Вы находитесь на странице: 1из 33
TEORIA GENERAL DEL ACTO INEXISTENTE Hacía el Reconocimiento de la en Nuestro Deredm Civil Pon
TEORIA
GENERAL
DEL
ACTO
INEXISTENTE
Hacía el Reconocimiento
de la
en Nuestro
Deredm
Civil
Pon
GUILLERMO
PATRICIO MARTÍN
INDICE
Teoria
del
acto
inexistente
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Doctrina
extranjera
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Doctrina
nacional
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
El
acto
inexistente
en
nuestro
Derecho
Civil
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Efecto
del mismo
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Jurisprudencia
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Bibliografía .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Advertencia:
El
autor
desea advertir.
los
efectos
que.
a
de aligerat
la lectura
del
texto.
alli
donde
dice
acto
inexistente
o cuasiinexistente.
queda sobreentendido
del
que
se
trata
acto
jurídico inexistente
y cuasiinexistente
respectivamente.
La teoría
del
acto
inexistente
nace
recientemente
la literatura
en
juridi-
fruto
de la elaboración
doctrinaria
ca;
de la escuela exegética francesa.
No
fue
vislumbrada
por los juristas de la
Antigua Roma, sino que
encuentra
en
do, con
Zachariae —complementándose,luego, avanzando el siglo pasa-
el pensamiento de Demolombe, Marcadé y especialmente de Aubry
y Rau-
su primera gran sistematización.
Surge modeStamente, para aplicar ciertos supuestos
de invalidez
del ma-
trimonio
la doctrina
civilista
concreta-
que
era
incapaz de solucionar, más
para resolver
el problema del matrimonio
celebrado
mente,
entre
personas
del mismo
sexo.
Pero si nació humildemente, fue adquiriendo con rapidez, mayor impor-
radio
de acción
eXtenderse
la
teoria
tancia, ha ido ampliando
su
a
para
general del acto
jurídico y ha concluido
por obtener
su autonomía
respecto
de las nulidades en general, a tal punto
la ley de matrimonio
civil
que,
que
nos
rige —N°
2393-
legisla la inexi5tencia
y la nulidad
en capítulos disrintos
(al IV y el XII, respectivamente).
Como
acertadamente
la
lo puntualiza el Dr.
López
Olaciregui: "Por
entró
la inexÍStencia. De la
puerta
del matrimonio
al Derecho
la teoría de

115

teoria

del

matrimonio

 

se la pasó a la teoría

general de los contratos

y

actos

jurídicos

Del Derecho francés pasó a Otros

Derechos.

 

Tomó

carta

de ciu-

dadania universal".

 
 

Germán J. Bidart

Campos piensa, sin

embargo, lo contrario.

Afirma

que

"de los actos

jurídicos en general pasó al Derecho

de Familia

para apli-

carse

al matrimonio,

ámbito donde

se producen nuevas

disidencias.

"Pero,

desgraciadamente, el autor, no fundamenta tan original posición.

 

Este desarrollo

 

progresivamente creciente

de la doctrina

del

acto

inexis-

tente

que

la ha proyectado a otras

 

ramas

del Derecho, y, entre

ellas, al

derecho Administrativo, como

bien lo señala 1maz—

responde a una

razón

lógica-juridica obvia, que ha sido puesta de manifiesto

 

por

un-

estudio

más

profundo del nuevo

 

tipo logrado: a saber, la de distinguir los supuestos,

dos

categorias jurídicas —la de la inexistencia

 

y la de la nulidad-

 

que

son

radi-

calmente

diferentes

en su estrucruración

y consecuencias, lo que nos

lleva

a

afirmar, por

lo tanto,

la existencia

de la inexistencia.

 
 

Bien

lo señaló

Moyano al sosrena:

 

que la inexistencia

más que

un

prin-

cipio jurídico es una noción primordial

del razonamiento

 

y'de la lógica.

¿Qué es

el

acto

jurídico inexisrente?

 

Tradicionalmente

se conceptúa tal

a aquel que

carece

de alguno de los elementos

esenciales

(llamados también

sea

el subjetivo, ya sea

el formal —aunque

este

último

sujeto a disrintas

interpretaciones.

 
 

Recientemente

 

el Dr.

Alberto

J, Molinario, en un

artículo tan

profundo

como

discutido, ha SOStenido un criterio

muy distinto

del anterior.

