Вы находитесь на странице: 1из 256

dejan lasm~ de S6

madres de sus

rnarídos

para VIVIr mepr

\largara

de la in- les impide lograr el vidas, adoptan ae- creer que controlan de los demás. Sin em- doctor Dan Kiley, re- a:perto en relaciones demuestra en este Ii- la resolución del com-

Wendy es posible, C:OB

,el'-'f.,,"'I'"

",eaUIH91 meditado y' con el de crecer para convertirse

_ nueva y mejor clase de

,.

·Dr.DanKiley

~

.•

Javier vergarZl editor

Buenos Aires/Madrid/México/Santiago

de Chile

Título original The Wendy Di:lemma

Edición original

Arbor House

Traducción

R Alcorta

© 19&4 by Dr. Dan Klley

© 1985 Javier Vergara Editor S.A. San Martín 969/Buenos Aires/Rep. Argentina.

ISBN 95Q·15-0459·X

Impreso en la Argentina/Printed in Argentine. Depositado de acuerdo a la Ley l l . 723.

INTRODUCCION '

INDICE

"

.

.

.

.

LA TRAMPA DE: WENDY

.

Parte 1: Víctimas potenciales

11

is

17

l

2.

Una mujer en la

¿Se encuentra usted en pelígro de caer en la trampa de Wendy? Un Test

20

/25

Parte Il: La trampa está armada

31

3. El temor al rechazo

32

4. La silenciosa voz de la inferioridad

42

5. Controlando la imagen social

.

.

.

48

6. El señuelo: un hombre Peter Pan.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

54

Parte ID: La trampa se cierra

59

,7. Negación

61

8. Sobreprotección

,

70

9. Posesividad

8 1

10. Quejas

 

89

11. Wendy juzgadora

97

12. Martirio

106

13. Castigo

 

:

"

118

14. Tocando fondo: Cuando hacer de madre no ha dado resultado alguno

 

127

RESOLVIENDO

EL DILEMA DE WENDY

 

137

Parte IV: Escape: Convertirse en Campanita

139

 

Aprendiendo

a aceptar a Wendy

 

141

16.' Resolviendo sus necesidades de dependencia

 

155

.1).

Amar, no hacer de madre

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

171

18. Practicando la respuesta de

Cam panita

.

.

.

.

.

.

199

19. Empiece una relación sobre la pista correcta.'

 

213

20. Qué se debe esperar cuando se cambia

 

.

.

.

.

.

.

226

21. Cuándo y cómo marcharse

 

:

.

.

.

.

.

.

240

-,

A las muchas mujeres .que me ayudaron a comprender.

INTRODUCCION

Hablando con miles de mujeres en mis giras por el país;

y también en sesiones de consulta privada, he notado que

. se repite una misma

conversación:

-Ya no sé qué más hacer con él.

- ¿Qué quiere decir?

-Mi hombre

- ¿Cómo es eso?

-Si yo no me ocupo de "que tenga algo de comer;

es incapaz de cuidarse solo.

él pasa hambre. Y si no accedo a todo lo que quiere, sus es-

tallidos de mal genio podrían producirle un ataque car- díaco.

. -Usted 'está actuando exactamente como si fuera la madre. - ¡Vaya si lo sabré! En el curso de nuestra conversación, la mayoría de esas mujeres admiten que detestan desempeñar el papel de madre para ellos. Quieren ponerle fin. Pero se sienten atrapadas. Por otra parte, se dan cuenta de que haciendo de madres del compañero alientan en él una conducta inmadura; por la

en este dilema, o en peligro .de

el rol fe-

meriinorradicíonal versus la libertad personal. La autopro- moción versus el autosacrificio, objetivos a corto plazo ver-

sus objetivos ~ largo plazo, La resolución

sib~e con el autoexamen meditado y con el coraje de crecer

Las mujeres

atrapadas

'. ser atrapadas

enfrentan

varias batallas internas:

del dilema es po-

. para convertirse en una nueva clase de persona.

. ~Algú.nas mujeres' están inmovilizadas por el Dilema de

,.Wendy. Sufren una noción distorsionada del control. Como

consecuencia de una inmadurez que les impide lograr el do- minie de rus propias vidas, adoptan actitudes y conductas que les hacen sentir que están controlando las vidas de

en

. otros, Eh ninguna parte esta pauta es más evidente que

.l.a relación .íntima.

convierte .-' rir alguna Que

con 'un hombre. 'Hacer de madres

se - clave en sus intentos -de adqui- "

en. la estrategia

semejanza de control adulto.

la adopción del papel de madre es la forma que

tiene la mujer para evitar crecer y asumir responsabilidad

• de relacionesadultas

- Habiendo puesto sobre el hombre toda la culpa' de una rela- ción, perturbadora, .necesíta- no someterse ella misma a un

es la triste ironía del Dilema de Wendy.

. examen doloroso, de sus-enfermizaspautas

de comunicación

y conducta.

-. Pronto, sin embargo, el hombre se niega

~ulpa; y la' mujer se ve obligada a

.

asumirla toda.

a aceptar la Es- entonces

cuando

comienza a torturarla

la duda de misma. Sus es-

• fuerzos

por resolver sus problernasfíenen.poco o nada de

éx.ito,~·y- ella termina

y pa_ra las mujeres como ella, una solución

peor de Io ique comenzó.

Para ella,

del Dilema' de

Wendy parece imposible, y' entonces desarrollan estrate-

: gias para escapar de Ia trampa,

. brevíven, _

pero, simplemente,

'.

no-so-

~

Las mujeres atrapadas en el Dilema de Wendy.conser-

corra lito de bebés cuando se

aventuran en el mundo adulto. El resultado es una pauta de conducta dual en la que pretenden ser.mundanasj-pero en

cuestiones de relaciones son bastante ingenuas; hablan de estar enamoradas, pero en realidad están simplemente in- fatuadas con la .idea de representar roles de amor maduro; hablan de que son liberadas, pero raramente se permiten a mismas disfrutar de la espontaneidad, Trágicamente, . porque no. pueden admitir su debilidad, estas mujeres no pueden crecer y madurar más allá de esas limitaciones. En el otro extremo del- espectro está la "Campanita" (llamada así por otro personaje de la obra de J. ~.~ Barrie, que no tenía paciencia con la conducta de Peter Pan). Campanita es una mujer que está .deseosa de crecer. Acep- ta su responsabilidad sobre una mitad de la relación y es- pera lo mismo de su compaftero, negándose a aceptar las pautas inmaduras de él. Ella tiene el coraje de enfrentar sus debilidades y de crecer superándolas. Mientras que Wendy es la madre de su hombre, una Campanita es una auténtica compaftera. Wendy está encerrada en la trampa; Campa- nita no. Muchas mujeres se encuentran atrapadas en una posi- ción intermedia entre Campanita y Wendy. Pueden recor- dar hermosos momentos de compartir y de trabajo en equipo, pero se sienten descorazonadas por el egoísmo y los 'caprichos infantiles' de su hombre. Soportan estallidos de mal genio, esperando que finalmente emergerá la madu- rez. Le hacen de madre al muchachito que realiza esfuer- zos mal orientados para conyertirse en un hombre crecido. La mujer atrapada en el Dilema de Wendy, nunca advierte que haciéndole de madre a su hombre, sólo está contribu- yendo al deterioro del amor adulto. Este libro está dividido en dos secciones: "La trampa de Wendy" y "Resolviendo el Dilema de Wendy". La pri- mera sección es la evaluación. Servirá de guía para deter- minar en qué grado puede usted ser una cautiva del- hábito

van un pie figurado dentro del

a su hombre, o sea, la Trampa de

Wendy. La segunda sección contiene recomendaciones. Usted aprenderá una variedad de formas de ejercer un me-

de hacerle de madre

t

. jor control de Su vida, especialmente, cómo dejar de hacer de madre para su compañero. Esas recomendaciones están presentadas de tal manera que usted podrá implementar _sólo aquellas sugerencias que estén de acuerdo con las con- clusiones a que usted haya arribado en la sección primera. Todas las recomendaciones están pensadas para ayudarla

persona dueña' de sí misma o,

a que se - convierta en una

en otras palabras, a convertirse en una Campanita.

Este libro es para millares de mujeres que "ya no saben más que hacer con él", y para aquellas que están tan exaspe- radas con su fracaso en el amor que empiezan a considerar

la posibilidad de renunciar por completo a amar. El primer

caso en el camino hacia- unas relaciones saludables no es para su compañero sino para ellas mismas. Sólo cuando -hayan aceptado este aspecto vitalmente importante de ser

una persona adulta" quedarán verdaderamente abiertas a _todas las posibilidades maravillosas que existen en una relación entre un hombre y una mujer.

LA TRAMPA

DE WENDY

,

-,

PARTE "

VICTIMAS POTENCIALES

Los dos personajes femeninos principales de la obra teatral de J. M. Barrie sirven para discriminar entre dos tipos de mujeres, una de las cuales está más inmovilizada que la otra por el Dilema de Wendy Ustedes oirán mucho sobre estas mujeres a lo largo de este ljbro. Wendy y Campanita son las dos mujeres en la vida de Peter Pan. Campanita llega primero, y; en la historia ori- ginal, es caracterizada como una bola de luz llena de ener- - gía. Ella tiene con Peter una relación, cuya naturaleza nunca queda del todo en claro. Baste decir que Campanita es la compañera de Peter. A medida que leía y releía la his- toria de Peter Pan, fui sintiendo una admiración especial por Campanita, y viéndola como la compañera ideal para un hombre. Según mi propio estilo juguetón, la veía como "mi" Campanita.

. Wendy_és una muchachita de la vida reál, nija única de (.;,c0rge y Mary .Darling, Peter la atrae (junto con los herma-

" nos d e ella, Michael y J ohn): a la Tierra de Nunca

Jamás,

· con la promesa de diversiones ~in fin y de eterna juventud:

Wendy -Ve en Peter un compañero de juegos que podría -

convertirse' en su novio. Peter ve en Wendy una figura ma-

y quiere que ella vaya a la Tierra de Nunca Jamás'

para hacer de madre para él y los otros niños de la legión

,tern~l

· perdida.

Debido a que en su casa tiene problemas,

Wendy

está lista y dispuesta para huir.

o La estada de Wendy en la' Tierra de Nunca Jamás no

tiene nada de divertido

Es alcanzada por una

o excitante.

· flecha ya antes de aterrizar. Se recupera mágicamente, pero

-

sólo para que construyan

que. la deja encerrada, mientras dura la convalecencia. Po-

tiempo después, se, encuentra viviendo dentro de un tron-

co de árbol, .haciendo de niñera de varios niñitos indiscipli-

co

a su alrededor una casa pequeña

nados, y acosada individuo al que · que fuera un sueño, Las quejas de

para que asuma el papel de madre por .el ella quiere amar. Lo que Wendy esperó

ahora resulta. una .pesadilla. Wendy son suaves a la lúi"de su desen-

canto. Ella trata de resistirse al papel de madre substituta,

~) -pero a causa de sus propias inseguridades ·

se comporta

y de la tozuda de mala gana. de Peter cuando,

como. una· madre. Mientras más

insistencia de Pe ter, termina aceptándolo Wendy se' disfraza de compañera

en. verdad

se engaña a sí .rnisma, más cree .en, el engaño. Está hipno-

tizada por un espejismo que

.realidad, Está atrapada. Los

moverse en círculos.

porque ella no se.da cuenta de 10 que

lentamente se convierte en su conflictos en su vida la hacen

La trampa es todavía más completa

pasa.

.

'.'

.

pada

Campanita,

por su parte, no' se permite

quedar atra-

la Tierra de Nunca Jamás hacien-

Ella revolotea por

. dQ lo suyo. Ella también

desea ser -la persona

especial de

· Peter

pero no al precio de su propia libertad.

Excepto el

· afecto

que ambas le tienen

a

Peter Pan, Weridy y .Cam-

panita son muy diferentes. '

. r Wendy accede

los desafía. Wendy se permite dejarse chantajear por la

a los caprichos

de Peter; Campanita

ame- .

_naza de las pataletas 'de Peter; Carnpanita se niega a gejarse

,

.

intímidar por esas-tonteeías,' Wendy es un-modelo dé .co- rrección y sobriedad; Campanifa es extrovertida y directa hasta la 'exageración. De .las dos, Campanita es la que hace, que la vida se niu.eva, aunque' no siempre en la dirécción'" pacíñca.

Hay un poquito . las mujeres. En elgrado

de Wendy y de Campanita

en todas .

usted·

está siendo llevada hacia la trampa maternal.

que la Carnpanita 'que está dentro de usted emita su mensaje de libertad.usted está alejándose de la trampa maternal y r¿; solviendo el Dilema de Wendy, Mientras mejor llegue us- ted a conocerse, menos probable será que traté de hacer de madre para el hombre que erna

que Wendy domine su vida,

En el grado .

. ·19

1

Una mujer en la trampa

Wendy: Oh, Cielos, a veces pienso que las sol- teronas son dignas de envidia.

No era su forma de beber, su sentimiento de culpa,

o .el hecho de que la internaran en un hospital lo que hacía que Cindy se -diese cuenta de que había tocado fondo.

C;Uriosam ente, era una experiencia positiva lo que le abría los ojos ante el hecho de que no podía caer más bajo.

su marido, se ausentaba de la

. '. Cindy sentíase avergonzada de admitirlo, pero esperaba anhelosamente -que Ed se ausentara. La actitud de ella me- joraba no bien él partía hacia el aeropuerto. Mientras él estaba ausente, 'ella podía dormir mejor, controlar mejor

a los chicos, y éxperirnentaba una mejoría drástica de su vi-

Sucedía cada vez que Ed,

ciudad

en viaje de negocios.

20

-,

sión.general de-la vida. Era esa extraña sensación de alivio lo que le enseñaba a Cindy que su vida con Ed había tocado fondo. _"Nunca sabia lo desdichada qué era yo hasta que 'la

desdicha' se alejaba." Con esta reflexión, Cindy podía recu- perar. la perspectiva de su vida, una vida en la cual el no sen- tirse realizada era la norma. ~ La madre de-Cindy era una mártir. Era una mujer inte- ligente, que nunca había tenido la oportunidad de elevarse más arriba de su rol de ama de casa. Aunque se sentía decep- cionada con lo que le había tocado ser en la vida, no se atre- vía' a quejarse.' Estaba cautiva, prisionera de su temor al rechazo. Su único solaz era el que le ofrecía la identidad del autosacrificio. Lucía su martirio como un timbre de honor. Sin saberlo, fue pasando esas características a su hija. El temor a no ser capaz de amar era un agregado al temor al rechazo que Cindy padecía. Para cuando conoció

a

Ed y se casó con él, estaba amargada de todo.

