Вы находитесь на странице: 1из 72
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO DIVISIÓN DE CIENCIAS FORESTALES TESIS PRESENTA: Chapingo, México; Mayo

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO DIVISIÓN DE CIENCIAS FORESTALES TESIS PRESENTA: Chapingo, México; Mayo

DIVISIÓN DE CIENCIAS FORESTALES

TESIS

PRESENTA:

Chapingo, México; Mayo de 2010.

ÍNDICE DE SITIO PARA Pinus patula Schl. et Cham., EN SANTIAGO COMALTEPEC, IXTLÁN; OAXACA

QUE COMO REQUISITO PARCIAL PARA OBTENER EL TÍTULO DE: INGENIERO FORESTAL
QUE COMO REQUISITO PARCIAL PARA OBTENER EL
TÍTULO DE:
INGENIERO FORESTAL

LÓPEZ HERNÁNDEZ EDGAR NOÉ

IXTLÁN; OAXACA QUE COMO REQUISITO PARCIAL PARA OBTENER EL TÍTULO DE: INGENIERO FORESTAL LÓPEZ HERNÁNDEZ EDGAR

Esta tesis ÍNDICE DE SITIO PARA Pinus patula Schl. et Cham, EN SANTIAGO COMALTEPEC, IXTLÁN; OAXACA, fue realizada por Edgar Noé López Hernández, bajo la dirección del Dr. Baldemar Arteaga Martínez. Ha sido revisada y aprobada por el siguiente Comité Revisor y Jurado Examinador, para obtener el título de:

INGENIERO FORESTAL

PRESIDENTE:

 

Dr. Baldemar Arteaga Martínez

SECRETARIO:

 

Dr.

Carlos Cíntora González

VOCAL:

 

Dr. Dante Arturo Rodríguez Trejo

SUPLENTE:

 

M. C. Guillermo Carrillo Espinosa

SUPLENTE:

M. C. Javier Santillán Pérez

Chapingo, Texcoco; Estado de México. Mayo de 2010.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

AGRADECIMIENTOS

A

la Universidad Autónoma Chapingo por brindarme todo el apoyo durante mi formación

académica.

Al Comisariado de Bienes Comunales de Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca. Ciclo 2008-2009

por todo el apoyo brindado.

Al

Dr. Baldemar Arteaga Martínez, por su disponibilidad en la dirección de este trabajo y asesoría

en

mi estancia pre-profesional.

Al

Dr. Carlos Cíntora González, guía y asesor en la parte analítica de este trabajo, por las

sugerencias y recomendaciones.

Al Dr. Dante Arturo Rodríguez Trejo, por la atención mostrada en la revisión de este trabajo.

A mis profesores M. C. Guillermo Carrillo Espinosa y M.C. Javier Santillán Pérez, por sus

acertadas y oportunas correcciones.

Al Sr. Velino Francisco López Hernández y la Sra. Estela Zenaida Hernández López, por todo el

apoyo mostrado en las distintas etapas de este trabajo.

Al Ing. Norberto Uriel López Hernández, por el todo el interés, apoyo y sugerencias brindados en

este trabajo.

A Rolando Hernández Ruíz y Eduardo Llovani Hernández García, por el apoyo durante su

Servicio Social.

A Víctor Hugo López Hernández y Fredy Manuel López Hernández por su apoyo en la obtención

de datos en gabinete.

A todas las personas que de alguna u otra manera contribuyeron en este trabajo.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

DEDICATORIA

A Dios, por la magia de la vida. A mi madre, Estela Zenaida. Luchadora incansable
A Dios, por la magia de la vida.
A mi madre, Estela Zenaida. Luchadora incansable e incomparable, por ser mi fuente de
fuerzas, cariño y consejos que me han conducido por el camino de la vida.

A mi padre, Velino Francisco. Luchador incansable y ejemplar, porque nunca nos ha faltado nada pese a nuestros tiempos difíciles. Fuente de inspiración, carácter, perseverancia y experiencia.

A mis hermanos, Marcos Edilberto, Norberto Uriel, Víctor Hugo y Fredy Manuel. Por todos los
A mis hermanos, Marcos Edilberto, Norberto Uriel, Víctor Hugo y Fredy Manuel. Por todos
los momentos que hemos y habremos de compartir juntos y porque de ustedes he
aprendido a esforzarme para ser cada día mejor. Gracias por todo el apoyo.
A mis cuñadas Aurora y Delfina. Por todo el apoyo, consejos y recomendaciones en mi andar
adolescente.
A mis sobrinos Marcos y Ericka Patricia. Porque son mis recuerdos de infancia con sus risas y
travesuras.
A Rolando. Amigo y compañero de toda la vida, por su amistad y su incondicional apoyo.
A Eduardo y Ciro. Amigos y compañeros, porque juntos comenzamos este recorrido
universitario.
A mis profesores Alejandro Sánchez y Adolfo Palma, por sus consejos y confianza.
Al Ing. Arturo Sánchez B. Amigo y profesor. Por el apoyo brindado para el ingreso a esta
Universidad.
A mis amigos(as). Luís Ángel, Julio César, José Eduardo, Fernando, José Antonio, Cristhian,
Paulino, Raúl, Leobardo, Mario, Francisco, Juan Manuel, Juvencio, Elías, Laura, Rosalba, Elvia
Hernández, Ana Beatriz, Rosa Ma., Olga Lidia, Wilma Adriana, Elizabeth, Leydi, Alba y Viviana
H. R. Por los momentos compartidos y apoyos recibidos. A mis compañeros de la carrera.
H.
R. Por los momentos compartidos y apoyos recibidos.
A mis compañeros de la carrera.

A todos… ¡Muchas gracias!

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

CONTENIDO

CONTENIDO

PÁGINA

AGRADECIMIENTOS

i

DEDICATORIA

ii

CONTENIDO

iii

ÍNDICE DE CUADROS

v

ÍNDICE DE FIGURAS

v

SUMMARY

vii

1.

INTRODUCCIÓN

1

1.1. OBJETIVOS

2

 

1.1.1. Objetivo general

2

1.1.2. Objetivos específicos

2

1.1.3. Hipótesis y supuestos

3

2.

REVISIÓN DE LITERATURA

4

2.1

Conceptos generales

4

2.1.1. Análisis troncal

4

2.1.2. Crecimiento

4

2.1.3. Incremento

6

2.1.3.1. Incremento en altura

6

2.1.3.2. Incremento en diámetro

7

2.1.3.3. Incremento en área basal

7

2.1.3.4. Incremento en volumen

8

2.1.4. Productividad

8

2.1.5. Sitio

9

2.1.6. Calidad de sitio

9

2.1.7. Métodos para determinar la calidad de sitio

10

2.1.8. Modelo

10

2.1.10. Modelos matemáticos

11

2.2

Funciones de crecimiento

12

2.2.1. Utilidades de las funciones de crecimiento en el campo forestal

13

2.2.2. Características deseables de una función de crecimiento

14

2.3

Índice de sitio

15

2.3.1. Método del índice de sitio

16

2.3.2. Curvas de índice de sitio

17

2.3.3. Curvas

anamórficas

17

2.3.4. Curvas polimórficas

18

2.3.5. Método de colecta de datos en campo

19

2.3.6. Método de ajuste de curvas de índice de sitio

20

2.4

Ecuaciones para construir familias de curvas de índice de sitio

20

2.4.1.

Curvas anamórficas por el método de la curva guía

20

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.4.1.1.

Modelo Logístico o función logística

20

2.4.1.3.

