Вы находитесь на странице: 1из 72

Gral. Brig. Rafael José Aguana Gral. Brig. Samir Sayegh Assal

La Militaridad

EN EL ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL DE DERECHO Y DE JUSTICIA

  • 3 ra Edición

Caracas, febrero 2014

La MiLitaridad

En EL Estado dEMocrático y sociaL dE dErEcho y dE Justicia

Depósito Legal: lf30820123554336 ISBN: 978-980-7535-01-4

Edición Nº 3, elaborada para uso de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela

Carátula: Gerardo Moncada/ Gerónimo E. GuevaraR.

Colaboradores:

Gral. Div. Alexis López Ramírez Cnel. Dario Baute May. Sara Otero Santiso Prof. Juan Hoyas

Agradecimientos: A los Oficiales y docentes de la UMBV, UCAC y CEE “Manuel F. Gran” Por su apoyo, reflexiones y valioso aporte a este emergente pensamiento para la Ciencia y Artes Militares

Caracas, 4 de febrero de 2014

A Dios.

Por darnos la sabiduría y la paciencia

para lograr los objetivos.

A mi Familia.

A mis Padres, A mi esposa, hermanos e hijos fuente inagotable de entusiasmo y amor.

A la UMBV,

a sus Maestros y al pensamiento bolivariano que permitió teorizar las cualidades de la Militaridad para los hombre y mujeres del socialismo del siglo XXI.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Índice

PróLogo .................................................................................................

7

introducción ..........................................................................................

9

caPituLo 1....................................................................................................

15

CARACTERIZACIÓN DEL PROCESO DE FORMACION MILITAR PARA LA SEGURIDAD, LA DEFENSA Y EL DESARROLLO INTEGRAL EN EL ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL, DE DERECHO Y DE JUSTICIA

caPituLo 2....................................................................................................

27

PRESUPUESTOS TEÓRICOS, JURÍDICOS Y CRITERIOS DE EXPERTOS PARA SUSTENTAR EL MODELO DE FORMACIÓN MILITAR BOLIVARIANA

caPituLo 3....................................................................................................

39

MODELO DE FORMACIÓN MILITAR PARA LA SEGURIDAD, LA DEFENSA Y EL DESARROLLO INTEGRAL EN EL ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL DE DERECHO Y JUSTICIA

caPituLo 4....................................................................................................

49

ESTRUCTURA TEÓRICA DEL MICRODISEÑO DE LA MILITARIDAD COMO DIMENSIÓN METODOLÓGICA

caPituLo 5....................................................................................................

57

ESTRUCTURA TEÓRICA DEL MODELO DE LA MILITARIDAD PARA LA SEGURIDAD, LA DEFENSA Y EL DESARROLLO INTEGRAL EN EL ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL DE DERECHO Y DE JUSTICIA.

Lista dE sigLas ...............................................................................................

63

rEfErEncias ..................................................................................................

65

Los autorEs .................................................................................................

69

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

PRÓLOGO

Presentar la obra “ La Mi l itaridad en el Estado

Democrático y Social de Derecho y de Justicia”, me enorgullece en mi carácter de Viceministra de Educac ión para la Defensa porque da testimonio del compromiso que a cabalidad han asumido representantes de la FANB, en la elaboración de materiales que contribuyan a la consolidación y, por ende, profundización de la nueva visión de la Fuerza Armada y la Mi l i c ia Bolivariana.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia PRÓLOGO Presentar la

En el marco de la búsqueda de un proceso formativo militar autóctono donde la formación militar del ser humano es el eje fundamental en la nueva concepción del curriculum, la propuesta de los Generales de Brigada Samir Sayegh Assal y Rafael José Aguana, tomando en cuenta el nuevo perfil del militar y la milicia venezolana, se convierte en una herramienta de aplicación inmediata.

Entiéndase que la Mi l itaridad es una cual idad que se traduce en hacer de la defensa de la patria una guerra popular prolongada de desgaste y de posiciones asimétricas, no convencional, donde lo importante es causarle el mayor daño al enemigo, no con el armamento de última generación sino con el convencimiento de que estamos defendiendo un proceso en bien de la poblac ión y la nac ión venezolana.

El “Modelo de la Militaridad” en las dos grandes dimensiones que abarca: Cultura Militar Bolivariana y sus pares dialécticos, y la Metodología para la Militaridad, se traduce en senc i l las palabras que el pueblo mientras mejor preparado, capacitado y comprometido está, mayores posibilidades tendrá para defender las conquistas de la Revolución Bolivariana.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Este modelo formativo hace énfasis a la seguridad nac ional, la defensa del espacio territorial por cada miliciano y miembro de la Fuerza Armada Bolivariana, sistematiza el proyec to soc ial que vi ve la Patria, desde un enfoque soc io productivo y contextualizado que conlleva a la defensa del Estado democrático y social, de derecho y justicia.

El modelo en sí da respuesta tanto a los posibles conflictos bélicos, por la parte militar; como a la corrupción, los desastres ecológicos, las calamidades públicas y las crisis económicas, en lo que respecta a la sociedad civil; lo que conlleva, indiscutiblemente, a una estrecha relación para la defensa integral.

Emerge un hombre y una mujer militar que trabajará en estrecha relación con la comunidad civil en todo momento y en el territorio específico, especialmente cuando la soberanía se vea amenazada por algún país extranjero, catástrofe o calamidades reafirmando de manera eficiente, eficaz y efectiva el principio de la corresponsabilidad.

A todos los que trabajamos en la concepc ión de ésta Venezuela soc ial ista, y especialmente a todos los que de una u otra forma estamos en el campo de la educación en el ámbito militar, los invito a leer la presente obra producto del nuevo pensamiento militar venezolano.

carmen teresa Meléndez

Almiranta

Caracas, 19 de agosto de 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

INTRODUCCIÓN

La actividad soc ial, pol ítica e ideológi ca que carac teriza el desarrol lo contemporáneo y la evidencia acerca de la orientación hacia el progreso de las nac iones, son vías expeditas que contribuyen de forma direc ta al desarrol lo humano, ya que es una muestra de la necesidad para el logro de las transformaciones en la sociedad. Es por ello que ha de asumirse el proceso de formación militar en la Fuerza Armada, tomando en cuenta y sin obviar a las Mili cias que, como parte del Estado y la sociedad, se han de atemperar a las nuevas realidades puesto que, si bien forman parte de la estructura del Estado, no puede olvidarse que están conformadas por hombres y mujeres que son parte de la sociedad.

Es innegable que la sociedad contemporánea venezolana, requiere de hombres y mujeres que al formar parte de la Fuerza Armada y de la Mi l i c ia ostenten cual idades humanas enmar cadas en princ ipios y valores éticos y morales conducentes a la construcción del desarrollo cultural, social y económico del país. Por tanto, las estrategias formativas en ese ámbito han de ser pertinentes a las exigencias y necesidades requeridas para construir una sociedad más justa, sobre la base del trabajo mancomunado de la relación cívico- militar.

La necesidad de apropiarse del fenómeno de la transformación social y cultural demanda nuevas estrategias formativas en los espacios laborales y ciudadanos comunes, lo cual hace necesario nuevos enfoques de formación en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para el siglo XXI.

Los requerimientos actuales en tal sentido, obligan a repensar el modelo de la formac ión mi l itar bol i variana, de modo tal que en el lo se forje la ineludible complementac ión e intensificac ión de las estrategias metodológi cas de formación, requeridas para que sus componentes actúen pertinentemente en el seno de la sociedad civil, máxime si estamos frente a la nueva visión de la Fuerza

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Armada y la Milicia como una simbiosis que se revela en un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, todo lo cual conlleva a que indudablemente se exprese la necesidad de una transformac ión profunda en el ámbito del sentimiento, el pensamiento y la acción.

Generar un nuevo proyecto social transformador en una Nación, propicia y potencia la necesidad de reconocer la relación dialéctica entre base y superestructura, en virtud de que el acomodo a las circunstancias económicas y políticas conlleva a la aparición de una estructura ideológica y axiológica orientada al logro de tales transformaciones. Por tanto, la formación militar se expresa en una directiva esencial para los hombres y mujeres que sustentan el nuevo proyecto transformador, para lo cual han de trazarse alternativas que garanticen la potenciación de la sociedad en términos de desarrollo cultural, social y económico.

Desde esta perspectiva se precisa asumir concepciones y modelos formativos en lo cívico–militar en correspondencia con las características que expresan el nuevo Estado, a partir de un reconocimiento del valor del contexto político-social desde su di versidad dinámi ca y cambiante, que propi c ie un desempeño flex ible, comprometido, competente y trascendente de quienes defienden la soberanía nacional y la identidad del pueblo.

Sobre el proceso de formación militar se han realizado estudios significativos, tales como los de Magee, E.M. (1966), Carafano, J.J. y Kochems, A. (2005), Garré, N. (2007), Méndez, P. J. (2008), entre otros, referidos a la educación militar, la cual constituye un aspec to de gran connotac ión para una Nac ión, máx ime si desde esta perspectiva se reconoce la necesidad de formar a los sujetos con el objetivo de lograr su integral idad humana y soc ial, no sólo revelado en su desempeño humano y militar, sino también en la aprehensión de un conjunto de valores capaces de elevar sus cualidades morales, siendo ésta una necesidad de la sociedad que se aboca a la construcción de un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, en tanto ello constituye la fuerza militar que asegura las di versas aristas soc io-económi cas, pol íticas y culturales para la seguridad, defensa y desarrollo integral de la nación, como es el caso de Venezuela.

De ahí, que la formación militar se constituye en un proceso cualificador, dado que ha de ser capaz de incidir, crear y transformar el pensamiento axiológico de

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

lo c í vi co-mi l itar de los sujetos en el contex to soc io- cultural requerido por la seguridad, la defensa y el desarrollo integral de la nación.

Por tanto y considerando lo indicado anteriormente se preciso como el objeto que fundamenta este trabajo investigativo el proceso formativo mi l itar; y es menester tomar en cuenta que la formac ión mi l itar debe basarse en teorías pedagógicas que fundamenten las exigencias y necesidades de la sociedad y el estado, desde la cultura política e ideológica como plantean los estudios acerca de esta particular formación.

Visto así, se concentro toda la actividad en desarrollar las categorías y niveles relacionales en la caracterización de la formación militar hacia el siglo XXI y en consecuenc ia, transitar hac ia una concepc ión que permitiera reconocer los sustentos fundamentales de la formación del ser humano, en relación con el contexto histórico social y cultural de la transformación en Venezuela.

Es pertinente destacar que el proceso formativo militar, ha de buscar respuestas para la seguridad, la defensa y el desarrol lo integral de manera coherente enmar cado en el dis curso humanista y democ rático, que se genera desde la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como lo divulga el líder de la Revolución Bolivariana Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de la FANB., de reafirmación de la cultura cívico militar como un resultado, como una creación constante, tanto como los proyectos y fines del actuar de los sujetos, todo lo cual deviene en ideas y real izac iones propias de una cultura de la seguridad, la defensa y el desarrollo integral.

Por tanto, la formación militar, desde su esencia, ha de estar relacionada con el reconocimiento de la naturaleza compleja, holística y dialéctica del proceso de transformación del Estado Democrático y Social, de Derecho y Justicia, tal como lo establece la Constituc ión de la Repúbl i ca Bol i variana de Venezuela, interpretado todo el lo como una total idad, de modo que tal formac ión contribuya a la integración soberana y la internalización de la identidad nacional.

Algunos investigadores han hecho referencia a lo socio-humanista y en general a lo axiológico en lo cívico-militar; sin embargo, aún se aprecian debilidades en el orden teórico, lo que revela limitaciones en la construcción epistemológica y

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

metodológica al no ofrecer alternativas científicas que contribuyan a establecer verdaderas dinámi cas que revelen la relac ión ex istente en la Revoluc ión Bolivariana que permita justificar la coexistencia de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la Milicia Bolivariana, (la cual no podemos dejar de mencionar que la CRBV la establece como una sola organizac ión, pero en este trabajo lo denotamos en forma separada por su origen formativo); en un mismo contexto jurídi co-pol ítico, ya que las mismas se brindan de forma desfragmentada y descontextualizada, lo cual no logra expresar el movimiento de una axiología militar en el Estado Democrático y Social, de Derecho y Justicia para la seguridad, la defensa y el desarrollo integral.

En ese orden y siguiendo la lógica metodológica que permite la dialéctica y sus categorías es posible formular como objetivo la elaboración de un modelo de formación militar para la proyección cívico-militar a la luz de lo axiológico que desarrol le la capac idad soc io-transformadora de la seguridad, defensa y desarrollo integral para el logro de la proyección cívico-militar. Pero, esa misma lógica planteada exige precisar el espacio tiempo para la incidencia en el objeto de esta investigación, la cual se establece, entonces, como campo de acción el modelo para la formac ión mi l itar de la seguridad, la defensa y el desarrol lo integral en el Estado Democrático y Social, de Derecho y Justicia.

En otro orden de ideas, se logra configurar la necesidad de revelar la peculiaridad distintiva en la formación militar para la seguridad, la defensa y el desarrollo integral, desde una perspectiva axiológica que connote el carácter dialéctico de la lógica sistematizadora de la militaridad, lo que asigna una reinterpretación del proceso formativo militar en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la Milicia Bol i variana, como componentes activos para la seguridad, la defensa y el desarrollo integral del Estado de la Revolución Bolivariana, lo que se erige en la orientac ión teóri ca que permite transitar hac ia la soluc ión del problema al fundamentarse en la concepción científica de lo Holístico Configuracional desde la perspectiva de los teóri cos Dr. Homero Fuentes, Dr. Jorge Montoya, Dr. Alejandro Estrabao y Dra. Eneida Matos.

