Вы находитесь на странице: 1из 9
B.A. 11043 E. GARCIA (h) TRATADO COMPLETO DEL ARTE DEL CANTO (ESCUELA DE GARCIA) TRADUCCION Y REVISION DE EDUARDO GRAU PRIMERA PARTE RICORDI AMERICANA. WENOS AikeS ae 23 VO- WHS PROLOGO DEL TRADUCTOR El libro euya, traduccim nos honramos en presen- fer al piblico de habla castellana o wn Tratado que, @ mis de su innegable aspecto diddctico, no menoscabado por la posterior evolucton del arte dul canto, adquiore Se sentido especialmente documental y musigolagicn. Fad publicado en Paris en ol aio 1847 con el titulo de “Traité Complet de Art du Chant”; siete aos antes rm insigne autor habia, presentado a la Acatemia de Ciencias de Francia su “Mémoire eur la voiz humaine", ocumento que incluimos en la presente edicién y que en oper tunidd desu presentuci’n, suscitd umplia reper- custdn en todo el mundo musical, sirviondo sus ideas Sentificas para la revisin sistemética de toda la tée- ‘sea del arte vocal, Su famoso Tratado de Canto ¢s, en realidad, el primer tratado de tal naturaleza que se spoya. firmemente sobre bases anatiminas y fistoligt- easy de abt que su sentido pedagégico sea ain hoy de indiscutible autoridad y pueda proporcionar tos mds {elices resultados en el orden préctico. Relativamente, iesde luego. Relativamente al talento artistico del alum: 10, porque no debemos nunca suponer que um tratado e cosas artisticas pueda suplir Ia intutcion, la perso- nalided y el empefto del estuaiante de las mismas. Pero 3 mas de ello debemos advertir en el trabajo que sigue \cs ventajas que nos ofrece en un orden que podriamoe Lamar documental sobre el género de interpretaciin que regia al canto operistico en aquetlon afiou de ev publs- sacién. Género que, no se nos culta, responde a 1a més suténtion ‘por ser a mediadoe del pasado ei- zo la pon on qu flrecieron Toe mda grandes inti. retes del “bel canto”, para quienes componian las épe- as los famosos compositores exyon nombres han pasado Ser www Grudicion en el arte Heo. A téeulo tnstracwo tmencionaremos tan s6lo que el papel det Conde de Al- naviva de “Bl Barbero de Sevilla” fué creado por Ros- Fink para el padre del autor del presente libro, uno de ‘os més célebres cantantes que han existido, y padre, ilo vez, de aguelios nombres gloriosos que som Maria Sarcia de Malibrén y Paulina Gareta de Viardot. ‘De aki que el presente Tratado adquiere un valor ‘nestimable para todos aquellos que ae especializan en W género de canto operistico, tanto como para aquellos ue realizan estudios sobre tradiciin interpretatina vo- ‘al. La obra se divide on dos partes. La primera de ‘las, que es la que hoy presentamos, trata de particu aridades téonicas sobre ln edueacién del érgano vocal / plantea problemas de orden téenico que reretve ad- nirablemente por metio de ejereicios, exyo axpecto ex- taustivo es féeil comprobar con aélo dar un visiazo os mirmos. Bm la segunda parte plantea y resuelve pro- nemas de orden interpretation, refiriéndose con sabra- [a autoridad a la articulacién, al fraseo, a la ezpresién, ‘la diversidad de estilog, ete. etc. ‘Tuvo Manuel Gara, como artista que fut, el instin- 00 la lucides mecesuria como para darse cuenta enbal dé (ue un estudio analémion fisioligico no era suficiente vara erear la superior responsabilidad artistica del es- ‘aiante ni para clu fo vigilante atencin y el conseja \portuno detmaestro. De aki que sus pdgincs, imbuidas le un sentido cientifico muy agudizado, revelan a cada ‘momento esa comprensin a que aludo, comprensién de inestimable pedagogin, pues sabe contar por igual con la conciencia del profesor y com Ia participacion y en- iusiasmo del alumno, iiniea combinaciin que, creo, es eupaz de revelar un artista, en. el verdadero sentido de 1a palabra. Por aitadidura a su claro juicio artistico —heren- ia de su fascinante tradicién’familiar— Jud Manuel Garcia eminente cientifico a quien es deudora la ciencia por él invento del instrumento Uamado laringoscopio, Tealizado en 1804, que permitid, por primera vez, 00° servar el interior de la garganta humana en funciona- miento. Se trata de un reflector, cuya forma ha vido ‘muy modifieada y ariade osteriormente, ero que des. tun principio proporcioné una s6lida ayuda, mo la ciencia de la enserianza del canto, sino, asimismo, @ la laringotogia médica en general. Por eate solo hecho et nombre de Manuel Garefa debe ser puesto on primer lugar entre los grandes fisislogos de la vor det pasado siglo, y su fomoso eatudto “Observations physiolagiques sur la voir humaine” debe ser considerade par de los tan célebres de Mandl (1), Bataille (2), Fournié (3), Castez (4), Gougenheim i Larmayer (8) y Jane Ar ger (8), ciéntificos de extruordinarto relieve en el cam o de 1a laringologia. Bl estudio del canto es, para ser ciertos, de muy corta data. Por lo menos metédica y sistemdticamente considerado. Parece ser que los pueblos orientales fo han practicado en una forma empirica y, ast, tenemos bue- ‘nos datos de cémo et eelebérrimo cantor drabe Ziriab trabajaba con sus discipulos en la época det monarea espaiiol Abderraman I. También sabemop que las do- nominaciones