Вы находитесь на странице: 1из 23
INCLUYE DVD LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA 2 Pedro ro Moreno, Moreno, Emilia Emilia Navarro, Navarro,

INCLUYE DVD

LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA 2

INCLUYE DVD LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA 2 Pedro ro Moreno, Moreno, Emilia Emilia Navarro, Navarro, Alfredo
INCLUYE DVD LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA 2 Pedro ro Moreno, Moreno, Emilia Emilia Navarro, Navarro, Alfredo
INCLUYE DVD LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA 2 Pedro ro Moreno, Moreno, Emilia Emilia Navarro, Navarro, Alfredo

Pedroro Moreno,Moreno, EmiliaEmilia Navarro,Navarro, AlfredoAlfredo Reina,Reina, AndrésAndrés Rico,Rico, LourdesLourdes Salvador,Salvador, AnaAna SoblecheroSoblechero

Alfredo Reina, Reina, Andrés Andrés Rico, Rico, Lourdes Lourdes Salvador, Salvador, Ana Ana Soblechero Soblechero

LITERATURA

3

Mejor no te cuento el final

Escuchar y hablar

Recomendaciones de lectura

Educación literaria

1 Origen y evolución de la novela moderna

Literatura y cine: Grandes novelas en la historia del cine Ruta literaria: El Lazarillo de Tormes

2 Elementos de la novela. La acción

3 Elementos de la novela. El diálogo

Lectura comentada: La colmena, de Camilo José Cela Trabajo de literatura: El valle del miedo, de Arthur Conan Doyle El oficio de leer: La argumentación

El oficio de escribir: Escribimos una argumentación

Y ahora, cine: Cuentos, novelas y cine. Sonorización y diálogos

Analiza tus competencias

Competencia cultural y artística Asimilación de las características y elementos de la novela como género literario, y valoración de su importancia en la historia de la literatura.

Competencia para aprender a aprender Respeto a las opiniones de los demás sobre una obra literaria, y argumentación de las propias preferencias en este sentido.

Tratamiento de la información y competencia digital Obtención y procesamiento de información utilizando tecnología multimedia.

ESCUCHAR Y HABLAR

[ESCUCHO Y COMPRENDO]

Un microrrelato madrileño

vídeo
vídeo
ESCUCHO Y COMPRENDO ] Un microrrelato madrileño vídeo FICHA TÉCNICA: Microrrelato de Luis Landero

FICHA TÉCNICA: Microrrelato de Luis Landero (esMadrid.com). TIPOLOGÍA ORAL: Diálogos y texto narrativo. SITUACIÓN COMUNICATIVA: Lectura de un microrrelato de Luis Landero inspirado en la ciudad de Madrid. Voz en off e imágenes.

ACTIVIDADES

1
1

Explica las características del microrrelato atendiendo a estas etiquetas:

tema
tema
duración
duración

protagonista

imágenes
imágenes
mensaje
mensaje
2
2

Después de haber visto este, ¿cómo definirías un mi- crorrelato?

3
3

El

texto utiliza con frecuencia la personificación. ¿En

qué consiste y cómo se plasma este recurso en el mi- crorrelato?

4
4

Di

el nombre de algunos personajes de ficción que se

mencionan en el microrrelato.

 
5
5

Según el autor, ¿cómo se relacionan unos libros con otros? ¿Crees que el metro es un escenario adecuado para representar esta relación? ¿Por qué?

6
6

¿Por qué el autor compara Madrid con la literatura?

7
7

¿Qué opinas sobre el contenido del relato? ¿Te parece interesante? ¿Sobre qué tema escribirías tú un mi- crorrelato? Puedes intentar hacer tu propio micro- rrelato viendo las imágenes de este sin sonido.

3

ESCUCHAR Y HABLAR

[ME EXPRESO]

Recomendaciones de lectura

Una novela puede llegar a nuestras manos por diferentes caminos; o bien nos proponen leerla en el instituto, o alguien pensó en nos- otros al leerla y nos la regaló, o un amigo o amiga nos dijo que no nos la podíamos perder… Enfrentarse al mostrador de una librería y escoger al azar una novela no es tan fácil como parece… Ade- más, las encontramos para todos los gustos y, seguramente, cada uno de nosotros tiene sus preferencias.

Vamos a realizar una actividad para conocer las novelas preferidas por tus compañeros y compañeras. Así que toma nota y a ver quién de ellos logra convencerte de que la suya sea tu próxima lectura.

logra convencerte de que la suya sea tu próxima lectura. ACTIVIDAD 1 Cada uno de vosotros

ACTIVIDAD

1
1

Cada uno de vosotros va a recomendar a los compañeros una novela que le haya impactado y que considere de lectura atractiva. Con la ayuda del profesor o profesora, elaborad un esquema y clasificadlas según el tipo de novela de que se trate: ciencia ficción, aventuras, histórica, clásica, de terror, romántica… Selecciona el relato que vas a presentar y plantéate estos dos aspectos:

qué voy a destacar

y plantéate estos dos aspectos: qué voy a destacar Aquí puedes señalar el perfil del protagonista

Aquí puedes señalar el perfil del protagonista y su evolución a lo largo de la novela, el argumento principal e, incluso, el complejo mundo donde se produce la acción. También puedes buscar información sobre el tipo de novela que caracteriza al autor, el tiempo que le llevó es-

cribirla, si es una novela de éxito o si está relacionada con algún tema

de actualidad. Tus sensaciones a lo largo de la lectura son también importantes para los oyentes y, cuanto más sincero seas, mejor lle- gará tu mensaje.

cómo voy a destacarlo

 
   

Puedes utilizar diferentes recursos y estrategias que apoyen tu expo- sición:

1

Es muy importante que lleves a clase la novela que vas a recomen-

dar. Te servirá, además, si decides leer en voz alta algún fragmento. ¡Es un recurso muy útil!

2 La biografía del autor puede ser un buen punto de inicio en tu pre-

2

La biografía del autor puede ser un buen punto de inicio en tu pre-

 

sentación o, si lo prefieres, escoge un fragmento donde se describa al personaje principal.

3

Las posibilidades de conseguir una presentación impactante se mul-

tiplican si utilizas medios técnicos como el cañón de imágenes o el proyector de diapositivas: puedes mostrar las ilustraciones que acom- pañan la obra, comentarlas, etc.

notas

La novela que selecciones debe poder

despertar interés en los demás. Se trata

de sugerir pensando en los oyentes, no

en uno mismo.

Si coincides con algún compañero o

compañera en la elección de la novela,

pacta qué aspectos presentaréis cada

uno de vosotros.

No olvides en tu presentación añadir

datos que pueden ser importantes, como

el precio, si está disponible en alguna

biblioteca cercana o si se trata de un tí-

tulo entre una colección de novelas.

Intercala marcadores de página en tu

novela: puedes ahorrarte algún que otro

mal rato si buscas un fragmento para

leer.

Intercala marcadores de página en tu novela: puedes ahorrarte algún que otro mal rato si buscas
!
!

Recuerda que no debes extenderte de-

masiado ni profundizar en pequeños

detalles de la novela. Es recomendable

que reserves los últimos minutos de tu

exposición para recordar los principales

aspectos que has destacado e insistir en

el porqué de tu elección.

Una vez finalizadas las sesiones de recomendación, valorad en gran grupo cuál o cuáles han sido las mejores presentaciones y, por supuesto, escoged vuestras próximas lecturas.

3

NOVELA

[INFORMACIÓN]

3 NOVELA [ INFORMACIÓN ] Los santos inocentes (1981) es una novela es- crita por Miguel

Los santos inocentes (1981) es una novela es- crita por Miguel Delibes, en la que se retra- tan las precarias condiciones de vida de una familia de campesinos extremeños en manos de los amos de las tierras. Fue llevada al cine con gran maestría por Mario Camus en 1984.

llevada al cine con gran maestría por Mario Camus en 1984. Los héroes de las epopeyas

Los héroes de las epopeyas griegas están em- parentados con los dioses y no son libres ni responsables de su destino, ya que dichos dio- ses interfieren directamente en sus vidas y mo- difican la historia a su antojo. En la imagen, el héroe Aquiles de la película Troya (2004).

la imagen, el héroe Aquiles de la película Troya (2004). El niño cojo , de José

El niño cojo, de José Ribera. El Lazarillo de Tor- mes rompe por primera vez con toda la épica anterior. El pícaro, un antihéroe, no se enfrenta con un gigante, ni con el destino que impo- nen los dioses, sino con los peligros y adver- sidades de la vida diaria.

sino con los peligros y adver- sidades de la vida diaria. Ruta literaria : El Lazarillo

Ruta literaria: El Lazarillo de Tormes

1. Origen y evolución de la novela moderna

de Tormes 1. Origen y evolución de la novela moderna Literatura y cine : Grandes novelas

Literatura y cine: Grandes novelas en la historia del cine.

Es un relato extenso de carácter ficticio pero verosímil, en el que se cuen- tan los sucesos que les ocurren a unos personajes en un tiempo y espacio determinados.

1.2 ¿Cuáles son las características de la novela moderna?

1.1 ¿Qué es una novela?

