Вы находитесь на странице: 1из 16

XIV CONGRESO DE INGENIERIA SANITARIA Y AMBIENTAL AIDIS - CHILE Santiago, Octubre de 2001

INCIDENCIA DE LA CARGA MÁSICA EN LA ESTABILIZACIÓN Y DESHIDRATACIÓN DE LOS LODOS EN PLANTAS DE FANGOS ACTIVOS POR AIREACIÓN EXTENDIDA

Pedro Cisterna O.(1) y Carlos Ayala A.(2)

(1) Ingeniero Civil Químico, Dr. Ing. Químico (c), (2) Egresado de Ingeniería Civil Subgerencia de Medio Ambiente, ESSBIO S.A. P. de Valdivia 1090, Concepción, Chile e-mail: pcistern@essbio.cl,

INTRODUCCION

Los sistemas de tratamientos de aguas servidas domésticas han sido implementados con el fin de eliminar la contaminación de las aguas residuales, de manera tal que la disposición de éstas y de los residuos que se generen por el tipo de tratamiento utilizado, cumplan con la normativa vigente para así resguardar la calidad ambiental.

Los lodos son residuos generados por los distintos procesos de tratamiento de las aguas servidas. La generación de estos lodos da origen a uno de los problemas más complicados que debe enfrentar la gestión de tratamiento y depuración de las aguas residuales, que es la disposición de éstos. Para la disposición de los lodos se requiere que éstos cumplan determinados requisitos, que son fundamentalmente, una adecuada estabilización, deshidratación e higienización, por lo que una parte considerable de los esfuerzos que se realizan en el tratamiento de las aguas servidas incluyen generalmente la estabilización de la biomasa resultante del proceso depurador.

Se debe distinguir entre los procesos que realizan una extracción de lodo en forma continua o intermitente, tales como fangos activos, biodiscos y lechos bacterianos y aquellos que acumulan los lodos por un período considerable como es el caso de las lagunas de estabilización.

OBJETIVOS

El objetivo de este trabajo es estudiar la incidencia de la carga másica en el nivel de estabilización de los lodos y como esta última incide en la deshidratación de éstos. De acuerdo a la teoría, el régimen de operación de los procesos de fangos activos, determina en gran medida el nivel de estabilización del lodo. En aireación extendida se produce un lodo más estabilizado que en cualquier otro tipo de régimen. En el presente trabajo se ha llevado a cabo un seguimiento de la calidad de los lodos en cuatro plantas depuradoras que operan en régimen de aireación extendida, por lo que se analizarán los resultados relativos a estabilización y sequedad de los lodos obtenidos de las plantas en estudio.

DESCRIPCION DEL PROCESO DE LODOS ACTIVOS

El proceso de lodos activos consiste en generar condiciones favorables para el cultivo y desarrollo de una colonia bacteriana dispersa en forma de flóculos denominados lodos activos. Este proceso se realiza en un estanque, el cual es agitado y aireado, siendo alimentado en forma continua por aguas servidas, que en la mayor parte de los casos contienen un alto contenido de materia orgánica.

La agitación del tanque tiene por objeto homogeneizar la mezcla constituida por la colonia bacteriana y el agua servida, evitando sedimentos y zonas de cortocircuito. La aireación, se efectúa para abastecer de oxígeno a las bacterias depuradoras, ya que su metabolismo requiere de éste para llevar a cabo la degradación biológica de la materia orgánica. Es necesario un tiempo mínimo de permanencia del agua servida en este estanque, para que se efectúe el proceso bioquímico donde participan microorganismos, materia orgánica y oxígeno. Posteriormente, el licor de mezcla del tanque de aireación es enviado al tanque de sedimentación secundaria, cuya función es separar el agua depurada de los lodos. Estos últimos son recirculados al tanque de aireación, para mantener una concentración suficiente de bacterias depuradoras. El excedente de lodos depositados en el fondo del sedimentador secundario es evacuado de éste y enviado a un tratamiento de lodos.

