Вы находитесь на странице: 1из 28

· Noam Chomsky

El lenguaje y los problemas del conocimiento

Conferencias de Managua 1

Colecci6n dirigida por Carlos Piera

Primera edlclón, 1989 Segunda edición, 1992

® Noam Chomsky, 1988

® De la preSente edición:

VISOR 01STR18UCIONES. S. A.

Toni·á"s Bretón, 55

28045 Madrid

ISBN: 84-7774-852-7

De¡x\sito legal: M. 34.510-1992

Impreso en España - Printed in Spain

Gráficas Rogar, S. A. Fuenlabrada (Madrid)

PREFACIO

En la primera semana de mtirzo de 1986 tuve la oportunidad de visitar Managua y de dar cOnferenciaS en la Universidad CentrOame- ricana (UCA), por invita,c~Ón de su réctor César jerez, S.]., y tambi~iJ

bájo los auspidos _del dmtro .de inve~tiiación Cl DCA, dirigido por

Galio Gurdiiln. Estas conferencias tuvieron dos partes, una serie matutina drdicada a los problemas dt! lenguaje y de conocimiento y dtra, por las tarc!es, dedica·da· a pioblemas pollticos ·córitcmpOrán~·Os.

Entre los participantes b,bo un am¡jliO- sector de la comunidad universitaria y muchos otr~s ciudadanOs nicaragüei1sCs, así, comO

también visitanies de uniVersidades cOstarriunSes, y extranjeros que visitaban o. trabajaban en Nicarágua. ·LaS con/áencias, que dicté en inglés, fueron muy bien trad,ucidas · al español p"ara los oyentés por Danilo Salamanca y María Éster Chamarra, quienes tamblétt tradujeron

el debate publico.

con

posterioridad, me enteré de q~t

por onda Corta en Estados

Todo fue

transmitido por

fue_Téogido

radio

(y luego,

Unidos)

y "transcritO, ·

-¡nduyc-;,dÓ

d debaté po~úrlor, · ptse· ·á ·qúe

inevitablemente ~uchas· de las rejlexiO.~es y de ~os comen~~~.ios "del

páblico no /Ul'fon captados aprópi_adamCnte por la grabadora ·y, por lo ·

. ios capitulas que sig"~~n.sOñlas Ver~ionesmás o m~nostzmp(iadas de

tantO, no aparecen

'

las

conferenéias que dicté Yde los debates Posteriores, corregido$· a partir

de

las tr"anscripciOtles. He intentad~ ~f.cohstruirel 4ehatc rccoiido Ct} la~

trariscripciO?fes, añadiendo eri alg~nOS ~ug·ares el

material q14:e fa(ttiba a

'la cinta y ti vetes he trd-hsferido el debate de un lugár ~ ótro, dpñ~t; se

adaPtaba con más natur_alidad a ·!as coYifeTenciti;S cOrrégidas. También

he eliminado del debate mater'ial 'que pu'de incorporar al tex(o de las

conferencias, respondien4o asl a la$ prcgurlias a l~s interurnciones de

la au.dicnci~. Estas interVenciones ~pflrecenfragtiu~t?tariament~después

de las conferencias debidO a las 4.ificultades técnit;as de grabar a lm

participantes de una extimsa y ~ifusa audi~ncid. en UY!a discusión bilingüe, que se desarrolló con nota,kle facilidad gr~Cias a los traductores

y

puhlictZ;das, por lo tanto, sólo dan una idea parcial de la naturaleza

a

la

buena

voluntad

de

los· ·participantes.

Las

tr~nsc~ipciones

CONFERENCIA 1

Marco de discusión

Los temas que voy a c·rJ.tar en estas cim.~a conferencias sobre el lenguaje y Jos problemas deJ t.:Oncm·irnienco son enrevesildos y complejos, a la vez que de gran alcance. lncentáré esbozar algunas ideas sobre los mismos de m:mer:t que no se necrsite ningún conocimiento especial para emenderlos. Al mismo tiempo. me gustada por lo menos dar una idea de algunos de los problemas técnicos con que se enfrenta la investigaL-ión hoy día y de la dase de respuestas que se les puede dar en estos momentoS, e indicar también por qué creo que estas cuestiones más bien técnicas importan de cara a cuestiones de consi4erable imerés general y planteadas desde antiguo.

No

voy

a im:entar

hacer

lll1

:málisis

del

estado

actual

de,

b

investigación del lenguaje; semejante tarea requerirÍa mucho más tiempo del que dispongo. Voy ·a tratar de presentar y aclarar m:Ís

bien el tipo de preguntas 0on las que tícnt• que ver este t.•studio

-o, por lo menos, una buena parte de él-, situándolas en un contexto más general. Hay dos aspectos a distinguir en este contexto:(!J la tradición de la filosofía y psicología occidentales,

dedicadas 3 Csrudiar la. n:nur:tlcza t'SCJKi:ll dl' los seres hununos;f!j el intento dentro de la ciencia concempodnea de enfocar b.s

preguntas tradicionales a la luz de lo que ahora sabemos o tenemos esperanza de sáher sobre los organismos y sobre el cerebto~ De hecho, el eSrudiO del lenguaje es central para ambas clases de investigación: para la filosofía y la psicología tradicionales, las cuales consc"ituyen una paree significativa de la historia del pens3. miento occidental, y para la investigación cienrífica conremporáneJ de la naruralez.a humana. Existen varjas razones por las cuales eJ lenguaje ha sido y continúa siendo de particular importancia _Rara

t<cl ·e.studi.q•. AeJ.a !!:.~uralcz~_hun~ana.,_l) d~e~, es que (JI ¡¡;;gti';jq

na

IPl:r~ce ser ,.una verdadera· _)?!.?Piedad. d~ 1~ cspec¡~cxd~ISJ~a de ~~ .".

11

~EJ~. hum~p.<! t.JlJf!.:-~.~~E-~.i-~_1

y . p~~tCf co~ú·ñ)'"~~"l!j,~~-tiif

f~$l6~~e~qlie_~t-c,?_!!!f!_a~tJ!1~.!~~-con muy poca vanac_10n, ~ntre l~s

lfwmanos,

a

menos

que

mtervengan

tra_stornos

patolog1cos

mas

'bien

serios.

Además, .eJ~lengtBje~itrt_e

7 ~a-.m~~~a

Finalrriente,~elk!!guaj~_,~~relativamen~_e, accesibl_~:-ál, ~studio.·En:to

que hace a ~sto, ~1 rCm;-~-;--¡;a;t-an-tC -d1Sti~l-t<) ·de~--or;--~s que

quis)éramos poder abordar: la capacidad; de resolver problemas, la cre:úivídad, artíst-ica y otroS varioS aspectos de ·la vida y la actividad.

humanas.

Al tra'tar' de la tradición intelectual en la que creo qúe en·ca'ja

sin dificultad el trabajo c~ntempOránco, no establezCo una di.stinCi6n

.~~.~1-ca_d~.-entre· filo~of~~·-y .~i_enciá Dicha distinció~_, justificable o

ti·adicionalcs, 'Cuando se consideraban a

filósofos~. por contraposición a «científiCos»;·Ocscci.rtcs,

por t•jcnlplo. fue. um) dt• los l."it•ntÍÍicos · m:\s dcst:lcados de su

·tiempo. Lo que llanú.rnos Sus

·separarse de. su ·~tr.abajo cie~tíÍico», sino que forTnin_ un componente .de ésté que se ocupa de las bases conceptualeS de la cicnc:;ia, de ~as ·fron~eraS de la especulaciOn y (sCgún él) ·de las inferencias cierldfids. .-David Hume, en sUS investigaciones aCéi-ca del pénsamiento huniano,

trabajos· filosóficos» 110 pu'cdcn

no. ('S ·J~ nulo muy rc

-icntc.

Los pensadores

.q:·a.taban loS ·temas ·que· aquí noS ·co-nciernen,

··sí mismos

no

cons~9ci-aba.que

su proyecto era semejante al de Ncwton: aspiraba

a descubrir·Jos elementos-de la naturaleza hunlarta y los -principios ciue rigen nuestra vida mental. Ei'término •filosofía,. se utilizó para abarcar io que -noSOtrós llamaríamos. ~ciencia"; de manera ·tjue la física se .llamaba ·filosofí2- natural~ 1:. exprésíón (tgran1ática filosófica.,, quer_ía dCcir- ~grani~tica cientÍfica".· Destacadas figuras· del estudio del' Je~G~aje.y 'de'l Pensamiento.· co~~~laffá"ñ1I'~·;

fi'iOsó(iC·~-~·{o ir:\_mátiC1 general, o gtamiticá uni~~~;ál) ·_co~-~ ~n·~

·aCñcT.i.~dC-dUcdva -qú:c ··se o

y

gcncr~lcs·'del lenguaje hablado o escrito• (¡~~-J<>rman

parte _de. la ·na:u.ir;-3Jeia "llum;u"ia comúr'1 y que •sori i~uales _a los que

dii-tg~~- eY··ra.Cioci~io . e~ ·-Sus· oper.aéióneS .intb_i_~éiüal~s~····(Beáuze_c).

lenguaje

éó~ b.ast~J;lte·fréc.uCncía,· como e_n cs~c·-~

:upaba

de .,Jos pririci_i)iqs _innlutablcs

principio~

s~~·~l eStüdJO'del

Y de_l

sé. 'len,an _pc)r iljycsligac_!Oii~~--··~~t~ec):lainénte

pens·~~ieJ~_tó.

~iiTCtil:idáS~cú:irido nO''como Un.:t irlVéstigaciún úi1ica: Esta_ pát ticular

cÓndiisiOrl·~--rimy-d;fundid·a ·c~~r~ tr;~ü~ióñ'~·s···-poi-""10.demás 'conflic-

, tivas~ me parece bastante dudosa, por razones que expondré en mi última conferencia; pero la concepci6n general de la naturaleza de la 1nvesti.gac16n tne parece correcta, y me voy a ceñir a ella.

12

tne parece correcta, y me voy a ceñir a ella. 12 (SiiiN mm ¿Cuál eS este
tne parece correcta, y me voy a ceñir a ella. 12 (SiiiN mm ¿Cuál eS este

(SiiiN

mm

¿Cuál eS este sistema de conocimiento? ¿Qué hay en la~

mente/cerebro del hablante del. inglés, español o japonés?

