Вы находитесь на странице: 1из 14

Onda (física)

De Wikipedia, la enciclopedia libre


(Redirigido desde Ondas)
Saltar a navegación, búsqueda
Para otros usos de este término, véase Onda (desambiguación).

Ondas propagadas en agua.

Onda estacionaria formada por la interferencia entre una onda (azul) que avanza hacia la
derecha y una onda (roja) que avanza hacia la izquierda.
En física, una onda es una propagación de una perturbación de alguna propiedad de un
medio, por ejemplo, densidad, presión, campo eléctrico o campo magnético, que se propaga
a través del espacio transportando energía. El medio perturbado puede ser de naturaleza
diversa como aire, agua, un trozo de metal o el vacío.
La propiedad del medio en la que se observa la particularidad se expresa como una función

tanto de la posición como del tiempo . Matemáticamente se dice que dicha función
es una onda si verifica la ecuación de ondas:

donde v es la velocidad de propagación de la onda. Por ejemplo, ciertas perturbaciones de


la presión de un medio, llamadas sonido, verifican la ecuación anterior, aunque algunas
ecuaciones no lineales también tienen soluciones ondulatorias, por ejemplo, un solitón.

Definiciones [editar]
Una vibración puede ser definida como un movimiento de ida y vuelta alrededor de un
punto de referencia. Sin embargo, definir las características necesarias y suficientes que
caracterizan un fenómeno como onda es, como mínimo, algo flexible. El término suele ser
entendido intuitivamente como el transporte de perturbaciones en el espacio, donde no se
considera el espacio como un todo sino como un medio en el que pueden producirse y
propagarse dichas perturbaciones a través de él. En una onda, la energía de una vibración se
va alejando de la fuente en forma de una perturbación que se propaga en el medio
circundante (Hall, 1980: 8). Sin embargo, esta noción es problemática en casos como una
onda estacionaria (por ejemplo, una onda en una cuerda bajo ciertas condiciones) donde la
transferencia de energía se propaga en ambas direcciones por igual, o para ondas
electromagnéticas/luminosas en el vacío, donde el concepto de medio no puede ser
aplicado.
Por tales razones, la teoría de ondas se conforma como una característica rama de la física
que se ocupa de las propiedades de los fenómenos ondulatorios independientemente de cual
sea su origen físico (Ostrovsky y Potapov, 1999). Una peculiaridad de estos fenómenos
ondulatorios es que a pesar de que el estudio de sus características no depende del tipo de
onda en cuestión, los distintos orígenes físicos que provocan su aparición les confieren
propiedades muy particulares que las distinguen de unos fenómenos a otros. Por ejemplo, la
acústica se diferencia de la óptica en que las ondas sonoras están relacionadas con aspectos
más mecánicos que las ondas electromagnéticas (que son las que gobiernan los fenómenos
ópticos). Conceptos tales como masa, cantidad de movimiento, inercia o elasticidad son
conceptos importantes para describir procesos de ondas sonoras, a diferencia de en las
ópticas, donde estas no tienen una especial relevancia. Por lo tanto, las diferencias en el
origen o naturaleza de las ondas producen ciertas propiedades que caracterizan cada onda,
manifestando distintos efectos en el medio en que se propagan (por ejemplo, en el caso del
aire: vórtices, presión de radiación, ondas de choque, etc. En el caso de los sólidos:
Dispersión, etc.
Otras propiedades, sin embargo, pueden ser generalizadas a todas las ondas. Por ejemplo,
teniendo en cuenta el origen mecánico de las ondas sonoras, estas pueden propagarse en el
espacio-tiempo si y solo si el medio no es infinitamente rígido ni infinitamente flexible. Si
todas las partes que constituyen un medio estuvieran rígidamente ligadas podrían vibrar
como un todo sin retraso en la transmisión de la vibración y, por lo tanto, sin movimiento
ondulatorio (o un movimiento de onda infinitamente rápido). Por otro lado, si todas las
partes fueran independientes, no podría haber ninguna transmisión de la vibración y de
nuevo, no habría movimiento ondulatorio (o sería infinitamente lento). Aunque lo dicho
anteriormente no tiene sentido para ondas que no requieren de un medio, sí muestra una
característica relevante a todas las ondas independientemente de su origen: para una misma
onda, la fase de una vibración (que es el estado de perturbación en que se encuentra una
determinada parte del medio) es diferente para puntos adyacentes en el espacio, ya que la
vibración llega a estos en tiempos distintos.
De la misma forma, el estudio de procesos ondulatorios de distinta índole pueden permitir
la comprensión de los fenómenos propiamente acústicos. Un ejemplo característico es el
principio de interferencia de Young (Young, 1802, en Hunt, 1978: 132); la primera vez que
apareció este principio fue en los estudios de Young sobre la luz y, dentro de algunos
contextos específicos (por ejemplo, la dispersión de sonido a través del sonido), es todavía
un aspecto investigado en el estudio de la acústica.
Elementos de una Onda [editar]
• Cresta: La cresta es el punto más alto de dicha amplitud o punto máximo de
saturación de la onda.
• Período: El periodo es el tiempo que tarda la onda de ir de un punto de máxima
amplitud al siguiente.
• Amplitud: La amplitud es la distancia vertical entre una cresta y el punto medio de
la onda. Nótese que pueden existir ondas cuya amplitud sea variable, es decir,
crezca o decrezca con el paso del tiempo.
• Frecuencia: Número de veces que es repetida dicha vibración en otras palabras es
una simple repetición de valores por un período determinado.
• Valle: Es el punto más bajo de una onda.
• Longitud de onda: Distancia que hay entre dos crestas consecutivas.
Características [editar]

