You are on page 1of 140

UNIVERSIDAD RAFAEL LANDÍVAR

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

LICENCIATURA EN CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

"EL PRINCIPIO DE DEFINITIVIDAD EN LOS PROCESOS DEL JUZGADO DE ASUNTOS MUNICIPALES DE LA MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE GUATEMALA"

TESIS DE GRADO

VILMA AMPARO FIGUEROA CASTRO

CARNET 11696-02

GUATEMALA DE LA ASUNCIÓN, ENERO DE 2014 CAMPUS CENTRAL

UNIVERSIDAD RAFAEL LANDÍVAR

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES LICENCIATURA EN CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

"EL PRINCIPIO DE DEFINITIVIDAD EN LOS PROCESOS DEL JUZGADO DE ASUNTOS MUNICIPALES DE LA MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE GUATEMALA"

TESIS DE GRADO

TRABAJO PRESENTADO AL CONSEJO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

POR

VILMA AMPARO FIGUEROA CASTRO

PREVIO A CONFERÍRSELE

EL GRADO ACADÉMICO DE LICENCIADA EN CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

GUATEMALA DE LA ASUNCIÓN, ENERO DE 2014 CAMPUS CENTRAL

AUTORIDADES DE LA UNIVERSIDAD RAFAEL LANDÍVAR

RECTOR:

VICERRECTORA ACADÉMICA:

VICERRECTOR DE INVESTIGACIÓN Y PROYECCIÓN:

VICERRECTOR DE INTEGRACIÓN UNIVERSITARIA:

VICERRECTOR

ADMINISTRATIVO:

SECRETARIA GENERAL:

P. ROLANDO ENRIQUE ALVARADO LÓPEZ, S. J. DRA. MARTA LUCRECIA MÉNDEZ GONZÁLEZ DE PENEDO DR. CARLOS RAFAEL CABARRÚS PELLECER, S. J.

DR. EDUARDO VALDÉS BARRÍA, S. J.

LIC. ARIEL RIVERA IRÍAS

LIC. FABIOLA DE LA LUZ PADILLA BELTRANENA DE LORENZANA

AUTORIDADES DE LA FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

DECANO:

VICEDECANO:

SECRETARIO:

DIRECTOR DE CARRERA:

DIRECTOR DE CARRERA:

DIRECTORA DE CARRERA:

DR. ROLANDO ESCOBAR MENALDO

MGTR. PABLO GERARDO HURTADO GARCÍA

MGTR. ALAN ALFREDO GONZÁLEZ DE LEÓN

LIC. ERICK MAURICIO MALDONADO RÍOS

MGTR. ENRIQUE FERNANDO SÁNCHEZ USERA

MGTR. HELENA CAROLINA MACHADO CARBALLO

NOMBRE DEL ASESOR DE TRABAJO DE GRADUACIÓN

LIC. DANIEL MATTA CONSUEGRA

TERNA QUE PRACTICÓ LA EVALUACIÓN

LIC. NORMA ELIZABETH GARCÍA-BAUER MAZARIEGOS DE MENDOZA

AGRADECIMIENTOS

A Dios, a mi Familia, a mis amigos y a todos aquellos que siempre creyeron en mí y que me apoyaron a lo largo de mi carrera e inspiraron a ella.

RESPONSABILIDAD: “El autor será el único responsable del contenido, conclusiones y recomendaciones del presente trabajo de Tesis.”

ÍNDICE

Introducción

i

 

Capítulo 1

El Juzgado de Asuntos Municipales

 
  • 1.1 Descripción del ente administrativo

1

  • 1.2 Antecedentes históricos del Juzgado de Asuntos Municipales

2

  • 1.3 Juzgado de Asuntos Municipales

1.3.1

Definición legal

4

  • 1.4 Objetivos del Juzgado de Asuntos Municipales

 

6

  • 1.5 Competencia del Juzgado de Asuntos Municipales

7

  • 1.6 Estructura organizacional y funcional del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala

12

  • 1.7 administrativo

Del

procedimiento

que

se

ventila ante

el Juzgado de Asuntos Municipales

13

Características

  • 1.8 procedimiento

del

administrativo que

se ventila ante el Juzgado de Asuntos Municipales

 

14

  • 1.9 Principios aplicables a los procedimientos administrativos que

se

ventilan ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la

Municipalidad de Guatemala

14

1.9.1

Principio de legalidad

15

1.9.2

Principio de eficacia

17

1.9.3

Principio de eficiencia

18

1.9.4

Principio de lo escrito

19

1.9.5

Principio de concentración

20

1.9.6

Principio de economía

21

1.9.7

Principio de sencillez

21

1.9.8

Principio de brevedad

22

1.10

De

los

diversos

procedimientos

administrativos

que se ventilan ante el Juzgado de Asuntos Municipales

de la Municipalidad de Guatemala

23

  • 1.10.1 De construcción privada

 

24

  • 1.10.2 Botar basura en lugares públicos

 

24

  • 1.10.3 Infracciones al Reglamento Forestal

25

  • 1.10.4 Instalación de rótulos en las vías públicas

 

26

  • 1.10.5 Terrenos baldíos

 

26

  • 1.10.6 Invasión de áreas verdes

27

  • 1.10.7 Banquetas en mal estado

27

  • 1.10.8 Drenajes domiciliares y otros asuntos relacionados a la Empresa Municipal de Agua de la Ciudad de

 

Guatemala –EMPAGUA-

 

28

  • 1.10.9 Daño a bienes municipales

 

29

1.10.10 De contaminación

 

30

1.11

Del régimen

jurídico

aplicable a los procedimientos

Administrativos que se ventilan ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala

31

  • 1.11.1 El Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio de Guatemala -POT-

32

  • 1.11.2 RE-6, Reglamento Específico de Diseño de

 
 

Entradas,

Salidas

y

Disposición de

Estacionamientos

Privados

en

el

Municipio de Guatemala

 

33

  • 1.11.3 RE-7, Declaratoria de Áreas Residenciales del

 
 

Municipio

de

Guatemala, Acuerdo

COM-42-2001

34

  • 1.11.4 RE-9, Reglamento Específico de Construcción de Edificaciones en Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala, Acuerdo No. COM-012

35

  • 1.11.5 Reglamento para la Protección y Conservación del Centro Histórico y los Conjuntos Históricos de la ciudad de Guatemala

 

36

Capítulo 2

La Definitividad en la acción Constitucional de Amparo

  • 2.1 Concepto

37

  • 2.2 Etimología

37

  • 2.3 Definiciones

38

  • 2.3.1 Definición doctrinaria

 

38

  • 2.3.2 Definición legal

39

  • 2.3.3 Definición jurisprudencial

 

39

  • 2.4 Naturaleza jurídica

40

  • 2.5 Importancia de la definitividad

 

41

  • 2.6 El Principio de definitividad en el proceso administrativo

 

43

  • 2.6.1 El principio de definitividad dentro de la fase administrativa

o gubernativa del procedimiento administrativo

 

44

  • 2.6.2 El principio de definitividad dentro de la fase judicial del procedimiento administrativo

47

  • 2.7 De definitividad procesal

50

  • 2.7.1 La existencia de un recurso ordinario por medio del cual pueda atacarse la resolución impugnada y su posterior

agotamiento,

subsistiendo

aun

un

acto,

disposición,

resolución o ley de autoridad que cause agravio constitucional

51

  • 2.7.2 Idoneidad de los recursos planteados que deben agotarse

para cumplir con el principio de definitividad procesal al momento de plantear una acción de Amparo

53

  • 2.8 Excepciones al principio de definitividad

 

54

  • 2.9 Doctrina legal de la Corte de Constitucionalidad con relación a la inobservancia de la definitividad en los amparos en materia administrativa

56

Capítulo 3

Análisis de casos

El principio de definitividad en

los procesos del Juzgado de Asuntos

Municipales de la Municipalidad de Guatemala

65

Capítulo 4

Presentación, análisis y discusión de resultados

Análisis de casos. El principio

de

definitividad

en

los procesos del

 

Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala

77

  • 4.1 Presentación y análisis de resultados

 

77

4.1.1 Entrevista realizada al Juez de Asuntos Municipales

77

4.1.2 Encuesta

realizada

a

asesores

jurídicos

de

la

Municipalidad de Guatemala

 

81

  • 4.2 Análisis y discusión de casos y/o sentencias

 

83

Conclusiones

 

89

Recomendaciones

91

Referencias Bibliográficas

93

Anexos Anexo 1 Diagrama de

la

estructura

organizacional

y

funcional del

Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala Anexo 2 Flujograma del procedimiento para denuncias tramitadas por el

107

Oficial noveno de la Dirección de Control Territorial

109

Anexo 3 Flujograma de procedimiento por denuncia de la Empresa Municipal de Agua de la Ciudad de Guatemala –EMPAGUA-

111

Anexo 4 Flujograma del procedimiento por denuncia de contaminación De la Dirección de Medio Ambientes

113

Anexo 5 Esquema

del

procedimiento

del

Amparo

sin

incidencias

115

Anexo 6 Esquema

del

procedimiento

del

Amparo con

incidencias

117

Anexo 7 Extracto

objeto de análisis

de la sentencia

de

la

Corte de

Constitucionalidad, emitida dentro del expediente 3426-2008, con fecha

 

doce de febrero de dos mil nueve

 

119

Anexo 8 Extracto

objeto de análisis de la sentencia de la Corte de

Constitucionalidad, emitida dentro del expediente 3817-2 008, con fecha cinco de febrero de dos mil nueve

121

Anexo 9 Extracto objeto de análisis de la sentencia de

la

Corte de

Constitucionalidad, emitida dentro del expediente 865-20 09, con fecha

dieciséis de octubre de dos mil nueve Anexo 10 Extracto objeto de análisis de

la sentencia de

la

Corte

de

123

Constitucionalidad,

emitida

dentro

del

expediente

328-2008,

con

 

Fecha veintitrés de mayo de dos mil ocho

 

125

Anexo 11 Extracto

objeto

de análisis de

la

sentencia de la Corte de

Constitucionalidad de fecha catorce de septiembre de mil

novecientos

noventa y nueve Anexo 12 Extracto objeto de análisis de la

sentencia de la Corte de

 

129

Constitucionalidad de fecha siete de noviembre de dos mil ocho

133

Anexo 13 Extracto objeto de análisis de la sentencia de

la Corte de

Constitucionalidad de fecha trece de noviembre del año dos mil uno

 

139

Anexo 14 Extracto objeto de análisis de la sentencia

de

la Corte de

Constitucionalidad de fecha dieciséis de noviembre de mil novecientos noventa y nueve

 

143

Anexo 15 Extracto objeto de análisis de la sentencia de la Corte de Constitucionalidad de fecha cinco de octubre de dos mil

147

Anexo 16 Modelo

de

entrevista

realizada a Juez

de

Asuntos

Municipales de la Municipalidad de Guatemala Anexo 17 Modelo de encuesta realizada a asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala (funcionarios encargados de conocer

 

149

de los Amparos dentro de la Municipalidad de Guatemala)

 

153

Anexo 18 Resultado

gráfico

de

encuestas

realizadas a asesores

 

jurídicos de la Municipalidad de Guatemala (funcionarios encargados de conocer de los Amparos dentro de la Municipalidad de Guatemala)

 

155

RESUMEN

El principio de definitividad, es un presupuesto de procedibilidad legalmente indispensable para la procedencia de la garantía constitucional del Amparo; sin embargo, algunos tribunales de amparo, han admitido y resuelto Amparos, sin que se hubiese cumplido con el principio de definitividad.

El presente trabajo de investigación, consiste en un estudio de casos y análisis jurisprudencial que pretende evidenciar que el principio de definitividad no siempre es cumplido y que aún así los Tribunales de Amparo admiten dicha acción o la otorgan provisionalmente, dentro de los procesos tramitados ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, no habiéndose agotado el mismo a través de los mecanismos de defensa o recursos administrativos y la acción Contencioso-Administrativa otorgados por el Código Municipal y la Ley de lo Contencioso Administrativo; en virtud de lo cual, el objeto del presente trabajo radica en realizar un estudio de los casos concretos tramitados ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, en los que el administrado ha acudido al amparo sin haber agotado el trámite administrativo.

En este sentido, se hizo necesario analizar algunos de éstos fallos emitidos por la Corte de Constitucionalidad, estudiando expedientes que adolecían de definitividad dentro de los procesos tramitados ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, centrándose el análisis en la procedencia del Amparo, cuando no se ha agotado el referido principio y determinando la falta de unificación de criterio en los Tribunales de Amparo en cuanto al mismo, dentro de los casos de estudio.

INTRODUCCIÓN

La Administración Pública, constituye el conjunto de órganos administrativos que a través de la prestación de servicios públicos, busca cumplir con su objetivo primordial, el cual consiste en la realización del bien común o bien público; dentro de la esfera de la organización administrativa se encuentran las municipalidades, que son instituciones autónomas que por mandato constitucional, tienen como principales funciones elegir a sus propias autoridades; obtener y disponer de sus recursos; atender los servicios públicos locales, el ordenamiento territorial de su jurisdicción y el cumplimiento de sus fines propios. Para los efectos correspondientes (lograr el efectivo cumplimiento y desenvolvimiento de sus funciones), se ven obligadas a crear, en virtud de su autonomía, una serie de normativas legales (ordenanzas y reglamentos) y como consecuencia de ello, un órgano que ejecute dicha normativa, es aquí donde nace el Juzgado de Asuntos Municipales, como un órgano encargado de velar porque se ejecute y cumpla con la normativa legal municipal.

Así mismo, por mandato constitucional, existe una garantía que tiene por objeto proteger a las personas ante la amenaza de violación de los derechos que nuestra carta magna, la Constitución Política de la República establece y/o reconoce, o bien su restauración cuando éstos ya han sido violados, dicha garantía constitucional es el Amparo; sin embargo y no obstante, la naturaleza de protección extraordinaria de que esta revestida la acción constitucional de Amparo, éste se ha visto tergiversado, al ser utilizado como un medio dilatorio dentro de los procedimientos administrativos, situación que no ha sido la excepción en los procedimientos que se tramitan ante el juzgado de asuntos municipales, lo cual evidentemente representa un obstáculo en la celeridad que debería de inspirar todo procedimiento administrativo, así como el debido proceso, ya que en la mayoría de casos se acude al amparo de forma prematura, sin que se hayan agotado e inclusive intentado los recursos ordinarios que la ley establece, evidenciado el incumplimiento de la definitividad, principio de procedencia de la garantía constitucional de Amparo.

Respecto, a esto último, la Corte de Constitucionalidad ha conocido un gran número de expedientes de Amparo, que encajan dentro de la situación descrita con anterioridad, fallando de muchas formas en criterios de suma importancia para el desenvolvimiento y correcto cumplimiento de la administración pública, especialmente, para el estudio que nos ocupa, dentro de los procedimientos que se tramitan ante el juzgado de asuntos municipales de la Municipalidad de Guatemala, pues el Código Municipal, claramente establece y reconoce los recursos de revocatoria y reposición, que por mandato legal (Ley de lo Contencioso Administrativo), constituyen los únicos medios de impugnación en toda la administración pública, pero ¿Qué sucede, cuando éstos medios no son utilizados, dentro de la sustanciación de un procedimiento administrativo y de igual forma, sin agotar el principio de definitividad se acude al Amparo?, o de igual forma que la interrogante antes establecida, que sucede ¿Cuándo en lugar de los recursos de revocatoria o reposición se utilizan otros medios de impugnación?.

El presente trabajo de investigación, consiste en un estudio de casos y análisis jurisprudencial, cuya hipótesis radica en establecer que el principio de definitividad no se cumple cuando los Tribunales de Amparo admiten dicha acción o la otorgan provisionalmente, en aquellos casos en que el administrado, dentro de un proceso del juzgado de asuntos municipales, no habiendo agotado el mismo a través de los mecanismos de defensa o recursos administrativos y la acción Contencioso- Administrativa otorgados por el Código Municipal y la Ley de lo Contencioso Administrativo, pretende hacer uso del Amparo. Teniendo como objetivo general el realizar un estudio de los casos concretos tramitados ante el juzgado de asuntos municipales de la Municipalidad de Guatemala, en los que el administrado ha acudido al amparo sin haber agotado el trámite administrativo.

La investigación propuesta se centrará en el análisis de la procedencia del Amparo en diferentes casos dentro de la materia de procedimientos municipales, cuando no se ha agotado el principio de definitividad, determinando la falta de unificación de criterio en cuanto a dicho principio en los Tribunales de Amparo; teniendo

para tal efecto como elementos de estudio al juzgado de asuntos municipales de la Municipalidad de Guatemala, la garantía Constitucional de Amparo y el principio de definitividad.

El alcance de la presente investigación es analizar la procedencia de la acción del Amparo en los procesos del juzgado de asuntos municipales de la Municipalidad de Guatemala, cuando no se ha agotado el principio de definitividad y establecer la falta de unificación de criterio en los Tribunales de Amparo en cuanto a dicho principio; sin embargo se presentaron como límites a la misma, el hecho de que a pesar de que existen referencias bibliográficas sobre el tema de investigación, éstas son muy escasas o casi nulas en cuanto al punto específico del juzgado de asuntos municipales y máxime, cuando el presente trabajo se limita al municipio de Guatemala.

El aporte del presente trabajo de tesis consiste en un estudio doctrinario y de campo de los diferentes casos en materia de procedimientos municipales sobre la forma en que se ha utilizado equivocadamente el Amparo, determinando la falta de unificación de criterio en el principio de definitividad por parte de los Tribunales de Amparo.

Para lograr los objetivos antes establecidos, se tuvo como sujetos y unidades de análisis al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala y expedientes administrativos del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala en los cuales se acudió al Amparo, sin que previamente se hubiere agotado la definitividad; habiendo sido necesario, para el efecto, realizar la entrevista, encuestas y análisis de sentencias de la Corte de Constitucionalidad correspondientes.

CAPÍTULO 1 EL JUZGADO DE ASUNTOS MUNICIPALES

  • 1.1. Descripción del ente administrativo:

En las actuales administraciones municipales existen varios órganos administrativos que no se hallan contemplados dentro de la normativa legal municipal -Código Municipal- ya que los mismos han sido creados dada la necesidad que han ido teniendo las diversas municipalidades de atender los requerimientos de sus vecinos, así como las funciones que por mandato legal deben de cumplir; dentro de dichas funciones podemos encontrar el ordenamiento territorial y por ende surge la necesidad de crear dependencias u órganos que atiendan dicha circunstancia, por lo que en la mayoría de casos las referidas dependencias u órganos se encuentran ligados a la extensión territorial de cada municipalidad y a la cantidad de pobladores con que cuentan. Dentro de los órganos administrativos descritos con anterioridad podemos mencionar a las empresas municipales de aguas, la Dirección de Control Territorial –en el caso específico de la Municipalidad de Guatemala- así como otras Direcciones que contribuyen al correcto funcionamiento de las municipalidades.

1

El artículo

259 de la Constitución

regula lo relativo al Juzgado de Asuntos

Municipales: “Para la ejecución de sus ordenanzas y el cumplimiento de sus disposiciones, las municipalidades podrán contar, de conformidad con la ley, con su Juzgado de Asuntos Municipales y sus Cuerpos de Policía, de acuerdo con sus recursos y necesidades, los que funcionarán bajo órdenes directas del Alcalde.”

El Juzgado de Asuntos Municipales –JAM- es un órgano de la municipalidad creado para asegurar el cumplimiento de las ordenanzas, reglamentos y demás disposiciones emitidas por el Concejo Municipal.

2

1 Vendrell Tornabell, Montserrat y Hugo Haroldo Calderón Morales, “Manual de Derecho Administrativo”. Catalunya, España, Marqués Tallers Gráfics – Girona. 2002. Página 165. 2 Código Municipal, Decreto 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala. Artículo 161.

1

El Juzgado de Asuntos Municipales, también es competente para conocer y resolver sobre el cumplimiento de las normas que regulan las funciones asignadas al gobierno municipal en las leyes y sus reglamentos; así como en los convenios suscritos por las municipalidades correspondientes, siempre que esta competencia no sea asignada legalmente a otra institución o funcionario. 3

Es potestad de las municipalidades el crear el Juzgado de Asuntos Municipales, de acuerdo a las necesidades y posibilidades de las mismas, como un órgano eminentemente administrativo y por lo tanto no jurisdiccional, con plenas facultades sancionadoras, cuya creación se encuentra fundada en ley, específicamente en el artículo 133 del Código Municipal. 4

  • 1.2 Antecedentes históricos del Juzgado de Asuntos Municipales:

En el año 1527, Jorge de Alvarado organizó legalmente el Ayuntamiento y dirigiéndolo da posesión y toma de protesta a las autoridades que lo integran, que eran Alcaldes Ordinarios, Regidores, Alférez Real, Alguacil Mayor, Fiel Ejecutor, Escribano Mayor, Procurador Síndico, Mayordomo de la ciudad, Depositario de la Santa Hermandad, Jueces de Milpas, Corredores de Lonja, Alcalde de Oficio, Alcalde de la Cárcel y Alcaldes de Cuarteles. La organización anterior, se mantuvo hasta el 11 de octubre de 1825, año en el cual se promulgó la primera Constitución del actual Estado de Guatemala y dentro de la cual se contempla una regulación de la jurisdicción territorial; la organización en los cargos de Alcaldes, Regidores, Procuradores y Síndicos; así mismo se regulan sus respectivas funciones y atribuciones, otorgándoseles entonces la facultad de emitir ordenanzas con el objeto de que las mismas contribuyeran para el buen desenvolvimiento de sus respectivos gobierno.

5

  • 3 Fundación Centroamericana de Desarrollo –FUNCEDE- y Fundación Soros Guatemala. “Los Juzgados de Asuntos Municipales” Infom. Guatemala. 2005. Página 1.
    4 Vendrell Tornabell, Montserrat y Hugo Haroldo Calderón Morales, Op. Cit., Página 165.

  • 5 Morales Moscoso, Sergio Donaldo, “La necesidad de crear el Juzgado de Asuntos Municipales en Los Amates, departamento de Izabal” . Guatemala, 2006. Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales. Abogado y Notario. Universidad Mariano Gálvez. página. 33.

2

El 5 de diciembre de 1839 se emitió la Ley Constitutiva del Supremo Poder Judicial del Estado de Guatemala, dentro de la cual se contempló la creación de los Juzgados Municipales, los cuales eran presididos por los Alcaldes, quienes habían sido facultados para conocer en su territorio de las demandas civiles y criminales que debían determinarse en Juicio Verbal, hasta que se dieran la sujeción y las actividades de instrucción, para cursarlas al Juez Competente. 6

El 31 de diciembre de 1840, cobran vigencia las ordenanzas municipales de la ciudad de Guatemala, regulándose dentro de las mismas la organización, funcionamiento y competencia de los Juzgados Municipales, con posterioridad se emitió el Decreto Gubernativo número 298, de fecha 25 de agosto de 1883, mediante el cual se creó la figura de los Jueces Municipales, pero dependiendo del Jefe Político. 7

Específicamente se crea la plaza de Juez de Policía Municipal en el Acuerdo Gubernativo del 18 de febrero de 1901 reconociéndole una jurisdicción Económica Coactiva y de Apremio para hacer efectivas sus disposiciones.

Desde el nacimiento de las Municipalidades ha existido el Juzgado de Asuntos Municipales, sin embargo al mismo, no se le había dado la importancia requerida para el efectivo cumplimiento de sus fines, legalmente establecidos.

Por el desarrollo de los municipios se fue originando la necesidad de que la autoridad municipal tenga que otorgar a los vecinos servicios públicos, tales como:

mercados, limpieza, urbanización, drenajes, alumbrado público, etc. Ello conlleva el surgimiento de problemas de vecinos entre sí, así como de la Municipalidad con los vecinos, los cuales deben ser resueltos por funcionarios que estén investidos de facultades determinadas en la ley, tal es el caso de los Jueces de Asuntos Municipales.