¿Cómo surge este sistema de conocimiento en la men- Í:e/cerebi-o?

¿Cómo se utiliza este conocimiento en el habla (o en sistemas secundarios tales como la escritura)?

¿Cuáles ·son los mecanismos físicos que sirven de .base a

este sistema de conocimiento y el miento?

uso de este conoci-

Estas son preguntas clásica~, por más que tradicionalmente nO se_ enc~entreri formuladas ·en I<?,S t~rminos que voy a ado'ptar aquí. ~a pnmcra de esta~-- preguntas t0nstituy6 el te_m·a priri'cipal de 11wesrig<~.ción de la gram~tica filosófica. de 1os·Sig\o'S XV1i y X\nn·. La

segunda es ~n cas~ e'spetial.~irJriiponanre de· lo que t)odríg.m9i .

1\a~-~r·

Russcll

~el P,roblcf!la de;- pl;¡0n~_l.1)\ como lo plantea \_Bertrand

trabajos tlc su última época, el P-roblerna cunsisü.·

·n ·tos

Lii1~~~;1~;1!~~~~~~tt:e~*'¿~~}!~y¡;~;l¡;~;~·!i~~

l~pac"-!l.'l.~J",D~~·t~n~()?fP1at6~ ilustró

el

problema en el ¡:¡rimcr

cxpcnmcnto ps¡cologJCo {por l9 menos,

que hay constancia. En el M_enó;z, S6crates demucstr3 que .un mUchacho esclavo sin form::tci6n escolar conoce los principio~ de la gcomctrfa, cuando) a través tic una serie de preguntaS, le guía a descubrit· los teoremas ~e esta disciplina. Este e~perimento. suscita un problema que todav1a tenemos nosotros planteado: ¿Cómo es que el esclavo es capaz de deScUbrir las vCrdades de la geometría sin instrucción o informaci6n?

«cxpenmcnto mental

) del

Pbtón, por S~pue~.to

,

Propusoy~_a ~csp~csta

~ este prpble_ITla: el

·.-~~~- IJll:l~b.~~.b~L~.~~T~.YS! .P.9.!:JPC9}9, dc

cvoc_ado Y su~g1a en 1~ r:ncnté Acl

las prCguritas que. S9crates l_c.hacía. Siglos después, Leibniz soStuvo

qu.;, la respuesta de Platón era esencialmente córrecta, pero que tctua que ser «pUrgada del error ·de la preexistencia». ¿Cómo

cono~imicnto, ?~t~_n.i.9o _en _ti,~-~- ~-'-'·i~~~

']5;_~~--P.~:~~!a·,

~h~e~~m~~~~

13

creo, correcta. nos. vemon de la doctrina clásica aleja bastante de los plantea~
creo,
correcta.
nos.
vemon de la doctrina clásica
aleja bastante de los plantea~

miemos empiriciscas que han dominad,o gran parte del pensamiento occidental en los últimoS sigloS, pese a que n'o hay~·sido tC)talme~tC·' ajena a las Concepciones de importantes pensadoreS enlpiricistas como Hume, que habló de esas partes del conocimiento que

derivan -~<de _la mano primordial de . especie de instintO».

la naturaleza» y que son «una

El problema de Platón surge de manera llamativa en el estudio del lenguaje y algo parecido a la respuesta que acabo de sugerir. parece se'r lo coi-recto. Me explicaré más a medida que avancemos.

-_Seiie. catalogada'ien .{1). se,_ divide en.

.-La tercera pregunta

CJe

la.

~9L~:BS7~c?.~~-="7el fp~9.b _l!!JT.l."ª~:a·t ~i_~g~~~2?~.~~.:~.!_rpr·_·;_~_gle.m.a.~;.de J~~

er:o.a:~c_c~qn

;.t:llfpr:~

~ro_tS~~Jrc.;g~q:f

9 n~-la~forma

:~-~<1:.qG_;!

!nt~_!"p're!·~ni_o_s.lo_, que, 0 1 Ímos (oJeemos;. dcjaré

o_bviamente

I_a

-dc

lado ,est_e"t";¡sun~o­

sccundario)~~-EI.-'problema dt: ~p,t_o 4_~i,:_Ción, que·_ el

~onsiderabl~mel1_t~"'Imá_s 1 cÜnfusó-;-t·ic~C.q~~ ve~r ~0;,JO ~cjúe.'--deci~ilis"1

1

!}!~~~-~e-ú_lt~~~

r.E.9ri-.,~·~

pr_ob_le!J:l;_l dificultad de dar cuenta de lo que

res1de precisamente la

llamar ~el aspecto

~:reativÚJcl ~so d~l lenguaje.- Dc~cartes {sus t!isdpulos observaron

que

po_~-;Yqu~-~Q~~~~-~-mfl~!ia.~~s,

~·~l.pro~lenli!9_elQ_e$ca~tes, :·,_l\_cqu¡

uso

normal

Jcl

podríamos

el

lenguaJe es cOñSt:aiitCillcii"fE--· iñ:ñOvador,

·e~t"ernos o

iHillitaao:-~IiDre;-·a1··-parc-cei:,·del'· CÜJúfOI de estÍmuloS

cs'iJliOS""'dC' áríirnO i"lli.cfn()S, cOherente y apropiado a las Sii:uac.ioncs;

Cvo~-~-pei1"Siiilie'ilf6s ·en~·Cl 'oyente que él' o 'ella podrían haber

expresado de manera parecida_ en las mismas situal:iones. Así, en el

habla normal, uno no-. r_~pit~ E!~-~~~-~e~~t-~ _l_o que,.~~.<?f9:o,

~!!19 que

"íii"Odm~e--fOññ:iS"lífigUístíc:~s .

-a .

menud?.

_nuevas

en

la

-eij?i!f~Cñciade ;~~~o i~~i~s~-~n··~_~-historla'de·f~1fni~ua·_:_··y no háy

'lím~téS.'¡:i'á'i·i·di·Ch:i"·lnii'OVacíóri: :A(léinás, tál. díSc.Ürso. no constituye una serie de balbuceos al azar, sino que se adecúa a la situación q~~

lo. c_y

e:.

"""'---=«-

oca,_

si bien

-~--

no

lo causa,

---'

distinción crucial aunque oscura .•_&L

'

-

,.·-

--·

,

~ ~~"·

~uso-norm~k.de.~la )~gua~:e~I po_r~t.an,to~liJ':rc;e-.' i_n:~~~?--~. 1 :l?.~!:.Q

~10 obstante, aprop1ado a las SltuaciO_l]_~~i.{Y aSilo reconocen -loS otros parucipanrcs en la situaci6n del discUrso, que pudieron haber reaccionado de maneras similares y cuyos pensamientos, suscitados

P2Lel di~~~~o,~c.orr.!,s~n~en·.~--~o_s_d~L~r~~r~l~~~~~~~_!i.~S~

el

•.

.iispt"-ct_()- -~rena_vo

,(Jel

uso 1 ,:aet_"-l~!Jguare-rsull!~~~~a·.la ·.me¡or

prueba :~e,.qUe,c~_alqu_•~tro~ro~·org~~~_:_q~~~~~.:.E~~~-~-~!~~:.-_nosotrrui

tieOé"Uñiñle'ñce como la nuestra~

··--,.~-~!. ;;, ~L_l~'l~!e !ª~lbié!~ f-~e--~~-~do

co;no un argumemo central-tnra establecer la conclüSiólb_c.,entral a~

1 ;~n~~ñ-~i¿nf.9cirte~~o·.-a~·-qu-c-ló'"~'huiña~·~s-soñ·t;;¡ld;~~encilmé·~~ _dífer~n"tes de-·ci.ialqu~er Otra -c~·sa··del·~mlin'do flsic'o. ~S 'd~ás·

9.Yi~ttñc5iJ9h~~~qu¡;;s~ c~·andó.se· ordenan s·us pareeS- en '.un3

cíei-ta configufa_éiOn~ y~·Sé his coloca en un cieno medio externo, lo que hacen está totalmente determinado (o, quizás, es aleatorio).

Pcr~í!?IS~_:~S:~§"li~Q1~"!!-~e~~t-as-_coiiCiiCiOO_es no fStán-::?bl_ig·ad~

a actU'":rHecl.ctfimí.ñ'i(fi'P·m~era'~-slñO'''~SOiiiTiérite ((incitados

·i~ii~"~d~;r~~~:iolr·a¡··~~o~-~~~~s~--d¡~~--'·e~~--~-;~:;;--d~~=t~~id"i·-·p·f~~~;ir~~i6~

del'Petlsa"n~ié-nro·c:i't1:eSiano. St!' ~:omporiamicntOpUede ser pf~deCible,

e

en el· se'iitidO · dc! Sintieran incitados

esta forma únicos en el n·~úndo físico, en cuanto que no necesitan

hacer lo que están incitados e inclinados a hacer. Sí, por ejemplO; sacara yo una ametralladora, les apuntara 1.":011 aire amenazador y les mandara gritar «Heíl Hider)), tal vez codos aquí me siguieran sí tuvieran razones para pensar que yo era un maniático homicida, pero tendrían la opción de no hacerlo, incluso si no ejercieran cal opción. La situación no está lejos de darse en la realidad; bajo la ocupación nazi, por ejemplo, hubo mucha. gente -en algunos países, la gran mayorb- que lll~gó J. t:obburar J.ctiva o p:tsivamcnte, pero hubo llgunos que se.· resistieron a lu~ ~!!!!.máquina, p_or

el comrario, funciona de acuerdo con la confi •u 'ÍÓ.U

intema-que

·t_tene _y e medio am 1ence externo, sin ninguna opción. El aspecto crc;t¡·v·o--¡{CfUSOZté-1 lenguaje a menudo se presentaba Lollio c-1

ejemplo más notable de este aspecto fundamental de la naturaleza humana.