Se decidió

por Ed porque creyó que él era lo mejor que

ella podía

esperar . .Cindy negaba el hecho de que Ed era exigente e indi- ferente. Lo sobreprotegía satisfaciendo todos los caprichos de él. Sus quejas. eran incesantes. Estaba celosa de los ami-

gos de él, no tanto porque ellos lo alejaban de ella sino por- que -ella quería divertirse también. Sus dolores de cabeza , eran un testimonio de' su martirio. A la hora de acostarse, Cindy evitaba a Ed, pensando que privándolo a ~I de sexo,

la vida de ella, por alguna razón, mejoraría .

.Cindy trabajaba como secretaria del presidente de un banco. Era atractiva y eficiente, no le faltaban amigos u oportunidades de romances extramatrimoniales, Tuvo, un romance con un hombre del departamento de créditos, un hombre de aspecto vulgar con' grandes ojos marrones y me- dales gentiles. Ella trató de enamorarse de él, pero no pudo. , El dijo que la amaba; a ella ese-la tuvo sin cuidado.

Cindy tenía miedo de abandonar a Ed, pero moría por dentro cada día' que seguía con él. Algunas de sus razo- nes para no abandonarlo eran reales (el dinero y el cuidado de los hijos) y. algunas eran irracionales (a-su madre no le gustaría). Trataba de convencerse de que' su amor vol-

- ~:

ver~~. Para ella; era difícil aceptar que-nunca había-aínado a Ea.

,A su dilema,' lo .resum ía de esta' manera: "Desearía

que él me golpeara, o que 'huyera con otra mujer

quier cosa que haga más fácil mi decisión. Pero él.no es un mal hombre, y yó no l~lodio. El, sencillamente" no creció. Sospecho que yo tampoco.'

:' cual-

k Cindy le resultaba', difícil creer que sus problemas

fueran más allá de' su -matrimonio, Más fácil era atribuir sus

a: Ed. El 'era un amante insensible, más una mo-

lestia .que una ayuda con' los chicos, y nunca estaba allí

<marido ella necesitaba un hom bro

problemas

para apoyarse y llorar.

,.Pilra ella, no era descabellado creer que sus problemas desa- pareceríari si encontraba al hombre adecuado. '

-'-Si el hombre adecuado se le acercara hoy y la tomara en' sus brazos; usted' echaría todo a perder dentro de un mes -lé dije durante una <lenuestras sesiones. .Pareció que a-Cindy le hubieran robado su muñeca fa- '

vorita, ,,' - ¿Cómo puede decir eso? »: -=-Lódigo porque su problema con Ed es solamente el f!olhíje del 'árb01, no la raíz. Es solamente un síntoma, no la' enfermedad. La causa de sus problemas no es un hombre; es usted. Míentrasusted trate dé resolver sus problemas por medio del hallazgo de un 'hombre, -será como si estuviese persiguiendo SU propia' cola; siempre terminará donde .em- pezó.

,

'

Cindy 'estaba- encerrada en la trámpa de' Wendy, Se en-

contraba en el fondo de un pozo y se movía en círculos, rodeada-porlas voces de la confusión,

, Las voces venían desde Su propio interior y hacían pre-

guntas 'qqe 'parecían imposibles de responder.

mos podido meternos dentro de cabeza, he aquílo 'que hubiéramos oído:'

Si' hubiés€7

Cuando él es cruel conmigo, ¿poi qué yo me siento , culpable? :,

¿Por qué siempre hago que las cosas salgan al modo

. ¿Por qué no puedo decir no y aferrarme a ello? ¿Por qué no puedo depender de él?

¿Por qué siempre termino .con deseos de gritarle, como

. ¿Por qué me siento como 'si fuera su madre? Si él sigue así, ¿qué voy á hacer con él? . ¿Por qué no puedo hacerlocambiar? ¿Por qué a él le gusta verme sufrir? ¿Por qué él no puede amarme en la forma que yo 10 amo? ¿Qué hice para merecer esto? ¿Qué haría él si no me tuviera a mí para cuidarlo?

de él?

si él fuera uno de mis hijos?

Esas son las preguntas que crean el dilema de Wendy Cuando una mujer lucha por responderlas, surgen más pre- guntas y las respuestas se vuelven más escurridizas.

¿Por qué me permito hundirme hasta el nivel de él? ¿Por qué el "enamorarme" me ha hecho tan des- dichada? ¿Por qué todos los hombres son tan crueles? ¿Por qué él se enfurece conmigo cuando yo hago algo mal? ¿Por qué sigo todavía a su lado? ¿Por qué no aprendo a cerrar la boca? ¿Por qué lo necesito tan desesperadamente? ¿Por qué él erige un muro,'que me deja afuera? , ¿Por qué quiero culpar a mi madre de mis problemas amorosos? ¿No hubiera podido detectar antes estos problemas? ¿Por qué parece que yo lo amenazo? ¿Y si él no cambiara? Yo jamás podría divorciarme de él.

Este libro responderá estas preguntas. Si usted lee con

las respuestas sino que, en pri-

atención, no sólo entenderá

-rner

lugar, sabrá por qué son formuladas

Ias preguntas .

. Con esos dos elémentos, usted estará preparada para resol-

ver el Dilema de Wendy y escapar de la Trampa de Wendy, -

o evitarla.

~- t"~

-

"

r

.

_~

¿~, encuentra usted ~n peligro de caer ~''- ,

~- en la-trampa de Wendy? :

Un test

Bueno,

~

-

ildiós, Peter, "y

cómef.te las uñ~.

.

-

;.

~.'

recuerda:

'"

lJO"~

,

Todas las mujeres hacen.;a veces 'de 'madres

para su '

hombre., .aunque sea para ofrecerle palabras de cornpasióh

ne.cesita preo-

cuparse por cesa. clase de actitud maternal

misma no destruirá su relación. La cuestión.no es si usted le

hace de madre'

es conseiente, de ello: Recuerde: las .mujeres caen

trampa de:~e'ndy.§in darsecuenta.,

cuando, ~l ha tenido un f dla; 4i~!cil

Ustedno

incidental; Ia

a su .hombre, SIDQc,uán a-m_enudo y si usted

-

:

-.

~

.

~:.

-" - ~

-

;

El, siguiente test le permitirá evaluar el grado de peligro que "corre usted de caer en la trampa de Wendy. Exige que

usted haga un examen de sus pensamientos, sentimientos y

~ conductas, Al identificar la inapropiada actitud maternal

en su conducta diaria, le señalará a usted la dirección que " debe tomar para cambiar.

.'"

,

"

idea hacer este test en privado y anotar futura referencia. Después, haga qu~ el

hombre de su vida haga el test como él la ve a usted. Compa- rando las respuestas de los dos, podrá abrir la puerta a una

discusión constructiva. Si usted no tiene "pareja", remón-

.tese a su última relación para responder a las preguntas sobre el hombre de su vida. No se avergüence de encontrar algo de Wendy en usted: hay un poquito de Wendy en todas las mujeres, tal como hay un poquito de Péter Pan en todos los hombres. Esto ~no~da algo para compartir y para trabajar' "

, Lea cada una de las afll1Tiacionesque doy más abajo y

decida si se aplican o no a su caso. En caso negativo, asíg- 'nele a la afirmación el valor cero. Si el caso es afirmativo,

- decida si se aplica a veces (un puntaje de uno) o casi siempre (puntaje de dos);' El pronombre "él" se refiere al hombre de Su vida. ~

Es una buena - las respuestas para

juntos en ello.

.

V~ª este

test corno una oportunidad de revisar su

.conducta, no

como un proceso de diagnóstico de una

"enfermedad". Está diseñado para estimular una auto- -elevación honesta y sincera y una relación mejorada.

:

~

O 1.

o

1

O 1

O

2,

Cuando cometo una equivocación, me

2

disculpo excesivamente. 'No puedo resistirme a discutir' con él,

2

Programo las salidas con él con, mucha , 'anticipación, le' pido ,que se comprometa

, mucho antes de la fechá del acontecimiento.

2

A menudo 'le digo a las personas lo que tienen, que hacer, como si yo fuese su

, guardiana designada.

,

'

o

o

'1-

2

Cglpo a mi madre de muchos blernas

de mis pro-

O

1

2 -

Dig.o.o

pienso: "Mih.orribre" ea magnífico

 

Me deja hacer casi todo lo.que yo

quiero j' '

O

2

Me gustaría "abrazar ,a 'mi padre (o, si está .muerto, solía sentir deseos de hacerlo), pero

 

si 1.0 intentara,

me sentiría

(o me hubiese

sentido) rara.

O

2

Cuando hay problemas entre nosotros,

yo .

 

digo: "i;Qué hice yo para que él me trate dé

esta forma?"

O

.

1

2 ' , Ante 'la perspectiva

de casamiento,

yo 'dije,

 

o pensé, o podría decir: "Creo que él está -dispuesto a casarseccnmigo."

O

1

,2·,

Cuando

él llega tarde, 1.0 interrogo

insisten- '

 

temente

sobre slls andanzas;

O

l

2

Me resulta muy difícil tornar una decisión; para ello, .acudo a la ayuda de amigos o amigas.

O

l

2

Lo critico porque no comparte conmigo sus .sentimientos,

O

l

2

Me resulta difícil gozar del sexo. '

O

l

2

Cuando él .hace algo q~e me lastima, trato de hacerlo sentirse culpable.

O

l

2

Me ériio en una autoridad p.~a juzgar la con-

 

,

ducta de otras pe¡s.onas. '

o

2

Cuando

él se queja. acerca de ,cuestiones

 

domésticas (comida, lavado

de ropa,

lim-

 

. pieza), me siento culpable.

O

2

A-menud.o desearía -hacer más de mi vida,

 

,

pero no .hago. nada, al respecto

O

2, . Mis sentimientos son heridos fácilmente.

Ahora, sume los, -puntos obtenidos. Use la siguiente guía para medir el-grado de su respuesta de Wendy.

o a 7

• Muy probablemente,

usted .es una Campanita.

Puede ser un poco -empecinada, pero nunca es

aburrida -o repetitiva en la forma en' qué maneja la

vida. Usted controla

su propia vida 'f espera que

las personas cercanas a usted- hagan lo mismo. Constantemente, está a la búsqueda .de nuevos

Se da cuenta de

- que no puede mantener una relación amorosa sin

espontaneidad: la libertad de decir 10" que piensa. Una Campanita puede experimentar una parte del Dilema de Wendy, pero nunca cesa de crecer o madurar.

'modos

de expresar su libertad.

8 a 25

Probablemente

usted

sea una

Wendy convir-

tiéndose en Campanita. Porque está en el proceso

de resolver sus conflictos,

tiene muchas carac-

terísticas de persona que está alterando su actitud

 

-.ante la vida. Usted tiene dudas, pero eso no la

-

imposibilita de crecer. Su avance hacia la libertad es contagioso. Usted busca cambios continuos, a menudo al precio de la confusión y la ansiedad. Usted está moviéndose en una dirección positiva; sólo recuerde que el cambio habitualmente

-requiere dar un paso atrás adelante.

antes de poder dar dos

26 a 46

Probablem~nte, usted está atrapada, o/muy cerca

_ de estarlo, , el Dilema

en la trampa de Wendy, Es posible que de Wendy la haya inmovilizado. Está-

_llena de dudas y -es fácilme-nte dominada por

personas

a quienes

usted siente que debe com-

placer.

S~ siente inferior ,a muchas personas

y

permite que otros controlen

su destino.

Sus

temores e inseguridades

la obligan a controlar

su

vida complaciendo

con facilidad _y las decepciones

fundamente, aunque usted puede fingir que no es

.a los demás. Usted se asusta

la hieren pro-

- así. La vida normal de todos los días le produce mucha ansiedad.

Si tiene usted un total

bajo (menos

a- cualquier afrrmación que merezca

de 10), preste el

mucha atención

éillificativo 'de,.' "casi siempr¿'. Pódrfa - ser ,una:'~ñal. de _ peligro que aeonseia un á:utoe~amen; más ~1'J,:¿:fUIido.- Si ' "' actualmente usted está "sin.·pareja", su puñtaj'é puede' ser - .' artificiabnente bajQ."Si ese es el caso; concéntrese -en otras.'

áreas' de, su vida: (Po; -ejem p i0 1 ¿les

compañeros de' trabajo, a su jefe, a sus amigos?) En la obra dejo M. Barrie, Wendy.finalmente supera su necesidad de escapar a la Tierra de 'Nunca Jamás. Se casa, . tiene una, hija y se ocupa de que la niña se sienta segura, a fin de que rio tenga que huir. A su manera, Wendy resuelve su dilema y se convierte en una Campaníta. , . En la realidad, lasmujeres Wendy no crecen y maduran simplemente porque 'se vuelven más viejas. En todo caso, se retraen todavía más dentro de ellas mismas y usan la actitud

maternal para ocultar sus temores

. Cualquiera que sea el grado en que usted se encuentre.

inmovilizada por el Dilema de Wendy, use este libro como· un medio de reconocer y enfrentar esos temores e insegu- ridades. Recuerde: usted no podrá comenzar su, trans-, formación total en Campanita hasta que conozca y com- -

prenda a la Wendy persona.

hace de madre a sus

e inseguridades.

' _

que hay 'profundamente dentro de su, '

/

,

PARTE 11

.¿

-

_-

lA TRAMPA ESTA ARMADA

Ciertas' condicíonés tienen. que.existir para que- una mujer ceda el controlde su vida, quede. inmovilizada por el Dilema de Wendy y caiga eh' la trampa de la actitud mater- nal, Ella defe sufrir de cierto grado' de un temor al rechazo, . perpetuar una autoimagen negativa: por. medio de una voz interior de inferioridad y volverse tan dedicada a su imagen social que deja de examinar su auténtica vida personal. Una vez que existen esas condiciones, ella es atraída por el cebo dela trampa: un hombre Peter Pan. , . Los .cuatro capítulos siguientes la ayudarán a' entender cómo' esos'faetores arman la=trampa deWendy, y cómo d~ . ben estar lo~ mismos presentes para que una mujer se con- vierta. en víctima.

j'/

,.

31

'?