 

Dice

asi:

“Para nosotros,

el concepto

de la inexistencia

no

se reduce, sin embargo, a

la forma

expuesta

 

por Llambías

(teoria "clásica" bosquejada ut supra). Este

resulta

ser

el concepto

 

general, pero racionalmente

 

podemos concebir otros

supuestos

de inexistencia

en

los

cuales

no

se

trata

de un

acto

jurídico que

aparece

como

tal, a pesar

de faltarle

uno

o varios

de

sus

elementos

visceralesI

sino

que

puede tratarse

 

de un

acto

jurídico perfecto, pero que por

determi-

nadas circunstancias

 

se le niega en

forma

toral

y absoluta

efectos

extrate-

rriroriales, o bien no

puede surtirlos

respecto

de determinadas

 

personas.

 
 

Nuestro

Código Civil en su artículo

establece:

 

"Los actos,

los

con-

tratos

hechos, y los

derechos

adquiridos fuera del lugar del domicilio

de la

persona,

son

regidos por las

leyes del lugar en que

se han verificado; pero

no tendrán ejecución en la República,respecro de los bienes situados en el

territorio,

si no

son

conformes

a las leyes del pais que

reglan la capacidad,

el estado

y condición

de las personas".

 

.

 

Vale

decir, que un

 

acto

jurídico perfecro, celebrado de acuerdo con todas

las disposiciones de fondo y forma vigentes en el país en donde tal acto

se

ha.

realizado

puede no

tener

ejecución en la República, si las leyes de dicho

país no concuerdan

con

las nuestras

en

materia

de capacidad, estado y condi-

ción de las personas.

 

El

acto

jurídico es, en tal situación, con

respecto

a

la

116

Argentina, inexistente, puesto que no puede producir ninguno de los efecros

que normalmente

 

produce al ser reconocido

como

acto jurídico válido. Así

como

la aduana

de la República puede impedir la introducción

 

al

pais de

determinada

mercadería, de la misma manera

"este" criterio

que insufla

no sólo

al

art.

8 del código civil, sino

también

al

art.

2 de la ley 2393 importa el

establecimiento

 

de

una

aduana jurídica que impide la introducción de

deter-

minados actos

jurídicos y de determinados

matrimonios

y que

en cambio

admi-

ten la importación de otros,_aunque sean

realizados

en

contra

de lo dispuesto

por

ella, dentro

de los límites de la evación lícita.

 
 

Si un

acto

no puede producir efecto

alguno equivale a algo que

no

existe

y desde

el momento

que a' determinados

actos

jurídicos y a ciertos

matrimonios, por el juego de diversas disposiciones legales se les niega efectos

extraterriroriales

en orden a la jurisdicción de la República, tales actos

y

ma-

trimonios

aunque

exisran

en

el país en

que

se celebraron

resultan

ser prác-

ticamente

inexistentes

en función de la jurisdicción nacional.

.

.".

 

Mas adelante

continúa:

"El

acto

inoponible es respecto

de las personas

a las cuales

no

puede oponerse un

acto

inexistente.

Señalamos

que Llambias

recuerda

que los jurisras alemanes

emplean la expresión «ineficacia

relativa»

en lugar de inoponibilidad y ello significa coincidencia

parcial con

nosouos,

ya

que entendemos

que puede perfectamente hablarse de inexistencia

 

cuando

se trata

 

de colocar

el

acto

inoponible frente a las personas respecto

de las

cuales no puede producir efectos, por cuanto,

todo

lo que no

puede producir

efecto: e: como

11' no exim'em.

 
 

En

orras

palabras, sOStenemos

que cuando

un

acto

jurídico aún existente,

no produce efectos jurídicos dentro de

las fronteras

de un país o en relación

de determinada

persona

tal

acto

puede ser calificado

de

inexistente

 

con

inde-

pendencia de que posea

los elementos

esenciales

para

que

exista

como

tal.

concluye afirmando

Y

ponde distinguir entre inexisrentes, o si se quiere entre

Actos absolutamente

que:

actos

"si se ahonda

absolutamente

inexistentes

inexistentes

actos

y o simplemente inexistentes

actos

advierte

actos

en el análisis se

y

corres-

que

relativamente

cuasi inexistentes.

serían aquéllos

que

carecen

de

uno

inexisrentes de los elementos

vicerales

para

que puedan ser

conside-

rados

como

tales.