La ~u arta pregunta de (1 )"'.;s relativamente nueva, en realidad,

CJúC"

se inclinarían a hacer aquello a lo cual se

e inclinados, pero serían sin embargo libres~ y de

·cdo.

está _to~a~ía en el ho.riz~~t~.t~as pregu?cas (i), (ii)

t;'n

!'J~i~)--~~?en

el

domm1o

de

la

lmgmsuca.::y

la

psiCOlogfa-;-·dos

campos·· qw:

pn:;fC'r'i rl'á ·- ilO~-~díSi'i'ñgülG-CQ¡lS"i'Cierañao """á""Ti '"TiilgUíStiCi '{0',

ffiás

exactame'tlte, ·_-a·--_1as···¡r¡.·ea;f"de· ··~a. :Iiri_'i~~:f~.!~.~~-·:·_a.~:·.~.l~i~~-:q~¡;.·.·:iq~í:~ine

·:ocuparé) sólO cO~·o· 'i-"f'S(_p:~~f~·:·.·~-~---!a p~_i_~-~)~!?.g_í_~,

q~-~--~-~~-t:.~-.

.f!~

!os

1_;\ dis_cipl~!~~--~~-b.'?~ados.en (1). Déjenmc

taffibiéri Subra·};~lr dC" ·nue·~o··que yo -incluiría· ar\1plias áreas de la

filosofí.-t bajo eJ mismo epígrafe, siguiendo la prácúca tradicional, y

aspectos

part'iC'Uiares··dé

nc.~ .·.~~~l~~-~~~(~~,)a mcdi_c.la_ cn

b

~luc

el ling~ist~ pu~~:c proporcióiiar

n~sJ'ml·sta5 a,U~;,p~~-g~m~~s. (t)·(m)_ de (1), el ctC_nttftco déi·C'crcbro puede -empezar· a cxp_lorar lOs m·écanismOs HsicOS ·qu~.mucStriil las 'propil'lbdt.•s puesta~.Jc mai1ificsto en la tcorb ahst(:lc:t.:i del lingüista.

Per~, si

no hay reSpucsias a las prcgurlt~s (i)-(iii), los científicos del

c:cn·hro no saben lo que_ están buscando; su _irivestig'ación es, en ese

 

ciega.

·

·

·

Esto·. eS sabido de sqbra en las ciencias fhiicas

Así, la química

del siglo xix sé ocupaba de las propiedades' de los elementos químicos y proporcionaba modelos de compuestos (Por ejerilplo,:el anillo del bcm:cno). · Dc~at·rolló no¡·iones coino las de valencia y

molécula Y el sistem~ periódicO de. los elementOs.- Todo ello tenía lugar a un nivel que era· slÚt1anicnte abstr::.cro. No se sabía cómo podb l."l'l:tt:ionarsl' nln llll'l·;mis'mos físil~os más fundamentales, y hubo, de hecho, muchos debates sobre Si e'sas. nociones tenían

\alguna «real1dad_ Hsic,a

:ty\llbr :t f'll"h:11117.~r b t'XP<'I"ICill't;l. l·.sta mvcstq~actOii ahstracta

1planteaba loS problemas al físico: se ll'3t:iba tic dcscubrit' inccanismos ~~~s~cos_que. mostraran dichas propiedades." El ·cilOr~e éxito de 13.

1 hsKa

:más elaboradas y convincentes, en una bltsqueda que, pa~a algunos,
1

pucde

~última

·~ Se "púede ~ el estudio de la. mente/cerebro hoy en día Cn

a una especie de· «respuesta completa y

problemas soluciOnes cada vez

o cm~ ta~sól_o mi_tos .út:iles .~bboradospára

del

s1glo

:-.::-.:

ha

d:tdo a esoS

estar acercándose

·onc'é'bir

casi,Jos~nli~mos términO~_J;~Jl?O.d.gJ;,:oj_a~s-dFia mertte¡:_J;1j.6)_~Q19~J

~iert<%fii;él_de_ahstracci&n~.demecañiSiií0s'flsic6s""'Oel"'"éCfCbto

aúrlJ'

~a~-~cohoCídq~;Já~_iÍ?~¡f~;~~-;;q~~~~r_q_~~9~i~.h~§~~·~i.-~.~J~~~~f;nii;

?.~1 <?.?ffgen~~-.0 del an~~1p··de_ d~~i]_c~_no_}':.staq3:~ ~abl~nPo., _¡1 ciert<?

·l_l.i.~G1 ~e ihstraCL

De "la

1i1isri1a

b

iOrr;·_-~-~- .n"té'Ci n i_st~9-~:~fís_ic_qs

lil2i1é'i~ en'·--que los

para

unJ

e~l~?.~c.es. df;scono:id_':)s.

químico

de

los descubrimientos del lingüista 4

descubrimientos

de los

del

preparan

tr.1sfondo m~s profunda, ahora

escena

investigación

mecanismos

pskólogo preparan la escena pan\t;·na~I~Vest:igacióil·de·l·éiS··mec~nl_s~

il~~Í"dcl _crtcbrO· ril~s amplia,t itwcstigaCi6n forz:ld~

·f"l)roseguir·

a

·ta'f'~c·'po~ la:-. Jfcalidad

ffsiC~":·Je ias' construcciones del químico,

_;aunq~.e ~.tcr.~~r~-~c.pued~ p~ne~ ~-n dud~ su cX,actit':ld. A cada paso

:~e_l_a !nvcstl~-~:_r_o~·trat:Tos

de·cQnstn.itr'tCon:is

que ri.os ·perimtert

.P~!~~~~-s_c.~Ja,'2?turaíeZaA_~l~Q, fijando :)a' atención en los

fe,n?menos Cfel _gTOl_}<:> q~c prqporé'io,n~_n·évidencia escl.ii-e"cedó'ra de

·:~~~a est~sesfu~~P:?.- t~9~,~~~-~J~:').:·,!:]~~~f~_Qio,del_le~~~jeprOcedemos

en a_b~tract?• al mv~l . ?e la _mente,· y _también. esperamos ganar _t~.r~eno.~n la cor:nprens_Io_fi_ d.e éÓmo las. entidad~S !=Onstruidas a este

m Ve} de·_ ·a_b_s~racciÓil, sUs prOpied.?~és. Y.: los pr~nc;pios que las

_e·n·

términos· de · p~Opiedades del

explic;:ar.se

g~bre~nan: .pu~d~l}

~cr~-9~~~,s!. l~s

ct.~ntt~s.~,elcc_~~~ro~.9.graridescubrir

~~~asP.n~p~Cd~d~~,-

~so~r_o.(.'J.'~,de¡a;_etnos-~e,-ha9.1ar

9<1~)~ng1J?je cn::tér,~inqf-de,

p~l~_br~.s,.~ f~~s-~$~-~~ni-~~s Y

la l~ngtu.st1ca_, <le manera

v.~~b"~s,.y_ Ot·~-~-s

paralela a como el qu1mico

~~~t!p.~~~-:-~.b,st~ác_to~.~4~

~hor3. nq se .

absticn~- J~--habbr Jc va_le1_1~ia~, e_lci~l~r-~t~s. ai~!il~s:.:.J¿_b~qc.~n~

y.

l EstoS. ~il1cdcn 1úuy .biC.n

col1tinuar

siCndo

los

pa_ra, 1:l c~plit.::ll'i().-, y pre~liú·ió1l, ;-cfür7.ados

-nt.~c&pt~l!•;"apropiado~ ~

ah~.r~.Por ~'],cn~en~}.t~~-~~.!l_t~~:,Jc)~.?:~l,,~t:_i~_nqu~;f~-~st~ t:~ti~.-A~t~~

y

~nt~.dades.~as fundam~t:~tales

.mdt_que

que

ri~ sé_~ qUe la_ irlyeStigaé::ión ·. ultérior dcb.en _st(st~tuirse ~ór ótiaS · _tOri"C'C·péiOneS. ~bStract~S,

conceptoS ni~s ~deCuadoS·';i' la ·_tár_ei de expli2"a'ci6.n .Y prCdicCióil.

ObSérVeié' qué no: h~y ~~da friíSÍ:iéo fn

ef ·e~~udiO d~· 1~ ~én~e

d~ las prÓ(>iedádes abstraC~as de los '·~Ccinis:

to~~do c'oni<(Cstúdio·

· m~_s,-~erebrales." El ,~erjtalisrlló

así c011cebido, es

:éori~erilpor~~eo"~·

~.'~-.P~.~~--~a,cía la ~s~m~l~~-¡o·n_~?< !a·-"P'~i~oÍóg(~. y ,b li~gUís\i ~a a_ lcis

.clenclas_!IS_lcas.

_Qm~.r~. luego f!Jlver. a éste tema,_ que,_ pienso, a

menud_o no. se entiende bieñ :desde l;is ciencias_ Sociales y la

filoSOfía, incluyendo l:aJl).bi¿n a l~_sde tradicióil

~arxista.

.,, ·

L~s- rreg·~,~~tas: d~ (-~),.s·u~i~i;~r3~ él marcq e,senci~l ~ue nos

p_enmura u~~ mve~ugac1on.mas _--~~pb~. No tendre nada qJJc qccir

acer~a,de {IV), ya_ qUe -~.e sa_bc in_uy pOco .al resP~cto. ~demás me

de

suscitar

re~~nre ~ la pr~gun,ta_ (iii) s6l,o en

parte;

e"n

su

aspecto

producc1on,. po_r lo. n;~nq~, ~~F~ p~egunta (iii)

parece

problc.mas relatlv~.~~-l:ent~ sui geh.~ris, a lOs que más tarde volver,é,

~-ieg'as, . si\1 sah~r 'qué es lo·· que Se HuSca, micntr~\5"

 

loS

~~ero st_'.' proponc1'. 1Utda! dC sUSt~l)cia. Con respecto a las ~;l·egi.liitas

l

"onÓcimi.e.ntos

precisos exprcsado·s·a·un "nivel alistr.:lcto.

·

(1)

Y (u),, Y, al

aspc_cro.,;Jc. percepción de la (iii), hay mucho 'que

·podem'os ·~ll"eguntai·no·~·.si las c~n~truCcion~s d~l-.li~güista son

cori·enas, o si deben ser modificadas o remplazadas.· PeTo tiene

esas construcciones ·término corriente,

poco sentido preguntarse por la «realidad

de

_;_su (<realidad psicológica

aunque es s_umamcnte engañoso_:., como también lo tiene prcgun-

, por .emplear el

16

dec1r. Ah! st ha h3;b1do á.'{anccS dé consideración.

.

A :menudo. sC i-~~?ti.~!_c~n:las p,rcgu~tis(!Ly_(i.~i)---~qu(e~J.9 -~ue

constituye .el_ co~_o<;:~n~Je_l~~q --~.~!. l~ngúajc y; cÓni<:)

en~.~ndcr una

lengua

es

tciH!f'

destrcia

este

conocimi~llt?--:-· ~·s_í., _s~ ~osti~ne có;t · Ír~~-~-e~C~-~ q~c l~·aGi~;. y

tina

se- emplea

Práctica, corTii:i"·l;~--·de--

.

