You are on page 1of 11

Concepto del contrato de concesión.

Un contrato de concesión es aquel contrato entre dos personas con el objeto de otorgar a una persona llamada concesionario, la prestación, operación, explotación, organización y/o gestión, total o parcial, de un

producto, marca o servicio, o la construcción, explotación o conservación de una obra o bien destinados al servicio o uso público como en el caso de las concesión que hace el estado para la construcción y administración de una autopista, puerto, aeropuerto, etc., así como

aquellas

actividades

necesarias

para

la

adecuada

prestación

o

funcionamiento de la obra o servicio por cuenta y riesgo del concesionario y bajo la vigilancia y control de la entidad contratante, a cambio de una remuneración que puede consistir en derechos, tarifas, tasas, valoración, o en la participación que se le otorgue en la explotación del bien, o en una suma periódica, única o porcentual y en general, en cualquier otra modalidad de contraprestación que las partes acuerden.

Nacimiento.

El contrato de concesión se puede formalizar mediante documento privado o publico, o por simple acuerdo entre las partes, pero por las connotaciones que este puede tener y las obligaciones y derechos que de el se pueden derivar, es recomendable que este se haga siempre por escrito, puesto que será la mejor prueba para demostrar los derechos originados en el contrato.

Sujetos.

1.

Concedente. La persona, entidad o empresa dueña, propietaria del

producto, servicio marca, patente, etc.

  • 2. Concesionario. La persona, entidad o empresa que explota por su

cuenta el producto, servicio, marca, patente, etc.

Características.

  • 1. Consensual. Como todo contrato, el contrato de

concesión es

el

resultado de

un

acuerdo

de

voluntad

que

concluye

en

el

perfeccionamiento con el simple consentimiento de las partes.

  • 2. Bilateral. Necesariamente se requiere de la existencia de dos partes

par la celebración y existencia del contrato.

  • 3. De trato sucesivo. Resulta del compromiso en el tiempo de duración

del contrato a cumplir con las obligaciones de estos, lo que implica

necesariamente una ejecución sucesiva de los actos propios del contrato, conducentes a la realización plena de este.

  • 4. Oneroso. El contrato de concesión significa una remuneración para el

concedente que puede consistir en derechos, tarifas, tasas, valoración, o en la participación que se le otorgue en la explotación del bien, o en una suma periódica, única o porcentual y en general, en cualquier otra modalidad de contraprestación que las partes acuerden.

  • 5. Atípico. La legislación Colombiana no regula este tipo de contrato, ni

el código de comercio ni el código civil lo mencionan expresamente, por lo que estos contratos se rigen por el principio de libertad contractual, pudiendo las partes pactar su forma, efectos y extinción del contrato, siempre dentro del marco general de la ley.

  • 6. Revertible. A la finalización o extinción del contrato de concesión, el

concesionario debe

devolver

los

bienes

(en

forma

gratuita,

sin

compensación)

que

se

le

hubieren

entregado

para

la ejecución

o

explotación del objeto del contrato, puesto que es de la naturaleza y

esencia del contrato de concesión, la reversión, restitución de los bienes destinados a la explotación de la cosa concedida.

Obligaciones de las partes.

Concedente.

1. Autorizar al concesionario para el uso o explotación de la cosa
1. Autorizar
al concesionario
para
el
uso
o
explotación
de
la
cosa
concedida.
concedida.

Esta autorización es la que le permite al concesionario actuar

por cuenta propia, y debe constar por escrito en el contrato, pues se

constituye como única prueba para demostrar su derecho a explotar la cosa concedida.

  • 2. Realizar lo pactado, lo cual puede consistir en hacer o no hacer, como

por ejemplo el no colocar (no hacer) otro almacén en la misma región o

ciudad en donde el concesionario colocara el suyo, o en el de mantener (hacer) la calidad de la cosa que el concesionario explota.

  • 3. Entregarle en la forma, plazos y condiciones al concesionario los

bienes y mercancías según lo pactado en el contrato.

  • 4. Suministrar el concesionario la información pertinente, la capacitación

y asistencia técnica sobre el producto, servicios o marca concedida.

  • 5. Las demás obligaciones que haya pactado como por ejemplo la

exclusividad a favor del concesionario, lo que significa que no entregará en concesión, el mismo producto, marca o servicio a otra persona dentro de una determinada área geográfica, ni lo instalara él mismo.

Concesionario.

  • 1. Explotar la cosa concedida o

la

actividad a

nombre y por cuenta

propia. Esta resulta ser la obligación esencial del concesionario puesto que es el objeto mismo del contrato de concesión y se debe cumplir en las condiciones pactadas.

