Вы находитесь на странице: 1из 26

La experiencia reciente en la medición del impacto social

de la ciencia y la tecnología.

Luis Antonio Orozco Castro

Introducción

El interés por la medición de los impactos sociales de la ciencia y la tecnología


deviene especialmente de los países en vías de desarrollo, los cuales se ven
enfrentados a evaluar y justificar los beneficios que se pueden obtener con el
diseño de la política en ciencia y tecnología para invertir en I+D, en ves de hacerlo
a través de otra serie de políticas que tienen un alto impacto en el bienestar de la
población. De igual manera se reconoce en declaraciones de organismos
internacionales como la Organización de los Estados Americanos – OEA, que la
ciencia, la tecnología y la innovación son fundamentales para el desarrollo social y
económico de lo países1.

La tendencia desde el famoso reporte de Vannevar Bush en 1945 es el de


considerar que el impacto social es generado a partir del impacto económico, el
cual se mide a través de la cuantificación del retorno de la inversión de las
innovaciones industriales. También era claro que la evaluación de la actividad
científica se regulaba por si misma a través del sistema de científicos y la
evaluación de pares (Rip, 2000). Algunos trabajos como los de Fernández (1999) y
Godín y Doré (2003) hacen un recuento de cómo las mediciones económicas han
dominado el panorama de la evaluación del impacto, y que son pocos los trabajos
que abordan desde un enfoque sociológico la medición del impacto social de la
ciencia y la tecnología.

El problema conceptual que tiene la medición de la innovación como la fuente de


impactos sociales reside en la aplicación de la noción de justicia, la cual se basa en
que el beneficio de unos no se puede conseguir a costa de otros. El utilitarismo
clásico resolvía este problema argumentando que el cambio tecnológico justifica el
sacrificio de intereses individuales con el fin de maximizar la utilidad social, sin
embargo, el paradigma filosófico cambió con la aparición de los trabajos de John
Rawls, quien promulga que cada miembro de la sociedad tiene en sí mismo una
inviolabilidad que deviene de la justicia, la cual no puede ser anulada por el
bienestar de los demás miembros de la sociedad.
1
Ver Declaración de Lima, Noviembre de 2004. Disponible en
http://www.oas.org/documents/ciencia_tecnologia/Declaracion-CyT-E.pdf
También se puede ver la declaración de la UNESCO en
http://www.unesco.org/science/wcs/eng/declaration_e.htm
Es muy importante tener en cuenta que la incorporación de una innovación en una
industria puede generar la reducción de empleos directos e indirectos,
especialmente de personas con baja calificación. El cambio de la innovación
tecnológica está en función de el incremento de los beneficios empresariales de
unos y el descenso en otros, el incremento y el descenso de los ingresos de los
individuos afectados por el cambio, el aumento y el descenso de las oportunidades
de empleo y el cambio en los índices de mortalidad y esperanza de vida. (López y
Luján, 2002).

El impacto social está estrechamente ligado al desarrollo humano, la calidad de


vida y al bienestar, que sin duda se ven afectados por el crecimiento económico, los
fenómenos naturales, las políticas de inversión social, la libertad de expresión y
movilización, la no exclusión por ideología, raza, sexo o territorio, así como las
garantías para la participación democrática.

El concepto de impacto social debe estar vinculado a los parámetros definidos en el


artículo 25, inciso 1 de la declaración universal de los derechos humanos que reza:
“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como
a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la
vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo
derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez
u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias
independientes de su voluntad.” De igual forma el impacto social está
estrechamente relacionado con que las personas disfruten de una vida larga y
saludable, dispongan de educación y tengan un nivel de vida digno, variables
agregadas con las que se mide el índice de desarrollo humano - IDH.

La calidad de vida es el concepto central del desarrollo económico y se basa en que


los miembros de una sociedad puedan acceder a un nivel de vida digno que les
permita vivir la felicidad y disfrutar del bienestar. Éste concepto se refiere tanto al
nivel de vida, al tener, como a la actividad desempañada, al ser, en un balance
adecuado de tener para ser y ser para tener. El desarrollo es entendido como el
proceso de ampliación de las libertades reales de las que pueden disfrutar los seres
humanos (Sen, 1999). Para conseguirlo es necesario propiciar, mediante el sistema
económico y político, igualdad de oportunidades y garantías de acceso a los
servicios públicos básicos como la seguridad, el agua potable, la educación y la
salud, de forma tal que los individuos puedan solventar necesidades que por si
mismos no podrían cubrir con facilidad. Para ello, el sistema político debe permitir
la participación, la libertad de expresión y el cumplimiento de los derechos
humanos. De esta manera se facilita el desempeño de las capacidades individuales
para desempeñar funciones que le permitan a la persona ser o hacer cosas que
consideran valiosas, y vivir el tipo de vida que considere válida para su
autorrealización.

