Вы находитесь на странице: 1из 18

FORMAS FARMACÉUTICAS

BIOFARMACIA

DE LOS MEDICAMENTOS

Y

Rodríguez

LCN María Luisa Rodríguez Vázquez

Dr. Martín Gerardo

Universidad Autónoma de

Aguasculientes

Univeibídad

QFB Lorena

Mkhoacana

de San

Cabrera Navarr o

Nicolás de

Hidalqo

Introducción La Secretaría de Salud de los Estados Unidos Mexicanos define el concepto de fármaco como "toda sustancia natural, sintética o biotecnológica que tenga alguna actividad farmacológica y que se identifique por sus propiedades físicas, químicas o acciones bioló- gicas, que no se presenta en forma farmacéutica y que reúna con- diciones para ser empleada como medicamento o ingrediente de un medicamento". De esta definición se deduce que el fármaco se convertirá en medicamento, sólo después de haber conseguido una forma adecuada para su administración terapéutica: la forma far- macéutica. En efecto, la forma de presentación de u n fármaco debe ajus- tarse al modo de la administración y asegurar el manejo adecuado del principio activo durante su producción, transporte y almacena- miento. Además debe ser estable y permitir la dosificación exacta. El desarrollo de formas farmacéuticas y su control de calidad son tareas encargadas a los químicos que laboran en la industria far- macéutica. Cuando estas preparaciones aprueban las normas lega- les establecidas en las farmacopeas, se otorga e l permiso para su producción y venta, de tal manera que la forma de presentación de un principio activo se convierte en u n medicamento. Al prescribir medicamentos, los profesionistas de la salud de- ben indicar las formas adecuadas para su administración en los pacientes. Por ejemplo, un a persona con amigdalitis ingerirá con mucha dificultad una tableta o un comprimido, y posiblemente re- chace una ampolleta por el dolor que se genera al ser administrada; pero si se le prescribe un jarabe o una suspensión le será más fácil ingerirlo. Las presentaciones anteriores son conocidas como formas farmacéuticas y en ellas se conjugan las sustancias medicinales y los excipientes para construir un medicamento. Al respecto, los ex- cipientes son sustancias que ayudan a que el principio activo se formule de manera estable, eficaz y segura para el paciente.

Clasificación de las formas farmacéuticas

La farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos define las formas far- macéuticas como: la mezcla de uno o más fármacos con o sin aditivos que presentan características para su adecuada dosificación, conser-

vación y administración. Las formas farmacéuticas pueden clasificar- se por sus propiedades fisicoquímicas (sólidos, semisólidos, líquidos y gases) y por la vía de administración en la cual serán aplicadas.

En este capítulo se describen las principales formas cas y sus vías de administración.

farmacéuti-

Formas farmacéuticas líquidas para la administración oral

Jarabe

Forma farmacéutica líquida, de sabor dulce, en la cual la sustancia activa está disuelta en un vehículo formado por una solución acuosa casi saturada de azúcar. Se dosifica con una cuchara o un vaso gra- duado en mililitros. Los jarabes son las formas farmacéuticas más utilizadas en los niños por su fácil administración y dosificación.

Elíxir

Forma farmacéutica líquida cuya diferencia principal con el jarabe es que el vehículo es una solución hidroalcohólica. Con el alcohol se evita la contaminación microbiana y se facilita la disolución de fár- macos poco solubles en agua.

Suspensiones orales

Formas farmacéuticas líquidas que contienen uno o más fármacos en suspensión (pequeñas partículas hidrófobas del principio activo sus- pendidas en agua). Cuando el fármaco es un líquido mezclado con otro líquido (por ejemplo, aceite y agua) se le da el nombre de emulsión. Las suspensiones requieren ser agitadas para conseguir homoge- neidad momentánea y permitir su dosificación correcta. En el caso de preparados poco estables se utilizan suspensiones que se preparan antes de ser consumidas; para ello se añade agua al polvo contenido en el envase. Una vez preparados tienen una rápida caducidad.

FARMACOLOGÍA GENERAL

Soluciones orales

Incluyen sueros y frascos de gotas que contienen sustancias activas concentradas. Las ampolletas y los viales de consumo oral son de uso casi exclusivo de fármacos que requieren condiciones especiales de conservación, por su baja estabilidad química o biológica. Se prepa- ran en dosis unitarias y pueden ser esterilizadas o envasadas en at- mósfera inerte. La solución oral puede contener uno o más fármacos disueltos en un disolvente apropiado o en una mezcla de disolventes miscibles. Todas las soluciones, pero particularmente las que contienen di- solventes volátiles, deben envasarse en recipientes herméticos y ser almacenadas evitando el calor excesivo. También debe considerarse el empleo de recipientes resistentes a la luz cuando la degradación fotolítica se convierta en un problema potencial de estabilidad.

• Ventajas: más fáciles de ingerir que las formas sólidas (uso pediátri- co y geriátrico), fármaco ya disuelto y disponible para la absorción (respuesta terapéutica más rápida), dosificación fácil y cómoda.

