Вы находитесь на странице: 1из 14

GUIA DE ESTUDIO

EL ESTADO MENTAL EN EL DEPORTE

El estado mental en términos generales es el estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio-cultural, y que involucra el nivel de consciencia, la atención, orientación, conducta y las funciones mentales, sin embargo en el deporte se usa con frecuencia términos como: pensamiento, actitud, motivación, agresividad, personalidad entre otros términos considerados objeto de interés y trabajo por parte de los deportistas, términos que se confunden y se trabajan de manera informal o empíricamente, tanto así que se cree que el trabajo psicológico es controlar la puntualidad, obediencia o ser amigo de los deportistas, hechos que son parte pero no es suficiente.

El mejor momento para iniciar el proceso de preparación mental es en la infancia, cuando inician su vida deportiva, cualquier entrenador sabe que es más fácil desarrollar una técnica física en un principiante, que modificar la técnica inadecuada en un deportista experimentado (Williams, 1991). La preparación se encamina a desarrollar fortaleza mental, que es uno de los requisitos más importantes y necesarios en toda actividad deportiva. Sin esta, difícilmente podremos hablar de un deportista exitoso a pesar de una buena técnica, preparación física. Este punto es definitivamente uno de los fundamentales a trabajar en la preparación psicológica de todo deportista en general, pero sobre todo en los competitivos y aún más, los de élite y a su vez, es una de los más difíciles de lograr.

1. Consideraciones metodológicas en la preparación mental

Las Consideraciones Metodológicas del Entrenamiento y la Enseñanza del deporte estará dividido en dos temas principales: Función y Metodología para el entrenador y otra para el profesor de cultura física.

Profesor.- Es la persona o individuo que utiliza las diferentes metodologías en el proceso de enseñanza, para lograr que en el alumno logre el desarrollo de las diferentes capacidades psíquicas. Un profesor usa un lenguaje de acuerdo a los niveles y edades de los alumnos, así logra la interiorización, también denominado Aprendizaje Significativo (fijación del conocimiento).

Función y Metodología para el profesor. El primer objetivo del profesor es lograr que los alumnos se interesen por la práctica del deporte, motivándolos y haciendo que los niños se sientan a gusto haciendo actividad física.

Entrenador.- Es considerado como el experto con experiencia, reconocido y especialista en su oficio, que ha obtenido el derecho a llamarse así debido a su

larga trayectoria. Busca el perfeccionamiento del deportista, lo guía hacia el camino de la destreza y el máximo rendimiento.

Función y Metodología, un entrenador tiene como tarea buscar el perfeccionamiento de sus alumnos desde el punto de vista técnico, psicológico y físico. Para ello, le tocará la ardua tarea de preparar a los seleccionados en los diferentes aspectos que implica llegar bien preparado para una competencia. Además deberá ser muy minucioso en su trabajo, formar buenos hábitos técnicos, físicos, tácticos de razonamiento.

La preparación mental está bajo la responsabilidad del psicólogo del deporte es quien desarrolla sus funciones dentro del campo especializado y posee la formación y acreditación correspondiente. Específicamente la preparación mental comprende diferentes aspectos se desenvuelve en los siguientes ámbitos:

Deporte amateur Deporte Profesional. Deporte de Alto Rendimiento. Deporte de otros Niveles de Rendimiento. Deporte de Base e Iniciación Actividad Física Deporte Comunitario. Deporte Escolar y Universitario. Deporte de Ocio, Salud y Tiempo Libre (Juego y Recreación) Deporte para todos. Deporte para poblaciones con necesidades especiales (minusvalías, tercera edad, marginación, )

El psicólogo del deporte en el desempeño de sus funciones ha de tener en cuenta a todas aquellas personas e instituciones que intervienen e interactúan en el contexto deportivo, como son los deportistas, técnicos deportivos (de base, de alto rendimiento), directivos, espectadores, familiares, medios de comunicación, asociaciones, organizaciones e instituciones deportivas y otros profesionales de las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

El objeto de intervención y atención para el desarrollo de la fortaleza mental son las funciones psíquicas que propician el dominio perfecto de la actividad motriz. Las cualidades de la personalidad (orientaciones de la motivación, rasgos del carácter, temperamento), que aseguran intervenciones estables, un alto nivel de la capacidad de trabajo y de la actividad psíquica en las difíciles condiciones del entrenamiento y de las competencias. Las vivencias psíquicas positivas y estables que se manifiestan en esas condiciones.