De la misma manera, las argumentac iones util izadas en este l ibro son la reconocidas en los diferentes ordenes de la ciencia y por la sociedad, que sirven de referenc ia para el desarrol lo y sustento de las ideas; a partir de estos se

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

estableció un patrón investigativo para la dinámica del modelo de la formación militar bolivariana, en la cual se revelan las configuraciones y las dimensiones que la tipifican y particularizan.

Así mismo, las carac terísticas de esta informac ión que es parte del quehacer diario de la sociedad Venezolana, permitió un tratamiento desde lo teórico, lo jurídico y axiológico, resultados que vienen de toda la bibliografía consultada; finalmente para las interrogantes que se presentaron motivado a lo novísimo que se manifiestan estas relaciones se acudió al criterio de expertos.

Grac ias a todo ese proceso l igeramente menc ionado, al tratamiento de las opiniones, teorías ex istentes, prácticas cotidianas se logro diseñar el modelo teórico metodológico de la formación militar bolivariana que para efecto de este estudio se denominará en adelante Militaridad y que ha sido contextualizado exclusivamente para el “Estado Democrático y Social, de Derecho y de Justicia” tomando como referentes las categorías que emergen del resultado de la observación, el análisis y fundamentalmente la opinión de expertos consultados.

Se puede señalar, que el modelo -razón de ser de este es c rito-, inc luye las dimensiones percibidas desde la comunidad como el centro del quehacer social venezolano, donde la formación cívico militar bolivariana en la comuna, se perfila como alternativa de vinculac ión de las tropas regulares bajo la concepc ión didáctica y las tropas de las comunidades bajo una óptica de pueblo uniformado, para la defensa integral de todo el espacio nacional que pueda ser objeto de alguna amenaza y así asegurar la sobrevivencia de la nación.

De hecho, el modelo visualiza la dinámica del accionar social que se propone, fundamentado en la Teoría Dialéctica Materialista y Humanista en un contexto social cimentado en una estructura organizativa a través de la conformación de colectivos multidis c ipl inarios conformado por todos los ac tores de la nac ión venezolana, encargados de administrar el modelo.

En cuanto a la dimensión formativa se resaltan dos aspec tos importantes: el primero referente a la cultura e historia militar Bolivariana, como necesidad de formación del voluntariado conformado por los actores comunitarios (militares, milicia, organizaciones comunitarias, instituciones educativas, población y en general todos los connac ionales) que responda a los fines de la defensa,

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

produc c ión y desarrol lo soc ial de la comunidad y la segunda dimensión hace referencia a la dimensión metodológica para la militaridad, como el camino idóneo para la adquisición de hábitos, valores, habilidades y destrezas necesarias para la vida.

Ambas dimensiones presentes en el modelo dinámi co, en forma de espiral ascendente tienen como fin último incidir positivamente en lo social y por ende en la cal idad de vida donde se desarrol le. De ahí que se pretende aportar elementos teóricos-prácticos–operativos para la proyección cívico militar que logre la capacidad socio transformadora de la sociedad para la seguridad, defensa y desarrollo integral en el Estado Democrático, Social de Derecho y Justicia.

A estos fines se hace necesario desarrol lar algunas ideas como son: El establec imiento de la relac ión dialéctica y contradi c toria que se pone de manifiesto entre las siguientes categorías, la orientación del proceso formativo militar bolivariano y la intenc ionalidad del contenido ax iológi co de la militaridad. Lo anterior nos llevará a establecer un análisis de ambas categorías sintetizado desde la contextualización formativa militar de la seguridad en el Estado Democrático y Social, de Derecho y de Justicia.

Esta triada planteada desde lo contradictorio y complementario exige la dinámica que se manifiesta en el proceso de sistematización de la formación militar para la seguridad, defensa y desarrollo integral que se constituye como la categoría dinamizadora de todo el modelo.

La Militari-

CAPÍTULO 1

CaraCterizaCión del proCeso de formaCión mi l itar para la seguridad, la defensa y el desarrollo integral en el estado demoCrátiCo y soCial , de dereCho y de justiCia

La preparac ión, formac ión y desarrol lo de los mi l itares debe estar en correspondenc ia con los cambios soc iales que se suceden en la contemporaneidad ya que ha de estar relac ionado con el proceso de reestructuración económica, política e ideológica de una nación, a la vez que se vincula con las necesidades que exigen transformaciones sociales y culturales; es entonces una nueva posición o enfoque lo que se requiere en el proceso de formac ión y desarrol lo de los integrantes de la Fuerza Armada Nac ional Bol i variana (FANB) y de la Mi l i c ia Bol i variana (MB), que a la vez ha de tener énfasis en la consol idac ión de los conoc imientos, habi l idades, valores y valorac iones requeridos para ac tuar efi c ientemente en el contex to donde ejercerán su labor.

Desde esta perspec ti va es vál ido reconocer que la Pedagogía y la Didác ti ca constituyen c ienc ias que han de soluc ionar, en el orden epistemológi co y praxiológico, todo el proceso de formación de los militares de hoy día, en aras de revelar una interpretac ión rac ional del mismo modo; es por el lo que se ha insistido en la existencia de una Pedagogía Militar, capaz de dar soluciones a los problemas perentorios que se evidenc ian en la mayor parte de los sistemas educacionales militares de la región.

La formación de militares requiere nuevos enfoques y esfuerzos científicos desde diferentes investigaciones teóricas para determinar una preparación más efectiva

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

y eficiente, para así lograr una mayor sensibilidad y motivación hacia la carrera de las armas, así como desarrol lar sus potenc ial idades y ac titudes en la consecución de los objetivos de su actuación contextual, a partir de consolidar una postura humanista, por lo que ha de considerarse la necesidad de una formación militar que abarque su actuación desde lo proyectivo y lo prospectivo.

Se requiere llevar a cabo un estudio que permita concretar la validez en el tiempo de la educac ión mi l itar, la cual conl leva a un proceso de formac ión que innegablemente ha de obedecer a una dirección científica para poder significar la noción epistémica concreta que se requiere desde las Ciencias Pedagógicas. En tal sentido, autores tales como Bozhovi ch L . (1976); González R., F . (1989), Boldiriev, N. (1974), López F., J. (1978), Konnikova T. (1981), Chávez R., J. (2002), entre otros, han considerado a la formación como proceso y categoría que es propia de las Ciencias Pedagógicas y se encamina a resignificar la creación de un tipo de hombre de acuerdo a determinados ideales, objetivos y fines sociales.

Este concepto destaca la dimensión humana de la educación, ya que el hombre hay que formarlo para que contribuya a perpetuar su existencia en la sociedad, es por eso que si se tipifica el sentido general de la formación y su especificidad en la esfera mi l itar, debe considerarse la formac ión de militares y mili c ias conforme ha sido tratada por teóricos tales como: Fabyanic, T., A. (1986), Head R., G. (1978), Boorstin, D. J. (1983), Holzman, G. (2000), Carafano, J. J. y Kochems, A. (2005), entre otros, quienes la asumen como el proceso social de preparación y conformac ión del sujeto, referido a los fines prec isos para un posterior desempeño en el ámbito ciudadano y militar.

En este sentido, el proceso educativo militar, centrado en la formación militar profesional, que tiene lugar en las instituciones militares, está orientado a la obtención de conocimientos, habilidades, actitudes, valores éticos-morales, entre otros, a partir de contenidos referidos al perfil militar profesional, lo que constituye el proceso de transferencia de conocimientos, habilidades, valores y valoraciones en instituciones especializadas, donde el proceso de enseñanza- aprendizaje alcanza cada vez niveles superiores, dando lugar a una formación en

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

princ ipios y valores, los cuales se convierten necesariamente en la direc triz esencial a lo largo de su carrera militar.

Por lo tanto, ha de considerarse el proceso formativo militar como el eslabón donde se adquieren los contenidos culturales militares indispensables para ejer cer la profesión, sin embargo el carác ter formati vo mi l itar requiere de profundos anál isis para desentrañar relac iones importantes que permitan considerar a la formación militar como verdadero proceso humano, a partir de que se concreten las cualidades humanas de los futuros militares y sea desde allí donde se pueda vincular verdaderamente a la Milicia Bolivariana, cuestión poco abordada aún en la literatura científica de las artes militares, lo cual quiere decir que urge considerar la formac ión de los profesionales mi l itares desde la perspectiva de una nueva estrategia formativa militar, que podría ser llamada formación cívico militar bolivariana.

En los momentos actuales el contexto socio-político de Venezuela exige nuevas concepc iones teóri cas y metodológi cas, capaces de sintetizar el espíritu humanístico y cultural del desarrollo de la profesión militar y su vinculación con la milicia, y expresar el carácter complejo y dialéctico del desempeño de los que a primera vista tienen compromiso directo con la seguridad, defensa y desarrollo integral. En tal sentido, se considera la formac ión mi l itar, en su aspec to más general y su singularidad, como el proceso que reconoce su carácter didáctico desde la integral idad del desempeño en la prác ti ca soc io-pol íti ca, lo cual demanda la necesidad de un análisis e interpretación epistemológica que permita connotar la pertinencia formativa de la militaridad, categoría que ha de estar significada a diferencia del militarismo, para evitar su confusión.

La formación del ser humano se sustenta en la teoría curricular y su práctica, evidencia la existencia de múltiples enfoques o modelos que generan las diversas metodologías y estrategias de diseño, con fronteras, que en ocasiones no están debidamente delimitadas. La definición de diseño curricular se asocia a disímiles criterios que reflejan la formación; es indispensable operar con este concepto, lo que implica que el proceso curricular debe estar en correspondencia con una

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

concepc ión del mundo parti cular y, consecuentemente, con una fi l iac ión filosófica, pedagógica, sociológica y psicológica determinada.

En sentido general, los modelos de formación curricular de Caswell y Campbell (1935), Tyler, R. W. (1973), Johnson M. R. (1967), Daowz (1981), Stenhouse, L. (1987), citados por Aguana N, R. (2010), sustentan la concepción del currículo como proyecto educativo que norma, conduce y permite evaluar integralmente el proceso de enseñanza-aprendizaje, y se orienta a la formación del ser humano en el desarrollo afectivo-cognitivo y en un contexto histórico concreto como lo indi can Ál varez, R. (1996), F raga, R. y Herrera, C. (1996); sin embargo, la orientación curricular en estos modelos, responden a una concepción conductista y esquemática, que no toma en cuenta al ser humano como dinamizador de su desempeño profesional desde la diversidad contextual cambiante y dinámica.

Desde una mirada más tradicional y conductual, Vílchez, N. (1998); Pinat, A. (2005) citados por Ortiz O. A. (2005), Gairín, J. y García, Mª.J. (2006), sustentan un modelo que opera desde una posición positivista de la ciencia y conciben la formación del profesional a partir de la yuxtaposición de disciplinas que limitan la integración de la formación axiológica a la especialidad requerida. No obstante, esta perspectiva dista de un enfoque del currículo desde el reconocimiento de la actividad humana y su carácter dialéctico y totalizador, ya que sólo se limita a una mera capacitación de los sujetos, los conciben como elementales receptores y reproductores del conocimiento y soslayan una postura crítica e interpretativa tanto del proceso formativo como de los problemas profesionales que de él emergen.

Las posturas asumidas por Arnaz, J. (1991); Ortiz, A. (2005), Méndez, P. J. (2006), devienen en otra forma de concebir el proceso de diseño curri cular en la formac ión profesional, advirtiéndose una ampl itud en las concepc iones que sustentan. Desde esta orientación, se valoriza su estructuración desde el carácter tecnoc ráti co, al no tomar en cuenta los procesos ni las cual idades, sino los resultados instruc ti vos. La orientac ión de las ac c iones didác ti cas se hace, generalmente, por ensayo y error, como muestra evidente de sus limitaciones conceptuales, al confinar el desarrol lo del pensamiento teóri co y c reador,

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

centrado en la memoria reproductiva, sin advertir el abordaje de la peculiaridad distintiva de lo axiológico que se erige en un eje vertebrador del diseño curricular, cuestión que aún no se vislumbra en la formación militar.

El diseño en la formación militar del siglo pasado en nuestro país, aparece totalmente desvinculado de la realidad socio-político-militar de la sociedad venezolana, sin tener en cuenta los problemas y conflictos que de ella emergen, lo que incide negativamente en el desarrollo de las potencialidades transformadoras de la FANB y de la MB como parte del sistema de seguridad, defensa y desarrollo integral del Estado Democrático y Social, de Derecho y Justicia.

La multiplicidad de criterios, perspectivas y modelos curriculares en la formación mi l itar profesional tienen en común el no considerar en toda su magnitud la explicación y la compresión de la militaridad como eje de sistematización de la formación militar, a partir de su integración con la cultura militar, lo que conduce a l imitac iones en la interpretac ión c ientífi ca de la soluc ión de los problemas profesionales desde la dinámica formativa.

