Вы находитесь на странице: 1из 19

UNIDAD III

SINDICATOS Y EMPRESAS MULTINACIONALES

SINDICATOS Y EMPRESAS MULTINACIONALES

Sindicatos y empresas MULTINACIONALES

Hoy, a pesar de los cambios y destrozos originados por la globalización capitalista y las políticas neoliberales, los ideales que dieron origen al movimiento sindical permanecen vigentes.

3.1. EL MOVIMIENTO SINDICAL MUNDIAL 1

3.1.1 La aspiración solidaria e internacionalista del movimiento sindical en defensa de los derechos de los trabajadores

El inicio del movimiento sindical mundial se ubica en el siglo XIX con la aparición de las primeras organizaciones de trabajadores en Europa, especialmente en Inglaterra, Francia y Alemania. Su surgimiento se debe entender como una respuesta de los obreros a los problemas generados por la explotación capitalista. Estos intentos comenzaron con el Manifiesto Comunista de 1848 y la comuna de París. En todo este proceso de nacimiento, desarrollo y fortalecimiento, el sindicalismo ha defendido las aspiraciones, los derechos y las posibilidades de progreso de los trabajadores del mundo.

Recuerda… Hoy, a pesar de los cambios y destrozos originados por la globalización capitalista y
Recuerda…
Hoy, a pesar
de los cambios y
destrozos
originados
por
la
globalización
capitalista
y
las
políticas neoliberales, los ideales
que dieron origen al movimiento
sindical
permanecen
vigentes.
Tales
principios
e
ideales
se
concretan en acciones como la
unidad,
la
solidaridad
internacional
y
la
identidad
de
clase
social
enfrentada
al
capitalismo
en
todas
sus
manifestaciones

Desde su nacimiento (hace más de 200 años), el movimiento sindical ha estado influenciado por varias doctrinas como el marxismo - leninismo, el movimiento anarquista, el humanismo cristiano y el socialismo democrático. Las corrientes socialistas de todas las versiones tuvieron fuerte arraigo en la clase obrera como principal opositor

fuerte arraigo en la clase obrera como principal opositor 1 Tomado de “Movimiento Sindical ”, Alfredo

1 Tomado de “Movimiento Sindical”, Alfredo Leguizamón, PLADES, 2006

del capitalismo industrial en todos los países donde este echó sus raíces, conformando fuertes partidos obreros y movimientos sociales orientados hacia la construcción de sociedades más justas donde los medios de producción se socialicen y la riqueza social beneficie a todos los ciudadanos. El sindicalismo, en esencia, es un movimiento social caracterizado por su dinamismo, por su predisposición al cambio, por generar transformaciones en las estructuras, en sus agendas y en su acción estratégica frente al modelo de desarrollo del capitalismo. A pesar de todos estos cambios, los ideales que dieron origen a la actuación social de los sindicatos permanecen vigentes y son aquellos que constituyen las aspiraciones históricas del movimiento.

Con la aparición de la Guerra Fría se inicia un proceso de rompimiento del sindicalismo marcado por las profundas diferencias basadas en las ideologías políticas. Como resultado de estas acciones,

quedan en el escenario las organizaciones mundiales como la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOLS) y la Federación Sindical Mundial (FSM), acompañadas de federaciones regionales como la Confederación Europea de Sindicatos (CES). Cada una de estas organizaciones mundiales han conformando sus organizaciones regionales en cada uno de los continentes.

Recuerda… El término "guerra fría" se refiere principalmente a la larga y abierta rivalidad que
Recuerda…
El término "guerra fría" se
refiere principalmente a la
larga y abierta rivalidad que
enfrentó a EE.UU. y la Unión
Soviética y sus respectivos
aliados tras la segunda
guerra mundial. El gran
símbolo de este proceso
(que se desarrolló entre
1947 y 1991), fue el Muro

El año 2005 se inició un proceso histórico de unificación sindical mundial. En este proceso participaron dos de las más grandes organizaciones sindicales mundiales: la CIOSL y la CMT, dando lugar a la mayor central sindical mundial, la Confederación Sindical Internacional – CSI, o en sus siglas en inglés, ITUC. La CSI fue formada luego en un Congreso Fundacional realizado en la ciudad de Viena, Austria en octubre del 2007.

Problemas como la productividad, el empleo y el mercado deben ser objeto de discusión al momento de definir el tipo de unidad sindical, los mecanismos de organización que deben ser actualizados con las necesidades de los afiliados, de las sociedades y de los países. Asimismo, se debe tener en cuenta que los procesos de reconversión productiva,

las políticas de recolonización de América Latina, la construcción de bloques económicos

en el mundo y en el continente americano deben ser incluidos en el programa de las

centrales mundiales.