3

El temor al rechazo

wendy: (haciendo un último intento) ¿No sientes que deberías decirles algo a mis padres, Pe ter, acerca de un tema muy dulce? Peter: No, wendy. W(md):':_¿-Acercade mí, Peter? Peter: No. (El saca su flauta, lo cual, ella sabe, es muy mala señal.)

Sabemos por qué Peter Pan huye a la Tierra de Nunca Jamás. Incapaz de enfrentar el dolor del rechazo, dice, en efecto: "Si crecer duele así, yo no quiero. saber nada con eso."

¿Pero por qué Wendy sigue tan prestamente a Peter? ¿Y por qué, después de percatarse de que está atrapada en el rol de madre piua Peter y la legión de niños perdidos,

ella decide quedarse? ¿Es un capricho de su subconsciente?

¿Un resultado de programación cultural?

¿O una disposi-

ción genética? ¿Ella disfruta haciendo él papel de madre

del hombre al que

no buscando hacia dónde huye Wendy, sino desde dónde

. El padre de. Wendy es un hombre inmaduro e infantil

huye.

desea amar? Encontramos la respuesta

que maneja a su esposa y a su hija para sus propios fines

egoístas. La madre sigue la corriente,

asumiendo a veces el

papel de niñita obediente,

perior y responsable

Wendy se ve obligada a reprimir su espíritu juvenil en favor

de los dictados

gando a ser adultos. huir, la aprovecha.

está saltando de la sartén al fuego.

que aflige a Wendy y a sus padres puede

verse en muchas de las familias de hoy. La solución adulta

de unidad están desapare-

ciendo al costo de un narcisismo desenfrenado. Los padres están tan ocupados luchando con su propia inmadurez que a menudo los nIDOS crecen sin una guía o un control racional.

de los problemas

crecidas que sólo están ju-

en su vida,

y otras el de figura maternal su-

de todo. Muy temprano

de dos personas

Cuando ella tiene la oportunidad

de

No se le ocurre ni por un instante que

El problema

y el espíritu

1, creció en

un hogar lleno de una ficción de amor. Sus ,padres no se di-

vorciaron

pensaron poco después de casarse. Pero cuando la madre

de Cindy quedó embarazada, la idea del divorcio río estaba

de

. Cindy, a quien conocimos

en el Capítulo

hasta que ella cumplió' quince años, aunque -lo

moda. Debían seguirjuntos "por el bien de la criatura".

"

La necesidad de soportar un matrimonio tedioso, no .gratíñcante, combinada con los' imperativos culturales pre-

valecientes en los años posteriores a la Segunda Guerra Mun-

dial, empujaron

nador del pan para la familia" y de "ama de casa". Aunque esos roles inhibían el crecimiento y la maduración, consti-

tuían una

enorgullecía ganando dinero, y la madre encontraba un sig- nificado para su vida cuidando de una criatura y del hogar. Lograban mantener el equilibrio como "personas ere-

fuente de autoestimación. El padre de Cindy se

Ese fue el error de los padres

,

a los padres de Cindy a los papeles de "ga-

.<

cidas?', siempre que cada uno siguiera determinadas reglas. La madre' dé Cindy -no tenía .que ganar ninguna cantidad .~_-importahte de dinero, .y el padre nodebía ocuparse de cues-

eh la crianza de la hija

tiories domésticas. Su

intervención

tenía que ser definida por la esposa. El 'se contentaba man-

teniendo una distancia emocional

padre le había 'enseñado que las emociones eran afemina-

das y, en corrsecuencia.iél no había aprendido a identificar y comunicar sus sentimientos.

llamarse

una "relación de juguete". Ellos jugaban a relacionarse en forma, muy similar a los niños de jardín de -infantes que

Las fronteras' de' poder eran

entre él y su familia. Su

~Los padres de Cindy tenían

lo qué podría

juegan a las -personas adultas.

. claras' y ellos, por turno, se encargaban

de controlar 'el jue-

go : "Yo,' ahora seré el padre y tú serás mi sirvienta. Des-

.pués, yo seré el niñito y tú serás la persona adulta."

in-

capaces de- explorar el verdadero-significado de ser una per-

sona

El~ poder de negociar era la forma que tenían de sal-

Ambos se adaptaban

a sus' roles sin cuestionarlos,

var 'el orgullo de la prisión psicológica

que los confinaba.

Goma todos los niños, Cindy necesitaba

el amor y 'el

apo:yo de sus padres. La fuerza del concepto que ella tendría

'.

de sí misma dependía 'de que experimentara sensaciones de

comodidad, seguridad y pertenencia, necesidades' de depen-

dencia que, én=su 'mayor

maure la abrazaba y la elogiaba, pero eran gestos poco pro- fundos y altisonantes. Su padre, virtualmente, no 'le daba ningún- mensaje de amor o ternura, más allá de llamarla ocasi6nalmente "q ueridita". Esa atmósfera tuvo un impacto negativo en Cindy, especialmente durante sus primeros Cinco liños de vida. Esos

son los días de. prelenguaje; 'es decir,- una- época en queja

Su

parte, no eran satisfechas.

experiencia . resulta . en aprendizaje condicionado

sobre el

que una criatura

tiene poco

o ningún control.

Excepto el

proceso normal de aprender a decir no (que Cindy rara-

mentedecía),

Gas~ Cindy fue una estudiante '

padres.

No es .sorprendente que Cindy estuviese torturada por sentimientos de inseguridad antes que tuviese edad suficíen-

pasiva en el hogar de. sus

y la influencia de sus predisposiciones genéti-

te para enlen&e:d~s. -liilia .se."senHa €n:lociQn¿dmente aislada' . de su padre y 'e~G€sivamente' €lependíenle dei afecto "otor- gado" por sumadre. EventualIhenle;la'inseg"Üridad de Cín-,' dy,.iiluTIentad,a-'popel temorval abandono, terminó centro-

landó .su conducta:

placer a sus padres, especialmente al padre

nía más dudas': Su JemOT-¡l ser abandonada laimpulsaba a.', eernportarse con corrección, no porque eso' la hiciera sen- ~

tírse bien, 'sinQ porque.

gustarlos,

Ella orgánlz? su vida' en tornq de corn-"

de cuyo amor te-

.~~aterrorizaba la posibilidad. de dís-

_

.~

_ '~.

~_ ~ .~~

'. Para cuando>' tuvo ·que. empezar a asistir. a 'la:escttela, el concepto-negativo -que CÍi1!dy tenía de sí misma esiªoa firmemente arraigado. Cada. vez -que no podía alcanzar en su desempeño lós estándares que se había impuesto ella misma" sentíase una niñita mala. eua~do se enfa~aba pesque ~tis' padres la hacían.Ir temprano. a la cama-sentíase muy. mal

por dentro. Lo' que

d€> al abandono, da. Decepcionar

en sus primeros

años había sido un míe- en te~9rra ser reChaza-·

ahora se convertía.

a sus padres, aunque fueraen pensaPliento;

suponía la.amenaza de perder el amor de ellos. 'Cindy estaba. at~morizadla la mayor parte delJiempo" A la edad de siete años, sufrió severos espasmos estomaca- les que el-médico dijo que probablemente eran causados,pQI una.alergia. En realidad, eran una manifestación 'de tensión nerviosa -La búsqiieda de ·identidad emprendida por Cindy, 'era

como la de todos los niños, es cÍecir?

que sucede, de alg~na manera es causado pormí.":'En.aI~p;¡n

momento entre-los

conclusión de que su .padre no la-amaba, porque. ella no era. querible. Algo andaba, mal, en ella. '·Fue' en este punto, que

Cindy trabajó

madre. , -Pasó por un.período en el cual hubiera hecho cualquier

cesa por .complacer

y' li- '

él, quizá pudiera deshacerse

brarse del miedo 'al rechazo. Estudió ernpeñosamente

tuvo buenas calificaciones"

única vez que Ie-dedicó palabras de elogio fue cuando Cindy ayudaba en las tareas domésticas, 'Ella todavía recuerda .ha-

"

,

egocéntrica.

"Todo lo

siete y.Ios diez años, '.Cindy llegó 'a la

aun, más empeñosamente para ser corno' su

a su padre. Si podía ganar el amor de'

de su propia ,"maldad"

.

Su' padre

no dijo 'nada.

.

¡ ob- La

.'

berse sentido muy orgullosa de sí misma por planchar los pañuelos de él. Alrededor de los once años, Cindy empezó a tener ac- cesos de ira. Eran violentos; la mayoría tomaban la forma de las respuestas insolentes de una preadolescente respondona. Aunque ella no podía saber que eso era muy comprensible, dados el comienzo de la pubertad y la frustración causada por su' concepto negativo de sí misma, se daba cuenta de que la ira empeoraba las cosas. Su padre expresaba su desa- probación sacudiendo la cabeza y diciendo' que ella no se conducía como una señorita. Las palabras de su madre eran más hirientes: "¡Mira cómo tratas a las personas que te quieren!" Cindy descubrió por fin por qué ella no era "queri- ble". Cada vez que intentaba amar, fracasaba. Empezó en- tonces a verse como una persona incapaz de amar. Con la sensibilidad exacerbada de la pubertad, llegó a creer que sería más feliz si por lo menos aprendía a hacer una cosa:

dejar de tratar de amar a las personas. Después de todo, eso

era, en primer lugar, lo que había causado sus problemas. Si no trataba de amar, no terminaría tan dolorida. Su entrada. en la escuela secundaria marcó el comienzo de los intentos de Cindy de clausurar su necesidad de dar y recibir amor. El -razonamiento tenía sentido para ella. Si ella nunca trataba de dar amor, no tenía por qué temer al rechazo; por lo tanto, no saldría lastimada. Cuando Cindy evitaba al amor,' su dolor disminuía. Cuando logró que la tuviera sin cuidado lo que su padre le decía o no le decía, sintióse más buena hacia él. Hasta tuvo lástima de él. Cuan- do le planchaba los pafiuelos o le preparaba la cena, él , decía: "Gracias, señorita.' Cindy compadecíase· del de- samparo de él y le daba esa sonrisa fría y genérica que su madre tenía patentada. Pero a medida que Cindy embotaba sus emociones ha- cia su' padre, se iba volviendo resentida contra su madre. Cindy no se dio cuenta de eso en el momento, pero una par-

te· de ella odió a su madre por ser tan débil

con el marido. La cólera de Cindy contra- su madre era se- gura. Ella podía odiarla porque sentía que la madre tenía la' capacidad de soportarlo. Sin embargo, tomó la decisión

en la relación

subconsciente de no enfadarse jamás con su padre. Al ha-

cerlo, se protegía

que si Jo odiaba, él sería demasiado débil para retribuirle con un 'rechazo. Aunque oculto, el precoz condicionamien-

to de Cindy respecto del abandono estaba actuando con toda su fuerza. Cindy era popular en la escuela secundaria. Siempre

tenía un amigo dedicado a ella. No era que a ella le intere- sara mucho tener un amigo constante; sólo deseaba tener la atención de él. Salía con muchachos de egos frágiles

y sabía exactamente cómo tenerlos contentos. Usaba el sexo

oral como un medio de evitar el coito. Trató de masturbar- .

se, pero 10 encontró desagradable. Cuando entró en el colegio superior, el miedo de Cindy

a amar y a ser rechazada estaba prolijamente enterrado en su

subconsciente. El feminismo era una' fuerza creciente en el campus de su colegio, y Cindy se convirtió en una líder, atraída por la promesa de "liberación". No se daba cuenta de que ella era esclava de sus propios temores y no del sexo opuesto. Cindy tuvo dificultad para explicar por qué fue tan su-

misa a Ed, su novio. A sus amigas les decía que sólo le daba

el gusto a él y que las cosas cambiarían después que se

casaran. Aunque sonaba a tontería, Cindy lo creía de veras. Cindy pospuso dos veces el casamiento, diciendo en am bas oportunidades que su nueva carrera le creaba proble- mas de fechas. Cuando por fin se casó, fue por dos razones. Públicamente, dijo que 10 amaba a él y que era tiempo de

sentar cabeza. Privadamente.e fue presionada para que se casara por su familia y la familia de Ed, cuya desaprobación potencial empezaba a revivir los viejos temores al rechazo. A Cindy no le llevó mucho tiempo caer en la rutina dé hacerle de madre a su compañero. Eso era cómodo y seguro,

y Ed pareció muy feliz porque

chas de, sus reyertas centrábanse sobre' el trabajo de Cin-

dy. Ella estaba ganando una cantidad importante de di-

nero, una clara violación de las tácitas reglas que gobiernan

la relación tradicional entre hombre y mujer. Había den-

tro de Cindy mucha frustración, pero ella usaba su ta-

a sí, misma y protegía a' su padre. Sabía

ella cuidaba de él. Mu-

lent9 para la negación~y .el retraimjevto a fin de disiinu]arla, ,~ Fue durante .su~cii~is.que, Gindy finalmente "Compren- dtó la compli~adaJelarajla'de temor e inseguridad que envol- vía y. cómprimía su personalidad. Para ella fue doloroso dar- se cuenta de' que ~1 peor, de sus temores se había 'hecho rea- lidad: se había casado con un hombre exactamente parecí-

do a su padre.

, " 'Cuando las, mujeres 'son -cautivas de la trampa de Wen- dy, -su- conducta es eternamente circular. Creen .equivoca- , damente que otras personas pueden "hacer" que se sientan

.:

.seguras. De medo, 'que cuando el temor al rechazo estimula la inseguridad, ellas .se précipitan a recobrar el control so- bre sus vidas complaciendo, aotros-y vuelven; por lo tanto, a la seguridad. Su instinto maternal combínase con el ejem- ¡::t10 dado por la madre en los 'primeros años de sus vidas, 'para ofrecer 'un rriétodo de control .que uno podría llamar una actitud maternal inapropiada. Cuando la, desaproba- ción parece inminente, .ellas trabajan más empeñosaménte

para tener el control

En elgrado que esa actitud maternal resulta infructuosa (y es infructuosa), ellas enfrentan la, amenaza-de abandono y recbazo=La Inseguridad reina suprema y el ciclo recomienza. U, mayoría' de las mujeres no quedan seriamente in- movilizadas por. este aspecto dela trampa de.Wendy. Son ca- paces de hacer juegos malabares con el rechazo y la insegu- ridad ' mientras -realizan muchas tareas domésticas, para el cuidado personal-y, el de la familia. Del mismo modo, hay muchas mujeres que desempeñan el-rol de madres' sin .haber experimentado una inf-ancia semejante. a la de Cindy. Su temor al rechazo 'se ha desarrollado en 'circúnstancias di':' f ferentes . . : 'Los padres de Martha. se' divorciaron poco después que

por medio de 'la actitud maternal.

ella: nació. Carente de educación, Ia madre de .Martha lim- piaba casas para vivir-Martha recuerda a su madre. corno una mujer amargada y de pésimo carácter; Cuando .Martha co- rríetía la' más leve equivocación, su madre. le gritaba o .la insultaba. Cuando -llegó. a la pu bertad, Martha tenía una .aversión abrumadora a la: ira. Era capaz, de' hacer cualquier cosa con.talde evitar encolerizarse." Cuando se casó con Torn, Martha empezó .a servirlo

de sacar .la- basura; (se -discuípaba por dejar que-él hiciera "él trabajo de ella". Tom era un-hombre sencillo que nunca exi-

gía esas cosas, pero- tampoce trataba de

Martha le hada de madre a-Tom porque temía ínten- samente crear.veualquier problema ~dél cual pudiese surgir la ira. Estaba convencida de que si llegaba a . encolerizarse con Tom, él la abandonaría. Evidentemente, en' algún mo-

mento de sus primeros años, Martha había llegado. a la conclusión, usando :una simplista . lógica infantil, de que su . padre había abandonado ~ su madre debido ala Cólera de su madre, Ella estaba comprometida y decidida-a no repetir.

la equivocación de su madre.

