Вы находитесь на странице: 1из 14

ROMANTICISMO LATINOAMERICANO Y COLOMBIANO.

ROMANTICISMO LATINOAMERICANO Y COLOMBIANO:

El Romanticismo es un movimiento que surge en Europa, tiene sus inicios en Inglaterra y Alemania y alcanza su mayor esplendor en Francia durante la primera mitad del S. XIX (1800 - 1850), sin embargo este movimiento llega al Perú con cierto retraso, a mediados del mismo siglo, como un reflejo e imitación del romanticismo europeo. Se imita las voces poéticas de Espronceda, Byron, Hugo, Heine y Leopardi. Nuestro romanticismo no tuvo un carácter revolucionario creativo y original como lo fue el europeo, salvo la obra de Ricardo Palma y Salaverry, todo no fue más que una mera imitación del romanticismo importado del viejo continente.

En el ámbito latinoamericano, el romanticismo tiene su punto de partida en Argentina con Esteban Echeverría y su obra Elvira o la novia del Plata, otros autores importantes allí fueron Domingo Faustino Sarmiento (Facundo) y José Hernández (Martín Fierro), todos ellos relacionados con el denominado Romanticismo social, propiciado esencialmente como reacción ante la dictadura rosista (Juan Manuel Rosas fue el dictador). Otra variante del romanticismo proveniente de Europa fue el romanticismo sentimental o idílico que tiene como máximo exponente al colombiano Jorge Isaacs, autor de María. En el caso peruano es exponente de esta variante el piurano Carlos Augusto Salaverry. Finalmente, se dio el romanticismo historicista que tuvo como representante al peruano Ricardo Palma Soriano.

Como ya se ha adelantado, en el Perú, el romanticismo se manifestó en su faceta menos comprometida con la realidad política y social, como si se dio en Argentina por ejemplo. Algunos de los factores fueron que aquí se desarrolló una suerte de aparente bonanza financiada por la explotación del guano de las islas y el manejo populista de la política nacional, sobre todo en la etapa de Ramón Castilla, quien con su sagacidad ya famosa se las ingenió para crear una situación de progresismo y vanguardia con respecto de los demás países vecinos. Por lo tanto, la literatura se supeditó a recrear y elogiar las cosas agradables de la vida. Incluso Palma llegó a sostener que la literatura no debía "contaminarse" de elementos políticos en absoluto.

Características

1. Predominio del sentimiento, la imaginación y la fantasía sobre la razón.

2. Se opone a la rigidez del neoclasicismo.

3. Exaltación del YO individual del escritor.

4. Es eminentemente subjetivo.

5. Proclama la libertad de creación

6. Apego por lo popular.

Representantes

- Luis Benjamín Cisneros: Alfredo el Sevillano", "Julia".

- Manuel Nicolás Corpancho: "El Poeta Cruzado", "El Templario".

- José Arnaldo Márquez: "La Bandera de Ayacucho", "La familia del mendigo"

- Pedro Paz Soldán (Seudónimo: Juan de Arona): "Diccionario de peruanismos", "Sonetos y Chispazos", "Ruinas".

- Ricardo Palma Soriano: "Tradiciones Peruanas".

- Carlos Augusto Salaverry: "Cartas a un ángel".

- Jorge Isaacs “La Maria”

CONCEPTO SOCIAL, ECONOMICO Y POLITICO:

Así como el romanticismo germano-británico se caracterizó por la hondura de su pensamiento y su tendencia a la especulación filosófica, el latino tuvo una configuración más predominantemente emotiva e incluso sentimental, lo que se aprecia más que nada en la obra de sus grandes poetas. Otro elemento común que tuvieron estos romanticismos nacionales fue la convulsa y en ocasiones caótica situación política de sus respectivos países, muy alejados de la relativa tranquilidad y hasta equilibrio que por entonces disfrutaban Gran Bretaña y Alemania.

Ciertos elementos, no obstante, se pueden considerar características comunes a todos los románticos, cualquiera que sea su procedencia nacional: rechazaban las normas y convenciones de neoclasicismo y propugnaban la más amplia libertad artística, experimentando con todo tipo de formas poéticas; no simpatizaban con la industrialización ni con el creciente desarrollo de las ciudades, y preferían exaltar los ambientes pastoriles o en todo caso rurales; adoraban lo irracional e investigaban los territorios de los sueños, sin desdeñar ni mucho menos los experimentos con drogas alucinógenas; estaban, en definitiva, a favor de la imaginación y en contra de la razón, a favor de la energía y en contra de los controles represivos, a favor de la revolución y en contra de los antiguos imperios y de los absolutismos.