A = En aguas profundas.
B = En aguas superficiales. El movimiento elíptico de una partícula superficial se vuelve
suave con la baja intensidad.
1 = Progresión de la onda
2 = Monte
3 = Valle
Las ondas periódicas están caracterizadas por crestas/montes y valles, y usualmente es
categorizada como longitudinal o transversal. Una onda transversal son aquellas con las
vibraciones perpendiculares a la dirección de propagación de la onda; ejemplos incluyen
ondas en una cuerda y ondas electromagnéticas. Ondas longitudinales son aquellas con
vibraciones paralelas en la dirección de la propagación de las ondas; ejemplos incluyen
ondas sonoras.
Cuando un objeto corte hacia arriba y abajo en una onda en un estanque, experimenta una
trayectoria orbital porque las ondas no son simples ondas transversales sinusoidales.
Ondas en la superficie de una cuba son realmente una combinación de ondas transversales y
longitudinales; por lo tanto, los puntos en la superficie siguen caminos orbitales.
Todas las ondas tiene un comportamiento común bajo un número de situaciones estándar.
Todas las ondas pueden experimentar las siguientes:
• Difracción - Ocurre cuando una onda al topar con el borde de un obstáculo deja de
ir en línea recta para rodearlo.
• Efecto Doppler - Efecto debido al movimiento relativo entre la fuente emisora de
las ondas y el receptor de las mismas.
• Interferencia - Ocurre cuando dos ondas se combinan al encontrarse en el mismo
punto del espacio.
• Reflexión - Ocurre cuando una onda, al encontrarse con un nuevo medio que no
puede atravesar, cambia de dirección.
• Refracción - Ocurre cuando una onda cambia de dirección al entrar en un nuevo
medio en el que viaja a distinta velocidad.
• Onda de choque - Ocurre cuando varias ondas que viajan en un medio se
superponen formando un cono.
Polarización [editar]
Artículo principal: Polarización electromagnética
Una onda es polarizada, si solo puede oscilar en una dirección. La polarización de una onda
transversal describe la dirección de la oscilación, en el plano perpendicular a la dirección
del viaje. Ondas longitudinales tales como ondas sonoras no exhiben polarización, porque
para estas ondas la dirección de oscilación es a lo largo de la dirección de viaje. Una onda
puede ser polarizada usando un filtro polarizador.

Una ola rompiendo contra las rocas.


