Вы находитесь на странице: 1из 104
EL BARCO DE VAPOR SERIE ROJA (a partir de 12 afios) ‘21a Gop ta Wa al eapanapsjrs 60 Plan arcs ta Her des pees (ja oi Cafi El maser ylmobot 31D! Perc, feeble Kama 22s ts laa baa yo mando 42 /Goza Noe berad 3s Toor B precio 581 Sd ct Ean dl aegin S51) inser Rene yee 54 Peter tr Con Clara ois {8 /Pam Man, Com e are amcte 85 fecerca de Coo Maia Y as defines 48/Caroen Viper ia Cj de seroe $6) Agus Fernade Pax Aor eo ice £0) Cas Ds la ela enesade os Main {fh Ter Reco aioe Dane Pons: Kamo 970 '58/asun Za, a canara de indiana Jones 66) Fe, Un toque especial ST/ Mizu! Angel Meno Porn malo aranso 66a Mist Operant de cerboss (90 Tr acara enclave 100/re Dedor en a mace 4/ra To Un ae que mata 101/ Manet Alroza BY Agua da Via 8 /Laca qa Lo Dosis igaen oa ei Fore ana 41 Cate Pera Hg da oon 1 Dane Sacer Aas ta malta de Inacio 88 / Nl Angel Mesa Un maseosniesto “tanske" 11 Mgue gal Me Sh. aoe eri, que 104) Ci Voge Peo que chicas tn malas! se caer! 108/ lego Gre Ceri euro de a tat 12 deras rage Memerins dew rcs 108 ito ro et aone del Se Gal 1 Jc Ser aL ala dl oh 101/ Manuel Ain Jogo de adios 161 Ewin Per Abdel 108/ Agi Feninder Pz, Cuts per palabras 17s too cel Ct Cana ide, ma- 108 ae Maric oP Ej americano itt 0/Fo nt Kang y a magia elas pla {0 chai SE poncho de los deseos brat fats Thana Clpabl! 111/ Fa eget Vase po a och (41S Nog, etal Arak 12/4 Gr, Major hablar a emp (Case Pri anal patos 118/oa Hos Mami el handle 8 /Vogna Hanon Pain Cy 14) in Cy Emel ot ado (jon Manel Gabe, La ond en Gir 118 Maris lta De toe coratn id Labenn 16) Vag Ber We Solas demi Jom Mise! bert El mitre dela mujer 117 orc Sere Fata las hitoraspenidas és 1) cn sensng {Ope el, En? 88/Altdo Gem Certs Bt negocio de papi 118/ Sod Aout a exnin de Aina EL Barco Ral oe VAPOR Re De todo trove ross meres" corazon 111 poemas de amor Seleccion de José Maria Plaza a 206 Primera edicion abril 1998 Dicimo testa ecm: abril 2006 © dela seleccine introduccién: José Maria Plaza © de las ilustraciones: Agata Ruiz dea Prada, 1998 © Ediciones SM, 1998, Impresores, 15 - Urbanizacin Prado del Espino 216660 Boadilla del Monte (Madrid) ‘eww grupo-sm.com Te902121323 Fax: 902 24 1222 e-mail, clientes.cesma@grupo-sm.com ISBN: 84.348.6733-8 Depésio legal: M-19590-2006 Preimpresi: Grails, SL Impreso en Espafa/Printed in Spain ‘Orymu, SA - Ruiz de Alda, 1. Pinto (Madrid) Geta poi, salvo expen preva vn Ly, eagle oma] eae, Gain comes ey arma Pedal nll ifaceion esdereio de finds oe de secon de dit corr propia nlc a. ip y se dl Citgo Peau, £1 Congo opal de Detects Repos velar ol peta de sees eco CCancin de amr (Jor Coronel Urecho) n us Canciones para la sledad (Eager Flot) 116 La desesperaion (Nevir Villaraia) uy La bola del amor taro (Dulee Mar 118 Poem 20 (Pablo Nerd nnn 120 TeRCERA PARTE Apri primera (César Gonilee Rua) nn _ 125 Al perder yo at (Emesto Cardenal) nn see 126 Te es murendo de mi. (Concha Lagos) 127 Como wor pjaro Jost Li Hida) nnn ns. Baus (Angela Figuera Aymench) 29 Elegia XII (Ricardo Molina) BI Lecciin final (J. M. Santggo Ctl) crm Ba 1No me caso, mi amor. (Carilde Olver Labra) — 135 edict (Lait Garcia Mowe) sernes 136 Renunco a marr (Carl Sahai) 37 Cerca jardin José Luis Hidalgo) 139 Pensidlo de promt (Rafael Montesnes) 40 De la ora onlla (Mara del Pir Sandoval) mw Nada més (oe Agutin Gopi) ons 3 Yo ety sol en la tarde, (Ref! Manteno) 44 Lejes de abi José Maria Plaza) nnn 145 De algena manera. (Luts Eduardo Aut) 146 Poema del renunciannto José Angel Bus Ww ‘Mira seré re laser Ege) ~ 18 ‘Por recor tus hulls. (Las Garcia Montero). 149 Exacha abandonada José Again Gol) 150 La buna lana (Ricardo Molina). = 1S Me ft contando los pasos. (Concha Lag) on vee 1S (Me he quedado sin palo y sin abs. (Angel Gna) 155 [No me has qurido José Las Hidalgo) ve 156 Pr incomes de ayer (Joe Agustin Gigs 157 (Cuiéreme porque te quiero (Jet Berga ~ 158 Poema de a despedida (ost Angel Bucs) 159 Labi bells, dmbar suave (Las Anconio de Vilna) 160 Por debajo del agua ost Angel Valente. 161 “Amor: etd aterdeiond. (Canida Oliver Labra 162 Bass pequc (Fé Grande) nnn [Noes el amor eterno (Carlos Rett) nnn 205 Cima rina Jana Bore) 6 [Ni sir puedo en rv awencia (Blanca de os Ris) o {as gerzas (Ricardo Mis) 70 Los spies on aire. (Gustavo Adolfo Bécuer) n A wna violeta (Dolores Cabrera on n Voloerin ls xaras gulondinas (Gustavo Adofo Bécquer) B SeOUNDA PARTE Para Laura Wins Rimas Juan José Lot) nnn —— 77 Canny ark a apa cone 18 sus amigas de Pamplona y Madi. Mis os acrciaron. Juan Ramin Jiménez) » IMP. Inventar la terdad (Naver Villar) on 0 Oran (lgnaci B. Ancoarg) 8 Adlexencia (Juan Rann Jiménez) 8 ‘Abel aan Ronin Jere) 8 1h, ea ed de remaran! (Ain Lard) m8 1a deed (Gerd Dig) 86 Para Tristén y Césima. Tengo miedo a perder la maa (Feder Gara Lora) 88 | Remenbranca (Balch Mulder) 9 ALR. de ba P. De silo imaginare._(Alicia Lard) %0 Sime quer quéeme enter. (Duke Maria Lapaz) 2 (ota (Alnsina Sem) ne oo % Aseria (Manel Maha) mn 94 Sims manos pudesen. (Fedenco Gavia Lara) 9% Riss amargas (Emilio Carre) 96 [No como mira pra econ 97 Canc de las eotes serens aime Toes Boet) La hora eprtna (Emilio Cree) on Eceridad (Dule Maria Lapa) oon Balada (Gabriela Mir) oon Tarde (Federico Garcia Loves) Pena ben hallada (Miguel Herne Tas oo (Luis Marines Kleier) Un dia (Ajonsina Se) Farewell (Pablo Neruda) Soledades Jaime Toes Bode Sil bomb pura dei (Ls Cerda) Sime lamar (Peo Salina) nnn ‘Amor oxi (Manuel Allaire) 1a forma de gure (Peo Salinas) 204 Hisroriss De aMoR ¥ roesia (Una inroducn) on Prinena ragre CComprendo qu ts bes. (Manuel Aca La lama del amor (Fado Gur) on Madrigal (Amado Nero) 0h, eal te adoro! (Caaina Coronado) ‘Lo mis naaal (Amado Nero) on Viens a mi. (Enrique Gana: Martinez) Aquel be (Miguel de Unanuno) ‘Marsa (Leopold Lagones) Apaiement (Manuel Magallanes) Un raed wn spi Joe Zola) Si mi oie para (Leplds Lagos) Gf em deci (Gs Se Ber) ‘pare (Francixo A. de laza) Deadén (Leopoldo Lagones) Rondeles (iis del Casa) nn (Camares Ramen de Campoar) Dede gue time mira. (Manel Amor Meilin) 4” Sobre ef amor (Pablo de Jeri) ms ~ 48 Sobre la falda tenia (Castavo Adolfo Bécqur) 50 ‘Mitame (T. Marine: Barone) nn coe SD Indes (T. Sender) enn on B Los mejrs ojos (César Cnt) st Margarita (Rubén Dario). 55 ‘A os ops (Rann de Campoamor 56 (eos (Cecilia Camps) 58 Qué gusto seria! (Augusto Fern) 9 x un bum Juan Clemente Zenea) No adoro la Bermosura. (Manuel S. Pic Thole (Manuel Gonzle: Prada). Pleilunio (Fabio Fall) Amor eterno (Gustavo Adolfo Bicqur) HISTORIAS DE AMOR Y POESIA (UNA INTRODUCCION) 1, UNA MISMA ADOLESCENCIA ‘Una joven, que estaba en esa edad adolescente en la que se empieza a descubrir el mundo y el corazén, un buen dia encontré un poema —probablemente de amor— que la sor- prendié, le gusts. acaso le abri6 horizontes. Supuso todo un hallazgo y una cmocién nucva. Seguramente era el primer poema que Icia de forma voluntaria, Anteriormente ya habia memorizado versos para recitar en clase o trabajado con ellos como objeto de studio lingtistico, pro ignoraba que existe ran poemas al margen de la asignarura de lengua. Fue todo tun descubrimiento, que al principio la desconcerté. Nunca habia imaginado que le pudiese apetecer leer poemas por si misma, Pero aquel texto, que habia encontrado casi por ca sualidad, le gust6. Asi que, ese buen dia, me dijo: «jMiras. Miré. Alli estaba aquel poema, que sostenia entre sus manos temblorosas, como si fuese un gorrign asustado, , dij, sorprendido, «jQuiero mas poesias como éstal». El poema en cuestin, que aqui se reproduce, no figura cn ninguna seleccién rigurosa, canénica, repettiva de Las me- Jorespoesias, ni pertenece a uno de los autores més importantes de Ia historia de la literatura; tampoco es muy original, ni asombra por sus imagenes. Pero ese poema tenia —tiene, tuvo en ese momento— algo ‘muy superior: fue capaz de emocionar, de enganchar, de arras- trar a la poesfa a alguien para quien la poesia apenas si era, hasta entonces, un jeroglifico, una pequefia tortura escolar, no muy distinta a la de un complejo problema matematico. Quiero mis!s, repits Y me asusté. Rebusqué en mi amplia biblioteca poética y, finalmente, ro le entregué ningiin libro. Era, més que temerario, un arma de doble filo. Sabia que en ciertos libros podria hallar dos o tres poemas sueltos que tal vez le gustaran y alentasen su incipiente afi- ccién poética; pero sabia también que junto a estos poemas habria cuarenta o setenta sin ningin interés para ella, que, probablemente, mermarian su ocasional y todavia frégil de- vocién por la poesia. Recuerdo que cuando era ain estudiante de Bachillerato compré Las cien mejores poestas Hricas de la lengua castellana y Antologia de la poesia roméntica espaiola. Fueron los dos pri- meros libros que adquiri con mi propio dincro. Adin no he ‘olvidado aquella sensacin: impaciente, empecé