You are on page 1of 32

DÍA INTERNACIONAL DE LA ENFERMERA 2002

CUIDAR A LA FAMILIA - LAS ENFERMERAS DISPUESTAS SIEMPRE A AYUDARTE

Carpeta de herramienta de información y acción

DÍA INTERNACIONAL DE LA ENFERMERA 2002 CUIDAR A LA FAMILIA - LAS ENFERMERAS DISPUESTAS SIEMPRE A

Reservados todos los derechos, incluido el de traducción a otros idiomas. Queda prohibida la reproducción de la presente publicación en su totalidad o en parte (por impresión, fotocopia, microcopia u cualquier otro medio),su almacenamiento en sistemas de recuperación y su transmisión en cualquier forma, sin la autorización expresa del Consejo Internacional de Enfermeras. No obstante, pueden reproducirse sin autorización extractos breves (menos de 300 palabras) a condición de que se cite la fuente.

Copyright © 2002 Consejo internacional de enfermeras 3, place Jean Marteau, CH-1201 Ginebra (Suiza)

ISBN: 95005-44-9

 

CUIDAR A LA FAMILIA

 

Índice

 
 

Mensaje del CIE

 

1

Introducción

3

Capítulo 1 - Definir la familia

 

5

Capítulo 2 -

Cómo las enfermeras prestan cuidados a la familia

11

Capítulo 3 - Cuidar a las familias pobres, desplazadas y refugiadas

21

Capítulo 4 - Políticas y servicios “favorables a la familia”

25

Influyendo en las políticas y servicios

 

33

Servicios de salud “favorables a la familia”

35

Modelo de comunicado de prensa

37

Modelo de información de base para los medios de comunicación

39

Modelo de encuesta

 

41

Declaraciones de posiciones del CIE:

 
  • q Participación de las enfermeras en la adopción de decisiones y en la elaboración de políticas en los servicios de salud

45

  • q Las enfermeras y la atención primaria de salud

47

  • q Servicios de salud para migrantes, refugiados y personas desplazadas

49

Anexo 1

51

CUIDAR A LA FAMILIA – LAS ENFERMERAS, DISPUESTAS SIEMPRE A AYUDARTE

Las enfermeras prestan servicios de salud a la persona, la familia y la comunidad y coordinan sus servicios con los de otros grupos relacionados.

12 de mayo de 2002

Estimadas compañeras:

Código deontológico, del CIE, © 2000

En todos los lugares en que las enfermeras trabajan su centro de interés es la familia: su salud, su capacidad de crecimiento, los cuidados de sí misma y su manera de contribuir a la comunidad. Con el fin de poner de relieve la función de la enfermera en la salud de la familia, el CIE ha elegido para el Día Internacional de la Enfermera (DIE), 12 de mayo de 2002, el tema Las enfermeras, dispuestas siempre a ayudarte: Cuidar a la familia.

El CIE ha hecho un trabajo considerable a este respecto. El documento titulado Cuidar a la familia se basa en esta labor anterior, que incluye varios productos. En 1994, el CIE publicó el conjunto de materiales titulado Familias sanas para naciones sanas, como parte de la celebración del DIE de ese año. La primera Beca Virginia Henderson, en 1999, se ocupó de la enfermera de familia y hace muy poco el CIE publicó una monografía titulada La enfermera de familia, en la que se exponen las cuestiones, las funciones y los modelos más importantes de la enfermería de familia.

Para la mayoría de las personas del mundo, la salud se basa en los servicios de atención primaria comunitarios, prestados en su inmensa mayoría por las enfermeras. Las comunidades son muy diferentes, como lo son también los lugares en que ejercen las enfermeras. Ello no obstante, de un modo u otro son uno de los objetivos de los cuidados.

El tema del DIE de este año es: Las enfermeras, dispuestas siempre a ayudarte:

Cuidar a la familia y tiene por objeto:

  • ß Hacer a las personas más conscientes de la función que desempeña la enfermera en los cuidados y salud de la familia, inclusive como punto principal de entrada en el sistema de prestación de cuidados de salud.

./.

  • ß Fomentar la preparación y aplicación de políticas de salud y sociales que sean “favorables a la familia”.

  • ß Atraer la atención hacia la importancia de la familia y la función que corresponde a sus miembros en la preservación de su salud, individualmente y como unidad.

La confianza y la estrecha relación que hay entre las enfermeras y las familias significa que las enfermeras pueden influir poderosamente para que se establezca la mejor política pública para la salud de la familia. Animamos a su asociación a que, como parte de las actividades del DIE, comparta sus conocimientos y experiencia en el cuidado de las familias con los encargados de las políticas, el público y otras profesiones de salud con el fin de conseguir que, en la prestación de los cuidados de salud, se apliquen unas políticas “favorables a la familia”. Esperamos tener noticias de sus buenos resultados.

Nunca la salud de la familia ha sido más importante para conformar una sociedad fuerte y dinámica. Cuando las enfermeras ayudan a las personas y familias a hacer frente a la enfermedad y a la discapacidad crónica, solucionan sus situaciones de estrés y trabajan con ellas en sus hogares, escuelas y lugares de trabajo, ayudan a conseguir la fortaleza y solidez de la pieza más fundamental de la sociedad.

Sinceramente,

Christine Hancock Presidenta

Judith A. Oulton Directora general

CUIDAR A LA FAMILIA –

LAS ENFERMERAS, DISPUESTAS SIEMPRE A AYUDARTE

Introducción

Cuidar a la familia es uno de los principales centros de interés de la enfermería. En el pasado, las enfermeras prestaban cuidados a las personas en los hogares de éstas, en el contexto de la familia amplia, característicamente integrada por varias generaciones que vivían bajo un mismo techo. A medida que la familia se fue reduciendo y los cuidados se especializaron y se centraron más en los hospitales, se dedicó menos atención a la familia. Con la vuelta a los cuidados a domicilio y basados en la comunidad, y al mejorar nuestra comprensión de la importancia de las relaciones familiares en la salud y en la enfermedad, los cuidados centrados en la familia vuelven de nuevo al primer plano.

Hoy tenemos nuevas definiciones de la familia, una nueva comprensión de su importancia para la salud, y nuevas expectativas de los dispensadores de atención de salud cuando aspiramos a tener personas más sanas en un mundo más saludable.

Es sumamente interesante el creciente reconocimiento que se da actualmente a la enfermería de familia en todo el mundo. Esta carpeta del Día Internacional de la enfermera, del CIE aspira a construir y desarrollar esta dinámica tendencia.

El documento principal de Cuidar a la familia consta de cuatro capítulos, en cada uno de los cuales se pone de relieve uno de los aspectos de la prestación de cuidados a la familia.

Capítulo 1: Definir la familia. Se da en este capítulo una visión general de

las estructuras y funciones de la familia. Capítulo 2: Cómo las enfermeras prestan cuidados a la familia. En este

capítulo examinamos la función que desempeñan las enfermeras en la promoción de la salud, en la prevención de la enfermedad, en la prestación de los cuidados y en la rehabilitación de las familias. Capítulo 3: Cuidar a las familias pobres, desplazadas y refugiadas. En

este capítulo se estudia la función que desempeñan las enfermeras en su trabajo con las familias desafiadas por la pobreza y el desplazamiento. Capítulo 4: Políticas y servicios “favorables a la familia”. En él se expone cómo las enfermeras son capaces de trabajar para conseguir servicios de salud y políticas “favorables a la familia”, que fomentan la participación y la autoatención familiar.