• Inconvenientes: transporte y almacenamiento más costoso, menor estabilidad química y biológica que las formas sólidas.

Formas farmacéuticas sólidas para la administración oral

Poíuos y granulados

Son formas farmacéuticas constituidas por una mezcla de sólidos fina- mente divididos. El tamaño de la partícula de los polvos es más pequeño que el de los granulados. Se deben conservar en recipientes hermética- mente cerrados para evitar el ataque de la humedad.

Comprimidos

Son formas farmacéuticas sólidas administradas generalmente por vía oral. Están constituidas por un polvo o un granulado sometido a compresión. Generalmente, los comprimidos se elaboran a partir de mezclas de principios activos y diferentes excipientes como: dilu- yentes (aportan volumen), aglutinantes (facilitan la unión de las par- tículas), disgregantes (aceleran la disgregación) y lubrificantes, con propiedades deslizantes o antiadherentes (reducen fricciones entre las partículas y evitan la adherencia del polvo a matriz y punzones).

- Entre los métodos de elaboración pueden citarse la granulación

por vía húmeda, por vía seca y la compresión directa, que es el más simple y rápido. Según el tipo de comprimido, se pueden administrar por deglución o disolviéndose previamente en agua u otros líquidos. Además de los comprimidos orales existen otros como: los sublingua- les, efervescentes, para implantación, bucales, masticables, etcétera.

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

Formas recubiertas

Son formas obtenidas mediante el recubrimiento de núcleos con di-

versos fines, como: evitar efectos indeseables del fármaco en el estó- mago, impedir su degradación por el ataque del contenido gástrico

etcétera), enmascarar las

características organolépticas desagradables, mejorar la apariencia final de la forma galénica o controlar la liberación del fármaco en un lugar determinado del tracto gastrointestinal.

o por otros agentes (luz, aire, humedad,

Básicamente, existen dos tipos de recubrimiento: a) grageado (el cual da lugar a la gragea), con notable incremento del volumen y peso del núcleo, así como modificación de su forma; y b) con una

película fina sobre el núcleo (tableta o comprimido). En este caso, el incremento de peso y volumen es prácticamente nulo, manteniéndo-

se la forma original del núcleo de partida.

En función de la naturaleza de la sustancia utilizada en la cu- bierta, se pueden obtener recubrimientos gastrosolubles y gastro- rresistentes o entéricos (cera o polímero de acetato de celulosa), los

cuales son insolubles a pH ácido y, por lo tanto, pasan el estómago sin que se produzca la liberación del fármaco en ese sitio, lo que facilita

la disgregación en el intestino.

Formas farmacéuticas sólidas para la administración oral

Tabletas

Son formas farmacéuticas sólidas para la administración bucal. Se utilizan para conseguir efectos locales o sistémicos. En su fabricación se utilizan las operaciones técnicas de pulverización, tamización, mezclado, granulado, compresión y tableteado. Las tabletas tienen forma redonda porque se comprimieron las sustancias activas y la totalidad de los excipientes. Se fabrican en pesos hasta de un gramo. A las tabletas se les adicionan sustancias de relleno (lactosa, saca-

rosa, sulfato, etcétera) para obtener un volumen que facilite su manejo

e ingestión. Otras veces se les adicionan sustancias disgregantes (el almidón que se embebe con el agua o el NaHC0 3 que libera C0 2 con

el jugo gástrico) que aceleran la desintegración de la tableta. Los exci-

pientes son importantes en las tabletas para facilitar la identificación

(colores), obtener estabilidad (absorbentes de humedad) y para garanti- zar la eficiencia terapéutica. Al igual que los comprimidos, las tabletas también pueden ser recubiertas para favorecer o retardar el tránsito en

el tubo digestivo y adecuarse al sitio de absorción del fármaco.

Las tabletas efervescentes (vitamina C, Alka-Seltzer o aspirina efervescente) contienen ácido cítrico y bicarbonato de sodio, los cua- les en contacto con el agua producen anhídrido carbónico que disgre- ga la forma farmacéutica. Por ello, no forman parte de los preparados farmacéuticos sólidos, ya que se disuelven antes de la ingestión.

Cápsulas

Formas farmacéuticas sólidas protegidas generalmente por una cu- bierta de gelatina (textura dura) o bien de gelatina y glicerina (textura blanda), dentro de la cual se introducen el fármaco y los excipientes. Las cápsulas duras están constituidas por dos secciones (cuerpo

y tapa) que contienen los principios activos y los excipientes. Estas secciones posteriormente se unen para su dosificación (se pueden

abrir con facilidad). Las cápsulas blandas están formadas por una sola sección y son selladas (no se abren después de haber sido do- sificadas). Ambas se fabrican en varios tamaños y formas; las más comunes son en forma de vaina, de bala, esférica (perla) u ovoide. Las cápsulas duras y las blandas pueden ser de liberación controlada y de estas últimas hay preparaciones de tipo entérico. Los comprimidos son también formas farmacéuticas sólidas constituidas por mezclas de polvos o granulados comprimidos.

