You are on page 1of 5

GLORIETA DE JAIME CAMPMANY

Sr Alcalde, Sres Concejales, Sra de Sande

Hoy estamos materializando el acuerdo del Ayuntamiento Pleno de 29 de


noviembre de 2005 (hace ya casi 5 años) por el que se decidió con los votos del
PP atribuir el nombre de Jaime Campmany a la vía, espacio público o institución
cultural que en su momento se determine, para perpetuar la memoria de su
relevante trayectoria periodística y literaria.

El Pleno del distrito de Salamanca en su sesión de 27 de octubre de 2009 aprobó


con los votos del PP elevar a este Pleno: “Asignar la denominación de Jaime
Campmany a la glorieta formada por la intersección de la avenidas de Camilo José
Cela y la Guindalera”.

La Avenida de Camilo José Cela es el eje que vertebra el último gran desarrollo
urbanístico del distrito de Salamanca. En su entorno se han creado pequeñas
calles y glorietas que han ido recibiendo nombres de personas ligadas con el
mundo literario y periodístico, como Miguel Mihura, José Mª Sánchez Silva o
Luis Carandell, a las cuales se añadiría la de Jaime Campmany.

Hasta esta última, todas se habían aprobado por unanimidad, lo cual define el
clima de colaboración y buen entendimiento político que generalmente siempre ha
reinado en los plenos del distrito de Salamanca, algo de lo que sin duda el Sr.
Inurrieta puede dar fé.

Este, por tanto, ha sido un tema sobradamente debatido en los distintos plenos y
comisiones municipales, por lo que no entiendo que el Grupo Socialista (no así el
de IU) lo traiga de nuevo a colación…

Bueno, después de escuchar la injusta intervención de la Sra. de Sande y con


respeto, sectaria, lo empiezo a entender.

Sra. de Sande, creo que lo deseable en la asignación de nombres a los espacios


públicos de la ciudad es que haya un cierto grado de consenso. Aunque para que
esto sea posible, al talante conciliador y equitativo del gobierno (algo que a este
Ayuntamiento presidido por Alberto Ruiz-Gallardón sinceramente no se le puede
negar) le debe corresponder una oposición que respete la capacidad de iniciativa
política del Alcalde, que está avalada por la legitimidad democrática otorgada por
los ciudadanos.

Lo relevante a la hora de asignar a una personalidad fallecida una calle o espacio


público, no es ni su ideología política ni tampoco su papel en un determinado
periodo histórico, sino su trayectoria profesional, artística o literaria como es el
caso que nos ocupa.

1
Los méritos de Jaime Campany son de sobra conocidos y avalados por su larga
trayectoria como escritor y periodista. Autor de decenas de libros que van desde la
poesía hasta la novela. Como periodista, que es como a él le gustaba definirse,
publicó cerca de 15.000 artículos en los más prestigiosos medios de comunicación
españoles, de manera muy especial como cronista de Cortes primero y columnista
después, desde 1977 hasta el mismo día de su fallecimiento, en el diario ABC (a
cuyo editor Guillermo Luca de Tena rendimos también hoy merecido tributo).

Fué galardonado con los principales premios del periodismo español como el
Premio Nacional Extraordinario de Perodismo, el Mariano de Cavia, el Larra, el
Luca de Tena y el González-Ruano.

Fué fundador de la revista Época y recibió, entre otras distinciones, la Gran Cruz
de Alfonso X El Sabio.

Su estilo literario se caracterizaba por el humor, el ingenio y la ironía. Y a menudo


cultivó el género satírico como fiel seguidor de nuestros grandes clásicos.

Sra. de Sande, un columnista político de esta guisa… como va a dejar indiferente!

Acaso no fueron controvertidos Quevedo, Larra, o más recientemente Umbral o


incluso Haro Tecglen?

CAMPMANY Y EL FRANQUISMO:

Jaime Campmany fue un hombre de su época. Nació en 1925; tenía 11 años


cuando empezó la guerra civil y, como casi todos los de su generación, desarrolló
su trayectoria académica y profesional en el Régimen de Franco.

Un régimen que fué la consecuencia de la dramática contienda en que degeneró


la II República.

Una II República que en su nacimiento despertó la ilusión de amplios sectores de


la sociedad que aspiraban a una España abierta, moderna y democrática, y que
fracasó por el radicalismo de izquierda y derecha.

Señores del grupo socialista….a ver cuando hacen un poquito de autocrítica


histórica que buena falta les hace!

Vd. Sra. de Sande más que la memoria practica la desmemoria histórica:

A Joaquín Ruiz-Giménez que fué ministro de la dictadura sí, y a Jaime


Campmany no.

