Вы находитесь на странице: 1из 21

m

TEORIA

DE

DEL

FUNCIONAMIENTO

LA

PERSONALIDAD

OPTIMO

En la teoría expuesta hasta aquí hemos postulado explícita­ mente la existencia de ciertas tendencias direccionales (I D y

11 a 2) y de ciertas necesidades (11 C y 11 D) del individuo. Como el desarrollo pleno de esas tendencias está sujeto a con­ diciones bien determinadas, nuestra teoría implica la idea de 1m óptimo en la actualimción del ser humano. Ese óptimo puede definirse como Mel objetivo de la evolución social", como ·el

, hemos decidido denominarlo "funcionamiento óptimo". La per­ sona hipotética que se actualizara plenamente funcionaría, pues, de una manera óptima. Aunque la teoría del fuilcionamiento óptimo de la persona­ lidad no comprende nada que no esté indicado ya en las pági­ nas precedentes, esta teoría merece una formulación indepen­ diente y sistemática.

etcétera. Nosotros

resultado final (e ideal) de la psicoterapia

A

Todo individuo posee una tendencia innata a actualizar las

de su

organismo.

B

potencialidad;

El individuo tie� la capacidad � 8imboli1.0r m erperiencia adec:uadamente en la conciencia, y la tendencia a ejercer esa capacidad. l. Como corolario podemoJ decir que todo individuo tiene la capaci­ dad de mantener, y In t<'Ildencia a mantener, un utado de congnMmcia en­ tn.• el concepto del 110 y la �

81

e

c.

Las consecuencias de la conducta son acce.tible$ a la conciencia.

El individuo

El

individuo

mí.mw.

experimenta una neoesidad de coruíderación

po.titiva.

experimenta

una

D

necesidad

de

con.tideración

po.ritlva

E

.JÍ

La manifestación de hu tendencias A y B está sujeta a la satisfacción de las necesidades C y D. &pecíficmnente, las tendencias A y B se expresan en la medida en que:

l.

El

individuo

experimenta

la

con.Jideraci6n

positiva

incondicional

de

personas-criterios.

 
 

2.

Esa

coruíderaci6n

positiva

incondicional

se

revela

al

sujeto

en

el

seno

de

una

relación

en

la

cual

se

siente

comprendido

de

una

manera

empática.

 
 

F

Cuando se satisfacen

al máximo

las condiciones estipuladas

en

E, el indivi­

duo

funciona

plenamente.

Ese individuo presenta las características si­

guientes:

l.

Está abierto a su

expcri�ncia.

 

a.

Corolario:

no

manifiesta

conductas

defensivas.

 

2.

En

consecuencia,

todas

sus

experiencia.f

son

accesibl

J

a

la

con.­

ciencia.

3. Sus percepcioneJ son tan exactas como lo

permiten los

datos

de

experiencia.

4. La est"'ctura del yo es congruente con la experiencia.

5. La estructura del yo es una Gestalt fluida que se modifica con

flexibilidad en el curso del proceso de asimilación de nuevas experlencilu.

6. El sujeto se percibe como el centro de valoración. a. El proceso de su valoración es continuo y organí.smico.

7. El proceso de valoración no está sujeto a condiciones externas.

a. Corolario: el sujeto experiencia un sentimiento de consideración

positiva incondici-Onal

de .si mimw.

8. El sujeto se ::onduce en todo momento de manera adr '<1tiva y ma­

nifiesta una actitud

9. Descubre que su capacidad de valoración autónoma organísmica

representa una verdadera guía para lograr conductas más satisfactorias; esto

se

a. Todos los datos de la experiencia son accesibles a la conciencia

creativa ante toda nueva situación.

debe

a que:

y

son utilizados.

Ningún

b.

dato

de

la

experiencia

es

distorsionado

o

negado

en

la

l'Onciencia.

