Вы находитесь на странице: 1из 20

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

PARTE I: INTRODUCCION A LA HIDROLOGÍA

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Tema 1: Introducción a la hidrología

1.1 El agua: un recurso precioso

Según el último informe de la ONU, la escasez de agua es, junto a la contaminación, el problema medioambiental más grave. Cada habitante del planeta consume el doble de agua que a principios de siglo pero un tercio de la población mundial no tiene toda la que necesita.

La distribución del agua en el planeta, tanto en cantidad como en calidad, es caprichosa. Las sequías de los años 90, están obligando a replantearse el agua como un bien de importancia primordial en la riqueza sostenible de los pueblos.

La escasez de agua en zonas donde la cuenca hídrica está dividida entre dos o más países provoca conflictos. Esta situación se da en más de 200 lugares del mundo. En la actualidad hay más de 300 tratados internacionales para regular estas situaciones. Muchas de las guerras de los últimos años han tenido en su raíz disputas sobre el agua. Como ejemplo, el área que va desde Turquía a Egipto acoge alrededor del 2.6% de la población mundial (160 millones) pero dispone de sólo el 0.4% de los recursos hídricos. Desde hace años hay un contencioso entre Israel, Siria y Jordania sobre el aprovechamiento del río Jordán y afluentes. El control de las aguas está en su mayoría en manos israelitas desde la guerra árabe-israelí de 1967. Otro conflicto de gran actualidad se sitúa en la franja de Gaza, pues la sobre-

explotación por parte de Israel del acuífero de la zona ha traído consigo el relleno con aguas marinas y su salinización. Otros conflictos enfrentan a Turquía con Siria

e Irak en la cuenca del Eufrates y Tigris, o a Bangladesh e India en la cuenca del

Ganges, donde existen varios pantanos que interceptan el agua y limitan su uso aguas abajo. En Asia Central el que en su día fue el inmeso lago Aral ha sido reducido a un 40% de su antiguo tamaño al desviar sus dos principales afluentes para el riego y uso industrial en las zonas de la Georgia rusa. Esto ha desertizado la zona, ha destruído su equilibrio ecológico y ha sumido en la pobreza a una región tradicionalmente rica por su industria derivada de la pesca.

El problema de la disponibilidad de agua en España ha sido acuciante durante los últimos años por la sequía (la peor desde 1875). Mientras los recursos tradicionales han alcanzado prácticamente su límite el consumo se ha multiplicado por 25 entre

1950-85, lo que dobla la media del área mediterránea. Actualmente el consumo medio nacional es de 200 l/hab-día, que es el tercero a nivel mundial (tras E.E.U.U.

y Canadá). Se espera que se incremente en un 15% para 2010 y en un 36% para el

2020.

El problema de escasez de agua tiene otras implicaciones, aparte de las evidentes, como son la alarmante desertificación del sur de la Península e Islas Canarias. Las crónicas cuentan que Almería era un bosque hace un siglo. La tala desmedida por la actividad minera en una zona donde el propio bosque condicionaba la humedad

y sostenibilidad del ecosistema, la sobre-explotación de los acuíferos y la escasa

precipitación (el cabo de Gata registra el mínimo de Europa) han hecho de esta provincia una de las zonas más desérticas de Europa. En Canarias este proceso se ha hecho patente en las islas mayores en los últimos tiempos, aunque los hábitos de

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

consumo no se han limitado y se siguen potenciando actividades que implican gran consumo de agua.

Los otros poblemas asociados con el agua son el abastecimiento y la calidad. En países como Haití, Somalia y Laos más de la mitad de los ciudadanos no dispone de agua potable en sus hogares, y en España se estima que hay unas 77000 viviendas sin agua potable. En los países en vías de desarrollo el 80% de las enfermedades de la población residente están causadas por agua contaminada. Aunque la contaminación del agua por agroquimicos en general ha ido pareja al desarrollo económico (es un problema común al ámbito europeo) en nuestro país está empezando a adquirir dimensiones preocupantes. En la reciente publicación del Libro Azul del agua por el MOPT (1999), se admite por primera vez a nivel oficial que el problema está generalizado aunque con marcadas diferencias entre regiones.

¿Cuáles son los recursos hídricos disponibles?. ¿Es la explotación actual equilibrada o avanzamos hacia la desertificación?. ¿Representa la contaminación actual del agua un riesgo?. ¿Podemos recuperar la cantidad y calidad de nuestros recursos?.

