Вы находитесь на странице: 1из 132
VOLUMEN II ALFREDO EIDELSZTEIN LAS ESTRUCTURAS CLINICAS A PARTIR DE LACAN II Newrosts, bisterta, obsesion, « fobia, fetichismo y perversiones Alfredo Eidelsztein Las estructuras clinicas a partir de Lacan Votumen IT Neurosis, histeria, obsesién, fobia, fetichismo y perversiones Fidelsatein, Alfredo Lan estructuras clinieas a partir de Lacan. (Volumen 1} ~ Y° ed. - Buenos Aires : Letra Viva, 2008. 254 p.; 23x 16-cm. ISBN 978-950-649-174-1 4. Plcodinalisit. L Titulo: COD 150.195 Correccién de Las chtas y las referencias a cargo de ‘Smua Magis Stunna © 2008, Letva Viva, Libreria y Editorial (Ay. Coronel Difsa 1837, Buenos Aires, Argentina ‘email: Jetravivaielsigmacem Queda fbecho el depiisito que rnarca ta Ley 11.723 Impreso en la Argentina = Printed fm Argentina Coordinacién editorial: Leandro Salgado prvi, bajo lax sanichores que rrcan las eyes, la feproducci6n tonal s parc de esta obra babe cualquict método de ienpresién (nclukdos la reprografla, la fotocopia 17 61 brataninnso digital, sin previa autorizacion: eserita del titular def copyright. ee THTRODUCOION: . (- 2.94 + +24 sitiieer: Sisnhiscsatusns Hee PROLOGO...-- 5 + ev iobie ariel Samim eer Te 13 CAPITULO 1: Una pelémica vigente . - = © et 15 o-Objeciones al concepto . 16 bLas estructures clinicas ¥ el “dltimo Lacan” 16 El temps en fabs cor e_ rynes acter i LE! coneupto de ostroctura de Jacques Lacan y lon tres _ del peieoandtibles e e ee ean ee tn ti Se ies eee deeques Lacan. © - 62 ppt “ 2a {importaciones de conceptos en psicoanalisis. yt SEER ga clinics del caso por easo y lan estructuras clinicas , apc a9 CAPITULO 2; La concepeién elinien de ln neurosia ©. ss + + 43 a Nourosia, eatructuras clinicas, Otro y A + ee ae a a3 49 wees RES seueeeee ba ‘CAPITULO 5: Histeriay Obseniin (DD. . 2... 2... - oF a.Lan neurosis de transferencia en relaciin con Ay. 6 6. 6 6 a7 CAPITULO 10: Las porversionca. - « 189 ‘b.Hiteria y cbresidin en relaciin-can 3. ey rie ese et = 100 o.Prejuicios sobre low perversions, - . 198 eMintomnay delet c fia ee eae boas diets aioe 101 "El inconaciente a cielo abierto” ~ 200 Misiorith RMAC. bos cep eek ues eyes sees os 104 «La estructura cuntripartita . . 4 van formulas de la historia y la obpesiin, 6 6. kk ke 105 * » 207 Cimpasse del “demo” neurdtion 2 2. 2. ee gs LO .La porversida comp el negative de In nowroaia, aie meet plibcnrmaietirida 5 sas et sake fies eee Secon 114 {Sadiamo, emosretneia ear eam Temes 3s 21h Pires e Pore: CAPITULO 6: Historia y Obsesion (MN)... 2, - aD a-Histerin ¢ ientifieacidn. 2 2 ee 119 POSTSCRIPTUM: Acerea del rechago de muchos lncaniancs ‘Sillsturin yexonpeldn!:.. i. sne-ettsce se se ee ee 123 del concepte de estructuras clinicas.o de law difermeias on e Historia y sutitizacién aes a ee ee a ee oa oe fe een i Neurosis obsusiva ypresencin eal. 0 ls ses see 126 ace D) «9: Ga vere Te cece ce yma BE e Obsosidin como insultd a conc ee eee es A eee 132 Eveiplethatie y paren 2. ice) gig 4! sag ee ee 135 CAPITULO 7: Fobia yfetichismo: el objeioa. . 6... st 199 Mepvein * (tibia eials tac se hee act esc s a ee sn 146 bInterno” y“externo"on el peicoandlisis 2 2 141 vie Wp one Che Re ae SEL Re eee eC Re REE BE ee 143 ease," i ean erie Saree meter se. 144 are tener 1 Seatecaettaeeste cor ls tre - M6 eid dhste” Pentel olutalelatiedtarecn a aetens - 154 recs Mee epehPac coisas ns bree benoit os 156 CAPITULO &: Fobia: parapeto ymuralla . . 6. 2 ee ee 159 PUbicuiee dale ble. Ls al bow as oe ea a Tso boos ea de los conceptos psicosmaliticms. . . . . » « 162 ERRORS Ss St og reed ea eter nea eee eo rs 163 ‘Gracin yecnfil en panic eee eee 166 «La Coma. re ee len eee he alist acs 168 {La manisben fébien DE Ste ume cence CeReeT eer! or | AEITOLG Roce inne tenon be tainly Were _ ist wate Seale eta ee tints ete eo as plo e Lied in 183 A Nesta, Jacquin, (afruducciin ata edichin adnan de un primer eotenes de lee Bac os, nig. 1, Une por Uno N° 42, Buenoe Miron, 1985, a Introduccién ‘La mirada eyroo los exminas que fe han ruoervade wn kn obra’ PAUL KIZE, Picdognnacten Skissenbairk. "Al principio of arte del pusale parece un arte breive, we nirte de pooa enti- dau, (Jel objete conaiderada -a oe trate dé un aeto de perenpeidn, un apreneiceie, un sistema fisioligico a, on ef e0 que now ocupe, un puzzle de pindero- no ex una sume de elementos que Aaya qise alsler y amalicar priniero, sing in conjinte, ot decir una forme, una estructura: ef efemen- fm ne preetiste al conjunta, no es ni nds inmediato ni mids antigun no sor foo elementos lox que detarminan ef conjrnta, sino ef confunte ef que deter- mmiria dow otermentog: ef conocimienty del toda y dir mun leyea, det comfunto y fu eeituctura, ao se puede deducir det conocimlento separrada ele fax par pouibilidad de relactanor esta piesa oon otras y, en cite sontiqe, hay algo. comin entre ef arte del pasate y of arte cel go: wilo las piezas gue po ha- yan justuda cobrardn un cardcter fegthle. cobrardin tin senticies considera- do aislademente, una pier de in puzzle no quiere devir nacta, ex tom aco ‘tet intenses difteultod que precedié aquel acercantients ¥ qua la palabra piteele ~enigrna- express tan bien en ings, no silo no tiene ya recndo de ee re feunon, hasta tel perio ee hax hecho tas dos plezes milagroaamente reunides yo allo son una, a au! vet fuente de error te duce, de desaz6n y cle espera.” r ie re Li itramen ol eg 19, Compra Asap, Baresi, 1 Prélogo Afortunadamente, puedo hoy dar a conocer la continuaciin de Las ex- (rupiurna clinica o partir de Lacan. Han transcurride ya Varios mos dee- de la publicecidn del primer volumen de esta obra; pido diseulpas a sus loctoves por In demora on im oparicidn de lo segunda y dltima pairte El paso de estos afios seguramente ha producido varindos cambios de util y orimntacién entre los textos de ambos volimenca, principalmen- te por list transformaciones que ha sufride mi posicién personal en rola- cién con eaten temas y con el pabcoundlisie en general, producto de la con: tinuackén de mi investignelin y prictica del psicoanuilixia y del estudiode disciplinay y temas afines ‘Entre aquelias modificaciones, puedo destacar lo siguiente: a) cada vez tidia-entiendo que el psiconndlisie cumple un papel en la sociedad, on la modida que implica un rechazo o las tendencins que imperan on nuestra cultura: cl incividuntinmo, ol nihilismo y la corporificacitn yl de lo aubjetivo; b) hoy creo mas neeesaria que antes in via propuesta por Lacan para el desarrotlo.de! priqoandlisis: el operar con Ins noconed de sujeto, Otro, objeto a, eutructura y significante, la formalizacién matemae titada.como recurso de exposicién y argumentacitn en paicoandlisis; a iu ‘vod, Ia racionalizacién de los argumoentos y In orientacién hacia una mds acentuada relacién con la clencia me parecen imperiosaa en ol momento actunl de nuestra disciplina; ¢) mo resultan muy importantes pur el fa- turo del psicoandlisis Ins novedades y los desarrollos inédites propuestos I por Lacan que, estima, pasan inadvertidas para la loctura mis generali- sadn entre aus seguidares, que cansiste em proponer una. continuidad en- tro las propuestas de Preud y de Locan; consecuentemente, In mayoria de las importantes novedades que existen en la obra de-Lacan siguen a Lo rt espera desu reseate. ‘Ei texto que sigue se caracteriza por ol uso profuso de citas de Lacan, as{ propongo destacar su posicién en torna al tema do lan eatructuras cli- 15 Aurinpo Kiomrcrem ‘oioas, pero, ademndia, para que no ee crea que eo sees obra, sino Giecue de is sdadaiaritler tert te plantendos por él, aunque Rcd waeoine kingue no oolneidan eon lo que podria ser dewigna ‘Debo reconocer, ademuin, que el Lacan que cite y womento no 6a a 0, Hat tino no Io digo-en ol wet de la diferunctan entre al ee Lacan, el nejtundo, ate,, sino que recanozee que es posible oncantiar en ut autor tan prolifica, tan dificil de loer y que traté una. korprondontemente (iran contidad de tomas de muy diversa indole, varias orlentuciones que 0. Objectonesnol concepto “estructura clinica” dopenden mucho de ba dn dtiea de quien Jo inturprota. Quiche exile }, Lox extructuras clinicas y el "iltima Lecan” ti un Lacan fnormenolégico u otro que abandons la nocidn de esteuctu- ©. Elticnpo en paiconndlinis Fal; Yo he eoinelto con entas interpretaciencs posibles desu ensefiansg, Hp tL El concepta de extructura de Jacques Lacon y Tox tren tomado otrm, y con el paso de los afios endu vex In sostengn-con sudin eae regintred del paicoandlisia Eon Pury « Diferencias entre las concepciones de Sigmund Freud y a See vinta avec ia politicos: aunque fundamentales para Jacques Lacan vidos ndlvidealamc oborat: 1) a penne ince coaeial Loo ne eS Oe ee del Otro come do un feca tetscieh tba one ae 4 La clinica del caao por caso y las estructuras clinices Sidr do ts palin y el ose con energiaa corpordies (biologizacidn), a ween noltiern citan, esquomas y representacionss geificas de Lacan y Fp este segundo volumen sobre la concepeién lncaniana de las estruc- ees herramionta discursive, poro, furus clinicas on el que desarrollard, dentrode unn perspectiva ractonal y Decal sities para destaear una posicidn que thence artiewlada; laa nociones de neurosis, hivterla, obsesidn, fobla, fetichiamo y SAPO porversiones, me propange comenzar. por recanaiderar el valor a aaignar fl concept mayor de todo este recorrido: el de “estructura clinica”. Sten ‘o] primer yolumen lo planteé con In intencién de definirlo sobre una base: Viren y wef hacerlo operutivo en la préctica clinica, on sta oportunidad: voy. roviaarto dosde la perspectiva de una polémica indudablemente vi- y muy extendida en el campo de interneciin de bos psi ianos. Elle incide especialmente en la compideraciin de los temas de ‘exte volummen, aunque no tanto -y no se entionde por qué—, por ejemplo, Peupecto do ln pricosis, CAPITULO 1 Una polémica vigente 4. Objeciones al concepto “estructura clinica” Tal polémica puede ser presentada mediante las siguientes proguntaa: 1, {Noes estructura clinica” un concepto que Lacan deja de utittenr on ‘dltranscunio de su ensefianza, mustituyéndolo uiteriormente-mediante cl desarrollo y la utilizacién de nuevas légicas, tal coma la nedal- por-otra. forma do considerar la clinica pricoanalitica? y 2 Los términos elementalay con ton Fue me constituye el conjunco do lus eutrocturas clinicas, tales como “histerin”, “fobla", “pervernitin”, abe, dno son leportactones ¢ herencias de la modicina y de lo psiquiatria que el paicoandlisis deberia erradicar de au doctrina? 3, .No en la del peitonniliais “la clinica del caso por caso", volviendi for lo tanto impropéo el uso de nociones que tiendan a constituir clasiad agrupamientos de canon? ‘Yoy « proceder a responder cada. dente ye, on cherta medida, ellas ni b. Las estrocturns cliniess y el “iltime Lacan” Reapecto do In primora, cabs hacer Ins siguientes consideracione#: ee inn be investigada hasta ¢} momento, Lacan jamis utilieé ol sintagma, “estructuru clinica’,’ poro af empled con enorma frecuencia las siguicntes: expresiones: extructura palcdtica, cutructura perversa, estructurn nourie tice, estructura fobica, estructura histirica, estructura obsesiva, estruc- tur paranolea, ete, De manera que ta decisién sobre In pectinencia.© no de lit filincién Incaniana de ta nocién de "estructura clinica” pasa a per, en ai miuma, on hecho de Jectura. 