Вы находитесь на странице: 1из 12

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

Citar ABELEDO PERROT Nº: AP/DOC/741/2014

DEFRAUDACIONES ~ Defraudaciones especiales ~ Estelionato

Autor: Bertinat Gonnet, Santiago Título: Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.) Fecha: 2014-06-02 Publicado: RDP 2014-6-1191

(*)

I. Aspectos Generales

a) Bien jurídico protegido

1. La defraudación del inc. 9 del art. 173, CPen., tipifica la conducta de vender o gravar como libres, bienes

litigiosos, embargados o gravados, tutelando así la propiedad contra maniobras que tiendan a vulnerar fraudulentamente la incolumidad patrimonial. (C. Penal Rosario, sala 1ª, 8/2/1994, "Sentis, José María s/defraudación").

b)

Relación con el delito de estafa (art. 172, Código Penal)

2.

El estelionato se particulariza frente a la figura genérica de estafa en razón de que el engañado sólo puede ser

el comprador. (C. Nac. Crim. y Corr. Fed., sala 1ª, 24/2/2009, "Jaquet, Carlos E. y otros s/procesamiento y sobreseimiento", causa Nº 41728).

3. El estelionato es una defraudación especial, pero responde al género y constituye una figura de estafa. (C.

Crim. y Corr. Pergamino, 30/9/1996, "L., D. s/hurto", causa 2138).

4. La figura del art. 173, inc. 9, CPen., no es otra cosa que una forma de estafa, prevista en el art. 172. (C. Nac.

Crim. y Corr., sala 6ª, 23/9/1985, causa 12331).

c)

Objeto del delito

5.

El objeto material en el tipo de estelionato de bien aparentemente libre, debe ser, conforme fuera entendido

pacíficamente por la doctrina, propio y además es presupuesto que sea litigioso, embargado o gravado. El carácter de propio del bien, exigido implícitamente por el tipo, es justamente el que remarca la especialidad de la figura en análisis: sujeto activo y objeto, en la especie, no son intercambiables. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 28/3/2003, "Villoldo, Oscar A.", causa 20854).

6. Configura estelionato (

sido su propietario exclusivo; siendo indiferente a los fines de la figura penal, que haya sido, al mismo tiempo, parcialmente propietario. (C. Nac. Crim. y Corr. Fed., sala 2ª, 3/6/1997, "Cingoni, Andrea s/querella", causa

la disposición a título oneroso, de bienes sociales como si el autor (socio) hubiera

)

12770).

II. Tipicidad objetiva

a) Elementos del tipo objetivo

1.— Ardid o engaño

i)

Acción de desplegar mecanismos engañosos

7.

El sujeto activo debe utilizar un ardid que tenga la idoneidad de engañar al sujeto pasivo que compra lo ajeno

seguro de que se está realizando una operación legal; la duda, sospecha o la actitud dolosa del comprador, excluye la defraudación. (C. Crim. y Corr. Formosa, 3/2/1994, "Benítez, Walter s/defraudación").

8. Aun cuando el texto vigente del artículo 173, inciso 9, del CPen. no contenga la expresión "callando u

ocultando" que incluía la redacción derogada por ley 23077, resulta claramente acriminable la conducta del encartado que no se limitó a callar, sino que aseveró la ausencia de gravámenes, con lo que colocó su conducta en el ámbito de la mala fe contractual (art. 1198 del CCiv.). Por lo demás, este comportamiento configuró ardid,

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

puesto que creó una imagen deformada de lo que era la situación jurídica del bien vendido, con obvias consecuencias patrimoniales. (C. Crim. y Corr. La Plata, 21/6/1988, "C., R. s/estelionato", causa 72784).

9. El elemento "ardid" que se requiere para la configuración del estelionato no necesita ser una maniobra particularmente complicada y convincente, bastando que se trate de cualquier forma de engaño, por mínima que fuere; y ello porque, tratándose de ese delito en particular, y a diferencia de otras formas de estafas y defraudaciones, la tenencia de las cosas por parte del agente, que ya de por sí hace presumir naturalmente su propiedad, constituye una suerte o especie de comienzo de engaño, por lo cual cualquier manifestación del vendedor, verbal o escrita, que tienda a reforzar esa creencia o presunción del comprador, viene a integrar y completar el ardid. (Sup. Trib. Just. Chubut, sala Penal, 31/8/1973, "C., J. V. - C., F —menor— s/hurto simple y defraudación en conc. real el 1° y encubrimiento el 2°").

ii) Relevancia penal del silencio y de la simple mentira

10. Corresponde decretar el procesamiento en orden al delito de estelionato respecto del imputado que habría

vendido un automóvil prendado sin advertir al comprador sobre dicha circunstancia, ya que prima facie se encuentra acreditado que el encartado habría comprado el vehículo por un precio que comprende en forma evidente la existencia de la deuda, para posteriormente venderlo por un precio mayor y sin especificación alguna acerca de la prenda en el respectivo contrato. (C. Apel. Río Grande, sala Penal, 26/11/2007, "Eiriz, Cristian", LLPatagonia 2008 —abril—, p. 206, cita online AR/JUR/10087/2007).

11. Configura el delito de estelionato la acción de los procesados que vendieron a los querellantes un inmueble,

instrumentándose la operación mediante un boleto de compraventa, donde se establecía que la venta se realizaba con base en títulos perfectos y libres de gravámenes, silenciando que existían hipotecas vigentes que gravaban

el bien objeto de la venta. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, 24/9/1987, "Alves Egreja, H.", causa 32881).

iii)

Irrelevancia penal del silencio y de la simple mentira

12.

Corresponde confirmar el sobreseimiento en orden al delito de estelionato —art. 173, inc. 9, CPen.—

decretado respecto del propietario de un automotor que intentó venderlo a pesar de la existencia de una deuda por patentes impagas que impedían el traspaso del dominio, ya que el hecho de haber ocultado dichos gravámenes no configura el fraude típico de la estafa, en tanto la simple mentira o bien callar cuando no existe el deber de expresarse no importan por sí mismos la conducta prevista por la norma, si no van acompañados de un proceder intencionalmente dirigido a inducir a un error. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 30/4/2003, "Mussa, Juan R. y otro", DJ 2004-1-955, LL Online AR/JUR/4616/2003).

13. Para aplicar la figura del estelionato no basta con el mero silencio sino que resulta necesario un fingimiento

o apariencia que lleve al comprador a creer con conocimiento (inducido) que el enajenante es el propietario. Es

decir, la ley no reprime la mera venta de bienes ajenos, sino de éstos como propios. (C. Crim. y Corr. Formosa, 23/3/1992, "Morel, José O. s/robo").

