Вы находитесь на странице: 1из 8

Sistemas Ingeniosos del Patrimonio Mundial

SIPAM

Revaloración y salvaguarda de los conocimientos ancestrales para la gestión de los Agroecosistemas y Agrobiodiversidad

Respuestas desde la gestión

Alipio Canahua Murillo FAO SIPAM

CONOCIMIENTOS ANCESTRALES DE AGUA Y LA BIODIVERSIDAD RESPUESTAS DESDE LA GESTIÓN

PROYECTO SIPAM Revaloración y salvaguarda de los conocimientos ancestrales para la gestión de los Agroecosistemas y Agrobiodiversidad. Caso: Cuencas Vilcanota, Cusco y Titicaca, Puno. 1

Por: Alipio Canahua Murillo 2 , Walter Huamaní 3 y Hernán Mormontoy 4

I.

ANTECEDENTES

La FAO inició, en el año 2002, un programa amplio para la revaloración de los sistemas agrícolas ancestrales, con el fin de promover y establecer bases para la salvaguarda, el reconocimiento global y su conservación dinámica; así como para su incorporación a políticas, planes y proyectos de desarrollo agrícola sostenibles de los gobiernos nacionales y sub nacionales.

Este programa, denominado Sistemas Ingeniosos de Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), se viene implementando en sitios piloto en Perú, Chile, China, Filipinas, Túnez, Marruecos y Argelia. En el Perú los sitios piloto están 16 comunidades campesinas de las culturas quechua y aimara, en el trayecto de las cuencas de Vilcanota, Cusco y Lago Titicaca Puno.

En este entendido, dentro de los esfuerzos por contribuir al logro de la seguridad alimentaria sostenible de ésta y futuras generaciones, con base a la gestión integrada de los recursos, agua, suelos, biodiversidad y agro biodiversidad y su trasfondo cultural, el Ministerio del Ambiente (MINAM), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) respaldan la implementación del proyecto SIPAM con el objetivo de “Revalorar y salvaguardar los sistemas de gestión sostenible de los agro ecosistemas ingeniosos de alta montaña de las comunidades originarias en el trayecto de Machu Picchu al Lago Titicaca como patrimonio de la humanidad, articulando la agro biodiversidad local andina, las tecnologías tradicionales y la organización social para la gestión”. En este fórum, se dan a conocer, en forma muy resumida, los avances y resultados preliminares del proyecto SIPAM en el Perú.

II.

AVANCES Y RESULTADOS

  • 1 Exposición en Foro de Conocimientos Ancestrales del Agua y la Biodiversidad. Ministerio del Ambiente. Lima, Perú. 22 de mayo de 2013.

  • 2 Coordinador Nacional del proyecto SIPAM-FAO-MINAM. Emails: Alipio.Canahua@fao.org y alipiocanahua@gmail.com,

  • 3 Especialista en Diversidad Biológica. Ministerio del Ambiente. Email: whuamani@minam.gob.pe,

  • 4 Coordinador SIPAM-FAO-MINAM, región Cusco. Email: Hernan.Mormontoy@fao.org

CONOCIMIENTOS ANCESTRALES DE AGUA Y LA BIODIVERSIDAD RESPUESTAS DESDE LA GESTIÓN PROYECTO SIPAM Revaloración y salvaguardaAlipio.Canahua@fao.org y alipiocanahua@gmail.com, Especialista en Diversidad Biológica. Ministerio del Ambiente. Email: whuamani@minam.gob.pe , Coordinador SIPAM-FAO-MINAM, región Cusco. Email: Hernan.Mormontoy@fao.org " id="pdf-obj-1-50" src="pdf-obj-1-50.jpg">

Según estudios arqueológicos, en los andes, las culturas prehispánicas, como Tiahuanacu, Lupaka, Pucara, Chavín, Moche, Huari e Inca, desde hace 5,000 años, con base a la evolución del conocimiento de la dinámica del agua y fertilidad de suelos y variabilidad de la diversidad biológica en los ecosistemas en altitudes desde los 2,000 hasta los 5,000 msnm; así como organización social para el trabajo y cultura de reciprocidad con el ambiente (no de explotación), lograron avances impresionantes en el desarrollo de la agricultura y seguridad alimentaria para una población en crecimiento (Lumbreras y Mujica,1974 y Erickson, 1985).