A diferencia de las narraciones épicas de la antigüedad, la novela moderna

presenta las siguientes características:

a Está escrita en prosa.

b Los personajes no son héroes, sino seres anónimos, antihéroes, que se enfrentan a las adversidades de la vida diaria para poder sobrevivir.

c No son personajes planos, sino que evolucionan.

d La acción no se desarrolla en épocas lejanas y míticas cuando convivían dioses y hombres, sino que acontecen en lugares conocidos y en un con- texto histórico, político y social que podemos identificar.

1.3 ¿Cuál es el origen de la novela moderna?

La novela moderna tiene su origen en el género literario de la épica. A este gé- nero pertenecen la Odisea y la Ilíada. Los personajes de la antigua épica han ido cambiando a lo largo de la historia hasta dar lugar al protagonista de la novela moderna. El resultado de esta larga evolución está marcado por la transforma- ción de su protagonista, que pasa de ser un héroe a un antihéroe.

1.4 ¿Cuáles son las primeras novelas modernas?

El Lazarillo de Tormes es la primera novela moderna. Nos cuenta la vida de

un niño de la calle que tiene que ingeniárselas para sobrevivir. El camino ini-

ciado por el anónimo autor de esta novela es continuado por Miguel de Cer- vantes, que inventa un personaje loco llamado don Quijote, un hombre anó- nimo que quiere vivir como los caballeros andantes de la Edad Media para salir de la rutina y alcanzar la fama. Ambos son seres anónimos, antihéroes.

1.5 ¿Las novelas son cuentos?

A pesar de que la novela y el cuento son narraciones ficticias, tienen carac-

terísticas muy diferentes.

cuento

novela

Breve.

Extensa.

Conciso (sin elementos superfluos).

Contiene digresiones, comentarios…

Tensión narrativa subordinada a un final sorprendente o clímax.

Ritmo lento, ya que es más importante el desarrollo que el final.

Presenta una parcela cerrada, un «foto- grama concreto» de la realidad.

El autor crea, desde su punto de vista, un mundo propio, complejo.

Personajes generalmente planos.

Personajes con profundidad psicológica.

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

2. Elementos de la novela. La acción

2.1 El ritmo de la acción

La acción, o sucesión de los acontecimientos que forman una historia, es el elemento más importante de la narración. Su presencia en el texto se manifiesta fundamentalmente por los verbos conjugados en pretérito perfecto simple (bajó, gritó, corrió…). La abundancia de este tiempo ver- bal produce un efecto estilístico que se denomina ritmo de la acción. El ritmo de la acción puede ser lento o rápido. Conseguir un efecto u otro depende de que se usen determinados recursos:

efecto u otro depende de que se usen determinados recursos: Rasgos lingüísticos que contribuyen a que

Rasgos lingüísticos que contribuyen a que la acción tenga un ritmo rápido

• Abundancia de pretéritos perfectos sim- ples narrativos: acción puntual y dinámica.

Verbos de acción y movimiento (correr, saltar…).

Elipsis narrativas del tipo unos días después, años más tarde…

Resumen narrativo (concentración de los acontecimientos de un período largo de tiempo en unas pocas líneas).

Rasgos lingüísticos que contribuyen a que la acción tenga un ritmo lento

• Abundancia de presentes o pretéritos imperfectos descriptivos.

Predominio del estilo nominal:

– verbos atributivos

– adjetivos descriptivos y valorativos (blanco, agradable…)

– verbos predicativos que expresan localización, estado, sentimientos… (se hallaba, sentía, sufría, gozaba…)

Enumeraciones.

Diálogo de los personajes.

A

 

Las motos que iban al frente aceleraron. La fila de coches viejos aceleró. Al pisó para mantenerse junto al último coche. […] Repentinamente los policías a la cabeza salie- ron de la carretera a una entrada amplia de gravilla. Los viejos coches corrieron tras ellos. Los motores de las motos rugieron. Tom vio una fila de hombres de pie en la cuneta junto a la carretera, vio que sacudían sus puños y sus ros- tros mostraban furia, vio sus bocas abiertas como si estu- vieran gritando. Una mujer robusta corrió hacia los coches, pero una moto rugiente se puso en su camino. Una alta puerta de alambre oscilaba abierta. Los seis coches viejos la cruzaron y la puerta se cerró tras ellos.

 

John Steinbeck, Las uvas de la ira

pretérito perfecto simple narrativo

Las uvas de la ira pretérito perfecto simple narrativo pretérito imperfecto descriptivo B   Los rostros

pretérito imperfecto descriptivo

perfecto simple narrativo pretérito imperfecto descriptivo B   Los rostros de los hombres eran cetrinos y

B

 

Los rostros de los hombres eran cetrinos y curtidos, los de las mujeres tenían una piel sorprendentemente clara, con los pómulos abultados y arrebolados […]. Las pequeñas olas de la playa avanzaban en silencio, el color de las colinas cam- biaba despacio con la desaparición de la luz tras la ciudad, algún que otro marroquí caminaba tranquilamente por el paseo bajo las ramas de las palmeras agitadas por el viento. Era un momento agradable cuyo ritmo natural era el del ocio.

 

Paul Bowles, Déjala que caiga

ACTIVIDADES

1
1

En el texto A, ¿predomina la acción o la descripción? Razona tu respuesta.

4
4

En el texto B, ¿predomina la acción o la descripción? Razona tu respuesta.

2
2

Señala todos los pretéritos perfectos narrativos del texto A que contribuyen al ritmo rápido de la acción.

5
5

Señala todos los pretéritos imperfectos y adjetivos descriptivos del texto B que contribuyen al ritmo lento.

3
3

¿Qué otras expresiones hay en el texto A que produ- cen el efecto de tensión y nerviosismo?

6
6

¿Qué otras expresiones hay en el texto B que produ- cen un efecto de tranquilidad y sosiego?

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

ACTIVIDADES

7
7

Explica,

a partir de las elipsis narrativas

destacadas en el texto de

Gabriel García

Márquez, si el ritmo del tiempo y la acción resultan dinámicos o estáticos.

8
8

Inventa

una

narración

de diez

líneas que

cuente lo que le pudo pasar a José Arcadio

Buendía durante esas varias semanas

de

las que nada dice el narrador al comienzo del texto.

9
9

Contesta a las siguientes preguntas sobre el texto de Pío Baroja.

Análisis del ritmo narrativo

a ¿Por qué este texto está constituido por un resumen narrativo?

b Identifica las elipsis temporales.

c Busca los verbos de acción conjugados en pretérito perfecto narrativo.

ritmo dinámico? Ra- las respuestas de los

d ¿Tiene el texto un

zona

a partir de

ejercicios a, b y c.

Comprensión

e ¿Qué significan las expresiones siguien- tes: economías inverosímiles, tahona, tras- paso y saborear la vida?

f Escribe el tema del texto.

Taller literario

2.2 La elipsis narrativa

Contar una historia implica necesariamente seleccionar la infor- mación. Por eso, el narrador recurre frecuentemente a las elipsis narrativas, es decir, a las omisiones de aquellas partes de la his- toria que no interesa contar. Esas elipsis o «cortes» producen un efecto de aceleración de los hechos: el ritmo del tiempo y de la acción se hacen más dinámicos.

Al cabo de varias semanas, cuando el terror de Visitación pa- recía aplacado, José Arcadio Buen- día se encontró una noche dando vueltas en la cama sin poder dor- mir. Úrsula, que también había des- pertado, le preguntó qué le pasaba, y él le contestó: «Estoy pensando otra vez en Prudencio Aguilar». No durmieron un minuto, pero al día siguiente se sentían tan descansados que se olvidaron de la mala noche. Aureliano comentó asombrado a la hora del almuerzo que se sentía muy bien a pesar de que había pasado toda la noche en el laboratorio dorando un prendedor que pensaba regalarle a Úrsula el día de su cum- pleaños. No se alarmaron hasta el tercer día, cuando a la hora de acostarse se sintieron sin sueño, y cayeron en la cuenta de que llevaban más de cincuenta horas sin dormir.

Gabriel García Márquez, Cien años de soledad

cayeron en la cuenta de que llevaban más de cincuenta horas sin dormir. Gabriel García Márquez,

2.3 El resumen narrativo

A veces, al narrador no le interesa demorarse contando minu-

ciosamente un determinado episodio o la vida de un personaje

secundario. En estos casos acude al resumen narrativo, es decir,

g

Escribe

un final para la

historia

del tío

a

contar en breves líneas aquello que ha sucedido en un largo

Patas.

período de tiempo. Este recurso contribuye, igual que las elipsis,

de tiempo. Este recurso contribuye, igual que las elipsis, a que la acción tenga un ritmo

a que la acción tenga un ritmo rápido.

El tío Patas había llegado a Madrid, desde un pueblo de Lugo, a buscarse la vida,

a los quince años. Al cabo de veinte de economías inverosímiles, trabajando en

una tahona, ahorró tres o cuatro mil pesetas, y con ellas estableció un puesto de pan y verdura. Su mujer despachaba en el puesto, y él seguía trabajando en la ta- hona y guardando dinero. Cuando su hija creció, le tomó en traspaso una taberna,

y luego una casa de préstamos. En esta época de prosperidad murió la mujer de

tío Patas, y el hombre, ya viudo, quiso saborear la vida, que tan estéril fue para él,

y se casó a pesar de sus cincuenta y tantos años, con una muchacha paisana suya,

de veinte, que no pensaba, al ir al matrimonio, más que en convertirse de criada en ama.