82

d. Los errores cometidos en la busca del máximo de satisfacción

-errores d!!bidos a la falta de datos experienciales- serán corregidos por la prneba de la realidad.

10. Teniendo en cuenta el carácter gratificante de la consideración positiva recíproca, ese individuo vive con los otros en Ja mejor armonía

posible

( 11

e

1

c).

Comeritario. El concepto de funcionamiento óptimo, de acuerdo con nuestra exposición, es sinónimo de los conceptos de adap­

tación psicológica perfecta, madurez óptima, congruencia inter­ na completa, apertura total a la experiencia, y discriminación perceptual perlecta, en el sentido en que se han definido estos términos. Ya que estos conceptos tienen la desventaja de sugerir un estado más o menos estático, final o terminado, señalemos que todas las características del individuo hipotético que acabamos

de enumerar tienen el carácter de un proceso. La personalidad que funciona plenamente es una personalidad en constante es­ tado de flujo, una personalidad que se modifica continuamente, cuyas conductas específicas no pueden predecirse. La única pre­

dicción que podría hacerse acerca de su conducta, es que ma­ nifestará en toda ocasión un grado de adaptación creativa per­ fecto y que ese in.dividuo entrará en un proceso continuo de ac­

tualización. En uno de mis trabajos [64) se encontrará una ex­ posición más completa y detallada del concepto de funciona­

miento óptimo.

El estado actual de nuestros co­

nocimientos puede resumirse en una sola proposición: cuanto me­ jor se hayan realizado las condiciones E l y E 2, el sujeto pre­ sentará en mayor medida las características asintóticas descritas

.Especificación de las funciones.

en F 1 a F 10.

Elementos de prueba. Los resultados de la investigación que gi­ ran en torno de los efectos de la psicoterapia confirman, en lí­ neas generales, la orientación de nuestra teoría. Sin embargo, como se trata de una asíntota, queda excluida una demostración completa.

83

lV

TEORIA

DE

LAS

RELACIONES

INTERPERSONALES

La elaboración más recien.te de nuestros trabajos teóricos con­ siste en encontrar y formu1ar el orden fundamental inherente a toda comunicación y a toda relación interpersonal. Como Po­ drá advertirse, los resultados de esos trabajos derivan esencial­ mente de la teoría de la terapia. Esto no debe sorprender, pues-­

to que la relación terapéutica no es en realidad más que un caso particular de las relaciones interpersonales. En las páginas si­ guientes presentaremos sucesivamente las teorías relativas al de­ sarrollo de una relación en vías de deterioro y al desarrollo de una relación en vías de mejoramiento. De cualquier modo, es evidente que se trata de dos secciones de una magnitud continua.

A

Condiciones del deJarroUo d11 una ntlaci6n �n

vías d11 chtmoro

La comunicación y la relación se detmoran tes condiciones:

l. Un sujeto Y consiente en entrar en contacto y en comuni con

otro sujeto X. (Nota: Como la teoría se ha establecido primordialmente en función de X, no es necesario agregar más especificaciones a las carac­ terísticas de Y. Basta con saber que Y es "un sujeto medio" y que, por consiguiente, presenta cierto grado de inadaptación, ya que es susceptible de conflicto, de incongrumcia interna y de conducta defrm.ríva. )

2. El sujeto X desea (por lo menos en grado mínimo) entrar en con­

tacto y en comunicación con Y.

3. En X existe un acentU3do estado de incongruencia interna entre

los elementos siguientes:

siguien­

cuando están

dadas las

85

a.

Su experiencia

del objeto de

su

comunicación con Y.

(&te

objeto

puede ser

la

relación

misma

o cualquier

otrn

cosa.)

b.