Formas farmacéuticas sólidas para la administración parenteral

Este grupo de formas farmacéuticas incluye los polvos (para prepara- ciones inyectables o perfusión) y los implantes o pellets.

Polvos

Son sustancias sólidas y estériles que se colocan en sus envases definitivos. Después de ser mezcladas y agitadas con el volumen correspondiente de un líquido estéril, producen disoluciones o sus- pensiones uniformes que satisfacen las normas establecidas para este tipo de preparados farmacéuticos. En esta categoría se incluyen las sustancias liofilizadas de uso parenteral.

Pellets

Son preparaciones sólidas y estériles que se implantan en la piel. Tie- nen forma de pequeños comprimidos apropiados para su adminis- tración. Estos preparados farmacéuticos se utilizan cuando se desean obtener concentraciones plasmáticas sostenidas de un fármaco, du- rante tiempos prolongados. No deben llevar ningún tipo de excipiente

y pueden ser obtenidos por compresión directa o mediante fusión

del fármaco y su moldeo posterior. Cada dosis se suministra en un envase estéril.

La pureza e inocuidad de estas preparaciones se garantiza desde

la obtención de la materia prima y el sometimiento a diversos proce-

sos de esterilización como la radiación UV y la ozonización.

Formas farmacéuticas líquidas para la administración parenteral

Los preparados inyectables se dividen en dos grupos: los de aplica- ción directa y los que se usan para perfusión.

Preparaciones

inyectables

Son formas farmacéuticas líquidas y estériles (soluciones, emulsiones y suspensiones). Las soluciones inyectables son límpidas y están prácti-

camente

dicios de separación de las fases. Las suspensiones inyectables pueden tener un sedimento que se dispersa fácilmente por agitación, de modo que la suspensión resulte estable para permitir la extracción de la dosis requerida. Los preparados inyectables son envasados en: a) ampolletas de una dosis (1 a 15 mi), b) frascos ampollas o viales de varias dosis (5 a 100 mi), c) frascos de vidrio (100 a 1000 mi) o d) recipientes de plásticos de polietileno con capacidades hasta de 5 litros.

exentas de partículas. Las emulsiones no deben presentar in -

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

Preparaciones para perfusión

Son disoluciones o emulsiones acuosas y estériles cuya fase continua es agua. Generalmente son isotónicas con la sangre. Están destinadas principalmente para ser administradas en grandes volúmenes y no contienen conservadores antimicrobianos. Existen preparados para uso humano o veterinario.

Concentrados para preparaciones inyectables o para perfusión

Son soluciones estériles que se diluyen, antes de su administración, con un líquido apropiado hasta el volumen indicado. Luego de ser diluidas cumplen con las normas establecidas para su aplicación se- gura. Las vías de administración má s utilizadas son la intravenosa (se pueden administrar sueros, viales o ampolletas por bolos o infusión), la intramuscular y la subcutánea. Por vía intravenosa sólo se pueden administrar soluciones acuosas o emulsiones O/A. Los preparados inyectables deben ser estériles, libres de pirógenos y, salvo contadas excepciones, isotónicos con los líquidos corporales, además, deben tener u n pH semejante al fisiológico. Se requiere de un técnico para asegurar una administración correcta. Por vía intraveno- sa no deben administrarse preparados oleosos (posibilidad de embolia grasa), ni preparados que contengan sustancias capaces de precipitar algún componente sanguíneo o hemolizar los hematíes. Por vía sub- cutánea (comprimidos hipodérmicos) no pueden utilizarse sustan- cias irritantes (puede generarse necrosis del tejido), sin embargo, la vía intramuscular sí admite este tipo de sustancias.

Formas farmacéuticas sólido-gas para administración por inhalación

La inhalación de fármacos permite colocarlos en las vías respiratorias. En las formas farmacéuticas preparadas para este fin, el fármaco puede estar disuelto o disperso en u n líquido, el cual se introduce en la vía pul- monar (aerosol) combinándolo con el aire inhalado. Existen tres tipos de soluciones:

a) Preparaciones destinadas a ser convertidas en vapor. Son solucio- nes, dispersiones o sólidos a los que generalmente se les añade agua caliente y se inhala el vapor generado.

b) Preparaciones líquidas para nebulización. Son disoluciones, sus- pensiones o emulsiones que se convierten en aerosoles, con un ne- bulizador de operación continua o provisto de válvula dosificadora. Las suspensiones y las emulsiones se dispersan fácilmente por agi- tación y se mantienen estables para permitir la administración de la dosis correcta. Los nebulizadores de operación continua son dispo- sitivos que transforman los líquidos en aerosoles con gases compri- midos, vibración ultrasónica u otros medios. Permiten que la dosis se inhale a una velocidad y con un tamaño de partículas adecuados para que la preparación se deposite en los pulmones.

c) Preparaciones envasadas a presión y con válvula dosificadora.

Son suspensiones o emulsiones que

se especial y provisto de una válvula dosificadora. El contenido

se suministran en u n enva-

se encuentra bajo la presión de gases propulsores licuados. El inhalador proporciona al paciente la dosis requerida y los dispo- sitivos son calibrados para la emisión de la dosis correcta.

de última

generación, en los cuales el principio activo se encuentra en burbujas de aire atrapadas en blísteres; ejemplo, la insulina que se administra por inhalación.