Kathy era una profesional .de treinta y cinco 'años y estaba tratando de NolveJia integrarse; al grupo de personas sin pareja después de un divorcio tempestuoso. No tenía

dificultad para' enc0!ltrar hombres que .quisieran .acóstarse con ella, pero: le resultaba terriblemente difícil encontrar un hombre que quisiera ser su amigo; Su. amargura certaba como una navaja cada vez que ella hablaba .de .su vida per-

sonal. - Su ansiedad' era desenfrenada

Detestaba. ,gQrrcurrir.

impedirlasc

a bares y, fiestas: Sentfase más como .una res vacuna exhi- bida para una: subasta que como, una mujer que' deseaba

compartir su vida con un hombre. Perono podía soportar el tener que pasa¡ noche tras noche: sola en su apartamento. El estar sola creaba untemor que siempre se traducía en soledad. Con frecuencia asist).a a reuniones sociales,' sólo para sentirse _tan desazonada que buscaba la salida más rá- pida; sin 'Saber jamás .si estaba más furiosa consigo misma

o con la mala suerte que le había tocado .en la.vida. Kathy fue a un terapeuta para resolver su temor a la soledad. Cada .vez que la jnterrogaban acerca de su infan- cia, se paralizaba- Una indagación cuidadosa, 'paciente, des-. cubrió el hecho de que .a Kathy le habían dado todo Jo que.

ella quería, todo excepto

zos. "No eran personas del tipo demostrativo" decía 'ella dé sus padres, con un brillo de lágrimas .enrlos ojos. Si sus pa-

la única cosa que anhelaba: abra-

dres abrazaban e no a Kathy no era realmente importante. 1.0 importante .era que ella no podiorecordar quela hubie-

sen abrazado.

.

,

Al estar sola siendo. adulta, 'volvían los recuerdos de no haber. sido abrazada de niña. La lógica de su. infancia persistía: "Si no te abrazan, te rechazan." Esa explicación ayudó a Káthy a comprender por qué a menudo se permi- tía acostarse con un hombre del que ella sabía que sólo se interesaba en el sexo: A veces, era capaz de cualquier cosa

por un abrazo.

. era· la excepción

a la. regla. Su temor

al rechazo se desarrolló en una forma que sigue' una

dirección contraria a todo 10 que se ha dicho hasta ahora.

Francés

. Era la mejor de tres. hijos; profundamente querida por sus dos progenitores. Era inteligente y pop-ular, siempre .tenía muchos buenos' amigos y pareció saltarse el, trauma de la adolescencia. Ese resultó,' al final, el mayor de sus pro-

blemas . Frances se 'mantuvo virgen hasta la noche de bodas. Ella y su bien educado y apuesto novio, experimentaron . el 'éxtasis sexual durante una luna de miel de libro de cuen- tos. Frances experimentó placeres corporales que descono- cía, Su ·_erotismo resultó seductor, exigente y poderoso. Antes de la luna de miel;.ella sólo conocía la definición del . sexoorakdespués de siete días, era una experta. Poco' después de la luna de miel; Prances se sentía llena 'de temores. Nunca había enfrentado ·las responsabi- lidades de persona adulta. Carecía del orgullo y la confianza en sí misma que viene de sobreponerse al fracaso: Carente de capacidad para enfrentar los hechos, Frances estaba

que si hacía algo equivocado, su 'vida idílica

convencida de

se derrumbaría y su esposo la abandonaría, Esa preocupa- ción, al' no ser encarada directamente, se convirtió en temor al rechazo'; Cuando empezó a negarse al sexo como un cas-:

tigo a la insensibilidad de su marido, súpo 'que necesitaba ayuda. Debido a que el temor al rechazo 'apareció relativa-

mente tarde en su vida, Frances fue capaz de superarlo en pocos meses. Un último y muy importante pensamiento: las mujeres

'40

pueden 'ser víctimas de la trampa de Wendy sin estar siquiera enamoradas de un hombre. Pueden adoptar actitudes ma- ternales con su amigo, su jefe, su entrenador de tenis, su. profesor o cualquier otro hombre importante en sus vidas. Sin embargo, es al abrirse a la vulnerabilidad del amor que una mujer se expone al mayor peligro de caer en la trampa de las actitudes maternales. Algunas mujeres tienen una noción inconsciente de la trampa que las acecha y prefieren evitar enamorarse, lo cual es su forma de protegerse del re- chazo. Después se lamentan eternamente del hecho de que "no me he permitido amar verdaderamente a un hombre" Como veremos en el capítulo siguiente, es una silen- ciosa voz de inferioridad, tan común en las mujeres en la trampa de Wendy, lo que le recuerda diariamente a la mujer Wendy que ella no es digna de ser amada.

,

4

La silenciosa voz de la inferioridad

Todos: Lo' que nosotros necesitamos es, preci- samente, una persona maternal. Wendy: Oh, cielos, creo que eso exactamente soy yo.

Ann tenía veinticuatro años y era soltera. Su educa- ción superior, su mente brillante, inquisitiva, y. sus buenos hábitos de trabajo le habían valido un empleo de vendedora en una gran empresa fabricante de computadoras. Ganaba dinero suficiente para alquilar un apartamento atractivo, conducir un automóvil nuevo y disfrutar de vacaciones de invierno bajo el sol. Su apariencia irnpactante y sus ropas de buen gusto, compensaban en cierta manera su timidez. Ann no tenía problemas para conocer hombres solteros;· pero después de la primera salida juntos, sólo tenía proble-

mas. Había buscado ayuda -profesional porque estaba con- vencida de que su vida tenía "mal de ojo". -Cada vez que, en.una relación, voy más allá de la eta- pa de deeirnos hola, algo. sale mal. -Sus lágrimas parecían avergonzarla. - Tengo la sensación de que. no puedo hacer nada bien. La parte más ridícula es que en mi trabajo no tengo ese problema. Es muy frustrante ser eficiente en un:

área de la vida y tan

pero a éste paso nunca lo haré.

inútil en otra.' Me .gustaría casarme,

La vida de Ann estaba maldecida, peto no por fuerzas

extrañas y ocultas sino por una fuerza enterrada en sus pen-' samientos inconscientes. Cada vez que Ann seguía a al- guien que le gustaba, la fuerza daba un mensaje de conde- nación: "Nunca conseguirás lo que quieres; no lo mereces."

A fin de combatir esa silenciosa voz de inferioridad,

Ann

primero tenía que traerla a 'un plano consciente. Para

usar

un .concepto tornado de su. propia profesión,

ella no

podía reprogramar el mensaje hasta haberlo retirado de su. banco de memoria para exhibirlo como pensamiento cons- ciente, En otras palabras, para cambiarlo tenía primero que escucharlo.

La evaluación

de su relación recientemente fracasada

con Steven, fue un buen punto de partirla. Todavía frescas . en su <memoria persistían .una cantidad de conversaciones

penosas y desconcertantes.

tido, exactamente,

pero .sus intentos de lograr una comuni- -

cación significativa se habían producido en círculos vicio-

Ann y Steven no habían discu-

sos .

 

.

-N:o estoy seguro acerca de nuestra -relación

-decía

otras creo que el

casamiento sena una equrvocacion. -J.-o que tú en realidad quieres decir -decía

es que no me amas, ¿vetdad? Steven vacilaba. -No he dicho exactamente

trata, solamente, de que no estoy seguro quetú seas la mu-

eso. Se

Steven-. A veces quiero' que nos casemos;

.'.,

.

.

Ann-,

j er p_~a '!TI í.

. -Ann saltaba ante esa afirmación:

=Creo que lo que en

realidad estás diciendo, es que yo no soy lo suficientemente- mujer para ti. Steven era' un inseguro de sí mismo. Ese era su proble-

ma. Pero la silenciosa voz de inferioridad de Ann hacía que el problema de Steven fuera un problema de ella. Cuan- do él decía, "Creo que el casamiento sería una equivoca- ción", ella oía, subconscientemente: "Casarme contigo se- ría una equivocación." Cuando él decía "No estoy seguro de que tú seas la mujer para mí", la voz interior de ella de- cía: "Por supuesto que no está seguro. Porque tú no eres la mujer para nadie. " La silenciosa voz de la inferioridad de Ann también le decía cosas que nada tenían que ver con un hombre. "Tú no mereces ser feliz." "No deberías tratar de compe- tir en un mundo de hombres." "¿Por qué no puedes ser feliz con las cosas tal como están?" "Lo lamentarás cuando las cosas salgan mal." A medida que Ann aprendía a escuchar esta silencio- sa voz interior, se encontraba con una confusión creciente. Ahora parecía que había dos voces que discutían entre sí. Cuando la. voz de autoestima replicaba, "Oh, sí que lo merezco." Ann se sentía un poco grotesca escuchando esa guerra civil que se libraba dentro de su cabeza, pero a me- dida que la voz de la inferioridad era llevada al conocimien- to consciente, ella .podía neutralizarla mejor con la voz de la autoestima. La guerra civil psicológica es un síntoma clásico de las mujeres inmovilizadas por el Dilema de Wendy. La voz de la autoestima es el producto del pensamiento adulto y ra- cional, una voz de esperanza que mira al mundo y dice:

"Tengo todas las razones para creer que puedo convertir- me en lo que yo quiera." La voz de la inferioridad es el pro- dueto de un condicionamiento social previo: "Algo está mal en mí; no puedo hacer nada bien." La silenciosa voz de la inferioridad, habitualment.e se establece antes de la edad adulta. Esta es una de las ra- zones 'de que sea difícil escucharla. Es programada en .una etapa en que un niño carece de perspectiva para entenderla. Mamá decía: "No te preocupes de tener una educa- ción. Sólo' asegúrate de casarte con un hombre que pueda mantenerlos a ti y a tus hijos." Papá decía: "Tú eres mi princesita especial. Tú nunca . me desilusionarás."

La maestra

-

decía: "No, deberías hablar tan alto, Las

niñitas buenas no hacen esas cosas."

eres. Es

maravilloso c6mo te gusta la cocina."

ver que mi sobrina fa-

vorita sabe ser una señorita tranquila y silenciosa." .

tiene un lugar especial en su que sus mentes y sus cuerpos

pertenecen a sus maridos. " Elnovio decía: "Sé que realmente me quieres, porque te aseguras de que yo no me sienta frustrado." L'Os medios de, difusión' también desempeñan un papel

importante en este condicionamiento programado. La niña es bombardeada con mensajes audiovisuales que le dicen lo que a ella le gusta 'O le disgusta, desde 'cereales para el desayuno hasta cosméticos. Los mensajes morales también intervienen en esta programaci6n. "Buenas" amistades, sex~ "decoroso" y la conducta "correcta" todos son mostrados en formas subliminales. Cada uno de esos mensajes define un rol para lajoven- cita impresionable. La deducción tácita es: "Si no sigues esas líneas de orientación" eres mala y no serás apreciada." El mensaje 'de rechazo es claro, La separación y el aeand'Ono preocupan a todos los niños, a quienes el miedo lleva á acep- tar la definición de rol. Si se apartan de la conducta pres- cripta, corren el riesgo de no ser amados. Una vez programada dentro de la psiquis de una.rnujer, la sílenciosa voz de la inferioridad manifiesta una caracte- rística que la convierte en una fuerza especialmente destruc- tiva en la vida de una mujer.jes su cualidad de mantenerse a sí misma. ¿Cómo una persona puede permitir que conti- núe algo tan destructivo? La historia de Eleanor lo explica mejor.

años y estaba cautiva en la

trampa maternal. Como sucede habitualmente, Eleanor ha- bía tenido una dosis más que suficiente de desaliento y de- cepción. Ella sabía que debía hacer algunos cambios. Empe-

zó buscando

Tía Sarah decía:

"Vaya,

que niña adorable

'fío Charlie decía: "Me alegra

El ministro decía: "Dios reino para las niñas que saben

,

Eleanor tenía cuarenta

nuevas amistades. Se unió a un grupo de mu-

.

jeres de su iglesia. Allí conoció a Gina, quien se convirtió

rápidamente en su confidente más

Después de cada reunión, Eleanor y Gina tomaban café juntas para compartir sus sentimientos e intercambiar algo de chismograf'ía. Gina entendía los temores de Eleanor y hacía lo posible por dar consejos de amiga. Pero eso nunca parecía ayudar. Como Gina le-contó a otra amiga, "Eleanor

está convencida de que ella "no gusta a otras mujeres

del

grupo. Yo le- digo que se equivoca, pero ella siempre en- cuentra pruebas que apoyan sus sospechas. Si una de las se- , ñoras la ignora accidentalmente, Eleanor queda persuadida de que esa mujer no la estima. "Yo le digo que todo es pura imaginación suya, pero 'ella no se detiene a conversar sobre eso, Si no me muestro de acuerdo-con ella, se fastidia conmigo. No deja de decir:

'¿Por qué no les simpatizo?' Le digo que ella es una persona <, maravillosa y que ellas le tienen simpatía. Ella dice: 'No, no es cierto.' No puedo lograr que me crea. "Estamos llegando a un punto en que casi empiezo a detestar el estar con ella. Nuestras charlas están convirtién- dose en las sesiones de quejas de Eleanor. Creo que yo no puedo ayudarla más, pero temo decirle cualquier cosa. Creo que ella no quiere que nadie la estime." Gina había interpretado' mal las quejas de Eleanor. Eleanor deseaba ser estimada y querida por la gente con . tanta intensidad, que su desconfianza siempre la derrotaba. Ella no confiaba en que otra persona pudiera quererla. La voz de la inferioridad le decía que' ella, en realidad, no era querible; por lo tanto,-cualquiera que dijese que la quería debía de estarmintiencio. Sin quererlo, Gina cayó en la trampa de Eleanor. Le dio algo que sólo alimenta a la inferioridad: compasión. Eleanor había aprendido a manejarse con la inferiori- dad. Se consolaba a sí misma con palabras internas de auto- compasión. "Oh, pobre de mí. Vean lo que tengo que so- portar. Nadie está peor que yo," Este compadecerse de sí misma. reducía un poco el dolor causado por los senti- mientos de mferioridad. La autoestima negativa se sostiene a sí misma no sólo porque el cambio exige nuevas actitudes y conductas (y el cambio siempre es difícil), sino porque para logrado, una persona tiene que librarse de la autocornpasión. Y cuando la

autocompasíón pefsiste, la persona pierde el auteconsuele que hi· acompaña.: Arrojar lejos un tranquiH~ador mental y -enfrentar desprotegida los problemas. propios .es quizás una de las experiencias más atemorizadoras que puede tener un- ser humano. Para. una mujer atrapada en la compleja telara- ña de inseguridades y temores que constituyenel Dilema de Wendy, esta tarea se presenta nada menos que como digna de Hércules.

