Вы находитесь на странице: 1из 202
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
• , •
,
• , •

Dr. Salomon SELLAM

El secreto de los amores difíciles

Ediciones Bérangel

Títulos de las obras complementarias recomendadas por el Dr. Salomon Sellam, al final del presente tomo

Para la actualización de las Ediciones Bérangel

visitar:

www.berangel.com

Para la actualización del uabajo del Dr Salomon Sellam

visitar:

www.salomon-sellam.org

Para la ilustración: Flamigo A partir de una idea de Salomon Sellam

O 2013- Editions Bérangel SARL Berangel 10 Ruc íalliercs, 34725, Saint André de Sangonis Tel: :Q3l 0 4 67 54 17 20

Todos los derechos de reproducción y de trad ucción

reserva~ para todo~los países.

ISBN

° 978-2-915227-57-4

El AMOR es un bien precioso. Es el verdadero motor de la vida, una fuerza inconmensurable que mantiene la paz de nuestro espíritu, de nuestro corazón y nuestras células. Es un elemento psicosomático preventivo de primer orden y puede que el más importante.

Sin embargo, no aparece siempre bajo su mejor faceta, sumer- giéndonos algunas veces en dudas, desastres reiterativos, senti- mientos encontrados profundos delicados, incomprensiones y si no nos remite al sempiterno cuestionamiento. En ciertos casos, los amores difíciles pueden llevarnos a la desesperación, a la se- paración o al divorcio. Por consiguiente, numerosos parámetros influencian nuestro estado amoroso y su análisis nos va a permi- tir evidenciar y concienciarnos de algunos de nuestros bloqueos con el fin de retomar la trayectoria sobre una nueva base.

Personalmente quisiera dar las gracias, desde el fondo de mi corazón, a todos mis amores difíciles, a todas estas mujeres que han aceptado recorrer a mi lado un trozo de mi camino, aunque haya sido algunas veces muy complicado para ellas.

Estas diferentes experiencias, este viaje a menudo difícil en la búsqueda del AMOR, acompañado del análisis de numerosos casos extraídos de la práctica diaria, me han permitido escribir este libro y presentarles mis constataciones y reflexiones sobre el tema. Deseo simplemente que también pueda ayudarles a lo largo de su propia búsqueda.

Castelldefels, a 74 de febrero del 20 7 7.

- 5 -

A modo de preámbulo

Enfermedad de amor: entidad clínica multiforme identif. cada en la especie humana desde milenios, que puede afect~ al cualquier persona en edad de amar. Sus innumerables conse~ cuencias se manifiestan por medio de un conjunto de signos clínicos distintos y variados, pudiendo afectar a las tres esferas siguientes:

1. Médica, con manifestaciones tanto orgánicas como funcio- nales.

2. Psicológica, con trastornos del comportamiento, compulsión repetitiva, cuestionamiento existencial, depresión más o me- nos compensada.

J. Psiquiátrica, pudiendo llevar al individuo hacia un profundo desequilibrio y una inversión de las fuerzas vitales, condu- ciéndole al borde del suicidio.

A pesar del número impresionante de equipos de investigadores en el mundo entero y de la considerable cantidad de publica- ciones, su etiología sigue siendo muy vaga.

Hace poco, un médico psicosomatólogo francés, el Dr. Salo- mon Sellam, a consecuencia de sus propias investigaciones, de sus aplicaciones y sobre todo de sus comprobaciones en la práctica diaria, se dio cuenta de lo siguiente: está totalmente de acuerdo con los numerosos investigadores en ciencias humanas para afirmar que la enfermedad de amor tan solo representa la parte superficial de un iceberg, siendo la parte sumergida la que detenta los tesoros poco o no explorados hasta la fecha. Des- cubrió algunos, novedosos y origir:iales, y pudo poner a punto de esta manera una suerte de plan general con el fin de abordar cualquier caso dentro de esta enfermedad. Les entrega aquí sus resultados así como a la Humanidad entera.

1ntroducción

¿Por qué un nuevo libro a propósito del amplio tema de los desordenes amorosos? ¿Qué significa este título "El secreto de los amores difíciles "?

Las ganas de escribir se ven a menudo desencadenadas por el aza r de las consultas. En esos principios del 2011, el tema de los desordenes amorosos se abordó en tres ocasiones dentro de la misma quincena: formación en Psicosomática clínica, super- visión de un grupo de terapeutas y sobre todo en la consulta. Cada vez tuve que retomar los elementos más importantes y todo el mundo se puso de acuerdo sobre una primera proposición básica:

¡Somos todos iguales en derechos y en Amor, por lo tanto cada ser humano tiene derecho a la felicidad, por lo menos afectiva y amorosa!

Luego, insistía particularmente sobre cuatro puntos fundamen- tales.

1 . La mayoría de las observaciones expuestas se refieren a dificultades de parej as ya form ad as y estru cturadas por varios años de vida en común. Otras describen las dificultades especí- ficas de su formación.

2. Asimismo, todos los pasos que damos para encontrar el

alma gemela o a lo menos una persona con la cual podamos corresponder afectivamente, tienen la misma finalidad: caminar a su lado y -por qué no - formar con ella una familia para peren-

nizar nuestra propia especie, la de los Pérez o de los González.

3. La

biblioteca interior, cada uno de nosotros posee una especie de novela que cuenta nuestra Historia familiar antes de nuestro na-

r elación llamada de reparación. Dentro

de nuestra

cimiento, y lu':g? indi~idual

Algunas

de las problem · .

en

C

riras en sus paginas siguen siendo legibles hoy

'd

f

d_aticas ins.

A

·

Pesar

Oda-

nse-

av1a a . Ct1vo

.

.

del tiempo transcurrr o, esta uentc de sufrrmiento

·

·

vía cierta emoc1on,

d'

1

1

·

C

uentemente,

1sgus o, mo es11as o desestab·i produce · t

t

d

·

·

e ep1so

1

d'

1 •za

:

1os sigue tod

Co

un con1un .d o

d

.

pues esos no han po 1 o ser resue tos, gestionados

r la dinámica familiar general. Por lo tanto

• 1

a

"d

v1

a

d

'

el ,Y 11 ªs•md_ados ec1m1

ento

po

prematuro que acorto

e un antepasado sigue

r

en la memoria, bloqueando de esta manera un duelo ¡~ es~nte

de hacer. De la misma manera una profunda injusticia ~os 1 ?le

P or una sola persona o por parte de toda la familia sig

fuente de debati:s

d

1

·

,.n

11

ue s1end

~frida

y.

urante ~s reun1one~!amiliares de ho

o

En

v1a no se

.y qué decir de las hendas de la n1nez que toda .

l

.

han cicatrizado?

Ante tales dramas familiares, una dinámica general de f

namiento que poseemos

t

d

o os rnconscrentemente ha p

.1

1

unc10-

revisto

.

.

d

.

varias maneras de reparar esta 1n¡ur1a ue pasado, con el f

'

minimizar el su1rrm1ento causa

.

.

d

o.

S

1

e rmp anta en el tiempo

.

rn

e

0 menos automáticamente, sobre todo a espaldas nuestras.

mas

Dentro del catálo?? que :.numera todas !as posibilidades de reparación -profesron, pasron, comportamiento y enfermedad entre muchas- el encuentro amoroso y la relación de repa rac·. '

ocupan el mayor lugar en este

l

ion

1 _ro p_ues podemos inconscien-

.b

temente desear reparar nuestra h1stor1a gracias a un encuentro un flechazo, un casamiento, uno o varios hijos, un adulterio u~

divorcio, etc. Uno de los objetivos de este trabajo es cond~cir el lector a establecer, de acuerdo con sus resentimiento s, una conexión entre sus propios intentos de reparación con el fin de liberarse de ellos en plena conciencia.

