Вы находитесь на странице: 1из 80

Año 4 · Coleccionable · Nº 38 · Paraguay · Mayo 2014

Costo de producción: 25.000 Gs. Distribución GRATUITA

Revista de Orientación profesional para una Agricultura Sustentable Análisis de resistencia genética a la roya
Revista de Orientación profesional para una Agricultura Sustentable
Análisis de resistencia genética
a la roya de hoja del trigo
16ª Expo Regional
Canindeyú

Salvia hispánica L. (Chía)

Sumario

Staff

Staff

Realizada por:

Sumario Staff Realizada por: Coleccionable. Año 4 · Nº 38 · Paraguay · Mayo 2014 Padre

Coleccionable. Año 4 · Nº 38 · Paraguay · Mayo 2014

Padre Kreusser 789 esq. Tte. Honorio González Encarnación - Paraguay Tel/Fax: +595 71 204 734 www.agrotecnologia.com.py

Paraguay Tel/Fax: +595 71 204 734 www.agrotecnologia.com.py Declaradas de Interés Ministerial por el Ministerio de
Paraguay Tel/Fax: +595 71 204 734 www.agrotecnologia.com.py Declaradas de Interés Ministerial por el Ministerio de

Declaradas de Interés Ministerial por el Ministerio de Industria y Co-

mercio (MIC) en Resolución Nº 445 23/06/11; el Ministerio de Agricul-

tura y Ganadería (MAG) en Resolución Nº 980 23/06/11; y el Ministerio

de Educación y Cultura (MEC) en Resolución Nº 28544 18/08/11

Staff | Dirección Mirta Rodríguez. Cel: +595 994 852 047 / +595 985 700 781 e-mail: mirta.rodriguez@agrotecnologia.com.py Gerente de Producción Lolia Benítez. Cel: +595 985 192 213 / +595 995 372 160. e-mail: lolia.benitez@agrotecnologia.com.py Asesor de contenido Ing. Agr. Emilio Tellez. Cel: +595 972 218 368 e-mail: emiliotellezc@gmail.com Administración Lic. Fátima García. Cel: +595 995 363 067 e-mail: fatima.garcia@agrotecnologia.com.py Redacción Lic. Zuny Bogado. e-mail: zuny.bogado@agrotecnologia.com.py Astrid Laupichler. e-mail: astrid.laupichler@agrotecnologia.com.py Diseño Gráfico Julio Zappelli. Cel: +595 994 859 710 e-mail: julio.zappelli@agrotecnologia.com.py Darío Alderete. e-mail: d_grafico@agrotecnologia.com.py Distribución Pamela López. e-mail: info@agrotecnologia.com.py

Consejo editorial | Ing. Agr. Rolf Derpsch. Agricultura de Conservación y Siembra Directa, Con- sultor técnico Internacional.

Ing. Agr. Ph.D. Mohan Kohli. Mejoramiento Genético de Cultivos, Fitopatolo- gía, Adiestramiento y Formación de Redes de Investigación.

Ing. Agr. Lidia Quintana de Viedma. Patología de Semillas.

Ing. Agr. María Estela Ojeda Gamarra. Ciencia y Tecnología de Semillas.

Ing. Agr. Martín María Cubilla Andrada. Ciencias del Suelo.

Ing. Agr. Stella Maris Candia Careaga. Protección Vegetal y en Manejo In- tegrado de Pestes.

Ing. Agr. Bernardino (Cachito) Orquiola. Ciencia y Tecnología de Producción de Semillas.

Ing. Agr. Wilfrido Morel: Fitopatología, Consultor Técnico.

Soporte técnico | En esta edición:

Ing. Agr. Víctor Enciso.

Ing. Agr. Dólia Garcete.

Ing. Agr. Ruth Fabiola Scholz.

Ing. Agr. Adrián Cardinali

Ing. Agr. Carlos Alberto Magalhaes Cordeiro. Ing. Agr. Paulo Otávio Coutinho, Fabiano de Martino Mota.

P. Arthuro Santa Cruz Peralta, Nidia B. Benítez Candia, Andrea Arrúa Alvarenga, Rosa Oviedo de Cristaldo, Danilo Fernández Ríos

Sumario

6

|

Editorial | Por la excelencia en la producción

8

|

Informes | Buena expectativa en producción de trigo depara panificados de óptima calidad

12

|

Mercados | Futuros y opciones agrícolas

16 | Salvia hispánica L. (Chía) | control de calidad y metodologías aplicadas Nota de
16 |
Salvia hispánica L. (Chía) | control de calidad y
metodologías aplicadas
Nota de tapa

22

| Trigo | Análisis de resistencia genética a la roya de hoja del trigo

30

| TADA | Ejemplos de regulaje

 

37

| Suelos | Fertilización nitrogenada del maíz

42

|

Agricultura de Precisión | Tecnología RTK para aumen- tar rendimiento en arroz

44

|

Agricultura de Precisión | nagement)

manejo de Agua (Water Ma-

48

| Biotecnología | dos décadas de cultivos biotecnológicos

56

| Seguridad Laboral | Trabajo seguro en plantas de acopio

58

|

Pecuaria | Producción de pollos parrilleros. Prácticas de Bioseguridad

62

|

Agroempresariales | Expo cAdAm Encarnación. 16ª Ex- po canindeyú. Expo Sur misiones 2014. Boxes empresariales

· Está prohibida la reproducción total o parcial de estos contenidos en cualquier formato sin autorización escrita de MR Producciones y Servicios.

· Concurrimos a fuentes que se estiman son confiables, sin embargo la exactitud y actualidad en los valores indicados, cotizaciones, precios, rendimientos, intereses, cantidades, valores u otros, están expuestos a variación conforme a la situación del mercado entre la fecha de recepción de la información, el tiempo de producción y circulación de la revista.

· Los artículos publicados en Agrotecnología representan la opinión de los autores, y no necesariamente reflejan el sentimiento u opinión de su Dirección.

· Agrotecnología es una marca registrada. Todos los derechos reservados. © 2013

4 |

Agrotecnología

Editorial

Por la excelencia en la producción

P araguay es considerado como una de las nuevas potencias agrícolas produciendo millones de toneladas de granos al año.

La economía paraguaya se caracteriza por la predominancia de los sec- tores agroganaderos, comerciales y de servicios. El sector industrial se encuentra desarrollándose cada vez más y se basa principalmente en el procesamiento de bienes agrícolas y ganaderos. Como medio especiali- zado, en esta edición incluimos el aporte de profesionales que sueñan con la excelencia en producción para la época.

El agronegocio se viene diversificando también a otros rubros, gracias a la industrialización de la caña de azúcar, mandioca y sésamo, despla- zando al algodón que en algún momento ocupó el primer lugar como producto de pequeña renta o familiar. En las próximas ediciones desa- rrollaremos rubros alternativos desde la óptica de los profesionales que conocen y trabajan día a día para mejorar la calidad de estos cultivos y la vida de quienes las producen.

Actualmente nos encontramos iniciando una nueva campaña triguera y las perspectivas climáticas son buenas, según Capeco el área de siembra abarca unas 500 mil hectáreas, para una producción superior a un millón

6 |

Agrotecnología

de toneladas, siempre y cuando el productor seleccio- ne variedades acorde a su zona y por sobre todo se rea- licen las siembras en las fechas recomendadas por los expertos, así también la prevención y los ataques de las plagas y enfermedades que afectan al cultivo. En es- ta edición presentamos un material sobre uno de los principales problemas como la Roya en Trigo.

Así también las expectativas comerciales se enfocan en la 22ª edición de la expo Santa Rita, una de las principales ferias de nuestro país, que tras una cam- paña sojera relativamente buena llevará a todos los involucrados en la cadena productiva a ver lo nue- vo en tecnología, maquinarias y servicios. Nosotros desde nuestro lugar le estaremos presentando en la próxima edición un resumen de todo lo acontecido en el evento.

Nos encontramos ahí, junto a la gente que genera oportunidades para un país en constante crecimien- to, hasta pronto!

Editorial

Banco Regional

Agrotecnología

| 7

Informes

Proyecciones agroclimáticas

Buena expectativa en producción de trigo depara panificados de óptima calidad

producción de trigo depara panificados de óptima calidad Fuente: Comunicacio- nes Capeco P an de buena

Fuente: Comunicacio-

nes Capeco

P an de buena calidad y a bajos precios se prevén pa- ra el consumidor en esta temporada dada la pers-

pectiva climática favorable que tiene la producción de trigo en la campaña 2013/2014, que fue difundida por el Ing. Agr. Eduardo Sierra, experto agroclimático ar- gentino, consultor contratado por la Cámara Paragua- ya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

El experto agroclimático proyectó un primer cuatri- mestre (mayo-junio-julio-agosto) con muy buenos ran- gos de lluvias generados por la suma de la oscilación del Océano Atlántico, la expansión de la Antártida y la aparición del fenómeno climático El Niño, que ter- minarán regando las áreas productivas del cereal. Este escenario ayudará a tener un buen volumen de produc- ción de trigo y de calidad superior, que satisfacen las ex- pectativas de los consumidores locales y mercados in- ternacionales, tras la zafra anterior en la que se tuvo una merma del 50% de la producción del cereal que reper- cutió en la disponibilidad de materia procesada (hari- na) y encareció los panificados y pastas.

8 |

Agrotecnología

A su vez, el asesor agrícola de Capeco, Ing. Agr.

Luis Cubilla, indicó que existen buenas perspec-

tivas para el trigo, aunque en la etapa final de la producción se prevén lluvias importantes que po- drían en algún momento generar perjuicios en

la calidad del trigo, en caso de que los producto-

res no siembren en la época recomendada (20 de abril al 10 de mayo).

Por su parte, el Dr. Mohan Kohli, coordinador del

Programa de Mejoramiento Genético de Trigo, de- sarrollado por Capeco, resaltó que el productor debe tomar una decisión acertada de sembrar en la época correcta para no tener mayores riesgos en la cosecha. Al respecto, agregó que existe un portafolio impor- tante de variedades de trigo con ciclos adecuados pa-

la necesidad de los productores que deseen sem- brar el cereal.

ra

La

expectativa de Capeco, en área de siembra cubier-

ta

por el cereal, es de 500 mil hectáreas, para una

producción superior a un millón de toneladas.

En tanto que el Ing. Agr. Sierra proyectó que las pri- meras heladas se darán en torno a la segunda quin- cena de mayo, elevando el riesgo para el maíz de entrezafra que se encontrará afrontando la etapa re- productiva en aquella época.

El informe agroclimático en el segundo cuatri- mestre (septiembre, octubre, noviembre y diciem- bre) indica que habrá suficiente humedad para la siembra de soja de la zafra 2014/2015, aunque en octubre se prevé una época de elevadas tempera- turas y mínimas precipitaciones que podrían aca- rrear un estrés al desarrollo de la planta de la ole- aginosa.

El experto indicó que las proyecciones se irán ajus-

tando periódicamente para que los productores ten- gan herramientas certeras para decidir.

Espacio Reservado 1 0 | Agrotecnología

Espacio

Reservado

10 |

Agrotecnología

Análisis Mercados

Futuros y opciones agrícolas

Ing. Agr. Víctor Enciso. Dpto. de Economía Rural. Fac. de Ciencias Agra- rias. Campus San
Ing. Agr. Víctor Enciso.
Dpto. de Economía Rural.
Fac. de Ciencias Agra-
rias. Campus San Loren-
zo. UNA.

Introducción

Además de los futuros, las opciones conforman la segunda categoría de productos derivados comer- cializados en los mercados regulados. Si bien am- bos se comercializan en el mismo mercado, no son semejantes. De hecho son muy diferentes uno del otro, pero a la vez son complementarios. Existen opciones para todos los productos para los cuales se tiene futuros. Los meses de operación para los con- tratos de opciones estándar son los mismos que los de sus contratos de futuros. Por ejemplo los contra- tos de opciones para soja son mayo, julio, agosto, setiembre, noviembre, enero y marzo. Al igual que con los contratos de futuros, con las opciones úni- camente se negocia una variable, denominada pri- ma, y que se debe abonar para obtener el derecho de comprar o vender. El resto está estandarizado. Por lo tanto independientemente de cómo fluctúe el mercado, lo máximo que el comprador de opcio- nes puede perder es la prima.

Opciones: Definición, tipos y características

Una opción es un derecho de comprar o vender algo (soja, trigo, maíz, etc.) a un precio previamente acor- dado y en un momento también acordado, o mejor dicho dentro de un plazo establecido. Debe quedar bien claro que la opción no implica una obligación para comprar o vender, sino un derecho. El que com- pra la opción tiene el derecho, pero no la obligación. En otros términos, nadie le reclamará en caso de no ejecutar su opción, o en términos más técnicos por no ejercerla.