Otro de los factores a tener en cuenta en la noción de impacto social es el hecho de


que los intereses particulares se van colectivizando por medio de las relaciones
entre los miembros de la sociedad, la cuales a través de la confianza facilitan el
flujo de bienes y servicios, empoderando la formación del capital social. Éste
capital le permite a los individuos sentir la pertenencia a un conglomerado,
construir una identidad y acceder a la funcionalidad en el sistema institucional.

En este orden de ideas, se puede entender el impacto social de la ciencia y la


tecnología como los cambios que experimenta la calidad de vida y el bienestar de
la sociedad y el medioambiente a través de los procesos de creación, difusión, uso
y apropiación de los productos generados por las actividades científicas y
tecnológicas.

De esta forma los resultados de la actividad de investigación representan la unidad


base de análisis sobre la que se ha de buscar la forma en la que llegan a la sociedad
y generan cambios en la misma. Estos cambios tienen relación entonces con la
actividad de las personas, sus costumbres y hábitos de vida, sus prácticas de acción
grupal, sus formas de conducta y conciencia, así como en las condiciones de vida
de la población en agregado. El impacto social debe hablar sobre la forma en que
cambian las formas de consumo, trabajo, sexualidad, alimentación, diversión,
dinámicas colectivas y prácticas sobre el medioambiente.

Metodologías de medición

La primer metodología, y la más usada desde el trabajo de Robert Solow en 1957,


es el análisis económico, especialmente la relación costo beneficio, la cual es
comúnmente utilizada para valorar las inversiones y tomar decisiones sobre los
proyectos en términos monetarios. Sin embargo, esta metodología no da una real
dimensión de todas las variables que involucra el impacto social. Recientemente se
han construido una serie de correlaciones estadísticas entre indicadores
disponibles como el PIB, la inversión en ciencia y tecnología, el Índice de Adelanto
Tecnológico – IAT y el IDH entre los más representativos, con los que se ha
logrado mostrar a nivel macro un mejor panorama con variables agregadas.

Un segundo enfoque ha sido el de evaluar el impacto de la investigación con


mediciones bibliométricas, las cuales analizan especialmente la cantidad del
material publicado, su topología, sus citaciones, sus medios de circulación, los
cambios de las temáticas en el tiempo y la formación de redes de conocimiento a
través del análisis de coautorias. A este enfoque se le han sumado los esfuerzos
realizados para el análisis de las patentes, en las cuales el factor de impacto
trasciende el alcance de las citaciones para analizar las licencias otorgadas.

Una tercera forma de medir los impactos de la investigación es mediante las


valoraciones de expertos, quines responden unos formularios en donde exponen
su apreciación de los cambios generados por la aparición y circulación del nuevo
conocimiento. Los paneles de expertos generan una serie de información subjetiva
que puede generar sesgos de acuerdo a los intereses particulares, y también dar
apreciaciones que están sujetas a la interpretación de los tomadores de decisiones.
Sin embargo este método ayuda a valorar la medida en la que se generan cambios
por la difusión y utilización de una tecnología en diferentes ámbitos de interés.

Una cuarta manera de acercarse a la medición del impacto consiste en la


evaluación de usuarios a través de encuestas. Por medio de éstas se puede
conseguir información para la valoración de la investigación, en especial sobre su
efectivo uso y la representación de las significaciones que tienen sobre la acción de
la CyT en los beneficios percibidos. Los resultados son difíciles de presentar
sistemáticamente desde una perspectiva etnometodológica para la comparación
internacional, y su aplicación se hace en especial para objetos de estudio bien
definidos.