6 Berger Perdomo, Oscar José Rafael, “Los Juzgados de Asuntos Municipales” , Guatemala, 1989, Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales, Abogado y Notario, Universidad Rafael Landívar, pág. 15. 7 Morales Moscoso, Sergio Donaldo, Op. Cit., página 33.

3

El 14 de mayo de 1947 el Congreso de la República emitió el Decreto número 378, mediante el cual nació el Juzgado de Asuntos Municipales, manifestando en sus considerandos, la necesidad de la existencia de un funcionario investido de poder coercitivo eficaz para obligar el cumplimiento de los reglamentos municipales y, asimismo, que el desarrollo manifiesto de las poblaciones exigía un mayor y adecuado control en provecho del ornato e higiene públicos y de la aplicación de los modernos sistemas de urbanización; así mismo en el referido decreto se establece que en las cabeceras departamentales desempeñará las funciones de Juez de Asuntos Municipales el Regidor Primero. 8

El Decreto antes citado fue derogado al promulgarse el Decreto número 58-88 del Congreso de la República, el cual también fue derogado por el Decreto número 12-2002 del Congreso de la República que contiene el actual Código Municipal y que regula la creación del Juzgado de Asuntos Municipales, el ejercicio de la jurisdicción administrativa de dicho juzgado, así como los requisitos para ser Juez de Asuntos Municipales, ámbito de competencia; naturaleza del procedimientos, trámite, resolución final y lo todo aquello relativo al funcionamiento del referido Juzgado. 9

  • 1.3 Juzgado de Asuntos Municipales:

    • 1.3.1 Definición legal:

El artículo 161 del Código Municipal, contenido en el Decreto número 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala, establece que el Juzgado de Asuntos Municipales es: “Aquel órgano Jurisdiccional creado para la ejecución de las ordenanzas municipales, cumplimiento de sus reglamentos y demás disposiciones Municipales”.

  • 8 Fundación Centroamericana de Desarrollo –FUNCEDE- y Fundación Soros Guatemala. Op. Cit. Pág. 1.

  • 9 Morales Moscoso, Sergio Donaldo, Op. Cit., página. 33 y 34.

4

El Juzgado de Asuntos Municipales –JAM- es, entonces, un órgano administrativo de carácter municipal, cuyo objeto es ejecutar las disposiciones, ordenanzas, decretos, normas, reglamentos y demás normativa legal de carácter eminentemente municipal y además fiscalizar y sancionar las violaciones o transgresiones que los vecinos de la municipalidad a la cual pertenezca el respectivo Juzgado de Asuntos Municipales comentan en contra de la referida normativa legal.

La Asociación de Investigación y Estudios Sociales, mejor conocida por sus siglas ASIES, proporciona en el Manual de Administración Municipal, un concepto del Juzgado de Asuntos Municipales, indicando que el Juzgado de Asuntos Municipales: “Es la dependencia, encargada de la ejecución de las ordenanzas y del cumplimiento de sus disposiciones, resoluciones, acuerdos y reglamentos emitidos por la Corporación”. 10

Atendiendo a las definiciones proporcionadas con anterioridad, así como la importancia que tienen los Juzgados de Asuntos Municipales, dentro de la función administrativa de las Municipalidades y las características y elementos de los mismos, puede establecerse que una definición clara que encierre la función de los Juzgados de Asuntos Municipales sería, aquella que describiera a los Juzgados de Asuntos

Municipales como: “Aquel órgano jurisdiccional de carácter eminentemente administrativo que las Municipalidades pueden crear, debido a la facultada otorgada por la Constitución Política de la República de Guatemala y el Código Municipal contenido en el Decreto número 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala, así como sus posibilidades económicas y necesidades para velar por el efectivo cumplimiento de las Ordenanzas Municipales, de sus Reglamentos, Acuerdos y demás disposiciones e imponer las sanciones a través del procedimiento administrativo establecido en ley a aquellas personas individuales o jurídicas que transgredan dichas ordenanzas, acuerdos, reglamentos, etc., garantizando de ésta forma el cumplimiento de las obligaciones que tienen las Municipalidades para con sus vecinos y que han sido preestablecidas por los acuerdos, reglamentos y demás disposiciones municipales”.

10 La Asociación de Investigación y Estudios Sociales –ASIES-. “Manual de Administración Municipal”. Guatemala. Página. 11.

5

1.4

Objetivos del Juzgado de Asuntos Municipales :

Aunque no existe doctrinariamente un apartado que establezca cuales son los objetivos de los Juzgados de Asuntos Municipales, con el presente trabajo de investigación se ha podido establecer que dichos objetivos se encuentran contenidos dentro de las definiciones, tanto doctrinarias como legales del Juzgado de Asuntos Municipales y el mismo procedimiento establecido por ley, atendiendo la naturaleza de dichos juzgados; en tal sentido puede establecerse, entonces, que los objetivos de los Juzgados de Asuntos Municipales, son:

  • 1.4.1 Coadyuvar en el desempeño de la administración municipal.

El Juzgado de Asuntos Municipales, cumple dicho objetivo ejecutando todos aquellos actos que sean necesarios para el efectivo desempeño de sus funciones, las cuales se encuentran delimitadas, atendiendo a la competencia legal preestablecida en el Código Municipal.

  • 1.4.2 Resolver conflictos relacionados con infracciones a las ordenanzas y reglamentos de carácter municipal.

El Juzgado de Asuntos Municipales, debe por mandato y disposición legal velar por el cumplimiento de las disposiciones que emanen de la administración municipal; debiendo en caso de que dichas infracciones se comenta, iniciar el procedimiento establecido por la ley, el cual tiene por objeto el solventar la situación legal del infractor ante la administración municipal.

  • 1.4.3 Ejecutar las disposiciones, ordenanzas, decretos, normas, reglamentos de carácter municipal y además fiscalizar y sancionar las violaciones o transgresiones de los mismos.

6

En caso, los vecinos del municipio de Guatemala, cometan infracciones a las disposiciones y/o reglamentos municipales, el juzgado deberá proceder de la forma que se indicó en el numeral que antecede y además imponer la sanción que corresponda al infractor de las referidas disposiciones o reglamentos; así mismo, deberá velar porque cualquier disposición legal emanada de la corporación municipal, sea cumplida.

  • 1.4.4 Lograr que los vecinos, cumplan en forma efectiva las disposiciones municipales vigentes.

El Juzgado Municipal, actúa como un órgano no únicamente sancionador, sino también fiscalizador y supervisor, ejerciendo, de esta forma una presión para que el vecino cumpla con las disposiciones municipales, pues de lo contrario se entiende que enfrentarían un procedimiento administrativo, en el cual se sancionaría conforme a derecho por la infracción a una norma legal.

  • 1.4.5 Coadyuvar a la solución de los problemas frecuentes, que surgen entre los vecinos y la Municipalidad, atendiendo al ámbito de su competencia. El

Juzgado

de

Asuntos

Municipales,

no

se

constituye

como

un

ente

eminentemente sancionador, sino que por su naturaleza busca conciliar al vecino con la administración municipal, tratando o enfatizando su acción a la legalización de la situación del vecino, buscando que la causa que dio origen a la problemática sea solucionada y así el vecino y la administración municipal no se encuentren en un conflicto; es decir que el juzgado de asuntos municipales funciona dentro de la administración municipal, como un ente conciliador.

  • 1.5. Competencia del Juzgado de Asuntos Municipales:

De

acuerdo

con

la

Real

Academia

de

la

Lengua

Española,

la

palabra

competencia significa la

atribución legítima

de

un

juez

u

otra

autoridad para el

conocimiento o resolución de un asunto.

7

Nuestra legislación, específicamente, el Código Municipal contenido en el Decreto número 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala, establece el ámbito de competencia del Juez de Asuntos Municipales, indicando que el Juez de Asuntos Municipales tiene competencia para conocer, resolver y ejecutar acerca de:

  • 1.5.1 Asuntos en que se afecten las buenas costumbres, el ornato y limpieza de las poblaciones, así como el medio ambiente, la salud, los servicios públicos municipales y los servicios públicos en general.

El Juez de Asuntos Municipales, podrá conocer de dichos asuntos, siempre y cuando por mandato legal, tales atribuciones no correspondan a otra autoridad, ya sea municipal o estatal, es decir, dentro del ámbito de aplicación del derecho tradicional no municipal.

Es común en la Municipalidad de Guatemala ver expedientes que se originan en el juzgado de asuntos municipales, por que los propios vecinos reportan a otros vecinos por realizar actos que atentan contra las buenas costumbres, el ornato y limpieza, actos que afectan el medio ambiente, etc. Debiendo el juzgado de asuntos municipales, seguir el procedimiento legalmente establecido, en el cual tanto los vecinos denunciados como los denunciantes son parte; y depende en muchas ocasiones de ellos, el poder incorporar pruebas contundentes del acto reportado, pues al poner sobre aviso al vecino denunciado, éste trata de eliminar el origen de la denuncia y ocultarlo al juzgado de asuntos municipales, para evitar de ésta forma la sanción correspondiente, la cual en un noventa por ciento (90%) de los casos es de tipo pecuniaria.

  • 1.5.2 El Juez de Asuntos Municipales, por mandato legal, también es competente para conocer en caso que las transgresiones administrativas concurran con hechos punibles; en cuyo caso, el Juez de Asuntos Municipales tendrá, además, la obligación de certificar lo conducente al Ministerio Público.

8

En caso de que el hecho punible, se trate de un delito flagrante, el juez, deberá dar parte inmediatamente a las autoridades de la Policía Nacional Civil; siendo en cualquiera de los casos establecidos, responsable de omisión, de conformidad con lo prescrito por la ley.

  • 1.5.3 De las diligencias voluntarias de titulación supletoria, en este caso, debe conocer dichas diligencias, únicamente con el propósito de practicar las pruebas que la ley específica asigna al alcalde, remitiendo inmediatamente el expediente al Concejo Municipal para su conocimiento y, en su caso, aprobación.

La razón legal de que en estos casos sea el juez municipal el que conozca de las diligencias voluntarias de titulación supletoria y no sea directamente el alcalde o Concejo Municipal es que el juez de asuntos municipales, deberá velar por que en las referidas diligencias no se cometan arbitrariedades que violen la ley.

En el Juzgado de Asuntos Municipales son varios los expedientes que se conocen acerca de las diligencias voluntarias de titulación supletoria, dicho juzgado remite los expedientes al departamento jurídico de la Municipalidad, para que con apoyo de la Dirección de Catastro y Administración del Impuesto Único Sobre Inmuebles –IUSI- se pueda establecer si efectivamente el inmueble carece de propietario legalmente reconocido, así como comprobar la vecindad de los testigos dentro del proceso de diligencias voluntarias de titulación supletoria, ello con el único y exclusivo objeto de resguardar el procedimiento legal establecido por la norma específica y el derecho de propiedad reconocido y protegido por nuestra Constitución Política.

  • 1.5.4 De todas aquellas diligencias y expedientes administrativos que le traslade el alcalde o el Concejo Municipal, en que debe intervenir la municipalidad por mandato legal o le sea requerido informe, opinión o dictamen.

9

Además de las funciones establecidas por el Código Municipal, el Juez de Asuntos Municipales también tiene competencia y deberá de conocer en aquellos casos en que el Alcalde o Concejo Municipal, así lo soliciten, a través de la disposición correspondiente; de igual forma el juez de asuntos municipales puede intervenir en aquellos asuntos en que dicha intervención sea requerida por cualquier dependencia municipal y siempre que la misma no se salga de sus facultades legales preestablecidas, es decir que se encuentren dentro del marco de atribuciones del Juzgado de Asuntos Municipales.

  • 1.5.5 De los asuntos en los que una obra nueva cause daño público, o que se trate de obra peligrosa para los habitantes y el público, procediendo, según la materia, conforme a la ley y normas del derecho consuetudinario correspondiente, debiendo tomar las medidas preventivas que el caso amerite.

Tal y como se indicó con anterioridad, existen facultades específicas que son ámbito de competencia del Juez de Asuntos Municipales, dentro de ellas encontramos la obra nueva que cause un daño público, es decir, una obra que representa un peligro para la población y que evidentemente atenta contra la obligación del gobierno, dentro del cual se encuentra la Municipalidad, de resguardar y proteger la vida, seguridad e incluso salud de los habitantes de la república, para el caso particular , del municipio de Guatemala.

  • 1.5.6 De las infracciones a la ley y reglamentos de tránsito, cuando la municipalidad ejerza la administración del mismo en su circunscripción territorial.

De conformidad con la Ley de Tránsito contenida en el Decreto Número 132-81 del Congreso de la República, específicamente en su artículo 7, corresponde con exclusividad al Ministerio de Gobernación, por intermedio del Departamento de Tránsito de la Dirección General de la Policía Nacional, el ejercicio de la autoridad de tránsito en la vía pública; sin embargo en el artículo 8 de la referida ley, también establece que el Organismo Ejecutivo, mediante, acuerdo gubernativo, podrá trasladar dicha

10

competencia a las municipalidades de la República, siempre que dicha comuna se encuentre en condiciones de realizar dicha función y así lo haya requerido.

En virtud de lo anterior, mediante Acuerdo Gubernativo número 67-98 de fecha 11 de febrero de 1998, se acuerda delegar la competencia de la administración de transito, en la forma establecida en el referido acuerdo, a la Municipalidad de Guatemala.

Actualmente la Municipalidad de Guatemala cuenta con tres Juzgados de Asuntos Municipales en materia de Tránsito, quienes específicamente se encargan de cumplir y velar por que se cumplan las leyes y reglamentos en materia de tránsito, cumpliendo con la competencia que les fue delegada de administrar el tránsito en el municipio de Guatemala.

1.5.7

De las infracciones de las leyes y reglamentos sanitarios que cometan los que expendan alimentos o ejerzan el comercio en mercados municipales, rastros y ferias municipales, y ventas en la vía pública de su respectiva circunscripción territorial.

La Municipalidad de Guatemala tiene la obligación de cuidar y mantener el orden y seguridad de los habitantes de su correspondiente jurisdicción municipal (vecindad), en ese sentido debe velar por la salubridad en los bienes municipales y la de sus usuarios, siendo competencia del Juez de Asuntos Municipales, el intervenir cuando dicha obligación se ve amenazada por la infracción a leyes o reglamentos sanitarios, dentro de los bienes municipales.

1.5.8

De

todos

los

asuntos

que

violen

disposiciones del gobierno municipal.

las

leyes,

ordenanzas,

reglamentos

o

La facultad y/o competencia nata del Juzgado de Asuntos Municipales es la de velar porque los reglamentos, acuerdos o disposiciones municipales no sean transgredidos,

11

siendo, por lo tanto, competencia del Juez de Asuntos Municipales, conocer en todos aquellos casos en que esto suceda, pudiendo las demás dependencias municipales y los propios vecinos, coadyuvar al cumplimiento de esta función a través de la denuncia o reporte correspondiente, con el objeto de que el Juzgado de Asuntos Municipales, inicie el procedimiento legalmente establecido para tal efecto.

1.6 Estructura organizacional y funcional del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala: 11

En la actualidad el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, cuenta con una estructura organizativa que permite su funcionamiento al máximo, dicha estructura se encuentra conformado por un Juez de Asuntos Municipales y un secretario, que en conjunto se encargan de revisar los expedientes y resoluciones que día a día trabajan los oficiales, atender a los diferentes vecinos que se acercan al Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala con el objeto exclusivo de solventar su situación ante la Municipalidad de Guatemala a través del Juzgado de Asuntos Municipales o bien simplemente para que se les expliquen las causas del origen del expediente en dicho Juzgado; así mismo cuenta con siete oficiales, que se encargan de analizar los expedientes, realizar las resoluciones correspondientes y atender a los vecinos cuando el Juez así se los indique o bien los vecinos se acerquen a ellos y no al Juez, cinco notificadores, que cada día se encargan de notificar las resoluciones que los oficiales han elaborado y devolver las copias de las respectivas cedulas de notificación a los oficiales para que éstas sean anexadas al expediente correspondiente, dos comisarios, que se encargan de recibir todos los memoriales, solicitudes, reportes o cualquier tipo de documentación que se presente ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, así como de asignar los casos nuevos al oficial que corresponda y entregar la documentación que forme parte de un expedientes ya iniciado al oficial que tenga a cargo el expediente o al Juez, un archivo, en el cual se guardan temporalmente los expedientes fenecidos, antes de su envío al archivo general y un mensajero, que se encarga del manejo de

11 Ver Anexo 1

12

documentación dentro de la Municipalidad de Guatemala, cuando se requiera una información que deba requerirse a otra dependencia municipal.

1.7Del procedimiento administrativo que se ventila ante el Juzgado de Asuntos Municipales:

Salvo disposición en contrario de la ley, ordenanzas o reglamentos, el procedimiento administrativo deberá ser entre otras características, oral, público, sencillo, desprovisto de mayores formalismos y actuado e impulsado de oficio, por lo que es necesaria la inmediación del juez de asuntos municipales en los actos y diligencias de prueba. 12

El Código Municipal, contenido en el Decreto Número 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala, específicamente en sus artículos 168, 169 y 170, establece el trámite y desarrollo del procedimiento ventilado ante el Juzgado de Asuntos Municipales, procedimiento que básicamente se resume en tres pasos, los cuales consisten en:

  • 1.7.1 Al recibirse la denuncia, queja o reporte, el juzgado dicta las medidas de urgencia y practica las diligencias de prueba que considere pertinentes. Luego corre audiencia al presunto responsable por cinco (5) días hábiles, para que haga valer su derecho de defensa y aporte los medios de prueba que considere pertinentes a su favor.

  • 1.7.2 Antes de resolver, el juez podrá practicar, mediante un auto para mejor fallar y por el plazo de 5 días hábiles, las diligencias que considere necesarias para obtener una mayor claridad de los hechos y emitir una resolución ajustada a derecho.

  • 1.7.3 Una

vez finalizada la

investigación, habiendo obtenido el juez de asuntos

municipales, toda la documentación que consideró necesaria para resolver

12 Fundación Centroamericana de Desarrollo –FUNCEDE- y Fundación Soros Guatemala. Op. Cit. Pág. 4.

13

conforme a derecho, el expediente se encontrará en estado de resolver y se deberá emitir la resolución final, dentro de los quince (15) días hábiles siguientes.

1.8 Características

del

procedimiento

administrativo

que

se

ventila

ante

el

Juzgado de Asuntos Municipales:

Son características del procedimiento administrativo, que se sigue ante el Juez, de conformidad con el Código Municipal, las siguientes:

  • 1.8.1 Oralidad;

  • 1.8.2 publicidad;

  • 1.8.3 sencillez;

  • 1.8.4 antiformalismo;

  • 1.8.5 impulso de oficio;

  • 1.8.6 intervención necesaria del juez;

  • 1.8.7 permanencia del Juez en actos y diligencias de prueba. 13

1.9

Principios aplicables a los procedimientos administrativos que se ventilan

ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala:

El Derecho, se encuentra fundamentado en principios generales, siendo éstos

“aquellos postulados del Derecho Natural que son los pilares fundamentales sobre los que se erige la legislación positiva o a los ideales jurídicos de la comunidad”.

De igual forma se encuentran considerados como principios generales del Derecho, aquellos sobre los cuales se ha fundado o creado el Derecho positivo; es decir, aquellos principios que de una u otra forma, han constituido una base para la organización tanto política, como social y económicamente de un Estado.

14

  • 13 Vendrell Tornabell, Montserrat y Hugo Haroldo Calderón Morales, Op.cit., Pág. 166.

  • 14 Gutiérrez de Colmenares, Carmen María y Josefina Chacón de Machado, “Introducción al Derecho”. Guatemala, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2003, página 64.

14

Los principios administrativos, surgen principalmente dentro de las normas jurídicas, en especial dentro de las normas constitucionales, las cuales son de jerarquía superior a cualquier otra norma del sistema jurídico y consagran, por lo tanto, principios jurídicos que a lo largo de la historia han ido tomando un protagonismo importante dentro del procedimiento administrativo y que en la actualidad se aplican de forma general a todos los procedimientos administrativos. 15

Los principios que rigen los procedimientos que se ventilan ante los Juzgados de Asuntos Municipales no se encuentran preestablecidos en ninguna normativa, sin embargo, en virtud de lo antes establecido y a lo largo de la presente investigación, se ha podido deducir que dichos principios son aquellos que aplican de forma general los procedimientos administrativos y que además, para el caso concreto, tienen una relación directa entre el acto administrativo y las funciones que ejercen los Juzgados de Asuntos Municipales, específicamente el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, en éste sentido, puede establecerse que los principios, objeto de estudio del presente apartado son:

  • 1.9.1 Principio de legalidad:

Nuestra Constitución Política regula el ejercicio del poder público, el cual implica la administración pública y al respecto es su artículo 154 establece la función pública y la sujeción que la misma debe tener a la ley; indicando que los funcionarios son depositarios de la autoridad y en consecuencia son responsables legalmente por su conducta, cuando esta se derive del cumplimiento de sus funciones, sujetos en todo caso a la ley; y por ningún caso superior a ella. Encontrándose tanto los funcionarios como los empleados públicos al servicio del Estado y no de partido político alguno.

En ese sentido se puede establecer que los funcionarios y empleados públicos únicamente pueden hacer aquello que la ley les permite e indica para el correcto

15 López Olvero, Miguel Alejandro, “La Instancia Administrativa” . México, Editorial Ediar. 2008. Páginas 173 y 174.

15

desenvolvimiento de sus funciones y en ningún caso podrán actuar con superioridad a las leyes, ni en contradicción con las mismas; siendo responsables, en todo caso, por las infracciones legales que cometan, situación que también fue prevista por nuestra Constitución Política.

El principio de legalidad constituye entonces un principio fundamental del Derecho Público reconocido expresamente por la Constitución, que supone el sometimiento de la Administración a la ley y al Derecho, es decir, la sujeción de la Administración a la norma.

Tradicionalmente el principio de legalidad, se ha constituido como un principio de carácter puramente formal, como un límite que se basta a sí mismo, en oposición a otros de carácter material, es decir, a aquéllos que tienen relación con las estructuras básicas mediante las cuales se define una sociedad organizada. 16

La sujeción de la Administración a la ley, se entendió durante el siglo XIX, y parte del presente, en el sentido de que en principio la ley era un mero límite externo a la actuación administrativa, de tal caso que la Administración podía hacer todo aquello que la ley no le prohíbe, conocido como la teoría de la vinculación negativa. Sin embargo, actualmente el principio de legalidad también se entiende, en su sentido originario: en que todas las actuaciones de los poderes públicos deben estar legitimadas y previstas por la ley, de tal caso, que la Administración sólo puede actuar en aquellos casos en que la ley lo permite. 17

El principio de legalidad en el procedimiento del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala debe entenderse en el sentido de que todo acto o resolución emanado/a del mismo, tiene que estar emitido dentro el ámbito de su competencia, la cual se encuentra legal y plenamente preestablecida, además deberá fundamentarse y encontrarse apegada a derecho con el objeto de que el actuar global

  • 16 Bustos Ramírez, Juan J. y Hernán Hormazábal Malarée, “Estudios Penales en Homenaje al Profesor Cobo del Rosal” . Madrid, Marcial, 2006, página 164.

  • 17 “Principio de Legalidad”. http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/principio-de-legalidad/principio- de-legalidad.htm, 8 de junio del 2011.

16

del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala tenga una fundamentación legal y que dicho actuar no sea utilizado de forma antojadiza, arbitraria e injusta.

  • 1.9.2 Principio de eficacia:

El principio de eficacia constituye prácticamente la capacidad que se tiene para poder lograr el resultado esperado, es decir el efecto que se desea o espera como consecuencia, en el presente caso, del servicio prestado por parte de la Administración Pública, basándose en los resultados que se deben obtener, los cuales deberán lograrse a la mayor brevedad posible y sin molestias. 18

Dicho de otro modo y atendiendo al concepto anterior, se puede indicar que la eficacia pública representa o refleja el resultado de la manifestación de la calidad de los servicios que las administraciones prestan a sus usuarios o administrados; constituyendo así una garantía de derecho que mide el resultado concretizando el contenido de dicho derecho. 19

El autor Pedro Nevado, en su estudio acerca de la materialización del principio de eficacia en el derecho español, indicó que: “Una entidad pública actúa eficazmente

cuando consigue los objetivos propuestos

20

...

