You are on page 1of 9

1

Introducción

El consumo de drogas, y las consecuencias de toda índole que lleva aparejado,
constituye un problema social y sanitario que afecta al Perú y a la comunidad
internacional en su conjunto.
Las cifras que publican tanto los organismos especializados de Naciones Unidas
como los de Latinoamérica no dejan lugar a dudas. Un número muy importante de
la población, en gran parte jóvenes e incluso adolescentes, consume sustancias
como el alcohol, el tabaco, el cannabis y, en menor medida, cocaína y drogas de
síntesis.
El siglo XX trajo consigo el consumo de drogas no autóctonas o locales. Esta
desaparición de las barreras físicas, del espacio y del tiempo para la difusión de las
sustancias es posiblemente uno de los desencadenantes de la plaga social actual,
juntamente con el cambio de finalidad de tal consumo.
Las drogas se convirtieron en problema cuando salieron de su lugar, de su tiempo,
de su momento y sobre todo, cuando los grandes capitales vieron en su consumo
un modo fácil de incrementar sus ingresos.

En los últimos años, el Perú ha redoblado sus esfuerzos en la planificación y
ejecución de medidas para hacer frente a este importante fenómeno de las
drogodependencias. Nuestro país cuenta con una Estrategia Nacional sobre
Drogas, vigente desde hace varios años, y con un Plan de Acción que el Gobierno
elaboró por un gran periodo y para la posterioridad, para avanzar en el
cumplimiento de los objetivos finales de la Estrategia Nacional.




2
DROGAS
1. DEFINICIÓN:
Es toda sustancia que introducida en un ser vivo, por cualquier vía (esnifada, oral o
tragada, fumada, inyectada o inhalada), es capaz de modificar una o más funciones del
organismo relacionadas con su conducta, comportamiento, juicio, percepción o estado de
ánimo.

Dentro de esta definición se encuentran tanto las sustancias legales (alcohol, tabaco,
medicamentos, etc.) como las ilegales (cannabis, cocaína, heroína, speed, etc.).
2. CLASIFICACIÓN DE LAS SUSTANCIAS:
Hay muchas clasificaciones de las drogas, hemos elegido dos o tres porque nos parecen
más claras y representativas; son éstas:
A. Drogas legales- drogas ilegales:

 Drogas legales: cualquier sustancia que se encuentra legalizada en nuestro país, que
introducida en un ser vivo es capaz de modificar una o más funciones del organismo.
Entre estas sustancias se encuentran: el tabaco, el alcohol, los medicamentos, la cafeína,
la teobromina, la teína, etc.
 Drogas ilegales: cualquier sustancia que se encuentra en nuestro país de una forma
ilegal, que su consumo, su compra, su venta y su cultivo o fabricación no está legalizado,
que introducida en el ser vivo es capaz de modificar, una o más funciones del organismo.
Entre estas sustancias se encuentran: el cannabis y sus derivados, la cocaína, las
anfetaminas y sus derivados, las drogas de síntesis, la heroína, el éxtasis líquido (GHB),
etc.

B. Según el efecto:
Otra clasificación muy clara es la que se basa en el efecto que producen las sustancias en el
cerebro de las personas que las consumen, así nos encontramos con tres tipos de drogas:
 Drogas depresoras del Sistema Nervioso Central: actúa sobre el cerebro
entorpeciendo y adormeciendo, ralentizando el propio funcionamiento y el proceso
cognitivo de la persona. Entre éstas se encuentran: el alcohol, los derivados opiáceos,
como son la heroína, la metadona, la morfina, etc. Los tranquilizantes y los hipnóticos
(pastillas o medicamentos para calmar la ansiedad, o para provocar el sueño).
 Drogas estimulantes del Sistema Nervioso Central: actúan sobre el cerebro
acelerando su funcionamiento habitual, y provocando un estado de activación que va,
desde una mayor dificultad para dormir hasta un estado de hiperactividad después de su
consumo. Entre éstas están: anfetaminas, cocaína, nicotina, cafeína, teobromina, teína,
etc.
 Drogas perturbadoras del Sistema Nervioso Central: actúan sobre el cerebro
trastocando su funcionamiento y provocando distorsiones perceptivas y alucinaciones
visuales y acústicas. Entre éstas se encuentran: los alucinógenos (LSD, mezcalina,
diversas clases de hongos, y de cáctus y algunas variedades de hierbas silvestres), los

3
derivados del cannabis (hachís, marihuana, resina...), y las drogas de síntesis y sus
derivados.

