You are on page 1of 11

Historia de la fitoterapia

1 r- •ll '• .._.. .. .• T,4 ., "1 . .. 1 --·-·- ..... .r_
1 r- •ll
'•
.._..
..
.• T,4
.,
"1
.
..
1
--·-·-
.....
.r_ ... _
......
Resumen
Aspectos básicos de la historia antigua de la Fitoterapia
en la sociedad occ idental y en España, desde los prime­
ros escritos hasta el inic io de la era industrial. Se descri­
ben también los diferentes botánicos y expediciones
españolas que contribuyeron a la introducción de nume­
rosas especies en las farmacopeas occidentales.
Palabras clave: Historia de la fitoterapia. Expediciones
botánicas. Dioscórides. Arnau de Vilanova. Linneo.
Lamark. Andrés Laguna. Mutis.
�-­
-·-
Summary
Basic aspects of the ancient history of Phytotherapy in
western society and Spain, from the first manuscripts to
the beginning of the industrial age. Also the different
botanists and Spanish expeditions that contributed to the
introduction of numerous species in the western pharma­
copoeia are described.
Key words: History of Phytotherapy. Botanical expeditions.
Dioscórides. Arnau de Vilanova. Linneo. Lamark. Andrés
Laguna. Mutis.

Introducción

Historia de la fitoterapia 1 r- •ll '• .._.. .. .• T,4 ., "1 . ..

Desde sus inicios, el hombre ha tratado de reducir sus sufri­ mientos con la utilización de medios a su alcance y en esto el reino vegetal ha sido siempre el principal proveedor de remedios en todas las culturas. Todas las civilizaciones anti­ guas, mesopotámica, egipcia, china, india, precolombina, africana, tienen u na panopl ia impresionante de remedios vegetales constituyendo u na farmacopea nada desdeñable.

Historia de la fitoterapia 1 r- •ll '• .._.. .. .• T,4 ., "1 . ..

Poco a poco, el hombre ha ido comprobando c iertas u ti 1 ida­ des de las plantas así como su toxicidad. Es este conoci­

miento empírico tradicional el q ue ha dado paso al

c ientífico de las plantas.

estudio

El uso de las plantas medici nales es tan viejo como la huma­ nidad. Sin embargo, es hac ia el año 1865, cuando el Dr. Auguste Soins define con el térmi no fitoterapia la terapia que utiliza las plantas medicinales y, el Dr. Henri Leclerc, el maestro de la escuela de fitoterapia francesa, q uien real­

mente popularizó el térm ino de fitoterapia entre la clase

Historia de la fitoterapia 1 r- •ll '• .._.. .. .• T,4 ., "1 . ..
médica y científica a principios del siglo XX. El térm ino tito­ terapia deriva del griego

médica y científica a principios del siglo XX. El térm ino tito­ terapia deriva del griego "Ph uton", planta , y de "Therapeia", tratamiento, e incl uye también otras terapias especia les como la aromaterapia (con aceites esenciales) y la gemotera­ pia (con yemas de tejidos vegetales).

El desarrol lo de la q uímica, la física y la fisiología permitió en el siglo XIX la puesta en evidencia de los principios acti­ vos presentes en las plantas y se iniciaron los procesos de extracción y purificación que permitieron confirmar la activi­ dad de las plantas y el acierto o no de las utilizaciones em pí­ ricas tradicionales. Es en esta época que se aíslan sustancias como la atropina de la bel ladona (Atropa bel!adonna), la col­ chicina (Colchicum autumnale), la teofilina (Thea sinensis), la quin ina (Cinchona sp), los glucósidos digitál icos (Oigitalis sp), etc. No vamos a hablar de ésta ú ltima parte de la histo­

ria, sino de las obras y autores de

la medicina antigua y del

renacimiento que han contribuido al estudio y desarrollo de ·1a terapia con plantas medicinales.