Desde

un

punto

de

vista

Constitucional,

el

principio

de

eficacia

en

la

administración pública, implica una serie de aspectos y que se pueden sintetizar en los siguientes:

  • 18 Zarate Pérez, Aníbal Rafael, “La Incorporación Constitucional de los Principios de Eficacia y Eficiencia Administrativa”. Bogotá, Colombia. Editorial Universidad del Externado de Colombia. 2004. Página 35.
    19

Ortega, Luis, “El reto dogmático del principio de eficacia” . Revista de Administración Pública Nº. 113. Madrid. Enero-Abril. 1994. Centro de Estudios Constitucionales. Pág. 7.

  • 20 Nevado Batalla-Moreno, Pedro T. “La Materialización del Principio de Eficacia en el Derecho Español, ¿Utopia o Realidad?”. Revista Jurídica 2003/16. Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales y Políticas. Edición 16. Tomo I. Enero. 2003. Pág. 178.

17

1.

El régimen jurídico de las Administraciones Públicas como poder público, para poder demandar su adecuación a las exigencias de la eficacia.

  • 2. La organización interna de cada Administración.

  • 3. Las relaciones interorganizativas o interadministrativas. 21

El Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, deberá tener la preparación adecuada para que los actos administrativos tengan eficacia, es decir que dichos actos, sean aceptados y sean comprensibles, tanto por los vecinos, como por aquellas personas, órganos, organismos, instituciones, etc., a quienes les sea sometido para su consideración el actuar del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, ya sea para un estudio, por haber sido objeto de impugnaciones o por cualquier otra causa, con el objeto exclusivo de que el resultado esperado, la legalización de la situación del vecino ante la Municipalidad de Guatemala, se realice a la mayor brevedad posible.

  • 1.9.3 Principio de eficiencia:

La eficiencia, de conformidad con el Diccionario Manual e Ilustrado de la Lengua Española, Real Academia Española, es: “La virtud y facultad para lograr un efecto determinado. Acción con que se logra este efecto”. 22

En el entendido de que principio es todo aquello que sirve de base para el inicio u origen de algo y que eficiencia, de conformidad con el concepto anterior, es la facultad que se tiene para lograr un objetivo determinado, se puede establecer que el principio de eficiencia es pues, la armazón axiológica de todo texto constitucional, cuyo resultado no se manifiesta a través de las muchas veces en que se aplica, sino que todo lo contrario; la validez y eficacia de la norma en su dimensión existencial se glorifica con su recepción pura. Dicho de otra forma, sería reconocer que la manifestación sublime

  • 21 Parejo Alfonso, Luciano. “Eficacia y Administración. Tres estudios” . Madrid. Instituto Nacional de Administración Pública. 1995. Pág. 117.
    22

Real Academia Española. “Diccionario Manual e Ilustrado de la Legua Española”. España. Espasa – Calpe, S.A. Pág. 39

18

de ese respeto hacia la norma, se dibuja en su plenitud cuando socialmente alcanza un automatismo aplicativo o un cumplimiento espontáneo. 23

El principio de eficiencia tiene como principal objeto, el asegurar el modo en que los jueces llevan a cabo sus labores, exigié ndoseles a los mismos, que cumplan con el efectivo ejercicio de sus funciones de conformidad con la ley y asegurando los principios legales establecidos para todo proceso.

Sólo si la justicia se lleva a cabo de acuerdo con las exigencias de rapidez y cumpliendo con las condiciones del debido procedimiento, es posible decir que se ha llevado a cabo un juicio justo.

24

El Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala debe procurar que sus resoluciones se cumplan, utilizando para el efecto los instrumentos y/o medios que la ley le otorgue, además deberá realizar una adecuada relación de los costes de dichos instrumentos y medios, así como de la calidad de los resultados obtenidos.

  • 1.9.4 Principio de lo escrito:

A diferencia de procesos de otras materias, los procesos administrativos tienen una particularidad, la cual consiste en que todo lo que conforme el mismo deberá realizarse y llevarse a cabo por escrito, siendo éste principio el que conocernos en el presente apartado como el principio de lo escrito.

El principio

de

lo

escrito dentro de las actuaciones del Juzgado de Asuntos

Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se encuentra ligado al principio de

23 César Hines Céspedes, “El principio de eficiencia como parámetro de control del acto administrativo”. Revista de Ciencias Jurídicas. Edición No. 111. Costa Rica. Septiembre-Diciembre. 2006. Pág. 70. 24 Los Elementos de la Reforma Judicial: Una Propuesta Multidisciplinaria para el Estudio de los Tribunales Estatales Mexicanos” , http://www.juridicas.unam.mx/publica/rev/refjud/cont/1/rjf/rjf8.htm, 13 de abril del 2008.

19

prueba por escrito, entendiéndose por tal cualquier documento público o privado que emane del adversario, de su causante o de parte interesada en el asunto, o que tendría interés si viviera. El concepto ofrece importancia procesal por cuanto la existencia del principio de prueba escrita hace verosímil el derecho litigioso de quien lo aporta. 25

Por mandato legal y por tratarse de actuaciones administrativas, todas las diligencias que se realicen ante y dentro del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, deberán quedar plasmadas por escrito, ello con el objetivo de que todo lo actuado dentro de los procedimientos tramitados ante el Juzgado de Asuntos Municipales, quede contenido en medios que permitan conservar fidedignamente lo actuado.

  • 1.9.5 Principio de concentración:

El principio de concentración constituye un pilar fundamental del sistema judicial en todo tipo de proceso, teniendo como principal finalidad la celeridad del proceso; suponiendo la revisión de todas las causas dentro de un determinado período, que se desarrollará, dentro de los procesos administrativos del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala en una audiencia o en pocas audiencias muy próximas, de tal modo que los actos se aproximan en el tiempo y se suceden ininterrumpidamente. Este principio, se encuentra ligado al principio de celeridad y tiene como finalidad reunir actividades procesales en un espacio de tiempo lo más corto posible. 26

El principio de concentración, básicamente se refiere a que el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, reúne la mayoría de los actos procesales en una sola diligencia o en el menor número de éstas, dentro de un procedimiento, con la finalidad de que las mismas, sean resueltas en forma conjunta y no en forma separada, lo cual provocaría confusión.

  • 25 Osorio Manuel, “Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales” . CD-ROM.

  • 26 Arguedas Salazar, Olman, “Teoría general del proceso”. Pág. 112. Editorial Juritexto. San José Costa Rica. 2007.

20

1.9.6

Principio de economía:

El principio de economía tiene como único y exclusivo objeto el evitar la pérdida innecesaria de tiempo durante la tramitación de las diligencias que componen un proceso o bien los recursos en el mismo. De ahí que se fijen plazos en que deben realizarse las diligencias y etapas legalmente establecidas en todo proceso.

Este principio busca la economía de los gastos en que se ha de incurrir durante el tiempo de duración del proceso y que han de irrogar las partes, tales como honorarios, documentos, etc. Es por ello tan importante el respeto a los plazos legalmente establecidos para cada etapa y diligencia dentro de un proceso, ya que al señalarse, respetarse y acatarse dichos plazos, se imprime una marcha adecuada a las circunstancias.

27

Todas las actuaciones realizadas por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala y ante el mismo, son sencillas, no se encuentran provistas de mayores formalismos y por lo mismo, todos los gastos ocasionados por el procedimiento administrativo son mínimos; no necesitando que las partes intervengan a través de Abogados, por lo que se evita el pago de sus honorarios. En el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, no es obligatoria la asistencia profesional, ello derivado del carácter administrativo que tiene.

  • 1.9.7 Principio de sencillez:

De conformidad con el Diccionario de la Real Academia Española, la sencillez se refiere a la calidad de sencillo; y sencillo entre otros aspectos, puede ser definido como el estilo que carece de exornación y artificio, y expresa ingenua y naturalmente los conceptos. Que carece de ostentación y adornos.

27 Ruiz Castillo de Juárez, Crista. “Teoría General del Proceso”. Guatemala. Foto Publicaciones Lito, Editorial e Imprenta. 2008. Pág. 177.

21

Desde ese punto de vista el principio de sencillez se refiere, básicamente, a que la actuación de la Administración y la participación de los particulares deberá ser eficiente, a través de la simplificación de los procedimientos, la concentración de elementos de juicio, la eliminación de plazos inútiles, la flexibilidad probatoria y todo aquello que contribuya al correcto desarrollo de un procedimiento, pero que no implique ningún formalismo.

En consecuencia, el procedimiento administrativo debe orientarse a evitar lo complicado y excesivamente burocrático, prefiriendo sencillez y flexibilidad, que como bien se ha indicado, contribuya a realizar un procedimiento rápido y que no atente contra otros principios legales, como el de economía o celeridad, contribuyendo, además, a desahogar el sistema administrativo, judicial e inclusive constitucional de procesos que toman años resolver, dentro del sistema legal.

Dentro de las actuaciones del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, las formalidades procesales se reducen a lo requerido por ley, sin que sufra menoscabo el principio constitucional de la inviolabilidad de la defensa, es decir que nadie podrá ser condenado sin haber sido citado, oído y vencido en procedimiento legal seguido ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, observándose siempre las formalidades y garantías esenciales del mismo.

1.9.8 Principio de brevedad:

El proceso administrativo al igual que cualquier otro proceso, es un fenómeno que necesita tiempo y en donde la rapidez no puede sustituir la justicia, sin embargo teniendo presente que la justicia tardía es de tan deficiente calidad se ha buscado la forma de establecer un procedimiento más o menos temporal, con el fin de que la dilación del proceso sea la necesaria para brindar una tutela judicial efectiva.

28

28 López González, Jorge Alberto. “Teoría general sobre el principio de oralidad en el proceso civil”. Pág. 47. Editorial Juritexto. San José Costa Rica. 2001.

22

Es por ello que en materia administrativa el principio de brevedad es tan importante, pues mientras más se dilate innecesariamente un proceso se contravienen más principios y derechos constitucionales.

En el caso concreto del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, el principio de brevedad, se refiere concretamente al procedimiento establecido por el Código Municipal contenido en el Decreto Número 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala, relacionado con la tramitación de los procedimientos llevados ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, es decir, la audiencia y la celeridad del procedimiento.

La brevedad del procedimiento dentro del actuar del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala va ligada con lo breve del mismo, a efecto de emitir la resolución que pongan fin al conflicto surgido entre los vecinos y la administración municipal, lo más pronto posible; desahogando de esta manera la administración pública de muchos procesos que pudieron haberse llevado inclusive hasta una fase judicial (Contencioso-Administrativo) o Constitucional (Amparo) y que a largo plazo, constituyen un desgaste a los órganos jurisdiccionales del país, tanto desde el punto de vista económico, como temporal, pues constituyen recursos, que pudieron haberse ahorrado o administrado en otros procesos, si se hubiere llegado a una conciliación en la fase correspondiente del proceso administrativo.

1.10 De los diversos procedimientos administrativos que se ventilan ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala:

Es difícil enumerar los procedimientos que se llevan y/o tramitan ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, sin embargo a lo largo del presente trabajo de investigación se hizo una recopilación de los casos más importantes y comunes dentro del actuar de dicho Juzgado, logrando establecerse de forma general que los procedimientos llevados ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, son todos aquellos en los cuales se afectan directamente

23

los intereses de la Municipalidad de Guatemala, ya sea por las desobediencias de acuerdos o disposiciones Municipales o por el incumplimientos de los mismos. Estos procesos pueden iniciarse no solo por denuncias presentadas por autoridades municipales o estatales, sino también por denuncias presentadas por los propios vecinos.

Para poder tener una idea de cuales son estos procedimientos o al menos cuales son los casos más comunes que conoce el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se pueden sintetizar los siguientes casos:

  • 1.10.1 Construcción privada: 29

En materia del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, la construcción privada, se refiere básicamente a todos aquellos casos en que las personas individuales o jurídicas realizaron una construcción, modificación, reparación o cualesquiera otra de las actividades que contempla el Reglamento de Construcción de la Municipalidad de Guatemala, sin la previa autorización o permiso del antiguo Departamento de Control de la Construcción Urbana y actual Dirección de Control Territorial, o ya sea con dicha autorización, permiso o licencia, pero modificando lo solicitado, es decir que lo construido no coincide con lo autorizado o que lo construido no sea autorizable por considerarse obra peligrosa.

  • 1.10.2 Botar basura en lugares públicos:

La falta de educación en cuanto a no tirar la basura en lugares públicos, sino más bien en los lugares que corresponde (basureros) es un problema no únicamente de nuestro país sino a nivel mundial, si bien es cierto que dicha situación no es algo que se haga tan evidente en otros países, como sí se hace en Guatemala, también lo es que todos estos países se ven forzados a implementar un régimen sancionatorio tendiente a evitar esta mala práctica, derivada de una mala o falta de educación.

29 Ver Anexo 2

24

En la Municipalidad de Guatemala, como bien se indico, los casos en que el Municipio de Guatemala, a través del Juzgado de Asuntos Municipales, se ve forzado a iniciar el proceso correspondiente y sancionar cuando procede, son todos aquellos casos en que las personas individuales o jurídicas botan los desechos, basura, en las calles de la ciudad, utilizando en varias ocasiones las calles como un basurero clandestino, lo cual evidentemente repercute en el ornato de la ciudad y dificulta la labor de la comuna capitalina en ese sentido.

1.10.3 Infracciones al Reglamento Forestal:

La mayoría de casos reportados o denunciados al Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala por infracciones al Reglamento Forestal, se refieren a la tala sin licencia de árboles, pues para talar una cantidad pequeña de árboles o un árbol es necesario solicitar la autorización respectiva a la Municipalidad de Guatemala, quien haciendo un estudio y atendiendo la necesidad o peligrosidad que represente el o los árboles autorizará su tala.

La Ley Forestal, contenida en el Decreto 101-96 del Congreso de la República de Guatemala en su artículo 92, establece el delito contra los recursos forestales, indicando que comete dicho delito quien sin la licencia correspondiente, talare, aprovechare o extrajere árboles cuya madera en total en pie exceda diez (10) metros cúbicos de cualquier especie forestal a excepción de las especies, referidas en el artículo 99 de esa ley, o procediera su descortezamiento, ocoteo, anillamiento.

En este caso no corresponde al Juzgado de Asuntos Municipales imponer las sanciones correspondientes, pues como bien lo indica la referida Ley se trata de un delito, competencia exclusiva del Ministerio Público; sin embargo el Reglamento de dicha ley, establece la competencia de las Municipalidades para autorizar la tala de árboles, siempre que la misma no exceda de 10 metros cúbicos; y por ende la facultad y obligación de los Juzgados de Asuntos Municipales para iniciar procedimientos y sancionar a aquellos que resulten infractores de dicha disposición.

25

1.10.4

Instalación de rótulos en las vías públicas:

La instalación de rótulos en las vías públicas debe de tener una especial consideración, pues cada día se incrementa la normativa legal, emanada en su mayoría por parte de la Municipalidad de Guatemala y que tiene por objeto el regular la contaminación visual derivada en la mayoría de casos por la saturación de publicidad (rótulos) en la vía pública de la ciudad de Guatemala.

Dentro de la estructura de la Municipalidad de Guatemala se encuentra la Dirección de Control Territorial, dependencia municipal que tiene a su cargo el área denominada como vía pública, área que se encarga específicamente de supervisar, reportar, analizar solicitudes de todo tipo de estructuras a instalarse, como su denominación lo indica, en la vía pública dentro de dichas estructuras se encuentran los anuncios o rótulos en la vía pública, es necesario aclarar que la vía pública no únicamente debe ser entendida como las calles de la ciudad, sino también las baquetas y todo aquello que se encuentre fuera de los linderos de la propiedad privada.

La instalación de rótulos en la vía pública se refiere básicamente a aquellas situaciones en que no se solicito por parte de la persona individual o jurídica, propietaria del rótulo, la autorización para su instalación o bien dicha instalación no es autorizable por encontrarse a una distancia no permitida de otro rótulo previamente instalado.

  • 1.10.5 Terrenos baldíos:

En la mayoría de ocasiones los terrenos baldíos son lugares muy sucios y llenos de basura; los terrenos baldíos pueden estar llenos de cosas peligrosas, suciedad, edificios en ruinas y aún sustancias químicas peligrosas y tóxicas a los seres vivos.

Dentro de las cosas que se pueden ver en los terrenos baldíos, tenemos ventanas y vidrios rotos, pisos de madera podrida, clavos y cañerías oxidadas y los antiguos barriles; y dentro de las cosas que no vemos podemos encontrar sustancias

26

químicas, las cuales pueden producir enfermedades si se ingieren, respiran o las personas tienen algún tipo de contacto con ellas. 30

Los casos que se inician en el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala por motivos de terrenos baldíos, se refieren a denuncias o quejas presentadas por vecinos o miembros de las direcciones o departamentos municipales, referentes a predios en los cuales no hay construcción alguna, pero no se encuentra ni limpio, ni cercado y en consecuencia constituyen un peligro para los vecinos del Municipio de Guatemala.

  • 1.10.6 Invasión de áreas verdes:

La invasión de

áreas verdes consiste en un grupo de personas que ocupan

determinada área, propiedad del estado y que en este caso, se encuentra destinada para recreación de la población, con el objeto de poseer y hacer dicha área como propia, construyendo en algunos casos sus viviendas en dichas áreas.

Los procedimientos iniciados por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se refieren a aquellos casos en que personas individuales, han invadido las áreas verdes propiedad de la Municipalidad de Guatemala con cualquiera de los objetos antes indicados. En estos casos la pretensión primordial de la Municipalidad de Guatemala, a través del Juzgado de Asuntos Municipales es la recuperación de las áreas verdes invadidas con el objeto de que las mismas sean destinadas al uso que corresponde y en beneficio de la mayoría de vecinos de la Municipalidad de Guatemala.

  • 1.10.7 Banquetas en mal estado:

Por mandato Constitucional es obligación de las Municipalidades del País el garantizar a sus vecinos la seguridad, dicha seguridad no únicamente puede tratarse de

30

Los

Terrenos

baldíos:

convirtiendo

lugares

malos

en

lugares

buenos” ,

http://www.uri.edu/ce/wq/has/PDFs/brownfields_spanishwithcover.pdf, 27 de junio del 2011.

27

conflictos armados o crimen organizado; si no que también se refiere a tener los bienes públicos en buen estado, de tal forma que los mismos no constituyan un peligro para sus usuarios (vecinos).

En el caso específico, una banqueta en mal estado puede ocasionar lesiones a los usuarios que transiten por ellas, ya sea porque se lastimen debido a su mal estado o bien porque el hecho de que estén en tan mal estado, obligue a los usuarios a utilizar las carreteras, lo que implica un peligro dado los vehículos que transiten por el lugar.

Básicamente,

los

casos

que

el

Juzgado

de

Asuntos

Municipales

de

la

Municipalidad de Guatemala, inicia en caso de banquetas en mal estado, se refiere a aquellos en que los vecinos no tienen el área de banqueta construida o bien dichas banquetas se encuentran en mal estado, en ambos casos, por motivos atribuibles a dichos vecinos.

1.10.8 Drenajes

domiciliares

y

otros

asuntos

relacionados

a

la

Empresa

Municipal de Agua de la Ciudad de Guatemala –EMPAGUA-: 31

La Empresa Municipal de Agua de la Ciudad de Guatemala –EMPAGUA- es la entidad municipal que administra y opera el agua potable y alcantarillado dentro del perímetro de la capital y algunas zonas aledañas. Dentro de las funciones de EMPAGUA, se encuentra la de proporcionar red de evacuación y alcantarillado, ejecutando un plan periódico de limpieza preventiva. 32

EMPAGUA cuenta con una amplia regulación legal en materia de agua, con la cual se pretende mantener un orden en el manejo, distribución, consumo y tratamiento de las aguas; sin embargo existen vecinos que dada la necesidad de abastecimiento de agua, existente en nuestro país, optan por prácticas que contravienen la regulación legal existente en la materia.

  • 31 Ver Anexo 3

  • 32 http://www.bnamericas.com/company-profile/es/Empresa_Municipal_de_Agua-Empagua. 27 de julio del

2011.

28

En la mayoría de situaciones los procedimientos iniciados por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se refieren a casos en que las personas se conectan ilícitamente a los drenajes de–EMPAGUA- y alteraciones en los contadores de agua; sin embargo no se pueden descartar otros incumplimientos que en materia de agua se suscitan.

En

los

casos de

robo

de agua potable por conexiones ilícitas

a

la

red

de

distribución de EMPAGUA, se comete el delito de robo de fluidos; por lo que EMPAGUA a través de su asesoría legal y en trabajo conjunto con el Juzgado de Asuntos Municipales realizan las gestiones legales pertinentes.

EMPAGUA cuenta con un equipo de técnicos que actúan como auxiliares del Juzgado de Asuntos Municipales, quienes en la fase de documentación de los casos de robos de fluidos, aportan elementos de juicio que son utilizados para sustentar y respaldar las denuncias que se promueven ante el juzgado de Asuntos Municipales. Paralelamente al procedimiento iniciado ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, EMPAGUA debe presentar las denuncias correspondientes ante el Ministerio Público por el delito cometido.

Con el procedimiento iniciado ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se persigue la sanción económica por el ilícito; mientras que ante el Ministerio Públicos se persigue la aplicación de una pena que prive de su libertad al ladrón de fluidos. 33

  • 1.10.9 Daño a bienes municipales:

Se refiere a aquellas situaciones en que las personas individuales o jurídicas ocasionen daño a algún bien municipal, no haciéndose responsable del mismo.

  • 33 http://municipalidaddeguatemala.com/index.php/centrohistorico/25-temas/279-

conexionilegalserviciodeagua. 2 de julio del 2011

29

Los casos o situaciones contempladas con anterioridad, son los más comunes dentro de los procedimientos que realiza o lleva el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, pero no quiere decir que sean los únicos, el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, tiene una competencia muy amplia, lo cual se pudo verificar cuando tocamos el tema de los objetivos del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, por lo que aún existen un sinfín de situaciones susceptibles de ser conocidas por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala.

  • 1.10.10 De contaminación: 34

Dentro de las dependencias que actualmente funcionan en la Municipalidad de Guatemala y que velan porque el vecino tenga una ciudad limpia, ordenada y que dignifique a la población del municipio se encuentra la Dirección de Medio Ambiente.

La Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad de Guatemala es una dependencia que tiene como función principal ejercer el control y cumplimiento de las normas ambientales en las diferentes zonas de la ciudad de Guatemala; dicha función se ha ejercido exitosamente gracias a la colaboración de los vecinos que presentan sus denuncias a través del call center de la Municipalidad de Guatemala, o bien mediante las inspecciones que diariamente los técnicos de la Dirección de Medio Ambiente llevan a cabo de forma permanentemente.

Entre las denuncias más comunes en materia de contaminación podemos encontrar los casos de basureros clandestinos, tiraderos de ripio, crianza de animales sin que se tomen las medidas sanitarias necesarias, la venta sin autorización de fuegos pirotécnicos, la contaminación auditiva, destrucción del medio ambiente o de las áreas verdes, etc.

34 Ver Anexo 4

30

El procedimiento para atender las denuncias de los vecinos y darles seguimiento a las mismas consiste en realizar una inspección técnica ambiental que tiene por objeto verificar y confirmar o bien descartar la denuncia presentada, originada de un supuesto problema de contaminación, si dicha denuncia es confirmada, se presenta el reporte correspondiente y traslada el caso al Juzgado de Asuntos Municipales, para que este inicie el procedimiento legal, de conformidad con lo que para el efecto establece el Decreto 12-2002, Código Municipal, aplicando la sanción que corresponda.