Recientemente se pusieron a la venta nebulizadores

Formas farmacéuticas

para administración rectal

sólidas-semisólidas

Las preparaciones farmacéuticas destinadas para la administración rectal incluyen: supositorios, emulsiones, suspensiones y preparacio- nes semisólidas.

Supositorios

Son formas farmacéuticas sólidas cuya forma, superficie, volumen y consistencia favorecen su administración por vía rectal. Los suposi- torios tienen una longitud de 3 a 4 cm y un peso de 1 a 3 g. Contie- nen uno o varios principios activos dispersos o disueltos en una base adecuada. Deben disolverse o fundirse en la cavidad rectal y pueden ejercer efectos locales o sistémicos. Estas formas farmacéuticas pue- den destinarse a tres objetivos bien diferenciados:

1) Acción mecánica. Para provocar la evacuación en casos de es-

treñimiento. Se formulan con excipientes hidrófilos, como la gli- cero-gelatina, que irritan la mucosa rectal y provocan, por vía refleja, el peristaltismo. Acción local. Para efectuar acción astringente sobre la mucosa rec-

2)

tal y los esfínteres. Se preparan normalmente con excipientes gra- sosos. 3) Acción sistémica. Se formulan para favorecer la absorción del principio activo. Pueden elaborarse con excipientes hidrófilos y li- pófilos que faciliten la liberación rápida y completa del fármaco. Los excipientes de esta forma farmacéutica pueden clasificarse en dos categorías principales:

a) Triglicéridos (excipiente lipófilo). Son los más utilizados, en- tre ellos se encuentran la manteca de cacao, los glicéridos semisintéticos y los aceites polioxietilenados saturados.

b) Excipientes hidrosolubles como los polietilenglicoles (PEG).

Formas farmacéuticas para la administración tópica

Las formas farmacéuticas para esta vía de administración son mu y variadas y pueden ser líquidas o semisólidas. El medicamento se apli- ca sobre la piel o las mucosas (oral, nasal, vaginal) en el sitio donde debe ejercer su acción, buscando un efecto local. Ejemplos: pomadas o cremas para tratar algún problema dérmico o calmar un dolor; co- lirios oculares y gotas nasales o para el oído. Cada una de ellas, en función del lugar donde será aplicada, debe cumplir requisitos espe- cíficos relacionados con la formulación, la esterilidad, etcétera. En este contexto, sobre la superficie de la piel también se apli- can diversos preparados farmacéuticos con el propósito de cuidarla y protegerla de daños extemos. Se conocen como cosméticos e incluyen

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

las preparaciones utilizadas para humectar, evitar la exposición a la radiación, embellecer y tratar algunas imperfecciones de la piel. Ac- tualmente, estas preparaciones las desarrolla el área conocida como cosmocéutica. Tales preparaciones pueden incluir sustancias con ac- tividad biológica como las hormonas, los extractos de plantas y algu- nos principios activos de acción local. Las preparaciones dermatológicas tienen u n principio activo

que, para llegar a su sitio de acción, debe separarse de la preparación

y cruzar la piel, con el fin de lograr un efecto local o sistémico. Debido

a que la piel es una barrera lipófila, los fármacos hidrofílicos no la atraviesan; por ello, se han desarrollado nuevas formas farmacéu-

ticas para facilitar su incorporación (cremas a base de liposomas y nanósomas). Las pomadas suelen estar compuestas por mezclas de fases acuosas y oleosas. La liberación del principio activo depende de la fase predominante, por ello, la fase acuosa predomina cuando se re-

quiere que el fármaco actúe en las capas superficiales de la piel; pero

si se necesita que el fármaco penetre en la piel o que actúe por tiem-

po prolongado, se utilizan excipientes oleosos.

Formas farmacéuticas líquidas para la administración tópica

Líquidos (para la piel)

Linimentos

Formas farmacéuticas líquidas que se aplican sobre la piel no lesiona- da, mediante fricción, con el fin de obtener efectos locales.

Lociones

Formas farmacéuticas líquidas destinadas a ser aplicadas sin fricción sobre la piel, para obtener efectos locales. Estos dos preparados son similares, pudiendo presentarse en forma de soluciones, suspensio- nes o emulsiones.

Líquidos (mucosa oro-faríngea)

Formas farmacéuticas que se aplican en la garganta, buscando efec- tos locales (gargarismos). La aplicación se hace en forma de enjuagues, expulsando el preparado después de haber estado un corto periodo en contacto con la mucosa. Se utilizan vehículos acuosos.

Líquidos (mucosa

nasal)

Soluciones nasales

Formas farmacéuticas que se aplican sobre la mucosa nasal. El modo de aplicación condiciona el tipo de envase que se va a utilizar. Ejem- plo, las gotas nasales que se administran por instilación sobre las fosas nasales y se envasan en frascos cuentagotas.

Líquidos (aplicación

Colirios

oftálmica.)