2 Te quo no hay que perder de vista es que, con “estructura clinica’, me intenta estudiar —y af lograr operar sobre ella~ ta clinica peiconnaliticn mediante Ia aplicariin do i nocién de eadrictira. ¥ lo miamo intente ean con todos y exes une de los canceytos peicoanaliticos: estructura interna, estructura del fantnama, estructura del chinto, ete. x aur que, en todas estas maniobras de Lacan, se trata de una busqueda inteligibilidad para ol psicoandlixin. . En cuanto a Ia aplicacién a las considernciones 4obre La estructura slinicaix de Ia lOpiea del “primer Lacan, ol segundo Lacan, el tercer Lacan’, ¥ no nélo b ellas icin a todas y cada uno de los conceptes por él utilizados,. cabehacer una reflexion mas amplia referida o la concopehin del tiempo en psicoandlisis. /Ataso sostenemon en pricoandilisis que lo uttime ea bo més, importante? Mis adelante encararé cate tema en forma capecifica. ‘ ‘En relacidn con ef uso 0 ne de los eonceptos vinculados a las extructite ras'clinicas on el “progreso" -entendido como el avance producido por ol 1, Bin querer ener on ol alagnio ani juny en'Ia lelstéria idol codders agiderenda, proporsgu’ ih crete hedaen cee ene ene ee capo Po qi Pretd jamais donarrulld, por ejemplo, Ax raprentn “estroctura pecdtien”o “estructura noctioa, al menos nance lo oes og ssl aentido de le tockin de estricturade Lacan. E21 peoliems. entonne, 100 en el int ex (Micka «9 de tun término. Progunta porseparadn, angio ex avis solapan. = [AUC NU CHA A NMETV MTT Whevecurrir cit los afion del seminario~ dela ensefianga de Lacan, si ne tra- Jade lo inera frecuencia dé aparicidn, debs reonnocer que, en lo que podrin ‘wer conniderado ontrictamento hablando como el diltime seminarin dicte- thi por Lacan, Lo topologia yo! tempo, no figuran oi “obeesién” ni “histe- fle” ni “fobla", tarmpoco “neurosin” ni “paicosia”. A pesar de lo cual, en to- Joo curses anuales onteriores Lacan opera con ellos. Si se considerase Nieto de bos terminos sobre estructura clinicas utilizados por Lacan? se proburia que “histeria” wo utiliza tantan veces on La familia —vacrite. (helo Laci no habia cumplide treinta y ocho ifios— coms en un apén- ‘Hine de Et Seminario, Libro 24 (inédita) -dictado on el momenta en que #1) dutor tenia el doble de edad; *fobia”, tantas on wna clase de EY Semi- ‘font, Libro 27 come en una de BE Senunario: Libro 4; “obsesivo™ miu ve~ ‘fu en una clase de El Semineria, Libro 16 que en cunlquiera de &! Semi- ‘Wuirio, Libro 2. Aprovechand recursos ixpositivos de otras dinciplinas, es posible con= foecionar una tabla que ropresente cierto aspecto de este problema. Asi, pari ol caso de lax apariciones do *histérica” 6 "histéricas” en los semina~ Toe de Lacan, la tabla es la siguiente: Mimero de clases de seminarios en que Lacan utiliza los términos “histérica” o “histéricas™ Los datos que la tabla revela no permiten sostener el argumento en juego en la primera objecién. Sin embargo, os cierto que, si eumames to- daw las apariciones de todas los términay vinculados can Las nociones de eetructuras clinicas* lo que es muy dificil de hacer con precisién y sin un fan targen de error, se veriicn que wu frecuencia tiends ager menor en a coeno, por epenipls, bona tralizads y publocade ts prope de gusnlietes con ef ttuls Pelee tet viciones y neon de termuinos sobre ratractairas cliaicea en to ensedance de Tse, INE, Bwenoa Airen, 2000 1 Bivol frafine de definiciones y waos ue Nirminos sobre entructurras ciinivas en fn ensefian 20 de faces, recidn mencionado evtablecimos tna lista de relate y euntry Wirminas, 17 ALMMEDO Emery loo iltimok eacritos ¥.somindrios queen lok primeros, pero ex false que enda ves, y para todos elles, sucoda que aparezcan menos veces o que des- aparezean hiscia el final de ln ensefienza de Locan, Recanocida esta cir- cunwtaneis, podemns preguntarnos qué signifies todo esto, ya que ello na os obvio—y como ya Io demostré— ni generalizable a todos loa concoptaay ‘textos low textos. De hecho, vuelve # remarear que el sintagina “estructu- rm clinica” no aparece nunca, y la objociin, a lox argumentos pucstos par smi en juego desde el primer Volumen de esta obra es: "Al final do su onse- fanza, Lacan deja do utilizar la nocién de ‘estructuras clinicas™, pero jel hocho es que nunca fo hizo! Exinten, ademas, otras cuestiones referidas a Ia “frecuencia de apari- clin” que obstaculizan tomar tal cual el problema reapecto a que el me- nor use indica diaminucién del valor del concepta, Bsto se ve con claridad a) considernmos In cuestién con reluckén al concopto de “sujeto". La tabla de pus aporiciones absolutas' on el conjunto de los yolimenes de EF Se- minario es la wiguiente: Opertunidades on las que Lacan utiliza en Et Seminario ol término “sujet” (Se deberia concluir, pues, que Lacan termina abandanande el concep- to de “anjeto” debido a que lo utiliza casi mil doscientas veces on Et Semi- aria Libro & ¥ menos decien en Bt Seminario, Libr 25? Evidentemente, ‘ol problema debe ser planteado en otras tarminos. Sélo obtendremes una respuesta conaistente, si ln progunta es sustituida por una que contribu- ya a una tesolucidn ligicn. Los verdaderos problomas don: qué se denig- 4 Bin dintinguir entre el uso del yoldel termina: adeene, los datos deban ser ormaideradon mils cent: prubables, aque La bpd fom realinadn elnetrdinina moeute y sobre miuterial que pach texto wnddlites, ‘Leesocremu cubncad a arin oe Lacan (Wonaminn 11) na con “estructura clinica™?, {para qué se lo hace asi?, {qué ne guno y qué se pierde al haverlo? ¥_finalmente, jcuil seria ta posiciin mia “psicoann- Itien" frente a-esta problematica? c. El tiempo en psicoandlisis Respecto de In validez de un andlisis fundadoen la consideracién det tiempa, como “flocha de! tiempo", que progresa on forma uniidireceional y unilineal ~justamente el que sostione la objociin que esti en juege en La pregunta quo estoy intentindo responder-, sq debe afirmarque sori iem- pre insuficionte para ser utilizacde en psicoandlisis como base de un and lisia chinico de cualquier elemento, Entendidas como valoraciin preferencial de lo ultorior sobro lo previo o anterior, propongo recharar las expresionca del tipo “el primor Lacan”, “el segundo Lacan”, etc. ¥ lo miamo debe ofirmarse con respocta a la en sefianza de Freud, cnso contrario, ;qué valor deberia danse al Proyocta de jricolagia? {a poco valiowa debide a que ea muy del principio? El “retorno a Freud” propuoste por Lacan, en opaaicidn # laa dos: prin- cipaloe corriontes del piicanruiliaia que Me constituyeron mediante Lacon- tinuacién de lo dltime de Freud 1a psicolagia del yo que prosique loa de- sarroling sobre et yo, y la cecusla inglosa, que extionda la investigacion on ‘wrn alo pulsional-, fue realizado explicitamente por Lacan volviend a lus textos dol “primer” Freud: Lo interpretoctin dir fou nuciioa (1900), La patcopatalagia de tn vida cotidiana (1901) y Loa chixtes y au relacidn don el inconaciqnde (1905), Desde otra perspective, en exte cio la dela pniictica clinica: ncoplan- do fos “tres Lacan”. (debrmos abandonar au propuesta de operar en. pai- coanflisix con la Idgiea temporal del futuro anterior? Ep el afio 1974, Lacan sostuvo al respects: “Bn pexemen, im YEE W Len AEA payati¢na roberta preatinearea edd en Lo que he Homocds eiranwe a Preun aqeello que eatd implicada en fa prde- fice anilities muama. Esto no quiere decir que la segunda tipice quede tn fialteral rexpcto. Ami entender debe rechazarye la texis que sostiene un Lacan “prime ro", “#egundo” y “tercero” considerados como indices de valor crecionte, ya que lu estructura en juego en In priictica analitica opera siempre con un tleinpo viretilar que ne extablece por e) bucle significante. Do hoeho, esto es ; aL et gh, Uru pune Ue N°, heen Arm, LOE Geneheia fesimends loraminad, pig. U8. Unw par Arubo Emevsrrens be patentiaa cuando un analinta interpreta utilizando alga dicho on In pri- mera entrevista, liegu de trunseurridos varios alos de anilisia, con lo cunl rechaza de plano Ia aparente evidencia argumentativa de In objecidn que eo le ech en cara: “Pero jeso ya pad! [Lo dije en el primer tiempo do este trutamiente’”, Lo mismo ee puede decir para In historia construida en un cue: gee mile levportante In historia reciente que la pasada?, {Es mis do- torminante ¢n psicoandlisia la adultez que la infancia? Mas ben se trata de establecer, antes que nada, cudl ei fa estructura {que opera, ye quo, tal come sostiene Lacan en La primera linea de su ea crite sobre La subversién del aujeta: “Una entrictiora ao conatituyente de ta preceis Momodo peteoandtinia La pregunta debe ser entonces; {cull es la estructura con In que ope- ‘rornon lon anolistas, @ mejor dicho, la que rige le que hacemos? De hecho, lik oxpresionea: “estructura neurdtica”, “ewtructura paicdtica®, “estructu- ra histérica’, come todas las otras de la misma indole, no son mis quo ex- presionos del intento de eatablocer cudles san lox elementos operantes ¥ cudles ous leyes, Esta pregunta se orienta en una ética eapecifica, que ts nquella qué se caracteriza por una bisqueda del saber que permita cier- tustipe de incidencia sobre La neurosie, ol sintoma, el deso y al goce y, que implica una concepeidn expecitica del tempo en psiconndlisia. Para responder la impugnacién eh curstién, como otras que nocesarin- magnte ‘ebtablecert las enracteriiticas especifions de la estruc- tra desde la porspectiva del poicoandlisie. d, El concepto de estructura de Jacques Lacan y los tres registros del psicoandlisis {ha estructesra con la que se opera tn psicouniilisis, desde que fue desa- rrollada por Lacan a partir de las propuestas, entre otras, de Claude Livi— * Strauns, es In que se crracteriza por las niguientos: propiedades: © Es le eetructura del cenquam, Io que configura um ploonasmo: 10 existe otra estructura que Ia del longuaje, ni lenguaje que mo este caracterizade por la estructura. © Sus elementos —aunque se manifiesten come sucesos, gestos, wentl- imigntes- gon soowrricarres, unidades caracterizndas por su condi- fh Lacan, dneques, Subverside del sugjeto x di del desea ¢n of ineamselente fraction ino, Raceltne 2, pag. TT, Seglo Veiitinino, Bupnos Aires, 13002, == Lan ermocrimad cLiecar a nici oo Lacan (Vorumen 1) ciin opositiva, negative y diferuncial.? Se puede afirmar que en el campo de aplicacién del psicoandlisis no cxiiten datoa en brute, to dos ellos dependen de su articulacién.con el conjunte de los otros, ninguno escapa —salvo falas en la composicién eatructurnl—m In de- peodencia de la articulacién. Se vuelve imposible asi cualquier fo- normenologia pricoanalitica. En todo caso de psienandlisis donde una pregunta recaiga —y se la ela- hore consecuentemente— sabre murmullor, silencios, tanos, ute., Gator ae eonvertirin en significantes, debido al efecto de la pregunta y a In conac- cuente maniobra dé localicaciéa., © Lacovauxci" hace que cada uno de low sigmificantes valjga sélo en In medida en que posoe un lugar diforencin! en el A, entendi- do como la huterin significante en lo dimensién sincrénica, y cobra tuna pesicién en una cadena significante —debido a la localixaciin antes plantenda-, en la diacrinica, que lo convierte en Lirias y asi es paaible de lectura. © La composicién en la que existe el wignificante om la CADENA GNIM- cante y eu definicién en la obra de Lacan ex:*|...J aniffos cuyo collar fendena! se sella enel anillo de otro collar hecho de anillos”* Cadn anille os of remultade del establecimicnta de una relaciin en forma de buele [linen cerradal entre dos significantos, lo que los hace S, y respectivaments; a au yex, y con la misma Idgiea, el elemento ani- Ilo del Sujeto ae interpenetra —abraza- al de) Otre. * Bl agrupamiente de los significantes es considerado, adermda, un COMANTO y. consecuehtomeante, no pusden constituir una totatidad completa. * Dobido nque enel peiconndlisis, com practica, ol interds esta pues to en la operaciin sobre la néwrosia, cl deseo, cl sintoma y el goce, que implica ol nocraarig encuentro con la vida en sociodad y el cuer- pe binlagico, laextructura existe ordenada por tres registros:-l 81M ROLICO, el IMAGING ¥ el weAL. Cf Milner, Jean-Claude, Bl periplo extruntiral, Amnorrarvu, Buscvus Aires, 24, Lavan, 1 Bf Seeulnaria, Libro 3, pag 264, Paidéa, Baroslona, 1944, ulilixa “eovrianto” (pare referitue al ennjuunto de ina: fi cen la actualiad el wdljetivn tornado de lus Lacan sarle adquerts er An forma “covarianan”, matemitticas gear - B La internet ee fa dere en of incomerisnte 0 fer rami clewde Berucl. Bacriten 2, phy: 461. ‘ijghe Veriativuran, Damian Ales, PERE, i — aL ALnino Emieverrene Ex findomentalmente esto ultime lo que impide conniderar esta con: cepeidn de La tstractura como participe del movimiento extrueturnlista. Asi, deja de fer una cuestién crucial para ef paleoandlisis el heeho de que ol citructurraliamo en ciéncing sociales haya pasado de moda. Solo el pai- coandlisis tiene acceso « la eatractira mediante of discurso concrete y or dennda geguin Jos tres regiutroa. Sélo on ta priictica clinica paiconnilitien se opera en a confluencin de Ja cadena significante y tas logalidades de fo nitubélien, lo imaginario y lo roal. ¥ ndlo.en el pricoandlisia, mo se puc- de dejar canr La nociin de “estructura” debido a que ella ea la tnica fore mu de articular el saber ocumulade en #) psicoanilisis con la necentria posicién de neacinncia o dects ignorancia que el analista debe asumiren catia caso, S¢ puede saber sobre la nutructura manque nunca hasta quo se haya procedido a la roalizacidn del andlisix— es posible ssiber of valor de los clementos on juego on e] material de cada caso, * Apartir de lo Propuesta de B. Jakobsen cn el campo de ln lingdie- ‘Hea, sein Lacon, ol ndmero minimo de elementos para toda con- wideracitn realizada desde