Un quinto método usado, y uno de los más recomendados por la literatura


reciente2, es el de la elaboración de estudios de caso para hacer una valoración
2
Smith, Vincent. 1998. “Measuring the Benefits of Social Science Research”. Impact Assessment Discussion
Paper No. 2, Washington. International Food Policy Research Institute – IFPRI
Kilpatrick, Henry. 1998. “Some Useful Methods for Measuring the Benefits of Social Science Research”.
Impact Assessment Discussion Paper No. 5, Washington. International Food Policy Research Institute – IFPRI
Salter, A. y Martin, B. “The Economic Benefits of Publicly Funded Basic Research: A Critical Review”.
Working Paper # 34, SPRU Electronic Working Paper Series, Brighton, UK, 1999.
Rip, Arie. 2000. “Societal Challenges for R&D Evaluation” Learning from Science and Technology Policy
Evaluation. School of Public Policy, Georgia Institute of Technology, Atlanta, USA y Fraunhofer Institute for
Systems and Innovations Research, Karlsruhe, Germany.
Cozzens, Susan y Bortagaray, Isabel. 2002. “S&T Policy for Human Development - the logic of outcome
indicators”. Indicadores de Ciencia y Tecnología en Iberoamérica. Agenda 2002 Ponencias del Quinto Taller
Iberoamericano e Interamericano de Indicadores de Ciencia y Tecnología. RICYT
Godin, Benoît y Doré, Christian. 2003. “Measuring the Impacts of Science: Beyond the Economic
Dimension”. Canadian Science and Innovation Indicators Consortium (CSIIC)
Meinzen-Dick, Ruth; Adato, Michelle; Haddad, Lawrence y Hazell, Peter. 2004. Science and Poverty. An
Interdisciplinary Assessment of the Impact of Agricultural Research. International Food Policy Research
Institute – IFPRI 2004
Albornoz, Mario; Estébanez, María y Alfaraz, Claudio. 2005. “Alcances y limitaciones de la noción de
impacto social de la ciencia y la tecnología” Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad –
CTS. Vol 2. No. 4 Enero de 2005. Organización de Estados Iberoamericanos - OEI
Villaveces, José; Orozco, Luis; Olaya, Doris; Chavarro, Diego Y Suárez, Elizabeth. 2005. “Cómo medir el
"impacto" de las políticas de ciencia y tecnología”. Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad
- CTS. Vol 2. No. 4 Enero de 2005. Organización de Estados Iberoamericanos - OEI
específica sobre un conjunto de variables que permitan un análisis detallado de la
forma en la que se generaron los cambios por la acción de diversos factores, entre
los que se encuentra la CyT. Los estudios de casos son una poderosa herramienta
para examinar directamente las raíces históricas de una tecnología particular y
construir el comportamiento en el tiempo del objeto de estudio. Este análisis debe
estar acompañado de estadísticas y de explicaciones sobre cómo la investigación
fue influenciada por las realidades sociopolíticas y económicas de los países. Los
estudios de caso generalmente complementan los hallazgos de los estudios
econométricos, las valoraciones de los paneles de expertos y las encuestas. Sin
embargo, los estudios de casos son costosos de administrar, pueden tomar un largo
tiempo para analizar los múltiples factores de la realidad y pueden carecer de rigor
y estructura lo que debilita los ejercicios de comparación internacional.

Experiencias recientes de medición

A continuación muestro algunos enfoques metodológicos recientes, con el fin de


ver las múltiples vías en las que se han acercado diferentes investigadores en el
mundo a la medición del impacto social de la ciencia y la tecnología. El material
base son las ponencias del International Colloquium on Measuring the Impacts of
Science, realizado el 17 y 18 de junio de 2004 en Montreal, así como las ponencias
del IV Taller de indicadores de impacto social de la ciencia y la tecnología,
“Estrategias metodológicas y experiencias recientes de medición del impacto social
de la ciencia y la tecnología”, realizado entre el 2 y 3 de agosto de 2004 en San
Pablo. Finalmente muestro dos documentos en los cuales se aborda el tema de la
medición del impacto social de la CyT. El primero es un compendio metodológico
desarrollado por la Universidad de Manchester, y el segundo es un ejercicio de
evaluación del impacto realizado por el International Food Policy Research
Institute – IFPRI.

Ha cuatro tendencias generales en las que clasifico los trabajos. La primera es la


que tiene que ver con análisis bibliométrico la cual ha sido empleada en Chile e
Inglaterra. El segundo enfoque usado por investigadores en Canadá y Sudáfrica ha
sido el de analizar los sistemas de innovación y hacer énfasis en la creación de
empleos y empresas como muestra del impacto social alcanzado. En tercer lugar
están los avances en países como Brasil, Colombia, Cuba, España y Sudáfrica que
han estado basados en la idea del seguimineto de una política o un programa de
ciencia y tecnología. Generalmente el trabajo ha consistido en hacer una evaluación
de los logros alcanzados y proponer estrategias para la formulación de nuevas
políticas. Finalmente la cuarta forma de acercamiento a la medición del impacto ha
sido la de analizar las formas en las que el nuevo conocimiento se vincula con los
usuarios, y a partir de esa evidencia justificar cifras agregadas. Países como
Argentina, Canadá, Estados Unidos y Noruega han avanzado en esa dirección.