Formas farmacéuticas que se administran por instilación sobre la mucosa conjuntival. Son líquidos estériles y se presentan como solu- ciones o suspensiones, con vehículos oleosos o acuosos, siendo estos últimos los más utilizados. Estos preparados deben ser isotónicos con los fluidos lagrimales y tener un pH semejante al fisiológico, ya que valores de pH muy alejados de la neutralidad producirán, luego de la administración del colirio, una reacción de defensa, con la consiguien- te producción de lágrimas y eliminación del medicamento.

Soluciones para lavado

ocular

Formas farmacéuticas líquidas que se aplican (mediante compresas o con lavaojos) sobre la mucosa conjuntival, con fines higiénicos o para eliminar cuerpos extraños. Deben ser estériles y tener u n pH similar al fisiológico.

líquidos

(aplicación

ótica)

Gotas Formas farmacéuticas que se administran por instilación en el con- ducto auditivo, buscando una acción terapéutica local. Se envasan en frascos cuentagotas y pueden tener excipientes acuosos (agua, glice- rina, propilenglicol) u oleosos (aceites). También existen otros prepa- rados destinados a la limpieza del conducto auditivo.

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

Formas farmacéuticas semisólidas para la administración tópica

Semisólidas

(aplicación sobre piel y

mucosas)

Pomadas

Formas farmacéuticas semisólidas integradas por excipientes mo- nofásicos de aplicación sobre piel o mucosas; pueden utilizarse para conseguir efectos locales o sistémicos. Existen diferentes tipos de preparados: hidrófilos, hidrófobos o absorbentes. Las cremas son formas farmacéuticas semisólidas formadas por

una fase lipófila y otra hidrófila, de aplicación sobre piel o mucosas. Análogamente al caso anterior, existen diferentes tipos de preparados:

hidrófilo s e hidrófobo s

(emulsiones O/A y A/O,

respectivamente) .

Pastas

Formas farmacéuticas semisólidas de elevada consistencia

cación tópica. Las pastas contienen u n mínimo de 10 % de polvo.

y de apli-

Geles

Formas farmacéuticas semisólidas de aplicación tópica, constituidas por excipientes con propiedades gelificantes, existiendo preparados tanto hidrófilos como lipófilos. Excipientes: Lipófilos (vaselina, lano- lina, aceites, ceras, siliconas, etcétera), hidrófilos (polietilenglicoles, propilenglicol, derivados de la celulosa, etcétera).

Biofarmacia

La biofarmacia estudia la influencia de la formulación y la técnica de elaboración de un medicamento sobre su actividad terapéutica. En ella se consideran los efectos de la forma de dosificación sobre la respuesta biológica y los factores que pueden afectar al principio activo y a la forma farmacéutica que lo incluye. Asimismo, permite la administración del principio activo por una o varias vías de acceso al organismo. La biofarmacia se relaciona con la farmacología en el apartado de la farmacocinética, es decir, con el conjunto de procesos que caracterizan la evolución temporal de un medicamento, tras ser administrado a un organismo por una vía de administración especí- fica. A su vez, la farmacocinética la podemos relacionar con el acró- nimo VALADME, el cual está formado por las iniciales de las seis etapas

FARMACOLOGÍA GENERAL

que pueden llegar a producirse desde el ingreso hasta la salida de un fármaco en el organismo: vía de administración, liberación, absor- ción, distribución, metabolismo y eliminación. Globalmente, el meta- bolismo y la excreción pueden agruparse bajo el término eliminación

y, junto con la distribución, reciben la denominación de disposición.

La biofarmacia tiene como objetivo principal desarrollar medica- mentos que faciliten la administración, la comodidad en la posología, la aceptación del paciente y que garanticen la eficacia terapéutica. Para administrar un medicamento, se debe presentar en una forma adecuada, por ejemplo, una suspensión, un jarabe o una tableta. De esta manera, una forma farmacéutica es la preparación de un medi- camento en el cual se han evaluado las propiedades químicas y físicas

del principio activo, para garantizar los objetivos de la biofarmacia y favorecer la disposición de los medicamentos en los pacientes (Figura 3-1). Para que un fármaco pueda absorberse, debe encontrarse en solu- ción. Para ello se requiere de la degradación de la forma farmacéutica

y la liberación del principio activo en una biofase. Cuando el fármaco

se administra ya disuelto, como es el caso de las soluciones orales, la absorción y el inicio de los efectos son más rápidos.

Forma de presentación

1

I Tecnología farmacéutica

Fármaco

Propiedades

fisicoquímicas

•••••^^•••••••••••••••M^^^

Farmacocinética

Biofarmacia

Medicamento

Biodisponibilidad

Figura 3-1. A partir de sus propiedades fisicoquímicas, un fármaco se trans- forma en medicamento con el apoyo de la tecnología farmacéutica y de la biofarmacia.