4. El carácter inconsciente de nuestros impedimentos para

encontra r el amor, darle vida o simplemente construirlo parece ser el maestro absoluto del tema. No nos metemos volu ntaria- mente en historias de amor difíciles por mera fantasía o por puro placer. Nos gusta r ía realmente impedir que esta especie de auto-sabotaje se estableciera a espaldas nuestras. Pero, ¿cómo

1

)'

hu.Pft\

1 \t\

, 0 10

lnlh.>c.tu~

h)I\

H'O una solul íón· ir ,\I

.

t'nl Ul'111ro dl• nul"-lr \

.

·.,

;upi,l hl'ttJri,\ p.na domesticar nul'Slro tnl lllhl wntl' y c¡ut• t''ll'

~º'.l) udt• ,1 1.'ntontr,H los arcano' de nul•,tro l•n1gm,\ amoro,o.

Vario' prot,\gonistas formula ron su petición <k• l,1 siguiente ma-

nera: Vii'O mlJ (o) de~ e

Siempre me lo monto para es tar con hombre\ casados y por lo tanto no disponibles.

d

h

-

ace anos y no consigo <>ntontrar pareja.

Todos Jos hom bres qu e he encontrado tien en un denomina- dor común : dific ultades para co mprometerse en una rela - ción establ e.

Tengo 60 años y no he encontrado todavía a la mujer ¡ hombre de mi vida. Mi vida amorosa ha sido una sucesión de historias sin futuro.

Estoy casada(o) desde hace años. Tengo dos hijos, pero mi vida afectiva no me satisface en absoluto. Tengo la impresión de que no he tenido en cuenta mi vida sentimental.

En otro ámbito, más sexual, las peticiones giraron alrededor de la falta de gozo y de la insatisfacción.

Es .muy simple: nunca he conocido el orgasmo, ni lo que es.

Para mí la sexualidad se resume en que me deje tocar de vez en cuando para que mi marido no se vaya a otra parte. No sé por qué me quedo a su lado pues nuestra vida afectiva es casi inexistente.

Me he dado cuenta de algo en mi manera de ser. Vivo con un hombre y no puedo soltarme sexualmente con é/ después de varios meses de vida en común. Entonces me hice con un amante. Luego me separé para ir a vivir con mi amante y vuelta a empezar: tomo a otro amante. Ya van tres veces en veinte años de práctica.

No sé por qué pero siempre me las arreglo para enamorarme

de las amigas de mi mujer. Ya van cuatro. Me da que es una

compulsión repetitiva

¿O no?

Desde que di a luz a nuestro último hijo, las relaciones sexuales no me atraen. Hace ya casi dos años y lo increíble

para mí es que me he permitido dar cancha a .

que tuviera una amante si fuera su deseo.

mi mar¡cJo Para

De esta form a, se pudo abrir e l dossie r mcis import

leer sobre un de sorde n amo ro so. Se refie re esenc· ,ante donde

·d·

d

e

1 ª mente

b

im óftco

.

a

i nstalacion ms1 1osa y progresiva

,

·

·

I

un in cesto

5

consciente y to avta activo en e p resente, haciendo

d.

.

.

.

1

a

in .

/a s pare j a s, c omo lo demuestr a

e l último e jemplo

~ tr~go s e n

simbólico sign ifica simplemente que nuestro compa·n-

representa una persona importa nte para nosotros,

.

·-

·

t

tod

av1a s um1 ·d o en

'

E

P ara nuestro nmo m erro r,

afecto 0 de segun ºd a

d

·

a1ec • t1va · .

/a

0 m

bu'

·

u

d 1smmuc1on . ,

.

.

d

e

sexuales despu

és de

-

varios anos

.

d

1

da de normal y

sob

re to

d

o

d

,

espues

1

n incesto

erodev·d

1

,

e

_mos

e1or . dic . ho

squeda d

a

os m1em

s ta persona , que ta nto he

·

f

1

buscado inconscientemente, es por lo general uno de

·¡·

bros de nuestra propia 1am1 1a. n signo c mico aflora -

laridad: la clara

recuencia de las rel con regu

a

e una v1 ºd a en común

ac1ones . - ca lºf· 11ca-

d

e a llegada del último hijo.

/

Pero muy pronto, apareció una especie de sub-dossier que se

instaló cómodament~ ~n ~/ ~ebate: le;> qu _e _ podríamo s llamar

amores diflciles. Aqw ningun incesto s1mbolico flagrante

q uiera una pizca.

familiar reveló

E

n cam

s

b

.

b

.

10, e

1

an

.

.

álº 1s1s . minucioso º de la no ' ni Si-

.

d

1

e mensaje inconscie ve t a

d

1en una especie

1

t

igualmente activo en e presen e , a menu o centrado al reded ne, del amor difícil de encontrar o construir y al cual la perso or

se sigue sin.tiendo fi~I.Es _precisamente el tema de es~:

nuevo libro que hubiese podido titularse: Buscando mensaje

implicada

5

inconsdenll!S de amor dificil o imposible.

•fWIM' lllÚ ma inboducción, me gustaría

ldlf dnm elen1e111Ds fundamentales si-

.,

., 1ncm

,

·~ del ~y er no~ rt·t•rwí,\ 'º". rq~ularicl,1d ,1

'

1

un , 1 contt>t 1

M en.,.11~

~rtli.ltron o ·' un l'pr~oc 10 p.ut 1cular dl' la vid.1 de•

.

niil'lll<I. >t'r'º"'' u \ que pl'rten''' e• a < º"1er <t' os ,1morc•'> Por \ rd.l dt•

,

0111

.

1

1

.

1

1

• 1 • ona nw reí 1NO a l,1 '>uya clc•sd<' que n.K 1ó -ta vicia e ontem

/,l pt ,,

P

or,ínc•a y ¡, 1 infanna-ycro tam >ren antc•s

.

.

rntr•J yc•t to/Sentido Gcstauona .

p

l

'

d

'

e nac1m1c•nto: t,, vid,,

.

uicrin, 1 ) el ,rn1b1entc• en que se cfcctuo la conceptión- et

1

y, por u timo, a Novel a r,1miliar

·t .

t

1

,

s~~rc•varias gener<1ciones - el Transgeneracional. Ln la prác:tica,

te rnensa¡c de ayer se formula en base a una proposición prin- ~~palen procedencia directa de la explorac ión clínica de cada historia.

La Problem ática nos indica simpl eme nte un aspecto simple y lógico de la psicología gen.eral: el origen psíquico de un tras- torn o ac tu al es so lo el refle¡o de otro trastorno más antiguo. En otros términos, no he conocido jamás a un paciente que viniera a consultarme sobre un éx ito manifiesto, un bienestar indecente 0 una salud mental férrea.

El Inconsciente nos lleva directamente hacia nuestro funciona- miento psicológico general centrado en esta entidad evidencia- da hace más de cien años por S. Freud. Si todo fuera consc iente, sería mucho más fácil para todo el mundo y el número de pa- cientes sería ínfimo. Aquí los mensajes son, en la mayoría de los casos, simplemente inhibidos por ser desestabilizadores y fuente de desagrado, d e estrés o de desequilibrio psíquico. Otras veces son conscientes pero sin vínculos aparentes con la problemática de base. El objetivo de la andadura terapéutica consiste pues en ayudar al peticionario a establecer lazos entre sus propios men- sajes más o menos inhibidos y el motivo de su consulta con el fi n de l iberar la emoción más o menos escondida por su Sistema Psíquico de Protección.