14. El silencio guardado por los vendedores al suscribir el boleto de compraventa acerca de una hipoteca que

gravaba el inmueble, si bien pudo tener relevancia penal según el art. 173, inc. 9, del Código Penal anterior al correspondiente según ley 23077, que captaba la conducta de callar u ocultar el gravamen, actualmente dicha omisión no basta, en tanto el texto reimplantado requiere el concreto elemento de atribuir al bien gravado apariencia de libre, de allí que esta disposición sea más benigna en el caso. (Sup. Corte Bs. As., 5/3/1985, "C., C. s/estafa", causa 32930, DJBA 129-1985-729; AyS 1985-I-277; LL 1986-B-619).

15. Después de la reforma del art. 173, inc. 9, CPen., no mediando ardid, la venta de cosa ajena silenciando

simplemente su origen no es atrapada por ninguna disposición del CPen. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, 16/11/1982, "García Cortina, José", causa 26896).

iv)

Deber de informar sobre la situación jurídica del bien

16.

No pueden los imputados hacer valer como excusa su olvido respecto de la prenda que pesaba sobre el

rodado vendido al damnificado, si se está ante un caso de personas que se dedican a la venta de automotores y que deben guardar un mínimo de orden en las operaciones a realizarse, a lo que se añade que ninguna buena disposición tuvieran al momento del reclamo de su cliente para solucionarle un problema del cual eran los únicos responsables. Por ello debe confirmarse el auto que decreta el procesamiento de los incusos en orden al delito de defraudación por estelionato. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 5/11/2012, "Campobasso S.A", causa

19928).

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

17. El estelionato —art. 173, inc. 9, del CPen.— constituye un supuesto específico de estafa en el que la

posición de garante emerge del deber de información en las transacciones económicas, donde el vendedor asume esa posición relativa a la ausencia de gravámenes en el momento del acuerdo de voluntades generador de esa obligación. (Trib. Casación Penal Bs. As., sala 3ª, 30/3/2010, "D., V. s/recurso de casación", causa 38192).

18. Si el silencio que ha causado el error implica una violación de un deber jurídico de manifestar lo que se

calla, puede imputarse a título de engaño defraudatorio. Por ello, y en tanto quien se encontraba vendiendo una vivienda no podía desconocer la existencia de un embargo que fue silenciado, al tener la obligación de hacerlo saber, el silencio guardado al momento de rubricar el boleto de compraventa constituye una circunstancia suficiente como para tener por acreditados los extremos del art. 306 del CPPN. Por ello, el procesamiento decretado en orden al delito de defraudación por estelionato debe ser confirmado. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 7/3/2005, "Medina, Teresita y otro", causa 25145)

19. El caso realiza el tipo doloso de estelionato, es decir. de un fraude en que el ardid consiste en callar u ocultar

la condición en que se encuentra el bien, quebrantado el deber positivo del sujeto activo de informar, omisión que determina el error del sujeto pasivo y su prestación patrimonial perjudicial. (C. Crim. Concepción del Uruguay, sala I, 6/6/2002, "G. E. (denunciante) s/robo calificado y privación ilegítima de la libertad").

20. No hay dudas de que el accionar del procesado (por el delito de estelionato) está atrapado en la norma legal,

ya que su silencio referente a que el vehículo tenía un gravamen que le impidió al querellante realizar la transferencia es el que hace incurrir en error al comprador de la cosa. En este punto es necesario observar que si bien el problema de la omisión de informar estaba discutido antes de la reforma del inc. 9 del art. 173, CPen., en

este caso funciona esa obligación por la especial circunstancia del contrato que lo lleva al encausado a posición de garante. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 23/9/1985, causa 12331).

2.— Error

21. No incurre en el delito de estelionato quien vende un reloj ajeno si, por el contexto en el que se llevó a cabo

la venta —en la vía pública, de noche y de manera meramente circunstancial—, cabe concluir que el comprador tenía conocimiento del origen delictivo del objeto vendido, ya que, cuando se constata la ausencia de buena fe del comprador, hay imposibilidad de engaño. (Trib. Sup. Just. Córdoba, sala Penal, 29/4/2009, "Ferreyra, Leonardo D. y otro", LLC 2009 —diciembre—, p. 1170, LL Online AR/JUR/20896/2009).

22. La figura del estelionato exige, para su configuración, que la apariencia de propiedad en el que actúa como

vendedor esté dotada de mecanismos engañosos aptos para inducir a error al comprador —en el caso, se absolvió al imputado por no encontrarse acreditados estos extremos—, convenciéndolo de la inobjetabilidad de esa operación. Ello no se configuró en el caso, pues la compradora conocía que la titularidad del bien pertenecía a otra persona. (C. Crim. 1ª Nom. Catamarca, 14/11/2005, "Villagra, Luis R.", LLNOA 2006 —abril—, p. 245,

AR/JUR/7049/2005).

23. En el delito de estelionato, el fraude tiene que estar dirigido a inducir en error al sujeto pasivo sobre la

condición del bien respecto del cual contrata. (C. Crim. y Corr. Pergamino, 9/8/1994, "D., M. s/defraudación", causa 1403).

3.— Disposición patrimonial y perjuicio patrimonial

24. El delito de estelionato, descrito en el artículo 173, inciso 9, del Código Penal, está dirigido a reprimir

aquellas conductas que, de algún modo, por ser un agravamiento del tipo básico de la estafa, provoquen, a partir del ardid o engaño del sujeto activo, un error en el damnificado que lo impulse a llevar a cabo un desprendimiento patrimonial especialmente prejudicial para sí. (Trib. Casación Penal Bs. As., sala 2ª, 17/5/2011, "O., M. L. s/recurso de casación", causa 31903).

25. No quedan dudas de que ha habido un perjuicio en el patrimonio de la víctima por una disposición efectiva

de dinero, según surge del propio boleto de compraventa no cuestionado; existió una maniobra ardidosa de parte del imputado que llevó a engaño al sujeto pasivo y a concretar la operación; dicha maniobra ardidosa tuvo tal entidad que hasta indujo a error a la profesional actuante y encargada de escriturar; está acreditada la relación causal entre dicha maniobra y la disposición patrimonial, siendo indiferente que tal disposición lo hubiere sido en beneficio del sujeto activo para que se configure el tipo genérico de la estafa en los términos del artículo 172 del Código Penal. (C. Crim. Paraná, sala 1ª, 5/10/1994, "Carrusi, Roberto O. s/defraudación").