Q A Tanque Aireador Q A +Q R
Q A
Tanque
Aireador
Q A +Q R

Q E

Sedimentador
Sedimentador
Sedimentador
Sedimentador
Sedimentador

Sedimentador

Sedimentador
Sedimentador
Sedimentador
Q A Tanque Aireador Q A +Q R Q E Sedimentador Q R Q P Figura
Q A Tanque Aireador Q A +Q R Q E Sedimentador Q R Q P Figura

Q R

Q P

Q A Tanque Aireador Q A +Q R Q E Sedimentador Q R Q P Figura
Q A Tanque Aireador Q A +Q R Q E Sedimentador Q R Q P Figura

Figura 1. Esquema de funcionamiento de una planta de tratamiento por fangos activos

Donde:

QA : Caudal del Afluente.

QE : Caudal del Efluente.

QR : Caudal de Recirculación.

QP : Caudal de Purga.

MARCO TEÓRICO

Los lodos o biosólidos de una depuradora de aguas residuales se pueden definir como cualquier sólido, semi sólido o líquido generado por una planta municipal, comercial o industrial de tratamiento de aguas residuales. Estos biosólidos son materiales orgánicos ricos en nutrientes derivados de la depuración de las aguas residuales. Estos contienen nutrientes como Nitrógeno, Fósforo y Potasio (Sastre,

1995).

La gestión de los lodos está estrechamente vinculada al proceso de depuración empleado, el cual determinará las características y propiedades de los biosólidos y viabilidad o conveniencia de la alternativa a emplear en la gestión. La calidad de los lodos resultantes en los procesos de tratamiento de tipo biológico, en cuanto a su nivel de estabilización, está determinado en gran medida por el régimen de tratamiento. Posterior a esto, los lodos son sometidos a una digestión ya sea aeróbica o anaeróbica, la cual tiene por función reducir el contenido de materia orgánica. Esto se traduce en la destrucción de células, y se representa con la disminución de los sólidos suspendidos volátiles.

En este trabajo se analiza el nivel de estabilización de lodos, a través de la digestión de tipo aerobia, que se alcanza en el mismo proceso de fangos activos, la que reduce la cantidad de sólidos a disponer finalmente. Esta reducción es el resultado de la conversión, por oxidación, de una parte importante del lodo en CO2 y H2O, lo cual corresponde a la respiración de la fase endógena.

Esta digestión aeróbica de los lodos que se da dentro de los límites del proceso de fangos activos, va a estar determinada en gran medida por el tipo de régimen de operación a aplicar, ya que en la depuración de las aguas residuales ocurren simultáneamente diversos procesos bioquímicos. Por una parte los microorganismos biodegradan la materia orgánica, para lo cual es necesario la utilización de oxígeno, además utilizan el sustrato para su síntesis y crecimiento del cual obtienen la energía y masa necesaria, y por otra parte esta la autoxidación de los microorganismos que no están en su fase de actividad metabólica.

Cuando se tiene un sistema en el que la disponibilidad del sustrato es pobre con relación a la población de microorganismos, va a haber una población en exceso respecto de la cantidad de alimento disponible. Esto estimula a los microorganismos en plena actividad a alimentarse de los microorganismos muertos, lo que trae por consecuencia que estos últimos van a usar como sustrato la materia orgánica del material celular muerto, por tanto la población de lodos que incluye a los que están en plena actividad y a los muertos, va a tener un alto porcentaje de células que poseen básicamente el material mineral. Esto último trae consigo el aumento de la proporción mineral y con ello el incremento de la estabilización de los lodos. La situación antes descrita, corresponde a la fase endógena, la cual se desarrolla en el proceso de fangos activos por aireación extendida (Cisterna, 1999).

Al nivel de parámetros hidráulicos esto se traduce en una carga másica muy baja y una edad celular alta.

0.02

<

Cm

<

0.2

Edad Celular

>

20 días

(Hernández, 1992)

Los instrumentos que se utilizarán para evaluar el nivel de estabilización que se alcanza en el proceso, será la relación de sólidos suspendidos no volátiles a sólidos suspendidos totales. Los primeros corresponden a la fracción que no se volatiliza cuando es sometida a una temperatura de 550º C y los segundos al total de la biomasa existente en el tanque de aireación. Por lo tanto, la razón entre estas dos magnitudes corresponde a la fracción de materia mineral que poseen los lodos, con relación a la cantidad de masa total que incluye la materia orgánica y la mineral, por lo que este cuociente es una aproximación de la fracción no biodegradable de los lodos del estanque de aireación.