En un intento de dar respuesta a la necesidad de la integración curricular, surgen nuevos paradigmas en el diseño de la formación militar que integran lo científico con lo técni co, lo psi cológi co, lo polifacéti co y lo politécni co como lo revelan Zabala, M. (1978); Coll, C. (1994) y Flórez, R. (1995); sin embargo, no trascienden las concepciones teóricas reduccionistas y funcionales, al no revalorizar al ser humano como dinamizador de su propio proceso abordan cuestiones generales y asumen el diseño curri cular con modelos trasladados de la educac ión de profesionales en las universidades, sin advertir el significado y sentido de este tipo de formación que es muy específica.

Por consiguiente, a pesar de que en estos últimos años se ha trabajado insistentemente en los cambios de la formac ión mi l itar, aún se observan deficiencias en los procesos de la formación militar, debido a limitaciones en la pertinenc ia formati va con la vinculac ión soc ial, a partir de concepc iones y modelos curri culares marcadamente tradi c ionales y esquemáti cos, fundamentados en los objetivos de la enseñanza conductual y determinista, que

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

orientan sus procesos cognitivos, subjetivos o investigativos desde una postura pragmática y relativista, con limitado reconocimiento del valor del contexto.

Autores como Fuentes, H. y Mestres, U. (1996), hacen alusión a la dinámica del diseño curricular, y ratifican la existencia de una dinámica en el diseño curricular, sin declarar de forma explícita las consideraciones que lo avalan; de igual forma Vidal L., M. y Pernas G., M. (2006), lo consideran para la formación axiológica de las Ciencias Médicas; así mismo Fuentes, H., Cruz, S., Valera, R. y Reyna, M. A. (2004), establecen esta dinámica para la formación de competencias profesionales; de igual forma, García C., F. y Palacios H., Á (2008) reconocen que la dinámica del diseño de formación debe tomar como base las condiciones socio-económicas concretas del país que se desarrolla y las particularidades de cada región.

Se comparte el criterio de Fuentes, H. (2009), quien reconoce la dinámica del diseño

curricular al expresar que:

“...el

diseño curricular supone dos dimensiones: El

macrodiseño curricular y el microdiseño curricular, las cuales en el propio proceso integran otras dimensiones singulares, que en su relación propician la dinámica del mismo”. La dinámica del diseño curricular discurre sobre la relación entre el macrodiseño y microdiseño curricular a partir de los rasgos y propiedades que emergen como centro esencial de su movimiento y transformación.

En este sentido, el currículo como una tentativa para comunicar los principios y rasgos esenc iales de un propósito educati vo, no debe estar ajeno de las transformac iones que se operan a partir de los problemas y situac iones que emergen de diferentes ámbitos profesionales ni hacer traslado esquemático de prácticas sociales como lo afirman Stenhouse.,L. (1987) y Coll, C. (1994), por lo que la formación militar debe ser el resultado de un proceso de reconstrucción c ríti ca en correspondenc ia con la real idad aportada por el contex to mi l itar, esenc ia epistemológi ca que debe sustentar la pertinenc ia formati va de la militaridad.

Las propuestas y estrategias de formación de los militares en la perspectiva de una formac ión concebida desde el diseño curri cular, epistémi camente no se garantiza sólo a través de una formación rígida y esquemática, sino que debe ser

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

considerada desde una actividad formativa militar centrada en las necesidades de la sociedad en que se desenvuelve, lo que revela la relación entre el diseño curricular de la formación militar y la formación axiológica, tesis que encuentra sus fundamentos en las concepc iones pedagógi cas ac tuales sobre el diseño curricular en la formación militar en valores.

Al reconocer la formac ión mi l itar desde lo ontológi co se han de signifi car las relac iones objeti vas y necesarias que apuntan hac ia la formac ión de los integrantes de la FANB, incluyendo los milicianos, como respuesta alternativa para integrarla a la formac ión ax iológi ca, que se erije como eje del proceso educativo militar desde el diseño curricular, en el que se encuentran las fuentes y fundamentos que pri vi legian la transformac ión y parti c ipac ión colec ti va y multidisciplinar, capaz de favorecer la construcción dinámica de nuevos valores y valoraciones que trasciendan el quehacer del ejercicio militar.

Es necesario que las instituciones de la FANB consideren la formación axiológica como aspecto esencial en este proceso de la formación militar e interpreten su dinámica, ya que se debe prestar atención a los principios fundamentales de la ética humana, especificados en la fundamentación jurídica del Estado venezolano y exigido en todos los ámbitos del quehacer humano donde actúa; sin embargo han predominado di versas posturas teóri cas que han transitado desde la interpretación mecanicista hasta la posición más conductista de la formación de valores y esquemáticas en su interpretación en lo que a la dinámica del diseño curricular de la formación militar se refiere.

En cuanto a la formación axiológica, investigadores como Fabelo C., J.(1997), González R.,F. (1997), Chacón A., N. (1996), Baxter, P.,E.(1999), entre otros, han aportado argumentos signifi cati vos en la formac ión de profesionales y la importancia en el orden teórico sobre el particular, pero no se deja de reconocer la existencia de una variedad epistemológica en la consideración de los valores, limitándose a los valores generales.

Así mismo, investigaciones a nivel internacional realizadas por Berkowitz, M. W. (1998), Caputo, J. (1998), Cortina, A. (1998), Nucci L. (2005), Medrano de L, G.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

(2007), entre otros, dirigen su atención a problemas generales sobre los valores y cuando particularizan lo realizan solo a valores morales. Por otro lado, es difícil encontrar trabajos que logren establecer la relación del significado y el sentido de la formación axiológica como parte de la dinámica del diseño curricular de la formación militar.

Es necesario significar que las estrategias formativas axiológicas militares en la connotación de la dinámica del diseño curricular de la formación militar deben seguir las inducciones del sentido humano, ya que la conducta del sujeto refleja lo individual y es el fundamento de lo social. Desde esta mirada epistemológica, con un enfoque holístico de lo socio-humanista, el militar ó el miliciano ha de tener una formación axiológica que traerá consigo una pertinencia cívico-militar, a partir de la orientación axiológico-cultural, debido a que se toman en cuenta los saberes previos y la especificidad socio cultural del contexto donde ejercerá su profesión u oficio, siendo indispensable la movilización de su militaridad que ha de formarse en el devenir del contacto directo junto a sus raíces y sus vivencias.

Las exigencias actuales y desarrollo del militar y del miliciano, requieren de una instrumentac ión coherente y sistémi ca, que ha de tener en su centro la formac ión ax iológi ca; la mi l itaridad como valor, permitirá establecer las coordenadas de la dinámica de la formación de los integrantes de la FANB.

Por lo tanto, la militaridad representa un aspecto fundamental para este tipo de formac ión, por ser un potenc ial educati vo en valores e influyente en el pensamiento crítico-reflexivo y constituye una vía innegable para favorecer la formación axiológica. Desde esta perspectiva, investigaciones realizadas por Salas F. (2003), Jiménez R. (2008), Avendaño J. (2002), Bruzual E. (2003), Carrera G. (2005), Garrido A. (2000), Savater F. (1998) entre otros, apuntan la emergente formación de la militaridad y su importancia en este tipo de instituciones, sin embargo ex isten l imitac iones desde el punto de vista epistémi co en la conceptualización de la militaridad y el militarismo.

El militarismo, como bien es significado por autores como: Irwin, D. y Micet, I. (2008); Caballero, M. (2007); Jiménez, R. (2008); Irwin, D. y Langue, F. (2005);

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Irwin, D., Castillo, H. y Langue, F. (2007); Avendaño, J. (2002) y otros, es expresión de la preponderanc ia de los mi l itares, de la pol íti ca mi l itar o del espíritu mi l itar de una Nac ión; se denota incongruenc ia en los autores al tratar de establecer una analogía entre ambos conceptos, es c laro entonces, que la militaridad es expresión de la actuación de los militares en el campo social, como parte de un pueblo, no como una especie separada de la política cívico militar de una Nac ión, la mi l itaridad ha de erigirse desde lo ax iológi co en la relac ión dialéctica entre lo militar y lo social en la dinámica de este tipo de formación, es dec ir, reconocer que el vínculo de lo mi l itar-soc ial ha sido una de las c laves epistémi cas en la considerac ión del diseño curri cular de la formac ión mi l itar profesional.

Por otra parte en la obra “Latinoamérica Hoy” de Vuskovic y otros (2007 p.108) se afirma: “si la militaridad de la lucha no conecta con el síndrome socio-cultural y con la experiencia histórica, revestido de lo festivo, transaccional y no violento, así como el carác ter c í vi co de los sujetos, se produc iría una incomuni cac ión social”. Este emergente concepto también es visto como una “fuerza espiritual... que lucha contra el mi l itarismo, y Gazzol i (1986) interpreta la c i vi l idad en su acepción ecuménica y la militaridad como lo contingente de esa ecumenicidad, de esa universalidad en donde todos nos reconocemos.

Atendiendo a estos aspectos señalados sobre la militaridad, se observa que las direc c iones que se asumen tienen di vergentes connotac iones respec to a la dinámica de la formación militar y adoptan posturas diferentes, sin embargo es innegable la relac ión entre el carác ter de lo moral-militar con lo c iudadano, cuestión poco abordada desde la apropiación subjetiva por los individuos de una soc iedad conc reta. De ahí la necesidad de considerar que en la base de la mi l itaridad como valor para el diseño del modelo de la formac ión mi l itar bol i variana se deben considerar los siguientes aspec tos interrelac ionados dialécticamente entre sí:

Aspecto cognitivo. Los conocimientos militares que se formen en el individuo y que sean la expresión de una concepción del mundo,

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

de la cultura de la época, así como del conocimiento de la moral vigente en la soc iedad en que vi ve, representan una premisa indispensable, aunque no sufi c iente, para la asunc ión de la construcción de su escala valorativa militar.

Aspec to afec tivo-volitivo. Abar ca la esfera psi cológi ca de los sentimientos, emoc iones, la intui c ión, los moti vos, el tesón, la firmeza de lo militar-social y en especial, el de la voluntad militar, la cual es sometida bajo el control de la conciencia moral individual, en los actos de elección de la conducta militar en la sociedad, a la vez que responde por ella; sólo con un hecho cuya significación social progresi va tras c ienda y mueva los mecanismos internos de los sentimientos del indi viduo, podrá asimi larse subjeti vamente el contenido objeti vo de la mi l itaridad como un valor moral, cuya aprehensión e identifi cac ión con ésta, sea capaz de movi l izar la voluntad individual en su manifestación conductual.

Aspecto de orientación ideológica. La significación social buena del hecho soc io-mi l itar, que reafirme el progreso moral en una sociedad dada, tiene una connotación ideológica, que expresa las condiciones de vida, el carácter de las relaciones individuo-sociedad y los intereses de las diferentes clases, predominando los intereses de la clase dominante, sobre la base de la conformación histórico social de dicho sistema de valores.

Por tanto, si se considera que los valores, como determinaciones espirituales e ideológicas son la expresión concentrada de las relaciones sociales y por otro lado son un determinado tipo de significación social positiva de los fenómenos para el sujeto (Fabelo, J. 1996), entonces es evidente la denotación y connotación de la militaridad como valor.

Por tanto, en la formación axiológica del militar y del miliciano, ha de tenerse en cuenta el nivel de la conciencia del individuo, su posición en el sistema de las relaciones sociales imperantes, lo cual condicionará el contenido significativo del

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

valor asumido y su correspondencia o no con el sistema de los valores imperantes en la sociedad.

Atenerse a la consideración de la militaridad como valor se debe a los propios planteamientos acerca de que en el carácter universal de algunos valores, como plantean López, L. (2007), Chacón, N. (1996) y Fabelo, J. (1996), no contradice el carácter histórico de los valores, pues ello se debe al desarrollo de las relaciones de los sujetos sociales en un tiempo y en un espacio determinado, por tanto si los valores pueden aparecer con contenidos de signifi cac iones diferentes o similares, en dependencia de la situación concreta y en un contexto específico, entonces el valor militaridad tiene un contenido diferente, no solo en diferentes sociedades sino en grupos culturales militares en el proceso de su formación dentro de la sociedad.

Se desprende de estos criterios el hecho de que la militaridad en la dinámica del modelo de la formación militar ha de propiciar la formación del sujeto social, del militar para la paz lo cual le permite captar esos significados reales a través de la capac idad de los sentidos en su ac tividad valorativa militar, que permiten asumirlos o no, es dec ir func iona a su vez como fi ltro en el proceso de socialización, incidiendo así en la función reguladora del comportamiento, y por tanto, en las actitudes hacia el contexto social circundante, a la vez que expresa una correspondencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace en el plano individual, y que posee una correspondencia con la sociedad.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

La Militari-

CAPÍTULO 2

PresuPuestos teóricos, jurídicos y criterios de exPertos Para sustentar el modelo de formación militar bolivariana

Para elaborar el modelo teóri co–metodológi co de la mi l itaridad en el Estado Democrático y Social, de Derecho y Justicia, se hace necesario puntualizar, su signifi cac ión epistemológi ca, partiendo del estudio de reconstruc c ión del conoc imiento c ientífi co dando paso al surgimiento de nuevos enfoques de investigac ión desde los avances del saber, hacer, sentir y convi vir, como manifestaciones de la realidad.

Lejos de ser descubrimiento o invención, en este enfoque el conocimiento es un acto de comprensión. El papel de la ciencia es concebido como mecanismo de transformación y emancipación del ser humano y no como simple mecanismo de control del medio natural y social.