./.

Otras herramientas de acción incluyen:

Influyendo en las políticas y servicios Servicios de salud “favorables a la familia” Modelo de comunicado de prensa Modelo de información de base para los medios de comunicación Modelo de encuesta Declaraciones de posiciones del CIE conexas

 

CAPÍTULO UNO

Definir la familia

   

La familia tiene estructuras y funciones diversas que difieren en los distintos países y culturas. Esta rica variedad de las estructuras familiares es consecuencia de opciones individuales y de valores sociales. Para ser eficaces, las enfermeras deben entender los conceptos y las funciones de la familia.

Las estructuras y funciones familiares cambian y se adaptan constantemente a las tendencias sociales y del ambiente exterior. Sin embargo, cualesquiera que sean los cambios, el concepto de familia sobrevive como unidad social importante en casi todas las sociedades.

La enfermería de familia tiene por objetivo trabajar con todo tipo de familias y con los miembros individuales de éstas, para promover la salud, prevenir la enfermedad y dispensar servicios de curación, atención y rehabilitación. Las enfermeras trabajan con las familias:

Para reducir los factores perjudiciales para la salud.

Para fomentar la buena salud y el bienestar.

Para fortalecer las capacidades de cuidar de sí y de hacer frente a la adversidad.

CAPÍTULO UNO D efinir la familia La familia tiene estructuras y funciones diversas que difieren en

Estructuras de la familia

La familia es la unidad básica de la sociedad y se da en los distintos sistemas sociales, culturales, jurídicos y políticos. En el pasado, el estereotipo de la familia tendía a ser la familia biparental que vivía con sus hijos biológicos y, quizá, con las padres mayores de uno o de los dos esposos. Hoy la sociedad acepta diversos tipos y estructuras de familia. El término ‘familia’ puede referirse a personas vinculadas por matrimonio o parentesco, o a personas que tienen antecesores comunes, una tribu o un clan. En la Clasificación internacional para la práctica de enfermería (ICNP) la familia se define como: Un conjunto de seres humanos que se considera una unidad social o un todo colectivo integrado por miembros que están unidos por relaciones de sangre, de parentesco, emocionales o jurídicas ...

1

Las personas pueden formar las fami lias y ampliarlas teniendo hijos, adoptándolos o criándolos, o estableciendo relaciones consensuales. La familia varía desde la tradicional familia nuclear y la familia amplia hasta estructuras familiares como la que cuenta con uno solo de los progenitores, o las familias con hijos adoptivos, familias con padrastro o madrastra, y familias en las que el padre y la madre están casados por segunda vez y tienen hijos de relaciones anteriores. En otros tipos de familias, la pareja cohabita o convive sin ningún vínculo jurídico de matrimonio.

Entre otras estructuras familiares no tradicionales pueden citarse las parejas del mismo sexo u homosexuales que se han comprometido entre sí, y piden los mismos derechos legales que las parejas heterosexuales. Por otra parte, aumenta la tendencia de familias en que los abuelos crían a sus nietos por diferentes razones:

la madre trabaja, los padres no pueden cuidarlos por enfermedad, o por drogadicción, o los niños son “muchachos de la calle”. En muchos países, la devastación causada por el VIH/SIDA ha dado lugar a un número creciente de huérfanos del SIDA a los que crían sus abuelos u otros parientes mayores, o se educan en instituciones sostenidas por la comunidad.

A medida que evolucionan las estructuras y las funciones de la familia, el marco jurídico va adaptándose y acepta mejor a las familias no tradicionales. En varios países, nuevas leyes establecen los derechos de los padres y madres solteros y permiten que las parejas que cohabitan tengan la custodia conjunta de los hijos o reciban prestaciones de la misma manera que los matrimonios. Tendencias similares aparecen en lo que se refiere a las parejas homosexuales.

Tipos de familia

Las enfermeras que se ocupan de la familia deben entender las distintas estructuras y funciones familiares. En la tipología siguiente se exponen las estructuras familiares comunes.

Formas comunes de la familia tradicional

Formas comunes de la familia no tradicional

Familia nuclear: con un solo progenitor, viven y trabajan en el mismo hogar.

Padre soltero o madre soltera que viven solos con el hijo, generalmente madre

  • a) familias de primeras nupcias

soltera e hijo.

  • b) familias con padrastro o madrastra

Familia nuclear: marido, mujer e hijos que viven juntos.

Pareja no casada e hijo que viven juntos, generalmente es un matrimonio de derecho

  • a) familias de primer matrimonio

común.

  • b) familias con hijos, de matrimonios anteriores

Familia nuclear: marido y mujer que viven

Pareja que cohabita: pareja no casada que

solos; sin hijos, o éstos no viven en casa.

viven juntos.

  • a) de primeras nupcias

  • b) de segundas nupcias

Familia de sólo padre o madre: dirigida por el varón o la mujer por divorcio, abandono, separación o muerte.

Personas del mismo sexo que viven juntas.

Familia amplia: padres, abuelos e hijos que viven juntos.

 

“Nido vacío”: pareja de edad, que vive sola.

 
  • a) los hijos están en la universidad.

  • b) los hijos tienen su propia familia.

Funciones de la familia

Fuente: Adaptado de Friedman, M.M. (1997) Family Nursing: Research, Theory & Practice

La familia existe para satisfacer las necesidades de sus miembros. Cualquiera que sea su composición, la familia desempeña funciones esenciales, como las siguientes:

  • v Alimentación y educación de los pequeños.

  • v Funciones de supervivencia y apoyo económicos para los miembros de la familia.

  • v Seguridad de los miembros de la familia, protegiéndoles contra las amenazas a su supervivencia, especialmente en lo que respecta a los pequeños, los ancianos y los discapacitados.

  • v Transmisión de creencias, tradiciones y valores culturales a la generación siguiente.

  • v Prestación de cuidados y apoyo a los miembros de la familia, en la salud y en la enfermedad.

  • v Contexto para el amor, la ayuda y las relaciones íntimas.

En muchas sociedades, la familia forma parte del si stema más amplio de la sociedad y, para desempeñar sus funciones, cuenta con el apoyo de las entidades de bienestar social y de aplicación de la ley, de las instituciones religiosas, las escuelas y los servicios de salud.

La familia disfuncional

Con el término ‘disfuncional’ nos referimos a la familia que quizá no funciona o no resuelve bien los problemas en la sociedad y que muestra poca estima de sí misma, en cuanto personas y en cuanto grupo familiar. Las pautas de comunicación de la familia disfuncional perpetúan la baja autoestima y frecuentemente se caracterizan por 1) el egocentrismo, 2) la necesidad de acuerdo total y 3) la falta de empatía.

En la comunicación centrada en sí misma, la persona se preocupa de sus propias necesidades y olvida o niega las necesidades, sentimientos y perspectivas de los demás. A veces resulta difícil negociar con los miembros de la familia centrada en sí misma, pues se muestran hostiles y están a la defensiva.

La comunicación basada en la necesidad de acuerdo total surge cuando los cónyuges tienen poca estima de sí mismos y cualquier diferencia se considera una amenaza que puede conducir a conflictos. Con frecuencia, para crear una apariencia de acuerdo se emplean tácticas encaminadas a evitar el conflicto o a agradar a los demás miembros de la familia.