Ejemplos [editar]
Ejemplos de ondas:
• Olas, que son perturbaciones que se propagan por el agua.
• Ondas de radio, microondas, ondas infrarrojas, luz visible, luz ultravioleta, rayos X,
y rayos gamma conforman la radiación electromagnética. En este caso, la
propagación es posible sin un medio, a través del vacío. Estas ondas
electromagnéticas viajan a 299,792,458 m/s en el vacío.
• Sonoras — una onda mecánica que se propaga por el aire, los líquidos o los sólidos.
• Ondas de tráfico (esto es, la propagación de diferentes densidades de vehículos,
etc.) — estas pueden modelarse como ondas cinemáticas como hizo Sir M. J.
Lighthill
• Ondas sísmicas en terremotos.
• Ondas gravitacionales, que son fluctuaciones en la curvatura del espacio-tiempo
predichas por la relatividad general. Estas ondas aún no han sido observadas
empíricamente.
Descripción matemática [editar]

Onda con amplitud constante.

Ilustración de una onda (en azul) y su envolvente (en rojo).


Desde un punto de vista matemático, la onda más sencilla o fundamental es el armónico
(sinusoidal) la cual es descrita por la ecuación f(x,t) = Asin(ωt − kx)), donde A es la
amplitud de una onda - una medida de máximo vacío en el medio durante un ciclo de onda
(la distancia máxima desde el punto más alto del monte al equilibrio). En la ilustración de
la derecha, esta es la distancia máxima vertical entre la base y la onda. Las unidades de
amplitud dependen del tipo de onda — las ondas en una cuerda tienen una amplitud
expresada como una distancia (metros), las ondas sonoras como presión (pascales) y ondas
electromagnéticas como la amplitud del campo eléctrico (voltios/metros). La amplitud
puede ser constante, o puede variar con el tiempo y/o posición. La forma de la variación de
amplitud es llamada la envolvente de la onda.
La longitud de onda (simbolizada por λ) es la distancia entre dos montes o valles seguidos.
Suele medirse en metros, aunque en óptica es más común usar los nanómetros o los
Angstroms (Å).
Un número de onda angular k puede ser asociado con la longitud de onda por la relación:

Las ondas pueden ser representadas por un movimiento armónico simple.


El periodo T es el tiempo para un ciclo completo de oscilación de la onda. La frecuencia f
es cuantos periodos por unidad de tiempo (por ejemplo un segundo) y es medida en hertz.
Esto es relacionado por:

En otras palabras, la frecuencia y el periodo de una onda son recíprocas entre sí.
La frecuencia angular ω representa la frecuencia en radianes por segundo. Está relacionada
con la frecuencia por

Hay dos velocidades diferentes asociadas a las ondas. La primera es la velocidad de fase,

la cual indica la tasa con la que la onda se propaga, y esta dada por:
La segunda es la velocidad de grupo, la cual da la velocidad con la que las variaciones en
la forma de la amplitud de la onda se propagan por el espacio. Esta es la tasa a la cual la
información puede ser transmitida por la onda. Está dada por:
Ecuación de onda [editar]
Artículo principal: Ecuación de onda
La ecuación de onda es un tipo de ecuación diferencial que describe la evolución de una
onda armónica simple a lo largo del tiempo. Esta ecuación presenta ligeras variantes
dependiendo de como se transmite la onda, y del medio a través del cual se propaga. Si
consideramos una onda unidimensional que se transmite a lo largo de una cuerda en el eje
x, a una velocidad v y con una amplitud u (que generalmente depende tanto de x y de t), la
ecuación de onda es:

Trasladado a tres dimensiones, sería

donde es el operador laplaciano.


La velocidad v depende del tipo de onda y del medio a través del cual viaja.
Jean Le Rond d'Alembert obtuvo una solución general para la ecuación de onda en una
dimensión:

Esta solución puede interpretarse como dos impulsos viajando a lo largo del eje x en
direcciones opuestas: F en el sentido +x y G en el -x. Si generalizamos la variable x,
reemplazándola por tres variables x, y, z, entonces podemos describir la propagación de una
onda en tres dimensiones.
La ecuación de Schrödinger describe el comportamiento ondulatorio de las partículas
elementales. Las soluciones de esta ecuación son funciones de ondas que pueden emplearse
para hallar la densidad de probabilidad de una partícula.
Ondas Viajeras [editar]
Una onda simple u onda viajera es una perturbación que varía tanto con el tiempo t como
con la distancia z de la siguiente manera:

donde A(z,t) es la amplitud de la onda, k es el número de onda y φ es la fase. La velocidad


de fase vf de esta onda está dada por
donde λ es la longitud de onda.
Onda estacionaria [editar]
Artículo principal: Onda estacionaria