26. El agente que vendió engañosamente, afirmando la propiedad de chatarra ajena, dándose el plus relevante

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

del otorgamiento de un recibo, no podrá ser responsabilizado penalmente, toda vez que en la especie ha faltado siempre la posibilidad de perjuicio para el comprador de buena fe, presunta víctima, habida cuenta de no ser reivindicables para el propietario denunciante las cosas enajenadas, ya que, no siendo las cosas muebles de que se trata robadas o perdidas, adquirió el comprador el dominio sobre ellas —artículo 2412, Código Civil—, por lo que mal puede hablarse de perjuicio o posibilidad dañosa, sólo porque pagó el precio, puesto que las circunstancias del caso han eliminado tal posibilidad de detrimento patrimonial. (C. Penal Gualeguay, sala 1ª, 23/8/1991, "A. T. A. s/defraudación especial").

b) Elementos normativos

1.— Venta

i) Boleto de compraventa considerado como venta

27. La figura del artículo 173, inciso 9, del Código Penal, al hablar de "venta" no se refiere exclusivamente a los

actos jurídicos mediante los que se perfecciona el derecho real de dominio —que en el caso de bienes automotores se da con la anotación de la transferencia en el Registro Nacional de la Propiedad Automotor—, sino que alude al contrato mediante el cual las partes que lo celebran asumen y cumplen las obligaciones recíprocas de entregar la cosa y pagar el precio estipulado, en los términos del artículo 1323 del Código Civil. (Trib. Casación Penal Bs. As., sala 3ª, 30/3/2010, "D., V. s/recurso de casación", causa 38192).

28. El llamado "boleto de compraventa" inmobiliaria es el contrato a que alude el artículo 1323 del CCiv.,

puesto que la escritura pública y la toma de razón registral no son otra cosa que los recaudos de publicidad, autenticidad y fecha cierta que resguardan la adquisición del derecho real, en atención al carácter "erga omnes" que reviste. De ahí que cometa estelionato quien, constándole la existencia de gravámenes, asevere en el texto del boleto la libertad del bien. (C. Crim. y Corr. La Plata, 21/6/1988, "C., R. s/estelionato", causa 72784).

29. Teniendo en cuenta que el boleto de compraventa perfecciona el contrato y las personas que lo celebran

asumen "actualmente" el compromiso de hacerse la entrega de la cosa y del precio, respectivamente, no parece que tenga sustento bastante la opinión de que la ley penal, al mencionar la venta, se refiere únicamente a actos jurídicos en los que se transmite la propiedad, es decir, que sólo está en juego un derecho real (el de dominio) sobre el bien. En consecuencia, el "vendiera" a que se refiere el art. 173, inc. 9, CPen., puede ser por medio de boleto. Por ello se descarta el concepto de que la venta por boleto es una mera promesa; en la especie hubo "venta" y se cumplieron sus presupuestos; faltó la escritura para transferir el dominio, que es otra cosa. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 18/5/1982, "Martínez, G.", causa 8360).

ii) Boleto de compraventa considerado como promesa de venta

30. Si bien el imputado, al momento de suscribir el contrato de venta del inmueble, declaró que no se hallaba

afectado por ninguna medida y del legajo del Registro de la Propiedad surge que pesan gran cantidad de embargos de fecha anterior, el tipo de estelionato (art. 173, inc. 9, del CPen.) exige que se trate de una venta y, al tratarse de un inmueble, no se ha perfeccionado, toda vez que no hubo escritura traslativa de dominio. Sin perjuicio de ello, la conducta del incuso resulta típica del delito de defraudación por desbaratamiento de derechos acordados (art. 173, inc. 11, del CPen.), si meses después de haber suscripto el contrato de venta con el querellante celebró un contrato de locación con un tercero, lo que tornó incierto o litigioso el cumplimiento, en las condiciones pactadas, de la obligación del damnificado sobre el inmueble. Además, se configura el delito de usurpación al haber despojado al querellante de la posesión del inmueble y cambiar la cerradura, posesión que detentaba desde la forma del contrato, en donde consta que el comprador tomaba la posesión en el acto de suscribirlo. Deviene irrelevante si el querellante abonó las cuotas pactadas en el convenio de venta, pues, si así hubiere ocurrido, debió haber obrado conforme a derecho, a través de las vías legales pertinentes y no mediante el despojo violento al damnificado, con el cambio de cerradura. En consecuencia, debe confirmarse el procesamiento dictado con la aclaración de que resulta autor penalmente responsable del delito de desbaratamiento de derechos acordados en concurso real con usurpación. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, 14/4/2003, "Aranze, Jacinto R.", causa 20232).

31. Resulta improcedente calificar dentro del tipo previsto por el art. 173, inc. 9, del Código Penal (en el caso,

se consideró que mediaba estafa) la conducta de los imputados, quienes, abusando de la confianza deparada y del escaso nivel cultural de los damnificados, lograron la disposición patrimonial de abultadas sumas de dinero, las que fueron entregadas por la compra de un inmueble, ocultándoles a los compradores la existencia de un gravamen con derecho real de hipoteca en primer grado, si sólo medió una promesa de venta a través de un boleto de compraventa y no pudo perfeccionarse la operación, pese a la tradición concretada, por la carencia de las formalidades legales exigidas para el contrato. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, "Weich, Enrique", 25/4/2002,

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

LL 2002-F-94; DJ 2002-3-418, AR/JUR/2582/2002).

32. La suscripción de un boleto de compra y venta habiendo ocultado al comprador la preexistencia de hipotecas

o embargos no configura el delito de estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.), toda vez que la promesa de venta no es una venta. Tal conducta constituye el delito de estafa, pues las cargas que pesaban sobre el inmueble eran superiores al saldo a percibir por la compradora. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 6/12/1999, "Pérez Bucci, Eduardo A.", causa 12471).

33. No cabe encuadrar dentro de la figura del estelionato la conducta de quien suscribió un boleto de

compraventa de un terreno ocultando el gravamen que pesaba sobre él, no obstante recibir la totalidad del precio

a título de pago, ya que vende un inmueble quien con las formalidades exigidas por la ley se obliga a transferir a

otro la propiedad por un precio, pero perfeccionada a través de la escritura traslativa de dominio y su inscripción, resultando ineficaz, a ese efecto, la suscripción del boleto de compraventa, que implica tan sólo una promesa y no la venta misma y corresponde encuadrarla en la figura genérica de la estafa. (C. Crim. y Corr. Mercedes, sala, 9/10/1997, "Domínguez, Noemí C., LLBA 1998-242, LL Online AR/JUR/3236/1997).