Su

simbolización

consciente

de

esta

experiencia,

en

particular

con

relación

a

su

concepto

de

mismo.

c.

es decir,

La

expresión

coruclcnte

la comunicación de

esta

(verbal

experiencia

o

no-verbal)

a

Y.

de

esta

fxperiencia,

Comentario. Cuando

el estado

de

incongruencia interna

señalado

en

3

gira

en

torno,

por

un

lado,

del

elemento

a,

y

por

otro

lado,

adecuadamente,

En

b

de

los elementos

por

de

ese

orden

gira

del

en

torno

elemento

de

social.

Si

y

c,

es decir

b

y

c, podemos

con

decir

que

X no

de

funciona

se

incongruencia

incongruen­

por

de

lo menos

efectos

c,

En

los

se

trata

respecto al

de

objeto

tal

de

un

que

trata.

son

cia

otro,

un engaño y

den

a,

noscitiva

caso,

personal.

los

inmediatos

más

el

a

bien

si

y

cambio,

elementos

estado

b,

de

por

un

lado,

y,

o

simulacro

las consecuencias inmediatas

hay incongruencia completa

de or­

o casi completa entre

son sobre todo

entre

la experiencia de

X,

su

significación

cog­

nos encon­

(su simbolización)

y

su expresión, entonces

tramos

ante

un estado

de

disociación

o

de incongruencia psico­

lógica

completa.

 

B

El

proceso

de

una

relación

que

se

di�eriora

 

Cuando

las

condiciones

quP

acabamos

de

enunciar elCisten

y

se

mantienen,

se

desencadena un

proceso que

tiende a

tener

las características

y

direccio­

nes

siguientes:

 

l.

La

comunicación

que

emana

de

X

es

contradictoria

y/o

ambigua

por

cuanto

implica a

la

vez:

 

a.

Elementos

( vcrb.'lles

y no

verbales)

que

corresponden

a

la

manera

en

q11e

 

X

se

representa

el

objeto

de

su

comunicación;

 
 

b.

Elementos

que

corresponden

a

un

sector

de

experiencia

que

no

est.í

-o

no

está

c.-orrectamente-

simbolizado

en

la

conciencia

( II

G).

2.

Y

se da

cuenta

(en

el

nivel

de

la

experiencia)

de

las

contradiccio­

nes

y

ambigüedades

contenidas

en

la

ccmunicación

de

X.

 

a.

Su percepción

tiende

n

limitarse

n

B 1

a,

es

decir,

a

los elementos

manifiestos

de

la

comunicación

de X.

3

·1

Este

es

un

punto

fundamental.

Si

Y

está

lo

suficientemente

abierto

a

su

experiencia

como

para

ser

coruciente

de

In

comunicación

de

X

-des­

crita

en

B

1 h-,

las

condiciones

b

y

c

no

se

producirán

y

su

propia

res­

puesta

a

X

será

clara

y

congnumte.

Si,

ademis

de

tomar

conciencia

de

86

 

b.

Por

consiguiente,

tiende

a

establecerse

un

estado

de

incong�ncía

entre

su

experiencia

y

su

percepción

de

Ja

comumcación

que

emana

de

X.

c.

En

consecuencia,

su

reacción con

respecto

a

X

es igualmente con­

tradictoria

y/o

ambigua,

puesto que

hn

adquirido

las características des­

critas anteriormente

con relación a

X

(B 1,

a

y b).

J.

Como

X

es

vuinerable,

tiende

a

potencialmente amena::.antl!s:

percibir

las reacciones

de

Y como

 

a.

Por

consiguiente,

tiende

a

dis

su

percepción

de

la reacción

de

Y

par.1 conformarla

a

la

imagen

que

se hace de

sí mismo.

Y

e�

b.

En

consecuencia,

inadecuada

y no

esti

su

µ�rcepcion

del

marco

ch

referencia interno

alto

de

grado de

en condiciones

de experimentar un

cmpatía.

c.

Por

el

hecho

de

que percibe a

Y como

potencialmente

amena:ante,

X

es

incapaz

de

condicional frente

experimentar

a

Y.