a hojearlos, me sumergi en sus paginas una y otra vez, ansioso, confuso, Y muy pronto me lleg6 el desencanto. {Qué he comprado?», me reproché en aquellos momen- (os. «{Qué me esperaba?», digo ahora INDICE Me sentia rimado. Asi de claro. Habia poemas muy largos, con historias absurdas, que mejor hubiese sido que los autores contaran en prosa (eso pensé entonces). Y habia otros que cstaban lenos de referencias extrafas, que me dejaban tan confuso como frio; al margen de otras dificultades de conte nido y estilo. De aquellos dos centenares de poemas, apenas si subrayé ‘unas pocas rimas de Béequer, algin poema muy sonoro de Espronceda, romances aislados, dos o tres sonetos que medio centendia y versos sueltos. Nada mis. Pero no me eché atris. Mi aficién por la poesia era pro- funda; asi que prosegui buscando, rebuscando a contracorrien te, En cada libro hallaba, con suerte, algunos poemas aislados que me interesaban, Los demi, sobraban, Los specie de hojarasca incémoda por la que debia internarme para llegar a mis poemas favorito. Era como superar a prue- ba del laberint. En fin, jrecuerdos de juventud! Pero ,por qué te hablo de todo ello?, te preguntaras. No es mi incencién contarte mi vida. Sin embargo, estas dos anéedotas personales tienen mucho que ver con el libro que tienes entre tus manos. En ellas esta su origen. Ya ves dos historias paralelas y separadas por muchos afios —que representan una misma adolescencia— se han juntado en el tiempo y en el espacio, Cuando aquella muchacha, que es mi hija, me dij: +jQuiero mas poesias como éstal>, busqué el libro que me pedia, y al darme cuenta de que no existe (al menos, yo no lo conozco), se me ocurrié realizar esta antologia. fa como una Queria que fuese un libro diferente, tanto por la orien- tacién de los poemas como por sus ilustraciones. Y llamé a Agatha Ruiz de la Prada, una diseiadora de moda con un tipo de ropa original para adultos, deliciosa para nifios, y fresca y divertida para los jvenes, Aunque en Espaiia hay cexcelentesilustradores de prestigio internacional, Agatha, que tiene ese perfume atrevido del corazén fucsia, era la persona adecuada para llenar de corazones un libro de poemas de amor nada convencional ni académico, que se ha de leer por placer, llevar con orgullo, como una conquista, y paladear espacio. Los editores, por otra parte, apoyaron esta idea osada con mucho carifio, y aqui esta, por fin, ese libro, que es el que me habria gustado tener cuando yo era un adolescente con- fuso y sofador que empezaba a aficionarse a la poesia y all amor. Me ilusionaba que Hlegara el dia en que pudiese decir a aquella joven entusiasta y desorientada: <{Toma, aqui esté el libro que me has pedido!» Posteriormente, en mi encuentro con cientos de chicos y chicas de varios colegios, he comprobado que, sin pedirmelo cexpresamente, ellos también lo estaban esperando. Gracias. 2. (LA poesia, TAN UTIL! Después de lo que has leido ya en este prologo, no te ha de resultar extrafio que te diga que éste es un libro de poemas, no de poctas. 10 Jose Angel VaLenre: 161 Xavier Vitiaknuris: 80, 117 Luis Antonio de VILLEN': 160, Iwan Clemente ZeNEA: 60 José ZonuLis: 38 199 José Agustin Goymsouo: 143, 150, 157 Felix Graxpe: 164 “Teodoro GUERRERO: 28 ‘Miguel HERNANDEZ: 108 José Luis HiDaLco: 128, 139, 156 Francisco A. de Icazts 2 Pablo de Jenica: 49 Juan Ramén JIMENEZ: 79,83, $4 Concha LAGos: 127, 154 Alicia LaRDE DE VENTURINO: 85, 90 Juan José Liover: 77, Dulce Maria Lownaz: 78, 92, 100, 118, Leopoldo LUGONES: 35, 40, 43, ‘Manuel Macho: 94 ‘Manuel MAGALLANES: 36 TT, MARTINEZ BARRIONUEVO: 52 Luis Magriez Kus: 106 Ricardo MIRO: 70 Gabriela Mistrat: 102 Ricardo MOUNA: 132, 153, 169 Rafael MowTesivos: 140, 144, 172 Enrigue MoRoN: 170 Elisabeth MULDER: 89 Elias NawbIno: 97 Pablo NekuDA: 108, 121 ‘Amado NeRv0: 30, 32 Carilda OLvER Lass: 135, 163, Manuel S, PicaRno ¥ PERALTA: José Maria Ptaza: 145 Carlos REvIEIO: 166 Blanca de los Rios LAMPEREZ: 68 Carls Saving: 138 Pedro SALINAS: 111, 114 ‘Maia del Pilar SaNDOVAL: 142 JM. Sariaco CasreLo: 134 TT. SENDEROS. 53 Alfonsina SToRNt: 93, 107 Jaime Torkes BODET: 98, 109 Miguel de UwaMunoe 34 198 No he intentado hacer una especie de antologia de la poe- sia contemporinea mas 0 menos accesible. Mi propésito es mis simple y, a la ver, mis arrisgado: ofrecer una serie de poemas de amor que te pudiesen interesar a ti y a los que son como ti, javenes que estiis descubriendo el amor y, po- siblemente, a poesia, Por lo general, he buscado poemas sencllos, inmediatos, cficaces, deslumbrantes; poemas que provoquen al leerlos un espontineo «(Qué bonitol>. Y contagien. Es decir, poemas que aficionen a la poesia a lectores ajenos, que andan —como se anda a esas edades— dando vueltas por la vida, mirando a todos los lados en un estado confuso en el que se demandan luces, agarraderos, puertas, sefiales, sentimientos; tentando ca- No ha sido ficl la labor que he realizado al filo de la navaja. Y me explico. Cuando descubres un pocma que te gusta, lo habitual es que te animes a seguir adelante; pero si tropiezas con pocmas que no te dicen nada, no entiendes, no te emocionan o simplemente te aburren, seguramente te echa- ris atris y, quién sabe! cl vez Le des la espalda a la poesia Y la poesia es hermosa, necesaria. Y dil y «poesia. Pero no lo creas; so es un concepto erréneo, un prejuicio heredado. Leer poesia puede servirnos para alimentar nuestra ilusin, aliviar un de- seneanto, econocernos en un dolor ajeno —y no vernos tan solos desesperados—, para comprender o reforzar todo tipo de sentimientos. Escribir poesia es aiin mis Gi Nos puede servir para ul conquistar (0 intentarlo) a la persona amada, para no volver: nos locos de dolor ante un desengaiio —es decir, como un paiio de ligrimas—, para echar afuera —e iluminar— nucs- tras propias dudas y zozobras existenciales o sentimentales. En fin, gpara qué seguir? Personalmente, la. poesia me ha servido, incluso, para aprobar las asignaturas con mis facilidad. Pero éa es otra historia. Recuerdo que mis primeros contactos con la poesia no fueron tempranos ni intimos, En clase circulaban unos versos hhumoristcos, que eran una parodia de la historia y de los conocimientos hasta entonees aprendidos: «Cuando el duque Salomén / escribié Don Juan Tenorio... Asi empezaba aquel largo poema, que nos parecia muy divertido distinto alos de los libros, y que todos comenzamos a imitar, a «mejorarlor con nuestras propias ocurrencias Después lleg6 el amor: el enamoramiento, los juegos de miradas y de palabras. Y no sé cémo, apareci6 en mi vida un ppoema que me marcé y me hizo pensar que la poesfa era «una cosa seria», «interesante», algo «con posibilidades-. Enseguida lo memoricé, y lo recitaba orgulloso en cual- quier ocasion, produciendo siempre el mismo asombro, Este cs el poema: Quiero no quiero querer 4 quien no queriendo quiero. He querido sin querer 1 slo, sin querer, queriendo, 2 Manvel ACU: 27 Manuel ALTOLAGUIRRE: 112 Manvel AMOR MEILAN: 47 Ignacio B. ANZOATEGUE 82 Luis Eduardo AUTE: 146 Gustavo Adolfo BEcQuE: 41,50, 65, 71, 73 José Bexcanine 158, 171 Juana BORER: 66 José Angel BUESA: 147, 159 Dolores CaBneRa Y HEREDIx 72 Ramén de CaMroanon: 46, 5 Cecilia Cans: 58 Ernesto CARDENAL: 126 Emilio CARRERE: 96, 99 Jolin del Casa: 44 Lis Cennupa: 110, César Contos 54 Carolina CoRoNano 31 José ConoNeL Urtecto: 115 Rubén Daaior 55 Gerardo Disco: 87, Javier Een: 148 ‘Augusto FERRAN: $9 Fabio FIALLo: 64 Angela FIGUERA AYMERICH: 130 Eugenio FLO 116 Federioo Garcia LoRce: 88, 95, 103 Luis Ganeia MonteRo: 136, 149 Angel Gonz: 155 Enrique GONZALEZ MARTINEZ: 33, Manvel GozALiz PRADA: 63 (César GonzAtez RUANO: 125 197 Si porque ti me quieras quieres que te quiera mis: te quiero més que me quieres, que mis quieres? quieres més? Ya ves cémo de una forma tan circunstancial me aficioné a la poesia. Después aprendi otros poemas, en la misma linea, donde también se hacian juegos de palabras estimulantes, como en aquel, mucho més conocido, que decia: «No me mires, que miran / que nos miramos, / Miremos la manera / dde no mirarnos. / No nos miremos, / y cuando nadie nos mire, / nos miraremos». Y hay mis, pero no me quiero ir por las ramas. Con este libro de poemas de amor que tienes entre las manos pretendo que disfrutes y que te aficiones a la poesta. Pero eso no es todo, También me gustaria que descubrieras autores con los que puedas sintonizar de una forma especial; que una vez conectado a la poesia, prosigas con obras mis compleas,Ilenas de oscuros fuegos que no deslumbran de for ma tan inmediata, pero cuyos rayos Hegan mas lejos y per- ‘manecen durante largo tiempo, a veces, toda una vida; que «estos poemas —pretendo— te reconforten o iluminen, aunque sea un poco, en ese mundo confuso de los sentimientos, donde todos somos siempre aprendices; y, sobre todo, que te sean utiles, Ya ves como volvemos de nuevo al tema de la utilidad. «Qué es un poema itil?», te puedes preguntar. Me explicaré con otro ejemplo personal, B Como autor de novelas (de amor) para adolescents, suelo visitar con frecuencia colegios, donde los alumnos que han leido mis libros me preguatan todo lo que se les ocurre. Suele ser un dialogo muy positivo, tanto para mi como —espero— para ellos. A veces, y una vez concluido nuestro encuentro, hay estudiantes que se acercan para contarme su caso indi vidual, muy parecido al que describo en la novela No es un crimen enamorare, es decis, un chico esti enamorado de una chica de su colegio (o viceversa}, pero no se arreve a decirselo, ro sabe cémo abordarla para contarle lo que siente.. Pues bien, a estos alumnos espontineos que a veces vienen 4 hablar conmigo les sucede lo mismo: «Qué le puedo decir 41st persona que me quita la razén, el tiempo, la vida, y no hhago mis que pensar en ella y estar pendiente de sus movi- mientos..?