todas las problemáticas consecuentes. Ahora bien, ¿de dónde surge el problema fundamental?, pues bien, hay que considerar que la existencia en su totalidad es una serie de sucesos desencadenados en secuencia seguida y con variabilidad. Para su entendimiento,

se plantea la teoría del efecto “bola de nieve”, o bien, “efecto dominó”; donde una de ellas, la

primera, presenta una falla inicial, al derribarse, desencadenará una serie de caídas fallidas entre todas las
primera, presenta una falla inicial, al derribarse, desencadenará una serie de caídas fallidas entre
todas las piezas de la infinita fila de dominó. Fig. 1
Desencadenador
Sucesos infinitos

Considerando esto, viene el problema desencadenador primordial; bien podríamos ir avanzando sin encontrar respuestas, y para acortar la brecha, el desencadenador inicial se considera desde el Big Bang hace miles de millones de años. Dicho suceso genera todo lo subsecuente, por lo cual, la perfección existe al mismo tiempo que la imperfección lo hace. La perfección surge cuando un seceso inmediato inferior genera un suceso inmediato superior sin alteraciones de tiempo, espacio ni manera-; la imperfección lo hace cuando surge un suceso adyacente al suceso inmediato inferior, con variabilidad de tiempo, espacio y manera. Sépase que no existe suceso imperfecto sin el acompañamiento de un suceso perfecto; a la inversa, puede existir un suceso perfecto sin ninguna variable adyacente.

Una vez que el desencadenador inicial es empujado, no hay manera de detenerle, la fila de fichas de dominó en este caso, representa la existencia total, o bien, la totalidad; no se confunda la existencia humana con la totalidad, el ser humano es sólo una fracción de la vida, por lo tanto su desaparición no termina con la existencia total o bien, la totalidad, por lo que la secuencia sigue su curso como se explicó anteriormente. La única manera de detener la infinita serie de sucesos es la desaparición de la totalidad, donde entraría una hipotética historia sobre el Big Crunch.

Con este entendimiento, el idealismo pues se considera una fracción de la totalidad, por lo que en algún momento terminará. Poniendo este ejemplo, se deduce que cualquier cosa, ya sea material o inmaterial, no es superior a la existencia total, como resultado, en algún momento dado tendrán que desaparecer, dejando a su vez, un suceso que genera otra serie de sucesos adyacentes dentro de la totalidad. De este modo se entiende que lo único infinito es la existencia total, la totalidad, por lo que su fin, representa el fin de todo.

El problema adyacente

Si bien, el problema fundamental es la vida, éste genera hechos problemáticos que tienen dos posibles direcciones llanas: la solución o el cuadrado del problema. Aclaro que, la única solución al problema fundamental, es, inversamente proporcional, la muerte (entiéndase que esto no detiene la totalidad, sino sólo una fracción de la misma).

Ahora bien, ¿cómo se refuta la relatividad de los problemas adyacentes?, con la pirámide del problema-solución. Dentro de la totalidad existe todo, por lo que todos los problemas adyacentes tienen cabida en la pirámide del problema-solución; es aquí donde desaparece la relatividad, pues todos los problemas tienen un grado definido e invariable, con su respectiva solución inversamente proporcional. El grado va en aumento, sin embargo, el “problema” pues (o bien, el que sufre el problema), sólo tiene una perspectiva inferior, por lo que aquí aparece la pseudo relatividad de un problema, cuando el sujeto en cuestión cree tener un problema sin solución. Para entenderse mejor, véase la siguiente figura. Fig. 2

Perspectiva Niveles Problema adyacente
Perspectiva
Niveles
Problema
adyacente

¿Cómo explicar esto?, pues bien, es tan simple como decir que siempre habrá alguien con un problema objetivamente más grave. Colocando como problema-cúspide el conocimiento de sí mismo, ¿por qué?; tomando como referencia el problema fundamental, el problema-cúspide responde a las preguntas fundamentales de la filosofía: ser y estar.

Pirámide del problema-solución

Al complementar el postulado, se infiere en la pirámide invertida de las soluciones objetivas. Todo problema tiene una solución inversamente proporcional al nivel del problema. Véase la figura 3.

Problema Proporcionalidad Niveles Solución
Problema
Proporcionalidad
Niveles
Solución

Ahora bien, cómo hacer funcionar dicha pirámide. Principalmente, hay que comprender la objetividad del existencialismo, a un problema, una solución objetiva y por tanto directa. Generalmente se cae en el miedo de las soluciones objetivas, por lo que la pirámide deja de ser objetiva y se vuelve disfuncional.

Se debe saber que todo problema tiene la solución fundamental, la cual nace del problema fundamental: La vida. Basado en el estricto pensamiento de que la vida es la generadora de todos los problemas consecuentes. Dicha solución fundamental es la muerte, la cual se consideraría pues un suceso imperfecto, pues desencadena sucesos adyacentes con variabilidad.

El cuadrado del problema

Como se aclaró, la pirámide del problema-solución tiene la característica de ser 100 % objetiva y

concreta, por lo cual, suele considerarse un poco “fría”. De ahí que generalmente el sujeto en

cuestión creé de un problema simple, un problema cada vez más grave; lo que anteriormente se comentó como la dirección inversa o secundaria del problema: el cuadrado del problema. Al considerar que un problema adyacente tiene una solución objetiva se puede inferir que, al aumentar el problema, disminuyen las soluciones.

a= Problema

_a_

por lo tanto:

a 2 = sqrt(b)

b= Solución

b

Con esto se entiende que, al cuadrado del problema, el radical de las soluciones posiblemente infinitas. Sin embargo, entiéndase que el problema no aumenta de nivel, sino se crea un problema subjetivo, con soluciones subjetivas.

Conclusiones

De todo esto se define como objeto principal la pirámide del problema-solución, pues responde a la problemática existente, ya que no existe nada fuera de dicha pirámide. Se concluyen los siguientes postulados:

El problema fundamental es la vida

La existencia total (totalidad) es una serie de sucesos desencadenados en secuencia directa y con posibles variables

El desencadenador inicial o “madre” es el Big Bang

La perfección existe al mismo tiempo que la imperfección lo hace; esta última existe dentro de la

perfección No existe suceso imperfecto sin la compañía de un suceso perfecto; inversamente, el suceso

perfecto no requiere de variables

No hay manera de detener el desencadenador inicial; la única forma es la desaparición de la totalidad, el fin de todo Cualquier cosa material o inmaterial no es superior a la totalidad

El problema fundamental genera hechos problemáticos con dos direcciones posibles, la solución o

el cuadrado del problema La solución del problema fundamental es la muerte, considerada como un suceso perfecto-

imperfecto Todos los problemas adyacentes tienen cabida en la pirámide del problema-solución, los cuales

tienen un grado o nivel determinado y sólo perspectiva inferior Siempre habrá alguien con un problema objetivamente más grande y/o grave

El problema cúspide es el conocimiento del sí mismo, pues responde a las preguntas fundamentales

de la filosofía: ser y estar En complemento, existe la pirámide inversa de las soluciones

Todo problema tiene una solución inversamente proporcional al nivel del problema. A un

problema, una solución objetiva Todo problema tiene la solución fundamental: La muerte

Al aumentar el problema, disminuyen las soluciones. El cuadrado del problema es igual al radical de la solución