Pío Baroja, La busca

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

3. Elementos de la novela. El diálogo

3.1 El diálogo

Es un tipo de discurso en el que dos o más personas intercambian sus mensajes con un propósito comunicativo. En su forma ideal, constituye el circuito perfecto de la palabra, ya que el emisor y el receptor intercambian equilibrada y alternativamente sus papeles.

3.2 El diálogo teatral

Pero aparte de ser la forma de comunicación humana por excelencia, el diálogo es un tipo de discurso que aparece tanto en el teatro como en las novelas y cuentos.

aparece tanto en el teatro como en las novelas y cuentos. El perro del hortelano (1996),

El perro del hortelano (1996), de Pilar Miró.

diálogo directo

En el diálogo teatral no hay narrador; por lo tanto, los personajes intercambian sus men- sajes directamente ante el público (o lector) sin que la voz del narrador los presente. Dado que en el teatro, por lo general, importa más lo que se dice que lo que pasa, la acción y la descripción de los personajes aparecen resumidas brevemente en las acotaciones. (Lee el texto de El sí de las niñas). En las narraciones modernas también se uti- liza el diálogo directo o teatral. El ritmo de estos relatos resulta más lento, pero gana en objetividad y hace que la conversación le re- sulte al lector más cercana y verosímil. (Lee el texto de El Jarama).

NOMBRE DEL PERSONAJE
NOMBRE
DEL PERSONAJE

ACOTACIÓN

el texto de El Jarama ). NOMBRE DEL PERSONAJE ACOTACIÓN NARRACIÓN DIÁLOGO DESCRIPCIÓN DIÁLOGO Mauricio se

NARRACIÓN

DIÁLOGO

DESCRIPCIÓN

DIÁLOGO

Mauricio se asomó. De una moto con sidecar se apeaba una chica en pantalones. Reconoció
Mauricio se asomó. De una moto con sidecar se
apeaba una chica en pantalones. Reconoció la
cara del muchacho. Ambos vinieron hacia él.
–¿Qué hay, mozo? ¿Otra vez por aquí?
–Mira, Paulina; se acuerda todavía de nosotros.
¿Cómo está usted?
–¿No me voy a acordar? Bien. ¿Y vosotros?
–Ya ve usted, pues a pasar el día.
La chica traía unos pantalones de hombre que
le venían muy grandes. […]
–A disfrutar del campo, ¿no es así?
–Sí señor; a pegarnos un bañito.
–En Madrid no habrá quien pare estos días.
¿Qué tomáis?
–No sé. ¿Tú qué tomas, Pauli?
–Yo me desayuné antes de salir. No quiero nada.
Rafael Sánchez Ferlosio, El Jarama

DON DIEGO: ¿Qué grito fue ese? SIMÓN: Una de las fantasmas, que, al retirarse, tro- pezó conmigo. DON DIEGO: Acércate a esa ventana y mira si hallas en el suelo un papel. ¡Buenos estamos! SIMÓN: (Tentando por el suelo, cerca de la ven- tana) No encuentro nada, señor. DON DIEGO: Búscale bien, que por ahí ha de estar. SIMÓN: ¿Le tiraron desde la calle? DON DIEGO: Sí… […] SIMÓN: Aquí está.

(Halla la carta y se la da a DON DIEGO). DON DIEGO: Vete abajo y enciende una luz… En la cabreriza o en la cocina… Por ahí habrá algún farol… Y vuelve con ella al instante. (Vase SIMÓN por la puerta de foro).

Leandro Fernández de Moratín, El sí de las niñas

TALLER LITERARIO

Debes transformar el fragmento de El Jarama , que pertenece a una novela, en un texto teatral. Para ello… El Jarama, que pertenece a una novela, en un texto teatral. Para ello…

a Tienes que convertir el párrafo narrativo y el descriptivo en una acotación utilizando el pa- réntesis correspondiente, y cambiando los pa- sados por presentes.

b En el diálogo marcado en el texto, debes iden- tificar cada intervención con el nombre del per- sonaje que le corresponde, para que resulte un auténtico fragmento teatral (ten en cuenta que uno de los personajes se llama Sebas).

Haz el ejercicio contrario: transforma el fragmento de El sí de las niñas en un texto narrativo. El sí de las niñas en un texto narrativo.

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

Los siguientes verbos se usan para citar

literalmente lo que dicen los persona-

jes (verbos de atribución o de lengua).

decir

confesar

abundar

contestar

aseverar

preguntar

insistir

replicar

añadir

objetar

argüir

responder

3.3 El diálogo en la narración. El estilo directo

En las novelas los personajes necesitan ser presentados por un narrador, el cual se encarga también de reproducir lo que ellos dicen. Hay tres pro- cedimientos para reproducir el diálogo de los personajes: estilos directo, indirecto e indirecto libre.

El narrador reproduce o cita literalmente lo que dicen los personajes mediante verbos de habla como dijo don Qui- jote o respondió Sancho. Las citas quedan delimitadas, aisladas, por marcas o signos de puntuación.

estilo directo

aisladas, por marcas o signos de puntuación. estilo directo marcas formales del estilo directo entre comillas

marcas formales del estilo directo

entre comillas

«Os salvaré de ese malvado», dijo el capitán Trueno.

después de dos puntos

El capitán Trueno dijo: «Os salvaré de ese malvado».

entre guiones

–Os salvaré de ese malvado –dijo el capitán Trueno.

combinado

«Os salvaré de ese malvado», dijo el capitán Trueno, y aña- dió: «Ya ha llegado su hora».

ACTIVIDADES

12
12

Escribe de tres formas diferentes los siguientes enun- ciados utilizando las correspondientes marcas for- males del estilo directo.

a –No parece que tengas muchas ganas de salir –dijo, cuando ya tenía en las manos las llaves del coche.

b «Tengo decidido ya lo que voy a hacer con ese es- pinoso asunto», le confesó el dueño de la empresa.

13
13

¿En qué contextos utilizaría el narrador los verbos replicar y aseverar para reproducir literalmente las palabras de un personaje?

14
14

Escribe enunciados en estilo directo en los que utili- ces adecuadamente los verbos argüir, abundar y ob- jetar para reproducir las palabras de un detective de novela policíaca.

15
15

Reproduce literalmente lo que diría don Quijote si vi- viese hoy en día y viese un moderno aerogenerador en un parque eólico.

Escribe un texto narrativo en estilo directo a partir de los siguientes datos:día y viese un moderno aerogenerador en un parque eólico. a personajes: Irene, Abel, Nuria b

a personajes: Irene, Abel, Nuria

b tema: las drogas

El siguiente texto parece teatral porque no hay un na- rrador que presente a los personajes ni que cite sus palabras con verbos de lengua. No obstante, el frag- mento pertenece a una novela. Reescribe este texto en estilo directo con los signos de puntuación adecuados. Recuerda que debes identificar a los personajes estilo directo con los signos de puntuación adecuados. Recuerda que debes identificar a los personajes por sus nombres y utilizar los verbos de habla que apare- cen en la relación anterior, según exija el contexto.

–¿Diga? –Doña Celia, ¿es usted? Soy don Francisco. –¡Hola, don Francisco! ¿Qué dice usted de bueno? –Pues ya ve, poca cosa. ¿Va a estar usted en casa? –Sí, sí, yo de aquí no me muevo, ya sabe usted. –Bien, yo iré a eso de las nueve. –Cuando usted guste, ya sabe que usted me manda. ¿Llamo a…? –No, no llame a nadie. –Bien, bien.

Camilo José Cela, La colmena

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

3.4 El diálogo en la narración. El estilo indirecto

En el estilo indirecto, el narrador no reproduce exactamente las palabras dichas o pensadas por los personajes ni usa signos de puntuación para delimitar los enunciados.

ni usa signos de puntuación para delimitar los enunciados. El narrador interpreta desde su punto de

El narrador interpreta desde su punto de vista lo que dicen sus personajes. Se mantiene el contenido, pero no la forma, ya que la reproducción del enunciado no se hace palabra por palabra, sino que se producen importantes trans- formaciones gramaticales. La forma habitual es un verbo de len- gua seguido de una oración subordi- nada sustantiva introducida por la con- junción que.

transformaciones de los tiempos del indicativo en el estilo indirecto

 

estilo directo

estilo indirecto

presente Alicia dijo: «Hoy yo me voy de viaje».

presente Alicia dijo: «Hoy yo me voy de viaje». pretérito imperfecto Alicia dijo que ella se

pretérito imperfecto Alicia dijo que ella se iba de viaje ese mismo día.

pretérito (im)perfecto Alicia dijo: «Ayer vi a Nuria».

pretérito (im)perfecto Alicia dijo: «Ayer vi a Nuria».

pretérito pluscuamperfecto Alicia dijo que había visto a Nuria el día anterior.

futuro

futuro condicional Alicia dijo que iría al teatro al día si- guiente.

condicional Alicia dijo que iría al teatro al día si- guiente.