>, «{Qué le puedo decir y cémo?>, se preguntan, y me preguntan «(Por qué no me escribes algo para que yo se lo mande?>, me comentan los mis osados © desesperados. Por este motivo he incluido aqui ciertos poemas cuya ra- in de ser —stazén de amor-— os lade servir de apoy, muestra, referencia 0 calco para expresar esos senti que nos suelen dejar inmovilizados y con la mente en blanco, ¥y que, si te das cuenta, son universes, no cambian ni en el tiempo ni en la distancia. tos 3. DEMASIADO AMOR, AMOR En el principio fue el Verbo, ya sabes. ¥ el amor. Desde cl principio de los tiempos se han escrito poemas de amor en 14 INDICE DE AUTORES todas partes del mundo (Et cantar de los cantare, de Salomén, que esta en la Biblia, s uno de los mas bellos. Un horizonte demasiado amplio en el que fijarnos. Asi que ha sido nece- sario acotar, delimiar. ara realizar esta antologia me he impuesto dos limites, uno geogrfico y otro temporal: — Poemas escritos en castellano, con el fin de evitar la traduccion y que se desvrtie la idea original. Sus autores son, por tanto, espafoles o hispanoamericanos. — Poetas del sigho xix y XX. Las obras anteriores a estas épocas no son las mis accesibles para los que empiczan a descubrr la poesia, y su efecto puede ser contraproducente. Hay excepciones, como el famoso Madrigal de Gutierre de Cetina: «Ojos claros, serenos..» (que aqui esta glosado por CCampoamor), pero son casos aisados. Normalmente, y para los incipientes lectores de hoy, resultan poemas dificiles: en castellano antiguo, con tremendos hipérbatos y oscuras refe- rencias culturals, sociales, politicas y hasta mitologicas... por mis que estén escrtos por los grandes poetas del Siglo de Oro espafol, de Garcilaso a Quevedo: pero esto forma parte de la historia de la literatura y no de la intencién de esta obra. Como és una antologia de poemas para adolescentes, y no de poetas, no te ha de sorprender no hallar en sus paginas textos de grandes autores contemporineos, de aquellos que aparecen con letra grande y larga parrafada en us manuales escolares. Hay poetas inmensos que aqui no figuran, Baste un ejemplo: Vicente Aleixandre, pilar de la Generacin del 27 y uuno de nuestros cuatro premios Nobel, publicd en los aiios treinta dos espléndidos libros amorosos, Espadas como labios y 15 La desruccién o el amor, pero ambos volimenes estin integea- dos por poemas oscuros, complejos, que requieren una pre- paracién lectora previa, una evolucién y un largo aprendizaje, exactamente lo mismo que sucede con el arte abstracto la isica clisica, Asi que Aleixandre, al igual que una parte de «sa importante generacion poética, no aparece en estas pagi- ras, Por el contraro, te puedes encontrar con poemas de es- critores de principios de siglo que no figuran siquiera en la letra pequefia de las historias de la literatura, o con versos de autores mexicanos 0 ecuatorianos que no son conocidos ni en ‘su propio pais. YY es que es asi el espiritu de esta antologia: manda el ppocma; un poema que ha de reunir unas caracteristcas muy ‘concretas, porque esti pensado para que lo leas ta, y otros lectores que son como tt, y estiis descubriendo la poesia y el Como anéedota complementaria, te diré que en estas pic ginas se incluye el que probablemente sea el mejor pocma de amor en castellano del siglo xi: «Volverin las oscuras golon- drinas..», de Gustavo Adolfo Béequer; y también el poema ‘mis popular —no el mejor— de este siglo: -Puedo escribir los versos mas tists esta noche..», de Pablo Neruda. Ambos son los autores de dos libros universalmente famosos: Rimas yy Veinte poemas de amor y una cancin desesperada, espectiva- mente, y los poemas citados cierran, simbélicamente, la pri- era y la segunda parte de este libro. Para concluir la tercera parte no he hallado ningiin poema que sea considerado undnimemente como el gran poema de 16 10h, cud t ado! 0h, eased de terra Onacion Pena bin ballada Pensindola de pronto Plena. - Poema de la depedida Pema de rnunciamiento Poet 20 cen or debs del agua. Pr rece us hull or inane de ayer 146 gastos! (Quiéreme porque te quer. Remembrance Rises amargas Sie mi rena repr Si me lamer nnn ‘Si me gues, quéreme entra. ‘Si mis manos pudisen. ven 9S Sobre aM cnn mas Sobre la falda tein 50 vn = 108 103 vos 127 Tengo miedo a perder la mari. ve 88 Tre sos Tus Clvima rima Un dia on Un meuerdo y un spiro Vien Mie ne Voleeri las ocr goondrna.. Yo ewuy slo en la tarde. 193 ‘Me he quedado sn palo y sn alent. ‘Me fa contando los pss on vt ‘Mis gp acancron Nid i nnn [Ni vir puedo en tu ancencia [No adoro la hermosa. No eel amor temo [No s cémo mirar pare encontrar 192 amor de las iltimas décadas asi que me he decidido por una apuesta muy personal: «Cancidn», del poeta sevillano, residen- te en Madrid, Rafael Montesinos. Este poema, que muestra tun escepticismo que no es propio de los adolescentes —y de hhecho lo escribi6 a los veintiséis afios—, est muy ligado a mi juventue. Cuando yo era joven, y los demas me sabian poeta, me solia ver envuelto en cierta situaciones sociales, en las cuales se me pedia que recitara un poema. Como tenia demasiado pudor, en lugar de atacar a mi improvisado auditorio con mis propias2ozobra senmentals, me sacaba de la manga y de Ja memoria este hermoso poema, que producia admiracion y asombro, especialmente al llegar a la pendiltima estrofa: ‘Me muero porque me quieran, pero nunca lo diré. Y después de todo, qué? Morir para que me quieran? Que me quieran? ;Para qué? 4. UNA SELECCION CONSULTADA Este libro, como has podido aprecar,estédividido en tres, partes, mis o menos eronoldgicas: la primera abarca casi todo el siglo x1x, con el Romanticismo y el Modernismo como tendencias dominantes; la segunda transcurze entre los ile mos afos del pasado siglo y la década de los cuarenta, y la tercera comprende el timo medio siglo, La division es apro "7 xximada, ya que hay poetas de larga trayectria, que vivieron cn periodos intermedios, que se podrian haber incluido en dos de los apartados indistintamente. [A pesar de los miles de poctasvivos,y de la facilidad para disponer de sus obras, ha sido la iltima parte la més com plicada; y es que en esta epoca —al margen de los sonetos— predomina el verso libre, que no es el mas adecuado para los que estin empezando a leer poesia. Ademis, sueen ser textos coscuros, culturalistas, de tono irénico y referencias minucio- samente personales, casi documentales, sobre el propio poeta Y sus circunstancias... Tales caracterisica los alejaban del es- piritw de nuestro libro. La seleccién de los poemas de esta antologia ha sido, al mismo tiempo, personal y compartida, Quiero decir que part de una muestra muy amplia de posibles textos, de donde ele directamente unos pocos, alos que tenia un carifio especial o consideraba fuera de toda duda, El resto de los poemas han sido seleecionados por los lectores naturales de esta obra; es decir, por ti u otros que son como ti. La operacién fue sencilla gracias al entusiasmo de algunos profesores —militantes de la literatura— a los que quiero agradecer su esfuerzo y dedicacién. Debidamente numerados y sin firma alguna, para que na- die se dejara influir por el nombre del poeta, les entregué cuatro centenares de poemas, con el fin de que los distribu- yesen entre sus alumnos —o los trabajaran en clase—, de ‘modo que cada estudiante me indicara los pocmas que mis y ‘menos le habian gustado. Contabilizar los resultados ha sido 18 GA gud me be dt. ‘A una vole Al perder yo fn “Amor: etéatrdeciendo ‘Amor eer “Amor exci Canciones para la sledad Cantar Dede gue ti me mira. Ja labor mis pesada, pero ha merecido Ja pena y te puedo asegurar que me he Hevado sorpresas. Por lo general, han gustado mas los poemas breves, sen- «illos, directo, aquellos que se entienden ficilmente y con los, que chicos y chicas se pueden identficar. Ha habido un cierto