Вы находитесь на странице: 1из 6

Masculinismo

Masculinismo Uno de los símbolos del movimiento masculinista 1 Historia La primera respuesta secular al feminismo

Uno de los símbolos del movimiento masculinista

1 Historia

La primera respuesta secular al feminismo provino del escritor y filósofo británico Ernest Belfort Bax

considerado el primer antifeminista—, quien en 1908 es- cribió The Legal Subjection of Men como respuesta al ensayo de John Stuart Mill de 1869 titulado The Sub- jection of Women. Posteriormente, este autor —adscrito al pensamiento socialdemócrata de fines del siglo XIX

y principios del siglo XX— publicó El fraude del femi-

nismo (1913), donde describió los efectos adversos del feminismo [13] en sendos capítulos titulados «La cruzada antihombre», «Siempre las inocentes heridas» y «La fal- sa caballerosidad»; además, es considerado como uno de los textos clásicos de la corriente anti voto femenino, y se

utilizó como referente para justificar la hipotética inferio- ridad de las mujeres. [14] Otro texto que presenta el punto de vista masculinista sobre diversos temas es In Defense of Women de Henry Louis Mencken, que se publicó en

1917. [15]

En el siglo XX, el masculinismo se desarrolló como res- puesta al cambio de actitud y función de las mujeres que comenzaron a exigir un trato justo e igualitario, enfren- tando la visión androcentrista vigente hasta ese momen- to; su aparición se remontaría a las décadas de 1970 y 1980. [10][16] Sin embargo, el masculinismo no fue simple- mente una respuesta al feminismo, ya que aunque algu- nas ideas surgieron tras confrontar temas feministas, hay otras cuestiones como la crianza de los hijos y el servicio

lisis de la «construcción masculina de la identidad y militar que pueden identificarse como causas sin vínculos

El masculinismo es un conjunto polisémico de ideologías y movimientos políticos, culturales y económicos [1][2][3][4] que tienen como objetivo el aná-

los problemas de los hombres frente al género». [5] Se considera la contraparte del feminismo, ya que busca la igualdad con las mujeres, pero desde el punto de vista masculino; [6] así, este término puede utilizarse en distintos ámbitos para referirse a la defensa de los derechos y necesidades de los hombres, de la adhesión o promoción de las opiniones, y de los valores y actitudes consideradas como típicas de los hombres. [7][8][9]

Alternativamente, y desde una óptica feminista, el mas- culinismo es referido como una forma particular de antifeminismo [10] y un enfoque que se centra en la superioridad masculina, [11] la exclusión de las mujeres [7] y su dominación. [12]

Las áreas de preocupación de los masculinistas incluyen la búsqueda de la igualdad legal, relativas al servicio militar, custodia legal de los niños, pensión alimenticia, y mismo salario por un mismo trabajo. Estas reivindicaciones son asociadas a menudo con los derechos de los hombres, los padres, y movimientos de liberación masculina.

con temas feministas. [17][18][19]

El primer ámbito fue abordado por Charles V. Metz, quien en 1968 publicaría Divorce and Custody for Men, texto en el que atacó la legislación familiar, el feminismo

y abogó por el retorno de los roles sociales tradicionales para hombres y mujeres, contextualizando su posición en

la necesidad de volver a las tradiciones de género en la sociedad y el hogar. Esta publicación darían cierto sus- tento a Ruben Kidd y George Partis quienes en 1960 ha- bían fundado la primera organización formal circunscrita

a la defensa de los derechos de los padres, y que deno-

minaron Divorce Racket Busters, el que posteriormente cambiaría a United States Divorce Reform. [20] Posterior- mente, sería Richard Doyle quien, tras publicar The Rape of the Male en 1976, guiaría a este incipiente movimiento hacia la unificación de propuestas al abordar un aspecto más amplio de dicha problemática que el realizado por

Metz. [17][18]

Aunque hay algunas instituciones masculinistas desde la

1

2

3 ÁREAS DE INTERÉS PARA EL MASCULINISMO

década de 1970, como la National Coalition for Men,

a partir de la década de 1990 estas asociaciones toman

fuerza y comienzan a extenderse a varios países. El mas- culinismo ganó popularidad, con el apoyo de una inter- pretación particular del discurso de la autora feminista Doris Lessing, quien pidió que los hombres dejen de ser insultados. [21] Otros autores como Warren Farrell se dis- tanciaron de los ideales feministas e incorporaron la vi- sión masculinista dentro de las cuestiones de género. [22]