Acros relativamente

inexistentes

o cuasiinexistentes

 

son

aquéllos que, reuniendo

en función del

lugar en

donde

se celebraron

todos

los elementos

 

esenciales constitutivos

de los mismos

carecen

de efectos

extra-

territoriales

 

en

otros

países, o bien no

pueden surtir

sus

efectos respecto

de

determinadas

personas.

Hemos

formulado

todas

estas

consideraciones

—ad-

vierte-

 

en

el campo

meramente

conceptual, aunque hayamos puesto algunos

ejemplos en función

de lo establecido

en

nuestro

código civil".

 
 

Nos

hemos atrevido

a transcribir

tan largas citas, parcialmente, en home-

naje a

la fuerza

de convicción

de

estos

argumentos;

parcialmente, también,

por coincidir, en no poca medida, con

las ideas

allí expuestas.

 

117

teme

Así

creemos

que la disrinción

ya esbozada

en Goldschmidt-

tualmente, atacta.

entre

acto

inexistente

y acto cuasiínexis-

es, rigurosamente, cierta; es concep-

Pero

no

coincidimos, en

cambio, en

limitar

los supuestos

de la cuasi-

únicamente

inexi5tencia

pecto

cuarse

de dichos

a aquellos aCtos

terceros,

inoponibles frente a terceros

razón de no

—res'-

a las leyes argentinas referentes

de las personas.

tencia

el

sido

dico

efectos.

generar

acto

celebrado

Pensamos

que: reúne

en

nuestro

que,

o perfectos pero ineficaces

en

a la capacidad, el estado

igualmente, es un

supuesto

todos los elementos

país, y, sin embargo, nueStro ordenamiento

viscerales, carece

ade-

y la condición

de cuasiinerxis-

de vicios, ha

la enfiteusis

——tomamos

el

los presupues-

jurídico "enfi-

juri-

positivo lo desconoce rigurosamente, privándolo, en consecuencia, de

ejemplo de

una aguda objeción del Dr.

tos materiales

Pongamos por caso

(factum) de la enfiteusLs no

Nieto Blanc, para quien "dándose

advendría el aCto

teusis" o el derecho de superficie; independientemente del esfuerzo juris-

prudencial de validados

inexistentes —desde

tampoco

mos,

dico

serán actos

como

derechos personales, esos

actos

que reúnen

los elementos

ninguno de sus elementos

constitutivos

aparece

viciado

no serán, ni

de

tales-

ni

—y asimila-

ilicitud

su nulidad.

al vicio—, en forma

tal que el ordenamiento juri-

Serán actos perfectos, que no producen efectos;

cuasiinexistentes.

-

nulos, pues

el caso,

deba decretar

para

es

decir

que

Cabe

desconoce

preguntarse

tales

acros.

por qué el ordenamiento

Es que

hay una

razón de orden

jurídico positivo proscribe y

público en juego, dis-

sin embargo, de la nulidad absoluta, donde también se transgrede dicho

tinta,

orden

to ilícito

acros jurídicos

público. Así seria un

o inmoral, como

supuesto

lo dice

el

art.

de nulidad absoluta

el

1044 cláusula 2':

contrato

"Son nulos

acto".

los

Es

de obje-

cuando fuese prohibido el objeto principal del

estos

casos

que

el objeto del acto,

en

lo que

el

y no

se considera

atentatorio

acto

en

si mismo

—caso

contra

el orden público es

de la cua5iinexistencia.

También consideramos

cuasiinexistente

el aCto condicional

definitivamen-

condición suspensiva o resolutoria,

producirá efectos, ya sea por cumplirse la condición reSolutoria, ya

te frustrado; el aCto

sujeto a una

que

sea

no

por

la condición suspensiva; interpretamos este caso

no sobrevenir

supuesto

hacernos

de los llamados

subsumir

en

"actos fruscrados"

de que

habla

Imaz

nosotros, subrayada, efectos es como

si no

por

cuanto

todo

no

como típico

(infra)

y lo

esra categoría,amparados en la frase de Molinario, por

aquello que

existiera", (de allí ansiinexistente).

puede producir

los supuestos

pues, dos señalados por Molinario:

violación de las leyes sobre capacidad, condición

En resumen,

cuatro

son

de la cuasiinexistencia:

los

el

acto

perfecto celebrado en el extranjero en

y estado

de las personas,

el

acto

por

y dos agregados

inoponible frente a terceros,

nos0tros: el acto perfeCto proscripto por nuestro ordenamento jurídico,

respecto

de dichos

terceros;

en consideraciones

frusuado.