3.1.2. Las distintas formas de organización internacional del movimiento sindical y sus interrelaciones

Existen tres formas fundamentales de organización de los sindicatos en el mundo 2

Confederaciones Sindicales Mundiales Son las organizaciones de mayor nivel cuyo propósito es centralizar la lucha
Confederaciones
Sindicales
Mundiales
Son las organizaciones de mayor nivel cuyo propósito es centralizar la
lucha de los trabajadores. Cuentan con sus respectivas secciones
nacionales y sus sindicatos nacionales afiliados. Actualmente hay
sindicatos o federaciones nacionales fraternas que, desde las centrales
mundiales, desarrollan acciones de coordinación continental. Actualmente
existen la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Federación
Sindical Mundial (FSM), las cuales representan a 170 y aproximadamente
50 millones de trabajadores respectivamente. Estas organizaciones
representan una amplia cobertura en todos los países y continentes por lo
que se deberían esperar acciones mundiales más contundentes para
enfrentar los embates del neoliberalismo.
Federaciones Sindicales Globales Son organizaciones sindicales internacionales que afilian a los trabajadores de
Federaciones
Sindicales
Globales
Son organizaciones sindicales internacionales que afilian a los trabajadores
de acuerdo a sus ramas de actividad en la producción y en los servicios.
Por ejemplo: Federación Internacional de periodistas (FIP) tiene 500 mil
afiliados en 100 países; la Federación Internacional de Trabajadores de la
Construcción y la Madera (FITCM),tiene 11 millones de afiliados en 125
países del mundo y la Internacional de la Educación (IE) agrupa a 29
millones de afiliados en 165 países.
Existen en la actualidad muchas organizaciones sindicales nacionales en
América Latina que tienen afiliación a los sindicatos mundiales, pero se
requieren mayores esfuerzos para articular los programas y proyectos a la
urgente necesidad de construir una central sindical mundial.
Otras formas organizativas Hay de carácter temporal para responder a la coyuntura unitaria tales como
Otras formas
organizativas
Hay de carácter temporal para responder a la coyuntura unitaria tales
como los foros mundiales sindicales. Además, existen los convenios de
cooperación de los sindicatos europeos que pertenecen a la CES y
los sindicatos latinoamericanos.
Se conformaron comités de enlace y de visitas permanentes entre las
diferentes centrales con el fin de resolver los problemas de la unidad,
con criterios de respeto a los principios del sindicalismo orientados
hacia la unidad, la solidaridad y la defensa de los trabajadores de todo
el mundo.

2 Un propósito de nuestro estudio es conocer las estructuras y las formas de organización, y comprender el tipo de diferencias, ya sean de carácter ideológico, político o de interpretación acerca del contexto de la economía capitalista. Con este fin le proponemos analizar las lecturas complementarias (por ejemplo: Unidad Sindical: Retos y Posibilidades) para establecer cuales son las diferencias fundamentales en lo político y lo ideológico y determinar si son determinantes a la hora de concretar la unidad sindical mundial.

3.1.3 Las organizaciones sindicales en la región

Siguiendo

el

esquema anterior, los

actores

sindicales

en

América

Latina

son

los

siguientes:

Organizaciones Sindicales Regionales El proceso de fusión en la región aún no ha concluido. De
Organizaciones
Sindicales
Regionales
El proceso de fusión en la región aún no ha concluido. De
esta forma, en las américas existen actualmente tres
organizaciones sindicales regionales: la ORIT (regional de
antigua CIOSL), la CLAT (regional de la antigua CMT) y
finalmente una estructura de coordinación de las
organizaciones sindicales vinculadas a la FSM.
Cada una de las Federaciones Sindicales Mundiales (GUFs en sus siglas en inglés) tiene una
Cada una de las Federaciones Sindicales Mundiales (GUFs en sus siglas en
inglés) tiene una Oficina Regional en América Latina. Por ejemplo, tanto UNI
(servicios) como ICM (construcción y madera) tienen su sede regional en
Panamá
Por su parte FITIM (metalúrgicos) tiene su sede regional en
Regionales de las
Federaciones
Sindicales
Globales
Santiago de Chile. En el caso de ICEM (mineros y energía y petróleo) tienen
su sede en Brasil. Es el caso también de ISP (empleados públicos). Estas
regionales son el enlace entre las organizaciones afiliadas con la Federación
Mundial y de hecho cumplen un papel fundamental en el desarrollo de
acciones sindicales globales frente a las multinacionales.
• En América Latina existen actualmente cuatro Coordinadoras Sindicales Regionales: Coordinadoras • En el Cono
• En América Latina existen actualmente cuatro Coordinadoras Sindicales
Regionales:
Coordinadoras
• En el Cono Sur existe desde los años 80 la Coordinadora de Centrales
Sindicales del Cono Sur, CCSCS, agrupando a las centrales sindicales
de Brasil, Uruguay, Argentina, Chile y con la presencia fraternal de
Bolivia y Venezuela.
Sindicales
Regionales
• En la región andina está la recientemente creada Coordinadora Sindical
Andina CSA que agrupa a 10 centrales sindicales de Colombia, Ecuador,
Perú y Venezuela con la presencia fraternal de la COB de Bolivia.
• En Centroamérica se encuentra la Coordinadora de Centrales Sindicales
de la región creada en el 2004.
• Finalmente en la región del Caribe de habla inglesa, existe el Consejo
Laboral Caribeño (CLC).
Todas estas coordinadoras sindicales regionales desarrollan acciones de
incidencia en los procesos de integración regional y promueven acciones
sindicales globales.

3.2.