En el tercer ejemplo de relación disfuncional, caracterizada por la falta de empatía, los miembros de la familia no pueden reconocer las consecuencias que su propio comportamiento tiene en los demás miembros de la familia y sólo se preocupan de satisfacer sus propias necesidades. La comunicación tiende a ser equívoca, indirecta, defensiva y falsa.

Para establecer los niveles de funcionamiento de la familia es esencial evaluar sus pautas de comunicación.

Tendencias actuales que influyen en la estructura y funciones de la familia

En la estructura y funciones de la familia influyen importantes fuerzas demográficas, sociales y económicas, en particular la función y el estatus social de la mujer en tanto que dispensadora de cuidados a la familia. Esas fuerzas son, entre otras, las siguientes: 2

  • ÿ El envejecimiento de la población.

  • ÿ El descenso de las tasas de natalidad y del tamaño de la familia.

  • ÿ El creciente desfase entre ricos y pobres.

  • ÿ El mayor acceso de la mujer a la educación.

  • ÿ El retraso del matrimonio.

  • ÿ Las tasas crecientes de divorcios y nuevos matrimonios.

  • ÿ El creciente número de familias monoparentales y familias con padrastro o madrastra.

  • ÿ El cambio y equiparación de las funciones de ambos géneros.

  • ÿ El trabajo, cada vez más frecuente, de la mujer fuera del hogar.

  • ÿ Los avances tecnológicos que reducen el trabajo y proporcionan más tiempo de descanso.

Consecuencias para la enfermería de familia

Las enfermeras que tienen conocimientos, capacidades y comprensión de las distintas formas de familia pueden favorecer a la familia sana fortaleciendo su estructura y sus funciones y promoviendo una dinámica familiar positiva que favorece la salud.

Al prestar cuidados a las familias, el personal de atención de salud debe respetar el carácter único de cada familia. Los estereotipos negativos de algunas estructuras familiares, como los de las parejas del mismo sexo, pueden apartar a esas familias de toda búsqueda de apoyo de atención de salud y así hacer que aumenten sus riesgos de problemas de salud. Si bien puede ser que algunos crean que la diversidad de las formas de familia es un declive de los “valores familiares” tradicionales, quizá es señal de que la familia es en realidad muy resistente en su adaptación a las nuevas condiciones sociales.

C onsecuencias para la enfermería de familia Las enfermeras que tienen conocimientos, capacidades y comprensión de
 

CAPÍTULO DOS

Cómo las enfermeras

prestan cuidados a la familia

   

Cuidar a la familia es una de las funciones propias de la enfermería. El contexto familiar brinda la posibilidad de tratar las necesidades de salud de la unidad familiar y de cada uno de sus miembros.

Cada vez más, un proceso de colaboración - en el que la familia participa activamente en el mantenimiento de su estado de salud – sustituye al planteamiento tradicional de la atención de salud, en el que se considera que los médicos y las enfermeras son expertos que deciden lo que conviene a la familia y a sus miembros. Las familias desean participar y los consumidores informados piden un control cada vez mayor de los cuidados que reciben.

La medida en que la familia participa en la atención de salud puede variar en función de la situación o del problema de salud. En las situaciones en que se trata de problemas menores de cierta gravedad, las enfermeras se centran generalmente en el paciente. En cambio, en los casos de enfermedades crónicas, problemas graves o cuestiones de estilo de vida, las enfermeras han de implicar a toda la familia en la prestación de los cuidados.

Características principales de la enfermería de familia

Las enfermeras que prestan cuidados a las familias se fundan en principios básicos que orientan sus intervenciones y les ayudan a comprender la relación dinámica y compleja que existe entre la salud de la familia y la salud de cada uno de sus miembros. Esos principios son, entre otros, los siguientes: 3

  • ¸ La enfermería de familia se dirige a los miembros de ésta que están sanos y a los que están enfermos.

  • ¸ Las enfermeras de familia han de reconocer la relación que hay entre la salud de la persona y la salud de la familia. Cuando dispensa cuidados a los distintos miembros, sanos o enfermos, la enfermera debe asistir a la familia.

  • ¸ Los cuidados a la familia abarcan todos los aspectos de la experiencia de la familia: su pasado, su presente y su futuro.

  • ¸ La enfermería de familia toma en consideración el contexto general cultural y comunitario de la familia.

  • ¸ La enfermería de familia tiene en cuenta las relaciones que existen entre los miembros de la familia y reconoce que las personas y el grupo familiar no siempre alcanzan su mejor salud al mismo tiempo.

  • ¸ La enfermera de familia procura que aumenten las interacciones familiares, entre ella y la familia y entre los miembros de ésta.

  • ¸ La enfermera de familia reconoce que la persona de la familia que más síntomas tiene puede camb iar con el tiempo y que, entonces, habrá de cambiar el objetivo de las acciones de enfermería.

  • ¸ Las enfermeras de familia han de colaborar para definir con la familia las cuestiones de salud que son prioritarias.

La enfermera de familia de las nueve estrellas: capacidades múltiples y funciones diversas

Las enfermeras que trabajan con las familias desempeñan múltiples funciones, según las necesidades de la familia y los contextos en que se prestan los cuidados. Estos pueden ser la familia, las instalaciones de atención de salud, los centros de acogida de refugiados de paso, o la calle. Es difícil resumir en unas pocas funciones lo que las enfermeras hacen; por motivos de sencillez, trataremos de las funciones más importantes refiriéndonos a la enfermera de nueve estrellas. Las funciones de la enfermera de nueve estrellas son principalmente las siguientes:

  • v Educadora de salud: Enseñar a la familia, de manera formal o informal, aspectos de la salud y de la enfermedad y actuar como principales comunicadoras de información de salud.

  • v Dispensadora y supervisora de cuidados: Dispensar cuidados directamente y supervisar los que dispensan otras personas, entre ellas los miembros de la familia y los ayudantes de enfermería.

  • v Defensora de la familia: Trabajar para ayudar a las familias y hablar de asuntos tales como la seguridad y el acceso a los servicios.

  • v Detectora de casos y epidemióloga: Seguir la enfermedad y desempeñar una función clave en la vigilancia y control de ella.

  • v Investigadora: Identificar los problemas que se planten en el ejercicio de la profesión y buscar respuestas y soluciones mediante la investigación científica personal o en colaboración.

  • v Gestora y coordinadora: Gestionar, colaborar y hacer de enlace con los miembros de la familia, los servicios de salud y sociales y otros, para mejorar el acceso a los cuidados.

  • v Asesora: Desempeñar una función terapéutica ayudando a resolver problemas e identificar recursos.

  • v Consultora: Servir de consultora a las familias y organismos para identificar y facilitar el acceso a recursos.

  • v Modificadora del entorno: Cooperar para cambiar, por ejemplo, el entorno familiar con el fin de que las personas discapacitadas puedan mejorar su movilidad y cuidar de sí mismos.

La enfermera de familia de nueve estrellas se vale de varias de estas funciones para identificar riesgos sanitarios y problemas o necesidades de salud, y para abordar la situación, ella sola o en colaboración con las familias, con otros profesionales de salud o con grupos de la comunidad.

