You are on page 1of 12

Técnicas de estudio y recursos internos.

- Homenaje al lector apresurado


- Breve introducción
- Nociones principales: aprender o memorizar.
- Porque usar métodos y sistemas
- Tipos de memoria: corto plazo, medio plazo, largo plazo.

Lo interno y lo externo.
- Lugar físico
- Tiempo
- Pensar
- Estado interior

Técnicas
- Estados emocionales e internos: cambiar creencias, modelado,
anclaje, plenitud de recursos, cambio de enfoque.
- Nemotecnia: métodos para la optimización de la memoria.
- Sintetizar: tiempo, realidad y cuestiones físicas.
- Aprender a discriminar.
- Preparando un exámen escrito y oral.

Homenaje al lector apresurado

La necesidad de ser inteligente y discernir sobre qué cosas nos


sirven y que cosas no, es uno de los pilares de lo que enseño en este
trabajo sobre técnicas de estudio y recursos internos. Por eso mi
primer consejo es que dé una hojeada rápida al contenido del libro y
lo evalúe dentro de sus posibilidades. Hay material, como el de la
introducción que de pronto puede resultar pesado, es así que si su
objetivo son las técnicas en sí mismas, ¡adelante! Vayan a la sección
que más les interesa, porque de todos modos una cosa llevará a la
otra. Este libro se puede leer como Rayuela de Julio Cortázar,
vaya donde le guste y disfrútelo, practique y diviértase, y si no
se siente satisfecho o cómodo, ciérrelo o guarde el archivo
electrónico, en algún momento le va a servir. Con los años y la
experiencia aprendí que hay libros que se leen solos y que en algún
momento nos llaman desde la estantería o simplemente están allí,
aguardando el momento indicado. Adelante y buen estudio.

Introducción:

La mayoría de los problemas de los estudiantes que no cumplen


con las expectativas y no llegan a las notas mínimas, no son
culpables ellos mismos, sino que las instituciones y los educadores
han olvidado por completo cuestiones básicas y sencillas como ser:
que no todos los alumnos aprenden de la misma manera, al mismo
tiempo ni tienen los mismos enfoques y creencias para llevar
adelante un plan de estudios.

Las instituciones reguladoras como la A.N.E.P. en Uruguay y


otras similares en otras partes del mundo continúan con la creencia
arraigada de que los niños, adolescentes y personas mayores que
concurren a centros de estudio, son algo así como volquetas donde a
determinadas horas hay que volcarles todos los datos y la
información que se pueda y el trabajo de ellos es recibir estos datos y
esa información y memorizarlos (los docentes ya autoridades no
aceptarán nunca esto, dirán “aprender” a memorizar). Esto es el polo
opuesto, lo más alejado de lo que significa aprehender, adquirir
conocimiento. Por eso es que en varios casos como aquellos de
ciertas instituciones privadas, los alumnos salgan con mayor
capacidad, conocimiento y herramientas para afrontar nuevos
estudios. Este hecho intenta ser disimulado por muchos apóstatas de
la educación privada diciendo que “quien paga pasa de nivel, año o
curso”. Pues en colegios privados serios como un Liceo Francés,
Scuola Italiana y algún otro, si usted no llega a las competencias
marcadas por los órganos del gobierno de Francia o Italia usted “no
pasa”. Aún así, existen métodos en estos centros de estudios que
resultan inocuos y arcaicos.
Las necesidades de los estudiantes hoy no son las mismas que
hace cincuenta años, esto es más que obvio, pero sin embargo los
métodos no han cambiado y la educación y la calidad del
conocimiento de los estudiantes por lo menos, en varios países de
Latinoamérica, deja mucho que desear.
Por eso es importante enseñar a los alumnos a establecer una
relación con el estudio que sea ganar-ganar. Es necesario que
aprenda a discriminar lo que sirve de lo que no, a emplear menos
tiempo en estudiar pero a estudiar con un aumento en la calidad de
más de un 500 %. Por todas estas cosas es que las técnicas de
estudio que enseño aquí son de vital importancia para el estudiante.
Al igual que son de vital importancia las técnicas para mejorar los
recursos internos y llevarlos a su plenitud.