El tratamiento de las enfermedades se inició por medios mági­ cos, fu ndamento de algunas religiones prim itivas. Un cierto n umero de personas, los hechiceros, atendían a los enfermos, a veces con éxito. En un principio, los hechiceros utilizaban todo tipo de sustancias con fines medicinales. De hecho, aún hoy en día q uedan vestigios de esto en civil izaciones pri miti­ vas. En una primera fase se uti lizaban elementos, incl uso asquerosos, como excrementos h umanos o de animales, res­ tos biológicos, tierra. En la baja edad media se creía que la rabia se curaba con la a piicación de excremento de lobo, una cu riosa relación epidemiológica con uno de los agentes trans­ misores de esta enfermedad. La util ización de las plantas medicinales supuso un adelanto frente a esta primera utiliza­ ción de remedios casi escatológicos. Con el uso empírico de las plantas se empieza a unir a la magia ciertas reglas para recogerlas, así como para su conservación y empleo. Las plan­ tas fueron las más frecuentemente empleadas por sus virtu­ des cu rativas, y en éstas no sólo i nfl u ía la planta en sí, para lo que se elegían las de aspecto más apropiado o con propie­ dades especiales, sino también un conju nto de reglas que se daban para recogerlas y conservarlas, y las palabras emplea­ das en el momento de la administración con lo que se pre­ tendía acrecentar las virtudes. Transcurrido largo tiempo, tal como cita Delatte, j u ntamente con una mezcla de concepcio-

nes religiosas y prescri pciones mágicas, se adquirieron ciertos conocimientos científicos y se desarrolló una botánica y una herboristería astrológica a lo que agregamos nosotros, había de segu ir una botán ica científica y una farmacología eficaz.

Indicios prehistóricos

Entre el milenio IX y VI antes de n uestra era se produce la

transición desde el paleolítico al

neol ítico

y

se

pasa de

la

época de recolectores a la de agricu ltores. Con ello se empie­ zan a producir plantas medicinales para uso doméstico. Existen evidencias arqueológicas del uso de ciertas plantas medicina les como el yezgo (Sambucus ebu/us L.), la fumaria (Fumaria officinalis), la verbena (Verbena officinalis), la sa ponaria (Saponaria officinalis) o el trébol de agua (Menyanthes trifoliata L.). En esta época , las m ujeres se dedicaban a la preparación de los remedios, individualizados para cada caso o persona, mientras que los hom bres se dedi­ caban a la recolección o cu ltivo. En esta época, también, el uso de las plantas, como la de los diferentes remedios medi­ cinales, iba siempre acom pañada de rituales mágico-religio­ so-energéticos. En esa época posiblemente eran las mujeres las que preparaban los remedios y se cu idaban de los enfer­

mos, m ientras que los hom bres se dedicaban a recolectar las plantas. Tanto la recogida de las plantas como su terapia estaban regidas por rituales mágicos y no es hasta la época de los egi pcios cuando se em pieza a poder hablar de una tito­ terapia con base racional.

La historia propiamente dicha de las plantas se i n icia con la real ización de los primeros herbarios y su constatación por

escrito. Según

Campbel l, los primeros herbarios como tales

datarían de los asirios. El primer texto escrito sobre la terapia

con plantas está en u nas tabletas de arcil la grabada en escri­ tura cuneiforme, de la época de los sumerios, datadas aproxi­ madamente en el año 3000 a.C., donde se citan las propie­

dades cal mantes de la

adormidera (Papaver somniferum).

Los egipcios

médica y científica a principios del siglo XX. El térm ino tito­ terapia deriva del griego

Con

la cu ltura egipcia se inicia la fitoterapia más "racional"

que

con lleva una sistematización de los diferentes remedios

vegeta les.

NATURA MEDICATRIX 2003;21(3)·142-152 ����
NATURA MEDICATRIX 2003;21(3)·142-152 ����
El primer texto escrito sobre la terapia con plantas está datado aproximadamente en el año 3000

El primer texto escrito sobre la terapia con plantas está datado aproximadamente en el año 3000 a. C.

lr...: t � -Á Algunas plantas y usos en la antigua medicina egipcia - ·--j •
lr...:
t
Algunas plantas y usos en la antigua medicina egipcia
- ·--j
1
,
Sistema digestivo
....
.-.
-.j_J
---014
Sen
...A..
Cassia sena
, ..--.........,-.
__..
T
Coloquíntida
Citru/lus co/ocynthis
.!"!:71. � t":':¡1
Comino
Cuminum cyminum
..
Enebro
Juniperus communis
Tomillo
Thymus vufgaris
Par.ás.itos intestina es
__.,..
1
Ajenjo
Artemisia absinthium
--
Granado, raíz
Punica granatum
-�
Otras plantas
Acanto
Acanthus moffis
...
Cebolla
Affium cepa
-� ....
Ajo
Affium sativum
-""L -
Aloe
.....
Aloe sp
-..--.
.,
Biznaga
Amni visnaga
-.-..
!1
Marihuana
Cannabis saliva
Alcaravea
Carum carvi
....
-
�..
(
1
·...
.
Cedro
Cedrus fibani, C atfantica
Coriandrum sativum
Crocus sativus
-
-
-
..
Cilantro
-t -�
\
.
Azafrán
--e 11
.J;
Higo
Ficus carica
Hinojo
1
, ..
1
Foenicufum vu/gare
...
j
Maná
Fraxinus ornus
.--
Lechuga
Lactuca virosa
Lino
Linum usitatissimum
Hierbabuena
Mentha piperita
Mastuerzo
Adormidera
Papiro
Nasturtium aquaticum
Papa ver somniferum
Papyrus sp
Alquitrán de pino
Agal las de roble
Saúco, bayas
Trigo
Pinus sp
Quercus robur
Sambucus nigra
Triticum sativum
El primer texto escrito sobre la terapia con plantas está datado aproximadamente en el año 3000