De conformidad con la Organización Mundial para la Salud -OMS-, para el caso de contaminación auditiva el límite máximo permisible de emisión de ruido, en fuentes fijas, es de 68 decibeles, esto en horarios de 6 a 22 horas, mientras que, a partir de las 22 horas hasta las 6 horas del próximo día, los decibles permitidos son 65; parámetros que son aplicados actualmente por la Municipalidad de Guatemala para otorgar las autorizaciones correspondientes y evaluar los casos de contaminación auditiva que son denunciados ante la misma. 35

En todos aquellos casos que sean reportados al Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala por parte de vecinos, instituciones e inclusive Direcciones propias de la Municipalidad de Guatemala, como lo es la Dirección de Medio Ambiente y que tengan relación con cualquiera de los tipos de contaminación establecidos en nuestra Ley de Protección y Mejoramiento del Medio Ambiente, contenido en el Decreto Número 68-86 del Congreso de la República de Guatemala, deberá iniciarse el procedimiento correspondiente y sancionar conforme a ley, ya que es parte de las obligaciones de la Municipalidad velar por un medio ambiente sano para sus vecinos.

  • 1.11 Del régimen jurídico aplicable a los procedimientos administrativos que se ventilan ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala:

35 http://www.muniguate.com/index.php/medioambiente/92-cem/6626-denuncias. 3 de julio del 2011.

31

La Constitución Política de la República de Guatemala, en su artículo 253 establece que los municipios son instituciones autónomas, que entre sus funciones les corresponde elegir a sus propias autoridades, obtener y disponer de sus recursos y atender los servicios públicos locales, el ordenamiento territorial de su jurisdicción y el cumplimiento de sus propios fines. Y para tales efectos emitirán las ordenanzas y reglamentos respectivos.

En virtud de lo anterior y atendiendo al principio de descentralización, gran parte de los asuntos públicos son administrados por los municipios autónomos, pero eso, no significa que tengan carácter de entes independientes al margen de la organización y control estatal. De consiguiente, las municipalidades no están excluidas del acatamiento y cumplimiento de las leyes generales, como lo expresa nuestra Carta Magna en los artículos 134 y 154 constitucional. 36

La Municipalidad de Guatemala actualmente cuenta con una serie de Reglamentos y/o disposiciones, que regulan diversas situaciones que se suscitan en la ciudad de Guatemala, desde la Construcción hasta el Medio Ambiente, entre dichos Reglamentos y/o disposiciones, encontramos los siguientes:

  • 1.11.1 El Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio de Guatemala –POT-:

Contenido en el Acuerdo número COM-30-08, del Concejo Municipal de la ciudad de Guatemala, aprobado por dicho Concejo el 13 de octubre del 2008 y publicado en el Diario de Centroamérica el 30 de diciembre del mismo año, actualmente constituye una de las disposiciones más importantes de la Municipalidad de Guatemala, pues la misma contempla las normas relativas a diversos casos que se suscitan en la ciudad de Guatemala, tales como la Localización de Establecimientos Abiertos al Público, Zonas Especiales, Localización Industrial, el Uso del Suelo y la Construcción, entre otros.

36 Constitución Política de la República de Guatemala comentada. 1985 modificada.

32

Tal y como lo establece en su parte considerativa el Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio de Guatemala, nació derivado de que los patrones actuales de crecimiento de la Ciudad de Guatemala están caracterizados por una fuerte expansión de sus superficie urbanizada y la ocupación de superficies no aptar para urbanizar, lo que incide negativamente en la calidad de vida de sus habitantes, amenazando de esa manera su desarrollo sostenible, por lo que se hace necesario establecer normas claras de ordenamiento territorial que propicien el bienestar y la convivencia armónica entres los vecinos, con la finalidad de lograr la conservación de los recursos naturales, la reducción del riesgo de desastres, la eficiencia en la prestación de los servicios públicos, la inversión productiva generadora de empleo y en general, el bien común.

El ordenamiento territorial como función pública del Municipio de Guatemala tiene como fin promover y orientar el desarrollo integral del municipio así como mejorar la calidad de vida de sus habitantes a través de la transformación, utilización y ocupación racional y sostenible de su territorio. 37

1.11.2 RE-6,

Reglamento

Específico

de

Diseño

de

Entradas,

Salidas

y

Disposición de Estacionamientos Privados en el Municipio de Guatemala:

El Reglamento Específico de Diseño de Entradas, Salidas y Disposición de Estacionamientos Privados en el Municipio de Guatemala, trata de regular el diseño de las entradas, salidas y la ubicación de estacionamientos privados. La relación de éstos con el espacio público, las restricciones de las ubicaciones del área de estacionamiento, estándares y medidas de las mismas y las asociaciones convenientes, los procesos, sanciones y tasas para construcción, incumplimiento y obligaciones estipuladas. 38

En el Municipio de Guatemala, el Reglamento Específico de Diseño de Entradas, Salidas y Disposición de Estacionamientos Privados se ha aplicado de manera

37 “Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio de Guatemala” , contenido en el Acuerdo número COM-30-08 del Concejo Municipal de la Ciudad de Guatemala, artículo 2. Guatemala. 2008 38 RE-6, “Reglamento Específico de Diseño de Entradas, Salidas y Disposición de Estacionamientos Privados en el Municipio de Guatemala.” Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

33

satisfactoria desde el año dos mil, garantizando la calidad de vida de los vecinos, la seguridad de la circulación peatonal en espacios públicos, la fluidez del tránsito y la seguridad vial en la Ciudad de Guatemala.

Dado el surgimiento del Plan de Ordenamiento Territorial –POT- se hizo necesario modificar el Reglamento Específico de Diseño de Entradas, Salidas y Disposición de Estacionamientos Privados en el Municipio de Guatemala con el objeto exclusivo de que el mismo pudiera adecuarse las normas establecidas por el POT y aplicable a la materia, aplicándose en la actualidad en total coherencia ambos reglamentos.

1.11.3 RE-7, Declaratoria de Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala, Acuerdo COM-42-2001:

El Reglamento que contiene la Declaratoria de Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala establece las áreas residenciales dentro de la jurisdicción del municipio de Guatemala, estableciendo los criterios de las áreas que se integran a esta declaratoria, de las exclusiones por su relación de naturaleza no residencial, de las modificaciones o incorporaciones de las mismas. Además de las limitaciones y restricciones de actividades de índole comercial, industrial o cambios de uso. Así mismo como sus respectivas sanciones a violaciones al contenido del acuerdo 39 .

Desde el año dos mil uno, año en el cual el Honorable Concejo Municipal de la Municipalidad de Guatemala emitió el Reglamento que contiene la “Declaratoria de Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala”, la ciudad de Guatemala cuenta con 250 áreas declaradas residenciales.

El

fin

primordial de la

declaratoria

de

áreas residenciales

por parte

de

la

Municipalidad de

Guatemala es brindar

a

las familias

vecinas

del municipio de

39 RE-7, “Declaratoria de Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala” . Acuerdo COM-42-2001. Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

34

Guatemala, mejores condiciones y calidad de vida; además de proteger, conservar y manejar adecuadamente, a través de dicha declaración de área residencial, evitando los usos incompatibles con el residencial.

El criterio que ha manejado la Municipalidad de Guatemala para incorporar a las áreas que se integran en esta declaratoria es seleccionar básicamente urbanizaciones, colonias, barrios y demás conjuntos de viviendas que fueron creados con dicho propósito y han prevalecido para tal fin o se han convertido a uso eminentemente residencial.

De conformidad con la ley una de las principales tareas de la Alcaldía es formular y ejecutar planes de ordenamiento territorial y de desarrollo integral, dentro de dicho ordenamiento, se debe determinar el uso del suelo en su jurisdicción; cumpliéndose con dicha obligación a través de la emisión de reglamentos como en el presente caso. 40

1.11.4 RE-9, Reglamento Específico de Construcción de Edificaciones en Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala, Acuerdo No. COM-012:

Se refiere a la Organización del desarrollo urbano a través de la adecuada localización, diseño y construcción de edificaciones en áreas residenciales, estableciendo requerimientos mínimos de orden urbanístico y arquitectónico para los distintos sectores. Así como las obligaciones, normas, requisitos, limitaciones y consentimientos estipulados con respecto a su construcción, aprobación, seguridad e infraestructura. 41

Dentro de los aspectos más importantes que contiene el reglamento en mérito, encontramos aspectos de suma importancia en todo país, como lo es el tema de las alturas máximas que podrán tener las edificaciones situadas dentro del área de subida

  • 40 http://www.muniguate.com/index.php/catastro/67-viapublica/471-250-sectores-residenciales. 3 de Julio del 2011.

  • 41 RE-9, “Reglamento Específico de Construcción de Edificaciones en Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala” , Acuerdo No. COM-012. Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

35

en el despegue de aeronaves, del Aeropuerto Internacional La Aurora, según las normas del anexo 14 de La organización de Aviación Civil Internacional (OACI) que, actualmente, están siendo adoptadas por la Dirección General de Aeronáutica Civil de Guatemala; encontrándose en todo caso la reglamentación de la Municipalidad de Guatemala en total concordancia con otras autoridades que de forma directa o indirecta influyen en las reglas de edificación en la ciudad de Guatemala. 42

  • 1.11.5 Reglamento para la Protección y Conservación del Centro Histórico y los Conjuntos Históricos de la ciudad de Guatemala:

El Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala y sus conjuntos históricos, representan gran parte de la historia de la ciudad de Guatemala y constituyen por ley un patrimonio que debe ser protegido y restaurado, tomándose para ello las medidas que sean necesarias.

En virtud de lo anterior, la Municipalidad de Guatemala ha emitido normativas que tienen por objeto la protección y restauración del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala y sus conjuntos históricos; dentro de dicha normativa tenemos como principal al Reglamento para la Protección y Conservación del Centro Histórico y los Conjuntos Históricos de la ciudad de Guatemala, el cual tiene por objeto contribuir a la protección y conservación del Centro Histórico y los conjuntos históricos de la Ciudad de Guatemala. Delimitando usos o actividades, clasificando los inmuebles para su manejo según las categorías establecidas. Indicando condiciones de unidad y concordancia urbanísticas, de los ajustes a condiciones impuestas. Dando sanciones a violaciones a lo establecido o estableciendo condiciones de asuntos permisibles. 43

42 De León C. Edgar. Tipologías Arquitectónicas. Edificios altos de apartamentos contemporáneos en Guatemala”. Guatemala. 2006. Maestría en Diseño Arquitectónico. Universidad De San Carlos de Guatemala. Página. 19. 43 “Reglamento para la Protección y Conservación del Centro Histórico y los Conjuntos Históricos de la ciudad de Guatemala”. Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

36

CAPÍTULO 2 LA DEFINITIVIDAD EN LA ACCIÓN CONSTITUCIONAL DE AMPARO

2.1. Concepto:

La Definitividad es conocida como un principio procesal que rige la acción constitucional de amparo, como un requisito esencial para su procedencia y como un vicio insubsanable en su existencia que presupone la suspensión del conocimiento por parte del Tribunal constitucional.

De conformidad con lo preceptuado por nuestra Carta Magna el juicio de amparo tiene un carácter eminentemente extraordinario, dado que bajo ninguna circunstancia puede ser tomado como una tercera instancia; en virtud de ello la definitividad, para el caso concreto, en los actos administrativos del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala es de suma importancia, pues si no existe definitividad de los mismos, siendo susceptibles de ser impugnados por los recursos administrativos ordinarios, el amparo juicio es eminentemente improcedente.

Bajo el anterior presupuesto debería entenderse que la defintividad constituye un principio de procedibilidad del amparo y por tanto los tribunales de amparo tendrían la plena facultad de rechazar in limine todas aquellas acciones de amparo en que no fue agotada la vía administrativa a través del uso de recursos ordinarios e inclusive judicial, a través del juicio correspondiente; pues de lo contrario la acción constitucional puede prestarse a usos indebidos como sucede en Guatemala en donde es bien sabido que el amparo es utilizado en la mayoría de casos como un medio de retraso de los procesos.

2.2. Etimología:

La expresión definitividad se deriva de la palabra definitivo y esta a la vez, proviene del vocablo latín ; en ese mismo sentido, la palabra definitivo, según

37

el Diccionario de la Real Academia Española, se define como un adjetivo que “decide, resuelve o concluye”. 44 .

Por tanto, se puede establecer que un acto definitivo

es

aquel en

el

cual no

existe pendiente trámite o acción alguna que ejercer; dicho de otra forma y específicamente para el efecto de estudio del presente trabajo, no existe recurso legal

alguno que se encuentre pendiente de interponerse o agotarse.

  • 2.3. Definiciones:

    • 2.3.1 Definición doctrinaria:

La Definitividad, “es un principio procesal enunciado como una obligación del postulante que antes de acudir a ejercitar acción promoviendo la vía del amparo, debe agotar los recursos y procedimientos regulados, que permitan en forma eficaz, combatir, variar o revocar el acto de autoridad presuntamente lesivo que se denuncia en el amparo.

El

Tribunal Constitucional de Amparo antes de efectuar el estudio comparativo y

de fondo en relación al acto reclamado debe cerciorarse o asegurarse de que el acto

reclamado haya asumido un estado procesal de definitividad, lo que significa que, el acto de autoridad reclamado ya no pueda ser impugnado por medio de ningún recurso previsto por la ley como medio de impugnación ordinario y, por ende, ya sea susceptible de modificación, anulación o revocatoria.

Sin esa condición de definitividad, el Tribunal de Amparo tiene vedado entrar al estudio de fondo de la pretensión constitucional”.

45

  • 44 Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. Vigésima Segunda Edición. http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=definitivo. Fecha de consulta: veinte de julio del año dos mil diez.
    45

Licenciado Arturo Sierra González. Acciones Constitucionales. Guatemala. Instituto de la Defensa Pública Penal. Programa BID IDPP. 1ª Edición Septiembre 2007. Págs. 38-40

38

La Suprema Corte de Justicia de la Nación de México e Ignacio Burgoa, citados por el autor Martín Ramón Guzmán Hernández, coinciden en señalar que en virtud del carácter extraordinario que informa al Amparo, el principio de definitividad supone que previo a que la persona presuntamente agraviada por la actividad autoridad acuda en solicitud de protección constitucional, debe haber agotado todos los recursos que la ley que rige el acto reclamado establece para atacarlo. 46

El principio de definitividad consiste básicamente en el agotam iento de todos los recursos y procesos ordinarios, previo a acudir a la acción constitucional de amparo; teniendo como objeto que la causa que originó tal controversia pueda ser resuelta o dirimida a través de los medios ordinarios que la ley establece para el efecto, acudiéndose únicamente al amparo sí y solo sí se violan o amenaza la violación de un derecho constitucionalmente reconocido.

  • 2.3.2 Definición legal:

El Decreto número 1-86 de la Asamblea Nacional Constituyente que contiene la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad en su artículo 19, se refiere a la Definitividad de la siguiente forma: “Artículo 19. Conclusión de recursos ordinarios. Para pedir amparo, salvo los casos establecidos en esta ley, deben previamente agotarse los recursos ordinarios, judiciales y administrativos, por cuyo medio se ventilan adecuadamente los asuntos de conformidad con el principio del debido proceso”.

  • 2.3.3 Definición jurisprudencial:

Dice la Honorable Corte de Constitucionalidad, que la Definitividad “es requisito de procedencia del amparo el previo agotamiento de los recursos ordinarios judiciales y administrativos, para que el acto tenga carácter de definitivo y pueda ser examinado por esta vía. Para que el acto reclamado sea definitivo se requiere que los medios de

46 Guzmán Hernández, Martín Ramón. “El Amparo Fallido”. Guatemala. Publicación de la Corte de Constitucionalidad. 2ª. Edición. 2004, P. 33.

39

impugnación hechos valer en su contra hayan sido debidamente resueltos, es decir, que no esté pendiente pronunciamiento alguno…” 47 .

Atendiendo las definiciones proporcionadas anteriormente, desde el punto de vista doctrinal, jurisprudencial y legal, se puede establecer que el principio de definitividad es, en general, una figura jurídica que determina a una parte procesal a agotar los recursos que la Ley prevé, antes de interponer un recurso mayor, para el caso específico, antes de acudir ante la garantía constitucional del Amparo.

Si bien es cierto la definitividad no es el único requisito para la procedencia de la acción constitucional de amparo, también lo es que la definitividad sí constituye uno de los requisitos de procedencia más importante, pues como ha quedado sentado tanto doctrinaria, como jurisprudencial y legalmente, el referido principio representa un requisito procedimental esencial en la interposición del amparo, pues es evidente que de otra forma el amparo de forma automática se constituye en una tercera instancia, que legalmente no procede en Guatemala; y siendo utilizado, atendiendo a dicho irrespeto en la mayoría de casos, únicamente como una medida dilatoria de procesos por parte de los abogados accionantes.

  • 2.4 Naturaleza jurídica:

La naturaleza jurídica de cualquier institución debe entenderse como “la

calificación que corresponde a las relaciones o instituciones jurídicas conforme a los

conceptos utilizados por determinado sistema normativo”

48

.

En este orden de ideas entendemos que la naturaleza jurídica de la definitividad devendría de la naturaleza extraordinaria de la acción constitucional o juicio de amparo, y al ser examinado desde la perspectiva de un principio procesal, su naturaleza será la

  • 47 Sentencia de fecha veinte de junio de mil novecientos noventa y nueve, dentro del expediente 354-99, Gaceta número 53. Corte de Constitucionalidad .

  • 48 Manuel Osorio. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Politicas y Sociales. 1ª Edición Electrónica. Pág.

615.

40

de un requisito esencial para el otorgamiento de esta protección. Por tanto, si en algún caso hipotético, se permitiera la interposición conjunta de un recurso ordinario y a la vez una acción constitucional de amparo, se desnaturalizaría la existencia de esta última acción constitucional y se le consideraría como otro medio de defensa común.

  • 2.5 Importancia de la definitividad: En

el entendido

de

que

la

definitividad es un principio procedimental, es

necesario entender la importancia de los principios, en ese sentido Clemente A. Diaz, citado por el Doctor Erick Alfonso Álvarez Mancilla, indica: “los principios generales del derecho procesal son los presupuestos políticos que determinan la existencia funcional de un ordenamiento procesal cualquiera”.

Existe una concepción que señala que los principios son ideas fundamentales, pilares sobre los cuales debe constituirse la institución de un proceso. Es decir que son cuestiones o conceptos necesarios, sin cuya presencia se debería rechazar la existencia de un proceso.

49

La Definitividad, como un principio superior en el control de la justicia constitucional, presupone un requisito o principio de procedencia, esencial que debe haber sido cumplido con anterioridad a la interposición de la acción constitucional de amparo, puesto que su existencia es un vicio insubsanable que supondría un rechazo de la acción, por tanto, su importancia radica en la condición que representa la definitividad para acceder a la justicia constitucional y como un vicio insubsanable para que la protección prospere.

En este sentido, se establece la condición temporal que abarca la inadmisión del amparo por la interposición prematura de ésta acción (es decir la existencia de recursos ordinarios previos que deban ser conocidos con anterioridad), esta circunstancia

49 Doctor Erick Alfonso Álvarez Mancilla. “Fundamentos Generales del Derecho Procesal”. Guatemala. Organismo Judicial. 1ª Edición. 2010. Pág. 122.

41

supondría el rechazo in limine de esta acción, sin embargo esto no se encuentra contemplado en nuestra legislación, actualmente es un requisito esencial cumplir con el agotamiento de la vía previa (definitividad) para acceder al proceso de amparo.

La acción constitucional de amparo tiene requisitos de admisibilidad de la demanda, como el caso de estudio, que son más estrictos que los procesos ordinarios y, en consecuencia, el juez cuenta con mayores facultades que en el proceso civil en general para verificar el cumplimiento de tales requisitos y para disponer el rechazo liminar. 50

Es importante señalar que la característica extraordinaria del amparo, hace imprescindible que proceda en contra de actos definitivos, que son aquellos en los cuales no existe un medio legal de defensa pendiente de ser accionado y por medio del cual el acto impugnado aún podría ser modificado en cualquier forma.

Con base en lo anterior, podemos afirmar que la definitividad en el proceso constitucional de amparo, constituye un principio fundamental que rige esta acción constitucional y que procede u opera como un control en el proceso constitucional, a efecto de que la naturaleza jurídica de la misma no se vea desvirtuada, convirtiéndose en medio dilatorio de procesos, en virtud de malas prácticas.

De conformidad con los análisis realizados, se puede establecer que los casos de procedencia del principio de definitividad básicamente son:

1) La falta de definitividad por ser el amparo prematuro, esta situación tiene lugar cuando los accionantes no esperan a que se resuelvan las impugnaciones que hayan presentado contra el acto reclamado; sino que de forma simultánea promueven la acción constitucional de amparo; y

50 María Mercedes Serra. “El Amparo Constitucional Perspectivas y Modalidades (Art. 43 de la Constitución Nacional)”. Editorial De Palma. Buenos Aires, Argentina. Año 1,999. Pág. 87.

42

2) La falta de definitividad por un señalamiento erróneo del acto definitivo, dicha situación se da cuando se señala como acto reclamado una resolución que fue revisada por medio de otra; como ejemplo a esta situación encontramos aquellos casos en los cuales se señala como acto reclamado, una resolución que declaró sin lugar la demanda, a pesar que la misma fue apelada y conocida en Segunda Instancia.

  • 2.6 El Principio de definitividad en el proceso administrativo:

Existen diversas definiciones de lo que es y constituye un procedimiento administrativo, sin embargo, aunque dicho de diversas formas y en diferentes palabras dichas definiciones coinciden al referirse al procedimiento administrativo, al respecto

Calderón Morales define al procedimiento administrativo como: “la serie de fases o etapas que comprende un expediente administrativo, que se ejecutan por sí o ante las

autoridades administrativas o los funcionarios o empleados públicos cuya finalidad es la decisión administrativa”.

51

Siendo que el procedimiento administrativo, atendiendo a la definición anterior, tiene por objeto una decisión administrativa, ésta decisión en la mayoría de casos se ve representada en una resolución que no constituye más que una respuesta a una petición por parte del administrado, ya sea que dicha petición se origino como consecuencia de una acto netamente administrativo (por mandato legal) o por voluntad del propio administrado; resolución con la cual el administrado puede estar en desacuerdo y accionar legalmente este desacuerdo; en virtud de ello es importante señalar que el procedimiento administrativo puede dividirse en dos fases, la primera el procedimiento puramente administrativo o como bien es conocido en la práctica fase gubernativa; y la segunda la fase o procedimiento administrativo judicial.

51 Amenós Álamo, Dr. Joan y Hugo Haroldo Calderón Morales, “Manual de Derecho Administrativo. Tema 12 El Procedimiento Administrativo”, Op. Cit., Página 213.

43

El principio de definitividad dentro de la administración pública se ve reflejado en ambas fases y siendo dicho principio el objeto de análisis del presente trabajo de tesis, es importante tener claro que el mismo, previo a acudir a una acción de amparo debe ser agotado en éstas dos fases, siempre que así sea procedente, es por ello que dentro del presente apartado se analizará brevemente el principio de definitividad en la fase administrativa y judicial del procedimiento administrativo.

2.6.1 El principio de definitividad dentro de la fase administrativa o gubernativa del procedimiento administrativo:

El procedimiento administrativo en su primera fase o fase gubernativa, se inicia ya sea de oficio o a instancia de parte; es decir que la fase administrativa dentro de un procedimiento administrativo puede originarse por iniciativa del a Administración, a petición de parte (administrado) o bien mediante denuncia. La iniciativa de la Administración y/ o la denuncia se originan, generalmente por un mandato legal, es decir de una disposición contenida en ley que impone la obligación de iniciar el procedimiento administrativo, siempre que concurran determinadas circunstancias; ahora bien a petición de parte se origina el procedimiento administrativo, cuando el administrado gestiona ante la administración pública determinada solicitud.