esta perspectiva de ta estructura ex de ‘cuaT#o eleniontos, lo que establece unn intima relacitin entre le es- tructura del lenguaje y-el mimero y sus leyes, oem, la matemiticn. Este cuntro nos indlea la nocewidad de-operng, al menos, con dos du- plas de S,S,, 0, dicho de otra forma: con dow bucles; en términas de Froud: con outa y au “Otrn” evoenu. Extn ditimo exigo revinar la estructurix do'los tres registras, ,No debe- Fisn ser al menos euntro fas elementns también covariantes- del nudo de Joa registros? Su nuda, ol monos ol Ultimo propuesto y muy desarrollads por Lacan, el borromoen,” gna corresponderia ser considerada como un borre- meo de cuutro elementos: 8. Ly Ry De ina eribe In cadena uigniflcante particular? Para el peicoundlixte, la respuesta 6s af. Consecucntamento, se veritica of valor do defini In cadena significan- te como un anillo En digebra Incanians —y pars esta perspective se po- dria escribir que low elementos del borremeo de cuntro won: 8, I, R y el ease o el wujeta, equiparundo el diseursy eongreta del aujeta feonstituide por el material producide entre analizante y analista, y todas loa *okran” y "Citroa” que allf habiten} a una cadena significante considerada come un buck, lo que la hace coincidir espacialmente con un rodandol de cuerda. En peicoanatiain, In entructura do los tres registra es operable por el hecho de que eli xc aruda onda orden existe esencinlmonto en su rela- 19. Sir Te denortina “nado, pra en ronlidad oa una endens, nuevsmenie wos uneentramis com una cadens de un collar de srillen rs Lae emnornas cLiracan a rani om Lara CVoRuNtN IT) cidn con los otros dos— mediante un cunrte lnzo que los articuln a low otron ‘tres exprenados también come lnzos (anillos de anillon), tal come sucode on cl ahora famoso nude borromeo, Lavarticulacidn de los cuatro redandoles de cuarda on tal que lon tres re- istras adlo ae anvudan én la prdctica clinica —a diferencia del barromea de la tourin matemdticn de oudos y carlenas— modiante ja intervencién dol cuarte, of lizo del discurso cancreta, el del case o ¢! del sturtro, entendbens do este térmitio como materia, asunto » tema producido en la sesidn anne \itiew. Talen articulaciones pueden ser ropresentadas de la forma niguien- te, tal como Jo hace Lacan en Rf Seminario, Libre 23, El ainthame: @) 5 ry Low tres redondeles del ultimo exquema no ee encuentran inudador aélo eatin superpuostos; en los de! préxime.cl entrelaaaumicnte ee produ- oo mediante La introduccidn de un cuarte, De asta forma se sovtione urn ‘versidn de lo Simbdlico, Io Imaginario y lo Real propia de laclinien paicoa- nalities y limitada a coda caso, No se trata de un nuda borromes de tres cuerdas al que se le agregn una cuarta, sino de uno que roquiern de cun= tro cuerdas para su anudamiente, Asi, el nude borromes de cuatra puede ser confeccionuda de In xiguien- te forma: se parte, por ejemplo, del redondel S. luego ve enloca e) F.sobro el 5, posteriarmente el I sobre los otros dos; consecuentumente, «log trea no, estéin anudados #ino sélo superpucutoa. Finalmente, con el redandel gris tecuro se taza un recorride “por. arriba, por abajo", du tal forran que, quti- tando cualquicra de Ins cuntry, Jos tres restantes se desanudan, tal camo se observa en La siguiente representaciin on que ue ha quitada of redan- del gris oscuro: TE Pig 21, Prada, Huron Aaron, 3008, ALRuG EipiLarretn Log ersten cLiiedas A aor oe Laan (Vorname 11) dda por ol bucle del sujeto y del Otro, o nea, de un caso, salvo nenrokamens I ‘te, tal como sucedié con In amante del paciente referide por Lacan que lo interpreta mediante su mucha. Noes seneillo caracterizar a los trea regletros de Lacan, debido a que él aporta una variaca serio de definiciones y descripciones, pora, ademin, porque pueden ser concebidos segdn dos linens de pensamiento, Una ee caracteriza por intentar dar las propiedades de cada registro conaidera- do como “objeto” con caracteristiens propias; tal modalidad ea la que pe, cncuentra, por ejemplo, en Lor nombres indistintos de Jean-Claude Mil- | ner.” La otra modalidad de eoncebir a los registros propuestos por Lacan para ol psicoandilinis es tomarios a ellos minmos en funcién de |a covarian- cia. Seguin Ja primera modaliciad, se dice:“Lo simbélico pe caracteriza por a, by ¢; lo imaginario por x.y y 2;..”. Pero asi conificados se anula la pro- pueste mds subversive de Lacan de considerar a sus registros en forma | borromea, én la més profunda interdependencia. Si so deja caer eato il Existen otras formas do escribir planamente, el borromoo de cu timo, también se pierde la diferoncia ontre estructura clinica y enforme: como, por ejomplo, la siguionto: ae dad, entre sujeto ¢ individuo-y entre significante y nigno, - ‘Lacan deearrolla un trabajo de presentacidn de sua trea registros e- gun la segunda modalidad recién descrita, Lo hace en EY seminario sobre Lae carta robode, In obertura a sus Escrifos, Alli propane que a partir de una cadena signifieante totalmente formalizada, como la siguiente: LLL LORE LS a 5 8 7 p 8 a Nuev cortand! pulern denarti ‘a mikes eee lo cunt dé los cuntro ne joulan tar, TABLA & p Dé hecho, se podiia (ivertir el orden de los razanamientos y definis el peiconnilisix como la tinica priictica -en el sentido en quicopera una truna- et Teo ee suitancial del sufrimlente y del ucto mediante su quehacer ex- pee que incide on el punto de una confluencia particular de loa tres logal establedda ‘siguiente repartitori rogistros, a través del discurso coneruty y, conkecudntemente, incorporan- Tegan la ee rem = = do a In estructura la dithensién del sein, t p Las otrad distiplinas erréieamente cansideradas vocinns del psitoa- = f nidlinin,corno Ia paloologtaw ti puigiatatr/n, nl qual quo otros tipos to dis. ee ae eee eh eee cursos que se jiueden postular como primis, por ejemplo, la filosafia y la 1B we Fexitiea, no tienen acceso operntive sobre la extructura de Incadena de los fa? Mgnificantes regida por los érdenes simbdlico, imaginario y real y anuda- os Lacan critica a Freud "Venyoagul antes de Lanzar mi Causa Freucdiana. Como con nome dasprenida die cite adffetiva. Sean vatedes [acanianos, ai quieren. Yo nay. ; “fur ev creo edecuado decittes algunas palabras O61. BEMATE QUE MANTENCA) CON Partin. 9 que no ee de ayer: haat eaten tres no: son fos juryn: Mis aves sow tx nlombstlicns do Foal y fo ismcte ginario. Me vi tlevade @ sitwartor coma unt tupotogin, dar del ine, Mexmnancs bo rumen, “0 nuda borramen pone en evidencie fe fariciéa del al-menoe-trea Anuda a tow otros dos riesmnucdadas "oa. ft Yo. Loe ate. Si ie RUOA QT KLAN CREAR 2 PRACTICA, PE, [par OMreTAN WLIO QUE On ea Tene near Pom Flume 4 exe throat “HAY Quit necehio: LO gre FREUT pinued ON sti TRA, LEARAIIA SACTEONH, ADOLACE pe cnniera roars. Me imaginar quie era pares darse 0 entencter dentro de fom Limi- fen dle ew dpocr. “Pera, jno podrianas mda bien aprovechar to que allt figura to aproxierociie.@ i nunelo? oe "Cansiddérose ef sace fof que we produce coma dineuie det Rtlo en su article give Mote deciree: “Das Ich wad des En" ‘Kl exgneraa de Fremd “RI vacey a parecer, en ef continente cle lan pubsiomes /QQE Hit TAN DVUMIATAIM bh nb AOSgUEAAN ewe ant? Silo xe exption por considerar a fms puisiones camo bolitas, han de err expulendiis por foe wrificios del cusrps sma vox (nyperido.e ‘TRdireento ae abrocha un Figa.donde parece preparodo el puntvodo de coliannas por contar: Pero esto no lo dey a wna mercy cnrceoda pues el mismo we cubre con tun extrude ojo pereeptiva dande para mtichos we dee también ls Marea germinal dv wn emubrida sobre el vitele: eneaucr "Adda wes teeta, Ler cayls rypiatricdora de alin aparaio ala Marey' iit jrlemento. Le ciund dice mucha an cuanto a ta dificultod de refererici a to rea. "Por ultion, dow barroe sombrean con au jurdisra fey redacicn dat eate cunjuarete bo rreco con ef propia mace che hetiia Y yn antd clexiymmdis to repriendeta. MILA Con inua Mikucn, Drcaanoe Qui i da Lo! anRoN anne aman Feri, Ponesace toe (CLUIND CONPEAAM QU NO RAPORICR LA PERTINENOL LL PENRAMTENTO QU AARTENDM ALrunO Kinuasrreay En In ditima seccitin de cate volumen, ol Fosticriptum, reality tenso comentario de enta ultigon eita de Locan, q Pa Partiondo de ustos dos esqueman y do los tres texton Jos acompa- fian, pando establecerse el sistema de diferancias -muchoa vores cintnn Suienten elementos (méu adelante wumentard el canjunto de diferen- ‘is entre lax concepeianes do Preud y de Lacan’: ea Exterior # interior totalmen- tesepurndos. Plena, cani equivalente coer po biakigico, cadens cadenas. a Anatancion psiquicas: distinguiblos dentrode! apa- ene ‘Lo que “oxiste™ on el Yinte» | Eaferan di rat can hinhite Objeta tridimensional que eying AILS py tbesmeereck em Paci exterior El ngujero que os impopi- | Centra del huevo, tripa cur Ealiead tingle Aunque la posicién del “altimo Lacan" el preferide por Ia gram ri win de sus lectores- es muy clara, o# indudable que, al respecte, ashe “lacaninnos”, oxiste una ‘prati detora wn el tratamiento del tema do Jaa relaciones y diferencias entre Freud y Lacan. Lo sorprendente es que La- ! if ! a2 LAR EITOTURAN CLBSICAN A Patti De LACAN CY Onan 1) can ne dejé de extablecerlaa y justificarlas desde anten de 1953 y hasta ol coer de wu producciin on paicoanudlisia, Eo éste come en los priximos capitulos, desurrollars mis el conflictivo yoonsible tema al que me refiero, explicitande més mi paricién al respoc- {otensar las diferencias entte Lacan y Froud, y apostar n ganar‘en légi- fa nl hacer usa de ta nocién de “estructura” de Lacan, y concibienda, con su concurao, lo que en sf s6lo-es articulacién o relacidn, Deeacle estas diferencias, cake afirmar que, a partir de la conerpeidn de “estructura” en Lacan, cambia ta elaboracién de los conceptos y hasta de {a prictica del psicoundlisia. La oposicién quo desarrollaré entre Freud y ‘Lacan, que representa mds abajo en forma de tabla, me da la oportunidad ie afirmar que asi como el concopto de “inconscionte™ de Froud ae distin: yuo abéolutamente de todos lou ysok hechos por otros autores anteriores al, el concepte de “estructura” de Lacan también lo hace, Proponge confeccionar la tabla que inseriba las Principales oposicio- nes entre las concepciones de Freud y de Lacan, ln cual 20 puede clabo- rar o partir de la introduceiim del desarrollo do la neeian de estructurit per parte del ditimo, equiparands la posichin de ese concopto on la obra de Lacan con el do “aparate peiquico” en lade Froud. Tal tabla ex la si- ituiente, en Ia que destaco s6lo los principales clementos (yer tabla de lan siguientes paginas), int que ea la estructura material tie habilita la "Otra escenn”, La barra (de ia represida) opera entre Tee y Proc 00 dependiente de la historia entendida comes reeapitulacién (horda Primitiva, padre prinvordial, Adusinato originaria, ote.) 9 acchlente vivencial, Tee! Pree | Ce [Law eernbieriia C1 poicacs « yaarrin ine Lacan (eaten 11) Paicoandiliaia finite (ciara do! bucte de buckes), ‘iia adi Gada Win do wndlieia: wlguna form Respecto dit otros sutores que utilizan la nockin de estructura, se del Pais stain a ol bere ree i ky, considerados como los polow de una controversia, Para el segundo, y eabe destacar que lo hace en el campo de la lingiistica, la estructura est conformada par “elementos primitivos" caractorizados. por poser un va- lor expecifico-Ast, para Chomeky, camo para la gram mayaria de low atsto- neu contempardness nbocados al tema, el kérmino “estructura” es utilien- do con el mismo sentide que posee canndo se dice: "La estructur del edi- ficio, 0 sea, sti colurmnas ¥ vigas,...”