Todas estas preguntas entran dentro del ámbito de la hidrología. Su estudio entraña gran dificultad porque debemos de enfrentarnos a un hecho básico: la imprevisibilidad de las lluvias, que son el motor del ciclo hidrológico y condicionan la disponibilidad del agua como recurso.

Para obtener respuestas válidas la hidrología debe estudiar sistemáticamente cada uno de los componentes o procesos del ciclo hidrológico, sus bases científicas, cuantificar su magnitud y definir la interacción con los otros componentes del balance hídrico. Este enfoque es el seguido en este texto.

La primera parte de la obra recoge una Introducción en la que se presenta el ciclo hidrológico y se describen las propiedades químicas y físicas del agua que le confieren su naturaleza particular.

La segunda parte está dedicada a la Hidrología Atmosférica, que estudia los intercambios entre la atmósfera y la superficie (precipitación, evaporación, condensación y rocío). La descripción de la precipitación ha de incluir, aparte de las bases físicas conocidas, el estudio de la variabilidad espacial y temporal que presenta. Al final de esta parte se introducen nociones del análisis de frecuencia hidrológica que permiten la predicción estocástica de la mágnitud de los sucesos extremos de precipitación, de gran importancia en la ingeniería hidráulica como valor de diseño.

La tercera parte está dedicada a la Hidrología del Suelo. Aquí se introducen las propiedades físicas del suelo que condicionan su capacidad para absorber (infiltrar) total o parcialmente el agua de lluvia, así como de conducirla a su través hasta zonas más profundas donde se encuentran los acuíferos. Se introducen las ecuaciones físicas que permiten realizar predicciones de la cantidad de agua que permanece en la superficie al no poder absorberla el suelo (exceso de lluvia) así como la que drena y recarga los acuíferos.

La cuarta parte, Hidrología Superficial, arranca de esa cantidad de agua disponible

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

en superficie y presenta los procesos de agregación pendiente abajo para dar lugar al fenómeno de la escorrentía. Se discuten métodos de estimación de las variables de diseño relacionadas con la escorrentía en cuencas hídricas agroforestales, también de gran interés en la ingeniería hidráulica.

En la última parte, Hidrología Subterránea o Hidrogeología, se introduce al estudio de los acuíferos, su localización, funcionamiento y la explotación para abastecimiento de agua.

1.2 La hidrología como ciencia: relación con otras ciencias

La hidrología es la ciencia que estudia el agua en la Tierra: su ocurrencia, circulación y distribución, sus propiedades físicas y químicas y su relación con el medio ambiente incluídos los seres vivos. Como el agua está presente en multitud de lugares y formas, su estudio necesariamente necesita de otras ciencias lo que implica su carácter marcadamente multidisciplinar. La Figura 1-1 da una idea de ello.

Edafología Geología Meteorologia y Climatologia Infiltración Flujo subterráneo Precioitación/ Evaporación
Edafología
Geología
Meteorologia y
Climatologia
Infiltración
Flujo
subterráneo
Precioitación/
Evaporación
HIDROLOGIA
Adquisi
Electrónica
Incertidumbre
ción de
, distribución
Estadística
datos
espacial,
predicción
Atmosférica
Superficial
Subterránea (hidrogeología)
Degradación,
Escorrentía
prec., disolución,
/ erosión
reacción,
Geomorfología
Resolución
Flujo
Química / Física
de
superficial
ecuaciones
Diseño, Planificación,
manejo
Matemática aplicada
Mecánica de fluídos
informática
INGENIERIA DE RECURSOS
HIDRICOS

Figura 1-1. Relación de la hidrología con otras ciencias

Es importante distinguir entre hidrología e hidráulica. Si bien la hidráulica tiene como objeto también el agua, su enfoque es principalmente el de su conducción y almacenamiento, teniendo como principal fuente la mecánica de fluídos.