de tos diferentes regiatros de pecho, Te dium (en los dientes) y cabeza eran conocidos por lor pueblos griegos ¥ ain en civilizaciones anteriores, ‘No obslante, para cireunseribimnoe exclurioamente al canto occidental que es aguel cuya tradicién se mos ha impuesto a partir de la creacién de la épera, debemon considerar que, estando casi proscripto et canto a solo, cen los tiempos de la polifonta renacentista, adto pode- ‘mos hallar buenas referencias al extudio sishemdtico del eanto a partir de los prélogos que excribiera Giulio Cac- tint (1950-1618) a su coleccion de arias y madrigales @ wna voz, titulada “Nuove Musiche”. Los nombres de Ludovico Zaccont (1555-1627) y Emilio del Cavalieri (41550-16022) pueden, en cierto modo, ser citados como precursores. A Zaccont debe la musicologta a famost- simo tratado “Pratica di Musica” (1592), aunque en &t ae refiere su autor més a la musica instrumental y al canto coral polifénico. Emilio del Cavalieri, inmediato antecesor de la dpera, ya, sabe valorizar la importancia el canto a solo, al qive deja wn amplio margen de tm- provisacién virtuosa por medio de trinos, grupetos, ete. Después del ya mencionado Caccini, hay aue destacer & 1G) Sityetene de Ia voix”, teriey ets fn Fonatn” ‘Physio de In vo ete ia parole” (i) Adygene de in vir pare et chrnae” {S) “PhyicosSe dela vole ot chant’ (6) “Tniaton 8 Part du chant’ Ottavio Durante (+ 1614), autor de la coleccién de “Arie devote, le qualt contengono i se la maniera di cantar con grazia Pimitazione delle parole, e modo ai seriver passaagi ed altri affetti novamente comporta” (Roma, 1608), pero, en esencia, todo ello dista mucho de ser es- ud camera sobre an arte gue se encuentran ex estado embrionario, Sélo cuando ta primera “opera in ‘musica pasa a Népoler y evoluctona con los aportes del “pel canto”, los macstros se ven obligados a metodizar ‘mas ous entehanzas, tal como ezige la florida. melodio- ‘sidad de wn Scarlatti o de un Stradella, Ast nor pode. ‘moo encontrar con el primer verdadero gran maestro de canto en la figura de Nicola. Antonin Porpora (1686- 1768), que [ud dascipulo de Alejandro Scarlatti y macs ‘ro del famosieimo Carlo Broweki, lamado “Farinellt”, Gaetano Majorano, més conocido ‘por "'Caffarelli", cas trado como el anterior, Regina Mingott, 1 “Porporino”, ia Molten, ete, sin contar algunas alumnas repias, co ‘mo Maria Antonieta, lo eual es tndice de su gran nom bradia, Su método de ensefanca, tipico del arte de la pera napolitana del siglo XVII, fué seguido por Ma- mel Garcia, padre de muestro autor y una de las glorias del arte vocal de todos tos tiempos. ‘De ello se inflere que la tmportancia det Pratado ‘que presentamoe on traduecién eastellana se acrecienta Gi seguir en linea directa In eaouela de wn Porpora, a (quien no vacilumos en seflalar como el primer ilustre Mnaestro en la materia, a cuyo sistema aprega Garcia Tea beneficive inestimables de una observacion riguro- ‘somente clentfien, por primera vez en la historia de la ‘ensofanza del canto. Si a cate répido panorama agregamos algunos nom bres de discfpulos directos de Manuel Garcia, el cuadro ae noe aparece completo y su valorizacién se acrecienta: Jenny Lind, Henriette Nissen, Charles Stanley, Julius Stockhausen, aon nombres que ilustran las proyecciones ‘de sw escuela mundialmente gloriosa. Manuel Garcia, ‘que habia nacido en Catalusia en 1805, murid a tos cien= fed aos en Londres, deapués de haber comenzado co- ‘mo cantante y desarrollado sua estudioe cientificos en Paris y Londres, en donde fué hasta mu muerte profe- ‘sor de canto de la “Royal Academy of Music”. Al cum plir los cien afioe de vida el mundo musical te honré come a pocge maestros ce ha honrado y el Rey Eduardo VI te conférié la “Insignia de la Orden de la Reina Vie~ toria”. Bn la presente traduecién he revisado los ejemplos 1 ejercicios musieates, muchos de los cuales eparecen en ‘el original en las cloves que otrora se usaran para las distintas tesiturae voentss: las dlaves de do en primera, do en tercera y do en cuarta, para las voces de soprano, ‘contralto y tenor, reepectivamente, han sido modifica ‘das, segin los usos actuales, con et empleo tinico de la lave de sol en segunda, si bien en las partes de tenor sigo empleando In grafia que sugiere la clave de do en cuarta, para indicar que lo eacrito suena, en realidad, a le octave baja. EDUARDO GRaU Mendoza, 1953. RELACIONES SOBRE LA MEMORIA RESPECTO A LA VOZ HUMANA Prevetada 4 Ie Academie de Clencias Se Pie por et Sefer MANUEL GARCIA ‘Siondo Comision lo saforsn MAGENDIE y SAVARY y relator el sor DUTROCHET (trode de as Ast deta setién de la Academia de Ciensing dl 12 de obit de 3841) 4 falhSaay eon oe Studia oe lan be eeerdo coe sate iste naa frie ‘Buthos septa; mis dein poe ‘EES sensi Ml ues tne spent ene ln oe {or Gejadee por dae hallen gunna ideas de este taba, To esa Srateeetce Stine indulion poner gun no Ze Wuts de ‘$'loatremno nico sine qos gota del admiable priviero de ‘Hhesser"Comadrea, por eso eando funciona con iver is Beano oe ieronco, ei seta tan vere faba ‘Sepee hes o "gos esas doe npc de regitiok