ACCIÓN GLOBAL SINDICAL, NEGOCIACIÓN INTERNACIONAL Y ACUERDOS GLOBALES

3.2.1. El papel de los sindicatos en el siglo XXI

El fenómeno de la integración de la economía mundial ocurrido en las últimas décadas del

siglo XX se ha manifestado no solo en el aumento masivo de las inversiones extranjeras

directas, sino también en el desarrollo de cadenas de producción mundializadas. Sin

embargo, si hace 20 años la atención se centraba en las empresas multinacionales, en

sus filiales y en otras formas de relaciones directas de propiedad, en la actualidad también

las pequeñas y medianas empresas han entrado a formar parte de la economía

mundializada.

El comercio mundial, la tecnología y la dominación creciente de las megacorporaciones

han transformado los mercados laborales mundiales. Diariamente fluyen $1.900 mil

millones por los mercados internacionales de divisas. Las empresas pueden proyectar su

capacidad laboral a la vuelta de la esquina o por el mundo entero y suprimir miles de

empleos para aumentar el precio de sus acciones. Los gobiernos son ahora clientes de

sus principales empresas - promocionando la flexibilidad y prefiriendo lo privado a lo

público. Un puñado de multinacionales dominan cada vez más las industrias,

frecuentemente con economías mayores que los países con los que tratan. De manera

que soluciones nacionales no son suficientes para detener la búsqueda de los

trabajadores más explotables, dispuestos a aceptar las condiciones laborales más bajas,

ni para organizar y dialogar en las compañías más grandes del mundo.

Estos cambios hacen difícil determinar responsabilidades en los sistemas de producción, ya que los trabajadores y sus sindicatos en muchos casos desconocen quiénes toman realmente las decisiones y a quién tienen que dirigirse, debido a que los responsables pueden encontrarse en otro país o trabajar en otra empresa. Por otro lado, muchas de estas empresas parecen creer que pueden obviar ahora a los sindicatos ya que no cuentan con estructuras internacionales que sean capaces de desarrollar relaciones constructivas con el movimiento sindical. Ante este escenario, el movimiento sindical internacional tiene nuevas y mayores responsabilidades (ver cuadro).

Incluir en la agenda de debate internacional cuestiones sociales Ampliar el margen del diálogo con
Incluir en la
agenda de
debate
internacional
cuestiones
sociales
Ampliar el
margen del
diálogo con las
instituciones
financieras
internacionales
Campañas sobre
los derechos de
los trabajadores y
el comercio, sobre
la igualdad de
género y el
trabajo infantil
Movimiento
Sindical
Presionar a los
gobiernos para
que escuchen
los argumentos
de los
trabajadores
Internacional
Utilización más
eficaz de la
tecnología de la
información
Mejor labor en
las coaliciones
con otros
grupos de la
sociedad civil
Mejor
comunicación
con los medios
de
comunicación
públicos

Para que los sindicatos se conviertan en voceros más eficaces de los trabajadores en el ámbito internacional, es necesario entonces que los temas nacionales e internacionales se aborden de manera más eficaz y se les brinde la prioridad debida, ya que resulta cada vez más evidente que el debate nacional se está amoldando a la evolución mundial y que ya no basta con adoptar una respuesta puramente nacional.

Además, es necesario prestar especial atención a la organización de las trabajadoras y garantizar que los sindicatos reflejen sus intereses y sus preocupaciones, de manera que se garantice la equidad de género en la lucha sindical. Para ello, será necesario que las

mujeres se afilien a los sindicatos para luchar por la igualdad y la justicia y superen el legado de una discriminación laboral, con frecuencia muy arraigada. También resulta indispensable que los sindicatos acojan a las mujeres entre sus miembros y alienten su plena participación en el proceso de toma de decisiones para aumentar su fuerza y vitalidad.

En suma, los sindicatos contemporáneos deben reflejar las grandes preocupaciones de la sociedad y que estén en contacto con otros grupos de la sociedad civil. Por ser organizaciones de masa representativas de los trabajadores de casi todas las actividades de la vida, deben responder a una amplia gama de preocupaciones de los miembros de los sindicatos, que también son ciudadanos y miembros de sus respectivas comunidades. Los propios sindicatos constituyen amplias coaliciones, que a menudo se encuentran entre las más representativas de la sociedad civil. Ello constituye una base apropiada y firme para trabajar con otros interlocutores en relación con temas de interés común. Sin embargo, para ello es necesario que se comuniquen mejor las opiniones y los principios de los sindicatos entre el público en general y los medos de comunicación resultan vitales para ello.

En muchos países resulta difícil atraer a la prensa, debido entre otros factores a que esta se siente más cercana a los intereses del gobierno o de las empresas que lo apoyan, por eso es necesario buscar otros medios para comunicarse y difundir los valores fundamentales del movimiento sindical, que si bien tienen un gran respaldo popular en la mayoría de los países, no puede obviar cuán necesario es dar una difusión mejor y más amplia de las propuestas sindicalistas en los planos nacional e internacional. Internet y el correo electrónico ofrecen algunas posibilidades de abrir nuevos canales de comunicación y de participación.