(Así,

un

st>ntimiento

de

considuación

positiva

las condiciones

de

la

teraph

descritas

en

in

­

1 A,

3,

4 y

5

se

encuentran

invertidas

en X.)

 

4.

Y

se

da

cuenta

de

que

X

experimenta

una consideración

pe>Sitlva

parcial

o

selectiva

hacia

él.

5.

prensión

Y

se

da cuenta

(en

empática

de

parte

el nivel de

de

X.

la

experiencia)

de la

falta

de

com­

6.

Cuanto

más

experimenta

Y

esa

falta

o

insuficiencia

de

considera­

ción positiva

y

de empatia,

está en menores es menos capaz de su ¡1crcepcron es mcno.T es menos cnpaz existe
está
en
menores
es
menos
capaz
de
su
¡1crcepcron
es
mcno.T
es menos
cnpaz
existe
entre
los
datos
de
su
- es
menos
capaz

yo;

existe entre los datos de su - es menos capaz yo; condiciones de expresar de reconocer

condiciones

de

expresar

de reconocer

y

lo

sentimientos

expresar

el

diferenciadn;

y

de expresar

b

que

mismo;

exp�rienci<1

es.1

de reoig.mtzar

imagen.

que

que

siente;

se

relacionen

con

la

incongruencia

que

tiene

interna

imagen

de

 

En conjunto,

el proceso

dl'

modific.'ación

de

la

personalidad

se

encuen­

tra

invertido

( 1 B).

 

7.

Como Y

se

expresa

cada

vez

menos,

X

es

cada

vez

menos

capaz

de

pcrcl1>ir

adecuadaml!nte

"'1

marro

de

refl'rcncia

interno

de

Y.

Por

consi­

guiente,

X

es

cada

vez m;i.s

susceptible

de

percibir

de

manera

incorrecta,

de

distorsionar sus

percepciones

y

de

comportarse

de

manera

dcfensiw.

8.

En

el

caso

en

c¡ue

los

sentimientos

expresados

por

X

son

en

su

mayoría

de

índole

neg.1ti\a,

los

elem!'ntos

de

1expericncia

que

no

están

ade­

cuad,1mente

simbolizado5

en

su

conciencia tienden

-por

la

intervención

de

las dcfl'ma�-

a ser

percibidos

como elementos

que existen en

Y (proyección).

todas

bs

rnmunic:aciones

de

X,

expcrit>nc:ia

una consideración

positiva

in­

condicional

hacia

X,

enton<:es

la

rebcilm

será

enriquecedora,

como

la

que

se

describe

en

las

secciones D,

E

y

F

analizadas

a

continuación.

 

87

dida

9.

en

En

que

ese

la

ezistent-,

fensiva.

por

caso,

Y

tiende

también

su

a

sentirse am11nazado

vez,

del estado

de

a

reaccionar

de

me­

incongnumcia

de­

la

lo

consiguiente

situación

vuelve

tiende,

consciente

a

manera

e

Lol efect<»

Si

ese

proceso

una relación qtltl

deteriora

prosigue,

tendrá

las

consecuencias sigui.entes:

l.

X

e

Y

se

comportan

de

una manera

cada

vez

cI.fenrioa.

2.

La comunicación

es cada

vez

m.á.s

superficial,

es decir, se

relaciona

cada

vez menos

con

el

individuo total.

3.

A

causa de

la

intensificación

de laJ

de/Mlla.t,

la perc•pción

d. ri

múmo

y del otro

ea cada

vez

menos difercnc1oda,

es decir,

cada

vez

m.á.s

estrecha y

rígida.

4.

En

consecuencia, el

P.Stado

de

incongruencia que

existe

entre

el yo

y la e:tf"Mncla no se

modifica o

bien

se agrava.

5.

En cierta

medida,

tanto X como Y

funcionan menos bien.

 

6.

La

relación

se

deteriora,

es neg;itiva

y

es

e:tperienciada como

tal

por

las partea.