Como se verá en el apartado a continuación, la hidrología tiene sus antecedentes en la formulación del origen y destino del agua en la Tierra, lo que se conoce como ciclo hidrológico y que ha sido objeto de discusión hasta tiempos muy recientes. La hidrología ha experimentado un desarrollo espectacular desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días. Así en 1851 se empezaron a utilizar métodos cuantitativos para la predición de la escorrentía generada por una superficie a partir

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

de la introducción por Mulvaney en Irlanda del método racional. El ingeniero

francés Darçy revolucionó el conocimiento del flujo del agua medios porosos saturados (como lo son los acuíferos) con la formulación de la ley que lleva su nombre. En 1871 Saint-Venant desarrolló las ecuaciones fundamentales de flujo superficial abriendo el camino a la hidrología superficial moderna. A finales del

XIX Manning (1891) presentó sus trabajos sobre flujo en canales abiertos que

añadieron herramientas para la cuantificación del flujo superficial concentrado

como el que se produce en ríos, arroyos, etc. A principios de este siglo se sucedieron estudios que son la base de nuestro conocimiento actual de esta ciencia. Así en 1908 se midió por primera vez el flujo en una cuenca hidrográfica en EEUU, en 1911 Green y Ampt propusieron su famosa ecuación de infiltración en suelos, y la tesis doctoral de Richards (1931) formuló la ecuación fundamental de

flujo en medio poroso insaturado así como aportó herramientas de laboratorio para

su estudio. La literatura científica en este campo desde entonces es inmensa y a finales de este siglo, con la ayuda de los ordenadores, se está avanzando en la predicción del comportamiento hidrológico de diversos sistemas de interés económico, social y medioambiental.

1.3 El ciclo hidrológico.

Aunque la idea de un ciclo hidrológico donde el agua se renueva continuamente, en su camino continuo entre la tierra y el mar y su vuelta a través de la atmósfera es un hecho comúnmente aceptado hoy (Figura 1-2) , esto no fue así hasta mediados del siglo XIX.

1-2) , esto no fue así hasta mediados del siglo XIX. Figura 1-2. Esquema del ciclo

Figura 1-2. Esquema del ciclo hidrológico (de Chow et al, 1987)

Ya en la Grecia clásica el hombre intentó encontrar una explicación al origen y destino del agua, proponiendo la explicación que el camino visible del agua (desde

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

las montañas al mar) era cerrado por unos canales subterráneos que alimentaban las montañas desde el mar. Esta concepción fue admitida hasta que Perrault en el s. XVII defendió la idea de que era la atmófera la que cerraba el ciclo. Esta concepción moderna fue objeto de acalorado debate durante los dos siglos posteriores hasta que J. Dalton zanjó la polémica en 1803 (todavía hay referencias a discusiones sobre el tema en algunos círculos durante la primera mitad del s. XIX). A partir de la segunda mitad del s.XIX se inicia el estudio científico del ciclo hidrológico.

A finales de los años 70 se presentaron las primeras cifras del balance hidrológico global (Tablas 1-1 y 1-2), durante la década hidrológica en la que se pusieron en común datos de los dos bloques políticos de la época (Este y Oeste). Es importante tener en cuenta que este balance corresponde a escala planetaria y periodos de tiempo suficientemente prolongados. En dichas tablas se observa que en valores absolutos la evaporación en los océanos es 7 veces la de la tierra. En términos de lámina de agua (volumen sobre superficie) la precipitación sobre los océanos es unas 3/2 veces superior que sobre la tierra, mientras que la evaporación lo es 3 veces. Debido a esto los océanos dominan el ciclo hidrológico, y su influencia se hace notar en las zonas continentales costeras. Las descargas desde la tierra al océano son en su mayoría en forma de flujo superficial.

Aunque el agua cubre las 3/4 partes de la superficie del planeta, el 97.5% es salada. El 2.5% restante es dulce aunque la mayor parte no directamente utilizable por hallarse en los casquetes polares o glaciares o en forma de humedad del suelo. Aproximadamente el 0.01% del agua total presente en el planeta es agua dulce utilizable (pozos, lagos, ríos y embalses).

Tabla 1-1: Cantidades estimadas de agua en el mundo (S) (UNESCO, 1978).