2. El concesionario debe hacer lo necesario así se accesorio, para desarrollar la actividad u objeto plenamente en las condiciones pactadas. Esta obligación resulta sustancial porque del cumplimiento de ella puede depender la calidad y la imagen de los productos, servicios o marca proporcionados por del concedente. Así como el concedente tiene la obligación de mantener la calidad e imagen de sus productos y servicios, el concesionario tiene la obligación de mantener y preservar esa calidad e imagen.

3. Permitir el control del concedente. Aunque el concesionario actúa a nombre y cuenta propia y esto supone una independencia jurídica, económica y administrativa, el concedente mantiene el derecho a supervisar y vigilar el manejo que el concesionario haga de su actividad, productos o servicios. Esto se debe entender como la obligación que tiene el concesionario de mantener las condiciones necesarias para que los productos y servicios se mantengan y se presten en las mismas condiciones en que las presta o mantiene el concedente; esto en aras de mantener la calidad y la imagen del producto, servicio o marca.

4. Pagar

al

concedente en la forma,

lugar

y plazos pactados, por

el

derecho a explotar la cosa concedida, según se haya pactado.

5. Custodiar los bienes entregados en concesión e implementar los controles y actividades necesarias para asegurar su estado original. Es importante tener presente que el concesionario no le puede dar un uso a los bienes diferentes al pactado y propio del objeto del contrato.

6. Las demás obligaciones pactadas.

Responsabilidad.

En

principio,

la

responsabilidad

ante

terceros

es

exclusiva

del

concesionario, debido

a

que

este, por

la naturaleza

del

contrato

de

concesión, actúa a nombre y cuenta propia, lo que supone que deberá

asumir cualquier consecuencia o

reclamo

de

terceros.

Esta

responsabilidad durara por el tiempo que dure el contrato. No obstante, pueden existir excepción frente a la responsabilidad ante

terceros, teniendo en cuenta la naturaleza de los productos o servicios

explotados,

como

por ejemplo

en

el

caso del los concesionarios de

automóviles, en

el

cual,

el

concesionario solo es

responsable por la

venta y servicios

postventa inherentes o pactados,

mas

no

de

la

fabricación del vehículo y en especial de errores en la fabricación del

producto o demás circunstancias probadas que no dependen del concesionario y que por su esencia sean responsabilidad del concedente .

En todo caso, el responsable ante terceros es el concesionario, esto sin perjuicio del derecho de repetición que tiene el concesionario frente al concedente.

Extinción del contrato.

El contrato

de concesión, por ser

un

contrato

atípico,

se

rige por

el

principio de libertad contractual, lo cual permite a las partes y siempre dentro del marco general de la ley, pactar sus formas de extinción, que en su defecto y en todo caso serán como mínimo la finalización del tiempo de duración del contrato, el incumplimiento de las partes, la incapacidad de ejecución del objeto del contrato y el mutuo acuerdo como esencia de todo contrato como lo es la voluntad de las partes.

1.) ¿Qué es el contrato de concesión o de distribución comercial? ¿Dónde se regula?

El contrato de concesión puede definirse como aquel contrato en el que un empresario – el concesionario – se compromete a adquirir en determinadas condiciones los productos (generalmente de una determinada marca) a otro empresario – el concedente – y a revenderlos posteriormente en una zona determinada bajo las condiciones fijadas por el

concedente y bajo su supervisión y control. Además, el concedente también se puede comprometer a prestar a los compradores finales de esos productos determinada asistencia con posterioridad a la venta.

Así entendido, el contrato de concesión es uno de los mecanismos de distribución de bienes o servicios de un empresario a través de otro. Por ello, este contrato recibe a veces el nombre de contrato de distribución mercantil o comercial. Junto con otras figuras como el transporte de mercancías, el contrato de depósito o el contrato de seguro, la comisión es prácticamente una institución auxiliar a la compraventa, con la que guarda una conexión económica muy importante.

La distribución entre empresarios puede realizarse de forma más o menos integrada entre ellos, en función de que el contrato de concesión contenga pactos de exclusividad o no. Estas cláusulas pueden ser de varios tipos: distribución o concesión exclusiva, distribución o concesión selectiva, y compra exclusiva. Al carecer en gran parte de regulación legal en nuestro ordenamiento jurídico, la comisión se regula en gran parte por lo que disponen las partes, por la práctica, por la doctrina y la jurisprudencia.

2.) ¿Cuáles son las ventajas del contrato de concesión?

Desde el punto de vista económico y comercial, el contrato de concesión presenta una serie de ventajas, tanto para el concedente como para el concesionario (empresario encargado de la distribución de bienes o servicios del concedente). Estas son las siguientes:

- El concedente puede mejorar la distribución de sus productos canalizándola a través de determinados empresarios (concesionarios) sin tener que realizar múltiples contratos con un gran número de revendedores. Además, así puede coordinar su política de distribución de bienes y servicios para satisfacer a sus clientes de la mejor forma posible.