Igualmente se puede decir que una opción es un con- trato a través del cual el comprador adquiere el dere- cho, pero no la obligación, de comprar o de vender un activo a un precio establecido y durante un lapso de tiempo, para lo cual paga una prima. El compra- dor de la opción es el que decide si quiere o no ejercer el derecho adquirido (comprar o vender), mientras que el vendedor está obligado a cumplir con la deci- sión del comprador. En otros términos, la compra del contrato u opción otorga al comprador el derecho,

12 |

Agrotecnología

6ta. Parte
6ta. Parte
comprador el derecho, 1 2 | Agrotecnología 6ta. Parte Los operadores combinan las operaciones de futuros

Los operadores combinan las operaciones de futuros y opciones para distintos productos y meses de entrega.

y su contraparte, el vendedor de la opción, asume la

obligación de comprar o vender el producto objeto del acuerdo en las condiciones acordadas, si el com- prador de lo opción decide ejercerla.

La operación con opciones permite cubrirse contra la suba de precios, al igual que permite beneficiarse con un descenso de los precios. De igual modo permite protegerse contra la baja en los precios pudiéndose beneficiar con una subida. Tal como veremos hacia

el final de esta serie de entregas, los operadores com-

binan las operaciones de futuros y opciones para dis-

tintos productos y meses de entrega.

La compra de una opción exige el pago de una prima, que es negociada entre las partes. La prima depende de las condiciones del mercado tales como la volati-

lidad del mercado, el plazo pendiente para el venci- miento del contrato y otras variables económicas. La prima no es un porcentaje del contrato, sino que sur- ge del libre juego de la oferta y de la demanda entre los operadores, tal como en los contratos de futuros

la puja es por el precio del contrato. El pago de la pri-

ma tiene la misma figura que el de un seguro o una seña de trato para un acuerdo de compra-venta. En el caso del seguro, el pago de la prima da derecho al ase- gurado a solicitar los servicios del seguro en caso de accidente o siniestro, pero no la obligación. En el ca- so de la seña, el que la recibe mantiene su oferta por

el plazo acordado y según lo pactado, puede ser des-

contado el precio final o no.

Toda opción tiene un precio de ejercicio. Cuando el comprador utiliza su derecho se genera un con- trato de futuro de compra o de venta igual al precio de ejercicio que se pactó al momento de comprar la opción. Esto es, cuando el comprador de una op- ción de compra de soja marzo a USD 400 opta por ejercerlo, genera automáticamente un contrato de futuro de compra de soja marzo a USD 400, inde- pendiente de la cotización de la soja marzo en el mercado de futuros.

Las opciones pueden ser de dos tipos. Las opciones llamadas put (venta) otorgan al comprador el derecho de vender el producto. La compra de un put protege contra una baja de los precios, sin renunciar a un posi- ble beneficio en caso de que suban los precios. Las op- ciones denominadas call (compra) dan al comprador el derecho de comprar el producto, pero no la obliga- ción. El comprador de una opción call obtiene protec- ción contra una suba de precios, sin renunciar a bene- ficiarse con la baja de los mismos. Debe quedar claro, que los call y put son contratos separados e indepen- dientes. No son contrapartes de una misma transac- ción, o lo que se diría las caras de una misma moneda.

Mercados

Análisis

La prima no es un porcentaje del contrato, sino que surge del libre juego de la oferta y de la demanda entre los operadores.

Ejemplo de opción call

Una persona ofrece venderle un lote de terreno de 200 hectáreas que linda con el suyo. El precio es de 5.000 USD/ha, lo cual le parece una gran ofer- ta, ya que los precios de la zona están entre 8.000 y 10.000 USD/ha. Ud. está interesado y desea comprar la propiedad ofrecida, pero recién tendrá suficientes ingresos a fines de mayo cuando liquide su soja, con lo cual podrá saldar todas sus cuentas, y solicitar al banco un crédito para comprar la propiedad. Acude al banco y conversa con su oficial de crédito, quien le indica que el banco tiene una línea de crédito para el millón de dólares que precisa a un plazo de inclusive

AgrotecnologíaAgrotecnología || 1313

Análisis Mercados

10 años. El único problema es que aún faltan 5 me- ses para marzo y el banco exige que cancele todos los créditos previos, antes de solicitar uno nuevo.

¿Qué puede hacer para que su vecino lo espere has- ta más o menos mayo y al mismo tiempo mantenga la oferta? Puede convencer a su vecino de que le man- tenga la oferta hasta digamos fines de mayo (unos seis meses) a cambio de un pago de 100 USD/ha, o sea 20.000 dólares en total. El vecino acepta. Con es- te pago Ud. ha adquirido tiene el derecho, pero no la obligación de comprar dicha propiedad, y su vecino la obligación de esperarlo por seis meses con la oferta firme. En términos de mercados de derivados ha ad- quirido una opción.

Cumplido el plazo, Ud. puede comprar o no la pro- piedad. En ninguno de los casos, el vecino le retorna- rá los 20.000 USD pagados, ni tampoco el monto se descontará del precio total de la propiedad, en el caso de que decida comprarla. Así es como funciona una opción. En este caso una opción call. En un lenguaje más técnico, el vencimiento de la opción call será seis meses, la prima de la opción (el costo) 100 USD/ha, y el precio de ejercicio es de 5.000 USD/ha.

Ejemplo de opción put

Una opción de venta (put) funciona del mismo mo- do, pero no es la contraparte de una opción de com- pra (call). Digamos que Ud. compra de una opción put para vender su producción de soja a 420 USD/ ton, en marzo para lo cual paga una prima de 5 USD/ ton a una persona (o empresa), quien está obligada a comprarle el producto a ese precio. Ud. compró un derecho a vender (que le costó 5 USD/ton), pero no la obligación de vender. Llegado el plazo de expira- ción, el precio se encuentra a 435 USD/ton, por lo cual deja que la opción expire sin ejercerla y vende su soja al silo, recibiendo un precio neto de 430 USD/ ton. Sin embargo pudo darse el caso de que el precio cayera a 400 USD/ton, en cuyo caso ejercería su de- recho y la contraparte debe pagar los 420 USD/ton a que se obligó.

14 |

Agrotecnología

Los call y put son contratos separados e independientes

Fuentes consultadas

■ Opportunity and Risk: An educational guide to

trading futures and options on futures. https:// www.nfa.futures.org/nfa-investor-information/

publication-library/opportunity-and-risk-enti-

re.pdf

■ Opportunity and Risk: An educational guide to trading futures and options on futures. https:// www.nfa.futures.org/nfa-investor-information/

publication-library/opportunity-and-risk-enti-

re.pdf

■ Primer curso interactivo de Futuros y Opciones. Mercado a Término de Buenos Aires y Agrositio. Diciembre, 2009.

Asistencia

técnica Semillas

Salvia hispánica L. (Chía)

Control de calidad y metodologías aplicadas

Ing. Agr. Dólia Garcete G. Jefa del Laboratorio de Ca- lidad de Semillas y Sani-
Ing. Agr. Dólia Garcete G.
Jefa del Laboratorio de Ca-
lidad de Semillas y Sani-
dad Vegetal SENAVE

16 |

Agrotecnología

E xisten varios registros particulares de la introduc- ción de la semilla de la Salvia hispánica L. Chía

en el Paraguay, en cuanto a la exportación de este ru- bro se registró 1.400 toneladas en el año 2012 (Fuente:

Anuario SENAVE, 2012). Sin embrago, la producción de semillas de la Salvia hispánica L. Chía en el Para- guay, data entre los años 2008 a 2009, iniciándose con dos empresas que presentaron plan para producir 25 hectáreas de superficie semillera, de los cuales fueron cosechadas 5.060 kilos de semillas, los que se han en- vasados en bolsas de 2 y 10 kilos, fueron autorizados su comercialización como semilla común para lo cual se han emitido 330 etiquetas de homologación para cada bolsa. (Fuente: Informe anual DISE 2012). Des- de el 2010 se cuenta con la normativa para la produc- ción y comercio de la semilla con la norma específica

para la producción de semillas de chía (Resolución SE- NAVE Nº 180/10), la cual contempla padrones de cul- tivo y de laboratorio, para comprobar el cumplimiento de los padrones de laboratorio son realizados los aná- lisis de calidad y así se determinan si los lotes de semi- llas reúnen los requisitos mínimos establecidos en di- cha normativa para que sean liberados como material de propagación para su siembra a campo.

La chía fue unos de los componentes principales, no so- lo de la dieta de los aztecas, sino también de otra gran civilización precolombina desarrollada en Mesoaméri- ca: los mayas. La producción y el empleo de la chía co- mo alimento en esa región se remontan al principio de los tiempos. La conquista de América llevada a ca- bo por los españoles sometió a los nativos, suprimió sus tradiciones y destruyó gran parte de los sistemas agríco- las productivos del lugar; muchos cultivos que jugaban un papel preponderante en las dietas de los americanos precolombinos fueron prohibidos por los conquistado- res debido a la estrecha relación con la religión y fue- ron reemplazados entonces por especies foráneas con demanda en Europa. Hoy, quinientos años más tarde los estudios demostraron que las dietas precolombinas eran superiores a las actuales, como resultado, numero- sos componentes de aquellas han vuelto al uso común; la chía es un ejemplo que ofrece la oportunidad de me- jorar la nutrición humana actualmente como una fuen- te de origen natural de ácidos grasos omega-3, antioxi- dantes y fibra dietética. Actualmente la chía también es una fuente para la diversificación agrícola, además de la diversificación puede evitar la sobre producción que provoca la disminución de los precios de los granos tra- dicionales (maíz, soja), y aumentar por lo tanto los in- gresos de los agricultores mejorando consecuentemen- te su calidad de vida, (Mejorar la dieta y disminuir las enfermedades).

La denominación de “Chía” proviene del estado de Chiapas, sur de México, lugar donde se hallaba el antiguo territorio Maya, toma su nombre de la pala-

bra Nahuatl chía y apan (dentro o sobre el agua), lo que significa río de Chía o agua de chía; la ciudad de Chiapas fue fundada en las riberas del río Grijalva o río Grande (Ayerza y Coates, 2006).

Los mismos autores identifican las clasificaciones bo-

tánicas:

El sistema nahua identificaba como grupos de plantas por sus frutos, raíces, tallos, flores y usos; el nombre nahuatl “Chian” se refiere a la planta de Chía, chian- pitzaoal significa “Chía pequeña” y chiantzotzotl se

refiere a la “Chía rugosa”. Esta es la Chía que era cul- tivada por los Nahuas cuando Colón llegó a América

y es la que se produce actualmente en varias regiones como Argentina, Bolivia, México y Paraguay.

Chía también es el nombre común de otras plantas nativas de México y Estados Unidos, también son del género de Hyptis (Lamiaceae).

El Codex Florentino, hace diferencia entre la Salvia hispánica L. y la Hyptis sauveolens L., en cuanto a sus propiedades medicinales y nutricionales, también des- cribe que el color veteado o manchado es típico de la semilla de Salvia hispánica L. que hoy se cultiva en es- tas regiones y esta característica no es compartida por la semilla de Hyptis sauveolens L. que es de color ne- gro o marrón oscuro. Ambas plantas son diferentes en cuanto a sus características morfológicas y fisioló- gicas, aunque ambas pertenecen a la misma familia, también sus semillas pueden diferenciarse fácilmente, ambas son oleaginosas pero el contenido de su acei- te es muy diferente, la Hyptis sauveolens L. es rica en ácidos grasos omega-6 mientras que la Salvia hispáni- ca L. es rica en omega-3; para ambas se utilizó la deno- minación de Chía por su contenido de aceite.

Las poblaciones de Salvia hispánica L. que hoy se cul- tivan comercialmente, contienen un porcentaje muy bajo de semillas blancas, y estas provienen de plan-

tas de flor blanca que solo producen semillas blan- cas. Existen diferencias entre semillas de chía oscuras

y las blancas, en cuanto a su contenido de proteína, mientras que en las blancas, el contenido de ácido graso alfa-linolénico es mayor.

La Chía con semilla de color blanco (otro cultivar), probablemente se perdió luego del colapso de las na- ciones nativas americanas, después de la conquista europea y ahora está mezclada con la semilla oscura,

Parcela de chía, julio de 2013

Semillas

Asistencia

técnica

Parcela de chía, julio de 2013 Semillas Asistencia técnica también se reporta que los rendimientos en

también se reporta que los rendimientos en el campo eran mayores con la semilla oscura, lo que explicaría porque sobrevivió y continuó creciendo y el cultivar con semilla de color blanco se perdió como cultivo independiente Rulfo, 1937 in Ayerza y Coates 2006.

La descripción botánica de la planta

Según Ayerza y Coates, 2006, indica que la Sal- via hispánica L. pertenece a la familia de las Lamia- ceae (familia de la menta); es una hierba anual que mi- de entre un metro, y un metro y medio. Los tallos son ramificados, de sección cuadrangular con pubescen- cias cortas y blancas. Las hojas opuestas, con sus bor- des cerrados, tienen un peciolo de hasta cuarenta mi- límetros de largo, poca pubescencia blancuzca y muy corta, y miden de ochenta a cien milímetros de lon- gitud y cuarenta a sesenta milímetros de anchura.