3.2.2. ¿Qué tienen que hacer los sindicatos?

a. Solidaridad internacional La cohesión social es una importante pero poco valorada contribución de los sindicatos. Afiliarse a un sindicato es uno de los pocos medios con que cuentan los

excluidos socialmente y los marginados para dar a conocer sus problemas. La solidaridad no es sólo un eslogan para los sindicatos, es el motor de su capacidad para adoptar medidas en nombre de sus miembros. Tiene una importancia especial

en un mundo en el que las divisiones étnicas y de otro tipo constituyen una grave amenaza para la paz. Uno de los muchos ejemplos posibles es el de Irlanda del Norte, en donde a todo lo largo de este siglo, los sindicatos han sido las únicas instituciones importantes que cuentan a la vez con miembros católicos y protestantes. Al concentrarse en el desarrollo de ese papel, incluido el fomento de la participación de las minorías y de las mujeres en los sindicatos y en la dirigencia, los sindicatos pueden fortalecerse, organizarse de manera más eficaz incluso entre los jóvenes, y ser una parte importante de las fuerzas que mantienen unidas a las sociedades. Del mismo modo, el movimiento sindical internacional es uno de los pocos foros en los que las personas que no pertenecen a las elites y que no son diplomáticos tienen la oportunidad de trabajar juntas y de comprender las preocupaciones y los intereses ajenos.

Aunque pueden no saberlo, los trabajadores que intentan organizar un sindicato o que encuentran dificultades con respecto a una negociación colectiva, tienen a todos los demás sindicatos del mundo de su lado. La solidaridad sindical internacional puede reforzar la posición de los trabajadores que atraviesan situaciones críticas y anualmente van aumentando los casos en que esto ha sido determinante. Sin embargo, la solidaridad internacional es algo más que responder a llamamientos de ayuda procedentes de trabajadores/as en situaciones desesperadas. La solidaridad internacional incluye una amplia gama de asistencia mutua.

Los sindicatos pueden mostrar su solidaridad compartiendo información sobre un empleador común con sindicatos de otros países. También dan muestras de solidaridad al consultar los sindicatos con sus pares extranjeros antes de tomar decisiones que afectan a los miembros de estos últimos. Asegurarse de que las actividades internacionales de un sindicato contribuyan a reforzar las organizaciones del movimiento sindical internacional es también dar muestras de solidaridad.

Cuando los sindicatos reconocen que su labor tiene una dimensión internacional están sentando las bases de la solidaridad internacional. Reconocer la dimensión internacional implica reconocer que la mundialización está aumentando las ocasiones en que se aplica la solidaridad internacional. Lo ideal sería que todo sindicato nacional dispusiera de una persona encargada de las cuestiones internacionales y que se

responsabilice de los contactos con organizaciones sindicales internacionales. Es fundamental que la persona o personas responsables de los asuntos internacionales trabajen en estrecha colaboración con otras partes del sindicato dedicadas a ámbitos como el de la sindicalización, investigación y negociación colectiva, a fin de que los contactos y la solidaridad internacionales pasen a ser parte integrante de la vida sindical. Si se dispone de estructuras locales responsables del trato con empresas, éstas deberían estar conectadas de alguna manera con la persona o las personas encargadas de la labor internacional.

Los asuntos internacionales deben ser una parte regular de la formación sindical. Para obtener información, los trabajadores no deberían depender exclusivamente de la prensa, los empleadores o el gobierno. El sindicato tiene el deber de dar a los miembros la posibilidad de estar informados sobre todos los aspectos del sindicalismo. De la misma manera que la solidaridad internacional va ganando importancia, también lo hace la necesidad de incluir cuestiones internacionales en los programas de formación laboral de los sindicatos. La experiencia demuestra que una vez que los afiliados sindicales, incluyendo delegados y otros funcionarios, pasan a conocer las cuestiones relativas a solidaridad internacional, aprecian rápidamente su importancia. Por lo tanto, los sindicatos deberían pensar en organizar cursos sobre actividades sindicales internacionales, dando prioridad a las medidas solidarias prácticas.

Quizás la parte más conocida de la solidaridad internacional sea la coordinación de los mensajes solidarios o de protesta, pero es mucho más que eso. Implica otras actividades, entre las cuales está la participación en campañas internacionales, el establecimiento de contactos o la organización de reuniones entre los sindicatos que representan a los/las trabajadores/as de los países donde opera una empresa multinacional. También implica coordinar la publicidad, intercambiar experiencias, realizar intervenciones ante organizaciones intergubernamentales y otras o participar en comités regionales o mundiales de empresa y en otras redes formales e informales de sindicatos organizadas en torno a empresas multinacionales específicas.