Modelo de Schumacher

22

2.4.2. Método de la diferencia algebraica

23

2.4.3. Método de predicción de parámetros

24

2.4.4. Curvas polimórficas por el método de la curva guía

25

2.5 Descripción e importancia de Pinus patula

25

2.6 Estudios sobre índice de sitio en México

26

2.7 Antecedentes a nivel local

37

3. MATERIALES Y MÉTODOS

38

3.1

Descripción del área de estudio

38

3.2 Ubicación geográfica

39

3.3 Clima

39

3.4 Hidrología

40

3.5 Suelos

40

3.6 Topografía

41

3.7 Flora

41

3.8 Fauna

41

3.9 Esquema de muestreo

42

3.10 Tamaño de muestra

43

3.11 Área de estudio

43

3.12 Equipo y personal

44

3.13 Selección del arbolado

44

3.14 Obtención de muestras (rodajas)

45

3.15 Toma y registro de datos en gabinete (análisis de rodajas)

46

3.16 Captura y procesamiento de datos

46

3.17 Modelos estadísticos ensayados

48

4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

48

4.1 Análisis troncal

48

4.2 Modelos estimados

49

4.2.1. Modelo Logístico

50

4.2.2. Modelo de Gompertz

52

4.2.3. Modelo de Schumacher

54

4.3

Obtención de los coeficientes de determinación (R 2 )

57

5. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

59

6. LITERATURA CITADA

60

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

ÍNDICE DE CUADROS

CUADRO

PÁGINA

1. Superficie intervenida y volumen aprovechado de

38

2. Formato de registro de datos de análisis

47

3. Ecuaciones generadas a partir de los modelos Logístico, Gompertz y

50

4. Valores de alturas generados a partir de la ecuación del modelo Logístico para curvas anamórficas

51

5. Valores de alturas generados a partir de la ecuación del modelo de Gompertz para curvas

53

6. Valores de alturas generados a partir de la ecuación del modelo de Schumacher para curvas

55

7. Valores de coeficiente de determinación obtenidos para cada

58

ÍNDICE DE FIGURAS

FIGURA

PÁGINA

1. Etapas de desarrollo de un árbol o una masa de

5

2. Curvas anamórficas de índice de sitio

18

3. Curvas polimórficas articuladas

19

4. Curvas polimórficas no articuladas

19

5. Ubicación del área de estudio en la comunidad Chinanteca de Santiago Comaltepec, Ixtlán;

39

6. Gráfica de dispersión de datos edad-altura generados a partir de análisis

49

7. Familia de curvas anamórficas de índice de sito para Pinus patula utilizando el modelo

52

8. Familia de curvas anamórficas de índice de sito para Pinus patula utilizando el modelo de

54

9. Familia de curvas anamórficas de índice de sito para Pinus patula utilizando el modelo de Schumacher

56

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

RESUMEN

Se probaron los modelos de crecimiento Logístico, Gompertz y Schumacher

para generar curvas anamórficas de índice de sitio para Pinus patula Schl. et

Cham., a partir de datos edad-altura dominante obtenidos a partir de análisis

troncales en la zona de aprovechamiento forestal maderable intensivo de la

comunidad de Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca.

Se utilizó el método de la curva guía, considerando una edad base de 35 años,

en base a un turno de 50 años, obteniendo los estimadores de cada modelo en

el programa SAS, utilizando el procedimiento NLIN (Regresión no lineal). El

valor de los pseudo R 2 o coeficiente de determinación, fue el criterio utilizado

para determinar el modelo con el mayor nivel de ajuste.

Las ecuaciones ajustadas para cada modelo fueron las siguientes; para el

modelo

Logístico

,

para el modelo

de

Gompertz;

,

y

para

el

modelo

de

Schumacher;

.

Los

tres

modelos

matemáticos

probados, mostraron el mismo grado de ajuste, con un valor en el coeficiente de

determinación de 0.92. Ante esta situación, se recomienda el uso del modelo

Logístico, debido a que presenta una mejor flexibilidad para el ajuste a un

conjunto de datos que determinarán el patrón de crecimiento que se busca.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

SUMMARY

Using the growth models: Logistic, Gompertz and Schumacher were obtained

index site curves anamorphic for Pinus patula from age-dominant height data,

obtained of stem analysis; for 15 dominants trees, in the community of Santiago

Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca.

The parameters of the models were estimated en the SAS program, using the

NLIN procedure (nonlinear regression), and were adjusted using the guide curve

method, assuming a base age of 35 years old and using a forest turn of 50

years. The pseudo R 2 was the criterion used to determine the model with better

adjustment.

The resulting equations for each model were: Logistic model,

; Gompertz model,

,

and Schumacher model, . Every model showed the

same value for the determination coefficient, 0.92. Above this value, the Logistic

model is the more important through the grade adjustment to the data base, and

through the flexibility.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

1. INTRODUCCIÓN

La necesidad de calcular de la forma más precisa posible la capacidad

productiva

de

los

bosques

prevalece

desde

que

los

aprovechamientos

forestales

empezaron

a

ser

actividades

productivas

rentables

en

varios

aspectos. Por lo tanto es indispensable conocer la productividad actual de éstas

áreas e instrumentar nuevas alternativas de manejo para llegar a determinar el

potencial de suelos forestales (Arteaga, 1985).

Evaluar la productividad conlleva a la realización de mediciones específicas

en el arbolado seleccionado dentro de un área de distribución, generando datos

que podrán ser analizados mediante diferentes modelos matemáticos.

Las metodologías para estimar parámetros de productividad en bosques de

coníferas han evolucionado de manera significativa. Basta mencionar el caso de

los modelos de crecimiento para estimar índices de sitio, los cuales, en un inicio

se implementaron mediante formas lineales simples hasta llegar a ecuaciones

complejas cuya interpretación difícil no deja de ser un impedimento para que su

utilización práctica en el ámbito del manejo forestal se generalice (Rodríguez,

2004).

En México las técnicas silvícolas y de manejo forestal usadas en los

bosques naturales han evolucionado notablemente; esto ha obligado a realizar

investigación prioritaria que venga a cubrir las herramientas que son necesarias

para dicho manejo (Arteaga, 1985).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Pinus

patula

es

una

de

las

especies

que

más

ha

contribuido

económicamente a las regiones en donde se distribuye, radicando su valor

principalmente

en

el

vigor,

crecimiento,

forma,

resistencia

a

patógenos,

tolerancia edáfica, calidad maderable y aptitud celulósica, características que al

reunirse convierten a esta especie en una de las más importantes de México

(Barret, 1972), citado por Arteaga, (1985).

1.1. OBJETIVOS

1.1.1. Objetivo general

El objetivo general que se ha propuesto para la presente investigación es;

obtener curvas de

índice de sitio para Pinus patula Schl et. Cham., como una

medida de la productividad, mediante la relación edad-altura dominante a partir

de

una

base

datos

generados

de

análisis

troncales,

en

la

zona

de

aprovechamiento maderable intensiva de Santiago Comaltepec, Oaxaca.

1.1.2. Objetivos específicos

1. Predecir el crecimiento de la masa arbolada a través del tiempo.

2. Probar diferentes modelos matemáticos que permitan predecir la forma

de crecimiento de la especie.

3. Conocer el potencial productivo para Pinus patula Schl. et Cham., en la

zona de aprovechamiento maderable intensivo de Santiago Comaltepec,

Oaxaca.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

1.1.3. Hipótesis y supuestos

Las hipótesis que se plantean son las siguientes:

1. Al

menos

uno

de

los

modelos

ajustados

a

los

datos

edad-altura

dominante representará satisfactoriamente el patrón de crecimiento del

rodal bajo estudio, siendo un buen indicador de la calidad de sitio.

2. Los

resultados

obtenidos

a

partir

de

datos

de

análisis

troncales

mostrarán buena precisión.

 

Partiendo de los siguientes supuestos:

 

1. Los

árboles

muestreados

son

representativos

 

para

los

objetivos

planteados.

2. Los árboles muestreados representan el potencial productivo de la zona

bajo estudio.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2. REVISIÓN DE LITERATURA

2.1 Conceptos generales

2.1.1. Análisis troncal

Es el procedimiento por medio del cual se puede conocer el crecimiento e

incremento del árbol durante su vida o en un periodo determinado (Klepac,

1974; citado por Carrillo, 2008). La técnica consiste en la reconstrucción del

crecimiento e incremento que el árbol ha tenido en todas sus dimensiones,

durante toda su vida o en un tiempo determinado Carrillo (2008), mediante los

análisis de edades y alturas obtenidos a partir de secciones del tronco del árbol.

2.1.2. Crecimiento

Según Zeide (1993), citado por Quiñones (1995), el crecimiento resulta de la

interacción de dos fuerzas opositoras; el componente positivo, manifestado por

la expansión del organismo, representa la tendencia innata de la multiplicación

exponencial; este componente está asociado con el potencia biótico, actividad

fotosintética, absorción de nutrientes, metabolismo constructivo (anabolismo),

etc. El componente opositor representa las restricciones impuestas por factores

externos (competencia por recursos, respiración catabolismo, estrés, etc.) e

internos (mecanismos regulatorios y envejecimiento). El crecimiento de los

árboles

puede

determinarse

en

base

a

la

medición

de

las

variables

o

dimensiones de los árboles, como el diámetro, altura, aérea basal, volumen,

entre

otros.