rechazo hacia la poesia grandilocuente del Romanticismo, y tambien hacia muchos textos actuales de verso libre: «No pa rece un poema>, decian los lectores. Te transcribo algunos comentarios que considero signifi cativos del rono general: «No me gusta, porque no saco nada cen claro», decia una joven ante un poema leno de musical dad, imagenes y paralelismos. Como ves, no soy sélo yo el que defiende la utilidad de Ia poesia. Y es que es importante poder implicarse: «Me interesa porque los dos se quieren y no se atreven a decirlo», sefiala una chica. Y su compaficro afirma: «Es ficil de entender, cosa que se agradece>. Una estudiante de Pamplona intenta poner el dedo en la llaga, a propésito de un poema: «Me ha gustado —dice— porque el autor reconoce la verdad que muchos hombres no quieren reconocer: que no se puede vivie sin amor», Me ha llamado la atencién la buena acogida que han te- nido los dos poemas —muy largos— de Ricardo Molina —-Son como una pequetia historia», coment6 alguien—, ¢ incluso el mas dificil de Luis Cernuda; versos que a alguien como ti le han movido a esta reflexién: «Creo que estar ena- morado es una forma mis de vivir la libertad», Y me ha sorprendido, hasta cierto punto, la undnime aceptacién de ‘otros poemas —bastante tépicos, pero efectivos— de autores que siguen siendo desconocides. 19 Por lo general —y te quiero hablar de las sorpresas—, Rubén Dario ha tenido una tibia aceptacién; y Béoquer y Neruda no han arrasado, como esperaba, y aunque algunos de sus poemas se han destacado ficilmente, otros han sido recha- zados «por exagerados> 0 porque eran «dificiles de entender {A grandes rasgos, los poemas preferidos han sido los que hacen referencia a la mirada, «Los mejores ojos son.» es un ejemplo de poema que se ha fotocopiado 0 escrito en milti- ples carpetas. Lo mismo ha sucedido con el tema del beso. . <«,Qué es amor?», te pregunto; nos preguntamos todos. Si te das cuenta, todos nos hemos planteado alguna vez esta cuestién. La respuesta no es ficil. El francés Jacques Prévert, en un poema que empieza terrogando «Qué dia es hoy, amor?s, concluye: «Nacemos y vivimos. / Vivimos y amamos. / Y no sabemos lo que es el dia. 1 Y no sabemos lo que es la vida. / Y no sabemos lo que es el amor. No lo sabemos, Pero no renunciamos a intentar explicarlo, Desde el famoso soneto de Lope de Vega: . (Qué cs el amor? Parece ser —y ¢s una opinién muy extendida— que, efec tivamente, el amor nos quita el juicio y la razin> y vuelve a los lstos. Pero eso es algo que no nos debe preo- ccupar, si no queremos arrepentirnos después. El amor es, en el fondo, lo importante y lo que nos hace importantes, por més que podamos parecer estipidos, bobos, cursis, rorpes, pelmas y ridiculos cuando estamos enamorados. n AGRADECIMIENTOS Queremos agradecer La colaboracién y/o la autorizacién para re- producir los poemas a los siguientes poets o a sus correspondientes hherederos,propitaros de los copyright de los poemas: Manuel Altol- fuire, Luis Eduardo Aute Ignacio B. Anzoategui, José Bergamin, José Angel Buesa, Ernesto Cardenal, Luis Cernuda, Emilio Carere, José Coronel Unecho, Gerardo Diego, Javier Ege, Fabio Fiallo, Angela F- guera Aymerich, Eugenio Florit, Federico Garcia Lorca, Luis Garcia Montero, Angel Gonziler, Enrique Gonzilez Martner, César Gonziler Rano, José Agustin Goytisolo, Félix Grande, Miguel Hemndez, José Lis Hidalg, Pablo de Jerica, Juan Ramin Jiménez, Concha Lagos, Alicia Larde, Dulce Maria Loynaz, Leopoldo Lugones, Juan José Llovet, Lis Martinez. Kleiser, Manvel Machado, Gabriela Mistral, Ricardo Miré, Ricardo Molina, Rafael Montesinos, Enrique Morén, Elisabeth “Mulder, Elias Nandino, Pablo Neruda, Carilda Oliver Labra, Carlos Reviej, Blanca de los Ros, Carlos Sahagin, Maria Pilar Sandoval, Jose Miguel Santiago Castelo, Pedro Salinas, Alfonsina Srorni, Jaime Torres, Bodet, Miguel de Unamuno, José Angel Valente, Xavier Vllarrtia Luis Antonio de Villena. Quiero dar las gracias también a los colegios San Ignacio, Luis Amigo y al Instituto Plaza de la Cruz, los tes de Pamplona, y al Instituto José Manuel Blecua de Zaragoa, por su vor y su voto en este libro, asi como a fos profesores Andrés Marin y Ramén Acin, Tam- bien quiero agradecer los desvelos y la paciencia de Javier Gosi y Antonio L. Bouza, amigos que me depron saquear su amplia biblioteca En la del segundo halle una rareza: Album poétic. Clecén de compo sicinesinéias de ls notables ecrores de Expat, icin no venal de 1890, regalo «a los seires suscriptores de La Istracén Iricar; un libro de cicunstancias realizado por autores desconocides actualmente, de donde he rescatado cinco poemas —sencillos, pero eficaces— que hhan despertado el interés de una mayoria de los jovenes lectoes par ticipantes en esta antologia consultada ‘A ellos también va dedicada esta obra. Ya lo decia Fernando Pessoa, en un hermoso poema, del que incluyo un fragmento con una ligera variacion que me hhe permitido realizar’: Todos los poemas de amor son ridiculos. No serian poemas de amor si no fuesen ridicules También yo en mis tiempos esrb poemas de amor, como los demés, ridicalos. Los poemas de amor, si hay amor, tienen que ser ridicules. Porque, como concluye el gran escritor portugués en este poema, perteneciente a su libro Poesias de Alvaro Campos: Al final, sol os seres que no esebieron poemas de amor son os que son ridicules Jost Mania PLaza, " La stn de I palabra scart del original por -poemas. 2B José Angel VALENTE. Orense, 1929. Su poesia ha evolucionado desde un localismo hacia la interiorizacién, preocupado por el lenguaje y el ser. Obra: Punto cero, Mandorla, Luis Antonio de Vitena. Madrid, 1951. Ha publicado en- sayos, novelas y poesia, Bidgrafo de Oscar Wilde y anté- logo de joven poesia espafiola. Obra: Hur del inviern. 185 ‘Concha LAcos. Cérdoba, 1913. Edits la revista poética Agora y ha escrito ensayos sobre sus contemporancos. Obra: La soledad de siempre, Canciones desde la barca. Ricardo MOLINa. Puente Genil (Cérdoba), 1917-1968. Fue profesor de instituto y uno de los fundadores de la revista Cintio. Obra: Corimbo, Cancinero, Elegéas de Sandia. Rafael MONTESINOS. Sevilla, 1920. Reside en Madrid, donde funds en 1952 la Tereulia Literaria Hispanoamericana, que atin pervive. Especalista en Bécquer. Obra: Canciones perversas para una nia tonta, El libro de las cosas perdidas, Las incredulidades. Enrique MORON, Obra: Paiajes del amor y del desvelo Carilda OuivER Lara. Autora cubana, que en 1949 obtuvo el Premio Nacional con Al sur de mi garganta. Discurso de Eva es una antologia que recoge parte de su obra, en la ue el amor siempre fue preponderant. Carlos REVIE}O. Tiemblo (Avila), 1942, Maestro, Autor de tex- tos para libros de ensefianza. Obra: Animalario en adivi- nanzas, Como el aire que regio. Carlos SaHAGUN. Onil (Alicante), 1938. Premio Nacional de Literatura. Obra: Exar contigo, Memorial de la noche Maria del Pilar Sanvovat, Escritora espafiola del siglo xx. J. M, Santiago CasteLo. Granja (Badajoz, 1948. Periodista Ha dirigido varias revistas poéticas y ha promocionado la pocsia espafola en América, Premio Fastenrath, Obra: Me- moral de ausencias, Como digonga el olido 184 PRIMERA PARTE tica, con ecos de Walt Whitman. Obra: Epigramas, Oracién ‘por Marilyn Monroe, Homenaje a los indios americanos. Javier EGEA. Granada, 1952. Obra: Paseo de los triste. Angela FIGUERA AYMERICH. Bilbao, 1902-1984. Catedritica de ‘Lengua y Literanura. Obra: Vispera de la vida, Los dias dura. Luis Garcia Monrero, Granada, 1958. Profesor universitario. Uno de los jévenes potas propulsores de la Nueva Senti- smentalidad. Obra: Diario cémplice, Habitaciones separadas. Angel GonzALez. Oviedo, 1925. Profesor universitario en Es- tados Unidos. Miembro de la Promocién del $0. Premio Principe de Asturias. Obra: Aspero mundo, Palabra sobre pa- Tabra, (César GonzALEZ RUANO. Madrid, 1903-1965. Se consideraba tun escritor de periédicos. Su importante labor periodistica cclips6 su novelistica y sus poemas. Publicé més de veinte libros poéticos. Obra: Mediodia, Canciones sin remedi. José Agustin Govnisoto. Barcelona, 1928, Su poesia, irbnica, directa, emotiva, ha conectado con un piblico amplio. Perteneciente a la Promocién del 50. Poemas suyos han sido cantados. Obra: Salmos al vento, A veces, un gran amor. Félix GRANDE. Mérida (Badajoz), 1937. Fue director de Cua- demos. Hipanoamericanes. Estudioso del flamenco. Obra: Blanco spiritual, Bingrfia José Luis Hipatco, Santander, 1919-1947. Su obra es breve y se compone de Rai, Las animales y Los muertos, su libro ‘capital. Los poemas aqui incluidos no estan recogidos en ringuno de esos libros. 