.

-'

'•

.

'

17

~-~~-~,n_~ ·ja~

utvl

l~i~

·i~lcra

o. jugar_ al

a)fdrc~--

1_-odavia

mas. ·

tener

:td:>nocimicnrO. scguO esrc pumo de v1sta, censaste en tener ogn_:ts .¡J~~-tfcziS-Y>ilér~,ias:·A nlcnudo ·s~. alega que las dCstrczas ~-~-~­

. ¡%i~l·'\as·-sé--rt-duéCir-:~~-fía~j[os '"Y"_·:aisposlcioncs, de mahcr'i_-c'l·'-~---!-~ ICnt;ua 'eS un sish·ma tk hiblros. o u·~ ~is"tema.de ·disposi,io_ncs para

-(~~fai-s¡.·t.lc' ~

óé1:i_á' _!ji~ncrJ háJo. cicr~as ~.:ondiciQ.nes. Ff problema

~~~ _aspl~~:r·;;-~~Cat~,;~ del uSo

ahsoluro (lo ~

.hace m:ÍS de

·ual

un

sc observa en

rara vez lu ocurrido hasta h:Kc muy poco, desde

del

lcng~ajc, si es que

siglo), se cxpli'~.:a en ré1;minos de "analogías»:

los

l~ahlantc:s prot.luccn lormis nuevas "por analogía, con las que han

c~cuchado, y comprenden nuevas formas de \a misma nranera. Si~uieilllo esta líne-a de pensamienro, evitamos el miedo al

mcnra-

lismo

,

algo oculto.

Exorcizamos, se aleg:1, el «fantasma

de

b

ll"láquina

L·artesiJ.no.

·

-Estos escrúpulos son erróneos, como ya he mencionado, y :lJcmás reflejan, según aeo, un serio nulentendido :u.:cre<t del mcnralismo tradicional, asumo al que voy a volver en. mi última

confCrctKia. · Pero la idea de que el conocimiento es una destreza

_Con sunples constderaciO;l'és podemos

demosr rar que este concepto no Puede ser correcto. ··Tomemos dos individuos que rengan exactamente el mismo tomKimit•nw del españOl: b pronunciat.:ión, cómo entienden el significado de las- palabras, la comprensión Uc la esrructura de h

oraci(.)n, t.•tc, todo es idémico. Sin embargo, estos dos indiViduos

diferirán mucho- en su

un ~rJ.n pocLl,

)'

puc~k· usar una k·ngua pcrfl·t:l :unt.·litl' pedL·strL' y

dos indíviduos que

~ompanen el miSI)lO ~ono~imicnto de un mismo idioma se indinarán

a

se 'puede idemifit.:ar el conocimiento con

muy JifercntC!i. cn ocasioncs dadas. Oc aquí yuc sea

tampoco se puede sostener.

· p.urdet-l

dife~·ir -y

-.aracterísricamente

uno

l::lp:Kid:ul d~~ usar la lcn¡.:ua.

1·'.1

d

segundo

t~Xl~n·sarst' til disés.

Por

sus

decir !

"osas

difícil ~-omprcnJcr I

"Ómo

l)lll'dt· qul' se:'

-ara~,.·rt.'rÍsticas,

-

la dcs(rcz.a y aún menos t:.e>.n la dispOsición al comportamiento.

Además, ia dcs~n:z:1 p~~dc mejorar sin_ que se_ ah_c;r~ mi~nro~ Una pcrsóñapuedC.-tÚI1;r·ü·ñ--é~rSO"'"de ~~rato·~¡J~ . '? ~i~

s-l.t;.Q!JQ~j.:

r:o1ñP.Os.ié.iól\:- Y·¡11~~-~~!:i~~--1~~-~}r~g·~~~:.~.~~· ~-~--.~_so-- ~i_e··1a~~l~éi~!h~c.ro

SIO'ifai13Tííiñj¡úñ'.(onocuniento_ nuevo sobre ésta: la persona t_is.n~

·t·1-lfliSíilO (OilOCiil1iCili:O·.-:Lfe-·la·i ·paJab~·as~.de l~s

li'S:··;~ii!:-~~--~-Í.hu.ql;J,~ a,me.s. La·:capacidad. dci u·sat·

co;,;,~:,:u~:~:~q~~s·.· de

el lenguaj·~ de eSte

ii1'J~;.iduo ha mtjoraliO, pero no SLI ~.·onocimicmo. Asirnismo la

dt.•srrcza puede quedar dañada o incluso desaparc:ccr, sin pérdida

"i111iemo.

del cono1 Supongamol> q_uc Juan, un hispanolublante,

sufre de afasia después de una ~raVt• ht.•riJ:t t.•n 1:.\ ~,.·ahtna, y picrdl·

toda

~.·onocimicntO del español? No nrn·sariamcnrc, u·l '\.'OlllO podrmos descubrir si ju:1n ren1ptr:1. b l':tplt.·id:ui dt habbr y cnte1\dcr :1 medida que los efectos del daño rctro~cdan. Por supueSto, Juan recupera la capacidad de h:~bbr y <.'ntcnder rspmlol, no j:~ponés. y lo hace incluso sin tener illstrucción ni expcrienci:1 específica de su

lengu:~. Si su lengu:~ nltÍv:~ hubiese sido, el j:~ponés, habrb re~ "obr:tdo

la habilidad de hablar y entender japOnés y no español. igualmente

sin instrucción ni experiencia. Si Ju:~n hubiese perdido <.•\ cono~.·i· micmo dd español cuando perd'tó \a capac'td:td de \ublar y e-ntender csp:ulol. b recuperación dr ésu h:~bría sido un milagro. ¿Por qm; llegó Juan a habl:1r español }' no j:tponé-s? ¿Cómo (ks:trrolló est:t CJ.pacidad sin instrucción ni experiencia, L"Os:t quL; ningún niilo puede hacer? Obviamente algo quedaba en él en el tiempo en que

perdió la l

de hablar y emender. Lo que quedó en él no

la

capacidad

de

h:11blar

y

el''lrcnd"r.

¿Ha

perdido Juan

su

":lpacidad

_tsp _sí se "'g~rQi?· Lo_ que. qued~.~~-~

!=,.~l?,:~¡~~·, P?rg~e

,!_~!

SIS rema de _:cQngcnmenro;run "SlSt e~11a c_ogm t l"t/O~de,.,

b_menre/ce_reb_D}-~

~~~~-~9~)1e~~~-~·~f9_q~~-~!'~~-~~-Qd~~fue~de-~ü.~1

-fJCarsc~~~n-,-la:~~P

ac¡_~_g:;~~J.ªLX

_ent~~-~r

o

con un ,SlSt_e~na ~ic}

~í{¡}Qsi(iOO'eS:~:~ifri~~'""q'hálJitq~ No pO-demoS crofCisreí.TañtiíSi1l; .

éi1 'Iálúá<}{.~¡;·a_·, ll'ñ1itand'O- el c~;lOcimiento a capacidad. conductJ y tlisposiciones. COnsideraciones similares nos indican que no podemos limitar el conocimiento de saber manejJr una bicidera o jug::t.r :ti ajedrez,

i.'h·.,

a

sislt'lll:ts

dt· l·ap:Kid:tdvs

y disposi~·ionl's. Supnnganlos

qu~·

jll:\ll s:th~,.· manejar una hicicleta, elltt)llú'S se dalu ¡,·1 cvrL'bru y L'SlU

le ousa b pérdida rotal de dicha destreza (en tanto que sus arras ctpacidadcs físicas quedan rotalmcnfl' itu:10=ts). y di.'Sl)ués n-cohra L'Sta habilidJ.d a lllL'did:\ lJlll' rt•rroü•den k)s dl·~,.·ws liL·I tbilu. D<.· nuevo, algo p~rmaneci_ó que no fue afectado por ·el d:ulo qu"éTc-

?é~f.~l~:<?

~u~~-p·e~~~-~~~:·.~-~~1~~-~~-1·. b.:L'Jpaci(~~d.

dt.~

Lo gu~·pel:ifllíll'~-~~)

rfí(acro fue

no disposición, hábito Operici'a.

eJ

~.~~~~~~~- ~9gm.t}yo

e~

que

solamente.

una-EiCil:~~-~; esro

constituye, t;>l

.s~ber.

.nJ.anep-r

un

~sunto de

capaL:idad,

·

P'ara cv~~ar estaS conclusiones, los filósofos que se empeñan ('11

identificar el conocimiento y la dcstre7.a se han visto obligados 3

que Juan, quien perdió la capacidad de hablar y entender

el espa1iol después de dañarse el C('rebro, en realidad l:t retuvo aunque perdió la capa~,.·idad di.' l'il'rú.•rb (t.•l filósofo AntiHuly Kcnny, de Oxford, por ejemplo). T(•ncmos =tl10ra dos L'OllL'eptos dl'

:oncluir

c:tpJ.t.~idacL uno;--qlle-31~H1t· a. l01 que se. rctuv~ y el ot_ro _a l_a q~c _se

perdió. Ambos l

sin cmb:trgo. ~-ory_bastante d1_stmtos. Es

"on~ ·c¡nos

el scgundo~cl que cot·n·spondc :1. i:H.:apandad en cl.scnttdo del ~~o

. invcnudo; conlchido par:t abarcar todas las propt~dades-~el con~­ cimiemo. Nada tiene de sorprendente que poda,mos ~hor~ conclmr qm.' el conocimiento es t.:apac_ij,~d.en este nue~? _senudo mvent~do

normal, mientras que el primero

_es sólo un . concepto . re~ten

de

«capacidad

, ·que

no

tiene

mucha rela~10n c?n

su

sentid?

normal. Evidentemente n:ub se logra <.'On estas mam~bras_vcrbílle~.

Más bien debemos conduir _que la intención de _explicar_ el conoCI- miento -en términos de capacidad (disposiciót_l,. destreza,_ etc.} es

erróneo de .raíz. Este es uno de los muc)los aspectos en que el plante~miento de la conc7pción del. conocimiento qu~ _gran parte de l:t filosofÍ:t I.:'Ontcmpor;mra h:t .dl'!>:tt'l'oll:tdo, me pa1c~o.c h:t~t.tntc

t:rr.óneo.