 

Área

Volumen

agua total

agua dulce

(10 5 km 2 )

(km 3 )

%

%

Océanos

361.3

1338000000

96.50

---

Agua subterránea dulce

134.8

10530000

0.76

30.10

Agua subterránea salada

134.8

12870000

0.93

---

Humedad del suelo

82.0

16500

0.0012

0.05

Hielo polar

16.0

24.023.500

1.70

68.60

Hielo no polar y nieve

0.3

340600

0.025

1.00

Lagos dulces

1.2

91000

0.007

0.26

Lagos salinos

0.8

85400

0.006

---

Pantanos

2.7

11470

0.0008

0.03

Ríos

148.8

2.120

0.0002

0.006

Agua biológica

510.0

1120

0.0001

0.003

Agua atmosférica

510.0

12900

0.001

0.04

Agua total

510.0

1385984610

100

---

Agua dulce

148.8

35029210

2.50

100

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Tabla 1-2: Balance anual de agua global (Q) (UNESCO, 1978)

Componente

unidades

Océano

Tierra

Área

(km 2 )

361.300.000

148.800.000

Precipitación

(km 3 /año) (mm/año) (pulg/año)

458.000

119.000

1.270

800

50

31

Evaporación

(km 3 /año) (mm/año) (pulg/año)

505.000

72.000

1.400

484

55

19

Escorrentía hacia los océanos

Ríos

(km 3 /año)

44.700

Agua subterránea

(km 3 /año)

2.200

 

Escorrentía total

(km 3 /año) (mm/año) (pulg/año)

47.000

316

12

Para evaluar la relativa movilidad del agua entre las distintas fases del ciclo hidrológico se utiliza el tiempo de residencia (T r ) definido como el tiempo promedio que necesita una molécula de agua para pasar a través de un subsistema del ciclo hidrológico:

T r = S / Q

(1-1)

Los valores de S y Q se obtienen de las Tablas 1-1 y 1-2.

Ejemplo: El T r de la humedad atmosférica global (8.2 días) se obtiene dividiendo el volumen de la humedad atmoférica (12900 km 3 ) por la tasa de flujo entre la atmófera y superficie (precipitación total sobre tierra y océanos, 458000 + 119000 = 577000 km /año). La comparación de las T r permite sacar conclusiones sobre la relativa mobilidad del agua de los diferentes subsistemas.

3

Aunque la cantidad total de agua dulce disponible en el planeta podría abastecer a unos 20,000 millones de habitantes, su distribución a nivel mundial es muy variable. La media mundial de agua potable disponible es de 7460 m 3 /habitante.

Sin embargo el valor varía por continentes desde los 3010 de Asia a los 84140 m 3 / habitante de Oceanía (el continente menos poblado), según se recoge en la Figura 1-3. Según FAO unos 232 millones de personas en 26 países disponen de menos de 1000 m /habitante-año, cuando la dieta mínima (pobre en proteínas) requiere unos

3

1600.

En Canarias la media de recursos es muy inferior a las cifras anteriores, aunque

Hidrología Agrícola

varía mucho de isla en isla (Tabla 1-3).

Rafael Muñoz Carpena

Tabla 1-3: Recursos convencionales de agua en Canarias (D.G. Aguas, 1990)

Isla

P. de hecho (hab.)

Recursos

(m

3 /hab-año)

El Hierro

6995

 

3700

La Palma

75577

 

3400

La Gomera

15858

 

3300

Tenerife

685583

 

670

Gran Canaria

715611

 

300

Fuerteventura

49542

 

820

Lanzarote

88475

 

220

TOTAL CANARIAS

1637640

 

653

80000 60000 40000 20000 Media mundial m 3 / habitante
80000
60000
40000
20000
Media mundial
m 3 / habitante

Asia Africa Europa Norteamérica SurAmérica Oceanía

Figura 1-3. Disponibilidad del agua potable por continentes

En la actualidad existe evidencia, aunque no concluyente todavía, de que el ciclo hidrológico puede estar intensificándose en el contexto del llamado Cambio Climático Global

1.4 Flujos hidrológicos: Definiciones

La hidrología se basa en el estudio de los componentes que intervienen en el

balance hidrológico. La Figura 1-4 presenta los más importantes. La presencia o no de los distintos componentes en un balance hídrico es función de la escala

considerada (columna, perfil de suelo, parcela o campo, cuenca, región, y condiciones del medio.

, planeta)

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Almacenamiento superficial
Almacenamiento
superficial

Detención

Precipitación

Almacenamiento superficial Detención Precipitación Divisoria de aguas Transpiración Infiltración

Divisoria

de

aguas

Transpiración Infiltración Intercepción Interflujo Percolación Evaporación Flujo Divisoria de aguas
Transpiración
Infiltración
Intercepción
Interflujo
Percolación
Evaporación
Flujo
Divisoria de aguas
subterráneas
subterráneo

Nivel

freático

Escorrentía

Figura 1-4. Componentes del ciclo hidrológico en una ladera

1.5 Propiedades del agua

1.5.1 Naturaleza del agua como dipolo

En la Figura 1-5 se muestra la naturaleza dipolar de la molécula del agua mediante un modelo de esferas y palillos (a) y orbitales (b). Debido a la disposición casi tetraédrica de los pares de electrones de valencia alrededor del átomo de oxígeno, los dos átomos de hidrógeno tienen cargas parciales positivas (δ + ) y el átomo de oxígeno tiene dos cargas negativas parciales (δ - ).