El papiro de Ebbers (1500 a.C.) y el de Edwin Smith (1600 a.C.) son q u izás los más conocidos que hacen referencia al uso de las plantas medici nales. El más antiguo conocido es el papiro Kahun (1900 a.C.) y relata remedios en rel ación con las enfermedades femen i nas y como asistir un parto. Se tiene constancia por estos papiros del conocimiento y uso de muchas plantas (Tabla 1).

Los griegos y romanos

Gran

parte del

conocimie nto

de

l os griegos deriva

de

los

egi pcios.

En

la

obra

de

Dioscórides

se

com prueba

q ue

algunas de

las recetas q ue nos propone ya estaban

en

el

papiro

de

Ebbers,

con

las

m ismas

ind icaciones.

En

la

 
Gran parte del conocimie nto de l os griegos deriva de los egi pcios. En la

época griega existieron n u merosas recopilaciones o herba­

rios y se sabe de la existencia de a lgu nos herbarios hoy en

d ía perd idos irremed iablemente como los de Dioclés de

Caristos o de Cratevas. Se considera q ue el griego Cratevas (o Krateus) fue la pri mera persona en escri bir un herbario

i l ustrado

de p lantas med icina les. Pl inio nos habla de su

i l ustrado herbario, que sin embargo no ha llegado h asta

n uestros días. Su i nfluencia, sin d uda, orientó el trabajo posterior de Dioscórides y de otros l i bros de plantas medi­ cina les .

Destaca la obra de Teofrasto (Theofrastus Eresi us), nacido en el siglo IV a ntes de Jesucristo, d iscípulo de Aristóteles, exis­ tiendo n umerosas traducciones de su 1 i bro en los siglos XV y XVI .

La medicina hipocrática

Hi pócrates m ismo atribuye el desarrollo de los medicamentos

a "Observación, molienda, mezcla,

cocción

...

combi nando los

remed ios débi les para adaptarlos a la constitución y fuerza del i nd ividuo" (111 Régimen en las enfermedades agudas). El tratamiento h i pocrático estaba basado entre otras cosas en el hecho de q ue todos los alimentos tienen propiedades y reac­ cionan con el orga n ismo: algu nos enfrían, otros cal ientan, algu nos suavizan, otros, como los laxantes, ofrecen muestras casi dramáticas de su efectividad. El pri nci pio h i pocrático "Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu al i mento", no siempre se cumplía a rajatabla, porque un repaso a sus l i bros nos ofrece la recomendación de múlti ples plantas medici nales (Tabla 2). En Afecciones internas sugiere: "Dale raíces efectivas contra las secreciones, ral lando centaura (Erythraea centaura) sobre el vino, o dándole raíz de aro del dragón (Arum dracuncu/us) y adminístralo. En la tos, da también raíz del aro con m iel". En el caso de la fiebre recom ienda "la bebida hecha de ceba­ da, a veces con jugo de manzana o de granada y j ugo de len­ tejas tostadas, todo ello frío".

H i pócrates da una especial importancia a las afecciones gi necológicas y el control de la menstruación es de vital im portancia, porque su bloq ueo puede ser mortal para la m ujer y pel igroso para su pareja. Es por ello que prescribe una gran cantidad de emenagogos entre los que citaremos a

El primer texto escrito sobre la terapia con plantas está datado aproximadamente en el año 3000

sem i l las de granada (Punica granatum), ruda (Ruta graveo-

111111 NATURA MEDICATRIX 2003;21(3):142-152
111111
NATURA MEDICATRIX 2003;21(3):142-152
Es hacia el año 1865, cuando el Dr. Auguste Soins define con el término fitoterapia la
Es hacia el año 1865, cuando el Dr. Auguste Soins define con el término fitoterapia la

Es hacia el año 1865, cuando el Dr. Auguste Soins define con el término fitoterapia la terapia que utiliza las plantas medicinales

/ens), menta (Mentha sp), bel ladona (Atropa belladonna),

1 irio (Iris sp), etc.