. Chomsky mismo, al hacer uso de 1a idea de “estructura profunda’, indica esta logics los niveles de estratifi- cociin— en forma Esta concepcién de In catructura indica lo fundnmental, In distribuciin esencial: pero no es la del lenguaje, aunque se la poutule asi, yu quo no estd constituida, como aquél, por olementoe di- (La nar CE AICTE LCI Cw EOUATITER ve focencialos Gitimos, lo qi impide la distincién catre niveles y, consecucn- temente, rechazn la posibilidad de existencia de metalengunje. Hin la logica de Chonuiky loa clementon non otiquetan, si bien ya no de cosa, peru Aldo conceptont, y ademé, e& completa, aunque se postule lo;qus es obvic: ve cin aus elemerites 86 puode conatruir una eantidad infinita de frases. ‘De hecho, cuando Lacan rechuza In determinackin que algunos analis ‘ta peomueven de lo que él designa: “..el mapa forzado de la clinica’: to face debide a quo con tal forzamiento se intonta negnr el valor de kas ela poraciunes conceptuales que se utilizan para leer on la clinica, pero, + DOF tober toda, porque-las regiones o ganas del mapa no funtionarian como sitereneigles”, ni ol mapa come un sistema regido por Ta lepalidad dal bo- romeo de custre, sino como la estructura profunda de Chomeky, En un miiph peogréifico, cada tegién es postulada camo idéntica a ai misma” ¥ ‘tonetituyendo con el reste una totalidad. Bntonces, no aa trata do xi *histeria” u ‘obsesién”, nine de In logien ean is que se leen tanti loa olementos come las loys de su fumcionamiente. En tin mapa. se indican las regiones que, casio co" i tow-cetancos, alo- jon ndividiies idéntieos # af minmos; parn In clinica surian: pacientes con: tubidas como enfermos, aunque 6 las Unme “eujoton”. Le nilamo se Puli: tle hasee tante con ta terminologia de lus estructuras clinicas como enn Ix terminologia dé In teoria matamdtica de nudes. Bl usp-catard determina ilo por Ia nocidn de extructura con In que se epere. Desde hace ya varion ation exixten libros de psicnandlisis, con fuerte incidencia de In enscfanza de Lacan, quo tratan sobro estructuras.cliii- faa. Dos son conocidos en nuestro medin: de Josl Dor, Bxtruriras clinieas ¥ paicnanclinia™ ¥ ‘Transferencia y eatrweturas elinicas de Gérard Pom. mir, el primero fue editado en expatal en el afio 2000 y el segundo en 1906, Pero ninguno sperm con la nocién lacaniana do estructura yal, para famboa né se trata méa que de entidaden que padecen pacientes~ carne —_———_— FG, por ejemplo, Lanneberg, Eric Ht... binkdpieon cel fenueune, Alban, Bae Hd 1968 y Chih, Nano, Bvzret rae aintctenyenpiulo 9oterd eligi «Het elemenéa!, Suge Velntinma, Méacion, 174, 2h Lanne Joris, Suboeraiin el wjto y dinkéctin sel eto wm ot iscanariniy fests tna, Bacriton 2, ohg 780. va Tice Betatos mamas we pretties io miaise yun para ol hoslahtesr: identi, heread, autonomia # i PA OF, por compl, de 233 y s, Asnarrortn, Hixenos Adres, 2000, WB. CE, por nheauplo, page 1-14, Kling, Buenos Aires, 1998, fi A tibeee cticherty boen qua en toda nu eaten loa Tanenn mares wild frame eat ww ALrinod Kiser nadia se gatiarin nse expreuase con términos dé nudos:"Al a - tox bo smedponide el niday Neda obstacalianria of hicho de que us seoteccionns raun mapa forgado do ln clinica de nudoa £ Importaciones de concepts en paicoandlisis El cuestionamiento on juego en La. tn cio de este capitulo~ remite a CS aeimen eens ne ee fica del psicoaniilisi«. Ea cierto y evidente que la mayerin de los términos en uso én ¢l campe de Ina cuentiones vinculndas con Ine extructuran clini- ‘tam fue tomada por el peicoandlisie do ln medicina y, mds expecificamente adn, de la paiquiatrin: aunque también hay que roconocer que varios de jog términos con los que opera a paiquiatrin moderna fueron desarrolla- dos por Freud —al menos segiin el signifieada que él les aparté—, y que al- unos con los que operamos en psiconndlisin son neolégicos, El problema son los primeros, {Qué carresponde hacer con. ellos si uno intenta, como analista, purificar cada vex mis su tearia y su prifetiea? La responsta no ex sencilla, debido & que el problema es mucho mak amnplic de lo que pa- rece. St debiévemos abandonar el uso de los términoa tomados de In pl- Quiatria, dae dberiames hacer can los lmspartados do otras disciplinas? ‘tuviéiemoa que dejar caer “histeria”, jqud debemos hacer, por ejemplo ~¥ s00 lox fundamentales— con *representacién”, “significante” y“nudo"? Ceti sain anciryetartarea que Yordadetamente ost4 sobro el tapete ea In composicidn misma de la teoria priconnalitica. Sin poner on duda ni su originalidad ni suespo- cificidad, ya que ni cl concepto de inconsciento ni el de psiconndlisis, camo tampoet lon de éstractitn y wujete, posren anbecrdentes: loa dos primero ron creados par Freud, y-el terearo y el cunrto, tal coma loa defini, por Lacan. A pesar de lo cual no caben dudas de que el paicoamilisis a0 cona- He pelea ab eopebety pede mrmrnccntr rie ‘puma de eiencias nas fines ¥ no tanto, sho, no poeta haber aide de otra manera, grein angie Psiconndlisis sttuns nuova prieticn.® no pucde ser oom- Pletamente neoléygica. Como monta sobre el ser hablante, aunque lo haga desdo ura perspectiva novedosa, no puede existir por fuera de [a muy am- plin trama, muchas veces invisible, de ontrecruzamientos de los snbores de, por ejemplo, la mitulogia, la sociolojia, Ia antropologia, la histaria, la —— Yodo. Be sutabla quo ay Namode Ly Wandin o ene yepecta wiquien que no pact 137. Guiade al dnico cas de it one ere See cen imeetesl pilecusdlicl. Of Poosesls Michel, a8 {An RERROCTRAN UREA x haocrin be Lacas tWociséni EI) {unyt0ivtien, ete, Freud mismo recomienda al atinlista formarse en tal cum- po de conoeiminntow desigmado come universites (iterarwm. Lacan insis- Ue pormanentemente on que tal formackén debiria ser completada con of ontudic de varian ramas de In matemitica, Fel eatado actual de lon desarrollon on psticoandlinis, en lugar de produ- cir una extraterritorialidad cientifica, impone una modalidnd especifies, on un estilo y una étiea particulares, de incorporar y concebir conceptos ide ine importante cantidad de disciplinas y clencias afines; pero ne debe ‘olvidar que, nl articularios al conjunto de sus conceptos oaperificos, son profchdaments transformados.* ie La clinica del caso por caso y las estructuras clinicas Hl arguniente do Ia tercera -{No ea la del psiconniilisis “In flinien del caso par caso”, volviendo por lo tanta impropio el uso de nocio- nw que tiondan a vonstituir clases o agrupamiontos de casos?— merece law Mipuientes reflexiones; es clerte que en jin impera Ln bogies del “caw por cao’, y;de hecho, ¢= quiza la Gnica disciplina de filinciém cien- uilea en Occidente que practica sobre condicinnos estrictamente particu- linens cn #1 cadn caso es nuevo ¥, asi, nice, Pero si se detiene In especula- chin en este punta, surgen inevitablemente otran cucstiones: .qué podria investigar, estudiar ¥ comunicar el psicoanalista, si cada cauio sdlo consti- fuyrao una pura aingularidad? {Es idéntico vl trabajo del anatista al dol alquimista o al del poeta? Podriames suponer qué numeroiog analistis remponderian que al, pero elloa se mantendrian aisiados, no compartirian clinica ni estudiarfan Ins do sus cologan; no se abocurian al estudio y la critica de las obvrns de Froud, Klein, Lacan u otros, ni de Ina ciencins aflnes; se postuilarian [nteresidoa sdlo por la clinica ¥, come Gata ee “easo por enso” y hay qué tomar cada caso corno ni uno no supiese nada, enton- feos tenderinn a mantensres con notable cemodidad en lia completa ignd- rancia, Sabemos que en clortos casos esto mucode. Pero, entances, jqué hace la gran mayoria de lon practicantes abocadoa decididamento al es- fudio de-lo que estd en juego en fu métier? (Es que se engafian, debide a qua no se dicron cuenta de que no existe verdaderamente nada para es- tudinr ¢ investigar? En el plan de escucla de analistas propucste por Lacan, existe Ia “Sec cin del peicoandlisis aplicade”, cuyo fin ca el ontudio de In doctrina de ta tura y sus variaciones y la casuistica. Justamente, se trate de si exiate Ge Theta ee ani que Lacan, ea el snoments de proponnr ani escuela de pascoanalistan, pro- pone crear una subdeccidn destinada exchealvamente ala articalaciin acttea y eonstan- ‘te cam lian Ciencia afin, ‘Ke 39 Auroebo Fnietarrnis no uns casufatica. Sin Ingar a dudas, se puode responder u arial calipe Oe) puleraistisie in alten cubase cid, deracién que pane on telaciin eon loa divernos casos particulires: un sa- ter ave optra iestemients an a petion nin. Ello ne eta Ins cute ‘referidas 0: nya HO ser hechoven I mdlichi= ee ree eens een sostiene que a partir de Freud se precipi« “1.4 Freud supe precipitar toca una cursectutica en: es una “carte des Tencre« ise op em eunnts utd orlenincidn para fon ofcioe @ yee ela rds * Maa, coma Ioindica la cita, ella so distingue del un, n pa forande de Fanuire, 8 un saminda un Fecarride que se sealizard por tn territorio ba- por las cuestionas del amar, del deseo yde lax pasiones, que orienta enol sentido on que debe sorlo on la prictica analitica, haciendo hincupié en lo particular de enda caso y sin olvidar jamais que ol tersine ext con. feecionadn con elomentos estructurados coma un longuaje. ride puede ner ham a heebe Ison: Ean ia ee os Sox gaia, tyrant dal Ome nari pecker eae plestos para texto cadoren fineién de lar Entonces, gendl-ex ta justificacién do la existencia de los clement rolacionea ordenadares de tal canuetcn? Enapditins coicida tonal gee guntarse por Ia existencin de aquello que permitiria alin eflculo en Ia Prictica del nnalista, ya que si no, TRANSFERENCIA", ¥ e# lo que hice posible la entrada en anudlisis de tales ea- ‘80m. Sélo es posible el anilisi« en los casos en lox que o! sujeto en cuestidn Be jostonga on un hablasteser que ao pokiciona comb “Lo que sucede ta | que-ye fall / falta”. ‘Téngase en cuenta que con Ia eperntorin de In metéforn paternn ¥ in existencia del padecer del s(otoma no se rosuelve la cuestién de por qué copes son analizables. Ton In mayoria de Tos costs en loa que ac thanifiesta un enorme padecer rintomdtico, sintomas tnanifiestos pare toda el mundo y con ostructura de palabra, no so eatableoen lan cundicio- nes para la consulta ol analista; af quizd, por ejemplo, con el psiquiatra, Para que aporte alguna pastilla para hacer dosnparecer 0 mis sopartible el aufrimicnte en juego. |. Séla conqulta a vin analista en cuanto tal aquel que vive.en wna socie- dud dondo el analista esti ofertado y ademis azure que él porta una fa- lls originada y fundada en si mismo, lo que es muy infrecuento (son, mu- cho monda que lov casos donde hin operada la metdfarn patrrna y ue regis- © tran padeceres sintomaiticon), Por este motivo esta concepcitin de la neu- rosis do transferencin esta restringidé a la clinic pstcoanalitica. Desde esta perspectiva, no existe nada més nourotiaante que res- ponder a tal demanda medinnite la aplicncién de In teorin del ourcisis- mo! "Lo que sugede es que usted rechaza lw castraciin”, “Usted quicro ser perfocto”, "Usted no quiere reconocer que todo no ee puede”, o “Us- ted no quiere admitir wu fala”, Todos los andlisis que se soationen in- tentando reducir el narcisinmo del paciente o, “max lacanianamento”, | procurande hacerle asumir su responsabilidad —que se acepte como el responsable del asunto del que ae queja—o hacerle rectificar wu post- ‘cién —on sentido carrector-fracauan en la cura de la neurosis de trang- ferencin, aunque, como varias otras pricticas, puoden producir efecto pernicionos o bonefieiosos sobre ol malestar del sintoma Tales andlisis we hacen interminables so pretoxto de que “Los nouréticos se reqiuten™ “No quieren renunciar al beneficio del sintoma” o “No se retuncia al Bice”... Nada mds valioso en este campo que In posicidn de Lacan: la reaistencia cs siempre del analista. Estas pricticas son neurotizantes debido a que refuerzan, ¥¢. De hecho, ¥.dn relacién con la proguntn por la tan frecucnte reaisten- cia del analista, cabo establecer que uno de tos ideales fundamentales de nuestra cultura y motive principal de tal resistencia esté sostenido on lo que estime com el mandamiente mis importante y, sorpresivamente, mac ‘noo criticado #n ol psicoandlisis: “Amards ~y consecucntemente no critica: nis- a tu padre y a tu madro®, { Culpa, responsabilidad y superyé La.autorrecriminacién que estoy proponiendo considerar en La base de fo pasicién Tamada"nourosis de transferencia” ex la misma que Freud de- ssigné come "sentimienta inconsciente de culpa”, origen tanto de la nociém ide wuperyé came de toda la seguoda tépica. Al cabo de alrededor de dies ‘bon de pictica del psicoandlisis, Froud comenzé a verificar quo los tra- ‘jumientos so detenian on su progreso, que cormenzaban n retroceder y se hmeian, por lo tanto, interminables; denominé tal cireunstancia clinica *re- pocidn terapéuticn negativa”, que hizo derivar de Jos “sentimientos ineons- civntes de- culpa”, producto, a su vez, de una nueva inatoncia: cl auperys, Revisemos la conjotura de! sentimicnto inconsciente de culpa, tan proble- miitica en los términos de 1a teoria freudiann del inconsciente. Al reapecto, | Prevd ensei\é que:n) no hay sentimiontas inconscientes, Lo tinico que pue- lp ser reprimido es la representacién —l inconscinnto oa un sistoma de re- _ pimentaciones-; nu concomitant, «| afectn, on sentido estricta esta carac- 55 O ALMoiio Einenormnin ‘terizado por la cualidad quy Io hace alempre no isconsciente; b) si hubieno un sentimiento inconiciente, date serin lo angustia, no por carveer de