En

base a

la dinámica del crecimiento a través del tiempo,

gráficamente se logran identificar tres etapas fundamentales que conforman el

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

desarrollo de los árboles, la primera etapa es la juventud, seguida de la

madurez, la cual es una etapa del potencial optimo para la mayor parte de los

turnos, y finalmente es la etapa de la senescencia, en la cual, prácticamente se

estabiliza o desaparece el crecimiento (Figura 1).

se estabiliza o desaparece el crecimiento (Figura 1). Figura 1. Etapas de desarrollo de un árbol

Figura 1. Etapas de desarrollo de un árbol o una masa de árboles.

Klepac (1983); citado por (Cumplido, 2002), menciona que durante el

crecimiento el aumento no es continuo, sino interrumpido; en forma general la

porción más grande del incremento en altura se presenta en la noche. El

incremento en diámetro también presenta una periodicidad diurna y esto se

debe al hecho de que la planta experimenta por transpiración una gran pérdida

del agua que absorbe del suelo, por lo que da lugar a una disminución del

incremento en volumen; mientras que la absorción del agua durante la noche da

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

lugar a un mayor incremento en el diámetro del árbol. La disminución del

incremento

y

la

absorción

dependen

de

la

especie,

temperatura, humedad en el suelo, etc.

la

transpiración,

Diversos análisis generales indican que el crecimiento en altura refleja

mayormente las condiciones del sitio, mientras que en el diámetro refleja las

condiciones de la densidad local o competencia (Cano, 1998; citado por Ayerde

(1996).

2.1.3. Incremento

Es el crecimiento del árbol o rodal en un determinado tiempo, y puede ser

obtenido para las variables dendrométricas, diámetro, altura, volumen y área

basal. En la práctica dasométrica la variable más utilizada es el volumen (Imaña

y Encinas, 2008).

2.1.3.1. Incremento en altura

Es el aumento en altura que presenta un árbol o una masa de árboles en un

periodo determinado. Su punto de inflexión ocurre antes que el incremento en

diámetro, área basal y volumen; es decir, su incremento culmina antes que las

demás dimensiones del árbol. En el caso de las coníferas, se observa que,

desde la germinación a la fase de brinzal, el crecimiento en altura es lento y que

durante las fases de vardazcal y latizal este incremento es muy grande y al

acercarse a la madurez, empieza a disminuir hasta estancarse (Carrillo, 2008).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.1.3.2. Incremento en diámetro

Es el incremento en diámetro que presenta un árbol o una masa de árboles

en periodo determinado. El incremento anual en diámetro depende de la

cantidad de reservas materiales acumuladas por el árbol durante su vida, la

mayor parte de este incremento se presenta en los meses de junio y julio. La

mayoría de las especies forestales forman por lo menos tres cuartas partes de

su incremento anual en diámetro durante un periodo de tres meses. En forma

general, el incremento en diámetro es mayor cuando hay más espacio (menor

densidad); en base con lo anterior, por medio de algunas intervenciones

silvícolas se regula este incremento. Por ejemplo, cuando los aclareos son

intensivos se acelera este incremento, mientras que con aclareos ligeros, en

bosques densos es menor. Al principio, el incremento en diámetro es menor,

después aumenta, hasta alcanzar una fase de alta actividad y disminuye

gradualmente, hasta llegar a ser muy reducido en los árboles viejos; así mismo,

con la edad el incremento anual en diámetro disminuye de manera gradual y los

anillos anuales tienden a ser más estrechos (Carrillo, 2008).

2.1.3.3. Incremento en área basal

Esta forma de incremento es el resultado directo del incremento en diámetro

y, desde el punto de vista geométrico, es la superficie de una corona donde el

diámetro exterior es el del árbol (sin corteza) y el grueso es el del incremento

radial (Carrillo, 2008).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.1.3.4. Incremento en volumen

Es el aumento en volumen que presenta un árbol o una masa forestal en un

tiempo determinado, resultado del crecimiento en diámetro y altura; esta forma

de incremento es la más útil para el manejo dasocrático o silvícola de los

bosques. Al igual que las curvas del crecimiento en altura y diámetro, la curva

del crecimiento en volumen también es en forma de S, pero el punto de inflexión

es esta curva ocurre más tarde,

lo que repercute en la culminación del

incremento en volumen y da como consecuencia que este incremento culmine

después que el incremento en altura, diámetro y área basal. El incremento en

volumen no decrece tan rápidamente como el crecimiento en altura y diámetro,

ya que al reducirse el incremento en diámetro no disminuye necesariamente el

crecimiento en volumen.

Con la edad el incremento de diámetro disminuye, pero el incremento en

volumen permanece todavía en un mismo nivel y disminuye hasta que los

anillos de crecimiento en diámetro son muy estrechos (Carrillo, 2008).

2.1.4. Productividad

La productividad es en sí la producción, o volumen en pié, dividido por el

período de tiempo que transcurre en su formación. Este puede referirse al

volumen en pié a la edad de cosecha, en el caso de bosques coetáneos, o al

volumen acumulado en un período de tiempo entre intervenciones sucesivas en

el

caso

de

bosques

incoetáneos.

La

productividad

está

directamente

relacionada con el sitio, la densidad, la edad y los tratamientos silvícolas que se

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

hayan realizado en el bosque (Corvalán y Hernández, 2006); así mismo,

determina los aspectos mencionados anteriormente, también el turno, técnicas

de aprovechamiento, cálculo de la inversión realizada y la calidad de los

productos a obtener.

2.1.5. Sitio

Según Bojorges (1990), el término sitio, conlleva en una primera instancia a

la localización geográfica, y su significado envuelve también a la totalidad de las

condiciones del ambiente (bióticas, edáficas y climáticas) que existen en una

localidad particular.

2.1.6. Calidad de sitio

La calidad de sitio la podemos medir, por ejemplo, en términos de la máxima

cantidad de madera producida dentro de un cierto periodo; y el valor que se le

asigna puede variar según la especie y la longitud del lapso (Bojorges, 1990).

Así mismo, la esencia de la calidad de sitio, muestra las características

generales del suelo de un determinado lugar que permiten el desarrollo de una

especie, el cual se ve traducido en vigor, resistencia a plagas, buenas

conformaciones del fuste y la copa, entre otros, que determinarán la calidad de

los productos a obtener, de acuerdo a los objetivos del manejo forestal.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.1.7. Métodos para determinar la calidad de sitio

Bojorges (1990), señala que los diversos factores que intervienen en la

productividad es uno de los problemas para estimar la calidad de sitio. Los

factores

del

medio

se

consideran

como

variables

independientes

y

el

crecimiento del bosque como variable dependiente. Según Spurr y Barnes

(1980), citados por Bojorges (1990), la medida de la calidad de sitio puede

hacerse por métodos directos e indirectos. De acuerdo con Clutter et al. (1983);

citado por Quiñones (1995), los métodos directos realizan una estimación a

partir de registros permanentes de la producción, así como de datos de

volumen y de altura del rodal. Los métodos indirectos, son a partir de la relación

que hay entre especies, de características de la vegetación, y de factores

topográficos, climáticos y edáficos. La manera más común de medir la calidad

de sitio es por métodos indirectos, debido a su sencillez. Jones (1969), citado

por Bojorges (1990), clasifica a los métodos indirectos dividiéndolos en:

1.

Relación altura/edad (índice de sitio).

 

2.

Vegetación indicadora.

 

3.

Factores del ambiente.

2.1.8.

Modelo

Un

modelo

es

una

representación,

versión

simplificada

y

parcial,

idealización, abstracción o réplica de un objeto, proceso o sistema real que

pretende describir o cuyos patrones de conducta se desean analizar, mediante

la integración de la información empírica y de los procesos lógicos de ese

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

sistema, autores varios, citados por Cumplido (2002). Los modelos como

abstracciones representativas de un sistema pueden adoptar diferentes formas:

iconos, gráficos o pictóricos, reproducciones a escala y matemáticas. Estas

últimas son generalmente, las que motivan el interés y tienen utilidad en la

simulación del crecimiento (Ramírez, 1994; citado por Cumplido, 2002).

2.1.9. Importancia de los modelos

La importancia del uso de modelos para describir un proceso o un sistema

radica permitiendo la visualización gráfica, la generación de datos futuros con

altos grados de confiabilidad, la planeación de actividades dentro del proceso,

entre otras.