Alicia dijo: «Mañana iré al teatro».

transformaciones de la expresiones de tiempo, lugar, posesión y personas gramaticales en el estilo indirecto

estilo directo

 

estilo indirecto

1. a , 2. a y 3. a personas

1. a , 2. a y 3. a personas 3. a persona

3.

a persona

mío, tuyo

mío, tuyo   suyo
 

suyo

este, ese

este, ese él / aquel

él / aquel

aquí

aquí allí

allí

hoy

hoy ese mismo día

ese mismo día

ayer

ayer el día anterior

el día anterior

mañana

mañana al día siguiente

al día siguiente

ACTIVIDADES

18
18

Transforma los siguientes enunciados en estilo indirecto.

a Los soldados preguntaron: «¿Por dónde se va al campamento?».

b El científico aseguró: «Hoy daré con la solución de este problema».

c Álex dijo: «En este momento no tengo ganas de hacer nada, porque estoy muy cansado».

d El profesor advirtió: «Mañana haremos un examen para comprobar lo que hemos estudiado hoy».

19
19

Reescribe el texto de Ernest Hemingway en estilo indirecto.

20
20

Reescribe ahora el texto de forma que desaparezcan completamente los personajes y la información que estos aportan pase a la voz del narrador (el tema de que no hay árboles en Venecia).

Sentados a la mesa contemplaban la luz tormentosa que se cernía sobre el Gran Canal.

Sentados a la mesa contemplaban la luz tormentosa que se cernía sobre el Gran Canal. El gris se había tornado amarillo grisáceo por la fuerza del sol, y las olas parecían avanzar contra la marea decreciente.

–Mamá dice que no puede vivir aquí mucho tiempo porque no hay árboles –dijo la joven–. Por eso se va al campo.

–Por esa misma causa se van al campo las gentes. Si encontrásemos aquí un jardín bastante grande, podríamos plan- tar unos cuantos árboles.

Ernest Hemingway, Al otro lado del río y entre los árboles

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

3 NOVELA [ INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES ] 3.5 El diálogo en la narración. El estilo indirecto

3.5 El diálogo en la narración. El estilo indirecto libre

En el estilo indirecto libre, el narrador se pone en el papel del personaje e imita en 3. a persona la forma de hablar y de pensar de este último.

estilo indirecto libre

Es una mezcla de los estilos directo e indirecto. Coincide con el estilo indirecto en que el personaje no habla directamente, sino que es el narrador quien interpreta desde su punto de vista lo que este está diciendo, sintiendo o pensando. Sin embargo, coincide con el estilo directo en que se omite el verbo de len- gua y la conjunción que introduce la oración subordinada. Se usan frecuente- mente el pretérito imperfecto y el condicional simple.

Observa las diferencias de los tres estilos narrativos en la siguiente tabla.

estilo directo

estilo indirecto

estilo indirecto libre

Elisa dijo: «Saldré de aquí en cuanto pueda».

Elisa dijo que saldría de allí en cuanto pudiera.

Saldría de allí en cuanto pudiera.

ACTIVIDADES

21
21

Escribe en tu cuaderno los dos estilos narrativos que faltan en cada caso, a partir de los que te damos.

estilo directo

El novelista dijo: «El año pasado me inscribí en una asociación de escri- tores noveles».

estilo indirecto

El héroe dijo que lucharía contra los gigantes aunque le fuese la vida en ello.

estilo indirecto libre

Se esforzaría en descubrir la verdad. No dejaría ningún cabo suelto.

22
22

Identifica los enunciados del texto de Galdós en estilo indirecto libre.

 

Fortunata iba despacio por la calle de Santa Engracia y se de- tuvo un instante en una tienda a comprar dátiles, que le gus- taban mucho […] Y anda que andarás vino a hacerse la con- sideración de que no sentía malditas ganas de meterse en su casa. ¿Qué iba a hacer en su casa? Nada. Conveníale sacudirse, tomar el aire. Bastante esclavitud había tenido dentro de las Micaelas. ¡Qué gusto coger de punta a punta una calle tan larga como la de Santa Engracia! El principal goce del paseo era ir solita, libre. Ni Maxi, ni doña Lupe, ni Patricia ni nadie po- dían contarle los pasos ni vigilarla, ni detenerla.

ir solita, libre. Ni Maxi, ni doña Lupe, ni Patricia ni nadie po- dían contarle los

Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta

23
23

Transforma los enunciados anteriores en estilo directo.

 

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

3.6 El monólogo interior

Es una forma de reproducir en 1. a persona las sensaciones, el pensa- miento y los sentimientos más profundos de los personajes sin que in- tervenga en ningún caso el narrador.

Pero aquel chiquillo […], ¿qué hará allí, tirado de bruces en el suelo? ¡Contemplar a alguna hormiga, de seguro! ¡La hormiga, ¡bah!, uno de los animales más hipócritas! Apenas hace sino pasearse y hacernos creer que trabaja. Es como ese gandul que va ahí, a paso de carga, codeando a todos aquellos con quienes se cruza, y no me cabe duda de que no tiene nada que hacer. ¡Qué ha de tener que hacer, hombre, qué ha de

tener que hacer! Es un vago, un vago como

¡No, yo no soy un vago! Mi imagina-

ción no descansa. Los vagos son ellos, los que dicen que trabajan y no hacen sino aturdirse y ahogar el pensamiento. Porque, vamos a ver, ese mamarracho de choco- latero que se pone ahí, detrás de esa vidriera, a darle al rollo majadero, para que le veamos, ese exhibicionista del trabajo, ¿qué es sino un vago? Y a nosotros ¿qué nos

importa que trabaje o no? ¡El trabajo! ¡El trabajo! ¡Hipocresía! Para trabajo el de ese

pobre paralítico que va ahí medio arrastrándose

Pero ¿y qué sé yo? ¡Perdone, her-

mano! […]. ¿Hermano? ¿Hermano en qué? ¡En parálisis! Dicen que todos somos hijos de Adán. Y este, Joaquinito, ¿es también hijo de Adán? ¡Adiós, Joaquín! ¡Vaya, ya te-

nemos el inevitable automóvil, ruido y polvo! ¿Y qué se adelanta con suprimir así dis- tancias? La manía de viajar viene de topofobía y no de filotopía; el que viaja mucho

va huyendo de cada lugar que deja y no buscando cada lugar a que llega. Viajar

via-

jar

Miguel de Unamuno, Niebla

Qué chisme más molesto es el paraguas

Calla, ¿qué es esto?

monólogo interior

El monólogo interior pretende re-

producir el fluir mental espontáneo

y

directo de los personajes, creando

la

ficción de que el lector está dentro

de sus mentes para oír lo que piensan

y sienten.

El pensamiento adquiere un ritmo caó-

tico, basado en asociaciones subjeti- vas de sensaciones e ideas. Se pasa con frecuencia de un asunto a otro para dar la sensación de desorden y espontaneidad.

A veces, se suprimen los signos de pun-

tuación. Se usan las interrogaciones, interjecciones, exclamaciones, ele- mentos enfáticos como la conjunción

y al comienzo de frase, así como re-

peticiones de palabras o frases. La sintaxis es muy sencilla: oraciones yuxtapuestas o unidas mediante con- junciones coordinadas y causales.

ACTIVIDAD

24
24

Contesta a las siguientes preguntas sobre el texto anterior.

Análisis del contenido

a Explica por qué es difícil establecer el tema del texto. ¿Te parece un texto caótico y desorde- nado? En cualquier caso, haz un esfuerzo e in- tenta expresar la idea principal del monólogo.

b Divide el texto en cuatro partes. ¿En qué te pue- des basar para hacer tal división?

c En el monólogo, el personaje muestra su dis- conformidad con algunas cosas. Explica contra qué muestra su enfado el personaje.

Análisis de la forma

d Señala las características lingüísticas de este monólogo, basándote en la información del re- cuadro de la derecha.

basándote en la información del re- cuadro de la derecha. Taller literario e Escribe un monólogo

Taller literario

e Escribe un monólogo que tenga como tema los teléfonos móviles.

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

3 NOVELA [ INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES ] El señor de los anillos . El retorno del
3 NOVELA [ INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES ] El señor de los anillos . El retorno del

El señor de los anillos. El retorno del rey (2003), de Peter Jackson.

3.7 El diálogo como fuente de información

A partir de los diálogos que se insertan en los textos narrativos, el lector puede obtener una información y pistas muy importantes para comprender el re- lato. Observa cómo los diálogos son una fuente para conocer la personali- dad y datos biográficos de los personajes.

caracterización psicológica de los personajes (etopeya)

Mediante el diálogo, los personajes muestran cómo son, qué sienten, cómo piensan, qué propósitos tie- nen, qué opinan de otros persona- jes, etc.

datos biográficos

La forma en la que hablan los personajes en una determinada situación se deno- mina registro lingüístico. Los registros nos dan datos de los personajes:

a Su nivel sociocultural. b Su edad, sexo, lugar de procedencia, profesión, ideología, etc.