de

orden

público y el anto

condicional

definitivamente

118

El impedimiento con

que tropiezan para

ser

actos

válidos no es un

obsráculo natural

por el ordenamiento

tencia

frente

mente inexiStente.

sino

jurídico; el desconocimiento

riguroso de dichos

actos

jurídica, o por causa

al clásico concepto

jurídico positivo. De alli que podría hablarse de inexis-

de

legal, en

inexi5tencia natural aplicable al acro absoluta-

estos

supuestos

de cuasiinexistencia,

ESta

es

la diferencia

primero es el que

carece

entre

de alguno de sus

el acto inexistente

elementos

'y' el cuasiinexistente; el conStituyentes, el segundo

es

el

acto

perfecto que no produce efectos.

Ambos se diStinguen, a su vez, del acto

nulo; entendiendo

forme a la definición sintética propuesta por el Dr." Llambías:

virtud

por tal, con-

sanción legal

que priva de sus

CXÍStCnte en

El

vicios

presenta produzca efecto alguno; el aCto absolutamente

la falta

de

propios

a

un

acto

el momento

acto

cuasiinexistente

de alguno de sus

son

allí que

Planiol

distintos, sino

efectos

jurídico,

en

de su celebración

no

(modo de ser

constitutivos

inexistente

elementos

viscerales, no

haya afirmado, con razón, que ambos supuestos

incompatibles; en la medida

de

v'icioso

aunque

se caracteriza

una

causa

del acto).

tampoco

por

que

por

el

ser

acto

ellos defeCtuosos;

no sólo

nulo presupone

un

acto

existente, si bien viciado

c'ab initio”.

La doctrina

del

cación tripartita de

la nulidad, y, dentro

clasificación

novel

ha

que

teoría como

acto

los

de

sido

(absolutamente)

actos irregulares

ésta, discerniendo

inexistente

—distinguiendo la inexistencia

la nulidad

absoluta

jurÍStas al considerar

y la relativa-

cambio, a

la

la clásica

conduce

a

una

clasifi-

de

por prestigiosos imposible o inútil, adhiriendo, en

rechazada

bipartición de las nulidades.

Así se

de elemento

a

se

apunta

el

esrudio

admisibilidad

con

le objeta que,

al exaltar, por ejemplo, la voluntad

de hecho

un

concepto

(que hace a la existencia

sicológico del elemento

a la validez

no

y

voluntario

que

jurídico por el ordenamiento

positivo.

Nieto

Blanc

—en

consagrado al tema-

de la teoría.

no

a la categoría

del acto)

coincide

magistral

plantea la objeción más aguda y más seria a la

Afirma

que:

"la categoría de la inexistencia

es

una «contradictio in adiecrior pues si la confrontación con un acto jurídico

determinado

de

ella, ipso facro, queda desvirtuada, por cuanto,

puede hablarse de inexiStencia cuando resulta imposible la jurídica identi'fi-

cación del negocio".

(esquema legal) es imprescindible

para

tratar

con

seriedad

justamente, se dice que sólo

Nos

atrevemos

a discrepar con la inteligente opinión del distinguido

civilista. Si como

germano-itálica,_la jurídica identificación del negocio es lo que diferencia

el mismo

de la inexiStencia

lo señala

dado

al comentar

que

en

ambos

la posición de la dOCtrina

casos

el "tatbestand"

es

la nulidad

imperfecto- no será precisamente la imposibilidad de la confrontación con

acto

el

fracasado

jurídico determinado

de

aCto

en

acto

(esquema legal) lo que convierta

inexistente?

a

ese

proyecto

119

Para

la teoría

lables, sin que

Se

pura,

de

Otra

igualmente: "los

acros

jurídicos son válidos o anu-

tercera

especie alguna. No hay, por consiguiente,

actos

nulos

por la sola prescripción de la ley, ni menos

acros

meramente

aparentes,

en realidad

inexistentes".