La solidaridad sindical también puede ser financiera, si bien los medios pueden estar limitados. Los sindicatos en ocasiones deben hacer frente a enormes costos debido a ataques de los empleadores o gobiernos, a multas u otras sanciones legales que

ponen en peligro su capacidad de defender los intereses de la membresía. En los últimos años se han reforzado considerablemente las restricciones legales sobre los derechos de los sindicatos a emprender acciones laborales a escala mundial. Las medidas solidarias de boicot y otras formas de solidaridad han sido los principales blancos de legislación antisindical. Los empleadores también se han mostrado mucho más agresivos al recurrir a la legislación. Las sanciones que se pueden aplicar contra los sindicatos inclusive por transgresiones menores de la ley a menudo resultan desproporcionadas respecto a la gravedad de la acción, incluyendo enormes multas por daños y perjuicios, embargo de bienes e incluso detención de dirigentes. Está claro que los sindicatos deben trabajar enérgicamente para que se enmienden y revoquen esas leyes antisindicales y para garantizar el derecho e emprender medidas de solidaridad tanto a escala nacional como internacional. No se debe permitir que la mundialización otorgue una mayor libertad de acción a las empresas a través de las fronteras al tiempo que restringe el derecho de los/las trabajadores/as de actuar a escala mundial. La experiencia demuestra que la legislación puede emplearse como excusa, y no siempre es un motivo genuino para no tomar medidas. La solidaridad no necesariamente tiene que derivar de un conflicto. También está la labor de anticipar y prevenir conflictos, por ejemplo, a través del establecimiento de relaciones con una empresa, que podrían incluir un acuerdo marco. La solidaridad es una manera de pensar y donde mejor se expresa es en la organización y participación democrática.

 

¿Cómo pedir solidaridad?

 

¿Cómo dar solidaridad?

1.

Advertir lo antes posible

1.

Responder de forma sistemática.

Si se prevé que podría llegar a convocarse una huelga o surgir un conflicto de importancia, enviar toda la información de referencia a las Federaciones Sindicales Internacionales (FSI) correspondientes, de ser posible antes de que estalle la crisis.

La solicitud de solidaridad más frecuente pide que se mande una carta, un fax o un mensaje

electrónico basándose en la información incluida en una circular donde se describe la situación específica.

2. Intentar responder a pedidos específicos.

2.

Proporcionar información completa sobre la

A veces la organización puede ser la única fuente

empresa y el conflicto Se debe dar el nombre completo de la filial local o

de información específica sobre una determinada empresa o filial de su país. Una FSI puede recibir

unidad relacionada, el nombre y el título de su principal ejecutivo, dirección completa, teléfono, número de fax y direcciones de correo electrónico, además de todos los datos de que disponga el sindicato sobre su exacta relación con la multinacional.

muchas solicitudes de las afiliadas para que se les dé información sobre la organización sindical existente en una empresa multinacional.

A

veces, la FSI no dispone de esa información en

sus archivos. En otros casos, una afiliada pide a la FSI que transmita una solicitud a otra afiliada del país de origen de la empresa, para que intervenga

Señalar qué desean que hagan la FSI y sus

afiliadas. Las acciones solidarias pueden exigir toda una serie de tácticas. Lo que funciona en una situación puede no ser válido en otra. Es importante tener una idea clara de lo que consideran que sería eficaz. La FSI debe tener una idea clara de la índole del conflicto.

3.

en su nombre. Si bien no siempre es posible responder a este tipo de solicitudes, las FSI deben poder comunicar a la afiliada en cuestión si ha dado curso a su solicitud, y en tal caso, cuál.

Comunicar a la FSI lo que puede hacer para

dar respuesta a la solicitud de solidaridad. Debe decirse a la FSI exactamente qué debería pedir/solicitar y/o qué medidas esperan que tome la empresa multinacional, el gobierno u otras partes interesadas.

3.

4.

Las FSI deben recibir informes regulares del sindicato que solicita la intervención. La FSI debe recibir información inmediata de todo cambio significativo o escalada de cualquier conflicto. La FSI debe estar al corriente del momento en que se resuelva un conflicto y se le deben comunicar los términos del acuerdo alcanzado. Se gane o se pierda se debe agradecer la solidaridad de los asociados de otros países.

Presentar informes regulares de la evolución

4.

Enviar copias de los mensajes e información

sobre cualquier otra acción emprendida a la FSI correspondiente. Esto ayuda a la FSI a brindar información actualizada sobre las medidas y a evaluar la situación de una acción específica. También incluye la publicación de comunicados de prensa.

5. Poner una persona a cargo de la coordinación Es muy importante designar a una sola persona del sindicato para que se encargue de coordinar las comunicaciones con la FSI con respecto a un conflicto, a fin de que las mismas sean lo más eficientes y directas posible.

b. Sindicatos globales frente a empresas globales Algunos han propuesto que la solución de los problemas laborales en el plano internacional consiste en trabajar y actuar como las empresas multinacionales que tienen operaciones en todo el mundo. Pese a que esto suena bien superficialmente y a que sin duda hay cosas que podemos aprender de las empresas multinacionales, en particular en materia de comunicaciones y tecnología, esta solución pasa por alto la naturaleza fundamentalmente diferente de éstas y de los sindicatos. Las empresas son estructuras de mando en las cuales puede tomar decisiones un número limitado de personas, y en algunos casos una sola persona. Esto puede dar a las empresas ciertas ventajas para hacer cambios y modificar la reasignación de recursos con rapidez. Sin embargo, nunca será un modelo para un movimiento sindical democrático. El reto consiste en incrementar la fuerza sindical a partir de las ventajas que nos da nuestro número de miembros y nuestro talante democrático.