ACTIVIDAD

25
25

Imagina que eres un detective y que han llegado a tus manos las trans- cripciones, autorizadas por un juez, de una serie de conversaciones tele- fónicas. En ellas hay pistas que te permitirán saber muchas cosas de los sospechosos… Observa minuciosamente la forma de hablar de cada uno y responde.

minuciosamente la forma de hablar de cada uno y responde. a ¿Por qué sabemos que el

a ¿Por qué sabemos que el perso- naje A no procede de Andalucía?

b ¿De dónde puede proceder el per- sonaje B?

c ¿Hay algún dato en el texto para identificar el sexo de los dos per- sonajes? Razona la respuesta.

d ¿Por qué sabemos que el perso- naje A tiene un nivel sociocultu- ral medio?

e ¿Qué edad puede tener el perso- naje B? ¿Y el A? ¿Por qué?

f ¿A qué nivel sociocultural perte- nece el personaje B?

g ¿Quién domina la situación? Ra- zona la respuesta.

h ¿Se podría establecer la hipóte- sis de que el personaje A está re- lacionado con el mundo empre- sarial o bancario? ¿Por qué?

i Explica por qué el personaje B per- tenece al mundo de la delincuen- cia.

3

NOVELA

[LECTURA COMENTADA]

LECTURA COMENTADA

La colmena, de Camilo José Cela

El matrimonio compuesto por Roberto y Filo representa una pareja de la España de la década de los años cuarenta del siglo pasado. Trabajan, pasan apuros económicos y no son muy felices. En el siguiente texto, Filo le da a entender a su marido que se acerca su cumpleaños.

Don Roberto, mientras acaba de leer el periódico, acaricia, un poco por cum- plido, a su mujer, que apoya la cabeza sobre su hombro. A los pies, en este tiempo, siempre se echan un abrigo.

–Mañana qué es, Roberto, ¿un día muy triste o un día muy feliz?

–¡Un día muy feliz, mujer!

Filo sonríe. En uno de los dientes de delante tiene una caries honda, negruzca, redondita.

–Sí, ¡bien mirado!

La mujer cuando sonríe honestamente, emocionadamente, se olvida de sus ca- ries y enseña la dentadura.

–Sí, Roberto, es verdad, ¡qué día más feliz mañana!

–¡Pues claro, Filo! Y además, sabes lo que yo digo… ¡Mientras todos tengamos salud!

–Y la tenemos, Roberto, gracias a Dios.

–Sí, lo cierto es que no podemos quejarnos. ¡Cuántos están peor! Nosotros, mal o bien, vamos saliendo. Yo no pido más.

–Ni yo, Roberto. Verdaderamente, muchas gracias tenemos que dar a Dios, ¿no te parece?

Filo está mimosa con su marido. La mujer es muy agradecida; el que le hagan un poco de caso la llena de alegría.

Filo cambia algo la voz.

–Oye, Roberto.

–¿Qué?

–Deja el periódico, hombre.

–Si tú quieres…

Filo coge a Roberto de un brazo.

–Oye…

–¡Qué!

La mujer habla como una novia.

–¿Me quieres mucho?

–¡Pues claro, hijita, naturalmente que mucho! ¡A quién se le ocurre!

–¿Mucho, mucho?

Don Roberto deja caer las palabras como un sermón; cuando ahueca la voz, para decir algo solemne, parece un orador sagrado.

–¡Mucho más de lo que te imaginas!

Camilo José Cela, La colmena

para decir algo solemne, parece un orador sagrado. –¡Mucho más de lo que te imaginas! Camilo
más de lo que te imaginas! Camilo José Cela, La colmena ¿Teatro o narración? a El

¿Teatro o narración?

a El diálogo, ¿te parece narrativo o teatral? Razona tu respuesta.

Caracterización de los personajes Etopeya: ¿Cómo es don Roberto?

b Demuestra con frases del texto que este personaje es poco cariñoso con su esposa y le presta escasa aten- ción.

Etopeya: ¿Cómo es Filo?

c Demuestra con frases del texto que este personaje es inocente y cari- ñoso, y necesita sentirse más amado.

Prosopografía

d ¿Cuál es el rasgo físico más sobre-

saliente de Filo? ¿Crees que el autor hace una caricatura de ella? Razona la respuesta.

e ¿Cómo es la relación de la pareja? Explica el problema de incomunica- ción que se da entre marido y mujer.

f Identifica en el texto los siguientes motivos o subtemas:

Problemas económicos.

Consuelo religioso.

Falta de autoestima de Filo.

Conformismo con la vida que les ha tocado vivir.

Falta de comunicación.

3

3.8 Características lingüísticas del diálogo

Los diálogos son en general espontáneos y directos, y presentan las ca- racterísticas del nivel medio del lenguaje y de la lengua oral.

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

ACTIVIDAD

31
31

Contesta a las siguientes cues- tiones relacionadas con el ante- rior texto de Camilo José Cela.

a Uso de los pronombres personales de la 1. a y 2. a personas (emisor-receptor)

–¿Yo? ¡Eras tú el que no quería saber nada de nadie! Lo has hecho ver, acuérdate. Que

te bastaba y te sobraba conmigo. Raimundo, por lo que más quieras, contesta. ¿Lo di-

jiste o no?

Carmen Martín Gaite, Nubosidad variable

b

Vocativo, exclamaciones, interrogaciones, exhortaciones

¡Qué poco sabes, Sancho –respondió don Quijote– de achaque de caballería! Calla y

ten paciencia, que día vendrá donde veas por vista de ojos cuán honrosa cosa es

andar en este ejercicio. Si no, dime: ¿qué mayor contento puede haber en el mundo,

o

qué gusto puede igualarse al de vencer una batalla, y al de triunfar de su enemigo?

 

Miguel de Cervantes, El Quijote, cap. XVIII

c

Interjecciones, muletillas, frases hechas, oraciones breves o inacabadas, elipsis, elementos no verbales

–Ji, ji, ji… ¡Tres años!

No, más años, más, porque, ji, ji, ji… ¿Ves cómo tiemblo?

No sé lo que me pasa… Pues, sí, más tiempo, porque cuando estuve aquí con, ji,

ji, ji… Juárez el Negro, te vi y no te vi…, y siempre él delante […].

 

Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta

d

Anáforas y deícticos

–¡Otra vez! Por lo pronto, pasará eso: terminará la guerra.

–¿Será bastante?

 

–Tiene que serlo. Cuando planto mis lechugas, pienso que lo más importante es que

crezcan. No sé, ni quiero saberlo, si las comeré, las comerán los gitanos o las ven-

deré.

 

Tomás Salvador, El haragán

ACTIVIDADES

26
26

Señala todos los elementos lingüísticos que hacen referencia a la 1.ª y 2.ª personas en el texto a.

27
27

Señala el vocativo, los verbos en modo imperativo y las entonaciones ex- clamativa e interrogativa del texto b.

28
28

Explica los rasgos de la lengua oral en el texto c.

29
29

Explica los elementos no verbales a los que hace referencia el texto c y que nos informan del estado de ánimo del personaje.

30
30

Explica el valor anafórico o catafórico de los pronombres resaltados en el texto d.

a Localiza el uso enfático de los pronombres yo y .

b ¿Por qué crees que Filo se di- rige constantemente a su ma- rido por su nombre de pila?

c ¿Por qué crees que Roberto usa

el diminutivo hijita para dirigirse

a su mujer?

d En el texto la entonación ex- clamativa se usa unas veces para expresar sentimiento de felicidad y en otras ocasiones para expresar conformidad. Identifícalas en el texto.

e ¿Cuál es la expresión no ver- bal de don Roberto que molesta

más a su mujer?

f Identifica las elipsis que apa- recen en los diálogos.

g Busca los pronombres deícticos

y todas las palabras que tienen

en el texto un valor anafórico.

diálogos. g Busca los pronombres deícticos y todas las palabras que tienen en el texto un

3

NOVELA

[INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES]

ACTIVIDADES

Lee el texto de Ernest Hemingway y contesta a las cuestiones que se for- mulan.3 NOVELA [ INFORMACIÓN Y ACTIVIDADES ] ACTIVIDADES a Localiza en el texto un ejemplo más

a Localiza en el texto un ejemplo más de cada uno de los datos resalta- dos en color.

b Redacta con todos esos datos lingüísticos un breve comentario de:

1 El ritmo de la acción y del tiempo.

2 Los elementos con que se describe la ciudad de Venecia.

3 El espacio recorrido por la lancha.

la ciudad de Venecia. 3 El espacio recorrido por la lancha. pretérito perfecto simple adjetivo descriptivo

pretérito perfecto simple

pretérito perfecto simple

adjetivo descriptivo

adjetivo descriptivo

elipsis temporal

elipsis temporal

deíctico espacial

deíctico espacial

Pasaron bajo un puente blanco y

luego bajo otro de madera, inconcluso.

Luego dejaron a la derecha el puente

rojo y traspusieron el primer puente

blanco de arco elevado […].

La lancha siguió lentamente hasta el

faro situado a la derecha de la entrada

del gran Canal, donde inició el motor

la agonía metálica que le provocaba el

menor aumento de velocidad. Pasaron

frente a la Academia, entre los pilotes,

y se cruzaron, rozándose, con un lan-

chón diésel cargado de leños para que-

mar en las chimeneas de las húmedas

casas de la ciudad del Mar.