Por esto se debe optimizar el proceso de tratamiento, con el fin de aumentar la proporción mineral de los lodos. Con ello se consigue que la estabilización de éstos aumente y que cumpla con las condiciones mínimas para su posterior disposición y en el mejor de los casos su reutilización.

El grado de mineralización que alcanzan los lodos es una variable que depende principalmente de las condiciones de proceso y específicamente de la carga másica, lo que determina el tiempo de residencia hidráulico de la biomasa en el tanque de aireación. El gradiente de mineralización más considerable se da en el tanque de aireación. Posterior a esta etapa se logran sólo gradientes marginales de mineralización.

Carga másica y estabilización

La calidad de los lodos resultantes del proceso de biodegradación, depende fundamentalmente de la carga másica, ya que este parámetro establece la relación entre la cantidad de alimentación disponible y la población de microorganismos, con lo cual se estimula, en mayor o menor medida, la fase endógena y con ello la eliminación del material orgánico de origen celular, el cual está estrechamente vinculado.

Analíticamente, se tiene que:

del material orgánico de origen celular, el cual está estrechamente vinculado. Analíticamente, se tiene que:

Se calcula la carga másica con la DQO, ya que ésta se utilizó como parámetro de medida de la contaminación orgánica

como parámetro de medida de la contaminación orgánica   y (Eckelfender, 1989) Donde:   Cm
como parámetro de medida de la contaminación orgánica   y (Eckelfender, 1989) Donde:   Cm
 

y

(Eckelfender, 1989)

Donde:

 

Cm

:

Carga másica

q

:

Edad celular

f

:

Fracción material biodegradable a edad celular qc

Q

:

Caudal diario de entrada a la planta

DQO

:

Demanda química de oxígeno

V

:

Volumen del estanque de aireación

SST

:

Sólidos suspendidos totales en el estanque de aireación

l

:

Tasa de producción de lodos a partir de la carga de DQO eliminada

f d

:

Fracción biodegradable de los lodos a edad celular 0

f nd

:

Fracción no biodegradable de los lodos a edad celular 0

b

:

Coeficiente cinético de la fase endógena

De la relación de Eckelfender, se puede establecer una relación entre el material mineral de los lodos y la edad celular. Sobre la base de lo anterior, se obtiene la siguiente expresión:

la base de lo anterior, se obtiene la siguiente expresión: Donde ¶ corresponde a la fracción

Donde corresponde a la fracción de material no biodegradable de los lodos a una edad celular qc.

Del análisis matemático se deduce:

Del análisis matemático se deduce: En el trabajo “Gradientes de estabilización de los lodos de acuerdo

En el trabajo “Gradientes de estabilización de los lodos de acuerdo a los regímenes de procesos de fangos activos. Teoría y práctica”, se estableció una coherencia entre la expresión teórica de Eckelfender y los resultados empíricos, donde se establece que la estabilización de los lodos depende de la edad de éstos (Cisterna, 1999).

Evolución de la humedad en el filtro banda de acuerdo a los niveles de mineralización.

Filtro banda

Este tipo de equipos requiere de una etapa de acondicionamiento de los lodos, a través de la adición de un polímero, el cual incrementa la floculación de los lodos favoreciendo el proceso de deshidratación.

El filtro banda se utiliza con el fin de extraer el agua que contiene el lodo. Consta de dos cinturones o bandas porosas, que a través de rodillos aprietan el lodo, disminuyendo la cantidad de agua en éste. Cada rodillo está diseñado para ejercer una presión ascendente a medida que el lodo se desplaza a través de la banda. Esto genera un incremento en la capacidad de deshidratación de los lodos.

Dependiendo del tipo de lodo, el filtro banda puede reducir el contenido de humedad de los lodos hasta un máximo de 75 %, todo depende de la cantidad de polímero adicionada y de la homogeneidad de la mezcla entre este último y el lodo a deshidratar (Kemp J., 1997).

Calidad de los lodos de acuerdo a propuesta normativa

En las plantas de tratamiento de aguas servidas, la biomasa, que lleva a cabo la tarea de descontaminar las aguas servidas, se va incrementando continuamente, por lo que es necesario purgar los excedentes de ésta. Éstos se denominan lodos de Depuradora o Biosólidos.