183 Jaime Torres Bovet. México, 1897-1974. Pertenecié a la pocsia de vanguardia de su pais, reunida en torno a la revista Contempordneo. Triunfo a los diecisis afos. Sus versos son audaces, surealistas, solidaios y pesimistas. Se suicidé, Obra: Fervor, Frontera, Sin tregua. ‘Xavier VILLARRUTIA. México, 1903-1950. Para él toda la poe- sia es un intento de conocimiento del hombre. Sus poemas estan tocados por un surrealismo no automético, Obra: Nocturna. Nostalgia de la muerte. Canto a la primavera TERCERA PARTE ‘Luis Eduardo AUTE. Filipinas, 1944. También es pintor, can- tautor y ha experimentado con el cine. Tiene veinte 4l- umes de miisica y tres libros de poesia. Obra: La ma- temétca del expo José BERGAMIN. Madrid, 1897-1983. Fundé la revista Cruz y ‘Rayo, donde publicaron autores de la Generacién del 27. Fue un peculiar ensayista, dotado de un estilo agudo, pa- radéjico, aforistico, como su poesia, que escribié al final de su vida. Obra: La clridad desera. Canto rodado, José Angel BUESA (Cuba) Es uno de los poetas mis populares, pero menos reconocidos de Hispanoamérica. Su libro Oasis fue el mis vendido de Cuba durante varios aos. Sus poe- ‘mas han sido divulgados por recitadores y en la radio. Emesto CARDENAL. Nicaragua, 1926. Luché en favor de la revolucién sandinista y fue ministro de Cultura. En 1957 se hizo religioso. Su poesia es comprometida, social, poli- 182 COMPRENDO QUE TUS BESOS... Comprendo que tus besos jamais han de ser mis, ccomprendo que en tus ojos tno me he de ver jams; y te amo, y en mis locos y ardientes desvarios bendigo tus desdenes, adoro tus desvios y en ver de amarte menos, te quiero mucho ms. MaNuet ACUNA, w 28 LA LLAMA DEL AMOR El fuego de una pasion muy tarde o nunca se apage, aunque en el pecho se haga pedazos el corazin; porque el alma enamorada que aparece friay muerta se reanima y despierta al calor de una mirada, ‘TEODORO GUERRERO Juz, Escribié teatro con su hermano Antonio. Obra: El mal poema, Alma, Ars Morendis. Luis Martinez Keiser. Espafiol, 1883-1972, Gabriela Mistaat. Chile, 1889-1957. Premio Nobel de Lite- satura en 1945, Sus temas son el amor, la naturaleza y el canto a los débiles y olvidados. Obra: Desolacién, Ternura, Tala. Elisabeth MutDeR. Barcelona, 1904-1986. Preocupada por los problemas de la mujer. Traductora y narradora, su novela mis famosa es La ila de Java, Obra: La hora emocionada, Elias NaNDINO. México, 1903. Pablo NexuDA. Chile, 1904-1973, Es el poeta que mis ha influido en la poesia hispanoamericana y el de mayor re- conocimiento internacional, Premio Nobel en 1971. Di- plomitico, Su produccién es muy extensa y variada, Obra: Veinte poemas de amor y una cancién desesperada, Crepuscu- lari, Residencia en la Tiera. Pedro SALINAS. Madrid, 1891-1951. Catedratico universitario y miembro de la Generacién del 27. Funds, en 1933, la Universidad Internacional de Santander. En su poesia, el amor y el diilogo con la amada son temas dominantes. Obra: La voz a ti debida, Razén de amor. Alfonsina STORNI. Argentina, 1892-1938. Tuvo una vida di- ficil. Fue maestra, Sus temas son el amor, la desilusin, a merte, Violeta Parra escribié una cancién —Alfnsina y el mar— sobre su suicidio. Obra: La inguietud del rosa, El dulce dao, Languidec. 181 dre— la revista Caballo Verde para la Poesta. Con gran conciencia socal, se alist6 en el eécito republicano, mu- riendo en la cércel. Sus poemas han sido recreados por varios cantautores. Su poesia refleja tremenda humanidad y gran preocupacién formal. Obra: El rayo que no cesa, Vientos del pueblo, Juan Ramén JIMENEZ, Moguer (Huelva), 1881-1958. Es una de las grandes figuras de la literatura espafola. Dedicé toda su vida a la poesia, y su influencia atin es muy no- table. Premio Nobel en 1956, tiene un libro de prosa pot tica universal, Platero y yo. Su produccién poética es in mensa, Del Neorromanticismo evolucioné hacia la poesia pura. Aqui hemos seleccionado poemas de su primera épo- cca. Obra: Rimas, Arias tristes, Jardines lejanos, Diario de un poeta recién casado. Alicia LaRDE DE VENTURINO. San Salvador, siglo xx. Es de ascendencia francesa, Su poesia gira en torno al amor y a la pasién, Juan José LLOvET. Espaiiol, 1895-1940. Dulce Maria Loynaz. Cuba, 1903-1997. Premio Cervantes de Literatura, Ya era un fenémeno literario antes de haber publicado su primer libro. Su casa fue centro de peregri naje y residencia para muchos artistas. Tiene una novela, Jardin. Obra: Jardin, Juegos de agua, Poemas sin nombre. Manuel MACHADO, Sevilla, 1874-1947. bbohemios de Madrid, Fue archivero, Su poesia se halla entre el Modernismo, el Decadentismo y el cantar anda- los ambientes 180 ‘MADRIGAL, Por tus ojos verdes yo me perderia, sirena de aquellas que Ulises, sagaz, amaba y temia. Por tus ojos verdes yo me perderia. Por tus ojos verdes en los que, fuga, brillar suele, a veces, la melancolia; por tus ojos verdes, tan Hlenos de paz, ‘isteriosos como la esperanza mia; por tus ojos verdes, conjuroeficaz, yo me salvaria. ‘AMADO Nevo 30 Luis CeRNUDA. Sevilla, 1902-1963. Profesor universitario. Miembro de la Generacién del 27, ¢s uno de los autores {que mis han influido en los jovenes poeta espaiioles. El amor, la soledad, el deseo de alcanzar un mundo habitable «la elleza ideal son sus temas principales. Obra: La rea- idad y el deseo. José CORONEL URTECHO. Nicaragua, 1906, Reaccioné contra cl Modernismo, propugnando una poesia relacionada con cl pueblo y la tradicion y, a la ver, revolucionaria. Tuvo gran influencia en los poetas centroamericanos. Obra Canciones, Retrato de la mujer de tu prjimo. Gerardo Disco. Santander, 1896-1987. Catedritico de insti tuto, Realiz6 una importante antologia de poesia espafola, (que agrupa a la Generacién del 27, Fundador de la revista Carmen, Premio Cervantes de Literatura. Su poesfa se mue- ve entre la vanguardia y el clasicismo. Obra: El romancero de Ia novia, Imagen, Manual de espumas. Eugenio FLorrt. Cuba, 1903. Tiende al clasicismo. Influido por la poesia espafiola del Siglo de Oro y la poesia pura. Obra: Trépico, Doble acento. Federico Garcia Lorca. Fuentevaqueros (Granada), 1898- 1936. Es el autor contemporiineo espafiol més conocido en todo el mundo, Pintor, mésico, dramaturgo —Yerma, Maria Pineda— y poeta, miembro destacado de la Gene raci6n del 27, su poesia se mueve entre el folclore popular, lo culto y el surrealsmo. Obra: Libro de poemas, Romancero ‘gitano, Poeta en Nueva York Miguel Herwanoe, Orihuela (Alicante), 1910-1942. De origen muy humilde, en Madrid cred —con Neruda y Aleixan- 179 por la idea de Espaia, Fue rector de la Universidad de Salamanca, Es mas famoso por sus ensayos y novelas, pero tiene una importante y voluminosa produccion poética. Obra: Nigbla, Del sentiminto ergico de la vida, Rimas de dentro, El Cristo de Velécques, Teresa Juan Clemente ZENEA, Cuba, 1832-1871. Activista politico, ‘era miembro de la sociedad secreta La Estrella Solitaria Fundé la Revista Habanera, Fue fusilado por los spaioles. Oba: Cantos de la tarde, Diario de un mir José ZORRILLA. Valladolid, 1817-1893. Es uno de los autores clave del Romanticismo espafiol y dramaturgo de enorme éxito, sobre todo con Don Juan Tenorio, que se representa por Todos los Santos. Obra: Cantos de! Trovador, El pul del gode, SEGUNDA PARTE Manuel ALTOLAGUIRRE, Malaga, 1906-1959. Tuvo una it prenta, Fundé la revista Litoral, que ain existe, donde pu- blicé obras de sus compafieros de la Generacién del 27. Su poesfa es neorroméntica. Obra: Las ilas initadas, Fin de un amor. Ignacio B. ANZOATEGUI. Argentina, 1905. Profesor y juez. Vi- vi6 en Espatia, Obra: Romances y jitanjénforas. Emilio CARRERE, Madrid, 1881-1947, Influido por Verlaine, representa la vida bohemia de principios de siglo. Le atra jeron los bajos fondos madrilefos. Tiene también novelas costumbristas. Obra: Dietario sentimental, La tristeza del burde. 