De las 257 plantas mencionadas en los trabajos hipocráticos,

tan sólo 27 no se siguen uti l izando como tales hoy en d ía,

a lgunas de las cuales se consideran hoy ali mentos.

Dioscórides Anazarbeo

Pedacio Dioscórides, el Anazarbeo, médico griego de las

legiones romanas de Nerón , fue el gran recopi l ador de la tito­

terapia en el siglo 1 de nuestra era.

A Dioscórides se debe la publ icación del

primer libro com ­

. p leto de plantas med icinales, que hoy podríamos l lamar de

"farmacol ogía y terapéutica", en el que se recogen caracte­

res, efectos y tipos de plantas uti lizadas con fi nes medici­

na les, haciendo u na recopilación de más de 600 especies,

pri ncipalmente vegetales, pero siguiendo la trad ición histó­

rica, también recoge el uso de ani males o m i nerales.

El nom bre de Dioscórides lo llevaron varios personajes de la

m isma época, y quizás por eso a lgu nos atribuyen esta obra

a Dioscórides Phacas (phacas=pe c oso), médico filósofo de

la secta de Serófilo y comentador de Hipócrates, pero ni

éste, ni el otro l lamado "el joven" escri bieron este libro

famoso , debido a Pedac io (o Peda nio) Dioscórid es

Anazarbeo, nacido en Anazarba, ci udad de Cilicia, a 50

millas de Tarso (por lo que es posible que sea el que Ga leno

denom i na como Dioscórides de Tarso), y que estuvo en

Algunas de las plantas citadas en el Corpus Hippocraticum Eléboro blanco (Veratrum a/bum') Diurético, emético, purgante,
Algunas de las plantas citadas en el Corpus Hippocraticum
Eléboro blanco (Veratrum a/bum')
Diurético, emético, purgante, gran rubefaciente que puede provocar
ampollas.
Aro (Arum maculatum)
La raíz y hojas sólo son comesti bles cuando se han hervido, ya que cru­
das son tóxicas. Se uti l iza como diaforético, expectorante y vermífugo.
Zanahoria (Daucus carota)
Planta aromática que actúa como di urético, calma el tracto digestivo y
estimula el útero. Antihelmi ntica, carminativa, desobstruyente, diuréti­
ca, galactogoga, oftálmica, estimulante.
Ortiga (Urtica dioica)
Tónica o purificante de la sangre, antiasmática, anticaspa, astringente,
depurativa, diurética, galactogoga, hemostática, hipoglucemiante y tóni­
ca estimulante.
Mostaza (5inapis sp)
Se utilizan sus semil las y está considerada como antiinfecciosa, aperiti­
va, carmi nativa, diaforética, digestiva, d iurética, emética, expectorante,
rubefaciente,.estimulante y catártica. Se util iza más por vía externa.
Ruda (Ruta graveolens)
Acción sobre los ojos, abortiva, antihelmínitica, antídoto, antiespasmó­
dica, carmi nativa, emética, emenagoga, expectorante, hemostática,
oftálmica, rubefaciente, estimulante potente, estomacal y uterotónica.
Silphium (Ferula asafoetida)
Condimento y catártico.

Roma al servic io de Nerón por los años 54

y 58 de n uestra

Vindobonensis, del

año 512 a.C., con

más de 400 pági nas

era .

i l ustradas.

El Dioscórides primitivo constaba de ci nco l i bros. Se discute si el sexto, que

El Dioscórides primitivo constaba de ci nco l i bros.

Se discute

si el sexto, que publican entre otros Mattioli y Andrés de

Cayo Plinio Segundo (Piinio "el Viejo'')

Lagu na, se debe a su pluma o ha sido añad ido por otros, aun­

que preva lece esta segunda opinión.