Iniciado el procedimiento administrativo, por cualquiera de las circunstancias antes señaladas, debe emitirse un decreto de trámite, acto mediante el cual se informa al administrado o parte que inició el procedimiento que su pretensión ha sido admitida y que seguirá el trámite correspondiente. Al haberse notificado al interesado acerca del inicio del procedimiento administrativo, se suman una serie de etapas conocidas como diligencias, mediante éstas diligencias se pretende recabar información y pruebas acerca de la pretensión que inició el procedimiento administrativo y así poder emitir una resolución definitiva apegada a derecho. Es importante señalar que la administración pública puede realizar cuantas diligencias considere necesarias dentro de un procedimiento administrativo y como consecuencia de éstas diligencias muchas veces se emiten resoluciones de trámite, las cuales no conceden definitividad al procedimiento

44

administrativo, circunstancia que en la práctica no es observada y se interrumpe innecesariamente el trámite del procedimiento administrativo planteando impugnaciones improcedentes en la mayoría de casos. 52

Todo procedimiento administrativo culmina en definitiva con una decisión administrativa –resolución-, la cual puede ser favorable al administrativo o no. Si dicha resolución es desfavorable al administrado éste puede accionar legalmente, al efecto la

Ley de lo Contencioso Administrativa indica en su artículo 17 que “los recursos administrativos de revocatoria y reposición serán los únicos medios de impugnación ordinarios en toda la administración pública centralizada y descentralizada o autónoma. Se exceptúan aquellos casos en que la impugnación de una resolución deba conocerla un Tribunal de Trabajo y Previsión Social”.; así mismo ese mismo cuerpo legal en su artículo 17 bis, señala otra excepción a los principios de revocatoria y reposición en la administración pública, indicando al respecto que “se exceptúa en materia laboral y en materia tributaria la aplicación de los procedimientos regulados en la presente ley, para la substanciación de los Recursos de Reposición y Revocatoria, debiéndose aplicar los procedimientos establecidos por el Código de Trabajo y por el Código Tributario, respectivamente”.

El recurso, es el medio para formular objeciones a la decisión administrativa con forma de resolución administrativa, por algún motivo de forma o de fondo que el interesado solicita que se corrija o se elimine en algún sentido.

53

Teniendo claro que es un recurso y cuáles son los recursos que pueden utilizarse en la administración pública, es importante señalar en qué casos procede el recurso de revocatoria y en qué casos procede el recurso de reposición, al respecto la misma Ley de lo Contencioso Administrativo, indica claramente que el recurso de revocatoria procede en contra de resoluciones dictadas por autoridad administrativa que tenga

  • 52 Amenós Álamo, Dr. Joan y Hugo Haroldo Calderón Morales, “Manual de Derecho Administrativo. Tema 12 El Procedimiento Administrativo”, Op. Cit., Páginas 220 y 221.
    53

Castillo González, Jorge Mario, “Derecho Procesal Administrativo Guatemalteco”, Tomo II. Teoría Procesal. Talleres Gráficos de Guatemala, 17 Edición Actualizada. Guatemala. 2006. Página 707.

45

superior jerárquico dentro del mismo ministerio o entidad descentralizada o autónoma; mientras que el recurso de reposición va a proceder en contra de resoluciones dictadas propiamente por los ministerios o autoridades administrativas superiores individuales o colegiadas de las entidades descentralizadas o autónomas.

Existe una serie de presupuestos necesarios para la procedencia de los recursos administrativos, dichos presupuestos son:

  • 1. La existencia de una resolución administrativa impugnable. Al respecto nuestra legislación, establece que únicamente son impugnables las resoluciones definitivas, es decir aquel acto mediante el cual se pone fin a una etapa y con la cual culmina un procedimiento.

  • 2. Afectación de derechos o intereses del administrado e interposición por persona interesada o su representante. Los recursos administrativos solo podrán ser planteados por aquellos que aleguen un derecho o interés legítimo, es decir que la resolución que se pretende impugnar afecto directamente un derecho legalmente reconocido a ésta persona y por ello le corresponde la legitimidad para plantear dicho recurso, o en su defecto puede ser planteado por otra personas en su nombre, siempre y cuando le represente legalmente.

  • 3. Plazo de interposición del recurso. La Ley de lo Contencioso Administrativo, señala el plazo dentro del cual deben interponerse los recursos administrativos, indicando en que tanto el recurso de revocatoria como el de reposición deberán ser interpuestos dentro de los cinco días siguientes al de la notificación por medio del cual se hizo de su conocimiento la resolución que afecta sus derechos. Dicho plazo no es el mismo que rige para materia laboral o tributaria, pues como se indicó en un inició la Ley de lo Contencioso Administrativo excluye ésta materias del procedimiento y por consecuente, plazos establecidos en dicha ley, debiendo regirse por las leyes específicas de cada materia.

46

4. Emisión de una nueva resolución administrativa. La autoridad administrativa, previo al examen de la juridicidad de la resolución impugnada, queda obligada a emitir una resolución dentro del plazo que establece la ley, revocando, confirmando o modificando la misma. 54

Con

éste último

paso,

la

emisión de

una nueva resolución, culmina

la

fase

administrativa o gubernativa del procedimiento administrativo y sí la resolución aún fuera desfavorable al administrado, éste puede acudir a la siguiente fase del procedimiento administrativo, fase judicial.

Como puede observarse el principio de definitividad en la fase administrativa del procedimiento administrativo se cumple con el agotamiento de los recursos administrativos que la ley señala para el efecto y no es sino hasta que la administración pública emite una resolución definitiva –final-, por medio de la cual se revoca, confirma o modifica la resolución que fue objeto de impugnación a través del recurso administrativo, que ésta etapa culmina y en consecuencia causa definitividad.

  • 2.6.2 El principio de definitividad dentro de la fase judicial del procedimiento

administrativo:

Como se indicó con anterioridad, la resolución que se pronuncia respecto al recurso administrativo planteado da por finalizado en definitiva la etapa administrativa del procedimiento administrativo, sin embargo cabe la posibilidad que dicha resolución aún afecte los derechos del administrado y en éste caso el administrado puede acudir a la siguiente etapa del procedimiento administrativo, es decir, la fase judicial.

Dentro de la fase judicial del procedimiento administrativo, podemos hablar básicamente de un procedimiento judicial que debe ser agotado, como parte del

54 Amenós Álamo, Dr. Joan y Hugo Haroldo Calderón Morales, “Manual de Derecho Administrativo. Tema 12 El Procedimiento Administrativo”, Op. Cit., Páginas 228 y 229.

47

principio de definitividad previo a acudir a la acción constitucional de amparo; dicho procedimiento judicial es el denominado proceso contencioso-administrativo. 55

El contencioso es un medio de impugnación judicial, es decir que no debe confundirse con el recurso administrativo, éste último se ventila directamente ante la administración pública, mientras que el contencioso-administrativo, se ventila ante tribunales de jurisdicción privativa. El proceso contencioso-administrativo sirve como controlador de la actividad administrativa, es decir que tiene por objeto el servir como una instancia fiscalizadora del actuar de la administración pública, para que ésta no actúe contrario a derecho y afecte a los administrados tomando decisiones arbitrarias. 56

De conformidad con lo establecido en la Ley de lo Contencioso Administrativo, para que dicho proceso pueda iniciarse, es necesario que la resolución que lo origina no haya podido remediarse por medio de los recursos administrativos.

El proceso contencioso-administrativo, por regla general, se inicia si previo a acudir a éste, se agotaron las diligencias correspondientes: peticiones y recursos administrativos, que deben estar completamente resueltos y firmes al acudir al contencioso administrativo; previo a demandar en lo contencioso, debe haberse finalizados la vía gubernativa, es decir que ésta vía debió haberse culminado, lo cual obedece al principio de definitividad que se estudia y analiza en el presente trabajo de tesis, antes de plantear una demanda contencioso administrativa.

La finalidad que persigue la jurisdicción contencioso administrativo es lograr un equilibrio entre la efectividad de la acción administrativa y la debida protección a los particulares en contra de las arbitrariedades que la administración pública, a través de los actos administrativos, pudiere cometer.

57

55

Castillo González, Jorge Mario, “Derecho Procesal Administrativo Guatemalteco”. Op. Cit. Página

749.

56

Castillo González, Jorge Mario, “Derecho Procesal Administrativo Guatemalteco”. Op. Cit. Página

750.

57

Loc. Cit. Página 757-758.

48

La Ley de lo Contencioso Administrativo, establece en su artículo 19 claramente en que casos procede el Contencioso Administrativo, indicando básicamente que el mismo procederá cuando se den contiendas por actos y resoluciones de la administración; y en aquellos casos que se den controversias derivadas de contratos y concesiones administrativas; por silencia administrativo y por actos o resoluciones que hayan sido declarados lesivos para los intereses del Estado. 58

La Ley de lo Contencioso Administrativo, establece un plazo para poder acudir al Contencioso-Administrativo, indicando que el mismo será de tres meses, que se contarán a partir de la última notificación de la resolución que concluyo el procedimiento administrativo, del vencimiento del plazo en que la Administración debió resolver (silencio administrativo) o bien de la fecha de la publicación del acuerdo gubernativo que declaró lesivo un acto a los intereses del Estado, si fuera el caso.

Todo procedimiento contencioso administrativo se inicia, atendiendo a las circunstancias anteriores, a través de una demanda, la cual es calificada por el Tribunal de lo Contencioso Administrativo; si dicha demanda es procedente se inicia el proceso contencioso administrativo y realiza el procedimiento establecido en la Ley de lo Contencioso Administrativo, el cual culmina con una resolución que puede ser objeto de cualquiera de los recursos que el Código Procesal Civil y Mercantil establece, incluyendo la casación y exceptuando la apelación, tal y como lo establece el artículo 27 de la Ley de lo Contencioso Administrativo.

La Definitividad para poder acudir a la acción constitucional de amparo en éste caso, se da hasta que los recursos establecidos en el párrafo que antecede son resueltos en definitiva, es decir que ya no existe ningún otro recurso, previo a la acción constitucional de amparo, que hacer valer.

58 Macías Castaño, José María y Rolando Escobar Menaldo, “Manual de Derecho Administrativo. Tema 17. El Proceso Contencioso- Administrativo”, Op. Cit., Página 286.

49

En éste caso, es importante señalar que si bien ya se dio la definitividad dentro del proceso contencioso administrativo, dictándose una resolución firme (contra la cual ya no cabe recurso alguno), y ésta resolución es violatorio a un derecho o amenaza al mismo, el administrado puede acudir a la acción constitucional de Amparo, siendo ésta la definitividad que exige la referida acción constitucional, no constituyendo en ningún caso la referida acción, una tercera instancia, es decir, que ésta en ningún caso va a entrar a revisar lo actuado tanto en la vía gubernativa como en la vía judicial, si no que se va a pronunciar única y exclusivamente respecto a si existe o no una violación a un derecho constitucionalmente reconocido y que deba ser protegido o restituido a través de la misma.

  • 2.7 De Definitividad Procesal:

Al referirnos a este presupuesto, nos dice el Licenciado Carlos Alberto Godoy Florian, citado por Manuel De Jesús Mejicanos Jiménez en su trabajo de Tesis de

Graduación: “supone el agotamiento o ejercicio previo y necesario de todos los recursos que la ley que rige el acto reclamado establece para atacarlo, bien sea modificándolo, revocándolo o confirmándolo, de tal suerte que existiendo dicho medio ordinario de impugnación, sin que se interponga el agraviado, el amparo es improcedente.”

59

“La adecuada y eficaz utilización de la garantía del amparo y, por ende, el otorgamiento de la protección constitucional que por su medio se invoca, se encuentra sujeta al cumplimiento de determinados presupuestos o requisitos de carácter procesal que definen su viabilidad. La inobservancia de éstos, enerva la posibilidad de que la esencia o el fondo del asunto sea objeto de estudio, consideración y pronunciamiento por parte del tribunal de amparo.”. 60

59 Mejicanos Jiménez, Manuel De Jesús, “El efectivo cumplimiento del objeto del Amparo en Guatemala”. Guatemala, 1995. Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales. Abogado y Notario. Universidad De San Carlos de Guatemala, Página. 20. 60 www.cc.gob.gt, Sentencia de la Corte de Constitucionalidad del 19 de Febrero de 2008. Exp. 2938- 2007. Gaceta No. 87.

50

Al respecto, la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, en

su artículo 19 establece: “Para pedir amparo, salvo casos establecidos en esta ley, deben previamente agotarse los recursos ordinarios, judiciales y administrativos, por cuyo medio se ventilan adecuadamente los asuntos de conformidad con el principio del debido proceso.”

En consecuencia la definitividad, como presupuesto procesal, va íntimamente ligado con el proceso de amparo en materia judicial y administrativa; ámbitos en los cuales, se encuentra establecido en las leyes de la materia un debido proceso, por medio del cual pueda impugnarse el acto que causa agravio, sin recurrir a la justicia constitucional, en virtud de que dada la naturaleza extraordinaria del amparo, el mismo no puede sustituir la tutela judicial o administrativa ordinaria, sin desnaturalizar la función para el cual fue instituido, una garantía constitucional que tiende a la protección de la no violación de los derechos constitucionales.

En virtud de lo anterior, debe tenerse en cuenta dos requisitos de carácter procesal, los cuales son necesarios para cumplir con este presupuesto, consistiendo dichos requisitos en:

2.7.1

La existencia de un recurso ordinario

por medio del cual pueda atacarse

la

resolución impugnada y su posterior agotamiento, subsistiendo aun un acto, disposición, resolución o ley de autoridad que cause agravio constitucional:

Al respecto la Corte de Constitucionalidad en reiterados fallos ha sostenido la necesidad de que siempre que existan recursos ordinarios por los cuales se pueda resolver la situación que cause un agravio constitucional, deberán agotarse éstos, previos a acudir al Amparo.

Dicha situación se encuentra prevista en la misma Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, situación que en reiteradas ocasiones se ha manifestado a lo largo del presente trabajo de investigación.

51

La Corte de Constitucionalidad, en ese sentido, mediante sentencia de fecha 20 de junio de mil novecientos noventa y nueve, en el expediente 354-99, Gaceta número 53, establece:

“Es requisito de procedencia del amparo el previo agotamiento de los recursos ordinarios judiciales y administrativos, para que el acto tenga carácter de definitivo y pueda ser examinado por esta vía. Para que el acto reclamado sea definitivo se requiere que los medios de impugnación hechos valer en su contra hayan sido debidamente resueltos, es decir, que no esté pendiente pronunciamiento alguno.”

El

autor

Ignacio

Burgoa,

ha

señalado que: “…en virtud del carácter

extraordinario que informa al Amparo, el principio de definitividad supone que previo a que la persona presuntamente agraviada por la actividad autoritaria acuda en solicitud de pr otección constitucional debe de haber agotado todos los recursos que la ley que rige el acto reclamado establece para atacarlo…” (Citado en la obra El Amparo Fallido del Licenciado Martín Ramón Guzmán Hernández).

En el presente caso el amparista plantea en amparo conflictos que han surgido con la Junta Directiva Impugnada; sin embargo, dichos conflictos, previo a acudir al amparo, deben de solucionarse por las vías que por mandato legal deben agotarse y de esta forma poder plantear ante la Jurisdicción penal o civil, las denuncias o demandas que fueren pertinentes; y únicamente después de haberse agotado dichas vías y sí la violación a los derechos continuaran, podrá acudirse al amparo; por lo que, no habiendo agotado previamente las vías de solución previstas en la ley, no se cumplió con el principio de definitividad, cuyo agotamiento es indispensable para poder promover y acudir al amparo, en virtud de lo cual se denota que la acción intentada deviene improcedente.

61

61 www.cc.gob.gt, Sentencia de la Corte de Constitucionalidad del 8 de Agosto de 2008. Exp. 1577-2008. Gaceta No. 89.

52

2.7.2

Idoneidad de los recursos planteados que deben agotarse para cumplir con el

principio de definitividad procesal al momento de plantear una acción de Amparo:

Con el objeto de cumplir con la definitividad en la acción constitucional de amparo, muchos abogados o simplemente vecinos –para el caso específico de la Municipalidad de Guatemala-, ya sea por desconocimiento o por mala fe, intentan contra la resolución o acto que creen les perjudica, recursos o acciones que no son legalmente procedentes, pues no constituyen la acción, recurso o medio idóneo de conformidad con la ley para impugnar dicho acto o resolución.

Dicha situación se ha evidenciado ante la misma la Corte de Constitucionalidad, la cual ha analizado y sentado sentencias al respecto, dentro de las cuales encontramos los siguientes casos:

“Contra esta disposición –que da trámite a la excepción de incompetencia- la postulante interpuso dos recursos, uno el de la nulidad y otro el de revocatoria, siendo el idóneo el de nulidad, porque tal punto contiene una decisión que no es de puro trámite…”; Esta Corte estima que el amparo intentado deviene notoriamente improcedente porque la resolución que el formulante denuncia como violatoria de sus derechos, no cumple con el principio de definitividad legalmente necesario para que proceda al amparo, pues contra el mismo, no hizo uso del recurso de nulidad de conformidad con la ley…”

En el primer caso estamos ante la correcta interposición de un recurso idóneo el que se cumple, el agotamiento de la vía procesal correspondiente y aun así subsiste el agravio, cumpliéndose en este caso con el presupuesto de definitividad procesal que se analiza; en tanto que, en el segundo caso estamos ante la falta de definitividad procesal por no haberse interpuesto el recurso idóneo de conformidad con la ley.

Existen casos en

los cuales

la

legislación

no

establece procedimientos o

recursos previos que hacer valer, en virtud de lo cual no se puede pretender una falta

53

de definitividad, pues el procedimiento en sí, por la forma en que se desarrolla y por estar establecido así en ley, permite al accionante acudir directamente al Amparo, pues tal y como se ha indicado al no existir recursos o acciones que hacer valer, se da por finalizada esa etapa del procedimiento y en consecuencia por definitivo o firme el acto o resolución que se considera vulnera derechos constitucionales.

  • 2.8 Excepciones al principio de definitividad:

Anteriormente hemos analizado la importancia que tiene el principio de definitividad como un principio de procedencia para la acción constitucional de amparo; sin embargo hay que suponer que existen casos, como el ya mencionado, en los cuales la definitividad del acto no requiere precisamente la interposición de un recurso, acción o impugnación previa a acudir a la acción constitucional de amparo.

Es importante señalar que si bien la definitividad es un principio procesal, éste no es de carácter total, ya que existen materias o situaciones en los cuales no hay necesidad de agotar previamente los recursos ordinarios contemplados en la ley, es decir tiene excepciones que hacen que en algún momento no sea necesaria la observancia de este principio; encontrándose muchas de ellas, establecidas por la misma ley.

Como se ha visto, el juicio de amparo tiene una naturaleza extraordinaria y, por tanto, sólo procede respecto de actos definitivos, lo que significa que en contra de dichos actos no existe ningún recurso o medio de defensa legal por virtud del cual pueda ser modificado o reformado; sin embargo ha quedado establecido que a este presupuesto pueden haber excepciones, teniendo dentro de las principales excepciones al principio de definitividad las siguientes:

2.8.1

La

establecida

en

el

Decreto

número

1-86

de la Asamblea Nacional

Constituyente que contiene la Ley de Amparo, Exhibición Personal y De Constitucionalidad en su artículo 28 literal “c”, que complementa al artículo 19

54

del mismo cuerpo legal, y establece que: “Cuando la autoridad o entidad contra la que se interponga el amparo esté procediendo con notoria ilegalidad o falta de jurisdicción o competencia…”.

En este caso no existe la necesidad de cumplir con el principio de la definitividad puesto que no hay recursos previos que impugnar; la violación a los derechos constitucionales radica en el actuar ilegal de determinada entidad o autoridad, ya sea a falta de una competencia legalmente establecida o una falta de jurisdicción de igual forma definida.

  • 2.8.2 Cuando el recurrente no ha sido legalmente emplazado en un determinado procedimiento.

En estas circunstancias, el amparista no tiene la obligación de interponer los recursos pertinentes, toda vez que el derecho violado y reclamado a través de la acción constitucional de amparo, radica precisamente por no haber sido citado, oído y vencido en proceso legal ante Juez o Tribunal competente, en otras palabras se le está violando su derecho de defensa.

  • 2.8.3 Cuando se proceda con notoria ilegalidad o abuso de poder, o se afecten derechos de quien no fuere parte en el mismo asunto.

En el caso previsto anteriormente, la misma ley indica que no puede interponerse acción de amparo en los asuntos de orden judicial y administrativo que tuvieren establecidos en la ley, procedimientos o recursos por cuyo medio puedan ventilarse adecuadamente, de conformidad con el principio jurídico del debido proceso; sin embargo, atendiendo al caso concreto, no siempre existe un procedimiento o recurso previo al cual acudir.

55

  • 2.8.4 Cuando, en materia administrativa, no es posible agotar la vía administrativa, teniendo lugar en el caso del silencio administrativo, tanto en la simple petición como en la interposición de un recurso administrativo.

En estos casos, simple y sencillamente no existe resolución que impugnar en la vía administrativa, en virtud de lo cual, el presente caso, se encuentra dentro de las excepciones que establece el artículo 19 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, para el principio de definitividad y cuyo efecto directo, en este caso, será el de fijar un término de tiempo a la autoridad para que resuelva.

  • 2.8.5 En materia civil y laboral, contra actos que afecten a personas extrañas al juicio, y el quejoso reclame en el amparo la falta de emplazamiento y todas las consecuencias que surjan del mismo.

En este caso concreto no es necesario agotar el principio de definitividad, puesto que precisamente el hecho de que el quejoso manifieste que no ha sido oído en juicio, hace patente que no estaba en la posibilidad de intentar los recursos ordinarios contra el fallo dictado en su contra, a partir de lo anterior, la excepción existe para que el agraviado no quede en estado de indefensión y en virtud de ello no se le viole el derecho del debido proceso; buscándose con la acción de amparo que el quejoso sea involucrado directamente el proceso y pueda defenderse legalmente dentro del mismo.

2.9

Doctrina

legal

de

la

Corte de Constitucionalidad con relación a la

inobservancia de la definitividad en los amparos en materia administrativa:

La Corte de Constitucionalidad ha sentado diversas posturas a través de sus fallos, en lo que respecta al principio de definitividad dentro de la tramitación de la Acción Constitucional de Amparo, siendo de suma importancia para el presente trabajo de investigación sentar algunos de esos fallos.

56

Dentro de los casos en que la Corte de Constitucionalidad ha emitido fallos, respecto a la inobservancia delo principio de definitividad en materia administrativa, analizaremos, como criterios interesantes al respecto, los siguientes:

  • 2.9.1 Expediente 3426-2008, Corte de Constitucionalidad, Guatemala, doce de febrero de dos mil nueve: 62

En el presente caso la entidad amparista acudió a la acción constitucional de amparo, por considerar violado su derecho de defensa, toda vez que fueron retiradas vallas de su propiedad, sin que se le haya citado previamente en el proceso dentro del cual se ordeno su retiro. Al respecto, la Honorable Corte de Constitucionalidad, al analizar el fallo emitido en primer grado y los argumentos vertidos por la entidad amparista, opino que no puede obligarse a la entidad amparista a agotar o cumplir con la definitividad, cuando el acto que origina la acción de amparo radica precisamente en que fueron retiradas unas vallas de su propiedad, sin que la referida entidad haya sido citada dentro del proceso, es decir, sin que se le haya corrido audiencia previa al retiro, enterándose de la orden de retiro, hasta el mismo momento en que los elementos fueron retirados; sin embargo también manifiesta la Corte de Constitucionalidad que no puede declararse la procedencia del amparo, cuando si bien existe un derecho violado la autoridad a la cual se le pretende atribuir dicha violación, no tiene legitimidad pasiva dentro de la acción de amparo, toda vez que no fue ella, quien retiro los elementos en cuestión; ello en cuanto a uno de esos elementos; y en cuanto al segundo elemento la defensa de la autoridad reclamada fue que la valla retirada carecía de identificación, la autoridad reclamada argumentó que en varias ocasiones se había tratado de contactar vía telefónica a la empresa responsable de la valla, lo cual prácticamente fue imposible, pues la valla no contaba con la identificación debida; y el retiro de la misma era de carácter urgente. Al respecto la Corte de Constitucionalidad opinó que la autoridad reclamada, no agotó el derecho de defensa al verse imposibilitada, dado que no podía determinar la propiedad de la valla en mérito, situación que no es imputable a la autoridad reclamada, si no al propietario de la valla, y siendo que el retiro de la valla

62 Ver Anexo 7

57

atendió al bien común, la Corte de constitucionalidad coincidió y ratificó el fallo emitido en primer grado, tanto en este como en el argumento vertido al inicio del presente párrafo.