1.1 Masculinismo mitopoiético

Entre los teóricos contemporáneos se encuentran Robert Bly, exfeminista [23] y actual activista masculinista [24] que publicó en 1990 Iron John: A Book About Men y que se transformó en uno de los textos base del denominado masculinismo mitopoiético que busca analizar los cam- bios de la identidad masculina debido a la industrializa- ción y los valores asociados a dicho género. [5]

1.2 Masculinismo profeminista

a dicho género. [ 5 ] 1.2 Masculinismo profeminista Este movimiento habría nacido a mediados de

Este movimiento habría nacido a mediados de la década de 1970 tras el despertar feminista de dicho período, e incluye en general objetivos símiles de igualdad que pro- pugna el feminismo. [5][16][25] Esta corriente recibió in- fluencias de la segunda ola feminista, el Poder Negro y el activismo del movimiento estudiantil y el Movimiento LGBT de los años 1960 y 1970, entre otros. [26]

2 Estudios sobre la masculinidad y masculinismo

El masculinismo se inserta dentro del campo académi- co interdisciplinario de los estudios sobre la masculini- dad, junto a otros temas relacionados al hombre, género

y política. [27] Este campo a menudo incluye la teoría mas-

culinista, historia social, la ficción masculina, la salud de

los hombres, el psicoanálisis masculinista y todas aquellas prácticas influenciadas precisamente por el masculinismo

y los estudios de género dentro de las humanidades y las

ciencias sociales. [28][29][30] Algunos de los aportes teóri- cos claves intentan conciliar las interpretaciones mascu- linista/feminista de los estudios de género, e incluyen en- tre otros a Does Feminism Discriminate Against Men de Warren Farrell y James Sterba, [31] y Gendering, Courts- hip and Pay Equality de Rory Ridley-Duff. [32][33]

Dentro del grupo de investigadores, no solo se encuentran personalidades y organizaciones del ámbito masculinista, sino que también organizaciones feministas en Canadá, Australia, Reino Unido y Estados Unidos. [34][10][2][35]

3 Áreas de interés para el masculi- nismo

El argumentario masculinista se basa en los siguientes te-

mas:

3.1 Custodia legal de los hijos

La lucha por la custodia de sus hijos es una de las áreas más visibles del activismo masculinista. [36] En 2012 en España la custodia de los hijos despúes de una ruptura matrimonial se repartía de la siguiente manera

custodia materna: 75,1%

custodia paterna: 9,72%

custodia compartida: 14,61%. [37]

3.2 Doble moral o doble estándar

En 2014 el colectivo masculinista ManKind realizó un experimento en las calles de Londres denunciando la doble moral a la hora de juzgar la violencia de géne- ro en función de si la persona que agrede es un hom- bre o una mujer. [38][39] El canal estadounidense ABC realizó un documental en 2006 llamado Turning the Ta- bles: How Do People React When There’s Abuse in Pu-

blic, But the Gender Roles Are Reversed analizando co- mo la gente reaccionaba cuando una mujer agredía a un hombre. [40][41] Este documental fue premiado por su pre- cisión periodística. [42] La psicóloga Carrie Keating de la universidad de Colgate, afirmó que «los hombres al pegar provocan más daño, pero las mujeres golpean más». [43] Una de las denuncias es que si la víctima es un hombre

y la agresora una mujer, la sociedad minimiza el sufri-

miento del hombre considerándola trivial. [44] Esta situa- ción provoca que los casos de hombres maltratados por mujeres sean silenciados, o por vergüenza, o por cuestio- namiento de la “hombría” del hombre poniendo en duda su sexualidad. [45]

3

3.3 Educación

Un sector de los masculinistas sugiere la necesidad de eli- minar la educación mixta, debido a que creen que las es- cuelas de un solo sexo son preferibles para el bienestar

de los niños [28] y porque algunos estudios sugerirían que

los niños atraen más la atención del profesor en el aula en comparación con las niñas, por lo que serían ellos los que reciben las formas más severas de castigo o bien, son los que reciben con mayor frecuencia sanciones, en compa- ración con las niñas que realizan las mismas faltas. [9]

