Вы находитесь на странице: 1из 2

SEMIÓTICA DEL COLOR

 

REALISTA

FANTASIOSO

SÍGNICO

Los colores tienen diferentes grados de Iconicidad. Los colores realistas imitan y representa con exactitud formal y cromática la realidad visible Color y forma realista. Fiel a las apariencias. Apela a la sensación óptica.

Maneja distintos grados en las imágenes. Contrario al naturalista, recrea escenas fantásticas (ciencia ficción, contrastes entre el objeto real, escenarios insólitos, caracteriza lo irreal, sueños) la paleta grafica lo valora.

Forma y razón gráfica, utiliza sus propias herramientas:

la superficie bidimensional del espacio gráfico y del manejo de los elementos que constituyen el sistema gráfico: tipográfico, icónicos y/o abstractos, geométricos, sígnicos y cromáticos. El color por sí mismo significa. Opera en estado puro y no como atributo natural de las cosas que nos rodean. Es el mundo del diseño, como designio y como formalización de ese designio.

Se clasifican en:

Se clasifican en:

Se clasifican en:

NATURALISTA: Atributo natural, realidad cromática representada. Las formas de la realidad en imagen son más reales en color que en B/N el color aporta información. Es hiperrealista sensualización de la imagen, se hace táctil, seductora. Existe una fidelidad representacional de la forma.

IMAGINARIO: se busca efecto de irreal, aire fantástico. Aparecen los escenarios artificiales que ya no reproducen la realidad visible, pero conservan su grado relativo de iconicidad. Los cambios de color en el uso de la publicidad sirven para pasar de un escenario real a otro de ensueño. Es un gran soporte de la imaginación creativa. El color imaginario acentúa el carácter fantástico de una imagen. Ejemplo la figura de un extraterrestre es un prototipo cultural en la forma y el color. Es color pertenece a un imaginario colectivo que proviene de los mitos, la fábula, cuentos infantiles ya los estereotipos cultura les, así como a movimientos contra- culturales como los posters psicodélicos de los años 60. Está sujeto a mitos, leyendas y relatos.

ARBITRARIO: No está sujeto a la visión cromática de la realidad ni a sus aspectos psicológicos. El color arbitrario se impone a la forma icónica y la lógica perceptiva de los colores de la realidad. Esta arbitrariedad abandona lo real como referencia cromática más o menos variable para explotar los efectos gráficos del color. Así el color despliega su discurso propio. Empieza hacer valer su independencia gráfica de la realidad empírica. Se apoya sobre la plástica y no sobre la representación verista. Aquí el color no depende de la realidad empírica, sino de la razón gráfica, plástica, e

ESQUEMÁTICO: se ha despojado de matices; sutilezas tonales, y medias tintas para mostrar su naturaleza gráfica plana y saturada. El color se simplifica, se concentra en lo esencial. Color que encontramos en las invenciones puramente gráficas, diseño de marcas, signos de identidad y sistemas de diseño de identidad. Diseño editorial: libros, revistas, periódicos, catálogos, donde el color en estado puro, independiente de fotos e ilustraciones, se combina como tal con éstas. Color en los gráficos, diagramas, redes, organigramas, ciclogramas, etc. Se aplica en carteles, que han de ser vistos a largas distancias, y en embalajes de productos, que deben llamar la atención. Se aplica en tipografía, foto-grafismo y tipo-grafismo. Se utiliza para organizar la estructura y el carácter cromático de un mensaje, impreso, video gráfico o informático (infografía, internet). A veces, el color-signo recoge las nociones de la teoría psicológica de los colores: Coca-Cola = rojo, vitalidad, energía. Aquí, la psicología de los colores se pone de nuevo en cuestión, pues hay razones funcionales y significados codificados, es decir, convencionales, de por medio.

EXALTADO:

Carta del colorismo, acentuar la fuerza cromática.

El color se aplica en su mayor grado posible de saturación. Resultado brillante, imagen fuertemente colorista, transmite potencia, energía y plenitud, densidad, pureza cromática y nitidez; efectos exaltados y hasta exultantes, luminosos. Contrastados. Busca mayor impacto visual, tiene un poder euforizante. Se da predominio al color en su relación con la forma (colores planos, llenos) Colores sobresaturados. Se superpone su protagonismo a las apariencias. Color saturado (exaltación de los colores propios de las cosas) la saturación es cuantitativa. Intensidad cromática, más cantidad de color, agota los recursos visuales. Exalta el colorido de las cosas.

EXPRESIONISMO: Color no exagerado, no natural. Dramatiza la imagen a su mayor expresividad. Mirar más a la imagen misma.

Tiene un carácter retórico, juega lo cultural y lo psicológico. Busca la expresividad cromática en una impresión global de la imagen su clímax que inyecta el significado de la imagen, más allá de la reproducción parcial de los colores, de las cosas que en ella aparecen. Expresividad añadida por el tratamiento dramático de la luz y el color. Teatralización, escenificación de la imagen-icónico. Cuando los ambientes de escena quieren comunicar sensaciones intimistas, exóticas. Acentúa el carácter (limpio, ecológica, frío, agresivo, energético, estético y sugestivo de una imagen. Dramatiza el color para una mayor expresividad.

estética, comunicativa, e incluso ideológica: el color deviene puro signo.

SEÑALÉTICO:

Es una variable funcional respecto del

color esquemático su nexo es de carácter sígnico, es antes que signo (significante), señal óptica (pura sensación luminosa) lo que importa del semáforo son sus colores, no la forma circular de éstos. Es el color que al mismo tiempo es color-señal, porque transmite una sensación instantánea, y color-signo porque implica un significado, aunque sea arbitrario. Así lo vemos en la señalización vial y urbana. Corresponde al signo cromático puro: ya sea en su aspecto esquemático o en su función señalética. La especificidad del color señalético, es pues, la función del código, por medio del cual, cada color en su contexto cultural propio, tiene su significado. La funcionalidad hace del color un “lenguaje” netamente comunicativo.

 

EMBLEMÁTICO: Este color tiene algunas veces, señalético otras, psicológico incluso, y cultural. Depende de la intención comunicativa y del contexto del mensaje. Es esquemático, como en el caso de la Cruz Rojas Internacional, colores de los uniformes, de los cinco aros olímpicos. Pero es señalético asimismo en estos casos, más heráldico en los escudos y en las banderas de los países (donde cada color es signo de atributo) otras veces es más psicológico: el blanco = paz, y en algunos países, luto. Aquí existe un componente cultural que está menos funcionalizado que los códigos señaléticos . Éstos son sígnicos, mientras que en los emblemas son más simbólicos.