Una de las cualidades mentales fundamentales y objeto de la preparación mental es la llamada agonística, que es la manifestación constructiva y creativa de la agresividad, orientada a la autorrealización del individuo, que hace salir al ser humano de la pasividad.

2.

Consideraciones psicológicas del deporte en el alto rendimiento

En las últimas décadas, el deporte de alto rendimiento se caracteriza por un crecimiento acelerado de los resultados en las competiciones, lo que implica un incremento notable de la intensidad de la vida deportiva, generando como consecuencia unas serie de exigencias al deportista, incluso atentando contra la salud del mismo. La búsqueda constante de los factores que pueden estimular las capacidades de los deportistas y el establecimiento de exigencias psíquicas y físicas.

Todo atleta de alto rendimiento requiere mayores aptitudes cognitivas en la solución de los problemas complejos que se presentan en las situaciones de entrenamiento y competición. Aumentar el grado de estabilidad emocional ante los resultados, teniendo en cuenta el alto costo tanto humano como económico que estos implican.

Estas demandas no sólo constituyen un problema al que deben dar respuesta los deportistas, sino también un reto a la maestría y capacidad de quienes los preparan y plantean la necesidad de encontrar las vías más idóneas para su solución: en el marco de estas tareas le corresponde a la Psicología del deporte un determinado papel.

La obtención de buenos resultados a partir de la planificación y dirección de la preparación de un deportista depende no solamente del entrenamiento físico, técnico, táctico o estratégico que se tenga, sino también y de manera primordial, de la adecuada actitud mental que posibilite la óptima disposición para los entrenamientos y competencias. El desarrollo competitivo en todos los ámbitos deportivos ha puesto a los especialistas a trabajar en pro de los atletas y de todo lo que involucre el desempeño de un deportista, sin importar el nivel o categoría de actividad.

El entrenamiento psicológico, al igual que el entrenamiento físico, requiere de

un proceso, de tiempo, de preparación, de habilidad, de repetición, de aprendizaje, ejecución y evaluación, ya que son procesos psicológicos

adaptados a un contexto determinado en situaciones específicas.

“El objetivo general de la preparación psicológica es el desarrollo de las cualidades psíquicas que el deportista necesita para alcanzar un alto nivel de perfeccionamiento deportivo, la estabilidad psíquica y la disposición para intervenir en competencias de envergadura”.

3. Características psicológicas en la práctica deportiva

A pesar de los años transcurridos la relación entre deporte y personalidad aún

no se encuentra claramente definida. Las influencias de las variables de la personalidad del sujeto, en función de la modalidad deportiva, de los niveles de logros alcanzados y el comportamiento en entrenamientos y competiciones,

aún son cuestionadas. Si atendemos a la amplia literatura existente, encontramos que los estudios realizados desde 1960 hasta la fecha, aún reflejan estas dudas (Backmand et al., 2001; Dayries y Grimm, 1970; O’Connor (1996), Samulski (1995), Weinberg y Gould (1995) y Williams y Reilly (2000) señalan que no existen evidencias científicas de un perfil de personalidad entre grupos de deportistas de una misma modalidad.

Que no exista un perfil de personalidad claramente definido por deporte se puede entender según Weinberg y Gould (1995), al considerar la personalidad como un conjunto de características psicológicas que sumadas, comprenden el carácter único de cada individuo.

Los atletas con éxito tienen algunas características que los ayudan a lograr sobresalir. Algunos autores como Mahoney y Avener (1977), Meyers, Cooke, Cullen y Liles (1979) Highlen y Bennett (1979) citados por Williams (1991) y otros, hablan de características como:

Mantener el control y soportar la ansiedad

Mayor autoconfianza y auto-instrucciones más positivas

Mayores aspiraciones

Mayor capacidad de enmendar sus errores.