- El concesionario, que adquiere determinados productos para su posterior reventa, puede verse favorecido por la publicidad de sus productos que ya ha hecho el concedente. Aunque desarrolla su actividad comercial por su cuenta y riesgo, el concedente todavía tiene un cierto control sobre la actividad del concesionario, puesto que debe con frecuencia debe mantener el prestigio de una determinada marca.

  • - El contrato de distribución comercial no sólo facilita la venta de bienes y servicios, sino que también racionaliza su distribución a través de los concesionarios.

  • - Este contrato asegura la continuidad en el abastecimiento de determinados productos accesorios.

    • - Finalmente, el contrato de concesión asegura o garantiza un servicio post-venta para

con los compradores finales de los productos, que corre a cargo del concedente.

3.) ¿Cuáles son las diferencias del contrato de concesión con otros tipos de contratos?

La naturaleza jurídica del contrato de concesión es muy discutida entre la doctrina. Por una parte, algunos dicen que se trata de una modalidad del contrato de compraventa que incorpora cláusulas de exclusividad. Por otra parte, otros dicen que la concesión es similar a un contrato de suministro con exclusiva, o incluso un contrato mixto de venta y arrendamiento de servicios. Al respecto, cabe destacar dos opiniones respecto a las diferencias que presenta la concesión o distribución comercial con otros tipos de contratos:

  • - La concesión se diferencia de la compraventa en que aquella no se agota en una

simple relación de cambio o en una única transacción, sino que este elemento pierde protagonismo en beneficio de otros que son característicos del contrato de concesión. Esto se debe a que el concesionario se integra en la red del concedente, existiendo una colaboración entre las partes, además de que el contrato de concesión desempeña una función económica de distribución (de ahí el nombre de distribución comercial).

  • - Aun siendo ambos contratos de colaboración empresarial, la concesión se diferencia

del contrato de comisión por su duración. Por su parte, pese a que en ocasiones

podrían aplicarse por analogía las normas de la agencia, la concesión se diferencia de aquella en el hecho de que el concesionario actúa por cuenta propia, asumiendo los riesgos propios del desempeño de su actividad empresarial.

4.) ¿Qué tipos o modalidades del contrato de concesión existen?

El contrato de concesión presenta diversas modalidades, que se explican a continuación, y que configuran las relaciones de exclusividad que van a establecerse entre concedente y concesionario:

4.) ¿Qué tipos o modalidades del contrato de concesión existen? El contrato de concesión presenta diversas

La distribución entre empresarios se realiza de forma más o menos integrada entre ellos, en función de que el contrato de concesión contenga pactos de exclusividad o no. Estas cláusulas pueden ser de varios tipos: distribución o concesión exclusiva, distribución o concesión selectiva, y compra exclusiva.

  • - Distribución o concesión exclusiva. En el contrato existe una cláusula de exclusiva

a favor del concesionario, lo que significa que este tiene un derecho exclusivo a vender

sus productos o a prestar sus servicios en una zona determinada.

  • - Compra exclusiva. Se establece una cláusula de exclusiva en el contrato por la cual el concesionario se compromete a adquirir determinados productos sola-y

exclusivamente de un concedente.

  • - Distribución selectiva. En este caso, la distribución de realiza a través de

distribuidores o vendedores autorizados. Estos lo son porque han sido previamente admitidos en una serie de distribución al reunir determinadas condiciones o requisitos de carácter objetivo.

5.) ¿Cuáles son las obligaciones del concedente?

En cuanto a las obligaciones de las partes en el contrato de concesión, debe decirse que, ante la falta de regulación legal, dependen fundamentalmente de lo que hayan pactado las partes en el contrato. En la práctica, el concedente tiene una serie de obligaciones:

- Vender o suministrar al concesionario los productos (bienes o servicios) en los términos (cantidad, calidad, modo de entrega…) pactados con el concedente en el contrato.

  • - En el caso de que se establezca una cláusula de exclusiva a favor del concesionario

(distribución o concesión exclusiva), entonces el concedente se obliga a no proporcionar los productos objeto del contrato a otros distribuidores o concesionarios que operen en la misma zona geográfica que aquel con el que se firmó el contrato.

  • - Con frecuencia, el concedente también suele ofrecer una garantía de sus productos

por un tiempo determinado, además de asistencia a los compradores finales de los

productos con posterioridad a la venta.

6.) ¿Cuáles son las obligaciones del concesionario?

En cuanto a las obligaciones de las partes en el contrato de concesión, debe decirse que, ante la falta de regulación legal, dependen fundamentalmente de lo que hayan pactado las partes en el contrato. En la práctica, el concesionario tiene una serie de obligaciones:

  • - Debe comprar un determinado número o cantidad de productos al concedente.

Además, también puede pactarse que el concesionario mantenga una cantidad de

productos en reserva, para su posterior reventa.