Mediciones bibliométricas

Scott Tiffin
Director, Research & International Affairs
School of Business, Universidad Adolfo Ibanez, Santiago, Chile

La presentación es un llamado a construir indicadores sobre el desempeño de las


ciudades, ya que de esta manera se puede crear un interés por los indicadores de
CyT en los funcionarios públicos y en las industrias. La idea fundamental del autor
es que las ciudades hoy por hoy compiten entre si, y la capacidad endógena de
generar nuevo conocimiento permite valorar la posición relativa en la que se
encuentran las ciudades. Finalmente presenta un escalafón de ciudades a partir de
sus publicaciones y sus patentes usando como fuente de información el ISI.
Gustavo Crespi y Aldo Geuna
University of Sussex. Brighton, UK

La ponencia muestra indicadores bibliométricos en términos de producción y


citaciones entre 14 países. Esta información es construida en términos de la
colaboración científica entre los países y se exponen unas medidas que son
construidas sobre una matriz cuadrada, con el fin de hacer un escalafón de países y
mostrar el grado en que su productividad científica es reflejada en el impacto visto
a través de las citaciones.

Martin Meyer,
University of Sussex. Brighton, UK

La presentación hace referencia al impacto de las patentes, tanto en el contexto de


las citaciones como en la transferencia tecnológica. Concluye que las
interpretaciones son problemáticas ya que es engañosos pensar que una citación de
una patente es muestra de una transferencia tecnológica. De otra parte hace un
análisis en el caso de las patentes en el sector farmacéutico, biotecnológico y de
química orgánica con el fin de analizar patrones de transferencia tecnológica y
definir las nuevas empresas, así como las innovaciones que alcanzan un alto
desempeño en el mercado. En cuanto a los indicadores no económicos, el autor
examina las patentes con el fin de listar las que son usadas en un contexto
comercial, con lo cual el autor argumenta que se alcanzan los impactos de la CyT.

Mediciones en los sistemas de innovación

Monica Salazar y Adam Holbrook


CPROST- Simon Fraser University, Vancouver, Canadá

Este trabajo es un estudio de caso comparativo a nivel de ciudades en cuanto al


desempeño de la industria biotecnológica, visto como sistemas regionales de
innovación. Analizan el rol de la universidades y de la financiación pública, con el
fin de ver las entradas y las salidas del sistema en términos de patentes y
publicaciones, y examinar los resultados en términos de comercialización de la
investigación, inversiones de capital de riesgo y empleo. En cuanto a indicadores
de impacto social muestra la población insertada laboralmente en los sistemas
productivos de la biotecnología.
Magdalena Peinar
National Research Foundation South Africa

Este trabajo muestra el desempeño de un sistema nacional de innovación a través


de diferentes estadísticas que dan un panorama de su situación. En cuanto al
impacto social se hace referencia a los empleos y al desempeño económico de las
firmas.
Mediciones sobre la política o los programas de ciencia y tecnología

Johann Mouton
Centre for Research on Science and Technology de la Universidad de
Stellenbosch, Sudáfrica

Este trabajo se centra en un modelo en el cual se hace explícito un problema, se


trazan objetivos en un programa para coordinar el flujo de recursos, las actividades
y la obtención de productos, los cuales llegan al grupo objetivo generando efectos.
Este trabajo alude a tres nociones básicas para ver el impacto de los programas, la
primera es la de emergencia, donde la evidencia de los impactos está sujeta al
cambio del tiempo. La segunda, la de acumulación, hace referencia a todo el
conjunto de capital producido en el pasado. La tercera, llamada objetivo libre vs.
evaluaciones dirigidas, tiene que ver con que la investigación dirigida se sincronice
en el tiempo con la libre, y la cuarta noción, la de indeterminancia, tiene que ver
con la idea de que en la ciencia se pueden alcanzar resultados no esperados.