178 jOH, CUAL TE ADORO..! {Oh, cual te adoro con la luz del dia, tu nombre invoco apasionada y triste, y euando el cielo en sombras se reviste atin te llama exaltada el alma mia! Tii exes el tiempo que mis horas guia, ti eres la idea que a mi mente asiste, porque en ri se concentra cuanto existe, mii pasion, mi esperanza, mi poesia. NNo hay canto que igualar pueda a cu acento cuando tu amor me cuentas y deliras, revelando la fe de tu contento; tiemblo a tu vor y tiemblo si me miras, Y quisiera exhalar mi dltimo aliento abrasada en el aire que respiras. CAROLINA CORONADO 31 32 LO MAS NATURAL Me dejaste —como ibas de pasada— Jo més inmaterial, que es tu mirada Yo te dejé —como iba tan de prisa— lo mas inmateral, que es mi sonrisa. Pero entre tu mirada y mi risueio rostro qued6 flotando el mismo suefo. AMADO NEVO Francisco A. de IcAzA, México, 1863-1937. Poeta, critico li- terario y un gran estudioso de Cervantes. Pablo de JERICA. Vitoria, 1781-1837. Escribié cuentos y fa- bolas Leopoldo LUGONES. Argentina, 1874-1938. Uno de los escri- tores mis admirados y polémicos de su pais. Cultivé todos Jos géneros literarios y sus obras completas comprenden diez volmenes de versos y treinta de prosa, Obra: Lunario sentimental, Romancero. Manuel MAGALLANES MOURE. Chile, 1878-1924. ‘T. MARTINEZ BARRIONUEVO. Escritor espaftol del siglo x1X. Ricardo MIRO. Panamé, 1883-1940. Tuvo gran influencia en Ja poesia de su pats. Con él acaba el Modernismo y se inicia un Neorromantiismo, Fund la revista Nuevos Ritos. Obra: Patria, Preludios. Amado Nervo, México, 1870-1919. Periodista. Diplomatico. Fue muy popular en su tiempo. Muy preocupado por la cspiritualidad. Obra: La amada inméuil, Cuentos mistrioos, Plenitud Manuel S, PICHARRO Y PERALTA. Cuba, 1866-1920. Blanca de los Rios LaMpéREz. Sevilla, 1862-1956. A los 16 afios publics su primera novela, Margarita, y a los 19, los poemas Experancas y recuerdos. Divigid la revista Raza Expaiola, de 1919 a 1926. TT. SENDEROS. Escritor espatiol del siglo xx. ‘Miguel de UNAMUNO. Bilbao, 1864-1936. Escritor y fildsofo, perteneciente a la Generacién del 98 y muy preocupado 7 Julin del Casat. Cuba, 1863-1893 Periodista. Le lamaron «Principe de la Melancolias. Poeta neorroméntico. Obra: Hojas al viento. Bustos rimas. César Cont, Colombia, 1836-1892, Carolina CORONADO. Badajoz, 1823-1911. Su casa se convirtié en un importante salon literaio. Asumié el Romantcismo de su tiempo. Su obra més conocida es su largo poema El amor de los amore. Rubén Dario. Nicaragua, 1867-1916. Uno de los grandes poe- tas de América. Es el gran autor del Modernismo, que tuvo gran influencia entre los escritores espafoles. Hom- bre brillante, Diplomitico. Renove la poesia de su tiempo. Obra: Azul, Prosas profanas, Cantos de vida y experanca. ‘Augusto FERRAN. Espafol. Nace y muere en Madrid, 1836-1880. “Tradujo la poesia de Heine, y fue un gran amigo de Béc- quer. Su poesia esté influida por el Romanticismo alemin y €l popularismo andaluz. Obra: La soledad. Fabio FIALLO. Repéblica Dominicana, 1864-1936. Poeta y na- rrador. Obra: Cuentos fries, La manzana de Meio. Enrique GONZALEZ MARTINEZ. México, 1871-1952. Represen- ta el final del Modernismo y la bisqueda de una poesia més sobria y profunda. Obra: Los senderosoculto, La muerte el cine Manuel GONZALEZ PRADA. Pera, 1848-1918, Es uno de los iniciadores del Modernismo en América, Renovador y re- volucionario. Obra: Libertaria, Minisculas, Exéticas. Teodoro GueRRERO. Escritor espatiol del siglo xrx. 176 VIENES A Mi... Vienes a mi, te acercas y te anuncias con tan leve rumos, que mi reposo no turbas, y es un canto milagroso cada una de las frases que pronuncias Vienes a mi, no tiemblas, no vacilas, y hay al mirarnos atraccién tan fuerte, {que lo olvidamos todo, vida y muerte, suspensos en la luz de tus pupilas. Y mi vida penetras y te siento tan cerca de mi propio pensamiento y hay en la posesion tan honda calma, {que interrogo al misterio en que me abismo si somos dos reflejas de un ser mismo, la doble encarnacién de una sola alma, Enrique GonzAtez MARTINEZ 33 AQUEL BESO iAquel beso, aquel beso, semilla de mi pasién! De él quedé por siempre preso, siento su gigante peso encima del coraz6n. Con él me quitaste el seso antes de tener raz6n; va en mis entrafas impreso yy muero bajo cl acceso de su regeneracion. ‘MicuEL pe UNaMuno 34 PRIMERA PARTE, Manuel ACUSA, México, 1849-1873. Pesimista y anérquico, se suicid6 a los 24 afios. Su poesia es romantica Manuel AMOR MEILAN, Autor espafol del siglo xt, Gustavo Adolfo BECQUER. Sevilla, 1836-1870. Trabajé en Ma- drid como periodista. Representa la esencia mas pura del Romanticismo y es uno de los poctas espafoles mis po- pulares. Su vida fue desgraciada, Murid sin que se publi- caran sus libros. Obra: Rimas, Leyendas. Juana BORRERO, Cuba, 1877-1896, Dolores CABRERA Y HEREDIA. Huesca, 1826. Vivid en Madrid. Los reyes de Espaiia fueron los padrinos de su boda, cn 1856, Publicé abundantes poesia y dos novelas. Obra Las violetas. Ramén de CawpoaMor. Navia (Oviedo), 1817-1901. Fue un politico conservador de éxito y el poeta mis popular de su tiempo. En poesia se inici6 en el Romanticism, pero ‘enseguida paso a un prosaismo seudofilosfico, Obra: Do- loras, Humoradas. Cecilia Cans. Zaragoza, 1879. Fundé y dirigid la revista Ideal Femenino, Escribié dramas y dos novelas. Obra: Can- ares 175 MARTIRIO Al ver Ia angustia que siento site apartan de mi lado, todos comprenden al punto la gravedad de mi estado Con alarma me reprochan Ja pasion de que me muero, y yo nada les respondo, pero mas y mis te quiero. Como a nadie oculto el alma, todos conocen mi historia, y saben que en eu amor puse goro y pena, inferno y gloria, Me dicen que es un delirio que labré mi mala sucre, Yo solo sé —les respondo— que te querré hasta la muerte. Le0POLDO LUGONES 35 36 APAISEMENT Tus ojos y mis ojos se contemplan en la quictud crepuscular. ‘Nos bebemos el alma lentamente y se nos ducrme el desar Como dos nifios que jamas supieron de los ardores del amor, cn la paz de la tarde nos miramos con novedad de corazén. Violeta era el color de la montafa. Ahora azul, azul esti. Era una soledad de cielo, Ahora por dl la luna de oro va Me sabes tuyo, te recuerdo mia, Somos el hombre y la mujer. Conscientes de ser nuestros, nos miramos en el sereno atardecer. Son del color del agua tus pupilas: del color del agua del mar. Desnuda, en ellas se sumerge mi alma ccon sed de amor y eternidad. ‘MANUEL MAGALLANES BREVE NOTICIA DE LOS POETAS 172 CANCION ‘Ay lo poco que me queda, al final lo perderé! Y después de todo, ;qué?, {con lo poco que me queda? Dimelo ei, niga mia, todo esto, zpara qué?... mi ristera, mi alegra, ‘mi incredulidad, mi fe, ‘mi pobre melancolia por la que me salvaré.. Dimelo eG, nia fria, que luego te cambiaré por otra nifia mis fria para cambiarla después. ‘Me muero porque me quieran, pero nunca lo diré Y después de todo, ,qué?, {morir para que me quieran?, que me quicran, gpara qué? Aquel gran amor de un dia volveri, y yo no estaré, si es que vuelve todavia, Y después de todo, ;qué’ jAquel pobre amor de un dial RAFAEL MONTESINOS UN RECUERDO Y UN SUSPIRO Corazén que no has amado, tino sabes el dolor de un corazén acosado, carcomido y desgarrado por amarguras de amor. No sabes como se Hora con ese Ianto que quema, con la noche y con la aurora, ccon ese sol que colora en la frente un anatema. Se llora con el placer, s¢ llora con el pesar, con el recuerdo de ayer, y mafiana... hay que lorar Si nos ama una mujer. Ti, velado a la tormenta de borrascosa pasién, no sabes cémo se aumenta, como inflamada revienta Ja pena en el corazén, Como le devora eterno ‘ese esperar indeciso, ‘como abrasa cl fuego interno 37 38 de tener hoy un infierno donde estuvo un paraiso. jAmar y no ser amado! ‘Sentir y no consentir! ‘Morir viviendo olvidado! iAy, morir de enamorado ¥y no poderlo decir. Jost ZORRILLA CANTOS RODADOS Yo quicro lo que ti quieres. Ta quieres lo que yo quiero. Y ninguno de los dos sabemos lo que queremos. Ta eres todo y eres nada. Todo, si tu voz se enciende, Nada, si tu vor. se apaga. (Qué importa que el corazén pueda tener sus razones cuando no tiene razén? ‘Tu querer era mi muerte No lo quise saber por no dejar de quererte No es que tt me hayas dejado, os que te has ido de un suetio en el que yo me he quedado. Todos morimos de amor, queriéndolo o sin quererlo, Morir no es perder la morir es perder el tiempo. Jost BERGAMIN wt DESPEDIDA TTe vas y yo me quedo para siempre conmigo. Una quietud de arbol nace por mi cintura, Te vas como una sombra, reptando la Hanura, herida por las ufas largusimas del ergo. ‘Amiga mia fuiste cuando yo fui tu amigo, guardamos equilibrio de pasion y ternura; pero el amor se afeja cuando el amor perdura ni me arrastra tu marcha ni a quererme te oblige, TTe vas y yo me quedo como siempre, contento. La brisa da en mis ojos caricias y arafiazos Yy poco 2 poco surge la redonde del lanto. TTe vas y no me importa, Si me importa, Lo siento. Se ha quedado vacio el hueco de mis brazos y un ruiseior de piedra ha crecido en mi canto. ENRIQUE MORON 170 39 SI EN MI TRISTEZA REPARA... Si en mi tristeza repara tu implacable frialdad, ime preguntas por quién Horo... Por quien podria llorar! Si contemplando una estrella sme abismo en la soledad, ‘en quién pienso, me preguntas.. iEn quién podria pensar! Si en la alta noche dormido me arranca quejas mi mal, me preguntas con quién suefo jCon quién podria sofar! Si mi hondo desasoscgo, vagabundo me echa a andar, a quién busco, me preguntas... {A quién podria buscar! Y cuando invoco la muerte, cansado ya de suftir, de qué muero, me preguntas... iDe que podria morie! LEOPOLDO LUGONES No crefste, ah, nunca creiste que pudiera acabar el amor de aquella primavera; pero la vida es siempre mas larga que el amor, y sila dicha es bella como una flor de mayo, como una flor de mayo breve es también su flor. RICARDO MOLINA 169 Mis padres me refan a a hora del almuereo. Me decian que iba a perder todo el curso, pero yo soportaba sus rifias en silencio y ellos seguian hablando, amargos, dl fueuro. Yo me decia mientras: qué me importan los amigos, qué importa el porveniz, los padres, los estudios, si las tardes de mayo son tan claras y bellas y te amo, amor mio, mis que a nadie en el mundo? Qué importan estas cosas si me estis esperando en el vasto pina, al borde del camino, Y tus ojos son verdes, como las hojas verdes, y tu aliento, fragante, lo mismo que el tomillo? Qué importan las palabras situs labios son rojos como la roja adelfa y la flor del granado y sélo hablan de amor, de risas y de besos, y mi alma es el aire que respiran tus labios?.. Asi te hablaba entonces mi corag6n. {Te gustan todavia sus palabras? Asi te amaba entonces mi coraz6n. (Recuerdas todavia su amor? Y una de aquellas tardes te dije que algin dia escribiria en mi casa solitario cesta elegia triste y bella como el recuerdo, Y td me interrumpiste besindome en los labios. 