Un uso regular y continuado de estas sustancias puede dar lugar a diversos procesos,
entre ellos se encuentran la tolerancia y la dependencia.
- Tolerancia: es la adaptación que va haciendo nuestro organismo a la sustancia que se
consume, de forma que vayamos necesitando más cantidad de esta sustancia para
producir los mismos efectos, es decir, lo que en un primer momento conseguíamos con
poca cantidad ahora vamos a ir necesitando mayores dosis para conseguir lo mismo,
porque nuestro cuerpo se ha ido "acostumbrando".
- Dependencia: es la necesidad de una persona de consumir una determinada sustancia
de una forma habitual, nuestro cuerpo necesita esa dosis para funcionar con normalidad y
no presentar síntomas de abstinencia o malestar físico ante sus falta (dependencia física);
o como en el caso de la dependencia psicológica para afrontar con normalidad las tareas
de su vida cotidiana (ir a trabajar, salir y divertirse el fin de semana o asumir
responsabilidades de cada día).
- Síndrome de abstinencia o "mono": es un conjunto de síntomas dolorosos y
desagradables de carácter psíquico y físico que produce una gran angustia y malestar, que
sólo parece remediarse con otra ingesta de la sustancia a la que hemos creado adicción.
3. TIPOS DE DROGAS
A. INHALANTES
Los inhalantes son compuestos orgánicos basados en el elemento químico Carbono.
Ellos producen efectos similares a los del alcohol o los anestésicos. Estos efectos se
producen a través de la inhalación de sus vapores.
Se encuentran en una variedad de productos económicos y fácilmente obtenibles, de uso
común, doméstico e industrial por lo cual éstos, suelen ser las primeras drogas de
experimentación para la gente joven, y puede haber una incidencia mayor entre quienes
viven en áreas de depresión económica.
Estas sustancias que expelen vapores a temperatura ambiente (solventes volátiles como la
nafta o la acetona) o que son en sí mismas gases (butano, propano) pueden ser inhalados
a través de la boca o nariz generando un efecto psicoactivo.
La mayoría de los compuestos que se inhalan son una mezcla de gran cantidad de
sustancias que pueden producir efectos psicoactivos (alteración mental), y en muchas
ocasiones es difícil averiguar cuál es la sustancia responsable del trastorno. A no ser que
se tenga la certeza de que se ha consumido una única sustancia sin mezclar.
El curso temporal de la intoxicación por inhalantes se relaciona con las características
farmacológicas de la sustancia específica que se toma, pero es normalmente breve,
durando de pocos minutos a 1 hora. El inicio del efecto es rápido, llegando a su máximo
unos minutos después de inhalar.

4
También se han registrado casos de aparición de dependencia en trabajadores industriales
con una larga exposición a inhalantes debido a su trabajo.
a. Tipos de inhalantes