Identificar y satisfacer las necesidades de salud de la familia

Con frecuencia las enfermeras recurren a una evaluación sistemática para perfilar la estructura y las funciones de la familia y establecer cuáles son sus necesidades de salud. La persona y la familia deben participar como importantes colaboradores en los pasos siguientes:

Acopio y análisis de datos

Identificación del problema de salud
Identificación del problema
de salud
Establecimiento de las metas y de los resultados deseados
Establecimiento de las metas y
de los resultados deseados
Aplicación de estrategias e intervenciones para mejorar la salud
Aplicación de estrategias e
intervenciones para mejorar la
salud

Hacer una evaluación para ver si se han conseguidos los resultados

Modelos para la evaluación de la familia y la intervención

Son numerosos los métodos que pueden emplearse para reunir información sobre las familias para fines de evaluación. Algunos de los modelos elaborados por las enfermeras de familia son los siguientes:

  • 1. El Modelo de evaluación de la familia e intervención

  • 2 El Modelo Friedman de evaluación de la familia

    • 3. El Modelo Calgary de evaluación de la familia y los Modelos Calgary de intervención en la familia

    • 4. El Modelo OMS/EURO de Enfermería de salud de la familia.

(Estos modelos son explicados en detalle en el Anexo 1)

En la actualidad, varían la coherencia y homogeneidad del lenguaje y los fundamentos teóricos de la enfermería de familia. Sin embargo, en los métodos actuales se reflejan ciertas opiniones comunes sobre la práctica de la enfermería de familia.

  • 1. En la práctica profesional se tiene una perspectiva global y total de los cuidados y se sitúa dentro de la unidad familiar a la persona que busca ayuda o cuidados, o se toma a toda la familia como centro de atención para esos cuidados.

  • 2. En la práctica profesional se reconoce que la estructura, los puntos fuertes, los puntos débiles y la dinámica de la familia pueden hacer que aumente o disminuya el potencial óptimo de salud o el cuidado óptimo de la enfermedad y, por tanto, puede influir en la evaluación y en los modos de intervención de la enfermería de familia.

  • 3. La práctica profesional fomenta la participación significativa de los miembros de la familia en la evaluación, la adopción de decisiones y la planificación, así como en los cuidados.

  • 4. La práctica profesional moviliza un conjunto de recursos y servicios que comprende la evaluación, la formación y la asistencia. Aquí se incluye también la movilización de los recursos de otros profesionales y dispensadores de servicios en los sectores de la salud y de la comunidad.

Por consiguiente, podemos examinar los siguientes aspectos de la enfermería de familia:

  • v Considerar a la familia como contexto

Si bien puede ser que la enfermera se centre en la persona para la evaluación y la intervención, se considera que la familia es el contexto o el centro de interés secundario. La familia puede ser factor de estrés o puede ser un recurso para la persona, y la enfermera puede hacer que la familia participe en grados diversos, según la situación.

Puede ser que la enfermera evalúe a la familia como parte del sistema de apoyo social de la persona. En unos casos estos datos quizá no se utilizan para elaborar un plan de cuidados, mientras que en otros se incorporan al plan de cuidados para la persona, y la familia participa activamente en esos cuidados. Por ejemplo, al dispensar cuidados a un niño, se ve a éste en el contexto de la familia, que es la dispensadora primordial de ellos. Como la continuidad de esos cuidados depende de la familia, las enfermeras identifican los puntos fuertes y los puntos débiles de ella y tratan de conseguir que sea más efectiva al dispensarlos.

  • v La familia es la suma de sus miembros

También puede considerarse que la familia es la acumulación o la suma de todos sus miembros individuales. Los cuidados se dispensan a los miembros de la familia como personas, más que centrándose en la familia como unidad para los cuidados.

Se considera que cada miembro individual es una unidad y no se insiste en las relaciones con la familia.

A este nivel, el cuidado de la familia se basa en el supuesto de que, si se trata la salud de cada miembro, se habrán satisfecho todas las necesidades de salud de la familia. Sin embargo, considerar que la familia es meramente la suma de sus miembros pone en entredicho los cuidados globales porque resulta dudosa la influencia de la familia sobre la persona y la influencia de la persona sobre la familia. Cada vez más, la atención de enfermería se centra en el conjunto de la familia, más bien que en algunos de sus miembros.

  • v Trabajar con el sistema de la familia como cliente

En este tipo de práctica de la enfermería de familia, los sistemas familiares son el centro de interés para la evaluación y para los cuidados. Entre otros ejemplos de sistemas familiares cabe mencionar las relaciones entre los padres y el hijo, las relaciones maritales entre esposa y esposo y los problemas que requieren atención dentro de la familia. La evaluación de la dinámica y de las relaciones familiares puede dar ideas acerca de la salud de la familia y brindar oportunidades para intervenciones de enfermería destinadas a fortalecer la solución de los problemas y el funcionamiento.

  • v Centrarse en la familia como cliente

En este caso la enfermera se ocupa de toda la familia como unidad primaria para la evaluación y para dispensar los cuidados. La familia está en primera línea y sus miembros están en el trasfondo o contexto. El acento se pone en la interacción de los miembros de la familia.

¿Qué aportan las enfermeras a los cuidados de la familia?

La enfermería de familia es un continuo de cuidados a todo lo largo de la vida:

servicios de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad, de atención, de cuidados, de curación y de rehabilitación. Este continuo de cuidados constituye la capacidad de la enfermería para mejorar la salud de la familia.

Algunas de las contribuciones y funciones más importantes de la enfermería en los cuidados a la familia son las siguientes:

  • 1. Promover la salud

Si bien gran parte de la atención de salud se centra actualmente en la enfermedad y su tratamiento, la enfermería se ha adaptado bien a las recientes tendencias y demandas del público en el sentido de mayor bienestar y promoción de la salud. Con el movimiento de la atención primaria de salud, las enfermeras han estado en la

vanguardia de la promoción del buen funcionamiento de la familia y de estilos de vida de familia saludables. También se ha alentado a las familias a aceptar la responsabilidad de su propia salud, a facilitar información de salud adecuada y a trabajar con otras familias para estudiar las opciones y adoptar decisiones informadas.

La presencia de las enfermeras en contextos de atención primaria de salud, como escuelas, lugares de trabajo y hogares, les permite actuar de manera dinámica para identificar poblaciones en peligro, examinar y detectar a tiempo, prestar servicios terapéuticos y de asesoramiento, establecer enlaces con los correspondientes servicios de salud de la familia, y orientarse hacia los grupos vulnerables. 4

Las acciones de enfermería que se centran en la promoción de la salud y en la prevención de la enfermedad y de las lesiones tienen por objeto conseguir unos resultados complementarios entre sí. Por ejemplo, al enseñar a las personas y a las familias estrategias para impedir el comportamiento abusivo y violento se mejora la comunicación entre los miembros de las familias, se fomenta la armonía, la seguridad y la salud mental familiares. Asimismo, se evitan el estrés y las lesiones relacionados con la violencia.

Para ayudar a la familia en la promoción de la salud, las enfermeras recurren a los pasos de los procedimientos de enfermería: evaluación previa, planificación, ejecución y evaluación posterior. Durante la evaluación previa, las enfermeras examinan a fondo procesos familiares tales como la interacción, el desarrollo, la solución de las dificultades, y el modo de funcionamiento para determinar cuáles son los puntos fuertes de la familia que favorecen la salud, y cuáles son los aspectos o los obstáculos contrarios a la promoción de la salud. Mediante la evaluación, la enfermera identifica los sectores para las intervenciones de enfermería.