Partiendo de ese principio, surge la necesidad de indagar sobre la formación militar y la proyección cívico militar, desde las distintas esferas de actuación, tomando en cuenta sus princ ipios, valores, func iones y sus avances teóri cos. Es prioritario determinar su razón de ser como c ienc ia, dis c ipl ina o como necesidad.

Es por ello que se establece una fundamentación científica de la militaridad que consolide su pertinencia en el marco social actual. En función de lo anteriormente expuesto se originaron las siguientes interrogantes: ¿Es la formación militar o la mi l itaridad una herramienta necesaria para al canzar los procesos formati vos

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

integrales del ser humano, en el Estado democ ráti co y soc ial, de derecho y justicia?, ¿Es la militaridad un modelo teórico-metodológico que responde a las necesidades de la real idad del connac ional para favorecer su inc lusión, en la transformación social comunitaria?

En el documento “La Doctrina Militar Bolivariana y el Poder Nacional”, Chávez (2009), reflex ionaba sobre las mi l i c ias y su formac ión, alertaba, sobre la necesidad de la organización de varios frentes de milicias, que se integraran, a las mismas el campesinado sembrando con su trac tor, pero junto a su fusi l, los indígenas (Wayúu, Piaroa, Bari, Yucpa) con otra di visión; la UNEFA, el F rente Miranda, decía el Presidente, “No hay nadie más inteligente que el pueblo, con capac idad para hacer redes de intel igenc ia tác ti cas, estratégi cas, pol íti cas y soc iales ” . En vez de ser batal lones de reservas, pueden completar algunas unidades regulares, en la defensa integral de la nac ión, sin abandonar sus funciones sociales.

Evidentemente la formac ión c í vi co mi l itar se fundamenta en princ ipios fi losófi cos, psi cológi cos y soc iológi cos que coadyuvan en los procesos de formación integral, en la educación formal y no formal. Se aprende haciendo, se aprende en forma vi venc ial y en contac to direc to con el medio ambiente circundante, en un clima de responsabilidad y disciplina militar, para alcanzar la seguridad nacional y la defensa integral.

Entre los aportes más resaltantes de estos últimos tiempos, de la formación cívico militar en la República Bolivariana de Venezuela, se observa su contribución en la formación de un individuo identificado con su entorno y apto para la vida en sociedad, con un sentido crítico, creativo y responsable de su rol e importancia en ella, así como en la adquisición de hábitos para mantenerse saludable a través de la participación en actividades, orientadas hacia el logro de un crecimiento equilibrado en concordancia con sus características y condiciones biogenéticas.

En su dimensión social el modelo de formación debe propiciar un canal idóneo para estrechar y/o mejorar las relac iones entre la orientac ión mi l itar y la intencionalidad de los valores nacionales favoreciendo una mejor comunicación,

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

fomentando valores en la preparación del cuadro, como la tolerancia, respeto, aceptac ión, el bien común, la dis c ipl ina, y la fraternidad a través de la participación en actividades de formación militar.

Es indudable que a la formación del militar-social le corresponde un papel importante dentro del proceso educativo formal, sin embargo, su radio de acción va mucho más allá de la educación escolarizada. Es menester además expresar que el modelo de formación militar para el Estado democrático, social, de derecho y justicia que se visiona, se opone a los tradicionales (lineales, verticales y centralizados), se basa en las experiencias participativas y sin jerarquías impuestas por modelos preconcebidos; se promueven a partir de dichas experiencias colectivas convirtiéndose en alternativas de desarrollo donde los intereses colectivos (sociales, culturales y locales) se anteponen a los de naturaleza económica, tecnológica, nacional, entre otros, priorizando los de origen local.

Desde esta perspectiva el espacio cultural militar juega un papel fundamental, ya que la identidad comunitaria se convierte en la base principal del éxito de los proyectos del sector social a desarrollarse, a través de la milicia organizada. En el libro de Herrera J, H (2004) “Las Fuerzas Armadas ante la Nueva Agenda Mundial”, (pág. 65) el gran pensador militar Clausewitz, definía a la guerra como una lucha de voluntades: “No es cuestión de quién tiene más barcos, más tanques, más aviones, sino hay que preguntar ¿Quién tiene más voluntad para luchar?”.

Lo anterior exige tener claro los métodos a utilizar para tratar de describir una realidad y es por ello que es necesario definir y conceptualizar el significado del término Modelo. Según Monares (2004, p 58), es “algo que se representa o se reproduce”, es decir aquel que intenta representar un fenómeno en sus aspectos esenciales, derivando sus componentes del nivel de la teoría, Paramonov (2002), concibe el modelo como “moldear o dar forma, orden y secuencia a conceptos, hipótesis, estrategias y modalidades que orientan acciones y hechos particulares de individuos dentro de un contexto”.

Para García, (2006, p 34), un modelo desde el punto de vista epistemológico es “toda construcción teórica que sirve para interpretar o representar la realidad o

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

una parte de la real idad” . Una teoría c ientífi ca es de por sí un modelo de la realidad natural que intenta explicar, pero a su vez, las teorías científicas recurren también a modelos. Ex isten entonces dos tendenc ias mar cadas; autores que definen al modelo en el plano mental y otros en el plano material, sin embargo ninguno niega la posibilidad de la coexistencia de ambos.

Sobre la base de lo anterior y para este escrito, define al modelo como una forma de representar -desde la perspectiva holística-configuracional- la realidad para aprehenderla, considerando que posee propiedades esenciales que permiten agruparlo dentro de las formas de representación del conocimiento científico; a través del modelo se muestra un aspecto de la realidad, reflejando la concepción que se posee de la misma (sus partes, sus relaciones, sus movimientos).

En este caso el modelo de formación militar que se presenta, se vale de diversas prác ti cas en sus distintas dimensiones que orientan ac c iones y hechos parti culares de indi viduos organizados dentro del contex to Bol i variano, fundamentado en una teoría, una epistémi ca lógi ca e ideológi ca, una metodología particular, y un conjunto de técnicas, al servicio social y que brindan un movimiento dialéctico a partir de la sistematización de las experiencias.

Para esa construc c ión el estudio se centró bajo el enfoque epistemológi co dialéctico-materialista, que fluye hacia el pensamiento de los grandes filósofos marxistas, este enfoque se concibe como producto del conocimiento científico, los patrones de regularidad a partir de los cuales se expl i can las interdependencias entre clases distintas de eventos reales, se aparta la lógica de lo cuantitativo y se acude a las cualidades humanas de esa sociedad agitada por una energía que se denomina Revolución Bolivariana.

Una vez analizado el modelo en su concepción epistémica se hace necesario el estudio de otras concepciones, que ayuden a esclarecer los criterios científicos y metodológicos que se pondrán de manifiestos en apartados posteriores, como son los conceptos de estado, estado soc ial de derecho, mi l itaridad, Mi l i c ias Bolivarianas, formación militar entre otras.

De aquí la necesidad de hacer alusión al proceso de formación militar que tiene

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

como objeti vo final, hacer de los hombres y mujeres, un c iudadano mi l itar ejemplar, que lo proyecte hacia el futuro, con responsabilidad de sus actividades y el óptimo desarrollo de sus virtudes personales, en su relación con la ciudadanía y que garantice la seguridad y defensa integral de la nación en el territorio que le corresponda defender.

En ese orden de ideas se infiere que existan puntos de convergencias en cuanto a las categorías que deben ser atendidas en la formación militar para garantizar la elevación de la calidad de vida de la sociedad en su conjunto sin distingo de razas y c redo. Los expertos que fueron consultados coinc iden en denominar varias categorías comunes en la impartición de justicia, para todos y que forman parte del proceder de un miembro de nuestra FANB, así como de la MB, donde quiera que se encuentren. Entre estas podemos citar las siguientes:

a. La Equidad: viene a constituir un componente del desarrol lo humano, la igualdad en los bienes o servicios necesarios permitirá gozar de una adecuada calidad de vida.

b. La Solidaridad: se considera como el segundo princ ipio fundamental de las soc iedades oc c identales, en su esfuerzo por construir una soc iedad humana. En este orden de ideas, “ la solidaridad implica el reparto orgánico de la riqueza de un país, con la intención de crear riqueza común en materia de infraestructura de bienes y de servicios considerados necesarios e indispensables para el buen funcionamiento y el buen desarrollo de la solidaridad”.

c. El Bien común: el objetivo del bien común, obedece al conjunto de principios, reglas, instituciones y medios que permiten promover y garantizar la existencia de todos los miembros de una comunidad humana en el plano inmaterial, dicho de este modo. Para que el bien común sea entendido como un elemento esenc ial, debe verse a través de la tri logía: reconoc imiento-respeto-toleranc ia en las relaciones con el otro.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

  • d. La Responsabilidad social: siguiendo formalmente al imperativo

categórico kantiano, ordena: “obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténti ca en la Tierra” . Di cho imperati vo se conoce como el "principio de responsabilidad”, de gran importancia en ecología (lo que signifi ca que la responsabilidad ambiental puede concebirse como una forma de responsabilidad social). Desde el punto de vista de la organización social, la responsabilidad social se diferencia de la “ responsabi l idad jurídi ca” por carecer de un proceso institucionalizado de adjudicación, es decir, no existen tribunales espec ial izados en juzgar la responsabi l idad soc ial que no esté prevista en normas jurídicas.

  • e. La Justicia Social: se puede conceptualizar, la justicia social de

forma paralela a la inc lusión soc ial; por ende la inc lusión soc ial signifi ca que todos los connac ionales puedan desarrol larse integralmente, cumpl iendo con sus deberes y, sobretodo, ejerciendo sus derechos a la educación, a la seguridad social, a la seguridad ciudadana, a la sana alimentación, al trabajo, a la vivienda digna y al pleno desarrollo de la personalidad del individuo, entre otros, garantizando así la igualdad de condi c iones y de oportunidades que fac i l iten la justi c ia soc ial y que garanti cen el desarrollo humano y la paz integral.

En la Repúbl i ca Bol i variana de Venezuela este concepto ha adquirido gran relevancia en lo social, lo ideológico, lo político y lo cultural extendiéndose a lo militar, sin embargo pareciera que la justicia está ligada meramente a la parte formal del derecho, cosa que le corresponde entenderla desde la perspectiva de la filosofía jurídica, de allí que la justicia social siendo un imperativo categórico para el Estado, cubra a todos los ciudadanos y no a un determinado grupo social.

No obstante a ello, se debe profundizar aún más en la formación ideológica del pueblo, hacia la búsqueda de los principios socialistas, que defiende el actual

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

proceso revoluc ionario, donde las categorías antes menc ionadas, se interrelac ionan, formando un c iudadano, más capaz, antes las adversidades climáticas, económicas y sociales y a un miliciano dispuesto a defender los logros de la Revolución que se construye.

De modo que se puede concluir que la finalidad del Estado Social de Derecho y de Justicia reside en crear, las condiciones mínimas necesarias para conservar y comprometerse a materializar esos derechos a fin de satisfacer las demandas y necesidades de sus habitantes para lograr el bienestar colectivo.

Por otra parte se hace necesario mencionar que para los expertos que intervinieron en estas reflexiones, la Seguridad y Defensa Integral expresa la relación directa entre lo civil y militar para asumir la defensa integral de la nación -en todo momento y en el territorio específico, especialmente cuando la soberanía de la nación se vea amenazada por algún país extranjero y cuando se produzcan catástrofes o calamidades públicas, estados de emergencias económicas y conmociones internas o externas- a través de las redes y organizaciones sociales y comunitarias (misiones, contralorías sociales, cooperativas, organizaciones indígenas, políticas, artísticas, laborales, etc.) que encarnen de manera eficiente, eficaz y efectiva el principio de corresponsabilidad.

Por otra parte en las Líneas Generales del Plan de Desarrollo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para la Defensa Integral de la Nación expresa en el objetivo de su Eje Doctrinario “construir la nueva doctrina militar bolivariana para librar con éxito una guerra popular prolongada ante la hipótesis de guerra por parte del imperio contra la República Bolivariana de Venezuela”. Esto conduce al concepto estratégico militar para la Seguridad y Defensa Integral de la Nación, que será el componente integrador de todas las misiones soc iales propuestas por el Gobierno Nac ional, dado que estas misiones nacen bajo la idea de lucha y defensa de la principal amenaza que desde el exterior se confabula (el imperio norteamericano), y la pobreza y la exclusión social en lo interno.

Por tanto, cuando se conforman redes de apoyo a las misiones éstas deben estar claras de su corresponsabilidad en materia de Defensa Integral de la Nación, ya

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

no sólo para asegurar el funcionamiento del módulo de salud, la alimentación, la educación, etc., sino la integridad total y la soberanía de la nación.

Los integrantes de las misiones y las redes que los conforman deben estar conscientes que cuando salen, por ejemplo: de la misión Vuelvan Caras reunidos en cooperativas de pescadores, no sólo deben asegurar la alimentación de la población, sino que al mismo tiempo tienen la responsabilidad de coadyuvar en la vigilancia y cuidado de los espacios acuáticos de la Nación; tienen que conocer y manejar los conceptos de Seguridad y Defensa de la Nac ión y ac tuar en momentos en que detecten situaciones irregulares que puedan afectar estos preceptos.