Todavía activo en el presente retoma el aspecto anterior. El men- saje de ayer fue de complicada gestión desde el punto de vista psicológico y fue parcialmente inhibido, bien en cantidad - completo o una sola parte ha sido inhibida - o en calidad - una parte de lo emocional - o bien ambas. ¡Pero encerrarlo bajo llave

no significa ' D forzosamente 1 . impedirle

h

d o pe 1grosa aunque creamos que estam

d

e a misma manera una ser ,.

'

·

.

anmo

1era enjaul d

' ps1quicarn

ª

,

1

ente ª sigue si

Sigue rugiendo hoy día y lo seguirá hacie~ds uer~de su alcan~n-

-

enjaulado hace ya mucho tiempo_ inhibido. oy aunque se hay:

a

b'

an

l

.

d

o.

.d

f

o. As1 que

e.

este rug1 o interno - sigue estando activo h

e mensa¡

Las Fidelidades Familiares In visib les (FFI) re

.

,

sumen los

puntos anteriores pues estan estrechamente rela .

.

d

,

d

cuatro

1

c1onadas co

mensa¡e to av1a activo, .

del clan o de la fam ilia. Tiene en común algunos c aracteres nconsc iente q

ue

volvemos a encontrarnos una y otra vez:

sien . o parte integrante de l 1

. ne

1. Se constituyen a partir d de la historia familiar

.

menudo como consecuencia

1

,

1

o mas a

,

e un drama más o menos ·

impor-

-

as1 a

2. Invisibles hoy día porque se sitúan fuera de la concien-

cia de la persona afectada. Son, por lo tanto, totalmente incons- cientes o sin relación evidente y lógica con el presente.

3. Inscritas y bien ancladas en nosotros por una especie de

herencia más psíquica que genética.

tante y doloroso . en e momento de los hechos ' marcando

.

vanas generaciones.

4. Pero les guardamos fidelidad a pesar nuestro pues esta-

ban presentes mucho antes de nuestro nacimiento - Transge-

neracional -

incluidas en la construcción de nuestra personalidad de nuestra infancia En otros térm inos, ¡estamos totalmente empapados de ellas! Los ejemp los clínicos relatados en este libro serán sus ade-

cuadas ilustraciones.

durante nuestro Proyecto/Sentido Gestacional 0

Finalmente, el deseo formulado a través de la publicación del

presente libro tiene siempre el mismo sentido: profundizar en los

nuestro funcionami ento p síqu ico ín t imo pa r a ayudar

a IDdas las almas en pena de encontrar eso t an m a ravilloso que es el Aira, fuente de Paz y de serenidad i nterna, clave de la

pnMftCi6n psic:olorMlica. En ocras palabras: ;cwnto más amor,

arcanos de

Si n m,\s demora, les propongo pues 1r

de estos famosos mensaies de amores d1f1ulcs. la prát tica di.uia

rne ha ofrecido distinguir siete depósitos diferentes y muy ori-

a l. c;n.cue ntr o de l'Sta s 1 íl y

gi

nales para a lgunos, desco nocidos para el públi co e n gene ral

 

y

hasta por parte de c ierto~ profesionales. L es propongo pues

re

montar e n

e l tiempo pa ra ir a

explorar nuestra propia hi stori a

 

'

toda nuestra hi storia, d e la más lejana a la de hoy.

El Transgen eracional ocupa ca d a vez más lu ga r y estos famosos mensajes se esconden a menudo en unas ramas determinadas de nuestro árbol genea lógico. Los desa lojare mos gracias a la lectura

y a l aná li sis de la dinámica psicogenealógica de ciertas páginas

donde predominan los dramas de amor en el clan. Aquí, y sin

e ntrar en deta lles, una nueva di sciplina científica estudia este

tipo de transmisión de la información: la epigenética aplicada a la psicogenealogía. Evidencia las influencias del entorno familiar sobre nuestros genes. Actualmente, numerosas investigaciones

se han ll evado a cabo y confirman algunas constataciones clíni- cas, procedentes de la simple pero empírica práctica diaria.

El Pro yecto/ S entido Ges ta cional, reservorio original, co ntiene,

muy esquematizados, algunos mensajes absorbidos desde el ambiente familiar cuando estábamos en el vientre de nuestra madre, dura.nte nuestro nacimiento y un poco después.

La infancia con siderada bajo el punto d e vista de la Psicolo-

gía Transgeneracional. Hasta ahora, este reservorio sigue siendo el que más se estudia en la Universidad de Psicología y quie- ro honrar sinceramente la teoría freudiana sobre el tema de la sexualidad. Publicada hace ya más de cien años, nos revela el desarrollo psicoafectivo del niño con, y entre otras cosas, los di- ferentes esquemas de identificación parental centrados sobre el complejo de Edipo, en el origen de la constitución de dos pare- jas míticas: Hija/Padre y Hijo/Madre. Así pues, en la edad adul- ta, la ex-niña o el ex-niño desea encontrar inconscientemente y respectivamente a su padre o a su madre en los rasgos de su pareja. Esta teoría freudiana íue la base para poder evidenciar la Psicología Transgeneracional. Su servidor publica cien años

más tarde una obra titulada NE/ sentido oculto de ¡

N

,¡morosos .,

El

· 1·

.

ana rsrs

d

e mr ·1 es

d

0

,

,,.,

.e .casos me ha permitido

ve~ord,,

~ne$

<:'n primer terrnrno tres puntos o rrg rn a les que hacen e

,

esta primera teorra:

Poner

0 nar

VQ U<.j

1

1.

La existencia de otras parejas míticas,

2.

Los medios para detectarlas muy fácilmente,

3.

La implantación muy prog resiv a de un

in ces to simb, .

influenciando claramente la dinámica sexual de la p

~lrco

are¡a.

El síndrome de aniversario y los Ciclos Biológicos Cel l

Memonzauos, 1 ustran un tipo muy part1cu ar

b

namiento, centrado so re a memoria temporal de un epi

,J

·¡

I

d

.

1

.

e nuestro ( unc1 u ares

.

0

d. •

.

d

e nuestra v1 ºd

,

1

a

rep1t1e . . n d o incense· •ente.

SQ

I Q

específico

que se va

mente de manera ere rea.

La Inversión amorosa, procediendo directamente de la In

sión general, representa una particularidad interesante paraver-

a antes des ep- ser

desarrollada aqu1. i ra pr ct1camente

tiembre de 201 O!

E

á

·

d

esconoc1 ºd

,

Nuestro comportamiento biológico arcaico, todavía más origi-

nal y bastante

sorprendente pero grabado en nosotros desd

relami e ndo a la espe ra de s~

la noche de los tiempos, se está

lectura.

Nuestra historia contemporánea detiene a veces la clave de

nuestros amores difíciles con y sobre todo, nuestros primeros pasos amorosos, los duelos simbólicos bloqueados y los funda-

mentales individuales.

Observación 1: Aunque estos siete capítulos intentan realmente revelarles sus especificidades, pueden ser leídos en el orden que les convenga.

Observación 2: Podemos estar afectados por solo uno de estos siete capítulos o por una sabia combinación de varios de ellos, añadiendo más originalidad a nuestro caso.

t'.ir, 1 11n.ih1.11

un

"o •~l.ltl<'Chc .1<111 fl< 1t < rnnpl<'hl ,1 \o~t Oth<

jt >- )

,1 /, 1 tt •r,1p e ut1 c ' ' ·

l

.1tl.1

\t'l

,.,,t,ll>lt•t t'ft•mth

IHlt'~lr.h «111t ll1'1<11W!. ">h11• o·I , 111 , 1 1t.