2.1.10. Modelos matemáticos

Los modelos matemáticos constituyen las herramientas analíticas más

utilizadas en la actualidad para la generación de conocimientos en el área de

crecimiento y producción de masas forestales, ya que de esta forma, a través

de fórmulas matemáticas que deben considerar un determinado horizonte de

planeación en que ocurren procesos aleatorios, se representan los procesos

biológicos que ocurren a nivel de árbol individual o del rodal completo (Ayerde,

1996); La cualidad de abarcar procesos dinámicos que implican un cambio

continuo en el tiempo, ha sido uno de los puntos más relevantes para la

adopción generalizada de los modelos matemáticos como una herramienta de

investigación biológica (Mendoza, 1983; citado por Acosta, 1991).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Por lo anterior, un modelo matemático se define como una expresión

matemática de una relación entre variables, las cuales pueden ser predichas (o

explicadas) lógicamente, mientras que un modelo matemático de crecimiento

biológico es una expresión adicional de una hipótesis lógica concerniente a los

procesos de crecimiento biológico Pienaar (1965); citado por Acosta (1991). Así

mismo, Mendoza (1983); citado por Acosta (1991), menciona seis cualidades

que deben de ser características importantes para un modelo: 1) generalidad, 2)

complejidad, 3) realismo, 4) precisión, exactitud y confiabilidad, 5) validez y 6)

elasticidad.

Aunque también se ha cuestionado mucho la aplicación de las ecuaciones y

modelos matemáticos en la investigación del crecimiento, señalando que el

fenómeno del crecimiento difícilmente puede ser expresado por medio de una

función matemática (Ayerde, 1996).

2.2 Funciones de crecimiento

Las funciones o ecuaciones de crecimiento describen las variaciones que

experimentan el tamaño de un organismo o una población con la edad. El

crecimiento biológico, que es el resultado de un gran número de procesos

complejos, puede resumirse de una forma muy simple, particularmente cuando

el organismo o población analizada es un árbol o un masa forestal (Kiviste,

2002).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.2.1. Utilidades de las funciones de crecimiento en el campo forestal

Kiviste (2002); menciona ocho principales aplicaciones.

1. La primera y más simple aplicación es el propio conocimiento de la

evolución o del crecimiento de cualquiera de las variables del árbol o de

una masa forestal habitualmente estudiadas, tales como diámetros,

áreas basales, alturas, volúmenes, etc.

2. El estudio de la evolución con el tiempo de las alturas dominantes de una

masa forestal se utiliza para construir las curvas de calidad de estación,

que permiten estimar y clasificar de forma sencilla la productividad de

una determinada especie en un área geográfica determinada.

3. Las curvas de calidad son un paso previo e imprescindible para la

elaboración de cualquier tipo de tablas de producción, que describen la

evolución con la edad de todas las variables de una masa forestal.

Además, para la construcción de los modelos más completos, en la

elaboración de las tablas de producción dinámicas, resulta necesario la

estimación de ecuaciones de incremento de ciertas variables, como el

área basal o el volumen.

4. Posibilitan calcular los valores máximos de los crecimientos medio y

corriente de diferentes variables. En el caso del volumen de la masa,

dichos valores permiten determinar el turno de la máxima renta en

especie, es decir la edad a la cual será factible económicamente realizar

el aprovechamiento.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

5. Es posible determinar las edades en las que se alcanzan los turnos

financieros, tecnológicos y físicos de las masas forestales.

6. La estimación de la posibilidad en montes ordenados se simplifica

cuando se conocen las funciones que rigen el crecimiento en volumen de

sus masas.

7. Los modelos de crecimiento y sus primeras derivadas se pueden utilizar

para

caracterizar

probabilidad

de

las

funciones

de

distribución

variables

dendrométricas

como

y

de

densidad

de

diámetros,

alturas,

secciones o volúmenes, tanto en masas regulares (cuando la primera

derivada describe una curva unimodal) como en irregulares (cuando la

primera

derivada

invertida).

adopta,

en

algún

intervalo,

las

forma

de

una

J

8. En masas regulares, cuando se conoce la distribución de las clases de

edad, es posible utilizar las funciones de crecimiento (de volumen o de

área basal) para realizar simulaciones con el objeto de optimizar los

aprovechamientos.

2.2.2. Características deseables de una función de crecimiento

La evolución de las características de un árbol o de una masa a lo largo del

tiempo sigue, usualmente un patrón definido y estable conocido como curva

sigmoide, cuyas características principales son la presencia de un punto de

inflexión, que coincide con el máximo crecimiento corriente de dicha variable, y

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

una asíntota, que representa el tamaño máximo que puede alcanzar la variable

(Kiviste, 2002).

Goelz y Burk (1992); citado por (Kiviste, 2002), mencionan las características

que deben cumplir los modelos empleados para construir curvas de índice de

sitio. Las principales son las siguientes:

1. Existencia de un punto de inflexión.

2. Existencia de una asíntota horizontal.

3. Comportamiento

lógico:

Los

resultados

no

deben

permitir

valores

anormales desde el punto de vista biológico; por ejemplo, la curva de

alturas debe pasar por el origen, o el diámetro debe ser igual a cero a la

edad en la que el árbol alcanza la altura de 1.30 metros.

4. Base biológica: La forma de la ecuación debe derivarse del conocimiento

teórico

que

analizada.

se

tenga

del

crecimiento

de

la

variable

dependiente

Otra característica deseable de los modelos de crecimiento es su flexibilidad,

entendida ésta como la capacidad de ajuste a una cierta precisión para

diferentes conjuntos de datos (Kiviste, 2002).

2.3 Índice de sitio

Es una medición indirecta de la productividad del sitio y se define como la

altura de los árboles dominantes a una determinada edad, bajo las condiciones

que presenta del mismo (Hagglund, 1981, citado por Bojorges, 1990).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

El índice de sitio juega un papel importante en la búsqueda de un patrón de

crecimiento esperado que se adapte a un rodal o a un conjunto de rodales con

la finalidad de realizar la planeación más adecuada para el manejo forestal.

2.3.1. Método del índice de sitio

El esquema central de este método está basado en la utilización de datos

obtenidos de árboles dominantes y en algunas veces codominantes. Según

Clutter et

al.

(1983);

citado

por

(Espejel,

2004),

la

altura

dominante

es

considerada como la variable dasométrica que mayormente se relaciona con la

capacidad productiva de un sitio, además de ser la menos afectada por la

densidad, por lo que es posible utilizarla para la estimación de la calidad de sitio

de rodales coetáneos de densidad variable.

Rodríguez y Flores (1989); citados por Espejel (2004), mencionan que desde

el punto de vista biológico, el uso de la altura de los árboles dominantes para la

estimación

de

la

capacidad

productiva

de

terrenos

forestales,

permite

determinar la eficiencia en el espacio de crecimiento de una especie. Dicho

crecimiento es el resultado de la combinación de las características intrínsecas

de la especie, los factores del medio y las interrelaciones con los demás árboles

del rodal; en este sentido, cuando el efecto de todos los factores establecidos

anteriormente se consideran constantes exceptuando las características del

suelo, un árbol que presenta las dimensiones en altura, indudablemente está

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

reflejando su eficiencia en el uso del espacio de crecimiento, por lo cual, la

altura dominante es un indicador de la productividad de los suelos.

Así, el método del índice de sitio implica el desarrollo de un conjunto de

curvas que presentan diversos patrones de crecimiento en altura durante toda

la

vida del rodal, cada

una

con un

valor numérico otorgado a la

altura

alcanzada, a una edad de referencia denominada edad base Stage (1963);

citado por Espejel (2004).

2.3.2. Curvas de índice de sitio

Una familia de curvas de índice de sitio es simplemente un grupo de

patrones de desarrollo en altura con un símbolo cualitativo o número asociado,

para propósitos de referenciar calidades de sitio diferentes Clutter et al. (1983);

citado por Quiñones (1995).

2.3.3. Curvas anamórficas

Las curvas anamórficas de índice de sitio (Figura 2), son aquellas donde la

altura de ellas a cualquier edad es proporción constante de la altura de otra a

esa misma edad; es decir, las curvas de índice de sitio son anamórficas si hay

una tasa relativa de crecimiento constante para todos los índices de sitio a una

edad específica (Quiñones, 1995).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Schl. et Cham., en Santia go Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca Figura 2. Curvas anamórficas de índice de

Figura 2. Curvas anamórficas de índice de sitio.

2.3.4. Curvas polimórficas

Las curvas polimórficas son aquellas en que la tasa relativa de crecimiento

no es constante para todos los índices de sitio. Lo que significa que esa tasa es

variable para todos los índices en cada edad Davis y Johnson (1987); citado por

Acosta (1991). El no ser proporcionales unas con respecto a otras, indican que

existen distintos patrones de crecimiento, para las diferentes clases de índice

de sitio Bailey y Clutter (1974), citados por Quiñones (1995). Existen dos tipos

de curvas polimórficas conocidas como articuladas y no articuladas (Figura 3 y

4),

las

articuladas

son

curvas

que

guardan

cierta

relación,

aunque

no

proporcional; estas no llegan a cruzarse en los rangos de interés, mientras que

las desarticuladas no tienen ninguna relación entre ellas y pueden llegar a

cruzarse dentro del rango de interés Clutter et al. (1992); citado por Bojorges

(2000).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Schl. et Cham., en Santia go Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca F i g u r a 3

Figura 3. Curvas polimórficas articuladas.

