Вы находитесь на странице: 1из 2

La "forma" de doctrina

¿Por qué habla la Biblia de la "forma" de doctrina? Dice el apóstol


Pablo, "habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual
fuisteis entregados" (Romanos 6:17).

La palabra forma viene de una palabra griega que significa molde. "La
metáfora es la de un molde dentro del que se tira un material fundido a fin de
que adquiera su forma" (WEV). Casi todos conocen los moldes que se usan
para fabricar toda clase de productos de metal, de plástico o de otro material.
(Aun en la cocina se usan moldes para hacer pasteles, gelatinas, etcétera). Así
es la doctrina de Cristo. Es el molde al cual uno se somete (se tira como metal
fundido) para tomar la forma de esa doctrina. En el mismo texto (Rom. 6:4)
Pablo explica que "somos sepultados juntamente con él para muerte por el
bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del
Padre, así también nosotros andemos en vida nueva". Cuando uno se
arrepiente y se bautiza, se toma la forma de la muerte, sepultura y resurrección
de Cristo. Dios quiere que seamos "hechos conformes a la imagen de su Hijo"
(Romanos 8:29); "somos transformados de gloria en gloria en la misma
imagen" (2 Corintios 3:18).

Por lo tanto, no toda doctrina sirve. Hay dichos populares que están muy
equivocados. Se dice, "No importa lo que uno crea, sólo que sea sincero".
¡Qué dicho tan insensato! Este dicho indica que no importa lo que Jesús
enseña. Otro dicho popular (también necio) es "Cada quien puede interpretar
la Biblia a su modo". Si un hombre tiene diez hijos y les dice la misma cosa,
¿está bien que cada hijo crea lo que quiera? ¿puede interpretar las palabras de
su papá cada quien a su modo? Solamente a la palabra de Dios se aplica tal
regla absurda. ¡Qué irreverencia!

El apóstol Pablo también dice (Efesios 4:4-6) que hay "un cuerpo (la
iglesia, 1:22, 23), y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma
esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre
de todos". "Aunque haya algunos que se llamen dioses", sólo hay un Dios (1
Corintios 8:5, 6). Así también aunque haya algunos que se llamen señores,
sólo hay un Señor. Se dice que uno puede creer lo que le convenga, pero hay
solamente una fe (el evangelio verdadero). Se dice que hay muchos cuerpos,
muchos bautismos, muchas esperanzas, etc., y cada quien puede escoger, pero
los que hablan así ignoran la forma (el molde, el patrón, el modelo) original, la
inspirada palabra de Dios.
Muchos religiosos apelan a las Escrituras para algo, mayormente
cuando creen que éstas les apoyan en su enseñanza y práctica. Esto significa
que reconocen que la Biblia es el molde en cuanto a ciertas enseñanzas y
prácticas. Por todo lado se oye decir, "La Biblia dice", o "Las Escrituras
enseñan", etc. pero muchos citan textos bíblicos para apoyar solamente ciertas
doctrinas predilectas.

Es indispensable que todos se sometan al molde original, porque de otro


modo el producto que sale del molde no será cristiano sino algo desaprobado
por Dios.