Вы находитесь на странице: 1из 2
El renacimiento del oscurantismo Apóstol Sergio Enríquez O. Octavo servicio – Santa Cena Guatemala, 06

El renacimiento del oscurantismo

Apóstol Sergio Enríquez O.

Octavo servicio Santa Cena

Guatemala, 06 de marzo del Año de la Abundancia

Santa Cena Guatemala, 06 de marzo del Año de la Abundancia A partir del inicio de

A partir del inicio de la época cristiana, tanto el mundo occidental como el oriental fueron evangelizados a pesar de que sus culturas estaban muy arraigadas en otras cosas. Pero desafortunadamente, éstos no fueron cristianizados con el mensaje glorioso que los apóstoles del Cordero y del Espíritu empezaron a predicar en los inicios de la Iglesia, sino que conforme fue pasando el tiempo se comenzó a perder la sustancia de lo que verdaderamente era el cristianismo, por lo que el mensaje que se estaba trasladando ya no era puro, sino más bien se había mezclado con pensamientos humanistas. Otra cosa que comenzó a suceder fue que ya no se exponía el mensaje; más bien se imponía a toda la gente, dando como resultado el que muchos se convirtieran al mismo por temor y no así por convicción o revelación. Todo este mover inicia aproximadamente en el año 300 D.C., luego de que Constantino (emperador romano) afirmara haber recibió una visión en la que aparece una cruz sobre la esfera solar (símbolo del Sol Invictus, fiesta romana muy extendida y de la que este emperador era fiel seguidor) y en ésta aparece grabado el mensaje con este símbolo vencerás. Él decide estampar en sus estandartes el crismón y el hecho de haber ganado la batalla luego de este evento, lo condujo a pensar que se trataba de un milagro por lo que se convirtió de inmediato al cristianismo. Posteriormente, en el año 1000 D.C., este pasó a ser el emblema de los cruzados; es decir, que ellos llevaban una cruz roja en su túnica para ir a batallar contra los musulmanes a quienes ellos llamaban infieles. Ahora bien, los historiadores sostienen que la época del oscurantismo empezó más o menos en el año 475 D.C., y que la época del renacimiento inicio en el año 1000 D.C. Según sus creencias, es en este punto donde comienza a resurgir la ciencia y las artes. Entonces vemos que el mundo occidental fue frenado terriblemente porque la religión cristiana (catolicismo) impidió cualquier intento de expresión o pensamiento que la gente pudiera tener. Ahora bien, aunque los historiadores dividen en dos tiempos (oscurantismo y renacimiento del oscurantismo) todo lo sucedido entre los primeros años después de Cristo, nosotros debemos comprender que la oscuridad o tinieblas es algo que siempre ha estado presente y que jamás ha dejado de gobernar este mundo. Y en la Biblia se hace mención de las tinieblas en repetidas ocasiones, por ejemplo: nos muestra que nosotros somos hijos de la luz y del día; no de la noche ni de las tinieblas (1Ts 5:5) y también nos deja ver que la noche está avanzada, y el día se acerca; por lo que nos exhorta a desechar las obras de las tinieblas y a vestirnos con las armas de la luz (Rom 13:12). Dicho de otra manera, nosotros estamos viviendo en medio de la noche pero no somos del oscurantismo, sino hijos de la luz. Ahora, ¿qué fue lo que sucedió en los inicios de la iglesia y cómo es que muchos fueron desviados de la sana doctrina? En la medida en que la iglesia primitiva fue creciendo en número, los apóstoles del Cordero convocaron entre los discípulos a personas de buen testimonio y llenos del Espíritu Santo y de sabiduría para encargarles el servir en las mesas (Hch 6:1-7); pero surgió el problema de que la organización de la Iglesia llegó a crecer tanto que pasó a ser comparativamente como una vestidura de Saúl que aprisionó al organismo, que es lo que tiene vida. Y todo el mensaje del Evangelio fue quedando únicamente a nivel de conocimiento (mental); y el hecho de ya no llevarse a la práctica (experiencia de vida) como era lo propio a hacer; entonces se le abrió la puerta a un oscurantismo religioso, lo cual ha dañado a la humanidad. Los pueblos fueron en pos de hombres y sus instrucciones, pensando que la Verdad (Jesucristo) afloraba en ellos; mas oscurecidos en doctrinas humanas fueron de aquí para allá llevados como nubes sin agua. Por ello muchos murieron sin conocer la Verdad de la Palabra de Dios; otros murieron ocultándola de ellos, y algunos murieron pensando ser salvos en las batallas que no trajeron más que pobreza y muerte por los intereses económicos de otros individuos. Debemos agradecer al Señor la bendita misericordia de haber sido cimentados en la sana doctrina y tener Su Palabra a nuestro alcance para escudriñarla, ser limpiados y formados por ella. Nosotros debemos mantener una relación con Dios y poner por obra Su palabra, así como el procurar la santidad y el ser purificados; no ignorando que el aumento del oscurantismo que hoy día se experimenta a nivel mundial solo nos apuntala que muy pronto la Iglesia será tomada de la tierra y dará inicio la semana 70 de Daniel. Cabe mencionar que el oscurantismo trae consigo una ministración a la cual podemos llamar la antítesis de la trinidad. A este respecto debemos conocer que el primer libro que se escribió de la Biblia, lo fue Job; y el último fue Apocalipsis. Hemos aprendido que las cosas que pasan de último se parecen mucho a aquellas que pasaron en el principio; por tanto, en el libro de Job hay elementos que se pueden ver en el libro de Apocalipsis. Si nos centramos en todo lo escrito en el libro de Job, nos percatamos que se hace referencia de tres monstruos: Leviatán (serpiente antigua que habita en el agua), Rahab (habita en el mar) y Behemot (habita en pantanos). En Job 40:21 LBA se hace referencia de Behemot y se dice que bajo los lotos se echa, en lo oculto de las cañas y del pantano. Cuando buscamos la definición del término pantano, el mismo se define como una capa de agua estancada y poco profunda en la cual crece una vegetación acuática que puede llegar a ser muy densa. Nótese entonces que Behemot se mueve en lo oculto y en los pantanos (surge de un aislamiento de las corrientes o fuentes de aguas). La palabra ocultoproviene del idioma