ó r f i c a s a r t i c u l a d

Figura 4. Curvas polimórficas no articuladas.

2.3.5. Método de colecta de datos en campo

Los datos provenientes de análisis troncales proporcionan predicciones de la

productividad del sitio más precisas Curtis (1964); citado por Bojorges (2000).

Tienen la desventaja de ser más costosos, pero la información se puede

obtener inmediatamente y utilizarse para desarrollar modelos tanto de tipo

anamórfico como polimórfico (Bojorges, 2000).

Así mismo, pero en menor grado, se utilizan los sitios permanentes, sin

embargo tienen la desventaja de utilizar largos periodos de observaciones,

mediciones y un alto costo, por otro lado, tienen la ventaja de representar una

buena fuente de datos para desarrollar las ecuaciones (Clutter et al. 1992;

citados por Bojorges, 2000).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.3.6. Método de ajuste de curvas de índice de sitio

Bojorges (1990) menciona que se han creado diferentes técnicas de ajuste

de curvas de índice de sitio; la mayoría de estas técnicas pueden ser vistas

como casos especiales de cuatro métodos de desarrollo general de ecuaciones:

1. Método de la curva guía.

2. Método de la diferencia algebraica.

3. Método de predicción de parámetros.

4. Método de ecuaciones diferenciales.

2.4 Ecuaciones para construir familias de curvas de índice de sitio

2.4.1. Curvas anamórficas por el método de la curva guía

2.4.1.1. Modelo Logístico o función logística

La expresión de este modelo es:

……………………( 1 )

donde =Coeficiente de regresión, i=1, 2, 3.

Cuando la edad (E) se hace igual a la edad base (E 0 ), entonces la altura

dominante (H) será igual al índice de sitio (IS):

……………………( 2 )

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Para la ecuación (2) se despeja y se sustituye en el modelo original (1),

quedando de la siguiente manera:

……………………( 3 )

La expresión (3) es la que se utiliza para generar las curvas anamórficas de

índice de sitio con este modelo.

Para calificar el índice de sitio para un rodal específico, se utiliza la ecuación

(4), que se obtiene despejando el IS de la ecuación (3).

2.4.1.2. Modelo de Gompertz

……………………( 4 )

La ecuación de crecimiento de Gompertz es la siguiente:

……………………( 5 )

donde =Coeficiente de regresión, i=1, 2, 3.

Cuando la edad (E) se hace igual a la edad base (E 0 ), entonces la altura

dominante (H) será igual al índice de sitio (IS):

……………………( 6 )

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

De

la ecuación

(6)

se

despeja

y

se sustituye en la ecuación (5),

obteniendo de esta manera la ecuación (7), con la cual se logran graficar las

curvas anamórficas de índice de sitio.

……………………(7)

y la ecuación que califica el índice de sitio para un rodal específico

es

la

expresión (8), que se obtiene despejando el IS de la ecuación (7).

……………………( 8 )

La ecuación de Gompertz comparada con la ecuación logística, tiene el

mismo número de parámetros (tres) pero el punto de inflexión de aquella ocurre

antes del tiempo necesario para llegar a la mitad del tamaño final. Gompertz

muestra un rápido crecimiento inicial, pero una aproximación más lenta a la

asíntota, con un mayor periodo lineal del punto de inflexión (Ayerde, 1996).

2.4.1.3. Modelo de Schumacher

La expresión del modelo de Schumacher es la siguiente;

donde =Coeficiente de regresión, i=1, 2.

……………………( 9 )

Cuando la edad (E) se hace igual a la edad base (E 0 ), entonces la altura

dominante (H) será igual al índice de sitio (IS):

……………………( 10 )

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Para la expresión (10) se despeja y se sustituye en el modelo original de

Schumacher (9), quedando de la siguiente manera:

……………………( 11 )

Con la ecuación (11) se construye la familia de curvas anamórficas,

utilizando el valor de índice de sitio deseado.

Para calificar el índice de sitio para un rodal en específico de la ecuación

(11) se despeja el IS, quedando la siguiente expresión:

2.4.2. Método de la diferencia algebraica

……………………( 12 )

Para el uso de este método se requieren datos de sitios permanentes o

remediciones de árboles, o de datos de análisis troncales y pueden ser

aplicados a cualquier ecuación edad-altura para generar familias de curvas

anamórficas o polimórficas Clutter et al. (1983) y Ramírez et al. (1988); citados

por Acosta (1991).

La etapa inicial en la aplicación de este método es desarrollar en una forma

de diferencia la

ecuación

a

ser

ajustada, en la cual se debe contar

con

mediciones de alturas dominantes H1 y H2 tomadas de los mismos sitios o

individuos a dos diferentes edades E1 y E2. La técnica consiste primero en

resolver un parámetro de un modelo, en función de la edad E1 y la altura H1 y

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

el vector de parámetros y en segundo lugar se sustituye la solución dentro del

modelo original para expresar H2 en función de las edades E2, E1 y la altura H2

y H1 y el vector de parámetros restante (Bojorges, 1990).

2.4.3. Método de predicción de parámetros

Este método se desarrolló para reflejar las tasas variantes de crecimiento en

altura para diferentes sitios, donde la altura está en función de la edad del rodal

o índice de sitio (Bojorges, 1990).

Borders et al., (1984); citado por Bojorges (1990), menciona que con este

método

se

presentan

problemas

ya

que

las

curvas

resultantes

no

necesariamente pasan a través del punto en el que la altura iguala al índice de

sitio, lo que hace necesario un ajuste para asegurar que la predicción en altura

a la edad base sea igual al índice de sitio indicado por la curva.

Según Clutter et al., (1983), citado por Bojorges (1990), este método

requiere remediciones o datos de análisis troncales e involucra las siguientes

etapas:

1. Ajuste de la función edad/altura a los datos de árbol por árbol o sitio por

sitio.

2. Asignar el valor del índice a cada árbol o sitio, usando una edad base.

3. Relacionar los parámetros de las curvas ajustadas al índice de sitio a

través de los procedimientos lineales o no lineales.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

2.4.4. Curvas polimórficas por el método de la curva guía

En

las

ecuaciones

para

generar

curvas

polimórficas,

los

´s

de

los

exponentes son parámetros dependientes del sitio y representan la velocidad

de crecimiento y el IS es igual a la altura a la edad base.

Para el presente estudio, no se generaron curvas de tipo polimórfico debido

a que la zona de obtención de muestras fue específicamente en un rodal, por lo

que no existió la necesidad de evaluar diferentes patrones de crecimiento,

razón por la cual se optó probar únicamente ecuaciones que generaran curvas

de tipo anamórfico.

2.5 Descripción e importancia de Pinus patula

Pinus patula se distribuye naturalmente sobre las formaciones montañosas

de la Sierra Madre Oriental, Eje Neovolcánico y la Sierra Madre de Oaxaca, en

los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Hidalgo,

Puebla,

Veracruz,

Oaxaca, Querétaro, Distrito Federal y Tlaxcala (CONAFOR, 2010).

En

los

estados

de

Hidalgo,

Puebla

y

Veracruz,

se

encuentran

las

poblaciones más grandes y con los mejores desarrollos. Existen plantaciones

en Puebla, México, Michoacán y Distrito Federal.

En el año 2004, en el Estado de Oaxaca, fueron autorizados un total de

477,224.00

m 3

madera

en

rollo

para

su

aprovechamiento

considerando

diferentes especies, de los cuales prácticamente correspondieron a Pinus spp.,

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

entre las cuales, se encuentra el Pinus patula (Compendio de Estadísticas

Ambientales, 2006)

Ante estas estadísticas, la importancia de la especie recae en su potencial

productivo y capacidad para adaptarse a diferentes condiciones climáticas y

suelos no forestales, es ampliamente utilizada para la producción de madera

para aserrío y material celulósico. Es así mismo, extensamente utilizado en

plantaciones comerciales en Sudáfrica y países de América del Sur.

Su madera es de buena calidad. Se recomienda para construcciones que

requieran resistencia, para postes, durmientes, pilotes, armaduras y vigas. Se

emplea para la elaboración de cajas de empaque y para acabados interiores y

exteriores. También es muy apreciada en la fabricación de papel debido a la

longitud de sus fibras.