 Los disolventes volátiles son líquidos que se vaporizan a temperatura ambiente, por
ejemplo, diluyentes y removedores de pintura, líquidos para lavar en seco, quitagrasas,
gasolina, pegamento, marcadores, etc.
 Los aerosoles son rociadores que contienen propulsores y disolventes, e incluyen las
pinturas pulverizadas, y los atomizadores para desodorantes y fijadores de pelo, entre
otros.
 Los gases engloban tanto anestésicos de uso médico (éter, cloroformo, halotano, y óxido
nitroso), como otros productos domésticos o comerciales que los incorporan
(encendedores de butano, tanques de gas propano, refrigerantes, etc.).
 Los nitritos (ciclohexílicos, isoamílicos, o isobutílicos) no actúan sobre el sistema
nervioso central sino que dilatan los vasos sanguíneos, relajan la musculatura, aumentan
el ritmo cardíaco, y producen una sensación de calor que puede durar varios minutos. Se
conocen de manera popular como “poppers”, y se utilizan como intensificadores del
placer durante las relaciones sexuales.
b. Efectos causados por el consumo de sustancias volátiles:
Los efectos suelen ser variados dependiendo del tipo de sustancia y de la cantidad
inhalada. El efecto de estas sustancias suele durar poco, por lo que el adicto tiende a
inhalar nuevamente la sustancia tóxica. Inmediatamente después del uso pueden
presentarse convulsiones, estado de coma, y muerte súbita por arritmia, fallas cardíacas,
asfixia, o accidente vascular cerebral. Luego de algunas horas, pueden desarrollarse
acumulación de líquido e inflamación de los pulmones (edema pulmonar), hipoxia o
anoxia, neumonías, convulsiones.
El uso repetido o crónico deja daño permanente en el organismo: temblores, falta de
coordinación, pérdida del sentido del equilibrio, reducción de la memoria e inteligencia,
estados de depresión o psicosis, infartos cerebrales, trastornos del lenguaje y la memoria,
epilepsia, trastornos en la sensibilidad y movimiento de las extremidades, daño al hígado y
riñones, leucemia, bronquitis crónica, ceguera, sordera, daño cerebral permanente,
problemas respiratorios crónicos.
Otra de los efectos o consecuencias más graves es que algunas personas, generalmente
adolescentes o incluso niños, encienden con cerillas estas sustancias mientras las inhalan,
provocando la propagación del fuego a través de la nariz y la boca hacia los pulmones. Las
graves quemaduras en la piel y en los órganos internos pueden ser mortales. Otros han
muerto de asfixia porque el spray inhalado ha revestido internamente los pulmones,
impidiendo el paso del oxígeno a la sangre.

5
c. Efectos Psico-Sociales
El consumo de estas sustancias está muy relacionado a conductas criminales y
autodestructivas ya que el nivel de inteligencia disminuye, haciendo frecuentes los
problemas escolares, se presentan cambios y descuido en la apariencia física, falta de
higiene, falta de atención, alteración de la memoria, disminución de la capacidad de
abstracción y razonamiento, personalidad antisocial, agresividad, depresión, ataques de
pánico, ansiedad y alucinaciones con trastorno en el juicio crítico y la percepción.
Son causales de dependencia psíquica, pudiéndose presentar psicosis tóxicas con daños
cerebrales irreparables. Los inhalantes producen una fácil sugestionabilidad, dándose
experiencias alucinatorias colectivas, lo que da ejemplo de la complejidad de la
intoxicación. También provoca sentimientos paranoides y excitación sexual.
Se considera que la embriaguez por inhalantes es de mayor gravedad que la alcohólica, a
pesar que los efectos de la intoxicación no son muy prolongados.
B. ALUCINÓGENOS
Las drogas alucinógenas integran lo que hemos llamado sustancias perturbadoras del
sistema nervioso central. Se trata de drogas que, al llegar al cerebro, provocan alteraciones
en su funcionamiento neuroquímico que afectan particularmente a la manera de percibir
la realidad, pudiendo dar lugar a trastornos sensoriales severos e incluso auténticas
alucinaciones.
Los alucinógenos se han utilizado en distintas civilizaciones: la modificación de la
conciencia que provocan era considerada una vía efectiva para entrar en contacto con la
divinidad, y de ahí su relevancia en rituales de corte sagrado.
La mayoría de las drogas de esta familia proceden de hongos cultivados en países
latinoamericanos y africanos, como es el caso del Peyote mexicano, del que se extrae la
mescalina; del colombiano Yagé; o de la planta procedente de Gabón conocido como
Tabernate iboga, de la que se extrae la ibogaína.
El movimiento hippy descubre los alucinógenos al ver en ellos una vía de autoexploración
que permitiría al consumidor (convertidos así en psiconauta), de acuerdo con su filosofía
méstica, entrar en contacto directo con las galerías subterráneas del inconsciente al que en
condiciones normales sería imposible acceder.
Abandonadas estas creencias, que aún se mantienen en determinados colectivos
vagamente marginales, los alucinógenos, como la mayoría de las drogas, han pasado a ser
recreativas y consumidas sobre todo las noches de los fines de semana.
a. Tipos de drogas alucinógenas