La normativa actual exige que estos lodos cumplan con ciertas características de mineralización. Ésta consiste en alcanzar una determinada proporción de materia mineral en los lodos a través de la reducción de la materia volátil; además, también exige cumplir con un determinado nivel de humedad de éstos, el cual consiste en reducir a un determinado porcentaje la cantidad de agua presente en los lodos.

Según la norma (Reglamento provisorio sobre el manejo de lodos no peligrosos provenientes de plantas de tratamiento de aguas servidas), se destacan las restricciones para la aplicación benéfica de los lodos al suelo, su disposición y transporte:

“La reducción del potencial de atracción de vectores sanitarios, considera reducir los sólidos volátiles en los lodos en un 38 % como mínimo”.

“El contenido de humedad que presenten los lodos no debe ser superior al 70 %” (esto para efectos de disposición final en un relleno sanitario).

“El transporte de lodos que cumplan con los criterios para lodos Clase A o B, y que presenten una humedad igual o inferior a 85 %, podrá realizarse en recipientes cubiertos en condiciones que impidan el escurrimiento, el derrame o la emisión del material particulado durante el mismo”.

“No existen restricciones respecto del contenido de humedad de lodos para su aplicación benéfica” (esto referente a la aplicación del lodo al suelo).

METODOLOGÍA EXPERIMENTAL

Los lodos provenientes de los tanques de aireación de las plantas seleccionadas son sometidos a los análisis correspondientes de sólidos suspendidos totales y sólidos suspendidos volátiles, con lo cual se obtiene el grado de estabilización que se alcanza como consecuencia del tipo de régimen de la planta de tratamiento biológico.

En este trabajo se utilizarán muestras de lodos del estanque de aireación de cuatro plantas de tratamiento de fangos activos existentes: Monte Aguila, Huépil, Santa Juana y Yungay.

Parámetros fisicoquímicos y métodos analíticos

Sólidos suspendidos totales (SST), Sólidos Suspendidos Volátiles (SSV), Demanda Química de Oxígeno (DQO).

Los SST se determinan por filtración de un volumen de muestra conocido sobre filtros de fibra vidrio WHATMAN, de 4,7 cm GF/C y posteriormente secados a 103- 105ºC. La diferencia de peso de los filtros antes y después de la filtración permite calcular el contenido en SST ( Método 209C, Standard Methods).

En cuanto a los SSV, se determinan por la pérdida de peso después de la calcinación a 550ºC ( Método 208E, Standard Methods).

La DQO se obtiene oxidando la muestra químicamente a través de la acción del Dicromato de Potasio a una temperatura de 150 ºC durante dos horas.

RESULTADOS Y DISCUSION

Monte Aguila

Parámetros de operación

SST

SSM

SSV

SSM/SST

Q

DQO

Volumen

Carga

(mg/l)

(mg/l)

(mg/l)

(%)

(m3/d)

(mg/l)

(m3)

Másica

3881

1894

1987

48,802

216

220

243

0,050

3750

1754

1996

46,773

216

248

243

0,059

6136

2862

3274

46,643

254

245

243

0,042

10326

5148

5178

49,855

413

179

243

0,029

9120

4348

4772

47,675

218

442

243

0,043

7824

3425

4399

49,387

275

224

243

0,032

8984

4238

4746

47,173

659

125

243

0,038

9192

4198

4994

45,670

387

322

243

0,056

Figura 2. Niveles de estabilización de la localidad de Monte Águila. De acuerdo a los

Figura 2. Niveles de estabilización de la localidad de Monte Águila.

De acuerdo a los datos obtenidos, podemos apreciar que para valores bajos en la carga másica, los niveles de estabilización están por sobre el 45 %. Esto se debe a que existe un mayor desarrollo de la fase endógena. Conforme con lo anterior, esta planta cumple con las condiciones de estabilidad de los lodos.

Ahora bien, es apreciable un comportamiento bastante conservador en cuanto a la operación de esta planta, puesto que de acuerdo a las bases técnicas los niveles de estabilización pedidos para la reutilización de los lodos deben estar por sobre el 35 %, por lo cual existe la opción de disminuir la concentración de sólidos en el tanque de aireación para así elevar la carga másica y por ende disminuir la estabilización de los lodos.