<Jomentario sobre A, B, C

Refonnularemos

en términos

esta

e."Cposición

estrictamente

teórica

y

técnica

la

de

experiencia

corriente. Consideremos

el caso

de

relación

entre una

madre

X

y

su hijo

Y.

Tanto

una

como

otro

experimentan

naturalmente

un

deseo

de

contacto

psicológico.

Sucede,

cia

su

sin

hijo

embargo,

un

que la

madre

contrario

sentimiento

experimenta

que

puede

igualmente

describirse

ha­

del

modo

siguiente:

"Te

guardo

rencor

porque

me

impides

prose­

guir

mi

carrera".

Como

este

sentimiento

está

en

contradicción

con

la imagen

que

la

madre tiene

de

misma

(imagen

de una

madre

amante

y

abnegada), tiende

generalmente

a

pennanecer

no

simbolizado

o

a

estar

simbolizado

de

manera

defectuosa.

Puede

entonces

tomar

la

fonna

siguiente:

"Te

guardo

rencor

porque

haces

tal

y cmú

cosa";

''Te

quiero pero

debo

castigarte".

Tal

de

madre

simbolización

esta

y

torma

su

del

sentimiento

se

es

encubierta

expresa

hijo.

asequible

a

la

conciencia

en

las

relaciones

entre

y

la

no

Sin

embargo,

es

todo.

Sin

ser

el

niño

se

da

cuenta

vagamente

de

la

eso

situación, siente

de

que

plenamente consciente

88

que,

de

una

manera

o

de

otra,

su

madre

no

lo

quiere.

Puede

entonces reaccionar

de

diversas

maneras,

pero

sea

cual

fuere

su

da y

te

reacción,

que

llevará

el

sello

del

la

conflicto que

madre provoca e incluso que

dividi­

Como sien­

lo rechaza, llega a

la

en

actitud

él.

la conducta ambigua de

su madre no lo

quiere,

considerarse

indigno

de

afecto,

y

por

lo

tanto

se

siente

recha­

zado

e

incluso

malo.

Por

consiguiente,

se

hará

reproches

y

ex­

perimentará

remordimientos,

aunque

su

conducta

sea

aceptable

y

aceptada.

 

Este

tipo

de conducta

su

angustia.

los

de

representa

Pues

esa

una

amenaza

para

a

tiene

ma­

hacerle

hacia

aún

per­

et­

la

dre

tomar

su

más

cibirlo

y provoca

hijo.

sus

conducta

ambiguos

tiende

que

conciencia A tin de

corno

sentimientos

contra esa

al

niño,

pretende

protegerse

hipócrita

amenaza,

distorsiona

ahora

a

víctima,

percepciones

un

relativas

que

tendiendo

pasar

por

cétera.

Cuanto

más se

estrecha

ese

círculo

vicioso,

menos

acep­

tado

se

sentirá

el

niño.

Cuanto

menos

capaz

se

siente

de

ex­

presar

sus sentimientos,

más difícil es

para

la madre

demostrarle

la

Cuanto más

comprensión

se

empática

alejan

necesaria para

otro, más

uno

de

buena

se deteriora

la

comunicación.

relación

su

y

más

repercutirá

esa

situación

en

el

funcionamiento

de

uno

y

otro.

Todo

esto corresponde

exactamente

a

la

serie

de proposicio­

nes

enunciadas en

A,

B

y

C, sobre las

condiciones del

proceso y

de

los

efectos

de

una relación que

se

halla en

vías de

deterioro.

D

Condicionea del

a.�s,mollo

de

una relaci6n

enriquecedora

 

Parn

que

aumenten y

mejoren

la comunicación y

la

relación

entre

las

par­

tes,

es

necesario

que:

 

l.

Un

sujeto

Y'

consienta

en

entrar

en

 

contacto

y

en

comunicación

con

otro

sujeto,

X'.

 

2.

