Вы находитесь на странице: 1из 3

OMS | Estrategia Fin a la TB: objetivos e indicadores

OMS | Estrategia Fin a la TB: objetivos e indicadores Tuberculosis (TB) Estrategia Fin a la

Tuberculosis (TB)

Estrategia Fin a la TB: objetivos e indicadores

Visión

Un mundo sin TB: eliminación de la mortalidad, la morbilidad y el sufrimiento debidos a la TB

Objetivo

Poner fin a la epidemia mundial de TB

Indicadores

Objetivo Poner fin a la epidemia mundial de TB Indicadores Para 2035, reducción de la mortalidad

Para 2035, reducción de la mortalidad por TB en un 95% en comparación con 2015. Para 2035, reducción de la tasa de incidencia de TB en un 90% en comparación con 2015. Para 2035, que no haya familias que tengan que hacer frente a gastos catastróficos debido a la TB.

Principios

1. Rectoría y rendición de cuentas por los gobiernos, con monitorización y evaluación.

2. Coalición sólida con las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades.

3. Protección y promoción de los derechos humanos, la ética y la equidad.

4. Adaptación nacional de la estrategia y las metas, con colaboración mundial.

Pilares y componentes

1. Atención y prevención integradas y centradas en el paciente. Diagnóstico precoz de la tuberculosis, con inclusión de pruebas de sensibilidad a los antituberculosos y pruebas sistemáticas de detección en los contactos y los grupos de alto riesgo. Tratamiento de todas las personas con tuberculosis, incluida la farmacorresistente, y apoyo a los pacientes. Actividades de colaboración en relación con la tuberculosis y el VIH, y tratamiento de la comorbilidad. Profilaxis para las personas con alto riesgo y vacunación contra la tuberculosis.

http://www.who.int/tb/strategy/end-tb/es/

OMS | Estrategia Fin a la TB: objetivos e indicadores

2. Políticas audaces y sistemas de apoyo.

A. Compromiso político, con recursos suficientes para la atención a la tuberculosis y su prevención.

B. Participación de las comunidades, las organizaciones de la sociedad civil y los proveedores de atención sanitaria de los sectores público y privado.

C. Política de cobertura sanitaria universal y marcos reguladores de la notificación de los casos, el registro civil, la calidad y el uso racional de los medicamentos, y el control de la infección.

D. Protección social, alivio de la pobreza y actuación para contrarrestar otros determinantes de la tuberculosis.

3. Intensificación de la investigación y la innovación.

A. Descubrimiento, desarrollo y aplicación rápida de nuevos instrumentos, intervenciones y estrategias.

B. Investigación para optimizar la aplicación y el impacto, y fomentar las innovaciones.

Poner fin a la epidemia de TB

Se puede poner fin a la epidemia mundial de TB si se reducen radicalmente los casos de TB y las muertes por TB y se elimina la carga económica y social de la enfermedad. La inacción conllevará graves consecuencias para la salud pública a nivel individual y mundial.

Para lograr este objetivo de aquí a 2035 será necesario:

1. Ampliar el alcance y el ámbito de aplicación de las intervenciones de atención y prevención de la TB, con énfasis en enfoques de alto impacto, integrados y centrados en el paciente.

2. Aprovechar todos los beneficios de las políticas y los sistemas de salud y desarrollo implicando a un conjunto mucho más amplio de colaboradores procedentes de los gobiernos, las comunidades y el sector privado.

3. Tratar de obtener nuevos conocimientos científicos e innovaciones que puedan cambiar drásticamente el panorama de la prevención de la TB y la atención a los pacientes tuberculosos.

Para tener el máximo impacto, estas intervenciones deben basarse en los principios de la rectoría de los gobiernos, la participación de la sociedad civil, los derechos humanos y la equidad, y la adaptación al contexto único de cada epidemia y entorno.

Logro de las metas

En primer lugar, para alcanzar las metas establecidas en la estrategia Fin a la Tuberculosis, el ritmo de reducción anual de las tasas mundiales de incidencia de la TB debe aumentar del 2% en 2015 al 10% en 2025. En segundo lugar, la proporción de personas con TB que mueren por la enfermedad (tasa de letalidad) tiene que disminuir del 15% en 2015 al 6,5% en 2025. Estas reducciones de las muertes y la incidencia de la enfermedad para 2025, aun siendo ambiciosas, son factibles con las herramientas existentes, complementadas con la cobertura sanitaria universal y la protección social.

Para mantener los progresos después de 2025 y lograr las metas para 2030 de los ODS* y las metas para 2035 de la estrategia Fin a la TB,

http://www.who.int/tb/strategy/end-tb/es/

OMS | Estrategia Fin a la TB: objetivos e indicadores

http://www.who.int/tb/strategy/end-tb/es/

hay que disponer de herramientas adicionales para 2025. En particular, se precisan una nueva vacuna
hay que disponer de herramientas adicionales para 2025. En particular,
se precisan una nueva vacuna que sea eficaz antes y después de la
exposición y un tratamiento más seguro y eficaz para la infección latente
por TB con el fin de reducir el número de nuevos casos de TB en los
aproximadamente 2000 millones de personas en todo el mundo que
están infectadas por el bacilo de la tuberculosis, así como mejores
medios de diagnóstico y tratamientos más seguros y fáciles de seguir,
en particular tratamientos farmacológicos más breves.
En el gráfico que figura más abajo se muestra el aumento previsto del
ritmo de reducción de la tasa mundial de incidencia de la TB con la
optimización de las herramientas actuales y los progresos hacia la
cobertura sanitaria universal y la protección social a partir de 2015, y el
impacto adicional de las nuevas herramientas para 2025.
Ampliar la imagen
Enlaces conexos
Más información sobre la
estrategia de la OMS