Onda estacionaria en un medio estático. Los puntos rojos representan los nodos de la onda.
Una onda estacionaria es aquella que permanece fija, sin propagarse a través del medio.
Este fenómeno puede darse, bien cuando el medio se mueve en sentido opuesto al de
propagación de la onda, o bien puede aparecer en un medio estático como resultado de la
interferencia entre dos ondas que viajan en sentidos opuestos.
La suma de dos ondas que se propagan en sentidos opuestos, con idéntica amplitud y
frecuencia, dan lugar a una onda estacionaria. Las ondas estacionarias normalmente
aparecen cuando una frontera bloquea la propagación de una onda viajera (como los
extremos de una cuerda, o el bordillo de una piscina, más allá de los cuales la onda no
puede propagarse). Esto provoca que la onda sea reflejada en sentido opuesto e interfiera
con la onda inicial, dando lugar a una onda estacionaria. Por ejemplo, cuando se rasga la
cuerda de un violín, se generan ondas transversales que se propagan en direcciones
opuestas por toda la cuerda hasta llegar a los extremos. Una vez aquí son reflejadas de
vuelta hasta que interfieren la una con la otra dando lugar a una onda estacionaria, que es lo
que produce su sonido característico.
Las ondas estacionarias se caracterizan por presentar regiones donde la amplitud es nula
(nodos), y regiones donde es máxima (vientres). La distancia entre dos nodos o vientres
consecutivos es justamente λ / 2, donde λ es la longitud de onda de la onda estacionaria.
Al contrario que en las ondas viajeras, en las ondas estacionarias no se produce
propagación neta de energía.
Ver también: Resonancia acústica, resonador de Helmholtz, y tubo de órgano
Propagación en cuerdas [editar]
La velocidad de una onda viajando a través de una cuerda en vibración (v) es directamente
proporcional a la raíz cuadrada de la tensión de la cuerda (T) por su densidad lineal (μ):

Clasificación de las ondas [editar]


Las ondas se clasifican atendiendo a diferentes aspectos:
En función del medio en el que se propagan [editar]

Tipos de ondas y algunos ejemplos.


• Ondas mecánicas: las ondas mecánicas necesitan un medio elástico (sólido, líquido
o gaseoso) para propagarse. Las partículas del medio oscilan alrededor de un punto
fijo, por lo que no existe transporte neto de materia a través del medio. Como en el
caso de una alfombra o un látigo cuyo extremo se sacude, la alfombra no se
desplaza, sin embargo una onda se propaga a través de ella. La velocidad puede ser
afectada por algunas características del medio como: la homogeneidad, la
elasticidad, la densidad y la temperatura. Dentro de las ondas mecánicas tenemos las
ondas elásticas, las ondas sonoras y las ondas de gravedad.
• Ondas electromagnéticas: las ondas electromagnéticas se propagan por el espacio
sin necesidad de un medio, pudiendo por lo tanto propagarse en el vacío. Esto es
debido a que las ondas electromagnéticas son producidas por las oscilaciones de un
campo eléctrico, en relación con un campo magnético asociado. Las ondas
electromagnéticas viajan aproximadamente a una velocidad de 300000 km por
segundo, de acuerdo a la velocidad puede ser agrupado en rango de frecuencia. Este
ordenamiento es conocido como Espectro Electromagnético, objeto que mide la
frecuencia de las ondas.
• Ondas gravitacionales: las ondas gravitacionales son perturbaciones que alteran la
geometría misma del espacio-tiempo y aunque es común representarlas viajando en
el vacío, técnicamente no podemos afirmar que se desplacen por ningún espacio,
sino que en sí mismas son alteraciones del espacio-tiempo.
En función de su propagación o frente de onda [editar]

