Los sectores o aspectos en que las enfermeras pueden ayudar a la familia en sus actividades de promoción de la salud son, entre otros, los siguientes:

  • ß Pautas alimentarias y de nutrición de la familia y de cada uno de sus miembros.

  • ß Prácticas de seguridad de la familia en casa y fuera de casa.

  • ß Reducción de riesgos y pautas de comportamiento saludable.

  • ß Ocio y ejercicio físico de la familia y de las personas.

  • ß Hacer frente a eventos familiares tales como nacimientos, enfermedad, muertes, jubilación, separación, divorcio.

  • ß Interacciones familiares y apoyo social.

  • ß Dejar de fumar.

Si bien las enfermeras son las principales dispensadoras de atención primaria de salud a la familia, para abordar muchos de estos problemas resultan cruciales las colaboraciones con otros grupos de profesionales, la referencia a otros recursos y la implicación de otros sectores como los servicios sociales, los centros de empleo, y otros.

2.

Prevención y pronta detección de la enfermedad

Uno de los principales objetivos de la salud de la familia es la prevención de la enfermedad y de la discapacidad. Las enfermeras están bien situadas para aplicar distintos niveles de prevención en un amplio espectro de posibles casos de salud y de enfermedad. Las enfermeras trabajan con las familias en tres niveles de prevención:

  • ß Prevención primaria: La enfermera aplica determinadas medidas preventivas para evitar enfermedades o lesiones a las personas. Algunos ejemplos son: la inmunización de los niños, la ayuda a las personas que desean dejar de fumar, la aplicación de ejercicios y programas de bienestar físico.

  • ß Prevención secundaria: La enfermera identifica problemas y trata al enfermo o lo remite para que se actúe con él de manera oportuna. Entre otros ejemplos pueden mencionarse: la detección y el seguimiento de personas que padecen hipertensión o diabetes para prevenir complicaciones, examinarlas después de una fractura para ver si padecen osteoporosis.

  • ß Prevención terciaria: Se refiere a la prevención de complicaciones de las enfermedades, con el fin de reducir al mínimo la discapacidad y conseguir un funcionamiento máximo mediante la rehabilitación.

La prevención de la enfermedad mediante la pronta detección, el diagnóstico y el tratamiento es mu y importante. A medida que la población envejece y aumenta la prevalencia de enfermedades crónicas, la prevención terciaria se hace igualmente importante para reducir al mínimo las discapacidades físicas o mentales que ponen en peligro las actividades de la vida diaria o las que ayudan a la vida diaria.

  • 3. Prestar cuidados a los miembros de la familia en su casa

Cuando los cuidados pasan del hospital a la casa del paciente, las enfermeras de familia prestan cuidados de enfermería especializados y ayudan a las familias a hacer frente a la enfermedad o a las lesiones. Asimismo las enfermeras ayudan a las familias a mejorar las capacidades de autoatención. Y cuando la recuperación es poco probable, las enfermeras cuidan a los pacientes y facilitan las condiciones para una muerte digna y pacífica. Los servicios de la enfermería de familia en los hogares pueden ser, entre otros, los siguientes:

  • ß Diagnósticos y tratamiento de casos menos graves y envío a clínicas y hospitales en caso necesario.

  • ß Gestión de enfermedades graves o crónicas.

  • ß Vigilancia de los cambios del estado de salud.

  • ß Enseñar a los miembros de la familia lo que es la enfermedad y los efectos de los medicamentos.

  • ß Dotar a los miembros de la familia de capacidades de autoatención.

  • ß Servicios de rehabilitación.

  • ß Cuidados paliativos

4. Los costos de enfermería de la atención a la familia son económicos

Las reformas de la atención de salud hechas en todo el mundo han puesto de relieve problemas comunes: los gastos crecientes en atención de salud, y la búsqueda de eficiencia económica y contención de los costos. La formación y utilización adecuadas de los dispensadores de atención de salud ha sido uno de los medios empleados para racionalizar los costos y su aumento. La utilización de las enfermeras para conseguir un máximo acceso a los servicios de salud es objeto de una atención cada vez mayor.

En las publicaciones se sugiere que recurriendo a los conocimientos y capacidad de las enfermeras se pueden obtener buenos resultados en cuanto a eficacia, contención de los costos y satisfacción de los pacientes. Entre otros ejemplos, pueden mencionarse los siguientes:

  • ß En un estudio hecho por la Asociación de Enfermeras de los Estados Unidos se demostraba que las matronas que son enfermeras tituladas dispensan cuidados que abrevian las estancias hospitalarias, reducen el número de partos prematuros, y de los partos a que asisten resultan niños igualmente sanos que cuando asisten los médicos. 5

  • ß En Alberta, Canadá, las enfermeras de salud pública empleadas por los consejos de salud locales administran de oficio inmunización a los niños pequeños y a los que están en edad preescolar. En Ontario esas mismas inmunizaciones son administradas por médicos El resultado de las inmunizaciones demuestra que Alberta y Ontario tienen el mismo éxito en la prevención de la difteria, el tétanos y la polio, pero los costos son muy inferiores en Alberta. 6

  • ß En un estudio de 1.815 pacientes que pidieron y consiguieron cita el mismo día, las enfermeras recibieron en total al 78,6 % mientras que los médicos generalistas recibieron al 76,4%. Los resultados indican que un servicio de citas para el mismo día resulta aceptable para la mayoría de los pacientes y que las enfermeras prestan servicios clínicamente eficaces. 7

Cuidar a la familia: Algunas viñetas internacionales

La enfermería de familia en Eslovenia

El constante desarrollo de la enfermería en Eslovenia indica que los servicios de enfermería de la comunidad tienden a orientarse cada vez más hacia la familia por la vía de los cuidados a la comunidad. Desde 1996, cada distrito cuenta con una enfermera de atención primaria a la comunidad, que es la primera línea y el contacto constante para las personas cualquiera que sea el lugar en que viven o trabajan. Con el método del ciclo de la vida, se prestan a la familia cuidados durante las 24 horas, desde el nacimiento hasta la muerte. La enfermera desempeña numerosas

funciones, entre ellas la de dispensadora de cuidados, encargada de las decisiones, comunicadora, líder de la comunidad y gestora de los servicios para pacientes, clientes, familias y comunidad local. La meta que se persigue es que todas las familias cuenten con una enfermera diplomada que trabaje con ellas desde el nacimiento hasta la muerte.

* * *

(Fuente: 8 )

Enfermeras de salud de la familia en Botswana

En Botswana, donde la enfermera de familia está reconocida desde hace 20 años, el sistema adoptado es una combinación de enfermera generalista que dispensa cuidados a las familias y enfermera que cuida a los pacientes enfermos. La práctica de la enfermería de familia se define dentro de los principios de la atención primaria de salud y se refiere al mantenimiento y promoción de la salud y a los cuidados curativos prestados a los miembros de la familia, de todas las edades, a lo largo del ciclo de la vida. Los cuidados, que comprenden los servicios curativos y el asesoramiento, tienen lugar casi siempre en instalaciones para pacientes externos que consultan con uno o más miembros de la familia. La evaluación de ésta se hace tomándola como unidad sociocultural en la que influyen considerablemente los cambios sociales que se producen en el país.