La cinética de la absorción cuantifica la entrada del fármaco en la sangre e incluye los procesos de la liberación del fármaco de la forma farmacéutica, la disolución, la absorción como proceso farma- cológico y la depuración presistémica. La velocidad de absorción, es decir, el número de moléculas de un fármaco que se absorbe en la unidad de tiempo, depende de la constante de absorción (K a ) y del número de moléculas que se encuentran en solución en el lugar de la absorción. Para las formas farmacéuticas orales de liberación inme- diata (Figura 3-2), la velocidad de absorción sigue un proceso de primer orden: inicialmente todas las moléculas están disponibles para su ab- sorción y el número de moléculas absorbidas por unidad de tiempo disminuye en forma exponencial, es decir, a medida que disminu- ye la concentración del fármaco en el sitio de la absorción dismi- nuye también su velocidad de absorción. Si la forma farmacéutica es de liberación retardada, como las cápsulas con recubrimiento y los parches subcutáneos o dérmicos, el número de moléculas del fármaco disponibles para absorberse está limitado a la velocidad de

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

liberación de la fórmula y es bastante constante. En este caso, el nú- mero de moléculas no disminuye con el tiempo, ya que todas las mo- léculas que se absorben son repuestas en el sitio de liberación. Bajo estas circunstancias, la velocidad de absorción es constante y se rige por un proceso de absorción de orden cero.

Velocidad de absorción a nivel gastrointestinal de los medicamentos

Cubierta ES

Solución

• •

Grageas

g

O

Emulsión

 

ü

Comprimidos

Suspensión

Menor velocidad

Cápsulas

Mayor velocidad

Figura 3-2. La biodisponibilidad de las formas farmacéuticas orales depende de la velocidad de absorción a través del tracto gastrointestinal. La velo- cidad de absorción de las formas líquidas es mayor que la de las formas sólidas (http:///www.farma.uma.es).

Las diferencias en la absorción de los fármacos dependen princi-

palmente de la preparación farmacéutica y de la vía de administración. En la primera se involucran factores como la solubilidad, el tamaño de

la partícula, el coeficiente de partición lípido/agua, el grado de ioniza-

ción; mientras que en la segunda participan la región anatómica, la superficie de absorción y el flujo sanguíneo regional. Sin embargo, una vez que el fármaco entra al torrente sanguíneo (absorción), se lleva a cabo la distribución hacia los tejidos del organismo, inclu- yendo el sitio donde va a ejercer su efecto. El proceso de distribución permite que se realicen la biotransformación y la eliminación de los fármacos.

Biodisponibilidad y bioequivalencia

El Comité de Especialidades Farmacéuticas de la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos define la biodisponibilidad de los fármacos como la cantidad y la velocidad con la que una sus-

tancia activa es absorbida a partir de la forma farmacéutica y llega

a estar disponible en el sitio de acción. Así, cuando un fármaco es

transformado en medicamento, la biodisponibilidad es un parámetro específico de dicho medicamento. Ahora bien, dado que un fármaco puede ser formulado en más de una forma farmacéutica, cuando es

posible administrarlo por vía intravenosa se alcanza la biodisponibi- lidad absoluta, ya que por esta vía el fármaco ingresa totalmente en

el torrente sanguíneo y alcanza una biodisponibilidad completa de

100 %. En contraste, cuando se utilizan otras vías de administración, la pérdida parcial del fármaco impide alcanzar 100 % de la biodis- ponibilidad y ésta se expresa como un porcentaje que se relaciona con la administración del medicamento por vía intravenosa (biodis- ponibilidad relativa). Por ello, se pueden encontrar valores próximos

FARMACOLOGÍA GENERAL

a la unidad (buena absorción) o cercanos a cero, lo que indica una absorción muy baja o la presencia importante de efectos de primer paso sobre el fármaco. El estudio de la biodisponibilidad es un requisito exigido por la Ley de Salud para registrar un medicamento y garantizar que se cumplan los objetivos de la biofarmacia. Este estudio se hace con personas voluntarias a las cuales se les administra la forma farma- céutica por evaluar y luego se obtienen muestras de sangre, para de- terminar las concentraciones plasmáticas del fármaco a intervalos regulares de tiempo. Con los datos obtenidos se construye una curva, graneando las contracciones plasmáticas del fármaco en función del tiempo (Figura 3-3). Esta curva refleja las concentraciones sanguí- neas del fármaco durante las etapas de la absorción, distribución y eliminación y, además, de ella se pueden estimar: la concentración mínima eficaz, la concentración máxima alcanzada en el torrente sanguíneo, los tiempos de la absorción y de la eficacia terapéutica, así como el área bajo la curva (ABC), lo que equivale a determinar la

fas e farmacocinética . Por l o tanto , estimand o e l ABC se obtien e e l valo r de la biodisponibilidad de un medicamento para la vía de administra-

ció n seleccionada , y

po r comparació n de la s ABC se pued e estima r l a

biodisponibilidad de dos vías de administración.

|

|

PL

CPmáx

TE

|

CME

Tiempo

Figura 3-3. Curso temporal de las concentraciones plasmáticas de un fárma-

co hipotético administrado por vía oral. Al ser absorbido, el fármaco cruza membranas celulares (barreras), lo que genera un periodo de latencia (PL).

en una fracción de

tiempo (t^ . Para que se produzca el efecto, requiere de una concentración mínima de efecto (CME), de tal manera que la duración del efecto (TE) y la in- tensidad del efecto (IE) están garantizadas por arriba de dicha concentración. La biodisponibilidad se obtiene midiendo el área bajo la curva (ABC).