Dentro de los principios o garantías que garantiza la Constitución Política de la República, destaca el Derecho de Defensa en virtud del cual ninguna persona podrá ser condenada ni sancionada, sino mediante la sustanciación de un proceso previamente establecido por la Ley, atendiendo las formalidades y procedimientos que en ella de conciben, es así como en materia administrativa, los órganos estatales previamente a la imposición de cualquier sanción, han de cumplir a cabalidad con los procesos que le impone el ordenamiento jurídico vigente.

En ese contexto, el otorgamiento de audiencia previa deviene obligatorio como requisito para sustanciar un proceso administrativo cuando el Estado a través de sus entes, ejerce su potestad sancionatoria, lo anterior para brindar la oportunidad al administrado de ejercer su Derecho de Defensa.

Los procesos sancionatorios previstos en la legislación guatemalteca, en atención a lo prescrito en la Carta Magna, conllevan implícito el Derecho de Defensa, mismo que tiene como finalidad garantizar que los administrados puedan resistirse, exponiendo sus argumentos de hecho y de derecho que a su criterio son propicios a los derechos o intereses que pretenden le sean reconocidos o satisfechos, por el acto final del ente administrativo, de tal cuenta que en materia de Derecho Administrativo el diligenciamiento del procedimiento administrativo debiera constituirse como la suma garantía del ejercicio del derecho a la defensa de los ciudadanos.

Tal y como ya se apuntó con anterioridad, cuando el órgano administrativo obvia el otorgamiento de la audiencia previa, deviene inconsecuente obligar al administrado al agotamiento de los procedimientos ordinarios de impugnación, por cuanto es precisamente esa omisión de audiencia, la conducta susceptible de reprochar al ente administrativo.

58

Lo anterior, atesora sentido por cuanto al producirse los efectos de la decisión adoptada por el Estado a través de sus instituciones, sin haberse otorgado la oportunidad de ejercer el Derecho de Defensa, se vulneran garantías constitucionales que ya no versan en si sobre la conducta que probablemente se le esté reprochando al administrado, sino que se revierte dicho reproche hacia el ente que incurrió en la omisión comentada.

En virtud de lo anotado, se neutraliza la obligatoriedad de agotar los procedimientos de impugnación de carácter ordinario, puesto que, los efectos –negativos, positivos o neutros- que enerva la decisión adoptada, ya se concretaron, entonces carece de sentido sustanciar dichos procedimientos, por cuanto instar los mismos conllevaría el decurso de tiempo que podría ocasionar consecuencias irremediables, aún cuando el administrado después del agotamiento de los medios de impugnación obtenga un pronunciamiento a su favor, de ahí que la doctrina sentada por la Corte de Constitucionalidad, en ese sentido, resulta totalmente apropiada.

  • 2.9.2 Expediente 3817-2008. Corte de Constitucionalidad: Guatemala, cinco de febrero de dos mil nueve: 63

En el caso de análisis el fallo en primer grado consideró que no era procedente la acción constitucional de amparo toda vez que no se había cumplido con el principio de definitividad, pues el amparista no hizo uso del recurso de revocatoria en la etapa administrativa; sin embargo la Corte de Constitucionalidad al realizar la revisión correspondiente determinó que el recurso de revocatoria sí había sido interpuesto, pero el mismo fue rechazado por haberse planteado de forma extemporánea. En tal sentido, la Corte de Constitucionalidad establece que dicho rechazo reviste el carácter definitivo del acto administrativo; y que el mismo pudo haber constituido un acto susceptible de la acción constitucional de amparo; sin embargo la acción se intento en contra de un acto distinto, estableciendo la Corte de Constitucionalidad que no es posible un pronunciamiento sobre el fondo por haber concurrido error al señalar el acto agraviante.

63 Ver Anexo 8.

59

En virtud de lo anterior la Corte de Constitucionalidad considero que el amparo devenía improcedente, coincidiendo con el fallo en primer grado.

El presupuesto de la Definitividad previsto en el Artículo 19 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, obliga a la conclusión de recursos ordinarios, para pedir amparo, salvo casos establecidos en dicha ley, deben previamente agotarse los recursos ordinarios, judiciales y administrativos, por cuyo medio se ventilan adecuadamente los asuntos de conformidad con el principio del debido proceso.

Es

así

como se garantiza que atendiendo a la naturaleza subsidiaria y

extraordinaria que atañe a la figura del amparo, no se exhorte la justicia constitucional

en sustitución de los mecanismos ordinarios de impugnación o defensa.

Sin embargo y aunado a lo anterior, debe existir congruencia lógica en la utilización de los medios de impugnación, resaltando que dichos dispositivos deben encaminarse e intentarse, en contra de actos o resoluciones que ostenten carácter de definitivos y que efectivamente impliquen la violación de derechos o garantías personales.

El criterio comentado obedece a que si bien es cierto, en materia constitucional, los Tribunales que conocen Acciones de Amparo, tienen facultad para analizar e interpretar de forma extensiva, los planteamientos que se sometan a su consideración, dicha facultad no conlleva el conjeturar o suponer cual es el acto o resolución que implica un agravio para el accionante, adviértase entonces que ningún Tribunal de Amparo podrá determinar dicho aspecto, de ahí que si existe una nominación errona del acto o resolución impugnado, constituye un impedimento formal para el Tribunal de Amparo para entrar a conocer el que realmente conlleva la violación de derecho, caso contrario se infringiría el carácter ecuánime, independiente y justo que distingue a los órganos jurisdiccionales.

60

La misma circunstancia impera cuando existe equivocación en la nominación de la autoridad recurrida.

Como acotación, el Principio de Definitividad en amplio sentido va más allá del simple diligenciamiento de los medios ordinarios de impugnación, administrativos y judiciales, sino que de igual forma exhorta que dichos actos se realicen de la forma apropiada y atendiendo los pa rámetros que prescribe la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucional.

2.9.3 Expediente 865-2009. Corte de Constitucionalidad: Guatemala, dieciséis de octubre de dos mil nueve: 64

En

el caso

de análisis, el administrado tras

haberse dictado, por parte de la

administración pública, la resolución que le causa agravio, no siguió, ni agoto la vía

administrativa, pues tal y como lo establece la misma sentencia de la Corte de Constitucionalidad, previo al amparo, el administrado debió acudir al Contencioso Administrativo, situación que no se dio y que claramente encaja en la falta de definitividad establecida por la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, como requisitos indispensable para accionar el medio de defensa extraordinario que constituye el amparo.

En virtud de lo antes expuesto la Corte de Constitucionalidad y el Tribunal que en primera instancia conocieron del Amparo en mérito, confirmaron el precepto legal, estableciendo que al no haberse hecho uso del procedimiento que la ley establece para impugnar la resolución que causo el agravió que se denuncia, no se cumplió con el principio de definitividad al cual se encuentra sujeto el amparo para su procedencia, pues en el caso de análisis existe un procedimiento ordinario previo, que no fue agotado, manifestando un total irrespeto hacia el mandato legal y una total intención de utilizar el amparo como un medio para entorpecer procedimientos y no como un medio extraordinario de defensa ante la amenaza o violación de un derecho constitucional, tal

64 Ver Anexo 9

61

y como lo establece nuestra carta magna.

2.9.4

Expediente 328-2008. Corte de Constitucionalidad: Guatemala, veintitrés de mayo de dos mil ocho: 65

En el presente caso, se analiza una acción constitucional de amparo intentada en contra del rechazo liminar de un recurso de revocatoria, rechazo que a consideración de la Honorable Corte de Constitucional no genera agravio alguno que pueda ser reparado por medio del amparo, pues el mismo se dio toda vez que el referido recurso se intentó interponer en contra de un acto que no era definitivo, pues la resolución que se pretendía impugnar no se encontraba aun firme.

En virtud de lo anterior es consideración de la Corte de Constitucionalidad que la autoridad impugnada actuó de conformidad con la ley y en consecuencia no causó agravio que pueda ser reparado por la vía constitucional del amparo, deviniendo improcedente dicha acción y coincidiendo o confirmando de esta forma la sentencia emitida en primer grado.

Para viabilizar la tramitación de una acción constitucional de amparo, han de concurrir ciertos presupuestos de procedibilidad que permiten presumir la necesidad de ventilar la conducta reprochada a la autoridad recurrida mediante la invocación de la Justicia Constitucional. Uno de esos presupuesto lo conforma el Principio de Definitividad que es un principio procesal que se concibe como una obligación para el accionante para que previo a acudir a motivar su acción en la vía del amparo, debe agotar los recursos y procedimientos regulados, de carácter ordinario, administrativos y judiciales, que permitan en forma efectiva, disputar, modificar o invalidar el acto de autoridad presuntamente lesivo, que se denuncia en el amparo.

El

principio

relacionado

determina

la

consecución

de

todos

los

actos

y

procedimientos previstos en el ordenamiento jurídico, para finalizar en una actuación

65 Ver Anexo 10

62

proferida por autoridad competente, cuyos efectos pueden enervar violaciones a derechos o garantías, resultando aquí la necesidad de utilizar los mecanismos de protección que otorga el citado ordenamiento jurídico para posibilitar que a través de procedimientos ordinarios, la actuación que soslaya derechos y obligaciones, sea invalidada, y de resultar que aún cuando ya se ha dirimido a través de los procedimientos aludidos, la inconformidad del afectado y la existencia cierta y verdadera de violaciones a derechos y garantías, cuando se posibilita acudir a la vía del Amparo, ante lo cual no es posible instar dicha vía contra actos o resoluciones que no han sido sometidos al rigor de los procedimientos ordinarios que pueden conseguir su revocación.

Es decir, que el principio de definitividad implica la utilización de los medios de impugnación de carácter ordinario y extraordinario, administrativos y judiciales, con la condición que los mismos han de dirigirse en contra de los actos o resoluciones administrativos que además de implicar violación de derechos, que sean definitivos, entendiéndose éstos como aquellos que por su naturaleza no son susceptibles de impugnarse mediante otro mecanismo legal.

Se estima que el Legislador Constituyente impuso la formalidad comentada con el afán de que los distintos procesos –para el caso que nos ocupa “administrativos”- no se transfiguraran en ciclos interminables mediante la impugnación sistemática de cualquier acto o resolución em anada de autoridad, haciendo inefectiva la sustanciación de los procesos.

63

CAPÍTULO 3 ANÁLISIS DE CASOS. EL PRINCIPIO DE DEFINITIVIDAD EN LOS PROCESOS DEL JUZGADO DE ASUNTOS MUNICIPALES DE LA MUNICIPALIDAD DE GUATEMALA

CASO No. 1: 66

El primer caso a analizar en el presente apartado se trata del expediente de la sentencia de la Corte de Constitucionalidad de fecha catorce de septiembre de mil novecientos noventa y nueve, emitida dentro del expediente número 448-99, siendo la autoridad impugnada el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala.

El acto reclamado dentro de la presente acción constitucional de amparo es la resolución emitida por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala el veintinueve de julio de mil novecientos noventa y ocho, mediante la cual se ordenó la demolición de dos paredes construidas en el inmueble propiedad de la postulante; quien reclama como derechos violados el Derecho de defensa, al Debido Proceso y de Propiedad Privada.

Es de suma importancia mencionar que en el presente caso la accionante no hizo uso de recurso administrativo ordinario alguno en contra de la resolución objeto de la presente acción de amparo; así mismo el amparo provisional no le fue otorgado en primera instancia.

Durante la tramitación de expedientes administrativos, muchas veces resulta que los entes administrativos no advierten que algunas de sus decisiones finales trastocan derechos o garantías de personas individuales o jurídicas, que no han sido parte dentro del proceso administrativo respectivo, mismas que hasta el momento de la ejecución

66 Ver Anexo 11

65

que conlleva la resolución final aludida, se enteran de la tramitación de un proceso administrativo que les afecta.

En el caso del Juzgado de Asuntos Municipales, se estima que el Juez de Asuntos Municipales debe agotar cuanta diligencia resulte necesaria para determinar si dentro de la tramitación de los distintos procesos que se ventilan en dicha judicatura administrativa, no existen otras personas que puedan resultar interesadas en el asunto sometido a su consideración.

El interés descrito en el apartado anterior, se enfoca desde la perspectiva que la resolución final proferida por el Juez de Asuntos Municipales obviamente enervará efectos positivos –beneficiosos ó negativos –perjudiciales- para algunas personas, de ahí que ante dicha posibilidad, quien resulte beneficiado asumirá un actitud pasiva aún cuando no haya sido tomado como parte durante el diligenciamiento del proceso administrativo, caso contrario trascenderá cuando la decisión adoptada por el Juzgado de Asuntos Municipales implique cualquier efecto negativo, para alguna persona, lo cual obviamente originará una oposición de parte de quien resulte perjudicado.

Resulta aquí oportuno, determinar cuál debiera ser la actitud apropiada del Juzgado de Asuntos Municipales cuando se incurre en la falta de inclusión de un tercero con interés dentro de un proceso administrativo –tal y como se describe en la sentencia analizada-, se encuentra adecuado que el citado Juzgado, si el expediente administrativo aún no ha sido elevado al conocimiento del Concejo Municipal, resuelva inmediatamente la enmienda del procedimiento, caso contrario plantear a dicho órgano colegiado, que resuelva en dicho sentido.

Lo anterior, para garantizar el derecho de defensa y debido proceso, que permitan al afectado oponerse a través de los mecanismos ordinarios de impugnación, administrativos y judiciales, por cuyo medio se dirimen y resuelven los conflictos surgidos entre los administrados y la administración pública, de forma común.

66

De

no atenderse lo indicado, el amparo

resulta

ser

la

vía idónea para la

restauración de los derechos vulnerados, sin posibilidad alguna que como presupuesto de procedibilidad para dicha acción, se requiera el agotamiento del principio de definitividad atendiendo a la imposibilidad material que impera en la omisión de participación en el procedimiento administrativo respectivo, sin embargo si resulta obligatorio para el quejoso plantear su acción en contra del acto definitivo.

CASO No. 2: 67

El segundo caso a analizar en el presente apartando es la sentencia de la Corte de Constitucionalidad de fecha siete de noviembre de dos mil ocho, emitida dentro del expediente número 2850-2008 de la Corte de Constitucionalidad, mediante el cual el amparista, interpone acción constitucional de amparo en contra del Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala; teniendo como acto reclamado en contra del referido Juez, las resoluciones emitida por el órgano que preside la autoridad impugnada, el cinco de agosto y dos de septiembre, ambas del año dos mil cuatro, dentro del expediente administrativo novecientos noventa y uno / dos mil cuatro / CCU uno (991/2004/CCU1).

En las referidas resoluciones la autoridad reclamada impuso al postulante dos multas, una por realizar trabajos de movimiento de tierra en un inmueble sin contar con la autorización municipal correspondiente para tal efecto y la segunda, por no acatar la orden de suspensión de esos trabajos.

En el presente caso el amparista denuncia como derechos violados, el Derecho de defensa y el principio jurídico del debido proceso; habiendo hecho uso dentro del proceso administrativo del recurso de revocatoria en contra de las resoluciones que hoy acciona en amparo como acto reclamado; sin que se le hubiese otorgado el amparo provisional en primera instancia.

67 Ver Anexo 12

67

La sentencia analizada contiene dos circunstancias particulares que ameritan el detenimiento en su estudio:

La primera concerniente a la afirmación de la Corte de Constitucionalidad en el sentido que se causa agravio cuando los entes administrativos, al acoger cualquier categoría de escrito o memorial de oposición, aunque no fue identificada expresamente ni fundamentada por el interesado como impugnación administrativa, deben ser entendidas como tales por aquella autoridad, es decir, como el recurso de revocatoria, debiendo entonces rendir informe circunstanciado y elevar las actuaciones a la autoridad superior.

Ante dicha aseveración es imposible no advertir el símil que plantea la posición esgrimida por la Corte de Constitucionalidad, entre los recursos administrativos y los recursos de carácter tributario, puesto que éstos últimos, según lo prescrito en la ley especial de dicha materia –Código Tributario- si prevé la obligatoriedad de acoger como recurso de revocatoria, cualquier impugnación que planteen los contribuyentes, circunstancia que no acontece en los recursos administrativos.

En el caso de estudio, específicamente respecto al punto de análisis, es de considerar que el impulso de oficio, la formalización por escrito, la observación del derecho de defensa y las características de celeridad, sencillez y eficacia del trámite, que concibe la Ley de lo Contencioso Administrativo, no lleva implícita la sustitución de la voluntad del administrado, es más hasta el articulado de la Ley relacionada, desarrolla los requisitos mínimos que han de atender los particulares para plantear solicitudes a la administración pública y las impugnaciones en contra de las resoluciones de ésta, y atendiendo a que según lo prescrito en la Ley del Organismo Judicial, contra la observancia de la ley no puede alegarse ignorancia, desuso, costumbre o práctica en contrario; resultando de esta forma contradictoria, desde el punto de vista estrictamente legal, la pretensión de la Corte de Constitucionalidad en el caso de análisis.

68

En virtud de lo anterior, se puede deducir que la asimilación de recursos que aplicó la Corte de Constitucionalidad, resulta desacertada, por cuanto no existe asidero legal que sustente dicho extremo, sino que contrariamente se aprecian normas ordinarias vigentes que obligan a los administrados al acatamiento de formalismos mínimos sin los cuales debiera imposibilitar al órgano administrativo para entrar a conocer, tal es el caso de la pretensión del solicitante al plantear cualquier oposición, estimándose obligatorio que el administrado debe identificar de forma indubitable, la denominación de la impugnación que pretende plantear y no constreñir al órgano administrativo a conjeturar dicho extremo.

La segunda, como ya se apuntó con anterioridad, el principio de definitividad implica la utilización de los medios de impugnación de carácter ordinario y extraordinario, administrativos y judiciales, con la condición que los mismos han de dirigirse en contra de los actos o resoluciones administrativos que además de implicar violación de derechos, devienen definitivos, entendiéndose éstos como aquellos que por su naturaleza no son susceptibles de impugnarse mediante otro mecanismo legal, y de no atenderse dicho presupuesto, aún cuando efectivamente conste en el expediente administrativo la conculcación de derechos o garantías, existe impedimento de carácter formal, para que los Tribunales de Amparo se pronuncien sobre el fondo que constituye una evidente violación al derecho; y consecuentemente la protección constitucional pretendida debe denegarse.

CASO No. 3: 68

Dentro del expediente de la Corte de Constitucionalidad número 816-2001, se emitió la sentencia de fecha fecha trece de noviembre del año dos mil uno; en el referido caso la amparista, planteó acción constitucional de amparo en contra del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, señalando como acto reclamado la resolución emitida por dicho órgano administrativo el quince de

68 Ver Anexo 13

69

diciembre de dos mil, resolución mediante la cual se ordenó demoler una pared construida en propiedad de la postulante.

La amparista, denunció como violado su derecho de propiedad privada; sin embargo no hizo uso de los recursos administrativos u ordinarios a que se refiere la ley, durante la tramitación del proceso administrativo, no obstante dicha situación, sí le fue otorgado el amparo provisional en primera instancia.

De la misma forma como acontece en cualquier órgano jurisdiccional supremo – sin perjuicio de la materia privativa- la Corte de Constitucionalidad en muchas ocasiones se aparta de los criterios que ella misma esgrime en sus resoluciones, en la sentencia desplegada con anterioridad debe advertirse que el administrado dentro de la tramitación del expediente administrativo intentó la interposición de un recurso de apelación, mismo que no fue admitido para su trámite por el Juzgado de Asuntos Municipales, sin embargo, en dicha resolución –sentencia- la Corte de Constitucionalidad no apreció el rechazo del recurso comentado, de la misma forma como lo efectuó dentro del expediente 2850-2008 analizado en este capítulo, sino que centra su análisis en las deficiencias de orden formal atribuibles a la parte accionante indicando que para dar definitividad al acto que se denuncia como agraviante, es necesario el agotamiento de medios de defensa; desligándose de la apreciación que comprende la resolución final del expediente 2850-2010, en el sentido que se causa agravio cuando los entes administrativos, al acoger cualquier categoría de escrito o memorial de oposición, aunque el mismo no fue identificada expresamente bajo la denominación correcta, ni fundamentado por el interesado como impugnación administrativa, deben ser entendidas como tales por aquella autoridad, es decir, como el recurso de revocatoria; debiendo en consecuencia la autoridad que emitió el acto o resolución que se pretende impugnar rendir informe circunstanciado correspondiente y elevar las actuaciones a la autoridad superior.

Es importante señalar en el presente caso lo confuso que resulta para quienes ejercen actividades de jurisdicción administrativa, plantear una posición uniforme

70

cuando los administrados impugnan determinada resolución administrativa sin señalar con claridad la denominación de su oposición, puesto que, si se atiende el primero de los criterios sustentados por la Corte de Constitucionalidad dentro del expediente número 2850 y 2008, lo procedente sería darle el mismo tramite que se concede ante los recursos de revocatoria, mientras que si se aplica el segundo de los criterios, sustentados por la misma Corte, dentro del expediente número 816-2001, el órgano administrativo tendría que proceder al rechazo in limine del mismo.

No obstante lo anterior, en la sentencia analizada la contradicción que se ilustra quedó relegada a un segundo plano y la sustentación de la misma se centró en aspectos formales que incidieron en la falta de presupuestos de procedibilidad para que el Tribunal Constitucional estuviese en condiciones para entrar a analizar el fondo del asunto que se circunscribía precisamente al mecanismo de impugnación, el cual de conformidad con el análisis realizado pareciera inidóneo, que fuera rechazado para su trámite, lo cual de haber acontecido hubiese resultado muy interesante e enriquecedor para el estudio de la institución del amparo.

CASO No. 4: 69

El cuarto caso, se trata de la sentencia de la Corte de Constitucionalidad de fecha dieciséis de noviembre de mil novecientos noventa y nueve emitida dentro del expediente número 573-99 de la Corte de Constitucionalidad, dentro del cual la

amparista

intenta

la

acción

constitucional

de

amparo,

teniendo

como

autoridad

impugnada al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala.

Dentro de la presente acción la amparista señala como actos reclamados los siguientes:

69 Ver Anexo 14

71

a) Resolución emitida por la referida autoridad impugnada el once de enero de mil novecientos noventa y nueve, mediante la cual se condenó a la postulante al pago de una multa de diez mil quetzales por ejecutar actividades de construcción en el inmueble ubicado en la décima calle cero-cincuenta y seis de la zona diez, sin contar con la licencia municipal correspondiente; y

b) Resolución emitida por el Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala el doce de abril de mil novecientos noventa y nueve, resolución mediante la cual se rechazó para su trámite la apelación promovida por la postulante contra la resolución emitida por la referida autoridad impugnada el once de enero de mil novecientos noventa y nueve -primer acto reclamado- y le requirió el pago de la multa a la que fue condenada, bajo apercibimiento de que en caso de incumplimiento se procederá para su cobro por la vía judicial correspondiente.

Los derechos que la amparista considera violados son el de defensa y debido proceso; es importante señalar que la amparista no hizo uso de recurso alguno y que el amparo provisional no le fue otorgado.

En el presente caso, la Corte de Constitucionalidad aborda el tema de la utilización de recursos administrativos asumiendo una posición rigurosa indicando que los recursos de revocatoria y reposición contemplados en la Ley de lo Contencioso Administrativo constituyen los únicos medios de impugnación.