(Fuente: Normas para el ejercicio de las enfermeras de familia:

Asociación de Enfermeras de Botswana , 2001)

* * *

Una enfermera y una familia en América: La familia Smith

Trabajo en una clínica pediátrica prestando servicios de atención de salud a pacientes muy diversos. Un día observé que los pacientes siguientes en mi lista eran dos niños de 4 y 5 años, que acababan de llegar a una nueva casa de adopción. En ese Estado es obligatorio un examen físico de todos los niños dentro de la semana siguiente a su llegada a la casa de adopción. Vi que los niños estaban, literalmente, subiéndose por las paredes. No podían estar quietos ni siquiera unos segundos. Al poco tiempo, ya me sentía exasperada por los dos niños. Miré con gran sorpresa a los padres adoptivos, preguntándome cuánto tiempo soportarían a estos dos niños en su casa.

Los padres adoptivos eran dos hombres, Ted y Ray. Se trataba de una pareja homosexual que un amigo de ellos me había enviado. Su relación era estable y larga. Querían hijos y sabían que solamente podían ser padres adoptivos. Ambos tenían buenos puestos de trabajo y estaban dispuestos a hacer cualesquiera sacrificios que fueran necesarios para llegar a ser padres.

Yo me sentía escéptica. Dediqué largo tiempo a hablar con Ted y Ray de los muchos obstáculos que se les presentarían. Tener familia repentinamente podía ser un desastre aun para una relación ‘normal’ y estable con hijos ‘normales’. Estos hombres se encontraban ante obstáculos que parecían insuperables. Iba a ser muy difícil vivir con los dos niños. Yo dudaba de que pudieran hacerlo, pero les dije que les ayudaría pasase lo que pasase.

En los 2 años siguientes visitaron mi consulta muchas veces. Observé con sorpresa cómo ambos niños iban dejando de ser revoltosos y difíciles para mostrarse educados y amables. Pensé en pedir a Ted y Ray que dieran clases de comportamiento paterno a algunos de mis otros pacientes porque eran los mejores padres que había encontrado en mis años de práctica profesional.

Hace poco miré mi agenda y vi que tenía una visita de los niños. Me habían traído fotos de su nueva casa inmediatamente después de llegar a ella. Ray y Ted habían cambiado los apellidos de los niños en el momento de la adopción. Éstos me comunicaron con orgullo que ahora eran 'la familia Smith'.

Me sentí más conmovida de lo que puedo expresar cuando me propusieron que compartiera con ellos este importante momento. No se nos ofrece con mucha frecuencia la posibilidad de asistir al nacimiento de una familia nueva y especial.

Renee McLeod, MSN, Enfermera diplomada Extracto de la obra Touched By a Nurse , de Jim Kane y Carmen Germaine Warner Lippincott 1999.

 

CAPÍTULO TRES

Cuidar a las familias pobres,

desplazadas y refugiadas

   

Familias que viven en la pobreza y otras situaciones de marginación

Según estimaciones, 1.400 millones de personas viven en la pobreza en todo el mundo y esa cifra va en aumento. 9 La pobreza y otros desórdenes sociales y económicos desgarran a las familias y son causa de migraciones, carencia de hogar y otros efectos adversos para la salud. Muchas veces las enfermeras se encuentran con personas que no conocen la familia como sistema de apoyo fundamental o que, en el caso de ellas, ha fallado y todos los miembros se encuentran sin refugio. En muchas sociedades, el desempleo, la pobreza y la violencia familiar son las causas principales de la ruptura de la familia y de la marginalización.

La falta de hogar es un problema creciente en muchos países, especialmente en las grandes ciudades en que las personas desplazadas viven frecuentemente en el entorno más degradante. Muchas personas sin hogar, y especialmente niños de la calle, duermen a cielo raso, con graves consecuencias para la salud y sociales. La falta de hogar es causa de grandes tensiones físicas y psicosociales para las personas. Al no haber redes ni otros vínculos familiares fuertes puede aumentar la vulnerabilidad ante la privación, las enfermedades, lesiones y discapacidades. Los niños de la calle están especialmente en peligro de sufrir violencia o ser víctimas de violación o de homicidio.

Como la pobreza y la falta de hogar inciden directamente en la salud de la persona y de la familia, las medidas para abordar estos males interesan directamente a las enfermeras. Una pronta actuación puede ser la mejor manera de mantener a una familia intacta y saludable. Como en el caso de las familias en general, un principio cardinal para prestar cuidados a las familias pobres y sin hogar es hacer que participen en la identificación de sus problemas. Entre las acciones de enfermería encaminadas a tratar las necesidades de salud de las personas pobres y sin hogar pueden mencionarse las siguientes:

  • ÿ Identificar el estado y las necesidades de salud de las poblaciones vulnerables.

  • ÿ Colaborar con grupos y sectores de la comunidad para generar ingresos y asegurarlos, por ejemplo, para que se facilite el acceso a las subvenciones para las familias y los niños, a las prestaciones por discapacidad, al seguro de desempleo, etc.

  • ÿ Facilitar a los pobres el acceso a los servicios de salud.

  • ÿ Ejercer influencia en los gobiernos en contra del trabajo y la explotación de los niños.

  • ÿ Influir para que se dé a los jóvenes una formación laboral y un puesto de trabajo.

  • ÿ Trabajar para que los mayores tengan más posibilidades de acceso a centros de acogida y mayor seguridad alimentaría.

  • ÿ Prestar apoyo a las familias que cuidan de personas con enfermedades crónicas y a las que cuidan a los niños huérfanos por el VIH/SIDA.

  • ÿ Dar información sobre los recursos y medios de la comunidad, por ejemplo refugios, centros diurnos y centros de salud para los pobres.

* * * * * * * * *

* * * *

Trabajo con migrantes, refugiados y personas desplazadas

La familia, en tanto que unidad básica de la sociedad, es frecuentemente la principal víctima de las guerras y de las catástrofes naturales. En todo el mundo, la familia asiste a los cambios resultantes del conflicto armado, la agitación política, las dificultades económicas y las catástrofes naturales, que amenazan la estabilidad y continuidad de la familia. Uno de los resultados de esos fenómenos puede ser el desarraigo y la migración de las poblaciones.

Las familias desarraigadas que buscan refugio en otros países o que se ven desplazadas en el interior de su país son noticia con demasiada frecuencia. Las personas desplazadas son frecuentemente instaladas en campamentos, como medida de urgencia para proporcionarles alivio y refugio y para satisfacer sus necesidades de nutrición. La vida en los campamentos impone numerosas dificultades, como restricciones para trabajar o viajar, y los refugiados corren importantes riesgos de abusos. Con frecuencia se sienten aislados en su nuevo entorno.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), más de las tres cuartas partes de los 21,7 millones de refugiados y personas desplazadas de todo el mundo son mujeres y niños. 10 Muchas veces sufren de desnutrición, enfermedades respiratorias, diarrea, enfermedades causadas por parásitos y enfermedades de transmisión sexual. Por otra parte, muchos refugiados han sufrido torturas y otros abusos en sus países de origen. Esto contribuye a sus sentimientos de temor y ansiedad y es origen de problemas de salud mental. Las instalaciones inadecuadas, y las canalizaciones deficientes son muy frecuentes en los campos de refugiados. Las mujeres y las niñas son especialmente vulnerables y a menudo son víctimas de acoso sexual, violaciones y ataque físicos.

