Вы находитесь на странице: 1из 1
Cuando no se controla el coraje Por el padre Miguel Ángel padre.miguel.angel@hotmail.com
Cuando no se
controla el coraje
Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Tepatitlán en el tiempo

Los árboles de la Alameda

Por Don Juan Flores García

El árbol es parte de nuestra vida. El árbol que nuestros antepasados con tanto cariño se empeñaron en plantar y cuidaban con amor, de él nos servimos hasta de su sombra. Aquí en nuestro Tepa los tuvimos en abundancia

cuando nuestro pueblo era chiquito y en todas las casas teníamos uno, desde aquel arrayán, el guayabo, naranjo, limón, zapote, fresno y muchos más. A éstos les llamábamos árboles de casa o caseros. Además, a lo largo del río había muchos sabinos, de los que todavía quedan algunos. ¡Que lástima que se estén acabando! Es curioso como el tiempo siempre es motivo de recuerdo a lo largo de nuestro siglo. Al hablar hoy de los árboles de la alameda, de esa que presentamos en una ocasión que fue motivo de alegría por los paseos que allí tuvieron lugar, ahora con cierto dejo de tristeza vemos como les está llegando su hora.

Nos han deleitado tanto con su belleza en ese lugar, en las dos aceras nos proporcionan su acogedora sombra. Todos esos eucaliptos además nos brindan salud al respirar el aroma que expelen. Los árboles que hoy vemos fueron plantados en el año de 1912, siendo presidente municipal de Tepatitlán el ciudadano Luciano Fernández y regidor don Jesús Vallejo, quien mandó se plantaran con un costo de cuatro pesos cincuenta y ocho centavos. Qué satisfactorio para don Jesús fue ver crecer para beneficio de los habitantes de nuestra ciudad, esos eucaliptos… Y ¡Quien lo fuera a creer! Que uno de ellos sería escogido para dar gloria a un hombre de Dios; al ser una de sus ramas objeto de su muerte. ¡Cuánto dolor debe haberle causado a este árbol, que provocó que se secara esa rama! La que sostuvo el cuerpo de un santo mártir, el Señor Cura don Tranquilino Ubiarco, la devoción al alma de este Santo que la gente le tiene sigue patente. Por varias generaciones se ha tenido y ese tronco que aún vemos, conserva el símbolo del dolor que nos causó el sacrificio. Estos eucaliptos, que también nacieron en el siglo pasado, van al parejo de nuestras vidas. Crecieron tan altos y tan fuertes, que lucieron sus ramales. Algunas de esas ramas sirvieron para sostener una soga, pero para hacer un columpio, aquellos tan usados en nuestra niñez para mecernos tan fuerte como podíamos. Algunos de éstos árboles, los más jóvenes, fueron plantados allá por el año de 1934, por aquel señor que cuidaba nuestra querida Plazuela del Tepetate, don José Navarro “el Chillo Corta”. Así aquellos eucaliptos se elevan apuntando al cielo, con tanto año de vida están llegando a su fin. Es necesario por lo menos mutilarlos, para que sus débiles y ya peligrosas ramas no vayan a caer sobre personas o bienes materiales. Durante mucho tiempo, los árboles que fueron plantados por don Jesús Vallejo, en aquel tan amplio lugar, solo para ellos, lucieron, dieron sombra y alegría. Conste que me estoy poniendo nostálgico de sentir que esos árboles irán desapareciendo y que antes no nos estorbaban y por eso decimos que así fue Tepa en el Tiempo.

que esos árboles irán desapareciendo y que antes no nos estorbaban y por eso decimos que
estorbaban y por eso decimos que así fue Tepa en el Tiempo. La imaginación del mexicano