Se puede estudiar cuarenta y cinco minutos por día y ser el


mejor de su clase en la rama primaria, secundaria o Terciaria
Universitaria, sola hace falta saber cómo. Este trabajo nace de la falta
de conocimiento de estas técnicas y métodos y por haberlas
enseñado con anterioridad a una numerosa cantidad de amigos, sus
hijos y conocidos y haberme dado cuenta que con poco yo les había
otorgado las herramientas para que ellos mismos lograran mejorar
sus resultados y objetivos de manera que quedaban sorprendidos
como si lo que acababan de hacer hubiera sido imposible. A ellos les
dedico este trabajo, por haberme arengado a su realización, con los
fines de que puedan llegar mis consejos a todo estudiante necesitado
de una guía para estudiar menos tiempo y con más calidad.
Aprender o memorizar.

Como habrá dicho Jack el Destripador…”vayamos por partes”.


Tomemos un diccionario y busquemos la palabra “aprender”, si usted
tiene uno al alcance, hágalo, por favor, si no lo tiene yo se lo
facilitaré.

Mi diccionario dice: Aprender. Adquirir el conocimiento de


una cosa por medio del estudio o la experiencia. Ahora
busquemos memoria….aquí está…Memoria: facultad de recordar
cosas pasadas. Hasta este momento vamos bien pero yo voy a
introducir otro concepto y un cambio de enfoque, primero con
respecto a la definición de aprender. Cuando hablemos de la
experiencia hablaremos de experiencia adquirida, como algo cierto
que nos ha sucedido o hemos experimentado, mientras que el resto
de conocimientos abstractos que damos por hecho, a eso lo
llamaremos en varias oportunidades aprendizaje. Es interesante el
hecho de que si se observa una imagen de una misma rama neuronal
antes y después de experimentos que constan en la repetición de
experiencias, la rama neuronal se nota fuertemente marcada luego
de los experimentos. Por eso que las cosas que vivimos en vivo y en
directo muchas veces son difíciles de olvidar y quedan prácticamente
de por vida en nuestra memoria. El problema es que si estas
experiencias han sido malas, son éstas las que moldean nuestra
forma de ver la vida y son limitadoras en el futuro.

En mi experiencia personal, es necesario un buen


entrenamiento de la memoria para un buen aprendizaje, pero a su
vez no son privativas una de otra, o sea, no podemos achacarle a la
mala memoria el hecho de que no aprendemos nada. Existen otros
factores que son importantísimos a lo hora de adquirir conocimiento y
hacerlo nuestro.
Algo que llama poderosamente la atención es que en cierto
momento comencé a observar hacia años pasados en los centros de
estudio e intenté recordar los tópicos que supuestamente yo había
aprendido, pero para mi sorpresa no me acordaba de nada, sin
embargo, desde tercer año de liceo, fui bastante aplicado y mis notas
eran buenas, pero ¿porqué no me acordaba prácticamente de nada?.
Entonces comencé a preguntarle a cuanto estudiante andaba por la
vuelta si se acordaban de los temas estudiados años anteriores, la
respuesta era siempre la misma: “prácticamente nada”. Esto
despertó mi curiosidad y preguntas tales como: ¿no es una pérdida
enorme de tiempo el haber utilizado años de vida en estudio para
luego utilizar solo una mínima parte? (esta mínima parte es al fin y al
cabo la profesión que se realiza y lo relacionado con ella).