Podemos decir que, tanto en atletas de equipo como en atletas individuales, las características de personalidad pueden irse desarrollando con el paso del tiempo (Fisher, 1976). Uno de los estudios que orientan la situación anterior, lo hizo Ken Ravizza (1977), él en su afán de caracterizar el incremento de la conciencia para la ejecución óptima entrevisto a 40 personas de un 80% obtuvo que para que una ejecución sea optima, se debe:

No tener miedo al fracaso

No pensar en la ejecución

Estar metido absolutamente en la actividad

Tener un foco de atención muy selectivo

Realizar una ejecución sin esfuerzo

Sentir con un control absoluto

Estar en desorientación espacio-temporal (enlentecimiento)

Tener percepción integrada y unificada al universo

Considerarla como una experiencia única irrepetible

El Deporte de Rendimiento tiene como principal objeto la consecución de resultados óptimos en la competición deportiva, y se enmarca en una organización o entidad, regulándose por una normativa de carácter institucional. Este tipo de deporte implica una práctica relativamente continuada (no esporádica), planificada y realizada habitualmente dentro de unos márgenes de edad, en función de la modalidad deportiva practicada, ya sea amateur o profesional, este nivel de rendimiento exige cualidades psicológicas que difieren del deporte base, escolar o recreativo.

4.

Características psicológicas de los grupos de deporte

La clasificación de las características psicológicas por deportes varía según la perspectiva o función con la que se categoriza, pero en esta unidad se considera una clasificación de acuerdo a la teoría y metodología de entrenamiento. Manno, 1994, menciona 5 grupos afines:

4.1. Deportes colectivos de Juegos con pelota:

Los deportes colectivos o de equipo, se caracterizan porque sus acciones se producen en condiciones de interrelación e interdependencia, ya que si bien en un mismo deporte todas las posiciones de juego tienen sus particularidades y exigencias técnico-tácticas específicas, también es un hecho conocido que entre una y otra posición de juego y entre todas en general, se necesita de una interacción y colaboración estrecha para poder culminar las acciones de juego.

Las características psicológicas en los deportes de conjunto con pelota se dirigen por la identificación clara de las metas y objetivos del equipo, la ayuda mutua y constante, además de características como:

Conocimiento e inteligencia táctica

Velocidad de reacción

Sentido de la anticipación

Cálculo visual, en tiempo y espacio

Coordinación óculo manual y bi-manual

Control del balón, de la velocidad y rotación

Capacidad de concentrar su atención

4.2. Deportes de Resistencia

Los deportes de resistencia lo integran las disciplinas deportivas de atletismo de fondo, medio fondo, remo, natación, canotaje, ciclismo de ruta y triatlón. Debido a que las pruebas de resistencia requieren una movilización total de energía corporal, para realizarlas son muy importantes un alto nivel de determinación, la habilidad para ignorar el dolor, y otras características

mentales que denotan persistencia y durabilidad. El esfuerzo y la lucha contra la fatiga, el dolor y el sufrimiento son las características predominantes de los deportes de resistencia.

Voluntad férrea y alto sentido de la perseverancia

Tolerancia al dolor y adversidades ambientales

Resistencia física y mental para resistir grandes cargas

Paciencia

Autodisciplina

Los principios de entrenamiento se basan en planes de entrenamiento con estructuras similares en medios, contenidos y duración, por esfuerzos de larga duración, necesidad de grandes gastos de energía para su realización.

4.3.

Deportes de combate.

Estos

deportes requieren

capacidad

de

enfrentamiento

directo

individual

cuerpo

a

cuerpo.

Se

combinan

irregularmente

las

cualidades

de fuerza,

velocidad y resistencia, además de condiciones como:

Decisión

Rapidez de reacción

Agilidad mental

Percepción aguda, especializada (sentido de la distancia, movimiento)

Concentración y atención

Capacidad de anticipación

Autocontrol emocional

Pensamiento táctico

Autonomía, independencia

4.4. Deportes de fuerza rápida y velocidad.

Los deportes de fuerza son aquellos que exigen del atleta un máximo esfuerzo

con el menor gasto energético posible y en los que la capacidad psicológica busca mantener una óptima atención concentrada, de manera intensa y durante un tiempo relativamente breve, además de cualidades como:

Alto nivel de activación

Concentración

Coordinación ideomotora

Auto control emocional

Tolerancia a la frustración

Voluntad

Vivacidad, iniciativa

4.5. Deportes de Arte Competitivo:

Los deportes de Arte Competitivo y Coordinación tienen la característica de que constituyen un espectáculo en su totalidad. Estos deportes requieren del desarrollo de las cualidades de la atención y estabilidad de la misma “atención concentrada” primordialmente, además podemos citar cualidades como:

Pensamiento estratégico

Coordinación ideo-motora, oculo manual, bilateral

Desarrollo de sensaciones vestibulares (equilibrio)

Sensibilidad corporal

Alta voluntad

Tolerancia al error, al peligro

Expresividad

5.