Agrotecnología | 17

Asistencia

técnica Semillas

Las flores se producen en espigas terminales o axilares, en grupos protegidos por pequeñas brácteas con lar- gas extremidades puntiagudas. El pedúnculo es corto, el cáliz persistente en forma de tubo, abultado, estria- do, con vello blanco y tres dientes agudos, uno algo más largo que los otros dos, con un diámetro similar al de los otros dos juntos. La corola es tubular, de color azul, con cuatros estambres, dos de los cuales son más gran- des y estériles. El ovario es discoideo y el estigma bífido. Las semillas son ovales, suaves y brillantes, de color ne- gro grisáceo con manchas irregulares tirando a un color rojo oscuro, se presentan en grupos de cuatro y miden entre uno y medio milímetros. La Salvia, es el género más numeroso de la familia Lamiaceae, la mayor di- versidad de la especie se encuentra en México, crecien- do entre los quinientos a mil setecientos metros sobre el nivel del mar, la Salvia hispánica L. ha sido cultivada tanto en ambientes tropicales como en los subtropica- les, tanto en áreas libre de heladas como en regiones con heladas anuales y desde el nivel del mar, hasta los dos mil quinientos metros de altura.

En el Paraguay la Salvia hispánica L. es considerado un cultivo de verano-otoño, similar al cultivo de la soja (zafriña), compite con este y otros cultivos en es- te periodo de tiempo; las principales zonas de pro- ducción son los departamentos de San Pedro, Ca- aguazú, Alto Paraná, Itapúa, Caazapá, Pedro Juan Caballero y la región del Chaco paraguayo.

En el país no se registra variedad definida, tampoco existe un programa de investigación o mejoramiento varietal, si bien se cuenta con la inscripción de la Sal- via hispánica L. Chía como especie para ser producida como semilla Fiscalizada y bajo la denominación de es- pecie vegetal tradicional aplicando el padrón de calidad establecido para este tipo de producción de semilla.

Los padrones de campo para la producción de semi- llas Fiscalizadas indican los siguientes factores a ser considerados en el cultivo de la Salvia hispánica L.

Plantas de otros cultivos

1/100

Malezas prohibidas: Cenchrus echinatus (Kapi’atĩ), Cyperus rotundus (Piri’ĩ), Cyperus sculentus (Pi- ri, Sorghum halepense (Sorgo de alepo) y Chenopo- dium quinoa (Quínua)

0

Malezas restringidas: Cynodon dactylon (Kapi’ ipe sa’ĩ), Amaranthus spp. (Ka’a ruru).

1/100

18 |

Agrotecnología

Los padrones de laboratorio que establecen la norma específica para la comercialización de la semilla fisca- lizadas indican los siguientes factores de calidad:

Semillas pura (% mínimo)

96

Materia inerte (% máximo)

4

Semillas de otros cultivos (Nº máximo en 30 gra- mos de semilla de chía)

10

Semillas de malezas prohibidas (En 30 gramos de semilla de chía)

0

Semillas de malezas restringidas (Nº máximo en 30 gramos de semilla de chía)

30

Germinación (% mínima)

75

Contenido de humedad (% máximo)

13

Para determinar la calidad de los lotes de semi- llas de todas las especies agrícolas, forestales, flo- res, especias y hierbas medicinales son aplicadas las prescripciones de la International Rules for Seed Testing (ISTA), sin embargo la Salvia hispá- nica L. no se encuentra en ninguno de los grupos mencionados, pero se encuentran otras especies del mismo género en el grupo de Flores, especias, hierbas y especies medicinales, el Laboratorio de Semillas del SENAVE realiza los análisis con es- ta metodología:

Peso del lote de semilla, peso de la muestra de en- vío y peso de la muestra de trabajo:

Especie

Salvia spp.

Peso máximo de lote (kg)

5.000

Peso Mínimo Muestra de envío (gramos)

30

Peso Mínimo Muestra de Trabajo para Análisis de Pureza (gramos)

5

El análisis de Pureza física se efectúa sobre la muestra de trabajo tomada de la muestra remitida al laboratorio, la separación se realiza en forma manual en tres fraccio- nes: Semillas puras, materia inerte y otras semillas.

La definición de las SEMILLAS PURAS para el gé-

nero Salvia de la familia Lamiaceae según la ISTA:

■ Nuececilla, a menos que sea evidente que no con- tiene semilla.

■ Fragmento de nuececilla cuyo tamaño sea supe- rior a la mitad de su tamaño inicial a menos que sea evidente que no contiene semilla.

Análisis de pureza física ■ Semillas con el pericarpio/testa parcial o total- mente desprendido. ■
Análisis de pureza física ■ Semillas con el pericarpio/testa parcial o total- mente desprendido. ■
Análisis de pureza física ■ Semillas con el pericarpio/testa parcial o total- mente desprendido. ■

Análisis de pureza física

Análisis de pureza física ■ Semillas con el pericarpio/testa parcial o total- mente desprendido. ■ Fragmento

■ Semillas con el pericarpio/testa parcial o total- mente desprendido.

■ Fragmento de semilla cuyo tamaño sea superior a la mitad de su tamaño inicial, con el pericarpio/ testa parcial o totalmente desprendido.

La MATERIA INERTE son identificados como:

■ Los fragmentos de semillas de igual o inferior a la mitad de su tamaño original.

■ Las nuececillas en las cuales sea evidente que no existe verdadera semilla.

■ Tierra, arena, piedras, tallos, hojas o restos de ve- getales, fragmentos o restos de insectos muertos y otras impurezas que no sean semillas.

Semillas

■ Otras semillas: Aquí se identifican las semillas in- dividualmente indicando el género y la especie de la semilla encontrada, sean estas semillas de male- zas o de otras especies cultivadas. Entre las semillas de malezas que frecuentemente se encuentra en la muestra de trabajo se encuentra a la semilla de Bi- dens pilosa, Chenopodium y Amaranthus spp.

Cada género de semilla deberá ser identificado y repor- tar la cantidad encontrada en la muestra de trabajo.

Metodología para la prueba de germinación:

Especie

Salvia spp.

Substrato

TP (*)

Temperatura º C

20-30

Primer conteo (días)

4 - 7

Conteo final (días)

21

Recomendaciones para romper la dormencia

Prechill (**)

(*) TP: Top of paper (Sobre papel). (**) Prechill: Pre enfriar a una temperatura entre 5 º C a 10 º C por un período inicial de hasta siete días. En algunos casos, puede ser ne- cesario ampliar el período de enfriamiento previo.

La prueba de germinación de la Salvia hispánica L. se realiza con cuatro repeticiones de cien semillas, todos los lotes analizados hasta la fecha no requirió ningún pre tratamiento, si bien la regla recomienda para es- te género, las semillas presentan buena germinación cuando son sometidas a las condiciones favorables de humedad y temperatura.

La semillas son distribuidas uniformemente sobre el substrato papel (TP) de filtro humedecido con agua destilada, y son mantenidas a condiciones de tem- peratura alternada de 20 – 30 ºC, realizándose con- teos intermedios, el primero al séptimo día después de la siembra, un segundo conteo a los catorce días y el conteo final a los veintiún días.

En cada conteo se realiza la valoración de cada plán- tula de acuerdo a los principios generales prescrip- tos en la regla de análisis considerando las plántu- las normales, anormales, semillas frescas y semillas muertas.

normales, anormales, semillas frescas y semillas muertas. Amaranthus spp maleza que compite con el cultivo Asistencia

Amaranthus spp maleza que compite con el cultivo

Asistencia

técnica

Agrotecnología | 19

Asistencia

técnica Semillas

20 |

Agrotecnología

Plántulas normales: son aquellas plántulas con desarrollo uniforme con todas las estructuras esenciales bien desarrolladas.

Plántulas anormales: plántulas dañadas, des- equilibradas y podridas como resultado de infec- ción primaria, son las anormalidades más comu- nes encontradas.

Semillas frescas: son semillas que absorbieron agua pero se mantienen intactas sin poder germi- nar, casi no se presenta este caso en las pruebas de germinación.

Semillas muertas: son semillas que al finalizar el periodo de ensayo (21 días) no han producido sig- nos de desarrollo de una plántula normal, se pre- sentan descoloridas y podridas en algunos casos.

Al finalizar el periodo del ensayo se suman los resul- tados de los conteos intermedios y se obtiene la me- dia de todas las repeticiones, el promedio de las plán- tulas normales encontradas representa el porcentaje de germinación.

La regla de análisis de la ISTA menciona que se puede terminar un ensayo antes del tiempo prescrito cuan- do el analista tiene la seguridad de que se ha obteni- do la germinación máxima de la muestra, el tiempo indicado para el primer conteo es aproximado, pero ha de ser suficiente como para permitir una valora- ción real de las plántulas; en caso contrario, se deberá suprimir el primer conteo. Al efectuar los conteos in- termedios con el fin de retirar las plántulas que han alcanzado un desarrollo suficiente que permita su va- loración para evitar que se entrelacen, se tiene que tomar precauciones para evitar dañar o producir le- siones en las plántulas que no estén suficientemente desarrolladas.

En cuanto a la metodología para determinar el conte- nido de la humedad de la semilla, el laboratorio reali- za pruebas de medición utilizando equipos determi- nadores de humedad tipo convencional para medir la humedad de todo tipo de semillas, se realizan 2 a 4 repeticiones, el resultado se expresa en porcentaje y es la media obtenida de las repeticiones.

Semillas

Asistencia

técnica

Agrotecnología | 21

Asistencia

técnica

Trigo

Análisis de resistencia genética a la roya de hoja del trigo

Ing.Agr.RuthFabiolaScholz. TécnicadelIPTA.CICM(Cen- tro de Invest. Cap. Miranda) scholzdrodowskiruthfabio-
Ing.Agr.RuthFabiolaScholz.
TécnicadelIPTA.CICM(Cen-
tro de Invest. Cap. Miranda)
scholzdrodowskiruthfabio-
la@gmail.com

L a Roya de la hoja del Trigo (Triticum aestivum L.), causada por el hongo Puccinia Triticina

(Eriks), es una de las enfermedades foliares de tri- go más diseminada en todo el mundo y se encuen- tra en todas las regiones productoras de trigo. Al

contrario de otras royas, se presenta todos los años

y es de mucha importancia en América Latina. En

Uruguay un alto porcentaje del área sembrada es ocupada por materiales de comportamiento inter- medio a susceptible.

En Paraguay se siembran más de 500.000 ha de trigo

y toda la superficie está bajo el control químico con

fungicidas, por la alta incidencia de enfermedades foliares y patógenos que afectan las espigas. En to- das las regiones trigueras de Paraguay se dan condi- ciones óptimas para la aparición y desarrollo de epi- demias de la roya de la hoja. Esta es la enfermedad de mayor importancia económica en el cultivo de trigo, según el costo que significa para los agricultores. La principal medida de control de esta enfermedad es la utilización de variedades resistentes o tolerantes. El conocimiento de la presencia o ausencia de genes de resistencia en cultivares y líneas es importante para la identificación y caracterización de germoplasma resistente. A pesar de la utilización de la resistencia genética es necesario realizar una o dos aplicaciones para el control de la enfermedad en cultivares mo- deradamente resistente; mientras que en variedades susceptibles como CD104 se realizan tres a cuatro aplicaciones de fungicidas basados en triazoles y es- trobilurinas, dependiendo del año y las condiciones climáticas.

Esta situación se ve agravada ya que los cultivares que ocupan mayor área de siembra poseen una cor- ta duración de la resistencia debido a la aparición de nuevas razas virulentas del patógeno, es necesario conocer las razas que componen la población del pa- tógeno, de tal forma de integrar este conocimiento al desarrollo de cultivares resistentes. Esto permitiría

22 |

Agrotecnología

identificar fuentes de resistencia efectivas a todas las razas presentes, así como conocer el comportamiento de cultivares comercialmente utilizados. La informa- ción disponible de las razas de Puccinia triticina que inciden en Paraguay es limitada, se desconoce el tipo y base genética de resistencia a roya de la hoja en los cultivares y líneas avanzadas liberadas por el Progra- ma de Investigación de Trigo (PIT), esto dificulta la incorporación de resistencia efectiva y diversidad ge- nética en las nuevas líneas del programa de mejora- miento genético del PIT.

Dada la importancia económica de la enfermedad cau- sada por Puccinia triticina y la falta de conocimiento de la base genética de resistencia de los materiales dis- ponibles en Paraguay así como la composición de la población del patógeno se plantea como objetivo ca- racterizar la resistencia a roya de la hoja de trigo en lí- neas y cultivares de Paraguay.

La roya de la hoja en el cultivo

La roya de la hoja del trigo causada por Puccinia tritici- na, es una de las enfermedades más importantes en el Paraguay y en Sudamérica. Las pérdidas debidas a esta enfermedad pueden alcanzar hasta un 30 % del rendi- miento y 20 % para el peso de mil granos, siendo esto dependiente del grado de resistencia del cultivar, y es la causa principal del reemplazo de cultivares comerciales, también se le acredita como uno de los motivos princi- pales del incremento de las aplicaciones de fungicidas foliares en el cultivo, lo que aumenta el costo de produc- ción. Se calcula que se gasta más de 40 millones de dó- lares en aplicaciones de fungicidas en el Cono Sur. Puc- cinia triticina está presente todos los años y en todas las regiones donde se produce trigo, situación que se ve fa- vorecida debido a la alta proporción del área de trigo (50 %) que se siembra con cultivares susceptibles. Ge- neralmente, las epidemias son más fuertes en Alto Pa- raná Norte y Canindeyú donde la siembra es más tem- prana. El control químico en cultivares susceptibles es fundamental para controlar la enfermedad; la aplica-

ción de fungicidas se debe realizar cuando se observan las primeras pústulas en el cultivo. La principal estrate- gia destinada al manejo de esta enfermedad es a través de la resistencia genética. Esta resistencia implica un va- lor agregado al germoplasma de características de adap- tación, calidad y alto rendimiento.

