Вы находитесь на странице: 1из 6

TOPOLOGÍA SOLUCIONES A LAS RELACIONES DE PROBLEMAS

Relación 3. Continuidad

Ejercicio 3.1.-

Sea G un abierto arbitrario de la recta euclídea. La continuidad d e la

(G) sea abierto de (X, T ). El

1

aplicación X A equivale a ver que H = X

A

abierto G estará en uno de los siguientes casos.

1. 0, 1

2. 0 G, 1 / G, entonces H = X A.

3. 0 / G, 1 G, entonces H = A.

4. 0, 1

/ G, entonces H = .

G, entonces H = X

Como X y son abiertos en cualquier topología sobre X , se observa pues que para que H sea siempre abierto será necesario y suficiente que X A y A sean ambos abiertos; es decir, que A sea simultáneamente abierto y cerrado.

Ejercicio 3.2.-

La representación de la aplicación f (x ) = 1 x 2 es la siguiente. Nos pre-

1+

f ( x ) = 1 x 2 es la siguiente. Nos pre- 1+ f (IR)
f (IR)
f (IR)

guntamos si f es abierta. Para verlo nos fijamos en todo la recta IR cuya imagen es f (IR) = (0, 1]. Así pues f no es una aplicación abierta. Tampoco es cerrada pues IR también es un cerrado euclídeo.

Ejercicio 3.3.-

Tenemos que T cof = {∅, A con X A finito }. Por tanto la familia de cerrados será F cof = {X, F finito }. Nos preguntamos por las condiciones que no aseguran que f : (X, T cof ) −→ (X, T cof ) sea un homeomorfismo.

1

2

TOPOLOGÍA

Necesariamente f debe ser biyectiva. Por tanto siempre f 1 (F ) será finito

si

F lo es. Así pues, f es siempre continua. Si repetimos el argumento con

f

1 , tenemos que (f 1 ) 1 (F ) = f (F ) es finito si lo es F . Por tanto f 1

también es una aplicación continua (o, equivalentemente, f es cerrada). Se ha denmostrado que cualquier biyección f : (X, T cof ) −→ (X, T cof ) es un homeomorpfismo; es decir, para el espacio (X, T cof ) los homeomorfismos de este espacio en sí mismo son exactamente las aplicaciones bi yectivas.

Ejercicio 3.4.-

La topología T con (denominada topología conumerable) es la familia de conjuntos T con = {∅, A tal que IR A es numerable }. Por tanto la familia

de los cerrados es F cof = {X, F numerable }. Tenemos que cualquier aplicación constante entre espacios topológicos cualesquiera es simpre continua. Supongamos ahora que f : (IR , T con ) −→ (IR , T e ) es continua pero no constante; por tanto deben existir x, x IR con

f (x ) = f (x). Suponganos f (x ) < f (x ) y sea a IR con f (x ) < a < f (x ). Consideremos los conjuntos A = (−∞ , a] and B = [a, ) que son cerra-

dos

f continua se sigue que f 1 (A) y f 1 (B )

son cerrados de (IR , T con ) y por tanto serán numerables ya que f (A) = IR

y f (B ) = R pues f (x) < a y f (x ) < a, respectivamente. Ahora bien,

IR = A B , luego IR = f 1 (IR) = f 1 (A B ) = f 1 (A) f 1 (B ), siendo el

conjunto de la derecha numerable. Esto contradice que IR no es numerable y por tanto f deber ser constante si queremos que sea continua.

Ejercicio 3.5.-

La aplicación f (x ) = [x ] es la parte entera de x y por tanto tiene la representación

euclídeos. Por tanto, de ser

f (Z)
f (Z)

Queremos saber si es abierta o cerrada como aplicación f : (IR , T cof ) −→ (IR , T e ). Para estudiar si es cerrada o no, consideramos un conjunto c errado, F , de (IR , T cof ) que, sabemos, debe ser un conjunto finito a menos que F = IR. En el primer caso, f (F ) también es un conjunto finito y, por tanto, es cerrado euclídeo. En caso de que F = IR , tenemos que f (IR) = Z y por tanto también es un cerrado euclídeo. No obstante, IR tambien es abierto

TOPOLOGÍA

3

de (IR , T cof ) pero Z no es abierto euclídeo. Hemos probado así que f es una aplicación cerrada que no es abierta.

Ejercicio 3.6.-

Ya sabemos por el primer ejercicio de esta relación que X Q : (IR , T e ) −→ (IR , T e ) no es continua. Veamos que no lo es en ningún punto. Para ello, supongamos que f es continua en x 0 . Entonces dado 0 < ǫ < 2 debería existir δ > 0 tal que si |x x 0 | < δ entonces |X Q (x ) − X Q (x 0 )| < ǫ . Sin embargo, si x 0 Q podemos encontrar x IR Q con |x x 0|δ y por ello |X Q (x) − X Q (x 0 )| = |0 1| = 1 < ǫ < 2 lo que es absurdo. Análogamente, si x 0 IR Q podemos encontrar x Q con |x x 0 | < δ y llegar a la misma contradicción.