. Otras consideraciones llevan a la misma I.:'Onclusaon. Ast~ Juan

s:Ü'Il'- que d ~intagm:t el libro ~l' n·fil'l'l'- :1. un libro: .y' no :l tlll:l mesa.

·

·

.

.

.

.

,

,

Esto

dem:1siado débil o porque le ialtC' dcstr~zab~or ~o que el hbro no

se refiere :1. mt;sas para ]ll:t!l. Se trata. m~s

propiedad de cieno sistema de ~,·?noom1C11~o.~ue el posee. Hablar

y_ entender el español es poseer _diCho conoclmaento. , , .

110

l'~ ttn

Ltllo' de t\tpa~o.·idad ¡lor su p;trtl'.

No

l'S

pon.Jlll'

Sl':t

1cn le ,que esta es una

Vayamos ahora a ejeniplos más _intc~es,antcs y d1fl~lies 9~e

ilustran los mismos puntos y que nos llevar~~ a una compren_s1on más clara del problema de Platón y de· la dJfJCultad que conlleva.

Examinemos las oraciones (2) )' (3):

(2) Juan arregla el carro (3) Juan afeita a Pedro

l Estas orac:iones ilustrail .ci~.rt.o.,r~s_g2_i!:'J.S~Pañol no .compart!do

p"ófl~¡;gOas Par·c·dd.~sC?

!1.~?·,·:P?.~·.~t~~-~~ph=!.~.-~·'·i~aliatm:.end

espanol, ·

pefó-li'Q ·en_ -~-t~lj-*_J}Q

c.uando

el.

objeto

~el_verb~~-cs.-arnma,o,-·€0:~

-~.n (~-ej.o)úq!L (a~mí,_l'

··

CI011fj} .

.

e(}

ro),!.!~.b.~

}.é

PreE!'.d.'.d_q

Qd.a.

·

c.

· Exan 1 inemos ahora otra construcción. del español en la 9~e pueden aparecer verbos tales como arreglar y afc~tar, la construcc10n

·causati\·~· conto en ·(4) y

(5):

·

(4) Juan hizo [arreglar el carro] (5) Juan hizo [afeitar a Pedro)

20

Los corchetes l ,J- s·cpárln un eleiiié'ino de la cláus_ula .que

es el

complemento -del

,ocurra

cierto

significa que Juan ha h_echo que

la

proposición· de dentro. de los corchetes, señaladamente, cjue a_lguien

arregle el carro (en (4)), o que alguien afeite aPedro (en (S)). En

verbo hacer:

acontecimiento, -el. cual

que~a .expresado

por

··-(S), el objeto arliriiadd.·,'~Pedid;·de'_Oiie'f8-i-equierc la preposici6n

a.'

En estos ejemplos, el sujeto dc_la dáuSula cOmplemento no está. expresado y, por tanto, se intefprcü Como alguiCi-1 no eSpecific::ulO. Pero puede estar eXPresado explí~it~mente, como en (6):

··(6) Juan hizo [arreglar el carro a María]

Supongamos ahora qúe intentamos constn1ir una construcci6n

an:llo~a :1 la (6) J"l'ro usando el sintagma afeitar <1 Pedro ci1 de

arreglar d carro. Tenemos así la forma (7):

ci1 Vá de arreglar d carro. Tenemos así la forma (7): La or~~_ión (!) Cn .

La or~~_ión (!)

Cn . cainbió',

no

es

ta11 acept.~_~Ie com9 _la

:

c~'pQ;diCilú~-cn.italí:lílC;··Ió·-cs.·Eserr~spO_~qü~.-er~añOI-j <i~·fi.L

lc.~_lg_~a~:~}-~ji_il_a~-~~-·~:r~~~l~~,-~~~~~~i~~aOS-~~~~as_~_i_na~~~-

prcceJ,CJos ae·· á en ~--mJ_sma

cu'and(f Uno de los_ 'siritaginas

prCcedidOs c_le á "es· un Siribgma- Pr'epoS.iciOnal verdaderO, _la -cons- üUC'éión en[onéCS es ac-¿ptabiC, ·c.omO ·ery-¡,¡an tiró ·su ~',!zigo al

pOto más ·co~plicadá. En _nialidad,

or:acJon. De h~lO, la. SltUaCIQ_n es un

a

agua. PerO cuand_O _la dos ·d. e_s~tán <~:hí por f~zones_ sinúíCtic_~S y J?O

tienen· significació_ñ po'r: mi~ri:i~s, _la CoilstruCcióil 'lO eS perfecta. Pués biCn, ·el' ObjétO_ de "afeitar,.,. eli 1itali:ln.o rio reqUiere .la prePOSición ·a, d~ 1-ilanha qu~ ~~-- oriCióñ ~or'réspondierÍte a (7) ·en

italiail'o es aCc¡it~able.'·

En estas oraciones, encontramos ejcmpli_f_icadas. reglas dcl.lenguaje.

:-gra~ñ_a;_~d?,:·g;;;~¡.-;¡¡(iaCC

Ai- -~~¡~bi:

en

·~¡;:;~fg_e-ncral,

guc·ya¡;ráñ-_~·é·~

.·i-t~l!a,~() :'Y~.~~.i~:~~§p~fi.ºL ~C~~p:~ed.~'r[XP_t_ma~~:dñtit;y_c_ci_O!is: ~.~Y.~·átiias

i ¡;¿r-l;~ta ndo un a el á~.~1:1.!i. cÜ}J]3?_~·~g~l.i.P.!S.'!D.~n!.9 d.~l Y.~.tb_Q~.c:~_u~.~ti.Y9;

Jc hecho, ésta es··_:-u_·~·r_p~?PI~g-~~.:.~-~(Y g~_n~~aJ.9~.1 l~~g~-~k :~.a:U.nquc

f:i rcalizaCió"n c·x·;·cta de_ t al~s_f~,,·,_úa~.cibstrac_tas. varí~.d~;J.C:i).gut.,a

lengua. f:

en qt.Je un obJeto ammado ha d_c 1r- pr'eted,_do de Ta preposlc!On a, ilmquc ambas ·comp:irten CJ' p¡:·¡¡1(:¡¡;'ic~.niás··ge'riera'l (¡ue· e'Xcluye las.

~- ·su~-c-s!VaS," Pri!lCipio· 'cfuc· tiCnc···como··-c¿nsc·c~~-n·cia' qüe (7) sea

niV~I ~láS ·~C_?·~~cr~~~l.• ~·e~ ~Si?Ji~.ol ·s.c djf<:iel~i~~---~-~-j

_,i.~~~~~no

j)óCó~a·éc·¡.,t.ablc ci'i ·c~iP:lñol.·

·

21

_En resumen, tenemos: pnnctpios muy generales tales como el

,

~~n~:·;~:i;-~:=:~~ec~~~~-~~s-~LoJ;itac~s;ir~jc~~¡,~~~st~;~~:··

Nomma.l ef~~E'ª!.~§.~-~:9~~.5.:-

fcnguas m~r

r~rcc}Q~_~!.EP.~.~

reglas

de ·nivel

bajo

p6r··cj'eíñj510Ei-regla·

quC

difC~encian

quc--h:iC"eq·~e-se

reng·a·qüe insertar a en españ-of -dfG."fit·e--de ·un objeto ailimadO. Jj

i~O!i~-ª-~w~~!ti'·r~_gr~~-.-_iJ?.dDf:iP.i.~.s.·.·.~~tc,i-_~lli~a !~. forn1·~ .Y 1~·.·

":!!.~-~~!P-~~-~-~~-~-~!1.·.d_e l~f-~~!!:P.!HE.iP~.l.~~~0~c_,}_~~!S.~~S.?~.

·

Exammemos

ahora

estoS

hechos desde el 'punr'o

de

viSta

del·

niño que aprende espaí1ol. AdviértaSe que cada uno de los ejemplos

citados nos sitúa ante una

de

manifesr_aciónTconcreta.,

d_e;::l

,.pr_oblem.:l

Pla~_Tenemo.~ quiiJer:~_{minar có~1o.llega c1,

n¿ñ_2.,.a domi~!_]s

[fgi~~~Y ,J!rm~;-P,los.q1:1e

_con~tltuyend-~~Si'§:_e·n_~sYaaoma~ü_i~~-~-~

conoctmlento

pnnc1p10, fuente--eJe tal conocimiento pudiera estar en el ~omexto ambiental en el que está el niño, o bien en los recursos biológica1Tieme determinados de la mente/cerebro, cspedficamentc, 1quel componente. de la merite/cerebro que podemos llamar "b facultad de lenguaje"; la interacción de estos factores proporciona ,~1.sistema de conocimicm·o que se va a usar .:1! hablar y entender.

de

d~l ,~~c;nguaJe.JEste es. u'ir-:--prtlblema""'cmp\tiCO:'"-fn

-,El~_JTIJ:~j_<:b en q_l:l.~ .~.1

esré_ basado en_ factores

-~ónocimienro

cqntcxro, d~b¿-·(le ~currir que sacar

1liiiicr~_jl~j_Q_~ñ·r¡r¡~·~~--Y

la mcni:Ct~:úcbrO i)ro.pon:iona una

a través Jc

la

inforlii:lcióii ··¡

CicvaJltc.

dt

los

'mecanismos

de

algún

ú.P~::_qlú~-- fOi_nlcn parte

re(üfsciS

Oe~~.!:.!ili~~?."I~?!~~J~S·~~;;_~;~ntt'.Tales mecanismos

Pudier~n ser espe-

·c·íficos :t la fandt;ld ·ll~:-k;;lguajc, o pudit·r;1n ser mh ¡!,em·ralnll'IH<.' c,:

EZtqn.·s

«nw~·anis,nus_de";;l_f>I:<.'IHI.ií':t· ,1)~·-,.IJ.·w.<~!~J~<.:, E!·i_n<.:ipj_~,_1.~~-y.JJ~~--~·sf

a

l'OJ_:l~Jth.·r~~:J::!.:-P_rtllL:!l?IO_s QL~ J_~::f_;¡_q.¡Jy,d.'lr:d~:,.l~_m;~ílJ.~~

~~'Lm!!tad~!JicllctJl'lJ~lClli~,JosI~:!_S~.?~l~ill.l?sgcneralcs 0 _de apr~ndi?.aje~

~'itc_rmiJlaJo_s_j~S.!!~illlt1Yf.r.:-.y_l~

.<ff!~:-E~~S~S1LJ11li'!

f9lll~!lidad.de

_h~bla(El problema consiste en

~~m;~~i~'jl~-~~:·-·.l_i_J_i·g~í_S~ti~·l·~~-~-r

Ji!·ií~f

SCparar e identifiCar c~~os-{;~~~Ó·~cs·:· estamos ·seguros de la existencia del rer¡;ero (a causa, simpl_emente 1 de que existen diferentes lenguas}, y tenemos pruebas serias de la existencia del primero (los principios de la facultad de leriguaje). En cuamo a los mecanismos generales de aprendizaje, la cuestión está menos clara, (·n contra de lo que generalmente se da po~ sentado, En relación a los ciC~npios··~<.)tiC ':lcah;{i)id's :Üc discutir, podefnos empezar haciendo alguna que otra especulación plausible. Una regla de nivel bajo COll]Q_!!I. de la inserción de a delanrc_ de ·los

"0-)¡etos :uurnados es una proP~·~¡;J--~iTO-~~·~~crisiC"aaCr~Sé~~-~-~· que.