En otro orden de ideas es necesario recalcar que la cultura política militar en Venezuela, antes de 1999, a pesar de que la democ rac ia fue consagrada constituc ionalmente como representati va, no pudo ser desarrol lada por completo, por responder a intereses foráneos. Prec isamente la c risis de legitimidad fue producto en gran medida de la escasa representatividad de los dirigentes políticos; ello se debió fundamentalmente a la ausencia de credibilidad en su liderazgo.

La clase política venezolana descuidó su responsabilidad de orientar y guiar a sus elec tores y en lugar de el lo se dedi có a fortalecer su posi c ión hegemóni ca, defendiendo intereses parti culares. La imagen del dirigente pol íti co se fue desvirtuando de tal manera que el venezolano no tuvo un líder en quien creer, a quien seguir.

Bajo estas condi c iones, las relac iones de poder no permitían arti cular las demandas de sectores subalternos, para hacer efectiva su participación en la l lamada Democ rac ia Consensual, que el venezolano podía ejercer comi c ios elec torales; la forma más usual era a través de la vinculac ión con uno de los partidos pol íti cos del estatus (el c l ientel ismo pol íti co). A medida que fueron perdiendo representati vidad, el gobierno y las instituc iones, aumentaron su ilegitimidad y en consecuencia contribuyeron a la desvalorización del régimen democrático.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Así fue desarrol lándose un modelo hegemóni co que terminó destruyendo la esperanza en una supuesta democ rac ia, pues para el venezolano común, el sistema político venezolano no representaba sus intereses, no había posibilidad de participar en el proceso de toma de decisiones que le afectaban, no había líderes: un régimen que no refleja los valores del colectivo no tiene credibilidad. Son muchos los factores que indican una crisis de hegemonía, pero en el objeto de esta reflexión, la pérdida de legitimidad es la manifestación más importante, por cuanto es el que mayor efecto genera en la institucionalidad democrática venezolana.

De la crisis militar podemos obtener referentes valiosos para poder comprender el agotamiento del modelo hegemóni co venezolano. El 4F reveló el resquebrajamiento de la unidad interna de la Fuerza Armada, el 27N reflejó el des contento de algunos sec tores mi l itares con la corrupc ión moral que se apoderó de la cúpula militar.

Además, hay un hecho clave para fortalecer la idea del peso que tiene en la crisis hegemóni ca la pérdida de legitimidad: los valores y princ ipios que sal ieron a defender y rescatar a los insurrectos, no son los mismos que se escucharon de los dirigentes políticos, de entonces. Ahora bien, en las clases populares, a pesar de que no hubo un apoyo masi vo a los alzamientos, la simi l itud de ideas y necesidades, es innegable. Las banderas de los movimientos insurreccionales fueron las mismas de los sectores subalternos: el rescate del país a través de una reconstrucción moral.

Esa articulación, entre pueblo y militar, hoy en día, es lo que refleja la FANB como fiel garante de la institucionalidad, pero también se puede comportar como actor político, por cuanto no está impedido de reconocer las debilidades institucionales y que por una tradición histórica de carácter hemisférico, ha tenido que actuar decididamente para preservar el equilibrio político en numerosas oportunidades.

En síntesis, la cultura política venezolana está profundamente articulada con la cultura democrática, vistas al calor de las necesidades de nuestra población y no bajo los intereses particulares de personalidades. Se centra la cultura militar en

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

el cumpl imiento cabal del ordenamiento pol íti co y públ i co, en un Estado democrático y social, de derecho y justicia.

Se puede observar que Venezuela a partir de la vigencia de la CRBV del año 1999, se encuentra en un proceso de refundación de la Patria, donde se indica que la Seguridad de la Nac ión es competenc ia del Estado y su defensa es responsabi l idad de todos los connac ionales inc luyendo personas naturales y jurídicas.

En tal sentido, la FANB como institución organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación, dio paso a un proceso de revisión de su estruc tura y func ionamiento para adaptarse a este nuevo princ ipio de corresponsabilidad nacional, defensa y desarrollo integral de ahí que también surge otro brazo de las FANB que son la Milicias Bolivarianas.

Dentro de esta FANB se crea la Milicia Bolivariana, como un Cuerpo Especial, organizado por el Estado Venezolano para materializar el principio constitucional de corresponsabilidad y tiene como objetivo principal interactuar con la sociedad en su conjunto, para la ejecución de la Defensa Integral de la Nación.

Ese contexto que emerge permite el espacio para la contextualidad en la relación cívico-militar que según criterios compartidos con el Dip. Fernando Soto Rojas y MG Félix Velázquez la relación cívica militar invoca una “concepción independentista” que, apela al pensamiento bolivariano y equivale a una constante resistencia anticolonialista. Así, la exigencia de adoptar medidas urgentes para lograr la consolidación del sentido de patria, su defensa y su vigencia, es prioridad del Estado, en la preservación de las conquistas revolucionarias.

No obstante, tales concepciones genéricamente formuladas, no bastan para dar sentido a la lucha manifiesta, sino es, en un contex to determinado, ya sea tratándose de un espacio o un momento histórico que determine la impronta de nuestra FANB y la MB. Es por ello que se hace necesario abordar la categoría alianza cívico militar.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

De cualquier modo, la unión cívico-militar, es primordial para la consumación del deber ser, que persigue el bienestar de la población, siendo indispensable esa imbricación o unión que significa la real coordinación con el pueblo y, tratándose del ámbito estrictamente militar, se concibe como un medio para cumplir con el princ ipio constituc ional de la corresponsabi l idad -en materia de seguridad y defensa- del Estado y la sociedad civil.

Ahora, se impone la demanda en la relación entre ambas instituciones debido a la profundidad alcanzada por el Socialismo Bolivariano y los efectos generados en la población civil, que siente satisfacción al ver el compromiso adquirido de sus FANB en la lucha contra las contingencias del clima, contra la corrupción y otros males que aquejan al pueblo en la construcción del proceso.

Vale dec ir, que el mi l itar bol i variano tiene que estar formado con un cuerpo diferente, es un hombre de guerra hecho para la paz, desde allí sus cualidades humanas pero con una sublime voluntad histórica de vencedor, cualidades que lo hace un ser único y que los autores han tomado de la tesis de la Militaridad de Aguana (2010).

En otras palabras la militaridad es una cualidad que radica en la esencia, razón o c ir cunstanc ias que les son inherentes a la FANB a pesar de los cambios doc trinarios, se permiten especular respec to a una esenc ial continuidad de enfoques y criterios sobre el fenómeno bélico, heredados de siglos pasados. En las contribuciones del pensamiento estratégico, de Simón Rodríguez, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre y por supuesto del Libertador Simón Bolívar. La FANB no puede ser indolente ante el irrespeto, amenaza, desconocimiento y violac ión de los valores de cualquier imperio o de posi c iones hegemóni cas a escala mundial.

La cultura pol íti ca en Venezuela resulta ser el encuentro de la herenc ia de quienes la conquistaron conjuntamente con las particularidades que se fueron incorporando a partir del mestizaje soc ial. En esta reflex ión, se ha intentado describir las características de la posición actual que ha de caracterizar el proceso revolucionario que se defiende y para el cual se necesita una fuerza armada y

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

una milicia conscientes de que la defensa integral de la nación llevará tiempo, pero igual se avanzará, hasta hacer de la tierra de Bolívar, uno de los países más desarrollados del mundo actual.

Finalmente es necesario desarrollar la idea de la FANB como “garante supremo del imperio de las leyes”, pero en su conjunción con la Milicia Bolivariana, dando fe de la proyección cívico-militar, aun bajo los conceptos de hacer de la defensa de la Patria una guerra popular prolongada, de desgastes, y de posi c iones asimétricas, no convencional, donde lo importante sea causarle el mayor daño al enemigo, no con el armamento de última generación sino, con el convencimiento de que estamos defendiendo un proceso en bien de la poblac ión y la nac ión venezolana.

La Militari-

CAPÍTULO 3

Modelo de forMación Militar para la seguridad, la defensa y el desarrollo integral en el estado deMocrático y social de derecho y justicia

En el modelo de la mi l itaridad se hace alusión a las categorías investigati vas fundamentales que conllevan la praxis en la utilización de la teoría científica de lo “Holístico Configuracional” y que a continuación se señalan para una mejor comprensión: configurac iones, dimensiones que al canzará el modelo, y por último los eslabones que lo componen.

Se puede señalar entonces que este modelo metodológi co curri cular es una alternati va académi ca, produc to de la ex igenc ia del eje educati vo del “Plan Sucre” pues constituye la orientación que tiene que alcanzar la Fuerza Armada Nac ional Bol i variana y la Mi l i c ia Bol i variana para que tras c ienda la posi c ión, ex igida por la seguridad, la defensa y el desarrol lo integral, en el Estado democrático, social, de derecho y justicia.

Es por eso que la integralidad es el principio fundamental que define al presente modelo como eje transversal de la mi l itaridad en el proceso formati vo de la soc iedad y se encuentra ampl iamente expl i c itada en el modelo, teóri co e interdis c ipl inario con enfoque hol ísti co- configurac ional, para integrar el desarrollo educativo de la comunidad, con un carácter multidimensional, donde no solo el componente militar sea el imperante dentro del mismo, sino el aspecto social comunitario sea el que defina las posiciones en su vinculación necesaria.

Por

lo

antes

expuesto,

a

ni vel

de

mac rodiseño

curri cular

el

modelo,

interdisciplinario, permite la horizontalidad del desarrollo para la orientación del

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

contenido militar bolivariano y su intencionalidad del contenido axiológico de

la militaridad como par dialectico fundamental del modelo de la militaridad, en el proceso de enseñanza-aprendizaje y por otra parte, cómo ambas categorías se ponen de manifiesto en el proceso de sistematización en la formación militar.

Estas dos categorías dialécticas se traducen en un enfoque en el cual se insertan lo conceptual dado por lo cogniti vo, lo procedimental dado por el desarrol lo metodológico que se pretende alcanzar con la puesta en marcha del modelo de la militaridad, (representado en la adquisición de nuevas habilidades militares y destrezas comunicacionales para todos los connacionales) y lo actitudinal, dado por la ac c ión del mili c iano y su vinculac ión con el entorno. Desde esta visión emerge la contradicción fundamental del modelo de la militaridad que se ilustra a través de la Figura 1.

Figura 1. CONTRADICCIÓN FUNDAMENTAL

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia contenido militar bolivariano

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia contenido militar bolivariano

En otro orden de ideas el proceso político que se desarrolla en Venezuela desde 1999, exige del sector castrense un alto nivel de consagración, bajo la premisa de la corresponsabilidad (CRBV 2009 artículos 326, artículo 5º de la LOSN 2002 y artículo 3º de la LOFANB 2011), con la defensa de la nación (dimensión militar), pero también con el desarrol lo integral del país (dimensión ampl ia: aspec tos social, económico, político, cultural, geográfico y ambiental).

Bajo esta lógi ca es posible dec ir que la instituc ión mi l itar en la Repúbl i ca Bol i variana de Venezuela está l lamada a desempeñar, de acuerdo a las necesidades de la Nación, importantes compromisos en el ámbito de la gestión

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

de pol íti cas públ i cas distintas a las de defensa mi l itar, es dec ir en espac ios tradicionalmente reservados al sector civil.

El lo signifi ca que el proceso de formac ión mi l itar bol i variano debe estar en capacidad de profundizar el desarrollo de actitudes, ya no solo militares, sino también c ientífi cas, soc iales y técni cas en los ámbitos administrati vos, económi co-financ ieros y de infraestruc tura, entre otros. Adi c ionalmente, el militar debe estar en capacidad de ubicar la realidad de Venezuela en un contexto superior (ámbitos regionales y globales), donde la dinámi ca de la geopolíti ca mundial aunada a la estrecha interdependenc ia comuni cac ional, económi ca, política y social, demande un profesional informado y capaz de responder en tiempo real a las exigencias y coyunturas particulares.

Es por esto que la orientación al contenido militar bolivariano en su formación para la militaridad está dirigida a que el miembro activo de la FANB y de la MB juegue su rol dentro de la defensa integral de la Nación.

En este sentido coincidimos con el criterio de Eliecer Otaiza, experto consultado acerca de la relación que debe existir entre la FANB y MB, en que debe ponerse en práctica todo lo relacionado a la orientación del contenido militar bolivariano en la defensa de los logros revolucionarios y al mismo tiempo, que ambas instituciones, deben estar incorporadas al proceso de producción nacional, desde los diferentes ámbitos, como lo son el ambiente, lo social, lo político, lo cultural, lo geográfico, lo económico, y lo militar propiamente dicho.

Igualmente, la orientac ión al contenido y la intenc ional idad del contenido ax iológi co de la mi l itaridad tiene que ver además en su concepc ión con el proceder comprometido de los integrantes de la FANB y la MB ante la defensa de la patria grande, como lo es el territorio venezolano, esto incluye la injerencia en el espacio físico, donde se desenvuelve a diario; el barrio, el concejo comunal, la parroquia, el municipio y el estado. Esta identificación con el espacio donde es ac ti vo, lo l leva a ex tremar las medidas de independenc ia y soberanía para el territorio del cual procede, de donde ellos será fieles garantes de la patria grande de la que hablaba El Libertador.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Referente a la intenc ional idad del contenido ax iológi co de la mi l itaridad, es posible encontrar que la formación militar se enriquece y a la vez necesita de las consideraciones de la Filosofía Militar, para el sustento de sus argumentaciones y el logro de sus fines, partiendo de la consagración de la unidad de la Nación, en la defensa de la integridad territorial, ante una agresión exterior o interna.