Los trabajos de Dioscórides fueron la base de la farmacopea

Es hacia el año 1865, cuando el Dr. Auguste Soins define con el término fitoterapia la

de la edad antigua hasta bien entrado el renacimiento,

cuando la i nvención de la imprenta permitió el desarrollo

editorial. Las recopil aciones, trad ucciones y adaptaciones

del libro de Dioscórides supusieron la base teórica de la far­

macología europea hasta bien entrado el siglo XVI I. Su tra­

bajo era considerado como i nsuperable, y en la época de los

Contemporáneos a Dioscórides debemos citar a lgu nos auto­

res como Plinio, quien escribe su Historia Naturalis en trein­

ta y siete volúmenes· , dedicando al estudio de las plantas los

siguientes volúmenes:

  • - Libro XX: Las medici nas de las cosas que se siembran en los h uertos

  • - Libro XXI: la natu raleza de las flores y coronamientos

  • - Libro XXI I: Autoridad de las hierbas

  • - Libro XXI II: De los árboles labrados

manuscritos,

sus

obras

fueron

copiadas

y

recopiadas

y

  • - Li bro XXIV: Las medicinas de los árboles silvestres

comentadas

dura nte

más

de

dieciséis

siglos.

U na

de

las

  • - Libro XXV: La naturaleza de las h ierbas espontáneas, su

transcripciones más antiguas que se conocen es el Codex

a utoridad , origen y uso

NATURA MEDICATRIX 2003;21(3):142-152 ����
NATURA MEDICATRIX 2003;21(3):142-152 ����
pos, el cual con increíble destreza trasladó el mismo Dioscórides en lengua toscaza". En su Compendium

pos, el cual con increíble destreza trasladó el mismo

Dioscórides en lengua toscaza".

En su Compendium de plantis omnibus, publ icado en

Verona, Mattioli hace una de las más extensas traducciones

del griego Dioscórides, en un trabajo en el que posiblemente

colaboró con Andrés de Lagu na, cada uno de ellos en su pro­

pia trad ucción. I ncl uye 92 1

grabados de plantas, lo que nos

da una idea de

la extensión de su obra.

Matías Lobel {1538-1616)

Escribió

Stirpium adversaria nova y en sus l ibros uti liza ico­

n ografía procedente de obras

anteriores, como la de

Clusi us, ya que los dos tenían el mismo editor, Ch ristopher

Pl anti n.

Nicho/as Cu/peper (1616-1654)

El herbario completo del médico inglés podría ser la trad uc­

época, explica las propiedades de las plantas medicinales

con irón icas manifestaciones sobre la ineficacia de la medi­

cina de su tiem po.

Inicio de la escuela sistemática

Muchos autores contribuyeron al inicio de la botánica sis­

temática, intrínsecamente 1 igada a la sistematización de

todas las especies de seres vivos. Destaca por encima de

todos ellos Lin neo, aceptado como el padre de ésta clasifica­

ción. Otros autores contribuyeron al desarrollo de esta siste­

matización y, en el campo de la botánica, citaremos a los

franceses Lamarck y De CandoJ le.

Karl von Linneus {1707-1778)

Naturalista sueco, nacido en Séidra Rashu lt, fue autor de

una nueva y clara clasificación de todos los seres vivos cono­

cidos e i ntrod uctor de u na nomenclatura binaria que consti­

tuyó la base de toda nomenclatura botánica durante dos

siglos. Era h ijo de un sacerdote rural, amante de las plantas,

que había cambiado. su apellido, l ngermarsson, por el de

Lin neus, el nombre sueco del tilo, y creció en la vicaría de

Stenbrohu lt. Su i nterés por la· h i storia natura l le

impulsó a

estudiar medicina y, en 1727, se matri culó en la

pos, el cual con increíble destreza trasladó el mismo Dioscórides en lengua toscaza". En su Compendium

U n iversidad de Lund, para trasladarse al año siguiente a la

de Uppsala.

Después de varios viajes de exploración científica, algu nos de

ellos a Lapon ia, se doctoró en medicina en la peq ueña u ni­

versidad holandesa de Harderwijk, y 1 u ego se trasladó a

Leiden. Allí vio la l uz Systema miturae ( 1 735), la primera de

sus publicaciones, pieza clave en el conju nto de su obra; se

trata de u na serie de fol ios que presentan esq uemáticamen­

te su sistema de clasificación para los reinos animal, vegetal

y minera l. Los vegetales aparecían ordenados según su siste­

ma sexual, método que ideó Lin neo y q ue conti núa en vigor

por la rapidez con que permite c lasificar un espécimen deter­

m i nado, observando ú n icamente sus órganos de ferti lización.