- LSD
- PCP o polvo de ángel
- MDMA


6
C. DROGAS ESTIMULANTES
Como lo sugiere su nombre, los estimulantes aumentan el estado de alerta, la atención y la
energía, así como la presión arterial, la frecuencia cardiaca y la respiración.
Históricamente, los estimulantes se usaron para tratar el asma y otros problemas
respiratorios, la obesidad, los trastornos neurológicos y una variedad de otras dolencias.
Sin embargo, al hacerse evidente su potencial para el abuso y la adicción, el uso médico de
los estimulantes comenzó a disminuir. Ahora, los estimulantes solamente son prescritos
para el tratamiento de unas pocas condiciones médicas como la narcolepsia, la
hiperactividad con déficit de atención y para casos de depresión que no han respondido a
otros tratamientos. Se pueden usar los estimulantes como supresores del apetito para un
tratamiento a corto plazo para la obesidad y también para pacientes asmáticos.
a. Efectos De Los Estimulantes
Los estimulantes aumentan la actividad de una parte del sistema nervioso central llamada
sistema simpático, que es la encargada de hacer que estemos en un estado de alerta.
Entre los estimulantes más utilizados habitualmente se encuentran la cafeína, ciertos
medicamentos que contienen efedrina, pseudoefedrina o fenilpropanolamina, que suelen
utilizarse como descongestivos, broncodilatadores o supresores del apetito. La nicotina
tiene también propiedades estimulantes. Las principales drogas estimulantes son la
cocaína y las anfetaminas.
Cuando el sistema nervioso simpático se activa, sucede lo siguiente:
 Aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y los músculos.
 Se produce una constricción de los vasos sanguíneos del intestino, dando lugar a una
pérdida del apetito.
 Aumenta la presión sanguínea y la frecuencia cardiaca.
 Estás más alerta, con los sentidos agudizados.
 Las pupilas se dilatan.
 Aumenta la capacidad de concentración.
Hasta cierto punto, estos efectos suelen resultar agradables a la mayoría de las personas.
Si se usan de forma moderada, el café, la nicotina y los medicamentos estimulantes sin
receta tienen este efecto. En cambio, el efecto de la cocaína o las anfetaminas es mucho
más potente. Su uso es altamente adictivo y aparece un síndrome de abstinencia cuando
deja de consumirse.
b. Consecuencias Del Consumo Y El Abuso De Los Estimulantes
Al igual que con otras drogas de abuso, es posible que las personas se vuelvan
dependientes o adictas a los estimulantes. Los síntomas del síndrome de abstinencia
asociados con una interrupción en el uso de los estimulantes incluyen fatiga, depresión y
trastornos en los patrones de sueño. El abuso repetido de algunos estimulantes (a veces
dentro de un periodo corto de tiempo) puede llevar a sentimientos de hostilidad o de
paranoia, incluso de psicosis. Además, tomar dosis altas de un estimulante puede resultar

7
en un aumento peligroso de la temperatura corporal y un latido irregular del corazón.
También existe la posibilidad de insuficiencia cardiovascular o convulsiones.
c. Tipos de Drogas Estimulantes