En (c) se muestran dos moléculas de agua unidas por un puente de hidrógeno entre el átomo de oxígeno de la molécula en la parte de arriba (con δ - ) y el átomo de hidrógeno en la de abajo (con δ + ). Cada molécula de agua puede unirse de esta manera a otras, como ocurre en el caso del hielo, con lo que el conjunto se vuelve rígido. Conviene recordar que el enlace covalente entre los átomos de la molécula de agua es del orden de 10 a 50 veces más fuerte que el producido por los puentes de hidrógeno.

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Hidrología Agrícola Rafael Muñoz Carpena Figura 1-5. Estructura dipolar de la molécula de agua (adpt.Lehninger, 1987)

Figura 1-5. Estructura dipolar de la molécula de agua (adpt.Lehninger, 1987)

1.5.2 El agua como una substancia física (Lecciones de Feynman)

Los esquemas desarrollados por el premio nobel de física Richard P. Feynman (Figura 1-6) nos muestran cómo la naturaleza dipolar de la molécula de agua, unido a su estado de energía interna (calor) manifestado por la vibración de sus moléculas (temperatura), explican la estructura de las distintas fases en que se presenta el agua: sólido (a), líquido (b) y gas (c). Nótese como la separación entre moléculas (y por lo tanto su densidad) varía en cada fase. En el sólido (hielo) la energía interna es pequeña y los puentes de hidrógeno mantienen ordenadas las moléculas en una estructura espacial uniforme que deja “huecos” en su interior (menor densidad del hielo frente al agua) y su volumen y forma definidos. Con el aumento de la temperatura, estado líquido, la vibración de las moléculas aumenta y se desordenan las moléculas, con lo que hay menos “huecos” en la materia (mayor densidad) y la forma ya no está definida aunque su volumen es relativamente constante. Cuando el nivel de energía interna aumenta se produce un cambio de

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

fase caracterizado por la rotura de los puentes de hidrógeno y separación entre moléculas (ni volumen ni forma definidos) en el estado conocido como gas.

HIELO AGUA (x 1,000,000,000) AGUA EVAPORANDOSE EN EL AIRE SAL DISOLVIENDOSE EN EL AGUA OXIGENO
HIELO
AGUA (x 1,000,000,000)
AGUA EVAPORANDOSE EN EL AIRE
SAL DISOLVIENDOSE EN EL AGUA
OXIGENO
HIDROGENO
NITROGENO CLORO
SODIO

Figura 1-6. El agua como sustancia física. (R.P. Feynman y R.B. Leighton. 1963. The Feynman Lectures on Physics, Vol I. Addison Wesley).

En la Figura (c) se observa como la acción de fuerzas conjuntas de puentes de hidrógeno sobre uniones covalentes débiles (caso de la sal NaCl) son capaces de disociar la molécula, por lo que el agua actúa como el disolvente universal de sustancias polares.

1.5.3 Densidad y energía interna

Los cambios de densidad pueden observarse en la Figura 1-7. Nótese que la escala de ordenadas está muy ampliada para mostrar el cambio. Compárese esta Figura con la 1-8 que muestra la relación de la energía interna del agua con sus fases. La presión producida por el aumento de volumen que experimenta el agua al helarse es enorme (207,000 kPa) lo que explica los fenómenos de meteorización de las rocas.

Nótese como el calor latente de evaporación implica un importante cambio de energía sin cambio de temperatura, 540 cal/g (Fig. 1-8). Esto tiene su incidencia en la suavizacion de los cambios de temperatura en el planeta. Se calcula que un 23% de la energía recibida del sol se invierte en cambios de fase en lugar de subida de temperatura.