Por observaciones de los paisajes del trayecto y dialogo con informantes clave de las comunidades, especialistas y técnicos de instituciones, se deduce que estos avances son, aun vigentes, en especial en variaciones extremas de elementos climáticos y su correlato con las seguridades de cosechas y alimentaria y nutricional. Pero, también se registran amenazas para la salvaguarda y conservación, cuyos principios son indispensables para el desarrollo de tecnologías apropiadas para desafíos actuales como adaptación al cambio climático y desertificación, y enfrentar a los problemas de sub alimentación y desnutrición crónica. Estos conocimientos ancestrales, se abordan desde dos ejes temáticos: desarrollo de los Agroecosistemas y conservación de la Agrobiodiversidad (Blanco, 1994, Tapia y Fries , 2002 y Canahua et al, 2002)

2.1. Agroecosistemas

Al observar el paisaje de una microcuenca o sub cuenca, de acuerdo al relieve del suelo, es posible distinguir, solos o integrados, los agroecosistemas ancestrales siguientes:

  • a. Bofedales o riego de pastizales, generalmente en la puna, con agua proveniente de glaciares. Para la crianza de alpacas (Lama pacos ), por ser animales que prefieren pastos tiernos y de buena composición agrostológica en su dieta. En la actualidad su gestión y mantenimiento se ve amenazada por la pérdida de glaciales y contaminación minera.

  • b. Andenes, terrazas o pata patas. En laderas de cerros, para la cosecha del agua, y conservación y mejoramiento de la fertilidad de suelos. En la cuenca del Vilcanota, están conectadas con sistemas de canales para el riego de cultivos de maíz, papa, habas. En la cuenca del altiplano, casi en su generalidad son a secano. Las pocas áreas de andenes bajo riego, son para siembra adelantada de papa, denominadas maguey en quechua y milli en aimara.

En la región Puno, según Díaz y Velásquez, 1990, existen 122,882 has con vestigios de andenes prehispánicos; se estima que solo un 8 por ciento de éstos están en uso, especialmente en la vertiente oriental de los andes (Sandia y Carabaya), las

rehabilitadas con apoyo institucional en las décadas de los 80’ y 90’, también parecen

estar abandonadas nuevamente. En Cusco, los andenes impresionantes de Pisac, Moray, Tipón y Machupicchu, son conservados para fines turísticos.

Con el alcalde de Lamay, Cusco, en 2011, se analiza y se plantea alternativas para el funcionamiento en el contexto actual, llegando a la conclusión de que bajo el principio de la revaloración del conocimiento campesino e incorporación de innovaciones

Según estudios arqueológicos, en los andes, las culturas prehispánicas, como Tiahuanacu, Lupaka, Pucara, Chavín, Moche, Huari

tecnológicas de conservación dinámica, mejoramiento de la fertilidad del suelo, e incorporación del riego presurizado y a goteo, proyectar la rehabilitación de andenes para una agricultura intensiva de cultivos andinos y hortalizas orgánicos para la seguridad alimentaria de la población, y generar excedentes para el mercado turístico de Cusco, donde existe demanda creciente. Limitaciones de tiempo no hicieron posible hacer realidad. En Puno, en las comunidades de Ichu y Jayllihuaya, están haciendo realidad.

  • c. Canchas o Uta uyos. Al pie de laderas. Para la agricultura intensiva al contorno de las casas, en pequeñas áreas de cultivo cercados con piedra o arbustos, con buen manejo de la fertilidad del suelo, en algunos casos tienen incorporado riego. Se destina generalmente para cultivos de pan llevar.