Ejercicio 3.7.-

Nos preguntamos si la aplicación f : (X, d) −→ (IR , T e ) dada por f (x ) = d(x, A) es continua. Recordemos que en el Ejercicio 10 de la Relación 1 se demostraba que dados x e y siempre se tiene |d(x, A) d(y, B )| ≤ d(x, y ). Por tanto dado ǫ > 0 bastará tomar δ = ǫ para satisfacer el criterio ǫ δ de continuidad para la aplicación f .

Ejercicio 3.8.-

Aplicamos el criterio ǫ δ . Si d max ((x 1 , x 2 ), (x 1 , x 2 )) = m´ax{d(x 1 , x 1 ), d(x 2 , x 2 )} < δ , entonces d(x 1 , x 1 ) < δ y d(x 2 , x 2 ) < δ . Ahora tenemos

1

1

2

|d(x 1 , x 2 ) d(x 1 , x 2 )| = |d(x 1 , x 2 ) + d(x 1 , x 2 ) d(x 1 , x 2 ) d(x 1 , x 2 )| ≤

|d(x 1 , x 2 ) d(x 1 , x 2 )| + |d(x 1 , x 2 ) d(x 1 , x 2 )|

d(x 2 , x 2 ) + d(x 1 , x 1 ) < 2δ.

En la penúltima desigualdad hemos usado el Ejercicio 10. Bast ará tomar δ = 2 para satisfacer el criterio ǫ δ .

Ejercicio 3.9.-

En principio, este ejercicio se puede resolver usando el cri terio ǫ δ directa- mente. No obstante, lo haremos descomponiendo las aplicaci ones para apelar al critero ǫ δ sólo en los casos más simples posibles. Para ellos usaremos la caracterización de la continuidad de una aplicación f : (IR n , euclídea ) (IR m , euclídea ) como la continuidad de las composiciones f i = p i f con las proyecciones p i : IR n IR (1 i m ).

+ y, x y ) tenemos que f 1 es la proyección p 1 :

ǫ

1. Para f (x, y ) = (x, x

IR 2 IR,

Veamos como la continuidad de f 3 se puede reducir a la de f 2 . En efecto, sea ϕ : (IR 2 , euclídea ) (IR 2 , euclídea ) la aplicación

ϕ(x, y ) = (x, y ). Tenemos que

f 2 (x, y ) = x + y y f 3 (x, y ) = (x y ).

f 3 : IR 2 −→ IR 2 −→ IR .

2

ϕ

f

Veamos que ϕ es un homeomorfismo con lo que f 2 es continua si y sólo si lo es f 3 . Para comprobar que ϕ es un homeomorfismo observamos

4

TOPOLOGÍA

que ϕ es biyectiva con inversa ϕ = ϕ 1 ella misma. También ϕ es continua pues p 1 ϕ(x, y ) = x es la proyección p 1 : IR 2 IR y p 2 ϕ es la opuesta p 2 de la proyección p 2 : IR 2 IR . Así pues ϕ es un homeomorfismo. Para ver que f 2 (x, y ) = x + y es continua, aplicaremos el criterio

ǫ δ . Sea d e la distancia euclídea de IR 2 . Tenemos que si

d 2 ((x, y ), (x , y )) = (x x ) 2 + (y y ) 2 <

δ,

entonces

 

|x x | ≤ (x x ) 2 + (y y ) 2 < δ

y

 

|y y | ≤ (x x ) 2 + (y y ) 2 < δ.

Por tanto

|f 2 (x, y ) f 2 (x , y )| = |x + y x y | ≤ |x x | + |y y | < 2δ.

Bastará tomar δ = 2 para satisfacer el criterio ǫ δ .

ǫ

2. Ahora pasamos a estudiar la continuidad de f (x, y, z ) = (x + y +

z, xyz ). Tenemos que f 1 = p 1 f es la aplicación f 1 (x, y, z ) = x + y + z ,

la suma de tres sumandos, y f 2 = p 2 f , el producto de tres factores,

f 2 (x, y, z ) = xyz . La continuidad de f 1 es análoga a la de f 2 del ejercicio anterior. Alternativamente, podemos descomponer f 1 como la composición

