Вы находитесь на странице: 1из 4

RESUMEN

INGENIERIA DE CIMENTACIONES

(PECK, HANSON, THORNBURN)

CAPITULO 9 DRENAJE Y ESTABILIZACIÓN

Cuando la profundidad de excavación sea mayor que la distancia a la superficie libre del agua en un suelo permeable, el suelo debe desaguarse para que permita la construcción de las cimentaciones en seco. Si el coeficiente de permeabilidad es menor de 10-7 cm/seg, es probable que el suelo posea suficiente cohesión para vencer la influencia de las fuerzas de filtración y puede no ser necesario el drenaje, aunque la excavación este abajo del nivel de agua freática.

En las estructuras con sótanos se requiere la instalación de drenes permanentes.

Zanjas y cárcamos

Pueden usarse zanjas para abatir el nivel de agua. En arenas finas, los taludes laterales deber ser tendidos debido a la presión del agua. Estos impiden el uso de zanjas para abatir el nivel de agua freática.

Un cárcamo es una fosa a nivel más bajo que el de las zanjas que entran en él. Debe tenerse cuidado para evitar que la arena y el limo de los lados y del fondo del cárcamo se deslaven. Para reducir esto es conveniente revestir las paredes del cárcamo y cubrir el fondo.

Pozos punta

En materiales granulares se abate el nivel de agua freática por medio de pozos punta. Es un tubo perforado de longitud aproximada de 90 cm y 38mm de diámetro, puede introducirse en el terreno con ayuda de un chiflón de agua, sin golpearlo.

Las líneas de pozos punta separadas de 0.5 a 1.5 m se conectan a una tubería colectora de 15, 20 o 25 cm. El colector a su vez, está conectado a una bomba aspirante.

Bombas de pozo profundo.

En las excavaciones muy profundas la instalación de pozos punta tiene desventajas, ya que las presiones de filtración resultantes pueden producir la inestabilidad de los taludes. Bajo estas circunstancias es más seguro, y más económico instalar pozos de gran diámetro equipados con bombas de pozo profundo.

Drenes de arena

En muchos casos, es necesario construir una estructura o un terraplén sobre suelos finos con pequeña resistencia al esfuerzo cortante. La resistencia inicial de los suelos puede ser demasiado baja para que soporte el peso de la estructura sin fallar. Los suelos débiles pueden drenarse con rapidez para permitir la consolidación al mismo tiempo que se aplica la carga, la resistencia puede aumentar y permitir una construcción segura.

Pueden construirse drenes verticales para acelerar el drenaje en los suelos impermeables. Estos drenes son comúnmente columnas de arena de 0.6m de diámetro con separaciones de 3 a 5m. La superficie se cubre con una capa de material permeable y la estructura o terraplén se construye en la parte superior de esta capa.

Al aumentar el peso, expulsa el agua hacia los drenes y estos a las cunetas.

La instalación de drenes de arena puede afectar mucho la estructura del suelo y disminuir su permeabilidad y sus resistencia.

Diferentes métodos de drenaje y estabilización.

La estabilización de arenas y limos valiéndose del drenaje no siempre es factible. Se han ideado diversos métodos, en los cuales se inyectan lodos o soluciones en los vacíos del suelo. Estos endurecen el suelo en grados variables y le dan cohesión.

Se ha practicado la solidificación de suelos inyectándoles sustancias químicas. Un procedimiento consiste en la inyección de silicato de sodio y cloruro de calcio que forma un aglutinante cohesivo.

También se ha usado los polímeros que se mezclan con catalizadores y retardadores antes de la inyección que reaccionan después de un lapso para formar un gel casi impermeable.

Todos los procedimientos en que se emplean las inyecciones son costosos, y aun bajo condiciones favorables, son inciertos. Aunque se han hecho con éxito muchas aplicaciones, muchos otros intentos han resultado fracasos decepcionantes. Por lo tanto las estabilizaciones de este tipo deben considerarse solamente en circunstancias excepcionales, donde el riesgo de un fracaso sea compense, en vista de los posibles beneficios de una aplicación exitosa.

Si el coeficiente de permeabilidad del suelo está comprendido entre 10-4 y 10-6 cm/seg, no resultaría satisfactorio ningún procedimiento de inyección. En estos casos puede efectuarse con electro-ósmosis, un método para crear presiones de filtración y producir consolidación.

Se han estabilizado suelos congelando el agua contenida en los vacíos. Se ha usado en la perforación de túneles. Se efectúa haciendo circular un refrigerante por una serie de tubos dobles introducidos en el suelo a estabilizar. El método es costoso debido al tiempo necesario, así como al costo del equipo refrigerante.