INSTRUMENTOS DE VALORACION PSICOLOGICA EN EL DEPORTE

Primeramente podemos decir que la planificación marca el inicio de lo que será

la preparación para ejecutar eficazmente una actividad y que en ella se hace

hincapié sobre los procesos que se requieren, dicho lo anterior vamos a determinar qué acciones realizar para contar con los elementos de referencia que guíen las actividades a programar y ejecutar. Existe una transferencia de lo adquirido en el plan de trabajo a lo manifestado en competencia, esta proceso puede ser intensificada con el fin de obtener mejores resultados, pero para esto es necesario saber qué es lo que recursos tiene el deportista, cuales son los que necesitan ser fortalecidos o creados, se pude partir de saber:

Que medir

Que entrenar

Que modificar

La personalidad está integrada por diferentes configuraciones psicológicas, cuyos elementos integrantes pueden simultáneamente estar en varias de ellas. Estas configuraciones se integran entre sí, en distintos momentos del sujeto individual, determinando un conjunto de emociones, estados y sentidos conceptualizados que están en la base de cada momento concreto de expresión del sujeto psicológico.

5.1. Técnicas y procedimientos en la valoración de la personalidad del Deportista

Las técnicas que se emplean en la valoración de la personalidad caracterizan sobre todo la esfera de motivación, grado de ansiedad, temperamento, calidad de la autovaloración, cualidades personales, ideales, normas morales y problemas fundamentales que presenta el deportista en su participación.

Basándonos en la experiencia práctica se presentan a continuación un conjunto de instrumentos.

La entrevista

La Observación

El autoinforme

Los test o pruebas psicológicas

5.2. Los Test Psicológicos

La palabra “test” tiene un origen inglés, que significa “prueba” y que se deriva del latín “testis ".Esta misma raíz figura en palabras españolas tales como testimonio o testigo. La palabra “test” se utiliza sin traducir en todos los países del mundo

y sirve para designar una modalidad de exploraciones muy extendidas en

diferentes campos científicos y técnicos y en este caso el de la psicología del deporte.

La aplicación, calificación e interpretación de los resultados de los test deben ser objetivos y esto se logra en la medida en que sean independientes del juicio subjetivo del examinador. La evaluación objetiva de las pruebas psicológicas consiste principalmente en determinar su confiabilidad y validez en situaciones específicas. (Anastasi, 1998).

La división tradicionalmente establecida es la que divide los test en psicométricos y proyectivos.

a) Test psicométricos. Se evalúan las respuestas según normas cuantitativas.

Todos sus elementos se valoran de forma numérica e independientemente. El resultado final es una puntuación cuantitativa.

b) Test proyectivos. Para su evaluación se siguen normas o criterios globales y

cualitativos, es decir, las diferentes respuestas suelen valorarse con relación al resto. Suelen referirse a características generales y globales de la personalidad. La clasificación de los test se realiza desde diferentes perspectivas, pero podemos tomar algunos ordenamientos que por su didáctica resulta de mayor utilidad así por ejemplo según su propósito pueden ser:

Test de rendimiento optimo

o

Test de habilidades

o

Test de capacidad

o

Test de aptitudes

Test de rendimiento típico

o

Test de personalidad

o

Test de actitudes

o

Test de intereses

o

Test de estados de ánimo

Podemos citar una clasificación general donde se reúnen en dos grandes grupos los test psicométricos y los test proyectivos

5.3. Test psicológicos aplicados al deporte.

Uno de los aspectos más relevantes a considerar en el proceso de evaluación de los factores psicológicos relacionados con la práctica deportiva, es que muchos de los registros utilizados, especialmente aquellos que hacen referencia al factor cognitivo, no han sido ideados específicamente para la Psicología del Deporte, sino que son el resultado de adaptaciones de test provenientes de otras áreas más generales de la Psicología, como pueden ser la Psicología Clínica o la Psicología Conductual. Incluso, como afirma L. Capdevila, “en algunos casos, se aplican sin ninguna modificación test estandarizados cuyos baremos de

comparación a menudo corresponden a poblaciones no deportistas o clínicas” (1997, p. 113).