La imaginación del mexicano trabaja horas extras viendo moros con tranchete, donde no hay moros ni tranchetes. En fuerza de su naturaleza susceptible cree advertir aquí una mala cara, allá una mala voluntad, siempre en espera de lo peor, temeroso a cada paso de la emboscada, con que él mismo se abre una fuente de sufrimientos y pequeños odios más o menos gratuitos. En medio del habitual pacifismo, la agresividad del mexicano estalla en tres ocasiones, “hecha brava” cuando está ebrio, cuando lo atacan o cuando se siente superior. Si está en sus cinco sentidos, si nadie se mete con él, o si no goza de jerarquías, es una mansa paloma. Ebrio, se convierte en un valentón, poco menos que un energúmeno, capaz de golpear a la esposa, destruir los muebles del hogar, agarrarse a trompada limpia con quien sea, excepto su compadre, y descontar al presunto enemigo. A tal grado, que lo descuenta del censo nacional de vivos y pirámides de edades. Uno menos. Suele haber dinamita en el vocabulario. Por lo menos petardos y chinampinas. Violencia verbal. Frases agresivas que estallan en la conversación, los corridos, las canciones de charros de películas, muy perdonavidas. Dichos y dicharachos de malhablado, valentón de barrio, perdulario y lépero. “Ábranse piojos, que ahí va el peine. Aquí está su querido capitán. Conmigo encuentras la horma de tus zapatos. Yo soy su padre, gústeles o no les guste. Aquí nomás mis chicharrones truenan”. Las maldiciones mexicanas, que reconocen por sede y capital a la ilustre ciudad de Alvarado en el Estado de Veracruz, de donde irradian a los cuatro vientos; las maldiciones de uso

que no son demasiadas en el número, conllevan de ordinario una insultante pigmentación sexual. Son tan coloradas, que hacen enrojecer de ira al destinatario. Todas pueden ser resistidas por la paciencia del mexicano, menos aquella que menciona a la

la paciencia del mexicano, menos aquella que menciona a la madre, naturalmente sin mención honorífica ni

madre, naturalmente sin mención honorífica ni premio de buena conducta. El mexicano sería capaz de aceptar que él es sinvergüenza y, si es necesario, que aún también lo son sus tíos, primos y demás parientes, menos el ser sacrantísimo que le dio el ser. Si le recuerdan al padre, apenas se inmuta; si a la abuela,

lo mismo da. Pero que no le mienten la madre. La madre no se

menciona jamás. Prohibido el paso. Ni la palabra misma se

puede usar. Excluida quedó del diccionario per infinita sécula. En vez de madre hay que decir mamá, la jefa, la jefecita, la patrona o, con cierta chabacana solemnidad, la autora de sus días, la progenitora y con eufemismo digno de mejor suerte, “la hermana de tu tía”. Al examinar expedientes de homicidas que compurgan una sentencia en la cárcel, se puede observar cómo todos ellos confiesan que la causa que los llevó al crimen fue el estado de ebriedad en la inmensa mayoría, un rato de coraje

o simplemente confiesan que no fue su intención matar y no

saben cómo pudo sucederles tamaña desgracia. Alcohol, ira, irreflexión, he aquí las constantes del homicidio. Y claro, el hecho de andar armados. Porque, como diría Perogrullo, si uno sólo lleva consigo su cartera, no puede matar a nadie, aunque ande en el último grado de congestión alcohólica.

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

El Banco Diocesano de Alimentos de Los Altos

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

PorArq. Sergio Antonio Figueroa Garnica

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123
1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

“Porque tuve hambre y ustedes me alimentaron

La meta es llegar a las 500 familias, aún cuando hay variables

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

San Mateo 25,35

Evangelio

el apoyo. Pero haga cuentas, amigo lector, la mayor parte de las

familias están integradas por 5 o más personas, modesto el número

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

Entonces los “los buenos” preguntaron al Señor de la

aproximadamente si comparamos que hay colonias en lista de

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

cuándo te vimos sediento y te dimos de beber? En la región de los

productos de la canasta básica aumentan día con día y la falta de

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

27 de Abril del 2008. El Banco Diocesano de Alimentos de los

Misericordia.