Ramón Campayo, es español, plusmarquista mundial en


torneos de memoria, donde el neófito quedaría boquiabierto por ver
las proezas que se realizan allí, puede visitar su página web y
percatarse de ello. Pero al igual que Ramón existen muchos otros y
personas que con inteligencia y práctica han perfeccionado métodos
como los de la lectura rápida, donde se pueden leer y comprender
miles de palabras por minuto, Tony Buzan es un ejemplo y es una
autoridad en la materia. El Photo Readding es la técnica de hojear
un página de un libro cualquiera, un segundo, y haberla
comprendido, esto es verdad, están allí los resultados y se pueden
acceder a demostraciones, videos y libros en la red. Sin embargo,
estas y otras técnicas maravillosas han sido diseñadas y
desarrolladas por hombres que no se diferencian de usted o de mí, y
los métodos de enseñanza en los centros de estudios siguen siendo
los que propuso Montessori, Piaget y otros, con todo el respeto que
me merecen, pero nadie ha avanzado en este tema. Existen a lo largo
y ancho de este mundo, cientos de miles de Stage, conferencias y
otros para disertar sobre como mejorar la educación pero nadie lo
lleva a la práctica. Volviendo al caso de Ramón Campayo, autor de
excelentes libros los cuales recomiendo, propuso al gobierno español
nuevos métodos que él había creado para mejorar capacidades de
todos los alumnos y el gobierno español no quiso saber nada, él no
quería dinero, solamente aportarle a los ciudadanos de su tierra las
herramientas para su excelencia, y como suele suceder en estos
casos, el Leviatán, el Estado con su arma coercitiva más grande, la
burocracia (ya lo había dicho Max Weber), hizo dormir en algún cajón
perdido sus proyectos.

Otro pilar fundamental dentro de estas técnicas ese cambio de


creencias. Antes de continuar con cualquier técnica es necesario e
imprescindible e tener claro la importancia de las creencias y sistema
de creencias en nuestras vidas. Ya que son estas los caleidoscopios
con los cuales experimentamos el mundo exterior. La mayoría de los
estudiantes suelen decir “yo soy de mente lógica, no entiendo la
historia”, “mi mente es matemática, no me gusta el derecho”. Esto es
relativamente cierto desde el punto de vista de su enfoque y sus
creencias, pero con las herramientas necesarias, el cambio de
creencias y la apertura mental necesaria, podrían derribar esas
barreras y decir “amo el conocimiento en general, me gusta aprender
todos los días un poco más de las diferentes disciplinas del
conocimiento humano”. Repitiendo constantemente “no me gusta”,
“no puedo”, “no quiero”, lo único que estoy haciendo es enviando
mensajes a nuestro cerebro, el que muy obedientemente realiza los
deberes neuronales correspondientes para que cada vez que usted
que odia las matemáticas vea una simple suma en un pizarrón, ni
siquiera intente resolverla, porque al instante la detestará.

Richard Bach en uno de sus libros nos dice muy acertadamente:


“Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendrás”. Observa
como durante todo un día vives pronunciando frases negativas,
siempre utilizando, no, nunca, imposible, increíble. Aquí entrará el
cambio de enfoque cuando aceptemos que todo es posible, cuando
aprendamos a decir prefiero otra cosa a decir no quiero, a decir ésta
opción es mejor en vez de decir ésta otra es la peor. Parece una
tontería, pero tiene implicaciones profundas en nuestra manera de
ver la vida y en cada decisión que tomamos. Solemos decir, no quiero
enfermarme, no quiero ser pobre, no quiero pasar zozobras, entonces
toda nuestra vida gira entorno a estas cosas que decimos, pero nunca
nos repetimos durante largo tiempo quiero ser millonario, quiero ser
excelente en esto o aquello. Es de suma importancia cambiar nuestro
enfoque y nuestra manera de hablar porque en nuestra manera de
hablar una persona experimentada puede deducir como somos
internamente.
Nota importantísima Nº1
Richard Bandler y Grinder, los fundadores de la PNL
(Programación neuro lingüística) descubrieron analizando los
trabajos de varias eminencias en terapia como Milton
Erickson o Virginia Satir, que la región del cerebro que se
encarga de las traducciones semánticas, el entender los
signos, símbolos y otros es principalmente la región derecha.
Pero algo verdaderamente curioso y que arroja mucha luz, es
el que esta región no entiende el “NO”. Es como que el NO,
no existier;, de lo que se dedujo que cualquier afirmación que
lleve el No termina siendo de índole siempre positivo, como
estos ejemplos:
Se dice: No quiero enfermarme
Se entiende: Quiero enfermarme
Tópico principal: Enfermedad.
Opción: Quiero sentirme mejor.
Se entiende: Quiero sentirme mejor.
Tópico principal: Buen estado, mejora.
Ahora repase algunas de las afirmaciones que realiza
durante todo el día y sáqueles el NO. Dése cuenta de esto y
cada vez que se sorprenda diciendo: “No me gusta…”, “no
quiero…”, “no intento….” Busque la manera de expresarse en
forma positiva.

Retornando al punto del aprendizaje y de la memoria, no


debemos delegar en la memoria todo el conocimiento como no
debemos delegar solamente en la adquisición de conocimientos por la
única vía de la experiencia. Repasaremos por eso muchos métodos de
memorización pero estos no son exclusivos y en la correcta
integración de los mejores métodos para usted estará su triunfo
sobre la actividad del estudiar.

Porque usar métodos y sistemas

En lo personal siempre fui (y lo sigo siendo) una persona con


gran facilidad para el estudio, solamente con un poco de voluntad me
bastaba con estudiar la mitad de lo que debiera cualquier persona
para obtener iguales notas o superiores. Motivo éste por el que por
bastante tiempo me mantuve reacio con el hecho de utilizar algún
método o sistema que me ayudara a seguir reduciendo aún más los
tiempos o mejor dicho, a administrarlo mejor obteniendo mejores
resultados. Me costó bastante hasta que en un período de mucho
estudio tuve que salir en busca de alguna solución y fue allí donde me
topé con lo que era un mundo desconocido para mí.

Resulta que desde hacía varias décadas había hombres y


mujeres que crearon y perfeccionaron métodos para estudiar y sacar
provecho de las capacidades naturales de cualquier ser humano. Por
eso hoy les digo a todos los que vienen a consultarme que antes de
emitir un pre-juicio, pongan a prueba personal algún tipo de sistema
y si no les resulta provechoso, que lo desechen, pero si por el
contrario se mejoran los resultados, sin lugar a dudas hay que
adoptarlo y adaptarlo. Digo adaptarlo porque no se deben deificar los
sistemas, algunos son mejores que otros pero siempre pueden ser
modificados, está en la pericia de las personas modificarlos a su
medida para bien o para mal.

El método es como un cartel indicador que te indica como


ir a algún lado y la técnica es cómo vamos realizando ese
camino. Se puede ir de un punto A a un punto B, de rodillas,
caminando con las manos, corriendo o saltando. Los sistemas son las
diferentes calles y avenidas de una ciudad para dirigirte como ya
dijimos, de un punto A a un punto B.

Supongamos que recién te mudas a una ciudad totalmente


desconocida para ti, ahora bien, sabes o decides que quieres o
necesitas ir a un lugar, entonces tiene varias maneras de hacerlo,
puedes llamar a un guía, puedes probar ir tu solo con altas
probabilidades que te pierdas, o puedes preguntar a personas de por
allí. Siguiendo con esta última opción algunos te dicen que lo mejor
es ir por medio del parque, otros te dicen que es mejor rodear ciertas
calles o la ciudad, pero cada una de estas personas te estarán dando
su personal punto de vista o el que recorran con más asiduidad (que
no quiere decir que sea el correcto). Entonces llegamos a un punto
esencial de esta semi fábula. De pronto te encuentras con una
persona experimentada, que conoce muy bien la ciudad, que ya ha
ido donde quieres ir tú y que te dice: tienes varias opciones pero
primero permíteme hacerte algunas preguntas…¿de cuánto tiempo
dispones para llegar a destino?, ¿te gusta caminar o andar en
colectivo?, ¿te gustan los espacios verdes o las zonas comerciales?;
entonces, en función de tus respuestas esa persona experimentada te
dirá cuales son las mejores opciones y luego serás tú, a medida que
transites esos caminos que decidirás cuales te convienen.