GENERO GAUCHESCO:

"El género gauchesco postula una alianza entre dos culturas, la cultura popular y la letrada. Los escritores del género -Hidalgo, Pérez, Ascasubi, Del Campo, Hernández- usaron las posiciones y tonos de la voz del gaucho para escribirlo, y en ese mismo mome nto le dieron la voz al gaucho. Este libro analiza las dos caras del uso: el uso literario de la voz y el uso económico o militar de los cuerpos; y las dos caras del don: la cara del escritor que da la voz y la cara del patrón. La lógica dual permite no solo desentrañar la materia verbal de este género sino también pensar el lugar central que esta literatura ocupa en la construcción de nuestra identidad cultural. La reedición de este texto fundamental permite actualizar sus postulados en el marco de la crít ica latinoamericana. "

La literatura gauchesca es un subgénero propio de la literatura latinoamericana que intenta recrear el lenguaje del gaucho y contar su manera de vivir. Se caracteriza principalmente por tener al gaucho como personaje principal, y transcurrir las acciones en espacios abiertos y no urbanizados (como la Pampaargentina). Es importante destacar que, más allá de que este género tiene como eje principal al gaucho, generalmente es usado por escritores de alto nivel socioeconómico. Esta literatura presenta descripciones de la vida

campesina y sus costumbres, así como de los personajes sociales de ese entonces:

indios,mestizos, negros y gringos, entre otros. Suele haber una exaltación de lo folclórico y cultural, y se emplea como protesta y para realizar una crítica social. En la forma y el lenguaje, se distingue por el empleo abundante de metáforas, neologismos, arcaísmos y términos aborigenes. Suele haber poco uso de sinónimos, y predomina el monólogo sobre el diálogo.

Poesía gauchesca y poesía tradicional:

No debe confundírse la poesía gauchesca con la poesía tradicional, latente ya desde los tiempos de la colonización. En esta última, nos llegan enraizados los viejos romances de matones, las rondas, las canciones, los villancicos y las coplas, los temas con héroes legendarios y caballeros, reyes y pastores, etc. Poesía tradicional que está fundamentada en el anonimato, que refleja un arte impersonal, que había sido recogida por los libros de cordel, los florilegios, las hojas sueltas o la memoria de lectura y la tradición oral. Estos elementos tradicionales se contaminan en tierras de América, se reelaboran con palabras, costumbres, accidentes, nombres, que le imprimen cierto tono local, pero siempre bajo una raíz histórica pura.En el primer tercio del siglo XIX surgen entre nosotros los poetas anónimos y los payadores, improvisadores o memorizantes de coplas y rimas, que difundirán mediante versos octosílabos y acordes de guitarra este tipo de poesía. Los tonos dentro de su pobreza melódica no ofrecen una gran variedad. Pero se adaptan a distintas formas de piezas, desde los romanees a las décimas. Con los payadores la revelación estética de la poesía fue "no tanto de solaz, como noticiosa, profética, moralizadora, idealizadora y didáctica. En un medio social sin escritura, sin iglesia, sin escuela, sin presión social (por regir un tipo de comunidad rala), el payador era el letrado, el maestro, el periodista, el consejero y el predicadol'. Debe añadirse a esto que era deber ineludible, cuando se enfrentaban dos cantores, el payar de contrapunto.

TIPOS DE GAUCHO:

El gaucho cantor: "El cantor no tiene residencia fija: su morada está donde la noche lo sorprende; su fortuna, en sus versos y en su voz. Dondequiera que el cielito enreda sus parejas sin tasa, dondequiera que se apura una copa de vino, el cantor tiene su lugar preferente, su parte escogida en el festín. El guacho argentino no bebe, si la música y los versos no lo excitan, y cada pulpería tiene su guitarra para poner en manos del cant or, a quien el grupo de caballos estacionados en la puerta, anuncia a lo lejos, dónde se necesita el concurso de su gaya ciencia."

El gaucho baqueano: "El baqueano es un gaucho grave y reservado, que conoce a palmos, veinte mil leguas cuadradas de llanuras, bosques y montañas. Es el topógrafo más completo, es el único mapa que lleva un general para dirigir los movimientos de su campaña. El baqueano va siempre a su lado. Modesto y reservado como una tapia, está en todos los secretos de la campaña; la suerte del ejército, el éxito de una batalla, la conquista de una provincia, todo depende de él."

