Вы находитесь на странице: 1из 4

www.exinpec.

com

GENERALIDADES SOBRE APICULTURA


La apicultura es el arte y/o la técnica de cuidar a las abejas, con el propósito de
obtener beneficios de la venta de los productos obtenidos de la colmena, o con
propósitos puramente recreativos.

Se dice que es un arte, ya que la apicultura no consiste en el cuidado de las


abejas del mismo modo que con otras especies, ya que acá no existe el control
directo que por ejemplo ejerce el ganadero sobre el animal.

Estamos hablando de insectos altamente evolucionados socialmente, con


estratégias desarrolladas a un muy alto nivel con el propósito de sobrevivir,
donde el arte del apicultor consiste en entender estas estratégias respetando
su organización social.

Es una técnica ya que los trabajos en la colmena consisten en facilitar las


condiciones para que las abejas se desarrollen a lo largo del año según sus
propias necesidades.

La colonia de abejas
La abeja es un insecto perteneciente al orden de los himenópteros, que se
caracteriza por formar sociedades permanentes a las que denominamos
colonias o enjambres.

Su presencia en el planeta es anterior a la del hombre, por lo que durante


miles y quizás millones de años fueron evolucionando hacia un modo de vida
particularmente organizado según sus necesidades de supervivencia.

Existen diferentes razas en todo el mundo, siendo la más evolucionada y apta


para la producción la especie Apis melífera, en estado silvestre, el enjambre
busca en lugares soleados, siempre orientados hacia el este o el sur,
habitáculos donde poder alojarse aislados de la humedad y protegidos del
viento.

Todos conocemos de la preferencia por las cavidades de un árbol hueco, pues


obtienen de él la protección adecuada para sobrevivir, pero también podemos
encontrar enjambres silvestres en los lugares más sorprendentes, huecos entre
piedras, cajas de madera abandonadas, cobertizos, en fin en todo lugar que
brinde las condiciones necesarias para su sobrevivencia.

Localizado el lugar idóneo, la colonia comienza a construir sus panales de cera,


que les servirán como almacén de miel e incubadoras para la cría. Toda colonia
vivirá agrupada en loa panales, pudiendo permanecer indefinidamente en un
mismo sitio, siempre y cuando las condiciones sean favorables.

Historia de la apicultura
La apicultura comienza en el momento en que se empieza a recolectar
la miel de las colmenas silvestres.

Siendo únicamente una tarea recolectora, sin ningún manejo del


enjambre, pero que da inicio a la intervención humana en las abejas.

Es posible que la primera colmena fuera un enjambre dentro de un


hueco de un árbol, que pudieron cortar y transportar. Posteriormente se
empezaron a construir colmenas con diversos materiales, como barro,
mimbre, etc. que se poblaban con enjambres silvestres recogidos.
Hasta final de la edad media la apicultura se practicaba con manejos muy
rudimentarios y sin ningún conocimiento científico, de tal manera que el
apicultor recogía enjambres silvestres en primavera, los introducía a sus
colmenas y los eliminaba en verano para extraer la miel.

En la época moderna se realizan los primeros descubrimientos científicos sobre


la vida de las abejas. Se define la función de la reina como la madre de todas
las abejas, se demuestra que las obreras son hembras y los zánganos machos
y se realizan estudios sobre la fecundación de las plantas.

A finales del siglo XIX comienza a practicarse una apicultura más racional, ya
no se mata a las abejas y se dan ciertos manejos a la colonia. La utilización de
diversos aparatos para la extracción de la miel abre la puerta a la apicultura
profesional, que toma fuerza en el siglo XX.

Con todo, la apicultura nunca pierde su carácter de actividad artesanal y sus


productos, fundamentalmente la miel se siguen viendo como beneficios para
la salud.

Los habitantes de la colmena


Una colonia está formada por obreras en números que van desde 20000
hasta 80000 dependiendo de la época del año, una reina que es la
madre de todas la abejas y un número pequeño de zánganos, alrededor
de 1000 que son los machos.
La reina
Es la madre de todas las abejas de la colonia, pone un huevo en cada
celdilla del panal, el que podrá ser hembra (obrera), o macho (zángano).

La reina tiene como único objetivo la puesta de huevos, llegando a


poner hasta 3000 huevos el Día en la época de mayor entrada de polen
y néctar al panal.

La reina se puede distinguir en la colonia por la mayor longitud de su


abdomen, el que está ocupado casi en su totalidad por el aparato
reproductor.

Puede vivir tres o cuatro años después de los cuales las obreras las
eliminan matándolas o expulsándolas de la colonia.

La obrera
Estas son el mayor número de individuos de la colonia, entre 20000 y
80000, estas realizan todas las tareas de la colonia, vive un promedio de
cuatro meses. Sus tareas se dividen en dos fases:

1. Fase obrera de interior: apenas sale de la colmena dedicándose a


los siguientes actividades:
✔ Limpieza. Mantienen limpio el habitáculo disminuyendo de
esta forma el riesgo de enfermedades.
✔ Alimentación de la cría. Alimentan a la cría con una mezcla
de polen y miel y a la reina con jalea real.
✔ Construcción del panal.
✔ Defensa de la colmena. La realiza en la entrada de la
colmena impidiendo el ingreso de cualquier ser ajeno a la
misma.
1. Fase obrera de exterior. En esta fase en que la abeja recolecta polen y
néctar de las flores, en apicultura se denomina abeja pecoreadora.
Las abejas pueden llegar a volar hasta en un radio de 3 km. para
recoger néctar.
Además de polen y néctar también llevan a la colmena resinas de
árboles con lo que elaboran el propoleo que utilizan para sellar grietas
en la colmena.

El zángano
Tiene como tarea fecundar a la reina joven, es el único miembro de la colonia
que tiene entrada libre en todas las colmenas, por lo que es un vector para las
enfermedades. Se reconoce fácilmente por su mayor taño en relación con las
obreras.

Francisco Valdez