.'1:-

_

5

Controlando la imagen social

Wendy: No es para que lo diga una dama.

Las mujeres atrapadas por sentimientos de inferiori- dad caminan sobre huevos. Son extremadamente cuidadosas de ~o ofender a nadie. Las aterroriza el pensamiento de que pueden no gustarles a alguien. Por lo tanto, hacen lo posible por controlar su imagen social y creen que la aprobación de otros disipará de alguna manera sus sentimientos de inferio- ridad. Pero el efecto es precisamente el opuesto. Cada vez que estas mujeres tratan de meterse dentro del molde de la imagen y la semejanza de otra, sus sentimientos de inferiori- dad se fortifican. En efecto, ellas están diciéndose: "La yo ver- daderaes una persona mala. No puedo dejar que se muestre."

rostros. Es capaz

de presentar la reacción "apropiada" en el momento "apro-

Una Wendy es una persona de muchos

piado", complaciendo a otros y obteniendo, por consi-

guiente, respeto. Empero, son

definición de "apropiado".

demás, conquistará respeto de sí misma, Nunca da resultado.

otros los que controlan

la

Ella cree que agradando

a los

La búsqueda de aprobación es el elemento clave en el

control de la propia imagen social. La aprobación

persona hace que Wendy se sienta bien. Pero .corno .el sentirse bien está controlado por otra persona, la mujer está endeudada con la persona cuya aprobación busca. Le resulta casi imposible no tratar de complacer a esa persona. La aprobación de otra persona tiene un efecto aditivo sobre la. mujer inmadura. Domina temporariamente la voz interior de inferioridad, dándole a la mujer una sensación de

seguridad. Sin embargo,

la

mujer sabe la verdad: "La única razón por la cual me siento bien conmigo misma : es' que esa 'persona me aprecia." Debido a que la simpatía y la antipatía de una persona

cambian, la mujer se da cuenta

ridad es precaria. Pronto debe buscar una aprobación más amplia, proyectando la imagen social "correcta".

de otra

en algún nivel de conciencia,

de que su sensación de segu-

Una mujer con fuertes sentimientos

de inferioridad

tiene un enorme apetito de aprobación social. Su hábito

aditivo de complacer a otros exige una "dosis" regular de la

misma.

persona a complacer que nunca tiene tiempo de percatarse de que, en realidad, está huyendo de la desaprobación, tarea

eminentemente inútil.

Ella está tan ocupada

pensando

en la próxima

DISTANCIA PSICOLOGICA

"Distancia psicológica"

es un concepto

que intenta

explicar la sensación percibida de cercanía o alejamiento entre dos personas. Mientras más cerca 'se sienten dos perso- nas en la relación de una con la otra, menor es la distancia psicológica que existe entre ellas. A la inversa, cuanto mayor

es el alejamiento existente entre dos personas, mayor es la distancia psicológica. Cuando una Wendy busca aprobación, la intensidad de sus esfuerzos dependerá de la distancia

psicológica existente entre ella y la persona.cuya aprobación

. procura alcanzar. :

.

Si la 'distancia psicológica

es grande, tomo con Ia-cajera

.del slii:perme~eado, la Wendy puede noexpertmentar mucho deseo .de agradar: e El1 realidad, puede sentirse -tranquila,

.relajada con- la cajera -y, es triste decirlo, ser más ellamisma 'que. con .cualquier otra, persona con que se encuentre.

psicológica es moderada, como con su

compañero-de tenis o de trabajo, la mujer puede 'mantener

. la' imagen social "correcta" 'con' un. mínimo de esfuerzo. Puede sentirse preocupada por la desaprobación, pero pro- bablemente evitará la incomodidad, proyectando' una ima- gen que' prometa alabanzas y reconocimiento.

"Si la distancia

, .Si la ddstancia psicológica es escasa,' como, con su mari- do, su padre-o .su amante,Ja mujer experimentará el grado

más alto de aprensión

bus~a la.imagen ';'correcta" que debe proyectar. Probable- mente, su nerviosismo le hará decir o-hacer cosas inapropia-

Su tensión aumentará mientras ella

das, por lo. que sentirá que finalmente caerá sobre ella la

Ella no puede ganar. Mientras más se em-

desaprobación.

peñe, 'mayor- será el riesgo de desaprobación que correrá.

LEYENDO INDICIOS

",X

Una Wendy puede entrar en una fiesta-y, a los pocos

minutos, "leer"

en una experta en observación

no verbal. Las miradas -de-un -hornbre guapo pueden signifi-

car algo enteramente

del -lenguaje

Se convierte

los indicios que emanan de los invitados.

diferente

de 'las de un hombre' de

aspecto corriente o las de una mujer. Las risitas, las carcaja-

muecas despectivas.y su secuencia yduración, todas

tienen sígnificados

reacciones

control-de imagen:

'das Ias

especiales.

La mujer ha calculado .sus

en

a la luz de sus pasados

éxitos y fracasos

" - Generalmente

es- más fácil manejarse con multitudes

grand-es que con grupos pequeños. Con más personas y más

dinámica social, es más fácil encontrar alguien' cuya apro-

grande; la' mujer

bación

pueda ganarse. -En una reunión

puede dividir la habitación en cuadrantes y obtener apro- bación de a un cuadrante por vez. Los grupos pequeños nq permiten este lujo.

por lo

general, acierta más de lo que yerra en su lectura de indicios sociales. Sin embargo, nunca sabe con certeza cuándo puede estar interpretando equivocadamente un indicio. Por lo tanto, no .importa el tamaño de la reunión, se encuentra en un estado- dé incertidumbre constante.

La .controladora

de imagen experimentada,

Una mujer que sea hipersensible

a la crítica

social,

reconocerá el orden de jerarquías en cualquier reunión. Las

que las

informales.

concentrar sus esfuerzos donde obtenga la promesa o la

recompensa más grandes. Una vez que ella decide ignorar a

alguien, lóvhace

descubre que se ha

orden de jerarquías, se disculpará ad nauseam con la persona que quizá: ni siquiera advirtió que la ignoraban. Se podría suponer que una Wendy prefiere evitar en lo posible las multitudes. Pero sucede lo contrario. Ella debe conseguir su "dosis" de aprobación de los-demás, y llegará

del

reuniones formales son más fáciles de interpretar

.Su conocimiento de las jerarquías le permite

en un estilo convincente.

Si más tarde

equivocado en su interpretación

al límite para lograrlo. Para 'garantizar su éxito, permanecerá

confía en poder leer los

indicios, en hacer una evaluación acertada de categorías, y en decir o hacer lo "correcto" en el momento adecuado.

cerca de caras conocidas, donde

TACTICAS PARA COMPLACER

La mujer consciente dela imagen social tiene una reser-

va de tácticas para complacer, a las que puede echar mano

para satisfacer 'las diagnóstico de un

cial, la evaluación que una Wendy hace del potencial de

aprobación de una reunión, la lleva a implementar tácticas para complacer planificadas previamente.

un hombre

tímido recibirá un suave aliento. La esposa del presidente

expectativas de los demás

Así cQWo el .

médico sugiere un tratamiento en espe-

Un hombre hosco necesita compasión;

I

'del directorio se sentirá una reina oyendo súplicas solícitas y humildes. Un hombre gruñón recibirá una risita. Un hombre

. Como puede verse, la mayoría de las tácticas para com- placer están reservadas para los varones. Cuando una Wendy trata de complacer a los varones, no quiere necesariamente

de edad y distinguido. recibirá homenaje.

decir que está flirteando con ellos. Con mucha frecuencia,

ella está

una hija trataría

exactamente eso lo que está haciendo.

tratando de 'complacerlos, en la misma forma que

de complacer

a su padre. En realidad, es

DECIR NO ESTIMULA EL SENTIMIENTO DE CULPA

. La mujer

dedicada

a controlar

su imagen social se

entrega a la tarea hasta quedar agotada. Llegará hasta casi

cualquier extremo

de que un no dará como resultado la desaprobación.

a fin de evitar decir que no. Está 'segura

Culpará

a otro

de su imposibilidad

de hacer algo.

Inventará una excusa endeble antes de rechazar una invita- ción. Puede fingir 'una enfermedad como razón de su ne- gativa. Si la invitación viene de alguien cuya aprobación ella

~ desea desesperadamente, puede, en realidad, enfermarse

como resultado de su exagerada aprensión.

PERDIDA 'DE IDENTIDAD

Hemos visto cómo el deseo de controlar

su imagen so-

cial priva a. Wendy de su identidad. No puede enorgullecerse del hecho de que se vende para obtener su próxima "dosis" de aprobación. Si el control de imagen es monumentalmente

importante para ella, se mirará al espejo y verá

nada más

que un reflejo sonas.

de las demandas y preferencias de

otras per-

La mujer

que ha perdido su identidad

(o que nunca la

encontró) será difícil de conocer. Durante la fase de cortejo

de una relación, ella puede presentar una gran fachada de competencia y conocimiento de sí misma. Pero a medida que la relación se profundiza y la vulnerabilidad- se vuelve

una realidad, su fachada puede resquebrajarse y sale a la superficie su actitud de "No quién soy". Es entonces cuando su capacidad de controlar su imagen social se hará pedazos.

FICCIONDE PODER

La mujer que se dedica a controlar su. imagen social, cree poseer poderes mágicos. Se' comporta como si tuviese la capacidad de "hacer" que otras personas piensen de un modo determinado. "Controlando mi conducta,' yo tengo el poder de obtener aprobación y evitar la desaprobación. Puedo hacer que la gente guste de mí; más importante aun, puedo hacer que ellos no me desaprueben." Esta ficción de poder le viene a la mujer desde su in- fancia. Ella aprendió a creer en esa noción irracional com- placiendo a sus padres y evitando, de ese modo, el rechazo de ellos. Durante sus primeros años, este poder del ego tan

irrealista la ayudó a sentirse bien consigo misma. alelando el temor. En sus años de adulta, amenaza con privarla de toda posibilidad de felicidad. Por lo tanto, aunque en el pasado fue crucial para su supervivencia, en el presente puede des-

truirla.

.

,

'. El señuelo:

»:

, ,

.

.Un hombre Peter.Pan

Wendy; ven conmigo.' ' Oh, Pe ter, no debo. Piensa en mi madre. e • A demás, no sé volar. Pe ter: Yo te enseñaré. Wendy:· Qué hermoso, volar. Peter: Wendy, cuando estás durmiendo en tu es- túpida cama, podrías estar volando conmigo, diciéndoles cosas divertidas a las estrellas. Wendy, cómo te respeta- riamos todos.

Si algunas de las.actitudes y conductas esbozadas en los

tres últimos capítulos le suenan

desear hacer el test ácido. Es-decir, mirarse duramente usted

conocidas.

.usted ~podría

-

.

mentirás que él se dice a sí mismo. Lasvacías promesas de él son el señuelo. Usted lo toma porque cree que haciendo de

madre, resólverá sus propios. problemas»

. Cuando le 'pidoque se mire usted -misrnaa través-de los

ojos del: hombre

al que ama, no estoy. diciendo

que, de.

alguna manera, usted" es una extensión

existir .como una entidad separada. Más bien, me estoy refiriendo al antiguo adagio: "Dime con quién andas y te

diré quién eres." Si usted anda con un Peter Pan, existe-una" marcada probabilidad de que, en un grado u otro, usted esté

de madre a él: Esto no quiere decir que usted sea

de él, incapaz de

haciéndole

una víctima pasiva de 'los caprichos-de-él, En. realidad , indica

que, -al tiempo que usted, se.permite ser para él una sierva,

usted está consiguiendo propia vida.' Analizando

podrá lograr ese destello de perspicacia tan necesario cuando - usted está cautiva de una trampa psicológica y no lo sabe.

una sensación .de control sobre su cuidadosamente la conducta de .él,·

a

conductas de unhombre.Peter Pan. Lea cada descripción y

decida si se aplica al hombre de su vida. Cada una que.sea

aplicable es una. pieza

a usted a la trampa del r61 maternal de Wendy.·

Las diez descripciones

siguientes corresponden

de. señuelo más que. sirve-para atraerla

NO ES DE FIAR

.'

El es, encantador

e ingenioso. al comienzo -de una

relación, 'pero a medida. que la vida' se- vuelve. aburrida gravosa, tiende a desaparecer.; justamente cuando usted más lo necesita

o

REBELDE

El ve los pedidos de usted como exigencias y encuentra numerosas formas de' resistirse o rebelarse contra ellas. La

dilación y ~1 olvido son formas pasivas en 'las que él se '

.rebela. El chantaje emocional es una fonna más activa.

IRACUNDO

A menudo, cuando se siente frustrado, recurre a accesos de cólera. Casi está buscando una discusión a fin de ventilar su ira. A menudo, la cólera aumenta paralelamente con el consumo de alcohol.