1

1

Este estudio puede imprimirse y reproducirse por cualquier medio siempre y cuando se cite la fuente de donde se obtuvo.

www.ebenezer.org.gt

El renacimiento del oscurantismo Apóstol Sergio Enríquez O. Octavo servicio – Santa Cena Guatemala, 06

El renacimiento del oscurantismo

Apóstol Sergio Enríquez O.

Octavo servicio Santa Cena

Guatemala, 06 de marzo del Año de la Abundancia

Santa Cena Guatemala, 06 de marzo del Año de la Abundancia hebreo “ séter-H5643 ” el

hebreo séter-H5643el cual podemos interpretar es el reino de Behemot. Séter tiene varios significados, entre ellos: oculto, secreto, solapadamente, detractor y escondido. Cualquier cosa que se haga en lo oculto o secretamente, no proviene de Dios. Las cosas que son prohibidas o ilícitas resultan atractivas para aquellos que no tienen temor de Dios; por ello dice la Biblia que dulces son las aguas hurtadas, y el pan comido en secreto es sabroso, conforme se lee en Pr 9:17 LBA. Al participar de la Santa Cena, nosotros debemos descubrir nuestra alma y confesar todos los pecados que hemos cometido, arrepentirnos y pedir perdón; aun por aquellos pecados que nos son ocultos como decía el Salmista; de lo contrario, no recibiremos los beneficios de la mesa del Señor sino más bien los juicios por haberla tomado indignamente. Ahora bien, siendo que el versículo antes mencionado en cierta forma también nos habla acerca de las relaciones sexuales ilícitas; entonces debemos tener presente que en las Escrituras se nos exhorta, en el Señor Jesús, a que andemos de manera agradable delante de Dios y que abundemos en ello más y más. Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; es decir, que nos abstengamos de inmoralidad sexual; que cada uno de nosotros sepa cómo poseer su propio vaso en santificación y honor, no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; y que nadie peque y defraude a su hermano en este asunto, porque el Señor es el vengador en todas estas cosas (1Ts 4:1-6). Es importante que entendamos lo que el concepto fornicacióny adulteriosignifican realmente, y que nos apartemos de estas cosas, pues aquel que las practica está siendo cubierto por Behemot. Tengamos en cuenta que la fornicación puede darse aun entre esposos, pues si el marido no posee a su esposa en

santificación, bien puede terminar cruzando los linderos y entrando en el terreno de Behemot por haber ido tras lo prohibido. Si alguno ya ha caído en este tipo de pecado, lo que debe hacer es arrepentirse, confesar su pecado y apartarse para que alcance misericordia;

y

a través de la Santa Cena puede ser ministrado y liberado de la influencia de Behemot. Otro pecado en el que la gente puede caer y que se asocia a Séter es la calumnia, tal como se expone en Sal 101:5 LBA.

 

Una

calumnia es aquella acusación, imputación, carente de verdad que se vierte sobre alguien con la clara misión de provocarle un daño. La acusación generalmente está destinada a afectar la dignidad de un individuo, menospreciando su fama o directamente atentando

contra la estima que ostenta en la sociedad. No obstante, s

i somos llamados a testificar sobre algo que hayamos visto o que sepamos,

y no lo declaramos o nos negamos a testificar, seremos culpables juntamente con quien cometió la falta, conforme se expone en Lv

5:1 LBA. En otras palabras, no podemos levantarles calumnias a nuestros hermanos en la fe, pero tampoco podemos callar si sabemos que alguien está obrando mal. Aunado a todo esto que ya hemos explicado, vemos que el adultero también se mueve en la oscuridad, o sea, en el terreno de Behemot, según Job 24:15 LBA. Asimismo aquellos que se comen en secreto a sus propios hijos, tal como leemos en Dt 28:57 LBA. Hay padres que abusan sexualmente de sus hijos o los maltratan físicamente, lo cual es un pecado delante de los ojos del Señor. Hoy, el Todopoderoso nos hace un llamado a que examinemos nuestro interior, reconozcamos la condición en la que nos encontramos, vengamos ante Su presencia y nos pongamos a cuentas para que la mentalidad pecaminosa sea quitada, y en su lugar nos sea dada la mentalidad que proviene del Espíritu, la cual es vida y paz. Participemos de la mesa del Señor de una forma digna y permitamos que Su ministración rompa y deshaga todo yugo de iniquidad que pueda estar atrapándonos. Recordemos que son dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios, por tanto, dejemos que el Espíritu Santo nos purifique

a través del pan y del vino. ¡Que la paz de Dios envuelva nuestra vida y Su gracia sea siempre con todos nosotros! ¡MARANATHA!

Redactado por: Hna. Natalie Marie Figueroa

2

2

Este estudio puede imprimirse y reproducirse por cualquier medio siempre y cuando se cite la fuente de donde se obtuvo.

www.ebenezer.org.gt