cuun- fide paiguten) fino por deseonocerse siempresu motive u origen. Sin embargo, Freud tenia razdn. {Pur qué, entonces, la culpa seria in~ sunsclente? Por dos motivos: primera, a deaplasaicienta -del Otra hada tni-, que es incomnciente, segundo, debido a (pie eféctivamente no ad de qué sey culpable, ya que lo que nie atribuya noes la causa do la culpa; ella esti en el Otro. Para Freud, el superyé era el heredera del complejo de Edipo, Se- gin Lacan, lo dnico que se hereda complacientemente son las fallauw del Otro. Propongo, a partir de estas ditimas consideraciones, esta- blecor una diferencia respecte de In secuencia Iégica plonteada por Freud. Para él. ; Sentiminntos Reaceide torapéuticn [ sunre | | inconscientia de culpa > | pain cee Ste ——_— ‘individual os ‘Vor que'slirai "Ti" en tiestra A pesar de la neta distincion que costenge entre ambas columnas, no dejo de destacar que la primers es condiciin de In segunda; de tal mane- Ya que, Si én nuestra cultura no se hubiese individualizndo is culpa, no habria neurosis de transferencia. Se pueden aprovechar estos desarrollos para favorecer la distincidn, en el campo del paicoundlisia, entre culpa,” responsabilidad y supery, Pro- Pango reservar a ia primera parn loa casos do sentimionto imconacanty de culpa —autorreeriminanse de la que no se e«-culpable, Con relacidn al segundo término, se debe tenor on cucnta su etimolojin: sponsor, quo in- 15, Bis iotoremunts observar qynt, en mu etimning”, “euipa” desigmi mda un watade do tale ‘que un nelo cometide » que no ae amplosba en plural: no podia nntonees referivee 0 Law enruecunncias de un nolo y manos adn de varing Loe orien Lacks a nurriacon Lacan Virus 11) dicaba a quien gurantiznba el cursplimiento del pacto;”* ani, con respec- to a Lo rewponsobilidad, de trata do la legalidad del pacto y de la garantia ilo 0u cumplimiento en el dmbito dela dike, o sen, por fuera del campo de aplicncion de! paicoandilitin, En cuanto alsuperyd, convieno rescrvarlé pare las coniiderociones re- feridaa o ln oxistenca y fancién del mandamiento en general en el orden aimbético humano, enel que se inscribe el paicomnilisis, derivade dela pre- soncia indliminable de La vor y de Lo funeiéin do la particula Tu" en la me ral do nuestra cultura. Do modo tal que todos Joo criments deben ser contemplados desde ln perspectiva de la responsabilidad; pero la neurosis, en tanto onolizable,o anf, como neurosis de tranaferencia, #e_articula a crimenca, delitos o pe- nidos, no comotides par quien se culpa por ellen (motive par el cual Freud siempre nontuora que es initil en tales casas intentardesculpahilizar ya que ho exinten las counaa de tales culpas, sunque na es tan pernicioso coma in- tontar hacer respormable), El superyd designe una inatancia estructural dorivada de Ia funciin del objeto o vor y de la implicacién individual posible por el lengunje en ‘ol seno de una caltura como In nuestra, on ta cual: [..] fa daniateneia sobre el individuo he fecodo a interiorizar te maral, a reservaria ala conciencin individual mientras se lo sepestaiva ct ina che nda finen de to acide 9 a8 didtingruta de loreligisn.™ Sélo quien asume coma propia la falla del Otro eatd en condiciones de demandar un paicoondlisis yx. que su posicién Io habilita, mas que ningu- nm otra, a que exté disponible a una reliciéa con el Otro dela indole de In peicoanalitica, Sélo si me atribuye Ia culpa de lo que me neontece aunque nowen mia, y 90 se la endilgo a los otros, a Ins circunstancias oa la mala suerte, puedo “analixarme”, domando y, especialmente, soporte —en todou Jes sentides del térming- a un analista. Pero no todo el que osume como propia la {alla de su Otro se posicionn comoen “neurosis de tranaferencia™, yo que si no la sanciona como tal, puede repetir la falla sin neurosin. ‘Ee desde eata peripectiva que cobra valor operative y clinicn la defini- +itin de Lacan: “Voi anis eva to que resporide piseatra formula de que ef inconaciente ex el clin- cure del Orro, ce la que hay gue entender ef “de” ex el entice del cle fextino (determinncide objetival: de Alio in orutione (complétese: tuct nex oypittr)."" Vik En vn orig dosignaha al sungra, qaken garustizabn ol euenplinsiessto del parte por par ti de In monje. 1 Dumont, Lovin, Beamyen solire ol individwaliateo, pay 254. UW Hncnn,flacquen, Subvernion el ajetoy dialdraica dl deed ew et énconacicute freatia: i, Mecriton 2, pli 34, BT ‘LAL EEeLerimas cLmcr 4 Maur fe Lacaw (Vou trun 11) e niamo?” y la pomibilidad de la cura dela netroat Si el anolinta como dirigo el tratamiento mediante un *;Deboa hacerte responsable de tu minntol",encontrard materin), au més que nunca “pacionte” nportari Peewerdon o lo que se le demande =mité ain, demandara que se le deman- » Pero jamas dard comienzo el andlisin ¥, monoo que menos, Negurt i mente dun A, como low papds sendin Otros sin tachor, y no habilitars, Je nusencia de trabajo sobre ol $0, que protege al Derg, que vela al ) Ht panaje al estate dle objeto a como resto de La eperatoria. He objetard que, asi, la escena analitica so Iienari de quejan neurdti- (Acaso no om é1n gu funcién? “El neuréties tiende a quejarse”, sitio ‘ol analista en su queja, Habria que respanderle: gncano no es Jo que lo ee tener oportunidad de un andlisis? No neo olvideras de que la gran ‘no 8 queja—motive por cl cual se la lama “la mayoria silencio- P9860 quaja por fuora de una escena con el Otro, con lo cual la eaters. odemora infinitamente la sanciin correspondiente. Es obvin que de M0) Crete oe qué me van hacer con esa queja, pero, si mo so In convo- ¥noee la analiza, gqué se podria hacer con ella, wi:ni siquiera se exta- Ta aquello de lo que se trata? jAcnso"Amards a tu padre y 9 tu ma- aire" no significa, fundumentalmente, “No te quejaris de ollow? Cada vex se establece una queja sobre ellos, ae recibo como la respuesta mis ionte lo que quizes Hea In mila fuerte represién social: “jNo dijgma eno! i ollos to criaron!”, “A olla le debés Ia vida", *;Crocé y dejd do quejarte ‘tin padres!" “Aceptalos como son”. El analista tiende a ejercer esta re- én de forma mis gutil: “Exte on av andlinis: hablemoe de uated”. ¥ do inds ongaiiosa: “Acepte (reconozca) la falla del Otro ya que no hay Bp fe Sale Gain te Gosia. Tro adulto debo saber que no hay na- perfocta.” Lacan,a contrario de la opinién més comin entre fos paicoanalistas que “M drientan en su bbra, ed un seminario de! apo 1974 sostiens= “2Qnd en una verdad tino una quefa? Al menos eato reapande 0 lo gue ho totriy cnatistan, a va cierto que hay |du) paicounalista, raw encargamae ‘ide reeuger: Y no ta recogemon sin observar qtce fa ditiaidn le marca. Marca ta verdad, Que ella NO puede decirac TODA. (Qu'elle no pout PASTOUT Sélo deaputn de anulizar cabalmente la falla dol ‘Otro, punde tro dite): Tl es heats einiae (rote... Noes una curatidn de divisicin Hs frame del andlisis que trabajo la preqgita *;Por qué cele Seine ——___ he Conunicartin personal dal Lie Pats Prunes. 5a 30. Few Sigmund, Oras completa, tise X, pale 1S, Amorrortu, Buenos Aires, 1960, /ALFIEnO Exomerrion del trabajo 00 dinda Na eit sl sera Observamos que Lacan, en el dltime nalisis como el oficio de recoger la verdad lester dee baje la forma de queja partie paki Nn socio del ‘Se podrin wecribir de la Dero resulta nccesible of i ladimensién real de $, x fener cies ee wae uatituyenda a 4 voraida imaginaria y nou. ‘Tohgamos én cusnta que a nivel de Sada eaan, § inscribe la divisién det: a, 60 - Lacan, Jaoqun, f Seiminoria, Libro 2, anguatin, on A, y aes io St del 3 de abt do 1974, init, mayne tramn de su obra, define a) pricom siguiente forma: xélo luego de analicar Las nimiberoMas cubacaa 4 naira oat Lacaie (Vounae 1) cumbemonte 6 wacrificn operando un ¥6 para velar la falla on el Asi rochaxa Dee? para evitar encontrarse con. A, (2n la neurosis de transferencia se opera un 341, pora velar un Berd y ‘bo enfrontarse com A, para no saber nada de $7 {Podria afirmarse que knerificio neurética consistente en evitar §? Ea posible, pero seria una p paradoja que para salvar & ve opore un ¥6. Proponge que hay que # que Ia maniobra neurdtica ea o purn pérdida, que no se gana inlurno, nj se obtionen beneficiow, en. cate sentido, del sintomn. VinnImento, “neurosis de tranaferencia” también indica que la relacién A rintoma neurdticn, tants como wu resol tambitn implica esen- mente al Otro; ‘no, a) peicoanalista que practica con ni- qué sucede con Jos padres, familiares y maestros cuando el sintoma Initio” so renuclve. Ko evidente que, en relacién cin el aintoma, se juoga la problemitica jtoce, pero en ello no radica wu condicién nourdética, Existen, claro que.ni, iow narcizixtas, los que por encima de todo presor- gui Yoy au amor propio, pero-gon casos que jamds consultarin al analis- ep coante tal. Jarsés un narcisista se analizard. Tampoco aquel para el | opere el ideal supremo del individualismo moderno: la autoaytida, Bin el préscime capitulo se desarrollardn los argumentos que justifican eucritura de ta asuncién de la falla del Otro, OtetF, coma (01), 61 CAPITULO 3 La légica del fantasma y las estructuras clinicas a. Andlisis de to formula def fantosma hb. Hastanresen, $¥ Complejo de Edipo c Neurosis de transferencia d. Fantasma neurdtica a Gace Andlisis de la formula del fantasma A A partir de aqui, se utilizarin tanto la logica como La formula del fan- parn materializar el proyecte de presentar, en Wns forma racional | ‘articulada, el conjunto de Ina estructuras clinicas comprendidas dentro ‘compo de Ia clinien dol interrulo ode la extraceiéa dol objeto a. Su uti- para tal fin puede resultar contradictoria con uno de loa postula- de: base de toda esta obra: | +n picoundliais uo se dingiiptica por el vintoina, ef dato el fantnsina, \ ja que ningeng de ellqnex, en af misma, Adndrice, obpetind datro;es en fa co es tancla de todos ellos en To que de funda ef dlagndetion del analista.” - Siguiendo este principio, no postularé al fantasma como el elements a N del cual se reulizard un dingnéntico on el priconndlisis, Proponge ‘el fantasenn como la puerta de entrada al grupo minimo de ele- que en la prictica psiconnalitics nos sirvin para cstublecer ol sis- do oposiciones que da cuenta do la estructura de la elini- ) poicoanalitica, Pidelactelin, Alfreds, Las eatrurturcs clinica d partir de Bocas (vol. I}, Late Viva, Biaio aunt Adres, 20% 63 “ALKEnG Kimani St consideramos nucvamente o lay estructuray clinitns come el cone junto de los tipo elinicos producidos y establecidos a partir del encuen- tro de on Agblancrser can un. Paicoanalinta, producto concchide came “wus Jeto”, resultadd del entre—don de lon Partencines de la escena mie ol ene tre—dow de Ins cadens nignificantes ¥en el marco do Ins posibilidades ha del pricomndlisis como low puntos de wntruera: \ Tamiento de low caminos de un mapa, como en ln yn mencionada Carte ‘tu tendre 0, min cientificamente, exmo log nodon del geafo, Dentro do tal mapa ode tal grafo orientado, proj go trabajar consideranda al fantas- ma yu formula come la ofa regia lel primero o ol nodo erucinl del segun- dé, Ext eleceidn, queer nia —la cunl obvinmente Bo Gata gurantizada ya que rechazp proponerla como. Metilenguaje-,evtd, sin embargo, justifica- da por varios motivos. Entre cllon, resalto: 8) Le primero que-se debo recordar, destacar y subrayat ea que, para Las can, la formula del fiuntasmn se inucribe totalmente on La lagicn dea DIVIHON DEL. SATO Ee EL cAMro:DEL O7nO, tal come lo indica e! siguien= ‘te cundro propuosto par Lacan en el Seminario sobre In angustin? En rolsietén con esta escritura dle la divinidn del ujeto, Lacan explica: “Con nespiecto al Otro, el aiito que depend de df we émecribe como un cociens te Bitd marcade per él rargo unario del aiguificante en ef campo det Otra Mo por ex por ast decir, eja al Otro hecho rodajes. Hay, en ol scrtiae ae kx ‘an resto, wn resiluts Eee reat, exe Chive iltina, ene irracioiad, cha Btiieba y nica gecrantio, afin de ewer, ee ta altericlod wel Otre, 9 of 2. {Por «a0 tas doa términos $y, ef sujeto tiarcado por la barra del signi Hewnte yl minilacule, objet, reidtua te la puerta en concliciin, si pue- do expreacrme ast, del Otro estin del misine lade, ef lado wbjetion de tar Oreo, PUnro gitit ks. mUrTAIURA, AOD DE MP DEC, ESTA EN Atr-TOTACINAD het, L1o0 pa, Orch Logue ahora estd ote tml dosti ws to que re constituye cote inconsclente, @ saber, A, ul Otro en ta: medida an que ye) no lo aleernzcs™ See GP Seminarig Libro 20, pig, 16, Padé, Buenos Airway, 2006: 1 Intereabo en romiw pura faciltar Iu vinualisacién de ba irmula del fanaa. 