 Cocaína
La cocaína es un estimulante extremadamente adictivo que afecta directamente al cerebro.
La cocaína ha sido llamada la droga de los años ochenta y noventa por su gran popularidad
y uso extendido en esas décadas. Sin embargo, no es una droga nueva. En realidad, la
cocaína es una de las drogas que se conoce desde hace más tiempo. Las hojas de la coca, de
donde se obtiene la cocaína, se han ingerido por miles de años, mientras que la sustancia
química pura, el clorhidrato de cocaína, se ha consumido por más de 100 años. A
principios del siglo XX, por ejemplo, la cocaína purificada se convirtió en el principio activo
básico que se empleaba en la mayoría de los tónicos y elíxires creados para tratar una gran
variedad de enfermedades.
La cocaína es una droga poderosa que estimula el cerebro. Las personas que la consumen
pueden desarrollar una fuerte adicción. Es posible que tengan que consumir cada vez más
droga para estimularse. Se vende en las calles en forma de polvo blanco y fino. Existen dos
formas de cocaína: sal de hidroclorato y cristales de cocaína (crack). La sal se disuelve en
agua. Las personas pueden inyectársela en una vena o inhalarla por la nariz. Los cristales
pueden fumarse. La forma de la cocaína que se fuma se conoce como crack.
D. Anfetaminas
La anfetamina es un agente adrenérgico sintético, potente estimulante del sistema
nervioso central. Se presenta en forma de pastillas o cápsulas de diferente forma y color;
produce sensaciones de alerta, confianza, aumenta los niveles de energia y autoestima.
Hace desaparecer la sensación de hambre y de sueño.
Las anfetaminas son drogas adictivas, capaces de generar dependencia. La precursora de
la anfetamina es la efedrina y esta a su vez procede de la planta (Catha edulis) que ya había
sido utilizada desde antiguo en el tratamiento del asma y a partir del descubrimiento de la
efedrina se inició la aplicación terapéutica en determinadas enfermedades del sistema
nervioso central
E. Nicotina
La nicotina es un compuesto orgánico, un alcaloide encontrado principalmente en la
planta del tabaco. El tabaco y la nicotina pueden ser adictivos como el alcohol, la cocaína y
la morfina.
F. Opiáceos
Los opiáceos son una clase de drogas hechas de opio, así como las drogas sintéticas o semi-
sintéticas que se asemejan a estas drogas basadas en el opio. Muchos opiáceos se
encuentran disponibles bajo receta. Algunos ejemplos son la oxicodona, la codeína, la

8
morfina y el fentanilo. La heroína es una de estos fármacos que son ilegales, y que, por lo
general, se conocen como estupefacientes.
G. HIPNÓTICO-SEDANTES
Los fármacos con mayor capacidad adictiva de esta categoría son los barbitúricos,
utilizados desde principios de siglo en el tratamiento de la ansiedad y como inductores del
sueño. En medicina también se emplean en el tratamiento de la epilepsia. Algunos adictos
consumen grandes cantidades diarias de barbitúricos sin presentar signos de intoxicación.
Otros consumidores buscan un efecto similar a la borrachera alcohólica y otros potenciar
los efectos de la heroína. Gran parte de los consumidores de barbitúricos, sobre todo los
del primer grupo, obtienen el fármaco de recetas médicas.
Los barbitúricos, además de tener efectos semejantes al alcohol, también producen, como
éste, una intensa dependencia física. Su supresión abrupta produce síntomas similares a la
supresión del alcohol: temblores, insomnio, ansiedad y en ocasiones, convulsiones y
delirio después de su retirada. Puede sobrevenir la muerte si se suspende bruscamente su
administración. Las dosis tóxicas son sólo levemente superiores a las que producen
intoxicación y, por tanto, no es infrecuente que se alcancen de manera accidental. La
combinación de los barbitúricos con el alcohol es muy peligrosa.
Otros fármacos hipnótico-sedantes son las benzodiacepinas, cuya denominación comercial
más habitual es el Valium. Estos se incluyen en el grupo de los tranquilizantes menores
que se utilizan en el tratamiento de la ansiedad, el insomnio o la epilepsia. Como grupo,
son más seguros que los barbitúricos ya que no tienen tanta tendencia a producir
depresión respiratoria y están sustituyendo a éstos últimos. Por contrapartida, la adicción
a los tranquilizantes se está convirtiendo en un problema cada vez más frecuente. La
adicción al fármaco Halción, del grupo de las benzodiacepinas, ha obligado a autoridades
de varios países a retirarlo del mercado.
d. Tipos de hipnóticos y sedantes

- Benzodiacepinas
- Barbitúricos









9
BIBLIOGRAFÍA

 http://www.camporenacimiento.com.mx/adiccion/opiaceos.htm
 http://motivacion.about.com/od/adiccion/a/La-Adiccion-A-Los-Opiaceos-Heroina-Y-
Morfina.html
 http://mx.drugfreeworld.org/drugfacts/prescription/opioids-and-morphine-derivatives-
effects.html
 http://es.slideshare.net/fernada242/trabajo-de-las-drogas-word-fernanda-15178769
 http://www.unodc.org/drugs/es/get-the-facts/types-of-drugs.html
 http://proyectohombre.es/tipos-de-droga/