Filosóficamente, la defensa del orden constitucional, significa que la FANB y MB deben intervenir en la defensa de la Nac ión, no solo bajo las direc tri ces del Gobierno, (cuando peligren los ámbitos señalados) sino cuando exista riesgo de quebrar la integridad institucional y normativa, lo que incide en la pedagogía militar, ya que, siempre es reflejo de una determinada concepción del mundo. Es decir, una visión particular de cómo debe concebirse la formación militar, a partir de la postura que se asuma y la dimensión epistemológica, lógica y axiológica que se signifique.

Es aquí donde toma gran relevanc ia la contradi c c ión entre la orientac ión al contenido militar bolivariano y la intencionalidad del contenido axiológico de la militaridad, puesto que esta contradicción dialéctica se sintetizan en la categoría de la contextualización formativa militar para el estado democrático, social, de derecho y justicia, visto a través de la figura 2.

Figura 2. CONTEXTUALIZACIÓN FORMATIVA MILITAR

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Referente a la
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Referente a la

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Referente a la
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Referente a la

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Lo anteriormente planteado nos brinda la posibilidad de establecer la relación dialéc ti ca ex istente entre ambas categorías bajo el contex to de la formac ión mi l itar y que forma parte de modelo de la mi l itaridad, al unifi car de forma estratégica todo el caudal de conocimientos, habilidades y destrezas manifiestas en las mismas, para la defensa nac ional. Ambas categorías (orientac ión e intenc ional idad) no l imitan en su proceso formati vo, a la FANB y la MB y se interrelac iona con toda la tradi c ión mi l itar de la soc iedad venezolana en su conjunto.

El ciudadano venezolano está convocado a formar parte de la MB sin distingo de género, a formarse en una nueva concepción de la defensa de la Patria. Está obligado además a conocer que la orientación al contenido militar bolivariano y la intencionalidad del contenido axiológico de la militaridad, va dirigida hacia la responsabilidad en la defensa integral que tiene la sociedad civil, junto a las organizaciones militares en el modelo formativo militar que se presenta.

Es decir se va hacia la búsqueda de un ciudadano, que sea buen trabajador o estudiante y que a la vez sea fiel velador de la seguridad, la defensa y desarrollo integral del Estado democrático y social, de derecho y justicia. No basta con que los preceptos teóricos estén descritos en las funciones de la institución militar o civil, (como es el apoyo en las actuaciones territoriales de carácter civil o en las iniciativas conducentes al mantenimiento de la paz y estabilidad), sino que es en la práctica cotidiana, donde deben ponerse de manifiesto esas intenciones.

Este enfoque se ajusta no sólo con los planteamientos de la política de seguridad y defensa nacional, sino además con el artículo 118 de la LOFANB (2011), el cual reza:

“La educación militar deberá promover y difundir las ideologías de nuestros precursores, emanc ipadores y próceres venezolanos, en especial las del Libertador Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, para el estudio e interpretación de la historia patria y su apl i cac ión en los ámbitos: mi l itar, soc ial, pol íti co, cultural, geográfico, ambiental y económico”.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Tomando como precedente esta concepción humanística del mundo, sustentada en los preceptos dialéc ti co-material istas es que se signifi ca el contenido ontológico, epistemológico, lógico y axiológico de la formación de la militaridad; por lo tanto es recurrente tener en cuenta: La defensa de los fines de la educac ión, el para qué, referido tanto al sujeto soc ial cons c iente como a la educac ión; la defini c ión del tipo de connac ional y de soc iedad que se quiere formar, teniendo en cuenta todas sus dimensiones y la construc c ión de un modelo humano, social y cultural, que sea capaz de defender los principios, en la consecución del paradigma que se aspira.

Para ello se hace necesario establecer una relación concatenada de los preceptos antes mencionados y que se pone de manifiesto a través de la sistematización formativa militar como aparece reflejado en la figura 3.

Figura 3. SISTEMATIZACIÓN FORMATIVA MILITAR

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Tomando como precedente

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Desde una perspectiva filosófica, se justifica la sistematización formativa militar por la naturaleza propia de la educación, que se traduce en la socialización del individuo en su conjunto, a través de múltiples instituciones y es precisamente a través de este carácter sistémico del modelo de formación militar bolivariano, que se aspira relacionar todo el caudal de conocimientos y destrezas básicas, para la seguridad, la defensa y el desarrollo integral de la Nación venezolana.

Este valor favorece la plena realización del connacional como sujeto social consciente en la certeza de la custodia de los valores más íntimos de la condición humana y la necesaria relación sistemática que deben existir entre estos componentes.

El alcance que pueda lograr un sujeto, en su inclusión social desde la militaridad, se da a través de un proceso dinámi co de interrelac iones rec íprocas. Es un proceso construc ti vo que parte desde el objeti vo, e integra y general iza los conocimientos y habilidades adquiridos, durante su formación en la militaridad, como resultado de la relación dialéctica en forma de espiral, siempre ascendente entre el nivel de profundidad del contenido, o nivel de la riqueza que se revela en el objeto de estudio y el nivel de las potencialidades intelectuales requeridas por el sujeto, para enfrentarlo.

Espec ial signifi cac ión cobra la regularidad expresada en la relac ión objeti vo- contenido-método, para la formac ión mi l itar bol i variana incul cando valores sociales tendientes a la integración de la nación y su defensa. Como expresa la Ley Orgánica de los Concejos Comunales en su Art 29, Numeral 7: “Promover, participar y contribuir conjuntamente con la Milicia Bolivariana, en la seguridad y defensa integral de la Nación”.

Lo expresado anteriormente tiene que ver con la Cultura Militar Bolivariana, sustentada en el macrodiseño curricular, en la fase conceptual del modelo de formac ión mi l itar, que posee valores que inspira la sistematizac ión de la militaridad para la seguridad, defensa y desarrollo integral entre las categorías contradictorias que dinamizan el proceso, vista en el contexto formativo para la militaridad y le confiere un carácter aglutinador. Estos valores influyen sobre lo

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

que se pretende alcanzar y qué se espera de la FANB y la MB, unidos a la sociedad civil venezolana, en su conjunto.

Estos valores además se expresan de modo explícito y con claridad de manera que guían la práctica educativa militar con el fin de establecer las bases de una convivencia en la que todos, asuman una serie de principios y los compartan, según la responsabilidad y grado de implicación personal de cada uno. Es decir que cada uno se apropie de una Cultura Militar Bolivariana que emerge, produc to de la contex tual izac ión y sistematizac ión de la contradi c c ión fundamental del modelo como se muestra en la figura 4.

Figura 4. DIMENSIÓN DE LA CULTURA MILITAR BOLIVARIANA

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia que se pretende

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

Estas ideas y pensamientos están dirigidos desde la formación militar bolivariana, a los derechos humanos, a la l ibertad, a la justi c ia soc ial, a la paz, al fortalecimiento de la familia, a la educación como proceso de formación de la

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

ciudadanía, al trabajo, a la elevación de la autoestima, a la creación de los valores ético-morales, a la conservación del ambiente y al reconocimiento del acervo histórico cultural venezolano.

Así, desde la perspectiva formativa, el aprendizaje de la militaridad en el área de los valores será relevante en la medida que se prepare al individuo para pensar c ríti camente y ac ti var estos valores de modo responsable y sol idario, tanto consigo mismo, como con su entorno institucional, familiar y social.

El modelo de formación de la militaridad, engloba todo lo relacionado con la Cultura Militar Bolivariana y tiene estos componentes como son, la orientación al contenido mi l itar, la intenc ional idad del contenido ax iológi co para la mi l itaridad, la contex tual izac ión formati va mi l itar y el necesario proceso de sistematizac ión de la formac ión mi l itar. Todo el lo posee un proceder comprometido ante la Sociedad y el Estado, en la preservación de la seguridad nacional de modo que rompe con las limitaciones que aún subsisten, dentro del proceso formativo militar.

Esta fase conceptual del modelo exige el principio dialéctico de estas categorías dentro del proceso de formación militar y la incorporación a su vez de la sociedad civil en su conjunto a desarrollar roles, que la lleven a la plena identificación de los males que aquejan a la sociedad venezolana de hoy en día y enfrentarlos para mejorar la calidad de vida del connacional.

Se propone mitigar las dificultades de la sociedad venezolana en su conjunto, desde una perspectiva totalmente bolivariana, sin copiar modelos educativos de las escuelas militares de Europa, Francia, Italia y Estados Unidos y que en este momento se garantiza la proyección cívico-militar de la seguridad, la defensa y el desarrollo integral en el Estado democrático y social, de derecho y justicia, desde una visión contextualizada en el territorio, donde se pondrá en marcha y donde se tendrá que hacer las adaptaciones necesarias que exige, cada espacio físico.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

La Militari-

CAPÍTULO 4

Estructura tEórica dEl microdisEño dE la militaridad como dimEnsión mEtodológica

Fundamentalmente en la LOFANB (2011) en su artí culo 119 se habla de la dimensión Militar y la Cívico-Militar, sin embargo, es pertinente referirnos a otras que igual revisten gran importanc ia, como es la gestión y formac ión como totalidad, que expresa la necesidad de llevar a cabo un proceso donde se ponga de manifiesto las funciones llevadas a la práctica de la MB y la FANB y que de respuesta a las necesidades elementales de la poblac ión con su quehacer, siempre manteniendo las categorías de instrucción y educación para el pueblo.

De ahí que se pone de manifiesto la contradicción de un par dialéctico en el orden praxiológico, que es la apropiación de la faena militar bolivariana y la concreción de los métodos de investigac ión c ientífi co militar y que a continuac ión presentamos en la figura 5.

Figura 5. CONTRADICCIÓN EN EL ORDEN PRAXIOLÓGICO

La Militari- CAPÍTULO 4 E structura tEórica dEl microdisEño dE la militaridad como dimEnsión mEtodológica Fundamentalmente

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militari- CAPÍTULO 4 E structura tEórica dEl microdisEño dE la militaridad como dimEnsión mEtodológica Fundamentalmente

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Esta contradi c c ión en su concepto más ampl io como es en la defensa y la seguridad, han tomado un importante significado en la República Bolivariana de Venezuela, toda vez que en el área latinoamericana, la correlación de fuerzas hacia la política de izquierda ha aumentado y con ello la pérdida paulatina de la influencia de los Estados Unidos sobre la Región.

De ahí que la Apropiación de la Faena Militar Bolivariana, ha sido direccionada hacia el terreno diplomático militar permitiendo al país asumir una posición de vanguardia latinoamericana, en lo referente al perfeccionamiento de las estructuras de defensa de la nación y su servicio caracterizado por la adopción de convenios en materias de seguridad y defensa extraterritorial e interna, no solo con países latinos sino con países de avanzada como Rusia y China y que se encuentran en el camino del debilitamiento del poderío norteamericano en la Región.

Las amenazas que se ciernen sobre el territorio venezolano, desde el exterior (dada su carac terísti ca de país energéti co con fuerte ideología soc ial ista) ha hecho necesaria la utilización de un presupuesto justo para mejorar la Faena Militar Bolivariana. La alianza de nuestro país (en el terreno diplomático), con otros países del área, ha contribuido a que exista una ampliación de la zona de defensa mutua, en lo referente a las doctrinas en el campo ideológico, militar y operativo, requiriendo del establecimiento de programas de formación militar como el presente, tendiente al perfeccionamiento de la apropiación de la faena militar con un fuerte carácter bolivariano, ya que se ha ampliado hacia el terreno civil, implicando los ámbitos establecidos en la CRBV (2009).

Así la relación entre el objetivo de la apropiación de la faena militar bolivariana, (que no es más que el perfeccionamiento ideológico y operativo de la MB y la FANB) y el resultado que se espera obtener de la puesta en marcha del modelo, es expresión de la efec ti vidad que ha de al canzarse durante su futura implementación.

A su vez el resultado obtenido, será expresión de la efi cac ia que tendrá la apropiac ión de la Faena Mi l itar Bol i variana dentro del modelo de formac ión militar.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Aun así la categoría apropiación de la Faena Militar Bolivariana es dinamizada de manera contradictoria por la categoría métodos de investigación científico militar y esta dialéctica fundamenta la praxis del modelo puesta de manifiesto, las cuales concentran el fuerte componente humanista del proceso, porque mientras los países de tecnología avanzada andan a la búsqueda de la mejor producción de su arsenal militar, para tiempos de guerra, la República Bolivariana de Venezuela se prepara para la paz, con hombres y mujeres críticos, pensantes, e ideológicamente claros que aseguran el excelente uso de la adquisición de tecnología militar de primera, que haga desistir del ataque, a cualquier país agresor.

De ahí se infiere que se adopten medidas en tiempo de paz, (mejoramiento de la logísti ca, la compra de la avanzada tecnología de guerra e inc luso que se perfeccione la faena militar), que garanticen la preservación de la paz territorial venezolana.

Toda esta relación dialéctica puesta en práctica a través de la apropiación de la faena mi l itar bol i variana y la conc rec ión de los métodos de investigac ión c ientífi co-mi l itar determinará c riterios sobre el impac to, la pertinenc ia y la optimizac ión del proceso respec ti vamente. De aquí se infiere la necesaria sistematización de la formación militar para la seguridad, defensa y desarrollo integral de la nación como la podemos apreciar a continuación en la figura 6.