Afortunadamente, el interés por conocer cuáles son las variables psicológicas que influyen en el Alto Rendimiento Deportivo (ARD) ha hecho que en las últimas décadas se haya incorporado la especificidad situacional en el diseño de los nuevos tests y cuestionarios ideados para el ámbito deportivo, hecho que ha dado lugar a un elenco de herramientas psicológicas que permiten evaluar al experto tanto las características personales del deportista (personalidad, intereses, necesidades, metas…), como la influencia de los factores situacionales (instalaciones, recursos, entrenador, victorias/derrotas, records, etc.), sin olvidar, por supuesto, que ambos factores, el personal y el situacional, interaccionan de forma muy diferente provocando muy diferentes resultados (perspectiva interaccional).

5.4. Indicadores en la Valoración Psicológica del Deportista

Merece la pena detenerse por unos instantes en la clasificación que Fernández- Ballesteros y Carrobles quienes plantearon en 1981 para poder evaluar con cierta coherencia los posibles registros del comportamiento humano. Estos autores proponen una clasificación del comportamiento humano basada en tres modalidades de expresión que denominan Indicadores o Modalidades de respuesta:

La Modalidad Cognitiva, cuando el registro que se pretende evaluar hace referencia a los pensamientos, sentimientos o expectativas del sujeto.

La Modalidad conductual externa, cuando el parámetro que interesa evaluar tiene que ver con lo que hace o dice el sujeto.

La Modalidad psicofisiológica, cuando el registro en cuestión se refiere a aspectos fisiológicos del sujeto como la frecuencia cardiaca, el nivel de sudoración o la tensión muscular.

En esta misma línea de pensamiento, Lluis Capdevila afirma que en el ámbito específico de la Psicología del Deporte también se han propuesto clasificaciones similares a ésta a la hora de evaluar el comportamiento de los deportistas (Hackfort y Schwenkmegger, 1989; Scanlan, 1984; Suinn, 1989) y que, teniendo en cuenta las técnicas que se utilizan para la evaluación, “existen bases suficientes para considerar tres indicadores de respuesta que se expresan en la mayor parte de los comportamientos humanos, válidos en situaciones deportivas” (1997, p. 111). A saber:

Indicador Cognitivo. Mediante técnicas introspectivas se consigue la información psicológica necesaria para evaluar aspectos relacionados con las percepciones, las cogniciones y las motivaciones de los deportistas, entrenadores, árbitros y/o jueces. Normalmente, la información se obtiene a

partir

autoinformes.

de

entrevistas,

tests,

cuestionarios,

inventarios

específicos

y/o

Indicador Conductual. A partir de técnicas de observación sistemática se obtiene la información necesaria para evaluar la conducta externa del deportista, es decir, todo lo que dice o hace el sujeto en las diferentes situaciones de entrenamiento y de competición.

Indicador fisiológico-bioquímico. Gracias a las técnicas de registro fisiológico (electrocardiografía, electromiografía, electrodermografía, etc.) y a las técnicas de registro bioquímico (análisis hormonal, de enzimas o de lactatos en sangre), se obtiene la información necesaria para evaluar eficazmente el nivel de eficiencia o de fatiga del deportista en entrenamientos y competiciones. Por regla general, al relacionarse el nivel de los parámetros registrados con la activación, la ansiedad y el estrés deportivo, la principal función de este indicador es la de ejercer como variable dependiente en las investigaciones, reflejando los efectos de alguna intervención psicológica.

6. PLANIFICACION

Y

PROGRAMACION

PARA LA ALTA COMPETENCIA

DE

ENTRENAMIENTO

MENTAL

“El objetivo general de la preparación psicológica es el desarrollo de las cualidades psíquicas que el deportista necesita para alcanzar un alto nivel de perfeccionamiento deportivo, la estabilidad psíquica y la disposición para intervenir en competencias de envergadura”.

La preparación psicológica es considerada como el nivel de desarrollo del conjunto de cualidades y propiedades psíquicas del deportista de las que depende la realización perfecta y confiable de la actividad deportiva en las condiciones extremas de los entrenamientos y en las competencias. Matvieev (1977) la denominó preparación moral y volitiva, cuyo objetivo era formar y desarrollar la perseverancia, que estimula la práctica sistemática del deporte y al logro de los más elevados resultados en este aspecto.