La base genética de la resistencia a esta enferme- dad en cultivares y líneas de trigo de Paraguay es desconocida. Esto dificulta la incorporación de diversidad genética en materiales del programa de mejoramiento.

Característica de la enfermedad y el patógeno

En 1899, Eriksson describe a las roya de la hoja del tri- go como Puccinia triticina, la que es utilizada actual- mente por la mayoría de los investigadores del área.

En muchas zonas el patógeno sobrevive entre los pe- ríodos de cultivo del trigo en un “puente verde” de tri- go voluntario, o sobre hospederos secundarios (Tri- ticale, Agropyrum repens, Thalictrum y T. (Aegilops) cylindrica L). El inóculo en forma de urediniosporas puede ser arrastrado por los vientos de una región a otra.

Las urediniosporas (color rojizo) inician la germinación dentro de los 30 minutos posteriores al contacto con el agua libre y temperaturas de 15-25 °C. El tubo germi- nal se desarrolla a lo largo de la superficie foliar hasta que llega a un estoma, se forma entonces un apresorio, seguido inmediatamente por el desarrollo de un gan- cho de penetración y de una vesícula subestomática a partir de la cual crecen las hifas primarias. A partir de ello surge una célula madre del haustorio contra las cé- lulas del mesófilo y se produce la penetración directa, el haustorio se forma dentro de una célula hospedante vi- va invadiendo la pared celular sin ruptura de la misma. Se generan hifas secundarias que dan como resultado otras células madres y haustorios. Cuando existe una respuesta de incompatibilidad entre el hospedante y el patógeno, no se desarrollan los haustorios o lo hacen a un ritmo más lento. Cuando muere la célula del hospe- dante, también muere el haustorio del hongo. Según el momento y la cantidad de células involucradas, la inte- racción entre el hospedante y el patógeno dará como re- sultado una respuesta resistente de hipersensibilidad.

El período entre la germinación de las esporas y la espo- rulación puede abarcar de 7 a 10 días cuando las tempe- raturas son óptimas y constantes pero, con temperatu-

Trigo

Asistencia

técnica

ras bajas (10 a 15 °C) o fluctuaciones diurnas, se requieren períodos más prolongados. El hongo puede sobrevivir co- mo micelio incipiente por un mes o más cuando las tem- peraturas se acercan o son inferiores al punto de conge- lación. Se alcanza la esporulación máxima unos cuatro días después de la esporulación inicial (aproximadamen- te a 20°C), un uredinio puede originar unas 3.000 espo- ras por día, si bien la cantidad puede variar mucho, esta producción puede continuar durante tres semanas o más

si la hoja de trigo sigue viva durante ese tiempo. Estas es-

poras pueden ser transportadas a nuevos tejidos suscepti- bles produciendo varios ciclos secundarios si las condicio-

nes son favorables para el patógeno, por lo tanto es una enfermedad policícilica porque se dan varios ciclos de in- fección durante el mismo ciclo del cultivo.

Condiciones predisponentes

Puccinia triticina puede sobrevivir en las mismas condiciones ambientales que la hoja del trigo, siem- pre que haya producido infección pero no esporula- ción. El hongo requiere periodos de rocío de tres ho- ras o menos a temperaturas de alrededor de 20 °C para causar la infección, pero provoca mayor núme- ro de infecciones cuando el periodo de rocío es más prolongado. Con temperaturas más bajas, ese perio- do debe ser aún más extenso, por ejemplo a 10 ºC se necesitan 12 horas de rocío. Ninguna o muy pocas infecciones se producen cuando las temperaturas du- rante el período de rocío son superiores a los 32 ºC o inferiores a las 2 ºC.

Epidemiología

Hay varias zonas en el mundo donde esta enfermedad puede provocar grandes pérdidas, en otras regiones, el clima es poco adecuado y hay epifitias graves sólo cuan- do las condiciones ambientales son extremadamente fa- vorables y se cultivan variedades muy susceptibles.

Los uredinios de la roya de la hoja que se desarrollan en la primavera a partir de infecciones producidas en el otoño

o el invierno (inóculo endógeno), con las infecciones an-

Agrotecnología | 23

Asistencia

técnica

Trigo

tiguas en las hojas más bajas. La roya de la hoja que se de- sarrolla a partir de inóculo transportado por el aire (exó- geno) comúnmente se presenta en la parte alta de follaje.

La dispersión de la enfermedad puede ser muy rápida cuando las condiciones ambientales son favorables.

En el Cono Sur (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile), se han determinado dos zonas epidemiológicas se- paradas por la cordillera de los Andes. La siembra en un área extensa de trigo con cultivares susceptibles o mode- radamente susceptibles permite que el patógeno que so- brevive en verano a través de grandes áreas resulta en la aparición temprana de las epidemias. La población del pa- tógeno es muy dinámica, lo que lleva a la resistencia tran- sitoria en los cultivares comerciales. La mejor estrategia

para la estabilización de la población del patógeno y la re- sistencia se considera que es el uso de resistencia de la plan-

ta adulta conferida por genes aditivos menores incluyendo

Lr34, Lr46 y Lr68. Las fuentes de este tipo de resistencia

por parte del CIMMYT y la región se han puesto a dispo- sición en los programas de mejoramiento en el Cono Sur.

Resistencia genética en el hospedero

La resistencia genética es la capacidad del hospedante de enlentecer el desarrollo de un patógeno y se mide a tra- vés de la reducción de síntomas en relación a un mate- rial susceptible. Cuanto mayor es la uniformidad genéti-

ca del huésped; mayor es la probabilidad de la aparición

de epidemias. El concepto de resistencia genética no im- plica necesariamente que un cultivar tenga cero o nu-

la enfermedad (inmunidad), ya que este es un concep-

to relativo. Entre ambos extremos de resistencia total o inmunidad y susceptibilidad existe una gama de resis- tencias incompletas. Según el criterio utilizado, se habla

lencia y avirulencia. Sin embargo para algunos pares de genes correspondientes la interacción difiere a la clásica relación 1:1.

Resistencia de roya de la hoja en trigo

El control de roya de la hoja ha sido tradicionalmen- te basado al uso de genes específicos, 46 genes deter- minan la resistencia a roya de la hoja (genes Lr) 40 loci diferentes han sido identificados y han propor- cionado a una designación oficial que se encuentra en el Catálogo de símbolos de genes del trigo. La ca- racterística de tipo de infección bajo TI, la localiza- ción en el cromosoma y las relaciones de vínculo son conocidos para la mayoría de los genes y han sido re- visados por numerosos autores.

Para el cultivo de trigo se han presentado 46 genes de resistencia, 25 han sido aislados de los trigos hexa- ploides y los restantes han sido introducidos de espe- cies de Triticeae y Poaceae.

La resistencia a la roya considerada desde el punto de vis- ta genético puede ser de tipo monogénica o poligénica, la monogénica está determinada por un solo gen, se identifi- ca de forma individual por letras o números, se puede de- terminar si es dominante o recesiva, es fácilmente aprecia- ble en poblaciones segregantes. Cuando la resistencia es poligénica está determinada por varios genes y estos no tie- nen un efecto lo suficientemente grande para ser identifi- cados y localizados y su efecto se expresa al combinarse co- mo un todo. EL gen Lr34 está comúnmente presente en el germoplasma regional, pero hay un conocimiento limi- tado acerca de la presencia de otros genes que confieren re- sistencia en cultivares. Los genes Lr28, Lr36, Lr38, Lr41, Lr43, proporcionan resistencia efectiva en la región.

de distintos tipos de resistencia. La resistencia puede es- tar basada en genes de efecto mayor o en genes de efec-

Método de estudio de la resistencia en el

to

menor; la resistencia puede ser de tipo “raza específica”

hospedero

o

“raza no específica” según la existencia o no de interac-

La postulación de genes se ha utilizado con frecuencia pa-

ción diferencial entre cultivar y raza; la resistencia puede dar una reacción de hipersensibilidad en el hospedante o manifestarse como resistencia. En un mismo pato-siste-

ra indicar la presencia o ausencia de genes de resistencia en plántula a la roya de la hoja en el cultivo de trigo. La teoría de Flor de gen por gen data de 1955 y señala que durante la

ma muchas veces operan distintos mecanismos de resis- tencia; es necesario conocerlos para la adecuada instru- mentación de las estrategias de control genético.

evolución el huésped y el parásito desarrollan sistemas ge- néticos complementarios, de modo que: para cada gen que condiciona la enfermedad en el huésped existe un gen es- pecífico en el patógeno que condiciona la patogenicidad.

La relación gen a gen ha sido ampliamente estudiado

en el patosistema de Puccinia triticina. Generalmen-

te por cada gen de resistencia en el hospedero existe

un locus correspondiente de avirulencia en el pató- geno, con alelos alternantes que condicionan la viru-

24 |

Agrotecnología

La postulación de genes o el conocimiento de los genes de resistencia que una variedad de trigo posee, permite a los mejoradores identificar los genes de resistencia que aún permanecen efectivos contra poblaciones de roya de la hoja

Asistencia

técnica

Trigo

que en ese momento existen, así como identificar los genes que serán efectivos cuando la frecuencia de razas cambie o cuando aparezcan nuevas razas. Por otra parte, también es una herramienta valiosa para tomar decisiones sobre el ti- po de resistencia genética más conveniente para las condi- ciones de determinada región, como lo es la resistencia par- cial o resistencia para el desarrollo lento de la roya la cual se considera como la más efectiva y conveniente dentro del control genético de este patógeno, ya que las pérdidas en rendimiento llegan a ser insignificantes y porque se llega a establecer una relación entre el hospedante-patógeno de convivencia, presumiblemente del tipo durable. Una vez que Flor (1956) estableció que la interacción hospedan- te - patógeno estaba gobernada en una relación de un ge- ne por un gene, la especialización fisiológica de la roya del trigo se entendió claramente, y de esa manera se postuló la presencia o ausencia de un gene específico para la resisten- cia a plántula o planta adulta. Huerta et al., 2003.

Postulación de genes presentes en el germoplasma paraguayo

Ciento veintiocho genotipos de trigo harinero (Tabla 1), obtenidos por el Programa de mejoramiento de Trigo, (PIT) y del Centro de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CI- MMYT) se evaluaron bajos condiciones de campo du-

rante el otoño-invierno de 2012 en la estación del Institu- to Nacional de Investigación Agropecuaria La Estanzuela, (INIA), localidad de Semillero departamento de Colonia

y en la localidad de Young departamento de Río Negro.

Estos genotipos se sembraron a mediados de junio 2012 en la estación experimental de INIA y principios julio 2012 en la parcelas de un 2 surcos de 1 m de cada mate-

rial en bloques incompletos al azar por dos repeticiones

y se utilizaron testigos susceptibles Thatcher, Thatcher

Lr34, Avocet y Avocet Yr18, Lr34. En los bordes del ensayo se sembró una mezcla de diferentes materiales de trigo susceptible, esto aseguró la presencia de fuente de inóculo de roya durante el experimento.

Se realizaron cuatro evaluaciones o en la Estación de INIA, y tres evaluaciones en Young, cada ocho-15 días en función a las condiciones climáticas favorables desde el estado de encañazón. La severidad de la roya de la ho- ja se determinó según la escala de Cobb modificada con niveles de 1 a 100 % de severidad (Peterson et al., 1948) Figura 3. La reacción de las hojas bandera con uredinios pequeños rodeados por necrosis se clasificó como resis- tentes (R), con uredinios moderados rodeados por necro- sis como moderadamente resistente (MR), con uredinios grandes rodeados por clorosis como moderadamen-

26 |

Agrotecnología

te susceptible (MS), con uredinios grandes sin necrosis

o clorosis fueron calificados como susceptibles (S), y las

hojas con una mezcla de reacciones resistentes y suscepti-

ble como mixtas (M) (Germán y Kolmer, 2012). Cuan- do se dieron mezclas de dos reacciones, la más frecuente

se utilizó en primer lugar. Se calculó el coeficiente de in-

fección (CI) definido como severidad por reacción, don- de R= 0.2, MR=0.4, MRMS o M=0.6, MS=0.8 y S=1. Posterior a ello realizó el cálculo de AUDPC del Coefi- ciente de Infección el área bajo la curva de la enferme- dad utilizando la fórmula AUDPC=  i =1 n-1 [(t i +1 – t i ) (y i + y i+1 )/2] y se realizó el análisis de varianza ANOVA utilizando el Modelo lineal Mixto y se compararon las medias de los materiales utilizando MDS.