El gaucho malo: " Llámanle el Gaucho Malo, sin que este epíteto lo desfavorezca del todo.

La justicia lo persigue desde muchos años; su nombre es temido, pronunciado en voz baja, pero sin odio y casi con respeto. Es un personaje misterioso: mora en la pampa, con su albergue los cardales, vive de perdices y mulitas; si alguna vez quiere regalarse con una lengua, enlaza una vaca, la voltea solo, la mata, saca su bocado predilecto y abandona lo

El gaucho malo no es un bandido, no es un salteador; el

demás a las aves mortecinas. (

ataque a la vida no entra en su idea, como el robo no entraba en la idea del Churriador; roba, es cierto; pero ésta es su profesión, su tráfico, su ciencia. Roba caballos."

)

El gaucho rastreador: "El rastreador es un personaje grave, circunspecto, cuyas aseveraciones hacen fe en los tribunales inferiores. La conciencia del saber que posee le da cierta dignidad reservada y misteriosa. Todos le tratan con consideración: el pobre, porque puede hacerle mal, calumniándolo o denunciándolo; el propietario, porque su testimonio puede fallarle. Un robo se ha ejecutado durante la noche: no bien se nota, corren a buscar una pisada del ladrón, y encontrada, se cubre con algo para que el viento no la disipe. Se llama en seguida al rastreador, que ve el rastro y lo sigue sin mirar, sino de tarde en tarde, el suelo, como si sus ojos vieran de relieve esta pisada, que para otro es imperceptible. Sigue el curso de las calles, atraviesa los huertos, entra en una casa y, señalando un hombre que encuentra, dice fríamente: “¡Este es!” El delito está probado, y raro es el delincuente que resiste a esta acusación. Para él, más que para el juez, la deposición del rastreador es la evidencia misma: negarla sería ridículo, absurdo."

ROMANTICISMO COLOMBIANO.

El romanticismo fue el movimiento más enérgico y revelador del siglo XIX. No surgió como una necesidad histórica y social, como si ocurrió en otros países, surgió como consecuencia de una fuerte influencia del pensamiento liberal francés que llego a nuestro continente a través de protagonistas de las repúblicas que se estaban conformando.

El romanticismo fue una reacción frente a la tradición establecida; propugnaba la emancipación del individuo, cuyos rasgos particulares parecían correr el peligro de disolverse en la colectivización social creciente. Lo subjetivo, lo irracional y lo imaginativo empezaron a abrirse paso en un movimiento que planteó un giro total hacia lo humano, la naturaleza y la belleza inalcanzable, ideal y sublime. Los artistas románticos buscaron una huída de la realidad circundante, en busca de los territorios menos explorados, dando rienda suelta a la fantasía, la emoción y el encuentro con la naturaleza y la historia remota.

La poesía, el teatro, la novela, el ensayo, el artículo de costumbres y la leyenda son las formas literarias más abundantes del romanticismo. Bien puede decirse que el movimiento es responsable del auge que goza la novela y de su afianzamiento como género tras los primeros intentos en la época anterior. La novela más representativa aunque algo tardía del periodo es, sin duda, María (1897) de Jorge Isaacs.

Se destacan algunos temas, como:

El paisaje: El hombre romántico adapta el paisaje a sus sentimientos. Para algunos autores, esta temática es la que justifica la idea de la existencia del romanticismo en Colombia, ya que los autores europeos hablaban de la vuelta a la vida natural y su belleza.

La exaltación de lo nacional y lo popular: a través de la voz o la actuación de diversos personajes se reconstruyeron aspectos del folclor y de las expresiones culturales del territorio colombiano.

La vida y la muerte: El dilema existencialista se vio reflejado en novelas como María, en las que el hombre sufre por un destino que domina su voluntad. El amor que sienten Efraín y María se ve siempre afectado por los problemas sociales y cuando estos se resuelven, la muerte demuestra la imposibilidad de su amor.

CARACTERÍSTICAS:

Ø El predominio del sentimentalismo sobre la razón.

Ø La exaltación y el culto a la idea del genio.

Ø La búsqueda de la libertad tanto política como profesional.

Ø Idealismo intenso.

Ø Se percibe el pasado como nostalgia.

Ø Se asimila lo bello a lo verdadero.

AUTORES:

Ø Rafael Pombo (Bogotá, 1833 1912). Uno de los poetas románticos más importantes

del continente, Pombo escribió fábulas célebres como El renacuajo paseador y La pobre viejecita.