2.6 Estudios sobre índice de sitio en México

Castaños (1962); citado por Arteaga (1985), fue el primero en ocuparse del

tema al analizar dos metodologías para la determinación de los “índices de

localidad” para Pinus patula y P. patula var. longepedunculata en el norte de

Oaxaca.

La primera de éstas fue basada en la relación de la altura media de los

árboles dominantes y codominantes a los 100 años de edad y el diámetro

normal. La segunda metodología se hizo en base a la correlación de los índices

de localidad y las características fisiográficas y edáficas de los sitios forestales.

Castaños (1962), concluyó que el método de índice de sitio de localidad,

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

basado en la relación edad – altura es más preciso que el basado en la relación

diámetro normal – altura. Por otra parte, desarrolló una ecuación de regresión

en donde las variables fundamentales son la profundidad del suelo, la altura

sobre el nivel del mar y la exposición.

Cárdenas (1970); citado por Arteaga (1985), desarrolló un estudio que tuvo

como objetivo fundamental, implementar una metodología sencilla y práctica,

para determinar la calidad de estación, mediante parámetros de diámetro

normal – altura total para Pinus arizonica y P. engelmannii, en una región del

noroeste de Durango. De esta manera calculó las curvas de diámetro normal –

altura, mismas que se originaron a

partir de

valores de la curva media

compensada, correspondiente a un índice de localidad de 25 m (diámetro

normal base de 50 cm) aumentando o disminuyendo el valor en 10, 20, 30 y 40

%

de

la

altura

media

para

cada

una

de

las

categorías

diamétricas,

comprendiendo de esta manera el valor aproximado de más o menos dos veces

la desviación estándar de las alturas individuales los 947 árboles muestra,

habiendo determinado así, tres calidades de estación.

Mas (1970); citado por Arteaga (1985), trabaja con Pinus montezumae, y

sienta las bases sobre la metodología de toma de datos en el campo y la

realización

de

mediciones

en

el

laboratorio

del

análisis

troncal

en

la

determinación de la calidad de estación. Menciona que es necesario conocer

las características de crecimiento e incremento de las especies y rodales con el

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

objetivo de determinar la calidad de estación, la edad de los primeros aclareos,

el turno y el tipo de productos que es posible obtener, información que es de

primordial interés en el manejo forestal.

Garzón (1976); citado por Ceballos y Pacheco (2009), señala que es

conveniente definir, previamente a la elaboración de una tabla de producción,

las distintas calidades de estación, recomendando utilizar el índice de sitio. En

la investigación desarrollada para Pinus hartwegii, dado que no se habían

establecido previamente los índices de sitio, determinó solo un índice de sitio

promedio para el cual se elaboró la tabla de producción, encontrando que en el

modelo de máximo ajuste, la altura promedio está expresada como la raíz

cuadrada de la edad promedio del sitio.

Musálem (1977); citado por Arteaga (1985), señala que al iniciarse los

trabajos para la silvicultura intensiva, se requiere determinar la producción

potencial para cada especie. Para las diferentes condiciones del área de

Atenquique, Jalisco, al producir las tablas preliminares de producción, una

interrogante de determinar la calidad de estación, para la cual se utilizaron

análisis troncal, en donde las curvas individuales de crecimiento obtenidas de la

relación edad – altura, se agruparon por especies, anexando a estas gráficas

una serie de puntos de esta misma relación, calculada de árboles en pie, a fin

de aceptar mayor variación. Utilizando índice de sitio con edad base de 50

años, se midió la amplitud de la variación, la cual se dividió entre cinco,

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

refiriéndose al número de índices a obtener, considerando la diferencia en

altura entre uno y otro índice de entre tres y cuadro metros.

Kiessling

(1978,

1981);

citado

por

Arteaga

(1985),

menciona

que

la

metodología de los análisis troncales, es una de las más útiles herramientas del

silvicultor para conocer la capacidad productiva de los bosques. Así mismo,

resume y transmite las modificaciones y adecuaciones que se han hecho a la

metodología de acuerdo a las necesidades de manejo forestal de los técnicos

del Organismo Productos Forestales de la Tarahumara.

A través de esta técnica se determinaron los índices de sitio para Pinus

arizonica, P. durangensis, P. engelmanni, P. leiophylla y P. ayacahuite.

Ramírez (1978); citado por Arteaga (1985), menciona que siguiendo una

metodología propuesta por Klepac (1976) y con la ayuda de análisis troncal, se

elaboraron curvas de índice de sitio en base a los árboles dominantes para

Pinus arizonica, P. durangensis, P. engelmannii, P. leioplhylla y P. lumholtzii,

dentro

del

área

plan

piloto

de

mejoramiento

silvícola

“Basaseachi”.

El

procedimiento seguido, fue una vez obtenidos los datos y graficados los análisis

troncales, se construyeron las curvas de crecimiento en altura de cada uno de

los

árboles

muestra,

curva

que

al

armonizarse

por

medios

gráficos

presumiblemente darían los índices de sitio al tomar una edad de referencia,

que en este caso se seleccionó 100 años.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Mas (1978); citado por Arteaga (1985), señala que las investigaciones sobre

el crecimiento de las especies de pino en México son muy escasas, y que los

pocos estudios que se han hecho solo presentan datos de la relación del

diámetro normal con la edad del árbol. La información más numerosa existente

se refiere al incremento corriente anual, sin hacer referencia a las especies.

Esta información es frecuente encontrarla en los estudios dasonómicos. De los

resultados obtenidos en su investigación observó que el incremento corriente

anual (ICA) en altura culminó entre los 12 y 17 años de edad en las especies de

más rápido crecimiento (Pinus pseudostrobus, P. herrerai y P. douglasiana) y

de 27 a 37 años en las de menor crecimiento (P. michoacana y P. oocarpa). La

altura alcanzada a los 50 años, que se tomó como “índice de localidad”, varió

de 28-35 metros en las especies de más rápido crecimiento, y de 17-22 metros

en los de menor desarrollo.

Mas (1979a); citado por Arteaga (1985), menciona que de acuerdo con Spurr

(1955), para evaluar la calidad de estación se utilizan básicamente dos tipos de

procedimiento. El primero consiste determinar uno o más de los factores del

ambiente que se encuentran asociados más estrechamente con el crecimiento

de la vegetación, aquí, se emplean los datos de clima como son la temperatura,

precipitación, evaporación, etc., o bien características físico-químicas del suelo.

El segundo

utiliza una

o

más

de las características aparentes de la

vegetación, que expresan la interacción de los factores del medio. Consiste en

medir

algunas

de

las

características

de

la

vegetación

como

indicadores

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

botánicos, crecimiento en altura, incremento en volumen. Así mismo, señala

que últimamente se trata de correlacionar varios factores del medio, medidos

sobre fotografías aéreas, con la calidad de estación.

Mas (1979b); citado por Arteaga (1985), basado en la técnica de análisis

troncales presenta tarifas de crecimiento en altura e índices de localidad para

Pinus pseudostrobus, P. herrerai, P. douglasiana, P. michoacana, P. oocarpa,

P. lawsonii y Abies religiosa, del occidente de Michoacán, con el fin de dar a

conocer las técnicas empleadas en su elaboración y para fomentar su posible

aplicación en otras regiones de condiciones biológicas y silvícolas semejantes.

Pinus pseudostrobus, P. herrerai y P. douglasiana, alcanzaron a los 50 años 30,

27 y 25 metros de altura respectivamente. Así mismo, se observó que el

incremento anual en altura culminó estadísticamente a los 15 años en P.

pseudostrobus, P. herrerai y P. douglasiana, y a los 25 años de edad en P.

michoacana, P. oocarpa y P. lawsonii.

Orantes (1980, 1981) y Orantes y Musálem (1982); citados por Arteaga

(1985), plantean la necesidad de considerar el efecto e interacción de otros

factores que influyen tanto directos como indirectamente en la producción de

masa. Así se determinó el efecto y la influencia de algunos componentes del

suelo sobre el crecimiento de los árboles, a través de la altura dominante –

edad estableció calidades de estación, para Pinus hartwegii.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Aguilar (1983); citado por Ceballos y Pacheco (2009); trabajó en la región del

campo experimental forestal Barranca de Cupatitzio, Michoacán, elaboró curvas

de índice de sitio para las especies de Pinus douglasiana y P. lawsonii,

basándose en análisis troncales de 20 árboles considerando el modelo de

Schumacher, de lo cual se demostró una correlación del orden del 99% para las

dos especies, concluyéndose que las curvas de crecimiento tienen un buen

ajuste.