Postulación de genes expresados al estado de plántula

Para la postulación de genes de resistencia a roya de la hoja

se evaluaron al estado de plántula los genotipos de trigo ori-

ginados por el Programa de Mejoramiento de Trigo de Pa- raguay, incluyendo a Thatcher como testigo susceptible, el set de diferenciales utilizado para la identificación de razas más 14 genotipos cada uno de los cuales posee un gen de re- sistencia. Se sembraron de seis a ocho semillas por genotipo de trigo en macetas con sustrato, tierra, arena y vermiculita (1:1:1:1), en dos repeticiones por material y raza. Se inocu- laron con las 19 razas Tabla 2, A los 12 días luego de la ino- culación se evaluaron los tipos de infección (TI) de acuer- do con la escala descripta por Stakman et al. (1962): TI 0 = respuesta inmune, sin uredinios o necrosis; TI fleck = le- siones necróticas sin esporulación; TI 1 = pequeños ure- dinios rodeados por necrosis; TI2 = pequeños uredinios rodeados por clorosis, TI 3 = uredinios moderados sin clo- rosis o necrosis; TI 4 = uredinios grandes sin clorosis o ne- crosis. Se utilizó + y - para indicar el tamaño más grande y más pequeño de los uredinios que el TI clásico, respectiva- mente. Para determinar qué genes de resistencia (Lr) están presentes, los patrones de TI de los genotipos en estudio se compararon con los TI producidos en las líneas portadoras de genes únicos de resistencia a roya de la hoja. (Tabla 2)

Las esporas de las razas utilizadas se conservaron en tubos de vidrio al vacío en una heladera a 5 ºC, previo

a la utilización se les asignó un tratamiento de hidra- tación a temperatura ambiente.

Caracterización Genotípica del gen Lr34

Para la identificación de la presencia de los gen en APR (Resistencia en Planta Adulta) fue utili- zado el marcador: csLV34 para el Lr34 (Lagudah et al., 2006). La extracción de ADN, se realizó

con el método CTAB, se evaluó la cantidad y ca- lidad de ADN con nanodrop, y luego de la reac- ción de PCR se determinó presencia/ausencia del alelo marcador mediante electroforesis de agaro- sa al 1 % en gel siguiendo los protocolos de CI- MMYT respectivamente (CIMMYT, 2005).

presentes naturalmente en el campo. Esto podría in- dicar la presencia de genes mayores que confieren re- sistencia a raza específica y que podría ser de corta duración. Por otra parte, en otro grupo de materia- les se determinó resistencia en planta adulta en base a su susceptibilidad en el estado de plántula y al len-

Para el gen Lr34 la amplificación por PCR se utili- zó el ADN de Parula, como control positivo y Avo- cet como control negativo para los tamaños espera- dos del alelo marcador.

Resultados

Estos son los genes presentes en los 128 genotipos estu- diados, el gen más frecuente dentro de estos materiales es el gen Lr 27+31.

Caracterización del gen Lr34

La presencia del gen Lr34 se determinó en 39 genotipos, 78 no presentaron el alelo marcador mientras que 12 materiales fueron heterocigotos. Figura 5.

Conclusión

Se identificaron genotipos de trigo provenientes de Paraguay resistentes a todas las razas inoculadas y

Figura 1. Roya de la hoja. Roya de la hoja.

Fuente: Peterson et al., (1948) Figura 3. Escala diagramática de Coob.
Fuente: Peterson et al., (1948)
Figura 3. Escala diagramática de Coob.
et al., (1948) Figura 3. Escala diagramática de Coob. Tabla 2. Razas utilizadas para la postulación
et al., (1948) Figura 3. Escala diagramática de Coob. Tabla 2. Razas utilizadas para la postulación
et al., (1948) Figura 3. Escala diagramática de Coob. Tabla 2. Razas utilizadas para la postulación

Tabla 2. Razas utilizadas para la postulación de genes.

Gen Lr

Trigo

Asistencia

técnica

Razas

1

2a

2c

3

9

16

24

26

3ka

11

17

30

10

20

1

CHT

B

B

B

A

B

A

B

A

A

A

A

A

B

B

2

MCD-10,20

A

B

B

A

B

B

B

A

B

B

A

B

A

A

3

MCP-10

A

B

B

A

B

B

B

A

A

B

A

A

A

B

4

MCR-10

A

B

B

A

B

B

B

A

A

A

B

A

A

B

5

MDT

A

B

B

A

B

B

B

B

A

A

A

A

B

B

6

MFP-10.20

A

B

B

A

B

B

A

A

A

B

A

A

A

A

7

MFP-20

A

B

B

A

B

B

A

A

A

B

A

A

B

A

8

MFR

A

B

B

A

B

B

A

A

A

A

B

A

B

B

9

MFT-10.20

A

B

B

A

B

B

A

A

A

A

A

A

A

A

10

MHP-10

A

B

B

A

B

A

B

A

A

B

A

A

A

B

11

MMD-10,20

A

B

B

A

A

B

B

A

B

B

B

A

A

A

12

SPG-10

A

A

A

B

A

B

A

A

B

A

B

B

A

B

13

TDT-10,20

A

A

A

A

B

B

B

A

A

A

A

A

A

A

14

BBB-10.20

B

B

B

B

B

B

B

B

B

B

B

B

A

A

15

KDG-10,20

B

A

A

A

B

B

B

A

B

A

B

B

A

A

16

LPG-10

A

B

B

B

A

B

A

A

B

A

B

B

A

B

17

DBB-10,20

B

B

B

A

B

B

B

B

B

B

B

B

A

A

18

MCD-10

A

B

B

A

B

B

B

A

B

B

A

B

A

B

19

MCP-10

A

B

B

A

B

B

B

A

A

B

A

A

A

B

20

MCP-10

A

B

B

A

B

B

B

A

A

A

A

A

A

B

21

MKD

A

B

B

A

B

A

A

A

B

B

A

B

B

B

Fuente: Germán com pers (2011)

B B A B A A A B B A B B B Fuente: Germán com

Agrotecnología | 27

Asistencia

técnica

Trigo

Genes postulados en los 128 genotipos.Asistencia técnica Trigo Gen Lr % Lr 22 Lr 2a, b o c Lr 3a, bg

Gen Lr % Lr 22 Lr 2a, b o c Lr 3a, bg o ka
Gen Lr
%
Lr
22
Lr 2a, b o c
Lr 3a, bg o ka
4
23
Lr 9
4
Lr 10
19
Lr 11
11
Lr 16
2
Lr 17a
6
Lr 23
17
Lr 24
8
Lr 26
18
Lr 27+31
28
Lr 30
6
Caracterización del gen Lr34
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
+
-
+/-
tipo

to desarrollo de la roya de la hoja a campo. El conoci- miento de la presencia de genes de resistencia en los programas de mejoramiento es de suma importancia para poder introducir resistencia de larga duración.

Bibliográfica consultada

Capeco 2013. Área de siembra, Producción y Rendimiento de Trigo en Paraguay. Disponible en www.capeco.org.py

Flor HH. 1971. Current status of the gene-for-gene con- cept. Annu. Rev Phytopathol. 9:275-296.

Germán S, Barcellos A, Chaves M, Kohli M, Campos P, Viedma L. 2007a. The situation of common Wheat rusts in the Southern Cone of America and perspectives for control. Australian Journal of Agricultural Research 58: 620-630.

Germán S, Chaves M, Campos P, Viedma L, Madaria- ga R. 2009a. Are rust pathogens under control in the

28 |

Agrotecnología

Southern Cone Of South America In Mcintosh, R.A. History and status of the wheat rusts. In March 2009.

Cd. Obregon, México: BGRI Pp 65-73.

Germán S, Verges R, Von Zitzewitz J, Díaz M, Vázquez

D. 2009b. Mejoramiento genético por Resistencia durable

a roya de la hoja. In: Mesa Nacional de Trigo. Décimo Pri-

mera Jornada de Rendimiento y Calidad de Trigo, 2009 Dolores Mesa Nacional de Trigo. Sp.

Germán S. E. and Kolmer J.A. 2012. Leaf Rust Resistan- ce in Selected Uruguayan Common Wheat Cultivars wi- th Early Maturity. Crop Sci 52:601-608 doi: 10.2135/

cropsci2011.06.0335.

Huerta J. Singh R.P. Villaseñor H.E. Rangel E.E. Leyva S.G. 2003. Postulación de genes de resistencia a la roya de la hoja (Puccinia triticina Ericks.) en Plántula y Plan- ta Adulta en genotipos Elite de Trigo harinero (Triti- cum aestivum L.). Revista Mexicana de Fitopatología pp. 239-247.

Kolmer JA. 1997. Especialización fisiológica de Puccinia triticina, en Canadá en 1997.

Metha YR. 1993. Manejo Integrado de Enfermedades del Trigo. P 126-135.

Pereyra S, Altier N. 2010. Desarrollo de epidemias en

cultivos: Análisis de sus componentes para un manejo

integrado.

Roelfs AP, Sing RP, Saari EE. 1992. Las royas del trigo:

Conceptos y métodos para el manejo de esas enfermeda-

des. México. D. F.: CIMMYT .81PP.

M. M. Kohli, Lidia de Viedma, L. E. Cubilla. 2010. Manual

del Productor, Guía para la Producción de Trigo MAG/

DIA/CRIA/CAPECO.40 Páginas: 19 x 27 cm.

Viedma, L. 2008. Roya de la hoja en trigo. Visto el miér- coles 05/06/ 2013. http://archivo.abc.com.py/suplemen-

tos/rural/articulos.php?pid=438546

Wiese MV. 1987. Compendium of wheat diseases. Se- cond edition. APS Press. USA. 112p.

Zoldana S, Barcellos A. 2002. Postulación de genes (Lr) Resistencia a la roya en las variedades Brasileñas de Trigo. Fitopatología Bras. Vol. 27 N°

Soluciones inspiradas para un mundo en cambio
Soluciones inspiradas para un mundo en cambio
Boquillas
Boquillas

TECNOLOGIA EN EL

para un mundo en cambio Boquillas TECNOLOGIA EN EL BLANCO Bombas ® ® Accesorios Central: Ruta

BLANCO

para un mundo en cambio Boquillas TECNOLOGIA EN EL BLANCO Bombas ® ® Accesorios Central: Ruta
Bombas
Bombas
® ®
® ®
Accesorios
Accesorios

Central: Ruta Internacional 7, Km 42, Distrito Yguazu, Alto Paraná Tel: 595 (0632)20650/726/727/728www.mirai.com.py Sucursal: Super Carretera, camino a Hernadarias, Ciudad del Este, Alto Paraná Tel: 595 (061) 572848/572843

Super Carretera, camino a Hernadarias, Ciudad del Este, Alto Paraná Tel: 595 (061) 572848/572843 www.mirai.com.py

www.mirai.com.py

Asistencia

técnica

TADA

Ejemplos de regulaje

Ing. Agr. Carlos Alberto Ma- galhaes Cordeiro. Paulo Otávio Coutinho. Fabiano de Martino Mota. Fuente:
Ing. Agr. Carlos Alberto Ma-
galhaes Cordeiro.
Paulo Otávio Coutinho.
Fabiano de Martino Mota.
Fuente: Mirai Agronegocios

Ejemplo Regulaje de Barra en Área Total

Para un productor que desea hacer una aplicación de 3 l/ ha de herbicida post-emergente sistémico (permi- tiendo gotas gruesas o muy gruesas), con pulverizador de 600 litros, en soja nueva, donde no ocurre el efecto “pa- raguas”, con 100 l/ha de mezcla, y el tractor haciendo 50 metros en 28 segundos, ¿cuál sería una buena opción de boquilla y presión de trabajo, y la carga del tanque?

Ahora vamos a seguir los pasos indicados anteriormente:

1º Paso:

Pensando en el tamaño de las gotas, considerando que no tenga el efecto paraguas en el cultivo, se puede pro- gramar aplicar gotas gruesas para tener menos deriva.

1ra. Parte
1ra. Parte
aplicar gotas gruesas para tener menos deriva. 1ra. Parte 3º Paso: Velocidad de desplazamiento de pulverizador

3º Paso:

Velocidad de desplazamiento de pulverizador por la fórmula; Velocidad (km/h) = 180 = 6,43 km/h 28 s

4º Paso:

Chequear espaciamiento entre boquillas en la barra:

50 cm, por ejemplo.

5º Paso:

Cálculo de caudal necesario en la punta; usando la fórmula:

l/min = 100 l/ha x 6,43 km/h x 50 cm = 0,53 l/min

60.000

Elección del tipo de punta: observe en el Cuadro 4 que la punta ULD puede producir gotas gruesas. Tenemos la punta ULD por lo tanto como buena opción.

2º Paso:

Tasa de Aplicación: ya recomendada en el ejemplo, de 100 l/ha

O sea, necesitamos de un caudal de 0,536 l/min en la boquilla.

6º Paso:

Escoger la mejor opción de boquilla y presión den- tro del cuadro de informaciones de punta ULD en el Cuadro 4.