INDEFENSO

Parece tener problemas que no puede manejar. A veces, la vida parece abrumarlo, y usted se siente impulsada a ayu- darlo con problemas que él debería ser, capaz de resolver solo.

NARCISISTA

El tiene dificultad para pensar en otras personas, además de sí mismo. Su falta de empatía le prohíbe "poner- se en el lugar de otros". No entiende por qué usted se. altera y tampoco trata de comprender.

DIGNO DE COMPASION

Hace pucheros, se enfurruña y exhibe de otras maneras una debilidad que apela directamente a los instintos ma- ternales de usted. Se queja de que nunca se divierte, pero no parece dispuesto a hacer otra cosa que no sea quejarse de eso.

TIENE SENTIMIENTOS DE CULPA

Se manifiesta arrepentido acerca de su relación con el

padre y la madre, especialmente el primero. Mientras

expresa resentimiento hacia su madre, exhibe una añoranza

especial de intimidad con su padre.

.

~

DEPENDIENTE

Aunque usted le dedica a menudo consideración .especial, él nunca parece retribuírselo. Responderá a las necesidades de usted, pero sólo después que usted se haya quejado de su indiferencia.

MANIPULADOR

Usted nunca sabe con certeza si él está siendo sincero o si sólo está diciendo algo a fin de conseguir que usted haga algo. Parece el perfecto embaucador.

RESERVADO

Hay en él algo que a usted la desconcierta continua- mente. Su aspecto de "muchachito" puede ser maravi- llosamente juguetón y amoroso, pero cuando usted trata de tocar esa gentil parte de él, la misma ha desaparecido. Si usted le pregunta sobre eso, lo} sentimientos de él se con- vierten en piedra.

Si alguna de las descripciones que acaba de leer le suenan conocidas, usted puede estar unida a un Peter Pan, cuya falta de crecimiento hace salir a la superficie los más fuertes de sus inapropiados instintos maternales. Así como un hombre no- puede ser siempre una víctima del Síndrome de Peter Pan sin tener una Wendy en su vida, una mujer

cautiva de la trama de Wendy, muy probablemente está casada, o vive, o sale con un Peter Pan. Los capítulos siguientes exploran en detalle diversas formas de ejercicio írrapropíado de los instintos maternales, o sea lo que yo llamo las respuestas de Wendy.

J

"PARTE

111

LA TRAMPA SE CIERRA

Una mujer atrapada en la trampa de Wendy exhibe conductas que sugieren que ella está representando el papel de madre. A estas conductas, yo "las llamo respuestas de Wendy y las he agrupado en ocho categorías:

,

Negación - "Estas cosas no están sucediendo." Sobreproteccion .: :'EI no puede arreglárselas sin mí." Posesividad - "Yo no puedo arreglármelas sin él. " " Quejas - "Esto ha llegado demasiado lejos." Juicio - "Lo resolveré diciéndole lo que tiene que hacer." Martirio - "Lo resolveré sacrificándome más." Castigo - "Lo resolveré haciendo que él empiece a mostrar progresos." Tocando fondo - "No puedo resolverlo. Renuncio."

Las respuestas de. Wendy suelen desarrollarse en se- cuencia. Cuando las mujeres se sienten frustradas por la inefecrividad de la negación. tienden a deslizarse hacia la sobreprotección. La posesividad. las quejas. el juicio. el martirio y el castigo suceden en reacción a una continua búsqueda de una solución. El tocar fondo puede ocurrir en cualquier punto de la secuencia. Las respuestas también tienen una naturaleza conco- mitante, en que una mujer puede exhibir varias de las res-

puestas dentro de una situación dada

que usted y su compañero discuten acerca de concurrir a una fiesta; él quiere ir y usted no. Usted le aplica calificati-

vos desagradables (castigo verbal), le reprocha que no pase con usted suficiente tiempo en privado (queja y posesivi- dad), y después siente lástima de usted misma (martirio) cuando finalmente decide ir, fingiendo que todo el tiempo tuvo gimas de ir (negación). Las respuestas tienen una naturaleza superpuesta. Si una mujer niega que su hombre es demasiado exigente en cuestiones sexuales, uno podría decir que ella también está protegiéndolo de una confrontación sobre actitudes sexua- les. Si una mujer está quejándose constantemente de las ine- quidades de su relación, esas quejas pueden tomar fácilmen- te el carácter de martirio. Cuando estudie las respuestas de Wendy, recuerde que éste es un análisis tipo libro de texto. Raro es el caso en que una mujer exhibe todas las respuestas. Yo he extraído mis conclusiones de años de observación de muchas mujeres. Preste atención al Capítulo 14. Reconocer respuestas que pueden reflejar el toque de .fondo puede ser crucial para su solución del Dilema de Wendy. La .buena noticia de tocar fondo es que desde allí, hay solamente un lugar adónde ir.

Por ejemplo, digamos

7

Negación

"No entiendo por qué mi marido es tan cruel conmigo. El gana mucho dinero y dice' que me ama. Pero, caray, puede ser muy mezquino. Supongo que -se debe a que trabaja tanto."

,

Todas ustedes están familiarizadas con la clásica imagen de tres figuras, una con las manos sobre los oídos,

otra con las manos sobre los ojos y la tercera con las manos sobre la boca. El epígrafe-dice: "No oigas el mal, no veas el

mal, no

blemas, está definiendo una de las respuestas de Wendy más comunes: negación. "No oír-problemas, no ver proble- mas, no mencionar problemas." .- Las mujeres que usan la negación en la relación con sus compañeros están eludiendo sus sentimentos y, básica-

digas el mal." Si usted cambia el mal por los pro- .

mente. están dejando pasar una oportunidad (le cambiar sus vidas. He aquí algunos ejemplos de cómo emerge la negación como una respuesta de Wendy. Una mujer ignora el egoísmo de su compañero (mi dinero, mi automóvil, mis amigos). Disculpa con un pretexto el continuo mal humor de él ("Está disgustado con su madre"). Se dice continuarnente a sí misma lo mucho que él la ama, aunque él continúe siendo insensible para con las necesidades de ella.

Se considera afortunada cuando lo puede ver, dados los programas de recreación y de. trabajo que él ha establecido para sí mismo.

Dice: "El es un gran

tipo. Me deja hacer todo 10 que

yo quiero", sin advertir la subordinación implícita en esa

afirmación.

Ella sabe que algo está mal, pero encuentra una forma de restarle importancia.

La cita con que se inicia el presente capítulo viene de una tal Sissy, de treinta y cuatro años de edad. Ella sabía que algo andaba mal.' Sentía la crueldad y la mezquindad de su compañero. Miró a su alrededor en busca de una

. razón, y finalmente decidió que él estaba trabajando dema-.

siado.

Nunca se le ocurrió que él era cruel con ella porque

había un .problema en su relación. Quizás era culpa de él, o de ella, o más probablemente, de los' dos. Pero la culpa no podía ser determinada o el problema resuelto hasta que alguien admitiese que había un problema. El marido de Sissy era totalmente indiferente al estado emocional de su. matrimonio. Si Sissy no hubiera tratado de hacer algo acerca de los problemas de ambos, él nunca hu- . biese considerado la necesidad o la posibilidad de un cam-

bio. Desafortunadamente, aunque Sissy sentía que algo an- daba mal, usaba la negación para bloquear una admisión abierta. La negación frustra a los demás porque un problema se mostrará o parecerá evidente, y sin embargo la persona no puede verlo. La negación a menudo comienza como un pasar selectivamente por alto las cosas. He aquí cómo la hermana de una negadora describía su frustración:

"Le digo a mi hermana

que enfrente la realidad

su marido es un estúpido.

El nunca me gustó, sobre todo

por la forma en que la trata a ella. Pero ella no quiere ad-

mitirlo. Hablo hasta quedar afónica, diciendo

misma cosa. Y ella siempre

'Todo andaría

siempre la

me da la misma respuesta:

más _tiempo

muy bien si sólo pasáramos

juntos.' Entonces, yo termino gritándole. Caray,

ella me

pone furiosa. Pese a que es un! muchacha puede ser una estúpida."

lista, también

La negadora

no está Ioca

Desde luego

no ve muy

claramente

la realidad. Pero es una omisión

de elección,

el resultado. de un mecanismo psicológico conocido como bloqueo: "No quiero verlo porque me causará dolor." Esta decisión es tomada a un nivel bajo de conocimiento cons- ciente, pero no o bstante ello es una elección, Podría llamár-

sela una decisión que no se decide,

La negación de Sissy era tan insidiosa que se extendía

hacia otra respuesta de Wendy, la sobreprotección.

acostumbrada a que

ba de atender y servir a su marido

Rápida para inventar excusas para su compañero,

Estaba

siempre con ella y no duda-

contaran

sobre manos y rodillas.

hasta se

de parte' de 'él cuando- explicaba por 'qué él era in-

ponía

sensible con las necesidades -de ella. Puede oírse la sobre- protección ~en la reacción de S-issy a una confrontación sobre la crueldad de su compañero.

"En realidad, no es esa su intención.

Si él supiera que

realmente me cau~a dolor, se detendría. Si ustedes supieran cómo es él interiormente, comprenderían. A él no le gusta'

que nuestros problemas

que nosotros mismos podemos m'ánejarlos. Dice que yo me

altero demasiado

Yo estoy se-

gura de que él tiene razón. El dice que nuestros problemas

no son diferentes de los de cualquier otro matrimonio.

realidad, yo no debería decir nada malo de él a sus espaldas. En verdad, es un gran tipo."

sean llevados fuera de . casa. Dice

acerca de cosas pequeñas,

En

Esta- reacción

es típica de la negadora. Ella estaba

engañándose a sí misma. Su corazón estaba en el lugar co-

rrecto, y sus intenciones eran buenas. y es difícil encontrar

culpabilidad

en alguien que sólo está tratando

de seguir

adelante.

Pero allí está la contradicción. Una negación de Wendy es una expresión de falsa fortaleza. "Yo no tengo miedo; miren lo fuerte, brillante y comprensiva que soy. En reali- dad, soy lo bastante' crecida y puedo 'enfrentar mis decep- ciones como una persona adulta." Esas son las palabras con que una negadora evita resolver sus necesidades de depen- dencia. Algunos psicólogos -llaman a esto una formación de reacción, 'un mecanismo con el cual una persona. oculta O cubre un temor yendo al extremo. opuesto. "Yo soy fuer-

te, valiente, y no siento dolor." Esta formación de reacción niega y disfraza el dolor interior. En algunos casos, puede llevar a nuevas complicaciones, de las cuales una de las peores es el perfeccionismo. Cuando interrogamos a la mujer citada más arriba acerca de las tendencias perfeccionistas de la hermana, ella replicó con un reconocimiento instantáneo:

"Yo diría que ella es una perfeccionista. Todo tiene

bien, pero en realidad nunca lo está. Juro que

que estar

si dejo caer una ceniza de mi cigarrillo en uno de sus ceni-

ceros, a ella le es casi imposible sentarse a conversar conmi- go sin limpiar antes ese cenicero. Una podría comer en el suelo de su cocina, y sus chicos parecen recién salidos de un anuncio de ropa para niños. Realmente, me pone nerviosa estar cerca de ella."

A menudo, la negadora siente que si trabaja con el

empeño suficiente y se aferra a su objetivo de perfección, sus problemas desaparecerán. Con mucha frecuencia, mien- tras más fuerte sea su compulsión hacia la perfección, más grartde será su dolor interior.

Si la negativa tiene éxito, puede continuar durante

años. Quizá hasta durante toda la vida. Muchas mujeres de alrededor de cincuenta y cinco a sesenta y cinco años, son tan cabales en su negación que hay poca, si es que hay alguna, esperanza de que alguna vez confronten sus verda-

deros sentimientos. Veamos lo engañoso que puede ser un sistema de negación perfeccionado. "He tenido una vida maravillosa. He estado casada con el mismo hombre maravilloso más de treinta y siete años. Nunca me he quejado por no estar primera en su vida.

S"', trabajo es muy importante y él ha sido

tremendamente

exitoso. Nunca me ha faltado 'nada. Yo sé que él me ama,

sin exigirle

nada; eso es verdadero amor. Nunca pido nada a cambio. Eso fue lo que dije en mis votos matrimoniales y los he cum- plido al pie de la letra. Una se siente bien al 'dar amor; esa es la misión de una mujer." Lágrimas de tristeza, brillaban en los ojos de esta mujer mientras ella daba testimonio de la futilidad del amor unila- teral. Se hubiera podido suponer que ella tenía un martirio considerable sepultado debajo de su negación, pero no era ese el caso. Ella, simplemente, había renunciado a esperar amor en retribución y había usado la negación para vivir .con el dolor. Simplemente, ella no trataba de 'superar el Dilema de Wendy.

no es necesario que me lo diga. y: yo lo amo

La vida de Sissy es un ejemplo trágico de lo que puede sucederle a una negadora/sobreprotectora cuando insiste en el camino de ceguera selectiva. Al tratar de dejar afue~ al dolor de no recibir amor en retribución,' Sissy estaba dejan- do afuera un resabio de dolor que venía desde su infancia. La negativa le daba la capacidad de excluir tanto- a su presente como a su pasado. El sistema, de negativa de Sissy, evidentemente, no era perfecto. A ella le avergonzaba admitir' que muchas noches lloraba hasta quedarse dormida, sin siquiera sa- ber por qué. A menudo le resultaba difícil levantarse por la mañana, y se sentía llena de sentimientos de culpa cada, vez que deseaba que su marido fuese más bueno o amable con ella. Cuando la interrogaban sobre su vida fuera

del hogar, Sissy revelaba la existencia

de problemas

serios. -Me gusta salir con las chicas. Juego al bowling o a las cartas, y después del trabajo voy a tomar una copa. En casa nunca bebo, sólo lo hago cuando salgo. Resístió las preguntas sobre su conducta alcohólica, negando que tuviera un problema. Fue necesaria una con- , frontación llena de tacto para descubrir que tomaba varias copas (las suficientes para darle una sensación de livian- dad) cada vez que salía con las chicas. Fue necesario un interrogatorio todavía más cuidadoso para descubrir que,

!;

habitualmente. salía "co-n las chicas" cuatro o circo noches a la semana. Sissy estaba Ileuando al final de la cuerda. Aunque esta es una .situacióu triste, puede obligar a la negadora a hacer algo respecto de su vida. En demasiados casos, sin em- 'bargo, sólo aumenta la fuerza de la negación. Se pedría decir que dentro de la negadora hay una voz que clama de- sesperada por paz interior. Este grito particular puede ori- ginarse profundamente dentro del proceso inconsciente, pero se expresa en símbolos que aparecen en la realidad cotidiana .