  • d. Q’ochas o Q’otañas. Lagunas en lomadas, en donde la profundidad de la napa freática son mayores a 20 m. Tiene por finalidad de cosechar de agua de lluvias o de ríos, para sub irrigación, microclima y abrevar ganado. (Flores y Paz, citado por Díaz y Velásquez, op cit), reportan 53,000 ha con restos de q’ochas en la región Puno. En la parte baja de la microcuenca San José, Azángaro, las comunidades que sufren escasez de agua en otoño y primavera, plantean la rehabilitación y funcionamiento de los sistemas ancestrales de qóchas, con la derivación o cosecha de excesos de agua del rio San José en verano; pero, no es atendido por las instituciones, por no estar en el contexto de “riego tecnificado” Con el proyecto SIPAM, después de reuniones de los delegados de las 12 comunidades piloto de San José con alcalde de Azángaro (julio de 2012), se apoya a la elaboración del perfil y expediente técnico para su financiamiento y ejecución de la obra, mediante el Sistema de Inversión Pública (SNIP).

  • e. Sukaqollos o waruraru. Son agro ecosistemas de gestión y manejo de suelo, agua para la agricultura, bajo la forma de terraplenes para chacra o cultivo, alternados con canales para cosecha y drenaje del agua. Se encuentran en planicies inundables del altiplano de Puno, para cosecha del agua, drenaje, sub irrigación y manejo de las variaciones del nivel del agua del lago y lagunas. Tienen una antigüedad de 3,000 a 1,700 a años (Erikson, 1985; Lumbreras y Mujica, 1974). Entre los años 1986 y 2001, las comunidades campesinas con apoyo institucional habrían reconstruido 4,460 ha/sistema (Canahua y Ho 2002).En 2010 se estima que solo un 6 por % de éstas están en uso.

tecnológicas de conservación dinámica, mejoramiento de la fertilidad del suelo, e incorporación del riego presurizado y
Foto 1. Sukaqollos con semilleros papa. C.C. Caritamaya. 2013. Puno, Perú. Foto A. Canahua Después de

Foto 1. Sukaqollos con semilleros papa. C.C. Caritamaya. 2013. Puno, Perú. Foto A. Canahua

Después de las conclusiones de debates campesinos e interdisciplinario, con base a tres preguntas:

¿Por qué y cómo habrían construido?, ¿porqué su abandono? y ¿Cómo podemos rehabilitarlo y ponerlo en funcionamiento en el contexto actual?, con el proyecto SIPAM, se apoyó a la comunidad campesina Caritamaya, en la campaña agrícola 2012 2013, la rehabilitación de seis (6) ha/sistema de sukaqollos con sus canales para captación y drenaje del agua, previo levantamiento topográfico y determinación cotas para manejo del nivel de agua. En los terraplenes se cultiva semilleros de papa de las especies y variedades Luky y Saya, con resultados esperados de mayor productividad y seguridad de cosecha; así como libre de la plaga gorgojo de los andes. De tal manera que, muestra su vigencia, en razón de que los cultivos en área plana, sin sukaqollos, alcanzan perdidas hasta el 60 porciento, por inundaciones y saturación del agua en el suelo, en especial la quinua (foto 1).

2.2. Agrobiodiversidad de cultivos andinos

De igual modo, con base al conocimiento de la diversidad biológica en ecosistemas de relieve quebrado, con altitudes y climas extremas, domesticaron y mejoraron plantas y animales para la alimentación y nutrición de una población en crecimiento, a lo que se les denomina, ahora, Agrobiodiversidad.

Por esta razón, las regiones andina y amazónica, están considerados como uno de los centros de origen principal de cultivos y crianzas, importantes para la seguridad alimentaria y nutricional de toda la humanidad. Dentro de estas tenemos:

  • a. Tubérculos andinos: papa, olluco, oca y mashua.