3.4 Empleo

El masculinista Warren Farrell ha argumentado que los hombres a menudo son destinados a trabajos con una mayor exigencia física, de mayor incomodidad

y alta peligrosidad de una manera injustificadamente desproporcionada. [9]

3.5 Suicidio

Otra área de activismo es la denuncia de las altas tasas de suicidio de los hombres respecto a las mujeres. [46] En

el año 2006 en España hubo 3.260 casos de fallecimien-

tos por suicidio: 800 mujeres y 2.460 hombres [47] De los

2460 hombres, 630 hombres estaban en una situación de crisis de pareja. [48]

3.6 Violencia de género

Un segmento de los masculinistas se ha abocado a investi-

gar o denunciar las razones por las que la violencia contra los varones es considerada un tabú social, [49][50] es ignora- da, minimizada o tomada menos en serio que la violencia contra las mujeres, o ridiculizada. [51][52] Un ejemplo de esto último fue la controversia de la campaña «Los niños son estúpidos, ¡arrójales piedras!» que fue rechazada por

el activista Glenn Sacks y por algunas agrupaciones co-

Law Center. [53]

Algunos investigadores consideran que la violencia con- tra el hombre es un problema social serio, porque aunque

se habría prestado mayor atención a la violencia que se

ejerce contra las mujeres, sería posible argumentar que

la violencia contra los hombres en varios contextos es un

problema social sustancial digno de atención. [54][55][56][57]

4 Véase también

Misandria

5 Referencias

[1] Dupuis-Déri, Francis (2009). «Le «masculinisme»: une histoire politique du mot (en anglais et en français)». Re- cherches féministes (en francés) 22 (2): 97–123.

[2] Blais, M.; Dupuis-Déri, F. (2008). Le mouvement mas- culiniste au Québec: L’antiféminisme démasqué. Montreal:

Éditions du Remue-ménage. p. 257. ISBN 978-289-091-

[3] Grande, Ildefonso (2004). Marketing croscultural. ESIC Editorial. p. 310. ISBN 978-847-356-383-3.

[4] Álvarez, Lilí (2012). «Feminismo y masculinismo». En Johnson, Roberta; de Zubiaurre, María Teresa. Antología del pensamiento feminista español (1726-2011). Universi- dad de Valencia. pp. 339–342. ISBN 978-84-376-3000-7.

[5] West, Robin (2000). Género y teoría del Derecho. Siglo del Hombre Editores. p. 177. ISBN 978-958-665-030-4.

[7]

Bunnin, Nicholas; Yu, Jiyuan. «Masculinism». The Black- well Dictionary of Western Philosophy (en inglés). John Wiley & Sons. p. 411. ISBN 978-0-470-99721-5.

[8] Christensen, Ferrell (1995). Honderich, Ted, ed. The Ox- ford Companion to Philosophy. Oxford University Press. p. 1009. ISBN 978-0-19-866132-0.

[9] Young, Cathy (1994). «Man Troubles: Making Sense of the Men’s Movement». Reason magazine (en inglés) 26

(3).

[10] Holton, Sandra Stanley (2011). «Challenging Mascu- linism: personal history and microhistory in femi- nist studies of the women’s suffrage movement». Wo- men’s History Review (en inglés) 20 (5): 829–841.

[11]

Brittan, Arthur (1989). Masculinity and Power (en inglés). Wiley. p. 218. ISBN 978-0-631-14167-9.

4

5 REFERENCIAS

[12]

Ikedia, Satoshi (2007). «Masculinity and masculinism un- der globalization: Reflections on the Canadian case». En Griffin Cohen, Marjorie; Brodie, Janine. Remapping Gen- der in the New Global Order (en inglés). Routledge. p. 249. ISBN 978-0-415-76997-6.

[13] Brake, Laurel; Demoor, Marysa (2009). Dictionary of Nineteenth-Century Journalism: In Great Britain and Ire- land (en inglés). Academia Press. p. 1014. ISBN 978-903-

[14]

Bruley, Sue (2012). Leninism, Stalinism, and the Women’s Movement in Britain, 1920-1939 (en inglés). Routledge. p. 336. ISBN 978-041-562-461-9.

[15] Schaum, Melita (1995). «H. L. Mencken and American Cultural Masculinism». Journal of American Studies (en inglés) (Cambridge University Press) 29 (3): 379–398.