Para Matvieev, una de las tareas más importantes en esta preparación era la creación de la posibilidad de dirección del estado psíquico del deportista, para superar las emociones negativas en el curso de las competiciones, recomendando métodos como la autoeducación, entrenamiento autógeno e ideomotor. De manera similar, Platonov (1985), consideraba que el nivel actual de los resultados deportivos está tan ligado a las cualidades de carácter y a la voluntad como el nivel de preparación técnico deportivo. Es útil destacar lo relacionado con el equilibrio temperamental que debe tener un atleta. Numerosos estudios han demostrado que la sobreexcitación acompañada de vacilaciones, de inquietud, de recuerdos de fracasos, etc., conducen al atleta con toda seguridad al fracaso.

Preparar significa alistar, disponer para un propósito específico o para un acontecimiento, esta palabra vine del latín praeparare “prae”. Tal como el entrenamiento físico el entrenamiento mental se debe trabajar sobre la base de una planificación, la preparación mental debe responder a un plan contemplado por el cuerpo técnico.

6.1.

Componentes

de

entrenamiento

la

preparación

psicológica

en

el

plan

de

La preparación mental contemplada como parte de una planificación pretende cumplir objetivos concretos que permitan entre otras cosas la realización de psicodiagnósticos (Test Psicológicos) que aporten la información necesaria para influir con los métodos aplicados en la conducta de los atletas, durante los entrenamientos, competencias preparatorias y competencias fundamentales, además de la influencia de estos en sus conductas como ser social, por lo tanto se hace necesario la cooperación de un psicólogo deportivo, en su defecto el entrenador puede establecer un programa de trabajo que incluya el dominio de técnicas de autorregulación que le permitan a los atletas controlar y mantener el tono emocional y la concentración durante los entrenamientos y competencias.

Tareas para la preparación psicológica en cada etapa del macrociclo:

Etapa de preparación física general o pretemporada, (6 a 8 semanas) tiempo en el que se puede realizar la evaluación psicológica tanto individual como grupal con los instrumentos que ofrece la psicometría.

La evaluación y caracterización del atleta es el principal objetivo en esta etapa, determinar el clima socio-psicológico. Para ello se vale de la aplicación de pruebas psicométricas. ·

Desarrollar cualidades generales del deportista (el compromiso al deporte, a su tierra concentración de la atención, cualidades volitivas, tolerancia al dolor, autoconfianza, etc.)

Etapa de preparación física especial o específica, (aprox. 4 meses por semestre) donde se debe realizar trabajo de campo en el entrenamiento de destrezas psicológico-deportivas específicas aplicadas al trabajo deportivo. En la que se evalúan y desarrollar las características especiales necesarias para cada deporte. Se Evalúa y desarrolla los diferentes procesos psíquicos.· Desarrollar destrezas que llevan a la maestría deportiva: coordinación, percepción del ritmo, percepción del esfuerzo, tiempo, etc.·

Se realiza la capacitación para el autocontrol (concentración y lucha contra estados alterados del ánimo). Se desarrolla el pensamiento técnico- táctico. Predisposición psicológica para la competencia, entre otras cualidades.

Etapa competitiva: en la que se busca la adaptación a la competencia. Evaluación y potenciación del estado psicológico para la competencia. Esta etapa se puede dividir en 3 partes:

Pre-competencia, no existe en nuestro medio un concepto de “calentamiento psicológico” y por lo tanto se trabaja como si el calentamiento físico, en nuestra cultura no existe la figura del psicólogo en campo o en la banca, pero es evidente su necesidad.

Competencia, el deportista que pone a prueba toda su capacidad requiere emplear eficientemente durante la competencia las técnicas trabajadas con anterioridad, solo el entrenador le corresponde intervenir para las instrucciones técnicas o tácticas, el psicólogo no interviene en estos aspecto en competencia y apoya el trabajo o decisión del entrenador, si es necesario una asesoría será esta discreta y respetuosa de la autoridad y control que necesita ejercer el entrenador en el grupo, equipo o su deportista.

Trabajo post competencia, fundamental para realizar un asimilación de los resultados, evaluar el desempeño en lo individual y si es el caso grupal, es a partir de estos análisis que se establecen los objetivos de trabajo para el nuevo microciclo, adicionalmente el trabajo mental debe ser canalizado hacia el apoyo en el proceso de recuperación o regeneración, considerando las direcciones del cuerpo médico. Está comprobada la incidencia de la respuesta emocional y estado psicológico general en una respuesta al proceso de rehabilitación (Laurumbe, 1996).