Cuadro 4. Características de Puntas ULD – Hypro Características de Puntas ULD – Hypro

Presión (bar)

ULD015F120

ULD02F120

ULD025F120

ULD03F120

ULD04F120

ULD05F120

ULD06F120

ULD02F120 ULD025F120 ULD03F120 ULD04F120 ULD05F120 ULD06F120 1,0 0,346 0,462 0,577 0,693 0,924 1,155

1,0

0,346

0,462

0,577

0,693

0,924

1,155

1,386

1,5

0,424

0,557

0,707

0,849

1,131

1,414

1,697

2,0

0,490

0,653

0,816

0,980

1,306

1,633

1,960

2,5

0,548

0,730

0,913

1,095

1,461

1,826

2,191

3,0

0,600

0,800

1,000

1,200

1,600

2,000

2,400

3,5

0,648

0,864

1,080

1,296

1,728

2,160

2,592

4,0

0,693

0,924

1,155

1,386

1,848

2,309

2,771

4,5

0,734

0,978

1,225

1,470

1,960

2,449

2,939

5,0

0,775

1,033

1,291

1,549

2,066

2,582

3,098

6,0

0,849

1,131

1,414

1,697

2,263

2,828

3,394

7,0

0,917

1,222

1,528

1,833

2,444

3,055

3,666

8,0

0,980

1,306

1,633

1,960

2,613

3,266

3,919

Fina

Media

Gruesas

Muy Gruesas

Fina Media Gruesas Muy Gruesas Extremadamente Gruesas  

Extremadamente Gruesas

 
3,266 3,919 Fina Media Gruesas Muy Gruesas Extremadamente Gruesas   3 0 | Agrotecnología

30 |

Agrotecnología

Observe en el Cuadro 4 que tendremos dos opciones

de elección para obtener 0,536 l/min.

· Con la punta ULD015 –F120 en torno de 2.3 BAR de presión (33 PSI), produciendo gotas gruesas.

· Con la punta ULD02-F120 en torno de 1,2 BAR de presión (17 PSI), produciendo gotas muy gruesas.

Las dos opciones alcanzan bien produciendo gotas de bajo potencial de deriva.

La dosis por tanque de herbicida del ejemplo será:

TADA

Asistencia

técnica

mo el pulverizador del ejemplo está con 4 boquillas,

la pasada de aplicación de cada boquilla es de 2 m/4

boquillas = 0,5 m = 50 cm por boquilla.

5º Paso:

Cálculo de caudal necesario en la boquilla: usando

la fórmula:

150 l/ha × 4,5 km/h × 50 cm

60.000

l/min = 0,563 l/min en la boquilla

(En 1 ha): 100 litros – 3 litros En 600 litros – x

o

sea, precisaremos de un caudal de 0,563 l/min en

X

= 3 × 600/100 = 18 litros por tanque de 600 l.

la

boquilla.

Ejemplo de Regulaje de “Concepción”

Para una aplicación con conceicao con longitud de 2

metros y 4 boquillas, tanque de 400 litros, para la apli- cación de 3 l/ha de glifosato (herbicida post-emergen-

te sistémico, se puede trabajar con gotas gruesas o muy

gruesas), eucalipto nuevo, con 150 l/ ha de mezcla, y el tractor haciendo 50 metros en 40 segundos, ¿cuál sería

la boquilla, el regulaje y la carga en el tanque?

Vamos a seguir las indicaciones:

1º Paso:

Pensando en el tamaño de las gotas: considerando que el eucalipto nuevo es altamente sensible al Gli- fosato aplicando gotas muy gruesas tendremos me- nos deriva.

Elección del tipo de boquilla: Una boquilla de in- ducción de aire, como la Hypro ULD será una indi- cación adecuada para este caso.

2º Paso:

Tasa de Aplicación: ya recomendada en el ejemplo, de 150 l/ha.

3º Paso:

Velocidad de desplazamiento del pulverizador: por la fórmula Velocidad (km/h) = 180 = 4,5 km/h.

40

4º Paso:

Chequear el espaciamiento entre las boquillas en la barra

Recuerde que ahora estamos haciendo una aplicación

en pasadas y en esta pasada aplicada de 2 metros co-

6º Paso:

Elegir la mejor opción de boquilla y presión del cua- dro Presión × Caudal de Boquilla:

Observe en el Cuadro 4 que para obtener 0,563 l/ min tenemos como opción:

Boquilla ULD 10015 un poco más bajo de 3 bares de presión

La dosis por tanque del herbicida, del ejemplo, será:

(En 1 ha): 150 litros – 3 litros En 400 litros – x

X = 3 × 400/100 = 12 litros por tanque de 400 l

Ejercicio de Regulaje de “Arrastre”

(El Arrastre es una barra suspendida utilizada en áreas forestales, de donde descienden 4 mangueras con lanzas manuales en la punta, conducidas por operarios a pie.)

Para una aplicación con arrastre con 4 operarios (4 líneas), eucalipto con 3 metros de camino y tanque de litros, para la aplicación de 3 l/ha de glifo- sato (herbicida post-emergente sistémico, se puede trabajar con gotas gruesas o muy gruesas), eucalipto nuevo, con 150 l/ha de mezcla, y el tractor haciendo 50 metros en segundos, cada operario haciendo una pasada de m.

¿Cuál sería la boquilla, el regulaje y la carga en el tan- que? Sigamos las instrucciones:

1º Paso:

Pensando en el tamaño de gotas: considerando que el eucalipto nuevo es altamente sensible al glifosato apli- cando gotas muy gruesas tendremos menos deriva.

Agrotecnología | 31

Asistencia

técnica

TADA

Elección del tipo de boquilla: La boquilla ULD (in- ducción de aire) será la más indicada para este caso.

2º Paso:

Tasa de aplicación: ya recomendada en el ejemplo, de 150 l/ha

3º Paso:

Velocidad de desplazamiento del Pulverizador: Por

la

Velocidad (km/h) = 180 = km/h.

fórmula:

T

4º Paso:

Como cada lanza tendrá una boquilla y cada opera-

rio hará la extensión de metros, la pasada aplica-

da por boquilla será de cm.

5º Paso:

Cálculo de Caudal necesario en la boquilla: Usando

la fórmula:

l/min = l/min por boquilla

6º Paso:

Elegir la mejor opción de boquilla y presión dentro del cuadro Presión x Caudal de Boquillas:

La dosis por tanque de herbicida del ejemplo será:

(En 1 ha): 150 litros - 3 litros En litros - x

X = litros de defensivo en un tanque de litros.

Ejercicio de Regulaje de “Concepción”

Para una aplicación con conceiçao con extensión de metros y boquillas, tanque de litros, para aplicarse l/ha de glifosato (herbicida post- emergente sistémico, se puede trabajar con gotas gruesas o muy gruesas), eucalipto nuevo, con 150 l/ha de mez- cla, y el tractor haciendo 50 metros en segundos, ¿cuál sería la boquilla, el regulaje y la carga en el tanque?

Ahora vamos a seguir las indicaciones:

1º Paso:

Pensando en el tamaño de gotas: considerando que

el eucalipto nuevo es altamente sensible al Glifosa-

to, aplicando gotas gruesas o muy gruesas tendremos

menos deriva.

Elección del tipo de boquilla:

32 |

Agrotecnología

2º Paso:

Tasa de Aplicación: ya recomendada en el ejemplo, de 150 l/ha

3º Paso:

Velocidad de desplazamiento del Pulverizador: por la fórmula:

Velocidad (km/h) = 180 = - km/h.

T

4º Paso:

Espaciamiento entre boquillas en la barra o pasadas aplicadas por boquilla:

cm

—— —— —— —— ——

5º Paso:

Cálculo de caudal necesario en la boquilla: Usando la fórmula:

l/min = l/min por boquilla

6º Paso:

Elegir la mejor opción de boquilla y presión dentro del cuadro Presión × Caudal de Boquilla:

Boquilla: —— —— —— —— ——

Presión: Bar

La dosis por tanque de herbicida:

litros por tanque de 400 l.

Regulaje y calibración de pulverizadores costales

1º Paso: Definir el Caudal y el tamaño de gotas deseado

Esta definición va a depender del producto a ser apli- cado

2º Paso: Elija el tipo de boquilla de pulverización

La definición de la boquilla será en función del ta- maño de gotas que necesitamos y se debe seguir el mismo procedimiento mostrado en el ítem 5. Regu- laje y calibración de pulverizadores de arrastre o tres puntos.

Algunos aspectos que pueden ser comentados:

TADA

Asistencia

técnica

4º Paso: Determine la velocidad de trabajo

En los costales manuales, la presión máxima gira en

Determine el tiempo gastado para hacerse 50 metros.

torno a 60 PSI,

Y

use la fórmula

V

= 180

En la ausencia de válvula reguladora de presión resulta difícil prever un trabajo del operador que sea preciso en cuanto a la presión, siendo así se recomienda la utiliza- ción de las válvulas reguladoras de presión para garanti- zar el funcionamiento adecuado de las boquillas.

garanti- zar el funcionamiento adecuado de las boquillas. Válvula reguladora de presión para costales Figura 5.

Válvula reguladora de presión para costales

Figura 5.

Válvula reguladora de presión para costales Figura 5. 3º Paso: Determine la extensión de la franja
Válvula reguladora de presión para costales Figura 5. 3º Paso: Determine la extensión de la franja

3º Paso: Determine la extensión de la franja o pasa- da de aplicación

T

5º Paso: Determine el caudal de Boquilla

Utilice la fórmula: l/min = l/ha × km/ha × E, donde

60.000

l/min = caudal necesario en la boquilla l/ha = tasa de aplicación deseada km/h = velocidad de operación E= extensión de franja o pasada de aplicación en cm

Determinado el caudal necesario, elija el caudal y la presión de trabajo de la boquilla, dentro de la tabla de presión/caudal del tipo de boquilla elegido, que va a alcanzar al tamaño de gota deseado.

6º Paso

Es más práctico adoptar el método de volumen co-

nocido:

A. Abastezca y prepare el pulverizador con la bo- quilla y la válvula reguladora adecuadas.

B. Recorra una distancia conocida haciendo la aplicación en la velocidad normal de trabajo.

Agrotecnología | 33

Asistencia

técnica

TADA

C. Complete el pulverizador con una probeta o ja- rra graduada, anotando el volumen gastado.

D. Por regla de tres, determine la tasa de aplicación real.

E. Si fuera posible ajustar la presión, hacer el ajuste para acertar la tasa de aplicación real con la pro- gramada y repetir los pasos A hasta D.

En caso de que no se disponga cómo regular la pre- sión, el cálculo de carga de defensivo por tanque de-

berá ser hecho con la tasa real, y no con la tasa pro-

gramada.

7º Paso: Cálculo de carga de defensivo en el tanque del pulverizador

Determinar por regla de tres

Ejemplo de regulaje y calibración de pulverizador costal

Para una aplicación de 150 l/ha, de glifosato, dosis de 3 l/ha, con gotas gruesas, recorriendo 50 m en 60 seg, longitud de aplicación = 0,80 m.

1º Paso. Tasa de aplicación y tamaño de gota

Ya ejemplificado: 150 l/ha, gotas gruesas

2º Paso: Definición del tipo de boquilla

Vamos a considerar el uso de la boquilla ULD, que producirá las gotas gruesas deseadas.

3º Paso: Longitud de franjas o pasadas de aplicación

Según el ejemplo: 1,00 m = 100 cm (recuerde que en

la fórmula debemos expresar esta medida en cm)

4º Paso: Determinación de velocidad de trabajo:

Como fue citado, 50 metros en 60 segundos. Usan- do la fórmula

V = 180 : 180 = 3,0 k/h

T

60

5º Paso: Determinación de caudal de Boquilla

Utilizando fórmula:

l/min = 150 l/ha × 3,0 km/h × 80 cm = 0,6 l/min

60.000

34 |

Agrotecnología

Observando la tabla de presión x caudal de boqui- lla ULD, tenemos como alternativa la boquilla ULD 015F120 a cerca de 3 Bares de presión.

6º Paso: Calibración

7º Paso: Cálculo de carga

Adoptándose como ejemplo que en la calibración se haya obtenido la tasa real como la tasa programada de 150 l/ha, en caso que el tanque del pulverizador sea de 20 litros, tendremos la siguiente carga:

150 litros --- 3 lts

20 litros --- x x = 20 × 3 = 0,4 l/ tanque de 20 l.