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

1000 Líquido 980 960 Vapor 940 AGUA 920 Hielo 900 0 20 40 60 80
1000
Líquido
980
960
Vapor
940
AGUA
920
Hielo
900
0
20
40
60
80
100
Densidad (Kg /m 3 )

Temperatura (˚C)

Figura 1-7. Estados del agua en relación a su densidad

3 2 1 Calor latente de fusión 0.33 x 10 6 J/Kg C p Hielo
3
2
1
Calor latente de fusión
0.33 x 10 6 J/Kg
C
p
Hielo
Agua líquida
Vapor
0
-20
0
20
40
60
80
100
120
Energía interna (10 6 J)
(relativa a -20°C)
Calor latente de vaporización
2.5 x 10 6 J/Kg
Calor latente de condensación

Temperatura (°C)

Figura 1-8. Estados del agua en relación a su energía interna (adp. Chow et al., 1987)

1.6 Concepto de sistema. Modelo hidrológico

1.6.1 Concepto de sistema

La complejidad de los fenómenos hidrológicos dificulta su descripción mecanística. En ausencia de este conocimiento físico, éstos pueden representarse de forma simplificada mediante el concepto de sistema. El sistema es un conjunto de partes conectadas entre sí que forman un todo. El objetivo del análisis del

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

sistema es estudiar su operación y predecir su salida, ofreciendo como relación entre las entradas y salidas una función de transformación, tranferencia u operador, denotado por ,

Entrada

I(t)

tranferencia u operador, denotado por Ω , Entrada I(t) Operador Salida Ω O(t) que da lugar

Operador

Salida

u operador, denotado por Ω , Entrada I(t) Operador Salida Ω O(t) que da lugar a

O(t)

que da lugar a una ecuación básica de transformación del sistema del tipo:

O(t)=.I(t)

(1-2)

En el caso del sistema hidrológico se echa mano para su resolución a la ecuación de continuidad o balance,

S= I(t)-O(t)

(1-3)

Donde I(t) y O(t) son las tasas de entrada y salida en función del tiempo, y S es el cambio de almacenamiento del sistema. La ecuación anterior puede ser expresada también en forma de ecuación diferencial o de cambio como:

dS/dt= I(t)-O(t)

(1-4)

1.6.2 La cuenca como sistema

La Figura 1-10 muestra la aplicación del concepto de sistema a una cuenca hidrológica. La cuenca actuaría como una caja negra con entradas (I(t)=Precipitación) y salidas (O(t)=Drenaje). Relacionando ambas existiría una función de transferencia (t).

Precipitación, I(t) Superficie Drenaje, O(t)
Precipitación, I(t)
Superficie
Drenaje, O(t)

Divisoria de

aguas

Figura 1-9. Representación de la cuenca como sistema hidrológico (adp. Chow et al., 1987)

1.6.3 Ecuación hidrológica fundamental o de balance

La ecuación de continuidad o de balance de masa permite establecer la relación entre los distintos componentes de un sistema hidrológicos. Aunque dicha interrelación exhibirá variación en espacio y tiempo, para una escala y un espacio de tiempo determinado es posible establecer una ecuación de balance hídrico.

Dicha ecuación es de gran utilidad práctica puesto que permite la estimación de

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

algún componente del balance en función del resto. Así para el caso de considerar los flujos de agua en un perfil que incluya la atmósfera y un suelo tenemos la siguiente ecuación de balance global resultante de sumar las ecuaciones de la Figura 1-10,

.

P = ET + RO ± ∆θ +D P ET Atmósfera (1) P = F
P = ET + RO ± ∆θ +D
P ET
Atmósfera
(1)
P = F + RO
RO
L.S.
Suelo
F
∆θ
(2)
F = ET ± ∆θ + D
L.I.
D
Acuífero

(1-5)

Figura 1-10. Balance de agua en un perfil de suelo (adpt. Skaggs, 1982)

Esta ecuación es la utilizada en los lisímetros para el cálculo de evapotranspiración (ET). El método se basa en medir experimentalmente los otros sumandos de la ecuación anterior y obtener la ET por diferencia. Así la precipitación (P) se mide con un pluviómetro, la escorrentía (RO) normalmente se considera nula por estar la superficie del lisímetro nivelado, la variación del contenido de humedad (∆θ) se mide mediante algún método de los descritos más adelnate, y la percolación profunda (D) se mide en el punto de drenaje en la base del lisímetro.

1.6.4 El ciclo hidrológico como sistema

El concepto de sistema puede aplicarse al ciclo hidrológico según se recoge en la

Figura 1-11, con los tres subsistemas principales: el atmosférico, el superficial y el

subsuperficial.