Ø Jorge Isaacs (Santiago de Cali, 1837 Ibagué, 1895). Su padre era un judío inglés

procedente de Jamaica, que se instaló primero en el Chocó y después en Cali, donde se casó con la hija de un oficial de la Marina española. El padre fue propietario de la hacienda "El Paraíso", el escenario de la obra más importante del escritor, su novela María.

Ø José Eusebio Caro (Ocaña, 1817 Santa Marta, 1853). Fue ideólogo y fundador del

partido conservador colombiano, viajó a EE.UU. en 1850, regresó a Colombia en 1853 contagiado de fiebre amarilla y murió en Santa Marta. Sus obras: Héctor, Una lágrima de felicidad, El pobre, Estar contigo.

POESÍA ROMÁNTICA LATINOAMERICANA

La sonrisa de la mujer y el alma del poeta

José Eusebio Caro (Colombia)

(1817 - 1853)

Hay en mi sér potencias adormidas,

hay en mi mente ocultos pensamientos,

hay en mi corazón presentimientos

cuyo poder y cuyo fin no sé:

como a la madre son desconocidas

las formas de ese sér misterioso

que entre su seno bulle tembloroso,

y es algo ya, mas nadie sabe qué!

¡Mas cuando estoy contigo y a tu lado,

y oigo tu voz y miro tu sonrisa,

siento pasar por mí de Dios la brisa,

siento nacer un hombre nuevo en mí!

Y entonces, dominando lo pasado,

y el vago porvenir y lo presente,

en cerco inmenso ensánchase mi mente,

cuyo foco de vida irradia en ti!

Entonces las potencias que en mí callan,

una tras otra, a mi presencia llegan,

y juntas, ya, radiantes se despliegan

cual aureola en torno de mi faz:

fuerzas de amor ignotas en mí estallan,

y soy capaz de cosas buenas,

grandes, capaz de todo cuanto entonces mandes,

y de martirio y de virtud capaz!

Oh! cuando al fin mi alma desprendida

del barro vil, a Dios levante el vuelo,

no dará tánta luz allá en el cielo

cual la luz que a tu lado esparce aquí!

Y

el serafín, custodio de mi vida,

al

presentarse a mí por vez primera,

sonrisa no traerá tan hechicera

cual la sonrisa que hoy adoro en ti!

EN UN ÁLBUM

GREGORIO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ (Colombia)

La suerte venturosa o desgraciada

Del mortal, en tus ojos va esculpida;

La muerte está con su desdén ligada,

La vida está con su cariño unida.

Si la vida has de dar con tu mirada

Feliz aquel a quien le des la vida;

Mas, si muerte han de dar tus ojos bellos,

Será dulce morir, morir por ellos !

AYER Y HOY

RAFAEL POMBO (Colombia)

Tú que conmigo retozabas tierna,

Cuando me ves te ruborizas hoy;

Dejé una niña y encontré una reina;

Era tu amigo, tu vasallo soy!

Mi mano ayer te acariciaba niña,

Y

en mis rodillas te sentaba yo,

Y

sollo hallabas en mis labios risas,

Y

un beso al verte y al decirte adiós.

Tiembla hoy mi mano al estrechar tu mano

Calla hoy mi voz al percibir tu voz;

Y al verte, absorto, deslumbrado, estático

Pienso que es sueño o el ayer o el hoy.

Vuélveme, oh virgen, del ayer mis risas,

Vuélveme un beso de mis besos mil;

Hoy no me niegues la infantil caricia

Que ayer mil veces me volvió feliz.

Somos los mismos: unos mismos sean

En

mí el cariño, la inocencia en ti:

No

olvides hoy entre tu pompa, oh reina!

Que fuiste ayer mi blanco serafín.

MORIR DE AMOR

Juan Clemente Zenea (Cuba)

Ven, pajarillo, a mis prados,

ven a posarte en sus calles

sobre un lirio de los valles,

sobre un ciprés temblador;

alégrame con tus trinos,

muestra al sol tus lindas galas,

y arrúllame con tus alas

que estoy muriendo de amor.

Sauce verde en cuyas hojas

la luna su rayo quiebra,

cuyas ramas te celebra

el viento murmurador;

tú que en horas de ventura

susurrando me dormiste,

concédele sombra al triste

que está muriendo de amor.