Al regresar a Suecia, Lin neo fue nombrado médico en el

Almira ntazgo y participó activamente en la fundación de la

ción

del

magno trabajo de Cul peper,

quien

mezcla,

i ntere­

Academia de Ciencias Sueca, hasta que, en 17 41, ocu pó la

santemente, la alquim ia, la astrología y el conocim iento de

 

cátedra de medicina práctica de la U n iversidad de Uppsa la,

las

plantas med icinales.

M uy crítico con

los

m é d icos de

la

y l uego la de botán ica, dietética y materia médica. En

111111 NATIJRA '.1tSO-R X 2003.21(3):142-152
111111
NATIJRA '.1tSO-R X 2003.21(3):142-152
El Dr. Henri Lec/ere popularizó el término de fitoterapia entre la clase médica y científica a

El Dr. Henri Lec/ere popularizó el término de fitoterapia entre la clase médica y científica a principios del siglo XX

Species plantarum ( 1 7 53) apl icó sistemáticamente su

nomenclatura binomial, que consistía en designar cada espe­

cie por un térm ino doble: un

sustantivo q ue indicaba

el géne­

ro y un adjetivo que designaba la especie, con lo que el géne­

ro servía como denominador común de todas las especies

que formaban un gru po natural. De esta manera denom i nó

más de 7.000 especies vegetales. En 1758, en la cuarta edi­

ción de su Systema naturae, apl icó el sistema bi nario a más

de 4.000 especies animales.

lean Baptiste de Monet, chevalier de La Marck

(Lamarck) (1744-1829)

Lamarck fue un natura l ista francés nacido en Bazentin y fal le­

cido en París. Precursor de la teoría de la evolución de Darwin,

afirmó que los a nimales y las plantas cambian su estructura

de acuerdo con el medio, desarrol lando ciertos órganos y atro­

fiando otros por desuso, y q ue tales cambios se heredan. En

1 778 acabó Flore franr;aise que maravilló a Buffon. Esta obra

le puso en contacto con los círcu los de naturalistas de su

tiempo y le permitió entrar como adj u nto en la Academia de

las ciencias. Se dedica a la investigación botánica publi­

cando numerosos estudios relacionados con la identificación

y clasificación de especies vegetales, y a la elaboración del

Dictionnaire de Botanique de I'Encyclopédie méthodique.

En 1 789 fue nombrado "Guardián de los herbarios del rey".

En 1 792 funda ju nto con algunos otros sabios el Journal

d'Histoire Naturelle y publica, dura nte dos años, diferentes

estudios botanicos en los que se detecta un cambio de acti­

tud con respecto al significado del término especie. Critica

las clasificaciones artificiales y pasa a defender las sistemá­

ticas que tienen en cuenta las relaciones naturales que

muestran las especies. La l legada de la Revolución Francesa

dio un giro a su vida i ntelectual. Se convirtió en un zoólogo

hacia 1 793 cuando, a sugerencia de él, la Convención

reformó el Jardin des Plantes y lo transformó en el M useo de

h istoria n atural.

Fue autor de Flore francaise ( 1778), Dictionnaire de botani­

que (1782), Encyclopedie botanique ( 1 783), 1/lustrations

de genres, Systeme des animaux sans vertebres ( 1 801),

Phylosophie zoologique (1809), Histoire naturelle des ani­

maux sans vertebres (1815-22), etc. Fue un sabio incom­

prendido y term i nó sus días en la pobreza.

Dioscórides enseña una planta a un alumno ....
Dioscórides enseña una planta a un alumno
....

Augustin Pyramus de Cando/le (1778-1841)

Botánico suizo, perteneció a las principales academias

científicas del m u ndo. Reunió un herbario de cerca de

80.000 especies y, entre otras obras, escribió Introducción

al sistema natural del reino vegetal ( 1824- 1 874).

La aportación española a la botánica y fitoterapia

Nicolás Monardes (1512-1588)

Este sevi l lano escnbió

la historia medicinal : Historia medi­

cinal de las cosas que se traen de nuestras indias occiden-

NATIJRA MEDICATRIX 2003,21(3):142-152 ..
NATIJRA MEDICATRIX 2003,21(3):142-152 ..
tales que sirven en medicina: Tratado de la piedra Bezaar, y de la yerva escuerconera, diálogo

tales que sirven en medicina: Tratado de la piedra Bezaar,

y de la yerva escuerconera, diálogo de las grandezas del

hierro y de sus virtudes medicinales, tratado de la nieve y

del bever frío. A Monardes se le debe una de l as pri meras

descripciones de la planta del tabaco y también del girasol.