150

Pág 35

Agrotec

Pág 35 Agrotec (frente) insert especial en en ilustración 200 gr archivo enviado en forma separada

(frente)

insert especial en en ilustración 200 gr

archivo enviado en forma separada al interior de la revista

Pág 36

Agrotec

Pág 36 Agrotec (dorso) insert especial en en ilustración 200 gr archivo enviado en forma separada

(dorso)

insert especial en en ilustración 200 gr

archivo enviado en forma separada al interior de la revista

III Simposio Paraguayo de Manejo y Conservación de Suelos

Suelos

Asistencia

técnica

Fertilización nitrogenada del maíz

sobre diferentes plantas de cobertura de invierno en la pequeña propiedad

Resumen

El sistema productivo del maíz en la pequeña propiedad puede ser mejorado con el uso de plantas de cobertura de invierno y la fertilización nitrogenada. El Objetivo del tra- bajo fue evaluar la fertilización nitrogenada en el maíz so- bre diferentes plantas de cobertura de invierno. El delinea- miento experimental fue bloques completos al azar con un arreglo en parcelas subdivididas y cuatro repeticiones. Las parcelas lo constituyeron las plantas de cobertura (Lupino blanco “Lp”, Avena negra “Avn”, Lp+Avn) y barbecho de invierno y, las subparcelas dosis y época de aplicación de ni- trógeno (N). Las subparcelas se establecieron en la siembra del maíz, aplicando 0, 40, 80 y 160 kg ha¯¹ de N en siem- bra y cobertura, un tratamiento con 80 kg ha¯¹ N adicio- nado en cobertura y un testigo absoluto (sin fertilización). Excepto el testigo absoluto, en todas las subparcelas se apli- caron 60 kg ha¯¹ de P₂O₅ y 60 kg ha¬¯¹ de K₂O. Las plan- tas de cobertura de invierno aumentaron la adición de carbono al suelo en relación al barbecho de invierno, desta- cándose la asociación avena negra+lupino blanco, que con- juntamente con el maíz, adicionaron 11.315 kg ha¯¹ de ma- teriaseca (MS) por año. La asociación Lp+Avn promovió mayor acumulación de N y K en la MS aérea, alcanzando 98 y 112 kg ha¯¹, respectivamente, en el momento del ma- nejo. La MS de la raíz del lupino representó el 17% de la MS aérea. El rendimiento en granos no aumentó significa- tivamente por efecto de las plantas de cobertura y la fertili- zación mineral. El lupino en forma asociada o no asociada presentó mejor potencial como cultivo antecesor al maíz.

Introducción

El cultivo del maíz tiene gran importancia social, econó- mica y nutricional para el Paraguay, pero aun así su pro- ductividad media es considerada baja considerando el potencial genético del cultivo. Entre los varios aspectos en- vueltos en el proceso productivo, la fertilización es uno de los factores responsables por esa baja productividad pero esto no es lo único que influye, además hay que considerar los factores climáticos y las prácticas de manejo de suelo.

Diagnosticar necesidades de nitrógeno es complicado, debido a su alto dinamismo en el suelo. El uso de ma- nera eficiente y oportuna de este nutriente es un factor importante para el éxito del cultivo, por eso es necesa- rio estudiar estrategias para su aplicación en el cultivo.

La cantidad de N recomendada para el maíz depen- de inicialmente de la calidad y cantidad de residuos vegetales del cultivo antecesor y del tenor de mate- ria orgánica del suelo. La presencia de fabáceas puede significar reducción en la cantidad de N recomenda- do para el Maíz en sucesión (Sa [l] ).

recomenda- do para el Maíz en sucesión (Sa [ l ] ). M. Benitez 1 Alumno

M. Benitez 1 Alumno de la Maestría en Ciencia del Suelo y Ordena- miento Territorial, Facultad de Ciencias Agrarias UNA. SanLorenzo.Paraguay. C.A. Leguizamon 2 Docente investigador de la Fa- cultad de Ciencias Agrarias UNA,SanLorenzo.Paraguay A.J. Armadans 3 . Docente investigador de la Fa- cultad de Ciencias Agrarias UNA,SanLorenzo,Paraguay

la Fa- cultad de Ciencias Agrarias UNA,SanLorenzo,Paraguay El cultivo de plantas de cobertura en la entresafra,

El cultivo de plantas de cobertura en la entresafra,

sobre todo de fabáceas, antecediendo al cultivo del maíz en un sistema de siembra directa ha sido una al-

en la suplementación del N

ternativa promisoria

(Gonçalves et al [2] , Amado et al [3] ).

Las plantas de cobertura han demostrado gran po- tencial en la protección y recuperación de la capaci- dad productiva del suelo. A pesar de eso un constan- te desafío es establecer esquemas de uso compatibles de las diferentes especies, con los sistemas de produc- ción específicos de cada región.

El Objetivo principal de esta investigación fue evaluar

el efecto de la fertilización nitrogenada en el rendimien-

to del maíz sobre las diferentes plantas de cobertura.

Materiales y métodos

La parcela experimental fue instalada, en la propie- dad del señor Juan Cándido González, ubicada en la compañía Tacuaremboi y, Distrito de Yuty, Departa- mento de Caazapá. Las coordenadas geográficas del

área experimental son 26°29’ 56” S y 56°12’44” O, y la misma se sitúa a 98 km de la capital departamental

y 330 km de Asunción.

Agrotecnología | 37

Asistencia

técnica

Suelos

El Distrito de Yuty es una zona eminentemente agro ganadera, el clima de la región es subtropical, clasifica- da por Thornthwaite como clima sub-húmedo húme- do megatérmico, con una temperatura media anual de 21° C, siendo la temperatura más elevada en verano de 40° C y la mínima en el invierno de 0° C; la precipita- ción media anual que va de 1.600 a 1.800 mm (Direc- ción de Meteorología e Hidrología [4] ).

El área experimental tenía 100 años de uso de los cuales en el momento en que comenzó esta investigación po- seía tres años de siembra directa. El suelo es un Ultisol, con pH ácido, valor medio de materia orgánica, y nive- les bajos de P extraíble, así como de Ca, Mg, y K inter- cambiables, siendo la clase textural Areno franca.

pino blanco (Lupinos albur L.), Avena negra + Lupino blanco, y barbecho de invierno (sin abonos verdes) y las subparcelas se establecieron en la siembra del maíz, apli- cando 0, 40, 80 y 160 kg ha-¹ de N distribuido en siem- bra y cobertura, un tratamiento con 80 kg ha-1 de N

adicionado únicamente en cobertura y un testigo abso- luto (sin fertilización). Excepto el testigo absoluto, en to- das las subparcelas se aplicaron 60 kg ha-¹ de P₂0₅ y 60 kg ha¯¹ de K₂O. Las parcelas tuvieron una dimensión de 24

m x 8 m y las subparcelas 8 m × 4 m. Las variables eva-

luadas fueron: materia seca aérea y de las raíces de plan- tas de cobertura, y rendimiento en granos del maíz. Los resultados fueron sometidos a análisis de varianza al 5%

de probabilidad del error y las medias comparadas por el

test de Tukey o analizados por regresión, cuando se de- terminaron diferencias significativas.

El delineamiento experimental fue bloques comple- tos al azar con arreglo en parcelas subdivididas y cua-

Resultados y Discusión

tro repeticiones.

La

mayor producción de materia seca (Tabla 1) se logró

en

la parcela con la asociación de avena+lupino, llegando

Las parcelas estuvieron definidas por las plantas de co-

a 6.771 kg ha-¹, correspondiendo el 38 % a la avena y el

bertura de invierno Avena negra (Avena strigosa), Lu-

62 % al lupino, mientras que la menor producción se ob-

62 % al lupino, mientras que la menor producción se ob- Materia seca (MS), relación MS

Materia seca (MS), relación MS y masa verde (MV) nitrógeno, fósforo y potasio acumulados en la parte aérea de las plantas de cobertura, de otoño-invierno en el momento de manejo, 121 días de la siembra. Yuty-Caazapá, 2009

Tabla 1.

Parcela

MS kg ha -1

MS/MV

N

P

K

%

Berbecho

1.438 c

23

-

-

-

Avena

4.879 b

23

58 b

13 b

67 b

Lupino

4.837

b

13

77 ba

14 b

101 ba

Avenas+Lupino

6.771 a

15

98 a

19 b

112 a

Media

4.481

--

78

15

94

CV (%)

19,1

--

19,1

18,1

17,8

38 |

Agrotecnología

Concentración media de nutrientes: Avena negra N 1,19; P 0,28; K 2,08; Lupino blanco N 1,6; P 0,27; K 1,39 y para la asociación los cálculos se hicieron considerando la MS de cada danta de cobertura (Calegari 2006). Medias seguidas por la misma letra en la columna no difieren entre sí por la prueba de Tukey al 5 % de probabilidad del error.

seguidas por la misma letra en la columna no difieren entre sí por la prueba de

tuvo en el barbecho invernal, con apenas 1.438 kg ha¯¹. La materia seca de avena negra y de lupino blanco, am- bos en cultivo puro, no presentaron diferencias signi- ficativas entre sí, pero fueron significativamente supe- riores a la producida en barbecho de invierno.

Suelos

Asistencia

técnica

puro, con 58 kg ha¯¹. Se puede suponer que la mayor acumulación de N en el lupino se debió a la fijación biológica de N que realiza, y se debe buscar la forma de aprovechar esa cualidad que tiene esta fabácea.

En la Tabla 2 se verifica que la participación de la raíz en la materia seca total alcanzó un promedio de 17,2% y por otro lado se verifica que la asociación lupino+avena, redujo la relación raíz y MS aérea, in- dicando una menor participación de las raíces en la masa aérea producida. Es importante destacar el aporte de carbono que también brinda las raíces, con- tribuyendo al aumento de la materia orgánica del sue- lo, además la misma promueve la descompactación, la infiltración y el almacenamiento de agua en el suelo y también el reciclaje de nutrientes (Calegari [5] ).

la infiltración y el almacenamiento de agua en el suelo y también el reciclaje de nutrientes
la infiltración y el almacenamiento de agua en el suelo y también el reciclaje de nutrientes
la infiltración y el almacenamiento de agua en el suelo y también el reciclaje de nutrientes

El rendimiento de granos del maíz no presentó in- teracción por efecto de las plantas de cobertura (parcelas) y las dosis de nitrógeno aplicadas. Ten- dencia de mayor rendimiento de granos de maíz se logró con maíz cultivado en sucesión de la asociación avena+lupino, llegando a 4.264 kg ha¯¹, mientras que la menor producción en sucesión al barbecho de in-

la asociación avena+lupino, llegando a 4.264 kg ha¯¹, mientras que la menor producción en sucesión al
vierno con 3.619 kg ha¯¹, resultados similares fue- ron obtenidos por (Florentín [ 6 ]

vierno con 3.619 kg ha¯¹, resultados similares fue- ron obtenidos por (Florentín [6] ),con rendimientos de

4.564

3.577

kg ha¯¹ para la asociación de avena+lupino y

kg ha¯¹ para el descanso invernal.

La mayor acumulación de N en la parte aérea en las plantas de cobertura se logró en la parcela con la aso- ciación de avena+lupino, correspondiendo el 38 % a la avena y el 62 % al lupino de los 98 kg ha¯¹ de N, es- ta cantidad no fue significativamente diferente del N acumulado por el Lupino en cultivo puro. El menor valor de N acumulado se obtuvo en la avena en cultivo

Respecto a las subparcelas en función a la dosis de los fertilizantes nitrogenados, se observa un aumento gra- dual en el rendimiento de granos de maíz a medida que aumenta la dosis de N (Tabla 3). La aplicación de 80 kg ha¯¹ de N en dos formas, totalmente en cobertura y en forma parcelada (en siembra 40 y en cobertura 40) no presentaron diferencias significativas sobre las diferen- tes plantas de cobertura y barbecho de invierno.

diferen- tes plantas de cobertura y barbecho de invierno. Materia seca aérea y de la raíz

Materia seca aérea y de la raíz del lupino blanco en cultivo puro y en asociación en el momento del manejo, 121 días después de la siembra. Yuty-Caazapá, 2009.

Tabla 2.

Parcela del lupino

Materia seca (MS) del lupino

Relación

 

Aérea (A)

Raíz (R)

Total (A+R)

MS R/MS A

MS R/ MS total

 

kg ha¯¹

%

Lupino.

4.185 ns¹

767 ns

4.952 ns

18,3

15,5

Lup+avena

3.867

622

4.489

16,1

13,9

Avenas+Lupino

6.771 a

15

98 a

19 b

112 a

¹ns, medias no significativas en la columna por la prueba de t al 5 % de probabilidad del error. Observación: en la asociación de lupino+avena, solamente fue evaluado el lupino.

del error. Observación: en la asociación de lupino+avena, solamente fue evaluado el lupino. Agrotecnología | 3

Agrotecnología | 39

Asistencia

técnica

Suelos

Asistencia técnica Suelos Rendimiento en granos de maíz sobre diferentes plantas de cobertura y barbecho de

Rendimiento en granos de maíz sobre diferentes plantas de cobertura y barbecho de invierno y con diferentes dosis de fertilización nitrogenada. Yuty-Caazapá, 2009. Rendimiento en granos de maíz (kg ha¯¹)

Tabla 3.

 

Parcelas

 

Subparcelas¹

Barbecho invierno

Avena

Lupino

Avena+lupino

Media

Sin Fert. 0 N 40 N SC³

3.206

3.200

4.015

4.199

3.655 ns 2

3.493

3.338

3.986

4.100

3.729

3.500

3.854

3.810

3.864

3.757

80

N SC

3.836

4.569

3.145

3.743

3.823

160 N SC

3.847

4.179

3.830

5.254

4.278

80

N C'''

3.835

4.518

3.875

4.425

4.163

Media

3.619 NS2

3.943

3.777

4.264

40 |

Agrotecnología

¹ No hubo interacción entre plantas de cobertura y fertilización nitrogenada: ²NS y ns, medias que no se diferencian significativamente en la línea y la columna, respectivamente, por la prueba de Tukey al 5% de probabilidad del error: ³SC. fertilizaci6n nitrogenada en la siembra de maíz y en cobertura 35 días después de la siembra (DDS); ⁴C, fertilización nitrogenada exclusivamente en cobertura 35 DDS; CV de la parcela 21%, CV de la subparcela 19%.