• Ondas unidimensionales: las ondas unidimensionales son aquellas que se propagan
a lo largo de una sola dirección del espacio, como las ondas en los muelles o en las
cuerdas. Si la onda se propaga en una dirección única, sus frentes de onda son
planos y paralelos.
• Ondas bidimensionales o superficiales: son ondas que se propagan en dos
direcciones. Pueden propagarse, en cualquiera de las direcciones de una superficie,
por ello, se denominan también ondas superficiales. Un ejemplo son las ondas que
se producen en una superficie líquida en reposo cuando, por ejemplo, se deja caer
una piedra en ella.
• Ondas tridimensionales o esféricas: son ondas que se propagan en tres
direcciones. Las ondas tridimensionales se conocen también como ondas esféricas,
porque sus frentes de ondas son esferas concéntricas que salen de la fuente de
perturbación expandiéndose en todas direcciones. El sonido es una onda
tridimensional. Son ondas tridimensionales las ondas sonoras (mecánicas) y las
ondas electromagnéticas.
En función de la dirección de la perturbación [editar]
• Ondas longitudinales: son aquellas que se caracterizan porque las partículas del
medio se mueven (ó vibran) paralelamente a la dirección de propagación de la onda.
Por ejemplo, un muelle que se comprime da lugar a una onda longitudinal.
• Ondas transversales: son aquellas que se caracterizan porque las partículas del
medio vibran perpendicularmente a la dirección de propagación de la onda.
En función de su periodicidad [editar]
• Ondas periódicas: la perturbación local que las origina se produce en ciclos
repetitivos por ejemplo una onda senoidal.
• Ondas no periódicas: la perturbación que las origina se da aisladamente o, en el
caso de que se repita, las perturbaciones sucesivas tienen características diferentes.
Las ondas aisladas también se denominan pulsos.
Reflexión [editar]
Artículo principal: Reflexión
Se produce cuando una onda encuentra en su recorrido una superficie contra la cual rebota,
después de la reflexión la onda sigue propagándose en el mismo medio y los parámetros
permanecen inalterados. El eco es un ejemplo de Reflexión.
Refracción [editar]
Artículo principal: Refracción
Es el cambio de dirección que experimenta una onda al pasar de un medio material a otro.
Sólo se produce si la onda incide oblicuamente sobre la superficie de separación de los dos
medios y si éstos tienen índices de refracción distintos. La refracción se origina en el
cambio de velocidad que experimenta la onda. El índice de refracción es precisamente la
relación entre la velocidad de la onda en un medio de referencia (el vacío para las ondas
electromagnéticas) y su velocidad en el medio de que se trate

FENÓMENOS ONDULATORIOS
Las propiedades de las ondas se manifiestan a través de una serie de fenómenos que
constituyen lo esencial del comportamiento ondulatorio. Así, las ondas rebotan ante una
barrera, cambian de dirección cuando pasan de un medio a otro, suman sus efectos de una
forma muy especial y pueden salvar obstáculos o bordear las esquinas.

El estudio de los fenómenos ondulatorios supone la utilización de conceptos tales como


periodo, frecuencia, longitud de onda y amplitud, y junto a ellos el de frente de onda, el
cual es característico de las ondas bi y tridimensionales.
Se denomina frente de ondas al lugar geométrico de los puntos del medio que son
alcanzados en un mismo instante por la perturbación.

Las ondas que se producen en la superficie de un lago, como consecuencia de una vibración
producida en uno de sus puntos, poseen frentes de onda circulares. Cada uno de esos frentes
se corresponden con un conjunto de puntos del medio que están en el mismo estado de
vibración, es decir a igual altura. Debido a que las propiedades del medio, tales como
densidad o elasticidad, son las mismas en todas las direcciones, la perturbación avanza
desde el foco a igual velocidad a lo largo de cada una de ellas, lo que explica la forma
circular y, por tanto, equidistante del foco, de esa línea que contiene a los puntos que se
encuentran en el mismo estado de vibración.

Las ondas tridimensionales, como las producidas por un globo esférico que se infla y
desinfla alternativamente, poseen frentes de ondas esféricos si el foco es puntual y si el
medio, como en el caso anterior, es homogéneo.
Reflexión y refracción de las ondas
Cuando una onda alcanza la superficie de separación de dos medios de distinta naturaleza
se producen, en general, dos nuevas ondas, una que retrocede hacia el medio de partida y
otra que atraviesa la superficie límite y se propaga en el segundo medio. El primer
fenómeno se denomina reflexión y el segundo recibe el nombre de refracción.