Arteaga (1985), construyó curvas polimórficas de índice de sitio con edad

base a 35 años para Pinus patula en la región de Chignahuapan – Zacatlán. A

partir de información obtenida de análisis troncal utilizando la ecuación de

Richards modificada. Evaluó la expresión obtenida del ajuste de la ecuación a

través de un procedimiento no lineal para edades obtenidas a través de análisis

troncal y taladro de Pressler, encontrando en que los primeros ofrecen mayor

calidad de información, aún cuando presentan el inconveniente del elevado

costo de su obtención.

Así mismo, encontró el grado de correlación del índice de sitio con los

factores del sitio medidos. A través de una regresión obtuvo una ecuación que

explicó el 76 % de la variación observada en el crecimiento en altura con la

inclusión de 7 variables. Los principales factores del sitio que se encontraron

asociados con el crecimiento en altura fueron la profundidad del horizonte A, la

posición del árbol en la pendiente, la pendiente, la exposición y la interacción

exposición pendiente.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Bojorges (1990), realizó un estudio de índice de sitio en la Estación Forestal

Experimental Zoquiapan de la Universidad Autónoma Chapingo, generando

curvas anamórficas con una edad base de 60 años a través del método de la

diferencia algebraica, ajustando y comparando los modelos de Schumacher

(1939)

y

Chapman-Richards

(1959),

utilizando

las

formulaciones

de

la

“diferencia algebraica” presentadas por Fierros y Ramírez (1989). El modelo de

Chapman-Richards

fue

el

que

mostró

los

mayores

pseudocoeficientes.

Determinó cuatro calidades de estación (índices de sitio de 15, 25, 35 y 45

metros a la edad de 60 años).

Landeros (1994), mediante el uso de la técnica de análisis troncal, obtuvo

datos para ajustar los modelos de Chapman-Richards y Schumacher a la

relación altura-edad para la elaboración de curvas de índice de sitio para Pinus

duragensis Martínez y Pinus teocote Schl. et Cham., en el área de influencia de

la

Unidad

de

Administración

Forestal

“Santiago

Papasquiaro”,

estado

de

Durango. La selección del modelo para la elaboración de las curvas de índice

de sitio se basó en los estadísticos R 2 y t para la prueba de validación con datos

no usados en la muestra con diferentes rangos de edad.

Quiñones (1995), trabajó calidades de sitio en el Sitio de Experimentación

Permanente,

San

Miguel

de

Cruces;

Durango,

utilizando

el

modelo

de

Schumacher en su versión anamórfica y determinó los diferentes niveles de

densidad de rodales de Reineke (IDRR) y el factor de competencia de copas

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

(FCC), obtuvo resultados que indicaron que el 61.12% de la superficie total del

SPEF está representada, en porcentajes iguales, por las calidades de sitio de

23

y

26 metros; le sigue la calidad

de

sitio de 29 metros con 16.67% y,

enseguida, la calidad de 19.68 m. Las calidades de sitio mayores (32, 35 y 41m)

representaron solo el 8.34% del área.

En cuanto a

la calificación de la

densidad, encontró que a la norma de densidad establecida (máxima extrema)

corresponde un IDRR de 2685 a 25.4 cm de diámetro cuadrático de referencia.

El Factor de Competencia de Copas varía de 6916 árboles (a diámetro normal

de 10 cm) hasta 1282 (a un diámetro normal de 30 cm) por hectárea.

Moreno (1996), generó curvas polimórficas de índice de sitio para Pinus

pseudostrobus

Lindl.

en

la

región

de

Hidalgo-Zinapécuaro,

 

Michoacán,

utilizando

los

métodos

de

predicción

de

parámetros

y

de

la

diferencia

algebraíca, probando los modelos de Schumacher y Chapman-Richards, a

partir de datos de 51 análisis troncales de árboles dominantes. Los métodos y

modelos

que

se

emplearon

fueron

comparados

con

base

en

su

ajuste

estadístico y la fidelidad de representar los datos. Los modelos generados con

el

método

de

la

diferencia

algebraica

tuvieron

un

excelente

desempeño

estadístico,

pero

mostraron

deficiencias

para

representar

los

datos.

En

contraste,

los

modelos

desarrollados

con

el

método

de

predicción

de

parámetros, mostraron un ajuste estadístico aceptable y una mayor fidelidad

para expresar la tendencia de los valores observados.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Bojorges (2000), generó curvas anamórficas y polimórficas de índice de sitio

para oyamel (Abies religiosa Schl. et Cham.), con una edad base de 50 años en

la

Estación

Forestal

Experimental

Zoquiapan

(EFEZ),

Estado

de

México.

Trabajó con datos de análisis troncal de 30 árboles dominantes, de las cuales

se generaron 432 observaciones edad-altura. Las curvas las obtuvo por el

método de la curva guía, usando el modelo de crecimiento de Weibull,

ajustando por regresión no lineal. Con los datos de altura en una vecindad de la

edad base se obtuvieron estimadores de los parámetros de esa distribución y

se obtuvieron los estimadores de las medias de los estadísticos de orden de

esa distribución. El procedimiento resultó adecuado para sugerir la posición de

las curvas de crecimiento en altura de los árboles que tienen la edad base en la

muestra.

Rodríguez (2004), realizó una estimación del índice de sitio para Pinus

chiapensis (Martínez) Andresen, en bosque natural de los municipios de

Atzalan, Veracruz, Tlatlauquitepec y Yaonáhuac, Puebla, México. A partir de 31

árboles dominantes y codominantes usando la metodología de análisis troncal,

obtuvo 358 pares de datos edad-altura.

Ajustó los modelos exponenciales: poli-anamórfico con cambio continuo y

poli-anamórfico con cambio discreto, Schumacher; Payandeh y Wang; Weibull;

y Chapman-Richards, en el sistema de análisis estadístico SAS y los comparó

en sus versiones polimórficas utilizando el método de la diferencia algebraica.

Los

modelos

de

Chapman-Richards,

Payandeh

y

Wang

y

Schumacher

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

mostraron

un

ajuste

aceptable

obteniendo

pseudo

coeficientes

de

determinación de 0.983, 0.983 y 0.969 respectivamente. Se construyeron

curvas polimórficas con los modelos seleccionados y se fijaron tres índices de

sitio: 20, 25 y 30 metros a una edad base de 25 años.

Espejel (2004), generó curvas polimórficas de índice de sitio para Pinus

patula Schl. et Cham. en la región de la Sierra Norte del estado de Puebla,

específicamente en el ejido Acuaco, municipio de Zaragoza, comparando los

modelos de Schumacher (1939) y Chapman-Richards (1959), considerando el

método de predicción de parámetros, utilizando datos altura y edad que se

obtuvieron a partir de análisis troncales de 23 árboles. Los modelos se

compararon de acuerdo al grado de ajuste y fidelidad para la representación de

los datos, a una edad base de 50 años.

El

modelo

de

Schumacher

tuvo

un

mejor

desempeño

estadístico,

mostrándose la tendencia promedio de las curvas obtenidas. Menciona de igual

forma que estudios similares anteriores han considerado una edad base de 30

años con el mismo modelo, sin embargo concluye que no existen variaciones

significativas en las familias de curvas de índice obtenidas a la edad base de 30

y 50 años.

Por lo tanto recomienda hacer uso de la definición del proceso de

planeación por el técnico forestal dentro del predio, empleando el índice de sitio

a la edad base de 30 años.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Ceballos y Pacheco (2009), estimaron índice de sitio para Abies religiosa,

Pinus hartwegii, P. montezumae y P. teocote en el suelo de conservación del

Distrito Federal utilizando pares de datos edad-altura obtenidos con el taladro

de Pressler y generaron 10 familias de curvas anamórficas, probando los

modelos

de

crecimiento:

Gompertz,

Logístico,

Mitscherlich

I

(Chapman-

Richards) y Weibull II, a través de regresión no lineal (NLIN) en el programa

SAS. Estimaron el índice de sitio por medio del método de la curva guía,

tomando como edad base 85 años. Mencionan también que el modelo logístico

es el que mejor se ajustó al comparar los análisis de varianza de cada modelo.

Así mismo recomiendan la obtención de índice de sitio a partir de análisis

troncales ya que la medición es más precisa.

2.7 Antecedentes a nivel local

En el programa de manejo forestal vigente (periodo de 10 anualidades 2004-

2014) para la zona, se presenta un estudio sobre calidad de sitio a través de

índice de sitio para Pinus patula que se obtuvo a partir de análisis de virutas

obtenidos con el taladro de Pressler, para la determinación de la edad y la

obtención de las alturas de ejemplares dominantes y codominantes.