7.

Modelo de periodización del entrenamiento psicológico

En el siguiente cuadro, de forma esquemática, se contienen las etapas según el modelo de periodización propuesto por Matveiev. Este ciclo puede extenderse durante un año o repetirse dos o tres veces en un año, dependiendo del calendario de competiciones.

Período preparatorio. Abarca dos subperíodos o etapas: general y especial. En el subperíodo general se pretende el desarrollo de las técnicas básicas y destrezas generales, es decir, cada uno de los componentes básicos del rendimiento. En el subperíodo especial se perfeccionan las técnicas y tácticas básicas y se desarro- llan las destrezas específicas del deporte, ligando los componentes anteriores y desarrollando el rendimiento competitivo. El entrenamiento va adquiriendo así un carácter más específico.

Período competitivo. Comprende, a su vez, tres subperíodos o etapas:

Subperíodo precompetitivo, competitivo y de descarga. El subperíodo precompetitivo intenta realizar un entrenamiento específico e intenso para preparar la competición. El subperíodo de competición pretende maximizar el rendimiento para que el deportista pueda actuar al máximo de sus potencialidades, produciendo situaciones próximas a la competición. El subperíodo de descarga se sitúa en los días inmediatamente anteriores a la competición y está destinado a recuperar fuerzas físicas para rendir al máximo en la competición.

Período transitorio. Dedicado al descanso activo para mantener su nivel anterior de rendimiento y no caer en el agotamiento físico y psicológico. Se trata de una etapa de regeneración y, por consiguiente, no es aconsejable el cese total de la actividad física. A este fin, los expertos suelen recomendar, entre otras estrategias la práctica lúdica de otras modalidades deportivas, distintas de aquellas en que compite el deportista. Por ejemplo, un futbolista puede practicar natación, básquet o tenis, por puro disfrute, pero al mismo le sirve para mantenerse en forma.

 

Plan de Preparación Psíquica

 
 

Adquisición

 

Mantenimiento

   

Pérdida

 

Preparatorio

 

Competitivo

   

Transito

 

Gen.

Esp.

Pre. Comp.

 

Competitivo

   

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

Evaluación de destrezas mentales y aprendizaje de habilidades psíquicas. Adaptación a las habilidades psicológicas generales e introducción a las específicas.

Ensayo y

 

Recuperación, análisis y evaluación de la competencia y el plan anual, distensión, mantenimiento del estado de ánimo saludable

preparación

 

para la

Predisposición para el rendimiento máximo, estado ideal de rendimiento, puesta en práctica de los elementos adquiridos en la preparación mental

competencia,

tareas de

focalización,

pensamiento

táctico y

estratégico

 
 

Patrón

         

Alto

       

de

 

Carga

   

Medio

       

Medio

   

psíquica

 

Bajo

               

Bajo

BIBLIOGRAFIA

BOMPA Tudor, Periodización Teoría y metodología del entrenamiento, Editorial Hispano Europea, S. A. Barcelona, España, 2007

Buceta, J.Mª. (2007) El instrumento TEP.

DOSIL Joaquín, Psicología de la Actividad Física y el Deporte, 1ºedición, Ed. MacGraw-Hill/Interamericana de España, Madrid, 2004.

GARCIA Francisco, Herramientas Psicológicas para entrenadores y deportistas, Editorial Deportes INDER, La Habana Cuba 2004.

LOEHR James, La Excelencia en los Deportes. Editorial Planeta S.A.I.C. Buenos Aires, Argentina 1991.

PULGARIN María, 2000, Infancia y deporte, Buenos Aires, Argentina

WILLIAMS Jean M. Psicología Aplicada al Deporte, Editorial Biblioteca Nueva, Madrid, España 1991.

Fuentes Virtuales

http://www.efdeportes.com/efd16/dequipo.htm

http://www.atletisme.com/psicologia/RESISTENCIA1.HTML

www.palestraweb.com

http://g-se.com/es/usuario/perfil/maria-del-c-pulgarin-medina

https://es.scribd.com/doc/216792127/Control-psicologico-de-

deportistas-en-formacion