El planteamiento anterior, no figura únicamente en la sentencia aludida sino en diversidad de fallos dictados por el Tribunal Constitucional, resolviendo de forma irrefutable la disyuntiva que podría argüirse cuando el administrado en su afán de plantear oposición tomando como sustento legal esa connotación de “integración” que contiene la citada Ley, en el sentido que en lo aplicable, pueden integrarse normas de la Ley del Organismo Judicial y del Código Procesal Civil y Mercantil, inhibiendo así cualquier posibilidad de admitir para su trámite los recursos que contienen dichos cuerpos legales, como por ejemplo, el recurso de apelación y el recurso de nulidad.

72

El planteamiento que se propone resulta como un medio de certeza jurídica tanto para el administrado como para la administración pública, por cuanto el primero de éstos discierne con exactitud cuáles son los pasos o requisitos que debe cumplir para agotar el principio de definitividad, y para el segundo, la convicción de que su actuar es apropiado al tramitar los recursos de revocatoria y reposición, así como rechazar aquellos distintos a esos mecanismos de impugnación.

Lo

anterior,

asumiendo

que

la

Corte

de

Constitucionalidad

admitirá

el

planteamiento relacionado, mismo que deriva de sus propias resoluciones.

En concordancia con los discernimientos expuestos con anterioridad, es posible apuntalar que el principio de definitividad previsto en el artículo 19 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, no abarca únicamente el escueto y frívolo agotamiento de los mecanismos de impugnación ordinarios, administrativos y judiciales, sino que se interrelaciona con otros presupuestos de procedibilidad que de no atenderse imposibilitan el conocimiento del asunto de fondo, sin importar la existencia o no de violaciones de derechos y garantías.

CASO No. 5: 70

El quinto y último caso analizado en el presente apartado lo constituye la sentencia emitida por la Honorable Corte de Constitucionalidad dentro del expediente número 51-2000, con cinco de octubre de dos mil, siendo la autoridad impugnada el Juez de Asuntos Municipales de la ciudad de Guatemala.

La amparista, señala como acto reclamado la resolución emitida por el Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala el veintitrés de agosto de mil novecientos noventa y nueve, resolución mediante la cual se ordena la realización de

70 Ver Anexo 15

73

trabajos de desfogue de aguas negras previo a sellar las salidas de los drenajes de agua de "Residenciales San Antonio".

La postulante señala como derechos violados, el derecho de libertad de acción, Defensa y al Debido proceso; sin embargo no hizo uso de recurso alguno; siendo importante dejar sentado que no se le otorgó el amparo provisional en primera instancia.

En el presente caso, la Corte de Constitucionalidad, conoció del caso típico de falta de definitividad, el cual se encuentra constituido por una acción de amparo prematura y totalmente desnaturalizada, pues como acertadamente indica la sentencia de la Corte de Constitucionalidad en análisis, el amparo no puede ser utilizado como una vía procesal paralela a la jurisdicción ordinaria, pues el mismo nace con el objeto de proteger a las personas ante la amenaza de violación de los derechos constitucionalmente reconocidos o para la restauración de dichos derechos cuando los mismos ya han sido violados, pero nunca como un medio paralelo de defensa, para impugnar resoluciones o actos de la administración pública, que pueden ser impugnados a través de medios ordinarios de defensa plenamente reconocidos y desarrollados por la jurisdicción ordinaria.

En el presente caso, la amparista, pretendía utilizar el amparo, como un medio de defensa o de impugnación ante una resolución emitida por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, por estar en desacuerdo con la misma, sin embargo, en ningún momento intento manifestar su desacuerdo y hacer valer el mismo, a través de los medios de impugnación ordinarios, instaurados para tal efecto por la Ley de lo Contencioso Administrativo y el Código Municipal; desvirtuando con ello la naturaleza extraordinaria del amparo; situación que evidencia que en la mayoría de ocasiones los amparistas, tratan de utilizar dicha acción como un medio de retardo dentro de los procedimientos de la administración pública.

74

La Corte de Constitucionalidad, atinadamente en el presente caso, denegó el amparo intentado y estableció que el mismo en ningún caso podrá ser utilizado como un medio extraordinario de impugnación, precepto claramente establecido por la Ley de la materia y que resguarda e inspira el principio de definitividad, al establecer que previo a acudirse a la acción constitucional de amparo, deberán agotarse todos los medios ordinarios y judiciales pertinentes para resolver su situación con la autoridad o acto en desacuerdo.

La Corte de Constitucionalidad, al emitir el fallo correspondiente dentro del presente expediente, actuó conforme a ley y ratifico la utilización del amparo como una garantía constitucional y no como lamentablemente ha sido utilizado en reiteradas como una tercera instancia o un medio dilatorio, utilizado de esta forma por la mayoría de abogados y como una mala práctica simple y sencillamente para retardar los procesos y ser utilizado a favor de quien hace mal uso de dicha acción de amparo.

75

CAPÍTULO 4 PRESENTACIÓN, ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE RESULTADOS. ANÁLISIS DE CASOS. EL PRINCIPIO DE DEFINITIVIDAD EN LOS PROCESOS DEL JUZGADO DE ASUNTOS MUNICIPALES DE LA MUNICIPALIDAD DE GUATEMALA.

  • 4.1. Presentación y análisis de resultados:

Durante la presente investigación, surgieron una serie de interrogantes que únicamente podían ser resueltas por los funcionarios y empleados públicos de la Municipalidad de Guatemala, quienes en la práctica se ven involucrados en la tramitación de las acciones de Amparo y asimismo, muchas veces se ven afectados por la inobservancia del principio de definitividad; en virtud de ello, se consideró conveniente realizar una entrevista al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, así mismo, se realizaron una serie de encuestas a diferentes asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala, quienes diariamente llevan a cabo diligencias dentro de los trámites de acciones de Amparo planteadas en contra del Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala. En consecuencia, en este capítulo se darán a conocer los resultados obtenidos de los instrumentos antes descritos, los cuales se analizarán y compararán con el contenido del presente trabajo en capítulos anteriores.

  • 4.1.1 Entrevista realizada al Juez de Asuntos Municipales: 71

Durante el presente trabajo de investigación, se entrevistó al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, planteándosele una serie de interrogantes, las cuales se describen a continuación:

Se le consulto al Juez de Asuntos Municipales, si a su consideración la utilización de la acción de Amparo, en el caso de los procedimientos municipales, siempre es procedente. El Juez de Asuntos Municipales, respondió que no, pues dicha acción

71 Ver Anexo 16

77

constitucional es utilizada normalmente con la única finalidad de entorpecer los procesos administrativos y así ganar tiempo dentro de los mismos, además de que en muchas ocasiones, los órganos jurisdiccionales o tribunales de amparo, ni siquiera toman en cuenta dichos procesos administrativos.

Al respecto, es de considerar que si bien es cierto, nadie puede alegar ignorancia de ley, dentro de la Municipalidad de Guatemala existen una serie de reglamentos y acuerdos municipales que involucran una serie de procedimientos, que dado el desconocimiento de los mismos, no son seguidos por los administrados, lo cual generalmente representa el origen de un expediente en el Juzgado de Asuntos Municipales y posteriormente la resolución en la que se impone la correspondiente sanción, normalmente de tipo pecuniario.

Lamentablemente, dicho desconocimiento se ve reflejado en el actuar de los tribunales de amparo, quienes en ocasiones, otorgan el trámite de la acción de Amparo sin que dentro del procedimiento administrativo se haya cumplido con la definitividad correspondiente; situación que no es la misma para los interponentes, quienes teniendo pleno conocimiento del procedimiento a seguir, plantean la acción de amparo, única y exclusivamente con la finalidad de entorpecer los procedimientos administrativos, tal y como lo indica el Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, e incluso, utilizan el amparo como un mecanismo legal para ganar tiempo y regularizar (legalizar) su situación ante la Municipalidad de Guatemala, con el único fin de evitar ser sancionados por la infracción cometida, burlando de esta forma la normativa municipal.

De igual manera, se interrogó al señor Juez de Asuntos Municipales respecto a si los procedimientos que se llevan a cabo en el Juzgado de Asuntos Municipales, se ven afectados en determinado momento por el uso indebido de la acción de Amparo por parte de los Administrados, respondiendo que sí, ya que al utilizar el amparo de forma prematura, se busca y consigue entorpecer el proceso y ganar tiempo dentro del mismo, perdiendo de esta forma el Juzgado de Asuntos Municipales su investidura

78

constitucional de proteger y velar por el cumplimiento de las normas municipales, ya que el mismo queda sin tutelaridad para seguir actuando.

La presente interrogante se encuentra íntimamente ligada a la anterior, coincidiendo con el análisis ya realizado y la respuesta del Juez de Asuntos Municipales, se establece nuevamente que la inobservancia del principio de definitividad por los tribunales de amparo, afecta significativamente los procedimientos del Juzgado de Asuntos Municipales y no únicamente en perjuicio de la misma Municipalidad, sino también de los administrados y del poder jurisdiccional, pues la falta de tutelaridad del Juzgado de Asuntos Municipales para actuar, dada la interposición de la acción de amparo prematura, representa un incremento de tiempo en la vida legal del procedimiento y una saturación de expedientes en el poder judicial, pues dichos casos tienen una gran probabilidad de volver a regresar al Juzgado de Asuntos Municipales, luego de que se emita la resolución definitiva, dentro del proceso de Amparo y sobre todo en aquellos casos en los cuales se acude a éste, sin que se haya emitido una resolución final dentro del expediente administrativo.

Se le preguntó al Juez de Asuntos Municipales, si consideraba que el principio de definitividad es obedecido, sin excepción alguna por parte de los tribunales de amparo, al conocer de dicha acción. Respecto a esta interrogante, respondió que no, porque muchos tribunales de amparo no velan por este principio, ya que en la mayoría de los casos el amparo es admitido para su trámite y muchas de estas acciones, son incluso, hasta resueltas.

Es evidente que los tribunales de amparo no manejan criterios uniformes en cuanto a la observancia del principio de definitividad, máxime aún cuando se trata de procedimientos y/o expedientes municipales, situación que ha quedado plenamente evidenciada con los casos presentados a lo largo del presente trabajo de investigación.

Así mismo, dentro de la entrevista realizada al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se le consultó sobre si él consideraba que la falta de

79

unificación de criterio en cuanto al principio de definitividad en los Tribunales de Amparo, representa un obstáculo a la celeridad procesal dentro del ámbito municipal; respondiendo que sí, porque en la mayoría de ocasiones, los órganos o tribunales de amparo dan trámite a los mismos, aunque no exista definitividad, lo que obstaculiza el trámite del proceso administrativo.

En cuanto a esta opinión, es de considerar que a lo largo del presente trabajo de investigación, se ha evidenciado que dicha falta de unificación de criterios sí afecta en forma significativa la celeridad del actuar del Juzgado de Asuntos Municipales.

El Juez de Asuntos Municipales, vertió su opinión respecto a si en los procedimientos que se ventilan en el Juzgado de Asuntos Municipales, existen recursos ordinarios y judiciales que deben ser agotados previo a acudir a la acción de amparo; indicando al respecto que sí, porque deben tomarse en cuenta todos los procesos de impugnación que contempla la ley de lo contencioso administrativo, previo a que exista definitividad para el amparo, de lo contrario se desvirtuaría la naturaleza jurídica de dicha acción constitucional.

Al cuestionar al Juez de Asuntos Municipales acerca de qué consecuencias dentro de los procesos que se ventilan en el Juzgado de Asuntos Municipales, tiene el hecho de que los tribunales de amparo le den trámite a dicha acción o la otorguen provisionalmente, cuando no se ha cumplido con el principio de definitividad; el Juez de Asuntos Municipales, explicó que se deja sin protección la norma municipal y en consecuencia, se desprotege al vecino del municipio, ya que la norma va dirigida a su protección.

Se puede establecer que este tipo de actuaciones por parte de los tribunales de amparo, no afectan únicamente a los intereses municipales, sino también a los del administrado e inclusive atenta contra la naturaleza jurídica del poder jurisdiccional y constitucional, por los motivos y causas explicados con anterioridad dentro del presente capítulo.

80

Al entrevistar al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, respecto al hecho de que si al no cumplir los tribunales de amparo con la observancia del previo cumplimiento del principio de definitividad, por parte de los amparistas, se vulneran otros principios constitucionales, respondió que sí, y que dentro de ellos se encuentran el derecho de defensa y el principio del debido proceso. Situación que reitera lo manifestado con anterioridad, en el sentido de que ese actuar por parte de los tribunales de amparo afecta la naturaleza jurídica del poder constitucional.

Por último, el Juez de Asuntos Municipales de la ciudad de Guatemala, opinó acerca de que si la acción de amparo en relación con los procedimientos municipales representa una verdadera garantía constitucional, indicando al respecto que no, porque actualmente la acción de amparo ha servido no solo para entorpecer, sino también para atrasar los procedimientos administrativos y obtener por este medio una superioridad a una autonomía municipal.

La entrevista realizada al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, refleja los perjuicios que ocasiona la inobservancia del principio de definitividad y la falta de unificación de criterios en cuanto a su aplicación por parte de los tribunales de amparo, no únicamente en perjuicio de los intereses de la Municipalidad de Guatemala y su autonomía, sino también de los administrados y el poder jurisdiccional y constitucional del país.

4.1.2

Encuesta

realizada

a

asesores

jurídicos

de

la

Municipalidad

de

Guatemala: 72

Como se indicó al inicio del presente capítulo, además de la entrevista realizada al Juez de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, se realizó una encuesta a asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala, quienes tienen conocimiento en el tema de amparos dentro de dicha institución administrativa,

72 Ver Anexo 17

81

realizando para efectos de estudio y análisis del presente trabajo de tesis, las siguientes interrogantes y obteniendo los resultados descritos a continuación:

Las interrogantes realizadas a dichos expertos iniciaron consultándoles si la utilización de la acción de amparo, en el caso de que la misma se utilice en los procedimientos municipales, siempre es procedente, a lo cual la mayoría de expertos respondió que sí.

La respuesta anterior no coincide con el criterio del Juez de Asuntos Municipales, quien considera que el amparo planteado en contra de actos administrativos originarios del Juzgado de Asuntos Municipales no siempre es procedente; sin embargo, existe un porcentaje de los asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala, que opinó de igual forma que el Juez de Asuntos Municipales, aunque se trata de una minoría.

Se cuestionó a los expertos, asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala, acerca de que si los procedimientos que se tramitan en el Juzgado de Asuntos Municipales, se ven afectados en determinado momento por el uso indebido de la acción de Amparo por parte de los administrados, respondiendo la mayoría de los asesores jurídicos encuestados que sí.

Así mismo, se interrogó a los asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala, acerca de que si el principio de definitividad es obedecido sin excepción alguna por parte de los tribunales de amparo, al conocer de dicha acción, respondiéndose en este caso por la mayoría de profesionales, que no.

De los pronunciamientos realizados con anterioridad por parte de los profesionales encuestados, cabe resaltar que se hace evidente tanto del resultado de las encuestas de mérito, como de la entrevista realizada al Juez de Asuntos Municipales, que el uso indebido de la acción constitucional de amparo, afecta el correcto y legal desarrollo de los procedimientos que se tramitan en el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, situación que no es corregida por los tribunales de

82

amparo, al no observar el principio de definitivad en el momento de conocer sobre un amparo.

Al interrogar a los asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala acerca de que si la falta de unificación de criterio en cuanto al principio de definitividad en los tribunales de amparo representa un obstáculo a la celeridad procesal dentro del ámbito municipal, la mayoría de ellos respondió que sí; situación que evidentemente coincide con la opinión del Juez de Asuntos Municipales y de la cual se emitieron los comentarios correspondientes en el apartado respectivo.

Se les interrogó a los asesores jurídicos de la Municipalidad de Guatemala, sobre si el espíritu jurídico del amparo (garantía constitucional), se ve afectado cuando los tribunales de amparo no respetan el principio de definitividad; respondiendo la mayoría de ellos que no.

Es de considerar que si al utilizarse el amparo como medio dilatorio, situación que pareciera ser avalada por los tribunales de amparo al no observar el principio de definitividad, se ve afectado el espíritu jurídico del amparo, pues el legislador no pretendió instaurar una garantía constitucional como un medio revisor de las actuaciones administrativas o como una tercera instancia.

  • 4.2. Análisis y discusión de casos y/o sentencias:

La Corte de Constitucionalidad ha sentado diversos criterios en cuanto a las acciones de Amparo que se han presentado en contra de resoluciones emitidas por el Juzgado de Asuntos Municipales de la Municipalidad de Guatemala, sin que previamente se haya agotado el principio de definitividad, presupuesto fundamental y legal para la procedencia de dicha acción constitucional; dichos criterios han variado atendiendo al acto reclamado, así como a los supuestos derechos violados, en ese sentido, de los casos analizados, se extrajeron los siguientes criterios:

83

  • 4.2.1 En el expediente número 448-99 se indicó como acto reclamado la resolución de fecha veintinueve de julio de mil novecientos noventa y ocho, la cual ordenó la demolición de dos paredes construidas en el inmueble copropiedad de la postulante, denunciando como violado su derecho de defensa, al debido proceso y a la propiedad privada; en este caso, la Corte de Constitucionalidad emitió el criterio de que no se incurre en el incumplimiento del principio de definitividad cuando el reclamante no ha sido parte en un proceso, porque en tal caso no está en la posibilidad jurídica que le permita hacer uso de dispositivos procesales, por lo que el amparo deviene la única vía para restaurar el imperio de los derechos transgredidos.

  • 4.2.2 En el expediente 2850-2008 se tuvo como acto reclamado las resoluciones de fecha cinco de agosto y dos de septiembre, ambas de dos mil cuatro, en las cuales se impuso al postulante dos multas, una por realizar trabajos de movimiento de tierra en un inmueble sin contar con autorización municipal para tal efecto y, la otra, por no acatar la orden de suspensión de esos trabajos, al hacer uso de la acción de amparo, el postulante denunció como derechos violados, el de defensa y el principio jurídico del debido proceso; en el presente caso la Corte de Constitucionalidad resolvió y estableció que los actos reclamados por la vía del Amparo fueron impugnados por el solicitante, previo a acudir al amparo, mediante revocatoria, la que fue resuelta “…estése a lo resuelto con fecha cinco de agosto de dos mil cuatro y dos de septiembre del mismo año…”; de esa cuenta y en concordancia con el criterio sustentado por ese Tribunal, es evidente que siendo la revocatoria una vía idónea para impugnar las decisiones reclamadas en amparo, es por este medio que el interesado pudo haber obtenido una corrección al supuesto agravio que denuncia, de manera que el hecho de haber dirigido la pretensión contra actos distintos de la no admisión de la revocatoria, provoca que la acción promovida resulte inviable al estar dirigida a impugnar actos que no son definitivos.

84

  • 4.2.3 En el expediente 816-2001 se señala como acto reclamado la resolución de fecha quince de diciembre de dos mil, mediante la cual se ordenó demoler una pared construida en propiedad de la postulante, quien señalo como derechos violados el de propiedad privada. La Corte de Constitucionalidad, al respecto indicó que no existe agravio reparable por la vía del amparo, ya que la postulante tuvo a su alcance medios de defensa que no hizo valer en su oportunidad para darle definitividad al acto agraviante, lo que amerita la desestimación de la pretensión que en amparo ejercita; en el presente caso, se denota el caso típico al cual hace referencia la ley de la materia y que trata de evitar a través de la implementación del principio de definitividad, siendo éste el principal objetivo dentro del presente trabajo de investigación.

  • 4.2.4 En el expediente número 573-99 se tuvo como acto reclamado la resolución de fecha once de enero de mil novecientos noventa y nueve, en la que se condenó a la postulante al pago de una multa de diez mil quetzales por ejecutar actividades de construcción en el inmueble ubicado en la décima calle cero guión cincuenta y seis de la zona diez, sin contar con la licencia municipal correspondiente; así mismo, la resolución de fecha doce de abril de mil novecientos noventa y nueve, con la cual se rechazó para su trámite la apelación promovida por la postulante contra el primer acto reclamado y se le requirió el pago de la multa a la que fue condenada, bajo apercibimiento de que en caso de incumplimiento se procedería para su cobro por la vía judicial correspondiente. En este caso se invocaron como derechos violados el de defensa y el del debido proceso, concluyendo la Corte de Constitucionalidad que al intentarse el uso de un recurso inidóneo para reclamar contra un acto administrativo, el amparo que se interpone no puede ser estimado.

  • 4.2.5 En el expediente 51-2000 se reclama la resolución de fecha veintitrés de agosto de mil novecientos noventa y nueve, que ordena la realización de trabajos de desfogue de aguas negras previo a sellar las salidas de los drenajes de agua de "Residenciales San Antonio" y se invocan como derechos violados, el de libertad

85

de acción, defensa y del debido proceso. La Corte de Constitucionalidad, dentro del presente caso, indicó que al no haber hecho uso del recurso ordinario que la ley establece para impugnar la resolución reclamada, se incumplió con el principio de definitividad que sujeta la petición del amparo al agotamiento previo de los recursos ordinarios por cuyo medio pueden ventilarse adecuadamente los asuntos de conformidad con el debido proceso. Esa exigencia se justifica por el hecho de que el amparo, por su naturaleza subsidiaria y extraordinaria, no puede interferir en aquellos asuntos en los que la corrección a la inconformidad planteada por esta vía se puede lograr en las instancias ordinarias o administrativas, según sea el caso.

A lo largo del presente estudio y análisis, ha quedado denotada una falta de uniformidad por parte de los tribunales de amparo, en cuanto a la falta del presupuesto procesal que implica el principio de definitividad, misma que de igual forma se ve reflejada en muchas ocasiones dentro de los mismos fallos que emite la Corte de Constitucionalidad; en virtud de ello, se evidencia una gran necesidad de que los abogados litigantes en materia de amparo, al analizar y estudiar un caso concreto, realicen un estudio jurisprudencial del citado principio en cuanto a los fallos que haya emitido la Corte de Constitucionalidad en situaciones similares, con el objeto de determinar cuál de los criterios jurisprudenciales adoptados e instaurados en la práctica o diligenciamiento de los amparos, por parte de la Corte de Constitucionalidad, es el que resulta aplicable al caso concreto y así poder brindar a su o sus clientes una correcta y adecuada asesoría en el tema y contribuir al desahogo de la utilización del Amparo erróneamente o como medio de retardo y entorpecedor de los procesos.

Así mismo, es necesario hacer ver que la función y tarea de todo abogado, es el convertirse en un instrumento de reivindicación de derechos y garantías, lo cual abarca una mejor preparación y una entrega total a la actividad que está realizando, máxime cuando dichos profesionales se desenvuelven o desarrollan en una rama del derecho tan compleja como lo es la materia del Amparo.

86

El presente trabajo de investigación tiene como objeto el comprobar si el principio de definitividad no se cumple cuando los Tribunales de Amparo admiten dicha acción o la otorgan provisionalmente, en aquellos casos en que el administrado, dentro de un proceso del juzgado de asuntos municipales, no habiendo agotado el mismo a través de los mecanismos de defensa o recursos administrativos y la acción Contencioso- Administrativa otorgados por el Código Municipal y la Ley de lo Contencioso Administrativo, pretende hacer uso del Amparo; a lo largo del presente trabajo se realizó una serie de análisis a sentencias emitidas por la Corte de Constitucionalidad, tanto del principio de definitividad dentro de la administración pública, como de dicho principio propiamente cuando se refiere a procedimientos administrativos del Juzgado de Asuntos Municipales.

En virtud de los análisis realizados, así como de la entrevista y encuestas realizadas, se hizo evidente que el hecho de los tribunales de amparo, en la mayoría de casos, conozcan de las acciones constitucionales de amparo sin que se haya obedecido el principio de definitividad, aún cuando al final del proceso de amparo dicten sentencia en ese sentido, afecta no únicamente la celeridad de los procesos del Juzgado de Asuntos Municipales de la municipalidad de Guatemala, sino también la misma economía judicial, pues implica un gasto innecesario al organismo judicial, conociendo casos y causas que por mandato legal aún no constituyen materia de amparo, pues tal y como se establece no ha sido objeto de inconformidad por parte de la supuesta víctima ante la autoridad e instancia correspondiente. Es evidente que la naturaleza del principio de definitividad, establecida por el legislador, no es cumplida en la práctica por los tribunales de amparo, pues al entrar a conocer amparos sin que se haya agotado la definitividad correspondiente, no se cumple con el referido principio y tal y como se indicó con anterioridad, afecta el trámite normal de muchos otros procesos, dando pie a que la acción constitucional de amparo pueda ser usada como un medio para entorpecer procesos.

