Вы находитесь на странице: 1из 7

Nicanor parra y la antipoesia

Nicanor parra:

(Chillán, 5 de septiembre, 1914) Poeta chileno que, junto con Gabriela Mistral, Pablo Neruda y Vicente Huidobro, está considerado uno de los grandes de la poesía de su país, y una de las mayores voces de la lírica latinoamericana.

Terminó el bachillerato en su población natal y se trasladó a Santiago para graduarse como profesor de mecánica teórica y matemáticas. Con una beca del Institute of International Education estuvo durante tres años en la Universidad de Brown, en Estados Unidos. De vuelta a su país fue nombrado director interino de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile (1948) y un año más tarde, gracias de nuevo a una beca, esta vez del Consejo Británico, se trasladó hasta Inglaterra, donde permaneció dos años más.

Nicanor parra y la antipoesia Nicanor parra: (Chillán, 5 de septiembre, 1914) Poeta chileno que, junto

En 1951 regresó a su país para seguir con su labor docente en la Universidad, hasta que la Fundación Gugenheim le condujo de nuevo a Estados Unidos con el objeto de continuar sus estudios en el campo de la física, lo que le supuso una intensa actividad investigadora que no le impidió desarrollar el ejercicio poético.

Inició su labor literaria en 1937, con la publicación de Cancionero sin nombre, aunque ya en 1935 había aparecido el cuento Gato en el camino, en La Revista Nueva. El Cancionero sin nombre fue relegado por el propio autor a su prehistoria poética, aunque destaca por su estilo antihermético, en el ámbito de una corriente que propugna el retorno a la claridad expresiva.

De 1954 es Poemas y antipoemas, su obra fundamental, compuesta por tres partes: Cantos a lo humano, Poemas y Antipoemas. En esta obra abandonó su poesía hasta entonces simbólica y desesperanzada por otra más folclórica, irónica, de acentos escandalosos y muy vinculada a la realidad. El libro fue acogido como una obra revolucionaria en el ámbito de la poesía hispanoamericana de aquellos años. Sobre todo en Chile, dominado entonces por el tono solemne y grandioso de Neruda, el coloquialismo del autor significó un profundo cambio e introdujo un modelo alternativo, abierto a la ironía y el humorismo. La antipoesía planteaba una reacción contra la función metafísica de la poesía y su sacralización y se adhería a una línea fundamentalmente antirromántica, comprometida políticamente y desmitificadora.

A partir de allí se le conoció como el antipoeta por excelencia, lo que tuvo confirmación en La cueca larga (1958). Esta obra, que alude en su título al ritmo musical chileno por excelencia, desarrolla el tono antirretórico y popular, abriéndose a las canciones, también debido a la relación del poeta con su hermana, la célebre cantautora Violeta Parra.

La década de 1960 fue especialmente activa en cuanto al número de publicaciones de Parra y brillante por sus aciertos. Versos de salón (1962) cambió el sujeto pasivo de los antipoemas por un sujeto activo, muy agresivo y delirantemente enérgico; Discursos, que apareció el mismo año, fue publicado de forma conjunta con Pablo Neruda. Le siguieron Manifiesto (1963) y Deux Poèmes (1963), en edición bilingüe en francés y castellano.

Canciones rusas (1967) es más elaborado, y alterna la antipoesía con la recuperación del lirismo con un neosimbolismo intimista. En 1969 la publicación de Obra gruesa permitió reunir en un solo volumen la "antipoesía" del autor, con la incorporación de nuevos textos. Ese mismo año obtuvo el Premio Nacional de Literatura, que le consagró definitivamente.

Artefactos (1972) inaugura una nueva etapa de su obra: es un libro en forma de caja, que contiene decenas de postales en las que se establece una contraposición entre palabra e imagen. El punto en común de estos textos es la exasperación del sarcasmo, que intensifica su efecto gracias al estilo epigramático. Alrededor del poeta empezaron a manifestarse algunas voces de desacuerdo, precisamente por la ironía feroz que a veces parece lindar con el cinismo. Las polémicas se hicieron más encendidas después de los dramáticos acontecimientos de 1973, cuando el autor fue acusado de mantener una postura ambigua respecto a la dictadura militar.

La última fase de su poesía está representada sobre todo por Sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1977), seguida de Nuevos sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1978). Inspirándose en un personaje extravagante de la actualidad chilena, el poeta creó a través de esta pantalla un efecto de extrañamiento. Al mismo tiempo, estas obras atestiguan la relación constante del autor con el mundo popular, del que extrae continuamente elementos sugerentes, en formas renovadas. La compilación Hojas de Parra (1983-1996) y Poemas para combatir la calvicie (1996) son sus más recientes publicaciones.

Nominado muchas veces sin éxito para el premio Nobel, recibió en cambio muchos otros como el Internacional Juan Rulfo, el Prometeo de Poesía, el Municipal de Santiago, el Juan Said de la Sociedad de Escritores de Chile, el del Sindicato de Escritores de Chile, el Bicentenario y, en el 2001, el X Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Además, su trabajo poético ha sido estudiado en varias de las más importantes universidades de Estados Unidos, donde se han filmado incluso dos películas sobre su vida y su obra, partiendo de varios de sus recitales.

¿Qué es la antipoesia?

La antipoesía es una escritura elaborada a partir de la negación de los rasgos esenciales de otras escrituras y de otros códigos literarios. El antipoema es una contradicción, un contratexto. Es el resultado de la reflexión, pero todavía más, de una indagación llevada a cabo en la práctica poética misma.