Ernest Hemingway,

Al otro lado del río y entre los árboles

Lee el texto de Juan Rulfo y contesta a las cuestiones que se formulan.Hemingway, Al otro lado del río y entre los árboles a Señala los adjetivos descriptivos del

a Señala los adjetivos descriptivos del texto.

b Identifica y explica el valor de los pretéritos imperfec- tos y perfectos simples del texto.

c Identifica el estilo directo e indirecto con que se repro- ducen las palabras de los personajes.

d Señala las elipsis temporales. ¿Crees que se consigue el efecto de tiempo lento o rápido?

e ¿Cuál es la palabra que se repite más en el texto? ¿Qué quiere conseguir el autor con esa repetición?

f ¿Qué figura literaria hay en la expresión con un sonar hueco como de cántaro? Explica qué efecto produce en el lector dicha figura.

? Explica qué efecto produce en el lector dicha figura. Al alba, la gente fue despertada

Al alba, la gente fue despertada por el repique de las campanas. Era la mañana del 8 de diciembre. Una ma-

ñana gris. No fría; pero gris. El repique comenzó con la campana mayor. La siguieron las demás. Algunos cre- yeron que llamaban para la misa grande y empezaron

a abrirse las puertas; las menos, solo aquellas donde

vivía gente desmañada, que esperaba despierta a que el toque del alba les avisara de que ya había terminado la noche. Pero el repique duró más de lo debido. Ya no so- naban solo las campanas de la iglesia mayor […]. Llegó el mediodía y no cesaba el repique. Llegó la noche. Y de día y de noche las campanas siguieron tocando […]. Los hombres gritaban para oír lo que querían decir. «Qué habrá pasado», se preguntaban.

A los tres días todos estaban sordos […]. Pero las cam-

panas seguían, seguían, algunas ya cascadas, con un sonar hueco como de cántaro.

–Se ha muerto doña Susana.

–¿Muerto? ¿Quién?

–La señora.

–¿La tuya?

–La de Pedro Páramo.

Juan Rulfo, Pedro Páramo

3

NOVELA

[ACTIVIDAD]

ACTIVIDAD

34
34

Haz un esfuerzo de imaginación y ponte en la piel de un chico polaco. Elabora, a partir de los datos contenidos en la ficha, una narración siguiendo la estructura que se indica más abajo.

Datos físicos, psíquicos y biográficos del personaje

Datos físicos, psíquicos y biográficos del personaje Nombre: Edwin Edad: 12 años Estudios: 2. o ESO

Nombre: Edwin Edad: 12 años Estudios: 2. o ESO Nacionalidad: polaco Aspecto: complexión y esta- tura mediana, ojos claros, pelo rubio Idioma: bilingüe (polaco, castellano) Tiempo de residencia: cinco años Tema: Edwin recuerda su llegada al aeropuerto de San Pablo procedente de su país y las primeras impresiones de la ciu- dad de Sevilla.

estructura de la narración Fragmento narrativo: un narrador en 3. a persona cuenta la llegada
estructura de la narración
Fragmento narrativo: un narrador en 3. a persona cuenta
la llegada de Edwin en avión al aeropuerto y hace una
descripción del joven.
Monólogo interior de Edwin: recuerdos de su país.
Diálogo de Edwin con su madre: estilo directo.
Diálogo de Edwin con su padre: estilo indirecto.
Primeras sensaciones de Edwin al llegar a Barcelona:
estilo indirecto libre.
Final del texto, elipsis temporal (han pasado cinco
años): narrador en 3. a persona cuenta cómo Edwin pasea
con sus amigos por las mismas calles que vio al llegar.
zona
tac
En la web de la editorial dispones
de actividades TAC para trabajar as-
pectos de la novela. (webquest 4)
En la web de la editorial dispones de actividades TAC para trabajar as- pectos de la

TRABAJO DE LITERATURA

TRABAJO DE LITERATURA El valle del miedo , de Arthur Conan Doyle 1 Presentación y búsqueda

El valle del miedo, de Arthur Conan Doyle

1 Presentación y búsqueda de información

1 Consulta el cuaderno documental y contesta a las si- guientes cuestiones:

a ¿En quién se inspiró Arthur Conan Doyle para crear el personaje de Sherlock Holmes?

b ¿Cuántas novelas protagonizó el personaje? ¿Cuán-

tos relatos?

c ¿A través de qué medio se publicaron por primera vez la mayoría de las historias de este personaje?

2 Busca información acerca de Arthur Conan Doyle. Re- coge los datos más significativos de su vida y de su obra. Escribe con ellos un texto de 10-15 líneas.

3 Esta novela, El valle del miedo, ha sido traducida a nues- tra lengua en otras ocasiones con el nombre de El valle del terror. ¿Ha sido llevada al cine?

3 El narrador

La tragedia de Birlstone

12 ¿En qué persona gramatical se cuenta la historia de La tragedia de Birlstone? ¿Quién es el narrador?

13 ¿Se mantiene el mismo narrador durante toda esta parte de la historia? Explica lo que ocurre en el co-

mienzo del capítulo 3. Localiza el lugar exacto en el que vuelve a cambiar el narrador. Los saqueadores

14 ¿En qué persona gramatical se narra Los saqueado- res? ¿Es omnisciente u observador de los hechos?

15 ¿Cómo y cuándo reaparece el narrador de la 1. a parte?

4 Análisis del tiempo y del espacio

2 Contenido

El título

4 Propón otro título para la obra, que no sea el nom-

bre de ninguno de los personajes. Elegid en clase los tres mejores títulos. El argumento y la estructura interna

5 ¿Cuántas partes tiene esta novela? Respecto a sus tí- tulos, ¿son los adecuados? ¿se te ocurren otros?

6 Se podría decir que cada una de las partes del libro cuenta una historia distinta. Resume brevemente el contenido de cada una de las partes, pero utilizando métodos distintos: La tragedia de Birlstone debes con- tarla de manera que se sepa desde el principio qué ha pasado en la casa de los Douglas. En Los saquea- dores, respeta el orden en el que Conan Doyle plan- tea los acontecimientos.

7 Localiza en cada una de las historias el planteamiento, el nudo y el desenlace.

8 ¿Qué mecanismo utiliza el autor para unir la primera con la segunda parte?

9 Identifica qué cuestiones de la primera parte quedan sin resolver completamente en el final de la misma y se conocen en el desarrollo de la segunda parte.

10 La sorpresa es un elemento narrativo importante. Tanto en la primera como en la segunda parte, la re- solución de las tramas se produce por un aconteci- miento sorprendente. ¿Cuáles son esos elementos? ¿Sospecha el lector lo que va a ocurrir, o le pilla des- prevenido? Explícalo.

11 El epílogo: ¿era esperable ese final? ¿Lo cambiarías? ¿Por qué?

16 Las dos partes de esta historia suceden en tiempos y en espacios diferentes. Búscalos en la novela.

17 Resulta especialmente interesante el desorden tem- poral. ¿Por qué crees que el autor plantea primero la presunta muerte de Douglas y posteriormente los acontecimientos que explican quién es él realmente y qué secretos ocultaba? ¿Qué aporta eso a la novela?

5 Análisis de los personajes

18 Indica cuáles son los personajes principales de La tra- gedia de Birlstone y de Los saqueadores, respectiva- mente. Resume sus características físicas y psíquicas.

19 La relación entre Holmes y Watson. ¿Qué siente Wat- son en relación a Holmes? ¿Y qué imagen tiene Hol- mes de Watson? Cita ejemplos del texto.

20 Moriarty es un protagonista «en la sombra». Comenta la descripción y la valoración que hacen de él tanto Holmes como otros personajes.

6 Valoración de la obra

21 ¿Recomendarías la lectura de esta novela? ¿Por qué?

7 Dejamos volar la imaginación

22 Imagina que eres Pollock. Sientes que tu vida está en peligro y quieres explicar quién eres y por qué deci- diste traicionar a Moriarty. Hazlo en una carta de 20 líneas, dirigida a Holmes.

La argumentación

COMENTARIO LITERARIO

Este texto de Javier Marías es, fundamentalmente, una argumentación. Argumentar es aportar razones para probar o demostrar una proposición. El texto que se propone aquí es un fragmento de un artículo periodís- tico del autor, publicado en uno de los suplementos semanales que suelen acompañar a los periódicos. Po- dría parecer, entonces, que se trata de un tipo de texto que nos queda «lejos», que poco tiene que ver con nuestra vida diaria. Pero no es así. Constantemente, tanto en el ámbito escolar y académico como en las re- laciones familiares y amistosas nos resulta preciso sustentar nuestras opiniones, porque entran en conflicto con las de las personas que nos rodean o por nuestra propia necesidad de afirmar lo que pensamos.

Lo vemos y lo oímos sin cesar en la televisión y en la radio:

A opina; B combate su opi-

nión; y entonces A acusa a B

de «intolerante» y apela a su «derecho» a decir lo que quiera

y a que su opinión «se res-

pete». (Sí, estoy seguro de haber

explicado esto otra vez, pero

en fin

tiene derecho a decir (más o menos) lo que quiera. Y eso

es todo: ahí se acabó su derecho, no lo tiene a nada más.