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Precipitación Evaporación + + Intercepción Σ + + Transpiración Escorrentía Flujo superficial superficial
Precipitación
Evaporación
+
+
Intercepción
Σ
+
+
Transpiración
Escorrentía
Flujo superficial
superficial
Escorrentía hacia
ríos y océanos
+
+
Infiltración
Flujo subsuperficial
Σ
+
Recarga de agua
subterránea
Flujo de agua
subterránea
AtmóferaSuperficieSuelo-aquífero

Figura 1-11. Representación en diagrama de bloques del sistema hidrológico (Chow et al., 1987)

1.6.5 Caso particular de sistema: embalse o río lineal

En el caso de un embalse lineal tenemos que el almacenamiento se relaciona con la salida mediante,

S=kO

(1-6)

Eliminando S entre las dos ecuaciones (1-4) y (1-6) y ordenando tenemos la ecuación diferencial que describe el almacenamiento y salida de un embalse líneal.

k dO/dt + O(t) = I(t)

(1-7)

Dicha ecuación se ha utilizado para describir la reducción gradual de un río durante el periodo seco o de un embalse grande con suficiente altura, según sean las condiciones iniciales y de contorno aplicadas.

1.7 Referencias utilizadas en este capítulo

Buras, N. (ed.). 1997. Reflections on hydrology: science and practice. Washington D.C.:

American Geophysical Union. Chow V.T., D.R. Maidment y L.W. Mays. 1987. Hidrologia Aplicada. Madrid: McGraw- Hill Interamericana. Cicerone, P.E. y G. Sánchez. 1999. Con el agua al cuello. Newton, 18: 21-37 Dirección General de Aguas-Gobierno de Canarias. 1987. El Agua en Canarias. Las Palmas. Lehninger, A.L. 1982. Principles of Biochemistry. New York: Worth Publishers Levi, E. 1989. El Agua Según la Ciencia. Méjico: Castell-Mexicana Maidment, D.R. (ed.). 1992. Handbook of Hydrology. New York: McGraw-Hill

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT). 1999. La Calidad de las Aguas Subterráneas en España - Libro Azul del Agua. Madrid: MOPT. Skaggs, R.W. 1982. DRAINMOD. Model documentation. NC. Water Resources Pub. Raleigh. Solis. C. 1990. Los Caminos del Agua. Madrid: Mondadori. UNESCO. 1978. World Water Resource and Water Resources of the Earth. FAO:Roma.

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

Ejercicios de la Parte I

1.-

En el texto se recogen las tablas con datos del ciclo hidrológico terrestre según los estudios desarrollados en la antigua Unión Soviética durante la llamada Década Hidrológica Internacional (trad. UNESCO, 1978). Se pide:

a)

Suponiendo que el agua de los oceános está implicada en el ciclo hidrológico,

calcular el tiempo de residencia promedio del agua oceánica.

b)

Suponiendo que la escorrentía superficial que llega a los océanos viene de los ríos,

calcular el tiempo de residencia promedio del agua en éstos.

c)

Suponiendo que la escorrentía de agua subterránea que llega a los océanos viene

del agua dulce subterránea, calcular el tiempo de residencia promedio de este agua.

d)

Compárense los valores anteriores con el tiempo de residencia calculado en clase

para el agua atmosférica. e) En 1980 la población mundial se estimó alrededor de 4,500 millones. El crecimiento anual en la década anterior fue del 2% anual. Si todo el mundo tuviera un consumo como el del país de más consumo per cápita (6.8 m 3 /hab-día) incluyendo aguas públicas, agricultura e industria, ¿en qué año habrá escasez de agua dulce? (Nota: asúmase que la cantidad disponible para el uso es la escorrentía total -superficial y subterránea - del planeta). f) Calcule el promedio global de precipitación y evaporación (mm/año).