Nos explica en su libro:

"Así como se descubren nuevas

regiones, nuevos reinos, nuevas provincias, por nuestros

españoles, se descubren nuevos remedios y nuevas medici­

nas".

Andrés de Laguna ( 1499- 1559)

Andrés de Laguna nació en Peñalosa (Segovia), posi blemen­

te en 1 499,

estud ió medicina en la U n iversidad de

Salamanca y, posteriormente, se trasladó a París para

ampliar sus estud ios (y m uy posiblemente también por su

situación de judío converso), ciudad en la que residió hasta

aproxi madamente 1 535.

De su magna obra destaca

la traducción

al castel lano del

Dioscórides, tarea nada fácil en una época en q ue este tipo

de traducciones se había popularizado en todas las lenguas

de la época. Laguna se encontraba bien preparado para el

conocimiento de las lenguas vivas y muertas. Sus anteriores

traducciones de algunos l i bros de Aristóteles y Galeno, en

los que se aborda el estud io de las plantas, le familiarizaron

con los nombres en griego· y sus propiedades. Comenta

Laguna: "Quiero pasar por si lencio, cuantos y cuan trabajo­

sos viajes h ice, para sa lir con la

tal em presa honorablemen­

te; cuántos y cuan altos montes subí, cuántas cuestas bajé,

arriscándome por barrancos y pel igrosos despeñaderos, y,

final mente, cuán sin duelo gasté la mayor parte de mi cau­

dal y substancia en hacerme traer de G recia, de Egi pto y de

Berbería, muchos sim ples exquisitos y raros para conferirlos

con sus h istorias, no pud iendo por la mal ign idad de los

tiempos ir yo m ismo a buscarlos a sus propias regiones, aun­

que también lo

tenté...

". En Amberes completó y perfiló su

libro, y en 1 555 publ icó la pri mera edición, ú n ica hecha

en

vida del autor, que dedica al prínci pe Felipe, en breve futu­

ro Felipe 11, y que se conserva en la Bibl i oteca Nacional de

Madrid. La segunda ed ición se publ ica en Salamanca en

1 563 .

 

I

ncansable viajero, en su vida recorrió I nglaterra, Países

Bajos,

Metz, ltal ia, etc. M u rió por una compl icación de a lmo­

rranas el 28 de d iciembre de 1 559.

 

Francisco Hernández ( 1515- 1687)

Médico de Cámara de

Felipe

11.

Protoméd ico de todas las

I

ndias.

Uno

de

los

más

grandes

natural istas h i spanos.

Francisco Hernández se i nteresó por la Botán ica y tradujo la

Historia Natural de Plinio "el Viejo" , una extensa enciclope­

dia de 37 tomos. Hernández ha sido l lamado el tercer Pli nio,

después de l os a nteriores.

El Dr. Hernández se em barco hacia el nuevo mundo en

1 570. Hizo escalas en las I s las Canarias, en Santo

Dom i ngo y Cuba, en donde comenzó sus estudios sobre la

flora y la fauna. Al llegar a Nueva España, consiguió la

ayuda de médicos locales, cuyos nom bres permanecen anó­

n i mos, y de tres d i bujantes: Antonio El ias,

Ba ltasar El i as,

y

Ped ro Vásquez, a quienes nom bra en su testamento

(Sánchez Téllez, et al. ). Francisco viajó por la altiplanicie

central, al mar del Sur, Oaxaca, M ic hoacán y Panuco.

(Somolinos). Hernández descri bió, ensayó y publ icó en 22

vol ú menes escritos en latín , la Encic loped ia de materia

.. NATIJRA MEDICATRIX 2003;21(3):142-152
..
NATIJRA MEDICATRIX 2003;21(3):142-152

El desarrollo de la química, la física y la fisiología permitió en el siglo XIX la puesta en evidencia de los principios activos presentes en las plantas

médica más i m portante del m u ndo. Descri be cerca de 3000

Jardin du Roi de París. En abril de 1 777, se extienden en

especies vegetales, i nc l uyendo árboles, arbustos,

frutos y

Aranjuez las

Reales

Cédulas acred itativas para

los botán icos

yerbas. M uchas de ellas plantas exóticas como el achiote,

(H. R u iz y J.

Pavón) y Jos dibujantes (J . Brunete e l. Gálvez).

el ají o chili, el cacao, el maíz, la papaya, el peyote, el taba­

co, el tomate y la datura stramonium.