  • b. Raíces andinas y amazónicas: maca, mauka, arracacha, yuca, camote, yacon,

Foto 1. Sukaqollos con semilleros papa. C.C. Caritamaya. 2013. Puno, Perú. Foto A. Canahua Después de
  • c. Granos andinos: maíz, kiwicha, quinua y kañihua

  • d. Leguminosas: maní, frejol, tawri y pacay

  • e. Frutales: tomate, sachatomate, pepino, granadilla, tumbo, chirimoya, lúcuma, capulí, piña, papaya, aguaymanto y tuna.

  • f. Crianzas: alpaca, llama, cuy, pavo.

El conocimiento campesino sobre la gestión y uso de la agrobiodiversidad, transmitida de generación a generación (foto 2), tiene su sustento en la adaptación y respuesta a factores bióticos (plagas, enfermedades y fertilidad biológica del suelo) y abióticos (altitud, temperatura, suelo y agua); así como a una cultura alimentaria y nutraceutica. Estos conocimientos se contrastan con los avances de investigación en la agrobiodiversidad de cultivos andinos (Cárdenas, 1969; Tapia, et al, 1979, Ochoa, 1990 y Gómez et al, 2011).

Con base a la sistematización del conocimiento social campesina, por ejemplo, se ha llegado a determinar la taxonomía campesina en aimara y quechua de los dos grandes de papas cultivadas, contrastando con la clasificación científica:

a.1. Papas o choq’es sayas o k’enys: Imillas (Solanum tuberosum ssp. Andigenum) la más cultivada y conocida de uso multiple; Lomos,huayrus, majtillo (S. chaucha) para sancochado y chuño; pitiquiñas o chikiña (S. stenotomun), y chaucha o phurejjas (S. phureja) precoces y de rebrote inmediato. Estas dos últimas en proceso de extinción. A éstas se le conoce como papas dulces.

a.2. Papas Lukii, Rukii o waña. Son papas de altura, resistentes a bajas temperaturas, a sequias y a saturación de suelo con agua; pero, susceptibles a enfermedades como la verruga y a la plaga potencial como el gorgojo de los andes. Las especies cultivadas son: la lukii o rukii (S. juzepczukii), la más resistente a heladas; choq’epito o ocucuri (S. curtilobum), resistente a sequias y medianamente resistente a heladas, y kakjahuiri o ajahuiri (S. ajanhuiri), tolerante a verruga. Estas especies están, cada vez menos cultivadas y, las ultimas en proceso de extinción. A éstas se agrega los parientes silvestres, como los denominados aph’arus (S. acaule) hasta los 5,500 msnm. A éstas, después de la colonia se les conoce como papas amargas, por el alto contenido del alcaloide solanina.

En quinua (Chenopodium quinoa Willd.), como resultado de la sistematización de experiencias de los conservacionistas aimara y quechua se ha agrupado en nueve posibles razas, por su distinguibilidad, estabilidad y heradbilidad, en especial por las características externas de semilla grano (colores del pericarpio y episperma), adaptación al ambiente y formas de uso/consumo en: i. Blancas, hanqos o juraks; ii. Chullpis o reales; iii. Amarillas, jarujiuras o q’ellos; iv. Misa quiuna o misa jiuras; v. Witullas; vi. Pasankallas o juaku jiuras; vii. Cuchiwilas o chicha quiunas; viii. Phurejjas o chauchas, y ix. Las Aaaras, ayaras o silvestres (Canahua, et al, 2012). Con base a esta aproximación taxonómica campesina a manera de hipótesis, se vienen generando investigaciones posteriores con indicadores de ADN y marcadores moleculares (Tapia y CONCYTEC, comunicación personal).

Conocimientos campesinos similares existen para abordar la taxonomía utilitaria para otras especies de tubérculos, raíces, granos, leguminosas y frutales andinos.

c. Granos andinos : maíz, kiwicha, quinua y kañihua d. Leguminosas : maní, frejol, tawri y
Foto 2. Madre e hijas con AGBD de cultivos andinos. Puno, 2013. Foto A. Canahua III.