. "Una "negadora que estaba tocando fondo expresó su

"problema" con un simbolismo difícil de entender. Dijo

que su temor parecía bastante sencillo, pero el simbolismo detrás del mismo sugería que era otra la verdadera causa. Veamos si usted puede descifrar el temor simbólico, conte- nido en su descripción del "problema".

Me

pongo nerviosa de sólo pensar en sacar mi automóvil del

garaje en reversa. Me tranquilizo pensando que sé conducir bien, pero me lleva un momento. Puedo llegar a mi desti-

"Me es sumamente difícil ir a cualquier parte.

no mientras

sobre' nivel. ¿Sabe usted cuántos puentes y pasos sobre nivel hay en el mundo? Millares; y yo parezco tener que cruzarlos a todos. No puedo soportarlo. "Cuando tengo que pasar necesariamente por uno, creo que voy a desmayarme. A veces, creo que nunca de- bería conducir automóviles. Todo lo que pienso es que no hay nada debajo de mí que me sostenga. "Después que paso sobre un puente, mis manos que-

no tenga que' cruzar ningún puente o paso

d~n sudorosas y siento frío en la espalda. Parece pasar una eternidad hasta que otra vez puedo pensar cotrectamente. En realidad, debería hacerme hipnotizar a fin de librarme deese miedo." La mujer, en realidad no sentía miedo de pasar sobre

, los

puentes. Su reacción de temor era real (palmas sudadas,

escalofríos), pero la causa no era la que parecía ser. Escu- che atentamente una oración y piénselo. "Todo 10 que pienso es que no hay nada debajo de 'mí que me sostenga."

Hay dos puntos importantes a descubrir en el simbo-

llsmo d""eesta~ñtuj~r~'frin1ero: a-ella se.Ié ;~-apa la' realidad- .que . tiene , .dfrectamente adelante: Tiene. necesidades ~~e dependencia no resueltas v: busca fuera desí misma la res-. puesta: Segundo; las negadoras a 'm~núdo- esperan .Una selu- don r~pida de s~s p~obllmúis, El hipilptismo e~ 'un ~buen - ejemplo 'de. una. sohición externamente controlada, que no da. resultado con. temores símbólícos, (Las píldoras 'son '

'.

.'

otra')

~. ,~No_t;da la negació1-~seoculta tras ~~ simbolÍs~o con- fuso.~ A veces, la preoc~pación consciente refleja una añr-. , maGÍó~'r.~lativamerite cIMa del problema real. He" aquí u~ - problema tfpicó;,expl:esado con un mí~imo de simbolismo.

" ~'".

.'

_;

-"

,

'0

"Estoy- {mamorad_a_de' u-n hombre

casado.

.El dice,

que me ama y está planeando' obtener el

divorcio.

.Sé que

este es· un momento mpy difícil .para él y que necesita

todo ~l amor y la comprensión que yo pueda darle. Cuan- do las .cosas en su hogar andan realmente mal, él viene y se qu-eda conmigo. Pero 110- bien las cosas empiezan a mejorar, regresa .a su hogar, junto "a su esposa. Eso duele de veras. Siento como 'que me están usando. y no me gusta esa sen-

sación: Quiero aprender a ayudarlo. "

, Esta mujer está negando un .hecho bastante claro.'

El hombre está üsánd~la. Ella. está, acertada en su evaluá-,

.la 'con-

cíón 'de la conducta de él. Pero en

ciencia, teme admitir la verdad. Su temor a perderlo pro- bablemente, sería la primera GO~ queella admitiría si ha-, blara con unterapeuta hábil; Pero ni siquiera esa es-la ver~ dad. Si ella hiciera frente a su, negación.ien primerlugar de- , beríaadmitir que 'sólo está fmgiendo tenerlo a él:

algún nivel

-de.

. La negación .se 'da, :e,n cíerto geado en todas las muje:-

res que

quiatras - y psicólogos creen que, una mayoría dé personas usan .este -mepatiisnio de .clefen~ para ocultar: a su' mente conscfe~te alguna ,verdaq .desagradable. La negación es ta_n habitual en 'las vidas de muchas personas que se le da por, descontada y no sela v~como- un concepto negativ? 'uno de mis profesores en la escuela para graduados decía esto acerca de la popularidad y del tratamiento de la negación, "Todas las personas tienen una partede, verdad que desean negai-"Como ,terJlpeuta,,,~unodebe enfrentar la .nega-

les hacen de 'madres. a SÍts hombres. Muéhos psi-

61 -

.

.: , ción con suavidad pero con firmeza. hasta que el paciente · recottoz ca su proceso inconsciente. "Sin embargo. si el paciente o la paciente niega que puede estar atrapado en la negación, uno debe recoger sus tarjetas de Rorschach e irse a casa, pues no tiene nin- guna posibilidad." La negación es también la primera respuesta 'de Wendy que' se usa y la última que se abandona. Tiene un poder milagroso para permanecer (recordar la mujer de sesenta años). Y más allá de su popularidad, está su simplicidad:

"No quiero pensar en ello, por lo tanto no lo pensaré." Cuando uno lo piensa, es una característica bastante asom- .'< brosa del órgano similar a una computadora que llevamos

' ·.~~sobre.ñúes.troshombros. La negación no es sólo popular y sencilla, sino que

es bastante peligrosa. El peligro de la negación yace

en su aparente carácter inofensivo. Es fácil creer que algo tan sencillo no puede causar mucho daño. Empero, la sim- plicidad de negar la verdad rápidamente puede desarrollar tentáculos que se estiran y ahogan hasta quitarles la respi- . ración a muchos aspectos significativos de la' vida de uno.

. también

~.

Esta negación suena bastante inofensiva:

_"N o me hace ningún bien pensar en la actitud de él.

.;:·:·_::·:··:.:::·tEstoY:··iri~ch()mejor si le dejo que haga lo suyo. Final-

< ,:., -::

.

.

':::

mente, él superará lo que fuere que le esté molestando. Muy pronto, se enmendará. No puedo perder tiempo pre- guntándome con qué saldrá él a continuación." La negación de esta mujer está creando una distancia psicológica entre ella y su hombre. Si esa distancia conti-

·

núa creciendo, ella tendrá que aumentar la fuerza de su . negación a fin de manejar el dolor generado por el cre- ciente distanciamiento. Si no se le presta atención, esa negación, y la distancia psicológica resultante, seguirán una escalada hasta el punto en que el amor será seriamen- te dañado. Lo que pudo comenzar como un simple acto de evitar la verdad, probablemente acabará en una relación

·

resquebrajada llena de interminables acusaciones y de insi- diosa amargura. La negación, habitualmente, es un proceso incons- ciente. Sin embargo, no siempre es encubierta. Aunque. la

negadora pueda no percatarse de que eludiendo la verdad

sólo conseguirá aumentar

en realidad

no

dría considerársela negación militante. Cuando- ocurre esta negación, uno se pregunta si el amor ya no está muerto. Juzgue usted misma. "No veo futuro alguno en pensar en mis problemas. Tengo mi casa, mis chicos, y él me da el cheque de su sa- lario. Lo pasamos bien juntos una o dos veces al mes. Y

cuando él se comporta

que salga o que vaya a beber con sus amigos y me deje tran-

quila. El lo hace y yo me quedo en casa, sentada leyendo. Da muy buen resultado!' La negación de esta mujer contiene fuertes, corrien~'~."

tes subterráneas d'e' resentimiento y amargura. 'No- sóh)';elfa: ,"',:,',~"''':,:'

está negando la' forma en que la trata su compañero, sino: - que también trata -de esconderse de su propio dolor. Es una candidata especial para un romance extraconyugal, Si _ep:-

cuentra un hombre. que le muestre

quererse, probablemente mirar atrás.

o intensificar sus problemas,

puede percibir su negación y, sencillamente,

A este tipo de negación po-

darle ninguna importancia.

como un niño malcriado,

yo le digo

:' ,

.

la belleza de amar,s~~~y ,!

a_ 'su marido iIn~:~

ella abandonará

.'

/

8

Sobreprotecci6n

9. "En realidad, no debería enfadarme con él; él es un encanto. Pero tendrian que ver lo que hace con mi cocina cuando trata de prepararse algo de comer. Juro que él se moriría de hambre si a mí llegara a pasarme algo. j,

La sobreprotección

es la respuesta de Wendy más co-

mún. Contiene un elemento de negación, pero es mucho

más. La mujer ve las debilidades

ciosas y divertidas mientras

proceder así, se protege a sí misma de tener que enfren-

de su hombre como gra-

de ellas. Al

que lo protege

. tarse con sus propias debilidades. En su confusión, convierte

la infantil torpeza

pensable. He. aquí algunos ejemplos de respuestas sobreprotec- toras de Wendy:

de él en una razón para hacerse indis-

Una mujer presenta. a sus amistades

Una

malos

por la conducta de él.

esposa se incomoda

que esperar

modales de' su compañero

excusas por los-e y se disculpa

para que su marido no tenga

arregla, sin decir:

la cena. También

_ nada el desorden que deja él, pues no quiere ha- cerlo alte-rar. Una mujer, en una fiesta, aparta una copa de su corn- _ pañero. , Esconde "bocados especiales para que él , no los coma de una sola vez.

Le deja notas escritas a fin de que él no olvide hacer cosas que soncimportantes para él (cobrar el che- e que de su salario, por ejemplo) .

. ' Una mujer

llega a actitudes

extremas

niños no "molesten" al padre.

para que los

, Nada de .malo tiene proteger

a su compañero.

La pro-

tección fluye naturalmente

desde el amor. Pero cuando la

protección es excesiva, seguramente aparecerán problemas. Escuchamos a una mujer cuyas afirmaciones no sugieren una respuesta de Wendy. "Me gusta prepararle la cena, frotarle la espalda y hacer pequefias cosas que a él lo ponen contento. Y me siento segura 'sabiendo que, cuando yo esté enferma o cansada, él hará las mismas cosas por mí." Comparemos esa afirmación con esta otra, de una mu- 'jer que cree que está sirviendo a su hombre de la misma for-

ma.

"Cuando él está enfermo, me necesita de veras.' Puede ponerse como' un bebé. Gime y se queja; es tan amoroso. Pero cuando yo me enfermo, lo mataría. El sigue esperando que yo me levante de la cama y le prepare la comida. A ve- ces, creo que es' peor que una criatura. "

l'

. El ingrediente ~esencial presente en la primera declara-

ción, pero ausente en la segunda, es la reciprocidad.

mera mujer Silbe que recibirá consideración especial, de

modo que se siente feliz sirviendo a .su.hombre. La segunda

.está acostumbrada

le retribuyó en la misma forma. La primera mujer es la corn-

La pri-

a servir a su compañero,

pero nunca él

i

.

71

".,

.'"'.pañera.y amiga. de confianza de su hombre: la segunda. es

'lamadre de su hombre.

.

. Con el conocimiento anticipado .de la reciprocidad •.

· _un~ mujer 'que sirve y protege a su hombre es libre de

de la prime-

ra mujer. A ella "le gusta" hacer cosas para su compañero, y uno tiene .la impresión de que a él le gusta retribuir los favores de ell~.· Es para ella un .placer protegerlo según su

· capacidad.

, ,~ , .La segunda mujer sabe que, probablemente, no recibi-'. F~ ningún favor en retribución, En. sus palabras hay una no- ta de. resentimiento. Su hombre puede decir que la ama, pero no 10 demuestra en todas las pequeñas formas que tan- to cuentan. Si esta mujer fuera a convertirse en una Wendy

· hacerlo.' Esto: queda reflejado en la declaración

,"

quejosa, expresaría su disgusto. por la falta de reciprocidad .' directamente a su hombre. Si él fuera insensible a las nece- sidades de ella, se resentiría ante esas quejas. Si los lamentos

.continu aran , intentaría ap.aciguarla dándole algún objeto

material, cuyo precio reflejaría la magnitud de las quejas

de' ella, Las cosas materiales, sin embargo, no son ejemplos

yo, quiero decir por reciprocidad en especie los presentes del. mundo no pueden compensar.

·la falta de' reciprocidad. Una mujer que acepta regalos como "lo mejor que puede hacer mi hombre" se sentirá con- fundida por el aumento del resentimiento y la amargura

· dentro de ella. Hasta podría sentirse culpable por no estar

agradecida. Sin em-bargo, ella está sintiendo, sencillamente, una expectativa normal: ella quiere que el dinero salido de

Un

: de lo que Todos

la billetera refleje un pensamiento salido del corazón

hombre que ve a su mujer como "un grano en el trasero"

· cree que puede borrar el dolor de sus posaderas sacando su billetera. . " Cuando falta .la reciprocidad, la protección puede fá-

· cilmente volverse excesiva. Hay una diferencia del día a la . . noche entre protección, y sobreprotección, Para. verla, con- ~sid'eremós Un problema que se presenta en muchas relacio- .nes: la madre de él. "Muchos hombres no han resuelto sus necesidades de dependencia de. una figura' maternal. La ambivalencia, la

· ·reb.eldía. y la culpa a menudo están presentes en cualquier

'Ti

interacción entre un hombre y su madre. Un análisis de una situación ayudará a aclarar la diferencia entre protección

racional y sobreprotección contraproducente.

misma en la situación' y vea de qué lado de la c~rca cae.

Es el día de Afio Nuevo. Suena el teléfono' y usted responde. Es la madre viuda de su marido, que quiere que

él vaya inmediatamente

que ella debe pagar, Usted sabe que él quiere mirar fútbol

por televisión, pero

saje. La madre está esperando una respuesta en el teléfono.

se queja 'pe que su madre siempre lo inte-

va al cuarto de estar y le da a él el men-

Póngase usted

y le, haga el cálculo de impuestos

Su hombre

rrumpe en los momentos menos oportunos. Señala que los

impuestos no deben ser pagados hasta dentro de varios me- ses y que su madre está preocupándose sin necesidad. Usted, acepta darle un mensaje a su suegra. ¿Cuál será 'ese mensaje?

"Mamá, Joe est~

ocupado en este momento y no puede venir al teléfono.

Comprendo que esté preocupada.

y la ayudaré a comenzar. 'Quizá ·Joe pueda 'revisar nuestro

trabajo mañana."