Una de las maneras de hacerlo es aumentando y ampliando el nivel de participación nacional de los miembros de las agrupaciones afiliadas al movimiento laboral internacional. Se están creando redes que, en el marco de políticas concertadas democráticamente, facilitarán la participación de más miembros. En el plano

internacional, se han desplegado ingentes esfuerzos para aumentar la capacidad de organización de los sindicatos en el plano nacional. Uno de los enfoques utilizados consiste en ampliar el margen de organización y de negociación que ofrecen los acuerdos marco entre los sindicatos y las multinacionales. También hay muchas otras oportunidades de utilizar su ascendiente a nivel mundial y la solidaridad sindical para apoyar la labor de organización e influir en el comportamiento de las empresas además de las labores de educación y de formación sobre el terreno. El hecho de compartir la información sobre los progresos y los enfoques utilizados en la organización también cumple una útil función internacional.

Si bien muchas compañías individuales o industrias no tienen ninguna obligación legal de reconocer a las organizaciones sindicales y emprender negociaciones a escala internacional, se ha iniciado ya un cierto diálogo social internacional, no sólo en el contexto de la estructura tripartita de la OIT, sino también con algunas empresas individuales. Por parte de los sindicatos, existen ya estructuras –las Federaciones Sindicales Internacionales – que pueden formar parte de las bases necesarias para establecer unas relaciones industriales internacionales, tanto a nivel de industria como de empresa.

Muchas FSI han creado estructuras que tratan con ciertas empresas multinacionales en particular, generalmente comités de empresa. Se trata de estructuras agrupadas en torno a una FSI, que permiten a los sindicalistas que trabajan en la misma empresa multinacional emprender una cooperación a escala internacional. Aunque estos Comités son agentes importantes a nivel internacional, estrictamente hablando no forman parte de un diálogo social internacional, ya que no comprometen directamente

a

la empresa. No obstante, algunos de estos Comités invitan a los representantes de

la

dirección a asistir a (parte de) sus reuniones.

Comités de empresa: funciones y límites

Los sindicatos han establecido comités de empresa mundiales o comités de empresa regionales, así como redes formales e informales de sindicatos que representan a los trabajadores y trabajadoras empleados por una misma empresa. En su mayor parte, se trata de estructuras que organizan reuniones durante las cuales sindicalistas procedentes de distintos países, pero que trabajan para un empleador común, pueden encontrarse para discutir diversas cuestiones. Estas reuniones tienen distintos propósitos, desde mejorar las condiciones en un país gracias a la experiencia de otros a lograr una auténtica cooperación global en el trabajo sindical.

Pese a que existen numerosos problemas prácticos, incluyendo los gastos relacionados con la celebración de estas reuniones internacionales, las complicaciones del pluralismo sindical, y barreras lingüísticas, los comités regionales y mundiales son elementos importantes dentro del movimiento sindical internacional. El uso de la tecnología de la información es una forma de superar algunos de los problemas prácticos, ya que facilita el establecimiento de redes dentro de las empresas. Estos comités de empresa “virtuales” pueden establecerse con relativa facilidad y contribuir al trabajo de estructuras existentes. Estos comités de empresa son establecidos y mantenidos por FSI.

Numerosas FSI han establecido este tipo de comités de empresa en muchas de las principales multinacionales que operan en su sector o industria. La FITIM, por ejemplo, cuenta con comités de empresa en la industria del automóvil para General Motors, Ford, Volkswagen, Volvo, Fiat, Toyota, Nissan, Honda, Mitsubishi, y Mazda. En el sector de la Electricidad/Electrónica, se han creado comités de empresa de la FITIM para General Electric, ABB (Asea-Brown Boveri), Matsushita, Siemens, Electrolux y Thomson Multimedia. En la industria de la Ingeniería Mecánica, existen comités de empresa de la FITIM para SKF y Caterpillar.

Alianzas Sindicales Multinacionales de la UNI

La Union Network International (UNI) ha estudiado durante cierto tiempo la manera de abordar e interactuar con las empresas multinacionales en constante expansión que operan en sus sectores. Procurando coordinar la acción de las afiliadas y ejercer una presión verdaderamente mundial sobre esas empresas multinacionales, la UNI ha desarrollado una estrategia de Alianzas Sindicales Multinacionales.

La UNI mantiene actualmente varias alianzas sindicales que se ocupan de multinacionales específicas. Las más activas de esas alianzas son SBC/Ameritech, Cable & Wireless (C&W), Telefónica, National Australian Bank, Barclays Bank African Alliance, France Telecom, Quebecor Group, OTE y Atlantic. Se han reunido periódicamente y actualmente todas publican boletines que se distribuyen entre los sindicatos afiliados que tratan con la multinacional específica. Todas las alianzas han creado igualmente páginas web. UNI ha establecido también Comités Virtuales para una serie de multinacionales, donde sindicatos y trabajadores/as en ciertas compañías específicas pueden intercambiar información sobre la empresa en línea a través de una página web especial:

http://www.univirtual.org

Esas alianzas sindicales multinacionales de la UNI fueron creadas porque:

• casi todas las nuevas iniciativas de los operadores ya establecidos o de nuevas

empresas son hostiles a las organizaciones sindicales y reacias a reconocerlas

• los sindicatos deben reaccionar rápidamente a esos nuevos sistemas de propiedad.