Diego Moñux
Centro de Automatización, Robótica y Tecnologías de la Información y de la
Fabricación – CARTIF. Valladolid. España

La presentación da relevancia a las políticas como motores del cambio, y que la


CyT deben contribuir a las metas trazadas. Define que los objetivos políticos se
enmarcan en la necesidad de innovaciones para solucionar las demandas
socioeconómicas. Hace énfasis en la evaluación del impacto como esa evaluación
de las políticas que orientaron el cambio y centra su propuesta en el rol de los CDT
como vinculadores de la CyT con las empresas y la sociedad. Finalmente propone
hacer una clasificación de los proyectos sobre su relevancia para el impacto social,
y usar un listado de factores de impacto para hacer la vinculación con la oferta de
conocimiento.

Armando Rodríguez
Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Cuba.

La metodología se basa en la identificación de los principales bienes y servicios que


tienen un valor agregado por la aplicación de resultados de proyectos de
investigación. De esta forma el impacto social es medido a través de indicadores
que caracterizan el beneficio social aportado por cada producto evaluado.
Finalmente este trabajo se basa en la información suministrada por los usuarios del
nuevo conocimiento. Define los destinos del impacto como esos sectores
priorizados en el proceso de desarrollo económico y social de una nación. También
recalca que hay unos intermediaros y mediaciones para que la CyT pueda
convertirse en impactos sociales. Con esta metodología presenta un estudios de
caso para el tema de vacunas humanas y las ciencias sociales.
José da Rocha Carvalheiro
Fundação Oswaldo Cruz - Ministério da Saúde. Brasil

El enfoque presentado tiene como base la implementación de políticas que orientan


la actividad de I+D, sobre las cuales se busca la manera en la que van cambiando
las realidades sociales. El impacto en salud es visto como la conjunción de Inputs
(insumos de la investigación), Outputs (descubrimientos científicos) y Outcomes
(avances sociales). La metodología consiste en trabajos (informes) realizados por
consultores expertos en salud, charlas con los directores de oficinas que
implementan las políticas, discusiones con los diseñadores de política y análisis de
la diseminación de los avances científicos.
José Luis Villaveces
Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología

El impacto es visto como la medida entre lo propuesto y lo alcanzado, haciendo un


análisis de los cambios generados en el tiempo en la academia, la producción la
sociedad en general. Presenta un modelo donde se observan las causas de los
impactos a través de la verificación de los resultados, entendidos como productos
(tangibles, verificables y circulan), logros (medida de acuerdo entre lo propuesto y
lo alcanzado) y efectos (como los cambios que experimenta la sociedad). La
metodología se basa en la reconstrucción de la información en los niveles micro,
meso (intermedio) y macro para mostrar los productos que genera la ciencia, los
logros alcanzados por un programa de ciencia y tecnología, y los efectos que son
observables en el entorno macro de la sociedad.
Mediciones en la vinculación de la CyT con la sociedad

Stig Slipersæter
Norwegian Institute for Studies in Research and Higher Education
Centre for Innovation Research

Este trabajo empieza por medir las entradas y las salidas del sistema de CyT, luego
crear indicadores de difusión de la CyT entre los que se encentran los intercambios
estudiantiles y las movilidad laboral. Finalmente se hacen encuestas a los usuarios
para ver los motivos y las formas en las que usan el conocimiento y se benefician
de él. La ponencia hace énfasis en que los indicadores de salida no son los
indicadores del impacto, y hace referencia a los procesos de transferencia y uso de
conocimiento como la forma en la que se puede medir el impacto de la CyT.

Elie Geisler
Illinois Institute of Technology, Chicago, Illinois

La metodología se centra en una marco de referencia que da las consideraciones


para escoger la forma en la que se medirá el impacto dependiendo del objeto de
estudio. También expone una serie de indicadores existentes los cuales pueden ser
contextualizados en relación a los ámbitos de estudio. En éste trabajo el autor
construye un índice de “outputs” para comparar laboratorios y centros de
investigación públicos de acuerdo con su eficiencia, eficacia y según la orientación
de su trabajo. También analiza el éxito en términos de la comercialización efectiva
de los resultados y da una serie de indicadores que pueden mostrar los cambios
sociales en series de tiempo, con el fin de dilucidar como se han creado los
impactos por la actividad de la CyT.