168 jA QUE ME LO DECIs?... GA qué me lo decis?... Lo sé: es mudable, es altanera y vana y caprichosa; antes que el sentimiento de su alma, brotaré el agua de la estéril roca. Sé que en su corazén, nido de sierpes, no hay una fibra que al amor responda que es una estatua inanimada... pero. jes tan hermosal Gustavo ADotro BECQUER 4 APARTE, Sigue para todos desdeiiosa y fia, Yy que un vago ensuefio sea el tinico duefio de tu fantasia. Me miras, y callas, con rostro risuefios en tu rostro candido qué cosas diria sino fuese un loco ¢ imposible empefio que yo fuese ayo yt Fueses mia. FRANCISCO A. DE IcAZA a ELEGIA X En las tardes de mayo cuando el aire brillaba con un azul radiante y en las olas del musgo se mecia la blanca flor de la sanguinaria, te amaba casi mas que a nadie en este mundo, Por tus ojos tan graves del color de la hierba, por tus cabellos negros y tus hombros desnudos, por tus labios suaves un poco temblorosos, te amaba casi mis que a nadie en este mundo, Aunque no te lo dije td acaso lo sabias, por eso una matiana en el bosque de pinos me saliste al encuentro a través de la niebla y de las verdes jaras cubiertas de rocio. Era yo entonces estudiante, todos los dias a las nueve tenia clase en el instituto, pero aquella mafiana me fui solo a la sierra me encontré contigo en el gran bosque hiimedo. Mis amigos me daban consejos excelentes yy me hablaban de ti sin velar sus escrpulos. Y yo les respondia: «Odio vuestra prudencia>, pues casi ms que a nadie te amaba en este mundo, 167 NO ES EL AMOR ETERNO Si el amor es pasin, sera fuguz Como el volcin que irrumpe violent y arrasa y quema y mata en un momento ¥ luego, ya calmado, duerme en paz. El amor, como el fruto, no es capaz de quedarse en el érbol si madura Dura el amor Jo que el desco dura, {que aunque de amor parece que se muere, ‘6 amor una flecha que nos hiere y la herida de amor el tiempo cura, Cantos REVIEIO 166 DESDEN Si tan sélo una caricia de tus ojos consiguiera, precio digno de tal gloria Ia vida me pareciera Si con mortal puiialada tu rencor me hiriese un dia, por padecer de ru mano contento sucumbiria. Pero lo que de seguro vva a darme muerte angustiada es que para mi no seas caricia ni pufalada LeopoLDo Lucones B RONDELES Quizis sepas un dia el secreto de mis males, de mi honda melancolia y de mis tedios mortales. Las lagrimas a raudales marchitarin tu alegria sia saber llegas un dia el secreto de mis males JULIAN DEL CASAL 165 164 BESO PEQUENO Pequefio, como esa gota de lluvia por la ventana que nos moja la memoria con levadura de brasa pequefio, como una de esas ‘pequeftisimas palabras que con una sola silaba lenan de luz una cara.. pequefio, como un candil con una pequefa lama que agranda por las paredes tuna presencia fantastica. ‘pequefio, como el tamafio fen que se oculta una ligrima cuya fuerza clandestina puede arrasar una casa. Asi de pequeiio fue. Y asi de pequefio basta. Sabes?: los sere, por esto se desviven y se matan. Yo tengo un beso pequefio Y seereto, que acompatia mis asuntos desdichados y mis horas soliaria. FeLix GRANDE CANTARES La amo tanto, a mi pesar, que aunque yo vuelva a nacer, la he de volver a querer aunque me vuelva a matar. Esta tu imagen, que admiro, tan pegada a mi deseo, que, si al espejo me miro, cn ver de verme, te veo. Cuando pasas por mi lado sin tenderme una mirada, no te acuerdas de mi nada, © te acuerdas demasiado? Por mis contento que esté, una pena en mi se esconde, ue la siento no sé dénde y nace de no sé qué. 48 Si ayer tropecé bastante, hoy tropiezo mucho més; antes, mirando adelante; después, mirando hacia aris. Tengo un consuelo fatal en medio de mi dolor, y-€8 que, hallindome tan mal, ‘nunca podré estar peor. ‘Ten paciencia, coraz6n, que es mejor, a lo que veo, deseo sin posesién que posesidn sin deseo. Ni te tengo que pagar, nil me quedas a deber; si yo te ensefié a querer, tii me ensefaste a olvidar. RAMON DE CAMPOAMOR esti como un vaso roto: se le ha borrado la boca. chame el humo que arrancas una sibana de lino © la sombra de algiin pino 6 flores del campo, blancas. Ponme una semilla trunca cen fa mano cenicienta, y que ni yo me dé cuenta de que no naceré nunca. Mirame asi rodeada de claridad, como un nido de temblores.. Ya me he ido: soy lo que queda de nada. No tengo carne ninguna Ya ni mis lagrimas peso. Estoy cubierta de luna, ‘Me mataria algéin beso!... CARILDA OLIVER LaBRA 163 162 AMOR: ESTA ATARDECIENDO. ‘Amor: esta atardeciendo. La rosa mas grande y rosa se seca como una rosa al crepisculo tremendo. rida Y yo, que voy ca como ese cielo violeta, cuando estoy ast de parezco viva y sin vida. Ay, esta tarde es la tarde para vestrse de gasa y estar sofiando en la casa ‘con una vela que arde. Hoy es ef dia; ese dia donde Hlorar por un muerto que no se nos haya muerto todavia, todavi Amor: yéjame en la cama! Vete a buscar una estrella para que juegues con ella, La muchacha que te ama es tan extraiay tan loca gue tiene un dolor remoto DESDE QUE TU ME MIRASTE... Desde que tt me miraste tan s6lo tus ojos veo: 0 es que los demés no existen 0 es que me dejaste cicgo. MANUEL AMOR MEILAN 47 48 SOBRE EL AMOR Tener con una idea la mente diverida; sentir su alma oprimida con un grato dolor; mirar a cada instante su amado bien present... ¢s eso cabalmente Jo que se llama amor. Dejar triste su amiga; volver gozoso a hablarle, ¥¥ m0 poder tocarla sin un violento ardor. Llamarla a todas horas mi vida, mi embeleso... precisamente es eso lo que se llama amor. Hallar un bien cumplido en un favor ligero, tener por un mal fiero cualquier pequefio error, rein, llorar y hallarse temiendo y esperando,., «sto es vivir pasando Ja enfermedad del amor. Reiir y hacer las paces, volver a refi luego, POR DEBAJO DEL AGUA... Por debajo del agua te busco el pelo, por debajo del agua, pero no Tego Por debajo del agua dle tu cintura tii me llamas artiba para que suba Para que suba al aire de tu mirada; ‘mi corazén se enciende, luego se apaga. Te busco el pelo por debajo del agua, pero no lego. José ANGEL VALENTE 161 LABIOS BELLOS, AMBAR SUAVE Con sélo verte una ver te otorgué un nombre, para ti levanté una bella historia humana, Una casa entre irboles y amor a medianoche, tun deseo y un libro, las rosas del placer y la desidia, Imaginé eu cuerpo tan dulce en el esti, bafiado entre las vilias, un beso fugitivo y aquel «espera, no te vayas avin, alin es temprano». Te Hlegué a ver totalmente a mi lado. El aire oreaba tu cabello, y fue silo pasar, apenas un minuto y ya dejarte, Todo un amor, jazmin de un solo instante. Mas ¢s grato saber que nos tuvo un deseo, ¥y que 10 hubo futuro ni presente ni pasado, Luts ANTONIO DE VILLENA, ‘mas no encontrar sosiego hasta querer mejor; y hallar en tiernos lazos el premio apetecido.., «sto es y siempre ha sido lo que se llama amor. PABLO DE JERICA, 9 SOBRE LA FALDA TENIA... Sobre la falda tenia el libro abierto; en mi mejilla tocaban sus rizos negro; no veiamos las letras ninguno, ceo; sas guardibamos ambos hhondo silencio, (Cuinto dur6? Ni aun entonces pude saberlo; sélo sé que no se ofa més que el aliento, que apresurado escapaba del labio seco. Sélo sé que nos volvimos los dos @ un tiempo, Y nuestros ojos se hallaron, y soné un beso. Gustavo ADOLFO BECQUER 30 POEMA DE LA DESPEDIDA Te digo adiés, y acaso te quiero todavia. Quizas no he de olvidarte, pero te digo adids No sé si me quisiste.. No sé si te queria. © tal vex nos quisimos demasiado los dos. Este carifo triste, y apasionado, y loco, ime lo sembré en el alma para quererte a ti, No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco; pero si sé que nunca volveré a amar asi Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo, y el corazén me dice que no te olvidaré; pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo, tal vex empiezo a amarte como jamés te amé. Te digo adiss, y acaso, con esta despedida, ‘mi mas hermoso suefio muere dentro de mi.. Pero te digo