Вы находитесь на странице: 1из 3

www.exinpec.

com
ENFERMEDADES DE LAS ABEJAS
El riesgo de una colonia de contraer enfermedades depende de factores internos y
externos.

Como factores internos, una colonia fuerte y cohesionada tiene menor riesgo de
contraer enfermedades. También un comportamiento de limpieza alto de las
obreras mantiene al enjambre sano.

Como factores externos que aumentan el riesgo de contraer enfermedades están,


la ubicación de las colmenas ya que en un lugar húmedo y con mucha sombra las
favorecen, el material del que este hecha la colmena puede favorecer el
aparecimiento de hongos y el manejo inapropiado por el apicultor pueden
degenerar en debilidad de la colonia.

Las enfermedades de las abejas se pueden dividir en dos grupos.

• Enfermedades de la cría

• Enfermedades de la abeja adulta

ENFERMEDADES DE LA CRÍA
Cría de cal
Conocida también como ASCOSFEROSIS, es una enfermedad producida por el
hongo Ascosfhaera Apis. La Cría afectada muere, tomando la consistencia del
yeso.

Conocida también como Ascosferiosis, es típica de colonias débiles, ya que en las


fuertes las abejas limpiadoras eliminan rápidamente las primeras larvas muertas lo
que impide que la enfermedad se propague.

La mejor forma de controlarla es realizando buenos manejos por parte de el


apicultor.
Loque
La enfermedad es producida por el Bacilo Paenibaillus larvae. Provoca y posterior
descomposición de la cría, originando un fuerte y desagradable olor en la
colmena, por lo que es muy fácil identificarla, esta enfermedad es muy contagiosa.

Los tratamientos se realizan a base de Oxitetraciclina. Es necesario cambiar la


colonia a otra colmena, y tratar a la colmena afectada con fuego (soplete) ya que
las esporas de Loque sobreviven a temperaturas superiores a 100°C y
permanecer latentes hasta por 30 años.

ENFERMEDADES DE LA ABEJA ADULTA.


Nosemiasis
Es provocada por un protozoo llamado Nosema apis. Se localiza en el intestino de
las abejas, provocando diarreas. Un síntoma de Nosemiasis es que la parte frontal
de la colmena afectada aparece manchada por eyecciones en for de pequeños
hilos.

Este protozoo esta normalmente presente en la colmena y desencadena la


enfermedad cuando se produce un debilitamiento de la colonia. El tratamiento se
realiza con Fumalgina.

Acariosis
Esta enfermedad es causada por el acaro Acarapis woodi. El parásito se aloja en
las tráqueas de las abejas dificultando la respiración. Es más que todo un
transmisor de enfermedades que se puede tratar con mentol.

Varroa o Varroasis
Esta es la enfermedad más grave en la apicultura. Es provocada por el acaro Varroa
jacobsini, identificado en 1904. Vive como parasito de la abeja asiática sin que le cause
mayores problemas. La hibridación de las razas provoco su extensión por casi todo el
mundo.

Este acaro afecta tanto a la cría como a las abejas adultas. La hembra de Varroa es de
color marrón y forma ovalada, con unas dimensiones de 1mm de largo y 1.6mm de ancho,
siendo mayores los machos.

La Varroa hembra vive sobre el cuerpo de las abejas, entrando a las celdillas de cría para
poner sus huevos. Pone un máximo de 6 huevos, siendo el primero macho, que fecundará
a las hembras.

Cuando la abeja nace, las Varroas fecundadas salen de la celdilla y tratan de subir al
cuerpo de la abeja.
OTROS PROBLEMAS
Polilla
Una colonia débil siempre será atacada por la polilla. La mariposa de la polilla
pone sus huevos en el interior de la colmena, estos al pasar a la fase de larva se
comen la cera y deshacen completamente los panales.

La polilla aparece cuando una enfermedad ha debilitado la colonia.

Intoxicación por herbicidas o insecticidas


Un síntoma de este problema puede ser el descenso repentino de la población de
la colonia sin causa aparente y el aparecimiento de gran cantidad de abejas
muertas delante de la colmena

Intoxicación por plantas tóxicas


Se produce cuando las obreras succionan néctar de plantas tóxicas como el
Rododendro. Aparecen manchas de heces en el frente de la colmena. Las
intoxicaciones tanto por insecticidas, herbicidas o plantas son muy difíciles de
identificar.

Francisco Valdez