A

esto

contesta

la escuela egológica cossiana:

"la designación de inexis-

tencia

Porque la inexistencia

que

inexiStencia

sucedido el posterior acatamiento

sin el cual

aseverada

a lo que

carece

de vigencia no

es‘ objetable como

basta

predicada no niega la realidad

para

atribuirle

la apariencia de norma

del

acto.

niega, en cambio, que a tal norma

de la colectividad, que

(o

es

(o negocio) jurídico existe como

ninguna norma

autocontradictoria.

realidad

(o negocio) jurídico. La

negocio) haya

un

hecho

tal, es decir

real,

es

De

ahi el siguiente esquema:

A)

a)

b)

B)

c)

actos

vigentes

inválidos

invalidables

acros

inexistentes

frustrados

d) desaparecidos

Aclara

"inexistencia"

palabra "frustrados"

Imaz

se

de

hace

quien tomamos

referencia

a los

esras

actos

a los

acros

inexistentes

no

por

netas-

que

con

vigentes en

general; con

el término

la

vi-

no

haber

logrado nunca

gencia, y con la expresión "desaparecidos" a los actos inexistentes por pérd'da

de la vigencia anterior temporaria, sobrevenida con posterioridad.

sido las críticas

Muchas

xistente.

Al

otras

revistar

han

jeros que la niegan, haremos

la opinión de los diversos

mención

de ella.

dirigidas a la doctrina

del

autores

nacionales

acto

ine-

y extran-

Incluso

la novísima

teoria

de la masiinexisrencia

ha

impugnada. Así, incidentalmente, el Dr. López Olaciregui

clusión, si a la dOCtrina

juridica, habría que rechazarla

y

la

inexistencia

como

de la inexistencia

teórico, porque

se

se la equipara

también

en

considera

el campo

en derecho positivo, porque

confundiría con

de hecho cabe aceptada".

sido

dice:

seriamente

"En

con-

a la inexistencia

la

la nulidad.

ley la rechazó

Si se

Modestamente, nos atrevemos

destacado civilista. Pensamos

a disentir

que la cuasiinexistencia

con

la autorizada

opinión del

-que hemos reputado

como

inexistencia

distintos, en la medida

jurídica- y la nulidad, son dos supueStos conceptualmente

efectos,y

que aquél es un

acto

perfecto que no surte

aCto

inicialmente

Más decididamente

cuasiinexistencia

y rebuscado

e inexistencia

éste un

viciado, como lo apuntáramos ut- supra.

el Dr. Lagomarsino afirma

-

aparece

a

nuestra

vista

que: "distinguir entre algo antoiadizo

como

.«y que ello implicaba) proceder al disloque de una institución

como

la inexisrencia

que aparece

así

desdibujada y aun

peligro ".

l20'

Repetimos que, en

nuesrro

humilde

entender, la distinción

nos

parece,

rigurosamente, cierta, y, conceptualmente, exacta; por tanto, mal

siderársela peligrosa. Creemos,, al contrario, que reconocer

puede con-

la doctrina, como

a partir del pro-

carentes

de negarse

de

el

parece

nunciamiento

efecros extraterritoriales"

exequatur opinión el Dr. Belluscio:

de derivar

ta

atisbarse

en algunos fallos

relativos

al matrimonio,

del Dr. Barraquero, que

de

una

sentencia

los mismos

efectos

los llamaba:

y que permitió compararlos diCtada en el extranjero ' es

la aplicación esrricta

de la inexistencia, sin que

"matrimonios

al

caso

útil. Participa de es-

de la tesis

tiene

la ventaja

se los considere

inexis-

rentes.

La crítica

a la teoría

del

acto,

(absolutamente)

inexistente, ha redundado

en

su provecho, desde que

la ha reducido

tinguir los tres siguientes supuestos:

a

sus

justos límites y permitido dis-

a)

falta

da (p. ej. del demente)

de sujeto. Con Llambias

o el minimo

debemos

de voluntad

diferenciar

la voluntad

(p. ej. del menor)

vicia-

de la

voluntad

inexistente

(hiporeca consrituida sobre un inmueble, cuyo propieta--

rio ha sido ajeno al acto).

b)

vendida.

falta

de objeto: p. ej. compraventa,

donde

falta

el precio o la cosa-

c)

falta de forma, entendiendo

Aubry y Rau; sino la específica, esto

de Llambias.

tal, no

es: manifestación

por

la legal, como

lo querian

de voluntad, al decir

A

los supuestos

asimilar

su

siendo adecuado

trimonio

vez,

celebrado con

de la cuasiinexistencia

los

otros

casos que incluye Molinario:

falta accidental

de</