La -sobreprotectora-

podría decir:

Yo iré esta misma tarde

La protectora podría decir algo así: "Comprendemos

su preocupación,

bien. J oe la llamará dentro de un rato."

mamá. Pero tranquilícese,

todo saldrá

La diferencia

obvia entre las dos es que la sobrepro- ,

tectora toma sobre sus hombros la responsabilidad

de su

compañero. que , vierte en problema

empieza como problema de él se con-

ayuda a su com-

de ella. La protectora

pañ.ero sin aliviarlo de. sus problemas. Le presta una ayuda temporaria, con el entendimiento de que más tarde él resolverá su propio problema. ,

La sobreprotección

priva a ambas partes de la indivi-

dualidad. Si una mujer está tomando siempre cargas que no

son suyas pierde de vista la línea demarcatoria

El desarrollo de la

individualidad a través de un progreso del autoconocimiento no puede producirse ,cuando un adulto está tomando las

cargas de, otro adulto, que supuestamente es miembro de un equipo de colaboradores. Es entonces cuando una rela- ción empieza a destruir a los. dos individuos involucrados. Esta no es necesariamente una calle de una sola mano.

sus problemas de los de su compañero.

que separa

J_

Con mucha frecuencia. existe un extraño sentido de equi- librio- que se introduce subrepticiamente en una relación contaminada con sobreprotección. La mujer sobreprotege a su "indefenso" compañero en ciertas áreas. mientras que el

hombre sobreprotege a su "indefensa" compañera en otras áreas. Esas áreas, habitualmente. están definidas por tradi- cionales restricciones de roles. "Ama de casa" y "provee- dor del pan" definen típicamente cómo está dividida la conducta sobreprotectora. Escuchemos primero a un hombre; y después a una mujer; hablar de sus fuerzas y debilidades relativas.

interpretar' ~n, mapa para salvar

su vida. Si alguna vez fuera a un lugar nuevo en el otro lado de la ciudad, me estremezco al pensar en las conse- cuenéias. Podría no volver a verla durante. varios días. y probablemente, ella' se quedaría sin gasolina, o trataría de poner gasolina donde se pone el aceite. Es una mujer encantadora, pero no puedo sentirme' seguro cuando le confío un automóvil. La mujer ríe tontamente, como agradeciendo los co- mentarios de él. Más tarde, comenta las habilidades domés-

ticas de su marido.

-Ella no es capaz de

~La

otra noche, trató de preparar la cena. [Qué

desastre! Dejó que la grasa de las hamburguesas se derra- mara por el borde de la sartén, inició un incendio y quemó dos de mis mejores toallas de cocina para apagarlo. Des- pués, usó una esponja de acero en mi parrilla de teflón y la arruinó. Creo que nunca volveré a quejarme de que se que- de mirando fútbol por televisión. Por 10 menos, así mi co- cina queda a salvo. El hombre ríe tontamente, como agradeciendo los comentarios de su esposa sobre su "incapacidad" Esta pareja mantenía un equilibrio de poder a través de la mutua acusación de estupidez. La mujer 'obtenía un sentido de su propia valía y de control sobre su propia vida, protegiendo a su hombre de la incapacidad de cuidarse solo . en un "mundo de mujeres". El autorespeto del hombre co- mo esposo se expresaba en su capacidad de proteger a su esposa del fracaso en un "mundo de hombres". Cada uno, desde luego, tenía. la capacidad de aprender técnicas de su-

74

pervivencia -en el área del-otro. Por lo tanto, la protección que ejercían 'era excesiva:y se alzaba como obstáculo en el

camino de un crecimiento

continuo

de la relación. Lo más

perturbador

era la forma en que ellos se reían de su propia - .

inmadurez.

Detrás de la sobreprotección, siempre está la suges--

tión de debilidad.

"El .no sabe, por lo tanto debo hacerlo

yo" es la afirmación que hace la mujer en apoyo de su

propia servidumbre. Pero. esa es una conclusión irracional

basada en la incapacidad.,

falta de voluntad. Una mujer señalaba cómo las cosas pequeñas la atrapa-

ban.

cuando' en realidad se trata de

"Comenzó antes que nos

caséramos. Y <) me Cerciora-

ba de que él tuviese dinero en su billetera. No era una cosa

grande. El lo agradecía pués, empecé a recordarle

a su madre por teléfono. Eso tampoco parecía nada grande. Fue menester una conversación con su madre para perca- tarme de lo que estaba _sucediendo. Estábamos hablando

acerca de

vase pegada al cuerpo.

necesita de alguien que cuide de él. Me alegro de no tener

que hacerlo más.' Después que colgué el teléfono,

reacciones. Me sentí agradecida a la madre. de Sam por

haberme despertado; al mismo tiempo; me sentí disgustada

con ella

La mujer Wendy encuentra una extraña sensación, de

consuelo en la debilidad de su compañero. La hace sentirse

necesaria, y

de rechazo e inferioridad. Si tiene sentimientos

sobre ella misma, estará dispuesta a pagar cualquier precio

por un sentido de pertenencia.

precio no parece excesivo. Pero cuando el precio aumenta, finalmente llega un punto- donde el pago es.algo que ella no puede manejar. Escuche una historia' de cómo una sobreprotección

ese

cómo Sam se olvidaría de su cabeza si no la lle-

y a mí me gustaba hacerlo. Des- que llamara todos' los domingos -

Ella dijo, 'Pobre Sammy, siempre

tuve dos

por hacer a su hijo tan dependiente de una mujer."

ser necesaria _es un tónjco para sus sentimientos

negativos

En un día cualquiera,

simple, moderada, llegó al punto en que una mujer temió por su vida: Ubique en esta historia los puntos en que una mujer hubiera debido ver el peligro que la

Betty era: una mujer. de treinta y ocho aftas, enamora- da de un Peter Pan de treinta y cuatro. Llevaban dos afias vi-

viendo juntos,

en la bebida de Todd, Betty

rarse por unos meses. Después de quejarse por ser expulsa-

do de su propia casa y amenazando

pero debido a la inmadurez

y a los excesos

decidió que tenían' que sepa-

con ajustar cuentas

.con ella¡ Todd regresó a la casa de su madre (nunca había

'/

cambiado su dirección en su licencia de conductor

lonario de cheques). Las cosas parecieron calmarse, de modo que Betty y él empezaron nuevamente a salir juntos. Antes de una de sus salidas, Betty le pidió a Todd que fuera temprano para ayudarla con una cañería de la casa que

se había roto, pero él no apareció

iría. Cuando más

de ella acerca de qué había pasado, diciendo:

me dijiste que aprendieta a relajarme. De modo que cuando

estaba muy divertido en casa de mi amigo, me sentí tan rela-

o su ta-

a la hora que dijo que'

tarde la llamo, respondió a las preguntas

"Bueno, tú

jado que decidí no preocuparme

por tu cañería." Cuando

advirtió que Betty estaba enfadada, él empezó a disculpar-

se en su familiar voz de muchachito, una mezcla de gemidos

agudos y de sílabas tontas

"Todd-y está muy triste-te .por disgustar-tar

Esto siempre hacía reír a Betty, yeso

sus quejas no merecerían la desaprobación de Todd.

puestas al final de las palabras.

a Betty-ty."

era una señal de que

Todd todavía

estaba de humor infantil cuando llegó

a la puerta

con tres botellas

de vino, como oferta de paz.

Cuando respondió: "Oh, tontito

vez."

Betty le recordó que ella no bebía vino, Todd

de mí. Todd-y se olvidó-dó otra

Mientras Betty terminaba

de vestirse

para la cena,

su pena en su tonta

de ella y dijo:

Todd no se le despegó,

manera. "Tienes que perdonar a Todd-y."

expresando

Puso la cabeza sobre el hombro

Betty empezaba

a impacientarse con la tonta conduc-

que ya no estaba enfada-

tener una linda cena. Como' de costum-

ta de Todd y siguió diciéndole

da. Sólo quería

bre, Todd

un lugar. En el camino

progresivamente

versación animada, pero él quería hablar de valores, moral y

una con-

le preguntó

hosco.

adónde quería

ir, y Betty

eligió

hacia allí, Todd fue poniéndose

Ella trató

de entablar

-;

_

- .!:~>~

"~.t'~\:'t-,

.•

filosofía.

Betty quería

evitar esa clase de

conversación,

porque cada vez' que Toda estaba buscando un pretexto

para discutir, llevaba algún tema subjetivo.

dos y escenas de cólera. Cuando se sentaron en el restaurante, .Todd estaba fas-

tidiado por las tácticas elusivas de Betty. Ella pensó que una

corta visita al tocador

de

en la dirección

la conversación

El resultado. era siempre desacuer-

de señoras les daría a los dos una

oportunidad de empezar de nuevo, Cuando regresó, Todd

estaba poniéndose su abrigo y tenía la expresión de querer matar a alguien. Ella preguntó qué sucedía.

-Nos vamos de aquí -dijo

él-. A una pareja elegante

y agradable como nosotros; nos ponen en una mesa asque- rosa y no saben cómo corregir su equivocación.

La sugerencia

de Betty de que pidiera otra mesa, re-

cibió una cáustica respuesta.

-Si estos idiotas no saben cómo hacer las cosas, yo no" . voy a enseñarles.

a Betty adónde quería ir a

continuación, ella trató de evitar uria respuesta por temor a irritarlo todavía más. Por fin mencionó otro lugar, pero

Todd empezó a golpear el volante y a insultarla por ser tan estúpida. -Ahí es peor que donde estuvimos haceun momento.

Su forma de conducir se volvió descuidada mientras él

Cuando Todd le preguntó

.

.

le reprochaba falta de sensibilidad hacia sus sentimientos, Sin

ningún aviso, él hizo

no se es-

angosta y con mucho tránsito, y por centímetros

un giro en U en medio de una calle

trelló contra otro automóvil.

puerta, segura de que iban a chocar. Apretó los labios para

no decir nada. Sabía que él podía golpearla, y entonces per-

dería completamente -. Todd continuó

gente parecía gozar haciéndolo sufrir. Betty no decía nada,

causara un acci-

temerosa de que una palabra inadecuada

Betty 'aferró el picaporte de la

el control del automóvil. su tirada acerca de la forma en que la

dente.

Después

de un minuto

de silencio, sugirió queda-

mente

que compraran una pizza y volvieran a casa. Todd

accedió y le preguntó si en el camino deseaba detenerse en el banco, como había dicho antes. -Sí, desde luego -dijo Betty.

~

Cuando el tránsito-hacia la ventanilla eara automovi-

Todd empezó otra vez a golpear el

volante. '-Este es el banco más cochino y estúpido del mundo. ¿Por qué demonios tienes cuenta aquí? ¿No sabes

que a este banco lo usan sólo los idiotas? -Vámonos -murmuró Betty. Todd retrocedió, salvándose apenas de chocar con

listas se .hízo pesado,

otro automóvil, y siguió en reversa hasta la calle. De pronto, ella advirtió que iban en la dirección equivocada.

a Betty: -Me pones tan alterado que ni si- estoy haciendo.

, . Con eso, hizo otro giro en D, cruzándose .delante de un camión que estaba esperando para doblar. Por pocos

centímetros no se estrelló contra

El le gritó quiera sé lo que

el' camión, y se ubicó

en el carril del extremo derecho, bloqueando el paso de otro automóvil. El' conductor hizo sonar la bocina, aplicó los frenos y después se adelantó. Todd gritó obscenidades y empezó a perseguirlo. Betty temió seriamente por su vida. Todd gritaba, ha- , cía sonar la bocina y tratabá de sacar, del camino al otro conductor. Betty creyó que cualquier cosa que ella pudiera decir, sólo empeoraría la situación. Cerró los ojos y empe- zó a rezar. Dios debió de estar escuchando, porque por fin llegaron a la casa de ella. Pero Betty estaba tan asus- tada que olvidó completamente la pizza. Se cambió de ropa, esperando que Todd se marcharía. Pero lo encontró sentado en el sofá. Ella se sentó, sin saber qué decir. Todd-se acercó a ella y dijo: - Todd-y está muy triste-te por haberse enfa-

dado-do. Esta vez, Betty no rió.

Cuando Betty me preguntó qué hubiera debido hacer en .el momento que Todd trató de sacar del camino al otro ,,_conductor, yo no supe qué decir . . -Era demasiado tarde para hacer nada. Usted estaba' atrapada. Usted hizo lo que tenía que hacer, mejorando sus probabilidades de supervivencia. Su verdadero proble- ma es aprender de la situación, a fin de no repetirla.

.Hubo muchos indicios

de que Betty se encaminaba

El primero,

hacia una situación' con muchos problemas:

fue la actitud excesivamente

tonta. Otros fueron fa forma

en que él la culpó de sus problemas; su lenguaje grosero y

que la camarera su- la cantidad de veces

que Betty se quedó callada por temor' a irritarlo más, y la

el control de sus se sintió necesi-

tada, pero pagó un precio muy alto por su sobreprotección.

Finalmente, buscó ayuda cuando comprendió que el precio muy bien podía ser su vida.

llegaba a ex-

tremos para evitar quejarse o para no criticar a su compañe-

ro. La sobreprotección

sin disensiones. Una mujer, cuya relación era mucho menos

turbulenta

"Yo nunca pensaría en quejarme. El me da una buena vida. Trabaja quince horas diarias y nunca deja de traerme el cheque de su salario. Mientras yo le dé dinero para sus

gastos, él no se molesta si yo le compro a los chicos alguna cosita extra." Esta mujer tiene derecho a vivir su vida como le parez-

de su com-

pañero, ni a mí ni a ningún otro "analista" nos corresponde

decir que ella tiene problemas

gusta diagnosticar problemas cuando una persona no cree que los haya. Pero si hay alguna base para objetar esta clase de servidumbre, es el ejemplo que la misma les está dando

a los hijos. La mayoría

hoy crecieron en casas como esa~

ayuda. No me

ca bien. Si prefiere ser la mamá/protectora

dicta que la mujer pacifique y sirva

desagradable, su narcisismo al esperar piera que esa mesa a él no le gustaba,

forma en que el mal carácter de él tomó

facultades mentales. Ciertamente,

Betty

Betty era como muchas sobreprotectoras:

que la de Betty, parecía contenta

con su vida -.

y necesita

de las Wendys y los Pe ter Pan de

es, en el análisis final, amor mal

orientado. Pese a todas sus buenas intenciones, si una mujer sobreprotege a su compañero, ¿no está también protegién- dose a sí misma? Cuando protege a su hombre de la reali-

dad, ¿no está tratando

dedicación? En efecto, ella está diciendo:

de su fortaleza, su "Miren, yo soy