La antipoesía es, en el proyecto deconstructivo de Parra, un contradiscurso lírico, de resonancias más bien urbanas, donde ya no habla el yo heroico nerudiano, sino el sujeto moderno, irónico y sarcástico, cuyo monólogo fragmentario tiene la desnudez confesional de un documento clínico y la elaboración intelectual de una sátira de los usos del habla formalizada. En su poesía, Parra logra integrar por ejemplo el laconismo de Samuel Beckett con el humor taciturno de Buster Keaton.

El antipoeta, mediante un proceso de descontextualización, incorpora a su obra, discursos del habla coloquial: la fórmula científica, la sentencia filosófica, así como los múltiples lenguajes que provienen del mundo industrial y comercial. El antipoeta traslada discursos de lugar. Deconstruye o desmantela la escritura de ellos, los saca del lugar natural en el cual surgen para instalarlo en un nuevo espacio artístico. Es precisamente a estas construcciones poéticas a las que Parra llama Artefactos dramáticos. Ellos son dispositivos poéticos puestos en escena.

De este modo, Parra, con su antipoesía, ha cambiado el lenguaje rehaciendo no sólo el discurso propio sino los más estables relatos que informan y constituyen al lector (la política, la ciencia y la religión); con lo cual el carácter subversivo de su poética ha tenido, tanto un efecto corrosivo entre los discursos institucionales, como uno constructivo en el espacio siempre amenazado de una humanidad zozobrante, de un sentido común hecho de sabiduría popular y tradicional, de un diálogo a favor de los derechos del diálogo. Así, Parra ha ensayado otras formas apelativas en sus ecopoemas, en sus chistes (para desorientar a la policía tanto como a la poesía), en sus reapropiaciones de los lenguajes de la publicidad, de la política, de las jergas al uso, que utiliza para desmontar y descentrar a través de una práctica del ready made y de la parodia.

Artefactos

Definición de artefacto:

(Artefacto. (Del lat. Arte factus, hecho con arte.):

Los artefactos resultan de la explosión del antipoema. Se podría dar una definición al revés. Decir, por ejemplo, que el antipoema es un conglomerado de artefactos a punto de explotar.

‘‘El artefacto es el hijo legitimo de la antipoesia si con ella los poetas bajaron del olimpo, con los artefactos los poetas salieron a la calle’’

El antipoeta, mediante un proceso de descontextualización, incorpora a su obra, discursos del habla coloquial: la

Reglas generales del artefacto:

1. El ARTEFACTO debe tener un fondo. Éste debe dar realce a los signos

presentados (imagen, palabra, etc…) y además delimita el espacio de trabajo

  • 2. El ARTEFACTO debe hacer referencia a una problemática cultural. y/o social. Si el ARTEFACTO no funciona como critica, no tiene razón de ser.

  • 3. Debe tener un titulo más o menos ingenioso, que se relacione con el resto de la instalación. Éste debe ser una metáfora, un referente irónico a una determinada realidad social.

  • 4. Los objetos ocupados pueden ser simples y cotidianos, pues la disposición y el juego entre la imagen y la palabra entregaran un nuevo significado. Eso sí, no olvidar que ‘‘el Artefacto hace referencia a una realidad que está antes que el Artefacto’’ (Nicanor Parra).

  • 5. El lado simbólico de estas ‘‘acciones de arte’’ nos obligan a decir lo máximo con lo mínimo (N. Parra). Las palabras deben ser como impactos de bala: Breves, efectivas e impactantes.

  • 6. Para lo anterior se utiliza el ‘‘Slogan’’, además de ser breve, simpático e inmediato, hace referencia a nuestra sociedad de consumo. Así es como se muestra el sentido más perverso de la antipoesia: lo feo mostrado desde una visión muy chilena. Recordemos que al día siguiente del terremoto en 2010, ya estábamos haciendo chistes de la desgracia.

  • 7. Colocar aquello cotidiano en un lugar digno de se llamado obra de arte, dígasele pedestal o podium. Esto para decir que, francamente, ‘‘como sociedad no sabemos donde estamos parados’’ y damos significado a lo lejano, cuando lo cotidiano es más simple y cercano a nuestra realidad: Destruir lo poético para transformarlo en ANTIPOESIA – ANTIARTE –ATIESTETICO, ANTI ETC… Ejemplo:

Reglas generales del artefacto: 1. El ARTEFACTO debe tener un fondo. Éste debe dar realce a

‘‘La fuente’’ M. Duchamp

7* (Recordar la nueva relación Establecida desde las vanguardias del siglo XX que hay entre el ser humano y los objetos que convive.)

Ejemplos de artefactos de la antipoesia

Ejemplos de artefactos de la antipoesia
Ejemplos de artefactos de la antipoesia

El antipoema de parra es la respuesta a una época que ya no puede resucitar las alabanzas de la naturaleza, ni celebrar al hombre, ni glorificar a la divinidad, porque todo se le ha vuelto problemático y difuso, comenzando por el lenguaje. En compensación, el antipoema trata de realizar un acercamiento desde la teoría de la relatividad y el principio de incertidumbre, que recupere por mediación de la palabra la subjetividad perdida y que sea capaz de crear nuevas formas de comunicación, nuevos territorios artísticos provocando el escape de energía de un objeto inerte mediante explosión. La mecha que enciende es la de las palabras que acompañan a al imagen.

El antipoeta, mediante un proceso de descontextualización, incorpora a su obra discurso del habla coloquial, la formula científico, la sentencia filosófica, así como de los múltiples lenguajes que provienen del mundo industrial y comercial.

El antipoeta traslada discursos de lugar. Deconstruye o desmantela la escritura de ellos, los saca del lugar natural en el cual surgen para instalarlo en uno nuevo, en un espacio artístico. Es precisamente a estas construcciones poéticas a las que Parra llama Artefactos dramáticos. Son dispositivos poéticos puestos en escena.