34. El ocultamiento del gravamen subsistente en un automotor (carga prendaria) al tiempo de prometerlo en

venta, recibiendo el importe estipulado para la operación, pero antes de su inscripción en el Registro, configura el delito de desbaratamiento de derechos acordados (art. 173, inc. 11, CPen.) y no el de estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.), pues hasta el momento de la inscripción no hubo exactamente venta, pero lo cierto es que tornó por lo menos litigioso el vínculo jurídico que unía al beneficiario de la prenda con el automóvil. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 20/9/1983, "Borelli, Oscar", causa 3057).

iii) Boleto de compraventa utilizado para instrumentar un pago parcial no es venta

35. Si el vehículo embargado fue entregado en pago por el imputado a la víctima a cuenta de mayor precio, para

la compra de otro automotor, pese a la existencia de un formulario 08 donde se reflejaba la venta del vehículo, la venta en realidad no ocurrió y, en consecuencia, al no existir tal enajenación, no puede bajo ningún concepto calificarse la supuesta conducta disvaliosa del encartado en las previsiones del art. 173, inc. 9, del Código Penal. (C. Crim. 2ª Nominación Catamarca, 6/3/2008, "Gallo, Rodolfo E.", LL Online AR/JUR/4863/2008).

2.— Gravamen

36. No importa gravamen alguno sobre un inmueble la firma del boleto de compraventa, dado que el tipo en

análisis (el delito de estelionato) requiere que los gravámenes se realicen a través de instrumentos públicos, ello sin perjuicio de configurar dicho accionar el delito de estafa. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, 17/10/1995, "Fernández, Hugo H.", causa 44871).

37. La falta de pago del impuesto a la radicación de automotores no puede encuadrarse en la norma del art. 173,

inc. 9, CPen., puesto que dicha omisión no convierte al vehículo en un bien litigioso, embargado o gravado, dando derecho únicamente a efectuar el reclamo pertinente en sede civil. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 1ª, 10/3/1983, "Gargiulo, J. C.", causa 26543).

3.— Embargo

38. La acción del procesado, que vendió, junto con otros, las instalaciones y elementos de un local, afirmando

que sobre los bienes no pesaba gravamen alguno, habiéndose acreditado que varios de ellos habían sido

embargados con anterioridad a aquellas operaciones, designándose a un tercero depositario, configura

objetivamente el delito de estelionato (

dentro de los tres días siguientes de la traba al deudor no obsta tampoco a la acreditación del cuerpo del delito, por cuanto la notificación de la traba del embargo ordenada en la segunda parte del art. 531 del Código Procesal Civil y Comercial no tiene otro efecto que hacer saber al deudor el embargo, corriendo el plazo para oponer excepciones desde el día de la diligencia en que se entregaron las copias o se las fijaron en la puerta de acceso en el lugar del domicilio. Como el embargo procede aun cuando el deudor no estuviese presente, si éste guarda silencio, consiente la medida, convalida los defectos u omisiones de la traba de embargo, que subsiste hasta la sentencia que rechaza la ejecución. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 2ª, 15/10/1985, "Grillo, Humberto J.", causa

La circunstancia de que el embargo dispuesto no haya sido notificado

)

30126).

4.— Arrendamiento

39. Consideramos suficientemente acreditado que B. M. K. del G., aparentando el carácter de titular del

inmueble (

lo subarrendó como propio a M. M. F., percibiendo el canon locativo por adelantado y

)

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

procurándose un lucro indebido en desmedro del patrimonio del querellante. Así, más allá de que no consignó

su firma en el contrato de locación (

permite sostener que se presentó ante el damnificado simulando tener derechos sobre el inmueble ajeno. En esa calidad obró al momento de mostrar el departamento a potenciales locatarios, mantuvo las negociaciones respecto del valor del alquiler y habría participado el día en que se celebró el acto jurídico presentando a V. como locadora del departamento con facultades para sublocarlo al damnificado. (C. Nac. Crim. y Corr., sala, 17/8/2010, "K. del G., B. M. y otros", LLOnline AR/JUR/74106/2010).

la totalidad de los elementos probatorios reunidos por la instrucción

),

5.— Bien litigioso

40. Advierte el tribunal que, respecto de la enajenación del bien inmueble (

señalado como "bien litigioso", previsto en el delito de estelionato al que hace alusión la señora juez

correccional en su declinación de competencia (artículo 173, inciso 9, del Código Penal). Al respecto, según el Diccionario de la Real Academia Española, se define como aquel bien que se encuentra en pleito; y en una

segunda acepción del mismo término, como el bien que está en duda y se disputa (

encuentre bajo algún gravamen, embargo o sea ajeno a la parte vendedora, según surge de la constancia de las actuaciones, el dictado de la inhibición general de bienes no determina que el inmueble se encuentre sometido bajo un litigio procesal, sino como prenda común de los acreedores frente a una obligación. Así, la conducta desarrollada por los encartados encontraría su adecuación típica en el delito de insolvencia procesal fraudulenta

(artículo 179, párrafo 2, del canon de fondo), en tanto se llevó a cabo la venta de un inmueble cuando en el fuero

laboral se había dictado una sentencia condenatoria en la que se hizo lugar a la pretensión (

Descartado que el bien se

es cuestión de análisis el término

)

)

) y se condenó a

"C.D.R. SA" a abonar la suma de cincuenta y seis mil novecientos sesenta y siete pesos. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 3/11/2008, "C.D.R. S.A Contienda. Insolvencia procesal fraudulenta. Correcc. 9/65", causa 35513).

c) Acciones típicas (1)

1.— Vender como bien libre un bien litigioso

41. Ante la venta de un automóvil sobre el que pesa un embargo trabado por el juez civil y comercial —cautelar

en la que se constituyó como depositario al padre del imputado, quien habría adquirido el vehículo—, no puede afirmarse que el vehículo constituye un bien litigioso, sino simplemente sujeto a una medida de embargo como resguardo patrimonial en juicio por causa ajena al mismo vehículo, lo que no configura el presupuesto con capacidad lesiva patrimonial que explícita el tipo penal en cuestión. (C. Penal Rosario, sala 1ª, 8/2/1994, "Sentis, José María s/defraudación").

42. El hecho que se imputa a la procesada, consistente en haber vendido un inmueble a un tercero, no obstante

la existencia de una sentencia civil por la que se declaró simulado el acto por el cual aquélla había adquirido el bien cuestionado, resulta atípico en cuanto (al delito de) estelionato, por no ser la querellante la adquirente del bien. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 27/11/1984, "Gallardo, Clelia s/defraudación, contrato simulado, estelionato, estafa").

2.— Vender como bien libre un bien embargado

43. La acción del procesado, que vendió junto con otros, las instalaciones y elementos de un local, afirmando

que sobre los bienes no pesaba gravamen alguno, habiéndose acreditado que varios de ellos habían sido embargados con anterioridad a aquellas operaciones, designándose a un tercero depositario, configura objetivamente el delito de estelionato, figura que, como forma especial de fraude, castiga a quien, recibiendo una contraprestación, vende bienes embargados, callando u ocultando esa situación. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 2ª, 15/10/1985, "Grillo, Humberto J.", causa 30126).