  • - Obtener un volumen o porcentaje mínimo de comercialización de los bienes o servicios.

    • - En relación con determinados productos, deberá prestar un servicio post-venta, con

arreglo a las condiciones que se establezcan. Con frecuencia, también el concedente suele prestar asistencia a los compradores finales de los productos con posterioridad a la venta.

  • - Aunque no es un elemento esencial del contrato, con frecuencia el contrato estipula una obligación para el concesionario a favor del concedente (compra exclusiva). Esta implica que el concesionario se compromete a adquirir determinados productos sola-y exclusivamente de un concedente.

  • - El concesionario se obliga a adquirir los productos a su concedente según el precio

que se haya acordado. Sin embargo,el concedente no puede fijar o determinar el precio de reventa por parte del concesionario, puesto que un contrato de concesión con cláusulas de este tipo podría llegar a vulnerar la normativa sobre Competencia, tanto a nivel nacional como comunitario. A nivel europeo, el Tribunal de Justicia y la Comisión Europea se han encargado de establecer qué cláusulas de este estilo vulneran el Derecho de Competencia y cuáles pueden ser admitidas.

7.) ¿Cómo se extingue el contrato de concesión?

En cuanto a la extinción del contrato de concesión, esta se producirá por las siguientes causas:

  • - Por el transcurso del tiempo pactado en el contrato en caso de que se pactase una duración determinada del mismo.

  • - Si el contrato es de duración indefinida – porque así se pactó por las partes o, en su defecto, si no se estableció pacto – entonces cualquiera de las partes puede

denunciarlo unilateralmente. Para ello, será siempre necesario ejercitar el desistimiento de buena fe y respetando un plazo de preaviso a la parte que no rompe el contrato. De lo contrario, se produciría una resolución abusiva del contrato y, aun roto el mismo, todavía podría haber lugar a la imposición de una indemnización por daños y perjuicios con cargo a la parte incumplidora.

En la práctica, los concesionarios o distribuidores mercantiles suelen exigir algún tipo de indemnización cuando se resuelve el contrato debido a la conducta unilateral del concedente. Esto incluso cuando no haya existido mala fe del concedente. En este caso, la indemnización busca compensar al concesionario por la pérdida de clientela, por daños y perjuicios, o por inversiones y gastos realizados, a semejanza de lo dispuesto para la agencia.

VI. CONTRATO DE CONCESION COMERCIAL

1. Concepto

Este contrato existe cuando un

comerciante concesionario, pone su empresa de distribución o de

venta en su caso, al servicio de otro comerciante o industrial llamado

concedente, para asegurar

exclusivamente en un territorio determinado, durante un período limitado y bajo la vigilancia (dirección) del concedente, la distribución de sus productos, de los que se le ha sido concedido el

monopolio de reventa.

  • 2. Elementos

    • a. Subjetivos: Concedente y concesionario.

    • b. Objetivos: proporcionar productos para su venta.

    • c. Formales: No existe formalidad alguna para los mismos.

      • 3. Caracteres

Bilateral, consensual, atípico, conmutativo, no formal, intuito personae, de tracto sucesivo.

  • 4. Diferencias con otras figuras afines

    • a. Con el contrato de Agencia.En este, el agente actúa en representación del principal, en la

concesión, actúa en nombre propio. Por la representación que ejerce el agente, si celebra contratos, estos resultan celebrados por el principal; en cambio en la concesión, el concedente no es parte de los contratos entre concesionario y cliente.En el contrato de agencia, el agente no corre los riesgos a que esta sujeto el objeto negociado; en el de Concesión los riesgos solo los corre el concesionario.

  • b. Con el contrato de DistribuciónEn la concesión existe una subordinación técnica y económica por

parte del concesionario al concedente; en la Distribución, existe una mayor

autonomía.El concedente no tiene establecimientos propios, a diferencia del distribuidor que puede

tenerlas.En el contrato de distribución, se publicita tanto el producto y su marca como a la empresa

distribuidora; en la concesión se publicita solo la marca del producto y este en sí mismo.

Este contrato existe cuando un comerciante concesionario, pone su empresa de distribución o de venta en su caso, al servicio de otro comerciante o industrial llamado concedente, para asegurar exclusivamente en un territorio determinado, durante un período limitado y bajo la vigilancia (dirección) del concedente, la distribución de sus productos, de los que se le ha sido concedido el monopolio de reventa.

Ejemplo: Alejandro y Valentina realizan un acuerdo con el dueño de la cafetería San Tarsicio en el cual se estipula que los producto que ellos comercializan (papas de limón y pollo) será exhibido en un lugar determinado de la vitrina y que en esta cafetería tendrán exclusividad, el dueño recibiría un porcentaje por las ventas realizadas de dicho producto.