adids, para toda 1a vida, aunque toda la vida siga pensando en ti. Jost: ANGEL BUESA 159 QUIEREME PORQUE TE QUIERO... , Era el otofio, y la hoja de aquel rbo, que era de oro de verdad, temblaba CARLOS SAHAGUN LOS SUSPIROS SON AIRE... Los suspiros son aire, y van al aire. Las lagrimas son agua, y van al mar. Dime, mujer, cuando el amor se olvida, sabes ti adénde va? Gustavo ADOLFO BECQUER 1 n AUNA VIOLETA Flor, la de las lindas hojas, Ia del célia delicado, Ia que derrama en el prado su perfume embriagador. Ti, que en la hicrba naciste, y te ooultas siempre en ella, ces la imagen mis bella que representa al amor. No a ese arrebatado y ciego que a veces el labio miente, sino al timido, que siente tun sensible corazén. A ese amor que nos inspira tun ser que nuestra alma adora, Y que, sin embargo, ignora nuestra ardorosa pasién. Mas, ay!, un dia nos vende el fuego de una mirada, cual su esencia delicada te vende a ti, jpobre flor! Por ella yo te descubro entre la hierba escondida, aque exes mi flor preferida, imagen de un tierno amor. DOLORES CABRERA RENUNCIO A MORIR Era el otofo, y la hoja de aquel arbol temblaba, También yo, también nosotros teniamos un temblor nuevo, una nueva y enfebrecida tarde, Como el mar {que rompe hacia las rocas y las vence ras ti, estudiante, Conocia tu soledad, tu cuerpo, desde antes de ver tu cuerpo y ver tu soledad. <{Fstudias mucho? >. «Estudio poco>. «Vives poco?», «No; vivo mucho». Parecia que tus palabras me arrastraban: era todo tan nuestro de verdad, tan bello de verdad, tan sencill, Me acordaba de aquel nifo Iejano que aiin creia cn Dios, en sus milagros. (Madre, un dia Dios bajaré sin duda hasta los pobres y hard justicia,) Mientras, era el campo; fijamente mirabamos el campo verde, universitario; lentamente se humedecia la yerba. Era de oro Ja hoja del rbol, y temblaba; era no sé de qué tu coraz6n, y abria sus puertas a la yerba verde y hiimeda, Naufagos del jardin, resucitébamos, llegibamos a amarnos, me perdia, B7 136 DEDICATORIA Si alguna ver la vida te malerata, acuérdate de mi, que no puede cansarse de esperar aguel que no se cansa de mirate, Luis Garcia MonTERO VOLVERAN LAS OSCURAS GOLONDRINAS... Volveran las oscuras golondrinas cen tu balcdn sus nidos a colgar, y otra vez con el ala en sus eristales jugando llamarén, Pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar, aquellas que aprendieron nuestros nombres. is... no volverén! Volveran as tupidas madreselvas de tu jardin las tapias a escalar, y otra vez a la tarde atin mas hermosas sus flores se abrir. Pero aquellas cusjadas de rocio ‘uyas gotas miribamos temblar y caer como li jésas.. no volverin! imas del dia... Volveran del amor en tus oidos las palabras ardientes a sonar, tu coraz6n de su profundo suefio tal ver despertara, Pero mudo y absorto y de rodilla, como se adora a Dios ante su alta, como yo te he querido., desengafiate, jast.. no te querrin! Gustavo ADOLFO BEcQuER NO ME CANSO, MI AMOR... ‘No me canso, mi amor, ya de quererte ri me pesa tampoco lo perdido; silo importa de veras que has vivido y ese tiempo que falta para verte No fue gloria pasada el conocerte porque sigo teniendo lo tnido; tii no eres la noche ni el olvido, fen mi pecho renaces sin tu muerte. Sé que es larga y monétona la espera, y si acaso tu rostro se borrara, algin suefio mafiana parcciera. Pero siempre seré lo que antes era. ‘Aunque verte de nuevo no esperara, Jo mismo que te quero te quisiera CaRILDA OLIVER LABRA 135 134 LECCION FINAL, Ahora que tienes todo mi verano en tu mano, {que conoces mi pulso y el calor de mi sangre, {que me duermo en tus ojos de gacela y escucho has canciones mis dulces de la mar y la aurora; ahora que he aprendido a libar los silencios ya perderme en tu pecho como en un paraiso, ‘enséfiame, si sabes, a viv de otra forma porque me mata el miedo de perderte agin dia J. M. Santiaco CasrELo SEGUNDA PARTE Y munca como entonces fueron bellos tus ojos nil dorado tu pecho, ni encendidos tus labios. Y en agosto te fuiste con eu familia a Malaga de veraneo, y yo quedé en Cérdoba sol, y tu recuerdo, diariamente, al caer la tarde se alzaba por el sur lo mismo que la luna, y las aguas heladas de la alberca nocrurna y la cerveza amarga y fria, y los refresos, y los vinos que me ofrecian los amigos no consiguieron desvanecer tu imagen ni apagar en mi alma el desco de tu cuerpo. Y, sin embargo, hay quien dice que la primavera «s el tiempo de los enamorados, pero yo me pregunto si hay alguna estacin que no lo sea. RICARDO MOLINA 132 RIMAS El tiempo es oro, mujer; yo no lo puedo perder en pedir ni en esperar. Sé mia si lo has de ser; si no, déjame marchar, ue el tiempo es oro, mujer. {Bl sol baja tan aprisa! jLlega tan pronto a su ocaso! Hay que caminar de prisa, hay que aligerar el paso. {El sol baja tan aprisa! Me queda tanto que andar, y tanto por qué reir, ¥y tanto por qué llora. Para lo que he de vivir ‘me queda tanto que andar! No te arrepientas después. Piensa de qué viviras si dejas morir la mie {Yo no ando nunca hacia atris! {No te arrepientas después! JuaN Jost Liover 7 CUANDO VAYAMOS AL MAR... ‘Cuando vayamos al mar yo te diré mi secreto.. Mi secreto se parece ala olay ala sal. (Cuando vayamos al mar te lo dité sin palabras: Por bajo del agua quiet, desdibujado y fugue, ‘mi secreto pasard como un refleo del agua, como una rama de algas entee flores de cristal. Cuando vayamos al mar yo te diré mi secreto: Me envuelve, pero no es ola. ‘Me amarga... pero no cs sal. Dutce Maria Lovnaz 78 ELEGIA XL Dicen que el mes de mayo es el mes del amor, pero yo me pregunto si hay alguna estacién que no lo sea, pues octubre te trajo al lado mio y noviembre con sus nubes grandes y sus tormentas fue el mes en que mi corazén dio sus rosas primeras. Y en encro, paseando por los campos, miramos Ja Tuna entre los rboles, como un fruto de plata, y luego te besé por el carril sombrio aque baja de la Huerta de Los Arcos. Y en marzo, cuando son tibias las lluvias, unos celos furiosos me asaltaron porque me hablaste apasionadamente de Juan Ramin —como si ya lo amaras— Y yo, intentando en vano ahogar mi tristeza, , vencido y hosco, por las himedas sendas. Y en abril, cuando Cérdoba huele a Semana Santa, Jos altares cubiertos de flores redoblaron nuestro amor, y en la sombra violeta de los templos juramos sernos files para toda la vida, igual que aquellas aves que vimos una tarde volar sols las dos por el aire suave. Y en junio nuestro amor buscaba los arroyos.. Venias a tumbarte a mi lado en la arena BI 10 3. Otoho iQué dulees las uvas dulces! Qué verdes tus ojos claros! To me mirabas, mirabas; yo comia, grano a grano.. Y de pronto te inclinaste, y me tomaste en los labios, hnimedos de 2umo y isas, tun beso goloso y largo. 4, Invieno El rostrolivido y yerto del invierno se asomaba a los eristales baiiados cn Hlanto, de la ventana. Llegaste de fuera, herido de lluvia y vientos helados. Tus manos, duras de fro, se arroparon en mis manos. Un beso fundié la nieve {que traas en los labios. ANGELA FIGUERA AYMERICH ‘MIS OJOS ACARICIARON... ‘Mis ojos acariciaron Ja gracia de su sonrisa ‘era otofio y la mafiana estaba lluviosa y fra Yo le conté que mi alma softaba una dulce vida cen que el amor fuera todo flores, penumbras y espinas. Le dije que ya llegaban Jas tardes largas y frias del invierno, y que las penas ‘eran mis Ginicas dichas. Ella me mir6 serena y me dijo entre sonrisas que ya hacia mucho tiempo que en silencio me queria JUAN RAMON JIMENEZ INVENTAR LA VERDAD Pongo el oido atento al pecho, como, en la orilla el caracol al mar. Oigo mi corazén latir sangrando y siempre y nunca igual Sé por que late asi, pero no puedo decir por qué serd. Si empezara a decitlo con fantasmas de palabras y engafios al azar, Iegaria, temblando de sorpresa, a inventar la verdad: Cuando fingi quererte, no sabia que te queria ya! XAVIER VILLARRUTIA BESOS 1. Primavera {Qué miras, amante, qué miras?... arece {que algo en tus ojos florec, florece.. El no me contesta. Se acerca, me mira... No sé si sonrie, no sé si suspira.. Y, en el hueco tibio de mis manos quietas, deja caer sus besos como violetas 2. Verano El sol de la tarde arde, arde, arde.. Mi amante me mira, pero dice que con el sol de cara, casi no me ve. Yo rio por nada, con mi risa loca y 4l besa mi risa besando mi boca. Bajo sus pupilas de desco lena, el beso, lo mismo que el sol de la tarde, arde, arde arde, dentro de mis venas, 129 128 COMO UN PAJARO Como un péjaro herido venia tu tristeza, sus pobres alas mustias sosteniéndote el alma Habia un aire azul con un cielo sin fondo para volar. iV el péjaro Teve de tu tristeza vol6 a mi corazén porque ti me querias! José Luis Hipaico 81 ORACION Cuando muera no quiero que me lores; apenas que me mires dormido entre las azucenas, que me toques las manos, yen el aire de acero que me digas, me digas simplemente: