Вы находитесь на странице: 1из 4

Más que diseño

Más que diseño

El pensamiento global y la posibilidad de intercambio cultural e informático es hoy en un día una necesidad, la casa es la oficina, el teléfono celular es el centro de entretenimiento, los límites se desvanecen y por lo tanto no podemos considerar que existen exclusivamente diseñadores gráficos, de moda, industriales, publicistas, arquitectos o músicos, hoy pensamos como estrategas de negocios, servicios, experiencias y sistemas, por lo tanto nuestra visión no es unidireccional sino pluridireccional, nuestro conocimiento debe abarcar cielo, cenit, ocaso, norte, sur, adentro y afuera, hoy como en el renacimiento, debemos comprender el todo y no solamente concentrarnos en sus partes.

La industria no requiere diseñadores que resuelvan proyectos singulares, sino profesionales capaces de crear y solventar necesidades, deseos integrales de sus consumidores, requiere directores de innovación, capaces de ser etnógrafos, ingenieros e incluso “chamanes”, analistas del entorno que resuelven coherentemente las problemáticas industriales, mercados, sociedades, creadores de respuestas que generan valor.

El acto creativo no es exclusivo del diseñador

Los diseñadores humanos y muchos seres vivos somos por naturaleza creativos, esta posibilidad no se supedita a un ser especial sino a todos los entes de la naturaleza que de una manera u otra proyectan su experiencia, sabiduría a ideas mediante acciones específicas.

Creemos íconos

Los íconos son una paradoja, la condición de comunicación más primitiva, la más difícil de proyectar y simultáneamente la más fácil de comprender, claro está, si se presentan reconocibles y adoptables por una colectividad.

Los íconos trascienden la cultura material, la “Chaise Lounge” de Le Corbusier, las pirámides de Egipto, la minifalda, la manzana de Apple, el “Just do it” de Nike, la señal de la cruz e incluso la marca “I love New York” se han posicionado en la mente de las personas por años.

Un ícono debe ser absolutamente elemental en su comunicación, pero contener un significado sobresaliente; un ícono pasa de generación en generación, no se desperdicia en el medio ambiente, se cuida y se protege, representa la identidad de una región o un pueblo, una compañía, cuenta un historia, simboliza un momento…si nos preocupamos más por crear íconos, tendríamos con certeza menos contaminación ambiental.

Retomado por: Brenda Meza. Instructora Producción Multimedia. SENA Texto original de: Luis Angarita, Director Creativo, CD&I Associates.

Más que diseño

El diseño debe tener significado, sentido, origen, identidad y destino

Las historias, cánones y patrones, hacen parte de la creación de un proyecto. Los griegos utilizaron la proporción áurea para definir sus obras maestras, Leonardo Da Vinci desarrolló el canon de Vitrubio con la visión de un hombre perfecto, de simetrías ideales.

Saber de dónde proceden los elementos, sentir que nos pueden contar una historia y conocer en detalle cada trazo, define la identidad de un pueblo. Los pueblos sin identidad compiten en precio, calidad y eficiencia, pero los pueblos con identidad simplemente apelan a ella como un valor agregado de su naturaleza y autenticidad.

Lo real vs. lo inmaterial será una constante permanente en el hombre por venir. La identidad no se expresa hablando el mismo idioma o inspirándonos en nuestros antepasados y mucho menos, en adaptaciones alegóricas de momentos selectos o cánones históricos. Proyectar con identidad implica definir una postura y asumirla con sentido, convicción, historia, argumentos y por qué no, “locura”. ¡No hay nada más peligroso que un loco convencido!, por esto, sólo los que logran identificar una postura, diferenciarse y comunicarla sin perder su capacidad de modernizarse y explorar, podrán hablar con propiedad de crear.

Diseñemos para “Dummies”

¿Por qué debemos detenernos en frente de un producto e invertir horas pensando cómo interpretarlo?, el diseño para dummies y para todos aquellos que se paren frente un producto debe hacernos sentir todo menos “ignorantes”.

Hablar para dummies es hablar para que todos entiendan, diseñar para dummies es hacer diseños comprensibles para la comunidad a la que estos se dirigen contribuyendo en la creación de identidad, si el diseño es fácilmente identificable e ilustrado, también será fácilmente adaptable y aceptado.

En un logotipo, el diseño debería ser tan elemental que un niño de 5 años, después debería de verlo una vez, sea capaz de reproducirlo, un electrodoméstico debe hacerme sentir inteligente, una prenda vestir no debe hacerme pensar que soy gordo, bajito o feo, la publicidad no me debe hacer creer que no la entendí, la mejor campaña es la que habla directamente y sin adornos…¿Tienes que pensar para comprender esto?, el diseño no es arte para razonar, es un servicio para disfrutar.

Los productos deben ser personalizables - Prosumer

El consumidor ha cambiado y la forma en la que nos aproximamos al parroquiano también. El está en constante búsqueda de identidad, no sólo siendo fiel a tu pensamiento, sino tratando de diferenciarse. Antes hablábamos de colectividades, hoy hablamos de individuos: ¡Yo soy mi propia marca y no el resultado de lo que otros piensan¡ Debemos permitir que el beneficiario pueda personalizar sus elementos, no queremos seguir atendiendo “astronautas”, sino “creadores”. La

Retomado por: Brenda Meza. Instructora Producción Multimedia. SENA Texto original de: Luis Angarita, Director Creativo, CD&I Associates.

Más que diseño

historia debe reconocer en los diseñadores, grandes promotores de creaciones y no grandes creadores.

El diseño tiene la misma misión de brindar al usuario todas las garantías y herramientas para que este se convierta en productor y consumidor al mismo tiempo, un usuario que puede personalizar, empatar, ajustar y mejorar el proyecto de diseño. Proveer a los consumidores la posibilidad de volver a ser niños y la capacidad de sorprenderse con sus creaciones es la misión más importante del diseñador.

El fin del diseño debe lograr que todos hallemos un creador en potencia, que todos gocemos la oportunidad de criticar, interactuar, producir y transformar, estará cerca, si definitivamente no comprendemos que no debemos hacerlo como ayer o como hoy, sino ¿Cómo será mañana?

El diseñador debe ser capaz de redefinirse y reinventarse cada día, tener la posibilidad de equivocarse, para lograr los mejores descubrimientos, un diseñador que no se canse de cambiar de lado en la cama, que no se excuse con argumentos racionales, que no pierda la curiosidad y la capacidad de explorar, de probar, sin prejuicios, sin límites o fronteras definidas, con visión y postura, que no se autodenomine creativo sino que se denomine promotor, promotor de negocios, ideas y oportunidades.

Objeto no es producto

El uso del lenguaje en el diseño es primordial, nos programamos mentalmente para el éxito o el fracaso, nos han hecho pensar que nuestra formación y nuestro fin se basan en crear objetos, prendas, campañas, conceptos, sonidos que satisfacen las necesidades de los consumidores. Una piedra en un río es un objeto, pero deja de serlo para convertirse en producto cuando la utilizamos como mortero, en arma cuando cazamos nuestro propio alimento, en un sueño cuando golpeamos la ventana de nuestro ser amado y hasta en medicina cuando reposa caliente sobre nuestro cuerpo.

El diseñador no crea objetos, desarrolla estrategias visuales que presten un servicio, es por eso que nos debemos preparar para hablar y pensar en términos de productos.

“Proservice”

Arte no es diseño

Una de las preocupaciones de los artistas puede ser la de expresar su pensamiento en momentos particulares de la historia sin imperiosamente esperar a que otros lo compartan, pero el diseñador debe ser capaz de expresar y permitir que los destinatarios desarrollen ideas propias mediante sus creaciones, su misión no consiste en expresarse como individuo, sino como miembro de una colectividad, él

Retomado por: Brenda Meza. Instructora Producción Multimedia. SENA Texto original de: Luis Angarita, Director Creativo, CD&I Associates.

Más que diseño

no actúa solo, sino en equipo, buscando que sus interesados manipulen los servicios que él ha configurado.

El diseñador debe comprender profundamente el entorno, las aspiraciones y necesidades de la sociedad y mediante su trabajo contribuir en la solución de los deseos del individuo con respeto profundo por el medio, el diseñador es humilde y sabe que no es un inventor sino un reconfigurador de ideas, realmente es un rediseñador y como tal, converge con el artista en un único punto que al tocarse deja de ser para convertirse en el otro.

Lo importante es que signifique

El movimiento “Arts and Crafts” suscitó la idea de un diseño para la producción industrial, la “Bahaus” alemana propuso el concepto “forma sigue a la función”, argumentando que un producto podía ser feo pero no podía ser útil si no era funcional, ¡Si funciona es bello!, más adelante movimientos como el “Memphis” italiano cambiaron la orientación de esta teoría y en oposición promovieron la idea “lo bello es funcional”, el “italian style” consideraba que un “buen diseño” debía ser visualmente “dotado de hermosura” pues “la función sigue la forma”.

La evolución vertiginosa del mundo y la tecnología replantean las visiones de Bahaus y Memphis, nos invitan a repensar las formas y las funciones. Por ende el problema de mañana no consiste en darle forma o función a un producto, sino cargarlo de “significado” y hacer que mediante éste capture valor.

No podemos hablar más de “forma sigue a función”, o “función sigue a la forma”, hoy “la función y la forma siguen al significado”, logrando que perdure nuestra existencia ya que no desperdiciamos en el ambiente las cosas que realmente tiene valor, jamás pensaríamos en dejar a nuestro ser amado en el desierto, conservamos el carro viejo de nuestro tatarabuelo a pesar de que sea bonito, funcione o este en buen estado, los productos deben inspirarse en el “minimal meaning”.

Retomado por: Brenda Meza. Instructora Producción Multimedia. SENA Texto original de: Luis Angarita, Director Creativo, CD&I Associates.