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

aclarando que las vende a un costo menor partiendo de que si las

pues recibirá atractivos beneficios fiscales. Además del costo, se

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123 y

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

autofinanciable y rentable a través de las cuotas de recuperación

Esto va más allá de repartir despensas de alimentos. Ahora

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

exceder más del 10% del valor comercial del producto.

pues todos tenemos en nuestro guardarropa una prenda de vestir

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

donador y el beneficiario: Acopian, seleccionan y distribuyen

nos ponemos y que le pudiera servir a gente que en verdad lo

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

sector de alimentos de México y los hacen llegar en forma organizada

Participa, lo que hagas ahora como voluntario será lo mejor

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123 a

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

zonas urbanas, rurales e indígenas.

enseña que a pesar que vamos de paso lo mejor es ser un buen

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

riqueza pero está mal distribuida, es una riqueza ociosa, una riqueza

desperdiciada, nació de una idea de los comerciantes del Mercado

México es una tierra bendecida por Dios.

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

aunque ya en un estado de maduración se desperdiciaba, entonces

modorra y la hueva. Hay broncas muy serias y el pueblo mexicano

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123 o

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

378 78 2 55 52, donde la labor no sólo es el alimento para el estómago

apáticos. Ya no espere todo del gobierno.

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123 y

a

correos

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

1234567890123456789012345678901212345678901234567890123456789012123

promocionar la dignidad humana.

sergiof34@hotmail.com

personas, es decir, fomenta la educación y la capacitación para

consejoinstitucionestepatitlan@yahoo.com.mx y

culminación de la educación básica primaria para desarrollar a las

Sus

comentarios

propuestas

mis

sino que también en otra importante etapa se fomenta el inicio o la

Las oficinas están en avenida La Puerta # 260 con el teléfono 01

Ya coopere. Ya no nos hagamos indiferentes. No seamos

distribuir entre gente de escasos recursos.

peores que un terremoto o un Tsunami.

mediante un sistema eficiente, rápido, organizado se podía repartir

es solidario en las desgracias pues el hambre y la pobreza son

de Abastos de Guadalajara al ver que tenían fruta y verdura que

Ya es hora de que los ciudadanos actúen, que nos quitemos la

Banco Diocesano de Alimentos parte de la idea que hay mucha

samaritano. La gente no tiene por que irse a Estados Unidos cuando

Instituciones de Asistencia Social y comunidades marginadas de

para disfrutar esta noble labor y a como aprende uno. La vida nos

alimento perecedero y no perecedero que reciben en donación del

requiere. Habla al Banco y dona lo que sirva, para otra persona.

Los Bancos de Alimentos trabajan como un puente entre el

mínimo que ya no nos queda, ya no nos gusta o simplemente ya no

solicitadas a los beneficiarios por el alimento que no deberá de

viene otra idea que es el Banco de Ropa y Enseres Domésticos,

Los Bancos de Alimentos operan con un programa

de la Federación, 26 de Enero de 2005.

que afrontarla.

al 10% . Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Diario Oficial

ésa no es la idea. La pobreza es una mala racha nada más y hay

de 10% o mayor, o del 50% de tu margen de venta, si éste es menor

regalara, lo que se haría sería tener una actitud de mantener a flojos

obtendrá una deducción adicional de 5% si el margen de venta es

Altos cumplió su primer año en funciones, repartiendo despensas,

Hoy, fiscalmente se tratará diferente al que dona alimento,

Altos si hay pobreza, hambre y mucha.

empleo crece, pero que todo se puede lograr si tenemos

Misericordia. ¿Cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer,

espera, aparte tomando en cuenta que los incrementos en los

actualmente si analiza que serían algo así entre unas 2,500 personas

Tuve sed y ustedes me dieron de beber”

económicas que hacen que baje o suba el número de los que reciben