44. La acción del procesado que defraudó al querellante en una elevada suma de dinero mediante la firma del

boleto de compraventa de un inmueble, en que se dejó constancia de un solo gravamen hipotecario, silenciando otro y un embargo, no configura el delito de estafa del art. 172, CPen., sino el de estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.), o sea venta de bienes embargados o gravados. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 18/5/1982, "Martínez, G.", causa 8360).

3.— Vender como bien libre un bien gravado

45. Si de la escritura de compraventa del inmueble se desprende que el inmueble se vendía libre de gravámenes

en todo concepto, pero la mitad indivisa de éste había sido adquirida con anterioridad en virtud de una subasta pública ordenada por el magistrado comercial, se configuran los elementos del delito previsto por el art. 173, inc. 9, del CPen. Se advierte la existencia de dolo simultáneo con la contratación: el dueño hizo creer al

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

comprador que el bien era libre, cuando en realidad había sido adquirido previamente por un tercero en subasta pública. Por ello, debe confirmarse el procesamiento de la imputada en orden al delito de estelionato. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 15/6/2005, "Barrera, Virginia E. y otros", causa 26964).

46. Si se encuentra comprobado que el imputado simultáneamente a la compra de un inmueble constituyó una

hipoteca, y ese mismo día y en el mismo lugar, enajenó el bien mediante la firma de los correspondientes boletos de compraventa de los que se desprendía que se vendía libre de gravámenes en todo concepto, se advierte la existencia de dolo coetáneo: el dueño hace creer al comprador que el bien era libre cuando en realidad soportaba un gravamen real de garantía. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 28/3/2003, "Villoldo, Oscar A.", causa 20854).

47. Cuando el art. 173, inc. 9, del CPen. se refiere a quien vendiera "como bienes libres" aquellos que estuvieran

gravados, describe un comportamiento que, si bien puede presentarse bajo múltiples formas, en cualquier caso deberá constituir un concreto modo de atribuir al bien gravado apariencia de libre. (Sup. Corte Bs. As., 5/3/1985, "C., C. s/estafa", causa 32930).

48. La venta a un tercero, como bien libre, de un automóvil gravado con prenda agraria, cuando no se encuentra

afectado a una explotación agrícola o ganadera, o no se trata de un producto de la industria nacional, no constituye delito. (C. Nac. Crim. y Corr., plenario, 15/4/1941, "Martín s/defraudación").

4.— Vender como bien propio un bien ajeno

49. Si de acuerdo a las constancias prevencionales el juez instructor estima que corresponde avocarse en

relación a la supuesta comisión del delito de estelionato tipificado en art. 173, inc. 9, del Código Penal, es del caso señalar que tal imputación en modo alguno cabe aditarla a quien se impute la sustracción del bien, toda vez que una vez que el sujeto la tiene para sí, dispone de la cosa como propia y bien puede abandonarla, destruirla, darle un uso normal e inclusive venderla sin que ello pueda significar un plus a su primer accionar disvalioso. (C. Crim. Paraná, sala 1ª, 14/3/2001, "A. M. A. s/defraudación").

50. La venta de cosa hurtada realizada por el autor del apoderamiento constituye defraudación si el comprador

de los bienes es de buena fe, hipótesis delictiva que es independiente del apoderamiento anterior y con el cual concurre en forma real. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 1ª, 23/11/1982, "Tempio, Ernesto J. s/defraudación - estelionato").

5.— Gravar como bien libre un bien gravado

51. Constituye el delito de estelionato la conducta de quien, como representante de una firma comercial,

participó en la celebración de dos mutuos hipotecarios sucesivamente, hipotecando en ambas ocasiones el mismo bien inmueble como libre de todo gravamen y recibiendo el importe de los mutuos. Ello es así, aun cuando posteriormente haya desaparecido el perjuicio, ya que en nada incide para tener por consumado el delito la celebración del segundo contrato, en el que se ocultó la existencia del anterior gravamen. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 27/5/1996, causa 33512).

52. El silencio u ocultamiento de gravámenes anteriores sobre los bienes ofrecidos como garantía puede

configurar delito, ya que ello se desprende de los textos del art. 173, inc. 9, del CPen. y del art. 14, inc. e), del decreto-ley 15348/1946, ratificado por ley 12962, a lo que no empece la condición de flotante de la prenda constituida sobre tales bienes. Porque, aunque quede autorizada su disposición, ello no significa que se puedan gravar sin restricciones las mercaderías o materias primas ya afectadas por un contrato de prenda anterior, ya que de esa manera quedaría vulnerado el derecho del nuevo acreedor de ejercer el privilegio que consagra el art. 3 del decreto citado. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 3ª, 26/6/1981, "Crush, S.A", 26/6/1981, causa 14410).

6.— Arrendar como bien propio un bien ajeno

53. Corresponde procesar por el delito de estelionato a quien se le imputó haber locado un inmueble propiedad

de su madre aparentando ser propio, mediante la celebración de un contrato de locación en virtud del cual recibió dinero al tiempo de su suscripción. Ello, aun cuando el imputado haya afirmado que se consideraba dueño del inmueble porque su madre se lo había donado, ya que la donación lo fue con reserva de usufructo y, fundamentalmente, porque, conforme a las probanzas de la causa, no resulta creíble que el imputado desconociera que la donación fue revocada antes de la contratación. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 8/2/2007, "Peña Peyloubet, Alberto J.", LL Online AR/JUR/445/2007).

54. Comete el delito de estelionato quien, haciéndose pasar por dueño, alquiló un inmueble por temporada,

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

viendo frustrados los locatarios el uso y goce del bien a raíz de que el propietario había logrado hacerse nuevamente del inmueble al cabo de un juicio de desalojo. En la hipótesis, el ocultamiento de la verdadera condición del inmueble y el título de dueño esgrimido al tiempo de la oferta hicieron factible la contratación, que de otra manera hubiera resultado irrealizable, bastando para conformar el tipo el mero engaño y hasta el silencio, ya que en estos supuestos es exigible el deber de decir verdad. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 27/10/1992, "Ydoyaga Molina, María E. s/defraudación").

c) Otras modalidades contractuales

1.— Generalidades

55. La figura legal en estudio tiene como objeto cosas muebles o inmuebles que sean litigiosas o estén

embargadas o gravadas o sean ajenas, siendo las acciones típicas las de vender, gravar o arrendar. En este sentido, la ley reprime únicamente la venta, el gravamen o el arrendamiento del bien. Por consiguiente, todo otro tipo de negocio jurídico o contrato está excluido (p. ej., comodato, mutuo, depósito, permuta, dación en pago, donación etc.). (C. Nac. Crim. y Corr. Fed., sala 2ª, 5/8/2010, "Cheng Tsau y otros s/procesamiento y embargo", causa 28724).