2.-

La islas de Tenerife y Gran Canaria tienen una superficie de 2,058

Km 2 y 1558

Km 2 , y poblaciones de 630,000 y 605,000 habitantes, respectivamente. Según los datos de los últimos Planes Hidrológicos Insulares (1994, 1995), las tasas de precipitación (P), evaporación (E) y escorrentía superficial (Es) son:

 

Gran Canaria

Tenerife

Factor

(Hm 3 /año)

(Hm 3 /año)

P

466

865

E

304

606

Es

73

20

Nota: En Tenerife anualmente se explotan 218 Hm 3 /año, de los cuales 211 proceden de agua subterránea (galerias -148-, pozos -55-, manantiales -8-), 1 de agua

superficial y 6 de otras procedencias (aguas residuales, desalinización, etc). En Gran

Canaria se explotan 174 Hm Se pide:

a) Elaborar una tabla para cada isla como la 1.1 presentada en el capitulo anterior

(Nota: ¡con todos los campos!).

b) Calcular el consumo por habitante y día (en m 3 /día) en cada isla asumiendo que la

cantidad disponible para el uso es la escorrentía total -superficial y subterránea - de

cada isla. ¿Cómo se comparan los consumos de las islas entre sí?. ¿Cómo se comparan con el mencionado en el apartado 1e?. ¿Porqué?.

c) De forma global, ¿está balanceada la explotación de agua en cada isla con los

3

(110 subterránea, 37 superficial, y 27 otros).

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

recursos renovables?. ¿Existe escasez de agua en las islas? (Nota: los cálculos anteriores se basan en una distribución geográfica uniforme del agua. ¿Es esto verdad?).

d) ¿Cual será el efecto de una sequía como la padecida en los años 95-96?. (Nota:

asúmase que los usos de agua se mantienen constantes -públicos, agrícolas,

turísticos, industriales- y que la precipitación se reduce a la mitad).

 

e)

Cite tres organismos (públicos) con competencia en materia de aguas en Canarias

y

su función principal.

 

3.-

Como se en el texto podemos aplicar el concepto de sistema a una cuenca

hidrográfica para describir la reducción gradual de un río durante el periodo seco. En este caso tenemos para t=0 O(t)=O(0)=Oo=cte y , I(t)=0 para t>0. Se pide:

a) Resuelva la ecuación para O(t) con t>0 y k=10 días y O(0)=100 l/s.

 

b) Represente gráficamente los caudales instantáneos de I(t), O(t) para un periodo

de 20 días (Nota: los 2 son funciones de tiempo).

 

c)

Represente gráficamente los caudales acumulados de entrada y salida y el

almacenamiento en el río (Nota: ¿son las unidades iguales para todas?).

 

4.-

Utilizando las ecuaciones del problema anterior:

 

a)

Resuelva la ecuación para un embalse lineal con O(t) con I(t)=1 para t>0, O(0)=0

k=2 horas. b) Represente gráficamente los caudales instantáneos de I(t), O(t) y S(t) para un periodo de 10 horas (Nota: los 3 son funciones de tiempo pero ojo a las unidades). c) Represente gráficamente los caudales acumulados de entrada y salida y el almacenamiento en el embalse lineal.

y

5.-

Un embalse tiene los siguientes volúmenes de entrada y salida (Hm 3 ) para los primeros meses del año. Si al principio de enero el embalse contiene 60 Hm 3 calcule el almacenamiento al final de Marzo.

 

Mes

Enero

Febrero

Marzo

 

Entrada

4

6

9

Salida

8

11

5

6.-

Los flujos de entrada y salida consecutivos mensuales de un embalse en un año son (en unidades relativas) los siguientes:

Mes

E

F

M

A

M

J

J

A

S

O

N

D

 

Entrada

3

5

4

3

4

10

30

15

6

4

2

1

Salida

6

8

7

10

6

8

20

13

4

5

7

8

El embalse contiene 60 uds. al principio del año. ¿Cuántas uds. de agua hay en el embalse a mediados de agosto?.¿Cuántas hay al final del año?.

7.-

Calcule la salida constante (promedio) de agua para un embalse de 485 Ha de

Hidrología Agrícola

Rafael Muñoz Carpena

superficie durante un periodo de 30 días en el cual el nivel del embalse descendió 60.94 cm a pesar de que hubo un caudal promedio de entrada de 61171 m 3 /día. Las pérdidas por evaporación fueron de 7.62 cm, por flujo subterráneo 2.54 cm y la precipitación 10.16 cm.

8.- Calcule la salida constante (promedio) de agua para un embalse de 500 Ha de superficie durante un periodo de 30 días en el cual el nivel del embalse descendió medio metro a pesar de que hubo un caudal promedio de entrada de 200,000 m 3 /día. Durante este periodo las pérdidas por flujo subterráneo fueron 2 cm, la precipitación total 10.5 cm, y la evaporación de 8.5 cm.