El sistema de premuestreo utilizado fue al azar, y generando a partir de este,

un sistema de muestreo sistemático en toda la zona considerada maderable de

alta intensidad. Así mismo, se realizaron transectos obteniendo muestras en

forma selectiva para la obtención de datos de edad y altura de árboles con

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

categorías que no se cubrieron en las unidades muestrales del inventario de

manejo.

El índice de sitio promedio que se obtuvo fue de 23.44 metros y a partir de

esto se originaron curvas anamórficas de 17, 20, 23, 26 y 29 metros, los cuales

se clasificaron como calidad muy baja, baja, media, buena y excelente.

(Programa de Manejo Forestal).

3. MATERIALES Y MÉTODOS

3.1 Descripción del área de estudio

El área de estudio se encuentra dentro de la zona delimitada y denominada

de Silvicultura Intensiva de la comunidad Chinanteca de Santiago Comaltepec,

Ixtlán;

Oaxaca,

mariposa”.

dentro

del

paraje

denominado

localmente

como

“Llano

Para la zona anteriormente mencionada, considerada dentro de la quinta

anualidad (2008-2009), la Dirección Técnica Forestal obtuvo los siguientes

datos después del aprovechamiento (Cuadro 1)

Cuadro 1. Superficie intervenida y volumen aprovechado de pino.

PARAJE

VOLUMEN M 3 R.T.A.

SUPERFICIE (Ha)

Programados

Aprovechados

Programados

Aprovechados

LLANO MARIPOSA

748

741

14

2

Fuente: Dirección Técnica Forestal de la UZACHI, 2009.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

3.2 Ubicación geográfica

A continuación se hace referencia gráfica de la localización del área de estudio

(Figura 5).

de la localización del área de estudio (Figura 5). Figura 5. Ubicación del área de estudio

Figura 5. Ubicación del área de estudio en la comunidad Chinanteca de

Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca.

3.3 Clima

Según información que se menciona en el Programa de Manejo Forestal

vigente, los datos de la estación climatológica más cercana ubicada en San

Pablo Macuiltianguis indican que el clima del área, según la clasificación

propuesta por Köppen y modificada por E. García para las condiciones de

México es C(m)(w")b(i')g templado-húmedo con lluvias en verano, precipitación

del mes más seco menor a 40 mm y con lluvia invernal entre el 5 y 10 % del

total anual.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

3.4 Hidrología

La zona de estudio se encuentra dentro de la región denominada como

central, se ubica sobre la vertiente este a 10 km del Río Grande en la parte alta,

quedando

incluida

dentro

de

la

Región

Hidrológica

RH28Af,

siendo

los

escurrimientos superficiales mayores del 30%.

3.5 Suelos

Los suelos de la zona son el resultado de un proceso pedogenético

complejo, que incluyó la formación de materiales sedimentarios como las

calizas y pizarras. Sobre esta base, los procesos de plegamiento han dado

origen

a

materiales

de

tipo

atravesados

por

emergencias

metamórfico

poco

ígneas

recientes,

consolidados,

formándose

que

están

lunares

de

materiales recientes con abundancia de metales, sobre la matriz básica de

materiales de origen sedimentario. Estos procesos formativos, han dado como

resultado la formación de paisajes accidentados en donde las pendientes son

pronunciadas.

El

proceso

de

intemperización,

al

actuar

sobre

los

materiales

menos

consolidados, ha provocado la rápida formación de arcillas, que llegan a

acumularse en los bajíos formándose pequeñas franjas de vertisoles éutricos o

vertisoles húmicos en algunos casos muy localizados. Sin embargo, en la

mayoría de la superficie, y en especial en las áreas arboladas, prevalecen los

cambisoles háplicos. En las crestas de las montañas, el proceso de formación

del suelo es más lento y los procesos de erosión se mantienen presentes, por lo

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

que son comunes los litosoles. En estos suelos se desarrolla el Bosque de

Altura (BA). (Programa de Manejo Forestal vigente).

3.6 Topografía

La zona de estudio ubicada sobre la vertiente Este del Río Grande, presenta

laderas accidentadas con exposiciones Oeste y Noroeste.

3.7 Flora

Según el programa de manejo forestal vigente, dentro de un análisis

estadístico de las asociaciones vegetales realizado en el territorio que abarca la

Unión Zapoteca-Chinanteca, se encontraron presentes nueve tipos de éstas

clasificaciones, y la comunidad de Santiago Comaltepec presenta todas las

estas. De forma específica, en donde realizó el presente estudio se encuentra

dentro de la zona de bosque templado y es característico la presencia de Pinus

patula, en mayor parte, en asociación con P. oaxacana, P. pseudostrobus,

encino rojo y madroño.

3.8 Fauna

El predio de Santiago Comaltepec presenta diferencias muy notables entre

la fauna que hay dentro de su territorio. Esto es debido principalmente a las

características orográficas y climáticas en que se ubica dentro del mismo,

resultando una gran diversidad en ecosistemas, lo cual se refleja en su fauna

silvestre.

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

Aunque mermada, la fauna local tiene todavía algunos representantes

conspicuos, como son: Conejo (Sylvilagus sp.), Ardilla (Sciurus sp.), Tlacuache

(Didelphis marsupialis), Gallina montes (Tinamus major), armadillo (Dasypos

novencintus), Zorrillo (Mephitis macroura), Cacomixtle (Basssariscus astutus)

Zorra (Urocyon cinereoargenteus), Tejón (Nasua narica).

En un estudio reciente realizado en los predios de la UZACHI, muestra que

dentro de la zona templada seca del predio de Santiago Comaltepec las

especies características son: la chachalaca (Ortalis poliocephala -que se duda

haya sido vista en la zona fría-) y la codorníz (Colinus virginianus); otras aves

son la paloma de alas blancas (Zenaida asiática) y el aguacil (Aphelocoma

coerulesenses). El resto de las especies mencionadas para esta subregión se

distribuye también en la zona templada fría y algunas hasta la zona tropical.

Los animales ubicados dentro de la subregión templada son compartidos por

las otras zonas. Lo que caracteriza a esta zona, es que al parecer el límite del

venado cola blanca (Odocoileus virginianus) hacia los trópicos, lo mismo que

ocurre con el coyote (Canis latrans) y el Jabalí (Pecari sp.) Con menor

frecuencia se ha observado el Puma (Felis concolor) (Programa de Manejo

Forestal vigente).

3.9 Esquema de muestreo

No se aplicó ningún sistema de muestreo para la obtención de información

referente a la de extracción de muestras, ya que se aprovechó el área de corta

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

considerada

dentro

de

la

anualidad

2008-2009,

localizada

en

área

de

aprovechamiento maderable considerado como intensivo.

3.10 Tamaño de muestra

Se muestrearon 15 árboles, de los cuales se obtuvieron 187 pares de datos

edad-altura dominante. Sin embargo, se eliminaron cuatro pares debido a su

extrema localización dentro de la zona de dispersión de los datos restantes,

para lo cual, al final se contó con la cantidad de 183 pares de edad-altura

dominante.

3.11 Área de estudio

Para la obtención de las muestras, no fue necesario pedir un permiso

exclusivo para el derribo de los árboles, ya que estos correspondieron a la

quinta anualidad 2008-2009.

Sistema de talarrasa en franjas 1 es el nombre con el que se ejecutó el

aprovechamiento en el área de estudio, el cual consistió prácticamente en el

derribo de todos los árboles localizados dentro de la misma, para la anualidad

correspondiente.

1 Este método se aplica en áreas de silvicultura intensiva mediante cortas en franjas de 0.5 a 1.50 ha según permitan las condiciones físicas del terreno. Para inducir nuevamente la regeneración de manera abundante y vigorosa, con el objetivo de propiciar una buena regeneración natural (Programa de Manejo Forestal).

Índice de sitio para Pinus patula Schl. et Cham., en Santiago Comaltepec, Ixtlán; Oaxaca

3.12 Equipo y personal

Se realizó en primera instancia un recorrido de delimitación del área a

intervenir, ubicándolo por medio de un GPS contando previamente con los

vértices plasmados en el plano de áreas a intervenir del Programa de Manejo

Forestal vigente, para esto, participó una brigada de cuatro personas.

Para la etapa de obtención de muestras se utilizaron motosierras (con sus

respectivos

implementos

como,

protector

de

barra,

combustible,

aceite

y

herramientas de mantenimiento), ganchos troceros, machetes, hacha y cuñas,

de igual forma; se utilizaron crayones de cera para identificar las rodajas. Las