~ 11 ,,., 1,o dt• 1.ul.i < ·''º < 11111< 11 .i,.,,,111oll.1do . lrnl.1~ b~ hi~hlfl.I~

1t•l,1t.1d.1' .1qu1

no\l' l .1cl.i

11n

\ t>11d1t .i

t.111 '11111 h.m

.,11111 mod1t11 .1d,1, 11

< on t'I oh ¡l'livo d l' r<''Pl't,11 PI '"' rl' t 11 prult>,i1111.1I.

, 0 1 0 nw quC'da d1•-.t•MI<'' dt•

dc

l'I u1r.11ón u11.1 il'li.f lt•, tur,1 y

n umero'º" descubrim i e nt o., l os c. u .111•<,, VN cl .1t lPrM YW11tt•, 110

,,,r,in t,1n t o si con, i dc r a m o'> t.• I conoci mi C' nt o in t u it ivo <\ Ul'

t1t•ne d<' t.•llos. Pcrt<'nC'Cen ,1 l ,1 h iston.1 que t<•nt>mos l'n e omún, , 1 nuestro l m:onsc ic nt(• Col l'l t1vo

lo

'<'

PNo, ant es de emp eza r, qui ero formul ar al gun as

vá l i d as a l o l a r go d e s u v i a je a l p aí s

ge n e r a l es, difícil es .

ob sc•rvat. i onPs d e l os a m o re <,

Observaciones genera\es

Todo este periplo por medio de los amores difíciles se lee en nuestra gran Novela familiar, desde el lejano período transgene- racional a el de hoy. En efecto: todo está escrito. Basta simple- mente con localizar los dossiers a explorar, es así de simple. En un primer tiempo, para poder abrir el dossier de los amores difí· ciles de hoy, se nos propone sencillamente abrir los de ayer, por lo general bastante dramáticos y emocionalmente impactantes, dolorosos también aunque se hayan ocultado algunas veces. Sin saberlo, estamos todavía apegados a ellos y a espaldas nuestras, ellos dirigen, de esta forma, una parte de nuestra vida cotidiana por el intermediario de estos famosos mensajes de ayer que están aún activos en el presente.

En este nivel de nuestro estudio, debemos pues plantear dos ob- servaciones, procedentes directamente de la experiencia clínica soportada por el análisis de miles de casos.

la primera refiere a la gestión psíquica de tales mensa·

soluciones generales se ofrecen

a n~sotros: la fid elidad J~s. Das

.•

:,cM

que ya hemos

tratado anteriormente en la int Y ª 'epa.

f"d

1 e 1 a

· "bl

1"d d

, en estrecha relac·.

11

rodu

•on co

cc,6 11

.

.

d

e

f

uerza interior de ,, este, . •rnpufs

.

en.

o,

TA ""'

neral de esta

ge

repa

·

·

obra. La

1

Fidelidades famrlrares nv1s1 ~' nos evan hacia las rn· n la

problemáticas que soportamos me/uso hoy y a pesar n •sll'las ración nos permite traspasar la problemática pues uestro. la

saJ·e se vuelve como una especie

un verdadero recurso.

veamos tres ejemplos:

1

·

una quiebra familiar del ayer puede ser gesi· •onad

·

6

.

hoy día por medio de una carencia _cr mea de dinero deb¡ a

da

mucho dinero, siendo banquero o casándose con un líder ndan e 1 do as

al mantenimiento del deber de fidelrdad o reparada ga

finanzas.

2. Un niño que fallece en edad temprana puede ser

rado por medio de -~na esteri~ida~~ un deseo ~e no tene/J>e::

cendencia, por un nmo de sust1tuc1on o un Yaciente en cuant

la fidelidad. Para la reparación, unos gemelos o la constitu ~ª

e por 1gua convenir al arreglo c1on d

ed

1

de una familia numerosa pu

.

.

.

1

problema. Como ejemplo esta mujer de treinta y cinco años q e

acababa de dar a luz a su sexto hijo cuando la media actual ue silúa entre dos herederos por familia. ¡Su historia transgenerse cfona1 ellaba bUfada de fallecimientos prematuros! De la mis,.:-

da

manera, "5 famll1as muy numerosas a principios del siglo pasa~

,

,

en

relación directa con una mortandad

, iM!edll P ,

,.,ayer

puede ser sestionado hoy

NlkdlllllOldlllll amoroso por deber a la fidelidad

pall!llle, lrulo de una esta-

,. Pf**'-a, nos encon1ramos a

familiares de desor- Nlpll'8l'los •

,.

resentido., de ,1yer y las dificultad<.>., de hoy. Ccimo prl',imbulo, me parece impresci~dible acordarnos bien <ll' la defintl ión de

este término con el ftn dc no caer en un,1 po

1ble eonfu.,1ón.

En Psicosomática Clínica distinguimos entre cu,\lro tipos: l a sexua lidad real contemporánea, las consecuencias de la sexua- lidad, la memoria familiar de sexualidad y l a sexualidad sim- bólica.

La sex ualidad r eal refiere a todo lo que puede estar en relación con la pareja real, la genitalidad y el acto sexual.

1

.

Problemas técnicos: impotencia, buen cumplimiento, frigi- dez, trastorno de la libido.

2. Adulterio, casamiento amañado o forzado, separación, di-

vorcio, nuevo casamiento, amores ilegítimos, secretos,

comprensión por parte de la familia o decididamente impo- si bles de imaginar y construir.

in-

3. Incesto, violación, tocamientos.

4. Testigos de escenas impactantes durante la niñez o la ado- lescencia.

s. Entendimiento defectuoso notorio a nivel de carácter pero también a nivel sexual: frecuencia de las relaciones, perver- siones, fantasías, entre muchos.

6. Sexualidad que no ha sido autorizada por la familia: gran diferencia de edad, religión distinta, homosexualidad, prosti- tución, enfermedad vergonzosa.

7. Fallecimiento imprevisto de la pareja, acontecido demasiado pronto en la vida de la misma.

Consecuencias de la sexualidad: embarazo no deseado, aborto

espontáneo o voluntario, esterilidad, padre desconocido, fal- lecimiento o abandono de un hijo natural o procedente de un incesto, de violación o de adulterio, orfanato, defunción de la madre durante el parto o poco tiempo después, etc.

La memoria de sexualidad significa simplemente que la persona es, sin saberlo, portadora de un mensaje familiar de tipo idéntico

cabamos de describir más arriba y que no le il los que a de ninguna manera. en prop•

.

0

Perte

nece

rdad simbólica más vinculada con la carencia L a sex~a ~ento de encontrase abandonado(a), unos arn ª ectiva e!lsen11m1·ncesto simbólico y sobre todo con la violac~~esdifj:

~

e• es, un

• •

1

'

1

, 1 •

1

ion s·

"'

10 d

que desarrollaremos en e u timo cap1tu 0 por ~ed· 11)).

e

,

, la historia amorosa contemporanea.

1ca

d án perfectamente cuenta que este preámbulo no h

.

5

e

afrl

Les invito aho ra a remontar en e l tiempo

d

e

nuestro

á b

·

La p ~sido rrrner

a

super u tiene · lugar sobre las ramas

0

r o l geneaJ,

.

~~

Notas del autor

~I~.

Todas las observaciones refieren esencialmente a las parejas hetero- sexuales que son las más numerosas en acudir a mi consulta y sobre las cuales trata la mayor parte del presente estudio. Nuestros amigos homosexuales pueden también utilizar este trabajo como referente y adapt.arlo a su propio caso.

