Вы находитесь на странице: 1из 4

EL TRABAJADOR SOCIAL EN EL AREA EDUCATIVA.

La educación es un proceso que está presente a lo largo de toda la vida humana. Es necesario comprender la importancia que tiene la educación en el crecimiento y desarrollo integral del individuo, pues de esta en cierta medida dependerá su progreso y el toda la sociedad en general.

Por medio de la educación se busca formar al individuo a través de la enseñanza y el aprendizaje de unos conocimientos que son necesarios para hacer frente a los retos que presenta la sociedad y que contribuirán a su pleno desarrollo. Por esta razón, Frente a las posibles dificultades que se pueden encontrar en el contexto educativo se plantea el quehacer del trabajador social en esta área, como principal promotor del cambio y del mejoramiento social.

El trabajador social en el área socioeducativa, va a jugar un papel fundamental, pues su acción estará dirigida hacia el mejoramiento y fortalecimiento de aquellos factores que influyen en el desarrollo integral del individuo y a partir de ello diseñara proyectos de intervención que contribuyan a un adecuado ambiente educativo a partir de la identificación de problemáticas de dicho contexto.

Para entender más a fondo la acción del trabajo social en el área educativa, es necesario primero analizar el concepto de educación, desde la perspectiva de diversos autores.

Para (Albomoz, 2000) la educación es el proceso a través del cual se trasmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar, donde la conciencia cultural, moral y conductual están interrelacionadas entre sí. Por medio de esta, las siguientes generaciones aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y de ver el mundo.

De acuerdo a lo anterior, vemos que la educación está compuesta por un conjunto de conocimientos, valores y costumbres que son transmitidos y aprendidos a través del tiempo y que le permiten formar y tener una visión del mundo y de la forma de enfrentarse a este.

García Hoz y Medina (1988), plantea que la educación es un proceso personal que depende de las condiciones y la actividad del sujeto que se educa, es una tarea viva que está actuando constantemente y se produce en todas las situaciones de la vida.

El individuo de cierta manera es responsable de su proceso educativo, que se ve influenciado por el contexto bajo el cual se desarrolla y dependerá también de las condiciones bajos las cuales este se encuentre, por esta razón la comunidad en su conjunto va a influir en este proceso.

Por otro lado, la UNESCO (1974), define la educación como el proceso global de la sociedad, a través del cual las personas y los grupos sociales aprenden a desarrollar conscientemente en el interior de la comunidad y en el beneficio de ellas, la totalidad de sus capacidades, aptitudes y conocimientos.

Encontramos entonces, que la educación lo que busca es formar al individuo de acuerdo

a las exigencias del mundo actual, que este adquiera todo una serie de habilidades y

capacidades que le permitan desenvolverse en él y le permitan actuar de manera activa dentro de cada uno de los procesos que se llevan a cabo dentro de ese contexto

permitiendo su desarrollo integral en todos los aspectos de la vida. Es importante destacar

el papel que juegan todos los actores, como lo son la familia, los educadores e incluso el

propio estudiante, pues las relaciones que se establecen entre ellos tienden de cierta manera a dificultar este proceso o por el contrario influyen de manera positiva.

A partir de lo anterior, se plantea la acción del trabajador social en el área educativa, que

está encaminada a diagnosticar la realidad de las escuelas en el proceso de educación y en base a ello elaborara su estrategia de intervención de acuerdo a problemáticas identificadas, que permitan a los estudiantes y a la comunidad en general tener un buen desenvolvimiento en esta área.

De acuerdo a (Mondragon 2000), vemos que el trabajador social cumple una serie de funciones en el campo educativo que contribuyen al desarrollo integral del estudiante, algunas de estas funciones son la de asistencia directa a los problemas de aprendizaje, conducta, orientación, información y asesoramiento a las familias; derivación y canalización de casos a otros profesionales de los Servicios Sociales y de prevención;

que es donde se detectan las posibles problemáticas existentes, la atención a la comunidad, entorno y grupo familiar donde estos se desenvuelven.

El trabajador social no solo centrara su atención en el estudiante sino en todo el colectivo que conforma el campo educativo y la familia, pues este va a potencializar las posibilidades de las personas de explotar su potencial, mediante el uso de todos los recursos tanto internos como externos que tiendan a posibilitar el mejoramiento social.

La acción del trabajador social es fundamental en el campo educativo, ya que garantizaran el buen ejercicio y desarrollo de la educación, contribuirán a que los estudiantes se puedan desarrollar en todos sus aspectos de una manera asertiva, donde se formen como sujetos capaces de contribuir a su mejoramiento y el de toda una sociedad. Permitirá también dar solución a todas aquellas situaciones que se presenten en este campo como obstaculizadoras de un buen proceso educativo, a partir de un diagnostico que le permitirá a su vez elaborar un plan de acción que responda a las necesidades identificadas.