Como las enfermeras se encuentran entre los dispensadores de atención de salud en primera línea, están bien situadas para tratar las necesidades inmediatas y de largo plazo de las familias desplazadas. Los problemas de salud ante los que

pueden verse las enfermeras en este contexto son, entre otros, la enfermedad mental, la desnutrición y enfermedades contagiosas como la tuberculosis. Por otra parte, las enfermeras deben salvar las barreras culturales y hacer frente a la falta de información sobre los recursos disponibles y sobre el modo de acceder a ellos. Son muy diversas las actividades que las enfermeras desarrollan con las familias refugiadas para promover la salud de éstas, entre otras las siguientes:

  • ÿ Identificación de las necesidades de salud y enfermería de las personas desplazadas.

  • ÿ Prestación de ayuda en programas de urgencia y de reasentamiento, ocupándose en particular de los grupos vulnerables, por ejemplo los niños, las personas ancianas y los discapacitados.

  • ÿ Planificación de los modos de prestación y evaluación de los servicios de salud que se dispensan a las personas desplazadas.

  • ÿ Relaciones con otros servicios, como los de saneamiento, abastecimiento de agua y centros de alimentación.

  • ÿ Colaboración con grupos de derechos humanos y con las ONG para incrementar el acceso a los cuidados, incluido el ejercicio de influencia con los gobiernos para que se presten unos servicios de salud adecuados.

  • ÿ Evaluaciones y exámenes para detectar señales de tortura u otros malos tratos.

  • ÿ Promoción del seguimiento de las terapias por medicamentos, el respeto de las citas para chequeos, inmunizaciones, etc.

  • ÿ Transmisión de información sobre los servicios sociales y de salud disponibles y sobre el modo de acceder a ellos.

  • ÿ Prestación de cuidados mediante servicios exteriores en campamentos y otros contextos.

En los últimos decenios, más personas que nunca han pasado a ser migrantes, refugiados o personas desplazadas. El 1º de enero de 2001, había en el mundo 21,7 millones de refugiados: es decir, una persona de cada 280 de las que viven en el planeta. Otros 30 millones están clasificados como personas desplazadas en el interior de sus países.

El estado de salud de estas poblaciones, que muchas veces es deficiente, puede verse agravado por las privaciones, las penalidades físicas y las tensiones. El problema puede agravarse todavía más por la falta de recursos en el país de primer asilo o de reasentamiento.

Las enfermeras, en tanto que ciudadanas de sus países, defensoras de los pacientes y dispensadoras de cuidados, pueden contribuir en gran medida a resolver los problemas de salud de las familias desplazadas y refugiadas y ayudarles a adaptarse a un nuevo modo de vida.

Las enfermeras, en tanto que ciudadanas de sus países, defensoras de los pacientes y dispensadoras de
 

CAPÍTULO CUATRO

Políticas y servicios

“favorables a la familia”

   

Influir para conseguir una política pública sana

Influir en la política pública es una de las funciones de la enfermería y, cada vez más, una expectativa del público. Las enfermeras han demostrado espíritu de iniciativa al formar los hospitales “favorables al niño” y “favorables a la madre”, cuyos servicios y entornos están adaptados a las necesidades del cliente, y no al revés. Un interés y capacidad de dirección similares son necesarios para crear servicios de salud “favorables a la familia”.

En la política de salud se incluyen las directivas de fomento de la salud del público mediante un determinado tipo de actuación. Esas directivas son obra de los políticos y reflejan los valores, creencias y actitudes de la sociedad. Éstos van desde las políticas institucionales, por ejemplo de seguridad en el trabajo hasta las políticas de las organizaciones, por ejemplo la prohibición de fumar en la sede de la ANE.

Para influir en la política general pública, las enfermeras deben comprender los distintos factores que influyen en ella:

Los grupos de intereses

La ideología

política

La opinión pública Política oficial Equidad y Los medios de comunicación solidaridad
La opinión
pública
Política
oficial
Equidad y
Los medios de
comunicación
solidaridad

Algunos determinantes de política pública sana

Esto significa que las enfermeras tienen que comprender a diversos grupos y redes de intereses y cooperar con ellos. La reciente reforma de la atención de salud ha producido cambios de la política de salud que influyen en la prestación de los servicios. Por ejemplo, se perciben derechos de usuario para recuperar algunos de los costos de la atención de salud, pero ello puede ser un obstáculo para el acceso de las familias de ingresos bajos. Las enfermeras deben ser la fuerza de equilibrio, de modo que los cuidados de salud esenciales no dependan de la capacidad de cada uno para pagarlos.

En un estudio hecho por la OMS se vio que la enfermería se encuentra ante diversos factores que hacen más difícil su contribución a la política de atención de salud 11 : la falta de autoridad y poder, a todos los niveles, para cambiar la práctica de la profesión, la exclusión de las enfermeras de la elaboración de las políticas, y la presencia de enfermeras no representativas en los comités en que se adoptan decisiones para la asignación de los recursos, para la planificación de los recursos humanos y otros asuntos. Sin embargo, las enfermeras tienen capacidades de vital importancia que las convierten en un recurso eficaz para dar forma a la política de salud pública.

Las enfermeras se ocupan de que las políticas de salud pública sean acertadas para que todos los sectores y servicios incluyan la salud en su programa. Por ejemplo, si bien la salud es asunto de que se ocupa el ministerio de sanidad, también contribuyen a la salud otros sectores como la agricultura, el empleo, la seguridad pública, el suministro de agua y la vivienda. Y es importante que las enfermeras sean las principales defensoras del conjunto de la política de salud pública. Una política pública saludable en el plano de la familia y en el plano de la comunidad facilita a las personas las opciones saludables, pues elimina los obstáculos. Una política pública acertada favorece la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

Las enfermeras, personalmente o a través de sus asociaciones nacionales, pueden contribuir a la política de salud de las maneras siguientes: 12

   
 

Influyendo para que se incluya a las enfermeras en los consejos y comités principales de elaboración de políticas.

Haciendo que la asociación sea considerada recurso de expertos por sus

claras declaraciones de posición sobre política general, hechas por escrito. Estando informadas sobre los problemas, las propuestas y los avances de

salud y públicos. Elaborando estrategias adecuadas para los distintos problemas y

procedimientos de la política general. Formando alianzas estratégicas con otras organizaciones.

Hablando en público a través de los medios de comunicación, de manera estratégica.

Elaborando declaraciones de posición unificadas con otras organizaciones de

 

enfermería. Formando e implicando a los miembros en los problemas y estrategias de la

política general. Cerciorándose de que las enfermeras que representan a la asociación están bien preparadas y son capaces de hablar.

Preparando a las enfermeras jóvenes que tengan capacidad de liderazgo.

Manteniendo relaciones constructivas con las personas influyentes.