Volviendo a leer algunos de mis libros, me doy cuenta de que el tema de los amores difíciles ha sido tratado ya, pero tan solo en parte cada vez. En el presente libro he querido, por lo t.into, recopilar todas mis const.at.aciones cflnicas y el fruto de mis investigaciones.

Capítulo 1

Nove\a faml\iar transgeneracio n a\

y a m o res difíc i\ es

Para cua lqui er motivo de consulta, ya sea médico, psicosomá- tico y, como aquí, psicológico~ comportamental, el análisis de l a Novela Familiar transgenerac1onal se muestra imprescindible, en ciertos casos obli~~torio incluso Hoy no -~ociemos descartar

esta magn ífi ca y

prol 1f1ca fuente de mformac1on.

Por la fuerza de su impacto a nivel terapéutico, el Transgenera- cional evoluciona en las ciencias humanas como una disciplina de pleno derecho. ~racias al análisis de la dinán:iica familiar sobre varias generaciones, intenta establecer unos vmculos entre tres elementos distintos. Por un lado existe una problemática ac- tual, fuente de un sufrimiento físico, moral o de cuestionamiento existencial, y por otra parte, uno o más acontecimientos antiguos, emocionalmente muy desestabilizadores en el momento en que se produjeron. Finalmente un estudio de la manera en que el clan familiar gestionó la tragedia. Algunas veces la relación se muestra muy evidente. Así la exploración de un asma hoy en día nos lleva con regularidad hacia un antepasado muerto asfixiado en las trincheras de la guerra o que se suicidó con gas. De la mis- ma manera, una quiebra familiar transgeneracional podría tener una relación con la imposibilidad de asumirse económicamente en el presente. Otras veces el vínculo no muestra su evidencia a primera vista aunque exista verdaderamente.

Para ir un poco más lejos, el Transgeneracional representa el rm ino genérico en relación con la historia familiar sobre varias generaciones, de tres a cuatro, raras veces más. En un primer momento y desde un punto de vista cuantitativo, estudiaremos

los hechos o los numerosos episodios -felices

. como han sido relatados por los antepasadosº in clicl•s

.

~

tc1les

memoria familiar los ha grabado y retransmit idoy Erales coni 0

1

n un segund~

tiempo más calificat ivo y el más importante pa.

mos en busca

,

d

I

e contexto emociona l apegado a e 1

.

d

.

1

1 1c1 es.

.,.

.

I

I

'

.I.

as

ra nosot

ros, ire-

por lo general tachados como dramáticos 0

tales como defunciones sobrevenidas demasiad:

mus ? 5 episodios,

impactantes,

pronto d ' e

e he

ani.

ren.

bios en el estatuto socia , pe eas 1am1 1ares, problem

cía y

amores

Estos episodios pueden ser p erfectamente conoc idos

de todos - to talmente conscientes - o desconocidos

por Parte

sido más o menos disimulados y alzados al ra ngo de 's~ues han

miliar. Ha n sido

de es~amanera ocultados a la memoria f~%~

[a­

consciente pues conciernen a menudo a algo por lo cual

I

lfi

generad o v:ig~enza -

tal , enferm

a

··

oc ura , ma t~rm~_cro~ .tara físi c a 0

· •

~le~onzosa, pro~ r ucro~, rnero suc io,

1 ar se men- ha entre

~screntespero pertenecen

de todas formas a esta memoria 1am1rar, por lo tanto incluidos

en e l Inconsciente d~I cla n . ~tor lo g_etnedral se mate rial izan por

muchos- . En este u trmo caso, s_o n, rnc~

1

una suerte de mensa1e que se ran s m1 e

e generación en ge

ración, condensan ' d ose progres1va · men t e para aparecer y expre- ne- sarse mucho más tarde.

Más adelante na ce rá un niño . ~I no ha pedido absolutamente nada pero se encuentra portador inocente de este mensaje de

natural den-

rro del proceso de construcción de su personalidad. Por medio de un mecanismo de afinidad y de atracción, se le ofrece gestio- nartay, pua llevarlo a cabo, utilizará, tal como lo hemos visto

esle ingrediente que él integra e incorpora de forma

•pae¡IW.lll ema

·

la Fidelidad Familiar Invisible a la cuaÍ

1tpíaddn

por todos los medios de que

todo

llf4W41111dla:_Profesión, enfermedad, hobby,

llllilfDIO y••.amoroso.

El có nyuge reparador y lo saben, un dama famil i ar puede ser rC'parado

El có nyuge

reparador

y lo saben, un dama famil i ar puede ser rC'parado de varia~

~~neras: profesión, enfermedad, pasi?n, hobby

am

rederos. Para nuestro tema pareja ocupa ~ue~ tod o el

bastante signif1cat1vos, la Sra. M1 o¡o, Acu y Pol1c1a-Med1co.

:

y encuentro

º

roso segu ido de una vida

'

en comun y del nacimiento de he-

d

e estu d. 10, reparar con la ayuda de l a

espac.io

Veamos

aho~ayes ~jemplos

La Sra. Mi ojo

Esta mujer de c uarenta y tres años empieza a estar ya harta de la

relación con su marido: A decir verdad, no sé todavía el porqué me casé con él. Claro que hubo amor, pero nunca sentí nada extraordinario. Entonces me hago preguntas, sobre todo desde que nuestros dos hijos s~ fueron a estudiar fuera de casa. Solo los vemos algún que otro fin de semana y a menudo me encuentro a solas con mi marido. Nuestros temas de conversación siempre giran alrededor de la me~icina, de l~s operaciones quirúrgicas con láser cuando en realidad yo prefiero hablar de psicología y psicosomática. Él no quiere oír hablar de ello. Al cabo de un rato me aburro a morir y no sé ya qué hacer y ese es mi problema.

Para poder contesta r as este tipo de preguntas, la primera pista de reflexión consiste en buscar sobre qué bases se construyó la pareja. En otros términos, qué representa esta pareja para ella, inconscientemente, claro. Aquí el estudio de los nombres y de las profesiones nos fue de una gran ayuda. su marido es oftalmólogo y sus hijos se llaman Clara y Jerónimo. Para un especialista del Transgeneracional, estos tres elementos tienen un punto en común: el ojo y la vista. Creo que todo el mundo estará de acuerdo en asociar esta profesión a la vista.

Par,l C l,ira ne> put•dC' ser más "claro". Par,1 )C'rónimo l il C'v i dC'ncia no Nsalt,l a l,l vista" (!) e>.cepto si con ' '

San Jeronimo: w p.i ron e os

·

·

preg unt a s1g u1e nl e:

.

.

E

n su

f.

·¡·

I

t

d

I

1 ~> C1>1lt1'<lu

ro¡ d

e

"'º\ Id

<.1egos! Así que le h

·

h

u

b

o un dram, 1 re•/

oq n t•I

ilCt·~

ami 1a, ¿

1·ista o a los ojos? La respuesta surgió.

f!re111e ,1 /;¡

¡El bisabuelo! Una m etralla en la cara le quitó la vista. r ma familiar y t odavía se habla de ello en casa de i·ez e u e EL dr<1.

n <:uand º·

Confirmación: esta señora e s Yaciente de este b isabuel c ha d e naci miento y p o r un segundo nombre feminizad 0 Por fe. Conclusión: reparación de un drama familiar por med?·

10 de la

profesión de la pareja y sus dos hij o s.

La Sra. Acu

Este segundo ejemplo presenta, excepto por algún que otr

tiz, el mismo cuestionamiento en relación a l marido. En eº rna.

cuencia, iremos en e

1

mismo sentr .d

.