Figura 6. SISTEMATIZACIÓN PRAXIOLÓGICA

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Aun así la
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Aun así la

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Aun así la
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Aun así la

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

La sistematización en la formación militar para la seguridad, defensa y desarrollo integral de la nación, es vista como la forma ordenada de cómo debe avanzar la interrelación entre la apropiación de la faena militar bolivariana y la concreción de los métodos de investigación científico militar, dentro del microdiseño, como un conjunto de partes o elementos que interac túan entre sí, en la vigi l ia del medio ex terno, para preservar la paz, sin provocar la incursión en un evento bélico.

Por una parte, se debe avanzar de forma preconcebida, construyendo un cuerpo de tesis que justifique la inversión en tecnología científico militar de avanzada y por otro lado esa inversión debe responder a las necesidades de la apropiación de la faena mi l itar bol i variana. Por lo que el modelo de formac ión de la mi l itaridad, se convierte en un sistema de observac iones y argumentac iones íntimamente relacionadas entre sí, (sistema deductivo) para dar cuenta con un alto grado de fiabilidad, del proceso de sistematización.

Lo planteado nos demuestra que en el orden estructural el microdiseño debe poseer lógica en la escogencia de los programas y proyectos y su observación a lo largo de todo el proceso formativo militar, de ahí que las afirmaciones de la ciencia no forman un conjunto inconexo de proposiciones. Para el caso que nos ocupa entre las dos categorías vistas, constituyen un sistema de enunc iados vinculados entre sí por relaciones lógicas.

El hecho de que el conocimiento científico, que abordan la apropiación de la faena mi l itar bol i variana y la conc rec ión de los métodos de investigac ión científico militar sea, sistemático es lo que le da carácter de racionalidad y hace que el conoc imiento sea ordenado, intel igible y coherente, en el cuerpo del microdiseño. Todo ello se pone de manifiesto en la contextualización territorial de la práctica de la militaridad, como veremos en la figura 7.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Figura 7. CONTEXTUALIZACIÓN PRAXIOLÒGICA DE LA MILITARIDAD

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Figura 7. CONTEXTUALIZACIÓN
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Figura 7. CONTEXTUALIZACIÓN
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Figura 7. CONTEXTUALIZACIÓN
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Figura 7. CONTEXTUALIZACIÓN

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

Se infiere entonces, que existe una armonía entre la contextualización territorial para la militaridad y la apropiac ión de la faena militar bolivariana, con su concreción en los métodos de investigación científico militar ya que se pone de manifiesto a través de la formación de las milicias, en las doctrinas dialéctico materialista de una sociedad dividida en clases, para ir articulando el proceso de formación militar en el Estado democrático y social, de derecho y justicia.

Las categorías abordadas, como lo son la apropiac ión de la faena militar bolivariana y la concreción de los métodos de investigación científico militar tienen su máxima expresión en la contextualización territorial de la práctica de la militaridad, toda vez, que para cada espacio de la geografía venezolana (aun cuando se tengan los mismos objetivos) es diferente el proceso de planificación, organización y dirección, de todo el proceso de defensa integral, así como la toma de dec isiones, que será adaptada a cada territorio y en dependenc ia de los objeti vos mi l itares y soc iales que posea, en los diferentes ámbitos pol íti co, económico, social, ambiental y cultural, en la defensa integral de la nación.

Es importante resaltar además que la apropiac ión

de

la

faena

mi l itar

y

la

conc rec ión de los métodos de investigac ión c ientífi co mi l itar, revisten gran

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

importanc ia, cuando su contex tual izac ión territorial es pertinente, dada las respuestas que debe dar la FANB y la MB en cada espac io, a los confl i c tos soc iales, como la violenc ia y los desastres ecológi cos entre otros males, en procura de elevar la calidad de vida de la población.

Tomando las palabras del Dip. a la Asamblea Nacional Fernando Soto Rojas, el presente modelo constituye un instrumento orgánico que garantiza el vínculo entre la mi l i c ia y el ejér c ito, dentro de la concepc ión de la guerra de todo el pueblo, donde la seguridad nacional es una necesidad ciudadana. Es un modelo antagóni co ( como el soc ial ismo del siglo XXI en construc c ión) con el proceso hegemónico de los Estados Unidos en sus tres siglos de existencia y dominación, pero la antagonía, es en bien del desarrol lo soc ial, hac ia la búsqueda de soluciones para el beneficio de la sociedad venezolana.

Estas dimensiones tienen que ser vista a la luz del mi c rodiseño, donde esté implícito el compromiso de educar e instruir. Que se posea la flexibilidad tan necesaria en el pensamiento, para dilucidar correctamente, en el proceso de toma de decisiones, la trascendencia que pueda tener los actos que emanen de una conducta de principios y valores para la sociedad. De modo que nada le sea ajeno a la conducta del connacional, de ahí que sea necesario ahondar acerca de la dimensión territorial de la militaridad, que aparece en la figura 8.

FIGURA 8. DIMENSIÓN METODOLÓGICA DE LA MILITARIDAD

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia importanc ia, cuando
La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia importanc ia, cuando

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Por otro lado se pone de manifiesto el carácter gnoseológico de la enseñanza, junto a la necesaria metodológica de la militaridad, que ha de guiar, el quehacer, de la FANB y la MB, en su estruc tura para que se conjuguen en el la, conocimientos y habilidades militares, pero también destrezas para la vida, como forma superior de subsistencia de un proceso revolucionario en construcción.

Este es un proceso dinamizador en su interior, motivador en el orden psicológico y debe ser comprensible. En el mi c rodiseño se toma en cuenta el concepto estratégico no solo de lo militar, sino de lo estratégico nacional que se aglutinará en cada ambiente para contribuir en la defensa de cada espac io. Insertar los contenidos de lo Militar Bolivariano y Axiológico, bajo un concepto holístico y sistemático, hasta llegar a las materias y asignaturas específicas, a desarrollar que traten los aspec tos pol íti cos ideológi cos y de arraigo cultural, bajo los princ ipios humanistas de igualdad, equidad de género, dentro de la intencionalidad y la territorialidad política.

Esta metodología articula y conforma los preceptos sobre los que se basan los princ ipios del Soc ial ismo del S iglo XXI, con la parti c ipac ión ac ti va de toda la población, es decir, la FANB vista como complemento en la seguridad, defensa y el desarrollo integral del pueblo.

Esta metodológica para la militaridad, está definida de acuerdo a las categorías aportadas, para la propuesta y elaboración del microdiseño curricular, así como también los contenidos de lo militar bolivariano y los contenidos axiológicos de la militaridad en el contexto, de la intencionalidad territorial política, técnica, estratégica y táctica. Estos criterios se interrelacionan en la metodológica de la mi l itaridad en el momento de l levar a cabo el proceso sistematizado y contextualizado en la formación militar bolivariana.

El Pensamiento Bolivariano, trasciende el proceso de formación de la FANB y la MB, a través de la metodológica para la militaridad con la creación de un nuevo militar, bajo los preceptos de formación científico-militar, apegados a los últimos adelantos de las nuevas tecnologías de la información científica, en función de la seguridad, la defensa y el desarrollo integral de la Nación.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Una dimensión metodológica de la militaridad que incluya en su microdiseño, elementos y formas de cómo defenderse de los posibles ataques informáticos y de las tendencias de la comunicación global y científica en materia de defensa de la soberanía popular.

Que posea además la concreción de los métodos investigativos en lo militar con una sólida formación ideológica que sea representativa de las grandes conquistas de la Revolución Bolivariana, desarrollada con un fuerte componente en materia de la información, captada por los medios más sofisticados de las ciencias y la técnica, para contrarrestar el ataque mediático a que son sometidos, tanto, las fuerzas regulares de la FANB, como la MB, que forman parte del pueblo uniformado.

En fin una dimensión metodológi ca para la mi l itaridad que cumpla con el princ ipio de la vinculac ión de los conoc imientos teóri cos refrendados en la práctica, que posea a su vez un carácter consciente con el proceso de formación militar en la MB y en la FANB, en tiempo de paz, para evitar la guerra.

Una dimensión metodológi ca con mar cado carác ter sistémi co, donde se entrelacen todos los elementos gnoseológicos y del saber, desde lo más sencillo, hasta los más complejos, y basado en los últimos adelantos de las c ienc ias militares. Una metodología en resumen, que posea las alternativas de victorias, en caso de una conflagración militar.

La Militari-

CAPÍTULO 5

Estructura tEórica dEl modElo dE la militaridad para la sEguridad, la dEfEnsa y El dEsarrol lo intEgral En El Estado dEmocrático y social dE dErEcho y dE justicia

Durante todo el texto se ha afrontado el modelo para la militaridad espaciado en sus dos grandes dimensiones, una que responde al planteamiento conceptual y filosófico, como es la Cultura Militar Bolivariana y sus pares dialécticos, y por otra parte se hace referencia a la Metodológica para la Militaridad como forma de llevar, el nexo que debe existir entre la teoría y el abordaje práctico de esos planteamientos.

A partir de entonces es posible referir al modelo de la militaridad de forma holística, en el proceso de formación y sus diferentes aspectos de la defensa de todo el pueblo en el contexto territorial, en todos los conflictos, desde el poder fuerte, llevado a través de los últimos adelantos de las ciencias y la informática y cómo el pueblo mientras mejor preparado, capacitado y comprometido está, mayores posibilidades tendrá de defender las conquistas de la Revolución Bolivariana.

Se hace necesario dejar c laro, considerando el c riterio de los expertos consultados, que los modelos formativos pasados, no tributaban a la seguridad nac ional, además, no se identifi caban con la defensa del espac io territorial competente a cada miliciano y cada miembro de la FANB, daba la impresión que estos sujetos se encontraban en espacio distintos. A criterios de los autores de esta reflexión, el presente modelo sistematiza el proyecto social que se vive en la Venezuela Bolivariana, desde un enfoque socio productivo y contextualizado que conlleva a la defensa del Estado democrático y social, de derecho y justicia.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Entonces al considerar la dimensión holística y configuracional del modelo de la militaridad, se puede proponer una detallada explicación acerca de los beneficios y aportes del mismo en la formación militar de la nación, representado como totalidad en la figura 8, presentada a continuación.

Figura 8. LA MILITARIDAD COMO MODELO DE FORMACIÓN EN EL ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL, DE DERECHO Y JUSTICIA

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Entonces al considerar

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

En el modelo de la mi l itaridad ex iste un fuerte complemento dialéc ti co y determinante de los grandes ejes sobre los que se mueve el modelo verticalmente y que desempeñan un rol fundamental. Desde el punto de vista soc ial, el mi l itar se reconoce con su punto de unión c í vi co-mi l itar durante su participación en el desarrollo del país, en cualquiera de los ámbitos, ya sea el político, económico, geográfico, social, y ambiental, en que se desempeñe; pero al mismo tiempo tiene que trabajar en función de la seguridad, la defensa y la producción social en el marco de los intereses que definen los objetivos Patrios.

Con esta relación dialéctica establecida entre la Cultura Militar Bolivariana y la Metodológi ca para la Mi l itaridad, se conjuga el ordenamiento públ i co para mantener la seguridad nacional.

En el modelo de la mi l itaridad, se prec isa di cha relac ión dialéc ti ca en tres aspectos fundamentales que componen el modelo del cuadro revolucionario, que son: el problema de la proyec c ión c í vi co mi l itar, que envuel ve a todo el pueblo, el segundo componente es el objeto de la faena militar bolivariana, vista en la composición de las comunas y en la concreción de los comité de defensa integral y un tercer aspecto que tiene que ver con la corresponsabilidad para la defensa entre el estado y la sociedad civil.

El modelo de la mi l itaridad se conc ibe, en opinión del Cnel. Nelson Gar c ía Becerra, con un nuevo enfoque de la Constitución, donde el Estado y la sociedad c i vi l se unen para conformar el concepto de Nac ión, no solo desde una comunidad política, sino también, en la representación del Estado y sus poderes, social, jurídico y moral. Se coincide en ese criterio y además se plantea que en el modelo se ven representada la sociedad civil integrada por comunas, para cubrir ciertos roles de la sociedad.

En ese mismo orden de ideas en el modelo de formación de la militaridad se identifican los grupos sociales interactuando entre sí junto a las organizaciones del Estado, de forma dinámica y dialéctica en el Territorio Nacional, donde el Estado y Soc iedad Ci vi l, están vistas como prioridad ante las organizac iones internacionales. Ello explica que las estructuras de ambas organizaciones con sus

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

estruc turas, son corresponsables en la defensa de la Nac ión, brindando satisfacción a los integrantes de la sociedad, en la seguridad de las instituciones y seres humanos que la conforman.

El modelo de forma holística presenta la defensa integral de la Nación relacionada a la seguridad ciudadana y los valores emanados del proceso revolucionario que vive el país en la actualidad. El contenido del modelo no da respuesta solo, a los posibles conflictos bélicos, (desde la formación militar), sino que en su vínculo con la sociedad civil, presenta el ataque a la corrupción, los desastres ecológicos, las calamidades públicas y la crisis económicas; la sociedad civil con sus organizaciones y el Estado con su estructura, tienen que entrelazarse en la defensa integral.

Para ello será necesario establecer un Plan Nacional de Defensa Integral, visto a través del presente modelo de la militaridad, que a futuro derivará en programas de desarrol lo de la defensa integral, con sus proyec tos que involuc ren a las milicias, como núcleo fundamental de la nación en armas. Los proyectos que emanen de las tareas asignadas a la MB, tienen que material izarse como complemento de la FANB, en su proyección de lo cívico militar.