f 1 : IR 3 −→ IR 2 −→ IR ,

h

g

donde h es h(x, y, z ) = (x + y, z ) cuyas proyecciones son h 1 (x, y, z ) = x + y y h 2 (x, y, z ) = z . Tenemos que h 1 se puede ver como la com- posición de la proyección p 12 : (IR 3 , euclídea ) (IR 2 , euclídea ) dada por p 12 (x, y, z ) = (x, y ) y la suma de dos coordenadas (es decir, f 2 del apartado anterior). Es inmediato que p 12 es continua y así h 1 es continua. Obviamente h 2 es continua pues coincide con al tercera proyección p 3 : IR 3 IR . La continuidad de g es inmediata pues coincide con f 2 del apartado anterior. Para f 2 = p 2 f tenemos que f 2 (x, y, z ) = xyz es el producto de tres factores. Reduciremos la continuidad de este triple produc tos al caso de sólo dos factores. Para ello vemos f 2 como la composición

f 2 : IR 3 −→ IR 2 −→ IR ,

h

g

donde h es ahora h(x, y, z ) = (xy, z ) y g (x, y ) = xy . Por tanto, ve- mos que la continuidad de f 2 se puede reducir a la continuidad de

g

(obsérvese que h = gp 12 donde p 12 : IR 3 IR 2 es, de nuevo,

p

12 (x, y, z ) = (x, y )). Para ver la continuidad de g aplicamos el criterio

ǫ

δ y tenemos que si

d 2 ((x, y ), (x , y )) = (x x ) 2 + (y y ) 2 < δ

TOPOLOGÍA

5

entonces

|x x | ≤ (x x ) 2 + (y y ) 2 < δ

y

|y y | ≤ (x x ) 2 + (y y ) 2 < δ.

En particular,

|y | = |y y + y | ≤

|y y | + |y | < δ + |y |.

Por tanto

|g (x, y )g (x , y )| = |xy x y | = |xy xy + xy x y | ≤ |x ||y y |+ |y ||x x | ≤

|x||y y | + δ |x x | + |y ||x x | < |x |δ

+ δ 2 + |y |δ < ǫ

si tomamos

0 < δ < m´ın {1,

ǫ

ǫ

ǫ

3 }.

3|x | , 3|y | ,

Ejercicio 3.10.-

Obviamente f (x ) = x | = 1 si x < 0 y f (x ) = 1 si x > 0. Por tanto f es continua salvo en x = 0.

Ejercicio 3.11.-

Veamos que el conjunto C = {x X f (x ) = g (x )} coincide con su clausura. Como siempre C C , bastará comprobar la inclusión C C . Sea

x

|

pues x 0 C . Entonces, por la caracterización de la clausura por sucesi ones, existe una sucesión {x n } 1 C convergiendo a x 0 . Como x n C , tenemos

f (x n ) = g (x n )

conerge a f (x 0 ) y g (x 0 ), respectivamente. Entonces f (x 0 ) = g (x 0 ) por la unicidad de límites en los espacios métricos. Por tanto, x 0 C y tenemos

para todo n 1. Por continuidad, {f (x n )} n 1 = {g (x n )} n 1

C .

Si ahora suponemos que f = g sobre un conjunto denso D X , entonces,

por definición, D C , y por la monotonía de la clausura y la primear parte,

C

D C = C . Finalmente, D es denso y por ello X = D C . Así que X = C

y f = g . Una demostración alternativa de que C es cerrado usando sólo la propiedad

de separación Hausdorff (lo que implica que el resulta es váli do para to- do espacio toplógico con dicha propiedad) es la siguiente: S upongamos que x 0 / C , entonces f (x 0 ) = g (x 0 ). Aplicamos la propiedad de Hausdorff y encontramos dos abiertos y en el espacio de llegada con f (x 0 ) ,

= . Por continuidad, V = f 1 (Ω) y V = f 1 (Ω ) son

g (x 0 ) y

conjuntos abiertos que contienen a x 0 . Por tanto, como x C , la intersección (V V ) C = no es el conjunto vacío. Sea x (V V ) C . Entonces, f (x) = g (x ) = que es una contradicción. Así que, necesariamente x 0 C y tenemos, de nuevo, la inclusión C C .

Ejercicio 3.12.-

6

TOPOLOGÍA

Sabemos que los conjuntos unitarios de cualquier espacio mé trico son con- juntos cerrados (Problema 2.17). Por continuidad, tenemos entonces que f 1 (a) es cerrado. En particular, la aplicación f : (IR n , d e ) −→ (IR , d e ) dada

por f (x 1 ,

al origen θ , es continua (ver Problema 3.8). Tenemos entonces que para t o- do r > 0, la anteimagen f 1 (r ) es el conjunto formado por los puntos que distan r el origen; es decir, la esfera centrada en el origen y de radio r es un conjunto cerrrado.

Ejercicio 3.13.-

, x n )

, x n ) = n

2

i=1 x i

= d e (x, θ ), la distancia de x = (x 1 ,

Es inmediato, pues por ser D denso, D = X . Además por ser f sobreyec- tiva f (X ) = Y . Finalmente, por continuidad Y = f (X ) = f (D ) f (D ); es decir, Y f (D ). Necesariamente, f (D ) = Y y f (D ) es denso en (Y, T ).