La primera ed ición de su gran obra apareció en México en

1 615: Quatro libros de la Naturaleza y Virtudes de las

Plantas, impresa en la casa de la viuda de Diego López. Fue

trad ucida por Francisco Xi menez y reeditada dos veces en

1 888 en la c i udad de México y en Morel ia, Michoacán, por el

Dr. N icolás Len. La ed ición romana apareció en 1 651 . La

encicloped ia sigue las pautas trazadas por Dioscórides (tra­

ducida por Andrés Lagu na), en su relación clásica de 200

plantas del viejo mundo. El Dr. Hernández no solamente h izo

la descripción de las plantas, sino que también las uso en los

hospitales de su época y en sí m ismo. En una ocasión sufrió

una reacción tóxica i ntensa después de la i ngestión de una

de el las.

Las expediciones botánicas españolas al nuevo mundo

La colon ización española de América está llena de claroscu­

ros. Tras una primera fase en que la leyenda negra tuvo su

apogeo, puesto q ue los colonizadores eran hom bres rudos, a

veces bestiales, hubo una segunda parte en

la

q ue

la cultura

se impl a ntó al otro lado del océano y en el que la i nvestiga­

ción y las ciencias prosperaron al abrigo y protecc ión del

rei no.

Expedición botánica al virreinato de Perú y Chile (1777-1788)

Botánicos: Hipól ito Ruiz, José Pavón, Joseph Dombey y J uan

Tafalla.

Países: Perú , Chile y Ecuador.

Resu ltados: 2.264 d i bujos y 3.000 especies. Publ icado por

Ruiz y Pavón,

1 .900

descri pciones y 658 dibujos.

Esta exped ición botán ica parte del deseo de i nstituciones

botán icas francesas en explorar la flora hispanoamericana,

bajo dominio de la corona de España. La persona elegida por

la corte francesa para esta exped ición fue el méd ico Joseph

Dombey, un botá n ico experto, q ue contaba con el a poyo del

  • J. Dombey viajaría "en

cal idad de acompañado de los españo­

les de la m isma profesión ".

Las primeras colecciones, apenas un mes después de la l le­

gada, fueron realizadas en las proximidades de Lima; más

tarde se adentraron en la cord i l lera andina. Su enclave logís­

tico fue Lima. Allí volvían

periód icamente para ordenar lo her­

borizado y preparar sus e nvíos a las dos cortes eu ropeas.

Dura nte los pri meros meses de 1 780, los exped icionarios

preparan u na visita a Huánaco, en la entrada de la Amazon ía;

allí debían encontrar qui nos. A fi nes de 1 781 los dirigentes

españoles señalan un n uevo destino para la expedición:

Chile.

Hipólito Ruiz ( 1754-1816): Boticario y botán ico, fue d iscí­

pulo de Gómez Ortega y Palau . En 1 777 fue nombrado jefe

de la exped ición H. Ruiz publica en 1792 el primer resu lta­

do de la Exped ición La Quinología, ó tratado del árbol de la

quina ó cascarilla. Seis años después del inicio de los traba­

jos en Madrid, en 1 798, verá la luz el primer volumen de una

col osal aventura ed itorial La Flora Peruviana et Chilensis,

Prodromus ( Madrid: Gabriel de Sancha), con las descri pcio­

nes de los nuevos géneros descubiertos.

José Pavón ( 1 754- 1844): Boticario. Acompañó a Ruiz duran­

te los diez años que duró la exped ición.

Real expedición botánica a Nueva España

(1787-1803)

Botán icos: Martín de Sessé, José Mariano Mociño, J uan

Castil lo, Jaime Senseve.

Países: México, G uatemala, Cuba, Puerto Rico, Cal iforn ia y

Nootka Bay.

Resu ltados: 1 .335 di bujos y 3.500 especies (200 géneros

nuevos y 2.500 especies nuevas para la ciencia). Cavanil les,

Lagasca, Gómez Ortega, Decandolle y otros botánicos publi­

caron nuevas especies sobre plantas y di bujos de Sessé y

Moci ño. En 1 893-94 se publ icaron en México los man uscri­

tos de Sessé y Mociño.

Martín Sessé (1751-1808) : Médico, primer botán ico y direc­

tor de la exped ición desde 1787 . Director del Jardín Botánico

de México en 1 788. Murió en 1 808.

NATURA MEDICATRIX 2003,21(3): 142-152 ID
NATURA MEDICATRIX 2003,21(3): 142-152 ID

Related Interests