,

o pero aqur son

onse-

las pr

t

siones de ambos Sres. Acu las que nos pusieron sobre la ma ºhe-

de la reparación. E es me reo

'I

'd'

d

e

c a ecera y tan solo pracr

b

re

a

las medicinas llamadas alternativas: acupuntor,

homeopa¡~a

fitoterapia, etc. Ella vende productos naturales y complementa,

alimentarros ue max1ma pureza, como sue e

,.

·-1

Id.

ecrr.

os

El drama: su hermanito muere a la edad de ocho años a conse- cuencias de una larga enfermedad debida a un error médico Una banal infección ORL degeneró pronto en encefalitis co~

resultado dramático de impedimento motor cerebral en pocos

meses. La memoria familiar quedó en una so/a cosa: culpar a la incompetencia del médico que prescribió un tratamiento impro- pio para tal patología.

La Sra. Policía-Médico

Su drama: el fallecimiento de su madre a la edad de 50 años '

asislenle de un médico forense. Tenla diecisiete años entonces y guardo de ella una imagen bastante singular. Siempre la vi rodea- da de médicos y de policías que venían en su busca para practi-

1

Jf\fl)

\o \l\I llh t• ,1t1<>\ "c>n un UJt•<ltc e•

J/ /I' ,111 O/

"

in

,pp< ' tOI

f

·'"

th), ,,, 1 un

d, po/1< la

1

Jo, '"'"' clílO' "!lllH'lllt'~ <011 ollo ntc'>d1< o ,

1

,,

fl\ ()f( I '"'"' t/t• IUI ~··g111J<f<1 1n.tt1ti<> <1uc 1 f '' pn/u ,,,

'

, 111 01111 , 11 ,11111>0/ic .1111t'111t• ¡e 0111111111,11/11•!

f/)(JtC•(

IJ "dl "'7 'I"'' <'''"' e on 1111 t111~cl1to o un pul1< f,1 111,.

'

'~

lo «•ntff'fl( '

I

\(lf'\()dt

l)

lll 1.1~ n•1Mr.1t tolll'S por 11wd10 di' l.1 111oh•»1tí11

l(l

11 dt•

l.i

1>.Ut' J•I

1. 1

lc1t•1n10' •

pero podPmo~ mtc•nt.11 1<'11.11.11 di'

nut''tr~t

mu< h.1-. otr.1s forrn<"·

Las defunciones en el clan y los amores difíciles

En

este doss ier

nos enco nt.ram os cs qu ci:n áti .cam c ntc d os ti pos

de

sub-dossie rs ce.n.tr ados b ien sob re l a f id elid ad, bi en sobr e el

int ento de rep arac 1o n.

Defunciones y Fidelidades Familiares Invisibles de los amores difíciles

Aquí la person a padece su hi~toria fami.liar ~orno las Sras. Anor- gasmia y Sin Ganas y Las Amigas de m1 mu¡er, nuestros tres pri- meros ejemplos.

La Sra. Anorgasmia

Esta mujer alta, de pelo largo y negro, de mirada despierta y garbo decidido, quiere simplemente saber y comprender: por

qué no he conocido nunca el orgasmo. No lo que es. Hablo de ello con mis amigas y me dicen que no soy del todo normal. Sin embargo me esfuerzo. Intento dejarme ir con mi marido y para desinhibirme incluso he bebido un poco de alcohol antes de entrar en la habitación, he tomado algunas plantas ilícitas Para nada. Quiero a mi marido. Siento cierta satisfacción con él pero nunca he conocido el nirvana que está en todas las bocas Una confidencia: le he engañado una vez para ver lo que pasa- ba. Aquí tampoco: nada. Además, y creo que podría tener una

relación: soy estéril. Lo ~emos intentado todo para t Y no lo hemos conseguido. ¿Qué le parece?

ener un ~

''''º·

Ante este tipo de discurso, podemos ir a buscar u

turbador e inconsciente proviniendo de una de lan mdensa¡e""

·

1

'

os N

Familiares,

Transgene~~crona _Y~º r?~ecto/SentidoGes ~"elas

p

s

M:t.

El primero nos perm1t16 aqu1 1dent1f1car un víncu l

tac 10 11 a 1

damente fuerte desde el punto de vista emocionaiº' extrell'la:

anorgasmia conjunta a una esterilidad y un hecho pe~entre esta

ectaf1'lente

conocido de la familia.

Estamos en el sur de Francia, en el medio vitícola d

b

treinta donde se tenia costum re

,

d

e emplear obreros e

1 os . a· nas

temporales durante la vendimia. La hija mayor del prop~gn~olas

d

e uno

d

11

ietano

11'1)·

rutand

se

enamoro locamente

a otro fugar después de haber pasado unas semanas disf •ar

,

e e

¡·

os, pero el se fue a v en

,

.

,

d.

de su compania.

p

ara e 'l f

ue un 1gue sin mas, pero para ella f o

Ue

un verdadero drama.

Quedó embarazada y escondió su estado durante meses

mente dio a luz en con 1c1ones

F.

orn ºbl

h

.d

D

a.

inal

garon •

d .

.

es y sus padres se ne

.d.

.

a reconocer a a nma rec1en . , naci

I

.-

ec1 1eron obligar la m d

a abandonar a su hija y fue su mismo padre el que dejó la ª.!e

en el orfanato de la gran ciudad vecina. Poco después la J·o~na

madre se

· d

d

e10 morir

· -

e pena.

en

Del análisis correspondiente efectuado en el árbol genealóg· y que hicieron temblar a ~a Sra. Anorgasmia aparecen dos in/~~ maciones. Primero, ella tiene como segundo nombre el mism que la joven madre que murió y, segundo, que su fecha de nac~ miento se corresponde con I~ fecha en que murió esta joven. En otras palabras, ella es Yaciente de su antepasada y viene a sustituirla en el seno de esta dinámica familiar . Por lo tanto es portadora, sin que lo sepa, de toda esta historia que el clan le encarga reparar de cualquier modo. Llegó a ello de dos maneras:

la esterilidad y la falta de orgasmo, significativo de poco placer. En efecto, en su clan se grabó un mensaje solapado: w prohibe

el placer sexual pues puede ser fuente de desgracia y de muerte.

La Sra. Sin CanJ'

l o c¡uien• p/ c//\·orc i<l porqup il.in• · ya m.ís <ÍI' un .1ño qup

•mo' e•/ amor. f'or m1 p.ure, )' no '<' prn qui>, y,1 no t('ngo

1

·

·

I

J

,b,oluw. Solo p<·n~ar c•n irme ,1 a c.11na me e ,1 a \'f'{(''

Al principio, consnente

~

.

d

I

'

e m1 ac t1tuc, me• es1or7al><1 un

.

.

(

,

I

f\/1 man<

no

I

i,lc <

gdtJ.IS

.

nau•eas.

p<X:~pero ahora ya no puc•do más.

~

' l isis de su Novela fami li ar retoma el ejemplo anterior. Su

,

.

1 d

b

r e y

su

•JO a

a e

a

e veinte años a

E ana

antepasada, a quien esta vmcuh~. a po 1 r s ud tde r cder n~m

1

ha de nacimiento, tuvo un

cons ec

na

de cuarenta y dos anos.

ecuencia de una violación. El niño murió pronto . después , de

cer y su madre, que _ no pudo casarse nunca, muno a la edad

Las amigas de mi mujer

Este cuarentón me expone un motivo de consulta bastante origi-

nal: Primero ¿Por qué estoy siempre atraído por las amigas de mi mujer cuando la quiero muchísimo? Pero debo confesarlo since- ramente, es más fuerte que yo. Segundo, desde que leí uno de sus libros referente a la importancia de las fechas de nacimiento 0 de concepción entre otras cosas, me he dado cuenta de que todas estas mujeres estaban relacionadas entre ellas por fechas correlativas.