Ni siquiera a que se la escuche; menos aún a que su opinión

se apruebe; en modo alguno a que se respete; en absoluto a

que no se la rebata, contradiga o reproche. Y sin embargo, cada vez es mayor el número de personas que pretenden jus- tamente eso: decir lo que les parezca y que además eso que dicen sea inatacable, indiscutible o inobjetable. La frecuen- tísima frase «Es una opinión como otra cualquiera, y todas hay que respetarlas» encierra dos falacias. La primera es que no todas las opiniones son iguales, ni tienen el mismo valor ni el mismo peso. Hay individuos que hablan con conoci- miento de causa y otros que no; los hay que razonan bien y otros que no; los hay convincentes y los que no lo son; los hay que argumentan, sustentan sus pareceres y los hay que no. La segunda es que no todas las opiniones han de ser res- petadas, en modo alguno. Lo único que se debe respetar es que cada una sea expresada, solo eso. Una vez expresadas, todos podemos opinar a nuestra vez sobre ellas, juzgarlas,

considerarlas insensatas o incompetentes, idiotas y hasta cri- minales (por ejemplo, nadie nos podrá pedir que respetemos

la idea de que a los judíos hay que exterminarlos). Se con-

funde constantemente el respeto a la expresión de opiniones con el inconcebible respeto a los contenidos de las opinio- nes. Y no: los hay despreciables, canallescos, delictivos e im- béciles. La libertad de expresión consiste en que, aun así, pueda exponerlos el que los tenga, y también, desde luego, en que los demás podamos ir contra ellos.

desde luego, en que los demás podamos ir contra ellos. ). La gente, en efecto, Javier

).

La gente, en efecto,

Javier Marías, «De nociones erróneas y groseras costumbres».

El Semanal (14-4-2002)

erróneas y groseras costumbres». El Semanal (14-4-2002) ACTIVIDADES 1 Indica el significado de estas palabras:

ACTIVIDADES

1
1

Indica el significado de estas palabras: apelar, re- batir, inobjetable, falacia, pareceres, delictivo.

2
2

¿Utiliza el autor expresiones cultas? Pon ejemplos tomados del texto.

3
3

Di si son verdaderas o falsas estas afirmaciones.

a El autor defiende la libertad de expresión.

b El autor dice que la gente tiene derecho a decir lo que quiera.

c Según Marías, la libertad de expresión consiste en respetar cualquier cosa que diga cualquier persona.

d El autor defiende el derecho a criticar opiniones expresadas por otras personas.

e Según Javier Marías, no todas las opiniones son iguales.

4
4

¿En qué frase del texto se recoge la idea general que se quiere transmitir?

5
5

Resume en cuatro líneas el contenido del texto.

EL OFICIO DE LEER

La pretensión última de toda argumentación es convencer al receptor del mensaje de aquello que se afirma

o que se niega. Normalmente, la argumentación suele ir unida a la exposición: para argumentar una idea,

previamente hay que plantearla clara y lógicamente. Por tanto, es frecuente que se hable de textos exposi- tivo-argumentativos.

6
6

¿Con qué finalidad está escrito el texto de Javier Marías? ¿Qué quiere conseguir con él?

7
7

¿Existe en el texto una «presentación» de una cuestión o problema antes de que el autor dé su opinión?

8
8

¿Qué tiene más peso en el texto: la presentación o la opinión del autor sobre ese asunto?

No todas las argumentaciones son iguales, porque no todas parten de una misma motivación ni pretenden exactamente lo mismo. Aunque en todas ellas se combinan la función representativa (reflejar con claridad la realidad), la expresiva (manifestar los sentimientos y emociones del autor) y la apelativa (influir en el receptor), no siem- pre lo hacen de la misma manera, ni tienen el mismo peso.

Así, en algunas ocasiones el autor pretende hacer reflexionar al receptor sobre temas abstractos; sin embargo, otras veces, sus palabras se encaminan directamente al cora- zón y lo que quiere conseguir es conmoverle emocionalmente. Si añadimos a esto que las argumentaciones pueden ser escritas (artículos periodísticos) u orales (mítin) resulta evidente que existen múltiples posibilidades a la hora de plantearse cómo argumentar.

posibilidades a la hora de plantearse cómo argumentar. Cuando tratamos temas abstractos, cuidamos la correción

Cuando tratamos temas abstractos, cuidamos la correción

gramatical, utilizamos un registro más culto (léxico preciso, oraciones largas con subordinadas, conectores lógicos…). Por otro lado, cuando argumentamos temas sentimentales con un discurso oral, el lenguaje es menos lógico, más vivo,

1

Tesis

n

Es la idea fundamental del texto.

n

Puede aparecer al principio o al final (en algunos casos, al principio y también al final).

con un registro más coloquial (exclamaciones, interroga- ciones retóricas, oraciones más cortas…).

y

n

Debe formularse de una manera clara, pero evi- tando referencias personales (yo creo, yo opino,

 

yo, personalmente, en mi modesta opinión

).

Sin embargo, no debemos identificar texto escrito con culto,

 

texto oral con coloquial. En efecto, podemos tener un dis-

curso oral de carácter académico, culto (por ejemplo, en el ingreso de un nuevo miembro en la Real Academia Espa- ñola) o un texto escrito espontáneamente, como puede ser un correo electrónico.

y

2

Cuerpo

n

Contiene los argumentos que sustentan la tesis.

n

Debe estar bien ordenado.

n

Sus elementos no pueden ser contradictorios ni incompatibles.

9
9

¿Qué funciones del lenguaje puedes observar en el texto de Javier Marías?

n

Puede no solo confirmar la tesis (defensa) sino también intentar destruir o contrarrestar las opi- niones contrarias (refutación).

10
10

¿Pretende el autor hacer pensar al receptor? Explícalo.

11
11

¿Utiliza un léxico culto o coloquial? Pon ejemplos.

3

Conclusión

 
12
12

¿Las oraciones son largas o cortas? ¿Hay muchas subor- dinadas?

Las dos principales maneras en que puede presen- tarse son las siguientes:

n

Planteamiento o confirmación de la tesis.

 

n

Final abierto, sugeridor, sin conclusión clara

13
13

¿El texto está ordenado? ¿Cómo lo consigue el autor? ¿Se utilizan conjunciones, preposiciones, adverbios o lo- cuciones que ayudan a estructurar el texto? ¿Se utilizan otros procedimientos?

TALLER DE ESCRITURA

Escribimos una argumentación

Te proponemos ahora algunas herramientas que te pueden resultar útiles a la hora de escribir una buena ar- gumentación.

Tipos de argumentos

No existe el argumento «perfecto». Una argumenta- ción sólida se consigue por la combinación de algunos buenos argumentos. Aquí tienes algunos de los más frecuentes:

1 argumento de autoridad: se basa en citar o refe- rirse a personas que se reconocen como expertas en ciertas materias. Es un buen argumento, pero no todo el mundo tiene por qué aceptar esa autoridad. Ejemplo: «Fulanito es un gran futbolista porque lo dice el seleccionador nacional». 2 experiencia personal: se argumenta por observa- ciones propias o comunicadas por alguien cercano. Es un argumento «vivo», se acerca al receptor, pero no es riguroso, porque es muy parcial. Ejemplo: «Los aeropuertos funcionan perfectamente. El otro día mi vuelo salió a su hora y el equipaje llegó conmigo».

mi vuelo salió a su hora y el equipaje llegó conmigo». 3 universalidad: se basa en

3 universalidad: se basa en lo que es aceptado por la mayoría de la gente. Pretende encontrar apoyo en el receptor, pero supone aceptar que la mayoría no se equivoca nunca. Ejemplo: «No resulta peligroso hablar por el teléfono móvil mientras se conduce:

todo el mundo lo hace». A veces resulta convincente:

«El abandono de ancianos es una atrocidad, ya que todo el mundo sabe que es de justicia cuidar de nues- tros mayores».

4 semejanza: se establece un paralelismo entre dos si- tuaciones o dos cuestiones. Es un buen argumento, aunque puede ser discutible el grado de semejanza entre ellas. Ejemplo: «Abandonar un perro es como dejar al abuelo en una estación de servicio».

5 generalización: se considera un hecho como re- presentativo de una situación general. Es muy fre- cuente y, si el ejemplo es bueno, es un buen argu- mento. Entraña el peligro de sacar una conclusión errónea a partir de un hecho aislado. Ejemplo: «Todos los intelectuales son unos aburridos».

ALGUNOS CONECTORES

Son palabras o expresiones que ayudan a estructurar el texto y, por lo tanto, facilitan la comprensión al receptor. Utili- zarlos bien da a las argumentaciones la cohesión y cohe- rencia necesarias en todo escrito de este tipo.

para añadir información: además, asimismo, incluso, por otro lado

para oponerse: pero, no obstante, sin embargo, por el con- trario

para matizar: en cierta medida, hasta cierto punto

para poner condiciones: con tal de que, a no ser que

para ejemplificar: por ejemplo, en concreto, sin ir más lejos…

para explicar: esto es, es decir

para expresar consecuencia: por lo tanto, por consi- guiente, así, así pues, y es que, en consecuencia

para iniciar el discurso: en principio, para comenzar

para continuar el discurso o cambiar de asunto:

por otra parte, en otro orden de cosas

para terminar: finalmente, en definitiva, en síntesis

Para redactar una argumentación…

EL OFICIO DE ESCRIBIR

 

Utilizar un lenguaje culto.