22

be~·~llos;

d niiio · 4uc adquien:

d

csp:ulol ha dL· aprender~ ~tsí. el cont~

'JmgwStll'O habrJ Jc.Jkg:mpC11JI~ aJgilll,v.~i:~~l_~·n.esre-·caso, Cll intCr.:li.XiÓn

biC.rí-é~los principios de la_(~-~~J.~?.~---~~~--¡·e·¡~g~~j¿_~?~br~"7-t--ZO~Jqs

1ilCcaniSínos geñiTaiCS"tf~_G.Pi.~Jl!-iizajc,.(si tales mecmi·~~nos. e~-;stCn).

~~~b-b -~JP--~~~-;.L~~~~ J~}~~--ªlll·t~;-~~~--~~~-E2_:s.

lll:a orac¡,on -~~~e~~~-~~~ qúé\pre5hlbe q~c· hay~.mas de_ un Smra~1pa Nom_Jnal

,~-~~~-- ~.~~_eh~ S,.~

ri: Dicho Q.:incipio P.~_!iJ.era.ser iliJ.JtlmielÍt.Q

~!gJ.tee.~~!,J>T!!l~_l_p_l~~~~~~!.;![­

pn:cedtd_Q

~~-­

dt li.fi>Ylt;llÚllilJlli.•

·:9?\.Je:I)gJJaje::·caii·respec'fo a··¡:cprop~ecLrd'-de~trctan~snl·:r·rñcrustad'a;·

por el

l'Ontcxto lingüísriéo, dado que bs len¡;uas difieren en lo que luce

a este punto, ~omo hemos visto

por·'IO'"l'ñéños algún rasgo de b

misma

Para

esd

determinado

introdu_cir

~r.en.1_1inología _q~::~e.,.

.!J.s~s_después,9.~:~PI:9picl~:tdde_ la cl:íusub inlTllstada \,J 'J.~0,·_i_ada~~

,a

un

parámetro; e:~_r_a paraml'trizada! Este

parámetrO }mlie-tener

forma gencral_del prin~ipio no varía

Uil~ro valor, aunque b

aparre de esta valoración paramérrica 1 :~ E¡-.y;¡~dtl~-ámctro deb~

determiJUrse ·a ~p-;i"ITir de"I~~¡,;;~¡·~1Una---~~-z .t.}~e se--ap·~~~-lde~l·

~VJ'IOr;-iWr·prmCipiOSge•l~r;-re-s-derle-nguaje se sigue una variedad de

hechos, como los fenómenos que hemos ilustrado.

Pasando a principios todavía m:Ís generales, es _razonable especular

tJltt:. 1~ ¡msil1ilidad d(.;' f~~~_nar c~nstnKcion_~s coJn~~ej;_s-·é:;;;~-~-~;~"-úm~l)Jé.­

mL;_~lfo or~cio~l_4l'·¡n~·~:i-J:sradó 1_10. ··implica aprC~~~IiZaje algúrlÓ~ 'MáS'.biéÍl,

esta posib1lid~~~~'cnllríl"liá~h-~:~~jQ P!:!!!~'.!niQ .!--k_9J!!!--1!.1rad _Q~J!.'Ill;H~!irt

:umque las realizaciones de tales construcc.ioncs abstractas diferirán se- gún d léxico y las dem:Ís propiedades es¡~cíficas de las· distintas leng-uas.

Volviendo ;ti prohll'm:l de PLnt'm :1 b

SL'

rL·sut·lvL' en

lu:t. dl' nus ubsav;KitHll'S,

!~>P.!:i:Jes Je .la

~/ problema

términos dr.J:icr_ns

mcmt.•lccrC'bro y nerros rasgos del contexto lmgtHStlco,

tbdo de_ b ~-~~.J!!t!.~-~-~~-~~)~·o _~~~~-'.!l_IY.~~.~~

~as

~k l.\

var!~.~.~_n.r.in¡,·!p\Q~

ro )IC·

lt.:lllLaJ

dL· k·¡¡~~ttlla d isp_~nibi 1i~l·~-~---~~-~: n-~~~-s~-~~-~~·ciom·s cO.Il_~~~~~.i~.~-5.9

1:_1_~

comple~~~,?•.-~~!5.'5~.~-a.G~~-~~

t~9.-~_;)1la

propié·aad" ·ae--la

'}.~!n

incrustación

4~ !~. o¡·ac¡on con el co~~r~p~]!9_~~-~;~~~, 1?-~~jn?~.~~--~~i.e.f!g&quizá la

barrera contra las é)""SUC'é·sivas. El contexto lmw.?.t.KQ~.P.:ued~.J~rjg

~.!-l{i~lentc.mt.ntc. r1c~ como

as.oc1ado co!l.1!.!llilP•cdad dc

1-?~~~-A ~.L~!"~.!!~~

ELY.!Jg~,del_e_~:ám.:.:ro

b.mmmac•on.>kJ:u~D!.~!9.!l

V.i.ctrnm!lilt_

~l~~.los 9bj~_~os.~ni.n~;t.s:IQ~.J!:Q~~Ecn

Pllede 4ue estén o no implicados_ en estos procesos mecaili~mos de.·

9.~!~.

.se ins~g~.J.~.fl.<)_gL~Rill"klt_

~:onocunJCnro_,_qlje ~_su rcErcsentado c11 G mentekcrcl:lr~Cil ta1no···

~_prcn~~~illa~~~~i~~j~~!or~!~B-~~·-~'f!J2.,.Si~.t~m:~.OCj

qtr,~~~áil.~J!~:.!{f4S~!:fu~(dcJ~!ii~~§.~-~iti~--,.iL~!~~!iiáao~sü¡1~dü"r~~~~~

Gracias :1 csre sistem:1 de conocimienro nodí'n~;·)-~-~;.;7;:-;·il-;~·;;-~-¡;-;

23

cy.presio~,es_ li~~güíst_í_cas, !q~1uy~~~9o his nucv~_s qu~ el

l_~i.~_<? nQ ha

oí~~l_l_t;-;t:···N¡·--qt;e"'dcéir tie·ne q·l!é"eSi:e·e·sbOio sóló toca unos t:ll:tntos elementos de todo lo que. esto in1pl~ca, si bien ilustra el carácter general de los mismo. Este es el camino que henlos dC"· seguir si esperamos resolver el problema_ de Platón. Consideramos ·ahor:~ nucv:ts complicaciones. En lug:~r de a Pedro en (3), podríamos tener un elemento· reflexivo, que se refiera a Juan.- El español permite dos posibilidades en la elección del reflexivo: Je o sí mismo. Aquí nos limitaremos a cpnsiderar la primera de eilas. Reeihplaz.ando Pedro por se, 'derivamos (8):

(8) Juan afeita a se

Pero (8) no es una áració!l válida. En ·realidad, el elemento se es

forma _que no puede

ciítico:

aparecer sola, sino que tiene que unirse a un vcrbo.Jiai_l!Q.ª-l".Cg]a

del

lo cjue s·e llama- técnicamente

,

una

t•sp;tilol, l'ntonn·s. qm·

l).HJ~.Y.s_$t' dt•sdc 1:-t posit·_itln

normal th·

ObJeto dirccWTca)cltdr, J3~Ju en CS'LCCasu (9):

--

- · ·---------··· ··

·--------

----·-··-----------·---

(9) Juan se afeita

rio puede permanecer solo, tiene

que unirse a un verbo. Aquí hay dos· posibilidades teóricas: o bien d clít:ico Se ·uOe a tJ[eitnr prodUciendo (1 Oi),· o ~ hizo, produciendo

(IOii), donde el clltico p•·ecede al verbo en la forma simple de (9):

Dado. que_sc eS un clítico

que

(10)

(i)

Juan hiz.o'[afcitarsc]

'

(ii)

Juan s~ hiz.o lafcita~]

. L_:! ssg~-~-~~f.?~·m;¡,(lOii),.cs~~m~l_en todos los dial~ct~sdel

español (y en otras-tcilgüaS;i'fíne"s como, -por eJemplo, en Jtahano). La situaci6n en (tOi) es mAs compleja. Esta co'nstrucci6n no parece Ser aceptáble en el cspaílol de LatinOamérica, ni_ en mut;ha:; partes

de la Pen¡nsula Ibérica. Sin cmb3rg0, la consiru~ción paree·~ que es aceptable en algunas variantes del español peninsular: Aquí tenemos e a e~ nuevo otro rasgo que no e"s una propiedad gener:il de la lengua, sin~ más bien un:1 propiedad idioSincrásica de lenguas particulares,

un cHtico a un ·ierbo

que''debe ser aprendida: la regia

q~~junta

Q\lf

ªªl!!~.~-~.:~4?:~-~-~!0j~:~--~-~~!~~.g-~_l~!fqQ.JJ:OiLde

t!.~ne_Jln_par.ámetro

lLOii);_Q

::::H1.ª.LPr:obab!emcnte~

esta d1stmc10n se

propiedades de

las

lcng~;·;s

·eíl:'"C~üC'Siibll,

por lo

menOs

~.~---o~ras

en

parte

t:.n el caso de (11), ·está darO qut· el reflexivo se refiere a Ju:tn. En el c:tso de (i), tk nuevo, 1~ siruilción eS un pot.:o más

coinplit.:ada

este caso por el momento, concCmrándo-

~J

~~~s.