• la respuesta sindical debe implicar auténticas medidas solidarias internacionales y

destinar recursos a la labor de sindicalización.

• los sindicatos deben aunar recursos y compartir información traspasando las fronteras

nacionales, a fin de contrarrestar el enfoque mundial de los negocios adoptado por las

empresas multinacionales.

La finalidad de las alianzas es:

• aumentar el poder de presión de las organizaciones miembros a través de mayores

actividades conjuntas.

• compartir información y brindar respaldo solidario cuando alguna afiliada de la alianza

emprenda negociaciones colectivas.

• organizar actividades en común para respaldar la sindicalización.

• suministrar todo el respaldo posible desde sindicatos del país de origen a los miembros

de cualquier otra afiliada que estén trabajando en el país de acogida.

Las actividades desarrolladas por las alianzas incluyen:

• análisis y publicación de comparaciones de informes empresariales.

• publicación de una lista completa de las inversiones mundiales de las empresas en todo el mundo.

• Participación en reuniones anuales de accionistas.

• Días internacionales de acción organizados en el caso de las alianzas Ameritech y

Telefónica.

• Creación de comités de empresa europeos.

• Negociación y firma de acuerdos marco.

Para terminar y a modo de conclusión queremos compartir algunos de los nuevos desafíos del movimiento sindical:

Ejecutar planes y proyectos para transforma las organizaciones sindicales removiendo los obstáculos principales, como la burocracia, la falta de estudio y comprensión de las nuevas realidades y el modelo sindical que no se corresponde con el tipo de producción y de empleo.

Orientar las propuestas a superar la crisis, las formas atrasadas de organización, los problemas de concepción e inclusive de interpretaciones ideológicas con el fin de concretar la verdadera unidad de clase obrera mundial.

Investiga y definir cuáles son las lógicas internas del neoliberalismo en cuanto al sistema de relaciones laborales, sus cambios y los alcances de las políticas de flexibilización laboral.

Promover leyes marco de carácter laboral de obligatoria aplicación, que incluyen la internacionalización de las demandas labores promoviendo luchas articuladas dentro de las multinacionales y fortaleciendo los sectores sindicales en las diferentes ramas de producción.

Combatir entre los trabajadores jóvenes la equivocada idea empresarial según la cual la propiedad y la dirección del trabajo son en sí un facto de producción y el empleo como un favor de los capitalistas.

Avanzar en las acciones estratégicas que garanticen una mayor influencia del movimiento sindical en las políticas estatales, recuperando el papel del Estado moderno.

3.3. LOS ACUERDOS GLOBALES Podemos afirmar que los Acuerdos Globales son códigos de comportamiento empresarial que son negociados entre empresa (transnacional o multinacional) y la Federación Sindical Internacional correspondiente. Estos Acuerdos Globales Internacionales deben recoger al menos las Normas Fundamentales del Trabajo (convenios Fundamentales

de la OIT) anteriormente planteadas, destacando entre los convenios, el No. 87 y 98 de la OIT sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva. Tienen carácter vinculante, pudiendo incorporar mecanismos de seguimiento, revisión y control para responder a la necesidad de interlocución sindical frente al poder cada vez más centralizado internacionalmente de las empresas multinacionales.

Recuerda… El Acuerdo Global Internacional es una herramienta universal que tiene como objetivo el
Recuerda…
El
Acuerdo
Global
Internacional
es
una
herramienta
universal
que
tiene
como
objetivo
el
garantizar
los
derechos
fundamentales
de
los
trabajadores
en
todos
los
establecimientos de la empresa
que suscribe el Acuerdo en el
mundo.

Un acuerdo global no es simplemente la palabra de un empleador. Es un acuerdo firmado con los trabajadores representados a través de su Federación Sindical Internacional. Al permitir un control, da credibilidad a las afirmaciones de la empresa.

3.3.1 ¿Quiénes pueden negociar un Acuerdo Global?

Son las Federaciones Sindicales Internacionales (FSI) las encargadas por el movimiento sindical internacional para suscribir estos acuerdos contando con la participación de los sindicatos nacionales de las sedes centrales de las empresas matriz.

Federación Sindical Internacional (FSI)

+

Sindicato Matriz (Representantes de filiales)

(FSI) + Sindicato Matriz (Representantes de filiales) Funcionarios de da Empresa Transnacional El ámbito de

Funcionarios de da Empresa Transnacional

El ámbito de aplicación de estos acuerdos abarca a las empresas subsidiarias o subcontratadas segregadas de las matrices por la empresa multinacional y debe ser verificados por la

FSI correspondiente, sobre ciertos principios que, si bien no constituyen convenios de negociación colectiva como sucede con los acuerdos firmados a escala local o nacional, brindan un marco de

Recuerda…

Los Acuerdos Marco Internacional se negocian a nivel mundial, y se aplican en cada país en los cuales exista alguna filial de la empresa matriz. En este sentido, constituye una herramienta de dialogo social óptima para afrontar los diversos problemas que conlleva los procesos de globalización

derechos para fomentar el reconocimiento y la negociación en esos niveles. La fortaleza de estos acuerdos depende del compromiso y la presión de los trabajadores y trabajadoras de estas empresas matrices.

los trabajadores y trabajadoras de estas empresas matrices. De esta manera, con la finalidad de establecer

De esta manera, con la finalidad de establecer un adecuado sistema de difusión mundial los Acuerdos Marco Internacionales deben negociarse con la dirección de la ETN nivel mundial.