 

Usar términos cuyo significado se desconoce.

Distribuir el escrito en párrafos.

Dejar las ideas inconexas, sin establecer relación entre ellas.

Ordenar las ideas.

Dar al escrito forma de esquema.

HAY QUE

Defender con pasión las ideas.

PERO NO

Resultar insultante.

Dar una visión personal.

Estar constantemente hablando de uno mismo.

Buscar un arranque atractivo.

Decir cualquier «burrada» para captar la atención del lector.

Buscar una postura equilibrada.

Resultar tan ambiguo que la tesis no quede clara.

ACTIVIDADES

Lee el siguiente texto y contesta a las siguientes cuestiones.tan ambiguo que la tesis no quede clara. ACTIVIDADES Cuanto favorece la organización de los hombres

Cuanto favorece la organización de los hombres de acuerdo con su perte- nencia a la humanidad y no por su pertenencia a tribus, me parece en prin- cipio políticamente interesante. La diversidad de formas de vida es algo esencial (¡imagínate qué aburrimiento si faltase!) pero siempre que haya unas pautas mínimas de tolerancia entre ellas y que ciertas cuestiones reúnan los esfuerzos de todos. Si no, lo que conseguiremos es una diversi- dad de crímenes y no de culturas. Por ello te confieso que aborrezco las doc- trinas que enfrentan sin remedio a unos hombres con otros: el racismo, que clasifica a las personas en primera, segunda o tercera clase de acuerdo con fantasías pseudocientíficas; los nacionalismos feroces, que consideran que el individuo no es nada y la identidad colectiva lo es todo; las ideologías fanáticas, religiosas o civiles, incapaces de respetar el pacífico conflicto entre opiniones, que exigen a todo el mundo creer y respetar lo que ellas consideran la «verdad» y solo eso, etc.

Fernando Savater, Ética para Amador

a Busca en el diccionario el significado de las palabras que no comprendas.

b Explica por qué este texto es una argu- mentación.

c ¿Cuál es la tesis del texto? ¿Dónde se sitúa dentro del mismo?

d ¿Qué argumentos utiliza el autor? ¿Re- sulta convincente?

e ¿El texto es objetivo o subjetivo? ¿En qué se nota?

f ¿El registro utilizado es culto o coloquial? Justifícalo con ejemplos del texto.

Elige uno de estos temas.es culto o coloquial? Justifícalo con ejemplos del texto. • Las posibilidades de comunicación que ha

Las posibilidades de comunicación que ha apor- tado Internet.

La importancia de tener una buena imagen.

La relación entre padres e hijos.

La importancia de las mascotas en nuestra socie- dad.

• La importancia de las mascotas en nuestra socie- dad. Una vez lo tengas elegido: a

Una vez lo tengas elegido:

a Decide qué tesis vas a defender y cómo vas a for- mularla.

b Elige los argumentos con que la vas a defender.

c Ordena tus argumentos.

d Piensa qué argumentos van a defender quienes tengan una postura contraria a la tuya. Piensa qué argumentos en contra darías.

e Decide dónde vas a situar la tesis del texto (te re- comendamos que sea al principio).

f Redacta tu argumentación.

g Elige ahora la tesis contraria, y vuelve a realizar este proceso.

3

3 Y AHORA, CINE La literatura, y muy especialmente la novela, ha sido y es una fuente inagotable

Y AHORA, CINE

La literatura, y muy especialmente la novela, ha sido y es una fuente inagotable de ideas para el mundo del cine. No obstante, ya te dijimos el curso pasado que nunca puede juzgarse una película atendiendo a si se parece o no a la obra literaria en que se basa. Se trata de medios de expresión diferentes y, más importante aún, de autores distintos. Hoy queremos comentarte, tan solo, algunas de las posibles relaciones entre el cuento, la novela y el cine, para que compruebes la infinidad de caminos que pueden abrirse.

Una gran película:

a Puede nacer de un texto discreto y breve. Es el caso, por ejemplo, de The Birds (1963, Los pájaros), de Alfred Hitchcock, extraordinaria incursión en el cine fantástico, convertida en una de las mejores obras de su autor, que parte de un relato corto de Daphne du Maurier, escrito poco más de diez años antes y del que solo conserva la idea central y algunos detalles acce- sorios.

b Puede cambiar completamente el re- gistro de un cuento universalmente conocido, como ocurre con los inol- vidables personajes de Le petit prince, d'Antoine de Saint-Exupéry, protago- nistas de la insólita y admirable ver- sión musical de Stanley Donen, The Little Prince (1974), letra y música de Alan Jay Lerner y Frederick Loewe.

c Puede reducir e integrar en una sola narración textos diferentes. Es lo que hace Richard Fleischer en su magní- fica 20.000 Leagues Under the Sea (1954, Veinte mil leguas de viaje sub- marino), en la que reduce en una sola historia el relato completo de Vingt mille liues sous les mers y el tramo final de L'île mystérieuse, novelas ambas de Julio Verne, separadas por solo cinco

años. d Puede mantenerse fiel a la narración original y, sin embargo, tratarse de una obra completamente perso- nal. Es lo que consigue Luchino Visconti en las tres horas de Il Gattopardo (1963), basada en la espléndida novela de época del mismo título de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. e E incluso puede mejorar el texto en el que se basa. Es lo que hizo Luis Buñuel en su soberbia Tristana (1970), que supera la novela homónima de Benito Pérez Galdós, que ya era un buen retrato de lo que son las convenciones sociales en un mundo pequeñoburgués.

Il Gattopardo (1963), de Luchino Visconti.

Il Gattopardo (1963), de Luchino Visconti. Muchas veces, claro está –demasiadas–, las películas

Muchas veces, claro está –demasiadas–, las películas han sido sustancialmente inferiores a los cuentos o a las novelas en que se han basado. Pero esta es otra cuestión de la que, por falta de espacio, no nos pode- mos ocupar aquí.

vídeo vídeo
vídeo
vídeo

Los pájaros (1963), de Alfred Hitchcock.

La sonorización

El cine sonoro nace, como quizás recuerdes, en el año 1927.

Desde entonces, el sonido constituye uno de sus elementos fundamentales.

La sonorización es un procedimiento mediante el cual se in- corpora el sonido a un film rodado total o parcialmente en mudo, a fin de convertirlo en sonoro. El sonido se graba en tres bandas sonoras: una para los diálogos, otra para la mú- sica y una tercera para los ruidos.

En la banda de los diálogos, se registran las palabras que dicen los personajes de la película. En la de la música, las canciones

y la música que se escucharán. Y en la de los ruidos, las voces

de los animales, las puertas que se cierran, el oleaje del mar y otros efectos especiales. El ingeniero de sonido mezcla las tres bandas en una sola, con los tres sonidos juntos.

Los diálogos

Desde hace ya algunos años, se ruedan películas con sonido directo; por ejemplo, si se trata de dos personajes que están paseando, se filma lo que hacen y, al mismo tiempo, se graba

lo que dicen y también los ruidos que pueda haber en la calle.

Pero lo más frecuente es que la sonorización se haya llevado

a

cabo posteriormente, cuando la película ya está rodada. Es

lo

que se llama sonido doblado.

Se proyecta una secuencia recientemente rodada en una sala de pruebas. Los propios actores y actrices se ven en la pantalla y, desde una sala de grabación, leen y graban los diálogos, doblándose a sí mismos. Naturalmente, en esta misma sala pueden grabarse también la música (que puede ser original o no) y los ruidos.

A

lo largo de la historia del cine sonoro, grandes escritores

y

guionistas han hecho de los diálogos el núcleo central de

algunas películas. Hay incluso directores cuyos films son es- pecialmente dialogados. Recuerda el nombre de dos de los

más importantes: el norteamericano Joseph L. Mankiewicz

y el francés Eric Rohmer.

Veinte mil leguas de viaje submarino (1954), de Richard Fleischer.

ACTIVIDADES

1
1

Como acabas de ver, la literatura y el cine se relacionan de muy distintas maneras. El curso pasado, por ejemplo, te hablamos de un mu- sical de Robert Wise y Jerome Robbins, ba- sado en una obra de Shakespeare. ¿Sabes a qué película nos referimos?

2
2

También te hablamos de una película de Orson Welles que sintetiza cuatro obras del maes- tro británico. ¿Cuál es?

3
3

Las películas rodadas con sonido doblado no tienen nada que ver con las películas dobla- das que vemos frecuentemente en las salas de cine, porque, en este último caso, son otras personas las que doblan en otra lengua a los actores y a las actrices protagonistas. Este hecho perjudica gravemente la obra original, tal y como fue pensada por su autor. ¿Sabrías decirnos por qué?

4
4

Hemos dicho que la música de una película puede ser original o no. Con la ayuda de tu profesor, dinos cuándo podríamos hablar de una partitura original para una película y cuándo no.

zona tac Infórmate de quiénes son Joseph L. Mankie- wicz y Eric Rohmer y, para
zona
tac
Infórmate de quiénes son Joseph L. Mankie-
wicz y Eric Rohmer y, para poder explicar por
qué dialogan tanto sus personajes, averigua
también qué tipo de películas han hecho. Y,
como mínimo, cítanos una de cada autor.

[ 215 ]