A Juan Antonio Samaranch, ejemplo de servicio a España en todas las etapas de


su vida, sí y a Campmany no?

2
A Haro Tecglen, sí le perdonamos su pasado complaciente con el Régimen, y a
Campmany no?

Y volviendo al reino de los vivos: A Juan Luis Cebrián, sí le perdonamos que fuera
nombrado por Arias Navarro jefe de informativos de RTVE y a Campmany no?

Y a Maru Menéndez, portavoz socialista de la Asamblea de Madrid le


perdonamos su pasado de falangista valerosa y a Campmany no?

CAMPMANY Y LA HOMOFOBIA:

Sra de Sande, Jaime Campmany no odiaba a los homosexuales.

En estos días he tenido la oportunidad de conocer y hablar con su viuda (por cierto
su familia, su mujer y sus hijos, no están presentes porque presentían lo que iba a
ocurrir). Desde estas filas les mandamos un cariñoso saludo.

Lo que Campmany rechazaba era el exhibicionismo público de la condición


sexual.

Como Federico García Lorca!... y si no lean la Oda a Walt Whitman en su libro


Poeta en Nueva York.

Le quitamos a Quevedo la Glorieta por su Epitafio a un Bujarrón!

O al Dr. Marañón su plaza por su definición de la homosexualidad?

Quiere Sra de Sande que le recuerde lo que opinaba D. Enrique Tierno Galván
sobre la homosexualidad?

Por qué no pensar mejor que simplemente eran hombres de otra generación con
una visión distinta de las cosas.

Y por cierto qué hacemos con D. Evo Morales (ese sí que es de nuestra
generación) para quien el problema de la decadencia de occidente es que
comemos mucho pollo hormonado! Le pedimos que devuelva la llave de Madrid?

CONCLUSIÓN:

Señora de Sande, Sres Concejales del grupo socialista, esto que están haciendo
es un gran despropósito y una irresponsabilidad.

Lo más importante que hemos hecho los españoles en nuestra historia reciente: la
transición política que culminó en la Constitución del 78, es algo tan importante,
tan sumamente valioso, que lo deberíamos cuidar y preservar a toda costa.

3
Un pacto político donde todos los españoles decidimos no olvidar, pero sí
perdonarnos y mirar al futuro para construir entre todos una España en paz y
libertad.

Muchos de Vds., no todos afortunadamente, eso que se ha venido en llamar la


generación ZP, ha decidido por pura estrategia electoral, poner en riesgo las
bases de la transición, es decir las bases de la concordia entre españoles.

A todos Vds. les recomiendo que lean e interioricen el gran artículo que el
socialista Joaquín Leguina publicó bajo el título “Enterrar a los muertos” el pasado
sábado en El País, a propósito de identificar la derecha con el franquismo:

“No sé si los ideólogos que sostienen tal mensaje y tal barbaridad son conscientes
del disparate que perpetran con este tipo de propaganda sectaria. Somos muchos
los que -hartos de simplificaciones- nos negamos a que la izquierda se reduzca a
ser la mera expresión de una aversión, la aversión a una derecha a la que visten
de maniqueo sin ningún rigor intelectual”.

Mire Sra. de Sande, afortunadamente la gente no es tonta. Y esa estrategia


cortoplacista de conducir marcha atrás, mirando por el retrovisor, se va a estrellar
con el muro de la realidad: los más de 5 millones de parados reales que nos han
vuelto a traer por dedicarse a cualquier cosa, en vez de a resolver los verdaderos
problemas de los españoles.

Y se van a estrellar por una mayoría de españoles que, más pronto que tarde, les
va a mandar merecidamente a su casa.

Entonces, y sólo entonces, surgirá una nueva generación política de socialistas,


junto a la cual podremos volver a trabajar para construir el presente y el futuro de
nuestros hijos y no destruir el pasado de nuestros abuelos.

Muchas gracias.

RÉPLICA

Sra. de Sande, ustedes no tienen el monopolio de dar certificados de calidad


democrática.

Al final termina haciendo lo mismo que el franquismo, distinguiendo entre buenos y


malos españoles.

Concluyo muy brevemente citando el final del artículo escrito en 2005 por Emilio
Campmany a la muerte de su padre, titulado Haro Tecglen, esquina con Jaime
Campmany publicado en ABC, referente al sentido de superación de las
diferencias ideológicas.

4
“Dentro de unos años, alguien pedirá a un taxista que le lleve a Haro Tecglen,
esquina con Jaime Campmany y luego preguntará: «¿Sabe usted quiénes eran?»
Y el taxista contestará: «Eran dos periodistas españoles»”.

Sr. Alcalde, me siento orgulloso de pertenecer a un equipo municipal que trabaja


día a día para hacer que esto sea posible.

Muchas gracias