Alcanza una concentración plasmática máxima (Cp ^

La pérdida de la exclusividad para producir medicamentos por los dueños de las patentes y la necesidad de atender la salud de los habitantes de países que carecen de una industria farmacéutica sólida, los ha llevado a producir sus propios medicamentos. Sin em-

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

bargo, la carencia de buenas prácticas de manufactura y un control de calidad malo en la producción de esos medicamentos ha pues- to en peligro a la población. Por ello, las autoridades sanitarias de varios países han establecido normatividades para la producción, distribución, almacenamiento y venta de tales medicamentos. En algunos países, además de cumplir con la biodisponibilidad, se exige que también se hagan estudios de equivalencia entre los medicamen- tos. Al respecto, existen distintos tipos de equivalencia: 1) química, se produce cuando se incorporan en dos formas farmacéuticas el mis- mo fármaco con dosis idénticas y su administración se hace por la misma vía (por ejemplo, comprimidos y cápsulas); 2) farmacéutica, corresponde a la incorporación de un fármaco, con dosis idénticas, en dos formas farmacéuticas iguales. Los dos medicamentos pueden incluir excipientes diferentes; y 3) biológica o bioequivalencia, corres- ponde a dos medicamentos, equivalentes químicos o farmacéuticos, que posean la misma biodisponibilidad, tanto en intensidad como en velocidad, en un mismo individuo y bajo las mismas condiciones experimentales; por lo tanto, las dos curvas de concentraciones plas- máticas obtenidas tras la administración de los dos medicamentos se pueden sobreponer.

Clasificación de los medicamentos

La Ley General de Salud de México establece que u n medicamen- to es "toda sustancia o mezcla de sustancias de origen natural o

sintético que tenga efecto terapéutico, preventivo o rehabilitatorio, que se presente en forma farmacéutica y se identifique como tal por su actividad farmacológica, características físicas, químicas y biológicas". Un producto con nutrimentos será considerado como medicamento cuando: a) se trate de un preparado que contenga de manera individual, o asociada, vitaminas, minerales, electroli- tos, aminoácidos o ácidos grasos, en concentraciones superiores

a las de los alimentos naturales, b) se presente en alguna forma

farmacéutica definida, y c) la indicación de uso contemple efectos terapéuticos, preventivos o de rehabilitación. Además, la ley antes citada clasifica los medicamentos con base en su forma de prepa- ración y de acuerdo a su naturaleza. Por su forma de preparación, los medicamentos se clasifican en: 1) magistrales: cuando sean preparados conforme a la fórmula prescrita por un médico. La fórmula magistral es el medicamen- to destinado a un paciente individualizado, preparado por un far- macéutico, o bajo su dirección, para cumplimentar expresamen- te una prescripción facultativa detallada de los principios activos que incluye, según las normas de correcta elaboración y control de calidad establecidas al efecto, dispensado en oficina de farmacia o

servicio farmacéutico y con la debida información al usuario. 2) Ofi- cinales: cuando la preparación se realice de acuerdo a las reglas de

la Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos. Se considera como

preparado oficinal el medicamento elaborado según las normas de correcta elaboración y control de calidad establecidas al efecto y garantizado por un farmacéutico o bajo su dirección, dispensado en oficina de farmacia o servicio farmacéutico, enumerado y descrito por el Formulario Nacional, destinado a su entrega directa a los en- fermos o a los que abastece la farmacia o el servicio farmacéutico. 3) De especialidad farmacéutica: cuando sean preparados con fór-

FARMACOLOGÍA GENERAL

muías autorizadas por la Secretaría de Salud, en establecimientos de la industria químico-farmacéutica. Por su naturaleza, los medicamentos se han clasificado en:

1) alopáticos: toda sustancia o mezcla de sustancias de origen natural o sintético que tenga efecto terapéutico, preventivo o re- habilitador, que se presente en forma farmacéutica y se identifique como tal por su actividad farmacológica, características físicas, químicas y biológicas, y se encuentre registrado en la farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos para medicamentos alopáticos; 2) homeopáticos: toda sustancia o mezcla de sustancias de origen natural o sintético que tenga efecto terapéutico, preventivo o reha- bilitador y que sea elaborado de acuerdo con los procedimientos de fabricación descritos en la farmacopea homeopática de los Estados Unidos Mexicanos, en las de otros países u otras fuentes de infor- mación científica nacional e internacional; 3) herbolarios: los pro- ductos elaborados con material vegetal o algún derivado de éste, cuyo ingrediente principal es la parte aérea o subterránea de una planta o extractos y tinturas, así como jugos, resinas, aceites grasos y esenciales, presentados en forma farmacéutica, cuya eficacia tera- péutica y seguridad ha sido confirmada científicamente en la litera- tura nacional o internacional; 4) medicamentos de origen biológico:

obtenidos a partir de los seres vivos del reino animal, o por medios biotecnológicos, como las vacunas, los hemoderivados y las inmuno- globulinas; estos medicamentos además del control interno en un laboratorio de la planta productora, requieren de control extemo de conformidad con las disposiciones de la legislación mexicana. Para su uso y comercialización, los medicamentos se identifi- can por sus denominaciones genérica y distintiva. La identificación genérica es obligatoria y es también la denominación común inter- nacional (DCI) con la que se conoce a la sustancia activa, respon- sable de la acción terapéutica del medicamento; ejemplo, el ácido acetilsalicílico (DCI), cuyo nombre comercial es Aspirina®. Además, la denominación genérica y distintiva puede hacer alusión a la do- sis y a la forma farmacéutica, por ejemplo, ácido acetilsalicílico, en tabletas efervescentes de 1,000 mg, para distinguirlo del áci- do acetilsalicílico en tabletas comprimidas de 500 mg. En la de- nominación distintiva no podrá incluirse clara o veladamente la composición del medicamento o su acción terapéutica, tampoco indicaciones relacionadas con enfermedades, síndromes, síntomas, ni aquellas que recuerden datos anatómicos o fisiológicos, excepto en vacunas y productos biológicos. Las disposiciones reglamenta- rias determinarán la forma en la que las denominaciones señaladas deberán usarse en la prescripción, publicidad, etiquetado y en cual- quier otra referencia.

Finalmente, para su venta y suministro al público, los mentos se pueden clasificar en dos categorías:

medica-

1) Medicamentos sujetos a prescripción médica. Se pueden sub- dividir en cuatro categorías: a) medicamentos que sólo pue- den adquirirse con receta o permiso especial expedido por la Secretaría de Salud, b) medicamentos que requieren para su adquisición receta médica que deberá retenerse en la farmacia que la surta y ser registrada en los libros de control; el médico podrá prescribir dos presentaciones del mismo producto como máximo, especificando su contenido, con vigencia de treinta días a partir de la fecha de elaboración de la receta, c) medica-

FORMAS FARMACÉUTICAS DE LOS MEDICAMENTOS Y BIOFARMACIA

mentos que solamente pueden adquirirse con receta médica que se podrá surtir hasta tres veces; la receta deberá sellarse, registrarse cada vez en los libros de control y retenerse en la tercera ocasión, y d) medicamentos que requieren receta y que pueden surtirse cuantas veces lo indique el médico. 2) Medicamentos no sujetos a prescripción médica: a) medica- mentos sin receta, autorizados para su venta exclusivamente en farmacias y b) medicamentos que no requieren receta mé- dica y que pueden expenderse en otros establecimientos que no sean farmacias (medicamentos OTC); estos medicamentos de libre venta pueden ser adquiridos por el consumidor, sin receta médica, para aliviar padecimientos y síntomas que son fáciles de reconocer, ejemplo, Alkagel simple en suspensión o leche de magnesia.

FARMACOLOGÍA GENERAL

Bibliografía original

Asociación Nacional

de la Industria de Productos

Naturales,

http//

www.anipron.org.mx/1506.html (consultada julio 2007).

Baños Diez, J.E.,

Farré Albaladejo,

Clínica. Barcelona:

Masson.

Campos Cerda, R., Albarrán, RA. ,

M. (2002). Principios de Farmacología

Morales Branhir, J.E.

(2006). Insuli -

na inhalada-Eficacia y seguridad pulmonar. Neumología y Cirugía de Tórax, 65(2), 74-87.

CPMP/EWP/QWP/1401/98. Note for guidance on the investigation of

bioavailability and bioequivalence

(CPMP adopted jul y 2001).

Carmona Mercado, C. (2006). La venta de medicamentos

por Internet

en la nueva ley del medicamento.

ReuistaeSalud.com [online], 8(2).

Secretaría de Salud. (2007). Farmacopea de los Estados Unidos canos (8 a ed.). http://www.farmacopea.org.mx.

Mexi-

Gómez-Dantés, O., Garrido-Latorre, F., Tirado-Gómez, L., Ramírez D., Macías, C. (2001). Abastecimiento de medicamentos en unidades de primer nivel de atención de la Secretaría de Salud de México. Salud Pública de México, 43(3), 224-232.

Ley General de Salud de los Estados 1-63, 2007.

Unidos Mexicanos (4 a versión), pp.

(2006, 27 julio). LEY 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional

de los medicamentos

y productos sanitarios. BOE,

178,1483,

RCL.

Lüllmann, H., Morir, K., Ziegler, A. (1992). Atlas de Farmacología. Espa- ña: Masson.

Palma Aguirre, JA.

(2005). Medicamentos

genéricos y originales. ¿Es lo

mism o u n origina l que un a copia? , Reu Med IMSS, 43(4), 277-279.

Química y Farmacia, http://www.quifa.com.mx (consultada marzo 2007).

Real Farmacopea Española

(2 a Versión,

es/actividad/legislacion/espana/farmacopea.htm.

2007).

(consultada

agosto