Dejaré de lado

sc :~hora Cn (10ii), rcpctid:~ aquÍ' cómo (11 ):

('11) Jnnn se hi7.6•[afoitni·j•

( ll ), c~11plrmento subordin<l.do del verbo

causativo no tiene

~·isto, el sujeto del_ comPicJ~Cnt6 pUede apa~·écer de. manera· explícita,

sujeto .del

P~ro c6nío hemos

Ei1

la

ora

:ión

su jet~. coúio"

Cn

(4)

qúe

(5).

lleva -~-O>i el

l:o~?#~~-~1

-~J

c~~-?.;~.~-~ i.~~~?gm:t

~

co_mplcmento es,

encotitrar la .ura7ión {12):

d1gamos, lOS"""i'ñüC1:rac:/iñ.~.CntonccS cspcrarlamos

cspcrarlamos un prohlcma. Mientras _que (11) e.ii J.t"t"ptahlc.

un prohlcma. Mientras _que (11) e.ii J.t"t"ptahlc.

t'1 :.iíladirlt•_ d /m muchachos produn· una formfl que ·no tiene

i1~tcrprctación: (Y)--'l.<L.C!! ün~ ora~ióri norn~~~_gu_~jig~-g~~S~~

Pero al10r:t sur~c

·

que

no se espet:ifit:a

que a e1t'ara a Juan. La analogí~~- de alguna niaiÍera,· se rompe. En

S1gmf1

ari:IToga

a

( 11 ),

1_1_1~~-.~t~-~---!~)~- -~~-~~-~~-h-~-~~~.o~ ~ f~.J.~~~i:':!.l~~-!_j_y~l;

:-a

f

.

qm· Juan

h1zo a. alguien t:u'ya identidad

.

'

!~~E?.~.~~i!~.cJ~~--~-~-.t~.n.er siilta·g~~

:;~~--~~P.<?.~.~-~!.'.2t.!Ü?E.!~!

5~.tc ca

~:!~

co~1·~t~--'~ep~~~d?spa_~a ~-~~~~!.:.~~_l!.<?!

4uc -~~~

~.~-~Y,

~II·l·t-~.~~~s--~2~~:'

este otro principio.

·

~JJ~-Í1,2_)

n(}.

_c;,s -~q·p~al?.l.~p_t,~c.~Jo

Alg~1~ ?tro principi() debe

operar aqu1. Y. en efecto, encontramos que en italiano la oración ~o:brrcspondierite a (12) tambiéil es ihaCeptable, a consecuencia de ·

Vc\llOS, pues, que el añadir a la oración ~.:ausativa' con el reflexivo a los mUchachOs alt.ci--fl .~Je· nl_ancra ese-ncia!' la oración, dcsth1yendo analogías ·_que son ;lat'l.iraies. Lo mis;,o oCurre· si . añadimos a quién ,.¡ pri.ntipiO d~ c~ta construcció~. Al añádir cs.tc sintag.nia a (lt), derivariloS (13),'"con un_ cambio -en el ordCn de ias palabr;~S inducido por el sintagma imcrrogarivo a quifn:

'."-~f ~.E~E!~s.

_(13) (A·quién se hizojuan[afciiarj?

La·· orat

·ión

es

de

1~uevo. t.:onlpletamcntc

inkeptable

tanto en

·

es~1aílol conio en italiano~ ex:tctamcnt.c · co111o b (12): no signifi~

¿a ~wién hi7.o .Juan afeitar/o Uu:1n)?,, tal como cspcr:~r'íamos _a partir de las formas análogas.

'25

E~os ejemplos de nu.rVo Jan Jug:1r :1! problema Jc Platón, ahora

sabe

·~f niñO

dc:·n:;úlfra_··~·úñ

que

lpr'Cnde csp~ñ_ol e iral_i~o hechOs i:ales'. co_ffiO"Cstos? Estos ejcmri!Os

~~.~fi;in:te y" }~-6-~: ¿có1i1C~·

:m~s···

· [affib~én~Ye_V.ehin tiñi-· vei 'iil:í'S'lá-i;npo:Sibiri·aad ·de· la rarea. ·.dc

aeJa-r cucñi~-c¡~¡--~_~DQC'iffil~Ot_Q··:~n Jé.rminos .9c. destreza, .o

rrarar.

dc:.<~ar

;:ueritaOCf~Wéi~ilcnguaje en térmi.no.~--P~-~aÍl<Íioi~ía.

-- ···Ia~·-h~CEO-s··q~-~

-~~~'b;~~~;··¿~·-;:~~isar

f~-ril~·an pane ·del conoci-

Wieni:o-;-q!-'c. tiene!1 lOs~h~bl;.,au:s·de.·! e~p-~~ol.j.~~-.:=.:.~:H.- ~."~.~l;jJ~.-~¿c_Sj

~~~~i_,I~';2~Zes!~iiJjjJJl€~~¡;·~a.2ci~~c~:f

Está clarog~<?~~c?:S~.i-~~~21-~~~q_:_g~----!:1-I!:d?roéei.Q '!

'c_Spedfic'O:'de:~~nti'enam¡entO _O·. t~strucció~;l_!1a_d;~

d.~ ~§(o_jjgn~ !1:-!.g~r

·en er curso_ d~Í itp;eftd¡zaJe norfñ·;fdCT:liengUa." Ni ta·mpOco es qu;;

C1niño PrOduzca á~te-rpreteerró"ñe3.·mc'iltC··~laS oraciones· (12)

(13) .•por analogÍa• con (11) y (6), dan.Jolugar a que los padres

o

u

·otro m·aeS_tro "le ~·orrija eSte úí·or; es' m·uy- póco probable que haya nadie que pase poi seffiejame ex-perienCia y, con toda Ségu-i"idad, no todos los que.- conoce·~ ~-Si:os hec~Os. h~n pasaqo por sem'ejamc proceso. Además, cual9~iéi-a que ~~a.·~~·-C~p_oci!:nien_t<J: que resulte, 4 no· se púcd.c: identificar eón' ningún tipo de :c~pacidad o pericia. De~

tO;ño refmendose a mcsas~·-dcb¡do "a •"'alg_una' ""clase ac· carencia de

igu~~~~::~~~-~tes

.~~--~cspañ_?.~

~? i_~-~:.r~;.~D e(_E~To

--perici_~ o · -~ 1da ~iaffibiCifñQ)_nré·rp;C-tail)~-~·n_ 1 jé~!?7~o a¡ei~!

,.a· los-i~u_ih'aC-~~ un~"rin(ftillla sUj'fit:93.iu~ lléV:i a ell Ja ·_ohi~i6n

··s~rdiñ~·rraj!il!ij

Se·~:~izo.·j~!.gn· ~afeitf!r?

--~·p.Qr·.·analqgífi_·~----¿:_;·~1

})U'»-,se hi~<>.-~jellar pC>ó1i!e les.JªIw p~ricia o habilidad,.la

podr_í3il-·Can~g"g-~~i··s~~P~:r~r

s9i-i.~_inás cfnirct)ªln¡enw_~SLPráctir.:a.

cual

l.o

quC oéurr<(m"á_S. bi·~¡, qi:,_c el .siS.t_~in~··dC"· con?rli~,¡~-~-~E~--·q~~ _s.~_,h~.

eS·

desarrollado c'n la túcntc/CercPro d~rhaGTitiliC'dd" espa_ñol'_s_i_t!lPJt-.

a··esta;;

Orac;oiifs:· ·

·

·

·

úleótb-rú)~Sijiñ:t"lñterprEtac·lól1·arg·ú·¡{J:

Quizás: el habhintCdcr""e-spañ.OC''SJ"'SC. ·ve~¿b·l~·g;dQ-a :isignar una

interpretación a_ esras or.acioncs 1~ ~aga, posiblemcmc por analogía con Juan· se hizo afeitar. Esre sería un caso genuino del uso de la analOgía; el uso .1iormal de la lcng~a. sin e1~1bargo, no lo es.

que el

Volvamos ahora

al ejerOplo

(lOi); repetido aquí, en el

clítico ·se apáreCe unido al verbo afeitar:

.(14) Juan hizo [afeitarse]

En los dialectos del español que ace¡)tan esta consuUcci6n, se puede entenderse (posiblemente con algún tipo· de dificultad) como refiriéndose al sujeto no eXpresado de afeitar, .una persona x no

26

cspt·L·ifi~.::nh, d1.· m:ull'r:l l}liL' b or;\l·¡on pudi"·r:t significu· qul' Juan hizo a x afeitar a ·x. quicnquie1.1 que pueda ser x. SupongaJllOS, sin em-

bargo, que fuéramos a añadir a (14) por el barbero, produciendo (15):

(15) Juan hiw [afeitarse por c·l barbero[

Aquí se refiere a Juan, de modo que la oraL·ión sig,nifi~.:a qut:

Juan ha hecho que t bJrb~.·ro afeite.• a Ju:tn. En L'U:llHO :t·b elección

·l

de (15) o de la forma alternativa de (16), esta ldrinu p:.mxc st•r la forma l"omlm:

i(16) Juan se hizo [afeitar .Por.-cnsarlil'ror

Para resumir," en lo ciue ha~e al c.:aus:nivo l'on un reflexivo l'll los dialectos que estamos ,:(:msiderando, tenemoS las formas (17i, ii, iii), donde se refiere a Juan, y (17iv), donde el dítico refll'xivo refiere a alguna persona no especificada, L~on vari:u:ión dialcnal en

el caso de (iii)

y (iv):

(17)

(i)

Juan se hizo [afeitar por el barbero]

(ii) Juan se hizo [afeitar]

(iii) ·) Juan.l)izo.{afeiursc por t·l barbero]

(iv) ··Juan hizo [afci<arsej

Supongamos ahora que k aíbdimos J (14) a los mudJ>~thcH,

derivando (18):

( 18) Juan hi_zo l ~feitarsc a los muchachos .1

Aquí el significad~ está daro, para los que aceptan la consrruc-

ció~: s~g[lifica: q~_e Ju~~n. hizo qu~

u11_9 de los Jn_~~h~sho~. ~P

~.:ada

. afcita~·a. ~-··s'í• jl;iS!ll~;:H' refiere a lós 'müdl~ChOs. "no a "'Juan. ol; ¡]';ódO. qu~- (ls)--~í-0 s;-iruc?prcta- ·por· ~·nafOgía (6-11. (l9) "(ts}'," en donJe .•w refiere a Juan:

(19) Juan hizo [afeitarse por el b;rberoj

Supongamos que añadimos a (14) a quit•11, produciendo (20):

(20) ¿A quién hizo Juan ~~~cirarsrl?

27

analog~a c~m la persona a

la <liJ.e-~Juan'· híZó quC ·afeit:\"r;i'"a JUan. SC pregunta quién es la persona a la que Juan hizo que se· :tféitara ~sa persona. La respuest~ podría ser a Pedro, con el significado de «Juan hizo' que Pedro, no Juan, se afeitara».

De nuevo, los hablantes de estos dialectos del español (esencial-

mente, lenguas distintas pero muy pareci.~as_ entre sí) conocen estos

C~1q c~ (l~), .:t_~t!Í J~' t::tn~poc? rc;ficr~.a jua~1 por

ll9.J;Ia o~·~c1on (29.} _no hn_~~ h p_r_~gut~_ta_ ~e qu!~n es

7

hc~~s--~in

c~p~_r~,~~~i~.LEtjllaJf!Jedi~~ien~~-·)OS~

instrucc~i~':l,~i,

~!aleg,o_s,¿l•f•e!tn:deb<:;~-·-~~_:,p_aSJ~'.~~~.'!es,~e.;~!lacJo!! Permmda~

por¡la¡here~§!.-~!iiffl2~!::~\v!&~f!l,~ª~l'lllP.s•b,•f)~~~;'~3u':::r~~e.J

~exp~ncncia;:t ~~~-~~1.!~~,_,~.,cab~~~-~~!r d.~~~~:.~~-~!:lX':~a~,~J~p~~~~-~l]

:~~;!~~?~~~~~~~~>tt~~~,c~.~_s,s_c~_nsta~n~-~~~~~~~-~-~

Jla.~~~J~~-CV.~!~~fJ.~."~--T~~ ~?~~ELconc~f~~~;~--~-'?¡;!!,

i

parece Ser un -~conc_cpt.o

sm

_uuhdad, al que]se~m~oca~o mor

~e~.iitr~~~.}g~o.!_an_c:!;r~ lo'.;uc

n

'los fp.·!~u-,rnns y los· pn?t"t

·~~-~yrwrat

J;--Ios

cuáJes.scan d~-ver-~~d 1vos~Volveremos a la cucst1on

princiPios qUe· operan en. estos casos más complejos. Por el