[16] Thorne-Finch, Ron (1992). Ending the silence: the origins and treatment of male violence against women. University of Toronto Press. p. 394. ISBN 978-080-205-989-5.

[17] Crowley, Jocelyn Elise (2003). The Politics of Child Sup- port in America (en inglés). Cambridge University Press. p. 217. ISBN 978-052-153-511-3.

[18] Crowley, Jocelyn Elise (2008). Defiant Dads: Fathers’ Rights Activists in America (en inglés). Cornell University Press. p. 306. ISBN 978-080-144-690-0.

[19] Fullinwider, Robert K. (1983). Conscripts and volunteers:

military requirements, social justice, and the all-volunteer force (en inglés). Rowman & Allanheld. p. 250. ISBN

[20] Carroll, Bret E. (2003). American Masculinities: A Histo- rical Encyclopedia, Volumen 1 (en inglés). SAGE Publi- cations. p. 562. ISBN 978-076-192-540-8.

[21] Gibbons, Fiachra (14 de agosto de 2001). The Guardian, ed. «Lay off men, Lessing tells feminists» (en inglés). Guardian News and Media Limited. Consultado el 21 de julio de 2013.

[22] Mansur, Alexandre (20 de mayo de 2002). «Eles são as vítimas». Revista Época (en portugués) (209). Archivado desde el original el 23 de mayo de 2009. Consultado el 21 de julio de 2013.

[23] López, Rafael Ernesto (1998). Dios es una mujer. Mon- te Ávila Editores Latinoamerica. p. 132. ISBN 978-980-

[24] Shinoda Bolen, Jean (2012). Los dioses de cada hombre:

Una nueva psicología masculina. Editorial Kairós. ISBN

[25] Gavanas, Anna (2004). Fatherhood Politics in the United States: Masculinity, Sexuality, Race, and Marriage. Urba- na: University of Illinois Press. ISBN 978-0-252-02884-

7.

[26] Wood, Julia T. (2008). «The Rhetorical Shaping of Gen- der: Men’s Movements in America». Gendered Lives:

Communication, Gender, and Culture (en inglés). Bel- mont, California: Cengage Learning. pp. 82–103. ISBN

[27] Duerst-Lahti, Georgia (2007 Annual Meeting). «Gen- der Ideology: Masculinism, Feminalism, and Options in the Gray Zone». Conference Papers -- American Political Science Association: 1–33.

[28] Bawer, Bruce (2012). The Victim’s Revolution: The Rise of Identity Studies and the Closing of the Liberal Mind (en inglés). HarperCollins. ISBN 978-006-209-706-4.

[29] Aboim, Sofia (2010). Plural Masculinities: The Remaking of the Self in Private Life (en inglés). Ashgate Publishing. p. 206. ISBN 978-0-7546-7467-2.

[30] Meuser, Michael (2010). «Theorie: Geschlecht und Männlichkeit im soziologischen Diskurs». Geschlecht und Männlichkeit (en alemán) (3): 17–134. doi:10.1007/978-

[31] Farrell, Warren; Sterba, James (2008). Does Feminism Discriminate Against Men (en inglés). Nueva York: Ox- ford University Press.

[32] Ridley-Duff, R. J. (2008). «Gendering, Courtship and Pay Equity: Developing Attraction Theory to Understand Work-Life Balance and Entrepreneurial Behaviour». 31st ISBE Conference, 5th–7th november, Belfast (en inglés).

[33] Ridley-Duff, R. J. (2010). Emotion, Seduction and Inti- macy: Alternative Perspectives on Human Behaviour (en inglés). Seattle: Libertary Editions. ISBN 978-1-935961-

[34]

00-0.

Judith Allen (1987). «‘Mundane’ men: Historians, mascu- linity and masculinism». Historical Studies (en inglés) 22 (89): 617–628. doi:10.1080/10314618708595772.

[35] Palma, Hélène (5 de mayo de 2008). «La percée de la mouvance masculiniste en Occident» (en francés). Con- sultado el 21 de julio de 2013.

[45]

Fontena Vera, Carol; Gatica Duhart, Andrés. «La Violen- cia Doméstica hacia el Varón: factores que inciden en el hombre agredido para no denunciar a su pareja». Consul- tado el 12 de noviembre de 2012.