Se debe observar el presente modelo de formación militar como un todo, donde no haya supeditac ión de func iones de sus ac tores y se busque la equidad de intereses en defensa de la nac ión. Desde esta perspec ti va entonces, tanto la Cultura Militar Bolivariana, como la Metodológica de la Militaridad estarán en func ión del desarrol lo del pueblo en armas, bus cando la estabi l idad soc ial, económica y política hacia el perfeccionamiento del sistema social imperante, donde el connacional establezca los cambios que han de regir el destino de la sociedad en su conjunto.

Bajo este ordenamiento es presentado también el principio de corresponsabilidad constitucional, puesto de manifiesto en el artículo 326 de la CRBV (2009), y que expone un solo componente dentro de la militaridad, como concepción superior de defensa integral de la nación, al no separar a la FANB o a la MB de las defensas y conquistas de la Revolución Bolivariana en los ámbitos que se desenvuelve el proceso.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Luego entonces la FANB no son invitadas a participar como simple espectador, dentro del modelo de la militaridad, sino como agente transformador y promotor de los cambios sociales, que se operarán dentro de la sociedad venezolana y la MB, sirve como punto de unión entre la FANB ( como ejér c ito organizado y respetuoso del ordenamiento político) y el ciudadano preparado para defender los avances sociales que ha tenido el Proceso Revolucionario Bolivariano.

Al referirse a la relación entre la FANB y la MB, el Cnel. Menrry Fernández alega que el miliciano se debe ver tomando decisiones importantes en la defensa de la nación, desde la comunidad. Desde esa perspectiva se puede alegar que el arte de la guerra está hecha para superar las crisis económicas, sociales, medioambientalistas y ello se encuentra expresado en el modelo de la militaridad, al hacer alusión a la cultura militar bolivariana, que no solo se enfoca en los aspectos de orientación e intencionalidad de la formación militar, sino que a través de la metodológica curricular para la formación de la militaridad, interviene en el desarrollo cultural de nuestro pueblo, y señala un patrón diferente del militar, participando en el desarrollo en materia de seguridad ciudadana, en vaguadas y deslaves, entre otras dificultades ambientales que puedan surgir.

Ello hace cambiar además el sentido de territorialidad a partir de la apropiación de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (2011) y que pone en el centro del quehacer, a la sociedad venezolana, que cambia la condición pol íti ca del mi l itar en formac ión y que en este modelo se encuentra representado.

En resumen el “Modelo de la Militaridad”, trata de convertir al militar profesional en un mi l itar popular y revoluc ionario, lo junta a la soc iedad c i vi l, dando respuestas al momento político que se está desarrollando en la FANB.

Se entrelazan el militar y el miliciano, ambos bolivarianos, como cuadros que tienen que ir hacia la búsqueda de una formación ideológica, el espíritu de lucha, la unidad y el patriotismo, en la defensa integral y la seguridad del Estado Democrático y Social, de Derecho y Justicia, todo esto se puede ver sintetizado y representado en la figura 8 denominada “ La Mi l itaridad como modelo de

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

formación en el Estado democrático y social, de derecho y justicia” y que con algunas reflexiones puede ser llevado a los países bolivarianos como se muestra en la figura 9.

Figura 9. LA MILITARIDAD UNA PROPUESTA DE FORMACIÓN BOLIVARIANA

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia formación en el

Fuente: Aguana y Sayegh, 2012

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Lista de siglas

Cnel. Coronel

Cmdte. Comandante

CRBV

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

Dip. Diputado

Dr. CP

Doctor en Ciencias Pedagógicas

Dr. Cs

Doctor en Ciencias

FANB

Fuerza Armada Nacional Bolivariana

LOFAN Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional

MB

Milicia Bolivariana

MG

Mayor General

p.

Página

Tcnel.

Teniente Coronel

UNEFA Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada

4F

4 de Febrero

27N

27 de Noviembre

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Referencias

Aguana N, R . Dinámica curricular de la militaridad para la Academia Militar de Venezuela. Tesis Doctoral. Santiago de Cuba: Universidad de Santiago de Cuba,

2010.

Alvarez, R. Hacia un curriculum integral y contextualizado. La Habana, Cuba:

Academia, 1996.

Arnaz, J. La planeación curricular. México: Trillas, 1991.

Avendaño Lugo, J. El militarismo en Venezuela. La dictadura de Pérez Jiménez. Caracas: Centauro, 1982.

Berkowitz M, W. Una cartilla de evaluac ión una ini c iativa de educac ión del carácter. Character education partnership. Washington, DC: Asociación para la educación de caracteres, 1998.

Boldieriev, N. El maestro guía. Moscú: Prosveschenie, 1974.

Boorstin, D J. The Dis coverers. 1983. http://www.s c iencedirec t. com?_ob= Redirect URL&_method=outwardlink&_originPage=article (último acceso: 14 de Febrero de 2012).

Bozhovich, L. La personalidad y su formación en la edad infantil. La Habana:

Pueblo y Educación, 1976.

Caballero, M. La peste militar. Escritos polémicos. Caracas: Alfa, 2007.

Caputo, J. Las variantes de contenidos en la enseñanza. La Revista Cubana, 1998:

14.

Carafano, J J, y A Kochems. Colaborac iones Nº 613. 21 de Oc tubre de 2005. http:/www.gees.org/articulo/1785/ (último acceso: 28 de Enero de 2012).

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Carafano,J.J y Kochems,A. La educación militar necesita ser reformada. 21 de Oc tubre de 2005. http://www.gees.org/articulo/1785/ (último ac ceso: 14 de Febrero de 2012).

Carrera, G. El Bolivarianismo una ideologia de remplazo. Caracas: Alan de Cuervo C.A, 2005.

Chacón, N. La ética y la soc iedad: un acer camiento al estudio de la ética, la moral y los valores humanos. La Habana: Ciencias Sociales, 1996.

Chávez F, H. La doctrina militar bolivariana y el poder nacional. Aló Presidente Teórico, 2009.

Chávez F , H. La doc trina Militar Bolivariana y el poder nac ional. Caracas, Venezuela: MPPIC, 2012.

Chávez F, H. Radicalmente Bolivariano y Revolucionario. Caracas, Venezuela:

Correo del Orinoco, 2012.

Chávez, R J. Los enfoques actuales de la investigación cientifico-educativa. La Habana: ICCP, 2002.

Col l, C. Considerac iones generales en torno al concepto de Curri culum. En antologia básica de analisis. México: Universidad Pedagógica Nacional, 1994.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta Oficial Nº 36.860 del 30 de diciembre de 1999, 1999.

Fabelo, J. Formación de valores en las nuevas generaciones. Revista Bimestre de la comisión de educación y cultura de Cuba, 1996: 21 a 23.

Fabyanic, T A. War, doctrine and the air war college: Some relationships and inplications for the U.S. Air Force, . California: Air University Reiew, 1986.

Florez, R. Hacia una pedagogia del conocimiento. Bogotá: McGraw Hill, 1995.

F raga R., C Herrera, y otros. Modelac ión del proceso de formac ión de profesionales. Horguin, Cuba: ISPTEP, 1996.

Fuentes, H, Montoya J y Matos E. Concepcion cientifica Holistico configuracional. La Habana: CCN, 2001.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Fuentes, H, y U Mestre. Dinamica del diseño curricular. La Habana: La imprenta,

1996.

Gairin, J, y Ma. J Garcia. Introducción al estudio de las actitudes en educación. Barcelona, España: PPU, 2006.

Garcia C, F, y A Palacios H. La formación y las condiciones socio-economicas. Bogota: El libro, 2008.

Garcia T, M. Modelo de formación para promover el desarrollo sustentable. IV Encuentro internacional de la Red Kipus. Pto, Ordaz Venezuela, 2006.

Garre N, G. Educación militar: pasos para la reforma. Buenos Aires: La Nación,

2007.

Garrido, A. Historia sec reta de la revoluc ión bolivariana. Caracas: edi c iones venezolanas 2000, 2000.

Gerardo Suarez, Santiago. Marina, Milicias y Ejercito en la Colonia. Caracas: Casa de trabajo artesanal, 1971.

Glótochkin, A. Psicologia y pedagogia militares. Moscù: Progreso, 1987.

González R, F. La personalidad, su educación y desarrollo. La Habana: Pueblo y educación, 1989.

Gonzalez, P M. Psi cologia para la educac ión. La Habana, Cuba: Pueblo y educación, 2003.

Head, R G. Military affairs abroad:soviet military educatión. Air Uni versity Review, noviembre-diciembre, 1978: 18-25.

Herrera J, H. Las Fuerzas Armadas ante la Nueva Agenda Mundial; y el caso venezolano. Caracas, Venezuela: Imprenta nacional, 2004.

Heydte, Friedri ch. La guerra irregular moderna. Washinton, DC: Intelligence,

1972.

Irwin, D, H Castillo, y F Langue. Pretorianismo venezolano del Siglo XXI. Ensayo sobre relaciones civiles y militares. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello,

2007.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Irwin, D, y F Langue. Militares y poderes. Ensayos historicos vinculados con las relaciones civiles y militares venezolanas. Caracas: Universidad Catolica Andrés Bello, 2005.

Jimenez, R. Militares contra militarismo. Caracas, Venezuela: El Centauro, 2008.

Konni kova, T. Fundamentos para la labor educativa del pueblo. La Habana, Cuba: Pueblo y Educación, 1981.

La Ley Orgánica de Seguridad de la Nación. Gaceta Oficial Nº 37.594 del 18 de diciembre de 2002, 2002.

Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Gaceta Oficial Nº 6.020 extraordinaria del 21 de marzo de 2011, 2011.

Magee, E M. La evolución de las academias para oficiales. Air University Review, SEP-OCT 1966: 57.

Monserrat, Javier. Epistemología evolutiva y teoría de la c ienc ia. Madrid, España: Malanguet, 1987.

Paramonov, Y. Modelo teórico de protección en contra de inferencia lógica. 1er Congreso Iberoamericano de seguridad. Michoacán, México, 2002.

Plan Sucre. Lineas Generales del Plan de Desarrollo de la FANB para la Defensa Integral de la Nación. Caracas, Venezuela: Material de estudio, 2010.

Rodriguez L, D. La hegemonía militar de los Estados Unidos y su incidencia en el aspecto militar de la seguridad y defensa de Venezuela. Caracas, 1994.

Salas, F. Las Fuerzas Armadas Nacional de Venezuela y de Hugo Chávez Fría. Caracas, venezuela: ONEONTA, 2003.

Savater, F. Las razones del antimilitarismo y otras razones. Barcelona, España:

ANAGRAMA, SA, 1998.

Sayegh, S. Gerencia de Estado en el contexto de la Globalizacion. Tesis Doctoral. Universidad Yacambu. Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela. 2009

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Gral. Brig. Samir Sayegh Assal

Nac ido en Valenc ia 05 de oc tubre de 1964, graduado como L i cenc iado en Ciencias y artes militares en la Academia Militar de Venezuela en el año 1985, Maestría en Ciencias y Artes Militares en la Escuela Superior del Ejército en el año 2002.

Magíster Scientiarium en Seguridad y Defensa Nacional en el Instituto de Altos

Estudios de la Defensa Nacional en el año 2007, obteniendo el primer lugar en el premio Presidente de la Repúbl i ca por su tesis denominada: Perspectiva Socialista de Venezuela en materia energética para la integración del MERCOSUR, Magíster Scientiarium en Estrategia Naval en la Escuela Superior de Guerra Naval en el año 2008, Doctorado en Gerencia en la Universidad Yacambu en el año

2010.

Se ha desempeñado como Profesor en los diferentes Centros educativos de la FANB; fue miembro de la comisión para la c reac ión de la Uni versidad Militar Bolivariana de Venezuela, ocupando actualmente el cargo de Vicerrector de la UMBV.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Gral. Brig. Rafael José Aguana Núñez

Nac ido en Caracas 19 de agosto de 1966, ha tenido experienc ia docente, investigativa y directiva desde 1998, en centros de educac ión mi l itar y universidades nacionales públicas y privadas, es Profesor Asociado del CIP de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada.

Ha participado en actividades científicas como seminarios, talleres, jornadas de investigac ión, congresos a ni vel nac ional e internac ional sobre temas de Educac ión y trabajo, Educac ión técni ca, Gerenc ia, Ex celenc ia, L iderazgo, Formación pedagógica y Desarrollo social, siendo ponente en algunos de ellos, centrando su elemento fenomenológico en lo militar.

Graduado como Licenciado en Ciencias y Artes Militares en la Academia Militar de Venezuela en el año 1987. Espec ial ista en Artil lería de Defensa Aérea, Magíster Scientiarium en Ciencias y Artes Militares en la Escuela Superior del Ejército, de Gerencia de Recursos Humanos en la URBE, Maracaibo Edo Zulia y Doctor en Ciencias Pedagógicas, Grado Académico obtenido en la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba en el 2010.

Participó en la comisión para la creación de la Universidad Militar Bolivariana; destacándose en la comisión que conformo el “Modelo de Universidad” para la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia

Este ejemplar se terminó de imprimir en el mes de Febrero de 2014. Caracas, República Bolivariana de Venezuela

Похожие интересы