You are on page 1of 3

REFLEXIONES SOBRE UNA INJUSTICIA

El Escalafòn Administrativo de la Secretarìa de Cultura SECULTURA

(antes CONCULTURA).

El personal de CONCULTURA nos ganamos el derecho a acceder al Escalafòn


Administrativo cuando èsta formaba parte del Ministerio de Educaciòn; medida que
había de implementarse a partir del salario de enero de 2010 y que comprendìa
incrementos salariales del 4% por cada tres años de servicio activo. Anteriormente,
el escalafón se hizo realidad para el personal administrativo del MINED en enero de
2009, pero para CONCULTURA no fuè posible debido a una disputa de vanidades
entre el ex presidente de èsta y la ex ministra de educación por lo que los
empleados de CONCULTURA fuimos postergados en el legìtimo goce de ese derecho
conquistado tras largos años de gestiones. Debimos haber tenido escalafón desde
enero de 2009 como todos los empleados administrativos de Educaciòn y no fuè
asì. Con todo y esto, finalmente logramos asegurar el beneficio a partir de enero de
2010 con la convicción o al menos la expectativa de que el cambio de gobierno
respetarìa este derecho de los trabajadores.

El Escalafòn de Educaciòn contaba –y cuenta- con un cimento jurídico fuerte pues


nació de una reforma al art.65 de la Ley General de Educaciòn y luego el
mecanismo para su implementación se plasmò en el Reglamento de
Funcionamiento del Escalafón de los Empleados Tècnicos y Administrativos del
Ministerio de Educaciòn, cuerpo legal derivado de la reforma y creado para ese
propósito.

Con el advenimiento del nuevo gobierno, CONCULTURA, con todo su patrimonio y


personal fuè separado del Ministerio de Educaciòn y convertido en Secretarìa de
Cultura, adscrita a la Presidencia de la Repùblica. Los empleados de CONCULTURA
(ahora SECULTURA) nos mantuvimos a la expectativa de las novedades que la
transformación traerìa, convencidos que los cambios deberían ser positivos; y
dispuestos a aportar con nuestro esfuerzo a su òptima concreción. Una de las
expectativas mayores era la implementación del Escalafòn conquistado y que
debería reflejarse en los salarios de enero de 2010. Pero las garantías jurídicas que
garantizaban el escalafón en el Ministerio de Educaciòn no se trasladaron con
nosotros a la nueva Secretarìa de Cultura (SECULTURA) y tampoco se crearon
nuevas.

No parecía haber espacio para el pesimismo puesto que la titular de la nueva


Secretaria de Cultura, Doctora Breny Cuenca nos había asegurado en reiteradas
ocasiones de manera verbal, escrita y pùblica que el Escalafòn era una realidad
porque el mismo Presidente de la Repùblica le había declarado que lo consideraba
como “un derecho adquirido por lo que su administración honrarà su
cumplimiento”, y que solo restaba entonces organizar su aplicación. Pero el
Escalafòn no se reflejò en nuestros salarios de enero y nadie en la Secretarìa parece
saber por què. En consecuencia, se ha generado incertidumbre y especulaciòn
negativa acerca de las probables razones que han obstaculizado su cumplimiento y
ahora las expectativas son poco halagüeñas.
La doctora Cuenca se ha empecinado en que ella ya no puede hacer nada por el
cumplimiento del escalafón y que ahora somos los trabajadores quienes debemos
reclamar al Presidente y a sus asesores por el desengaño. Ella pretende forzar a los
trabajadores de SECULTURA a integrarse al Consejo Econòmico y Social aduciendo
que es allì donde debemos reclamar el incumplimiento. Esta posición nos parece
maliciosa y despierta desconfianza. Ese foro no es para reclamar derechos
adquiridos como nuestro escalafòn sino “para construir políticas pùblicas de Estado
que le den continuidad y predilección a la gestión pública y consecuentemente que
creen un ambiente agradable para la inversión nacional y extranjera”
(Declaraciones del Presidente Funes al instalarse el Consejo.- 04 sept.09 Diario Co
Latino-). La misión del foro es de macro gestión y de alcance nacional mientras que
nuestro asunto es institucionalmente domèstico, y comparativamente menor,
amèn de que no se trata de una propuesta sino del reclamo de un derecho
adquirido puntual y cuya solución demanda acción propia y exclusiva de la
Secretarìa.