Esta es una analogía certera de la relación que hay entre


nuestro ser, los objetivos y los métodos de enseñanza. Por eso es
esencial que recuerdes, todo puede ser bueno o malo según sus
medidas, hay que aprender a calibrar, debemos ser inteligentes en
este sentido, porque la buena administración de nuestros tiempos y
energías se verán traducidas en éxitos.

Tipos de memoria

El proceso neurológico que pone en marcha el proceso de


memorización, no es objetivo de este estudio ya el presente se dirige
a personas que están interesadas en mejorar rápidamente sus
técnicas de estudio y recursos internos. A modo de paneo diremos
que toda información que se recibe, sea teórica o experimental es
procesada por el cerebro y guardada en el mismo en lo que solemos
llamar memoria. El porqué de que unas personas al relatar un mismo
hecho lo hagan de maneras diferentes es que lo han percibido de
maneras diferentes por medio de sus filtros, lo que se detallará más
adelante. Lo importante es saber que poseemos tres tipos de
memoria: a corto plazo, mediano y largo plazo.

La memoria a corto plazo es aquella que utilizamos por algunos


segundos, por ejemplo cuando nos dicen un número de teléfono y
hacemos esfuerzos por recordarlo hasta que finalmente lo anotamos.
Memoria a mediano plazo es aquella en la que podemos llamar a
recuerdo datos o información solamente uno o dos días, precisamente
este es el tipo de memoria que es utilizada por gran cantidad de
estudiantes antes de un exámen; si por ejemplo, a la semana se los
volviera a evaluar de sorpresa la gran mayoría no llegaría a las notas
anteriores. La memoria a largo plazo es aquella que podríamos
llamarle también vitalicia, porque con el solo deseo de recordar o de
algún estímulo determinado recordamos siempre la información, sea
teórica o práctica.

Algunos autores han decidido separar otros tipos de memoria


como la auditiva, la visual o la cenestésica, pero en lo personal
prefiero manejar como base las anteriores tres ya que éstas últimas
yo las desarrollaré como filtros o medios de comunicación con el
mundo, canales de entrada y salida de información. Aún así soy
conciente que hay teorías que afirman que cada célula del cuerpo es
capaz de almacenar en el adn de su núcleo gran capacidad de
información, estando yo en pleno acuerdo con estas teorías, pero
este sería otro tema de estudio.

Existen ciertas relaciones entre tiempo y tipo de memoria, pero


no son un axioma, o sea, una regla general. A modo de ejemplo,
cuando una chica nos pasa un teléfono y no tenemos nada para
anotar lo recordamos por algunos segundos hasta que lo anotamos y
luego es como si se esfumara de la mente. Uno de los motivos del
olvido es porque no prestamos la correcta atención y no ponemos
voluntad en recordarlo. Por eso muchos estudiantes estudian los
últimos días antes de un examen muchísimas horas, hasta avanzadas
horas de la madrugada y a minutos antes del mismo, lo que por lo
general funciona sí, pero que a la larga resulta siendo perjudicial.
Vemos entre el primer y el segundo ejemplo una relación tiempo-
memoria. Sin embargo, un aroma, un ruido, una imagen tal mueve
nuestros procesos y trae a nuestro recuerdo información o
experiencias de muchos años atrás cuando de pronto no sabíamos lo
que era estudiar, y de pronto de situaciones que no duraron más que
algunos segundos, por lo que podemos deducir que no hay una
relación estrecha entre más cantidad de tiempo-mas memorización-
calidad de aprendizaje. Generalmente los días de examen yo aparecía
con el termo y el mate abajo del brazo, seguro de mis conocimientos,
bien descansado y muchos me preguntaban hasta que hora de la
madrugada había estudiado, yo les decía que el día anterior no lo
había hecho, que solo había repasado muy por arriba algunos
esquemas y que me había acostado temprano luego de ver una
buena película cómica y me miraban como para matarme, lo que no
era nada luego de los resultados; llantos, gritos, quejas de gente que
invirtió semanas de estudio y alguna que otra mirada de mis
compañeros esperando alguna explicación de mi parte o pidiéndome
confesiones de cómo había hecho para copiar sin ser visto.

Fin Borrador 1