35 DDS; CV de la parcela 21%, CV de la subparcela 19%. Es de destacar, que

Es de destacar, que el rendimiento del barbecho de invier- no con aplicación de 80 a 160 kg ha¯¹ de N (3.839 kg ha¯¹ de granos), prácticamente presentó el mismo rendimien- to de las parcelas con Lupino, sea en forma pura o asocia- da con avena y sin aplicación de N (4.043 kg ha¯¹). Estos resultados indican que el lupino favorece el rendimiento del maíz sembrado en sucesión.

Por otro lado, se verifica mayor producción de mate- ria seca en la sucesión avena+lupino - maíz, llegan- do a 11.135 kg ha¯¹. Este valor concuerda con lo re- comendado por Seguy e Bounzinac citado por Sa, quienes sugirieron que para las regiones tropicales, cuya tasa de descomposición de la materia orgánica del suelo es elevada, es necesaria la producción de 11

a 12 t ha¯¹ año¯¹ de rastrojos para estabilizar el siste- ma de siembra directa.

Conclusión

Las plantas de cobertura de invierno aumentan la adición de materia orgánica al suelo, destacándose la asociación avena negra+lupino blanco.

La materia seca de la raíz del lupino representa el 17 % de

la materia seca aérea. La asociación avena negra+lupino

blanco promueve una mayor acumulación de nitrógeno

y potasio en la materia seca aérea en el momento del ma- nejo en relación al cultivo puro de avena.

No se verifica interacción entre plantas de cobertura

y aplicación de nitrógeno en el rendimiento de granos

del maíz. El lupino en forma pura o asociada favorece

el rendimiento del maíz sembrado en sucesión.

Referencias

■ [1] Sa, J.C.M. de M.A.1995. Alternativa de ma- nejo do solo em regioes tropicais. Revista Plan- tio direto, Passo fundo, ediçao especial, agosto de 1995.p. 10-15.

■ [2] GONCALVES, C.N CERETTE, C.A & BASSO, C.J 2000. Sucessoes de culturas con plantas de cobertura e milho em plantío lento e sua influencia sobre el nitrogenio do solo. R. Bras. Ci. Solo, 24:153-159.

■ [3] AMADO, T.J.C, MIELNICZUK, J & AI- TA, C. 2002. Recomendaçao de adubaçao ni- trogenada para o milho no RS e SC adaptada ao uso de culturas de cobertura do solo, sob sistema plantío diento. R.Bras. Ci. Solo, 26:241-248.

■ [4] DINAC (Dirección Nacional de Aeronáuti- ca Civil). Dirección de Meteorología e Hidrolo- gía 2010. Clima del Paraguay, PY. 12p.

■ [5] CALEGARI, A. 2006 Sistema plantío dire- to com qualidade. Plantas de cobertura, Londri- na- Foz do Iguaçu, PR, Itaipu Binacional. Cap. 5. P. 55-73.

■ [6] Florentín, MA; Peñalba M; Calegari, A; Derpsch, R. 2001. Abonos verdes y rotación de cultivos en siembra directa: pequeñas propieda- des. “Proyecto Conservación de Suelos”, San Lo- renzo, PY, MAG-GTZ. 84 p.

Asistencia

técnica Agricultura de precisión

Tecnología RTK para aumentar rendimiento en arroz

L íder MAP realizó un encuentro con productores en el salón de even- tos de Hotel Altamirano en San Ignacio; Departamento de Misio-

nes, para presentar la tecnología RTK + Glonass para el mercado arro- cero, con la presencia de técnicos de Trimble de Brasil y de Argentina quienes brindaron informaciones técnicas sobre el producto.

Vilson Hansen, director de Líder MAP expresó que se trata de una tec- nología de punta para construcción de taipas en el cultivo de arroz, ma- nejo de agua, que es una necesidad hoy día. Además agregó que algunos clientes ya están usando esta tecnología con muy buenos resultados y el propósito es transferir la experiencia positiva a los demás agricultores.

“Estuvimos con productores de arroz que nos contaron de sus problemas con el tema del agua, que en ciertos momentos tuvieron el corte de agua porque al parecer bajó mucho el nivel del río, en diciembre, enero cuando el cultivo más necesitaba, incluso se redujeron los rindes. Otro productor en particular que sembró 700 has de arroz en esta última campaña, gastó Gs. 150.000,000 solo en energía para bombear agua. Ahora si cada pro- ductor de arroz consigue como mínimo disminuir en 30% el uso de agua, esto afectaría poco los niveles del río y por otro lado se estaría ahorrando millones en energía”, indicó.

Al respecto precisó que estos ahorros mencionados son la propuesta que ofrece la tecnología Trimble RTK +GNSS automatizado, y que in- cluso el productor Horacio Kanova que utiliza esta tecnología comen- tó que en los últimos lotes, después de agarrar bien la mano de uso del

42 |

Agrotecnología

equipo, sus ahorros en uso de agua fueron de hasta 50% y donde las variación del mayor al menor rendi- miento (medido por el monitor de cosecha), está solo entre 300 a 500 kg, estando los rindes entre 9.200 a 9.700 kg/ha en las últimas parcelas sembradas, lo que muestra el buen aprovechamiento del agua propor- cionado por un diseño de taipas muy eficiente, hecho automáticamente por el sistema TRIMBLE FMX

RTK CON SURFACE.

“El arrocero tiene la necesidad de innovar con la tecno- logía, haciendo que bajen sus costos de producción y au- menten el rendimiento, con el mejor aprovechamiento de agua, que tiene un costo bastante elevado”, explicó.

Señaló que con el sistema presentado, aumenta el rendimiento de trabajo en 30 a 40 por ciento, el aho- rro de agua alcanza el 30 por ciento, además de la máxima precisión en la tecnología.

Destacó que el equipo también permite su uso en nivelación, en movimiento de tierra y de agua, ade- más de cumplir con todas las funciones que requie- re la tecnología en términos de agricultura de pre- cisión como fertilización, tasa variable, monitor de cosecha.

Líder MAP no solo es representante exclusivo de Trimble en Paraguay, también aparte de las ventas e instalaciones, capacita a los clientes para el uso co- rrecto del equipo y de software con técnicos forma- dos por Trimble, para que el agricultor esté asistido, afirmó el directivo de la empresa.

Vilson Hansen, Director de LiderMAP, durante la presentación

Agricultura de precisión

Asistencia

técnica

Agrotecnología | 43

Asistencia

técnica Agricultura de precisión

Manejo de Agua (Water Management)

Ing. Agr. Adrián Cardinali Gerente de Producto D&E Agricultura de Precisión para la Marca Trimble
Ing. Agr. Adrián Cardinali
Gerente de Producto D&E
Agricultura de Precisión
para la Marca Trimble

D entro de los equipos de Trimble, existe una fun- ción específica para Manejo de Agua llamada

Water Management. Dentro del manejo de agua se puede hacer tanto nivelación como drenaje o marca- do de taipas.

El marcado de taipas se puede realizar con GPS, con piloto automático, pasando a un sistema automati- zado con la máxima precisión. Es un equipo que re- emplazaría al sistema tradicional que es con laser, mediante un sistema muy preciso de GPS y a su vez automatizando el manejo del tractor lo que facilita la operación al maquinista y se logra mayor prolijidad y mejor retención de agua en todo el sistema del tai- peado del lote.

Con la evolución de los equipos de Agricultura de Precisión se ha logrado una precisión que antes no se tenía, que permite hacer taipas con una diferencia de entre una taipa y otra de 1 a 2 cm., hace 2 años que estamos trabajando en Paraguay y en Argentina con este sistema de marcado de taipas con una precisión mayor de 2 cm.

La forma de trabajo de este sistema es ingresar con un vehículo que puede ser el mismo tractor que va a hacer las taipas, el equipo solo va grabando los pun- tos para realizar el relevamiento topográfico del lote.

44 |

Agrotecnología

Posteriormente los datos topográficos se bajan a tra- vés de un pendrive a un software llamado FarmWor- ks Surface. El FarmWorks Surface de acuerdo a la topografía del terreno, va a realizar el diseño de las taipas, el mismo diseño se le vuelve a cargar al equipo para que lo maneje el piloto automático y confeccio- ne la taipa. Resumiendo: Entramos al lote, hacemos el relevamiento topográfico, bajamos a la computa- dora, pasamos de nuevo al tractor para que pueda fi- nalizar el trabajo.

La diferencia importante con respecto al laser que es el sistema tradicional con el cual se hacen las taipas, es que éste, tiene muchas limitaciones como la distancia con la que se puede trabajar desde el transmisor laser, la pérdida de comunicación del laser con el receptor del tractor, ya sea por polvo o niebla. Estos problemas con GPS no ocurren. Se puede trabajar desde la base RTK a una distancia de hasta 6 km, con la que se am- plía la distancia con la cual se puede trabajar.

El operador que va arriba del tractor, no hace falta que sea un experto, cualquiera puede ir arriba y ha- cer las taipas. Al trabajar con un piloto automático hay que tener en cuenta que este se adelanta a lo que se debe hacer, en cambio en un laser siempre estamos atrás del error. Es decir una vez que el laser nos mues- tra que estamos errados cuando lo corregimos ya el error sucedió. En el caso del piloto automático con GPS nos adelantamos y no cometemos el error, las taipas quedan muchas más prolijas que con laser.

El tiempo que se gana con el sistema GPS puede ir desde un 30 por ciento hasta el doble de productivi- dad por día, de acuerdo a como armemos la logística dentro del terreno.

En cuanto a áreas no tiene límites específicos, puede ser en cualquier cantidad de hectáreas porque depen- de del alcance de la base RTK, la cual puede ir mo- viéndose de un lugar a otro dentro del lote. En cada punto que pongamos la base RTK, va a cubrir 6 km de radio incluso sin moverla.

La información georeferenciada queda grabada en la computadora permitiendo su uso en los años sucesi- vos, volver a un punto, a un lote y hacer exactamente las mismas taipas del año anterior sin ningún error. Todos los mapas grabados ayudarán a hacer un con- trol anual de las taipas, variabilidad o cantidad de in- versión en el lote en el manejo de agua.

Cabe mencionar que el equipo es desarrollado por Trimble para cualquier aplicación agrícola y se pue- de colocar en una cosechadora para hacer monitor de rendimiento, en una sembradora para hacer aplica- ción variable o monitor de siembra, en fumigadora pa- ra control de pulverización y corte automático de sec- ciones. Con todas estas funciones del equipo, además de hacer Taipas, se puede utilizar todo el año, lo que facilita la amortización del equipo, si bien la diferen- cia de precio entre un laser y este sistema GPS es im- portante, se logra mayor precisión y se puede usar más tiempo. El laser es un equipo dedicado que sirve sola- mente para hacer las taipas, mientras que el GPS es un equipo que se puede utilizar para todas las labores.

Aspectos a tener en cuenta en el manejo de agua y funciones del equipo

Marcado de Taipas

■ Localizar la posición de las taipas en el campo

■ Crear lomos siguiendo un contorno con la mis- ma elevación

■ Alta precisión FMX RTK con Surface.

FieldLevel II

■ Hace que el agua fluya como el productor desee, moviendo la tierra dentro del lote de forma auto- mática, para que éste quede nivelado

■ Permite la mejor incorporación del agua en el suelo

■ Controla la acumulación o el encharcamiento

WM-Drain

■ Permite a los productores sacar el agua del lote rápidamente y de forma controlada, mediante la creación de canales o instalación de tubos de dre- naje

GPS

Como mencionamos al principio con la adopción de GPS se aumenta un 30% hasta más el rendimiento del trabajo comparado con los sistemas laser tradicio- nales. Se elimina el tiempo que se demora en bajar o subir el receptor laser entre una taipa y otra. Además

Agricultura de precisión

Asistencia

técnica

no hay pérdida de tiempo en lotes irregulares y elimi- na la restricción de distancia y la interferencia por el viento o polvo.

Componentes: Base Trimble RTK, Pantalla Trimble FmX, Piloto Automático

por el viento o polvo. Componentes: Base Trimble RTK, Pantalla Trimble FmX, Piloto Automático Agrotecnología |

Agrotecnología | 45

Asistencia

técnica Agricultura de precisión

Tres pasos simples 1) Relevamiento Topográfico

· Grabar el límite del lote

· Grabar puntos internos de elevación

· Crear el mapa topográfico

2) Diseño

· Crear el diseño para el control del agua

3) Trabajo

· Posicionar el implemento en la posición deseada

· Controlar la posición

Componentes:

Relevamiento Topográfico: Base RTK + Glonass (6 kms de radio), FmX RTK + Glonass

Opcional: Autopilot

Diseño: FarmWorks Surface

Trabajo: FmX o CFX Center Point RTX, Autopilot

Función de la Estación Base