Susan E. Cozzens
School of Public Policy, Georgia Institute of Technology, USA

La presentación hace énfasis en que la comercialización de la CyT es un paso


fundamental para dar cuenta de los beneficios que pueden generar en el agregado
social, además muestra como se pueden usar una serie de indicadores para dar
cuenta de los impactos generados usando como ejemplo la biotecnología. La idea
fundamental es que las mediciones de impacto se pueden hacer usando
indicadores de resultado de la CyT y analizando como éstos han llegado a un
mercado. Finalmente sobre esta base se puede atribuir parte de los cambios en los
indicadores sociales a la CyT.
Benoît Godin, INRS
Canadian Science and Innovation Indicators Consortium

En la presentación el autor enfatiza en la distinción entre salidas y resultados de la


CyT, y en que se debe identificar los mecanismos de transferencia por los cuales la
ciencia se traduce en impactos. Esta transferencia consiste en cuatro pasos:
transmisión/difusión, adquisición o integración y uso. También muestra la
pertinencia de la valoración cuantitativa de los expertos en escalas, con el fin de
hacer una medición de los cambios y la importancia de hacer estudios de caso.

Adicionalmente tiene un documento que proporciona un marco para determinar la


contribución de la ciencia a la sociedad. Se divide en tres partes. La primera revisa
los indicadores de impacto de la ciencia disponibles en la literatura y explica
porqué los indicadores económicos dominan el campo. La segunda parte
desarrolla una tipología del impacto que cubre once dimensiones. La tercera parte
discute los desafíos que enfrentan los científicos sociales y estadísticos interesados
en medir el impacto de la ciencia. El documento muestra que el método usado
actualmente es el de correlacionar el PIB con la inversión en CyT, y termina con
una cita de Susan Cozzens que enfatiza en la necesidad de vincular los problemas
sociales más fundamentales en vez de seguir concentrándonos en la rentabilidad
de los programas o actividades particulares.
Lionel Korsunsky
Centro de Estudios sobre Ciencia, Desarrollo y Educación Superior – Centro
REDES. Argentina

El impacto es entendido como los efectos positivos o negativos en la población, de


la incorporación de conocimiento científico y tecnológico en prácticas sociales,
hábitos e instituciones. La metodología se centra en los procesos de transferencia
de conocimiento. Parte por construir la información de la oferta de CyT, definir los
factores sociales más relevantes y finalmente buscar los mecanismos de
vinculación y los procesos de intermediación entre ambos. Se analiza el uso y los
efectos que éste causa en la sociedad con estudios de caso y se construyen
indicadores macro como la correlación entre la inversión en CyT como porcentaje
del PIB y el IAT.

Assessing the Socio-economic Impacts of the Framework Programme


Policy Research in Engineering Science and Technology PREST,
University of Manchester, England 2002.

La metodología asume en primer lugar que la medición del impacto debe hacerse
en el pasado (corto y largo plazo) y debe generar como producto final unas
recomendaciones para las mediciones futuras. Hace énfasis en que la evaluación
debe partir del análisis de las políticas publicas en ciencia, tecnología e innovación,
y debe analizarse el bienestar de la sociedad y el desempeño de la economía para
dar cuenta de los efectos generados. En el campo de la ciencia, la tecnología y la
innovación tenemos que considerar siempre resultados inesperados así como
cambios repentinos del ambiente político que puede generar revoluciones y
cambios en todos los ámbitos de la sociedad y el medioambiente.

Se propone una matriz para analizar diversas clases de impacto (corto o largo
plazo; directo o indirecto) en cuatro dominios: los mundos de la ciencia, de la
economía y de la sociedad, y de la política respectivamente. Existe una dificultad
para atribuir efectos tales como desarrollo económico, creación de empleos y
generación de bienestar social. Se parte del hecho de que la política pública define
un “contrato social" que apunta explícitamente a crear trabajos, promover la salud
y la calidad de la vida, y preservar el medioambiente.

En segundo lugar la metodología apunta al análisis de "programas temáticos", los


cuáles se refieren a la I+D en áreas tales como "ciencias de vida", "las tecnologías de
la información y la comunicación”, el "crecimiento industrial sostenible", "energía
y el “medioambiente", los cuales son complementados por "programas
horizontales", que promueven la cooperación, difusión, entrenamiento y movilidad
de investigadores.

Los programas se analizan entres aspectos:

• Eficacia, es decir, determinación del si los objetivos iniciales siguen siendo


válidos a la luz del avance en I+D y a las condiciones de a sociedad y el
medioambiente.
• Eficiencia, es decir, determinación del financiamiento adecuado, gerencia y
contractualidadesen orden de asegurar un comportamiento que permita que
se alcancen los objetivos de una manera rentable.
• Efectividad, es decir, determinación de los impactos sociales, económicos,
tecnológicos y científicos.

En la Unión Europea se ha seguido el siguiente esquema:

Tipo de estudio: identifica el foco analítico principal. Se aplican dos sistemas de


categorías: Estudios "socioeconómico"; "historia del éxito", "estrategias", y estudios
"sectoriales" que exploran el contexto de una iniciativa de la política de CyT.