Ahora bien para evitar actitudes proteccionistas las organizaciones sindicales de las empresas matrices se recomienda que dichas organizaciones sindicales den voz propia a las organizaciones sindicales de los países donde estas las filiales o empresas proveedoras o subcontratadas. Creando con ellas una red industrial efectiva, más o menos informal que puede avanzar en su relación con el objetivo de constituir un Comité Mundial.

Incorporar el Acuerdo Marco o Acuerdo Global a la negociación colectiva, no sólo a los de ámbito internacional, aún poco frecuentes, sino a los convenios colectivos celebrados en ámbitos nacionales, lleva consigo no sólo beneficios jurídicos, sino que conduce además a un mejor y mayor impacto de los sistemas de relaciones y aplicación que configuran los códigos y constituye un método para conseguir la uniformidad de las normas entre las actividades de las empresas en los diversos países y circunstancias.

3.3.2. ¿Qué contiene un Acuerdo Marco Global?

Todo lo que el sindicato global y la empresa quieren que contenga. Concretamente ello significa el compromiso:

de cumplir con las normas internacionales por el reconocimiento del derecho de adherirse a un sindicato, negociar colectivamente y de que no haya discriminación en el empleo;

de no recurrir jamás al trabajo infantil o al trabajo forzoso;

de practicar condiciones decentes de trabajo;

de adherir a normas medioambientales buenas.

3.3.3.

¿Qué beneficios tiene para los sindicatos que la empresa haya firmado un Acuerdo Marco Global?

Al firmar un acuerdo global, una empresa accede a abrir las puertas a la organización en

sindicatos. Seguidamente, depende de los sindicatos de continuar la labor.Por ejemplo,

una afiliada de UNI en Brasil afirma haber aumentado a más del doble sus efectivos de

esta manera.

Para los sindicatos en el país de origen de la empresa, significa que cuestiones

internacionales pasan a ser un tema legítimo de discusión y de negociación con la

dirección. Esto puede ser decisivo cuando, por ejemplo, la empresa quiere deslocalizar

trabajo a otro país.Algunos sindicatos han negociado sus propios acuerdos de

globalización con empresas disponiendo que:

toda deslocalización debe ser objeto de discusión previa con el sindicato;

tiene que haber garantías de que no habrá despidos;

tiene que haber garantías de que se respetarán las normas de la OIT, incluyendo

el derecho de sindicar, en los países a los que transfiera el trabajo.

3.3.4. ¿Qué empresas han firmado Acuerdos Marco Globales?

Las distintas Federaciones Sindicales Internacionales han estado negociando Acuerdos

Marco Globales con un conjunto de Empresas Multinacionales. En la actualidad hay

alrededor de 50 Acuerdos Marco Globales firmados. Algunos de estos acuerdos son los

siguientes:

UNI – Telefónica (España), Carrefour (Francia),

ICM - IKEA (muebles), Suecia, y Faber-Castell (Lápices), Alemania

UITA - Danone (alimentos), Francia, y Accor (hoteles), Francia

FITIM - Volkswagen (coches), Alemania, y Daimler Chrysler, (coches) Alemania

ICEM - Statoil (energía), Noruega, y Endesa (electricidad), España.

3.3.5. ¿Qué se puede hacer si el empleador no respeta el acuerdo?

Todos estos acuerdos son de carácter voluntario. Se asume entonces que los

empleadores siempre querrán respetarlos. En aquellos casos en que empresas filiales o

asociadas no respeten un acuerdo global, el caso deberá abordarse con la multinacional

en su sede central. En principio la mayoría de los problemas pueden resolverse así.

Lo primero que se puede hacer es informar a la Federación Sindical Internacional que ha firmado el Acuerdo sobre las situaciones no

concuerdan con el espíritu del acuerdo. Pueden alertar a su sindicato nacional y al sindicato global para que aborden el problema con la empresa.

Recuerda… Incorporar los Acuerdos Marco Globales como una estrategia de defensa sindical es una acción
Recuerda…
Incorporar los Acuerdos Marco
Globales como una estrategia
de defensa sindical es una
acción más de presión pública
frente a las Empresas
Multinacionales y refuerza la
alianza entre los sindicatos
nacionales con sus pares en
otros países y con las
Federaciones Sindicales
Internacionales.

Ahora, si la empresa central es reticente o lenta en tomar acción, tendrá que estar consciente de que están en juego su reputación y su imagen. En ese sentido, las Federaciones Sindicales Internacionales y

sus afiliadas tienen el compromiso de informar precisamente al mundo entero de que la empresa no está cumpliendo con su promesa.