   

Establecer servicios favorables a la familia

Las instalaciones y servicios de salud que no concuerdan con las expectativas y con los valores culturales de la comunidad tienden a no utilizarse adecuadamente. Las personas suelen pasarlos por alto y buscan los cuidados en otros lugares. Las políticas favorables a la familia comprenden diversas decisiones tomadas por los elaboradores de esas políticas, que afectan directa o indirectamente a las familias . Las medidas que influyen en el acceso a la vivienda y a los servicios de salud, en los ingresos, en la educación, en los servicios sociales o en el empleo pueden definirse en términos amplios como políticas de familia. El objetivo de las políticas favorables a la familia debe ser aumentar el bienestar de la familia y de sus miembros individuales. Se enumeran a continuación algunos indicadores del bienestar de la familia: satisfacción con los cuidados, satisfacción de las necesidades de las familias, disminución del estrés de las familias, aportar recursos adicionales y adaptar los recursos a las necesidades familiares.

Los siguientes son algunos de los obstáculos con que tropiezan las instalaciones de salud favorables a la familia:

Horarios de servicio que no convienen para los padres que trabajan.

Insuficiente variedad de los servicios.

Prestación de servicios diferentes en los distintos días. Por ejemplo, puede

ser que los servicios prenatales se presten en días determinados y que en esos días no se tenga acceso a la inmunización. Por ello es necesario acudir más veces a las instalaciones de salud. Personal de salud que no respeta las creencias y valores culturales y de la

comunidad. Imposición de fuertes gastos a la familia en viajes, tiempo de espera,

servicios disponibles o finanzas, etc. Pocas remisiones de personas de los cuidados primarios a otros superiores.

Discriminación y falta de equidad en el acceso a los servicios.

Actitud brusca y descuidada que deshumaniza a las familias.

Falta de respeto de la privacidad y secreto de las personas.

Es esencial analizar la manera en que las políticas de salud y de bienestar social afectan a las familias con las que trabajan las enfermeras. Éstas pueden influir a favor de políticas que fomenten el bienestar de los miembros de la familia y de la propia unidad familiar y que beneficien claramente a la familia. He aquí algunos ejemplos de políticas favorables a ésta:

  • v Satisfacer las necesidades globales de atención de las familias.

  • v Incrementar el acceso a la atención de salud.

  • v Reducir la carga de los cuidados que han de pagarse directamente.

  • v Hacer que las horas de servicio sean compatibles con la vida de trabajo de la comunidad.

  • v Prestar servicios adaptados a necesidades manifestadas por las familias.

  • v Prestar servicios culturalmente adecuados.

Es importante poder reconocer la manera en que las políticas de financiación y prestación de los cuidados de salud influyen en la salud y en el funcionamiento de las familias. Un punto de partida general es el análisis de la manera en que afectan a la familia las políticas de salud y bienestar social. Para entender los problemas y preocupaciones de la familia, es preciso hacer una evaluación en la que se establezcan las lagunas de esas políticas con el fin de introducir los cambios o influir a favor del establecimiento de una política nueva. Entre los aspectos que hay que tener en cuenta, pueden mencionarse los siguientes:

  • v Identificar el estatus económico y social de los miembros de la familia, entre ellos su nivel de educación, el origen y la cuantía de sus ingresos.

  • v Establecer si la familia puede satisfacer sus necesidades fundamentales.

  • v Establecer si la familia depende de la asistencia médica y social, por ejemplo, si recibe asistencia sanitaria gratuita.

  • v Averiguar qué servicios de salud utiliza la familia y si puede pagarlos.

  • v Explorar con la familia otras posibles fuentes de cuidados de salud.

La comprensión general de la situación de la familia ayudará a las enfermeras a identificar los recursos y necesidades de ésta y a establecer así políticas y programas favorables a ella. Influyendo en la política general pueden prepararse estrategias para que las familias tengan un mayor acceso a los servicios.

Es esencial analizar la manera en que las políticas de salud y de bienestar social afectan

Observaciones finales

Cuidar a la familia es un aspecto de la enfermería interesante y remunerador. Las enfermeras son el recurso principal para prestar cuidados a la familia, estructura básica de la sociedad. La larga tradición de la enfermería en los cuidados a la familia está muy en consonancia con las tendencias actuales de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad, y con los problemas de los autocuidados que afectan a la familia. Las enfermeras son las principales dispensadoras de atención de salud a la familia y a grupos vulnerables y marginalizados tales como los inmigrantes, los refugiados, los niños de la calle y los ancianos.

Utilizando un acercamiento sistemático de valoración, diagnóstico, realización y evaluación, las enfermeras tienen una función clave en la promoción de la salud, prevención de la enfermedad, cuidados y rehabilitación. También realzan la integridad y funcionamiento de la familia. Las enfermeras necesitan estar más políticamente activas para proveer información y testimonio para así efectuar cambios necesarios en los sistemas de salud que benefician a las familias. Las enfermeras pueden influir en la política a través de las asociaciones nacionales de enfermeras así como a través de sus esfuerzos propios.

Por sus funciones plurivalentes y su cercanía a las personas, las enfermeras son un recurso esencial para la salud de la familia. En las instalaciones sanitarias o en contextos y residencias de la comunidad, las enfermeras llegan a las personas con un continuo de cuidados que abarca la vida entera. Es importante que todas las familias tengan acceso a una enfermera a la que puedan dirigirse en la salud y en la enfermedad y a la que puedan llamar “mi enfermera” o “nuestra enfermera”, del mismo modo que hablan de “mi médico”. La enfermera está bien situada para ser la dispensadora de atención primaria y actuar como punto de entrada a otros servicios pertinentes. Debe movilizarse todo el potencial de la enfermería para conseguir que las familias gocen de plena salud en un mundo saludable.

Referencias

  • 1 Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) Clasificación internacional para la práctica de

enfermería.

Versión Beta. Página. 62.

  • 2 Friedman, M.M. (1998), Family Nursing: Research, Theory, & Practice. Fourth Edition. Pp.11-16. Stamford: Appleton & Lange.

  • 3 Gilliss, C (1989), Family Research in Nursing. In C.L. Gilliss, B.L. Highley, B.M. Roberts, & I.M. Martinon (eds.), Towards a science o family nursing (pp.37-63). Menlo Park, CA: Addison Wesley.
    4

OMS, Europa (2001), Segunda Conferencia Ministerial sobre la Enfermería y Partería en Europa. Informe de una Conferencia de la OMS, Munich, Alemania, 15-17 de junio de 2000. pág. 11.

  • 5 Brown s. and Gimes, D (1992), A Meta.-Analysis of Process of Care, Clinical outcomes and Cost- effectiveness of Nursing in Primary Care Roes, Nurse-Practitioner and Nurse-Midwives. Washington, DC; American Nurses Association.

  • 6 Canadian Nurses Association’s initiative of Cost-Effective Nursing Alternatives. de la enfermería en un mundo cambiante, CIE. 1996.

  • 7 British Medical Journal 2000: 320: 1038-1048

Citado en El valor

  • 8 Gec, T. (2000, March). Comunicación personal sobre la unidad de enfermería de la comunidad en Eslovenia.

  • 9 Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2000), Informe sobre el desarrollo humano, 2000. Nueva York: Oxford University Press.

    • 10 La dirección del sitio web del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es la siguiente: www.unhcr.ch

    • 11 Organización Mundial de la Salud (1997), La práctica de la enfermería en el mundo. OMS.

Ginebra.

  • 12 CIE (2001), Guidelines on Shaping Effective Health Policy. Ginebra: CIE.