Diseño del estudio: examina el horizonte del tiempo (ex ante, supervisión, a
posteriori) y el panorama, antes y después de la comparación. Hay tres tipos de
efectos estudiados: económico, social y científico-tecnológico.

Colección de datos: Los evaluadores utilizan sus propios datos (examen


estandardizado del cambio del panorama, entrevistas) o fuentes de información
(patentes, publicaciones, estadísticas y datos de las compañías, indicadores de
desarrollo social)

Análisis de datos: Hacen análisis de variables que examina las dimensiones


cuantitativas (crecimiento, tamaño) de las unidades de la observación (compañías,
universidades etc.), y realizan estudios de caso para hacer un análisis profundo
sobre varios aspectos que no se pueden cuantificar fácilmente.

Finalmente se hace la recomendación de la política a través de los exámenes del


impacto. En la figura 8, se pueden ver en el lado izquierdo ejemplos de salidas en
el entorno científico, económico y social tales como productos nuevos o mejorados,
conocimientos técnicos o nuevas normas técnicas, y la creación de nuevos empleos
o la creación de normas para asegurar la protección del consumidor.

Las valoraciones de los impactos de la CyT por los paneles de expertos necesita
apoyarse en información que en gran parte se puede alcanzar de los estudios
independientes de casos puntuales.

Finalmente hacen una valoración de las necesidades socioeconómicas de sectores


industriales particulares o necesidades sociales que cambian en relación a los
grupos sociales, en los cuales es necesario contar con estudios profundos de
economía y ciencias sociales. También distinguen entre los impactos específicos,
previstos e involuntarios, de las actividades financiadas en CyT, analizado los
cambios por medio de estudios de evaluación temáticos o por valoraciones de las
nuevas tecnologías y los cambios que representan para la sociedad y el
medioambiente.

Science and Poverty. An Interdisciplinary Assessment of the Impact of


Agricultural Research.
International Food Policy Research Institute – IFPRI 2004

La metodología se basa en la realización de estudios de casos, en donde la


economía, la sociología y la antropología son vitales para valorar los impactos
sociales que traen consigo la incorporación de nuevas tecnologías en los sistemas
productivos. Se sustenta en el examen de paneles de expertos, entrevistas
cualitativas, grupos focales y métodos etnográficos de análisis.
En la agricultura, el objetivo de la investigación cambió, antes se buscaba la
reducción de los precios en los alimentos y el incremento de la productividad, y
ahora se soportan en la búsqueda de la solución de la pobreza como problema
principal del desarrollo.

A continuación se muestra el marco de referencia para el análisis

Los impactos son catalogados en dos tipos, directos e indirectos, donde son
descritos cuantitativa y cualitativamente:
Por ejemplo en los casos de incremento del ingreso, se utilizan datos económicos
de variación en el tiempo y se delimita el ingreso por hectárea. En la siguiente tabla
se muestran los impactos en los cinco casos de estudio que presenta el documento:

Finalmente se apoyan en trabajos nacionales que al parecer responden a valoración


por calificaciones de expertos en relación a los significados que le atribuyen a la
inversión adicional en productividad y reducción de la pobreza en dos países, con
el fin de evidenciar de que manera se impacta con la adición de inversión en cada
una de las variables definidas.
Por último recalcan que la atribución de causalidad debe hacerse con mucho
cuidado, y es indispensable entrevistar a los agricultores para hacer relaciones
entre las variables agregadas.

Conclusiones

Se evidencian tres enfoques en los ejercicios de medición realizados en


Iberoamérica, el primero está ligado con la evaluación de la política de CyT, el
segundo aborda los análisis de las correlaciones entre indicadores de desarrollo
social e indicadores de CyT, y el tercero estudia la difusión, uso y efectos del
conocimiento científico y tecnológico en el campo social.

El primer enfoque es necesario en la medida en que es indispensable conocer las


orientaciones nacionales que buscan el cambio tecnológico, y que inciden en el
desempeño de los científicos e ingenieros. Las regulaciones nacionales, así como
las estrategias de promoción de la CyT representan una información valiosa a la
hora de analizar en conjunto los cambios que experimentan las sociedades. La
coordinación de políticas en un sistema institucional en red, permite ver el grado
en que sincronizaron los esfuerzos las distintas dependencias estatales sobre
problemas específicos. Dada la naturaleza multicausal del impacto, es necesario
saber en especial si las políticas sociales y medioambientales se formularon y se
ejecutaron coordinadamente, con el fin de explicar con mayores argumentos la
fuente de los cambios observados.