Cuando oigo Es más fuerte que yo, voy directo hacia un mensaje de pulsión e inconsciente. Aquí el mensaje le dice claramente ve

a ver a las amigas de tu mujer pues te necesitamos para reparar un drama familiar

Efectivamente, se trata de un drama, de varios incluso. La pareja formada por sus abuelos paternos se construyó sobre unas his- torias de amor que se vieron brutalmente interrumpidas por la muerte.

Andrés, su abuelo paterno, se casó con Agustina. Muy rápida- mente tuvieron tres hijos, pero la mujer cayó muy enferma. Le hizo prometer a su mejor amiga Juliana que se ocuparía de ellos

si llegaba a desaparecer. Eran amigas desde mu(h

·d

1

1

0 heni

.

y.i que hab1an 1 o a co eg10 ¡untas. Agustina murió

·

·

·

·

tomó el relevo a todos los nive . - les

1

casándose co

re de nue

es tJ nueva urnon nac10 una nina, a ma

d

y cuyo segundo nombre era Agustina.

.

Po •llrá

s.

a le

r<.1_~ D

Pac1e · 111 e, e

n And Y Ju11, 111

Siro

Por el lado de juliana, abuela de nuestro paciente 11

mos con un a problemática. casi

un fallecimiento, el de su pnmer mando. Murió poco dededor espu . d e

es de

idé~tica centrad~ a~~ en contra.

la boda y por o tanto no pu d o tener

I

h

1¡os c o n él.

juliana y Andrés estaban locamente enamorados de su

parejas. se casaron por conveniencia con e

.

.

I

objetivo spnni de

.

eras

nte educar a

sus

a los niños pero quedando ambos urndos afectivame

.

primeras parejas respectivas.

Yendo más allá en el análisis de las fechas del árbol gen

.

co descubrimos juntos que tres de sus amantes más imp ealogi.

'

para él, estaban to as e as en re ~c1on

d

11

I

·

'

d

'

e iec a con Agustina es

· L.a

h

ortant

primera con la fecha de concepción, la segunda por la d

miento y la tercera por la fecha de defunción como si

traer a Agustina

él qe . 11 ~<=1-

u1s1era

d

I

I

e vue ta a casa, e

amor per 1 o de Andrés.

dºd

.

En el curso de la ~onsulta, nueEst~do pa~~en te ~izo una toma de consciencia muy importante. v1 enc10 o siguiente: par .

·'

h b'

Gran Amor y Pa s1on s~ ad 1a

1

ª

·

·

bl

el

n 111co~sc1Eente y o igatoriament~

grabado hacia e exterior e a pareja. scoger a las amiga d

1

1

su mujer le ha_cía ~entirse seguro ~r sus pro~i?~ hijos. Com~ro~

bar que esta hrstorra no le pertenecta le perm1t10 evolucionar d forma más serena dent ro de la pareja.

e

Los intentos de reparación de fa llec imie ntos, los encuentros en el punto D de defunción.

Cuando una defunción golpea a una familia, muy grande es la tentación inconsciente de querer hacer volver al difunto a casa sobretodo si el drama afecta a un sujeto joven. Tres posibilida~ se ofrecen a los miembros de tal familia brutalmente enlutada:

0 introdun.ión, me gust.:iría contarles esta historia, mneíblt• · d 1 d emas · por

0

introdun.ión, me gust.:iría contarles esta historia, mneíblt• ·

d

1

d

emas · por c ierto .

e

pero vNdadera, como to as as

om

La chica del 24 de enero

La co nozco muy bien pues es una de mis amigas próximas.

Nos conocimos en l a facultad de medici na en 1974

trayec torias se fueron alejando en cuarto año, pero siempre man- tuvimos el contacto, de manera esporádica pero siempre den-

y nuestras

tro de la misma intensidad. Puede llegar a casa de improvisto como si nos hubiéramos dejado el día anterior. Se especializó en oftalmología, puede que para ver más claro en su vida amo- rosa. Efectivamente, todo funciona magníficamente en su vida, excepto por esta espinosa cuestión centrada alrededor de una inversión afectiva problemática a largo término. No por qué, pero siempre se atraviesa en el úft~mo mor:iento, antes de firmar los documentos de la boda, y no siempre tiene que ver conmigo.

Ella conoce mis investigaciones y mi trayectoria en cuanto a la medicina que hemos aprendido juntos y el tema de los desor- denes amorosos fue objeto de una publicación en el 2005. Me complací en dedicarle un ejemplar esperando que su caso se entendería a raíz de esta nueva teoría relativa a los cimientos inconscientes de la constitución de las parejas. Ningún eco, apa- rentemente. El tiempo pasó y, como todos los años, este 24 de enero por la noche la llamé para felicitarl a para su cumpl eaños.

Gracias, adivina dónde estoy. En Nueva York, en un restaurante con mi nuevo compañero. Me dio la sorpresa. ;Es genial! Oye,

tt.i que> NI'' <'W<'Cialista en la' lech,1< d1• 11.iumi('nto

l1.1c<'f/(' partiope de un problema: (•,t.1m0 ,

e

inii er«mo de la muerte de su padrC'. E'P<'r

"

, 1 24 0

1 n

o se

' me 81Js

e ener0 y l.tr,~

t

s

ti

/lfuno ('n 1956 > >ºnao en 1956. ÜpC'r,1, <'<pera .q<JecJa a

.

_, I

·

n Kió un 6 ue maro, que es e ann ersano de mi h

} ahora liene cuando te caes de espaldas. nació

· 1 ~t 1 Co

erma

mpafl-

C/<Jf

"ro

'

no mar

1 6

de rnaº'·

que nació ~~

de 1948, que es el mismo día y el mi5mo año en e hermano. ¡Increíble! ¿Qué te parece eso?

Es genial, estoy muy contento por ti, hablaremos d vuelta. Aprovecha tu fin de semana. Seguramente no ~a~~oa ltJ

leido

mos de leer las páginas del párrafo que nos afecta ·~osolvida,

conocía

accidente de moto y ella tenía o c ho a ños. rnayor en

su historia familiar de memoria. Perdió a su herma~o

un

el libro en su totalidad, como suele pasar a menudo·

0

Nunca había visto un caso parecido, con doble repara . ,

su parte ella reencuentra a su

h ermano y por otra, su

CIOn·

e

· ~r

ro reencuentra a su padre. El análisis de sus diversas reolrn~ane- acron

anteriores, que nunca

11

1

egaron a poner e el anillo en el d

es

n rela. edo,

hace resaltar lo siguiente: todos sus pretendientes estaba

cionados con su

h ermano mayor, sea por el nombre

la f

h

de nacimiento, o por la fecha de defunción o la de co~cep eron. ~~ ª

La Sra. Activa e y el Sr. Zángano

No sé por qué estoy con este hombre, pero no consigo ech

d

ar o fuera de mi casa. Es un autentico zangano: uerme todo el rat no tiene trabajo y ni siquiera lo busca; siempre está tumba:' delante la TV, comiendo. No le gusta la música, ni la luz, ni tam~ poco sale a divertirse. Res~miend?, todo lo co~trariode lo que soy. Puesto que me gano bien la vida, tengo la impresión de que le alimento y le mantengo vivo. Es eso: conmigo está como en goteo permanente. Además es más joven que yo y desde lue- go yo esperaba vivir algo más alentador, más vivo. Por el lado sexual, no es nada del otro mundo. Sé que usted ha escrito "El sentido oculto de los desordenes amorosos", que no he leído todavía, pero me gustaría tener su opinión sobre la situación.