Te mandé un suspiro anoche,

mas puede haberse perdido,

y acaso estará escondido

en la copa de una flor;

o errante sobre una fuente

tal vez mi mensaje olvida,

y no te anuncia, ¡oh Mercida!,

que estoy muriendo de amor.

Tú que a vivir me enseñaste,

tú que mis penas consuelas,

querubín que alegre vuelas

en torno del trovador,

déjame aspirar la esencia

que de tus labios exhalas,

y cúbreme con tus alas

que estoy muriendo de amor.

Canto Fúnebre

José Antonio Maitín

(1804 - 1874 -- Venezolano)

I

Llegaron - !oh dolor!, las tristes horas

de un pesar para mí desconocido.

Ilusiones de paz encantadoras,

contentos de mi hogar, os he perdido.

Perdí el único ser que más me amaba,

la compañera tierna de me vida,

cuya mano de esposa me alargaba cargada

de

cariño y beneficios,

en

cuyo corazón sólo encontraba

amor, abnegación y sacrificios.

ella era mi universo, mi energía,

mi porvenir, mi fuerza, mi conciencia;

era ella a quien debía

el sosiego feliz de mi existencia,

de

mis serenas horas la alegría,

mi

descanso, mi paz, mi independencia.

ESTANISLAO DEL CAMPO

(1834 - 1880)

GOBIERNO GAUCHO

Tomé en casa el otro día

tan soberano peludo,

que hasta hoy, caballeros,

dudo si ando mamao todavía.

Carculen cómo sería

la mamada que agarré,

Que, sin más, me afiguré

Que yo era el mesmo Gobierno,

Y más leyes que un infierno

Con la tranca decreté.

Gomitao y trompezando,

Del fogón pasé a la sala,

Con un garrote de tala

Que era mi bastón de mando;

Y

medio tartamudiando,

Y

con el pelo en la frente,

A

causa del aguardiente,

Los ojos medio vidriosos,

Y con los labios babosos,

Hablé del tenor siguiente:

"Paisanos: -dende esta fecha

El contingente concluyo;

Cuide cada uno lo suyo

Que es la cosa más derecha.

No abandone su cosecha

El gaucho que haiga sembrao:

Deje que el que es hacendao

Cuide las vacas que tiene,

Que él es a quien le conviene

Asigurar su ganao".

"Vaya largando terreno,

Sin mosquiar, el ricachón,

Capaz, de puro mamón

De mamar hasta con freno;

Pues no me parece güeno

Sino que, por el contrario,

Es injusto y albitrario

Que tenga media campaña,

Sólo porque tuvo maña

Para hacerse arrendatario".

"Si el pasto nace en el suelo

Es porque Dios lo ordenó,

Que para eso agua les dió

A los ñublados del cielo.

Dejen pues que al caramelo

Le hinquemos todos el diente,

Y no andemos, tristemente,

Sin tener en donde armar

Un rancho, para sestiar

Cuando pica el sol ardiente".

"Mando que dende este instante

Lo casen a uno de balde;

Que envaine el corvo el Alcalde

Y su lista el Comendante;

Que no sea atropellante

El Juez de Paz del Partido;

Que a aquel que lo hallen bebido,

Porque así le dio la gana,

No le meneen catana

Que al fin está divertido".

"Mando, hoy que soy Sueselencia,

Que el que quiera ser pulpero,

Se ha de confesar primero

Para que tenga concencia.

Porque es cierto, a la evidencia,

Que hoy naides tiene confianza

Ni en medida ni en balanza,

Pues todo venden mermao,

Y cuando no es vino aguao

Es yerba con mescolanza".

"Naides tiene que pedir

Pase por otro Partido;

Pues libre el hombre ha nacido

Y

ande quiera puede dir.

Y

si es razón permitir

Que el pueblero vaya y venga,

Justo es que el gaucho no tenga

Que dar cuenta a donde va,

Sino que con libertá

Vaya a donde le convenga".

A ver si hay una persona

De las que me han escuchao

Que digan que he gobernao

Sin acierto con la mona;

Sáquemen una carona,

De mi mesmísimo cuero,

Sino haría un verdadero

Gobierno, Anastasio el Pollo,

Que hasta mamao es un criollo

Más servicial que un yesquero.

Si no me hubiese empinao

Como me suelo empinar

La limeta, hasta acabar,

Lindo lo habría acertao;

Pues lo que hubiera quedao

Lo mando como un favor

Al mesmo gobernador

Que nos manda en lo presente,

A ver si con mi aguardiente

Nos gobernaba mejor.