2.— Permuta

56. Aplicar la punición contenida en el tipo penal del estelionato sólo a los casos en que el sujeto activo "venda"

un auto prendado y no cuando lo "permute" resulta contrario al método de interpretación progresivo de la ley, ya que, si bien esta última está regulada en forma separada de la compraventa, no es sino una especie de aquélla, desde que en el fondo es el trueque de una cosa por un precio en dinero. (Trib. Oral Crim. n. 14 Capital Federal, 26/3/1999, "Maiorano, Marcelo", LL 1999-F-585).

57. La permuta no forma parte del tipo contenido en la figura penal prevista en el art. 173, inc. 9, del CPen., el

cual, en su redacción actual vigente, la excluye como modo de perpetración del delito de que se trata, ello sin perjuicio de que la conducta del agente pueda ser encuadrada en la figura de estafa genérica prevista en el art. 172 del CPen. (C. Crim. y Corr. Trenque Lauquen, 4/6/1991, "V., R. s/encubrimiento - Hurto calificado - Defraudación", causa 924).

3.— Cesión

58. El delito de estelionato prevé como transacciones posibles la compraventa, gravación y el arrendamiento

pero no la cesión, de tal manera que, si bien no se desconoce que cesión y compraventa se identifican, salvo por el objeto sobre el que recaen, al punto de que si el derecho se cede por un precio en dinero la cesión se juzga por las disposiciones de la compraventa, hay sin duda un lamentable vacío en la norma que me está vedado llenar por aplicación de la analogía. (C. Apel. Trelew, sala A, 24/3/1995, "M., G. s/defraudación").

d) Atipicidad

59. No configura estelionato y es atípica la dación en locación de un inmueble conyugal ejecutada por un ex

cónyuge sin el consentimiento del otro, en la medida en que al arrendamiento de la finca fue realizado por quien, aunque compartido, ostenta el carácter de propietaria, puesto que no fue resuelta la liquidación de la sociedad conyugal. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 15/6/2011, "B., C. N.").

60. No constituye el delito de estelionato la conducta del sujeto consistente en haber enajenado bienes no

registrables pertenecientes a la empresa concursada, pues ello conforma un acto ordinario de administración para el cual el concursado se halla facultado, aunque limitado por las restricciones y prohibiciones establecidas en los arts. 16 y 17 de la ley 24522 (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 17/5/2002, "Bocedi, Mauricio D.", causa

18660).

e) Sujeto activo

61. Corresponde encuadrar en el tipo genérico de estafa, y no en el delito de estelionato, la conducta de quienes,

mediante la exhibición de poderes falsos, se presentaron como apoderados de los titulares de ciertos lotes de terrenos y procedieron a la venta de ellos, pues el art. 173, inc. 9, del Código Penal reprime a quien vende como propios bienes ajenos, y en el caso los imputados no se presentaron como dueños de las tierras vendidas, sino como sus apoderados. (C. Nac. Crim. y Corr. Fed., sala 1ª, 24/2/2009, "J., C. E. y otros", LL Online

AR/JUR/645/2009).

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

62. La acción de agresión al bien jurídico —los derechos patrimoniales— sólo puede realizarla el sujeto que

ostente la calidad de dueño, porque sólo él, salvo supuestos especiales, puede ejercer actos de disposición respecto del bien del que es propietario. Por ello, autor del ilícito investigado (en el caso, el delito de estelionato) sólo puede ser quien, en virtud de la escritura de compraventa, ostentaba, previamente a la firma de los boletos en cuestión, el carácter de dueño. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 28/3/2003, "Villoldo, Oscar A.", causa 20854).

63. La función de intermediaria en la enajenación no convierte a la imputada (socia de la agencia automotriz que

intervino en la venta de un bien prendado) en dueño del automóvil, por lo que le imposibilita realizar el verbo

por lo que, sin perjuicio de la calificación

que en definitiva correspondiera, aparece configurado el delito de estafa, el que, por presentar idéntica escala penal, no genera violación al principio de "reformatio in peius". (C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, 11/9/2002, "Diafa Automotores", causa 19515).

típico que prevé el art. 173, inc. 9, del CPen. ("

el

que vendiere

"),

f) Sujeto pasivo

66. En el estelionato resulta ofendido el que adquirió la cosa (posteriormente gravada) o aquel a cuyo favor se

gravó o arrendó ocultando la situación en que se encuentra. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, "Roberts, Carlos", 23/3/2006, causa 28403, y C. Nac. Crim. y Corr., sala 4ª, 13/9/2002, "Pozzi de Poletto, Silvina y otros", causa

17992).

65. En el especial caso del estelionato, el perjuicio debe ser sufrido por el comprador de la cosa ajena vendida

como propia, y no el de un tercero extraño a ese contrato, como es el verdadero dueño de ella. Puede advertirse claramente que éste no es el destinatario del ardid o engaño, no cae por ello en ningún error, ni tampoco realiza una disposición patrimonial determinada por aquél, de manera tal que no resulta posible considerarlo víctima, desde el punto de vista penal, de la acción desplegada por el agente, independientemente del perjuicio que tal conducta le acarrea, el cual sólo genera una obligación resarcitoria estrictamente civil, siendo sólo una consecuencia indirecta de la venta. (C. Crim. y Corr. Azul, 17/11/1987, "L., A. s/hurto", causa 9430).

g) Agravante por ánimo de lucro (art. 22, Código Penal)

66. Si bien, como principio, no podría aplicarse la pena de multa prevista en el art. 22 bis del Código Penal a un

supuesto de estelionato, porque en la figura legal bajo análisis no es posible atribuirle al imputado otra intencionalidad que no sea la de lucrar con su conducta, sí resulta procedente la fijación de dicha multa si la maniobra realizada por el imputado fue la de crear un vehículo con apariencia de nuevo y venderlo con falsos papeles, pues tal conducta resulta indicativa de un ánimo de lucro desmedido con base en una actividad delictiva de armado de un vehículo puesto en circulación como unidad nueva, capaz de superar los diferentes controles, ya que con este negocio de "armado" le es posible obtener engañosamente el pago de un precio similar al de plaza para un vehículo original, con lo cual su enriquecimiento adquiere un importante volumen. (Trib. Sup. Just. Córdoba, sala Penal, 15/11/2010, "Bagatello, Hugo R.", LLC 2011 —marzo—, 185; DJ del 18/5/2011, p. 40, LL Online AR/JUR/78315/2010).