4 Lacan, Jacqon, £1 Seminariny Librw 10, ‘pig. (Saleayad tnia } ot bilitadas por {a eutructurn socio-cultural, entonces cabe considerar a lop conceptas: {Las eemureruas conoad x nacto tnt Lacan (Verona IE) coma ‘danco fantasma, modalidad de eomcebir el soatenimiento del implies yo un rochaso del individualism. Ea este sentid, en cl ritmo “Deseos |..J loa Unicon |.) exaltaelon por haber manifesto 1] que ef de- paca del Otro, ; or fofiag oth epee oper ty ree diene gracias o dit faritasma uno decuyon ples por lo meron ‘ na y precisamente ef que cuenta, teeluso y sobre toda ai le ucurre que eajed.” Lacan, tanto deseo eno fantasma dabon ser etn a tees eee al fan- i 1 bowTas pri. nEswo; de modo que considerar al f bao scapes opie Gen ef deneo, tal como Lacan lo lnribe en wu graf; oaed (in del deseo, Analizar ol La formula de! fantasma implica in dimensitin « ea eee, sta wit sh Jo encara en at soutén fantasmiiticn, on te quel fantaamnn proves de In formula ques le: (3 deseo de a) contrario “de sine] apoyo en el fantasma~ el deseo opera como eo Poni stat eA a oe mie fla morlcanta gos no-emasn ning gto. x Ioyica 1 fantasma es [a siguionte: endn vox que po paderca wid eal do iar el fading devant eli uv 0 sincopa del sujoto (5) coma, por ejemplo, en casos de veryptenta, wa tacitn, Inhibicidn, reacciones nervionss Se cee eae temblores, desvanecimiento y otras), alegria, ote, frente eae ane eee ate ania San ican Goal eka ute gens jel ee Se Er ee Invente hablan 5, gnifica que podrd saber a TS aes ccd araea deseo es el movimiento, 1 Laean, danques, Mont ene Sede, Escritus 2, pig, 700, Siglo Vertinns, Huenus Aires, ae, SSS CGF, Locum, Jacques, Sudcersiin dione, Eserites 2, pg. TG 1, Lacan, dnerues, £7 Sa 20D. 6 Idons., Case adel majero y diodéetica del dee tn et ineatacienie fre» muimanrin, Eaichrne dt, Clase TSubenyede ey ae OHSS dit, (Sulrynte min) [Las eerRCTVRAY CLOOCAN & pager oe Lacan (Mercanane 107 htonces debemor leer In firmula del fantasma tambidin asi: jquicen que se lécalice en esta m: icién proclive, aunque no deters! giv en biel abjeto a como objeto del deseo, sine tambites ly hace erie es- elendo la relacién con el somejante Ambar, en ta medida en que repre to que parece completar al sujota, ef encuentran relacionadas. of) El hecho di: que La. juLACHIN FASTARNADESEO, BE LOCALIEA LOGICA~ AWGN IN EL ENTIOR—DOS TE LAS DOS CADINAS SIONIFICAITES noceaaring en toda sesidn de peicoandlisis, ademas, ju: la entrada por el fantasina al andliaia de lan ostructueay clinicas en ln ¢linica pai enanalitien (la sap y exclusiva del psiconndlisis, la. igrafe dél deseo, lo que intento establecer en este punto os Ie que alli we representa asi: (20a) d eRe serifiatrimal CLNACAA A PANTER Daf Laka (Woctiaioy TTF La tines i ib dintes seni ede Pecnsr re puede hae tadonna: Bl renox en ain ep a el ra die done inert ‘tieulscidin i minima, oeldin Lante izquierda ¥ derocha como superior o i 7 Fopre- deal menos dos intervalos. Asi, no ex suficiente contar con Wardens oarionr al gras, . tervillo entre 8, y 8, 4e requivre también del intervals dow adi 4 in Operkite entre: Cy anata Tel ar eae: Het lncervalo prodicido ontre analiaai | Jus formuladel fantasna inscribe, ademas, que en paicoanalinis xt, niticulacién de lan don ditnensiongs del intervilay en oe " (GL MANLAMTESHN PAA KL CUAL SU LUGAN EW LA EOEMA COINCE- 1B, TAMIIAN EN LA RELACION QUE SORTIENE, OOM BY ANALISTA) 0 Ei TODO i" Oonilo sujeto: Lambién pe inscribe on cierta medida como objeto a. = $ nifo In Oportunidad, eabe ifirmar que, inversaments, ol analia- —s — 3, — fu clinica Lapoco ea todo objeto a." Intervalo. , eas ee oa (Considerando que on Ja firmula del fantasma se leo: Soa) t+ olotre(pantenaire) ‘| ton saa an ye Some aq (, entances, os ol fantasma el que hace del aerotene eT < awe (Sha) Dada Ia falta do inatinito, por siempre restarsi wna falta o nivel sexual, io de objeto del deca o do partenaire, sino do lit capacidnd de tatos ulti- TD Borin, Jicquen BY Seninarin, Libro 15, Chase 07/02/64, indxdite. “Pero entonces qure- a ep pe Jes pregunta: desputa de hatertes en eate punto, af pueda deci drarformacte ef meta en ana produccii de la ences det plcoanalista, 0 produce 1 como si Aue tin, Agu purde querer decir el acto peiceanalitioe si, en efeets, ef acto paizenrealitien ex © ipeoar ue fool ef pmivoonadiata quien i coneta? "Baro evidentervente quiere decir que ef paitwaciolistn no es tederabjeta a, él opern en ian ferque chjeto a" En realidad, loque estoy considerande en a), b) i bb yc) eset entud elrombo @ polican, o sea, lo sion ines lk Rail es Iatasva ead ‘68 a9 © La eeTNCTOAR CUPRA A paler mi Lacan FW 11) rox para eancelar li causa. Peuistir st la lenom tie agnifcativn ailiecoocdeon Yi “aie bas im cs ei ete, lo que puede Inerse an lav Hlth goneraciin —la terce- Set yo ae to Neher in cierto @ qué Jama halla ai po formula la prigunta. 1 A partir de estos argumontes, corresponde plantearse que es posible -Entonces, dea firmula (8 a) cnbe decir que el i cribe la rélaci6n, pora.no oe un ‘eka " ane a aur ae terceridad ide hecho, ¢sta eu tn ras worie de rolacionés muy disimiles entm cada hablantesor y“an” sujeto, gen, entre él y el asunto inconsciente establecida con el Otro y el Ay las jonos entre dates, Exton argumentos coherentizan ef que on la clini- Siva realice uh tno eampleta con $ ya. iNyiliticn se puede encontrar que el hablanteber no quiere lo que el su- del fantanma/deseo (que justifican ay desea, todo esto on intima relacién. con la historia edipica. | del estructurny, _ —— set nna empanite dee ee | Nourosis de transferencia eta como dell velo que oculta Ja condicién rosis de tranafermmein” a | prévericia asociada de dos | Sfiarete ns eon nie ae | as nro vera tlevndo a concebire en na pnsicign equiparable Aa, N ’ de la férmuls del fantasma. i ae teser, $y complejo de Edipo OE TE ee cera Lainie oe / gee : jablandeser on rélacién con la formula del fantnsma? La reepuosta os: re dale nak Putde ahora escribitse con mit claridad lo sostonido 5/04 o podria tratarse de un enso on que no opera Ia Idgica del fantus- wspectr ‘hneuroais de transferencia en el capitulo anterior Ex conve: jj. Ms adelante desarrollaré una coneupciin de In fabian y de Ia porver> _tente efectuar una aclaracién previa sostenida en la distincidn, ‘que cvitiril que ee interprete tw Uttitin reepmesta como trivial. Bn la Hablonterer 8 no indican lo misma, El pri. ide Lacan: pen it habla, del lengunje ¥ de Jo adiein) que habie WY ty, do, el toma. asunte que le compe- Ben ol neurvition, ef (sg ve dention bajo ka § eel fantaxma Favorectendto ta 4 eee Lenguaje y el sistema de Bisel ik 0 a 1a itv es I vat el ng r a come ii renriticn sufricte en il partida, ex che aaa piircialmerite, en especial dabidiy ; a a se ie fuereh sc a ol tise Pate ple celeste ka horse promis xr entre él (ol haBlantenrl, ati Otro (els impartune, ef neurdtico ex en of fordo un Sin-Nombre"™ eet an D Ff a, £6 osliga del Lado “purte, ai se produce Is austitucién dol objeto del deseo en ol fantasma Ja demande del Otro -lo qué expondré nos parrafos mas udelan- , la posicion producida serd “Sin-Nombro" debido a quo lo que de- ‘signa la condicién particular realizada en el campo del Otro, no ex el ‘uMmbre propio civil, sino el Nombro-Propio establocide por el encuen- ‘tro del $y del @. Es lo realizacion del acto del deseo lo que designa al pueto, aunque ella no'sow definitive y sdlo pueda estublocrse ratro- activamente. eewncepto se tesens Ce Seite ch Stan incouaciento de Hein; rare ftia i Siborvite. liadéction del deseo en at inconariente frewstia- Ina eeorepciones paisvanalitican. = aa Oca stella ai ae = 7 *NURAEE Figa sera \ Lats rermuerionAs exuica a rani tie Lacan (Matai Hb ee 8i hncerse cargo, de la fall del Otro fuess designade “amor nourétioo”, aria porque participa tambidn del movimiento ani el qiie we euntituye al resp its partie detiebon‘ele eo ) por Ia demanda (D) que, cube ex- a t Neurosin de Aoblanteser transforencin 1a posi indica punde lificads puede", 0“Ex que yo na puedo" ea inentaas En la formula del fantasma neurdticy, las letras 8 yD son loidas de tal food que In farmula completa (3. D) puede ser confundida con la de Ia. salen cere eens fol puluién. Sin embargo, on ln formula pe la pulaidn se lee: entro-don inelimina- ble = at einen incncantedeelpa cn gus dees dl eno oD) 5 Esta posicidn podrin sor designnda fa “falao "en la misma td; ie jase dl oon a i i sr esi } igica en Ia Localizacién del sujote del inconscicate on el inconsciente bagtins he sponta) *) #008 Ie pervernida, o Guo tmubajart "El otro elemento quo participa de la dupla minima de la neurosin de En la neurnais de tranaferoncin, ta misma formula vo bee nwt: 5 aia ds : i oD el Sen tante que-(-); uence: tifica con 4 Ly Demanda del Otro en posicién del objeto del deseo mes nsue pisces sre Leathe ome pata dt Oe ‘prop por Lacan ge escribe de ln aguante ionte forma: Goa) X (oD) é (Son) ‘La formule del fantasme neunitico es la que-se encuentra antes del co- inlengn de cada prinoaniliss; Inde In pulsiin, site al final de! mimo, euande adviene y opera In pregunta, por Ia localizacién del cn el incunsciente. Ta eeaiaela uiedn inc baloniecnt! tudianaieieutrend cits Di pre y cuanda éste recorra todos Jos pasns ldgicos necesarios— rolacionado ean “ep Ja pregunta dol analiznnto por Ia Jocalizseide del ¥ mas allld del inconscien- te, entendide este ditime come el decir o hablar sobre o respecto dal Otro (el incénsciente es el diseurde Robre el Otro), Resublea la fase del andilisis en ln que se analiza lar eentiniontos inconécientes de culpa, advienon law tox- toa referidos a Tad faTlun del Otro, o won, la cura de ly neurosis, Sélo ia partir de ta solide de la posiciin sostenida conis pentimiente inconuciente de cul- 13. Lacan, Jacques, Suberrnda cel sujeto » diaitetion del deseo en ef ixeonsciente freudia- ao, Becritas 2, plg., 796, Entag dos india detw salssess lies Ss extdn intimamente asocindas ya que participan ———_—_. 12 Lacan, Jacqons, Siubvernicin hai Erie, pa hon, el mupetey dialctice del sdeied uo Unconaeiente freaics bs] a ext rd hacerse cargo de esta falln deniderativa fi ‘eitbdola propia como intentando encontrar aquella Ohire ya que a travis de esa demanda we Hen vie nied al 2 es Gut hacen de tal posiciin una procli= veal coanalisis, ¥ es wots doade Is relaciin analitica que se pus diag, hosticar y-curay, ya qué-ella ofreew la escona on In que 16 relacional de ta _neurosli dee traniiferencia : ate t Fal Ob els Cxistir ae ketene la fallny wu ent abier- & Gove 2¥ el gece? Preguntas obligada para cuniquier “netual™ psiconndilisis Tacaninno, o para lee tedavid nile eat ¢Quedan por fuera del planteo, dado que el mismo toma por edrrefour al Vector fantaxma/deseo? Podria ner asf, dobido 0 que el graf dél desvo os “ (Lid irmiorrtnt cane 4 babortl bi Lavan (Vesciinatn 07 yrollodo por Lactn a partir de los seminarios & y 6,0 sea, entre fos 1087 y LOSS, y “los goces” conatituyen ol tema del “iitine Lacan”. La jongdos y jerarquisados segin lo tar- T La primera es que ol escrito Subversidn del syjta.y dialdetin del deneo in ef invonaciente freudiano ~del que “Hoy, por ruzones de eleccidn perannal, voy & portir de tina pregunta, pre~ punta que desde Leego me plarieo, creyendo al menos que la respuesta ested ogni |. for pregunta tes}: :Qué ex fo que Lacan, aqui presente, ha inven todo? Usiedes saben yue 4 lo patebre *inventade” la puse por defarte, la ive recunoess |...) por ustedes, af menos en apariencia, liyeindale @ le que Ja necesite, ex decir et Saber. El Saber oe inventa, dije |...) Entonces, jgué 2 lo que inpenté yo! Bata de singin mode quiere decir que yo forme por tds fa historia de fa eiencia, porque mi punto de partida es otro, ef de ta ‘experitmeia analitica.” “fhuena Rospandert -pursto que se entiende qize yu teng ft respucwta ren ponderé, para poner faa comma en marcha: el objeto a, Ke evidercte que na pre do agregar: el objeto ni por giemplo Esto ae adviarte de inediogo, Noes w- (re otras cosas gute he incertae ef objeto a, come algunos ge imaginan.™ “Porque el objeto a ex solidario, por ta meri al comleneo, del graf; quizda mopar qué ex. al wiquiera vetoy angure pero, en fin, algo asi: 14, Valas, Patrick, Lee ofit-mensions de Ja jauiasance, at, #9, ¢roe-seriptn, Ramonville: ‘Saint-Agne, Francia, 2000. 