En las ondas monodimensionales como las producidas por la compresión de un muelle, la


reflexión lleva consigo una inversión del sentido del movimiento ondulatorio. En las ondas
bi o tridimensionales la inversión total se produce únicamente cuando la incidencia es
normal, es decir, cuando la dirección,en la que avanza la perturbación es perpendicular a la
superficie reflectante. Si la incidencia es oblicua se produce una especie de rebote, de modo
que el movimiento ondulatorio reflejado cambia de dirección, pero conservando el valor del
ángulo que forma con la superficie límite.

En el caso de las ondas sonoras, la reflexión en una pared explica el fenómeno del eco. Si la
distancia a la pared es suficiente, es posible oír la propia voz reflejada porque el tiempo que
emplea el sonido en ir y volver permite separar la percepción de la onda incidente de la
reflejada. El oído humano sólo es capaz de percibir dos sonidos como separados si distan
uno respecto del otro más de 0,1 segundos, de ahí que para que pueda percibiese el eco la
superficie reflectiva debe estar separada del observador 17 metros por lo menos, cantidad
que corresponde a la mitad de la distancia que recorre el sonido en el aire en ese intervalo
de tiempo (17 m = 340 m/s • 0,1 s/2).

En los espacios cerrados, como las salas, el sonido una vez generado se refleja sucesivas
veces en las paredes, dando lugar a una prolongación por algunos instantes del sonido
original. Este fenómeno se denomina reverberación y empeora las condiciones acústicas de
una sala, puesto que hace que los sonidos anteriores se entremezclen con los posteriores. Su
eliminación se logra recubriendo las paredes de materiales, como corcho o moqueta, que
absorben las ondas sonoras e impiden la reflexión.

El fenómeno de la refracción supone un cambio en la velocidad de propagación de la onda,


cambio asociado al paso de un medio a otro de diferente naturaleza o de diferentes
propiedades. Este cambio de velocidad da lugar a un cambio en la dirección del
movimiento ondulatorio. Como consecuencia, la onda refractada se desvía un cierto ángulo
respecto de la incidente.

La refracción se presenta con cierta frecuencia debido a que los medios no son
perfectamente homogéneos, sino que sus propiedades y, por lo tanto, la velocidad de
propagación de las ondas en ellos, cambian de un punto a otro. La propagación del sonido
en el aire sufre refracciones, dado que su temperatura no es uniforme. En un día soleado las
capas de aire próximas a la superficie terrestre están más calientes que las altas y la
velocidad del sonido, que aumenta con la temperatura, es mayor en las capas bajas que en
las altas. Ello da lugar a que el sonido, como consecuencia de la refracción, se desvía hacia
arriba. En esta situación la comunicación entre dos personas suficientemente separadas se
vería dificultada. El fenómeno contrario ocurre durante las noches, ya que la Tierra se
enfría más rápidamente que el aire.

La difracción
Las ondas son capaces de traspasar orificios y bordear obstáculos interpuestos en su
camino. Esta propiedad característica del comportamiento ondulatorio puede ser explicada
como consecuencia del principio de Huygens y del fenómeno de interferencias.
Así, cuando una fuente de ondas alcanza una placa con un orificio o rendija central, cada
punto de la porción del frente de ondas limitado por la rendija se convierte en foco emisor
de ondas secundarias todas de idéntica frecuencia. Los focos secundarios que corresponden
a los extremos de la abertura generan ondas que son las responsables de que el haz se abra
tras la rendija y bordee sus esquinas. En los puntos intermedios se producen
superposiciones de las ondas secundarias que dan lugar a zonas de intensidad máxima y de
intensidad mínima típicas de los fenómenos de interferencias.

Ambos fenómenos que caracterizan la difracción de las ondas dependen de la relación


existente entre el tamaño de la rendija o del obstáculo y la longitud de onda. Así, una
rendija cuya anchura sea del orden de la longitud de la onda considerada, será
completamente bordeada por la onda incidente y, además, el patrón de interferencias se
reducirá a una zona de máxima amplitud idéntica a un foco. Es como si mediante este
procedimiento se hubiera seleccionado uno de los focos secundarios descritos por Huygens
en el principio que lleva su nombre.