III. Tipo subjetivo

a) Delito doloso

67. Si no existió un efectivo conocimiento por parte del imputado de la restricción que recaía sobre el titular del

rodado —inhibición general de bienes ordenada por un juzgado federal de la seguridad social—, con quien no tuvo ninguna relación, ni una actitud dolosa destinada a perjudicar patrimonialmente al damnificado, dicha circunstancia no se encuentra modificada por el hecho de no haber procedido a pedir, con anterioridad a la venta, un informe sobre la situación registral del rodado, cuestión que en todo caso puede vislumbrarse como una negligencia que tornaría culposa la conducta, resultando así igualmente atípica. Ello, por cuanto la figura legal en cuestión requiere para la configuración la existencia de dolo directo en el accionar del imputado, es decir que éste sepa de la condición del bien y la intención de realizar algunos de los contratos enunciados en el tipo. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 16/6/2004, "Maffi, Gustavo A.", causa 23928).

68. La defraudación especial prevista por el art. 173, inc. 9, del CPen. requiere el conocimiento del agente de la

condición en la que el bien se encuentra y la voluntad de negociar con él, a fin de recibir la prestación del sujeto pasivo. (C. Crim. y Corr. Pergamino, 9/8/1994, "D., M. v. L., M. s/defraudación", causa 1403).

69. Los delitos se cometen de dos únicas maneras: o con dolo o con culpa. De los cometidos con dolo, sólo se

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

puede responder por culpa, si existe la correlativa figura vertebrada por esa forma subjetiva de la culpabilidad, lo que es común en los sistemas que regulan los delitos culposos siguiendo un "numerus clausus", como el nuestro. En este último, la figura defraudatoria del art. 173, inciso 9, CPen., no es alcanzada por la forma culposa. (C. Crim. y Corr. La Plata, sala 3ª, 22/5/1990, "P., A. s/estafa", causa nro. 74544).

IV.

Error de prohibición

70.

Configura el delito de estelionato la acción del procesado que, al vender un departamento, también vendió

un juego de muebles que se hallaba prendado, debiendo rechazarse su excusa vertida en la declaración indagatoria al expresar que no actuó con el ánimo de cometer un delito, pues no supuso que su falta de pago podría derivar en una causa penal; explicación que debe diferenciarse del error de derecho, que se halla vedado en el art. 34, CPen., que sólo admite como excusa el error o ignorancia de hecho no imputable. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 31/3/1987, "González, J. A.", causa 20636).

V. Consumación y tentativa

71. Son acciones preparatorias aquellas actividades que por sí mismas son insuficientes para poner en peligro

efectivo un bien jurídico determinado y para mostrar su vinculación con el propósito de ejecutar un delito también determinado. Si la imputada colocó un cartel de venta en la fachada del inmueble que no es de su propiedad, demostró su vinculación directa con el propósito de defraudar (art. 173, inc. 9 del CPen.) y, ante el claro peligro hacia el bien jurídico propiedad, lógico resulta concluir en que la tentativa ha comenzado. Por tanto, corresponde revocar el auto mediante el cual se sobreseyó a la imputada en orden al delito de defraudación por estelionato. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 27/11/2003, "Portillo, Ana María", causa 23058).

72. Comete el delito de defraudación por estelionato en grado de tentativa el imputado que entregó para su

cobro unos bonex, haciéndose pasar por su titular, a quien le habían sido sustraídos anteriormente, maniobra que no llegó a concretarse, toda vez que la consulta realizada por la empresa receptora a la sociedad anónima "Caja de Valores", para verificar la titularidad de los documentos, permitió impedir que la transacción se materializara. (Trib. Oral Crim. n. 7 Capital Federal, 27/6/2000, "Fernández, Roberto D.", causa 869).

VI. Participación criminal

a) Instigador

73. La acción de agresión al bien jurídico —los derechos patrimoniales— sólo puede realizarla el sujeto que

ostente la calidad de dueño, porque sólo él, salvo supuestos especiales, puede ejercer actos de disposición respecto del bien del que es propietario. Por ello, autor del ilícito investigado sólo puede ser quien, en virtud de la escritura de compraventa, ostentaba, previamente a la firma de los boletos en cuestión, el carácter de dueño. Si, además, otro imputado estaba al tanto de todos los negocios jurídicos llevados a cabo por aquél (su yerno), y, por ende, conocía la falsedad de lo asentado en los boletos de compraventa respecto de que el inmueble se vendía libre de gravámenes en todo concepto, su participación es indiscutida y, en el caso, reúne la calidad de inductor, por cuanto habría hecho que el autor del ilícito adopte la resolución de voluntad de llevar a cabo una acción típica y antijurídica. Es decir, ha conseguido, "prima facie", que el autor realice la acción delictiva, mediante influencia psíquica, la que consistió en la promesa de conseguir un beneficio económico a raíz del dinero por él invertido. Por ello debe confirmarse el procesamiento dictado a los imputados en orden al delito de estelionato, con la aclaración de que se los considera "prima facie" autor e instigador, respectivamente. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 5ª, 28/3/2003, "Villoldo, Oscar A.", causa 20854).

b) Cómplice

74. Debe responder en calidad de partícipe el coencausado que recibió el automóvil en cuestión para la venta,

sabiendo de la prenda existente y confeccionando toda la documentación colocando la frase "libre de todo gravamen". (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 27/11/1984, "Viqueira, Julio", causa 18838).

VII. Encubrimiento

75. Si el hecho probado consiste en que el imputado recibió de persona no identificada un vehículo robado, con

conocimiento de su procedencia ilícita y con ánimo de lucro, intercambió el chasis con el de un rodado propio que se encontraba chocado, suprimió o hizo suprimir su numeración registral, insertando o haciendo insertar la numeración del propio y, luego, vendió el vehículo armado y adulterado a una tercera persona, resulta correcto considerar que entre los delitos de encubrimiento agravado por el ánimo de lucro y el delito de estelionato media un concurso real de delitos y no uno ideal, pues resulta claro que han concurrido, de manera sucesiva, dos

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

hechos penalmente típicos, independientes, configurando el primero de ellos un ataque a la Administración Pública y el otro un atentado a la propiedad. (Trib. Sup. Just. Córdoba, sala Penal, 15/11/2010, "Bagatello, Hugo R.", LLC 2011 —marzo—, p. 185; DJ del 18/5/2011, p. 40; LL Online AR/JUR/78315/2010).

76. Quien adquiere una cosa debiendo sospechar su procedencia ilícita y luego la vende comete el delito de

encubrimiento en concurso material con estelionato. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 7ª, 16/0/1992, "Inofre, Eduardo A.", causa 17307).