15, Lacan, Jacques, Kf Seminaria, Libra 22, teraern parte, Clase OOO4T4, iisitn, ‘Aurwitu) Binet zrea “Digjo ent porque en el punto en que nos encontramis, ex necesario Del jr fe por to tanto, clef que ex une cleterminocisn, y vsperintmente en ef pun toon que se plantea fa. team gue ot alentss Seaton ad al San cree a cane de [Lavi emrmuesriaman cudracyt « param ne Larus (Veausisany 1) Chadrverc que el gece jiouisancn) ingrema al grafa en al panto deSiA}y pe en el de la palsién. Can sna Hen (crunaa dincontiniea destara ol recoeride que dese el arr: bode! goce -cuya proveniencis deede li vax del A marca rises: dine di Ja pulasde 4 La segunda cs que es justamente Suborraidn... wn escrito donde Lacan Sead pra haan yn bac oats. ates Dow linens de color igrin paira indicar qfeno law dei Ei neas del grafo so clerrin of mode dé un ocho interior, edas estas Uineas agregadas respetan recorridos eecritos por Lacan sii igrafo, salvo las grisea, coya necesidad ldgica ya presenté en otro trae " NOE Eidolacteits, Abiredn, Et graf del chese, polgye, 196 y wa, Letra Wien, Huuerais Aires, bons. 76 . Para Lacan, el goco ng.cs ta eatiafaceidn da In pulatbr, auing evo lo que afirma en una opertunidad on wu iatsaitt bro Ie # Aunque Ie Bote unt mala eee y mechan ( de bot subtitulos de la clase". Puen % *) En ou grafo, comu se ve con elaridad, {y fremtaddos en lidos contrariog, ambos emplnandos en Ia cadena e enunciacién, equiparable al inconséiente, ‘Los cuatre puntas entreeruzamiente del gtafa so relacionan entre af como dow i una ena cadonn superior ¥ otra on la inferior, ambaa eatin ‘tituidas por: significada del Otro y tosoro do! significante. La p si6n queda como el tesoro del significante pero on In diacronia~ ¥ ‘S(4) ceuparé el lugar del “significado inconscionte"™. Para Laca aqod so ubica Ia dimonaitin mayor dela subversidn del suijeto apare tada por el paicodnitisin: ef significuda ineonsciente serd ln caatra- clin, pero entondida como la inscripeidn de In falta dol A. XK En Ia pulain, ] suijeto como falta se localiza en un ngujero corpo ral, en el cual ee opgra In dialéctica del obje | i o.com fall Agujoro misma) ¥ un objeto tridimenaiunal, con el naan 4 fa fijacién, operard como tapén del agujera. “i © El goce se orticula al sujeto, no come fall i . kn, sino como cucstin deb ‘ser. También opera como lugar, pero no se localiza en un poerahin: poral, Dube eatablecerse con claridad su ‘(éqrich: partiends cel hecho 14, EL Semninerrin Litew 7, er rit Tig. 248, Paidkbs, Bumaon Aires, 1088. *H gmce, sstisfoccisin ol ssnei pals Te ‘ida. pai 24489 203. a ba peitnors aparmon of wibtinln: “El poe satiofuccicin de ws + FO aenCTEaN ANTE UWreneS,” El sabrayuda-ws mio y fo it me 78 Salida y extn segundin de ln paginas indication, la tite da doante fs extraiiia extrane- RENTIOS! OX GQ RET TIRRMING SNE LA ELABCRACICW ClaerLtaL cw RTE rei alr preset Hi iucorpory para deatacar la exigen: Eidelastain, Alfrode, 2 gril cel eesen mura ‘Tae reernbcriniad chines A RleiW Wie Cadi’ Viceninas 1 ioe al aignificaste rbtala In falta on ter, ee debon sacar las con- iencinw del extableciniente de la Tunchin « ley el no~todo del biilen wignificante; ai el significants instala In falta on ser, a conse: fuencia des propia Jey del no—todo, Ia falta on ser no send toda. EL r donde io manifiesta ol no—tode de la nadificacidn del ser por el gnificante we denomina “goce” y ain ese lugar el universo~para el sujelo burnano hablante—seria vano (vacio, désamueblads, ein eon- sietencts ni realidad). En el grafo de! deseo Lacin lo presenta como la relation entre la-vor y la falta det A: a pesar de que el significant le nadifica la cona, es imposible para dl mismo enenpar a lo que es: apa de la nadificacién, en eute caso, para eu existencia depends de Jo manifestactin de-la.vor misma. El goce se manifestard en todo lu- (gar 0 momento donde. como metiifara, se vacifere el limite al efecto nidificante del significante © conpecuencia de su loy fundamental. Fl ejemplo aportado por Lacan ex el siguiente: «i ee ordena no go: nar.oo puede gorar de la orden; si se erdena goer, be puede respon- dor con ia dimensién nadifieante del significante Ani, el goce nunca fedrii eer dicho, pero ai puede ser entre—dicho, o quiséa habria que afirmar que no pued# evitaree que sea entredicho. En el cuerpo hu- thang ee articulard, no las agujeros corporaled como In pulaidn, sino In parte faltante de la imagen deseada: o) falo como (-9), 0a signifi- cante surd @, y mu punte de inserckin en In dinlécticn del grafo ver el lugar donde ve inscribe la falta del orden siigaiticante: SUA), wun que asumido a nombre propio, lo que produce come resultada que sea faleo “Soy” tanto come "No soy nada’ Debido a que el concepto de goce se articula en la cadena superior dol grofo, donde se Iecalizan ol tesoro del sigmificante y el significa do dol A, wbicncién de la pregunta por el sujet del inconsciente en él inconaciente, no puede dejaride estar aspciade al contida, de tal forma que Lacan Io eseribe: *Woule-aena”.™ traducible al expafial como “Yo aige-nentida”. El matoma S(A) admite esta Ultima lectura.“S* ea unn inscripciin po- sitive, “A” indica la falta-ostructural; se trata de la articulacin de un ele- mento positive y de una negatividnd. A partir de entos plantegs sobre los goces en juogo en Ia clinica psicon- nalitica de las neurosis de transforencia, cabe decir: of primero es ol goce: presente on el sintoma, determinado por la escena fantasmitica y el otro gues eh aquel que esti en juegs on el fin del andlisix, o sea, ol que estd en Zi La ombsigowdad do est dition frase ¢8 indicative del problema en eunatién. 2) El Seminarig Libre 24, pig. 70, Puidie, Boones Aires, 2006, PLmRTE RADRLTEN funcitn del nor de! sujeto més allé dél inconsciente come iecurso sobre ¢} Otro yen reac ton in carci aa fala nota Pane como diagndatico del pretatip da nuestra cultura del ancrifel Ce hijo funelin: je In castracidn del Otro-Padre, el tercer goce por distinguir sa- $e RSS fa rl“ ny epee del Ore, ‘Analizar, se poctrin sostener esta tiltima eoncepeidn i cs In propia dé la clinica 34 Iau neurosis y él fin decade entice CAPITULO 4 La formula del fantasma y las estructuras clinicas a. Recorrido de un paicoondlinis b. La formula del fantasmay los estructuras clinicas c. La posicién perversa y el goce perverso id, Las neurosis de fronsferencia « Bleccidn de neurosis f Histeria y obsesion ge Fobia y perversion 7 ‘Antes de analizar la légica y lax articalaciones eapeciiens de cada una law estructurag clinica; hi a, neurosis obacaiva, fobia y lax perver- siories, procederé en este capitulo n plantear el cuadro ganoral donde laa “detructuras por estudiar ac manifiestan. como configaraciones distingul- les, aunque articuladas entre si, Como se observa, utilize al psicoandli- flv y o las neurosis ee transferencia propiamente dichns—histeria y obse- nién— para extender su Kqrica w la fobia, que, aumque parczca paraddjico, ai ¥ no participa de la relacién especifieads por “neurosis de transferen- gin” y a law perversiones que en abseluto pusdon ser incluidas en tal re- Jnciin unalitica, al menos tal come fue planteada; aunque si, vbviarente, _ phieds existir un trabajo entre un hablanteeer y un paicoanalista (en cate “gio definide nélo por su oferta a ki comunidad, y no por medio de au de- finiciéin eepocitica, 1a que os establecida por In modalidad de wu rolacitn con ol analizante} que se caracterice por uno modalidad ¢, mds bien, un limite perverso. Las perversiones participan de una relactin con el Otro y con el otra ho paiconnalieable on sontido estricts, a pesar de to cual Jon desarrullon roalidados on torno a la histeria, «la obsesidn y a la fobia conatituyen un cusdiro que habilita aproximaciones de-intenés sobre ollas, al menos per- mite destacar con claridad sua difernncias y usi establecer major a cada (sel mserurrutias Chirac A Paarl bat Ladd (Ved caiac 1) tina de law otras: en expockal ae opofided: paid: a) el valor del objets on la : a rak an endo din formu de cundro low mevimientos descritos, obtenemox: on Iii perversia y hla pailelon on ¥'e.0n a renpocte de Ie bende sity format movisnien ‘Cora de Ia nturoatic panne de (820) a (80m) at. Recorrido de un psicaandlisis Partiondo, come ya foe carta, ssuivalen decir: de la rl nes fo, do la férmuty del fantasies lo q uel (8 0.0) edle: eperurd al Final del petenee cae ca nes ip adecien im | Posiciones do la eupla de parte Antes de argumontar yoby alti para todoinndlisix: re esto Gitimo, plantes un récorrie = b La formula del fantasma y lus estructuras clinicas a Se consulta en poaicién de "padeciente un Ag i cure: : ; ‘ : dsderritene: r ‘Tonto Ja histeria, lis obvesién, la fobla y last perversiones pusden erst agiieiado ¥ qucjowe -dirigionde la quia walguiene g par la difere : formulas reapectivan del fantasma, ae ee exeeaiva ¢ incomprondida. ¥ ne To has ur as coordinadas fesebiée.a vet Melee “ort tne fiat evi lt anlnone de vere eae ote aoe eat a tree primerns son Ins modalaciones * 0 cla: Se pusde, i ( ii por una inversitin completa del fun- ‘quuiéh se oferta en In ciudad como anali i bran ponetcnca el onamienin de la formula fantasmiitica, entonces; no lo toman conie analista sino come psicotermpeutn, Propange la eseritura sobre In formula del fantasma de las posiciones b) A partir del andlisis (como resal 7 ‘que un hablanteser,cuyo caso quede comprendide en ln égica de la extrac 08 esta posieides “iuchos de lon one he ee are ‘vip del objetae, puede osignarne como -e! lugar en el que cree extaren Is Dicoanalista en ma pritica roquieren te oe ee ‘pecenna do au interda (intor~aer) con relacién al otro y al Otro, sin olvidar te . adic de tin trabajo muy dificil y et | que ellas participan de tas pfertns realizadas por loa otros y ol Otra. Anise Bilin a Wane muy rechay btacdd la siguiente lectura do las eatructuras clinicas, segdin las locali- | posible pissar'a la cite ee tine TO van A ver y consulting tacionen do las funicionos on ralncién con loa términos del fimbasma: Posicién do analiannte, esto es, nquella en la que deste ($.0.D) a (00) @), oquivabente 9, afir- ( $ 0 a } ; ie de aaa. histeriny obsesién fobia — perversiones \\c) Desde esta ponicién so (oF (+) (-) puede producir, fol anali el atialista ext nA ee analizante lo desea y analligant pcan cin ‘timo pase, aquel que a partir d . : ‘ Sostenge que las {Grmulas del par fantasma-deseo que el analista en- Gate 8 #1 in del andlisia, yen él pe frenta (y hasta se podrin decir que on clertas oportunidades padoce al co- mienzo del encuentro con la queja de un Agdfantescr que lo consulta) na co- fnciden con (5-4 a), ya que esta formula opera si la relacién nourdtira, que hace del funtnama algo que so eacribe (3 ¢ 1D), ha wide rosuelta o curada. 1, baw flachan -+ 7 + inciican ol wentido en que deters lneese lax rospectivas firenalas. aa ALfucto Enmiarreny [La encore cLiMcas « mone bet Lacan (Voraroe 1B) fer ol omcuro valor de lo soutenido mediante el térmlind “negativa” por Freud? trasformindole en “inverno” de la siguiente forma: ) cide: relactonal fundamental, (0a) = te asa deuco no se encuentra disponible: adlo we aby in tall de ‘proyeceide donde igi SS ervrentea eee una pocto del Algebra en juego, enbo afirmar que en este eso "0" se lee (| Peto que también vela ta ficcidn en juego en el avunto, : Ghignn 0 su partenaire (a) ol lugar 8; la fecha de sentide invertida in- la indole de ta relacién que se quiere producir. Thy el capitals pertinonte se desarrollara la cuestiin de la poalcidn del de tal forme de sostener la propuesta relacional sin caer por on Ins swpuestas © inexistentes relaciones sado-masoquistas 0 ¢xhi- ‘ayourista. A pesar de la imponibilidad de la transferencia analitica, también las jionen son relacionales y no una caracturistica do un indlividwo, mi Li prliion a flor de picl, ni la ausencia parcial de la represidn 9 del respe- fla ley o autoridad. La porrersién implica una relacién con el parte: ¢. La posicién aenfuncién de cierta relacién con el Otro, sélo que no es una rela- om Perversa ¥ ol goce perverse. transferencial analitica; que se debe distinguir de toda relaciin con Come afirmé arriba, < fal que se respeta por su saber o par amor. calves no carocerigan par cl hacia hints yo A partir. de Freud, quedé establocida on la daxo pricoanalitien una re- Pibominates en, Ina pecy Rion {ntima entre disposicion perversa polimorfa y autoerotismo. Toma- a ee raion ba Iacablata posible encrivea mee table que el diigo odmo In suyn es una consideracién contraria, la cual extimo que ava- Esta propuesta implica Ins siguientes consideraciones: ‘mi lectura relacional: "34 hay un descubrimienta positivo que ef andlisia hizo acerca det dean rroflo iBidlinal ex justimente, que ef nifloes un perwersa, « incluso wn per werse polimarfia "Antes de la etapa de normatizacidn genital, ciyo primer esbosa gira en tern al complejo de Edipa, of nite extd ertregada a tna serie de faves, euinotadas con el tiriinn de pulsisnes perciates Se trate de mas prime five relaciones libidinales con ef recencie [...] “iQue ex exta perversién primarial Hay que remitirse al hecho de que,le piperiencia analities pertié de cierto nilmero de manifestacionen clinicns, ‘hire elias tas perversiones. Si oe introducen las pervertinen en fo prege= 9) (3 0a) ous formulas sustitutivas noundticas las peryersas— Seen una direccidn o sentida, no tan areata Base podria. hoi 3 Ge-aauierda 1 derecha, como sucede en la eseritura de espaol, francés, etc. Asi, no debe olvis uo Rianne piers at férmulla (36a) se dea- (8a) ~ ‘Tal como se haco en Inn siguientins casos! (8 frento a a) o (8 desea de a), b) Lan rolaciones perrersas se inscriben 0 —"Pattimos afirrenr que Lo newroaises, en cierto muda, un negation te la perveraiéa,” Prowl, 8¢ loen en forma invertida, F i ; Contando con el digebra y In formula del fe ‘ . «agin ap neg ay perianal Acrmms Eur . . Vcc LA cerita Chima Herne LAGAN EVIOLANDS TEP snital, «2 prectso recorttar to que ellos x . 