El segundo enfoque permite generar medidas cuantitativas de comparabilidad


internacional usando las mismas fuentes de información. El uso de una lista de
indicadores pertinentes habilita la construcción de correlaciones que permiten
mostrar en un nivel macro de agregación la forma en la que cambia en el tiempo el
desarrollo humano y la generación de nuevo conocimiento. Sin embargo las
correlaciones deben soportarse en estudios de caso de tal manera que se pueda
comprobar que en efecto los cambios son debidos en parte a la CyT.

El tercer enfoque, permite abordar el tema del impacto a partir de los usuarios y
beneficiarios del nuevo conocimiento, para lo cual es indispensable hacer estudios
de caso dirigidos a ver una problemática, un sector o un producto en particular.
Mediante este tipo de investigaciones se pueden validar los dos enfoques
anteriores, y complementar el esquema de análisis del impacto social de la CyT.

Finalmente debo resaltar la idea de que las mediciones de impacto, de acuerdo al


objeto analizado, requerirá de una metodología particular para cada caso, de tal
forma que lo más importante es contar en los países con un grupo de
investigadores capaces de definir metodologías adecuadas para abordar
necesidades de medición locales, soportándose en un manual general de
metodologías que faciliten las eventuales comparaciones internacionales.

Bibliografía

Albornoz, Mario; Estébanez, María y Alfaraz, Claudio. 2005. “Alcances y


limitaciones de la noción de impacto social de la ciencia y la tecnología” Revista
Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad – CTS. Vol 2. No. 4 Enero de
2005. Organización de Estados Iberoamericanos – OEI

Cozzens, Susan; Bortagaray, Isabel. 2001. “S&T Policy for Human Development -
the logic of outcome indicators”. Indicadores de Ciencia y Tecnología en
Iberoamérica. Agenda 2002 Ponencias del Quinto Taller Iberoamericano e
Interamericano de Indicadores de Ciencia y Tecnología. RICYT
Fernández, Ernesto. 1999. “La medición del impacto social de la ciencia y
tecnología”, IV Taller Iberoamericano e Interamericano de Indicadores de Ciencia
y Tecnología, RICYT. Disponible en http://www.ricyt.edu.ar y en
http://www.oei.es/ctsiima/polcuch.pdf

Godin, Benoît y Doré, Christian. 2003. “Measuring the Impacts of Science: Beyond
the Economic Dimension”. Canadian Science and Innovation Indicators
Consortium (CSIIC)

Kilpatrick, Henry. 1998. “Some Useful Methods for Measuring the Benefits of
Social Science Research”. Impact Assessment Discussion Paper No. 5, Washington.
International Food Policy Research Institute – IFPRI

López, José y Luján, José. 2002. “Observaciones sobre los indicadores de impacto
social”. Revista Iberoamericana de ciencia, tecnología, sociedad e innovación.
Número 3 / Mayo – Agosto de 2002. OEI

Meinzen-Dick, Ruth; Adato, Michelle; Haddad, Lawrence y Hazell, Peter. 2004.


Science and Poverty. An Interdisciplinary Assessment of the Impact of
Agricultural Research. International Food Policy Research Institute – IFPRI 2004

Rip, Arie. 2000. “Societal Challenges for R&D Evaluation” Learning from Science
and Technology Policy Evaluation. School of Public Policy, Georgia Institute of
Technology, Atlanta, USA y Fraunhofer Institute for Systems and Innovations
Research, Karlsruhe, Germany.

Smith, Vincent. 1998. “Measuring the Benefits of Social Science Research”. Impact
Assessment Discussion Paper No. 2, Washington. International Food Policy
Research Institute – IFPRI

Salter, A. y Martin, B. “The Economic Benefits of Publicly Funded Basic Research:


A Critical Review”. Working Paper # 34, SPRU Electronic Working Paper Series,
Brighton, UK, 1999.

Sen, Amartya. 1999. Desarrollo y libertad. Editorial Planeta. Bogotá 2002.

Villaveces, José; Orozco, Luis; Olaya, Doris; Chavarro, Diego Y Suárez, Elizabeth.
2005. “Cómo medir el "impacto" de las políticas de ciencia y tecnología”. Revista
Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad - CTS. Vol 2. No. 4 Enero de
2005. Organización de Estados Iberoamericanos - OEI