77. La conducta de quien vendía libros que su cónyuge hurtaba no constituye estelionato porque en esta figura

se protege la propiedad del comprador, que cree adquirir una cosa propia del vendedor y no la del verdadero dueño de la cosa, que puede eventualmente verse agredida por otro delito. En cambio, la mencionada acción configura el delito de encubrimiento, dado que con su conducta la procesada ayudaba a su esposo a asegurar el provecho o producto de su conducta delictuosa. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 3ª, 14/4/1988, "Portillo, H.", causa

23315).

VIII. Concurso con otros delitos

a) Hurto

78. Si se ha acreditado que el imputado sustrajo el vehículo del damnificado del interior de un garaje y luego

procedió a transferirlo a un tercero, valiéndose para ello de un poder firmado por su madre —titular registral del vehículo a pedido de su verdadero propietario, el aquí damnificado—, quien no se encontraba en condiciones psíquicas de hacerlo, pues padecía una disminución psíquica que le debilitaba su capacidad judicativa y no tenía

capacidad para disponer de sus bienes, debe confirmarse su procesamiento en orden al delito de hurto de automóvil en concurso real con estelionato. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 1ª, 25/3/2003, "Bergonzi, Alejandro", causa 19795).

b) Falsedad ideológica de instrumento público

79. Si se ha acreditado que el imputado sustrajo el vehículo del damnificado del interior de un garaje y luego

procedió a transferirlo a un tercero, valiéndose para ello de un poder firmado por su madre —titular registral del vehículo a pedido de su verdadero propietario, el aquí damnificado— quien no se encontraba en condiciones psíquicas de hacerlo pues padecía una disminución psíquica que le debilitaba su capacidad judicativa y no tenía

capacidad para disponer de sus bienes (

que extendió el referido instrumento público no podía desconocer su estado de salud y, por ello, corresponde homologar su procesamiento en orden al delito de falsificación ideológica de documento público en calidad de autora en concurso real con defraudación por estelionato como partícipe necesaria. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 1ª, 25/3/2003, "Bergonzi, Alejandro", causa 19795).

debe considerarse falso el contenido del acto, por cuanto la escribana

)

c) Desbaratamientode derechos acordados

80. Constituye el delito de desbaratamiento de derechos acordados, en concurso ideal con estelionato, la

conducta de quien suscribe un certificado "08" sabiendo que el automotor estaba prendado y que aún no se había cancelado el total de la deuda. Con su accionar, el enjuiciado defraudó al acreedor prendario, por cuanto supeditó la efectividad de sus derechos a las resultas de un litigio, obligándolo a ejercer la acción reipersecutoria contra el tercero adquirente y, por otra parte, al ocultarle el gravamen del vehículo, incurrió en el delito previsto en el art. 173, inc. 9 del CPen. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 6ª, 8/3/1996, "Barletti, Martín M.", causa 27296).

81. Configura los delitos de defraudación por venta de bien gravado y desbaratamiento de derechos acordados,

ambos en concurso ideal entre sí, la acción del encausado que enajenó un automóvil, con pleno conocimiento del gravamen inscrito y aún vigente. El delito cometido constituye un hecho único aprehendido por dos normas penales vinculadas integrativamente de acuerdo a las previsiones contempladas por el art. 54 del CPen., puesto que por una misma acción se han tornado litigiosos los derechos tanto del acreedor prendario como del adquirente de buena fe a quien el procesado determinó ardidosamente. (C. Nac. Crim. y Corr., sala 1ª, 23/11/1982, "Semino de Fernández, R.", causa 26056).

IX. Cuestiones procesales

a) Jurisdicción y competencia

82. Corresponde al magistrado que previno, en cuya jurisdicción tramitó la ejecución hipotecaria y se

inscribieron registralmente los sucesivos traspasos de dominio del inmueble que frustraron la protocolización de

Defraudación por estelionato (art. 173, inc. 9, CPen.)

su subasta y donde, en definitiva, concurrió el querellante a hacer valer sus derechos, continuar conociendo en las actuaciones, si la cuestión carece de la investigación suficiente que debe precederla, a fin de que puedan individualizarse los pormenores de los sucesos para encuadrarlos prima facie en alguna figura determinada —del dictamen de la Procuración General, al que remitió la Corte Suprema— (Corte Sup., C. 1474. XLII, 29/5/2007, "Caruso, Rosa N. s/defraudación por estelionato").

83. El ardid determinante del acto de disposición que configura el estelionato se consuma en el lugar en que se

produce el pago por la adquisición, como libre, del bien gravado. (Corte Sup., T. 323, P. 2996, 10/10/2000, "Traico, Juan R. s/arts. 292 2da. parte y 296 ambos del CPen.")

84. Corresponde a la justicia local, y no a la federal, entender en la causa iniciada a raíz de la compraventa de un

terreno que se hallaba afectado por una servidumbre administrativa de electroducto constituida en virtud de un convenio celebrado entre el vendedor y la empresa estatal Agua y Energía Eléctrica. Ello así, pues la maniobra imputada —que encuadraría eventualmente en la figura del estelionato y no en un desbaratamiento de derechos acordados (art. 173, inc. 11, del Código Penal), dado el carácter gratuito de la servidumbre—, sólo implicaría el perjuicio ocasionado a la parte compradora y tanto el boleto de compraventa como la escritura traslativa de dominio se instrumentaron en jurisdicción de la provincia de Buenos Aires. (Corte Sup., T. 304, P. 1520, "Vicente, Héctor R.", 1982).

(*) Advertirá el lector que muchos de los fallos reseñados tienen más de diez años de antigüedad. Ello no responde únicamente a la relevancia y vigencia de dichos precedentes, también se debe a la intención de compendiar minuciosamente la escasa jurisprudencia existente sobre el tema siguiendo —en cuanto nos fue posible— la estructura de la teoría del delito, lo que no podríamos lograr únicamente con los fallos más recientes. La última reseña sobre estelionato de la que tenemos conocimiento fue publicada en 1990 (JA 1990-II-1019) y su somero contenido ha contemplado, mayormente, fallos de la década de 1970.

(1) Únicamente hemos incorporado jurisprudencia referida a las seis acciones típicas descriptas en el art. 179, inc. 9, CPen., que en este apartado se enumeran, toda vez que no ha sido posible hallar precedentes judiciales en los que se aluda a las acciones típicas consistentes en "gravar como bien libre un bien litigioso", "gravar como bien libre un bien embargado" y "gravar como bien propio un bien ajeno". Entendemos que la ausencia de jurisprudencia sobre el punto responde a la especial dificultad que implicaría llevar a cabo una maniobra defraudatoria consistente en ocultar la existencia de un litigio o de un embargo respecto de un inmueble sobre el que se constituye un gravamen o darle a éste la apariencia de propio cuando es ajeno.