10.» detimaitade tue offox wan alll donde apareeti ce rackto cls Abricndo un poco mda al tema y-rempects de In cit de Lacan ya:men- ‘iLo nocién balintlana ee retocike de objeto xe aptica ronda ¥ que es lac teiie tillaada para cxtablecer ol murgimiente de lino oose u Ini feud ly gore como “[_} la antisfaceidn de une pulsidt,|..1"* cube recordar holopia de ta perveraién on fo: cual vsti imoti M ta fnomenolagta del mort mplloadi to fone progenteal- y.@\ parn é} ls puliidn se coneibe cama: a) (8:9 D), eto en, tod elta-en In ae 49 contrario, No-ar twa gor, manta an ei Jnnidn entre of wujeto dividide untre S, ¥ 5, ¥ la demands dat Otro-con- perience COMA IRRIDC TTA anuuEA, vend Slee Laas Hee eres on wusinereria; b) que mu cireuite on desplioga en cl campe cal ANA RRAeIO crestor [| tei 0 fu, tal como ho indican con total claridid los siguientes exquemas de EL | inarie, Libro 112 \ tat j — y Hepaescemie same tetra —_, Goat / | ‘Bard, te —_——S—! ‘Modionter lan fleelas que incorpore entre loa dos exquemae de Lacan, pilico a relacién entre fos mismés elementos. ‘Amboa eaquemss indican claramente, al mines ei ee los yuxtapone y Sa itira 90° en el sentido horario al prinieto, quo el circuite pulsional se a ew MU controvertide, Reco ih pliogn en el campo del Otro, y no en él interi del cuerpo. La pulsiin. aie a = sapiie anterg cone, galt ee he ee Lacan algo qs provighe del inboriar def euerpo biolégico, tam- nue dero fundamental. Cunndo “goce” entra 0 eee \ sone sage atta Lace -a fn guien ited jain de enn dors cn aus nefvaniza ( ET Seminari mentalmento a ai dy Lacnn ey Aa, hasta el tino de loa qu dict) elabied el pen inn cultura det &, haciendo Kinicapié en eristiantemo en el que el hia haere ies del Otro*, ntlrinando al respocto que iioce corporaimenté para gifantizar la completad det Dion padre. Bee Dacia frit aggre A, ae Pars finalizar este upartade: no niggela oxistenicia de personas histéri- Uibhuesivan o de vineulos sociales perversos; tampooo, por ejemplo, de wmnitisn paichticas, Petu las considenaciones quo permiten sostener y res | pobre offas tales “diagndsticos"o calificuciones no san peicomnaliticas, ga I ee cemeaces dea we eo ili. sequin, Sheer 7 En estos din ios xe trata de ln manifestaciOn de un factor Histo, Bacritne 2, pag 80g ee te Mialbecon ll cewes on ol incusciete for “ol paiconndlisis iinposible de evitar: quo sun nociones, construidas y des- + OF Lass, dscquan, 8 ‘ i . Sonar: bn £8 anon 1/2/14 y SUB: Ln en dal icindad a Ja rolacién tranefrencial, sean utilizadas para una identifies Libra 7, pig 254, Paidiia, Bisones Aires, 1088 ques, Bi Th ines A atin incase Laat Caer do lat, Bog 1 Coen Tooqans Bl Seminar * Lacan, Janques, £1 Saniacriq, Libres 1, pdge 185 y 104_ Pakdéa, Boanos Aires, 1067. aT Seren LENORE ‘Lad RRO NAN OLIMICAN A rar Of Lacan (Vioutmeen 11) gfvetw en mado olgune lo qui Avion dicho de La sércimistian te tay uw d.Las neurosis dé transferencia ‘Law nourosis de tranaferencin meri complejon, ailer ne pustifics evidentorvende 1 AAIIRANIH A NENTUN AL- FOMATIIOIO JEN 0) PLD unaeoorene, ‘Sera on cl encuentro con un unalista y luego de la puesta en funcio- uilento de la relacién de palabra, donde se establecerd xi el Aablante- relaciGa con la figura dol Gtre queen ¢] analista al comiengo del localiza camo 8, sino que, ademda, si le acepta 0 lore Es posible verse on rolacién al Otro y ma demanda (D)} én posicion iy querer vorée sometido a Ios efectee do Ia barra, /, 0, mejor dicho, de kak ten ay i i maginarizacion, u wfintrlo; ello dependera de las posiciones que asu- Ishesobre-f 7 la otra dis cue ne (Otro, una di qui el analivta a su vex (8h a) Novtrois a traaferwocia:povciin ok (89) Misra 7 Obseaién ¢ Bleccién de neurosis Si ul fading, eestomeon: "> No al foding, ontoncen: ** = Respecto a la “eleccién de neurosis” es necesaria hacer dos aclaracic- nes. La primera.es In siguiente: la distribucién realizada sobre la fermu- lu del fantasma—deseo de las posiciones histérica, obsesiva, fobica y Ins 16 Lacan, docques, Subwersitin def sajoks y dinkécticn del dears en ef incanactents freailiar io, Bacriéoe no, Recritos 2, pig O01, (Subreyude mit.) 1 “Neuroscnivai™ Prov utiliea da 1a sipaiente forma el concepte: “Hata Aubin expere- do remalver et problema de ta eleecidn ce renrosia fla cloctvie acerca ce te forma cle is conturosis que conirneria el caferma) por fas particularticades de lee vivencias mexwalen infantites”. Frenud, Sheniand)OFran canielets, tora VIL, pig: 267. “Pues etd hecha para Permitir weinite a yichen fect "Este aigeritina y sie andlogos utiticados en Se ee as 88 fad) errr ceNaC ArT Oe LATAN EVOL no Aheracucy Hausa serie i fiénzonel ne podri responder igicarnente a La aigulonty cussion: Sh. vida ulld de nila eas en na Kigicw particelar, hiky al ce 6 Hetabtover sobre laa propiedades extructurales yeqne, eo tanta: fi je clabaras, eatnblocer ¥ tranamitir Si law St aaa H . jgim0. liante piilindon. ena ed mci stl eee perversas, las fundamenta y dexarrollo en su articulacién reciprota, [i posiciones posiblis son dana y las variaciones taniblde vain icull entre et; por tal motive, es posible plantoar lu eidiatencia de nn ontriell ra: la estructura de las estryeturad elinican. Si we legnie a nonten Ia historia no exinto, se tendrin que acuptar que Ins otras eatricturin nica SA J concepte de estructura ct cade particu- Las elementos constititivon de in cotractura de In elfen pa ent. a ds St cla co ton gaa do tica —las extructuras clinicay~ no clasifiean a la dan crentas di estructura clini pitiene gers cance te on ae secur encode iy pricticn ompecifica, ; h a eeeie ae a a Evidentemente el que “histerin” pertonexea como elem oyariantes ¥ que sélo se dingnosticn bajo transferencia. r tructura dé lan estructura clinieus'no indica eéano ser uh ease ae | primer volumen de-erta obra peopust ee ate ae a en transferencis para ol cual we aphique wu légica; la nocién de ' * Planted reatrvas ol primer trasino para fos eavoe de, Dat | tua elinica no anu I clinien del eae por cas, wo inser las In, pcos, en Jon qui la alae powibie no oeceesen dalek eins eatructurales que desde ln perepectiva del’ paiooandlisin wo werlfiem Berar den euatidad den er ok on cate vol y Pricoandlisis se voril i Dicer: para los. casos comprendidas en este valumen (histerin, on au eliniea, eémo se podrin elogir rosin? Wins, foobvian rveraiones) para jos cuales wosbenernom Je pai a ‘nil Spehried peste souroc Jan pieces cabra ey “tin candi eck poi idole ost sn Semiocatier ve . aculaci estructura. co vga cere eae en hee a Ra Mon ey cl limite de laa posbllidades ds lo bisbSrien, a menos en ae ot palate th go ete ones Feauuilidad dé andlisis, investigacion ¥ comussicacién, mente tratado, segin tos Limites de la cultura a lin que cae de establecer si se eligid—o wea, si ta reluciin cot el oceans g Ms | ‘dh por detdritinada poaicién que stato al Otro tampbign~"8",*0" o a Wisteria y obsesién ln eloctisn reciayé on *S* af Tue mectante un Al o in no. 5 ; A Rartir de ell produicird una serie de eonseedencing articiliad Vubes ln beso de la farmaula del fantasma-deseo se pueden inseribir elecciones fundamentoles posibles y sus consecucnicias. Tacha Beore firmules corresponditnites a laa estructuras. clinicas para ae iit fespectivas eatructuracionies, 0 e000, ado ae surat ae nea, kino que en lad siguientes formulas pe articuls ef canjunto at de lan ex Has (ambien relackunales y determinadas por cin, ca decir, el momento original dé Io que suele [lamarse "coy ). ‘Todo ello en lugar de tratarlax como en- subjetiva”—on el sentido de oaths désarrollos so traturia de la cons Fewpecto dp. Ins cuales ne pueden ales de! toma 0 usunte particular, debido n que nos baaumon en ln mociéer kal como fe inca en el siguiente empl: estructura, no pocemos docir nada, Tul oa ef precio: que se puiga por oot f tar ¥ apayrae en la nocidn de estructura, Sise opera con ello se pierda In FE eater octane ¥ deating, intama conversivo En el pu ndilisin Re . iene iugndaticos nerdin rotroactives y se care: ee eras pasivamente ulere decir inte tructura con elementow aintiigisenas p Tiaiesase becpecig Rospecto del momento inicial en que supuestamente se real cera on forma total do ta posibilidad de pronéstico y prev . vencidin, § puode plantoar.un andlisis Idgico mespocto de la seen ie oe or aiee we peek decir respects al posible resultado futuro de cireuna- tice : Sil cm ann, pr ep, oe rib: Jl Dory (enn Pere % : ‘TAS EETMUICTIIIA CLINICAW A PARTIE DS LACAN VOLUME HEY inion, tal como Lacan Ian escribe on El Seminario, Libro 8, ba trans- jomos considerar las formulas que aparecen en_el escrito Kong con para li perversién y on. Seminario, Libro d, Eo retacidn de objeto ela lobia. Ellag tampoco cainciden con jas que propuse sobre La base cle afi wiula del fantasia, Lan analizaré on los rexpectivos copitulos. Aqui Se cucnta asi con una légi dnmedicitos “4 r o doutacur como todas ¢llna se caracterizan por no ner Ian firmulas cas que permite i io ses har bh todas ta ecructaral eared. an mis oanatdarad ome indiridon. Regpeets do coracterizan sadn ya nidn, destace que ee realizan sobre ! ence Lane mplifiendo, tal como aparece en cl escrito dike cucsticn predimaner a todo tradamianto posible de la peicosia” Formula del fantaams tal coma opera curaca la a’ A (hay Neurosis de transferencia: Histeria ‘Neurosis obwesiva y pobre In formula del fantasma, con varias modificaciones, que impli- OA n agrogados y ausericias, tal como se observa en los siguientes caque- cy OP (a, eas a) do-Lacan: Vv s a v §, Fobia y perversiin La fobia, desdo una perapee = nel tiva, ii donde im, 8 1 xen In medida en queen cas, inde co N t . 18 cione medio gta dling suite choo sakes os cea Se! Seis nace a oF m8, lo que 0 Cabe afirmar,entonces, que la purversién ne inscribe como un sluterna 7 de diferencias en relacién al sistema Saa'A y a partir de La férmula dol fantasina (destacado mediante un recuadre de Ja izquiorda). _ En relneign con la fobia y el case del pequetio Hans, on lax clases 22 y 29 del sominario referido, encontramos: “Nuestro Juanite, en lo creacién, ef deiorratio y fa resolucién de mu fobia, silo pucde exctibirse correctaments enmo ecuacidn a partir de lox tirml- nos que acobamos de isla ‘Mh Lacan, Jacques, Kecriéow 2, pig Si, 16 Lacan, Jacques, K! Semisoria, Citro 4, pig 341, Paidde, Barcelona, 1 ——__—— 14. Milles, dacquns Alain, Lo Read y El Sentico, pig, 100, Diva, Buena Aires, 3000, 93 eon las siguientes: tee A) Mm « ff Steetientedhiaien entail Tour NerriLerTuilal GLa 4 Pantin nat Lacan (Worimaeny (1) Laas fermulun que Lactin dedarrolli’pirn lise tron instancins indiend Ha oh eeta propuesta nj de ® lidividual, sino de Jo siigui Neichandliais existe como rapuenta contraria ala cultura A inilividuilinm, perc medinntey tr nections dé “aujota” a intervencién clinica el pudeoer particu! laciones que Es ellas los Uirainos deben ser leiden, sein indiea Lacan on tam maa pdyrinas donde plantea lan frmulns. do Ta siguiente forma: ACol Otro simbilico M: la mama M’: Ia abuela Paterna: P: la metéfora patorna Tel caballo, camo medincitin motatoricn Me: [aa intervenciones det Papd segin las instrueciones do Freud a: el otro nie gel falo con notable charidad y, aun Ni, pocks veces acontundo Smmentaristas, en lo elaboracidin de Lacan “f 10 Be =Fai ejemplo, ol poquatio Hans de quien Para concluir esta presentacion general de las comprendidas en ef campo del intervale, solved que.el lector puede estar 5 ontas py

Оценить