Lo anterior se basa en la tendencia de los datos, lo que implica que de acuerdo a la evolución de éstos, se espera que para una carga másica de 0,17 (d-1) los niveles de estabilización sean del 35 %.

Huépil

Parámetros de operación

SST

SSM

SSV

SSM/SST

Q

DQO

Volumen

Carga

(mg/l

(mg/l

(mg/l

(%)

(m3/d)

(mg/l)

(m3)

Másica

3221

719

2502

22,322

950

378

600

0,186

4098

992

3106

24,207

950

348

600

0,134

7136

1192

5944

16,704

1287

559

600

0,168

5230

988

4242

18,891

1584

469

600

0,237

7152

1296

5856

18,121

4916

180

600

0,206

7030

1332

5698

18,947

3615

270

600

0,231

4638

690

3948

14,877

1601

433

600

0,249

Figura 3. Niveles de estabilización de la localidad de Huépil. Esta planta presenta niveles de

Figura 3. Niveles de estabilización de la localidad de Huépil.

Esta planta presenta niveles de mineralización de los lodos cercanos al 25 %, por tanto es la de menor nivel de mineralización.

Otro punto a mencionar, es que de acuerdo a las condiciones de diseño para este tipo de plantas, la carga másica debe tener un valor medio no superior a los 0,1 (d- 1). Según lo anterior y los antecedentes que se tienen, se ve que los datos de carga másica promedian los 0,2 (d-1), lo que indica que de acuerdo a las condiciones de operación de los distintos tipos de regímenes de lodos, estaríamos trabajando en un régimen convencional, el cual no se caracteriza por entregarnos una buena calidad del lodo.

Basándonos en el comportamiento ilustrado por los datos obtenidos, es necesario disminuir los valores de carga másica alrededor de los 0.05 (d-1). Con esto se espera que los niveles de estabilización de los lodos, para esta planta, estén por sobre el 35 %.

Santa Juana

Parámetros de operación

SST

SSM

SSV

SSM/SST

Q

DQO

Volumen

Carga

(mg/l)

(mg/l)

(mg/l)

(%)

(m3/d

(mg/l

(m3

Másica

3221

719

2502

22,322

1296

289

726

0,160

5058

1686

3372

33,333

1357

251

726

0,093

7970

2851

5119

35,772

622

760

726

0,082

10466

4220

6246

40,321

533

597

726

0,042

6996

2732

4264

39,051

585

748

726

0,086

1924

524

1400

27,235

616

397

726

0,175

4104

1296

2808

31,579

785

524

726

0,138

3844

1098

2746

28,564

762

573

726

0,156

3844 1098 2746 28,564 762 573 726 0,156 Figura 5. Niveles de estabilización de la localidad

Figura 5. Niveles de estabilización de la localidad de Santa Juana.

El comportamiento de esta planta es bastante categórico en cuanto a la relación que existe entre los niveles de estabilización y carga másica. A partir de esto se aprecia que para valores de carga másica inferiores a 0,09 (d-1) los niveles de estabilización están por sobre el 35 %.

Yungay

 

Parámetros de operación

 
 

SST

SSM

SSV

SSM/SST

Q

DQO

Volumen

Carga

(mg/l

(mg/l)

(mg/l)

(%)

(m3/d)

(mg/l)

(m3)

Másica

4233

1032

3201

24,380

824

385

726

0,103

4090

906

3184

22,152

745

400

726

0,100

3914

752

3162

19,213

1120

288

726

0,114

4650

974

3676

20,946

1402

295

726

0,123

4930

117

3754

23,854

1785

220

726

0,110

4002

838

3164

20,940

1582

214

726

0,117

4072

1058

3014

25,982

1400

200

726

0,095

4268

1120

3148

26,242

1383

198

726

0,088

1120 3148 26,242 1383 198 726 0,088 Figura 6. Niveles de estabilización de la localidad de

Figura 6. Niveles de estabilización de la localidad de Yungay.

Esta planta presenta un comportamiento bastante regular en cuanto a la evolución de los parámetros, ya que se puede apreciar que para valores de carga másica inferiores a 0,06 (d-1) los niveles de estabilización están por sobre el 35 %.

Gráfico consolidado. Evolución de la mineralización en función de la carga másica

En el gráfico siguiente se realiza un consolidado con todos los datos disponibles para establecer la relación existente entre los parámetros ya mencionados, tal que se observa con claridad que el nivel de mineralización de los lodos es muy sensible a la carga másica.