Foto 2. Madre e hijas con AGBD de cultivos andinos. Puno, 2013. Foto A. Canahua

III. A MANERA DE CONCLUSIONES Y REFLEXIONES

La salvaguarda y la revaloración del conocimiento sobre gestión y uso de los agroecosistemas ancestrales, de la agro biodiversidad y de sus parientes silvestres, son bases fundamentales para el desarrollo de tecnologías apropiadas, y constituyen patrimonio de la humanidad para enfrentar amenazas latentes como el cambio climático, desertificación y la desnutrición crónica.

Se está demostrando que, en variaciones de elementos climáticos extremos y sus efectos colaterales, las comunidades campesinas muestran alta capacidad de resiliencia o de recuperación inmediata, con base al uso de estos conocimientos.

Consiguientemente, es pertinente y necesario incorporar a las políticas de desarrollo agrícola sostenible de los gobiernos nacionales, regionales y municipales, para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional de la población y generar excedentes para el mercado moderno, el mismo que empieza a valorar la alimentación orgánica y ecológica.

IV. REFERENCIAS

Blanco, O. 1994.Tecnologia Andina. Un Caso: Fundamentos Científicos de la Tecnología Andina. En: Curso sobre Agroecología, CLADES CIED. Lima 33, Perú. Canahua, A. y R. Ho. 2002. Reintroducción del agro ecosistema waru waru. En LEISA, Revista de Agroecología, vol 19. N° 2. Lima, Perú. Canahua, A., M. Tapia, Z. Cutipa y A. Ichuta. 2002. Gestión del espacio agrícola (Aynokas) y agrobiodiversidad en papa y quinua en las comunidades campesinas de Puno. En SEPIA IX. Edit. SEPIA CARE OXFAM. Lima, Perú.

Foto 2. Madre e hijas con AGBD de cultivos andinos. Puno, 2013. Foto A. Canahua III.

Canahua, A., K.Soto y J. Casafranca. 2012. Agrobiodiversidad de la Quinua en la Cuenca del Titicaca. Resumen de avances de Investigación. Edit. Ministerio del Ambiente, FAO y GEF. Lima, Perú. Cárdenas, M.1989. Manual de Plantas Económicas de Bolivia. Edit. Amigos de Libro. 2da. Edición. La Paz Cochabamba, Bolivia. Díaz, C. y E. Velásquez. 1991. Inventario de infraestructuras agrícolas andinas en Puno. En Seminario Perú Bolivia sobre investigación en Camellones. Convenio COTESU/IC PELT/INADE. Puno, Perú. Erickson, C. 1985. Cronología de Camellones en la Cuenca del Lago Titicaca. En 45 Congreso Internacional de Americanistas. 1 al 7 de julio de 1985. Bogotá, Colombia. Gómez, L. R. y A.L. Eguiluz. 2012. Catalogo del Banco de Germoplasma de Quinua (Chenopodium quinoa Willd.). Edit. Universidad Agraria La Molina y Ministerio del Ambiente. Lima, Perú. .Lumbreras, L. y E. Mujica. 1974. 50 Años de Investigaciones en Tiwanacu. En: Gaceta Arqueológica Andina, N° 3, INDEA. Lima, Perú. Ochoa, C.1990. The Potatoes of South América: Bolivia. Cambridge University Press. PELT/INADE IC/COTESU. 1992. Estudio de Áreas Potenciales de Waru waru en el Altiplano de Puno. Edit. PIWA. Puno, Perú. Tapia, M., H. Gandarillas, S. Alandia, A. Cardozo, A. Mujica, V. Otazú, B. Salas y E. Zanabria. 1979. Quinua y Kañihua, cultivos andinos. Edit. IICA-CIID. Bogotá, Colombia. Tapia, M. y A. M. Fries. 2002. Guia de Campo de los Cultivos Andinos. FAO, ANPE. Lima, Perú.

Canahua, A., K.Soto y J. Casafranca. 2012 . Agrobiodiversidad de la Quinua en la Cuenca del