5

[46] Blais, Melissa; Dupuis-Déri, Francis (2012). «Mas- culinism and the Antifeminist Countermove- ment». Social Movement Studies: Journal of So- cial, Cultural and Political Protest 11 (1): 21–39. doi:10.1080/14742837.2012.640532. ISSN 1474-2829.

The Legal Subection of Men texto completo de la té- plica a la obra The Subjection of Women de Ernest Belfort Bax (en inglés).

In Defense of Women texto completo de H. L. Menc- ken (en inglés).

[49] Seifert, Tina (2007). Macht und Gewalt unter dem Aspekt der Geschlechterdifferenz: Die Gewalt der “Friedfertigen” (en alemán). GRIN Verlag. p. 30. ISBN 978-36-3885-

[50]

Lenz, Karl (2003). Frauen und Männer: zur Geschlechtsty- pik persönlicher Beziehungen (en alemán). Beltz Juventa. p. 326. ISBN 978-37-7991-371-9.

[51] Blais, Melissa; Dupuis-Déri, Francis (2012). «Mas- culinism and the Antifeminist Countermovement». Social Movement Studies: Journal of Social, Cultu- ral and Political Protest (en inglés) 11 (1): 21–39.

[52] Farrell, Warren (1993). The Myth of Male Power: Why Men Are the Disposable Sex (en inglés). Nueva York: Si- mon & Schuster. ISBN 0-671-79349-7.

[53]

Williams, Dana (23 de enero de 2004). Tolerance.org, ed. «Clothing Designer Misses Point of 'Girl Power'» (en in- glés). Archivado desde el original el 25 de enero de 2009. Consultado el 21 de julio de 2013.

[54] Strauss, M. (2005). «Women’s violence toward men is a serios social problem (pp. 55-77)». En Loseke, D. R.; Gelles, R. J.; Cavanaugh, M. M. Current controversies on family violence (en inglés). Newbury Park: Sage Publica- tions.

[55] Gutton, Donald; Nicholls, Tonia; Spidel, Alicia (2006). «Women’s Female Perpetrators of Intimate Abuse (pp. 1- 32)». En Buttell, Frederick P.; Mohr Carney, Michelle. Women who perpetrate relationship violence: moving be- yond political correctness (en inglés). Newbury Park: The Haworth Press.

[56]

Rabinovitch, Dina (26 de noviembre de 2001). The Guar-

dian, ed. «Domestic violence can't be a gender issue» (en inglés). Archivado desde el original el 27 de agosto de

2009.

[57] Kelly, Linda. «Disabusing The Definition of Domestic Abuse: How Women Batter Men And The Role of The Feminist State» (PDF). Florida State University Law Re- view (en inglés) 39 (2): 791–855.

6 Enlaces externos

The Fraud of Feminism texto completo de Ernest Belfort Bax (en inglés).

6

7 TEXTO E IMÁGENES DE ORIGEN, COLABORADORES Y LICENCIAS

7 Texto e imágenes de origen, colaboradores y licencias

7.1 Texto

Masculinismo Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Masculinismo?oldid=83930168 Colaboradores: BOT-Superzerocool, Fixertool, Jmvgpartner, Sedn, Jkbw, Fitoschido, Grillitus, XanaG, Jaluj, MetroBot, Totemkin, Leonel1497, Felipedaniel75, Strakhov, Venus456456, DanielLZIraldo y Anónimos: 12

7.2 Imágenes

Archivo:Larger.Symbol_for_cooperation,_mutual_respect_between_male_liberation_and_women’{}s_liberation.movements. png Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c4/Larger.Symbol_for_cooperation%2C_mutual_respect_between_ male_liberation_and_women%27s_liberation.movements.png Licencia: CC BY-SA 3.0 Colaboradores: Trabajo propio Artista original:

Archivo:Local-important.svg Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c5/Local-important.svg Licencia: CC BY-SA 2.5 Colaboradores: own work from various sources Artista original: Sinigagl, Dsmurat, penubag, and The people from the Tango! project.

Archivo:MRM_symbol.svg Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c8/MRM_symbol.svg Licencia: Public domain Colaboradores: This file created by modifying PD image File:Igualtat de sexes.svg Artista original: AnonMoos based on image by Mutxamel

7.3 Licencia de contenido