~~~~p-~ctaa

momento, basta reconocer que en casos como éste surge un problema serio y más bien misterioso, puesto que, evidentemente, ·tos hablantes del español tienen un rico sistema de conocimiento, con complejas consecuencias, un sist~ma que va más allá de cualquier instrucción o experiencia más generalmente. Concluimos, de nuevo, que se desarrolla en la ·mente/cerebro un sistema de conocimiento, dando lugar al problema de Plat6n, ilustrado aquÍ con oraciones. bastante simples y cortas¡ el problema, ya suficientemente difícil, se hace rápidarriehte mucho más serio cuando nos fijamos en casos menos simples. Vemos también qucs(

~o_>i~iento no , es

~~r:~Qa_~-~~-~--?.e

s e_p.~~9.~.J.~~~.!~;tr ,en

Y qu,e el prob,_~.m.a

términos~cias, ha01tos o d1spos1C1ones,

-d~~~~art~~~·:ti'_~tr~s"p·r.~t;sléiña~~:c~l¡~~in:q~e·:i~r:-~~!'.:e~:·us<?~dc

la le-~gua, ño sc

aclar:m.

~ec_~~rict:~.d~.!lLX~~g~c~nC·'ir.!~-~~.t.l~~!o.gí~))·

q,~·i~n. Ni ló'S libros 'de gramátic"a, ni los manuales de enseñanza dé español para extranjeros hablan siquiera de cjemplqs de este tipo. No podemos dar por sentado ~ el niño rechaza las oraciones con a los muchachos o a quién ,P.:Org~e no las ha oído· el discurso

~?~~~~~:~5~~~-~~.t~:~~g~}F!_ry~~e~Hsn\m~.~.go;llY~~~~-;~-;.]i~~MJi

ge~lte ~? s-~~~:J~~-~!-~Ja

:.;:.m.~~PI;.)!k_~~~

si

ha

oído

~

n2

,ltn.~

que_ ,decir tiene que pocos lectores

Con la oración que están ahora

d~-~~~mm~J~ o~~C.-~~-~~

~.!lS~-.Nt

(o .mnguno) se han tropez~do antes

leyendo, y si alguno por casualidad

la h~ visto o escuchado

no

1~

sería posible recorda~se~ejante hecho: No hay pues razón 'alguna en base a ~stas c_u,esttones P?r la que el niño que aprende españ9l tenga que mterprei:ar las oracic;mes con a los muchachos o tJ _-quién ·

«por analog'a" con Otras más sencillas.~ ·

Los hechos que hemos. revisado son simplemente parte del conocimiento que creCe . en la mente/cerebro del niño que está expuesto al uso del español. Se los cono'ce porque esa es la forma en C]UC funciona la mc.nte humana. Las _propiedades .·de estas

·

·

-~:~;;s~~~-~~-f~~Jl:;JPJ~"f~!~ieh·~~I!~ 9 ~:fa~jn~u:~~~r~~~~

razon para que los hechos sean comO son. ·

Los casos con los que hemOs ilust~ado el problema de Platón

son sencillos,

estructura de la lengua: las conStrucciones y principios qUe juegan un papel en la determinación de la forma Yla interpretaciOn de las oraciones. Pero los· problemas surgen también en otras Partes, y no son menos serios.

Tomemos la ·cuesti6ri de la estructura del sonido. Aquí también

pero está~- sacados del área más rica y compleja de la

que ~o~~c_iry:tieryto ba~~_ante ~s~dfico de hechos que trascienden su

1~.p~~.~~!l~

ha a.d~~-ir~do.c0no.cinucñt9

~i~üña]¡;ngu~~-t-~~;~~Uil.

experiencia,. por

s_on pa}abras_ posib_le_,

P~. ~~~~~~ -~-~- .las form~S ·.que ~o

f

fyfole}.l'P·

e~is·~~n

Consideramos las formas (21 ):

Hay <lue subrayar, una vez mh, que los ll:ibitantes del español

(21)

(i)

strid

conocen los hechos que acabamos de revisar sin instrucción. Los niños no reciben instrucción relevante ni tienen experiencia sobre

(ii)

bnid

estas cosas, ni se les corrige tÍpicamente {o nunca) porque hayan cometido errores en casos tales como_ estos¡ no intcrp'retan, por ejemplo, Juan se hizo afeitar a los muchachos. o ¿a quién se hizo Juan afeitar? por analogía con Juan se hizo afeitar y entonces oyen a sus padres o maestros decir que por alguna· razón las oraciones resultan mal formadas cuando se les añade a los muchachos o a

28

Los hablantes del inglés no han oído ninguna de estas formas,

pero saben que

la palabra

strid es

posible, quizás el nombre de

alguna fruta exótica que no hayan visto antes, pero bnid, aunque se puede pronunciar, no es una palabra posible en su lengua. Los

hablantes del

posible,

pero

árabe,

sin embargo,

no

strid~ mientras

saben

que

los

que

la palabra bnid es

hablantes

del

español

29

saber'l. que ni (i) 1 ni (ii) son posibles en su lengua. Estos hechos pueden explicarse en términos de reglas de la esrrucrura del sonido,

que el

su

adquisición.

que aprende la lengua

llega a conocer en

el

Curso

de

-r~aaCiqüiSi~i~~~~s :e~;lasd~-1~.~-s~ruc~l:!!~.f:~l wui~?4epe?de~

de

as~_v~de:·~rtn~n~~os ~110~ q~Sdi2~}-~!!~~n.:

,R2sib!es

~+~~s estan constitUidos y. laS. p-ºiiblc.~~i:

ae.Jas . lc~tg~as

,

h!Jma~~s, ~os

elernen~g~---~.P

LqfJlc~S~m!l~

~!?.!lli;l_~

Yi~~~~~

R.ffih!!?ª~!Qll~L~illlillca­

~?Ee~Sg~e_p~eden_s~friL:enlp.§. di$tiritos .C_QO~~i['O';.~~s~Os-pri~C~i~

son cam~~fs;"álj_!~[~,:~!.EIJTI!í~~LY;i~I:~"p~-~ái~I~iíg:'@/

~J~~-Y='-s_q~--~l)¿pJE.adp:_§.l!l~M~~m-~m~- ~-~~-::P~-~::~E~:.P~~r~-~~~-_q~:

de

-~en e~_f:.~cso ~-~JJgl:'_Jn_t_~~~i!~er.1::~!.;

t!!~~~é~lJ.ft!!asl~~:s·_

pnñclpJOs, repao, no son necesanamente 1cds; po namos fí_cil-

onstruar sa emas que os v1o aran, pero e.<;(OS no serían

lenguas humanas. Podrían quizás ·aprenderse, pero por medio de otras facultades de la mente, es decir, no por la facultad de lenguaje. Podría ser neCes·ario un arduo curso de ·instrucción explícita o de emreriamien~~ para enseñarlos, o tendrían .·que .ser descubiercos como descubrimos los· principios de la química o la físic:i~ o como descubrimos los principios del lenguaje humano cuando investigamos la cuesüón cor'no cientÍficos intentando des- arrollar el conocimiento conscient~ y tratando-',de entender los hechos del mundo, y no como el que aprende una lengua, que hace

uso de los principios incorpOrados en ·su men[e/cerebro, pero sm

darse

de

nte

cuenu

de

que

los

tiene,

fuera

de

toda

posibilid.id

introspecCión.

Supongafnos que pudiéscn1os alegar que el conocimiento de las palabras que son posibles se deriva «por an:tlogía>). Esta explicación carece de conrcnjdo a !llenos que_ se nos explique qué d.1se de noción es esta. Si intentáramos desarrollar un concepto de «analogía» que explique estos hechos, descubriríam·os que· estamos incorporando a esta noci6n las reglas y