Вы находитесь на странице: 1из 3

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “SIMÓN RODRÍGUEZ” NÚCLEO CARICUAO CURSO: MÉTODOS Y TÉCNICAS DE ESTUDIO SECCIÓN: G

EL APRENDIZAJE
EL APRENDIZAJE

Facilitadora: Clarisa Giraldo Rubio

Caracas, octubre de 2016

Alumna: Osmary Blanco

Partiendo de mi experiencia personal, podría definir aprendizaje como un proceso que consiste en la adquisición de conocimientos o habilidades, las cuales son posibles a través del estudio o las experiencias vividas, también he comprendido que mucho de lo que aprendemos llega a ser permanente, sobre todo cuando se trata de aprendizaje por actos repetitivos. Es importante resaltar el proceso de aprendizaje partiendo de la educación formal, es por ello que cito al Dr. Pere Marqués (AUB, 1999) quien define los procesos de aprendizaje como “las actividades que realizan los estudiantes para conseguir el logro de los objetivos educativos que pretenden. Constituyen una actividad individual, aunque se desarrolla en un contexto social y cultural, que se produce a través de un proceso de interiorización en el que cada estudiante concilia los nuevos conocimientos a sus estructuras cognitivas previas.

Podemos

definir

el

aprendizaje

como

un

proceso

de

cambio

relativamente

permanente en el comportamiento de una persona generado por la experiencia). En primer

lugar, aprendizaje supone un cambio conductual o un cambio en la capacidad conductual.

En segundo lugar, dicho cambio debe ser perdurable en el tiempo. En tercer lugar, otro

criterio fundamental es que el aprendizaje ocurre a través de la práctica o de otras formas

de experiencia (p.ej., observando a otras personas). (Feldman, 2005

).

Debemos indicar que

el término "conducta" se utiliza en el sentido amplio del término, evitando cualquier

identificación reduccionista de la misma. Por lo tanto, al referir el aprendizaje como proceso

de cambio conductual, asumimos el hecho de que el aprendizaje implica adquisición y

modificación

de

conocimientos,

estrategias,

habilidades,

creencias

y

actitudes

(Schunk, 1991).

A aprender se empieza desde el mismo momento de nacer; es algo que va ligado a

la propia vida y al desarrollo personal y social de cada persona. El enfoque del aprendizaje

de pende de la concepción que se tenga del mismo, suele asociar al mundo académico: se

aprende en la universidad, en la escuela, entre otros. Pero aprender es algo que dura toda

la vida y va más allá del aula.

Alonso, Gallego y Honey (1995) hacen suya la definición que

Keefe propone en 1988 acerca de los estilos de aprendizaje: éstos son rasgos cognitivos,

afectivos y fisiológicos, con relativa estabilidad temporal, que indican cómo perciben,

interaccionan y responden a sus ambientes quienes aprenden, por ejemplo, los estudiantes

de una universidad, quienes participan en algún proceso de capacitación o los niños en una

escuela primaria. Una manera más simple de decirlo es que los estilos de aprendizaje son

preferencias y tendencias altamente individualizadas, que influyen en la manera de

aprender de las personas.

Según los autores anteriormente citados, cuatro son los estilos de aprendizaje

(documentados por su investigación empírica):

Activos: Gustan de nuevas experiencias. Son de mente abierta, no escépticos y les

agrada emprender nuevas tareas. Son personas que viven en el aquí y el ahora.

Reflexivos:

Gustan

observar

las

experiencias

desde

diferentes

perspectivas.

Reúnen datos para analizarlos con detenimiento antes de llegar a alguna conclusión.

Prefieren ser prudentes y mirar bien antes de actuar.

Teóricos: Suelen ser perfeccionistas. Por lo general, buscan integrar los hechos en

teorías coherentes. Gustan de analizar y sintetizar. Para ellos, la racionalidad y la

objetividad son aspectos prioritarios.

Pragmáticos: Su principal característica se relaciona con la aplicación práctica de

las ideas. Son relistas cuando se trata de tomar una decisión o resolver un problema. Su

filosofía es: si funciona, es bueno.

El aprendizaje es una de las funciones mentales más importantes como ya lo

mencionamos, cabe recalcar que no en todos los contextos se aprenda de la misma

manera, es decir un ejemplo claro seria la enseñanza en la escuela, cuyo aprendizaje se

enfoca a la formación personal (valores, principios), en cambio la universidad está enfocada

a la formación meramente profesional. En fin además se puede aprender por ensayo o

error, por voluntad propia o mera observación. Sea cual sea el tipo de aprendizaje este

siempre será de vital importancia ya que nos enseña a reconocer que somos capaces de

hacer lo que antes no podíamos hacer aprender a aprender, y ello es una de las actividades

más importantes que podemos realizar en nuestra vida.