La posición que adopta la doctora Cuenca es inexplicable al pretender asimilar la


situación del escalafón de los empleados de SECULTURA a la función del Consejo
Econòmico y Social, pues son dos cosas totalmente diferentes.

A juzgar por la forma como se han desarrollado los acontecimientos nos atrevemos
a declarar que todo se debe a una falla operativa en la gestión de la doctora
Cuenca y/o sus asesores y allegados porque, asumiendo que es cierto lo que ella
dijo sobre la certeza que le expresó el Presidente Funes de la ejecución del
escalafón, nadie en SECULTURA velò por su operativizaciòn, la planificaciòn debe
haber fallado. El departamento de personal elaborò una base de datos con los
movimientos salariales de cada empleado según su tiempo de servicio para que
este insumo se utilizara en el proyecto de presupuesto de SECULTURA para 2010;
no sabemos si se utilizò en verdad. Lo cierto es que en el presupuesto para 2010 de
la Secretarìa de Cultura no se reflejò el Escalafòn.

Segùn el organigrama de funciones de CONCULTURA, la elaboración del


anteproyecto de presupuesto institucional es responsabilidad del Director Ejecutivo
y del departamento de Finanzas de la misma. La nueva administración (Secretarìa
de Cultura) suprimió la figura del Director ejecutivo y no sabemos quien elaborò el
anteproyecto de presupuesto (si acaso se hizo), y tampoco si los fondos necesarios
para financiar el Escalafòn fueron solicitados. Parece que en la cadena jerárquica
de la toma de decisiones presupuestarias, alguien en algún lugar olvidò o lo que es
peor, obviò diligencias necesarias para la efectiva inclusión del financiamiento para
el Escalafòn en el presupuesto de la Secretarìa de Cultura para el presente año.

Concediendo el beneficio de la duda hemos querido entender que todo se ha debido


a un error administrativo y que todavía es tiempo de rectificar. La conversiòn de
CONCULTURA en SECULTURA ha implicado tranformaciones administrativas
necesarias para adecuar a la nueva criatura a su nuevo régimen jerárquico. De la
noche a la mañana hemos pasado de ser un ente desconcentrado afiliado a un
Ministerio; de ser una institución con relativa independencia y administrativamente
consolidada ( siempre mejorable, por supuesto) a convertirnos en una
nueva entidad adscrita a la Presidencia de la Repùblica, con una estructura
administrativa aùn por definir, con menor margen de acción para la toma de
decisiones internas y en donde hasta ahora no se han definido claramente las
ventajas de la mutaciòn.

La ausencia de claridad en la nueva jerarquía nos desorienta a la hora de encontrar


a quien recurrir cuando la señora Secretaria de Cultura se declara impotente para la
solución del problema institucional llamado Escalafòn y simplemente se
desentiende de ello frente a los trabajadores. Esta ausencia de acompañamiento en
las reivindicaciones de los empleados le resta confianza, liderazgo efectivo,
credibilidad a su gestión. Si esa llega a ser la percepción generalizada de los
trabajadores puede incidir en el nivel de entusiasmo y entrega de estos a la
consecuciòn de los objetivos institucionales.

A partir de lo que hemos presenciado hasta ahora del desempeño de la Secretarìa


de Cultura consideramos que conviene hacer un alto en el camino para revisar
algunas cosas que no están funcionando bien en lo administrativo sobre todo en los
puestos de confianza, sin pretender perjudicar a nadie sino para aplicar los
correctivos que se juzguen necesarios sobre todo por aquellos que son nuevos en la
administración publica y no tienen la experiencia de los años en el servicio. Los
empleados hemos visto llegar y partir a muchos. Hemos aprendido a percibir de
entrada quienes tienen cualidades para lo que hay que emprender y a varios los
hemos visto irse sin pena ni gloria. Ratificamos nuestro compromiso con la misión
cultural emprendida pero queremos que el cumplimiento de los compromisos
adquiridos se honre desde adentro. La caridad empieza en casa.

Enviado a Cronicas de El Salvador el 9 feb 2010

Related Interests