La carga másica está estrechamente vinculado a las condiciones de entrada, DQO y caudal del efluente, variables que no son manejables a través de la operación de las plantas.

Del gráfico consolidado se observa que a medida que aumenta la carga másica disminuye el nivel de mineralización de los lodos, lo cual es coherente con la teoría dado que a mayor carga másica, menor edad celular, por tanto menor mineralización de los lodos.

edad celular, por tanto menor mineralización de los lodos. Figura 7. Gráfico consolidado, Estabilización versus Carga

Figura 7. Gráfico consolidado, Estabilización versus Carga Másica.

Conforme al gráfico, se puede establecer un comportamiento tipo para las plantas de tratamiento, el cual consiste en fijar como predeterminados los niveles de estabilización. Esto implica regular el comportamiento de las plantas basándose en la carga orgánica de entrada, con el fin de establecer una concentración de microorganismos en el tanque de aireación.

Lo anterior se traduce en obtener valores de carga másica entre los 0,07 (d-1) y 0,04 (d-1), para así establecer niveles de estabilización entre el 35 % y 45 %.

Ahora bien, esto puede ser optimizado en función de la estabilización que alcancen los lodos en la cancha de acopio. Para esto es necesario realizar un seguimiento a los lodos con el fin de determinar la estabilización en el tiempo.

Niveles de humedad en función de la estabilización de los lodos

Los datos de estabilización de los lodos han sido obtenidos con respecto al filtro banda y no en función del tanque de aireación. Esto se debe a que existe un gradiente de mineralización de los lodos entre el tanque de aireación y el espesador. Este gradiente es producto del tiempo de permanencia de los lodos purgados en el espesador, lo que provoca que los lodos continúen biodegradándose, por consiguiente aumentando los niveles de estabilización de éstos previo ingreso a la etapa de deshidratación.

En la gráfica siguiente se presenta la evolución de la sequedad de salida en el filtro banda en función de la mineralización del lodo. Los datos corresponden a muestreos que se realizaron a la línea de lodos de las plantas de tipo DEGREMONT; se observa que a medida que aumenta la mineralización aumenta la sequedad.

a medida que aumenta la mineralización aumenta la sequedad. Figura 8. Evolución de la sequedad en

Figura 8. Evolución de la sequedad en función de la estabilización.

Según los datos obtenidos, el gradiente de estabilización que se alcanza en el espesador, previo al deshidratado, es del orden de un 3,5 %. Basándose en lo anterior, la sequedad que se alcanza en el filtro prensa, depende de la mineralización lograda en el espesador.

CONCLUSIONES

Se concluye que una adecuada mineralización favorece la deshidratación de los lodos.

Los niveles de mineralización de los lodos y la deshidratación de éstos, dependen de la carga másica. Es decir, a menor carga másica, mayor estabilización de los lodos y por ende mayor sequedad.

Para valores de carga másica inferiores a 0,07 (d-1), se obtienen valores de estabilización de los lodos superiores al 35 %.

Con niveles de estabilización del 35 %, la sequedad que presentan los lodos es del orden del 17 %.

BIBLIOGRAFIA

1. CISTERNA O., “Gradientes de estabilización de los lodos de acuerdo a los

regímenes de procesos de fangos activos. Teoría y práctica”, Aidis – Brasil,

1999

2. HERNANDEZ A., “Depuración de Aguas Residuales, Colegio de Ingenieros de Caminos”, Canales y Puertos, Madrid, 1992

3. ECKENFELDER WESLEY, “Industrial Water Pollution Control”, Editorial Mc Graw Hill, New York, 1989

4. DIAZ M., “Tratamientos biológicos aerobios, En Libro: Contaminación e Ingeniería Ambiental”, Ficyt, Oviedo, 1997

5. SASTRE H., “Biosólidos: Problemática, tratamiento, alternativas y tendencias futuras de uso”, Segundas jornadas sobre medio ambiente en Asturias, 1995

6. APHA, AWWA, WEF, Standard Methods 18 th Edition, 1992

7. KEMP J., “Just the facts on dewatering systems”, Water Environment & Technology, 47 – 49, 1997