,

.

,

1

ido~ ll•~" th t •n t 1t•r t .1\ p.1l.1h1.i~ • '·"''

t

º

!<><lo ,.¡ r,1tn

111111h.1r/o

~111'·' <f,• 'ld.J,

u

•>5• flfl<idd

1 <1m11 r.1 11

1ne 1

1111110 0\1)

,

i

<Llt

no lt• ''ll'"' l.1

n

•·\

,rf1 1

,111''

¡;.1no

t1Jll)

1

·'

} 'º"''8º "'1'·"·"111•' ,¡,. 'I

1

u •n h• ,,. •' HP .lultuuatu

unt•nlt• .

/(

dO'>SIC'f t <

1

,

1

~indrt.>llH' dt~I 't '

t

.

11 di•I 11•111.1 l>u" o

) .u u•ntf• p.11.1 .1/111ar ,1 1111 1 /,m ~··

1,, tlntum.ulo por <'I ··~tudiodt• \,1 h1~1011.1 t.1111 1

1

'

,. P"'

1 ir

·

1 ,

¡

t'(( "

1•J1tOl1

· 1

1

,,

o n

1

,

,

111

,

1

1

1

l u.1m o ll'rn.1 tn•t <' .1110~" lo vut•h 11

.

.

,

u

hi•rm.111110

tru "mh(11i1.1mt'nl<' 1011 su /<lllJl.lno, tomo p\1,1 lo l\,\m,1.

'

1

1 d1 1gnt1' "

Va l e ria y Ya n

v.1 t.•n,

1

l

"van ,leuden para intentar c.•ncontrar una <,olut 1ó n ,, su

,

.

.

>roblt'ma de p.1re¡,1, domin,1da por una ausencia de libido por

1 rte de el la y una e xpectativa sexu al q ue se h a

f.:~le por parte hace m eses, un

simbólico plenamente activo.

vuelto insopor-

d: é.l. No tie n en ya relaciones s~xuales desde a n o incl u ~o. Loca li za m os e n seg uid a u n in ces t o

D r a m a fa mili ar : P ed ro , padr e _d e Va~e ria, mu e. r e e n un acc ident e de coc he un 3 d e mayo . Su h1¡a tenia a lgo mas d e tres a ños. Reparaciones: Yan nació un 30 de abril. ~I primer hijo de la

p a r eja un 2 d e

nacimiento de l abuelo, 1Ode ¡ulio. Conclusió n : ll e vo a mi p adre de vuelta a c asa a través de mi

marido y de mis dos hijos.

m ayo y e l segu~d~ u n 1 2 de ¡ulio , a ni ve rs a rio d e l

Marce/a

No sé lo qu e estoy haciendo con este tío desde hace siete años. Todo nos enfrenta pero me siento incapaz de marcharme. Es como si tuviese unos tensores enganchados en mi espalda.

Drama familiar: Adriano, hermano pequeño de su madre, murió un 3 de diciembre a la edad de siete años como consecuencia de una caída tonta en el patio del colegio. Reparación: su marido nació un 2 de setiembre, lo que pone su fecha de concepción alrededor del 2 de diciembre. Conclusión: Llevo de vuelta el hermano pequeño de mi madre a casa por medio de mi compañero.

La Sra. Elena Ya van tres veces que me encuentro con el mis

.

blema. Hablo de mi vida afectiva. Me casé una rn.o llpo de

"ez.

primera

enido d

·

Pro

·

Y e11

seguida no puue soportar a m1 man o. Hemos t .

_,.r

_,

·

h

'cJ,

con poca u11erenC1a y tuve que acer de tripas

P

absolutamente naua en casa, 11m1t n ose a sentar

os J¡·

oderme marchar. Llevaba con él una vida de infi coraz.ón P'Jos

,.

d.

. á

_,

cJ,

erno N

·

se a

la

_,

ilr;¡

1;¡

e

o hac:·

mesa

irse con los amiguetes. Un ver auero holgazán Me

qué me casé con e .

E

.

ra tan encantador al princip. pregu

.

bueno. Al final , ' 1 ° a que mere Peris~

e

arieía

nto Po

que íbamos . a d. vivir algo realmente

estaba avena a

Después de este divorcio encontré a José. Todo el m maba Jo y mis amigos me o presentaron durante un

cumpleaños. Sentí mucha ternura por parte suya y ~ testa de

, ca1 e,cortejó en

sus

ros, todo funcionó de maravilla. Decidimos casarnos a ompañe-

t

undo fi I olla.

.

.

durante varios meses antes de declararse. Simplona

.

brazos a la vez que en

desacueruo ue mis

J

J

h ··

/. a trampa. Mientras fuimos e

J

pesar d

1

IJOS y uesue 1os pflmeros días ·tod o vo/v·.

_,

,

b

1

.

e

a empezar de nuevo! Se comporta a como Ricardo mi

marido, y además no podía soportar a mis hijos. El divo P."rner

urante mas , ue cmco años hasta rc10 fue

más fácil y me queue so I a

J

,

vida en comun, ya no

.

,

h

d

J

1

,

en que me encontré con Ángela. Después de algún tiem e dia

acemo~e amor, a p_es~rde que existen PO de

ganas verdaderas pero que se uesvanecen rap1damente cuando

llegamos a la cama.

I

Dibujamos su árbol genealógico, quel puso de relieve una dencia desde el primer momento.

evi- .

Drama familiar:defunción brutal de su hermano maror en acc·- dente de coche. Había nacido un 6 de octubre )' murió a los 1 ~ años, un 28 de agosto.

Reparaciones:

1. Ricardo, el primer holgazán y marido, nació un 25 de no- viembre y su punto Y Cde Yaciente) se sitúa alrededor del 25

de agosto.

g l n<> n.Kió un 23 de m.1yo. conu •b1do .1lrrol'<ior .? . e 1
g l n<>
n.Kió un 23 de m.1yo.
conu •b1do .1lrrol'<ior
.? .
e
1 x
1n
·
10
.
Angt-lo pi otro hol g.izan nac10 e l 3 de 1uho, concebido un l
dt•I 2 5 de .1gosto.
.
.
.
.
J.
b
dt> odu
re.

El incesto genea\ógico y los amores difíciles

E sta

,

P articularidad se define de dos maneras: la primera y la

sencilla

a un ver-

es la que vmcu a e

·

1

1

·

in

d'

'd

1v1

uo a ecta

f

do

~:Jeroincesto a n~~eldel clan, como por ejemplo un hijo entre adre y una h11a o e ntre unos hermanos. La segunda evi-

un P

dencia un incesto s 1m 1co ~ ~ amente 1 ent1 1ca le en el árbol genealógico con, mayontanamente, la ayuda del análisis

del estado civil.

Incesto genealógico real

·

ból"

rf

t

'd

'f'

b

Se lo imaginan, está a menudo muy oculto a los ojos de las si- g u ie n tes generaciones y ~e toca _a l fac ultativo ~pecharlo. Con el fin de no culpar a nadie - y sin que sea una 1ustificación _ el incesto real fue una práctica bastante frecuente en el curso de la historia de la humanidad. En épocas más cercanas, un núme- ro increíble de casos clínicos estaban relacionados con ello de alguna manera. En este caso, la fidelidad impera y la persona se queja a menudo de una incapacidad para formar una fami- lia estable y menciona repetidas dificultades sexuales. Algunas

veces una enfermedad o un síntoma nos pone sobre la pistá de un tema tan delicado.