El

sujeto

X'

desee estar

en

contacto

y

en comunicación con Y'.

 

3.

Exista en X'

un

alto

grado

de

congruencia

entre

los

tres

elementos

siguientes:

 
 

a.

Su

t.tperl4ncia

del

objeto

de

la

comunicación

con

Y'.

b.

Su

simbolización

de

esta

experiencia

en

la

conciencia

cos

relación

a su

concepto dtJ .ri

múmo.

 

c.

La

expresión

comunicativa

de

esta

experiencia.

89

E

El proetuo

una

rtilaclón

enriqwicedora

l.

La

comunicación

gruencia

que

existe

entre

de

la

experiencia.

2.

y•

experimenta

congruencia.

Por

de

congruencia

de

X'

a

Y'

se

caracteriza

por

el

estado

de

con­

la

experiencia,

la

percepción

muy

claramente

la

existencia

su

reacción

entre

tiende

a

y

de

la

manifestación

ese

estado

de

el

estado

consiguiente,

que

existe

manifestar

Y

su

asimismo

su 1nperiencia

percepción.

3.

Como

X' se

al

de

encuentra

objeto

Y' de

de

tn

la

un estado

de congruencia, no

Y

est

en

es

vulnera­

?e per­

ble

cibir

con respecto

Ja reacción

comunicación;

condiciones

manera adecuada

diferenciada Y

de expenmentar

una

comprensión

empática

del marco

referencia

4.

Al

sentirse

comprendido,

Y'

experimenta

interno

de

Y'.

cierta

satisfacción

de

su

necesidad de

consideración.

positiva.

5.

X'

se da

cuenta de

que afecta

el marco

de referencia

interno de

Y'

marco,

la

relación

tiende

pues

a

establecer

un

estado

de

congruencia

in­

terna

mayor

entre

las

partes

y

a

favorecer

su

funcionamiento

psicológico.

 

G

Esbo%0 M

uno ley

M l&

relacion.eJ

intcrpersonaks

 

Podríamos resumir todo lo

que

se ha

expuesto hasta aquí

en una

ley general

y

única de

las

relaciones

interpersonales

y

especificar

las

relaciones

funcio­

nales

de

los

conceptos

que

dicha

ley pone

en juego.

Esta ley

puede enun­

ciarse así:

 
 

Cuando

existe

entre

las partes

un

deseo mutuo

de

entrar

en

contacto

y

en un

proceso de

comunicación,

podemos afirmar

que

cuanto

más elevado

sea

conducta

do por:

el

grado

de

de

una

congruencia realizado por la

de

las

partes,

la

relación

experiencia,

la

se

caracterizará

percepción y

la

en

mayor

gra­

mas

-

una tendencia n propiedades;

la comunicación

recíproca caracterizada por

las mis­

de

una

manera

positiva.

 
 

a.

Por

con,iguiente,

la

coruideración

positioo

de

X'

hacia

Y'

tiende

a

ser

recíproca

y

a

aumentar.

 
 

b.

Como

X' no

es

vulnerable

 

relación

al

objeto

de

 

.

con

la

comumca-

ción,

la

comia�ración

positiva

que

siente

por

Y' tiende

a

ser

incon.diclonal.

6.

Y' siente

que

enlTe

él

y

X'

se

ha

entablado

una

menos

con

relación

al

objeto

de

su

comunicación,

se

un estado

de

( cf.

congruencia,

1

A 3,

4,

5) .

de

comprensión empática Y

relació

caractenza,

de

que,

en

po r

,

X ,

lo

por

coruideración.

Incondicional

- una

comprensión

mutua

más

adecuada

del

objeto

de

la

comu­

nicación;

de

-

un

funcionamiento

la satisfacción procurada

psicoMglco

mejor

por

la relación.

de

ambas

partes;

un

En

cambio,

cuanto

mayor

sea

el

expencncia,

-

los

por

la