87

CONCLUSIONES

  • 1. El Amparo fue concebido por el legislador como un instrumento legal proclive a la defensa de los derechos y garantías constitucionales, sin embargo, el amparo ha sido utilizado como una forma de dilación de procesos, esto atendiendo a prácticas desprovistas de ética por parte de abogados litigantes en convergencia con la falta de uniformidad de criterios en los diversos órganos jurisdiccionales que conocen dichos proceso constitucionales.

  • 2. El principio de definitividad ha sido instaurado por la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, como presupuesto de procedibilidad para acudir a la búsqueda de la justicia constitucional a través de la acción de amparo, debiendo agotarse en consecuencia todos los recursos administrativos y judiciales de carácter ordinario, mediante los cuales se resuelven de forma apropiada las controversias surgidas entre los particulares y el Estado, previo a acudir al amparo.

  • 3. Mediante la presente investigación se ha acentuado que los tribunales de justicia constituidos en tribunales de amparo, no siempre verifican el cumplimiento de la definitividad y acogen para su tramitación cualquier proceso constitucional sometido a su consideración, otorgando en muchas ocasiones amparo provisional, hecho que repercute negativamente en la tramitación de los administrativos que conoce el juzgado de asuntos municipales de la ciudad de Guatemala.

  • 4. La Corte de Constitucionalidad ha sentado jurisprudencia en cuanto al principio de definitividad aplicable a expedientes administrativos que se tramitaron en el juzgado de asuntos municipales de la ciudad de Guatemala, misma que debería servir de parámetro para los particulares, abogados litigantes y operadores de justicia, cuando surjan inconformidades en la sustanciación de expedientes ante dicho juzgado de asuntos municipales y que desemboquen en acciones de amparo.

89

RECOMENDACIONES

  • 1. Los abogados litigantes en aplicación de lo establecido por el Código de Ética Profesional, debieran distinguirse por actuar de forma honesta, proba y honorable, absteniéndose de llevar a cabo practicas desleales como la utilización de la institución del amparo con el afán de retardar la tramitación de los expedientes administrativos que se conocen ante el Juzgado de Asuntos Municipales de la ciudad de Guatemala.

  • 2. Los órganos jurisdiccionales constituidos en tribunales de amparo, previo a otorgar amparo provisional, deben verificar que el accionante haya agotado el principio de definitividad, para evitar retardos en la tramitación de los expedientes administrativos, puesto que, los tribunales de amparo en la mayoría de casos advierten la falta de definitividad hasta el momento de pronunciar su sentencia, y de esa cuenta, si se toma en cuenta la posibilidad de acudir en apelación ante la Corte de Constitucionalidad, provocando un lapso de tiempo exánime para los efectos de los procesos administrativos iniciados por la administración pública municipal.

  • 3. De la presente investigación, se refleja la necesidad de crear una guía de criterios en cuanto a la inobservancia del principio de definitividad por parte de los tribunales de amparo, con el objeto de uniformar dichos criterios y que éstos única y exclusivamente, sean aplicados en aquellos casos en que materialmente sea imposible cumplir con tal definitvidad, simple y sencillamente porque no existen recursos previos que hacer valer, antes de acudir al amparo

91

1. BIBLIOGRAFICAS:

1.1.

Libros:

REFERENCIAS

  • 1.1.1. Arguedas Salazar, Olman, “Teoría general del proceso”. Editorial Juritexto. San José Costa Rica. 2007.

  • 1.1.2. Bustos Ramírez, Juan J. y Hernán Hormazábal Malarée, “Estudios Penales en Homenaje al Profesor Cobo del Rosal”. Madrid, Marcial,
    2006.

  • 1.1.3. Castillo González, Jorge Mario, “Derecho Procesal Administrativo Guatemalteco”, Tomo II. Teoría Procesal. Talleres Gráficos de Guatemala, 17 Edición Actualizada. Guatemala. 2006.

  • 1.1.4. Doctor Erick Alfonso Álvarez Mancilla. “Fundamentos Generales del Derecho Procesal”. Guatemala. Organismo Judicial. 1ª Edición. 2010.

  • 1.1.5. Flores Juárez, Juan Francisco, “Constitución

y Justicia

Constitucional/Apuntamientos”. Guatemala, Guatemala, Talleres Gráficos de IMPRESOS. Segunda Edición 2009, Anexos 3.

  • 1.1.6. Gutiérrez de

Colmenares,

Carmen

María

y

Josefina

Chacón

de

Machado, “Introducción al Derecho”. Guatemala, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2003.

  • 1.1.7. La Asociación de Investigación y Estudios Sociales –ASIES-. “Manual de Administración Municipal”. Guatemala.

93

1.1.8. López González, Jorge Alberto. “Teoría general sobre el principio de oralidad en el proceso civil”. Editorial Juritexto. San José Costa Rica.

2001.

1.1.9. López

Olvero,

Miguel

Alejandro,

México, Editorial Ediar. 2008.

“La

Instancia

Administrativa”.

  • 1.1.10. Licenciado Arturo Sierra González. Acciones Constitucionales. Guatemala. Instituto de la Defensa Pública Penal. Programa BID IDPP. 1ª Edición Septiembre 2007.

  • 1.1.11. María Mercedes Serra. “El Amparo Constitucional Perspectivas y Modalidades (Art. 43 de la Constitución Nacional)”. Editorial De Palma. Buenos Aires, Argentina. Año 1,999.

  • 1.1.12. Parejo

Alfonso,

Luciano.

“Eficacia

y

Administración.

Tres

estudios”. Madrid. Instituto Nacional de Administración Pública. 1995.

  • 1.1.13. Ruiz Castillo de Juárez, Crista. “Teoría General del Proceso”. Guatemala. Foto Publicaciones Lito, Editorial e Imprenta. 2008.

  • 1.1.14. Vásquez Girón, Angélica Yolanda, “El Ocurso de Queja”, Corte de Constitucionalidad, Guatemala, 2009.

  • 1.1.15. Vendrell Tornabell, Montserrat y Hugo Haroldo Calderón Morales, “Manual de Derecho Administrativo”. Catalunya, España, Marqués Tallers Gráfics – Girona. 2002.

  • 1.1.16. Zarate Pérez, Aníbal Rafael, “La Incorporación Constitucional de los Principios de Eficacia y Eficiencia Administrativa”. Bogotá, Colombia. Editorial Universidad del Externado de Colombia. 2004.

95

1.2.

Diccionarios:

  • 1.2.1. Real Academia Española. “Diccionario Manual e Ilustrado de la Legua Española”. España. Espasa – Calpe, S.A.

2. NORMATIVAS:

  • 2.1. Leyes:

    • 2.1.1. Constitución Política de la Republica de Guatemala. Decretada por la Asamblea Nacional Constituyente de la Republica de Guatemala, 31 de mayo de 1985.

    • 2.1.2. Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad. Decreto 1-86 de la Asamblea Nacional Constituyente.

Código

  • 2.1.3. Municipal.

Decreto

Número

58-88

del

Congreso

de

la

 

República.

  • 2.1.4. Ley de lo Contencioso Administrativo. Decreto Número 12-2002 del Congreso de la República.

  • 2.2. Reglamentos:

    • 2.2.1. RE-7, “Declaratoria de

Áreas Residenciales del Municipio de

Guatemala”. Acuerdo COM-42-2001. Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

  • 2.2.2. “Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio de Guatemala”, contenido en el Acuerdo número COM-30-08 del Concejo Municipal de la Ciudad de Guatemala, artículo 2. Guatemala. 2008

97

2.2.3. RE-6, “Reglamento Específico de Diseño de Entradas, Salidas y Disposición de Estacionamientos Privados en el Municipio de Guatemala.” Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

2.2.4. RE-9, “Reglamento Específico de Construcción de Edificaciones en Áreas Residenciales del Municipio de Guatemala”, Acuerdo No. COM-012. Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

2.2.5. “Reglamento para la Protección y Conservación del Centro Histórico y los Conjuntos Históricos de la ciudad de Guatemala”. Concejo Municipal, Municipalidad de Guatemala.

3. ELECTRONICAS:

3.1.

Internet:

3.1.1. “Conexión

Ilegal

Servicio

de

agua”

http://municipalidaddeguatemala.com/index.php/centrohistorico/25-

temas/279-conexionilegalserviciodeagua. 2 de julio del 2011.

3.1.2. Real

Academia

Española.

Diccionario

de

la

Lengua

Española.

Vigésima

Segunda

Edición.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=definitiv

o. Fecha de consulta: veinte de julio del año dos mil diez.

3.1.3. “Empresa

Municipal

de

Agua

–Empagua-”

 

http://www.bnamericas.com/company-

 

profile/es/Empresa_Municipal_de_Agua-Empagua.

27

de

julio

del

2011.

3.1.4. Los

Elementos

de

la

Reforma Judicial: Una Propuesta

 

Multidisciplinaria

para

el Estudio

de

los Tribunales Estatales

Mexicanos”,

99

http://www.juridicas.unam.mx/publica/rev/refjud/cont/1/rjf/rjf8.htm, 13 de abril del 2008.

  • 3.1.5. Los Terrenos baldíos: convirtiendo lugares malos en lugares buenos”, http://www.uri.edu/ce/wq/has/PDFs/brownfields _spanishwithcover.pdf, 27 de junio del 2011.

  • 3.1.6. “Medio Ambiente”
    http://www.muniguate.com/index.php/medioambiente/92-cem/6626- denuncias. 3 de julio del 2011.

  • 3.1.7. “Principio

de

Legalidad”.

http://www.enciclopedia-

juridica.biz14.com/d/principio-de-legalidad/principio-de-legalidad.htm, 8 de junio del 2011.

  • 3.1.8. “Sectores Residenciales”
    http://www.muniguate.com/index.php/catastro/67-viapublica/471-250- sectores-residenciales. 3 de Julio del 2011.

  • 3.1.9. www.cc.gob.gt, “Sentencia de la Corte de Constitucionalidad del 19 de Febrero de 200”. Exp. 2938-2007. Gaceta No. 87.

    • 3.1.10. www.cc.gob.gt, “Sentencia de la Corte de Constitucionalidad del 8 de Agosto de 200”. Exp. 1577-2008. Gaceta No. 89.

3.2.

Cd-Rom:

  • 3.2.1. Manuel Osorio. “Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales”. 1ª Edición Electrónica. CD-ROM.

101

4. OTRAS:

  • 4.1. Revistas:

    • 4.1.1. César Hines Céspedes, “El principio de eficiencia como parámetro de control del acto administrativo”. Revista de Ciencias Jurídicas. Edición No. 111. Costa Rica. Septiembre-Diciembre. 2006.

    • 4.1.2. Fundación Centroamericana de Desarrollo –FUNCEDE- y Fundación Soros Guatemala. “Los Juzgados de Asuntos Municipales” Infom. Guatemala. 2005.

    • 4.1.3. Ortega, Luis, “El reto dogmático del principio de eficacia”. Revista de Administración Pública Nº. 113. Madrid. Enero-Abril. 1994. Centro de Estudios Constitucionales.

    • 4.1.4. Nevado Batalla-Moreno, Pedro T. “La Materialización del Principio de Eficacia en el Derecho Español, ¿Utopia o Realidad?”. Revista Jurídica 2003/16. Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales y Políticas. Edición 16. Tomo I. Enero. 2003.

  • 4.2. Tesis:

    • 4.2.1. Berger Perdomo, Oscar José Rafael, “Los Juzgados de Asuntos Municipales”, Guatemala, 1989, Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales, Abogado y Notario, Universidad Rafael Landívar.

    • 4.2.2. De León C. Edgar. “Tipologías Arquitectónicas. Edificios altos de apartamentos contemporáneos en Guatemala”. Guatemala. 2006.

  • 103

    Maestría en Diseño Arquitectónico. Universidad De San Carlos de Guatemala.

    4.2.3. Mejicanos Jiménez, Manuel De Jesús, “El efectivo cumplimiento del objeto del Amparo en Guatemala”. Guatemala, 1995. Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales. Abogado y Notario. Universidad De San Carlos de Guatemala.

    4.2.4. Morales Moscoso, Sergio Donaldo, “La necesidad de crear el Juzgado de Asuntos Municipales en Los Amates, departamento de Izabal”. Guatemala, 2006. Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales. Abogado y Notario. Universidad Mariano Gálvez.

    4.3.

    Sentencias:

    4.3.1. Sentencia de fecha veinte de junio de mil novecientos noventa y nueve, dentro del expediente 354-99, Gaceta número 53. “Corte de Constitucionalidad”.

    105

    Anexo 1

    ANEXOS

    Diagrama de la estructura organizacional y funcional del Juzgado de Asuntos

    Municipales de la Municipalidad de Guatemala.

    Anexo 1 ANEXOS Diagrama de la estructura organizacional y funcional del Juzgado de Asuntos Municipales de

    107

    Anexo 2:

    Flujo grama del procedimiento para denuncias tramitadas por el Oficial Noveno de la

    Dirección de Control Territorial.

    Anexo 2: Flujo grama del procedimiento para denuncias tramitadas por el Oficial Noveno de la Dirección

    109

    Anexo 3

    Flujo grama de Procedimiento por denuncia de la Empresa Municipal de Agua de la

    Ciudad de Guatemala –EMPAGUA-

    Anexo 3 Flujo grama de Procedimiento por denuncia de la Empresa Municipal de Agua de la

    111

    Anexo 4:

    Flujo grama del procedimiento por denuncia de contaminación de la Dirección de Medio

    Ambiente

    Anexo 4: Flujo grama del procedimiento por denuncia de contaminación de la Dirección de Medio Ambiente

    113

    Anexo 5:

    Esquema del procedimiento del Amparo sin incidencias.

    Anexo 5: Esquema del procedimiento del Amparo sin incidencias. 73 Vásquez Girón, Angélica Yolanda, “El Ocurso

    73

    • 73 Vásquez Girón, Angélica Yolanda, “El Ocurso de Queja”, Corte de Constitucionalidad, Guatemala, 2009, Pág. 24.

    115

    Esquema del procedimiento del Amparo con incidencias.

    74

    Esquema del procedimiento del Amparo con incidencias. 74 Flores Juárez, Juan Francisco, “Constitución y Justicia Constitucional/Apuntamientos”.
    • 74 Flores Juárez, Juan Francisco, “Constitución y Justicia Constitucional/Apuntamientos”. Guatemala, Guatemala, Talleres Gráficos de IMPRESOS. Segunda Edición 2009, Anexos 3.

    117

    dentro del expediente 3426-2008, con fecha doce de febrero de dos mil nueve:

    “Respecto de las consideraciones de la sentencia de primer grado, esta Corte manifiesta: (i)Que derivado de la denuncia de violación al derecho de defensa de la

    amparista, no puede obligársele a agotar definitividad cuando la falta de audiencia previa al retiro de las vallas publicitarias es parte de la motivación del amparo. Sin

    embargo, dado que una de las vallas citadas no fue retirada por la autoridad impugnada (ubicada en carretera que conduce de Mixco a San Lucas), respecto de ese acto reclamado, al evidenciarse la falta de legitimidad pasiva, la improcedencia de la acción es notoria. (ii) Con relación a la segunda valla retirada (ubicada en la Calzada Roosevelt) la autoridad municipal argumentó que el personal administrativo de la Dirección de Áreas Públicas había tratado de contactar vía telefónica a la empresa responsable de la valla pero que “fue imposible comunicarse con la empresa propietaria debido a que la valla no tiene identificación” y que su remoción era urgente. En el caso concreto, la municipalidad reclamada, por encontrarse imposibilitada materialmente de determinar al propietario de la valla, no agotó el derecho de defensa de la ahora amparista. Sin embargo, tal actuación no es imputable a la autoridad recurrida sino al responsable de la colocación de la valla quien debe identificar plenamente la misma para efectos administrativos, como los que ahora se conocen. Así también se deduce que será el propietario de la valla al que le corresponde su mantenimiento. De ahí que el retiro de la valla, por razones de seguridad vial, fue ejecutado, como lo estimó el tribunal de primer grado, en razón del bien común. Las razones anteriores son suficientes para confirmar la sentencia apelada, con modificación en el segmento resolutivo en el sentido de que, por imperativo legal, se impondrá multa al abogado que patrocinó la acción.”

    119

    dentro del expediente 3817-2008, con fecha cinco de febrero de dos mil nueve:

    El Tribunal de primer grado desestimó la acción al considerar que no se había

    agotado la definitividad procesal al establecer que “Se establece que la resolución emitida el nueve de agosto del año dos mil siete, por la autoridad impugnada, de conformidad con lo establecido en el artículo 155 del Código Municipal, dicha resolución es susceptible de ser impugnado de recurso de revocatoria.” Por este motivo se denegó el amparo. Esta Corte, al hacer el análisis del proceso administrativo que sirve de antecedente al presente amparo establece que contra la resolución que el postulante señala como agraviante a sus derechos, interpuso recurso de revocatoria el que fue rechazado por extemporáneo, el veintidós de agosto del dos mil siete; dicho recurso era el idóneo conforme los artículos 155 del Código Municipal y 7 de la Ley de lo Contencioso Administrativo. La decisión de rechazo es la que reviste el carácter de definitiva y que pudiese haber causado el supuesto agravio, susceptible de ser examinado por la vía de amparo; y, dado que la acción se intentó contra acto distinto, no es posible un pronunciamiento sobre el fondo del asunto por concurrir erróneo señalamiento del acto agraviante.

    Por la razón anteriormente considerada, el amparo debe denegarse al ser notoriamente improcedente; y habiendo resuelto en tal sentido el Tribunal de Amparo, procede confirmar la sentencia apelada.”

    121

    dentro del expediente 865-2009, con fecha dieciséis de octubre de dos mil nueve:

    Del análisis de las constancias procesales, se establece que el postulante acudió directamente al amparo para impugnar la resolución que estima le causa agravio, sin haber agotado la vía ordinaria, al no haber iniciado previamente al amparo el proceso contencioso administrativo conforme lo regulado en el artículo 161 del Código Tributario. Al no haber hecho uso del procedimiento ordinario que la ley establece para impugnar la resolución reclamada, se incumplió con el principio de definitividad, que sujeta la petición del amparo al agotamiento previo de los recursos ordinarios por cuyo medio pueden ventilarse adecuadamente los

    asuntos de conformidad con el debido proceso. Por las razones anteriormente consideradas, el amparo solicitado debe denegarse; habiendo resuelto en ese sentido el tribunal de primer grado, procede en consecuencia confirmar la sentencia apelada, modificándola en la condena en costas por no haber sujeto legitimado para su cobro.”

    123

    dentro del expediente 328-2008, con fecha veintitrés de mayo de dos mil ocho:

    …”Del análisis de las constancias procesales, esta Corte advierte que la decisión de rechazo liminar contenida en el acto reclamado, no genera agravio alguno al amparista, que pueda ser susceptible de ser reparado por medio de esta garantía constitucional, pues es evidente que, por la etapa del procedimiento administrativo en la que se pretendió promover la revocatoria objeto de rechazo, dicho recurso resultaba inviable, pues no se impugnó un acto definitivo; conforme lo establecido en el artículo 36 de la Ley de Contrataciones del Estado, dentro del plazo de dos días siguientes a que quede firme lo resuelto por la Junta, ésta cursará el expediente a la autoridad superior, la que aprobará o improbará lo actuado, y hará la adjudicación correspondiente, dentro del plazo de cinco días de recibido el expediente, por lo que se concluye que la resolución contra la que se presentó recurso de revocatoria no es definitiva, ya que aún no ha sido aprobada la adjudicación por el Ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda como autoridad superior, lo que hace que el recurso de revocatoria sea inidóneo, debido a que el trámite de licitación no ha finalizado. Por esta razón, no es procedente impugnar lo resuelto por la Junta de Cotización relacionada, ya que el proceso de licitación no adquiere firmeza hasta que la adjudicación sea aprobada o improbada por el Ministro; es a partir de esta fase que el amparista tiene a su alcance el poder impugnar la misma mediante los recursos y

    procedimientos administrativos establecidos en la ley de la materia y, en su caso, la vía judicial para impugnar si así lo estima pertinente. (En similar sentido se resolvió en las sentencias dictadas por esta Corte el veinticinco de Julio de dos mil uno, veintidós de marzo de dos mil seis y ocho de septiembre de dos mil tres dentro de los expedientes mil trescientos cincuenta-dos mil [1350-2000], tres mil ciento diez-dos mil cinco [3110-2005] y mil setenta-dos mil tres [1070-2003]). Por tal motivo, la autoridad

    impugnada, al rechazar el recurso aludido, actuó de conformidad con la ley y no causó agravio que pueda ser reparado por esta vía constitucional; en consecuencia, el amparo es improcedecente debiéndose confirmar por estas razones la sentencia venida en

    125

    cual se fija en un mil quetzales.”

    Extracto objeto de análisis de la sentencia de la Corte de Constitucionalidad de fecha catorce de septiembre de mil novecientos noventa y nueve:

    “El análisis de los antecedentes muestra que: a) la postulante y José Rodolfo Maza Felice, son copropietarios en forma indivisa de un bien inmueble, del cual, Inversiones Aral, Sociedad Anónima, pidió que fueran derribadas dos paredes por estar construidas sobre la vía pública y, además, afectar la visibilidad de locales comerciales de su propiedad; en el expediente administrativo que se inició sobre tal solicitud, el tribunal reclamado, en resolución de dieciocho de noviembre de mil novecientos noventa y siete, requirió a las partes la presentación de "fotocopias de las Escrituras Públicas correspondientes"; en la que corresponde a la finca en la que se hallan las paredes en cuestión -escritura número setenta de veintiséis de febrero de mil novecientos ochenta y seis- la postulante figura como copropietaria del inmueble, y como tal fue hecha la inscripción de su derecho en el Registro General de la Propiedad. De manera que, desde entonces, la autoridad conoció de esa circunstancia, lo que le obligaba a darle audiencia y tenerla como parte en el asunto. Pese a ello, la omitió y, al continuar el trámite del expediente sólo tuvo como parte a José Rodolfo Maza Felice a quien se le requirió la presentación de medios de prueba y se le dio la oportunidad de participar en los reconocimientos prácticos que se hicieron en el inmueble y no obstante que el procedimiento fue objeto de enmienda, que obligó a volverlo a su inicio, en la tramitación se volvió a incurrir en la omisión de la audiencia señalada, situación que evidentemente vulnera el derecho de defensa de la postulante, quien, en su condición de copropietaria, tiene derecho de defender la integridad del bien por los medios que la ley pone a su alcance. La falta de emplazamiento señalada, por implicar vulneración al derecho de defensa invocado, hace pertinente otorgar la protección constitucional solicitada, tal como lo hizo el tribunal de primer grado, cuyo fallo debe confirmarse. La autoridad impugnada sostiene que la accionante no cumplió con el principio definitividad, al no intentar medio de defensa alguno en la vía administrativa. Al respecto, esta Corte ha sustentado que no se incurre en el incumplimiento aludido cuando el reclamante no ha sido parte en un proceso, porque en tal caso no está en la

    129

    posibilidad jurídica que le permita hacer uso de dispositivos procesales, por lo que el amparo deviene la única vía para restaurar el imperio de los derechos transgredidos.”.

    131

    Anexo 12:

    Extracto objeto de análisis de la sentencia de la Corte de Constitucionalidad de fecha

    siete de noviembre de dos mil ocho:

    “Efectuado el estudio del expediente administrativo… esta Corte establece lo siguiente:

    a) Mediante escrito presentado el vei